You are on page 1of 2

Mª del Rosario Pérez Hoyos.

Lengua Extranjera (Inglés)


Grupo 5 Troncales. Nª de expediente 55379

CONFLICTIVIDAD ESCOLAR, Octavi Fullat

 ¿Qué modelo de Escuela es más adecuado desde el punto de vista de los


valores? ¿Qué valores crees que son imprescindibles en el aula?

Dado que, como consta en el artículo, la escuela neutra no se podría llevar a


la práctica debido a su gran carga utópica, el otro modelo que considero más
adecuado sería la escuela democrática y pluralista. Una escuela en la que se
propongan varios tipos de confesiones o ideologías y donde el individuo puede ser
libre para elegir la ideología que más se adapte a su personalidad.
En mi opinión los principales valores en el aula deben ser el respeto al
prójimo y la solidaridad. Si no se respeta a los alumnos o profesores ni se les
intenta ayudar cuando lo necesitan el ambiente en clase no permitirá que se
impartan las materias de forma adecuada.

 Cita al menos dos conflictos que crees que se producen, han producido o
pueden producirse en el sistema escolar del Estado Español (pueden ser
conflictos ideológicos, de clase, de mayorías-minorías, etc.) e indica, en
tu opinión: ¿qué reformas podrían realizarse en nuestro modelo escolar
para solucionar -o al menos suavizar- esos dos conflictos?

Uno de los conflictos que se están produciendo en España cada vez con
mayor frecuencia es el conflicto padres-escuela. Observamos cómo en los medios
de comunicación aparecen a menudo noticias de padres que han denunciado o
incluso agredido a un profesor porque éste ha suspendido a sus hijo o le ha
regañado en clase por su comportamiento. Mi propuesta para intentar solucionarlo
sería dictar leyes de protección al profesorado más estrictas, así los profesores se
sentirán más respaldados por la Ley.
El segundo conflicto que también es frecuente en España es el del propio
alumno con la libertad de acudir a la escuela. Si la escuela está al servicio del
alumno se supone que el alumno puede decidir si acude o no a ella. Esto suele
ocurrir sobre todo a partir de los niveles de educación secundaria. Aquí la solución
es complicada, ya que a un alumno de 14 o 15 años no se le puede obligar como a
un niño pequeño a que vaya al colegio. La única propuesta razonable es mantener
una conversación con el alumno que no acude al colegio intentando darle motivos
que le inciten o le motiven a ir a clase, nunca obligándole para que no se sienta
presionado.