You are on page 1of 2

EL MANIFIESTO DE MANCHESTER DE LOS ESTUDIANTES DE ECONOMIÍA POR UNA ENSEÑANZA

PLURALISTA

Por: Víctor P. Cuadros Ojeda1

Oficialmente el 22 de octubre de 2004, cuando la reina Isabel II le otorgó un Decreto Real, como
resultado de la fusión entre la Universidad Victoria de Manchester (1880) y la Universidad del Instituto
de Mánchester de la Ciencia y de la Tecnología (1824), emerge la Universidad de Manchester2, es una
institución que posee los distintivos académicos que la diferencian de las otras universidades.

En el 2016 se ubica entre las 25 universidades más importantes de Inglaterra y según el ranking mundial
del Financial Times 2016-2017, la considera como una de las mejores del mundo. En el 2017 el Ranking
Shanghái le otorga el puesto 38 entre las 500 mejores del mundo y la QS World University Ranking
(enero 2018), la ubica en el puesto 17 de 50 mejores universidades del mundo. Cuenta con 25 ganadores
de Premios Nobel, siendo su mayor fortaleza las ciencias, también ha desarrollado otros campos, como
las matemáticas, filosofía, arquitectura, economía, etc.

Humberto Campodónico3, el 23 de junio 2014, publicó un artículo en el diario La República, respecto al


“Manifiesto de Manchester”4, firmado por los estudiantes de economía de dicha universidad
consideran que la enseñanza de la economía no solo debe centrarse en un solo enfoque que ha
predominado y sigue predominando, el ortodoxo (neoliberal) y por tanto no es plural y requieren de un
“currículo crítico y pluralista”. Alzaron su voz diciendo “El mundo ha cambiado, pero el programa de
Económicas no ¿Ha llegado el momento de hacer algo?”. Cabe destacar que, el Director Ejecutivo del
Banco de Inglaterra Andrew Haldane, escribió el prólogo del Manifiesto.

Declaran: “Es inaudito en otros campos: nadie tomaría en serio una carrera de psicología en la que sólo
se oyera hablar de Freud, o una carrera de políticas en la que sólo se hablara de socialismo de Estado”;
además, agregan “Un plan de estudios completo, debe promover una variedad de marcos teóricos,
desde los enfoques neoclásicos, escuelas clásicas, post-keynesianas, institucionalistas, ecologistas,
feministas, marxistas y austriacas, entre otras”.

Esta proclama se ha extendido por todo el mundo (incluida América Latina). A principios del 2014 se
forma una alianza denominada: “Iniciativa Estudiantil Internacional por el Pluralismo en Economía”
integrada por estudiantes universitarios y asociaciones de economistas de varios países, proponiendo
una reforma de la enseñanza y la investigación en economía. El argumento es una “reorientación del
estudio de la Economía hacia el pluralismo, así como de la actividad de investigación, poniendo una
mayor atención por los acontecimientos reales, la inclusión y la igualdad de trato de los enfoques
heterodoxos, una mayor interdisciplinariedad, así como una mayor conciencia de las cuestiones
metodológicas, un mayor interés por la historia del pensamiento económico, y por la historia
económica”. Otro argumento es : ”En la segunda mitad del siglo XX, el estudio de la economía llegó a ser
dominado cada vez más por un enfoque teórico fundamentalmente uniforme, monolítico,
ortodoxo, neoliberal, que se convirtió en paradigma dominante, hegemónico, quedando marginados en
la educación y la investigación las teorías alternativas”.

A nivel de América Latina y el Perú, debemos estudiar la economía desde una visión latinoamericana,
construir teorías o enfoques que expliquen nuestra realidad, no basarnos en supuestos irreales (como la

1
Decano de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán
2
http://www.manchester.ac.uk/

3
M. A. Desarrollo Económico y Social, Universidad de Paris I Panthéon- Sorbonne , docente de la Facultad de Ciencias Económicas
Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
4 Publicado en abril del 2014
ortodoxia) elaboradas para economías distintas a la nuestra que no explican nuestro mundo real, que
permitan comprender, analizar y proponer soluciones a los problemas económicos y sociales, dada la
complejidad y heterogeneidad de nuestras economías. Debe ser la fuente de conocimientos, de teorías
económicas, de ideas, conceptos, para penetrar y transformar nuestra realidad, estudiándola para
resolver problemas, tales como: por qué la concentración de ingreso y la riqueza conviven con la
pobreza y la pobreza extrema, cómo lograr un crecimiento con bienestar social, por qué América Latina
sigue siendo considerada una de las regiones del mundo con mayor desigualdad, y nuestro país no es
ajeno a esta realidad, por qué décadas de “bonanza” económica (crecimiento del PBI), las brechas de la
exclusión no pueden “cerrarse” con la misma velocidad que se crece, porque el modelo primario
exportador basado en la demanda externa, no ha sido capaz de generar bienestar en la población
generalmente excluida, no será que la desigualdad considerada como un fenómeno multidimensional,
el modelo neoliberal no tiene la respuesta apropiada.

Espero con esta opinión no se me considere que estoy haciendo apología a pensamientos que
tradicionalmente no han sido estudiados y debatidos, como lo exigieron los estudiantes de economía de
la universidad de Manchester, no por ello los consideran que hacen apología menos al ejecutivo que
firmo el prólogo del Manifiesto y otras agrupaciones académicas. Es simplemente encontrar otras
respuestas a problemas que con el devenir del tiempo se han convertido en estructurales.