You are on page 1of 26

CONTEXTOS DEL ARTE

La nueva canción
en América Latina

Eduardo Carrasco Pirard

Se transforma un continente desde que las melodías de éstos tocaron tierra


y se gesta su expresión americana adquirieron un aire particular que
nadie podría haber imaginado en lás tierras de
Colón. L a población indígena, rebelde desde
Desde hace algunos años existe en América las primeras batidas de los españoles, asimiló
Latina un interesante movimiento de música rápidamente esta música y transformó instru-
popular que, si bien no ha logrado todavía mentos y ritmos a su guisa, adaptándolos a sus
atraer la atención de los musicólogos, ha fiestas y ceremonias, generando así esa magní-
concitado un enorme interés en casi todas las fica diversidad de colores musicales que se
capas sociales y en casi todos los países del extiende desde elríoGrande hasta el cabo de
continente. C o m o es un Hornos.
movimiento todavía en Sin embargo, sola-
formación, sus caracterís- Eduardo Carrasco Pirard es un com- mente con la llegada de
positor chileno, ex profesor de filo--
ticas n o aparecen toda- sofía y director artístico del grupo de los esclavos africanos la
vía definitivamente deli- nueva canción Quilapayún. Su direc- canción latinoamericana
mitadas y la riqueza ción es: c/o Salou, 16-18 rue Edmond- logrará su forma y color
de sus manifestaciones, Bonté, 91130 Ris-Orarigis (Francia). definitivos. Losritmosde
c o m o sus diferentes lí- los negros, al instalarse
neas de evolución, ha- en América Latina, se
cen difícil un análisis unirán también a esta ver-
exhaustivo. Sin embargo, dadera fragua de música
por la influencia que ha y canciones a que da lu-
ido alcanzando en el vas- gar el choque de culturas
to campo de la música y pueblos tan distintos, e
popular latinoamericana irá construyéndose pau-
y por sus proyecciones latinamente esa voz des-
culturales y sociales se hace indispensable u n tinada a una síntesis final que hoy es expresión
acercamiento m á s profundo que permita ir de un solo pueblo. Estas tres raíces confor-
desentrañando sus particularidades socioló- m a n y conformarán siempre la fuente inagota-
gicas y musicales. ble de la música en América Latina; la
Por diversos motivos, el género canción presencia mayor o menor de cada uno de
ha alcanzado una expansión sin precedentes estos factores, unida a las influencias europeas
en América Latina. L a canción debió atrave- y más tarde norteamericanas, que en ningún
sar el Atlántico en algún galeón español que m o m e n t o se detienen, dan c o m o resultado las
seguramente traía en su tripulación un buen formas típicamente mestizas de la canción
número de andaluces con guitarras, pero latinoamericana.
668 Eduardo Carrasco Pirará

Otra razón de la expansión y riqueza de La nueva canción


la canción en el continente proviene de la
importancia que allí tiene el arte popular en La expresión "nueva canción" aparece en
general. E n efecto, en América Latina las América Latina por primera vez afinesde la
formas artísticas m á s desarrolladas solamente década de 1960 y viene a denominar a los
adquieren un valor cierto e independiente de movimientos de la canción que en ese tiempo
los criterios estéticos de las metrópolis euro- ya se habían constituido en el cono sur. Esta
peas, en este siglo. Antes, casi todo el arte expresión será utilizada en Argentina, Uru-
culto es imitación del arte europeo y se guay y Chile, pero es en este último país
construye a partir de sus normas; los artistas, donde se generalizará, alcanzando su consa-
en su gran mayoría, provienen de las clases gración definitiva en 1969 en un evento que se
altas y se educan en las escuelas de París, llamó Primer Festival de la Nueva Canción
Londres o Madrid, dirigiendo su trabajo hacia Chilena, y que bautizó así al movimiento que
las élites de sus países que poco tienen que ver entonces comenzaba a tener sus primeras
con la realidad cultural de sus pueblos. Por manifestaciones masivas. A partir de entonces,
esta razón, durante un largo periodo de la esta expresión comienza a ser utilizada cada
historia de América Latina los verdaderos vez más ampliamente, hasta designar hoy día
forjadores de las culturas nacionales serán los a la gran mayoría de los otros movimientos
propios pueblos, que, a partir de auténticas nacionales que en los años setenta ya tendrán
necesidades vitales de belleza y expresión, exponentes importantes en casi todos los
irán generando un arte en un principio m u y países del continente.
primitivo, pero que poco a poco irá cons- Es necesario sin embargo aclarar que
truyendo la impronta nacional. M á s adelante, algunas tendencias que caen dentro de lo que
cuando los artistas cultos asuman su tarea llamaremos nueva canción han recibido en sus
desde y para América Latina, se verán obliga- países de origen otros nombres, aunque en
dos a volverse hacia esta cultura primigenia todas partes se hace mención al carácter
para encontrar en ella los rasgos definitivos de renovador de la iniciativa. Los ejemplos m á s
un arte verdaderamente propio. E n el terreno importantes son el de Argentina: nuevo can-
de la música esto ha ido produciéndose recién cionero argentino; el de Cuba: nueva trova
en nuestro siglo. Los grandes músicos latino- cubana y el de Brasil: nueva música popular
americanos, Villalobos, Chávez, Ginastera, brasileña o N M P B . Detrás de estas denomina-
son tributarios de la música popular y folkló- ciones, guardando todas las diferencias que
rica de la misma manera c o m o los grandes puedan venir de las experiencias y tradiciones
muralistas o pintores nacionalistas fueron reco- nacionales, encontraremos suficientes ideas
giendo la tradición plástica indígena y popular y orientaciones comunes c o m o para reunir
que aún se mantiene viva en la artesanía de todos estos movimientos bajo la denomina-
América. Así lo culto aparece como lo popu- ción más general de nueva canción. Los países
lar llevado al extremo de sus posibilidades, y donde se utiliza directamente esta expresión
sólo a partir de esta filiación va siendo al fin son, además de Chile, México, Nicaragua,
posible un arte verdaderamente nacional. Costa Rica, Puerto Rico, Venezuela, Perú,
Mientras no hubo música culta surgida de Colombia y Ecuador. Las expresiones "can-
esta relación, fue la canción popular y folkló- ción de protesta" o "canción comprometida",
rica la expresión donde se unieron todas las que conocieron una cierta difusión durante los
fuerzas musicales provenientes de las diversas años sesenta, fueron poco a poco siendo
raíces étnicas del continente y por ende una abandonadas, seguramente porque ellas da-
verdadera cantera de donde surgió y de donde ban una visión demasiado unilateral del fenó-
probablemente seguirá surgiendo la m á s pro- m e n o , aunque hoy continúan sirviendo para
funda música de América Latina. ubicar ciertas tendencias dentro del movi-
miento general.
La nueva canción en América Latina 669

Músico de la zona andina del Perú. Musée de l'Homme, Paris.

Podríamos afirmar que este movimiento en lo tradicional y busca también en esto un


de nueva música comienza a surgir afinesde lugar intermedio, trayendo consigo sus pro-
los años cincuenta y comienzos de los sesenta, pias formas de difusión y, por así decirlo, de
presentándose como una determinada orienta- existencia material y social. Este rasgo será
ción dentro de la música popular en el conti- determinante en aquellos casos en los que su
nente. Lejos de agotar la evolución de la expansión no dependerá tanto de los cauces
música popular latinoamericana, en algunas de difusión habituales como de los que ella
ocasiones esta orientación debe ser conside- misma tendrá que inventar.
rada como su centro creativo y renovador o A pesar de que la nueva canción entra, o
como su género de mayor valor artístico. trata de entrar, en el circuito de la música
La nueva canción no crea ella misma el popular, no se confunde con ella, e inclusive,
espacio social y concreto en el que va a existir, muestra desde sus comienzos una cierta canti-
el m u n d o musical que la sostiene y le da dad de elementos que se le oponen. Esto tiene
sentido. E n la mayoría de los casos, ella forma que ver princialmente con dos aspectos que
parte del proceso general de evolución de la hacen alusión directamente a las caracterís-
música popular y se mueve en el ámbito ticas que toma el desarrollo de la canción
propio de ésta. Sin embargo, para respetar la popular en un momento dado de su evolución:
complejidad de su origen, diremos que surge en primer lugar, los estragos que causa en la
a la vez como una música alternativa, aunque producción artística la necesidad de adaptarse
a veces se sirva de los mismos canales de a las leyes del mercado, que van haciendo que
difusión y de extensión propios de la música la canción sea cada vez más un producto de
popular-en general (radio, televisión, teatros, consumo indiferente a la cultura popular; y en
etc.). L o importante es que ella no se queda segundo lugar, la penetración de la música
670 Eduardo Carrasco Pirard

extranjera, principalmente norteamericana y veinte y treinta tuvo un desarrollo posterior,


europea, que amenaza con copar totalmente no se quedó detenida, dio lugar a diversas
los medios locales de difusión sofocando toda formas renovadas, pero su influencia se fue
posible expansión de la música popular nacio- circunscribiendo e irradiando sobre todo hacia
nal. Estos dos aspectos irán presentándose los sectores sociales m á s cercanos a la tierra y
c o m o factores decisivos en la generación de más fieles al pasado: los campesinos, los
movimientos de nueva música e irán mar- obreros, los sectores populares, etc. La nueva
cando las diferencias entre canción popular canción surge, en cambio, entre las capas
sin m á s y nueva canción. Esta última querrá medias y sus movimientos se nutren por lo
ser una respuesta nacional ante los peligros general de los medios juveniles estudiantiles
señalados anteriormente. y universitarios que paradojalmente, en el
L o dicho nos permite explicar por qué en m o m e n t o de su aparición, son los más influi-
casi todos los países se conoce a este tipo de dos por la música europea y norteamericana.
canción con el. apelativo de "nueva". Si obser- D e este m o d o , la nueva canción se presenta,
vamos la situación de la canción latinoameri- en una primera aproximación, c o m o un movi-
cana a comienzos de siglo, constataremos que miento de recuperación de la música popular
hasta la década de 1930 hay en casi todos los nacional que intenta echar sus raíces en la
países, o por lo menos en aquéllos que han música anterior con rasgos m á s latinoamerica-
sido siempre los más activos productores de nos, en algunos casos proponiéndose expresa-
música popular, un considerable avance crea- mente revivir las antiguas tradiciones de m ú -
tivo. Estos son los años en que se forja un sica popular de los primeros años de este siglo.
estilo de música latina que será la base de la El hecho de que en algunos países el
actual música popular en el continente: el movimiento parta de los medios universitarios
tango en Argentina y Uruguay, el son en y juveniles no le quita a éste su carácter
C u b a , la ranchera en México y el samba en el masivo, sino que explica únicamente su ori-
Brasil. L a música popular latinoamericana gen, pues sus formas de evolución dependerán
comienza entonces a romper las barreras del de los m á s diversos factores históricos y
criollismo y del folklorismo local para adquirir sociales que darán como resultado las particu-
sus primeras manifestaciones continentales. laridades del fenómeno en cada país.
Sin embargo, con la radiodifusión, al mismo La nueva canción intenta también revitali-
tiempo que estos movimientos logran una zar una tradición, sea de la música folklórica,
enorme fuerza de expansión, comienza a sea de la música popular, y concientemente
sentirse la presencia de las músicas europeas y busca establecer un puente y una continuidad
norteamericanas, que poco a poco irán ganan- entre una canción del pasado y la nueva
do terreno hasta llegar a ocupar un lugar de creación. Esta necesidad proviene del amplio
privilegio en las décadas de 1950 y 1960. impulso nacionalista latinoamericano que es
E n alguna medida, la nueva canción, una de las tendencias m á s notables de la
parte de una cierta conciencia del peligro de la cultura de este continente en las últimas
penetración cultural, tiene c o m o una de sus décadas. E n algunos países, esta necesidad se
finalidades restablecer el equilibrio perdido y, presenta c o m o una intención de recuperar el
por consiguiente, su definición buscará c o m o acervo folklórico ya olvidado o en vías de
punto de referencia importantísimo a ese desaparición. Evidentemente, lo que no se
primer movimiento de música popular que se puede recuperar es la posición del folklore y
expandió en América Latina en las tres prime- la tradición en la vida concreta del hombre
ras décadas del siglo. El apelativo "nueva" en moderno; por eso, los movimientos de recupe-
realidad hace referencia a esa canción ante- ración folklórica intentan difundir y redescu-
rior, a ese pasado generador de la más pura brir antiguas canciones y, al mismo tiempo,
tradición nacional frente a la música extran- sobre la base de este campo germinal, reini-
jera. Por supuesto, esa canción de los años ciar un proceso de creatividad fiel a estos
La nueva canción en América Latina 671

Atahualpa Yupanqui (Argentina).


Le Chant du monde/Foto Yan.

orígenes. E n todo caso, en este movimiento una orientación general. E n realidad todos los
de la nueva canción lo nuevo se construirá movimientos de nueva canción en América
sobre los cimientos de lo viejo, despertando Latina, aunque surjan en épocas distintas
su valor originario. y sucesivas, responden siempre a impulsos
Es necesario decir que el movimiento de nacionales aunque en todas partes con una
la nueva canción no comienza en todos los connotación de latinoamericanismo. Es esto
países simultáneamente, sino que se va pro- precisamente lo que hace posible la asimila-
duciendo como resultado de las influencias ción de las experiencias que llegan de otros
mutuas que en América Latina se han dado países: si no hubiera una fuerza preexistente
siempre en el campo del arte popular. Tal es que explique el surgimiento y el origen sobre
el caso hoy de la nueva trova cubana por la base de una dinámica propia, no sería
ejemplo, que en sus comienzos recibió influen- posible adquirir las enseñanzas que vienen de
cias de la música sureña y que hoy marca fuera.
considerablemente a casi todos los movimien-
tos de música nueva en el continente. Por
supuesto, cuando hablamos de influencias no La nueva canción en el cono sur
entendemos éstas como la simple reproduc-
ción o copia de un movimiento por otro, lo Podríamos afirmar que este fenómeno de la
que sería un mero remedo que no podría nueva canción latinoamericana conoce sus
explicar la espontaneidad de la canción en primeras manifestaciones en los países del
cada país, sino como un factor que marca una extremo sur: Argentina, Uruguay y Chile, a
tendencia o un sentido, es decir, únicamente fines de la década del cincuenta. Argentina
r 672 Eduardo Carrasco Pirard

había sido ya protagonista de una gran expan- esa época. D e ganadero y agrícola que era,
sión de su música popular en los años treinta, pasó a ser un país en desarrollo, con una
cuando el tango, nacido en los arrabales de industria m á s poderosa que la de cualquiera
Buenos Aires, logró difundirse y alcanzar de sus hermanos latinoamericanos. Este cam-
gran popularidad en todos los rincones de bio transformó enteramente el país y, entre
América Latina. El nuevo movimiento que otras cosas, vino a agudizar el fenómeno de
comenzará a prepararse en los años cincuenta migración de poblaciones campesinas y provin-
surgirá sobre la base de una nueva experiencia. cianas hacia la ciudad de Buenos Aires. Estos
Basta enumerar algunos acontecimientos provincianos, llamados entonces peyorativa-
relevantes de la historia de América Latina mente "cabecitas negras", debido a su ascen-
entre los años cincuenta y setenta para per- dencia indígena, trajeron a la ciudad muchas
cibir inmediatamente el clima turbulento de de sus costumbres y tradiciones y entre ellas,
esta época de luchas, de victorias y de derro- como era natural, el gusto por cantar y tocar
tas. Así, en 1955, tras la masacre de la Plaza la guitarra. Su música comenzó poco a poco a
de M a y o en Buenos Aires, se produce a los imponerse en el país a niveles populares,
pocos meses la caída de Perón;.en 1959 cae el ayudada también por el espíritu nacionalista y
gobierno de Batista y triunfa la revolución populista que el peronismo despertaba.
cubana; en 1964, cae el gobierno de João Durante los años del gobierno de Perón,
Goulart en el Brasil y comienza un periodo el folklore consiguió una importante acogida
duro que durará quince años; también en 1964 en los medios de difusión, principalmente por
asciende al poder la democracia cristiana en causa de una ley promulgada en esos años que
Chile; en 1965 se produce la intervención protegía la cultura popular, imponiendo a las
norteamericana en Santo Domingo y surgen radios emitir un mínimo de cincuenta por
guerrillas en el Perú, en Colombia y en ciento de música nacional. Esta medida nunca
Bolivia; en 1967 muere el Che Guevara en se cumplió a la letra, pero ayudó a afirmar el
Bolivia; en 1968 se desarrollan las guerrillas movimiento naciente que fue ganando cada
en Venezuela y en América Central y se vez más terreno en las preferencias del públi-
produce la masacre de Tlatelolco en México; co, llegando a transformarse en el centro del
en 1970 triunfa la Unidad Popular en Chile, interés musical del país durante los años
que inicia el periodo de tres años de gobierno cincuenta y comienzos de los sesenta.
de Salvador Allende; en 1971 comienza el Durante el periodo peronista, es decir,
gobierno dictatorial de Banzer en Bolivia y en hasta mediados de los años cincuenta, la
1973 se producen la caída de la Unidad música folklórica que se difundió fue más bien
Popular en Chile y el golpe militar en Uru- tradicional y sin grandes rasgos renovadores,
guay. conservándose siempre la importancia del
Es en esta época de violentas contradic- tango que, hasta esa época, no había tenido
ciones, de fuertes confrontaciones sociales y gran competencia por parte de otras corrien-
políticas, que nacerá el movimiento de la tes de música popular. El principal repre-
nueva canción latinoamericana, el cual llevará sentante de esta primera época de rehabilita-
el sello de estos tiempos. ción del folklore será Antonio T o r m o , cantor
E n la Argentina, el peronismo llegó al sanjuanino surgido de uno de los grupos m á s
poder al término de la segunda guerra m u n - famosos de la época.
dial y se favoreció con el comercio con los Por el contrario, en la segunda mitad de
países en conflicto que habían llevado a cabo los años cincuenta y principios de los sesenta,
los gobiernos anteriores. Esto permitió que se producirá un gran cambio al comenzar a
durante la época de Perón se fueran creando surgir en el ambiente artístico una enorme
condiciones económicas nunca antes conoci- cantidad de solistas y conjuntos de "cabe-
das en el país, y que hicieron de la Argentina citas negras" que romperán con el concepto
el estado latinoamericano m á sflorecientede purista y comenzarán a hacer una música de
La nueva canción en América Latina 673

Violeta Parra (Chile), cuyos hijos Isabel y Angel continuaron su obra de compositora e intérprete.
Le Chant du monde.

nuevo tipo. Los conjuntos pricipales serán pretativa, sino que encontró un nuevo camino
Los Chalchaleros y, m á s tarde, Los Fronte- de desarrollo para el canto vernáculo del
rizos. A m b o s grupos se mantendrán durante continente, logrando unir los adelantos de la
largo tiempo c o m o verdaderas cabezas del técnica interpretativa de la guitarra europea
movimiento. Los compositores más relevantes con los recursos expresivos y emocionales de
serán en esa época: Falú, Dávalos, Perdi- aliento indígena y promoviendo una impor-
guero, Horacio Guaraní y, el más grande de tante obra de difusión a partir de un profundo
todos, Atahualpa Yupanqui, a quien debemos estudio de las fuentes. Su obra es culta,
considerar c o m o uno de los antecedentes popular y folklórica al mismo tiempo, unién-
principales del movimiento de la nueva can- dose en sus canciones todas las corrientes
ción latinoamericana. germinales de la música latinoamericana. Sus
Atahualpa Yupanqui, con su depurada estudios de violin y guitarra le dieron las
técnica instrumental, no sólo sentó las bases armas para iniciar su exitosa carrera. Y a en
de una nueva corriente composicional e inter- los años cincuenta, la obra de Atahualpa era
674 Eduardo Carrasco Pirará

ampliamente conocida en Argentina y en la y vivencias del hombre argentino; las melodías


mayoría de los países latinoamericanos. E n no respetaron los ritmos tradicionales, pero
sus canciones está presente toda su labor de fueron abriéndose paso hacia el gusto del
investigador del folklore de su país y en ellas público que reconocía en ellas la necesaria
se une a la pureza original de lo más antiguo y versión renovada de lo tradicional. Surgieron
tradicional, la creatividad poética propia de innumerables conjuntos y solistas que introdu-
uno de los artistas m á s profundos de su jeron nuevas armonías y estilos en la interpre-
generación. Será principalmente el grupo de tación y en los arreglos. Los grupos princi-
artistas que aparece a fines de los años cin- pales serán: Los Trovadores, Los Andariegos,
cuenta y que se conocerá como el "nuevoy j Los Huanca-Huá, Los Nocheros de Anta, Los
cancionero argentino" el que recibirá su i Rupay, Los Tucutucu, Los Cantores del Alba,
legado al comenzar a crear una canción de Las Voces Blancas y el Quinteto Tiempo. E n
hondo contenido, altamente enraizada en las cuanto a los compositores y poetas, los más
fuentes folklóricas y renovadora en la forma y importantes serán, además de los nombrados,
en la expresión. el Cuchi Leguizamón con Manuel Castilla,
El nuevo cancionero argentino aparece Ariel Petrocelli con Daniel Toro, y Hamlet
ya c o m o movimiento en 1958, fecha en la que Lima Quintana con Iván Cosentino. Si bien la
se da a conocer un "manifiesto" escrito por el temática se va haciendo cada vez más general
poeta A r m a n d o Tejada G ó m e z , uno de sus y, por decirlo así, más comprometida con la
iniciadores. Presidía este escrito la famosa realidad social argentina, el lenguaje va ha-
frase del Martín Fierro de José Hernández: ciéndose más culto y depurado, acercándose a
"Acostúmbrense a cantar con fundamento" y la producción poética de la ciudad y aleján-
sus primeros sostenedores fueron, además del dose de las formas de expresión campesinas o
autor, el compositor Osear Matus, la cantante indígenas. Esto se debe sin duda a la incorpo-
Mercedes Sosa, Tito Francia, Manuel Tejón y ración al movimiento de algunos poetas de
otros. L a fuerza de esta tendencia surgida Buenos Aires que comenzaron a colaborar
dentro del movimiento de recuperación del con los compositores de música folklórica.
folklore argentino quedará demostrada en C o n la desintegración del segundo
1965 con el triunfo sin precedentes de la gobierno peronista, en 1976, y el inicio del
intérprete principal de la música argentina, actual periodo de gobiernos militares, el movi-
Mercedes Sosa. La canción argentina ha sido miento de la canción argentina se encontró en
una de las más variadas del continente y sería una gravísima situación. Por un lado, comen-
inútil nombrar aquí a todos los artistas que zó a ver limitadas sus posibilidades de difu-
han dado vida a este vigoroso movimiento. Se sión, a causa de una política de selección de
han hecho valiosos aportes en el plano instru- emisiones radiales y televisivas (política que
mental y las composiciones de Atahualpa nunca ha sido m u y clara, lo que ha hecho m u y
Yupanqui y Eduardo Falú para guitarra sola difícil establecer las responsabilidades de las
son un ejemplo de ello. L o mismo en el autoridades sobre este hecho). Por otro lado,
charango, Jaime Torres, y en la quena y otras los artistas de mayor notoriedad comenzaron a
flautas indígenas, U ñ a R a m o s . E n el terreno serpersonalmente amenazados porgrupospara-
de la interpretación y creación de canciones policiales que articulaban una verdadera cam-
son importantes también los cantautores Hora- paña de boicot a los conciertos, llegando hasta
cio Guaraní, César Isella y José Larralde. amenazar a los asistentes con explosivos colo-
El nuevo cancionero argentino no sólo cados en algunos teatros. Esta situación obli-
fue una renovación en el campo de las ideas; gó a algunos artistas a salir del país, y los que
también hubo importantes renovaciones en la se quedaron comenzaron a ver reducidos sus
forma y en la temática. Las letras paisajistas campos de trabajo. Esta situación, que puso
de la primera época fueron suplantadas por en peligro la existencia misma del movimiento
hermosos poemas arraigados en las realidades de la canción argentina, se fue superando con
La nueva canción en América Latina 675

grandes dificultades, pues a los problemas de investigación, realizada con m u y pobres recur-
la falta de apoyo institucional se unieron las ; sos y con grandes dificultades, es el resultado
penurias económicas. A pesar de todo, este de un verdadero amor por la tradición artís-
movimiento, que ha dado muestras de una tica popular. Este esfuerzo viene a ser una de
admirable fuerza de expansión, continúa sub- las características principales y más significati-
sistiendo y buscando nuevos caminos de expre- vas de los movimientos de la nueva canción
sión artística. que, en su mayoría, se han iniciado reco-
El movimiento argentino produjo una | giendo en los campos y reductos m á s aparta-
verdadera ola de interés por la investigación dos la obra de los primeros versificadores y
folklórica y amplió considerablemente los cantores populares.
| conocimientos masivos sobre este tema, crean- La .investigación nacida de estos propó-
do condiciones nuevas para la creatividad de sitos no siempre ha sido comprendida y bien
. la música nacional. Este primer paso hacia las mirada por los institutos de investigación
; raíces, tuvo también consecuencias m u y bené- folklórica, que a veces han visto en esta
ficas para los movimientos nacientes de los popularización de las canciones folklóricas
países vecinos, especialmente en Uruguay y una desnaturalización de lo autóctono. Cree-
en Chile. Evidentemente, la canción argen- m o s que la experiencia ha ido demostrando
tina durante los años a que hemos hecho que si bien el peligro de deformación es un
referencia no se agota con el nuevo cancio- hecho real, la labor de los difusores ha sido
nero ni se termina con él. E n la misma época, m u y positiva pues, además de ampliar el
el tango por ejemplo, vive un periodo de gran conocimiento de las fuentes y raíces por parte
renovación con la obra de excelentes músicos de las masas, ha ido generando una mayor
c o m o Astor Piazzola y otros, que van dejando conciencia de la necesidad de defender las
tras de sí una multitud de seguidores. Por otro culturas autóctonas y una nueva disposición a
lado, la música popular comercial tampoco es salvaguardar estos valores respondiendo, al
ajena a esta ola de renovación y comienza a m i s m o tiempo, a las necesidades culturales
abrirse a la conquista del mercado latinoameri- actuales.
cano con bastante éxito, aunque sin grandes U n a de las primeras en lanzarse en esta
resultados artísticos. tarea fue Violeta Parra, quien después de
E n Chile, la canción alcanza también un recorrer los campos y las montañas de Chile
gran desarrollo llegando a constituirse la nueva asimilando la sabiduría del arte popular,
canción chilena en uno de los movimientos comenzó a crear sus propias canciones que,
más poderosos y que más huellas ha dejado en con el correr de los años, se fueron difun-
los demás países. E n este país el trabajo de diendo por todo el continente. Su obra es una
búsqueda de los investigadores y difusores del de las que ha generado m á s seguidores y
folklore que sientan las bases de la nueva debemos considerarla c o m o una de las semi-
tendencia comienza m u c h o antes de los años llas m á s fructíferas del canto chileno. Sus
sesenta, que será el periodo en que se manifes- creaciones son múltiples y multifacéticas y van
tarán los primeros signos de una nueva can- desde la "décima" y las versificaciones popu-
ción. lares hasta los trabajos en cerámica, la pintura
Entre los pioneros de esta investigación y el bordado de tapices. Viajera infatigable,
habría que nombrar a Margot Loyola, a sus creaciones recorrieron muchos países de
Violeta Parra y a Héctor Pávez y su esposa, Europa y América Latina sin encontrar inme-
Gabriela Pizarro. Todos ellos, si bien no se diatamente la acogida y la aceptación que
enfrentan al trabajo de búsqueda con los conocerían algunos años después de su muerte.
métodos de la investigación académica, logran Sus primeras canciones datan de los años
acumular una enorme cantidad de canciones, cincuenta, pero están precedidas por un tra-
versos, leyendas y danzas provenientes de los bajo m u y largo de investigación y por años de
campos y zonas indígenas de Chile. Esta , contacto directo con las fuentes del canto
676 Eduardo Carrasco Pirard

popular de su país. Sus canciones y poemas miento chileno tiene también, lamentablemen-
plasman el espíritu nacional hasta transfor- te, un mártir en la persona de Víctor Jara
marse hoy día en una verdadera síntesis de (uno de los m á sfielesseguidores de Violeta
Chile, de su tierra y de su gente. Parra y continuador de su tarea de recopila-'
El movimiento chileno de la canción ción y difusión de cantos folklóricos) que llevó
surge precisamente en un m o m e n t o de hasta las últimas consecuencias su compro-
ascenso de las luchas populares. El teatro y la miso de artista, muriendo asesinado el 15 de
canción estuvieron presentes desde las prime- setiembre de 1973. H o m b r e de teatro y direc-
ras luchas de los trabajadores chilenos, por tor de algunos grupos de nueva música, en su
eso no fue raro que ésta última se transfor- obra podemos encontrar uno de los mejores
mara en uno de los factores culturales m á s ejemplos de lo que se ha llamado el "canto
identificados con el movimiento social y polí- revolucionario" o "canto comprometido", aun-
tico de los años sesenta, pasando a ser un que por su inmensa variedad de temas y
verdadero símbolo de lo que estaba suce- tonalidades emotivas sería injusto reducirla a
diendo en la vida nacional. La nueva canción esto. Fino guitarrista y excelente poeta y
chilena se transformó paulatinamente en la compositor, su obra ha dejado una riquísima
expresión artística popular por excelencia, experiencia de trabajo surgido de una relación
alcanzando una influencia masiva que ningún auténtica con su pueblo.
movimiento anterior había logrado. C o m o su La canción chilena, c o m o la argentina y
inserción en la vida de los chilenos tuvo lugar la uruguaya, esta íntimamente ligada al folk-
en medio de fuertes confrontaciones sociales, lore, siendo éste, por lo menos en sus comien-
la canción alcanzó un alto grado de politiza- zos, su principal fuente de inspiración musical
ción que llegó al extremo durante los años del y temática. Pero sin lugar a dudas, una de las
gobierno de la Unidad Popular. A pesar de principales iniciativas que emergieron del im-
todos los excesos que podemos constatar en pulso creador de la canción chilena ha sido la
esta época, el movimiento de la canción de acercar los modos de expresión populares a
chilena adquirió en esos mismos años una formas m á s cultas, sin abandonar el carácter
gran madurez y, sobre todo, logró formas masivo de su difusión. Esta tendencia, que
organizativas que no se habían dado hasta equivale a crear una música académica no
entonces en los demás países. Surgido en elitista, llegó hasta la constitución de un
franca oposición con los medios habituales de nuevo género, que apareció en el movimiento
difusión de la canción popular, tuvo que basar a fines de los años sesenta y que se ha
fundamentalmente su actividad en los organis- mantenido c o m o una de las líneas principales
m o s de masa de los trabajadores, campesinos de evolución. Estas obras, primero fueron
y estudiantes, quienes, a través de sus propias construidas c o m o simples agrupaciones o con-
estructuras culturales, lograron imponer esta juntos de canciones, pero m u y pronto comen-
música. L a canción chilena sólo logró una zaron a ser concebidas a partir de las formas
amplia acogida en los grandes medios de de. la música clásica, introduciéndose así,
comunicación durante el periodo de gobierno cantatas, oratorios y misas en el repertorio
de la Unidad Popular. más frecuente de los músicos populares. El
A d e m á s de Violeta Parra, los artistas ejemplo m á s logrado de este tipo de obras es
generadores de este movimiento fueron, junto la Cantata de Santa María de Iquique, del
a los nombrados, sus hijos Angel e Isabel, compositor Luis Advis. Los principales crea-
Víctor Jara, Patricio M a n n s , Rolando Alar- dores que han compuesto este tipo de obras
cón y los grupos Quilapayún e Inti-Illimani. intermedias entre lo académico y lo popular
Evidentemente, esta lista está lejos de ser son además de Luis Advis, Sergio Ortega,
exhaustiva pues, en esa misma época de los Gustavo Becerra, Cirilo Vila y, en los últimos
comienzos, el ambiente artístico popular años, Juan Orrego Salas.
bullía de nuevas inciativas creadoras. El movi- Durante los años sesenta, la canción
La nueva canción en América Latina 611

EPpoeta brasileño Vinícius de Moraes. Phonogram/ciaude Dcionne.

chilena logró transformar el formalismo y que veía a su vez en la canción u n estímulo y


"folklorismo" que caracterizaba el trabajo de un arma de lucha. Estafiliacióntan directa de
los artistas m á s influidos por el movimiento la canción con la confrontación social será una
transandino. Así, rápidamente se superó la de las causas de la dura represión a la que
primera oleada de creaciones que en Chile se aquélla se verá sometida en los primeros años
llamó "neofolklore" y que coincidió con el del gobierno militar, cuando hasta su exis-
éxito político de la democracia cristiana. L a tencia misma c o m o movimiento cultural se vio
nueva canción chilena logró crear, ya antes de amenazada.
los años setenta, obras de considerable valor Esta situación hizo que el movimiento
artístico y sus promotores, aunque no encon- entrara en una especie de recesión, que feliz-
traron nunca una gran acogida en los medios mente no duró m u c h o tiempo. Por u n lado,
de comunicación, se popularizaron gracias a los artistas que en el m o m e n t o del cambio de
su trabajo en las miles de -manifestaciones gobierno se .encontraban en el exterior, y los
artísticas organizadas por los sindicatos, que salieron del país, pusieron m a n o s a la
juntas de vecinos, juntas de madres, clubes obra para seguir creando y realizando su labor
deportivos, etc. Fiel reflejo de los aconteci- artística en los países que los acogieron; por
mientos históricos que vivía en ese m o m e n t o otro lado, los que pudieron seguir trabajando
el país, la base de sustentación de la canción en Chile, descubrieron pronto la forma de
fue el sector que se abría paso hacia el poder y adaptarse a la nueva situación generando a
678 Eduardo Carrasco Pirará

partir de 1975 un verdadero movimiento de precisándose los perfiles de una nueva canción
renacimiento de la nueva canción (llamada ecuatoriana, una nueva canción venezolana,
ahora canto nuevo). Se generó así una verda- una nueva canción peruana, una nueva can-
dera escisión en dos ramas: el canto del exilio ción mexicana, una nueva trova cubana etc.
y el canto del interior. A pesar de que en E n casi todos estos países, los primeros esbo-
ambos predomina un gran espíritu unitario zos de la canción renovada son más o menos
que se refuerza con el tiempo, las situaciones contemporáneos a los movimientos citados,
son m u y diferentes. El canto del interior ha de m o d o que esta influencia vino únicamente
seguido amenazado, no ya directamente, sino a fertilizar los ímpetus propios de los primeros
por la ausencia de toda ayuda oficial o institu-intentos nacionales. Sin embargo, en casi
cional que entrega la canción nacional a la todos los países fue predominante la corriente
competencia desleal de la música extranjera. más abierta de música continentalizada, por
Por el contrario, en el exterior, la canción decirlo así, es decir el deseo de no encerrarse
popular chilena ha alcanzado un éxito sin en los límites del folklore de cada país, sino de
precedentes llegando a ser uno de los factores tomar las canciones más representativas de los
de mayor difusión de la música latinoameri- movimientos más fuertes o de los países con
cana en los últimos tiempos. mayor fuerza creativa.
A u n q u e en varios países los movimientos El hecho de que estos movimientos de la
de la nueva canción se han impuesto con canción adquirieran en algunos casos una
fuerza avasalladora, inclusive en los medios connotación marcadamente política no debe
m á s duros, se han ido creando al mismo extrañarnos, pues corresponde a lo que
tiempo alternativas nuevas que han permitido sucede en casi todos los terrenos de la cultura
entrar en el juego de la difusión masiva sin latinoamericana en la misma época. N o pode-
hacer concesiones hacia la comercialización m o s considerar el arte al margen de la reali-
del arte popular. Se ha inaugurado así una dad de la cual surge, y si esta última es
especie de tercera vía que ha ido generando sacudida por conflictos y luchas que enfrentan
sus propios canales de difusión sin abandonar a los distintos sectores de la sociedad, lo más
totalmente los antiguos y trabajando con una , probable es que el arte, y en especial el arte
concepción nueva de la relación del artista popular, quede marcado por su sello. L o que
con su público. Se busca un diálogo mucho es absolutamente incorrecto y revela una falta
m á s auténtico a partir de un vínculo m á s de comprensión histórica es tomar esta filia-
profundo por el cual se restablezcan las verda- ción política o social n o c o m o una manifesta-
deras jerarquías estéticas deformadas por la ción espontánea y necesaria sino c o m o la
música de mercado. Este puesto intermedio iniciativa consciente y maquiavélica de grupos
entre la música folklórica y la música popular o partidos comprometidos en el conflicto.
sin m á s , le da a la nueva canción un especial La nueva canción se impregna del m u n d o
interés pues su propósito se ajusta a estas dos del que surge y viene a la vida con todas las
fuerzas que en el m u n d o actual parecen heridas de la lucha por la emancipación social
contradictorias: verdadera cultura popular y y económica de América Latina; también trae
mercantilismo y tecnificación. sus esperanzas, sus dudas y sus victorias. Por
ello, n o necesita que nadie le indique lo que
tiene que hacer. Su compromiso es espontá-
neo y va incluyéndose en la historia de los
La canción y la política, .pueblos en la medida en que asume la misión
o la canción y la historia que éstos le dan. A veces se hàce panfletária y
su único valor será el de quedar como testimo-
Los movimientos del cono sur pronto comen- nio del m o m e n t o que la hizo nacer, a veces
zaron a influir en los movimientos que comen- será simple repetición de antiguos cantos
zaban a nacer m á s al norte, y, así, fueron venidos del pasado, a veces se alzará hasta la
La nueva canción en América Latina 679

CarlOS P u e b l a ( C u b a ) . Sonido Industrial S.A. (Nicaragua).

universalidad de la eclosión del alma latino- nueva canción es consciente de sus ataduras
americana y quedará entonces, como todo con la historia y responde a esta responsabili-
arte verdadero, formando parte de la concien- dad de m u y diversas maneras, principalmente
cia increada de la raza. Por eso, ni se puede extrayendo sus respuestas, n o de consignas
reducir la nueva canción a lo político, ni se programáticas, sino de experiencias concre-
puede despachar su problemática con un tas. Por lo tanto, el valor de la nueva canción
simple gesto de indiferencia o de rechazo, no está únicamente en su compromiso, sino
como si fuera pura obra de partidismos o en la manera c o m o éste se resuelve o afronta.
sectarismos. E n algunos países, la urgencia es únicamente
Esta relación canción-realidad no es un cultural y, por lo tanto, sus movimientos se
hecho de hoy, pues la canción latinoameri- identifican con la tendencia general de recupe-
cana ha jugado este papel desde sus orígenes, ración de los valores de la cultura popular, de
especialmente en aquellos momentos en los investigación y difusión del folklore, de revi-
que los pueblos del continente han tenido que vificación de antiguas tradiciones perdidas, de
echar m a n o a todas sus fuerzas y a todos sus búsqueda de las raíces de la nacionalidad, etc.
medios para avanzar: las gestas de la indepen- E n otros países, por sus condiciones históri-
dencia, las luchas y revoluciones liberales del cas, el impulso principal ha sido directamente
siglo pasado y las de este siglo. N o habrá la lucha concreta por reivindicaciones sociales
ningún acontecimiento importante en la histo- y políticas, libertad, independencia, democra-
ria de los pueblos de América Latina que no cia, mejoramiento de las condiciones de vida
haya quedado consignado en una canción. L a del pueblo, justicia social, etc. Pero en todos
680 Eduardo Carrasco Pirard

los países se dan rasgos de lo uno o de lo otro, y esté influyendo sobre toda la canción de
equilibrándose ambos aspectos según la histo- habla hispana.
ria concreta y según la época. La nueva trova es el resultado actual de
Esto nos obliga a diferenciar dos sentidos toda la tradición de música popular cubana,
en los que la canción puede ser "política". que adquiere sus rasgos propios en los inicios
U n o es el m á s generalizado, según el cual lo del siglo xvii, y que traspasa las épocas hasta
político se confunde con la lucha contingente, invadir el m u n d o en 1930. E n el siglo pasado,
con la confrontación de partidos o clases por las' canciones de los trovadores o bandistas
el poder político o económico, con el aconteci- recogen toda una línea de influencias que
miento diario y concreto de este bregar, con la viene directamente de España y que, por
vivencia periodística, por así decirlo, de la diversas razones, no asimilará inmediata-
historia; el otro es el sentido más general, que mente el componente africano, el cual sólo se
entiende lo político c o m o la gran perspectiva introducirá en la música popular cubana en
histórica que se dan los pueblos, c o m o aquello nuestro siglo, entregándole su impronta
que se juega en lo contingente pero que no se definitiva.
confunde con él, lo que se construye detrás de L a "trova" de los primeros años de este
la apariencia de los hechos concretos y lo que siglo es el antecedente artístico declarado de
traspasa lo puramente periodístico, la obra los creadores del nuevo movimiento. Los
construida en años de sacrificios y de descubri- grandes artistas de esta primera época que va
mientos que identificamos con la palabra a delinear el camino futuro de la canción
cultura, la historia vista a la distancia c o m o el popular cubana son: Sindo Garay, Manuel
gran camino de los pueblos. Corona, Alberto Villalón, Rosendo Ruiz y en
E n estos dos sentidos podemos decir que una segunda etapa, conocida con el nombre
la nueva canción ha sido o es política. A veces de trova soñera, Ignacio Pineiro, Miguel Mata-
se introduce en lo contingente y en lo coyun- moros y su famoso trío, que será el protago-
tural, a veces es únicamente fiel a su misión nista de la primera explosión de música
cultural, pero nunca es indiferente y por eso cubana en el continente.
pertenece ya a una parte de la historia de la . Durante la primera época, las canciones
cultura latinoamericana. U n a visión equili- de la trova serán todavía m u y cercanas al
brada de su valor está obligada a considerar contrapunto o punto campesino, que es su
ambos aspectos, separándolos y uniéndolos antecedente m á s inmediato en ' el folklore,
cuando sea necesario, pero, sobre todo, sin aunque no deriven de éste. Sus temas serán
confundirlos ni reducirlos el uno al otro. principalmente la patria y el amor y serán
interpretados por pequeños conjuntos con un
solista que canta mientras los demás lo acom-
La nueva trova cubana pañan, haciendo pequeños coros y con los
instrumentos típicos, el tres, la guitarra y las
Cuba ha sido siempre un país que se ha maracas u otros instrumentos de percusión.
destacado por su producción de música popu- Las grandes canciones de ' esa época serán
lar y desde hace ya varios siglos que andan por especialmente notables por sus textos, que
el m u n d o melodías y ritmos isleños. Las recogen la tradición hiperromántica de la
"habaneras" llegaron hasta a dar origen a poesía popular latinoamericana de comienzos
ciertas composiciones cultas europeas y en de siglo, influida en alto grado por el romanti-
este siglo, la rumba, el m a m b o o el chachachá cismo culto del siglo pasado. E n todo caso,
se han destacado entre las danzas que han estos textos, por su nivel poético, revolucio-
logrado imponerse en el m u n d o entero. N o es naron la canción popular de aquellos años.
extraño entonces que el movimiento cubano M á s adelante intervienen las diversas
de nueva música, llamado nueva trova, sea formas del son, inaugurando la segunda etapa
hoy día uno de los más fuertes del continente de la trova, que será mucho m á s difundida
La nueva canción en América Latina 681

1
"^Äl^fli^^ < '' •'&$r

^^m*

fJÊÊ^^BKÊ»!Êè^*j&BÈ.Í ' • !

!
í ^f'a| • \r'--0?*$$.
;•' ^ " ^
£t* ?!
'"%">*
^^^J

• -'/aã« Ï^H?^
-'.
^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ B r ^ H ^ _ y ^.^m^^ÉËÊÈÊStaËËSÊËÊMW'"'• jÊÊÈM.^^^^ÊËmÈÊÊÊÉk ü ' ' ".
pB RMf !* <, /•'; BnÜil
^^^^BBÉ ^HLjfltf^^^^flBHKi^'^^^^I^E^p ^^^Hf^ ^-.£"•'/ ? V
;?

1 J
^^1 ^JH^^H
" ifc>%
. ^^F "* ^m
p-
I i^^L -^*" JV -S¿^^^^Kí
^^^K^%>

^a^
^^^0
^ 1

1 VL MÊjwwKrl k É^
• iP% H H P ÍT^Lf*^ ^^ > ^

W>k
1
• * % '
^

/'V
Vi J^^^^fc
L _^| i
¡

^^^^^^^^^^^^^^H^l^^^k -'^^^^k^^H^^^^^^^I

Berimbau, instrumento típico brasileño. Mane Paule Nègre/Rush.


682 Eduardo Carrasco Pirará

que la primera gracias a la radio, que aparece nida así por los mismos escritores. Antes, los
en los años treinta. El conjuntó más impor- movimientos nacionalistas, el criollismo por
tante de esa época será sin discusión el trío ejemplo, habían entendido lo nacional en un
Matamoros, que define la estructura y la sentido m u c h o más estrecho, afirmándose en
forma del son que será, a su vez, un factor de todas las formas de regionalismo que se ubica-
primera importancia en la definición del carác- ban por encima de las ideas continentalistas.
ter nacional de la música cubana. Ahora ocurrirá exactamente lo contrario, son
Otro movimiento importante de la músi- estas últimas las que pasarán a primer plano y
ca cubana, y de gran acogida en el continente, esto será favorecido, por otro lado, por el
será el que se conoce con el nombre de enorme desarrollo de los medios de comunica-
feeling. Corresponde a la creación de los años ción que pueden ahora convertir un éxito
cuarenta, en la línea de la música romántica literario en un boom en todos los países de
anterior, pero ahora fuertemente influida por habla hispana. N o es entonces extraño que
la música norteamericana de la época, princi- durante toda esta época, este nuevo espíritu,
palmente el blues, que se introduce notoria- principalmente entre los escritores, tenga una
mente en las armonías de los boleros creados expresión orgánica en la fundación de la Casa
por estos grandes músicos cubanos. El feeling, de las Américas, iniciativa revolucionaria que
a través de las canciones de José Antonio busca encauzar este impulso latinoamerica-
M é n d e z , César Portillo de la L u z , Tania nista.
Castellanos y otros, influirá directamente en E n el terreno de la canción comienza a
la nueva trova. Pero entre esta música y la suceder m á s o menos lo mismo, aunque con
nueva trova se alzará el acontecimiento más un mayor retardo por causa del menor desa-
radical de la historia de Cuba y que será el rrollo del movimiento hasta ese momento. A
factor principal de su nacimiento: la revolu- fines de los años sesenta comenzarán sin
ción de 1959. embargo a aparecer los primeros signos de
H e m o s dicho ya algo sobre la importan- este nuevo espíritu y hoy día toda la nueva
cia de este acontecimiento en la historia canción responde en mayor o menor grado a
cultural de América Latina. Independiente- esta idea nueva de unidad cultural latino-
mente de las consecuencias políticas y de la americana.
conmoción social que desencadenó la revolu- La nueva trova es también hija de esta
ción cubana en todo el continente, es decir, el situación, aunque nace de una generación ya
comienzo de guerrillas en otros países, la instalada en el proceso revolucionario. A d e -
radicalización de ciertos procesos, la influen- más, recibe ciertas influencias de la música
cia ideológica sobre los movimientos estudian- sureña, cuyos ecos comienzan a llegar a la isla
tiles y obreros y el comienzo de una política a mediados de los años sesenta.
m u c h o más agresiva hacia el resto del conti- Los dos artistas que están a la cabeza de
nente por parte de los Estados Unidos, la este movimiento son los cantautores Silvio
revolución tuvo un enorme peso cultural pues Rodríguez y Pablo Milanês, ambos surgidos
trajo consigo un sentimiento de solidaridad en la segunda mitad del decenio de 1970.
latinoamericana que no se daba desde los Entre ellos y la música m á s tradicional, el
tiempos de la independencia. Esta ráfaga de puente m á s importante es un artista salido de
espíritu bolivariano sopló sobre toda la A m é - la trova soñera y cuya obra se transformará en
rica Latina y se avivó sobre todo en los el m á s característico símbolo musical de la
medios intelectuales y artísticos, creando un revolución cubana, Carlos Puebla. Este poeta
cuadro nuevo en la cultura que empezó a ser popular, acompañado de sú conjunto Los
vivida por muchos a partir de este sentimiento Tradicionales, ha ido realizando una verda-
de real unidad. Por primera vez en la historia dera crónica de la revolución cubana y de los
de la literatura, por ejemplo, se comenzó a acontecimientos histórico-políticos más impor-
hablar de una literatura latinoamericana, defi- tantes del continente en los últimos años. Su
La nueva canción en América Latina 683

obra es un antecedente no sólo para la actual Para terminar con los antecedentes, tendría-
música cubana, sino para toda una corriente m o s que decir que, especialmente en la obra,
dentro de la nueva canción que se ha llamado de algunos de sus representantes m á s destaca-
"canción contingente", y que debemos consi- dos, la nueva trova revela algunas influencias
derar como su línea más comprometida con la de la música norteamericana (Bob Dylan,
lucha política. Ella corresponde a la antigua Barbara D a n e y Harry Belafonte), sin dejar
tradición de música juglaresca que está m u y por ello de ser una expresión auténticamente
adentrada en el alma latinoamericana pues la cubana.
ha acompañado en toda su historia. La obra La nueva trova tiene un desarrollo instru-
de Carlos Puebla no es solamente política, mental en el trabajo del Grupo de Experimen-
está basada en la pureza popular de sus versos tación Sonora del I C A I C (Instituto Cubano
que, con inigualada maestría, van dejando de Arte e Industrias Cinematográficas). E n
retratados los sucesos m á s relevantes de la esta última institución se creó el laboratorio
historia de su país, al mismo tiempo que nos de experimentación sonora que permitió que
hablan de personajes y costumbres populares. se establecieran contactos m u y fructíferos
La obra de Puebla es una de las más prolífe- entre músicos populares y músicos académi-
ras, está hecha toda según formas m u y tradi- cos, lo que dio c o m o resultado una música
cionales de la música cubana como el son, la sabia y moderna que influyó de manera deci-
guaracha o la guajira, lo que explica su fácil e siva en la composición de algunos creadores y
inmediata aceptación popular. Su conjunto en los arreglos de sus canciones. El I C A I C
corresponde exactamente al viejo estilo de los será durante . m u c h o tiempo un lugar de
grupos de son y ha mantenido durante los encuentro y un semillero de nuevos intér-
largos años de su existencia el más puro pretes y autores. Los más notables que han
sonido de la antigua música habanera. L a salido de allí son Eduardo R a m o s y Sara
importancia de Puebla en la historia de la González, y el músico en torno al cual ellos se
nueva canción es sólo comparable a la obra de formaron es el gran guitarrista y compositor
Atahualpa Yupanqui y de Violeta Parra, con cubano Leo Brower.
quienes comparte los honores de iniciador.
La nueva trova es el movimiento de la
La nueva trova permanecefiela la temá- canción latinoamericana que ha alcanzado un
tica de la antigua trova, pues sus contenidos mayor desarrollo orgánico, apareciendo hoy
predominantes son la patria y el amor. A c o m o una verdadera organización juvenil de
estos temas se agregan las loas a la revolución masas con representantes en todas las provin-
y a sus héroes y la canción de denuncia. cias y en todos los sectores juveniles impor-
Surgida en un momento épico, sus raíces tantes del país. Desde la fecha de su naci-
poético-musicales más bien líricas crean una miento oficial, en 1972, sus integrantes se
bella amalgama de sonoridades y sentimientos reúnen cada uno o dos años para discutir sus
m u y . variados, como si en esta contradicción problemas comunes y elegir a sus represen-
radicara su fuerza íntima. El lenguaje, que en tantes en el organismo directivo, la Dirección
un principio debido a la acumulación de Ejecutiva del Movimiento de la Nueva Trova
imágenes pudo aparecer algo recargado, ha Cubana. Este movimiento agrupa actual-
ido pasando por un proceso de precisión y de mente cerca de dos mil jóvenes que ingresan a
purificación que le ha dado un alto valor ella por méritos artísticos y personales, some-
poético. tiendo sus obras a la discusión de los miem-
Oficialmente, el inicio del movimiento bros regionales activos. Los organismos de
data de 1972, aunque c o m o ya lo hemos base se llaman "destacamentos de la trova" y
dicho, las obras de sus iniciadores habían éstos pueden estar constituidos por conjuntos
comenzado mucho antes. A d e m á s de los n o m - o por solistas. C a d a , cierto tiempo, estos
brados, tienen importancia en los comienzos destacamentos se reúnen para discutir las
los cantautores Noel Nicola y Vicente Feliú. nuevas- creaciones y los problemas gremiales,
684 Eduardo Carrasco Pirará

artísticos o políticos. C o m o se ve, la nueva comenzaron a difundirse en Europa los prime-


trova tiene sus estatutos, sus estructuras de ros ritmos carnavalescos del Brasil, su influen-
organización y sus mecanismos de trabajo y cia no ha cesado, hasta llegar al decenio de
funciona en todos sus aspectos con el más alto 1960 en el cual, con el surgimiento de la bossa
grado de organicidad. nova, se transforma en uno de los compo-
Los mecanismos de difusión de la trova nentes principales de la música popular inter-
se han ido ajustando a medida que iba evolu- nacional.
cionando, llegando hoy día a ser el tipo de El movimiento de la nueva música popu-
canción m á s escuchada por la juventud isleña. lar brasileña, como sus hermanos, aparece a
Los trovadores cantan en centros de cultura, fines de los años cincuenta y comienzos de los
en parques populares y en sedes especiales, sesenta. A u n q u e entre él y los demás movi-
c o m o por ejemplo, en el Café Cantante del mientos del continente no hay relaciones de
Teatro Nacional de L a Habana, en la Plaza de filiación directa, el fenómeno brasileño, por
la Catedral, en el Parque de la Juventud y en sus características básicas, corresponde de
la calle Heredia de Santiago de Cuba, todos manera general a lo que hemos llamado nueva
lugares de recreación juvenil. Al mismo canción.
tiempo, la trova dispone de programas espe- Durante la época de su gestación, que
ciales de televisión y radio y es una de las corresponde al periodo inmediatamente ante-
músicas más grabadas en la isla. , rior al gobierno militar de 1964 y a los años
E n los últimos años, el movimiento ha que éste dura, el Brasil vivió un momento de
visto nacer a una nueva generación de artistas paulatino aislamiento respecto de los demás
que están entrando en un proceso de renova- países latinoamericanos, que entonces se vie-
ción de los estilos musicales y las formas ron sacudidos por fuertes luchas y oposicio-
poéticas, presentándose como una tendencia nes. Esto se traducirá en el Brasil en una
de temática más amplia que refleja de manera evolución un tanto separada de lo que ocurre
m á s concreta y menos épica la realidad actual en el resto de América Latina, pues aunque
de la sociedad cubana. Algunos de los repre- los sectores intelectuales y artísticos siempre
sentantes más destacados de esta nueva línea han sido un factor integracionista, la falta de
son Santiago Feliú, Donato, Nabel López y información y de relaciones concretas hará
Marta C a m p o s . que la cultura popular brasileña se vuelva
L a gran expansión que ha experimentado sobre sí misma.
el movimiento de la nueva trova en casi todos La música del Brasil, en épocas ante-
los países del continente ha sido un factor de riores, había llegado con gran fuerza al resto
importancia en la integración'general de la de los países de América. El baión y la samba,
música popular. L a nueva trova ha sido en ligados a la fiesta de carnaval, se extendieron
esto la heredera de la influencia que siempre con gran rapidez en los años cincuenta e
ha tenido la música cubana en el resto de los incluso en algunos países, como Venezuela
países y se inscribe entre los logros más felices por ejemplo, su atractivo fue tan grande que
de la renovación cultural popular de América llegaron a instalarse en Caracas escuelas de
Latina. samba según los modelos cariocas y con
profesores brasileños. Esta influencia se
detiene durante los años del gobierno militar,
haciendo difícil todo posible intercambio.
La nueva Es verdad que el Brasil siempre ha ten-
música popular brasileña dido a ser una realidad en cierto sentido
autónoma y la enorme riqueza y diversidad de
L a música brasileña, c o m o la cubana, es una sus manifestaciones culturales lo ha empujado
de las que más éxito tienen en nuestros días. a un cierto aislamiento natural respecto de los
Desde comienzos de siglo, época en la cual demás países de América Latina. Algunos han
La nueva canción en América Latina 685

La cantante argentina Mercedes Sosa con un bombo legüero, derivado de los bombos militares, que se
caracteriza por la potencia de su sonido. Phonogram/ciaude Deíonne.

llegado incluso a preguntarse si el Brasil confundirse con la música comercial propia-


pertenece o no .a la unidad cultural que mente tal, le disputa las preferencias del
forman los países de origen hispano. Si bien público en su propio terreno, elevando el
no p o d e m o s arrojar grandes luces sobre este nivel de la música popular sin dejar de ser un
problema aquí, es bastante sorprendente la movimiento de masas. Para ello, va asimi-
correspondencia que existe entre el movi- lando creadoramente los aspectos de la m ú -
miento de la canción popular brasileña y los sica extranjera que puedan servirle y, sin
demás movimientos a que h e m o s hecho refe- perder su carácter típico, se transforma en un
rencia, lo que nos llevarla a pensar que esta producto musical con gran éxito en todo el
unidad cultural es real. m u n d o . A l m i s m o tiempo, se politiza, pero
Naturalmente, en el Brasil la nueva can- sin pasar a las formas agitativas de canción, lo
ción toma un carácter m u y particular. E n cual le permite jugar un papel en la lucha
primer lugar, surge dentro de la música popu- popular sin sectarizarse. N o surge además
lar comercial, y en este c a m p o gana terreno sobre la base del folklore, sino sobre el
hasta imponerse definitivamente. N o crea cimiento de la música popular brasileña
enteramente su forma de difusión c o m o ocu- ampliamente influida por las corrientes de la
rre en otros países, sino que va ocupando y música moderna, principalmente el jazz. A lo
apropiándose de los canales ya existentes, a largo de su trayectoria, nunca pierde su base
pesar de todas las dificultades que le impone de apoyo en los sectores juveniles, intelec-
la situación en la que nace. Por otro lado, sin tuales y capas medias de la población. E s un
686 Eduardo Carrasco Pirará

buen ejemplo de las posibilidades de expan- la marcha. L a samba surge en 1916 y se


sión de un movimiento que reivindica valores impone rápidamente sobre todas las demás
culturales, en este caso, el arraigo nacional y músicas defiestay de baile, llegando a ser la
el valor estético de la música y el texto. música m á s típica del Brasil. Los principales
L a canción popular brasileña es un músicos asociados a ella son Sinho el "Rey de
m u n d o inagotable que difícilmente podríamos la Samba", Careca, Caninha, Donga, Pixin-
penetrar en estas pocas páginas. Sus orígenes guinha, etc. Hasta el surgimiento de la bossa
provienen del siglo xvín, época en la cual nova, ella será la imagen internacional del
comienza a surgir en el Brasil una música que Brasil en el terreno de la música.
se diferencia claramente de todo lo que viene La corriente de renovación de la música
del continente europeo. Tan poco tiene que popular brasileña, que se inicia afinesde los
ver con lo que viene del otro lado del océano, años cincuenta, surge en una cierta oposición
que cuando ella comienza a ser escuchada en respecto de esta música de carnaval. El Brasil
Portugal escandaliza a sus auditores por la experimenta un cambio notable en su desa-
sensualidad de sus ritmos y la audacia de sus rrollo económico y las ciudades, principales,
textos. Estas primeras canciones brasileñas Río de Janeiro y São Paulo, crecen espectacu-
son las famosas modinhas y marcarán con su larmente. L a juventud, m u c h o mejor infor-
sello toda la historia de la música popular del m a d a que antes, busca una expresión que la
país en el siglo xix. Su desarrollo culminará identifique m á s certeramente; la clase estu-
en la época romántica, transformándose en diantil ha crecido enormemente y las capas
una de las músicas populares de expresión medias llegan a tener un gran peso en la vida
m á s depurada en el continente, por el aporte social y económica del país. Entre los jóvenes
poético que a ella hacen los poetas cultos. músicos, abiertos a las nuevas corrientes de la
Estas modinhas son c o m o las primeras can- música europea y norteamericana, comienza a
ciones de texto; junto a ellas existen también tener gran influencia el jazz y los sectores
los ritmos nacidos de negros y mulatos, que intelectuales despiertan al espíritu latinoameri-
son músicas de baile y que dan lugar al lundu, canista que ha traído consigo la revolución
especie de síntesis entre las batucadas y el cubana, que no deja de tener fuertes influen-
fandango español. A fines de siglo, surgirá el cias en la peligrosa situación brasileña de esa
maxixe, suerte de polka brasileña estilizada época. Producto de toda esta situación com-
por los conjuntos de choros y que vale c o m o pleja, comienza a surgir una canción de texto
primera expresión surgida enteramente del m u y diferente del de aquella canción cons-
pueblo. Ella se incorporará con gran éxito a la truida únicamente para bailar que, hasta ese
música de carnaval y llegará a conquistar el entonces, copaba la creación popular. Los
París de comienzos de siglo. Junto a ella, la sectores estudiantiles empiezan a buscar su
música instrumental m á s importante es el propia expresión, y de los jóvenes músicos
choro, llamado así por el tono melancólico de vendrán las primeras iniciativas renovadoras.
sus continuas modulaciones interpretadas por Así es c o m o nace la bossa nova.
la flauta, el clarinete y algunos instrumentos La bossa nova nace en Río de Janeiro, en
de cuerda, y proveniente también de la polka. Copacabana, en los barrios donde vive la
Esta música lánguida y profunda se alzará mediana burguesía y la gente de vida m á s
hasta sus expresiones cultas en la música acomodada, buscando diferenciarse de la m ú -
inmortal de Villalobos. sica de percusión sin texto y de la música con
Desde fines del siglo pasado comienza a texto puramente romántico y sentimental que
adquirir cada vez mayor importancia dentro venía de la tradición romántica expresada en
de la música popular brasileña la música de América Latina en el bolero y el tango. Bossa
carnaval que, en sü despliegue, conducirá quiere decir balanceo y esto no se refiere
hasta el mayor acontecimiento popular de esta tanto a un nuevo movimiento coreográfico,
corriente, que es la creación de la samba y de sino a las síncopas características del acom-
La nueva canción en América Latina 687

pañamiento de guitarra, que es el instrumento compromiso m á s profundo, c o m o en El


más propio del nuevo estilo. L a bossa nova es funeral del labrador, de Chico Buarque de
una música sencilla que a veces utiliza la voz Hollanda, aunque en ningún m o m e n t o
c o m o instrumento, que se acompaña por podamos calificar estas obras c o m o políticas.
pequeños, conjuntos y que tiene un contenido Hasta 1964, este movimiento renovador
intimista, donde el texto a veces es tan todavía no es m u y fuerte. Las únicas artistas
importante c o m o la música y el ritmo, que que tienen gran popularidad en el país son
huye de toda la exaltación de la música de Nara Leão y Elis Regina, ya entonces capaces
carnaval. Su nacimiento data de 1956 y los de movilizar grandes auditorios.
grandes nombres asociados a ella son: Nara C o m o el movimiento no tiene todavía
Leão, en cuya casa, se dice, nació el nuevo fuerza para sostenerse por sí mismo, busca el
ritmo, João Gilberto, a quien se da como su alero del teatro musical que, en ese m o m e n t o ,
inventor y máximo exponente, Antonio Car- es m u c h o más fuerte, y muchos de los compo-
los Jobím y otros. Todos estos músicos tienen sitores comienzan a hacer música de base para
una gran admiración por las corrientes jazzísti- ciertas piezas de línea social. Así nacen obras
cas de la época, principalmente el bee bop y el que tendrán una gran repercusión musical y
blues, y esto explica que uno de los primeros teatral al mismo tiempo, como Libertade,
países en abrirse a la bossa nova sea Estados libertade, Opinião y otras. Poco a poco, la
Unidos. censura comenzará a recortar las letras y los
U n a de las características principales de creadores tendrán que inventar innumerables
la bossa nova será la incorporación de la trucos para eludirla.
poesía culta en sus textos, lo cual permite que A partir de los años 1965 y 1966, se
grandes poetas brasileños aparezcan como producirá un hecho de gran relevancia para el
letristas y se incluyan en el movimiento. Es el futuro de la canción brasileña. Las grandes
caso de Vinícius de Moraes, que será quien empresas de televisión, Tupi y Record de São
alcanzará mayor reputación. Otro nombre Paulo, que necesitaban ganar espectadores
importante de esta primera época es el compo- entre los medios juveniles, comenzaron a
sitor y guitarrista Baden Powell. organizar grandes festivales de la canción, que
Los primeros que aceptaron esta música pronto llegaron a tener el carácter de verdade-
en el Brasil fueron los estudiantes. Al princi- ras competencias nacionales, y en los cuales
pio, la bossa nova aparecía como una expre- participaron los mejores exponentes de la
sión bastante elitista, que se tocaba en caba- nueva canción brasileña. E n ellos comenzará
rets a la m o d a para una juventud elegante e a hacerse pública la obra de toda una nueva
intelectual. Sólo después del año 1961, y con generación de cantautores como Chico Buar-
el triunfo en los Estados Unidos, comenzó a que, Caetano Veloso, E d u Lobo, Gilberto Gil
adquirir importancia en el país y en todo el y los bahianos María Bethania, Gal Costa y
m u n d o . U n a línea que en este sentido tuvo otros. Estos festivales cumplieron ampliamente
gran éxito fue la de Sergio Mendes. su cometido, pues en poco tiempo lograron
Los años de iniciación de la bossa nova que toda la juventud se sintiera comprometida
fueron los que precedieron inmediatamente al con la canción. Durante seis meses se pro-
golpe de estado de 1964, años de grandes ponían los temas en la radio y comenzaba el
luchas sindicales y de efervescencias estudian- certamen que, c o m o el fútbol u otros espectá-
tiles, que no tardarían en influir en los textos culos masivos, atraía fácilmente la atención de
de la nueva música. Comenzó a perderse el todo el m u n d o .
intimismo de los primeros momentos y nació C o m o la juventud no tenía otras posibili-
una temática social donde se entregaba una dades de movilización, la canción llegó a
visión' un poco idealizada y paternalista del transformarse en el vehículo principal de sus
negro de la favela y del trabajador de los inquietudes. D e toda esta época surgieron
suburbios. E n otras canciones apuntaba un canciones bellísimas y tal vez ella sea uno de
688 Eduardo Carrasco Pirard

los momentos más ricos de la historia musical tados, m u y graves para la cultura popular,
popular del Brasil. Los festivales se realizaban obligan a muchos a salir del país. E n Brasilia y
en el cine Paramount de São Paulo que dependiente del Ministerio de la Comunica-
albergaba a miles de jóvenes que concurrían a ción Social, un organismo revisa toda obra de
aplaudir a sus músicos favoritos. L a compe- teatro, toda canción y, en general, toda mani-
tencia llegó a tener tal magnitud, que terminó festación artística que se dirija a un público.
realizándose en grandes estadios. Por esa E n realidad, esta censura funcionó sin ningún
misma época, la bossa nova conoció también criterio estricto, dejando pasar a veces en
una importante difusión a través de un pro- la canción lo que prohibía en el teatro o en
grama de radio de Elis Regina, que llegó a ser el cine, pero causó estragos porque dejó
uno de los más escuchados de Brasil. Así, esta en manos de funcionarios no siempre m u y
música llegó a conocerse en toda su diversidad avezados, el desarrollo de la cultura popular
y a tener el carácter de un movimiento masivo. nacional.
A pesar de que nunca ha habido en el Ejemplo de esta situación de crisis
Brasil una música política identificada c o m o interna y de violencia es la historia personal
tal, las autoridades comenzaron a sospechar de muchos artistas. Chico Buarque, por ejem-
cada vez m á s de la orientación del movi- plo, tiene que ir tantas veces a las comisarías
miento. Las únicas canciones que podríamos para responder a los interrogatorios policiales,
considerar más cercanas a un compromiso son que al final optará por irse a Italia, donde
las de Geraldo Vandré, cuya importancia residirá algún tiempo. Caetano Veloso y Gil-
principal está en la originalidad y belleza de berto Gil son encarcelados y obligados a
sus textos. Esta música, basada en la tradición partir a Londres, donde pasan su exilio. E d u
del nordeste del Brasil, se impuso con gran Lobo va a Estados Unidos a estudiar música y
fuerza en los festivales de esa época y llegó a Vandré tendrá que vivir varios años en Chile y
tener tal empuje simbólico, que el autor fue en Francia. Durante todo este tiempo, entre
expulsado del país en 1969. 1969 y 1972, se producirá un verdadero vacío
E n 1966 y 1967 surgirá un movimiento cultural que las empresas de discos y los
contrario a la bossa nova e influido por el auge medios de comunicación de masas aprovecha-
del movimiento hippie, que alcanza a tener su rán para invadir Brasil con música norteameri-
expresión en el Brasil. Esta tendencia, que cana. A pesar de los intentos por reavivar la
acusa a la bossa nova de ser una música canción internacional con grandes festivales,
"acomodada", no contestataria y asimilada a cuyafinalidadserá reemplazar a los anteriores
la burguesía nacional, es lo que se llamó festivales nacionales, esto no tiene ninguna
"tropicalismo". El tropicalismo alcanza un consecuencia de importancia. Sólo a partir del
gran auge a pesar de la nueva ola de represión año 1971, fecha en que comienzan a volver los
durante el año 1968, que prácticamente ter- artistas brasileños, se comenzará a producir el
mina con la evolución del teatro comprome- fenómeno de recuperación de la música popu-
tido cuyos sectores m á s importantes son acalla- lar nacional. U n o de los primeros en volver
dos o expulsados del país. A partir de ese será Chico Buarque que con su disco Construc-
entonces, la canción brasileña quedará divi- ción vuelve a mostrar la voz de esa juventud
dida en tres tendencias: la bossa nova, el callada durante más de tres años. Posterior-
tropicalismo y una tercera, que es la m á s mente vuelven Caetano Veloso y Gilberto Gil
tradicional y cuyo m á x i m o exponente es el y se restablece la situación de la época de los
cantante Roberto Carlos, que sigue la línea festivales, aunque ahora la canción, principal-
romántica popular de fuerte tradición en el mente en los textos de Chico Buarque, alcan-
país. Este último movimiento se ha llamado zará un sentido francamente crítico.
"la joven guardia". U n fenómeno altamente positivo que se
E n 1968 se dicta el acta institucional produjo en los años del vacío cultural fue la
n.° 5, que legaliza la censura y cuyos resul- rehabilitación de los viejos cantores cuya obra
La nueva canción en América Latina 689

Carátula de un disco del conjunto Ulapu. Diseño: Guillermo Duran.


E M I Odeón Chilena S.A.

en verdad había sido la raíz de todo el A partir de 1972 va naciendo una nueva
movimiento de música poética y que, hasta generación de músicos. Son jóvenes m u y
entonces, no habían sido reconocidos. Es el influidos por la música anglosajona de los
caso de Dorival C a y m m i , gran poeta popular años sesenta y en especial por conjuntos c o m o
de Bahía, cuyos cantos de pescadores y de los Beatles. Por otra parte, también reciben el
hombres de la tierra, sobre motivos folklóri- influjo de la música nordestina. Se trata de
cos, lo transforman en uno de los padres de la una generación formada en la censura y para
nueva música brasileña. la cual la palabra en sí misma ha perdido su
La rehabilitación de los más importantes importancia. Por esta razón, la voz n o será ya
músicos de la época de los festivales, que sostén de un texto, sino un puro sonido y la
ahora tenían un carácter nacional, demostró música pasará a ser la protagonista indiscutida
que el pueblo brasileño seguía queriendo su de la canción. Los m á s importantes represen-
propia música y es así c o m o ciertas iniciativas tantes de esta nueva tendencia son Milton
tendientes a la revitalización del folklore ten- Nascimento, Gismonti y H e r m e to Pascual.
drán también un enorme éxito. Es el caso de Ellos se volverán de una manera m u c h o más
Marcus Pereira, que tras editar música del profunda que sus predecesores hacia las raíces
nordeste, se transforma en uno de los grandes folklóricas, recreándola con instrumentos elec-
éxitos de la música brasileña. M á s adelante, trónicos. El jazz, siempre presente en la
vendrá de Recife el Quinteto Violado que nueva música brasileña por sus raíces negras,
explotará la misma veta. tendrá aquí también una gran influencia.
690 Eduardo Carrasco Pirard

E n 1974 surgen varias canciones contesta- Conclusión


tarias en torno al teatro, restableciéndose así
también el vínculo perdido entre éste y la
canción. Las obras más importantes son Un E n esta historia m u y sucinta que hemos esbo-
grito parado en el aire, de Vinícius de Moraes zado de los acontecimientos más relevantes de
y Calabar, de Chico Buarque. Esta última fue la nueva canción en los países tratados hemos
prohibida el día de su estreno, a pesar de ido encontrando algunas conclusiones sobre
haber pasado previamente por todas las las que no insistiremos demasiado. A u n q u e lo
etapas de la censura. L a influencia de Chico dicho sigue únicamente las líneas generales de
Buarque comienza a crear una línea en la obra un desarrollo mucho más complejo y, además,
de músicos más jóvenes que también comien- no trata de lo sucedido en algunos países
zan a hacer canciones criticas, c o m o por importantes, podemos extraer de ello algunas
ejemplo, Gonzaguinha, Luis Melodía y Mel- enseñanzas sobre sus características generales.
chor. La primera conclusión es que la nueva
A pesar de todas las limitaciones impues- canción en América Latina es un fenómeno
tas por la censura, la nueva música tuvo un vivo, en plena evolución y cuya historia no
éxito sin precedentes y ni la radio ni la está cerrada. Este movimiento en expansión
televisión pudieron, en ninguna época, cer- se manifiesta en todos los países adoptando
rarse completamente a ella. U n a de las iniciati- formas nacionales según las tradiciones loca-
vas para responder a la censura fue la realiza- les y amoldándose a las condiciones históricas
ción, durante los años 1976, 1977 y 1978 de y sociales en las cuales surge.
recitales masivos en las universidades y otros U n a segunda conclusión es que este movi-
lugares de concentración juvenil. Nació así lo miento tiene un carácter continental, presen-
que se llamó el "proyecto Pixinguinha", que tándose c o m o una de las pocas expresiones
consistía en dar recitales vespertinos y simultá- artísticas que han dado lugar a una expansión
neos en siete ciudades importantes con lo tan amplia. Esta cualidad es conscientemente
cual, además, se combatía el centralismo. asumida por los artistas que participan en él,
L a canción brasileña se alza c o m o una de quienes tienden a buscar relaciones e intercam-
las m á s exitosas expresiones de música popu- bios de experiencias hasta llegar en algunos
lar del continente latinoamericana y hoy día casos a la elaboración de trabajos artísticos en
está viviendo su etapa de integración, abrién- común.
dose a las.experiencias de los demás países L a nueva canción existe en el espacio
latinoamericanos e introduciéndose por dere- entre la música popular y la música folklórica,
cho propio en el movimiento de la música acercándose m á s a una o a otra según sus
popular del continente. Su fuerza de penetra- expresiones nacionales. Sus formas de existen-
ción en el mercado internacional de la música cia concreta se aproximan m á s a la música
popular no ha cejado, llegando hasta inver- popular pues se dirige al gran público y se
tirse el movimiento de influencias entre ella y apropia de los medios dé difusión tradicional
la música norteamericana. H o y día hay una cuando puede hacerlo. Pero su propósito
gran corriente dentro del jazz basada en la nacionalista la vincula también con el folk-
bossa nova y ha llegado a ser normal que los lore, transformándose en algunos casos en un
grandes cantantes o conjuntos de música popu- importante factor de su difusión masiva. E n
lar en el m u n d o interpreten música brasileña. aquellos países donde no se da este fenó-
Este interés no se ha detenido en la música m e n o , de todos modos hay una intención de
que Brasil produjo en los años sesenta y apoyo en la tradición musical popular.
setenta, sino que sigue más o menos de cerca La nueva canción se opone a la corriente
su evolución actual. más abstracta de la música de mercado y,
aunque se dirija hacia un oyente no diferen-
ciado y en algunos casos internacional, busca
La nueva canción en América Latina 691

enraizarse y n o perder sus lazos profundos a las obras cultas, c o m o canción contingente,
con la cultura nacional. E n este sentido viene c o m o marcha ágitativa, c o m o canción inti-
a ser c o m o una reacción al movimiento de mista, c o m o música puramente instrumental,
penetración cultural consciente o inconsciente c o m o expresión jazzística, etc. R e t o m a pues,
que tiene lugar dentro de la música por causa todas las tradiciones de la música latina e
del desarrollo desigual entre las industrias que inventa nuevas vías de evolución.
tienen que ver con este arte popular. Esta E n aquellos países donde toma un carác-
oposición, por supuesto, n o tiene el carácter ter m á s cercano al folklore, la nueva canción
de u n movimiento organizado y se realiza desarrolla una enorme expansión de la investi-
simplemente a través de la dirección que toma gación contribuyendo al redescubrimiento de
la creación. E n el caso de América Latina el las raíces de la cultura popular americana. Es
mayor peligro proviene de la exagerada difu- por lo tanto un factor de suma importancia en
sión de la música de origen anglosajón. el descubrimiento de la identidad cultural y en
L a nueva canción, por la variedad de su el despliegue de la conciencia popular. E s una
producción, recubre todos los aspectos de de las posiciones avanzadas en la defensa de
la música popular y n o puede ser definida lo propio que no solamente busca resguardar
tomando en cuenta únicamente sus aspectos lo ya recuperado, sino fertilizarlo en la crea-
formales. Ella existe c o m o música de baile, ción futura.
c o m o canción de texto, c o m o música cercana

Bibliografía

A L C A L D E , Alfonso. Toda L U N A , Félix. Atahualpa P I N A , Juan Andrés. Violeta


Violeta Parra. Buenos Aires, Yupanqui. Madrid, Ediciones Parra, 21 son los dolores.
Ediciones de La Flor, 1974. Júcar, 1974. Santiago de Chile, Editorial
Aconcagua, 1976.
C A B R A L , Sergio. ABC do Sergio
M A N N S , Patricio. Violeta Parra.
Cabral, um desfile dos craques Madrid, Ediciones Júcar, 1977. P L A Z A , Galvarino. Víctor Jara.
da MPB. Río de Janeiro, Madrid. Ediciones Júcar, 1976.
Editora Codeen, 1979. R A M O S T I N H O R Ä O ; José.
M E L L A C , Régine. Chants libres
d'Amérique Latine. París, Les Pequena historia da música
C L O U Z E T , Jean. La nouvelle popular (da modinha à canção
chanson chilienne. París, Editions du Cerf, Í974.
de protesto). Petrópolis, Editora
Seghers, 1975. Vozes Ltda, 1978.
P E T I T D E M U R Â T , Ulyses.
L I N A R E S , María Teresa. La Atahualpa Yupanqui. Antología. TEJADA GÓMEZ, Armando.
música popular. La Habana, Barcelona, Organización Horacio Guaraní, Madrid,
Instituto del Libro, 1970. Editorial Novaro S . A . , 1973. Ediciones Júcar, 1975.
692 Eduardo Carrasco Pirard

Discografia

A M A U R Y . Egrem ID 3580, La M I L A N Ê S , Pablo. Le Chant du Q U I N T E T O T I E M P O , Odeon 3335,


Habana. M o n d e , París. Buenos Aires.

M O R A E S , Vinícius de. A arte de R A M O S , U ñ a . Le Chant du


B U A R Q U E , Chico. Philips
6349398, Río de Janeiro. Vinícius de Moraes, Phonogram Monde L D X 74609, París.
6470580-81, Río de Janeiro.
R O D R Í G U E Z , Silvio. Días y
—. Grandes sucesos de Chico Nova historia da música popular flores. Egrem, La Habana.
Buarque. P D U . P C O - M 6 0 8 4 . brasileira (Colección de más de —. Te doy una canción, Areito,
Río de Janeiro. cuarenta títulos.) Abril Movie Play 170759-8, Madrid.
Cultural, São Paulo.
La canción, un arma de la S O S A , Mercedes. Cantata suda-
revolución, Egrem L D A 3464, P A R R A , Angel. Angel Parra de mericana. Philips 6347080, París.
La Habana. Chile. Le Chant du Monde
L D X 74611, París. i —. Chants de ma terre ei de mon
INTI-ILLIMANI. Canto de pueblos •peuple. Fhilips 6347193, Paris.
andinos. Zodíaco V P A 8227. P A R R A , Isabel. Isabel Parra
canta a Violeta Parra. Dicap V A N D R É , Geraldo. S O M - Maior:
2 C 06492677, París. 3032001, São Paulo.
—. Palimsesto,
E M I 3 C 064 64522, R o m a . P A R R A , Violeta. Le Chili de ViGLiETTi, Daniel. Canciones
Violeta Parra. Arion, para mi América, Le Chant du
ISELLÁ, César. Juanita Laguna. A R N 34222, París. Monde L D X 74362, París.
Philips 6347288, Buenos Aires.
—. Presente, ausente. Le Chant YuPANQUi, Atahualpa. Basta
J A R A , Víctor. El derecho de du M o n d e L D X 74572-73, París. ya, Le Chant du Monde
vivir en paz. Dicap L D X 74457, París.
P U E B L A , Carlos y sus
2 C 06281541, París.
T R A D I C I O N A L E S . Egrem —. Campo abierto, EMI-Odeón
M A N G U A R É . Razones para ' L D A 3410, La Habana. 06080, París.
cantar. Nueva Trova, C U L P 8, Q U I L A P A Y Ú N . Santa María de —. Duerme negrito, Le Chant
Helsinki. iquique, E M I 2 C 06814578, du Monde L D X 44394, Paris.
París.
M A T U S , A d a y Osear. Hombre —. Soy libre, soy bueno, Le
canta, Le Chant du M o n d e —. Darle al otoño . . . Chant du Monde L D X 74371,
L D X 74499, París. E M I 2 C 07072248, París. Paris.