You are on page 1of 2

Ensayo: “Encuentros desafortunados” mensaje del domingo 18 de Agosto

del 2018

Introducción:

Hay cristianos que tienen una mala actitud para encontrarse con Dios, han sido
salvos, han recibido bendiciones, dicen haber entregado su vida al Señor pero
tienen una mala actitud, presentan una mala cara, enojado o amargado. El
mensaje se fundamenta en los textos de Mateo 19:16-30, Marcos 10 y Lucas 18,
es necesario que el Señor nos ubique, nos centre en la actitud correcta y en su
camino como sucedió con el joven rico de Mateo 19.

Desarrollo:

Mateo 19:16-30 trata del joven rico que se acerca a Jesús con una pregunta
¿Qué haré para tener la vida eterna?. En este pasaje Jesús le hace ver a este
joven lo que es necesario para entrar a la vida eterna, como guardar los
mandamientos, el joven comenta que todos los ha guardado, ¿Qué más me falta?
Si quieres ser perfecto anda, vende lo que tienes y dalo a los pobres y tendrás
tesoro en el cielo; y ven y sígueme.

Dice la biblia que el joven se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

El joven jamás se imaginó que Jesús le iba a pedir tal cosa, de hecho el primer
mandamiento dice “No tendrás dioses ajenos delante de mí”, este texto hace
referencia a los ídolos que podemos tener, por ejemplo hay personas que idolatran
a los hijos aunque estos no sean responsables, otro ídolo puede ser el dinero,
como en este caso, Jesús le pide al Joven rico deshacerse de sus riquezas,
precisamente deshacerse de su ídolo más preciado, es el primer mandamiento
que Dios ha establecido en su palabra y por ende es muy importante para
alcanzar la vida eterna.

De esta manera Jesús ubica a las personas en esta realidad de querer alcanzar la
perfección, su argumento comienza “Si quieres ser perfecto…” porque para la vida
eterna es necesario serlo.

Jesús en la tierra era moralmente perfecto, nosotros no lo somos pero podemos


ser perfeccionables.

¿Deseas ser cristiano? Solo te falta una cosa, ser perfecto, contar con todas las
cualidades que Dios pide de un cristiano.

La palabra de Dios dice: “busca primero el reino de Dios y todo lo demás vendrá
por añadidura”, este acto de fe no lo quiso hacer el joven rico, dice el Hno.E.Arturo
“que cuando se trata de dar no se tratan de cantidades, se trata de actitudes” darle
al Sr. Lo que le corresponde es parte de la perfección, hay también cristianos que
siempre llegan tarde a sus compromisos aludiendo que “nadie es perfecto”, como
si esto es algo que todos tenemos por cultura sin pensar que es una falta de
respeto a los demás.

Son encuentros dolorosos a la hora de enfrentar el perfeccionamiento que Dios


quiere hacer en nosotros con nuestras actitudes.

Hay que aprender a compartir a otros cuando están necesitados.

Dios a quienes le honran les da, Jesús no ve mal la riqueza, pero no dice que ser
pobre sea una virtud, el costo de seguirlo es el mismo de hace 2000 años.

La palabra de Dios dice en Lucas 9:23 que hay que dejar la forma egoísta de vivir
si queremos seguir a Dios.

La verdad o nos hace libre o nos puede desconcertar.

Debemos darle a Dios lo que es justo sin que nos duela, hacerlo con sinceridad
con una buena actitud.

Conclusión:

Debemos cambiar nuestra actitud, nuestra forma de darle nuestra vida a Dios si
queremos alcanzar la perfección y la vida eterna, queremos esperar todo de Dios
pero nosotros no le queremos dar ni nuestro tiempo, ni de lo que tenemos que es
solo el 10%, las normas que Dios pone van encaminadas al perfeccionamiento, la
respuesta que Jesús le Dio al joven rico también es vigente para nosotros “si
quieren ser perfecto, anda, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres, y tendrás
tesoros en el cielo, y ven y sígueme.