You are on page 1of 26

son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

Revista de Derecho
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Privado y Comunitario
Claves del Código Civil y Comercial

DIRECCIÓN
H ÉCTOR A LEGRIA
J ORGE M OSSET I TURRASPE

DIRECCIÓN EJECUTIVA
J ULIO C ÉSAR R IVERA

CONSEJO DE REDACCIÓN
A LBERTO J. B UERES
E LENA I. H IGHTON
A ÍDA K EMELMAJER DE C ARLUCCI
R ICARDO L UIS L ORENZETTI
H ORACIO R OITMAN
E DUARDO A. Z ANNONI

SECRETARIO DE REDACCIÓN
M IGUEL A. P IEDECASAS

RUBINZAL - CULZONI EDITORES


Talcahuano 442 - Tel. (011) 4373-0544 - C1013AAJ Buenos Aires
Salta 3464/8 - Tel. (0342) 401-9300 - S3000CMV Santa Fe
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

ÍNDICE GENERAL

Revista de Derecho Privado y Comunitario 2015,


DERECHO PRIVADO
número extraordinario: claves del Código Civil y
Comercial / dirigido por Héctor Alegria y Jorge
Mosset Iturraspe - 1ª ed. - Santa Fe : Rubin- Doctrina
zal-Culzoni, 2015
Título Preliminar del Código Civil y Comercial. Principios
728 p.; 23x16 cm
generales del Derecho argentino, por ELENA I. HIGHTON ...................... 11
ISBN 978-987-30-0584-8
1. Derecho Civil. I. Alegria, Héctor, dir. II. Jorge Mosset El derecho de propiedad en el nuevo Código Civil y
Iturraspe, dir. Comercial: viejos problemas sin nuevas soluciones,
CDD 346 por CARLOS ROSENKRANTZ...................................................................... 113

La aplicación del Código Civil y Comercial a las


relaciones y situaciones jurídicas en curso de
ejecución, por AÍDA KEMELMAJER DE CARLUCCI .................................... 137

Las claves del Código Civil y Comercial en materia


de personas humanas. Comienzo de la existencia.
Capacidad de los menores, por JULIO CÉSAR RIVERA ............................ 195

Las personas jurídicas privadas en el Código Civil y Comercial


argentino y las sociedades, por HORACIO ROITMAN,
RUBINZAL - CULZONI EDITORES HUGO AGUIRRE Y EDUARDO CHIAVASSA ................................................. 227
de Rubinzal y Asociados S. A. Libertad de contratar y libertad contractual,
Talcahuano 442 - Tel. (011) 4373-0544 - C1013AAJ Buenos Aires
por JORGE MOSSET ITURRASPE ................................................................. 259

Diferencias entre la responsabilidad civil contractual y


extracontractual en el nuevo Código Civil y Comercial,
por JORGE MARIO GALDÓS....................................................................... 267
Queda hecho el depósito que dispone la ley 11.723 Claves del Derecho de Familia en el Código
IMPRESO EN ARGENTINA Civil y Comercial, por GRACIELA MEDINA ............................................. 323

7
 
son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

EL DERECHO COMERCIAL EN EL
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


por HÉCTOR ALEGRIA

Considero redundante exponer los argu-


mentos a favor o en contra de la unifica-
ción legislativa del Derecho Privado: en
mi sentir la polémica está agotada.
ISAAC HALPERIN

SUMARIO: I. A modo de prólogo. II. Algunos antecedentes. 1. Antecedentes legislativos.


1.1. En otras legislaciones. 1.2. En Argentina. 2. Antecedentes doctrinales. III. El
Código Civil y Comercial de la Nación (ley 26.994). 1. La codificación como
método legislativo actual. 2. Razones de la unificación. IV. El Derecho Comercial
y su “presencia” en el Código. 1. Breve excursus sobre el concepto de ciencia y
su aplicación al Derecho. 2. El Derecho Comercial: una rama de la ciencia jurídica.
3. La existencia del Derecho Comercial en el Código unificado. 3.1. Código único
y disciplina “autónoma”: el Derecho Privado del mercado. 3.2. La actividad or-
ganizada en el mercado: la empresa. 3.3. El empresario. 3.4. La “institucionalidad”
del empresario. 3.5. Las relaciones surgidas de la actividad del empresario. 4. Dos
palabras sobre “autonomía”. V. Conclusiones.

I. A modo de prólogo
Como anticipo o advertencia a los lectores sobre el “espíritu” de
este trabajo comenzaría preguntando: ¿Han visto ustedes algún trabajo
sobre El “Derecho Civil” en el nuevo Código Civil y Comercial?
La respuesta negativa es evidente. Inmediatamente nos cuestiona-
mos si era necesario aclarar que el Derecho Comercial o –si se quiere–
las bases fundamentales de su sistemática y varias de sus instituciones
están en ese nuevo Código. Como veremos, algunos debaten la con-
veniencia de esa unificación, con importantes razones... o con nostalgia.

441

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

Dejamos aquí esta digresión. No pretendemos agotar con un análisis que “La idea unificadora tiene muy importantes antecedentes legisla-
exhaustivo las cuestiones propuestas en este tema1, sino brindar puntos tivos. Por lo pronto, el Código de las Obligaciones suizo –del año
de debate aptos para desarrollos futuros y, por qué no, para la polémica. 1881– que fue incorporado como Libro V del Código Civil en 1912.
Parodiando con todo respeto a Heiddeger, si el lector nos hiciera “la También fue aceptada por Túnez (1906), Marruecos (1912), Turquía
pregunta por la cosa”2, con relación al contenido de este trabajo, di- (1926), Líbano (1934), Polonia (1934), Madagascar (1966), Senegal
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

remos que nos vamos a centrar en el nuevo Código Civil y Comercial (1967) y, comprendiendo materia civil y comercial, por los códigos
de la Nación3, con especial referencia a la unificación del Derecho civiles de Italia (1942), Unión Soviética (1964), Perú (1984), Para-
Civil y Comercial y los caracteres de este último según el Código. guay (1987), Cuba (1988), Holanda (1992), Mongolia (1994), Vietnam
Por tanto, no nos referiremos en particular a cada uno de los puntos (1995), Federación Rusa (1994), así como por los Códigos únicos en
concretos del tratamiento de instituciones mercantiles, pues ello exor- lo civil y comercial de China (Taiwán) y del Reino de Tailandia, y
bitaría sus fines y su prevista extensión editorial. por los principios generales del Derecho Civil de la República Popular
China, de 1987. El Código Civil de Quebec de 1992 transita un camino
semejante, en especial en cuanto introduce regulaciones propias del
II. Algunos antecedentes
Derecho del Consumo.
Si bien podríamos simplemente remitir a obras que tratan con au- “Desde otro punto de vista ha habido, también, importantes pro-
toridad los antecedentes relativos a la unificación de la legislación yectos de unificación internacional, como el Proyecto de Código uni-
civil y comercial, creemos útil, para dar una cierta completividad al forme de obligaciones y contratos franco-italiano de 1927, criterio que
trabajo, referirnos a algunos antecedentes de distinta clase que prece- –en cuanto al Derecho de Obligaciones interamericano– han preconi-
dieron a la elaboración y sanción del Código ahora vigente. zado distintas conferencias internacionales”.
Debemos agregar, además, que posteriormente se sancionó el Có-
1. Antecedentes legislativos
digo Civil de Brasil de 2002, vigente desde el 11 de enero de 20035,
1.1. En otras legislaciones que unifica ambas ramas del Derecho Privado.
En la nota de la Comisión designada por decreto 685/954 se dijo Con relación a la mención realizada hasta aquí, destacamos que
en Perú si bien no se derogó de manera formal el Código Comercial,
el Código Civil de 1984 unificó el núcleo del Derecho contractual y
1
Ya hemos considerado algunos aspectos en ALEGRIA, Héctor, Proyecto de
Código Civil y Comercial, Derecho Comercial y Derecho concursal, en Revista de
Derecho Comercial, del Consumidor y de la Empresa, ed. esp., Año III, N° 5, octubre Roitman (a quienes la publicación oficial editada por el Ministerio de Justicia de la
de 2012, pp. 29 y ss. Debo advertir que algunos párrafos y citas de ese precedente Nación identifica como firmantes del Proyecto). También formaron parte de esa Co-
se han de reproducir parcialmente o mencionar, pues es una mejor alternativa que la misión –en distintos tiempos– los doctores Aída Rosa Kemelmajer de Carlucci, Augusto
de colocar permanentes remisiones o rehacer parafraseando lo que ya se dijo. En esta César Belluscio y Antonio Boggiano.
Revista, y con motivo del Proyecto del Código Civil y Comercial, versión 2012, se 5
Introducido por ley 10.406, del 10-1-2002. En Brasil también hubo intentos de
publicó el trabajo de VÍTOLO, Daniel Roque, El Derecho Comercial en el Proyecto unificación, como el de 1912 de Inglez De Souza, quien pretendía transformar el
de Código Civil y Comercial de la Nación: ¿Qué queda de él?, en Revista de Derecho Código de Comercio en Código de Derecho Privado; en 1941, se elaboró un Ante-
Privado y Comunitario, N° 2012-3, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, pp. 167 y ss. proyecto de Código de Obligaciones dirigido al ministro Francisco Campos por los
2
HEIDDEGER, Martín, La pregunta por la cosa, Sur, Buenos Aires, 1964. juristas Orozimbo Nonato, Philadelpho Azevedo y Hahnemann Guimaraes. También
3
Ley 26.994, decreto 1795/2014. en 1965 fue elaborado un Proyecto de Código de Obligaciones por Caio Mario Da
4
Integrada, en definitiva, por los doctores Héctor Alegría, Afilio Aníbal Alterini, Silva Pereira, Teóphilo De Azeredo Santos y Silvio Marcondes Machado, que seguía
Jorge Horacio Alterini, María Josefa Méndez Costa, Julio César Rivera y Horacio la orientación del Código Civil italiano de 1942.

442 443

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

la descodificación de otras normas mercantiles6. En Paraguay unificaron Goods Act de 1893. En los Estados Unidos, por otra parte, la sanción
las materias obligaciones y contratos y, paralelamente, se introdujo de los códigos de fondo se encuentra reservada a cada uno de los
una “Ley del Comerciante”7, donde se reguló la profesión del comer- Estados federales pero, sin embargo, se adoptó el Uniform Commercial
ciante, actos de comercio y, entre otros, la empresa individual de res- Code, que no es legislación nacional ni federal, pero ha sido incorporado
ponsabilidad limitada. En Brasil, parte de la doctrina ha bregado por por los diversos Estados por actas particulares. Asimismo, también se
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

la sanción de un nuevo Código de Comercio, atento a que el Código han adoptado legislaciones en forma estatutaria para ciertas cuestiones
Civil de 2002 no respondería a las necesidades del mercado actual en específicas, como sean el Bankruptcy Code o la Federal Trade Commis-
ese país8. sion Act.
También debemos mencionar que ha habido antecedentes de uni- Por otro lado, algunos países sancionaron o proyectan nuevos có-
ficación de las obligaciones y contratos civiles o comerciales9, por digos de comercio11.
ejemplo, el proyecto franco-italiano de 1927, que ya hemos mencio-
nado, y el elaborado por el profesor de Oxford y Londres, Harvey 1.2. En Argentina
McGregor, de 1971, publicado tardíamente en 199410.
Solemos decir que el Derecho Civil y el Comercial nacieron le-
En el sistema anglosajón la unificación rige desde el siglo XVIII,
gislativamente juntos, al menos desde la época de la organización na-
con dos características particulares: las reglas comerciales predominan
por sobre las civiles, y subsisten normas especiales para ciertas figuras
mercantiles. Es dable indicar que en Gran Bretaña se plasmó la nor-
11
mativa a la forma estatutaria con la adopción de la British Sale of Ver Anteproyecto de Ley del Código Mercantil, proyectado por la Comisión
General de Codificación (Sección Segunda de Derecho Mercantil) de España según
Orden del 7-11-2006, publicado por los Ministerios de Justicia y de Economía y
Competitividad, Madrid, 2014; RIVERA, Julio César, La recodificación del Derecho
6
Véase la publicación Régimen comercial peruano, Legis, Lima, 2008, la que Privado argentino, en Revista de Derecho Privado y Comunitario, N° 2012-2, Ru-
solamente comprende las leyes particulares de sociedades, empresa individual de res- binzal-Culzoni, Santa Fe, p. 34, menciona la adopción de un Código de Comercio en
ponsabilidad limitada, títulos valores, derechos de autor y propiedad intelectual, con Francia, en 2001, que en realidad resulta una amalgama del viejo Código de 1807,
una introducción, denominada por HUNDSKOPF EXEBIO, Oswaldo, Repaso histó- con sus reformas puntuales, más otras leyes de carácter general que se fueron san-
rico-analítico del Derecho Comercial peruano. cionando en esta materia, y el Código de la República Checa. No podemos dejar de
7
Ley 1034/83 “Del Comerciante”, del 6-12-83. recordar y recomendar el ya antiguo pero siempre útil Tratado de Derecho Comercial
8
En ese país, en el Código de 2002 se introdujo el Libro II, Do Direito de Comparado, de Felipe Solá Cañizares, t. I, Primera y Segunda Partes, Montaner y
Empresa, que comprende al empresario individual y a las sociedades a partir del Simon, Barcelona, 1963, que muestra un completo panorama a la época de su redacción.
art. 966. En 2011 se presentó un proyecto de Código Comercial, actualmente en Sobre el Proyecto de Unificación del Derecho Privado venezolano, véase MORLES
debate en la Cámara de Diputados, propuesto por el diputado Vicente Cándido (Pro- HERNÁNDEZ, Alfredo, Curso de Derecho Mercantil, UCAB, Caracas, 1998, pp. 98
yecto de ley 1572 de 2011). Este proyecto ha sido sometido a debate público por el y ss. Por último, en COMPAGNUCCI DE CASO, Rubén H., La unificación de los
Ministerio de Justicia y ha recibido importantes apoyos, por ejemplo, de la Confede- contratos en Europa, en L. L. 2005-B-1117, se desarrolla un vasto resumen sobre
ración Nacional de Comercio, que publicó para difusión una Cartilha do Novo Código los distintos proyectos de unificación o armonización de reglas contractuales que fueron
Comercial, Brasilia, CNC, del 2-7-2013. propuestos en el marco de la Unión Europea. Se menciona allí especialmente al proyecto
9
Ver CARVAJAL ARENAS, Lorena, La unificación del Derecho de las Obli- Principles of European Contract Law elaborado en los Congresos de Bruselas de
gaciones civiles y comerciales, en Revista de Derecho de la Pontificia Universidad 1989 y 1991, siendo publicado parcialmente recién en 1995. En adición, también
Católica de Valparaíso XXVII, Valparaíso, Chile, 2006. destacamos la aparición de los Principios Unidroit sobre los Contratos Comerciales
10
Contract Code: Drawn up on Behalf of the English Law Commission, London Internacionales 2010 (hubo anteriores versiones) cuya finalidad fuera la armonización
1994; en traducción española de DE LA CUESTA SÁENZ, J. M. y VATTIER FUEN- entre los sistemas continentales y el sistema anglosajón. En los Fundamentos del
ZALIDA, C., Contract Code. Proyecto redactado por encargo de la Law Commission Proyecto de Código Civil de 1998 se hace una larga enunciación de iniciativas de
inglesa, Barcelona, 1996. clase similar (N° 153 y ss.).

444 445

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

cional, porque el Código de Comercio de 1859/62 –sancionado antes al Código Civil, pero su trabajo, finalmente, no fue tomado en cuenta
de que existiera un Código Civil en la República– contuvo normas para su sanción por el Parlamento.
civiles básicas que, de alguna manera, lo hacían la fuente única de Más adelante, en 1966, la Secretaría de Estado de Justicia creó
los principios de Derecho Privado de Obligaciones y Contratos12. Esa una nueva comisión para la reforma, esta vez integrada por los doctores
particularidad dejó de existir con la adopción del Código Civil con- Guillermo A. Borda. José F. Bidau, Abel M. Fleitas, Roberto Martínez
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

feccionado por el doctor Dalmacio Vélez Sársfield, mediante ley 340 Ruiz, José María López Olaciregui, Alberto G. Spota y Dalmiro Alsina
del 25 de septiembre de 1869. Atienza. Se confecciona entonces un proyecto de reforma del Código
Posteriormente, hubo diversos intentos de modificación del Código vigente que fue suscripto finalmente por los doctores Bidau, Fleitas y
Civil que no preveían la derogación del Código de Comercio ni la Martínez Ruiz. El proyecto fue sancionado por el Parlamento y pro-
unificación de ambas materias. Así, mencionamos el Anteproyecto del mulgado por el Poder Ejecutivo como ley 17.711, de fecha 22 de abril
año 1926, de autoría de Juan Antonio Bibiloni13; el Proyecto de 1936, de 196816.
suscripto por los doctores Roberto Repetto, Rodolfo Rivarola, Héctor Luego de esta importante reforma, el proceso de modificación se
Lafaille, Enrique Martínez Paz y Gastón Federico Tobal14, y, espe- vio desacelerado con motivo de los avances significativos que se habían
cialmente, el Anteproyecto de 1954, redactado bajo la dirección del efectuado en la materia a raíz de la sanción de la ley 17.711, antes
doctor Jorge Joaquín Llambías con la colaboración de los doctores citada.
Roberto Ponssa, Jorge A. Mazzinghi, Jorge E. Bargalló Cirio y Ricardo Sin embargo, pasado el tiempo se reinició el proceso de reforma,
Julio Alberdi15. transitando un largo camino de proyectos que pretendían la unificación
Ulteriormente, el presidente Arturo Frondizi promovió la designa- de la legislación civil y comercial vigente. Los proyectos que fueron
ción de otra comisión presidida esta vez por el doctor Luis M. Boffi elaborados desde entonces son los siguientes:
Boggero –entonces ministro de la Corte Suprema de Justicia de la (i) Proyecto de Unificación de la Legislación Civil y Comercial,
Nación– e integrada también por los doctores Eduardo Busso y Pedro proveniente de la Cámara de Diputados de la Nación de 198717.
León. Este grupo de juristas debía redactar las bases de una reforma (ii) Comisión designada en 1990 (resolución 403/90 de la Secre-
taría de Justicia), presidida por el doctor Manuel Antonio
Laquis18.
12
Ver MALAGARRIGA, Carlos C., Cien años de vigencia y de reformas, en
(iii) Comisión designada en 1991 mediante resolución 578/91, in-
Libro del Centenario del Código de Comercio, comp. por la Comisión Nacional de
Homenaje a los Dres. Dalmacio Vélez Sársfield y Eduardo Acevedo, integrada por tegrada por los doctores Jorge Horacio Alterini, Luis F. P.
los Dres. Carlos Alberto Acevedo, Atilio Dell’Oro Maini, Carlos C. Malagarriga,
Agustín Nicolás Matienzo, Mauricio Yadarola y Héctor Alegria (secretario), Buenos
Aires, 1966. 16
ALTERINI, Atilio Aníbal y LÓPEZ CABANA, Roberto M. (dirs.). Reformas
13
Proyecto de Código Civil argentino, ed. por Antonio Lacort, Buenos Aires, al Código Civil, 1ª ed., Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1993, t. 5, pp. 11 y 12.
1938. 17
Proyecto de Código Civil, Astrea-Depalma, Buenos Aires, 1987. El Proyecto
14
Ibíd. de Código Civil de 1987 fue elaborado por la Comisión Especial de Unificación
15
El proyecto de Código Civil fue realizado entre los años 1950 a 1954 por el Legislativa y Comercial de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, confor-
Instituto de Derecho Civil, una oficina técnica dependiente del Ministerio de Justicia mada por los Dres. Héctor Alegria, Atilio Alterini, Jorge Alterini, Miguel C. Araya,
de la Nación. El Anteproyecto no fue enviado al Parlamento a raíz de los sucesos Francisco De la Vega, Horacio Fargosi, Sergio Le Pera y la Dra. Ana Isabel Piaggi.
políticos ocurridos en 1955. El texto completo de este trabajo fue publicado recién 18
ALTERINI y LÓPEZ CABANA (dirs.), ob. cit., p. 18. Esta comisión se en-
en 1968 por el Instituto de Derecho Civil y Comparado de la Facultad de Derecho contraba también integrada por los Dres. Alberto J. Bueres, Gustavo A. Bossert, Héctor
y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán, a instancias de su director, M. García Cuerva, Jorge Mosset Iturraspe y Eduardo A. Zannoni, quienes propusieron
el Dr. Fernando J. López de Zavalía. una reforma integral al Código Civil. Sus trabajos no fueron publicados.

446 447

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

Leiva Fernández, José María Orelle, Alberto F. Ruiz de Eren- Actualización y Unificación de los Códigos Civil y Comercial de la
chun, Natalio Etchegaray y la doctora Lily R. Flah19. Nación, presidida por el doctor Ricardo Luis Lorenzetti con la cola-
(iv) Proyecto de Unificación de la Legislación Civil y Comercial boración de las doctoras Elena Highton de Nolasco y Aída Kemelmajer
de 1993, elaborado por la denominada Comisión Federal creada de Carlucci. La Comisión presentó un Anteproyecto de Código Civil
por la Comisión de Legislación General de la Cámara de Di- y Comercial de la Nación que contó con la participación de numerosos
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

putados de la Nación, e integrada por los doctores Héctor Ale- profesores y juristas del país y que, mediando modificaciones en su
gria, Jorge Horacio Alterini, Miguel C. Araya, María Artieda trayecto, fue finalmente sancionado mediante ley 26.994 del 8 de oc-
de Duré, Alberto Mario Azpeitía, Enrique C. Banchio, Alberto tubre de 2014.
J. Bueres, Osvaldo Camisar, Marcos M. Córdoba, Rafael Ma-
2. Antecedentes doctrinales
nóvil, Luis Moisset de Espanés, Jorge Mosset Iturraspe, Juan
Carlos Palmero, Ana Isabel Piaggi, Efraín H. Richard, Néstor El debate sobre la unificación, total o parcial (en este último caso
E. Solari, Félix Trigo Represas y Ernesto Wayar20. de obligaciones y contratos), ha sido sostenido en distintos sistemas
(v) Proyecto preparado por la Comisión creada por decreto 468/92, jurídicos y en épocas también diferentes por una cantidad importante
suscrito por los doctores Augusto César Belluscio, Salvador de autores. Un panorama ya antiguo es el que nos brindó el profesor
Darío Bergel, Sergio Le Pera, Julio César Rivera, Federico de la Universidad de Milán, Mario Rotondi, quien como profesor del
Videla Escalada, Eduardo Antonio Zannoni y la doctora Aída Instituto de Derecho Comparado congregó a cuarenta y cuatro profe-
Kemelmajer de Carlucci21. sores de primer nivel de diferentes países para analizar ese tema23. El
(vi) Proyecto de 1998, preparado por la Comisión Honoraria creada debate ha continuado incesantemente y su resumen es imposible de
por decreto 685/95, integrada por los doctores Héctor Ale- efectuar en pocas líneas24. A este respecto pueden verse los trabajos
gria, Atilio Aníbal Alterini, Jorge Horacio Alterini, Julio César de Alpa25, Buonocuore26, y, en igual sentido, Schmidt27, Broseta Pont28
Rivera, Horacio Roitman y la doctora María Josefa Méndez y muchos otros29.
Costa22.
Finalmente, el decreto 191/2011 de fecha 23 de febrero de 2011
23
crea la Comisión para la elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, ROTONDI, Mario, Inchieste di Diritto Comparato (3). L’unité du Droit des
obligations (y sus equivalentes en italiano, inglés, castellano y alemán), Cedam, Pa-
dova, 1974.
24
Un resumen de los distintos argumentos planteados a favor o en contra de la
19
ALTERINI y LÓPEZ CABANA (dirs.), ob. cit., p. 19. Su función fue prime- unificación se encuentra disponible en CARVAJAL ARENAS, ob. cit., pp. 41 y ss.
25
ramente la modificación del Libro Tercero del Código Civil, pero luego, mediante ALPA, Guido, II bicentenario del Code de Commerce e le prospettive del
resolución 1105/91, su trabajo fue ampliado a todo el Derecho Patrimonial y las leyes Diritto Commerciale, en Nuova Giur. Civ. Comm., 2007, II, 291.
complementarias, exceptuando el Derecho Societario. El propósito, justamente, era 26
BUONOCUORE, Vincenzo, Le nuove frontiere del Diritto Commerciale, Edi-
llevar a cabo una unificación del Derecho Civil y Comercial teniendo en cuenta la zioni Cientificce Italiana, Napoli, 2006.
integración de la República Argentina al bloque Mercosur. El trabajo de estas comi- 27
SCHMIDT, Karsten, Derecho Comercial, trad. española con Prólogo de Rafael
siones no ha sido publicado pero fue utilizado para el Proyecto de la Comisión Federal Manóvil, Astrea, Buenos Aires, 1997.
mencionado a continuación. 28
BROSETA PONT, Manuel, La empresa, la unificación del Derecho de Obli-
20
Unificación de la legislación civil y comercial. Proyecto de 1993, Zavalía, gaciones y el Derecho Mercantil, Tecnos, Madrid, 1965.
Buenos Aires, 1994. 29
Véase LIBERTINI, Mario, Diritto Civile e Diritto Commerciale. II Metodo del
21
Reformas al Código Civil, Astrea-Depalma, Buenos Aires, 1993. Diritto Commerciale in Italia, en Revista delle Societá, enero-febrero de 2013, año
22
Proyecto de Código Civil de la República Argentina unificado con el Código 58/2013, fasc. I, pp. 1 a 41. Entre nosotros RIVERA, ob. cit., pp. 11 y ss.; ETCHE-
de Comercio, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1999. VERRY, Raúl Aníbal, Derecho Comercial Económico. Parte general, Astrea, Buenos

448 449

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

En cuanto al Derecho nacional, hemos tenido oportunidad de señalar Nos animamos a decir que a la fecha de la elaboración del Proyecto
la doctrina favorable a la unificación, ya sea total30 o parcial31, así de 2012 y a la de la sanción del nuevo Código Civil y Comercial,
como las opiniones contrarias32. en 2014, había un sustento mayoritario en la doctrina y en la opinión
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Aires, 1987, pp. 93 y ss.; ALTERINI, Atilio Aníbal y ALEGRIA, Héctor, Unifica- a la unificación, los argentinos Isaac Halperin, que comenzó diciendo rotundamente:
ción sustancial del Derecho Civil y del Derecho Comercial, en L. L. del 4-11-2011; “Considero redundante exponer los argumentos a favor o en contra de la unificación
ARAYA, Miguel C., El contenido del Derecho Comercial a partir de la sanción del legislativa del Derecho Privado: en mi sentir la polémica está agotada”, Carlos C. Ma-
Código Civil y Comercial, con interesantes citas, conferencia pronunciada en el Instituto lagarriga e Ignacio Winizky. Véanse también los Fundamentos del actual Proyec-
de Derecho Empresarial de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales to del Código Civil y Comercial de la Nación, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 2012,
de Buenos Aires, en curso de publicación. En igual sentido, ANAYA, Jaime Luis, pp. 443-444.
La unificación del Derecho Privado. Un replanteo necesario, en Anticipo de “Anales”, 31
YADAROLA, Mauricio, Unidad del Derecho Privado, en L. L. 59-996 y ss.,
Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales, Año XXXV, Segunda Época, y también en el Prólogo al libro de ASCARELLI, Tullio, Introducción al Derecho
N° 28, Buenos Aires, 1990. Comercial y parte general de las obligaciones, Ediar, Buenos Aires, 1947.
30
SATANOWSKY, Marcos, Estudios de Derecho Comercial, Editora Argentina, 32
ANAYA, La unificación del Derecho Privado. Un replanteo necesario cit.,
Buenos Aires, 1968, t. I, pp. 181 y ss., con amplia referencia a la opinión de Lisandro N° 28; BUTTY, Enrique Manuel, Legislación civil y comercial: ¿Reforma o cambio?,
Segovia y Leopoldo Melo; MALAGARRIGA, Carlos C., Hacia más allá de los Có- en Derecho Comercial. Doctrinas Esenciales, dir. por Jaime Luis Anaya y Héctor
digos de Comercio y del Derecho Comercial, en Estudios de Derecho Comercial en Alegria, La Ley, Buenos Aires, 2009-I-130 y ss., y en HALPERIN, Isaac y BUTTY,
homenaje al doctor Francisco Orione. Revista del Colegio de Abogados de La Plata, Enrique M., Curso de Derecho Comercial, 4a ed., Depalma, Buenos Aires, 2000,
1969, N° 23 y 30, y del mismo autor, Tratado elemental de Derecho Comercial, Tea, vol. I, pp. 23 y ss.; ETCHEVERRY, Derecho Comercial y Económico. Parte gene-
Buenos Aires, 1963, t. I, pp. 29 y ss.; El Derecho Comercial: su perduración y sus ral cit.; FARINA, Juan M., Presente y futuro del Derecho Comercial, en Revista del
avances sobre el Derecho Civil, estudio leído en la sesión pública de fecha 22-7-66, Derecho Comercial y de las Obligaciones, Depalma, Buenos Aires, 1979, p. 663,
en ocasión de su incorporación a la Academia de Derecho y Ciencias Sociales, to- entre muchos otros, y la posición de la minoría en el Congreso de Derecho Comercial
dos ellos de recomendable lectura; HALPERIN, Isaac, Contratos y obligaciones co- de 1940, entre quienes se destacan Garo, Fontanarrosa, Enz, Orione, Eduardo Williams,
merciales, en Revista de Derecho Comercial y de las Obligaciones, Depalma, 1980, Cermesoni, con la particularidad de que Garo y Ramón Castillo, que se abstuvo,
pp. 161 y ss.; FONTANARROSA, Rodolfo O., Derecho Comercial argentino. Parte opinaron en el debate que todavía no era la oportunidad de esa unificación; ROMERO,
general, 2a ed., Zavalía, Buenos Aires, 1969, t. I, p. 33; CÁMARA, Héctor, Una José Ignacio, Manual de Derecho Comercial. Parte general, 2a ed., Abeledo-Perrot,
aproximación al proyecto de unificación legislativa civil y comercial, en Revista del Buenos Aires, 2008, p. 31, expresa: “Ello no obstante, el Derecho Comercial argentino
Derecho Comercial y de las Obligaciones, Depalma, Buenos Aires, 1987, pp. 379 y ostenta una clara tendencia desintegradora o fragmentaria [...] estos hechos hacen
ss., especialmente a partir de la p. 399; ZAVALA RODRÍGUEZ, Carlos Juan, Código aparecer el reclamo de la unificación como un planteo académico, efectuado fuera
de Comercio y leyes complementarias, Depalma, Buenos Aires, 1959, t. I, pp. 99-11; de un contexto histórico realista”, que reitera en la p. 32; SIBURU, Juan B., Comentario
WINIZKY, Ignacio, La unificación de las obligaciones y contratos de la enseñanza del Código de Comercio argentino, Abeledo, Buenos Aires, 1923, t. I, analiza larga-
universitaria, en L. L. 83-810; FARGOSI, Alejandro E., Hacia la reelaboración co- mente lo que llama “generalización del Derecho Comercial” con gran profundidad,
ordinada de los Códigos Civil y de Comercio, en L. L. 1984-C-1116; RIVERA, Julio al punto que ya contemplaba el Derecho del Consumo (p. 18) y al final de su exposición,
César, Estudios de Derecho Privado, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 2006, t. I, pp. 185 sin perjuicio de reconocer la influencia del Derecho Comercial sobre el Civil, expresa:
y ss., entre otros. Una amplia exposición de los antecedentes del Derecho nacional “...dentro de un Código único de las obligaciones deben reglarse del mismo modo el
y del Derecho Comparado puede verse también en ESTIGARRIBIA BIEBER, María interés privado y el interés social, cosa que jamás será posible dentro del criterio
Laura y PIRIS, Cristian Ricardo, Unificación del Derecho Privado. Unificación de filosófico y político que reposan las legislaciones modernas” (p. 128), lo que desa-
la legislación civil y comercial en la Argentina. Unificación de principios patrimoniales rrolla extensamente. Una oposición implícita a esa unificación surge del Derecho Civil
en el Mercosur, en MARTORELL, Ernesto E. (dir.) y ARDUINO, Augusto H. (coord.), en el trabajo de BORDA, Guillermo A., El Derecho Comercial contra el Derecho
Tratado de Derecho Comercial, La Ley, Buenos Aires, 2010, t. I, pp. 167 y ss. Una Civil, en L. L. 1973-803, reproducido en Derecho Comercial. Doctrinas Esenciales,
completa reseña del Derecho Comparado en la segunda mitad del siglo anterior fue 2009-I-104 y ss., que dice: “en las últimas décadas hemos asistido a un creciente
realizada en el completo libro: ROTONDI, Inchieste di Diritto Comparato. L’unité e insidioso proceso de penetración del Derecho Comercial en el ámbito propio del
du Droit des obligations cit., con la colaboración de 44 autores de los más diver- Derecho Civil...”, diciendo después que esa penetración es ilegítima pues los principios
sos países y continentes, entre los que se encontraron, siempre en sentido favorable del Derecho Civil ocupan un rango preeminente en el orden jurídico, esos principios

450 451

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

jurídica general favorable a la unificación de los Códigos Civil y Co- III. El Código Civil y Comercial de la Nación (ley 26.994)
mercial33. Una vez sancionado, se oyeron voces mayoritariamente apro-
batorias de ese método, aun cuando algunas sostuvieron –como es 1. La codificación como método legislativo actual
natural– diferencias con proposiciones concretas sobre las diversas ins- Como sabemos, el Código sancionado, elaborado por una Comisión
tituciones, y otros siguieron pensando que hubiera bastado una reforma presidida por el doctor Ricardo L. Lorenzetti, e integrada por las doc-
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

parcial al estilo de las propuestas de 1987 y 199334. toras Elena Highton de Nolasco y Aída Rosa Kemelmajer de Carlucci,
designada por el Poder Ejecutivo nacional mediante decreto 191/2011,
contiene en su cuerpo la unificación del Derecho Civil y Comercial
se ocupan del hombre y los del Derecho Comercial serían “una típica manifestación
con una nueva redacción total, que produjo la derogación del Código
de ese crudo materialismo que caracteriza al capitalismo liberal”. Civil y del Código de Comercio (art. 4o, ley 26.994), con excepción
31
Tanto el Anteproyecto como el Código fueron objeto de numerosas reuniones de algunos artículos de este último35. También se derogan otras normas
(congresos, jomadas, cursos, conferencias), algunas se plasmaron en libros de relati- (art. 3o, ley 26.994)36.
vamente reciente aparición, como La reforma al Derecho Comercial en el Proyecto
del Código Civil y Comercial de la Nación, Primer Congreso Nacional de Análisis
y Debate sobre el Proyecto del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, Fi-
das-Legis, Buenos Aires, 2012; Los aspectos empresarios en el nuevo Código Civil del Derecho Comercial argentino y después dice: “No hace falta abundar en consi-
y Comercial de la Nación (ley 26.994), Fidas, Buenos Aires, 2015; así como publi- deraciones para advertir que el cambio abrupto de toda la legislación civil y comercial
caciones especiales, como las de esta Revista, que hemos identificado en las notas 1 vigente hasta este momento, importa un hecho de tal trascendencia institucional, que
y 11; asimismo la Revista de Derecho Comercial, del Consumidor y de la Empresa, pone en tela de juicio la propia seguridad jurídica de la Nación y esto es precisamente,
Ed. Esp. Análisis del Proyecto del Código Civil y Comercial, Año III, N° 5, octubre lo que constituye un obstáculo a la procedencia de la iniciativa unificatoria [...] Y
de 2012; L. L. Supl. Esp. Código Civil y Comercial de la Nación, dir. por Ricardo decimos que los códigos históricos generalmente no se sustituyen, salvo que mediaran
Luis Lorenzetti; RIVERA, Julio César; MEDINA, Graciela (dirs.) y ESPER, Mariano graves e importantísimas razones políticas, económicas o sociales, porque el contenido
(coord.), Código Civil y Comercial de la Nación comentado, 1a ed., La Ley, Buenos de estas normas originales, se las ha ido enriqueciendo a través de su permanente
Aires, 2014; Código Civil y Comercial de la Nación. Analizado, comparado y con- aplicación [...] La obra colectiva de la jurisprudencia, el derecho autoral y las diversas
cordado, dir. por Alberto Jesús Bueres, Hammurabi, Buenos Aires, 2015, todos con actualizaciones que se le introducen a través de los procesos inevitables de descodi-
importantes trabajos. ficación, o mediante la actualización circunscrita a algunas de sus instituciones, hace
32
Por ejemplo, entre muchos otros, FAVIER DUBOIS (h), Eduardo M., en diversas que nunca pueda asignárseles el adjetivo de ‘viejos’, pues las leyes no sufren esa
publicaciones y, en especial, La “autonomía” y los contenidos del Derecho Comercial degradación, sino que por el contrario, van incorporando sabiduría que trasciende a
a partir del nuevo Código unificado, en L. L. del 2-2-2015, p. 1, AR/DOC/4719/2014, la propia concepción o intencionalidad de sus autores”.
35
quien dice: “En primer lugar debe advertirse que la sanción de un nuevo Código Los arts. 891, 892, 907, 919, 926, 984 a 996, 999 a 1003, y 1006 a 1017, que
Civil y Comercial se aprecia innecesaria en tanto similares objetivos se podrían ha- se incorporan como arts. 631 a 678, ley 20.094 (Ley de la Navegación).
ber logrado con una reforma del Código Civil anterior, al estilo de la del año 1966 36
“Art. 3o. Deróganse las siguientes normas:
(Borda), más una reforma societaria, sin restar utilidad a casi 145 años de doctrina ”a) Las leyes N° 11.357, 13.512, 14.394, 18.248, 19.724, 19.836, 20.276, 21.342
y jurisprudencia”. –con excepción de su artículo 6°–, 23.091, 25.509 y 26.005;
“Sentado ello, el nuevo Código presenta una excelente sistemática, es claro, es ”b) La Sección IX del Capítulo II –artículos 361 a 366– y el Capítulo III de la
breve, es docente, es moderno y trae soluciones muy útiles e interesantes a diversos ley 19.550, t. o. 1984;
problemas, aun cuando pueda merecer algunos reparos en materia de derechos reales”.
”c) Los artículos 36, 37 y 38 de la ley 20.266 y sus modificatorias;
“Adviértase que logra articular al mismo tiempo un sistema publicista de defensa
”d) El artículo 37 del decreto 1798 del 13 de octubre de 1994;
de la igualdad y derechos humanos, con un sistema privatista en materia contractual,
además de una adecuada defensa del consumidor”. ”e) Los artículos 1° a 26 de la ley 24.441;
Compárese PALMERO, Juan Carlos, Evolución y tendencias del Derecho Co- ”f) Los Capítulos I –con excepción del segundo y tercer párrafos del artículo 11–
mercial argentino, en Centenario del Código de Comercio venezolano de 1904, coord. y III –con excepción de los párrafos segundo y tercero del artículo 28– de la ley 25.248;
por Alfredo Morles Hernández e Irene de Valera, Academia de Políticas Económicas ”g) Los Capítulos III, IV, V y IX de la ley 26.356”.
y Sociales, Caracas, 2004, t. I, pp. 232 y ss., donde recuerda el dualismo integrativo Compárese VÍTOLO, ob. cit., en nota 1, pp. 194-195, la que dice: “Pero en orden

452 453

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

Una cuestión inicial consiste en replantear si la codificación resulta “La primera pretensión, surgida de la necesidad de los primeros
un método legislativo eficiente en el sistema legal moderno. En el tiempos, concebía a un Código como un compendio total del Derecho
trabajo mencionado en la nota 1 nos hemos referido ya al sentido de o bien de la rama del Derecho a la cual se dedicaba. Además tenía
la codificación en el Derecho contemporáneo y nos permitimos repro- un fin político relativo a la unidad territorial de los nuevos Estados y
ducir algunas frases: también, de cierta manera un fin pedagógico, pues evitaba recurrir a
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

“La evolución del pensamiento jurídico sobre la necesidad, estruc- largas investigaciones –siempre opinables– sobre el Derecho vigente,
tura y contenido de los códigos de fondo ha variado con el tiempo, generalmente disperso en antecedentes de muy larga data y origen”38.
como lo destacan numerosos autores”37. “En la actualidad, los códigos, sobre todo un Código Civil (unificado
o no con el de Comercio), es visto como un conjunto de normas flexibles
que instauran principios de la legislación, sin ánimo de exclusividad
en cuanto al contenido formal de todo el universo jurídico39. Adicio-
a la realidad, cabría discernir si no hubiera sido preferible en esta etapa encarar una
nalmente, se incorporan algunas instituciones de uso frecuente, algunas
transformación gradual del sistema y, en lugar de haber concebido un Código único
en todos sus aspectos, se hubiera dado un paso intermedio en una primera experiencia de las cuales contienen figuras matrices que, a su vez, sirven de cauce
unificadora para después de probada la misma, a lo largo de algunos pocos años, se para otras reguladas en el mismo Código o fuera de él40. Sería ilusorio
hubiera consolidado el proceso unificador si la sociedad lo requería”. El autor agrega
que deberían mantenerse excluidas de un cuerpo único las leyes civiles que no puedan
mercantilizarse, y también las mercantiles que no puedan desmercantilizarse, propo-
niendo la sanción de cuatro códigos, un Código Único de las Obligaciones, un Código códigos de sus disciplinas como un sistema abarcador y excluyente, abstracto y ahis-
de Comercio, un Código Civil y un Código del Consumo, todo lo cual formaría un tórico. De otra parte, los historiadores asumen la tarea de estudiar el ciclo codificador
“Sistema de Derecho Privado”, apoyándose parcialmente en la opinión de Garrigues, en toda su dimensión, abordando sus distintas y sucesivas fases: surgimiento, vigencia,
que cita. Este último, en GARRIGUES, Joaquín, Derecho Mercantil y Derecho Civil, renovación, declinación, etc., en todos casos enlazados con los requerimientos del
en Temas de Derecho vivo, Tecnos, Madrid, 1978, pp. 117 a 139, dice que el futuro dinamismo social. Como lo expresé en otra ocasión, casi ninguna investigación his-
del Derecho Privado debe contener tres códigos, a saber: “un Código General de tórico-jurídica puede dar por cumplido su recorrido sin precisar las vinculaciones que
Obligaciones, un Código de Derecho Civil y un Código de Derecho Mercantil, reducido la unen con el contorno social”, pp. 10 y 11.
38
en cierto modo y en cierto modo ampliado también” (ob. cit., p. 137). Asimismo, Véase lugares citados en la nota anterior. Seguramente, por esa razón Vélez
compárese la postura de los autores anteriores con la de FARGOSI, Hacia la reela- Sársfield introdujo sabias notas a su proyecto de Código Civil.
boración coordinada de los Códigos Civil y de Comercio cit, p. 1116, quien defiende 39
Sobre el tema me he expedido con anterioridad. Ver la nota de elevación del
la separación entre Código Civil y Código Comercial, aunque eliminando de este Proyecto del Código Civil de 1997-1998, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, pp. 7-18;
último las disposiciones de aplicación general como, por ejemplo, las normas sobre ALTERINI y ALEGRIA, Unificación sustancial del Derecho Civil y del Derecho
forma, prueba e interpretación de los contratos, comisiones o consignaciones, préstamos Comercial cit., p. 1, y exposición en la mesa redonda del Departamento de Derecho
e intereses, etc. Privado, dedicada al tema de la Unificación legislativa civil y comercial, del 26-10-99,
37
CARONI, Pío, Escritos sobre la codificación, Dykinson, Madrid, 2012, p. XV, publicada en Revista del Notariado, Buenos Aires, N° 860, p. 203.
quien entre otras interesantes reflexiones dice: “La primera de estas vertientes muestra 40
En los Fundamentos del Proyecto de Código Civil y Comercial de 2011-2012
obsesión unificadora típica del ímpetu codificador. Por ella tendía el Código a una se dice: “En la estructura interna del Código se ha respetado el orden de partes generales
cuádruple unificación. En primer lugar, quería ser una ley única, completa y exclusiva que se ha usado en el Proyecto de 1998, el que, a su vez, tiene su base en otras
que, por este motivo, reflejaba un ordo rígidamente sistemático. En segundo lugar, experiencias anteriores. Las partes generales permiten la utilización de conceptos nor-
pretendía regular de manera uniforme todo el territorio estatal. En tercer lugar, buscaba mativos que luego se especifican, así como una lectura más sencilla de todo el sistema”.
dirigirse de igual manera a todos los habitantes y contribuía así, en el fondo suavemente, “El Código se relaciona con otras normas ya existentes en el sistema, y ello ha
a constituir, reforzar o garantizar la unidad política del Estado”, p. XXIII. Véase demandado un esfuerzo importante a fin de lograr la mayor coherencia posible, sobre
también PETRONIO, Ugo, La Lotta per la codificacione, G. Giappichelli, Tormo, todo teniendo en cuenta que esas leyes contienen reglas, frases y vocablos disímiles”.
2002, Cap. I, pp. 7 y ss.; TAU ANZOÁTEGUI, Víctor, La codificación en la Argentina, “Como consecuencia de la constitucionalización del Derecho Privado, hay un
Histórica, Buenos Aires, 2008, Prefacio a la segunda edición, pp. 9 y ss., que expresa: importante contenido de normas de orden público en aéreas relevantes. Es interesante,
“Es decir, de una parte los juristas del Derecho positivo no pueden ya pensar los señalar la función del derecho supletorio como modelo. En materia contractual, por

454 455

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

que un Código fuera pétreo, en el sentido de inmutable, pues el aluvión Fuera de esa primera aproximación nos damos cuenta enseguida
legislativo41 requiere, a veces, su reforma puntual o parcial y, otras, de que las disposiciones del Código Civil eran, directamente, las dis-
la consideración de nuevas o antiguas figuras en leyes especiales”. posiciones generales de las obligaciones y de los contratos comerciales.
El Código de Comercio contenía pocos preceptos relativos a esa parte
2. Razones de la unificación general (arts. 207 a 220), con la particularidad de que algunos de ellos
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

(arts. 217 a 219) también fueron aplicados a las relaciones civiles, por
Generalmente se invocaba como primera razón que impulsaba a la
una ausencia de regulación similar en el Código Civil44.
unificación la dualidad de ordenamientos con relación a ciertos con-
Tampoco puede negarse que las reglas generales, ahora contenidas
tratos: compra-venta, mandato, mutuo, comisión o consignación, so-
en el Título Preliminar del Código Civil y Comercial de la Nación y
ciedades, fianzas y cartas de crédito, depósito y la existencia de reglas
en su Libro Primero (Parte General), eran y son reglas aplicables a
de prescripción parcialmente diferentes42.
las actividades mercantiles o, si se quiere, a las actividades económicas
Posteriormente se adujo “la inexistencia de diferencias de naturaleza
de los privados45.
entre las obligaciones civiles y comerciales, como lo prueba el hecho
Un tema significativo que no he encontrado desarrollado frontal-
de que toda la parte general de las obligaciones se halla unificada y
mente por la doctrina es el siguiente: la mayor parte de la contratación
muchas relaciones jurídicas de índole civil se gobiernan por el Código
moderna está referida a contratos que, de alguna manera, con los có-
de Comercio”43.
digos anteriores eran claramente contratos comerciales, ya por haber
sido contraídos entre “comerciantes”, ya por haberlo sido con una
ejemplo, se describen reglas que pueden ser dejadas de lado por las partes, pero que parte comerciante (aplicación de los arts. 5o y 7o del antiguo Cód. de
cumplen la función de aportar una guía que si es seguida, disminuye los costos de
transacción y litigiosidad”.
Com.)46. Pero no bastaría esta tipificación puramente jurídica: una aten-
“El Anteproyecto respeta los otros microsistemas normativos autosuficientes. Es
decir, se ha tratado de no modificar otras leyes, excepto que ello fuera absolutamente
necesario. Ha sido imprescindible una reforma parcial de la Ley de Defensa de Con- Malagarriga dijo que la unificación del Derecho Privado era propiciada “por varios
sumidores, a fin de ajustar sus términos en los puntos que la doctrina ha señalado profesores eminentes, entre ellos el doctor Leopoldo Melo, y que fuera de la República
como defectuosos o insuficientes. Asimismo, ha sido inevitable una reforma parcial han preconizado centenares de abogados ilustres. Precisamente, el doctor Melo ha
a la Ley de Sociedades, para incorporar la sociedad unipersonal y otros aspectos hecho traer hace un momento de la biblioteca las publicaciones de la labor realizada
sugeridos por la doctrina. En otros casos, se incorporan las leyes con escasas modi- por la comisión mixta francesa e italiana, y allí hay centenares de nombres, los más
ficaciones, como ocurre por ejemplo, con las fundaciones y el contrato de leasing. ilustres de la ciencia de Francia e Italia, partidarios de la unificación”. A su turno,
Finalmente, en otros casos, no hay ninguna modificación como sucede con la Ley Yadarola agregó importantes fundamentos (pp. 161 y ss.) y recordó un comité ítalo-
de Seguros y Concursos y Quiebras”. germano que en 1938 resolvió proyectar una legislación uniforme sobre la base de
41
Término muy significativo y apropiado, que se atribuye a Minervini por BON- los informes de Asquini, de Roma, y de Nipperdey, de Colonia.
44
FANTE, Guido y COTTINO, Gastone, L’Imprenditore, en Trattato di Diritto Com- Ver ALEGRIA, Héctor, La interpretación de los contratos en el Derecho ar-
merciale, dir. por Gastone Cottino, Cedam, Milano, 2001, vol. I, p. 400. gentino, en Reglas y principios del Derecho Comercial, La Ley, Buenos Aires, 2008,
42
Leone Bolaffio decía que “si ciertas normas son buenas para asegurar el respeto pp. 71 y ss., y también en L. L. 2003-E-952, especialmente pp. 92 y ss.
45
a los pactos, para garantir al comprador de la seriedad y bondad de la adquisición, Y también a relaciones jurídicas regladas por el Derecho Administrativo en
y asegurar al vendedor el pago del precio, no se entiende por qué las mismas no que intervienen privados, tema sobre el que existe un importante debate doctrina-
deben ser aplicadas tanto si la compraventa es comercial, como si es civil”, citado rio. Véase: CASSAGNE, Juan Carlos, Características principales del régimen de
en la ponencia de PRANCIONI, Isaac, Actas, Primer Congreso Nacional de Derecho contrataciones de la administración nacional, en http://www.cassagne.com.ar/publi-
Comercial, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Buenos Aires, 1943, t. I, p. 116. caciones.asp, y en El contrato administrativo, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1999;
43
LANCELOTTI, Miguel Ángel, Actas, ponencia en el Primer Congreso Nacional MAIRAL, Héctor A., De la peligrosidad o inutilidad de una teoría general del
de Derecho Comercial, Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, Buenos Aires, 1943, contrato administrativo, en E. D. 179-655, entre otros.
t. II, p. 19, y debate en la Tercera Sesión, pp. 143 y ss. Allí, entre otros, el profesor 46
El maestro LÓPEZ DE ZAVALÍA, Femando J., Teoría de los contratos, t. I,

456 457

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

ta observación de la realidad nos indicaría inmediatamente que las Además, debemos recordar que muchas instituciones que antes re-
modernas teorías del contrato, que hacen su centro en la tutela de la cibían tratamiento diferenciado, aun con antelación a la sanción del
igualdad, la información, la justicia contractual y el equilibrio recu- nuevo Código, ya tenían normas de unificación, así, por ejemplo, las
perado, la noción de cláusulas abusivas y la interpretación de los con- sociedades “comerciales” podían tener objeto civil y seguir mante-
tratos por adhesión e, incluso, la tutela del consumidor, han surgido niendo la calificación mercantil48; aún más, las asociaciones, cualquiera
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

fundamentalmente de relaciones económicas modernas, ya sea como fuera su objeto, “que adopten la forma de sociedad bajo alguno de los
negocios entre empresarios, ya como relaciones entre estos y los con- tipos previstos, quedan sujetas a sus disposiciones”49; el tratamiento
sumidores47. unificado de los concursos50 y, entre otros, y como clave de bóveda,
las reglas del Título Preliminar (I) y de aplicación subsidiaria del Có-
digo Civil51. Además, la Ley de Defensa del Consumidor 24.240 y su
Parte general, Zavalía, Buenos Aires, 2003, p. 112, dijo: “...tendremos que reconocer reforma vienen a aplicarse de manera horizontal a todas las ramas del
que pocos son los contratos que escapan al Derecho Comercial, y que todos a diario
concluimos negocios regidos por ese Derecho”. Es interesante señalar que el maestro
Derecho que se vean comprendidas en sus disposiciones generales52.
estaba de acuerdo con la unificación pero que no podría hacerse en el Código de Si se aceptara un cierto “gradualismo”, consistente en un Código
Comercio. En p. 113 agregó: “...no sólo porque no se nos ocurre qué podrían hacer único de relaciones patrimoniales, o semejante, lo cierto es que ese
en un Código de Comercio los contratos gratuitos como el de donación, sino, parti-
Código debería excorporarse del Código Civil, dejando, en consecuen-
cularmente, porque así se devolvería a la madre común lo que por razones históricas
se separó, una vez desaparecidas las mismas”. cia, vacío el actual Libro Segundo del antiguo Código Civil, mientras
A todo evento, coincidimos también con lo sostenido en FAVIER DUBOIS (h), que, por otra parte, la Parte General y el Libro Primero seguirían
La “autonomía” y los contenidos del Derecho Comercial a partir del nuevo Código siendo referencia como sustento de ciertos aspectos de las relaciones
unificado cit., por cuanto se observa que “en los contratos antes duplicados y ahora
unificados, corresponde afirmar que se dio, en general, preferencia a la solución co- económicas del presunto Código separado y, también, en cierta medida,
mercial por sobre la solución civil, la que aparece regulada como regla, mientras que
la solución civil queda, en algunos casos, como excepción conforme con las circuns-
tancias” (ob. cit., p. 26, con los ejemplos allí mencionados). sonas jurídicas, a las sociedades mercantiles cualquiera sea su objeto y a las personas
47 jurídicas que no siendo empresarias ejerzan alguna de las actividades expresadas en
La doctrina ha señalado que la noción de “proveedor” del Derecho del Consumo
este artículo. Ver Anteproyecto del Código Mercantil citado, art. 001-2. Debe señalarse
dice relación con el carácter profesional de este (art. 2o, ley 24.240, redacción por
que los empresarios y las personas jurídicas reciben la denominación general de “ope-
ley 26.361). Ver XXII Jomadas Nacionales de Derecho Civil, 5o Congreso Nacional
radores del mercado” y dentro de la calificación se incluye también a: “c) las personas
de Derecho Civil, Córdoba, 2009, Comisión N° 9, Derecho interdisciplinario y de-
jurídicas que, aun no siendo empresarios y con independencia de su naturaleza y
rechos del consumidor, punto 3: “A los fines de establecer la noción de proveedor
objeto, ejerzan alguna de las actividades expresadas en este artículo, así como los
resultará determinante su carácter profesional”. En igual sentido, STIGLITZ, Rubén S.,
entes no dotados de personalidad jurídica cuando por medio de ellos se ejerza alguna
La teoría del contrato en el Proyecto del Código Civil y Comercial de la Nación,
de esas actividades” (art. 001-2, inc. c).
en L. L. 2012-C-1288, Cap. IV, punto 4, donde dice: “Cabe admitir que la expresión 48
‘profesional’ es de tal magnitud que atrapa en su formulación a la ‘actividad comercial, Ley de Sociedades Comerciales 19.550 (t. o. 1984), art. 1o.
49
industrial y artesanal’, por lo que cabe una sugerencia: que se reemplace todo el Nota anterior, art 3o.
50
enunciado descriptivo del Proyecto sólo por la frase ‘actividad profesional’ que lo Leyes 19.551 y 22.917, criterio seguido por la ley 24.522.
51
comprende”. Así lo dicen expresamente, por ejemplo, algunas leyes, como la francesa, Código de Comercio, Título Preliminar: “I. En los casos que no estén espe-
2014-344, del 17-3-2014, y el Code de la consommation, art. 1o, y muchos otros en cialmente regidos por este Código, se aplicarán las disposiciones del Código Civil”,
su texto. Véase también STIGLITZ, Rubén S., El nuevo orden contractual en el y art. 207: “El derecho civil, en cuanto no esté modificado por este Código, es aplicable
Código Civil y Comercial de la Nación, en L. L. del 15-10-2014, AR/DOC/3668/2014. a las materias y negocios comerciales”.
52
El Proyecto del Código de Comercio español coloca dentro de la definición de “em- Véase: ALEGRIA, Héctor y LÓPEZ CABANA, Roberto M., Unificación le-
presario” a quienes ejerzan en su nombre y profesionalmente una actividad económica gislativa civil y comercial, en Revista del Notariado, Buenos Aires, del 26-10-99, N°
organizada de producción o cambio de bienes con prestación de servicios para el 860, p. 203, y en L. L. Online. También ALEGRIA, Héctor, Régimen legal de pro-
mercado, incluidas las actividades agrarias y artesanales, comprendiendo a las per- tección del consumidor y Derecho Comercial, en L. L2010-C-281, AR/DOC/512/2010.

458 459

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

lo serían el Libro Tercero, De los derechos reales, y el Libro Cuarto, y elemental– sobre el Derecho en general como ciencia y sobre la
De los derechos reales y personales. Disposiciones comunes, com- conceptuación del “Derecho Comercial”, a su vez, como rama cien-
prendiendo sucesiones y parte, al menos, de las reglas de prescripción. tífica.
Adviértase, por ello, que la comisión creada por el decreto 468/92 Como fuera enunciado en un trabajo anterior55, la inclusión del
(Proyecto 1993 PEN), que ya hemos mencionado, centró su atención Derecho dentro del concepto amplio de ciencia ha despertado arduos
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

en la redacción de un nuevo Libro Segundo del Código Civil, aunque debates dentro de la filosofía y por los juristas56. Sin embargo, creemos
no pudo soslayar la necesidad de adentrarse en otras materias que no sólo posible sino también pertinente la postulación de una respuesta
requerían una preferente atención. En realidad, parecería que la moción positiva, por cuanto hace falta exponer un correcto entendimiento acer-
“gradualista” estuviera movida por un cierto temor a la absorción de ca de la consideración del Derecho Comercial como una rama específica
una materia por otra53. del Derecho, entendido hoy este último como un ordenamiento cien-
Finalmente, puede objetarse que fuera del Código ahora unificado tífico abarcativo de esta y de otras tantas ramas en particular57.
se mantienen una serie importante de leyes que lo complementan e, Por consiguiente, corresponde iniciar nuestro estudio a partir de la
incluso, forman “microsistemas”. Esta peculiaridad enlaza perfecta- definición de “ciencia”, la cual se encuentra descripta por la Real
mente en la concepción del Código como un conjunto normativo de Academia Española (RAE) como el “conjunto de conocimientos ob-
principios pero no una enciclopedia de todo el Derecho vigente54. tenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente
estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales”58.
IV. El Derecho Comercial y su Adicionalmente, la RAE incluye, entre otras, las siguientes derivacio-
“presencia” en el Código nes, a saber: (i) ciencia pura: “estudio de los fenómenos naturales y
otros aspectos del saber por sí mismos, sin tener en cuenta sus apli-
1. Breve “excursus” sobre el concepto de
caciones”, y (ii) ciencias humanas: “las que, como la psicología, an-
ciencia y su aplicación al Derecho
tropología, sociología, historia, filosofía, etcétera, se ocupan de aspectos
Aun a riesgo de salirnos del foco de lo que estamos desarrollando, del hombre no estudiados en las ciencias naturales”.
dado que hay un gran debate sobre la perduración del Derecho Co- Ahora bien, es justamente la posibilidad de “deducción de principios
mercial después del Código y, eventualmente, sobre su carácter, nos y leyes generales” –contenida en la primera definición de la RAE
ha parecido conveniente un breve desarrollo –naturalmente mínimo antes transcripta– lo que devino en un debate acerca de la posibilidad
de incluir al Derecho dentro del universo científico, pues su mutabilidad
temporal o espacial afectaría esta característica. En este sentido, An-
53
Las clásicas corrientes denominadas de “comercialización del Derecho Civil”
y “civilización del Derecho Comercial”. Al respecto, ver RIVERA, Julio César, Co-
55
dificación, descodificación y recodificación del Derecho Privado argentino a la luz ALEGRIA, Reglas y principios del Derecho Comercial cit., 1a ed., pp. 589
de la experiencia comparada, en Código Civil y Comercial de la Nación comentado, y ss.
dir. por Julio César Rivera y Graciela Medina, 1a ed., La Ley, Buenos Aires, 2014, 56
Ibíd., especialmente en los antecedentes contenidos en las notas al pie N° 3 y 4.
57
t. I, p. 43. Compartimos aquí la postura expresada por BOBBIO, Norberto, Teoría general
54
LORENZETTI, Ricardo L., Presentación del Proyecto, La Ley, Buenos Aires, del Derecho, 3a ed., Nomos, 2007, p. 145. En este sentido, el autor argumenta que
2012, p. 3, dice: “I) Paradigmas y principios jurídicos. Un Código del siglo XXI se para una correcta definición de Derecho es necesario notar que las normas jurídicas
inserta en un sistema complejo, caracterizado por el dictado incesante de leyes espe- en particular son –o no– eficaces dentro de una “compleja organización que determina
ciales, jurisprudencia pretoriana y pluralidad de fuentes. La relación entre un Código la naturaleza y entidad de las sanciones, las personas que deben aplicarlas y su eje-
y los microsistemas jurídicos es la del sol que ilumina cada uno de ellos y que los cución”. Dicha organización es, en efecto, el “producto” de un ordenamiento jurídico.
58
mantiene dentro del sistema” (el énfasis es agregado). Ver definiciones disponibles en http://lema.rae.es/drae/?val=ciencia.

460 461

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

tonio Hernández Gil se refiere en su excelente obra Problemas epis- como las blandas –el estudio de la civilización, el Derecho, la historia
temológicos de la ciencia jurídica59 a las afirmaciones del jurista ale- o las ciencias sociales– conservan detrás una misma raíz: la episte-
mán J. Von Kirchmann, quien adujo ya en 1847 la acientificidad del mología63. Esta última protagonista, madre de todas las clasificaciones
Derecho y dijo: “Tres palabras rectificadoras del legislador, y biblio- anteriores, ha de ser entendida como una disciplina que permite el
tecas enteras se convierten en basura”60. En respuesta a este último estudio del conocimiento de la ciencia, analizando los distintos con-
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

argumento, sostiene Hernández Gil que: textos históricos, sociológicos y del comportamiento humano64.
“En definitiva: la variación de las leyes no es la medida de la Extendiéndonos con respecto a este asunto, no es menor destacar
variación del Derecho, y la variación del Derecho en el tiempo (y la posición adoptada por los profesores Alchourrón y Bulygin, cuyo
también en el espacio) es proporcionalmente inferior a otras mutaciones punto de vista estimamos acertado al afirmar que la explicación cien-
apreciables en nuestro entorno y en el hombre mismo. Con la tesis tífica que brinde una u otra ciencia varía según se trate de ciencias
de que la variación del objeto del conocimiento excluye el saber cien- formales, empíricas o normativas. De esta manera, sostienen los autores
tífico quedarían borradas grandes áreas de la ciencia y no sólo la ju- citados que las ciencias formales van a buscar una prueba o demos-
rídica”61. tración de un determinado descubrimiento; mientras que las empíricas,
Comparte esta postura Novelli, quien agrega que la idea actual de por otra parte, han de demostrar causalmente que un fenómeno cons-
ciencia admite que los descubrimientos científicamente comprobados tituye un caso que se subsume dentro de una ley general65.
estén expuestos a modificaciones históricas y argumentaciones sus- Por último, restaría definir cuál es el método científico que utiliza
ceptibles de debate62. En efecto, también Vanossi refuta las afirma- una ciencia normativa como lo serían el Derecho o la ética. Allí, vale
ciones de Kirchmann, pues –si bien el Derecho entraría de todos modos entender que la búsqueda “no consiste en la explicación causal del
bajo la definición de ciencia humana o ciencia blanda– tanto las lla- hecho de la acción, sino en indicar las razones que hay para decir que
madas ciencias duras –aplicadas para el entendimiento de la naturaleza- la acción es obligatoria, permitida o prohibida”66. Así, tal como sostiene

59 63
HERNANDEZ GIL, Antonio, Problemas epistemológicos de la ciencia jurídica, VANOSSI, Jorge Reinaldo, Ciencias “duras” y ciencias “blandas”: ¿Compor-
1ª ed., Civitas, Madrid, pp. 17 y ss. tamientos estancos o apoyaturas metodológicas compartidas?, Comunicación en sesión
60
La versión completa de los dichos de Von Kirchmann puede verse en La ju- privada de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, del 23-7-2003,
risprudencia no es ciencia, trad. de A. Truyol, Centro de Estudios Constitucionales, disponible en http://www.ancmyp.org.ar/user/files/ciencias_duras_y_ciencias_blandas-
Madrid, 1983. Al respecto, ver también el análisis realizado en NOVELLI, Mariano H., vanossi-2003.pdf.
64
Las ideas de Kirchmann acerca de la ciencia jurídica. Consideraciones sobre epis- Existen distintos referentes dentro de los que construyeron una “Ciencia del
temología y Derecho, en Revista del Centro de Investigación de Filosofía Jurídica y Derecho” y sus distintas exposiciones, tales como: Carlos Cossio, Hans Kelsen, Ciuro
Filosofía Social, N° 29, 2006, pp. 103 a 109. Allí, el autor manifiesta que los dichos Caldani, José María Rodríguez Paniagua, Alf Ross, Karl Olivercrona, Javier Hervada,
de Kirchmann se corresponden con una visión antigua de la ciencia, reducida a las Herbert Lionel Adolphus Hart, Robert Alexy, etc. Si bien constituye una tarea por
ciencias naturales y la observación neutral. Afirma Novelli entonces: “He aquí lo que demás interesante, sus posturas individuales exceden a la brevedad de nuestro trabajo,
para Kirchmann es la prueba de la acientificidad del Derecho. En tanto que los objetos remitiéndonos por ello al resumen desarrollado en LELL, Helga María, “Ciencia”
de la naturaleza conservan sus mismas características a través de los tiempos –la rosa del Derecho y normas jurídicas: problemas de jerarquía, de atribución de sentido y
florece hoy día igual que en el paraíso– y permiten que la ciencia, en su lento esfuerzo de referencialidad, en Revista Derecho y Ciencias Sociales, Instituto de Cultura Jurídica
secular, llegue a comprenderlos, a descubrir las leyes que los rigen, a formular los y Maestría en Sociología Jurídica, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, UNLP,
conceptos que las expresan y a exponerlos en un sistema coherente, lo inverso ocurre abril de 2013, N° 8, pp. 167 a 169.
65
con la jurisprudencia. Cuando esta encuentra, tras largo camino, el auténtico concepto ALCHOURRÓN, Carlos E. y BULYGIN, Eugenio, Introducción a la metodo-
de una institución y sus verdaderas leyes, el objeto entre tanto ha cambiado” (p. 106). logía de las ciencias jurídicas y sociales, 4a ed., Astrea-Depalma, Buenos Aires, 2002,
61
HERNÁNDEZ GIL, ob. cit., p. 19. pp. 228 y 229.
62 66
NOVELLI, ob. cit., p. 107. Íd., p. 229.

462 463

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

Acebedo, para entender lo que constituye la ciencia jurídica debemos miten entender que los comportamientos sociales han evolucionado y,
comprender que “afirmar que la ciencia jurídica estudia lo que es De- junto con ellos, se han modificado las leyes o normas jurídicas que
recho en un determinado ordenamiento jurídico positivo, reservando los acompañan y forman el Derecho. Este progreso evolutivo no quita
la valoración para una filosofía, equivale a suponer que los legisladores a las normas jurídicas de validez o fuerza científica, sino que, contra-
se han limitado a copiar las relaciones humanas tales como se suceden, riamente, fortalece aún más su estudio y desarrollo69.
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

sin imprimirles direcciones, sin imponerles un deber ser. De antemano, En definitiva, las discrepancias desaparecen si se entiende la dife-
la ciencia del Derecho está colocada ante una valoración, susceptible rencia entre leyes físicas y leyes jurídicas, donde las primeras caen
sí, de nuevas valoraciones”67. frente a un hecho que las contradiga, mientras que “el hecho de que
Considerando todo lo anterior, es dable concluir que el Derecho una ley jurídica sea violada le da a esta un relieve mayor, y hace
constituye una ciencia humana a pesar de la reticencia de quienes sentir más rotundamente la verdad de la misma, en su sentido puramente
defienden una postura, ya superada, que entiende la ciencia meramente ideal”70. De esta manera, las leyes jurídicas no están sujetas a la rigidez
como el estudio observacional de los fenómenos naturales68. Así, el de las ciencias duras, sino que su propia adopción ha de generar pro-
desarrollo del conocimiento y el estudio del hombre en particular per- cesos evolutivos que vuelven más dinámica a la relación entre el cien-
tífico y su objeto de estudio.

67
ACEBEDO, Ignacio, De la ciencia del Derecho, Cap. II de su tesis de grado, 2. El Derecho Comercial: una rama de la ciencia jurídica
publicada en Revista Estudios de Derecho, vol. XVII, N° 53, Sección I: Trabajos
jurídicos, Universidad de Antioquía, Colombia, p. 317.
Sentada una postura con respecto a la cientificidad del Derecho,
68
Nos referimos a este asunto, por cuanto incluso la primera definición postulada resta evaluar cuál es la ubicación actual del Derecho Comercial71
por la RAE citada ab initio parece reducirse a la visión antigua del concepto de dentro de la normatividad total que conforma el ordenamiento en su
ciencia. Aún más, si bien la RAE contiene una definición derivada de “ciencias hu- integridad.
manas”, no incluye al Derecho como una de ellas, permitiéndose un cierto grado de
ambigüedad mediante un “etcétera” que esquiva –sabiamente, quizás– emitir un juicio En este sentido, y teniendo en cuenta lo expuesto en parágrafos
sobre las consideraciones aquí expuestas. Para mayor bibliografía sobre este debate anteriores, la actividad económica constituye una actividad humana
y sus exponentes, ver también LELL, ob. cit, pp. 165 a 184; MUÑOZ ROCHA, que lejos está de extinguirse, ya que opera, por el contrario, en constante
Carlos, La ciencia del Derecho, Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM, dis-
ponible en http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/jurid/cont/20/pr/pr31.pdf;
expansión. Esta expansión implica modificaciones –con cambios con-
PEÑA GONZALEZ, Carlos, El valor científico del Derecho, en Derecho y Humani- secuentes en la normatividad– que no pueden entenderse como des-
dades, N° 6, Universidad de Chile, 1998; VERNENGO, Roberto J., Ciencia jurídi- conocimientos respecto de la subsistencia del comercio72 o la rama
ca o técnica política: ¿es posible una ciencia del Derecho?, en Doxa, N° 3, 1986,
pp. 289-295; ATIENZA, Manuel, Sobre la jurisprudencia como técnica social. Res-
puesta a Roberto J. Vernengo, en Doxa, N° 3, 1986, pp. 297-311; ACEBEDO, ob. cit.,
69
pp. 304 a 319; ROSS, Alf, Hacia una ciencia realista del Derecho. Crítica del dualismo POPPER, Karl, Búsqueda sin término, Tecnos, Madrid, 1977, se refiere en su
en el Derecho, 1a ed., Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1961; DEL VECCHIO, Giorgio, obra a la desilusión que sufrieron los científicos, que buscaban la aplicación general
Filosofía del Derecho, 9a ed. española, Bosch, Barcelona, 1974; ROBLES, Gregorio, y absoluta de sus descubrimientos, al notar las contradicciones necesarias que postu-
Epistemología y Derecho, 1a ed., Pirámide, Madrid, 1982; GIOJA, Ambrosio L., Ideas laron, por ejemplo, la teoría de la relatividad o la mecánica cuántica.
70
para una filosofía del Derecho, ed. por sucesión de Ambrosio L. Gioja, 1a ed., Buenos DEL VECCHIO, ob. cit., p. 318.
71
Aires, 1973, t. I; DIEZ-PICAZO, Luis, Experiencias jurídicas y teoría del Derecho, Cuando nos referimos al “Derecho Comercial” ha de entenderse que lo hacemos
1a ed., Ariel, Barcelona, 1975; DUVERGER, Maurice, Métodos de las ciencias sociales, también a cualquier denominación que se entienda que debe sustituir el “Derecho de
1a ed., Ariel, Barcelona-Caracas, 1962; VEGA, Jesús, La idea de ciencia en el Derecho. la empresa”, de la “navegación”, de la “actividad económica privada”, etc.
Una crítica histórico-gnoseológica a partir de la idea de “ciencia normativa”, 1a 72
Igualmente, cuando nos referimos al “comercio”, lo hacemos a la actividad
ed., Biblioteca Filosofía en Español, Pentalfa, Oviedo, 2000. económica de los privados, o de la empresa, o de los empresarios.

464 465

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

comercial per se73. Con esto queremos decir, en otras palabras, que raciones que efectúe el legislador como diseñador de normas no obstan
una variación –por ejemplo– en la denominación que una norma le a la existencia de una rama expositiva comercial independiente dentro
dé al empresario (como sujeto de comercio) no implica necesariamen- de la ciencia del Derecho. Sucede, en cambio, todo lo contrario, pues
te la desaparición ni de los “comerciantes” ni mucho menos del “co- la existencia de variaciones y mutaciones temporales o espaciales en
mercio” como actividad sujeta a normativa específica. Más aún, se- la actividad alimenta y fortalece la diferenciación de la rama comercial
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

ría ilógico que esto nos lleve a considerar la extinción íntegra de la frente a todas las demás, conservando, asimismo, el carácter científico
rama científica del ordenamiento en su totalidad por una contingencia de todas ellas en particular.
como esta.
3. La existencia del Derecho Comercial
Llegamos entonces al foco de nuestro análisis, donde resulta per-
en el Código unificado
tinente citar los estudios de Jesús Vega, quien acertadamente explica
que “la norma no sólo envuelve a un sujeto que opera como sujeto 3.1. Código único y disciplina “autónoma”:
epistemológico, cognoscente, sino también a un sujeto sobre cuyas el Derecho Privado del mercado
acciones aquél aplica la categoría epistémica (el deber)”74. Por consi-
Ya desde Isidoro La Lumia “la autonomía de una disciplina jurídica
guiente, las clasificaciones que efectúe el legislador responden a una
no está, por regla general, subordinada a la existencia de un correlativo
idea de ciencia normativa que ve a la norma como una “relación ideal
Código o cuerpo autónomo y orgánico de leyes, de suerte que caería
entre conductas”75. Así, se presupone el accionar de “dos clases de
en error quien considerase decisiva para resolver negativamente la cues-
sujetos dados en planos distintos aunque coordenados: el que es con-
tión de la autonomía del Derecho Mercantil la circunstancia formal
siderado como sujeto que actúa y el que lo es como sujeto que realiza
de la abolición del Código de Comercio”76.
la operación categorial de idealización de tales acciones, entendiéndose
Entre nosotros, ha habido voces que dejan traslucir cierto temor y
esta idealización –y esto es lo esencial– como un momento cognos-
algún desconcierto ante la derogación del Código de Comercio dis-
citivo, como un proceso científico que da lugar a la norma en su
puesta por el nuevo Código Civil y Comercial77. El tema ha movido
condición de ‘estructura’ construida”. En otras palabras, lo importante
a una gran producción académica de muy variados sentidos y opiniones.
es distinguir las decisiones del legislador o jurista que actúa como
Por otra parte, entendemos firmemente que la sola modificación
científico, del sujeto objeto de su estudio en sí. Ello debe ser así, pues
no desvirtúa el carácter de las normas que se incorporen. Menos aún,
debe entenderse que si bien ambos interactúan a la hora de llegar a
el Derecho Comercial (o la denominación que se prefiera más moderna)
la existencia de una norma, el primero no decide acerca de la existencia
no está supeditado en su existencia a la paralela de un Código de
del segundo, sino que analiza y estudia la evolución de su comporta-
Comercio separado. De lo contrario, el Derecho Comercial existiría
miento para elaborar las normas jurídicas que le sean de aplicación.
sólo en los países donde hay una legislación específica y no existiría
En conclusión, en tanto permanezca la actividad del sujeto empre-
en los otros, lo cual, desde inicio, parece insostenible.
sario –la cual, tal como dijimos, se encuentra en un proceso de ace-
leración constante–, las denominaciones estructurales o las conside-
76
LA LUMIA, Isidoro, La autonomía del nuovo Diritto delle Imprese commerciali,
en Rivista del Diritto Commerciale, 1942-1, pp. 1 y ss., reproducido en GARRIGUES,
73
Las identificamos así genéricamente, comprendiendo las diferentes denomina- Qué es y qué debe ser el Derecho Mercantil cit., p. 91, nota 47.
77
ciones y campos de aplicación (Derecho Mercantil, de los negocios, de la empresa, Así lo dispone la ley 26.994, en su art. 4o, como también lo hacían los Proyectos
de los actos celebrados en masa, etc.). de 1997, 1993 (ambos) y de 1998, con la peculiaridad diferencial de que en los
74
VEGA, ob. cit., p. 159. anteriores no se incluía la denominación comercial en el título del Código, cosa que
75
Ibíd. sí se advierte en el actual.

466 467

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

Hemos visto que los principales institutos modernos del Derecho muy puntualmente, pero con reiteración, en muchos otros preceptos82.
contractual se han originado, precisamente, en las prácticas comerciales, Si bien parece haber una intención expresa de eliminar del Registro
ya sean estas nacionales o internacionales. Recordando a López de Público la palabra “comercio”, este término o derivaciones de él apa-
Zavalía78, mal nos veríamos con un Código Civil que sólo contuviera recen también muchas veces en su texto83. De una lectura atenta de
los contratos gratuitos, como la donación, el mutuo no oneroso o el
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

comodato79, dejando los siguientes para un Código de Comercio se-


parado, y ello porque los contratos onerosos son los que se realizan
en el ámbito del mercado de manera absolutamente mayoritaria. gaciones previstas en esta Sección las personas humanas que desarrollan profesiones
De otro lado, esos contratos celebrados en el mercado en cantidad liberales o actividades agropecuarias y conexas no ejecutadas u organizadas en forma
de empresa. Se consideran conexas las actividades dirigidas a la transformación o a
rotundamente predominante tienen una o las dos partes que son em- la enajenación de productos agropecuarios cuando están comprendidas en el ejercicio
presarios. Así, por ejemplo, como hemos visto, en los contratos de normal de tales actividades. También pueden ser eximidas de llevar contabilidad las
consumo lo son los proveedores80. actividades que, por el volumen de su giro, resulta inconveniente sujetar a tales deberes
según determine cada jurisdicción local”.
Agregamos aquí, como bien sostiene Libonati, que la empresa no es irrelevante
3.2. La actividad organizada en el mercado: la empresa para el Derecho, pues el ordenamiento no sólo regula las relaciones relativas al ejercicio
de la empresa sino también se refiere a ella como un organismo económico (LIBO-
El nuevo Código Civil y Comercial se refiere a la empresa en el NATI. Berardino, La categoría del Diritto Commerciale, en Rivista delle Società,
precepto basilar del artículo 32081, y debemos reconocerlo lo hace Giuffrè, Milano, año 47, 2002, pp. 1 y ss.).
Sobre el concepto de empresa, recomendamos consultar también los dichos del
Dr. Efraín Hugo Richard en Sobre el Título Preliminar del Proyecto de Código Civil
78
y Comercial, conferencia de apertura en el Primer Congreso Nacional de Análisis y
Ob. cit. en nota 46. Debate sobre el Proyecto del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, Mar
79
Sin perjuicio de que un emprendedor comercial y una empresa comercial per- del Plata, 4 a 6 de noviembre de 2012, y del mismo autor, Sobre la personalidad
fectamente pueden realizar actos gratuitos en determinadas circunstancias. Véase, por jurídica privada, en elDial.com, del 13-3-2015, entre otras obras de su autoría.
ejemplo, ALEGRIA, Héctor, Esponsorizacion o mecenazgo, en Revista del Derecho 82
Alguna doctrina destaca como un defecto del Código no haber tratado siste-
Comercial y de las Obligaciones, Separata de la R. D. C. O., N° 145/146, Depalma, máticamente la conceptualización de la empresa y, mucho menos, el quehacer co-
Buenos Aires, 1992. Tanto en el caso del mecenazgo como en los otros mencionados, mercial. VÍTOLO, ob. cit., p. 213, y su cita de Cabanellas. En igual sentido JUNYENT
pueden existir supuestos –legítimos– de préstamo gratuito y de comodato en materia BAS, Francisco, La incorporación de la materia comercial en el Proyecto de Código
mercantil (ejemplo típico el de los pellets, envases de ciertos rubros que se facilitan único. Propósito de la ausencia de una caracterización de la actividad mercantil, en
en préstamo a los comerciantes por los productores de ciertos bienes). E. D. 249-126. Véase también HEREDIA, Pablo D.; GÓMEZ LEO, Osvaldo R.;
80
Mencionamos aquí lo sostenido por MOSSET ITURRASPE, Jorge, Contratos MARTORELL, Ernesto E. y GÓMEZ ALONSO DE DÍAZ CORDERO, María L.,
en general en el Proyecto de Reformas al Código Civil argentino de 1998 (estudio Estatuto del comerciante. Propuesta de incorporarlo al Anteproyecto, en L. L. 2012-
comparativo con la ley 24.240 de tutela al consumidor), en 2000-II-786, por cuanto C-117, AR/DOC/2601/2012.
ya afirmaba entonces que el contrato de consumo es la “síntesis de la unificación 83
Véase HEREDIA, GÓMEZ LEO, MARTORELL y GÓMEZ ALONSO DE
civil y comercial”. De esta manera, afirma el autor que “si se proyecta un Código DÍAZ CORDERO, ob. cit., cuando dicen: “Ciertamente, existen en dicho Anteproyecto
unificado, que supere las antinomias, es lógico aludir a los contratos de consumo y de 2012 algunas referencias al ‘comercio’ como realidad económica y jurídica dife-
a los celebrados entre empresas” (p. 4). renciada, pero respetuosamente entendemos que ellas quedan huérfanas de un contenido
81
“Art. 320 - Obligados. Excepciones. Están obligados a llevar contabilidad todas referencial en la medida que desaparece dicho estatuto disciplinario del comercio en
las personas jurídicas privadas y quienes realizan una actividad económica organizada general”.
o son titulares de una empresa o establecimiento comercial, industrial, agropecuario “Así, por ejemplo, el art. 465, inc. d, menciona como bien ganancial a los fru-
o de servicios. Cualquier otra persona puede llevar contabilidad si solicita su inscripción tos provenientes del ejercicio del comercio por uno de los cónyuges; el art. 1429,
y la habilitación de sus registros o la rubricación de los libros, como se establece en prescribe sobre lo atinente a las bolsas y mercados de comercio; el art. 1811, alude
esta misma Sección. a las operaciones de comercio exterior; en el art. 2087, al regularse el tiempo com-
”Sin perjuicio de lo establecido en leyes especiales, quedan excluidas de las obli- partido, se establece que pueden ser afectados a ese contrato bienes destinados al

468 469

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

la totalidad del articulado del nuevo Código Civil y Comercial, resulta y Martilleros; la Ley 17.418 sobre Seguros; la Ley 19.550 de Socie-
con toda claridad la centralidad de la empresa, del empresario y la dades, t. o. por decreto 1841/84 y sus reformas; la Ley 20.094 sobre
actividad en el mercado en el nuevo ordenamiento. Navegación Marítima y Fluvial; la Ley 24.452 de Cheques; la Ley
Si nos preguntaran qué ha quedado del Derecho Comercial que 24.522 de Concursos y Quiebras; la Ley 24.760 de Facturas de Crédito,
estaba contenido en el ya vetusto Código de Comercio en el nuevo y el decreto-ley 5965/63 de Letra de Cambio, Vales y Pagarés, con
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Código, la contestación sería un poco extensa. Sin embargo, en pocas sus modificaciones. También se mantienen las que lo complementan85.
palabras, podemos decir que todo el Derecho Comercial (o como se Además, el nuevo Código introduce la regulación de típicas insti-
lo denomine) contenido en el Código de Comercio derogado está en tuciones mercantiles que no teman reflejo legal. Así, por ejemplo, el
el Código Civil y Comercial. No sólo porque este se llame de esa contrato de suministro, el contrato de consignación86, los contratos
manera (incluyendo en su título el término “comercial”), sino porque
las instituciones básicas que confieren estructura a la materia mercantil
se hallan en el nuevo.
85
Como todo cuerpo medular de instituciones básicas, también recibe En el trabajo identificado de la nota 1, mencionamos entre ellas: Ley 928 sobre
Certificado y Warrant Aduanero; Ley 9643 de Warrants; Ley 9644 sobre Prenda
las leyes que se habían incorporado al Código de Comercio dotándolo Agraria; Ley 11.867 sobre Transferencia de Fondos de Comercio; Ley 20.091 sobre
de mayor completividad84. Entre ellas, la Ley 25.028 sobre Corredores Entidades de Seguros y su Control; Ley 20.266 y 25.028 sobre Martilleros y Corre-
dores; Ley 20.705 sobre Sociedades del Estado; Ley 20.337 sobre Cooperativas; Ley
20.643 sobre Nominatividad Obligatoria de Títulos Valores Privados; Ley 21.526 de
Entidades Financieras; Ley 21.768 de Registros Públicos; Ley 21.515 de Inspección
General de Justicia; Ley 22.316 de Registro Público de Comercio de la Capital Federal;
comercio; los arts. 127 y 491 in fine, aluden al fondo de comercio; varios preceptos Ley 22.362 sobre Marcas; Ley 22.400 sobre Productores, Asesores de Seguros. Re-
refieren a los bienes que están dentro o fuera del comercio (arts. 234, 1192, 1670, gulación de su actividad, modalidades de actuación, derechos y deberes, creación e
2497 y 2588); los arts. 320, 470, inc. d, 499, 1104, 1109, 1110, 2330, 2332 y 2380 inscripción en el Registro; Ley 22.426 sobre Transferencia de Tecnología; Ley 22.802
aluden al establecimiento comercial; los arts. 1052, 1502, 1505, 1511, 1522 y 2093 sobre Lealtad Comercial; Ley 23.576 y 23.962 sobre Obligaciones Negociables; Ley
a la comercialización de mercaderías; los arts. 1092 y 1093, a la actividad comercial; 24.083 sobre Fondos Comunes de Inversión; Ley 24.441 sobre Financiamiento de
el art. 1520 a los documentos comerciales; el art. 1096 a las prácticas comerciales; Vivienda y la Construcción (parcialmente); Ley 24.240 de Defensa del Consumidor
el art. 1100 a las condiciones de comercialización; el art. 1379 a la cartera comer- y modificaciones; Ley 24.467 sobre Pequeña y Mediana Empresa. Sociedad de garantía
cial; el art. 1421 al giro comercial; el art. 1422 a la asistencia comercial; el art. 1504, recíproca; Ley 24.481 sobre Patentes de Invención y Modelos de Utilidad; Ley 24.587
inc. d, a los productos comercializados; el art. 1505, inc. b, a la abstención de co- sobre Nominatividad de los Títulos Valores Privados; Ley 24.766 de Confidencialidad;
mercializar; los arts. 2090, 2100 y 2102 al comercializador; el art. 2073 al destino Ley 24.921 sobre Transporte Multimodal de Mercaderías; Ley 25.027 sobre Cumpli-
comercial; el art. 2092 a la promoción comercial; el art. 2611 a la cooperación juris- miento de Determinadas Prescripciones en relación a las Asambleas o Consejos de
diccional en materia civil y comercial; el art. 2654 a la representación comercial, etc.” Administración de las Cooperativas; Ley 25.065 sobre Tarjetas de Crédito; Ley 25.156
“Es decir, como se ve, existen muchas normas que en diversos contextos aluden sobre Defensa de la Competencia; Ley 25.284 sobre Entidades Deportivas. Fideico-
al ‘comercio’, pero el estatuto que le es propio, basado en su particularismo y la miso de administración con control judicial; Ley 25.589 de Concursos y Quiebras;
autonomía legislativa y científica que le son necesarias, no está presente”. Ley 25.730 sobre Cheques Rechazados; Ley 25.738 sobre Entidades Financieras de
“Por ello, humildemente pensamos que la consagración legislativa de ese estatuto Capital Extranjero. Sucursales. Respaldo; Ley 26.831 de Mercado de Capitales; De-
no debe ser omitida, habida cuenta de que en el marco de una unificación de la creto-Ley 15.348/46 de Prenda con Registro; decreto 817/95; Decreto-Ley 15.349/46
legislación civil con la comercial, no debe esta última desaparecer sino en la medida sobre Sociedades de Economía Mixta; Decreto 142.277/43 de Sociedades de Capita-
necesaria a esa unificación”. lización y Ahorro. Las leyes mencionadas en esta nota y en la anterior son la mayor
84
El art. 5o de la ley 26.994 dice: “Las leyes que actualmente integran, comple- parte las que refiere el Proyecto de Ley de Sanción en el art. 5o.
86
mentan o se encuentran incorporadas al Código Civil o al Código de Comercio, excepto En realidad, el Código de Comercio derogado contenía un capítulo, De las co-
lo establecido en el art. 3o de la presente ley, mantienen su vigencia como leyes que misiones o consignaciones, que llevaban de los arts. 232 a 281. Ahora, el Código Civil
complementan al Código Civil y Comercial de la Nación aprobado por el art. 1o de y Comercial lo incluye como Capítulo 9, del Título IV, del Libro Tercero, con pocos
la presente”. artículos (1335 a 1344, remitiendo supletoriamente a lo dispuesto sobre el mandato).

470 471

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

bancarios, el contrato de factoraje, los contratos celebrados en bolsas o actividades agropecuarias y conexas no ejecutadas u organizadas
o mercados de valores, los contratos de agencia, concesión y franquicia, en forma de empresa. Se consideran conexas las actividades dirigidas a
el contrato de arbitraje, las garantías unilaterales, normas generales la transformación o a la enajenación de productos agropecuarias cuando
sobre títulos valores y modificaciones a la Ley de Sociedades, la que están comprendidas en el ejercicio normal de tales actividades”.
pasa a denominarse “Ley General de Sociedades”. También dentro de De allí surge una serie importante de reflexiones. La primera, la
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

las Disposiciones de derecho internacional privado se contemplan al- identificación de la “actividad económica organizada” y la tipificación
gunas de estas instituciones, como los contratos, incluso los de con- de la empresa o establecimiento comercial, industrial, agropecuario o
sumo, y los títulos valores. de servicios. En nuestro concepto, ambos giros se refieren a situaciones
Todo ello hace que el panorama actual del Derecho Comercial, equiparables: la actividad económica organizada es la que se realiza
con las variantes lógicas de los cambios requeridos por la época, que en forma de empresa y de su lado la empresa es, básicamente, una
no pueden ocultarse ni renunciar a su tratamiento, sea básicamente actividad económica organizada88. Si a ello le agregamos las precisiones
comparable al que regía con anterioridad al nuevo Código, incluso es que fluyen de las leyes de protección del consumidor cuando se refieren
más amplio en contenidos. al profesional, dejamos armado un concepto básico y es que la empresa
Cierto es que entre las variantes que podemos advertir, se ha des- es una actividad económica organizada y el empresario es aquel que
tacado que no se regula el llamado “Estatuto del comerciante”, ni el ejerce esa actividad, sea persona física o jurídica89.
Registro Público de Comercio, ni los “actos de comercio”. Estas tres Inmediatamente, vienen a nuestra memoria importantes contribu-
presuntas omisiones –cuya plasmación legislativa podría completarse, ciones del maestro Fargosi, con relación a la centralidad de la actividad
sin duda87– no desmienten, ni la naturaleza ni los contenidos ni “la como tipificante de la empresa y, como tal, del empresario y aun de
autonomía” del Derecho Comercial. la materia del Derecho que los trata90. Los trabajos citados compulsan
Llegados hasta aquí se hace necesario reflexionar una vez más
sobre cuál sería el perfil del “nuevo Derecho Comercial”, o, si se
quiere, sus bases fundamentales. Si bien la apoyatura en textos legales
88
no aparece suficientemente explícita, por su mención esparcida en di- El Diccionario de la Real Academia en su acepción segunda del vocablo “em-
presa” dice: “2. f. Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mer-
ferentes normas, el artículo 320 ha sido considerado, con razón, el cantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos”. Véase ARAYA, Miguel C.,
pilar para el desarrollo de esa teoría. Este precepto establece en su Introducción. Derecho Comercial, en ARAYA, Miguel C. y BERGIA, Marcelo R.
primer párrafo que “Están obligadas a llevar contabilidad todas las (dirs.), Derecho de la Empresa y del Mercado, La Ley, Buenos Aires, 2008, t. I,
p. 18, donde afirma: “La empresa es una noción económica: es el ejercicio de una
personas jurídicas privadas y quienes realizan una actividad econó- actividad organizada, para la producción o el intercambio de bienes o servicios, des-
mica organizada o son titulares de una empresa o establecimiento tinados al mercado”. Recomendamos el clásico en la materia: ARECHA, Waldemar,
comercial, industrial, agropecuario o de servicios”. La excepción pre- La empresa comercial, 1a ed., Depalma, Buenos Aires, 1948.
89
FAVIER DUBOIS, La “autonomía” y los contenidos del Derecho Comercial
vista en el párrafo tercero reafirma con solidez lo que surge del que
a partir del nuevo Código unificado cit., pp. 1 y ss., establece, en virtud de las normas
hemos transcrito, pues allí dice: “Sin perjuicio de lo establecido en que hemos visto, la distinción entre las “personas humanas”, “empresarias” y “cuasi
leyes especiales, quedan excluidas de las obligaciones previstas en empresarias”, atribuyendo este último carácter a quienes realizan una actividad eco-
esta Sección las personas humanas que desarrollan profesiones liberales nómica organizada que no llega a configurar una empresa (cuasi empresarios), y el
primero (empresario) a quienes son titulares de una empresa o de un establecimiento
comercial, industrial o de servicios. Posteriormente, trata con detenimiento ambas
87
Como lo sugieren con su autoridad HEREDIA, GÓMEZ LEO, MARTORELL categorías.
90
y GÓMEZ ALONSO DE DÍAZ CORDERO, ob. cit., que incluyen en su trabajo FARGOSI, Horacio P., Empresa, mercado y Derecho Comercial, en L. L. del
(Punto IX, Anexo) un proyecto de ley sobre Estatuto del Comerciante. 21-11-2013, p. 1; AR/DOC/4353/2013; Aspectos de la teoría general del Derecho y

472 473

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

la bibliografía disponible con mucha profundidad y sentido crítico. Podrá decirse que el Código se refiere a la empresa pero no la
Rescatamos de allí su remisión a las importantes obras de Ferro Luzzi, define. Tuvimos oportunidad de decir lo siguiente; “Podemos recordar
Bigiavi, Casanova, Buonocuore, Schmidt y otros autores91. lo que expuso Natalino Irti en L’ordine giuridico del mercato cuando
No puede perderse de vista lo enseñado por Fargosi respecto de dijo que el mercado no nace sin reglas, como generación espontánea:
la actividad que está reflejada en el citado artículo 320 del Código las reglas, aunque intuidas o primarias están en su base. Esta doctrina
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Civil y Comercial, y expresado en numerosos preceptos92. En la ac- ha sido arduamente debatida pero nos puede permitir razonar que la
tualidad, modernos proyectos avanzan en este sentido93. empresa no requiere de una definición ni de reglas jurídicas formales
porque en su propia estructura subyace un orden jurídico que la sustenta.
La doctrina se apoya sobre esas coordenadas para establecer un régimen
jurídico de la empresa y de los grupos, que se va explicitando y am-
actividad, en PIAGGI, Ana (dir.), Tratado de la empresa, Abeledo-Perrot, Buenos pliando de consuno con la realidad de los tiempos”94.
Aires, 2009, t. II; Sociedad y actividad ilícita, en L. L. 153-612, y ahora en Estudio Agregamos también “La definición jurídica de empresa: Se ha re-
Derecho Societario, Ábaco, Buenos Aires, 1978, pp. 49 y ss., y ANAYA, Jaime L.
y ALEGRIA, Héctor (dirs.), Derecho Comercial. Doctrinas Esenciales. Sociedades co-
querido con insistencia que las leyes incorporen ‘definiciones’ de la
merciales, La Ley, Buenos Aires, 2001-II-3 y ss.; El Derecho Comercial del siglo XXI, empresa. No somos contrarios a que las leyes definan. Desde antiguo
en ETCHEVERRY Raúl A. (dir.), Código de Comercio anotado, Depalma, Buenos hemos señalado que creemos que las leyes no deben definir realidades
Aires, 2005, vol. I, pp. 109 y ss.; Derecho y mercado, en Anales, Academia Nacional
de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires, La Ley, Buenos Aires, 2006, p. 58;
ontológicas prelegales: por esa razón estimamos que una definición
La empresa y el Proyecto de Código Civil y Comercial, en L. L. del 30-11-2012, de empresa es innecesaria si con ella se pretende abarcar realmente
AR/DOC/5363/2012. la totalidad de lo definido. Definiciones parciales suelen ser imprecisas
91
Un reciente trabajo de LIBERTINI, Diritto Civile e Diritto Commerciale. II y hasta muchas veces engañosas a la interpretación del jurista y más
método del Diritto Commerciali in Italia cit., fasc. 12, pp. 1 y ss., reflexiona y, en
alguna medida, critica la concepción de la empresa como sistema de actividad con-
aún del hombre común (como para Italia lo señaló con precisión Fe-
trapuesto al sistema de sujetos, en especial el punto 8.2, pp. 33 y ss., con interesante rro-Luzzi). Para esto es mejor el uso de los calificativos (empresa
desarrollo y bibliografía. Allí dice que “no parece, sin embargo, compartible [N. del unipersonal; empresa comercial; empresa sin fines de lucro; empresa
A.: la teoría de la empresa como sistema de actividad] cuando se presenta como
radical novedad en el plano sistemático de la reconstrucción normativa”, y agrega:
agraria, etc.). El riesgo de una definición es definir mal y es probable
“la valorización dogmática de la empresa deberá, por tanto, ser simplemente vista
como desarrollo coherente de opciones presentes en la legislación, acompañado de
un renovado análisis histórico-sociológico de la materia a reconstruir normativamente. rición, pone su centro en el “empresario” y dice: “Pero ese concepto central de em-
La doctrina examinada sufre la tentación propia de la vieja dogmática conceptualis- presario basado en el previo de la empresa como organización económica, de pro-
ta [...] de formular definiciones ‘reales’ de ‘empresa’ y de ‘sistema de actividad’ con ducción, de bienes o prestación de servicios, no puede restringirse a lo ‘comercial’,
el riesgo consecuente de relegitimar argumentaciones de tipo conceptualístico en el según el concepto clásico que recoge el Código de Comercio de 1885, expulsado hoy
razonamiento jurídico”. Concluye diciendo: “Depuradas estas superfetaciones concep- por la unidad del mercado; debe comprender también a empresarios dedicados a aque-
tuales, la doctrina de FL [N. del A.: Ferro Luzzi] constituye sin embargo un válido llas materias excluidas del Derecho Mercantil, como la agricultura o la artesanía, que
e importante reclamo a la exigencia de una elaboración autónoma de las normas del constituye el objeto de empresas cuyos titulares actúan asimismo en el mercado [...]
derecho de la empresa no condicionada de los paradigmas del individuo propietario Desde el punto de vista objetivo, las relaciones de estos operadores del mercado
[por lo que atiende a su actividad], ni de aquel del contrato de cambio por cuanto entre sí y con los consumidores constituyen la materia mercantil [...] Para calificar
atiende a la organización de la empresa”. a estos ámbitos, subjetivo y objetivo, el concepto de referencia es el de empresa como
92
El giro empresa, empresario, empresarial se reitera en 36 oportunidades en el organización económica de producción de bienes o prestación de servicios, a partir
Código. Por ejemplo, en los arts. 320 (2 veces), 375, 1010, 1293, 1479, 1481, 1483, de la cual se identifica a su titular (empresario) y a la actividad que desarrolla en el
1484 (2 veces), 1485 (2 veces), 1487 y 1488 (2 veces), 1497 (2 veces), 1498, 1499, mercado” (el énfasis es agregado).
1500, 1502, 2073, 2229, 2333 y 2377, etc. 94
El trabajo que mencionamos es de IRTI, Natalino, L’ordine giuridico del mer-
93
Así, el Anteproyecto de Ley del Código Mercantil de España, de reciente apa- cato, 2a ed., Laterza, Roma-Bari, 1998.

474 475

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

que el legislador se vea obligado a definir mal, porque no todo lo que pecuaria ha pasado a ser artífice de este derecho, lo que es lógico pues
es una empresa en la realidad podría caer en su intención en una su actividad económica, cuando está organizada, sin duda, la tipifica de
regulación específica. Por lo tanto, aun a riesgo de cierta oscuridad esa manera. La ley excluye sólo a la persona humana que es titular de
que asumimos como propia del Derecho como ciencia social, nos parece una explotación agropecuaria pero que no lo hace en forma de empresa.
que la definición es innecesaria, podría ser tautológica y muchas veces, Inmediatamente puede observarse que el Código no identifica con
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

podría ser inadecuada”95. un elenco las actividades que pueden dar lugar a la actuación de una em-
presa como la que venimos describiendo. En ese sentido, algunos no-
3.3. El empresario tables autores han requerido la reformulación de los tradicionales “actos
de comercio” del artículo 8o del viejo Código, como manera de afrontar
De acuerdo con lo que llevamos dicho, podemos razonar que el
esta problemática97. Respetuosamente disentimos con esta opinión.
pivote central sobre el que se apoya el Derecho Comercial en el Código
Comenzamos diciendo que la teoría del “acto de comercio” ha
es la empresa, como “actividad económica organizada”, ya sea esta
merecido numerosas críticas de juristas de todas las latitudes98. La
comercial, industrial, agropecuaria o de servicios (art. 320, Cód. Civ.
legislación proyectada en España, a la que nos hemos referido reite-
y Com.). Sobre esta base es claro que tenemos como natural conse-
radamente, expresó en su Exposición de Motivos, punto 1-13, “desde
cuencia la determinación del empresario como el que lleva adelante
el punto de vista objetivo, las relaciones de estos operadores del mer-
una actividad económica organizada, es decir, el titular de la empresa
cado entre sí y con los consumidores son las que definen la materia
individual o social que tiene esos destinos (comercial, industrial, agro-
mercantil”. Es decir que los actos de los empresarios que llevan una
pecuaria o de servicios). La ley también es muy clara cuando excluye
actividad económica organizada son calificados en virtud de esa par-
a la actividad de personas humanas que se dediquen a profesión liberal
ticipación y no a la inversa. La cuestión tiene dos facetas: una, más
o actividad agropecuaria o conexas no organizadas en forma de empresa
tranquilizante, si se quiere, porque la unificación de la legislación civil
(art. 320, 2a parte). La cuestión aparece así diáfanamente tipificada: es
la empresa la actividad organizada que califica al individuo que la rea-
lice, en cualquiera de los ámbitos en los que esa actividad se desarrolle.
Una primera pregunta consistiría en si la empresa base del moderno de la empresa cit., t. I. pp. 157 y ss., y especialmente pp. 187 a 190, quien dice: “El
Derecho empresario (antes: comercial) debe ser siempre una empresa de desarrollo de la llamada economía social ha venido a impulsar la aparición y el cre-
cimiento –tanto en variedad como en cantidad– de las empresas no lucrativas. Este
actividad económica. La respuesta positiva surge del propio texto de es un fenómeno que se manifiesta tanto en los países industrializados como en los
la ley96. La segunda pregunta consiste en aclarar que la empresa agro- países en desarrollo. Hoy en día el número y la diversidad de estas empresas han
alcanzado una magnitud significativa y los ordenamientos jurídicos tratan de dar cuenta
de ellas mediante una regulación legal dinámica y en constante expansión”.
95 97
ALEGRIA, Héctor, La empresa como valor y el sistema jurídico, en Reglas y En este sentido, HEREDIA, GÓMEZ LEO, MARTORELL y GÓMEZ ALONSO
principios del Derecho Comercial cit., pp. 213-214. El trabajo también fue publicado DE DÍAZ CORDERO, ob. cit.
en L. L. 2006-D-1172. 98
Véase GARRIGUES, Joaquín, Derecho Mercantil en el siglo XX, en Temas
96
Por lo tanto, serán empresarios las personas humanas o ideales que realicen de Derecho vivo cit., p. 324, donde dice: “La desdichada invención del acto de comercio
una actividad económica organizada. La ley no establece si esa actividad tiene que objetivo se enseñoreó de los códigos. Mas, paradójicamente los juristas no aciertan
tener fines de lucro, aunque parece claro que la empresa lucrativa tenga una regulación con su concepto legal”; CÁMARA, Una aproximación al proyecto de unificación
más exigente y cuidada como protagonista del mercado. Desde ya señalamos que legislativa civil y comercial cit., p. 399, dice: “la conclusión es irrefutable porque la
emprendimientos sin un objeto lucrativo repartible, pero que realice una actividad delimitación sobre la base de los actos de comercio entre la materia civil y comercial
económica organizada cuyo resultado se vuelque de otra forma que con un reparto, no es sólida: los actos de comercio fueron surgiendo en forma desordenada y sin
también son empresarios sujetos del Derecho empresario. Véase el excelente desarrollo criterio [...] La disparidad entre el Derecho Civil y Comercial, cuyo basamento en el
de CRACOGNA, Dante, Las empresas de la economía social, en PIAGGI, Tratado país sobre los ‘actos de comercio’ resultaban muy frágil”.

476 477

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

y comercial disminuye los impactos de la diferencia; otra, menos, por cosas, exigen que el empresario lleve libros “debidamente encuader-
cuanto la doctrina deberá establecer los alcances en casos teóricos y nados para su individualización en el Registro Público correspondien-
concretos, tal como lo hizo con el Código de Comercio, con reflejo te”. Queda claro que para individualizar los libros en el Registro101
en importante y calificada jurisprudencia99. deberán inscribirse en el mismo. En caso de sociedades la cuestión es
Por razones de espacio, dejamos el tratamiento de las cuestiones sencilla porque así surge del artículo 5o de la ahora “Ley General de
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

relativas a las sociedades y asociaciones civiles y a las ONG, para su Sociedades” y lo refirman todavía más los artículos 7o y 8o que hablan
desarrollo adecuado en una nueva oportunidad. de la inscripción en el Registro Público de Comercio.
Finalizamos recordando que muchas actividades y aun ciertos actos La cuestión parece compleja pero, a nuestro juicio, no lo es tanto
individuales pueden estar regulados de manera específica como campo respecto del empresario individual desde que se mantiene la vigencia
concreto, ya sea por el interés público que en ellos campea, ya por de las leyes 22.315, 22.316 –para la jurisdicción nacional– y 26.047.
otras motivaciones valoradas por el legislador al tiempo de su adopción. Además, las respectivas jurisdicciones locales tienen normas que re-
Esto no cambia el carácter del empresario ni la calidad de este nece- gulan el funcionamiento de lo que antes se llamaba Registro Público
sariamente impide o influye para la aplicación de esas normas espe- de Comercio. En todos ellos la inscripción en la entonces “matrícula
ciales, salvo en cuanto ellas mismas lo prevean. de los comerciantes” sigue vigente y claramente debe interpretarse
que se refiere a los empresarios, personas humanas que deben llevar
3.4. La “institucionalidad” del empresario contabilidad según el Código Civil y Comercial.
El tema permite alguna elaboración doctrinaria pero creemos que
a) El empresario persona humana
ha de transitar por los caminos que hemos sugerido102.
Siendo la empresa un objeto, el empresario es su sujeto titular, que En materia de entes colectivos, comenzando por las sociedades,
puede ser individual o social. arriba hemos hecho referencia a normas sobre su inscripción. Si bien
Visto estáticamente, el empresario de cualquiera de esas clases tiene hay sociedades que pueden no estar inscriptas (ver arts. 21 a 26 de la
regímenes particulares, con obligaciones y derechos que le son propios. Ley General de Sociedades, en su reforma por la ley 26.994)103.
Así, los artículos 321 a 331 del Código Civil y Comercial establecen
normas sobre “contabilidad y estados contables”100 que, entre otras
101
La doctrina ha hecho hincapié en la “supresión” del Registro Público de Co-
mercio. En el antecedente del Proyecto de Código Civil de 1998 se lo redenominaba
“Registro de Actividades Especiales”, para dar cabida a la inscripción de actos y
99
La doctrina y jurisprudencia sobre actos de comercio es muy extensa y sería personas que no fueran comerciantes. Como decimos en el texto, quedará a la inter-
ocioso reiterarla aquí. pretación la construcción de un sistema que resulte adecuado, si no se reforma la ley
100
Estas reglas han sido criticadas reiteradamente por FAVIER DUBOIS (h), La (arts. 297 y ss.).
102
“autonomía” y los contenidos del Derecho Comercial a partir del nuevo Código Un tema especial, que no podemos abordar de momento, por su extensión, es
unificado cit.; Cap. 5, con extenso tratamiento; el mismo autor en coautoría con FA- el referido a las personas eximidas del régimen de contabilidad y estados contables.
VIER DUBOIS (p), Avances, retrocesos y oportunidades perdidas en el Proyecto de Esta exención corresponde a los Estados locales, que serán los que decidirán sobre
Código Civil en materia de sistema de registros contables, en Errepar, DSE, N° 321, la inscripción del empresario persona física (o no) al tiempo de conceder la exención
agosto de 2014, p. 813, y los mismos autores: Impacto del Proyecto del Código o al regularla genéricamente.
103
Unificado sobre la profesión contable, en Errepar, DSE, N° 299, octubre de 2012, Eventualmente, las sociedades no inscriptas podrían requerir llevar contabilidad
p. 935. Ver también, en ese sentido: CARLINO, Bernardo Pedro, Registros y esta- si solicitan su inscripción y la habilitación de sus registros o la rubricación de los
dos contables: El Proyecto de reformas al Código Civil necesita precisiones y siste- libros, como lo indica el párrafo final del art. 320 del Código. Las normas fiscales
matización, V Jomada Nacional de Derecho Contable, Mendoza, agosto de 2012, y tienen claramente una incidencia refleja sobre el régimen de inscripción, contabilidad
Libros de comercio y Proyecto de Código, en L. L. del 11-7-2013. y estados contables.

478 479

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

El Código Civil y las leyes complementarias tienen regulaciones de los artículos siguientes en los que se prevén los casos de participación
integrales sobre el funcionamiento institucional de las sociedades, desde estatal107 y un orden de prelación de leyes aplicables108. Como parti-
su fundación hasta su liquidación y partición. Todo este universo for- cularidad puede decirse que en la Sección 1a de ese mismo título se
mará parte del Derecho empresarial. habla de la definición, del comienzo de la existencia, de la personalidad
diferenciada y de la inoponibilidad de la personalidad jurídica109. En
b) Los auxiliares del comercio
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

la Sección 3a se regula ampliamente la “persona jurídica privada”110,


Igual reflexión merecen los llamados “auxiliares del comercio”, preceptos cuya aplicabilidad a las sociedades y a las mutuales y co-
recordando que el Código Civil y Comercial mantiene la vigencia de operativas (que son sujetos del Derecho empresarial) va a requerir una
las leyes 23.282 y 20.266, que regulan a los corredores, rematadores cierta interpretación integrativa de la doctrina con relación a las normas
y martilleros104. específicas de cada una de ellas111. No creemos que sea necesario
En los artículos 858 a 864 del Código Civil y Comercial se esta- abundar aquí sobre el Derecho aplicable a tales entes. Con relación a
blecen normas sobre la rendición de cuentas, instituto ahora aplicable
tanto a las relaciones civiles o comerciales, tal como oportunamente e) las iglesias, confesiones, comunidades o entidades religiosas; f) las mutuales; g)
se dijo de los artículos 68 a 74 del anterior Código de Comercio, las cooperativas; h) el consorcio de propiedad horizontal; i) toda otra contemplada
respecto del cual numerosos pronunciamientos judiciales lo extendieron en disposiciones de este Código o en otras leyes y cuyo carácter de tal se establece
o resulta de su finalidad y normas de funcionamiento”.
a relaciones típicas del entonces Derecho Civil105. 107
“Art. 149 - Participación del Estado. La participación del Estado en personas
c) El empresario social jurídicas privadas no modifica el carácter de estas. Sin embargo, la ley o el estatuto
pueden prever derechos y obligaciones diferenciados, considerando el interés público
Las personas jurídicas privadas están enunciadas en el artículo 148 comprometido en dicha participación”.
108
“Art 150 - Leyes aplicables. Las personas jurídicas privadas que se constituyen
del Código Civil y Comercial de la Nación106, el que es acompañado
en la República, se rigen: a) por las normas imperativas de la ley especial o, en su
defecto, de este Código; b) por las normas del acto constitutivo con sus modificaciones
y de los reglamentos, prevaleciendo las primeras en caso de divergencia; c) por las
104
Con la peculiaridad de que la ley 23.282 requiere la matriculación de los normas supletorias de leyes especiales, o en su defecto, por las de este Título. Las
corredores “en el Tribunal de Comercio de su domicilio”, mientras que la ley 20.266 personas jurídicas privadas que se constituyen en el extranjero se rigen por lo dispuesto
se refiere a la matriculación de los martilleros, previo examen de idoneidad ante un en la ley general de sociedades”.
109
tribunal de alzada, en un “organismo profesional o judicial que haya determinado la “Art. 141 - Definición. Son personas jurídicas todos los entes a los cuales el
legislación local respectiva” (es decir, la ley local). ordenamiento jurídico les confiere aptitud para adquirir derechos y contraer obliga-
105
Algunos autores han hecho notar la actual ubicación de la rendición de cuentas ciones para el cumplimiento de su objeto y los fines de su creación”.
dentro del esquema de clasificación de las obligaciones. Recuerdan que no se ha “Art. 144 - Inoponibilidad de la personalidad jurídica. La actuación que esté
incorporado una norma que coloque los gastos necesarios para la rendición a cargo destinada a la consecución de fines ajenos a la persona jurídica, constituya un recurso
del negocio, como lo hacía el Proyecto de 1998, y proponen, además, en su Proyecto para violar la ley, el orden público o la buena fe o para frustrar derechos de cualquier
de Ley del Estatuto del Comerciante, algunas particularidades para los casos de ren- persona, se imputa a quienes a título de socios, asociados, miembros o controlantes
dición de cuentas en “materia comercial”. Ver HEREDIA, GÓMEZ LEO, MARTO- directos o indirectos, la hicieron posible, quienes responderán solidaria e ilimitadamente
RELL, GÓMEZ ALONSO DE DÍAZ CORDERO, ob. cit., en el art. 17 de su Proyecto, por los perjuicios causados. Lo dispuesto se aplica sin afectar los derechos de los
donde proponen agregar que el deber de rendir cuentas es irrenunciable por adelantado, terceros de buena fe y sin perjuicio de las responsabilidades personales de que puedan
debe hacer naturalmente en el domicilio de la operación, si existe pluralidad de obli- ser pasibles los participantes en los hechos por los perjuicios causados”.
gados cada uno responde por la parte que tuvo en la administración y que el cum- 110
Arts. 151 a 167.
plimiento de esta obligación es independiente del deber contractual de información. 111
Por ejemplo, el art. 160, que establece la responsabilidad a los administradores
106
Art. 148 - Personas jurídicas privadas. Son personas jurídicas privadas: a) las por caso de culpa, sin distinción de grados, lo que confrontaría con el art. 274 de la
sociedades; b) las asociaciones civiles; c) las simples asociaciones; d) las fundaciones; Ley General de Sociedades, que requiere dolo o culpa grave.

480 481

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

las “simples asociaciones” (arts. 187 a 192) deberá estudiarse por la Además, el empresario celebra otros contratos vinculados a su ac-
doctrina si ellas también pueden tener un objeto empresarial o si por tividad empresarial de los no definidos en los párrafos anteriores, mu-
aplicación del artículo 188, no pueden perseguir el lucro como fin chos de ellos lo son con consumidores. Como es evidente, cuando así
principal para la asociación ni para sus miembros ni terceros (art. 168 actúa –salvo excepciones– también ellos son contratos empresaria-
aplicable a las asociaciones civiles)112. les. La conclusión nos parece obvia, porque de lo contrario, el grueso
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

de las actividades del empresario sería ajeno al Derecho de su sec-


3.5. Las relaciones surgidas de la actividad del empresario
tor. Piénsese en la compraventa (seguramente el mayor, en número,
Abordando en primer lugar las referidas a la actividad contractual, de los contratos de las empresas), el mutuo, el transporte, el leasing,
que en general son las de mayor volumen en la vida empresarial, el fideicomiso, la locación de obra, y aun hasta la renta vitalicia, por
diremos que, siguiendo desarrollos de la doctrina moderna, podrían ejemplo, quedarían al margen del Derecho que analiza la actividad
clasificarse esas relaciones contractuales según los sujetos intervinien- del empresario. Con esto no queremos decir que estos contratos sean
tes. Así, si actúan dos empresarios en asuntos que hacen a su actividad en todos los casos mercantiles, ni que el Derecho Civil no los com-
profesional, no cabe duda del carácter empresarial (por tanto comercial prenda, sino que interesan al Derecho que rige la actividad empresarial
en el sentido amplio que venimos usando). Estos contratos son típi- (aun cuando, naturalmente, en muchos de ellos intervenga un consu-
camente “contratos discrecionales”113. midor y se aplique, concordante y prevalentemente, el Derecho que
Existe otra gama de contratos en los cuales, por su propia tipología protege a este, lo que no altera la naturaleza del contrato)116. Nos
al menos, una de las partes debe ser una empresa (muchas veces con parece, pues, que esos contratos se integran a la materia “comercial”,
calificación o autorización especial del poder público), por ejemplo, sin perjuicio de su aplicación a casos no empresariales y su estu-
los contratos de suministro, contratos bancarios, de seguro, de capita- dio por el Derecho Civil, y también sin perjuicio, en todo caso, de
lización y ahorro, de agencia, de concesión, de depósito en casas de la concurrencia prioritaria del Derecho de protección de los consumi-
depósitos, de factoraje, de franquicia, fideicomiso financiero, etcétera. dores117.
Algunos autores denominan a esta clase de relaciones “contratos de
empresa” y no tienen dudas de que deben ser regidos por el Derecho
Mercantil114. Obviamente, la materia referida a estos contratos, y a pero nos referiremos al final a la que proponemos. Si algunos de estos contratos
los celebrados entre empresarios con motivo de su actividad empre- eventualmente quedaren comprendidos en la Ley de Defensa del Consumidor 24.240
sarial, integra la materia del Derecho Comercial115. en su reforma por la ley 26.361, ello no implicaría cambio de las reglas sustanciales
que se le aplican para su tipificación, sin perjuicio de la prelación del Derecho del
Consumidor, en los aspectos pertinentes. En el art. 1o de esa ley se ha incorporado
como “consumidor” a la persona jurídica.
112
Es interesante advertir cómo el Código, que pareciera tener cierta reticencia 116
Véanse, por ejemplo, las disposiciones de los arts. 1153 a 1162, de la com-
a hablar de sujetos comerciales, lo hace, sin embargo, de asociaciones civiles. Re- praventa, que rigen operaciones generalmente comerciales.
cuérdese el art. 3o de la Ley General de Sociedades que admite la constitución de so- 117
Por tanto, respetuosamente discrepamos en este aspecto con la opinión del
ciedades de los tipos previstos en ella, a las asociaciones “cualquiera fuera su objeto”. eximio profesor Araya, quien, en el trabajo ya citado, dijo: “Los restantes contratos
Ya desde Ascarelli se hablaba de “asociaciones comerciales”. o sea aquellos que se celebran entre un empresario (que la Ley de Defensa del Con-
113
Así lo consideraba el Proyecto del Código Civil de 1998. sumidor llama proveedor) y un consumidor, en la medida que no integren un micro-
114
ARAYA, ob. cit.; BUONOCUORE, Vincenzo y LUMINOSO, Ángelo, con sistema, mal que me pese han quedado fuera de nuestra materia y deben ser enseñados
la colaboración de FAUCEGLIA, Giuseppe; CAPO, Giovanni; ROSAPETE, Roberto y en el Derecho Civil (ejemplo: compraventa, locación, obra y servicios, depósito, man-
D’AMARO, Tommaso, Contratti d’Impresa. Casi e materiali, Giuffrè, Milano, 1993, dato, comodato, donación, cesión de derechos, cesión de posición contractual, etc.)”.
t. I, pp. 4 y ss., con importante cita bibliográfica y doctrinaria. No tengo reparo a que por división del trabajo pedagógico se utilice la opinión de
115
Ya hemos dicho que mantenemos esta denominación para mejor exposición, Araya, pero ello no excluye del Derecho empresarial a esas relaciones.

482 483

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

Para no extenderme en aspectos que no son los nucleares de este Las acepciones de este vocablo del Diccionario de la Real Academia
trabajo, diré que el Derecho empresarial abarca también las cuestiones Española no nos ayudan, pues no apuntan hacia el objetivo que estamos
referidas a la llamada “propiedad industrial”, es decir, lo referente a analizando124. Tampoco nos ayuda el Oxford Language Dictionary. Si
las patentes, marcas, know how, modelos de utilidad, y lo relativo a tomáramos el término “autonomía” como indicando que una ciencia
transferencia de tecnología y defensa de la competencia118. no depende de ninguna otra, obviamente no es el tema del Derecho
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Finalmente, caben dentro de ese campo el Derecho de concursos Mercantil (y quizá de ninguna rama del Derecho). Es claro que si el
y quiebras119, los contratos asociativos y el régimen –renovado– de Derecho Comercial puede reconocer autonomía científica, también la
títulos valores, comprendiendo sus categorías120. Huelga decir que las tenga didáctica.
leyes antes incorporadas o complementarias del Código de Comercio El tema tiene un costado complejo, y es que tradicionalmente la
derogado, que siguen vigentes (sociedades, seguros, letra de cambio, “autonomía” ha sido vinculada a la existencia de un Código de Co-
cheques, factura conformada, prenda agraria, prenda con registro, wa- mercio. La aparición de un Código Civil y Comercial que deroga el
rrants, obligaciones negociables, etc.)121, continúan con su status de Código separado ha hecho decir a algunos que esta rama ya no tiene
vinculación anterior122. una “autonomía legislativa”125. No estamos de acuerdo con esa opinión
desde que lo importante es reconocer normas típicas que nutren el
4. Dos palabras sobre “autonomía” Derecho positivo mercantil, estén insertas en un Código especial o no.
Nos permitimos reproducir la frase de Solá Cañizares, en su ya mentado
Al referimos al Derecho Comercial como ciencia (puntos 1 y 2,
Tratado, cuando luego de estudiar los casos que se presentaban en los
precedentes), de alguna manera respondimos a la pregunta tan común
distintos sistemas legislativos de entonces, concluye: “Para nosotros,
sobre la “autonomía” de ese Derecho123.
el Derecho Comercial subsistirá siempre que existan países admitiendo
el comercio privado [...] En cuanto a los países donde existe un Código
118
de Comercio, debe reconocerse que la dualidad actual de códigos no
A pesar de que algunas de estas áreas, como es natural, requieren su “auto-
nomía”.
corresponde a la realidad de nuestro tiempo. Pero aunque se llegue a
119
Aun cuando algunos deudores pudieran no ser empresarios sino civiles y aso- la unificación de las obligaciones, siempre debiera existir frente a lo
ciaciones civiles u ONG. que es indiscutiblemente Derecho Civil –personalidad, familia y su-
120
Ruego ver nuestro trabajo Instrumentos financieros o valores negociables: cesiones– un Derecho Comercial autónomo reglamentando la empresa
¿Una nueva categoría jurídica?, en Reglas y principios del Derecho Comercial cit,
pp. 589 y ss. En igual sentido, Los títulos valores en el Proyecto de Código Civil y
comercial y una serie de contratos que serían esencialmente comer-
Comercial, en Revista de Derecho Privado y Comunitario, N° 2012-3, Rubinzal-Cul- ciales”126.
zoni, Santa Fe, pp. 281 y ss. y sus citas.
121
Ver nota 63.
122 124
Sin perjuicio de las modificaciones que trae la ley 26.994 (de promulgación Autonomía: (Del lat. autonomia, y este del αúτουομíα).
del Código Civil y Comercial de la Nación) y también sin perjuicio, claro está, de 1. f. Potestad que dentro de un Estado tienen municipios, provincias, regiones u
la aplicación de este Código con el sentido de unidad que está en su medida. otras entidades, para regirse mediante normas y órganos de gobierno propios.
123
Ver FONTANARROSA, ob. cit., pp. 30 y ss. En el Derecho clásico puede 2. f. Condición de quien, para ciertas cosas, no depende de nadie.
verse a ESCARRA, Jean, L’autonomie du Droit Commercial; VALERI, Giuseppe, 3. f. Comunidad autónoma.
Manuale del Diritto Commerciale, Florencia 1945, p.6, y en Autonomia e limit del 4. f. Máximo recorrido que puede efectuar un vehículo sin repostar.
nuovo Diritto Commerciale, en Rivista de Diritto Commerciale e delle Obligazioni, 5. f. Tiempo máximo que puede funcionar un aparato sin repostar.
125
1943, t. I, p I; ASQUINI, Alberto, Lezione del Diritto Commerciale, Padova, 1951, El tema rememora el libro de HANDKE, Peter, Carta breve para un largo
pp. 516 y ss. DA COSTA, Philomeno, Autonomía do Dieito Comercial, en Revista adiós, Alianza, Buenos Aires, 2006.
126
Forense, São Paulo, 1956. DE SOLÁ CAÑIZARES, ob. cit., t. I, p. 18.

484 485

 
 

DOCTRINA EL DERECHO COMERCIAL EN EL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL


son exclusivamente didácticos. Prohibida su reproducción parcial o total sin permiso escrito de la editorial correspondiente.

V. Conclusiones signación identifica con claridad su contenido actual y también


sus límites127. El sujeto que la opera debe ser calificado como
Como apretada síntesis de lo que llevamos dicho, podríamos ex-
“empresario”.
presar lo siguiente:
9) Esta disciplina mantiene su autonomía científica, pedagógica
1) La unificación en un único Código Civil y Comercial de la
y normativa, dentro de los límites que corresponda atribuir a
Este material es para uso de los estudiantes de la Universidad Nacional de Quilmes, sus fines

Nación de las materias de ambos campos del Derecho es un


esa calificación y sin perjuicio de admitir que el Derecho re-
paso adelante notorio en la legislación argentina. Sus antece-
conoce una sustancial unidad que permite identificarlo como
dentes en Derecho Comparado y en la propia doctrina y pro-
sistema.
yectos nacionales así permiten calificarlo.
2) La codificación es un método legislativo que ha retomado su
vigor en el Derecho moderno. Sin embargo, esa codificación
tiene un sentido diverso del tradicional. Se trata de sentar las
bases del Derecho Privado y de sus principios, que han de apli-
carse a las distintas ramas e instituciones.
3) La unificación que se ha producido no sólo se fundó en la
incoherencia de tener regulaciones distintas para institutos si-
milares, sino para reconocer constancias evidentes de la realidad,
que no permiten distinguir cuestiones de esencias diferentes.
Por lo demás, en nuestra legislación ya existían campos unifi-
cados y principios aplicables a ambas disciplinas.
4) Reconociendo al Derecho como una ciencia, el Derecho Co-
mercial participa de esa calidad y, por lo tanto, aun frente a un
Código único, mantiene su autonomía científica.
5) El Derecho Comercial actual tiene firme apoyatura en la noción
de “empresa” y en su actividad en el mercado, de lo que se
desprende también la noción de “empresario” y las instituciones
y sistemas que le son propios.
6) La actividad del empresario en el mercado abraza la regulación
de distintos contratos y relaciones que le son propias. No son
sólo los llamados “contratos de empresa” sino todos los que
hacen a la actividad empresarial.
7) Las leyes desprendidas del antiguo Código de Comercio o que
estaban vinculadas con él y mantienen su vigencia continúan
siendo parte del Derecho Comercial.
127
Aunque no lo hemos expresado en el desarrollo, es claro que la empresa
8) Finalmente, nos atrevemos a llamar a esta disciplina con una exorbita al puro Derecho Privado y concita regulaciones propias del Derecho Público
nueva denominación: Derecho Privado Empresarial, esta de- y de otros (Derecho Laboral, Derecho del Medio Ambiente).

486 487