You are on page 1of 10

HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE

1
OCCIDENTE

TEMA 8

EL ESTADO BAJO-IMPERIAL Y EL
FIN DEL IMPERIO DE
OCCIDENTE
1. INTRODUCCIÓN
La fase del bajo imperio se inicia con la subida al poder de Diocleciano (284-305) y
dura hasta finales del siglo V (Occidental) y VII (en la parte Oriental).

Diocleciano asume el poder y se encuentra con una serie de problemas: incapacidad


del gobierno para mantener la unidad, inseguridad de las fronteras, debilidad de la
moneda, ineficacia del sistema fiscal y confrontación religiosa. Intentó buscar
soluciones para todo esto e intenta recuperar el Imperio Romano.

Constantino (307-337 dC) es el emperador que configura un nuevo modelo de imperio


adecuado a las circunstancias. Es una figura comparable a Augusto llegando a fundar
Constantinopla que funcionó como la segunda Roma durante siglos.

Juliano, el Apóstata (360-363 dC) reacciona frente a los conflictos religiosos y es con
Teodosio I El Grande cuando se consagra el Imperio Cristiano.

Las siguientes décadas ven la división definitiva del Imperio que culmina con la
destitución en el 475dc de Rómulo. En el largo reinado de Justiniano se logra
recuperar una buena parte de las provincias perdidas y fortalecer la cohesión del
estado con la unificación del derecho y la religión.

La legislación del Bajo Imperio tiene una imagen mucho más dirigista, férrea y
implacable que en el Alto Imperio. Lo más característico del Bajo Imperio es:

Existencia de un sistema fiscal particularmente opresivo, que carga directa o


indirectamente sobre la población, favoreciendo una clase alta,
económicamente fuerte y muy cerrada.
Gestación de un nuevo modelo político y social en que la religión cristiana
juega un papel determinante.

Se gesta una monarquía providencialista que se presenta como un instrumento de


voluntad divina. Estos conceptos son asumidos por los nuevos reinos bárbaros en el
que se mezclan individuos e ideas que marcaran la posterior Europa medieval.

2. EL MODELO TETRÁRQUICO
La solución de Diocleciano al caos fue dar a la monarquía una forma plural y
colegiada. Nace así la Tetrarquía, que consiste en una división del Imperio en cuatro
partes. En la asignación de cada una hay un emperador: Diocleciano el Este, Galerio
HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
2
OCCIDENTE

en los Balcanes y bajo Danubio, Maximiano Italia y Norte de África y Constancio el


Oeste.

Galerio y Constancio eran los Caesares y Diocleciano y Maximiano, los Augusti. La


máxima autoridad era Diocleciano y se vinculaba a Júpiter. Maximiano a Hércules.

Pero el relevo de los tetrarcas no funcionó bien y Constantino se hace con todo el
poder cubriendo los puestos subordinados con sus propios hijos. La monarquía
colegiada aguanta así hasta el final de Teodosio en el s.V (hubo un episodio de
usurpación donde Magnencio mató a uno de los hijos de Augusto y Constantino tuvo
que emplear a los bárbaros alemanes contra el usurpador siendo una de las batallas
más sangrientas de la historia romana, la batalla de Mursa, 351 dC).

3. LA DEFENSA DE LAS FRONTERAS Y EL NUEVO EJÉRCITO


Diocleciano refuerza la línea fronteriza del Imperio. A ellos se suman los comitatenses,
un ejército móvil bien equipado y entrenado que acompaña a los emperadores.

El número de legiones era mayor, con menos efectivos. Se hizo necesario incluir en
las tropas un buen número de bárbaros y a establecer una cuota fiscal de
reclutamiento.

Otro problema era la larga ofensiva de los persas Sarsánidas. No sólo disputaban a
Roma los reinos vasalos sino que en la época de Constantino comenzaron a perseguir
a los cristianos. Juliano el Apóstata perdió la vida en una batalla contra ellos.

Finalmente persas y romanos tuvieron que ponerse de acuerdo para hacer frente a un
enemigo común: los hunos. La migración de este pueblo temible empujó a los godos
contra el limes del Danubio. Valente toma la decisión de instalar 200.000 godos,
cristinanos arrianos en tierras del Imperio. El caso es que acaban por quedarse dentro
del Imperio contribuyendo a la desintegración de su parte occidental.

4. LA NUEVA ORGANIZACIÓN DEL TERRITORIO Y SU


ADMINISTRACIÓN
Diocleciano duplicó el número de provincias para controlarlas mejor y reducir el poder
de los gobernadores. En territorio Itálico incluyó 12 distritos gobernados por
correctores y al frente del resto había los praesides ecuestres.

Las provincias fueron agrupadas en 12 diócesis (Hispania, Britannia, Africa, Italia,


Gallia Viennensis, Gallia Treverensis, Oriens, Pontus, Asia, Tracia, Moesia y
Pannonia) con un vicario a su cabeza que funcionaba como un delegado del
emperador.

Los gobernadores además de tener bajo su mando a un territorio más pequeño se


vieron privados del mando militar. Asumieron las competencias de questores para
recaudar impuestos y a la cabeza de la administración estan los prefectos del pretorio.
Al frente de cada legión había un prefecto legionis ecuestre.

Existía todavía una red de funcionarios con competencias específicas.


HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
3
OCCIDENTE

Constantino considera una amenaza la figura del prefecto pretorio y reduce sus
competencias militares que pasan a los altos oficiales llamados magistri militum: uno
de caballería y otro de infantería, que al final del Imperio serán los hombres más
poderosos. Por primera vez en el estado romano quedan separadas las carreras
militar y civil.

De este modo nacen las prefecturas, que siguen incluyendo a las provincias. A la
muerte de Constantino se fijan las tres prefecturas características de la época
bajoimperial: la de las Galias, la de Oriente y la de Italia.

El gobierno central, personificado por el emperador descansa en dos pilares. Uno el


consistorium: consejo privado del emperador compuesto por juristas y militares. Y otro
un jefe de servicios (magister officiorum): una serie de altos funcionarios. Todos los
miembros eran comites, es decir, amigos y compañeros del emperador.

5. LA FUNDACIÓN DE CONSTANTINOPLA
Esa corte imperial tan jerarquizada con un círculo de poder basado en la fidelidad al
monarca necesitaba una sede apropiada y más para magnificar más su figura.

Así que Constantino inauguró en el 330 dC con un solemne ritual pagano, la ciudad de
Constantinopla. En la orilla occidental del Bósforo en la antigua polis Byzantion.

Aparte, también construyó templos paganos y cristianos, como la iglesia de los


Apóstoles donde fue enterrado. En el centro de la ciudad levantó un foro monumental,
con una columna gigante rematada con la estatua del emperador representado como
el dios Sol.

El urbanismo de la nueva ciudad reflejaba la pluralidad religiosa del imperio. También


creó allí un senado, siguiendo el modelo de Roma.

Tras la caída del Imperio romano de occidente, en el 476 dC Constantinopla pasó a


ser la capital del Imperio bizantino durante toda la Edad Media.

6. LAS REFORMAS MONETARIAS


Diocleciano se encuentra con un antoniniano, un doble denario, porque emperadores y
usurpadores habían acuñado en cantidad para pagar a sus soldados y miembros de la
administración.

Para solucionar este problema, se arbitran dos medidas en el 294 dC:

1. Crear una moneda fuerte, en metales preciosos: el solidus.


2. Crear una moneda de curso común: el argenteus.

Pero a la muerte de Diocleciano la inflación seguía su curso. En el 312 dC Constantino


empieza a acuñar un nuevo solidus que tuvo una larga vida. Pero en realidad el
Imperio siempre funcionó con un doble sistema monetario.
HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
4
OCCIDENTE

7. LA IUGATIO-CAPITATIO
La iugatio-capitatio, es un nuevo sistema nuevo de cobro de impuestos sobre la tierra
que introduce Diocleciano. Parece que el objetivo era aumentar los ingresos del fisco
forzando más productividad, no se tributaba por lo que se obtenía sino por lo que
según el fisco se debía obtener.

De alguna manera se introducía un mecanismo corrector para distinguir unas tierras


de otras.

8. LA DUREZA DEL SISTEMA FISCAL


Esos largos ejercicios fiscales permitían compensar los efectos negativos de plagas o
malas cosechas, pero para ello era necesario mantener el manpower de cada
hacienda responsable del pago. Así se inicia un mecanismo de adscripción fija del
trabajador a la tierra, una forma de dependencia afín a la esclavitud.

Otro efecto social importante tiene su origen en la manera como decidió Diocleciano
asegurarse del cobro de la annona. La recaudación tendía a ser deficitaria, y entraron
en una deriva de empobrecimiento que los llevó frecuentemente a la ruina. El abuso y
la corrupción parece haber sido, en muchos casos, su único recurso de supervivencia.

La nueva moneda de oro y plata de Constantino aún agravó más la presión fiscal.
Constantino había establecido un impuesto pagadero en oro y plata que afectaba a los
comerciantes y artesanos y era tan dura la carga que había algunos que debían
esclavizar o prostituir a sus hijos para cubrir la cantidad.

Seguramente, se puede decir que el Imperio romano también murió encadenado por
su propio sistema impositivo.

9. LA POLÍTICA RELIGIOSA DE DIOCLECIANO


La Tetrarquía de Diocleciano es una época de exaltación de la religión romana. Los
dioses romanos ancestrales se mostraban propicios a la grandeza del estado romano
y había que seguir fomentando su protección.

Las actitudes de los cristianos eran un poco disidentes porque se negaban a hacer
sacrificios al emperador pero en cambio hacían plegarias en su favor.

Eran actos que debían reprimirse y un primer objetivo fueron los maniqueos, contra
quienes proclamó un edicto que los condenaba como representantes de un culto
extranjero subversivo. Los propios cristianos ortodoxos combatieron con éxito esta
doctrina que duró hasta la llegada del Islam.

Durante el gobierno de Diocleciano los maniqueos estaban implicados en la ofensiva


persa contra el imperio y los que vivían dentro de él estaban considerados
conspiradores.

Algunas actuaciones conocidas en la época de Diocleciano contra los cristianos no


pueden calificarse de persecución. Pero sí que dentro del estado romano se vio con
HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
5
OCCIDENTE

preocupación que el carácter exclusivista de la religión cristiana, considerando


negativo hacer un sacrificio a un mortal, entraba en conflicto con los deberes militares.

Hubo algunas acciones encaminadas a purgar de cristianos el ejército y la


admninistración de justicia.

En el 303 dC tiene lugar una persecución contra los cristianos que se atribuye a
Diocleciano pero fue promovida por Galerio, ferviente defensor de la religión
tradicional.

Edicto de Nicomedia: obligaba a quemar las escrituras y demoler iglesias y prohibía


participar en manifestaciones cristianas. Quienes se negaban a cumplirlo podían ser
torturados y ejecutados.

10. CONSTANTINO Y LA RELIGIÓN CRISTIANA


En el 306 dC asume Majencio la púrpura y se hace con el control de Italia, contra el
sistema tetrárquico iniciado por Diocleciano.

Constantino propagó que era descendiente de Claudio el gótico y declaró como


protectores a lo dios Sol Invictus y a Apolo.

El 28 de octubre de 312 dC se produjo la famosa batalla del Pons Milvius sobre el río
Tíber, al norte de Roma en la que Majencio fue derrotado. En vísperas de la batalla
tuvo, según relatan, Constantino tuvo una visión, que le llevó a poner el símbolo de la
cruz en los escudos de los soldados y ese recurso le ayudó en la victoria.

A partir de ese momento muestra Constantino una notable cercanía al cristianismo y a


la Iglesia Cristiana, y en el lecho de muerte se dejó bautizar.

Constantino siguió tras la victoria, los rituales públicos tradicionales y conservó hasta
su muerte el título de Pontifex Maximus que seguiran llevando sus sucesores hasta
383 dC. como responsables de todos los temas sacrales de carácter público.

Constantino construyó un nuevo orden con una mezcla de paciencia y prudencia. Pero
en este orden figuraba claramente la integración de la Iglesia en el estado.

Favorece a las comunidades cristianas al reconocer a las iglesias capacidad jurídica,


al otorgar a los sacerdotes la autoridad de sancionar y la manumisión de los esclavos
en las iglesias.

A ello se sumó el nombramiento de cristianos para puestos de la administración. Lo


que parecía pretender Constantino era integrar el cristianismo en la estructura social y
económica del estado.

11. LA REUNIFICACIÓN DEL IMPERIO BAJO CONSTANTINO


En enfrentamiento entre Licinio y Constantino (con quien comparte el poder) tiene
además de su trasfondo político, también tiene una faceta religiosa.
HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
6
OCCIDENTE

En su ámbito oriental, Licinio inició una persecución contra la Iglesia que veía como
una amenaza.

Las tensiones entre los dos fueron a mayores. Y aunque Constantino había casado a
su hermana con Licinio, le ganó toda una serie de batallas, convirtiéndose en el único
emperador. Licinio fue retirado de la vida pública y asesinado por orden de
Constantino, al igual que su esposa e hijos.

La última fase del reinado de Constantino estuvo marcada por éxitos exteriores contra
sármatas y godos, reformas administrativas y una política religiosa bajo el signo de
una progresiva discordia entre los cristianos.

El Concilio de Nicea. Tiene lugar en el 325 dC, este primer concilio ecuménico,
convocado y moderado por el emperador, tuvo una asistencia masiva de obispos y
acabó con la condena de Arrio (clérigo de Alejandría que había conseguido dividir a la
iglesia cristiana). Excomulgado y expulsado de la ciudad se dedicó a predicar su
doctrina por las iglesias orientales, multiplicando en poco tiempo su número de
adeptos.

Tras la condena de esta doctrina por la mayoría en el concilio de Nicea, se proclamó el


Credo Niceno-Constantinopolitano en el Segundo Concilio ecuménico de
Constantinopla del 381 dc, un documento fundamental de la fe cristiana hasta hoy.

En los años siguientes, Constantino hizo muchos esfuerzos para reconciliar a los
arrianos con los demás cristianos y se decantó cada vez más claramente por una
política favorable al cristianismo. La tajante prohibición del adulterio y concubinato
significa que esa religión era asumida como referente jurídico de la sociedad.

12. LA EXPERIENCIA DEL JULIANO “EL APÓSTATA”


El último intento de restaurar la religión romana lo protagonizó el emperador Juliano
(361-363 dC). Apodado el Apóstata por los cristianos, su intento quedó en un episodio
efímero y fallido.

Su oposición al cristianismo no era tanto política como filosófica: se había dejado


seducir por el neoplatonismo y eso le había llevado a rechazar las doctrinas religiosas
que se mostraban incompatibles con él.

Juliano empezó por proclamar la libertad de cultos y creencias, luego vinieron otras
medidas de mayor calado. Pretendía instaurar el imperio “humanista” de la época de
los emperadores Antoninos. Pero en el punto donde estaban las cosas, eso significaba
erradicar el cristianismo como referente ideológico y como base del poder político.

Intentó configurar la figura de un nuevo clero basado en la philantropía, pero la


reacción fue muy fuerte y se vio obligado a radicalizar sus posiciones iniciadles. En el
362 dC se prohíbe a los cristianos la enseñanza de la gramática y retórica por
considerarlos incompatibles con la tradición grecorromana. La figura de Juliano quedó
satanizada para los cristianos.
HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
7
OCCIDENTE

13. LA CREACIÓN DEL IMPERIUM CHRISTIANUM POR EL


EMPERADOR TEODOSIO
El emperador Teodosio, de origen hispano, estaba decidido a configurar
definitivamente el Imperium Christianum. De ahí su renuncia a ostentar el título de
Pontifex Maximus.

Edicto Tesalónica, promulgado en el 380 dC, declaraba a los arrianos enemigos


públicos y establecía penas para quienes ignoraran o conculcaran la doctrina niceana.
A ello le siguió un Concilio, celebrado en Constantinopla en el 381 dC. En este concilio
se llevó a cabo una organización territorial de la Iglesia, constituyendo diócesis y
provincia. Se reconoció la primacía de la sede patriarcal de Roma.

En la primera fase de su mandato Teodosio se muestra conciliador con las


aristocracias paganas y con los paganos ya que necesitaba el apoyo de esos grupos
para consolidar su posición.

En el 388 dC envía un prefecto a Siria, Egipto y Asia con instrucciones de disolver las
asociaciones paganas y destruir sus templos (como el Sarapeo de Alejandría).

La Constitución de 392 dC. condena definitivamente el paganismo, cualquier religión


o práctica religiosa fuera del cristianismo de NIcea, tanto en el ámbito público como en
el privado, estableciendo el Cristianismo como única religión del estado.

Esta radicalización de la política religiosa de Teodosio se ha relacionado con su


enfrentamiento con el obispo de Milán, Ambrosio. La matanza que ordenó el
emperador contra los habitantes de Tesalónica le había valido la excomunión por el
obispo en el 390 dC.

Cuando Teodosio muere en el 395 dC deja el Imperio a sus dos hijos muy jóvenes
encomendados al magister militum Estilicón. Pero los acontecimientos llevaron por
otro camino e hicieron la unidad del Imperio Romano cada vez más ilusoria.

14. LA EMPRESA DE JUSTINIANO Y EL FINAL DEL MUNDO


ANTIGUO
Con el fin de la dinastía de Teodosio en el 450 dC se abría el magister militum alana
Aspar la posibilidad de acabar también con el Imperio romano de Oriente.

El siguiente emperador Anastasio contribuyó también a la estabilidad del Imperio. Y


gracias a él, pudo Justiniano intentar la recuperación de Occidente (527-565 dC).
Justiniano combatió a los herejes arrianos para lograr la unidad religiosa en la fe
católica. Se trataba de recuperar el territorio perdido, pero sobre todo de unificar las
relaciones jurídicas, imponiendo un derecho romano a todos los súbditos del Imperio.

Cuando Roma era para el Occidente europeo una etapa ya superada, consigue
producir uno de sus más importantes legados: ese Corpus Iuris Civilis que tanto ha
influido en el derecho europeo posterior.

La recuperación territorial llevada a cabo por Justiniano produjo más cargas


económicas que ingresos, la ocupación del norte de África no sería duradera. La
HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
8
OCCIDENTE

frontera del Danubio no se pudo mantener, Italia se perdió casi toda y hubo que ir
cediendo el sur de Hispania a los visigodos.

En el 651 dC fueron aniquilados los Sasánidas y Persia se islamizó. El Norte de África,


Egipto y el Próximo Oriente perdían su romanidad frente al Islam. La llamada Basileia
ton Romaion (Reino de los romanos) entraba en la Edad Media con una sede que
seguía estando en Constantinopla controlando el Asia Menor, Grecia y el sur de Italia.

15. LA PRODUCCIÓN Y EL COMERCIO EN EL BAJO IMPERIO


La economía romana estaba subdesarrollada en términos modernos. También era
muy precarias. Podían fallar las cosechas y a menudo lo hacían. Había muchos
estragos causados por los conflictos bélicos.

Sólo parece que algunos productos agrícolas como el aceite de oliva, el vino y las
artesanías parecían transportar en cantidades enormes a través del Imperio.

Pero cuando fallaba la cosecha de un alimento no había infraestructuras para asegurar


que se remediara la penuria rápidamente. La gente se moría de hambre.

En general parece que la vida económica de la parte occidental del Imperio fue
bajando y el proceso fue acompañado de una disminución de la calidad y del estándar
tecnológico de los productos.

16. LOS TRABAJADORES AGRÍCOLAS


La población del Bajo Imperio vivía casi toda ella en el campo. Tanto en Occidente
como en Oriente gran parte de la tierra estaba en manos del estado y de los miembros
de la nobleza, seguidos por la Iglesia y los monasterios.

Mientras en Oriente predominan las haciendas medianas y pequeñas, organizadas en


aldeas en Occidente se caracteriza por un hábitat muy disperso. En ambas partes del
Imperio existía una amplia capa de campesinos de condición libre, unos trabajando su
propia tierra y otros la de un dueño externo.

Entre estos últimos se contaban los coloni, conocidos a partir del 352 dC a través de
disposiciones legales. Eran libres, pero estaban adscritos a la tierra de sus dueños, sin
posibilidad de abandonarla a no ser que dejaran un hijo en su lugar. Su estatus fue
empeorando hasta resultar, en época de Justiniano prácticamente igual al de los
esclavos. Esto se ha querido ver como precursor de la servidumbre medieval y del
modo feudal de producción.

17. ADMINISTRACIÓN Y BUROCRACIA


En la Antigüedad Tardía, se ejercía el gobierno central desde las cortes imperiales.
Entre la corte y la civitas existían varios niveles administrativos regionales, las
prefecturas del pretorio.

Las civitates se gobernaban por medio de un consistorio, de terratenientes asentados


en ellas, los llamados decuriones o curiales.
HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
9
OCCIDENTE

El volumen del aparato burocrático fue creciendo sobre todo en las civitates, para
poder entrar en esta burocracia hacia falta poseer la tradicional educación clásica
literaria. Quienes habían desempeñado con éxito las funciones burocráticas eran los
honorati y se relacionaban al margen del resto.

Cuando en los siglos posteriores se constituyeron nuevos reinos bárbaros una serie de
cortes reales sustituyó a la única corte imperial. Lo que menos cambió al pasar de un
estado central a los reinos bárbaros fue la base ideológica de la monarquía. El
concepto bajo-imperial del emperador como vicario de Dios en la tierra se mantuvo tal
cual.

18. EL PAPEL DE LOS OBISPOS


A nivel local, la civitas conservaba muchas de sus funciones anteriores, jurídicas,
económicas, políticas y culturales. Pero los obispos jugaban cada vez un papel más
importante a nivel local.

El obispo era elegido por el consenso de los ciudadanos, y a medida que la Iglesia iba
acumulando patrimonio, el obispo controlaba mayores fondos que sus conciudadanos,
excepto los más ricos. Esto le permitía cumplir el papel de defensor de los desvalidos.
Por su autoridad, podía resolver disputas entre los miembros de su comunidad y podía
interceder en favores personales por su naturaleza religiosa.

Finalmente el calendario de fiestas cívicas fue rechazado debido a sus orígenes


paganos. Cuando en el transcurso del siglo V las Curiae perdieron toda su fuerza, el
poder de los obispos aumentó en general.

19. CAUSAS DE LA DISOLUCIÓN DEL IMPERIO ROMANO EN


OCCIDENTE
La presión de las poblaciones periféricas, actuando desde fuera y desde dentro
jugaron un papel importante en la disolución de los imperios del Mundo Antiguo. La
separación del imperio en dos mitades en el 395 dC dejaba zonas más desprotegidas.
Había problemas de efectivos y hubo que recurrir a los bárbaros y privilegiarlos con
dineros y tierras.

Pero al final los bárbaros se crecieron demasiado en algunas zonas y la larga ofensiva
de los persas contribuyó también a la debilidad del Imperio.

Además de los problemas políticos y militares, había problemas sociales y


económicos. Se sumaba la existencia de una aristocracia opulenta y todo tenía que
salir de unos campesinos cada vez más empobrecidos. Hubo conflictos sociales sobre
todo en Hispania, eran bandas de marginados en las que había agricultores huidos de
las tierras.

20. EL LEGADO DE ROMA


Una buena parte de Europa habla lenguas románicas herederas del latín.
HISTORIA ANTIGUA – T EMA 9 – ROMA, EL BAJO IMPERIO Y EL FIN DEL IMPERIO DE
10
OCCIDENTE

Las raíces romanas o grecorromanas siguen patentes en la literatura, pensamiento y


las artes. Romana es la herencia de la arquitectura y la técnica.

La continuidad religiosa es sorprendente. La unidad cultural del Mediterráneo favoreció


la difusión del cristianismo.

La herencia del derecho. El Corpus Iuris Civilis es una obra integrada por una
introducción sistemática y recopilación de las obras de los juristas más imporatantes y
ha marcado de alguna manera la codificación del derecho privado a lo largo de l siglo
XIX. El derecho romano es el único ordenamiento jurídico nacional que ha conseguido
convertirse en nuestros días en un auténtico derecho mundial.