You are on page 1of 2

MARCO TEÓRICO

La limpieza del material de laboratorio es un procedimiento que debe realizarse después


de la utilización de los mismos, una limpieza oportuna evita que cualquier suciedad o
mancha se mantenga y no pueda ser quitada fácilmente. El procedimiento más común
consiste en lavar el material con agua y jabón, es recomendable regular el chorro de
agua del grifo y utilizando un cepillo adecuado fregar al interior y exterior del material
a continuación se debe enjuagar bien, en caso de que los residuos sean difíciles de
eliminar es necesario emplear ácidos, bases o disolventes orgánicos ( Joseph E. Davis,
2009). Las limpiezas químicas permiten el buen funcionamiento de los equipos
mediante la recirculación de soluciones químicas, previamente formuladas de acuerdo al
material de los equipos a limpiar, se pueden emplear las siguientes disoluciones:

Mezcla crómica: útil para quitar cualquier resto de materia vegetal, animal e inorgánica
en el material de vidrio o porcelana, se puede dejar por un tiempo de 25 a 30 min, luego
de limpiarlo con este reactivo se recomienda enjuagarlo con abundante agua ya que en
sus paredes se encuentran adheridas tazas de ion dicromato, la mezcla crómica es una
sustancia toxica, corrosiva y peligrosa para el medio ambiente por eso se recomienda
usar el equipo de protección adecuado y desecharla correctamente (José García;
Francisca Colom; Juan Antonio Jaramillo, 2003)

Potasa alcohólica: es una solución blanquecina eficaz para lavar pipetas y buretas,
además de ser útil para eliminar las grasas se puede dejar por tiempo de 15 a 20 min.

Agua regia: esta solución es efectiva en la eliminación de compuestos orgánicos y


partículas de metal en el material de vidrio, pero debe ser utilizada con mucho cuidado
porque es corrosiva (José García; Francisca Colom; Juan Antonio Jaramillo, 2003)

Para suprimir los residuos orgánicos en los materiales se utilizan solventes orgánicos
como: éter etílico, etanol (alcohol fino), benceno, acetona, tolueno etc. ( Joseph E.
Davis, 2009)

Posterior al lavado del material se puede emplear acetona, alcohol o agua destilada para un
secado rápido.
CONCLUSIONES

 En los materiales de vidrio del laboratorio antes o después de utilizarlos quedan


siempre residuos de reactivos que por lo general no son muy visibles, estas
impurezas alojadas en las paredes del material pueden generar alteraciones
ligeras o leves en las reacciones que se trabajan en la práctica del laboratorio
obteniendo datos imprecisos.
 Al término de cada práctica se debe realizar un correcto lavado y secado de los
materiales, en los que sabiendo la naturaleza y gravedad de los residuos
contaminantes se puede aplicar el tipo de limpieza adecuada, simple o
empleando soluciones químicas.
 En el laboratorio existen dos tipos de limpieza para los materiales de vidrio: la
limpieza simple que requiere de un cepillo, jabón, agitación, agua y la limpieza
química en la cual se utiliza soluciones químicas que permiten la eliminación de
residuos difíciles de limpiar con el método común como son la potasa
alcohólica, mezcla crómica, agua regia entre otras.

BIBLIOGRAFÍA

Joseph E. Davis. (2009). Manual de laboratorio para química: experimentos y teorías.


España: Reverté S.A.

José García; Francisca Colom; Juan Antonio Jaramillo. (2003). Manual del auxiliar del
laboratorio . Madrid, España: MAD, S.L.