You are on page 1of 1

Paraná, domingo 14 de octubre de 2018 CULTURA Y ESPECTÁCULOS 11

el novelón del `casanova´ Urquiza.


XXCLAVES DE No es eso en absoluto. Al contrario;
TRABAJO hay una aproximación con muchísi-
ma profundidad y respeto. Por eso
-¿Cuánto tiempo trabajaste trabajo con Diego Harguindeguy,
en `Salvaje´. un historiador, que me recomienda
- El proceso de investigación lecturas, me hace críticas y aportes.
para esta novela insumió algo más Diría que en un balance, hay un
de un año. Me documenté en pro- ciento por ciento de dato duro, de
fundidad y leí todo lo que estuvo información en este trabajo. Hay
disponible y a mi alcance. En cuan- lectura, bibliografía, documentos, re-
to a la escritura, fue una etapa de gistros. Y el mismo porcentaje, ciento
frenesí, en la cual me senté a escri- por ciento, de trabajo sobre lo literario
bir casi compulsivamente. Fue un para novelar esos hechos históricos,
período arduo de mucha intensidad. de modo que a la hora de la lectura
- En un balance ¿qué porcen- sea una novela. No una biografía. Y
taje tiene de basamento históri- mucho menos un libro de historia.
co y cuánto de ficción? Se trata de que la narración
- Como autora de este género, que se plasma en el texto, tenga
siento que tengo una responsa- esa dinámica, el ritmo que cautive
bilidad. No es que tomo las cosas el lector a través de la intriga, de los
livianamente. No se trata de escribir diálogos, las escenas.

Su primera novela, Pasión y traición. Los amores secretos de Remedios Escalada de San Martín, fue un éxito de ventas y
la catapultó, en 2013, a la consideración masiva en el rubro de la novela histórica.

2013, a la consideración masiva en


lo que sucedió en el país, sostiene to a cierta megalomanía del hom- tre niveles sociales. Estamos fren- XXTRAYECTORIA el rubro de la novela histórica. Luego
Canale para quien, uno de los ries- bre. En este punto – sostiene- pue- te a un hombre que avanza, segu- llegaron Amores Prohibidos –sobre
gos que corren los líderes, “es que
todo el tiempo se viva con la para-
noia de pensar que alguno, por de-
de establecerse también un parale-
lo con Rosas. Personas adineradas,
muy firmes y ciertamente dueñas
ro de sí mismo hacia su objeto de
deseo. Recordemos que las muje-
res estaban muy lejos de ser suje-
F lorencia Canale nació en Mar
del Plata en 1963. Estudió Le-
tras en la Universidad de Buenos
Manuel Belgrano y su vida senti-
mental- y una trilogía dedicada a
Juan Manuel de Rosas: Sangre y
trás te clave el puñal. Y allí apare- del territorio”. tos; su condición era la de some- Aires. Es periodista y trabajó en Deseo; Lujuria y Poder, y La hora
ce la voracidad, que por otra parte, - ¿De qué modo consideras- terse a los designios, primero de su diversos medios: Noticias, Living, del destierro.
encubre una gran inseguridad y el te las traiciones y lealtades de las padre y luego a su marido, a quie- Gente, Siete Días, Veintitrés, Info- Su trabajo más reciente es
ansia por la inmortalidad, algo del mujeres en torno a Urquiza y de nes debía pleitesía. No había es- bae, entre otros. Salvaje. Urquiza y sus mujeres,
orden de la omnipotencia”. Carac- él en su vínculo con ellas? pacio para cuestionamientos, pe- Su primera novela, Pasión y trai- que presentó el viernes en el mar-
terísticas, agrega, presentes en ca- - Me interesa el mundo femeni- se a que podemos nombrar excep- ción. Los amores secretos de Re- co de la Feria del Libro, organiza-
si todos los grandes nombres de la no del siglo XIX como un objeto de ciones, como Remedios de Escala- medios Escalada de San Martín fue da por la Secretaría de Cultura
historia de La Argentina. estudio. En ese sentido abordé as- da, o Mariquita Sánchez, feminista un éxito de ventas y la catapultó, en Municipal.
Con esa perspectiva, “la imagen pectos de la vida cotidiana de las antes de tiempo y emblema de esa
del caudillo de provincia resulta fas- hijas de familias importantes, prin- perspectiva.
cinante, deslumbra, aparece como cipales en la vida política y social En este trabajo que hice sobre Ur-
un encantador”, confía. Y al referirse del momento. Y también el de las quiza y sus mujeres, precisamente ta el fin de sus días aguardándolo. sonalidades de las que hablamos,
al protagonista de su más reciente muchachas que accedían a cono- me llamó la atención la aceptación Estas mujeres de la sociedad en- no existían en el siglo XIX.
novela, editada por Planeta, agre- cer a Urquiza. Y en esos mundos por parte de las mujeres de la elec- trerriana de la época, aceptaban con En este punto vale considerar
ga: “Urquiza era un hombre voraz diversos, traté de ver cómo se en- ción que el líder hacía sobre ellas. Él resignación ese destino. también que tal vez las mujeres
al cual le gustaban mucho las mu- tablaba el vínculo entre hombre y las seleccionaba, las cortejaba, las - Es una mirada que califica con que acaso hayan tenido un espa-
jeres. Tenía fama de gran bailarín mujer, en particular entre la ley –la abandonaba. Sin embargo ningu- dureza el rol de la mujer. cio mayor de posibilidad para de-
al que le gustaba cortejar y seducir. masculinidad, el hombre de cierto na se quejaba. Y en este sentido, en Quiero aclarar algo, que es clave. cidir sobre su cuerpo eran las mu-
Era coqueto, cuidaba su imagen y estamento social, como Urquiza- y la novela toco de refilón un aspecto Con lo que planteé anteriormen- jeres de los sectores populares, las
en su madurez mandaba traer tin- el universo de lo femenino. En ese de la biografía de Francisco Ramí- te no pretendo juzgar, ni levantar mulatas, que eran en cierto aspec-
turas de Europa para teñirse. Era sentido, él fue alguien de su tiempo, rez. Como se sabe `Pancho´ aban- el dedo para señalar o estigmati- to, aguerridas. Las mujeres de los
un arremetedor, que se sabía al- en el sentido de que cuando algu- dona casi frente al altar a una mu- zar a hombres y mujeres como ti- sectores acomodados, digamos,
guien con poder, al que le gustaba na mujer llamaba su atención avan- jer, que lo esperará luego durante ranos unos y sojuzgadas y someti- aceptaban por lo general sin cues-
jugar ese juego ligado, en un pun- zaba sin registrar ni distinguir en- toda su vida y quedará soltera has- das otras; porque estos enfoques, tionamientos ni reclamos los de-
con que hoy nos acercamos para signios que los hombres estable-
considerar estas situaciones y per- cían para su vida.

he nombrado. Rosas, por ejemplo, posibles pienso que tal vez estaba
XXEL HERMETISMO genera aún hoy pasiones encontra- grande y cansado y quería dedi-
DE SAN MARTIN das. Sin embargo, el tiempo permitió carse a su familia, en San José, y
incluso a quienes estuvieron enfren- entregado a sus negocios.
- De los personajes que abor- tados a él –como Alberdi- ubicarlo - ¿Tenés en proyecto avanzar
daste en tu obra ¿Cuál te resultó en otro lugar y entender la razón de sobre alguna figura de la histo-
más complejo para abordar? algunas de las decisiones que tomó. ria reciente, en relación a la línea
- Pienso que José de San Mar- La imagen del caudillo de pro- de trabajo que has desarrollado
tín, porque fue una persona con- vincia, imagen que resulta fasci- desde 2013?
tradictoria en algunos aspectos. nante, que deslumbra, como en - El siglo XIX es un período
Es el gran Padre de la Patria, por encantador. Y también con con- fascinante en términos de lirismo,
supuesto, y con una idea muy clara tradicciones que a mí me intrigan de romanticismo. Para mí se hace
respecto a lo que quería. Pero tenía y a veces me enfurecen, sobre todo interesante hasta la década del 30
una personalidad hermética lo cual, cuando no alcanzo a comprender del siglo XX. Desde ahí, para mí es
complejiza la aproximación a él. plenamente la razón de algunas puro presente. Y el presente no me
Por el contrario, Belgrano era una decisiones. En Urquiza, por ejem- resulta –por ahora- motivador para
personalidad para venerar y adorar, plo, su decisión de retirarse en la escribir. Necesito la perspectiva de la
era un hombre muy preparado y batalla de Pavón. No dudo que distancia temporal. Me han sugerido
también con encanto. nuestra historia, como país, hu- escribir sobre figuras políticas cen-
Creo que el tiempo ha hecho biese sido otra si no hubiese re- trales del siglo XX, pero no me han
que uno pueda mirar con otros ojos culado en Pavón y luego entregado cautivado y apasionado como las
a todas estas personalidades que el poder. Entre las especulaciones personalidades del siglo XIX. “Me interesa el mundo femenino del siglo XIX como un objeto de estudio”,
explica la autora al justificar la línea de trabajo que ha desarrollado en su obra.

Related Interests