You are on page 1of 3

DIAGNÓSTICO

Evitar la hipoxia es un reto para todo el equipo médico perinatal, sin


embargo aún no hay acuerdo de cuál es la mejor manera de
diagnosticarla en útero ya que la mayoría de las pruebas diagnósticas no
son 100% seguras.
DIAGNÓSTICO ANTES DEL PARTO
Estudios de imagen y laboratorio: La ciencia obstétrica ha establecido
sistemas para monitorear el estado del bebé desde el embarazo y al inicio
de la labor de parto y la asfixia fetal:
 La ecografía o ultrasonido: para detectar a los fetos con retraso del
crecimiento intrauterino, pero existen dificultades en la utilización de
esta técnica, ya que cuando se hace un solo estudio durante todo el
embarazo, no se puede verificar cambios en la velocidad de
crecimiento.
 Valoración del líquido amniótico: El diagnóstico de oligohidramnios
(falta de líquido amniótico) es esencialmente por ultrasonido y se
considera un signo de alarma por lo que, ante el diagnóstico del
mismo, el médico estará obligado a poner en marcha otras
actuaciones obstétricas.
 Monitorización de la frecuencia cardíaca fetal: La auscultación
debeefectuarse durante al menos 30 segundos después de una
contracción. Enpacientes de alto riesgo, el American College of
Obstetricians and Ginecologist(ACOG) recomienda la valoración y
registro de la frecuencia cardiaca fetal (FCF) cada 15 min, al
menosdurante la fase activa del parto. Es un método fácil de realizar,
bien tolerado por la embarazada y que no requiere aparatos
sofisticados.Perfil biofísico fetal: Incluye la medición de los movimientos
respiratorios y corporales, tono o fuerza de estos movimientos, volumen
del líquido amniótico y la FCF. Aunque la frecuencia de los falsos
positivos es del 30%, los resultados son mejores que con la valoración
aislada de la FCF.
 Un registro es anormal cuando la FCF basal es inferior a 110
Latidos/minuto, hay ausencia de variabilidad, o aparecen
“desaceleraciones” en cada una de las contracciones.
 Cuando se detecte mediante auscultación una FCF indicativa de
alarma y los signos anormales persistan, el médico seguramente
considerará realizar una cesárea.

 Estimulación vibro-acústica (EVA): Se basa en que el feto sano, a partir


de las 28 semanas de gestación, responde con un movimiento brusco y
una elevación de la FCF a la estimulación con ruido y vibración.
 Doppler: El doppler es una técnica relativamente nueva que estudia la
dinámica circulatoria entre el feto y la placenta y entre el útero y la
placenta.

DIAGNÓSTICO DURANTE EL PARTO


Monitorización electrónica contínua de la FCF durante el parto: La
monitorización electrónica continua de la frecuencia cardiaca se introdujo
a principio de los setenta. Desgraciadamente, algunos estudios han puesto
de manifiesto una mayor frecuencia de cesáreas y partos vaginales
quirúrgicos debidos a diagnósticos erróneos de sufrimiento fetal en
pacientes con monitorización electrónica continúa. Además no se ha
demostrado su utilidad comparada con la medición de cada 15 minutos.
Electrocardiograma: la interpretación de los patrones de FCF en relación
con las contracciones uterinaspermite evaluar el estado fetal durante el
parto lo que reduce la cifra de cesáreas por sufrimiento fetal en un 53%.
Cordocentesis, medición del equilibrio ácido-básico: La medición del
equilibrio ácido base (EAB) es la piedra angular del diagnóstico de la
hipoxia fetal que va a condicionar el tratamiento que el médico debe
tomar para evitar el riesgo de daño neurológico
 Monitorización continua del equilibrio ácido-base: La determinación
de los valores del EAB durante el parto mediante microtomas de
muestras de sangre, o en arteria umbilical en el recién nacido, permite
obtener valores puntuales de un proceso que es dinámico.
Control Cardiotocográfico: Registra simultáneamente la actividad
cardiaca del bebé y la actividad uterina –contracciones- incluyendo los
movimientos fetales. Las contracciones pueden disminuir el flujo sanguíneo
a la placenta y, por lo tanto, la oxigenación fetal. El feto que ya tiene
hipoxia, tolera mal estas circunstancias y puede experimentar problemas
en el corazón y disminución del gasto cardiaco.
 Seguramente el médico hará un registro cardiotocográfico de corta
duración en el momento en el que se inicia el trabajo de parto en las
embarazadas consideradas de alto riesgo.
Observación de la presencia de meconio en el líquido amniótico: En el
pasado la presencia de meconio en el líquido amniótico se consideraba
un signo de hipoxia fetal. Sin embargo, actualmente se considera que
el meconio es un hallazgo inespecífico que puede guardar relación con
una gran variedad de problemas además de la asfixia. Por ejemplo, las
malformaciones cardiovasculares (13.9%) la isoinmunización Rh, la
corioamniotis (37.7%) y la preeclampsia (11.1%).
El valor predictivo del meconio como indicador de asfixia fetal es algo
mayor cuando se da en embarazos de alto riesgo y cuando es de color
verde oscuro o negro, espeso y pegajoso. El meconio ligeramente
coloreado, de tonalidad amarilla o verdosa, guarda escasa relación con la
hipoxia fetal.
DIAGNÓSTICO DESPUÉS DEL PARTO. DIAGNÓSTICO CLÍNICO
El recién nacido muestra disminución del tono muscular y dificultad para
iniciar espontáneamente las respiraciones. Si el bebé no inicia rápidamente
su respiración existirá una privación en el aporte de oxigeno que lo llevará
a un estado de hipoxia con acumulación de toxinas, acidosis progresiva y
signos neurológicos anormales.
Índice de APGAR: el puntaje de Apgar será bajo y continuará así si el bebé
no respira normalmente a los 5 minutos.
Espectometría casi infrarroja: Esta técnica no invasiva, permite medir el
volumen sanguíneo en el cerebro, los niveles de hemoglobina oxigenada y
desoxigenada, así como las reacciones ante cambios en la presión del
dióxido de carbono arterial. Los estudios preliminares realizados en recién
nacidos a término con asfixia perinatal demuestran que el procedimiento
resulta eficaz para conocer los cambiosque ocurren durante la fase de
reoxigenación y los resultados tienen valor pronóstico.
Medición de gases en la muestra de sangre del cordón umbilical: Los gases
(oxígeno y CO2) de la vena y arteria umbilicales suelen medirse en el
momento del parto para determinar la situación del metabolismo ácido-
básico del recién nacido en el momento de nacer. Este estudio se hace
cuando el médico ha observado cualquier anomalía importante en
el proceso del parto o cuando persisten los problemas en la situación del
neonato más allá de los primeros 5 minutos de vida.