You are on page 1of 6

UNIVERSIDAD PEDAGÓGICA NACIONAL

“FRANCISCO MORAZÁN”

ASIGNATURA:
SEMINARIO DE ECONOMIA

CATEDRATICO:

LIC. EFRAIN DUARTE

ALUMNO:

GUSTAVO ADOLFO GARCIA CASTRO

REGISTRO:

0801198809342

SECCION

“A”

ANALISIS DE EL ORDEN CRIMINAL DEL MUNDO

LUGAR
COMAYAGUA HONDURAS C.A.
FECHA:
13/10/18
El orden Criminal del Mundo

El orden Criminal del Mundo, un documental centrado en las entrevistas a dos de


los más prominentes protagonistas de la izquierda europea y latinoamericana, el
sociólogo suizo Jean Ziegler y el periodista y escritor Eduardo Galeano, muestra un
importante e interesante enfoque sobre las verdaderas causas de la desigualdad
global y de la distintas crisis internacionales. La humanidad vive una época de
avances, de conquistas tecnológicas, de libertades generalizadas y de crecimiento
económico, pero además, la hambruna colectiva, las distintas violaciones a los
derechos, los conflictos armados, la destrucción incontenible de valores y buenas
tradiciones, el empobrecimiento de naciones enteras y la desigualdad incalculable
entre los habitantes del mundo, son las nubes que cubren el cielo azul de avances
de este siglo. Eduardo Galeano y Jean Ziegler empiezan afirmando la existencia de
graves problemas globales, como la hambruna, y localizando el culpable de tales
catástrofes, un ser invisible, astuto, omnipresente y todopoderoso, que se
manifiesta con el nombre de “El Orden Criminal del Mundo”.

Los amos del mundo

Primero que todo, este criminal global no es una organización, ni un Estado, ni


siquiera una corporación, no es nada de eso y a la vez lo es todo. Existen
innumerables teorías que hablan acerca de un orden global, un gran sistema
mundial que controlaría a todos y cada uno de las naciones del mundo, un orden
con poderes indescifrables y que acabarían con el libre albedrio de las personas
haciéndolas sumisas a este nuevo orden mundial. Pero el orden criminal al que se
refiere el documental es menos fantasioso y misterioso, este orden está compuesto
por personas de diferentes razas, credos y naciones, pero con un mismo motor, el
beneficio máximo. Los miembros de este orden ejercen control en base a sus
inmensos capitales, así controlan todo, desde una pequeña agencia de viajes hasta
el gobierno más poderoso del mundo. Galeano y Ziegler manifiestan que este orden
criminal utiliza un instrumento eficaz para lograr ese beneficio máximo que tanto
buscan, la globalización. Ciertamente se conoce globalización como la eliminación
de fronteras para todo, los pueblos son influidos por otros pueblos, el comercio se
convierte en el motor de la civilización, la cultura es transformada por la tecnología
y la vida se hace más fácil. Pero detrás de todas estas manifestaciones de la
globalización, se encuentra el interés de poder económico y político del orden
criminal que busca con perseverancia y agresividad convertirse en los amos
absolutos del mundo. Según Héctor Mondragón, dirigente campesino colombiano,
los grandes empresarios y dueños de capital ya no son tan invisibles como ante
parecían serlo, ya que han comenzado a ocupar posiciones de poder en el
escenario político y lo han hecho a gran medida en los Estados Unidos. Es de
conocimiento de muchos que varios de los más destacados políticos que han y
están ostentando cargos de poder en el gobierno norteamericano son dueños de
grandes empresas

y poseen enormes capitales. Un destacado ejemplo sobre esta intromisión de


grandes hombres de negocio en el gobierno norteamericano es el anterior
presidente George W. Bush, quien había creado una compañía petrolífera, pero
luego la vendió, también estuvo dentro de las personas que compraron el equipo de
beisbol Texas Ranger y su familia tiene grandes negocios petrolíferos. También
existen empresarios que donan grandes cantidades de dinero a los candidatos a
ejercer puestos gubernamentales para así controlarlos. Otro instrumento de
manipulación global del orden criminal son las organizaciones financieras y
comerciales internacionales. El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y
la Organización Mundial de Comercio, actúan como herramientas para dominar el
movimiento comercial y las finanzas de todo el mundo. Estos tres organismos
internacionales son controlados por un puñado de países quienes erigen sus
normativas y predisponen sus movimientos, que a la vez están dominados por la
organización criminal de los amos del mundo. Así mismo, existen otras
organizaciones globales que ejercen su poder no solo económicamente, sino
también militarmente y políticamente, como lo son la Unión Europea, la
Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la Organización de
Cooperación de Shanghái, la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), el G8,
la Unión Africana, la Liga Árabe, el grupo BRIC (Brasil-Rusia-India-China), y muchos
otros más. Los amos del mundo están en todas partes y a la vez en ninguna, no se
les puede apresar ni nada por el estilo, ya que ellos son dueños de los gobiernos,
por ende, los dueños de la policía. La organización criminal global no tiene límites,
quieren lograr su objetivo de obtención del beneficio máximo sin importar el costo,
pasan por encima de la vida de millones de personas en todo el mundo.

Capitalismo asesino

El capitalismo, la política económica que rige el siglo XXI, es considerado por


muchos la mejor y hasta la única manera de hacer funcionar a la economía global,
y de hecho, a la civilización. Pero los dos grandes personajes entrevistados,
Galeano y Ziegler, expresan al unísono y casi de manera repetitiva como en una
poesía, que el capitalismo no es más que una maquina asesina global. El mundo
capitalista engrandece a los empresarios y dueños de capitales, pero para eso
acaban destruyendo a la gran mayoría de la humanidad que tiene grandes capitales
económicos, causando así lo que muchos llamamos hambruna generalizada o
global. Según la Organización de las Naciones Unidas, mueren alrededor de 25.000
personas cada día en todo el mundo a causa de la desnutrición. Esto sucede
un planeta, que según expertos puede dar de comer a más de 12 mil millones de
personas. Pero todo es consecuencia de la desigual distribución de las riquezas. Un
continente como África, que tiene la mayor cantidad de personas que sufren de
desnutrición, tiene que pagar deudas externas que han impuestos las potencias
internacionales, mientras que sus habitantes mueren de hambre ya que el Estado
se ve imposibilitado a tomar medidas a causa de los pocos y casi nulos ingresos
que obtienen. Este asesino global (capitalismo), ha recrudecido su hegemonía
sobre prácticamente todos los aspectos sociales desde la caída de la Unión de
Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1991. Desde entonces las fronteras
dejaron de ser entre el este y el oeste para convertirse entre el sur y el norte, y el
gran monumento de la división mundial dejo de ser el muro de Berlín para
convertirse en el estrecho de Gibraltar y la frontera ente Estados Unidos y México.
Esta tanta la influencia de este capitalismo agresivo y destructivo, que naciones
como China, de ideología comunista pero economía capitalista, se han rendido ante
el mundo globalizado y su economía, ahora, es la segunda más grande del mundo.
El orden criminal global ha encontrado en el capitalismo la manera perfecta de
cumplir con su objetivo de poder inmensurable. Además, con el capitalismo los
grandes países con grandes capitales han podido ejercer su poder ante Las
naciones más débiles y en “vías de Desarrollo”, para así mantener su hegemonía
global y La de los amos del mundo. Mientras el capitalismo siga siendo usado de
manera desmedida e irresponsable por las potencias mundiales y las grandes
corporaciones internacionales, las desigualdades, la pobreza y la desnutrición
seguirán azotando a la humanidad.

Miedo Cotidiano

Los instrumentos que utiliza el orden criminal son ostentados desde lo más alto de
la cúspide política y económica, pero existe un arma generalizada, fácil de crear y
de efectos per duraderos, El miedo más común y destructivo que afecta a la
humanidad, es según Galeano y Ziegler, el miedo a perder el trabajo. Las personas
tienen miedo a perder sus empleos y a no encontrar uno, lo cual despierta en ellas
un terror diario que los mantiene sumisos a las disposiciones de sus jefes. El miedo
es utilizado como un método para controlar a las mazas, para disipar los
sentimientos de justicia y patriotismo y para destrozar los derechos humanos. Existe
otro tipo de miedo que, a diferencia del primero, es más terrorífico y desmoralizador,
y es el miedo que es engendrado por la tortura. Desde épocas inmemorables, la
tortura ha sido utilizada para disipar rebeliones, someter a agrupaciones y sembrar
el miedo entre la sociedad. Durante mucho tiempo la tortura se realizaba de manera
discreta, pero en nuestro siglo, la tortura es presentada como un mal necesario, las
agencias de seguridad y los ejércitos lo practican abiertamente y como si fuera la
mejor arma para derrotar el terrorismo. Los que aplican la tortura nos dicen que la
utilizan para obtener información sobre futuros ataques y grupos radicales, y así por
detenerlos y desmantelarlos, pero en realidad solo utilizan la tortura para sembrar
en miedo entre la sociedad. Un prisionero al que se le aplica técnicas de tortura no
va a decir la verdad, a menos que si la sepa, sino que dirá cualquier tipo de
información con tal de satisfacer la incesante necesidad de sus agresores de que él
diga algo.