You are on page 1of 2

CASO 1

Jonathan es un adolescente de 15 años con un historial de fracaso escolar muy importante. Ha


sido tratado por diferentes psicólogos y desde la primaria hay un seguimiento del servicio del
Equipo de Asesoramiento Psicopedagógico (EAP) de la zona. Como resultado de su historia
académica, Jonathan ahora sufre Fobia Escolar: rechaza todo lo que esté relacionado con los
centros educativos, incluso manifiesta continuos dolores de cabeza, vómitos, diarreas… durante
el período escolar.

Solución.

Durante las reuniones de inicio de curso, el equipo directivo, el EAP y la familia acuerdan que el
objetivo principal del curso sea integrar al alumno en un grupo-clase y que, poco a poco, deje
de manifestar su rechazo escolar. Se plantea también que el alumno intente recuperar todas las
materias suspendidas de 1º ciclo ya que se ven graves dificultades para poder alcanzar las
competencias y contenidos de 3º ESO. Toda esta información es traspasada al Equipo Docente
y se pide especialmente que haya control de asistencia y se comunique cualquier incidencia a la
tutora sustituta.

Se consigue que durante el último mes el alumno disminuya su angustia y pueda volver a asistir
a clase con cierta normalidad y participe en el trabajo de síntesis. Sin embargo, suspende para
septiembre el 60% de las materias y es uno de los candidatos a repetir curso. El Tutor insiste en
la última reunión de Equipo Docente que se le haga una adaptación curricular en el material de
recuperación de septiembre.

Caso 2

Llega el mes de diciembre y desde el equipo directivo se hace saber al equipo docente la
incorporación de un nuevo alumno al grupo de GES1 (el primer curso para la obtención del
graduado de secundaria) con la particularidad de que se trata de un alumno de 16 años. Se
incorporará al 2º trimestre sin haber cursado los módulos del 1º y sin tener ningún tipo de
convalidación.

Las convalidaciones de módulos de GES1 se pueden realizar si tienen aprobadas la gran mayoría
de materias de 1º ciclo de ESO y siempre se convalidan por ámbitos (lingüístico, social y
científico-tecnológico).

En una reunión del equipo docente de diciembre la tutora explica que el alumno es repetidor de
4º de ESO y que los resultados del 1er trimestre han sido muy negativos en el instituto. El alumno
está diagnosticado de TDAH, lo que dificulta su ritmo de aprendizaje, y lo sitúa en circunstancias
conflictivas. Por este motivo se le ha orientado desde el instituto hacia otras vías académicas
donde se pueda realizar emocionalmente. Y desde la Inspección educativa también se da el visto
bueno para que se matricule en el centro de adultos.

Desenlace

Durante el 3er trimestre el alumno tiene un seguimiento académico y emocional muy intenso
por parte del equipo docente y son continuos los contactos con la familia vía telefónica o vía
correo electrónico. Así, por ejemplo, se vuelve a hacer un uso diario de la agenda para cuestiones
académicas y se da un mayor control de deberes, se le hace participar más activamente de las
clases especialmente en aquellas situaciones en las que destaca, es premiado en las pequeñas
metas cotidianas, hay un refuerzo positivo tanto emocionalmente como académicamente.

Fruto de todo ello, se observa un cambio notable en los hábitos de estudio y de trabajo: realiza
las tareas en casa, disminuyen drásticamente las faltas de asistencia injustificadas, no llega
tarde, tiene una participación activa en las sesiones… que se traslada a una evolución positiva
de los resultados académicos.