You are on page 1of 4

Casos prácticos.

1.- Hermetismo de Pemex sobre entrega de terrenos para la nueva refinería

El silencio sobre la entrega de tierras a Petróleos Mexicanos (Pemex) para la construcción


de la refinería de Tula por el gobierno de Hidalgo y mantener encriptada la información sobre
el cambio de régimen de propiedad en el Registro Agrario Nacional ha desatado una serie de
especulaciones sobre la posibilidad de que al no tener completos los trámites legales se le
otorgue una ampliación de plazo al gobernador Miguel Osorio Chong, o que en una decisión
política la planta se traslade a Salamanca, Guanajuato, señalada como segunda opción.

En abono a la indefinición sobre la realización de esta obra de infraestructura, Pemex


anunció que su director, Jesús Reyes Heroles, junto con el secretario de la Reforma Agraria,
Abelardo Escobar Prieto, darán a conocer hoy al mediodía un reporte de avances sobre la
situación que guardan los terrenos en los que se construiría la refinería, y para la cual los
gobiernos y ejidatarios de Hidalgo y Guanajuato solicitaron a la par el cambio de régimen de
propiedad ejidal a privada.

Aunque el secretario de la Reforma Agraria (SRA) aseguró que en el caso del cambio de
régimen de propiedad de terrenos ejidales para la construcción de la refinería no hay ningún
favoritismo político para Hidalgo o Guanajuato, lo que se hace es actuar como lo marca la
ley agraria para evitar situaciones como el caso del puerto de Altamira, Tamaulipas.

Mientras que Pemex señaló que la dilación sobre esta decisión no incide en el desarrollo
de planes técnicos, ya que mientras se dirime la parte la donación de terrenos, la pararestatal
continúa con los trabajos para desarrollar la ingeniería conceptual para construir un nuevo
tren de refinación en Tula o en Salamanca.

Al vencer ayer los cien días de plazo que tenía el gobierno de Hidalgo para entregar en
donación las 700 hectáreas necesarias para la nueva refinería de Tula, y no haber un
pronunciamiento claro por parte de Pemex, el gobernador de Veracruz, Fidel Herrara Beltrán,
acusó al gobierno federal de fomentar una política de confusión y enfrentamiento entre las
administraciones estatales, por lo que exigió el cese de esta estrategia que es hartamente
incomprensible, sobre todo cuando la decisión ya favorecía a Hidalgo, entidad para la que
declaró su apoyo.

Mientras que en Pachuca trascendió que las tierras aprobadas por el Registro Agrario
Nacional (RAN) corresponden a los municipios de Atitalaquia y parte de Tlahuelilpan, donde
se construirá la refinería Bicentenario una vez que el gobierno estatal cerró el acuerdo de
compra-venta, con ejidatarios de esos dos municipios, que ayer por la mañana fueron
transportados en 17 autobuses al RAN para tramitar sus títulos de propiedad y dominio pleno,
con lo que podrán cobrar el millón 500 mil pesos por hectárea, que acordaron en las
negociaciones finales.

Para tal efecto las oficinas del RAN permanecieron abiertas las 24 horas del día y así
atender a los ejidatarios de Doxey, San Jerónimo y Tlamaco, en el municipio de Atitalaquia,
y una parte del ejido de San Francisco, municipio de Tlahuelilpan, que fueron finalmente las
tierras aprobadas, de acuerdo con fuentes del gobierno de Hidalgo y de la SRA.
En Pachuca se dice que el desplegado de la SRA fue “un acto mediático promovido por
el gobierno de Guanajuato; y que el gobernador Osorio Chong está en el Distrito Federal
desde el miércoles cerrando negociaciones. Los 168 ejidatarios de El Llano, con 350
hectáreas, no lograron cubrir el requisito de convocatoria con 30 días de anticipación para
realizar la asamblea.

En este proceso se llevaron a cabo ocho asambleas, el 2 de julio se realizó el ejido El


Llano y el 6 de julio, otros siete. El 10 de julio, el RAN concluyó la revisión de los
documentos y determinó que sólo siete de ellos cubrieron los requisitos para que se otorgue
a los ejidatarios el titulo de propiedad.

En Pemex se continúan los trabajos de ingeniería conceptual para construir la refinería en


Tula o en Salamanca, ya que conforme con las reglas establecidas por la paraestatal, si
Hidalgo no completa los trámites para la donación y Guanajuato tampoco, la obra se realizará
en un unto intermedio entre Tula y Salamanca dependiendo de qué entidad entrega primero
las tierras.

Fuente bibliográfica:

http://www.jornada.com.mx/2009/07/24/economia/027n2eco

2.- Expropiación al revés: los despojos de Pemex

El 18 de marzo de 1938, el presidente de México, general Lázaro Cárdenas del Río, anunció la
expropiación de la industria petrolera y con ello, las grandes empresas extranjeras –algunas de ellas,
antecesoras de BP, Shell o Chevron– que extraían el hidrocarburo mexicano debieron salir del país.

Tres meses después nació Petróleos Mexicanos (Pemex), creada para “prestar servicios al Estado”
explorando, produciendo y explotando el hidrocarburo para beneficio de los mexicanos. Su arranque fue
posible gracias al dinero que miles de ciudadanos aportaron.

Hoy, 80 años después, las grandes firmas extranjeras no sólo regresaron a México –BP, Chevron y
Shell, entre ellas–, sino que tienen a Pemex como su empleada. El ingeniero Fabio Barbosa Cano, experto
en aguas profundas, dice aProcesoque Pemex es hoy “una mera administradora de instalaciones y
empleados”. Todo gracias a la lenta privatización que inició Carlos Salinas de Gortari y culminó Enrique
Peña Nieto con la Reforma Energética.

De ser una de las principales del ranking mundial como productora de petróleo, Pemex hoy está en
octavo lugar. De tener refinerías con 80 y hasta 90% de producción, hoy las tiene funcionando apenas a
40 o 60% de su capacidad.

De exportar 50% del crudo, ahora lo hace en 80% lo que ha obligado a la importación de gasolinas
para el abasto local. De contar con las mejores plantas petroquímicas, hoy necesita comprar etano al
extranjero para poder mantenerlas con una mediana producción.
Los 17 mil kilómetros de ductos por los que se transporta gas y gasolina, pasaron de ser un tema de
seguridad nacional a un simple objeto de renta al mejor postor, con las llamadas “temporadas abiertas” o
“venta de plaza”.

Y lo más grave, de detentar la exclusividad de México para explorar, explotar y producir crudo,
ahora empresas de 17 países tienen en sus manos contratos para dichas actividades en 116 mil kilómetros
cuadrados de territorio nacional, en mar, tierra firme y aguas someras.

Si en 1938 Cárdenas expulsó a las grandes empresas petroleras que explotaban los bienes
nacionales, Enrique Peña Nieto no sólo permitió la entrada de compañías de 17 países, sino que además
les entregó la información geofísica y geológica que durante décadas investigaron y desarrollaron los
ingenieros de Pemex.

En su más reciente reporte ante la Bolsa Mexicana de Valores, Pemex consignó pérdidas por 352
mil 259 millones de pesos, sólo en el último trimestre de 2017.

A todo lo anterior hay que sumar que el gobierno federal ha puesto en venta todo lo que ha podido:
desde tornillos, rieles, vehículos, válvulas, casas, terrenos, buques-tanque y plantas petroquímicas hasta
grandes plataformas marinas. Todo se ha rematado al mejor postor e incluso se ha vendido tres veces por
debajo de su valor real.

En suma, en el aniversario 80 de la expropiación petrolera no queda ni el suspiro de lo que Cárdenas


pudo haber soñado.

VENTA DE GARAGE

Geóloga, ex trabajadora de Pemex “y abuela”, como se presenta, María Fernanda Campa –además,
hija del líder comunista Valentín Campa– resumió y alertó el 3 de junio de 2008 a los legisladores federales
del peligroso rumbo a la privatización.

Dimensionó el peligro, pero nadie la atendió. También trazó la línea del tiempo de la privatización.
Recordó que desde 1982, con el estallamiento de la crisis de la deuda, las reservas petroleras pasaron de
ser la joya de la corona, la razón de “la administración de la abundancia”, a ser moneda de cambio para la
entrega de créditos por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), rehén de Estados Unidos.

“Por primera vez, desde la expropiación petrolera, la banca norteamericana obligó a Pemex a
informar acerca de sus reservas petroleras y ponerlas como aval para los préstamos”. Desde 1938 –siguió–
México sufrió el bloqueo de parte de la dupla anglosajona (Gran Bretaña y Estados Unidos, de donde eran
las empresas expulsadas por Cárdenas) para que Pemex no avanzara.

Pero Pemex avanzó con el apoyo de todos los mexicanos, que hasta gallinas donaron para sacarla
adelante.

En 1975, con el llamado “boom petrolero” y el descubrimiento de yacimientos como Cantarell, el


bloqueo quedó de lado. Pero en 1995 sobre México pesó la presión para privatizar el sector petrolero.
En la línea de tiempo de la debacle de Pemex, Campa ubica el sexenio de Carlos Salinas de Gortari,
la negociación del Tratado de Libre Comercio, el error de diciembre y el préstamo de 50 mil millones de
dólares para que no cayera el país, hipotecando de nuevo el petróleo.

La carta de intención del FMI dice, leyó la geóloga en el Congreso: “El gobierno mexicano acelerará
las reformas reglamentarias y legales pendientes, y los procedimientos administrativos necesarios para
completar la desregulación de las frecuencias de los satélites, la electricidad y la privatización del sector
petrolero”.

No fueron los presidentes, desde Miguel de la Madrid al actual, quienes privatizaron; sólo siguieron
los dictados, afirmó Campa el 3 de junio de 2008, cuando se argumentaba contra la reforma petrolera que
impulsaba Felipe Calderón.

Fuente bibliográfica:

https://www.elmanana.com/expropiacion-al-reves-despojos-pemex-fmi-pemex-
hidrocarburo/4353686