You are on page 1of 1

Universidad Arturo Michelena

Facultad de Ciencias Económicas y Sociales


Escuela de Psicología
Asignatura:
Psicología Social

Fenómeno Social: ¿Mentirías por dinero?

La honestidad es un valor moral positivo vinculado a la verdad y a la transparencia,


y es lo contrario a la mentira, la falsedad y la corrupción. Ser honesto es tener una actitud
acorde con la verdad en nuestras relaciones con los demás, incluyendo nuestra familia,
amigos, compañeros de estudio o de trabajo, vecinos, y todas las personas con las cuales
nos relacionamos de una u otra forma. No solo es un valor que debemos ejercer sino
también es un valor que debemos exigir de los demás.

Generalmente es común escuchar a adultos diciéndoles a sus hijos frases como: “eso
me gusta, que sea bien pila” cuando uno de ellos trasgrede un valor como el respeto.

Acciones como quedarse con el cambio de la compra o con objetos de valor, son
aprobadas por algunas personas por su ignorancia, pero la mayoría por el facilismo de
obtener dinero sin hacer nada.

Vivimos en un mundo donde la deshonestidad es vista como sinónimo de


inteligencia o de astucia. De esa manera queda comprobado que una parte de nuestra
sociedad es permisiva a la deshonestidad y a la corrupción. Queda comprobado que para
algunas personas no les importa la procedencia del dinero, no les interesa, siempre y
cuando puedan acceder a él de manera fácil.

Es por esta razón que decidimos observar la honestidad o deshonestidad como


fenómeno social, el cual se puede definir como aquel comportamiento o hechos que afectan
a una sociedad constantemente, es la actitud consciente del hombre con respecto a los
fenómenos de la vida cotidiana y la condición social, causando un cambio inevitable en la
sociedad en la que se vive.

Ahora bien, el fenómeno social observado en la Universidad Arturo Michelena


consistió en probar la honestidad de sus estudiantes, haciéndoles creer que se les había
caído una fajita de billetes, luego se les preguntó si el dinero les pertenecía.

Esto generó diferentes reacciones, desde negar totalmente su pertenencia hasta


asegurar que el dinero era suyo.