You are on page 1of 72

Serie Filosofía de la Educación Escolar Cristiana

Fascículo número cuatro: “Hacia una Educación Auténticamente Cristiana” ©2005 por Sugel
Michelén

Diseño de portada y diagramación: Alejandro Alvarez


1a. Edición, 2008

Todos los derechos reservados

Ninguna porción de este libro podrá ser reproducida o transmitida en forma alguna sea elec-
trónico o mecánico, incluyendo fotocopiado, grabación o cualquier tipo de almacenamiento de
información o sistema de extracción informática, sin el permiso previo del propietario de los
derechos reservados.

Textos bíblico tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional. ©1999 por la Sociedad
Bíblica Internacional.
ÍNDICE

Introducción..................................................................................................5
1. El Fundamento de la Filosofía de la Educación Escolar Cristiana..............9
Una definición de cosmovisión..............................................................10
Dos cosmovisiones en pugna.................................................................12
El secularismo o naturalismo.................................................................12
El teísmo bíblico....................................................................................17

2. La Naturaleza del Alumno......................................................................23


El paradigma platónico..........................................................................23
El paradigma aristotélico........................................................................25
El paradigma bíblico..............................................................................27
El hombre fue creado a la imagen de Dios.............................................28
El hombre posee una conciencia............................................................33
El hombre es un ser caído......................................................................34

3. Metas y Objetivos de la Educación Escolar Cristiana..............................39


La importancia de establecer metas y objetivos.......................................39
Algunas concepciones históricas y filosóficas..........................................40
La perspectiva cristiana..........................................................................41

4. El Proceso de Enseñanza – Aprendizaje..................................................49


El currículo............................................................................................49
La metodología......................................................................................54
La vida y la persona del maestro.............................................................56
Las relaciones interpersonales en la escuela.............................................58
La disciplina..........................................................................................60

Conclusión...................................................................................................63
Preguntas para Reflexionar...........................................................................65
Bibliografía...................................................................................................68
Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 5

Introducción

En la conclusión de su libro The Consecuences of Ideas [Las Consecuencias


de las Ideas], el Dr. Sproul narra un incidente que le ocurrió en la década de
los 60s, cuando su hija comenzó a cursar el primer grado de primaria en una
escuela progresista de Boston.1
En la primera reunión que se hizo con los padres para explicarles la filosofía
de educación de la escuela, el director hizo la siguiente observación: “Si sus ni-
ños llegan a casa y les cuentan que han estado haciendo rompecabezas en clase,
no se alarmen. Ellos no están ‘jugando’ simplemente. De 9:00 AM a 9:17 horas
están armando estos rompecabezas, los cuales han sido diseñados por pediatras
neurocirujanos para el desarrollo motor de los músculos de los dedos de la
mano izquierda.”
Y así continuó el director, explicando el propósito de cada porción de un
día escolar y de cada una de las actividades en las que los niños estarían involu-
crados; todo había sido cuidadosamente planificado para alcanzar algún objeti-
vo. Al final de la exposición, los padres estaban tan maravillados que cuando el
director preguntó si alguien tenía alguna pregunta, todos se rieron espontánea-
mente… Pero Sproul tenía una inquietud.
“Señor” – le dijo – “estoy profundamente impresionado por su análisis tan
cuidadoso. Usted nos hizo ver claramente que todo lo hacen con un propósito.
Pero debido a que hay una cantidad limitada de minutos en un día, entonces
deben ser selectivos al escoger los propósitos específicos qué desean alcanzar; mi
pregunta es: ¿Por qué seleccionaron esos propósitos? ¿Cuál es el propósito final
que están usando para escoger los propósitos particulares que han seleccionado?
En otras palabras, ¿qué tipo de niños están tratando de producir y por qué?”
El rostro del director primero empalideció y luego se sonrojó como una re-
molacha; pero, sin enojo alguno y con mucha humildad, respondió: “Yo no sé.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


6 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

Nunca me habían hecho esa pregunta.” A lo que Sproul replicó—“Señor, apre-


cio profundamente su candor… pero francamente, su respuesta me aterra.”
He ahí el gran reto que los educadores tienen delante de sí: establecer EL
PROPÓSITO que da sentido a LOS PROPÓSITOS; esa VERDAD que da
coherencia y unidad al conjunto de VERDADES que se imparten en la es-
cuela. En el campo secular esto es un verdadero dolor de cabeza. El Dr. Scott
Buchanan admite francamente: “No hemos sido capaces de discernir el patrón
en nuestros conocimientos que los hará un sólo conocimiento.”2 Y los autores
del Reporte Harvard, en General Education in a Free Society [Educación General
para una Sociedad Libre], dicen: “La búsqueda continúa y debe continuar hasta
hallar un marco lógico que lo abrace todo… dentro del cual tanto la universi-
dad como la escuela puedan desempeñar su tarea, al mismo tiempo diversifica-
dora y unificadora”.3
Lo que estos autores señalan es la necesidad de una filosofía de educación
que le de coherencia a los datos impartidos en la escuela de modo que vengan
a ser verdadero conocimiento. La filosofía, “es a la estructura del pensamiento
lo que la mezcla es a la construcción de un edificio – le da cohesión a las cosas.
Un montón de ladrillos no es un edificio, así como un conjunto de hechos no
es conocimiento. Los ladrillos necesitan la mezcla, y los hechos necesitan una
filosofía.”4
En el caso particular de las escuelas cristianas, su filosofía de educación debe
estar enraizada en su teología. Con esto queremos decir, en palabras de David
L. Hocking, que “el punto de partida de los cristianos empieza con Dios como
Creador y fuente de una verdadera educación.”5 Como veremos a continuación,
el cristianismo es mucho más que un mensaje sobre la salvación de las almas
o un conjunto de ideas sobre Dios; es un sistema coherente de pensamiento
acerca de toda la realidad. Y ninguna escuela puede denominarse a sí misma
“cristiana” a menos que su filosofía de educación sea coherente con esa visión o
perspectiva distintiva del cristianismo.
Esta pequeña obra tiene como objetivo establecer en qué consiste la edu-
cación cristiana y por qué es la única clase de educación que puede llamarse
“educación” en el más elevado y completo sentido de ese término. Es una intro-
ducción a la filosofía cristiana de educación destinada, no sólo a los administra-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 7

dores, a miembros de la junta directiva y profesores de escuelas cristianas, sino


también a los padres de familia quienes, para la gloria de Dios y en dependencia
de Él, desean criar a sus hijos en la disciplina y amonestación del Señor (Efesios
6: 4).

1 Sproul, R. C.; The Consequences of Ideas (Wheaton, Illinois; Crossay Books, 2000); pg. 200-201).
2 Cit. por Gaebelein, Frank E.; El Patrón de la Verdad de Dios (ACSI Latinoamérica, 1998); pg. 22.
3 Ibid.
4 Kienel, Paul A (Ed.); The Philosophy of Christian School Education (ACSI, 1983); pg. 44.
5 Hocking, David L.; Bases Teológicas para la Filosofía de la Educación Escolar Cristiana (ACSI Lati-
noamérica, 2005); pg. 7.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 9

Capítulo 1

EL FUNDAMENTO DE LA
FILOSOFÍA CRISTIANA DE LA
EDUCACIÓN
Al tratar de elaborar una filoso- proceso de educación? Y si es así, ¿hay
fía de educación hay varias preguntas alguna esperanza de que podamos
que debemos responder, tales como: trabajar exitosamente con ellos?
¿Cuáles son las metas y objetivos que
perseguimos con nuestra educación? En cierto modo, responder es-
¿ De esos objetivos, cuáles son prima- tas preguntas es comenzar a elabo-
rios y cuáles son secundarios? ¿Cuál rar nuestra filosofía de educación.
es el resultado que deseamos tener al Pero entonces surge la pregunta de
final del proceso? Y, ¿cuál es la me- las preguntas: ¿Sobre la autoridad de
todología más efectiva para alcanzar quién descansaremos para responder
las metas y objetivos que nos hemos estas interrogantes? Todos nosotros,
propuesto? O bien, ¿qué instrumen- consciente o inconscientemente, des-
tos y materiales debemos utilizar en cansamos en alguna autoridad fuera
nuestra búsqueda de esas metas y ob- de nosotros mismos; ya sea en la so-
jetivos? ciedad, la tradición, el individuo, el
estado o la Biblia. Por consiguiente,
Por otro lado, ¿cuál es la naturale- el primer paso para la formulación de
za de los estudiantes con quienes tra- nuestra filosofía de educación es esta-
bajamos? ¿Vienen los niños al mundo blecer nuestra base de autoridad. ¿En
como un papel en blanco, con una qué autoridad nos basamos para dis-
naturaleza completamente neutral, o tinguir la verdad del error, lo bueno
vienen de fábrica con algún problema de lo malo? ¿En qué autoridad des-
con el que tendremos que lidiar en el cansamos para definir al hombre y su

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


10 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

naturaleza? ¿Con qué autoridad de- Dios, de la realidad, del conocimien-


terminamos las metas y objetivos de to, de los valores éticos y estéticos, del
la enseñanza que impartimos? ¿Con fin último de nuestra existencia, etc.
qué autoridad establecemos el currí- “Las cosmovisiones funcionan en una
culo o el tipo de disciplina que vamos forma muy parecida a los lentes. Los
a aplicar en la escuela? lentes correctos pueden enfocar el
mundo claramente, y la cosmovisión
Las respuestas que demos a estas correcta puede hacer algo similar. La
preguntas dependerán enteramen- realidad no tiene sentido para las per-
te de nuestra cosmovisión; y nuestra sonas que miran el mundo a través de
cosmovisión determinará si nuestra una cosmovisión incorrecta.”2
educación ha de ser o no una educa-
ción cristiana, como veremos a conti- Es importante resaltar que todos
nuación. los seres humanos poseemos una cos-
movisión. Esto es algo que vamos for-
jando a través de las presuposiciones
Una definición de que absorbamos a lo largo de nuestra
“cosmovisión” vida; es decir, aquellas creencias que
damos por sentado, pero que no están
Tal como lo indica su etimolo- sustentadas por otras creencias, argu-
gía, la palabra “cosmovisión” eviden- mentos o evidencias.
cia la visión que tenemos del mun-
do y nuestra relación con él. David Las presuposiciones son inevita-
Noebel, en su obra Understanding the bles; ellas forman la base del cono-
Times [Entendiendo los Tiempos] cimiento humano. De ahí el famoso
define “cosmovisión” como “cual- aforismo de Agustín de Hipona: Cre-
quier ideología, filosofía, teología, do ut intelligam, “creo para entender”.
movimiento o religión que provea un Antes de que un ser humano pueda
marco de referencia para acercarnos a conocer algo debe creer algo. En el ni-
un entendimiento acerca de Dios, del vel más elemental, todos damos por
mundo, y las relaciones de los hom- sentado algunas cosas; nadie parte de
bres con Dios y con el mundo.”1 Es lo que podríamos llamar “hechos ob-
un marco de referencia que abarca las jetivos comprobados empíricamen-
convicciones más básicas del hom- te.” De modo “que en la disputa entre
bre: lo que presuponemos acerca de cosmovisiones nunca se trata del caso

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 11

de una cosmovisión basada en presuposiciones


versus otra basada únicamente en hechos. Cada
una comienza con presuposiciones.”3 Por ejem- Las cosmovisiones
plo, todo científico debe presuponer que es po- funcionan en una
forma muy parecida a
sible alcanzar el conocimiento, que el universo
los lentes. Los lentes
es regular, que puede ser comprendido racional-
correctos pueden
mente y que los científicos deben ser honestos
enfocar el mundo
al manejar los datos observados a través de la
claramente, y la
experimentación. Estas presuposiciones deben
cosmovisión correcta
ser aceptadas por fe antes que el científico pue- puede hacer algo
da hacer ciencia. similar. La realidad no
El problema es que muchas personas no es- tiene sentido para las
tán críticamente conscientes del hecho de que personas que miran
poseen una cosmovisión y, por esa misma ra- el mundo a través
zón, no pueden evaluar objetivamente lo que de una cosmovisión
creen. Una de las cosas que fácilmente pasamos incorrecta
por alto al mirar el mundo a través del lente de Ronald Nash
nuestra cosmovisión es el lente mismo. Pero el
hecho de que pasemos por alto el lente a través
del cual interpretamos la realidad, no eliminará
el efecto de verlo todo a través del prisma de
nuestra cosmovisión. Por eso, si queremos edu-
car como cristianos, tenemos que ser capaces de
examinar críticamente nuestras presuposiciones
a la luz de la verdad de Dios revelada en su Pala-
bra. Sólo así podremos establecer una filosofía,
políticas y prácticas educativas que sean cohe-
rentes con lo que creemos acerca de la realidad,
del hombre, del conocimiento, de los valores
morales, de la vida en sociedad y, sobre todas las
cosas, acerca de Dios.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


12 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

Dos cosmovisiones en pugna


El naturalismo es una
hipótesis y nada más,
una postura filosófica El Secularismo o Naturalismo
que el naturalista La palabra “secular” proviene del latín se-
tiene que aceptar por culum que significa “mundo”, no en el sentido
fe como cualquier físico, sino más bien temporal. Al añadirle el
otra creencia sufijo “ismo”, que señala un sistema de pen-
religiosa. samiento y de valores, lo que tenemos es una
cosmovisión que ignora la realidad más allá del
mundo presente. Alguien ha definido el secula-
rismo como “un sistema que ve al mundo como
fundamentalmente físico y limitado, controla-
do por la operación ciega o mecánica de leyes
naturales impersonales, el tiempo y el azar. El
secularismo renuncia a la realidad espiritual o
trascendente…También se conoce como… na-
turalismo, y es cada vez más la cosmovisión que
prevalece en el mundo occidental.”4
Según el naturalismo, todo lo que ocurre en
el universo puede ser explicado en términos pu-
ramente físicos y materiales, sin tomar en cuen-
ta ninguna realidad más allá de la materia. En
el naturalismo no hay lugar para la intervención
de Dios ni de ningún otro agente sobrenatu-
ral. La materia —según afirman— es la única
realidad. El famoso (y fenecido) astrónomo
norteamericano Carl Sagan, lo explica con estas
palabras: “El cosmos es todo lo que ha habido,
todo lo que hay y todo lo que habrá.”
Ahora, noten que ésta no es una declaración
científica, por más que los naturalistas se em-
peñen en decir lo contrario. Es imposible pro-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 13

bar científicamente que el universo es no posee en realidad ningún diseño


todo lo que ha habido, todo lo que inteligente detrás: es la mancha her-
hay y todo lo que habrá. Esta es una mosa que quedó en el espacio infinito
hipótesis y nada más, una postura fi- luego que la materia, el tiempo y la
losófica que el naturalista tiene que casualidad tropezaran con el bote de
aceptar por fe como cualquier otra pintura. Por tal razón, el naturalista
creencia religiosa. no tiene otra opción que concluir que
no existe ningún significado ni pro-
Pero tan pronto asumimos ese pósito ulterior que buscar fuera del
punto de partida, necesariamente te- que nosotros mismos decidamos es-
nemos que llegar a otras conclusiones tablecer para nuestra vida aquí y aho-
que se derivan de ella. Por ejemplo, si ra. De igual modo, tampoco existiría
la naturaleza es la única realidad, en- ninguna norma moral preestablecida
tonces tendríamos que concluir que el que sea válida para todos.
universo es un afortunado accidente,
el resultado de un proceso que nin- El naturalista Jeremy Rifkin lo ex-
gún ser inteligente inició ni guió con presó claramente con estas palabras:
propósito. Consecuentemente, la ten- “Nosotros ya no nos sentimos como
dencia manifestada por el hombre a invitados en la casa de alguien y, por
través de los siglos de buscarle un sig- consiguiente, obligados a conformar
nificado a su propia existencia habría nuestra conducta a una serie de reglas
sido una labor inútil, porque no ha- preexistentes. Ahora esta es nuestra
bría ningún significado que buscar. creación. Nosotros dictamos las re-
glas… ya no tenemos que justificar
Si un niño tropieza con un bote nuestra conducta, porque somos los
de pintura y ésta se derrama indis- arquitectos del universo. No tenemos
criminadamente sobre el tapiz, sería que dar cuenta a nadie fuera de noso-
muy tonto tratar de encontrarle un tros mismos, porque nosotros somos
significado oculto a la mancha. Pue- el reino, el poder y la gloria por los
de que sea estéticamente hermosa, siglos de los siglos.”5
pero sigue siendo algo accidental, no
planificado. Pues, del mismo modo, En el campo del conocimiento
según el naturalista, este universo esto plantea un problema formidable.
maravilloso que manifiesta orden, di- El que asume una causa accidental e
seño y propósito en todas sus partes, impersonal para el origen del univer-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


14 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

so, también debe asumir que no tiene hacia algún lado? ¿Erramos en todas
algo que decir con respecto a las pre- direcciones? ¿Hay todavía un arriba
guntas más relevantes de la existencia y un abajo?”6 Nietzsche vio el punto,
humana. Como bien señaló el filó- aunque no tan claro como para cerrar
sofo existencialista Jean Paul Sartre, sus labios o dejar de escribir. El que
ningún punto finito tiene significado no sabe si avanza o retrocede, si sube
a menos que tenga algún punto infi- o cae, ¿cómo puede dar sus opiniones
nito de referencia. La frase “me estoy tan categóricamente? “El acto más
acercando”, no tiene sentido a menos consistente de los filósofos irraciona-
que especifique el punto hacia el cual les sería simplemente callarse la boca.
me dirijo. Aquel que parte de la pre- Si ellos no pueden decir algo signifi-
misa de que no existe Dios, sino que cativo (ya que no hay algo significati-
somos el resultado de causas fortuitas, vo que decir) ¿por qué continuar bal-
no posee ningún punto de referencia buceando? Sin embargo, ellos insisten
para saber si se acerca o se aleja en su en hablar y escribir.” 7
interpretación de la realidad.
El naturalista tampoco puede
Fiedrich Nietzsche, el profeta explicar cómo es que el hombre, un
de la muerte de Dios, se dio cuenta ser puramente material y accidental,
del problema: No se puede negar la es capaz de pensar y razonar, y cómo
existencia de Dios y al mismo tiempo esos pensamientos y razonamientos
afirmar que existe la moral, la razón encajan con la realidad, también acci-
y la lógica; como alguien ha dicho, dental, fuera de nosotros. El filósofo
los que tal hacen están viviendo de norteamericano Richard Taylor ilustra
capital prestado (el de los teístas, por la naturaleza de este problema con el
supuesto). Sin Dios no hay absolu- siguiente ejemplo8. Supongamos que
tos: “¿Cómo pudimos vaciar el mar? al llegar a cierto lugar, los pasajeros de
—se pregunta Nietzsche— ¿Quién un tren visualizan al pie de una colina
nos dio la esponja para borrar el ho- un conjunto de piedras, ordenadas de
rizonte? ¿Qué hemos hecho después tal manera que forman las siguientes
de desprender la tierra de la cadena palabras: La compañía Británica de
de su sol? ¿Dónde la conducen ahora trenes le da la bienvenida a Gales.
sus movimientos? ¿A dónde la llevan
los nuestros? ¿Es que caemos sin ce- Esa formación rocosa tiene dos
sar? ¿Vamos hacia delante, hacia atrás, explicaciones posibles: o se trata de

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 15

un arreglo casual, producido por el del mundo y que asume como ver-
viento, la lluvia y otros elementos na- dadera. “Los naturalistas parecen es-
turales, que arrastraron estas piedras tar atrapados en una trampa. Si son
hasta alinearse de ese modo, o se tra- consistentes con sus presuposiciones
ta de un arreglo intencional llevado naturalistas, deben asumir que nues-
a cabo con el propósito de transmitir tras facultades cognoscitivas son el
información verdadera. producto de la casualidad, de fuerzas
sin propósitos. Pero si esto es así, los
Ahora, supongamos que, basados naturalistas se muestran inconsisten-
en esa formación rocosa, los pasajeros tes cuando colocan tanta confianza en
infieren que ciertamente han llegado esas facultades.”9
a Gales; en tal caso sería inconsecuen-
te asumir que el arreglo de las piedras Es revelador saber que el mismo
fue accidental; deberían concluir, Darwin luchó con este dilema que él
necesariamente, que fueron posicio- denominó “la duda horrible”: “En lo
nadas por alguien para transmitir un que a mí respecta, la duda horrible
mensaje inteligible, porque hay una siempre se levanta en cuanto a si las
correspondencia verdadera entre las convicciones del hombre, las cuales
ideas que las palabras comunican y han sido desarrolladas desde la mente
la realidad externa a ellas. Si algún de un animal inferior, son de algún
pasajero supusiera que esas piedras valor o en manera alguna confiables.
cayeron de la colina accidentalmen- ¿Confiaría alguien en la mente de un
te, como producto de un terremoto mono, si es que hay alguna convic-
por ejemplo, entonces esas piedras no ción en esa mente?”10 Si nuestra men-
constituirían ninguna evidencia de te es el producto de una fuerza ciega
que realmente están entrando a Ga- de la naturaleza, es inútil preguntar-
les. nos si el hombre es capaz de conocer
la realidad fuera de sí mismo.
El problema del naturalista es
que, aunque él presupone que sus Como bien hace notar Richard
sentidos y la realidad fuera de no- Purtill, el naturalismo “destruye nues-
sotros son el producto accidental de tra confianza en la validez de cual-
fuerzas naturales no inteligentes, al quier razonamiento – incluyendo el
mismo tiempo depende de sus senti- razonamiento que pudiera llevarnos a
dos para la información que él tiene adoptar las teorías [naturalistas].”11 Es

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


16 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

a esto que C. S. Lewis llama “la ironía No debería extrañarnos que en


naturalista”: “Si el naturalismo es real- una sociedad que ha sido arropada
mente cierto, entonces la creencia de por una cosmovisión secular-natura-
que es cierto no puede ser sostenida lista, el constructivismo haya venido
racionalmente.”12 Por eso se ha dicho a ser una fuerza dominante en educa-
que el naturalista es un hombre que ción. Para los constructivistas radica-
corta la rama en la que está sentado. les, el conocimiento no se adquiere o
se descubre, sino que “es creado en la
Por supuesto, el impacto de esta mente de cada individuo en su propio
cosmovisión en la educación ha sido contexto cultural.”15 De manera que
sencillamente devastador. Si partimos “la meta de la educación debería ser
de la premisa de que el hombre es el enseñar a los estudiantes cómo cons-
producto de una evolución acciden- truir su propio conocimiento.”16 En pa-
tal, y que toda la realidad fuera de él labras de uno de sus proponentes: “El
es también accidental, no tiene caso constructivismo no asume la presen-
tratar de “descubrir” la verdad objeti- cia de una realidad objetiva fuera de
va fuera de nosotros; en un escenario nosotros que es revelada al estudian-
como el que plantean los naturalistas te, sino más bien que los estudiantes
sólo hay lugar para el pragmatismo. construyen su propia realidad.”17
Como dice el filósofo británico Roger
Trigg, para la evolución, “no importa Esto no es nuevo. Ya Protágoras
si una creencia es falsa o verdadera, (490 – 420 a.C.) había dicho que “el
mientras ésta sea útil desde un punto hombre es la medida de las cosas”,
de vista genético.”13 En otras palabras, frase que Platón interpreta como
lo que tratamos de establecer no es la queriendo decir que cada persona es
coherencia entre nuestros pensamien- quien determina lo que es verdad y
tos y la realidad, sino más bien la fun- lo que es bueno. En la siguiente pará-
cionalidad y viabilidad de nuestras frasis del Teeteto de Platón, vemos el
ideas en el mundo en que vivimos. problema que el relativismo de Protá-
De ahí el eslogan de Richard Rorty, goras plantea al conocimiento y a la
uno de los filósofos norteamericanos educación:
más influyentes en la actualidad: “La
verdad se hace, no se descubre.”14  Sócrates: “Entonces tú crees que
la opinión de cada hombre es tan
buena como la de cualquier otro”.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 17

 Protágoras: “Eso es correcto”. gen, y que pretende reposar en la Re-


velación divina”, aún así posee “una
 Sócrates: “¿Cómo tú te ganas la cosmovisión propia, a la cual se man-
vida?” tiene adherido firmemente, tanto por
 Protágoras: “Yo soy maestro”. lo que se refiere a su postulado fun-
damental de un Dios personal, santo
  Sócrates: “Encuentro esto muy y que se revela a sí mismo, como por
extraño. Tú admites que ganas dinero su contenido como una religión de la
enseñando, pero yo no puedo ima- Redención.”18
ginar qué es lo que podrías enseñar
a alguien. Después de todo admites Por eso decíamos en la introduc-
que la opinión de cada persona es tan ción, que el cristianismo es mucho
buena como la de cualquier otro. Esto más que un mensaje sobre la salvación
significa que lo que tus estudiantes del alma. “El que de todo corazón
creen, es tan bueno como cualquier cree en Jesús como el Hijo de Dios,
cosa que tú puedas enseñarles. Una por este mismo hecho se ve obligado
vez ellos aprenden que cada persona a creer muchas otras cosas. Se ve obli-
es la medida de todas las cosas, ¿qué gado a una idea de Dios, a una idea
posible razón pudieran tener para pa- del hombre, a una idea del pecado, a
garte por lecciones adicionales? ¿Qué una idea de la redención, a una idea
posible razón puedes tener tú para del propósito de Dios en la creación y
enseñarles algo una vez ellos apren- en la historia, y a una idea del destino
den que sus opiniones son tan buenas humano… Esto forma una cosmovi-
como las tuyas?”18 Creo que aquí so- sión, o idea cristiana del mundo, que
bran los comentarios. se encuentra en un contraste desta-
cado con las teorías extraídas de un
punto de vista exclusivamente filosó-
El teísmo bíblico fico o científico.”19 Más adelante, Orr
En el extremo opuesto del natu- destaca los siguientes aspectos de la
ralismo se encuentra el teísmo bíblico concepción cristiana del mundo: 20
o cosmovisión cristiana. Como bien
señala el ministro y profesor escocés 1. La concepción cristiana afirma la
James Orr, aunque el cristianismo no existencia de un Dios personal,
es un sistema filosófico, sino “una re- ético, que se revela a sí mismo.
ligión, histórica en cuanto a su ori-
2. Afirma la creación del mundo por
Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4
18 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

Dios, su presencia inmanente en expiación es apropiada por medio


él, su trascendencia sobre el mis- de la fe y está disponible a todos
mo, y su gobierno santo y sabio… los que no resisten [ni] rechazan
para fines morales. voluntariamente su gracia.
3. Afirma la naturaleza espiritual y la 8. Afirma que el objetivo histórico
dignidad del hombre: su creación de la obra de Cristo fue la funda-
a la imagen divina, y su destino ción de un Reino de Dios sobre
a llevar la semejanza de Dios en la tierra, que incluye no sólo la
una relación plena de filiación. salvación espiritual de los indivi-
duos, sino un nuevo orden en la
4. La concepción cristiana afirma el sociedad, el resultado de la acción
hecho del pecado y el desorden de las fuerzas espirituales puestas
en el mundo, no como algo que en movimiento a través de Cris-
pertenezca a la idea divina del to.
mundo, e inherente en él por ne-
cesidad... [sino que] implica una 9. Finalmente, la concepción cristia-
Caída como presuposición de su na afirma que la historia tiene una
doctrina de la redención. meta, y que el orden de cosas pre-
sente terminará con la aparición
5. La concepción cristiana afirma la del Hijo del Hombre para juicio,
auto revelación histórica de Dios. resurrección de los muertos y la
6. Afirma que Jesucristo no era un separación final de los justos y los
mero hombre, sino el eterno Hijo impíos.
de Dios – una Persona verdadera- Es a través de esa perspectiva dis-
mente divina –, que en la pleni- tintivamente cristiana que debemos
tud de los tiempos tomó sobre sí ver e interpretar la realidad, una pers-
mismo nuestra humanidad, y… pectiva que nos llevará necesariamen-
[por lo tanto] ha de ser honrado, te por un sendero muy distinto del
adorado, y se ha de confiar en él, que transitan aquellos que tienen una
como Dios que es. cosmovisión secular humanista. “Es-
7. La concepción cristiana afirma la tas dos cosmovisiones o perspectivas
Redención del mundo por medio del universo son una total antítesis…
del gran acto de la Expiación. Esta No es solamente el hecho de que es-
tas dos cosmovisiones difieren en la
Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4
Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 19

manera en que interpretan la naturaleza de la


realidad y la naturaleza de la existencia misma,
…podemos caer en
sino que también producen de manera inevita-
el error de pretender
ble resultados diferentes.”21 educar a nuestros
Y es de suprema importancia que los edu- estudiantes
cadores cristianos conozcan dónde radica la “cristianamente”
diferencia entre ambas cosmovisiones, porque mientras usamos
podemos caer en el error de pretender educar a al mismo tiempo
nuestros estudiantes “cristianamente” mientras un currículo y una
usamos al mismo tiempo un currículo y una metodología secular
metodología secular y humanista. y humanista.

Todo creyente viene al evangelio con un


conjunto de presuposiciones erróneas que de-
ben ser corregidas por la luz de la Palabra de
Dios. Eso es parte del proceso de transforma-
ción en que nos encontramos como cristianos.
Ese proceso de transformación se inicia en la
conversión, cuando nuestros ojos son abiertos
por primera vez para ver nuestra pecaminosi-
dad y la gloria de nuestro Salvador (compare
2Corintios 4:3-6). Pero ahora debe continuar a
lo largo de toda nuestra vida. De ahí la exhor-
tación de Pablo a los creyentes en Roma: “No
os conforméis a este siglo, sino transformaos
por medio de la renovación de vuestro entendi-
miento, para que comprobéis cuál sea la buena
voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Roma-
nos 12:2). J. B. Philips sugiere una traducción
muy sugestiva de este texto: “No permitan que
el mundo que los rodea se las arregle para me-
terlos a la fuerza en su propio molde.”22 La con-
versión es apenas el comienzo; a partir de ese
momento el Espíritu Santo comenzará en noso-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


20 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

tros un proceso de transformación en texto, dice Kistemaker: “Pablo descri-


nuestro entendimiento, usando la Pa- be el conflicto usando terminología
labra de Dios como instrumento de de guerra espiritual, es decir, no se lu-
cambio (compare Salmo 19:7; Juan cha contra gente sino contra formas
17:17; Hechos 20:32). de pensar, filosofías, teorías, perspec-
tivas y tácticas.”24 Y más adelante aña-
Pero la obra de Dios no elimina de: “Cuando la gente se arrepiente,
nuestra responsabilidad de pensar experimenta un cambio radical en su
“en todo lo verdadero”. Y ¿qué es la forma de pensar, lo cual dirige sus ac-
verdad? Todo aquello que correspon- tos para que obedezcan a Cristo. Sus
de con la realidad. Si queremos ser antiguas creencias sufren un cambio
un poco más precisos podemos de- de forma para que puedan servir no al
cir que la verdad es toda proposición maligno sino a Cristo... todo pensa-
(creencia, pensamiento, declaración, miento cautivo muestra obediencia a
representación) que corresponde con Cristo como una manera de reconocer
la realidad, tal como ésta es percibida su autoridad suprema.”25 Jesucristo es
por Dios. “Sólo Dios ve la realidad la Verdad encarnada y, por lo tanto,
en toda su complejidad. Lo que no- pensar como Él piensa acerca de cual-
sotros entendemos es parcial y limi- quier aspecto de la realidad es pensar
tado. No obstante, la verdad parcial conforme a la verdad. Es Su criterio, y
puede ser verdad real siempre que no no el nuestro, el que debe guiarnos en
la tomemos como toda la verdad. Por todos los aspectos de nuestra vida. Y
cuanto fuimos hechos a la imagen de ese criterio nos ha sido revelado en Su
Dios, nosotros tenemos la capacidad Palabra (compare Colosenses 3:16).
de entender lo que necesitamos cono-
cer acerca de la creación y acerca de Es por eso que no puede haber
Dios.”23 parentesco alguno entre nuestra cos-
movisión y las demás. “Esto significa
Es nuestra responsabilidad, por que en el asunto de la cosmovisión
tanto, identificar toda perspectiva que hay un abismo significativo entre los
sea contraria a la realidad tal como que aceptan la Escritura como la Pa-
Dios la percibe y, en dependencia de labra de Dios y los que no. Esto tam-
Él, llevar “cautivo todo pensamiento bién significa que los cristianos deben
a la obediencia a Cristo” (2Corintios chequear constantemente las creen-
10:5). Comentando acerca de este cias de su cosmovisión a la luz de las

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 21

Escrituras, porque si no lo hacen ten- defender y honrar la verdad don-


drán una fuerte inclinación a apropiar dequiera que se encuentre. Jun-
muchas de nuestras creencias, incluso to con Justino Mártir debemos
las más básicas, de una cultura que declarar: ‘Todo lo que ha sido
se ha estado secularizando a un paso bien dicho pertenece a nosotros
acelerado por generaciones.”26 los cristianos’.”28 (Salmo 25:10;
57:10; Romanos 1:25)
La Biblia debe reinar suprema-
mente, y no sólo en lo que respecta a • Dios se ha revelado en Su Pala-
aquellos asuntos que solemos colocar bra, en la creación y en Su Hijo,
en el compartimento de “lo espiri- nuestro Señor Jesucristo (Salmos
tual.” Pablo dice a los Colosenses que 19:1-6; Romanos 1:18ss; He-
en Cristo están escondidos todos los breos 1:1-2).
tesoros de la sabiduría y el conoci-
miento (Colosenses 2:3). • Lo que Dios nos ha revelado a
través de Su Palabra (escrita y
Por lo tanto, nuestra filosofía de encarnada) no contradice lo que
educación no puede descansar en nin- revela en Su creación (el Salmo
guna otra autoridad aparte de Cristo 19 nos muestra al único Dios
y Su Palabra. Ése es el distintivo de la vivo y verdadero como la fuente
Educación Cristiana. “La educación de ambas revelaciones, la general
es distintivamente cristiana cuando la – versículos 1 al 6 – y la especial –
autoridad de Cristo y el cumplimien- versículos 7 al 11).
to de Su autoridad en nuestras vidas
es la justificación para todas las acti- • La revelación especial de Dios, las
vidades educativas.”27 Los cristianos Sagradas Escrituras, es el marco
no tenemos que esforzarnos por des- de referencia autoritativo sobre el
cubrir cuál es nuestra base de autori- cual debemos evaluar todo cono-
dad porque partimos de las siguientes cimiento (2Timoteo 3:16-17).
premisas: Mientras los educadores secula-
• Dios es real, la fuente de toda res tienen problemas para encontrar
verdad. “Toda verdad es verdad un principio unificador que dé cohe-
de Dios; por lo tanto, debemos rencia y significado a las partes en el
concluir que la educación cristia- campo del conocimiento, los cristia-
na tiene la sagrada obligación de nos proclamamos tener ese principio

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


22 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

unificador en Cristo y Su Palabra. La tarea de


Si nuestra filosofía los educadores cristianos no consiste en des-
de educación no cubrir cuál es su factor de integración, sino en
descansa en una saber aplicar el que tienen. Si nuestra filosofía
cosmovisión bíblica de educación no descansa en una cosmovisión
no podemos decir que bíblica no podemos decir que estamos impar-
estamos impartiendo tiendo educación cristiana, aunque los profeso-
educación res de la escuela sean cristianos e impartan clase
cristiana, aunque de una Biblia o de religión. No es un barniz
los profesores de de cristianismo el que necesitan nuestras escue-
la escuela sean las, sino una filosofía basada en la autoridad
cristianos e impartan de Dios y Su revelación. Una vez esa base haya
clase de una Biblia o sido establecida, entonces podremos comenzar
de religión. a construir el edificio.

1. Noebel, David A.; Understanding the Times (Eugene, Oregon; Harvest House Publishers, 1991); pg. 8.
2. Nash, Ronald H.; Life’s Ultimate Questions (Grand Rapids, Michigan; Zondervan Publishing House, 1999); pg.
14).
3. Byl, John; The Divine Challenge (Carlisle, PA, 2004); pg. 16.
4. Miller, Darrow L.; Discipulando las Naciones (Fundación Contra el Hambre Internacional, 2001); pg. 283.
5. Cit. por Blanchard, John; Does God Believe in Atheist (Auburn, MA; Evangelical Press, 2000); pg. 121.
6. Cit. por Dellutri, Salvador; La Aventura del Pensamiento (Logoi; Miami, Fl., 2002); pg. 206.
7. Sproul, R. C.; The Consequences of Ideas (Wheaton, Illinois; Crossay Books, 2000); pg. 169.
8. Cit. por Nash; op. cit.; pg. 54-55.
9. Cit. por Nash; op. cit.; pg. 56-57.
10. Cit. por Moreland, J. P.; Craig, William Lane; Philosophical Foundations for a Christian Worldview (Downers
Grove, Illinois; InterVarsity Press, 2003); pg. 103.
11. Cit. por Nash; op. cit.; pg. 57.
12. Cit. por Peterson, Michael L.; With All Your Mind, A Christian Philosophy of Education (University of Notre
Dame, Notre Dame, Indiana, USA, 2001); pg. 37.
13. Cit. por Pearcey, Nancy; Total Truth (Crossway Books a division of Good News Publishers Wheaton, Illinois,
USA; 2004); pg. 244.
14. Ibid.; pg. 242.
15. Van Brummelen, Harro; Steppingstones to Curriculum (Purposeful Design Publications, Colorado Springs, CO,
USA; 2002); pg. 32.
16. Cit. por Pearcey; pg. 241 (el énfasis es suyo).
17. Ibid (el énfasis es suyo).
18. Cit. por Nash; op. cit.; pg. 231.
19. Ibid.; pg. 8-9.
20. Ibid.; pg. 43-45.
21. Miller; op. cit.; pg. 29.
22. Cit. por MacArthur, John; Romanos 9-16; (Grand Rapids, Michigan, Editorial Portavoz, 2001); pg. 158.
23. Lindsley, Art; True Truth (Downers Grove, Illinois, InterVarsity Press, 2004); pg. 19.
24. Kistemaker, Simon J.; 2 Corintios (Grand Rapids, Michigan, Libros Desafío, 2004); pg. 370.
25. Ibid.; pg. 372.
26. Wolters, Albert; Creation Regained (Grand Rapids, Michigan, Eerdmans, 1985); pg. 6.
27. Byrne, H. W., Ed.D; A Christian Approach to Education (Milford, MI, Mott Media, 1981); pg. 157.
28. Gaebelein, Frank E.; El Patrón de la Verdad de Dios (ACSI Latinoamérica, 1998); pg. 31-32.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 23

Capítulo 2

LA NATURALEZA DEL ALUMNO


Dado que las escuelas imparten El paradigma platónico
conocimiento, es imperativo que la
filosofía de educación defina su epis- Con la excepción de Aristóte-
temología; y en el caso de las escuelas les, pocas personas en la historia del
cristianas, que ésta sea coherente con pensamiento occidental han tenido
las presuposiciones de su cosmovi- un impacto tan perdurable y am-
sión. Como nos recuerda Lockerbie, plio como Platón. Y en el campo de
“toda escuela cristiana necesita la es- la educación, las teorías del conoci-
tructura de un proceso de pensamien- miento que tanto él como Aristóteles
to o epistemología.”1 El Webster’s New formularon produjeron un impacto
Collegiate Dictionary, en su Undécima enorme en los siglos posteriores.
Edición, define epistemología como
Platón trató de resolver la tensión
“el estudio o teoría de la naturaleza
existente entre el pensamiento de
y el fundamento del conocimiento,
dos grandes filósofos presocráticos:
especialmente con referencia a su lí-
Heráclito y Parménides. Mientras
mite y validez.” La epistemología res-
Heráclito decía que todas las cosas se
ponde dos preguntas básicas sobre el
encuentran en un constante proceso
conocimiento: ¿Cómo conocemos lo
de cambio, en el proceso de venir a
que conocemos? Y: ¿Cómo sabemos
ser, Parménides aseveraba que nada
que lo que conocemos es verdad? A
cambia realmente; de ahí su famoso
lo largo de los siglos los filósofos se
aforismo: “Todo lo que es, es”. En
han alineado, a grandes rasgos, a uno
otras palabras, si algo existe en reali-
de estos dos paradigmas epistemo-
dad, debe poseer una esencia fija no
lógicos: el paradigma platónico y el
sujeta a cambio, ya que si las cosas se
aristotélico.
encuentran en un proceso de llegar a

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


24 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

ser, todavía no son; y lo que no es, los sentidos se encuentra en un proce-


nada es. so de cambio constante. Todo lo que
pertenece al mundo de los sentidos se
Ahora bien, todos nosotros perci- desgasta, se transforma; pero hay algo
bimos cambios constantes en la natu- que permanece igual con el paso del
raleza. Pero Parménides diría que esos tiempo y es el concepto o idea que te-
cambios son percibidos por medio de nemos de las cosas.
nuestros sentidos, los cuales no son
confiables; si tenemos que elegir en- Por ejemplo, cuando vemos un
tre guiarnos por nuestros sentidos o caballo de inmediato distinguimos
guiarnos por la razón, debemos fiar- que se trata de un caballo, por la idea
nos de la razón y no de los sentidos. que todos tenemos del animal. No to-
Esa postura filosófica es llamada “ra- dos los caballos individuales que exis-
cionalismo”, por cuanto manifiesta ten en el mundo son iguales, pero la
una confianza plena en la razón hu- idea que tenemos del caballo está fija
mana. en nuestras mentes, no fluye. En otras
palabras, aunque los caballos indivi-
Platón concordaba con Heráclito duales son distintos, el “molde” del
en que todas las cosas que pertenecen cual están hechos todos los caballos,
a este mundo físico cambian cons- no cambia, es eterno e inmutable.
tantemente. Todos los objetos físicos Detrás de todas las cosas que existen
vienen a la existencia en un momen- hay un molde perfecto. Hay una rea-
to dado y cualquiera de ellos puede lidad detrás del “mundo de los senti-
ser destruido. Por eso, al reino de las dos”, una realidad que Platón llamó
cosas que son percibidas por los sen- “el mundo de las ideas.” Las ideas son
tidos Platón lo llamó el mundo de eternas, inmutables y perfectas. Las
llegar a ser. cosas que percibimos por los sentidos
Pero Platón afirmaba que existe son temporales, cambiantes e imper-
otro reino que contiene realidades fectas.
que son inmutables y perfectas y que Por otra parte, Platón decía que
están fuera del alcance de nuestros el ser humano está dividido en dos
sentidos. Ese es el reino de el mun- partes. Tenemos un cuerpo que flu-
do metafísico. Platón está de acuerdo ye y que está ligado al mundo de los
con Parménides en que todo aquello sentidos, pero tenemos también un
que podemos percibir por medio de
Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4
Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 25

alma inmortal donde mora la razón. Esta alma,


según Platón, existía en el mundo de las ideas Platón afirmaba que
antes de tener un cuerpo. Al despertar en un existe otro reino que
cuerpo el alma olvida las ideas perfectas, pero contiene realidades
al entrar en contacto con el mundo, comienza que son inmutables y
a recordarlas. perfectas y que están
fuera del alcance de
Por lo tanto, según Platón, “el aprendizaje nuestros sentidos.
es el descubrimiento de verdades que están en Ese es el reino de el
nosotros como ideas latentes pero que deben mundo metafísico.
ser traídas a nivel consciente. La educación no
consiste en adquirir nuevas ideas sino en recor-
dar las que ya conocemos.”2 En ese proceso, nos
dice Platón, los sentidos no ayudan al alma,
sino que la estorban. El conocimiento más puro
es aquel que se obtiene sólo por el intelecto sin
la intromisión de los sentidos.

El paradigma aristotélico
Aristóteles fue alumno de Platón y, a pe-
sar de que le admiraba y respetaba, se propuso
examinar objetivamente las enseñanzas de su
maestro, a quien encontraba confuso y contra-
dictorio en ocasiones. Aristóteles, al igual que
Platón, afirmaba que las cosas individuales se
encuentran en un constante proceso de cam-
bio y que las ideas son inmutables; pero tales
ideas no pueden desasociarse del mundo real.
Tomando como ejemplo la “idea de caballo”
que mencionamos hace un momento, ésta no
existe en un mundo ideal, desconectada de la
realidad que palpamos con nuestros sentidos;
se trata más bien de un concepto que los seres

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


26 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

humanos forjamos en nuestras mentes luego de


En el paradigma haber visto cientos de caballos.
aristotélico el niño es
Así que el niño no nace con ideas innatas,
como un recipiente
sino con el potencial de adquirirlas por medio
que nace vacío y
del uso de sus sentidos. En el paradigma aristo-
debe ser llenado
télico el niño es como un recipiente que nace
de conocimiento
vacío y debe ser llenado de conocimiento a tra-
a través de sus
experiencias vés de sus experiencias sensoriales.
sensoriales. Uno de los pensadores de la era moderna
que dio impulso al paradigma aristotélico fue
John Locke, médico y filósofo inglés del siglo
XVII. Locke trató de resolver dos cuestiones
fundamentales respecto al conocimiento: En
primer lugar: ¿De dónde recibe el ser humano
sus ideas y conceptos? Y en segundo lugar: ¿Po-
demos fiarnos de lo que conocemos por medio
de nuestros sentidos?
Al igual que Aristóteles, Locke rechazó com-
pletamente la idea de que la mente trae consigo
ideas innatas; él pensaba que el niño es conce-
bido en el vientre de su madre como un piza-
rrón en blanco, como una “tabula rasa”. ¿Cómo
adquiere la mente, entonces, su repertorio de
ideas? Locke responde: “De la experiencia. Todo
nuestro conocimiento descansa en ella, y deriva,
en última instancia, de la misma.”3
Cuando el niño nace – nos explica Locke
– comienza un proceso de adquisición gradual
de conocimiento a través de lo que experimenta
en su entorno inmediato por medio de los sen-
tidos. Así el niño se va forjando ideas simples
que recibe pasivamente. Pero luego el niño co-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 27

mienza a elaborar esas ideas a través cuanto la perspectiva cristiana afir-


del pensamiento, el razonamiento, ma que la realidad es heterogénea y
la fe y la duda. Y así surgen, lo que multiforme, ésta también reconoce
él llama las “ideas de reflexión de los que el conocimiento será complejo.
sentidos”. Estas son ideas complejas No existe simplemente una sola ma-
que el sujeto construye mediante la nera de descubrir todas las verdades
asociación de varias ideas simples. distintas que existen. Cada dominio
de la verdad debe ser considerado
Así que todas nuestras ideas pro- en sus propios términos: por ejem-
vienen de una de estas dos fuentes: plo, debemos descubrir las verdades
de nuestras sensaciones o de nuestras científicas a través de la observación y
percepciones. Por eso se ha dicho experimentación, las verdades históri-
que, así como Descartes es el padre cas a través de registros y artefactos,
del racionalismo moderno, Locke es las verdades lógicas y matemáticas a
el padre del empirismo moderno. La través del razonamiento abstracto.
palabra “empírico” proviene del grie- Cualquier teoría del conocimiento
go y significa “basado en ensayos o que niegue o distorsione los diversos
experimentos”. A pesar de que Locke tipos de verdad que ocurren en un
no era un escéptico (el conocimien- universo teístico debe ser rechazada
to de Dios era para él más cierto que como demasiado estrecha. El total
cualquier otra cosa que sus sentidos empirismo, por ejemplo, que sostiene
le pudieran revelar inmediatamente), que el conocimiento viene exclusiva-
aún así contribuyó al desarrollo de mente a través de los sentidos debe
un empirismo radical que vería en la ser rechazado porque niega la posi-
ciencia el único paradigma de verdad bilidad del conocimiento teológico y
y racionalidad. moral. Por contraste, muchas formas
de racionalismo e idealismo, sostie-
El paradigma bíblico nen que el conocimiento es innato y
así denigran el empírico. Pero no hay
Ni el modelo de Platón ni el de razón para adoptar cualquiera de es-
Aristóteles encajan con lo que la Es- tos extremos.”4 El paradigma bíblico
critura enseña acerca de la naturaleza debe ser colocado en el marco de tres
humana y el conocimiento. Como enseñanzas fundamentales sobre el
bien señala Michael Peterson: “Por hombre: El hombre fue creado a ima-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


28 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

gen de Dios, posee una conciencia y trata más bien de una hendíadis, figu-
es un ser caído. ra del lenguaje que “expresa un solo
concepto con dos nombres coordina-
dos.” La palabra hebrea que se traduce
El hombre fue creado a como “imagen” es tselem que significa
la imagen de Dios “tallar” o “cortar”, y puede utilizarse
para describir una imagen tallada; en
Al leer el relato de la creación en este caso puede estar indicando el he-
el capítulo 1 del Génesis, salta a la cho de que el hombre es, en ciertos
vista la intención del autor de mos- aspectos, una representación de Dios.
trar el carácter único de la creación La palabra “semejanza”, del hebreo
del hombre. Se nos dice del resto de demut, se deriva de una raíz que sig-
los seres vivos, que fueron hechos nifica “ser como alguien”.
“según su género”, “según su natura-
leza”, “según su especie” (versículos En cuanto a la relación de estos
11, 12, 21, 24 y 25). Pero al llegar el dos términos, John Murray señala:
versículo 26, leemos: “Entonces dijo “No sería razonable extraer una dis-
Dios: Hagamos al hombre a nuestra tinción antropológica entre imagen y
imagen, conforme a nuestra semejan- semejanza. En Génesis 1:26 las pala-
za; y señoree en los peces del mar, en bras ‘conforme a nuestra semejanza’
las aves de los cielos, en las bestias, en están tan coordinadas con las palabras
toda la tierra, y en todo animal que ‘a nuestra imagen’ que deberíamos to-
se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios marlas como explicatorias... antes que
al hombre a su imagen, a imagen de suplementarias.”5 (Compare el uso de
Dios lo creó; varón y hembra los creó. “imagen” y “semejanza”, en pasajes
Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructi- como Génesis 1:26, 27; 5:1, 3; 9:6).
ficad y multiplicaos; llenad la tierra, Estos dos términos definen la identi-
y sojuzgadla, y señoread en los peces dad del hombre como un ser creado
del mar, en las aves de los cielos, y en a imagen de Dios. No se trata sim-
todas las bestias que se mueven sobre plemente del hecho de que el hom-
la tierra” (Génesis 1:26-28). bre lleva impresa en su ser la imagen
de Dios, sino que él es la imagen de
Los términos “imagen” y “seme- Dios.
janza” no se refieren a dos aspectos
distintos de la identidad humana. Se

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 29

El relato de la creación no nos hombre nace como una “tabula rasa”,


muestra explícitamente cuáles son los como una pizarra en blanco; según
aspectos en que el hombre se asemeja los empiristas, el conocimiento se
a Dios, pero la información bíblica obtiene a través de las experiencias
nos permite hacer algunas inferen- sensoriales; de ahí la frase latina: Ni-
cias. En el pasaje de Génesis 1:26-28 hil est in intellectu nisi prius fuerit in
vemos que el hombre tenía la tarea sensu (“No hay nada en el intelecto
de ejercer dominio sobre la creación que no haya estado primero en los
(versículo 26); que Dios los bendijo y sentidos”). Los racionalistas añadirían
les dio un mandato que ellos debían a esta proposición: “Excepto el inte-
obedecer: “Fructificad y multiplicaos; lecto mismo”. Si el intelecto viene de
llenad la tierra y sojuzgadla, y seño- fábrica completamente vacío, como
read…” (versículo 28). Claramente se dicen los empiristas, no podría pro-
infiere que el hombre posee la capaci- cesar racionalmente las percepciones
dad de entender información y que es sensoriales.
moralmente responsable de respon-
der en obediencia ante Dios como Para ilustrar este punto, Platón usa
Creador. En otras palabras, Dios el siguiente ejemplo. Digamos que la
trata al hombre como una persona y, línea a es idéntica a la línea b. ¿Cómo
por lo tanto, como “un agente auto nos apercibimos de esto? Obviamen-
consciente, racional, libre, moral y te, a través de nuestras percepciones
religioso.”6 Y aunque esta imagen di- sensoriales, de manera particular, a
vina fue mancillada por el pecado en través del sentido de la vista. Pero ¿es
la caída de nuestros primeros padres, la percepción visual lo único que se
ésta sigue siendo la identidad distin- requiere para llegar a la conclusión de
tiva de los seres humanos (compare que a es igual a b? Platón responde:
Génesis 5:1-3; 9:6; 1Corintios 11:7; “No; también necesitamos el conoci-
Santiago 3:9). miento de la Igualdad misma.” Nash
lo explica de este modo: “En adición
Esta doctrina bíblica sobre la a las cosas particulares como… las
identidad del hombre resuelve el di- líneas en un papel que nosotros per-
lema que considerábamos hace un cibimos con nuestros sentidos, existe
momento entre los racionalistas y algo más, a saber, el estándar o idea
los empiristas. Los empiristas, como o forma de la Igualdad, la cual debe
Aristóteles y Locke, nos dicen que el

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


30 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

existir y ser conocida antes de que podamos juz-


La razón que provee gar que… las líneas son iguales.”7
orden al universo Pero surge, entonces, una interrogante:
y que hace posible “¿De donde proviene nuestro conocimiento de
el entendimiento
ese estándar o forma de Igualdad? ¿Cómo es
humano y el
adquirido este conocimiento?”8 La respuesta de
conocimiento no
Platón es que el alma humana preexistía, antes
es una abstracción
de tener un cuerpo humano, en el mundo de
metafísica sino la
las ideas. La respuesta de la Biblia es que, por el
persona del Hijo de
Dios. hecho de haber sido creados a imagen de Dios,
el hombre posee una estructura racional seme-
jante a la racionalidad de Dios que hace posible
el conocimiento de Dios y del mundo racional
que Él creó. “Dios creó a los seres humanos
con una estructura de racionalidad que sigue el
modelo de las formas divinas [en la mente de
Dios]. Este conocimiento innato es parte de lo
que significa ser creados a imagen de Dios.”9
Los filósofos griegos percibieron el orden
racional del universo y trataron de explicarlo.
Es así como surge el concepto del Logos en la fi-
losofía griega. Tanto para Heráclito, como para
los estoicos que vinieron luego, el Logos era una
ley cósmica de racionalidad que controla el uni-
verso y que es inmanente en la razón humana.
Pero el Logos de los griegos no era un ser perso-
nal, sino más bien una abstracción metafísica y,
por lo tanto, era un concepto insuficiente para
explicar el orden racional de las cosas creadas y
la capacidad que el hombre posee para llegar a
adquirir conocimiento verdadero de tales cosas.
En otras palabras, los filósofos griegos no pudie-
ron explicar cómo una abstracción impersonal

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 31

puede ser al mismo tiempo racional y lo 17: “Todas las cosas encuentran su
proveer racionalidad al universo. cohesión [en Cristo]; es decir, conti-
núan y se mantienen juntas. Por con-
Cinco siglos después de Herá- siguiente, hay unidad y propósito de
clito, el apóstol Juan escribiría en la la naturaleza y en la historia. El mun-
introducción de su evangelio: “En el do no es un caos sino un cosmos, es
principio era el Verbo (del griego Lo- decir, un todo armoniosamente orga-
gos), y el Verbo era con Dios, y el Ver- nizado. Es un universo ordenado, un
bo era Dios. Este era en el principio sistema.”10
con Dios. Toda las cosas por él fueron
hechas, y sin él nada de lo que ha sido Como bien señala Carl F. H.
hecho fue hecho. En él estaba la vida Henry: “El cristianismo afirma que
y la vida era la luz de los hombres” este mundo es un universo racional,
(Juan 1:1-4). Y más adelante añade: que este es el mundo de Dios; la com-
“Aquella luz verdadera, que alumbra prensibilidad del universo está basada
a todo hombre, venía a este mundo” en que Dios creó al hombre como una
(Juan 1:9). La razón que provee or- criatura racional cuyas formas de pen-
den al universo y que hace posible el samiento corresponden a las leyes de
entendimiento humano y el conoci- la lógica que subsisten en la mente de
miento no es una abstracción metafí- Dios, así como en el carácter racional
sica sino la persona del Hijo de Dios. del mundo como creación de Dios.”11
El apóstol Pablo complementa esta Y más adelante añade: “Ya que es el
idea en su carta a los Colosenses: “El mismo Logos eterno quien estructura
es la imagen del Dios invisible, el pri- el universo creado y las condiciones
mogénito de toda creación. Porque de comunicación, las conexiones ló-
en él fueron creadas todas las cosas, gicas están eternamente fundamenta-
las que hay en los cielos y las que hay das en la mente y voluntad de Dios,
en la tierra, visibles e invisibles; sean y atan al hombre en vista de la imago
tronos, sean dominios, sean principa- Dei”12 (es decir, la imagen de Dios).
dos, sean potestades; todo fue creado
por medio de él y para él. Y él es antes  Esta enseñanza está latente en la
de todas las cosas, y todas las cosas en argumentación de Pablo en Roma-
él subsisten” (Colosenses 1:15-17). El nos 1:18-21: “Porque la ira de Dios
comentarista Guillermo Hendriksen se revela desde el cielo contra toda
dice lo siguiente respecto al versícu- impiedad e injusticia de los hombres

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


32 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

que detienen con injusticia la verdad; Pablo responde en el versículo 18:


porque lo que de Dios se conoce les es La ira de Dios. Toda la humanidad
manifiesto, pues Dios se lo manifes- necesita ser salvada porque todos los
tó. Porque las cosas invisibles de él, su hombres tienen serios problemas con
eterno poder y deidad, se hacen cla- la justicia de Dios. Hay una verdad
ramente visibles desde la creación del que Dios ha dado a conocer a todos
mundo, siendo entendidas por medio los hombres por igual, pero a la que
de las cosas hechas, de modo que no el hombre se opone con todas las
tienen excusa. Pues habiendo conoci- fuerzas de su corazón. Y obviamente
do a Dios, no le glorificaron como a Pablo no está hablando aquí de la ver-
Dios, ni le dieron gracias, sino que se dad que ha sido revelada a través de
envanecieron en sus razonamientos, y Cristo y de Su Palabra, sino más bien
su necio corazón fue entenebrecido.” de una revelación general de Dios que
está disponible para todos, aún para
  La carta de Pablo a los Roma- aquellos que nunca han tenido en Sus
nos es una presentación del evangelio manos la Palabra de Dios, ni han es-
que toma como punto de partida la cuchado el evangelio.
necesidad que el hombre tiene de la
salvación que el evangelio anuncia. El  Pablo dice en el versículo 20 que
evangelio es la buena noticia de que el mundo está hecho de tal mane-
Dios ha provisto salvación a los hom- ra que hace visible al Dios invisible.
bres a través de la Persona y la obra Como un artista que desea ser co-
de Su Hijo, nuestro Señor Jesucristo. nocido, Dios ha puesto Su firma en
Pero para que ese mensaje tenga sen- todo el universo que creó y le dio al
tido y sea relevante, lo primero que hombre la capacidad de entender esa
debemos conocer es el peligro del evidencia. Eso no quiere decir que la
cual el hombre necesita ser salvado. Y creación nos revela todo lo que nece-
eso es precisamente lo que Pablo nos sitamos conocer acerca de Dios, pero
explica en los primeros tres capítulos sí lo suficiente como para saber que Él
de Romanos. ¿Cuál es el problema existe, que Él es poderoso y que po-
humano que ameritó un plan de sal- see las propiedades que normalmente
vación tan costoso como el que Dios asociaríamos con la Deidad.
diseñó a través de la encarnación y
muerte de la Segunda Persona de la   La expresión “claramente visi-
Trinidad, nuestro Señor Jesucristo? ble” significa “contemplar comple-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 33

tamente”, “captar distintivamen- za y aprendizaje académico donde Je-


te”. Mientras que la frase “siendo sucristo sea honrado como Señor.”13
entendidas”señala aquello que capta-
mos por el uso de la mente, a través
de un proceso lógico de razonamien- El hombre posee una
to. Así que lo que Pablo está diciendo conciencia
en este texto es que la revelación que
Dios ha dado de Sí mismo al hombre Otro aspecto de la imagen divi-
a través de la creación, se capta distin- na en el hombre es la conciencia. La
tivamente por medio de los sentidos y palabra “conciencia” significa “con
se entiende lógicamente a través de la conocimiento.” Dios ha dotado a los
reflexión mental, dejando al hombre hombres de un conocimiento innato
sin excusa delante de Dios. de lo bueno y lo malo, una especie de
tribunal moral que pasa juicio sobre
  Consecuentemente, es un aten- nuestras acciones. Hablando de los
tado contra la racionalidad, y una gentiles que no tenían acceso a las
manifestación de rebeldía, estudiar el Sagradas Escrituras, Pablo dice en
universo de Dios, haciendo uso de las Romanos 1:31: “Quienes habiendo
capacidades que reflejan Su imagen entendido el juicio de Dios, que los
en nosotros, divorciados de la Palabra que practican tales cosas son dignos
de Dios escrita y Encarnada. de muerte, no sólo las hacen, sino que
El conocimiento de verdades también se complacen con los que la
acerca de la realidad creada será in- practican.”
completo y distorsionado si no nos La frase “el juicio de Dios” tam-
lleva de la mano a conocer la Verdad; bién puede ser traducida como “las
y, como decíamos hace un momen- ordenanzas de Dios”, o “el decreto de
to, la Verdad (así con “V” mayúscu- Dios”. Pablo dice que estos hombres
la) no es una abstracción metafísica, poseen un claro entendimiento (del
sino una Persona: el Verbo de Dios, el griego epignosis) de que hay cosas que
Dios encarnado. Por eso, declaramos están mal y que son dignas de casti-
junto con D. Bruce Lockerbie, que go. Pero ese conocimiento no los fre-
“el propósito primario, y el único le- na para dejar de pecar; mas bien “se
gítimo, para la existencia de nuestras complacen con los que… practican”
escuelas… es ser un lugar de enseñan-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


34 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

esas mismas cosas que sus conciencias comienza a succionar de inmediato;


condena. las enfermeras no tienen que darle
un entrenamiento para que aprenda
Y ¿cómo saben estos hombres que a hacer esto. Luego ese mismo niño
esas acciones son pecaminosas y con- aprenderá a leer y a escribir, a sumar
denables? Pablo responde un poco y a restar; aprenderá a decir “gracias”,
más adelante: “Porque cuando los “por favor”, “con permiso” y muchas
gentiles que no tienen ley, hacen por otras cosas más; pero cosas como gri-
naturaleza lo que es de la ley, estos, tar o succionar leche del pecho de su
aunque no tengan ley, son ley para sí madre, las hace “por naturaleza.”
mismos, mostrando la obra de la ley
en sus corazones, dando testimonio Pues, de la misma manera, los
su conciencia, y acusándoles o defen- hombres entienden naturalmente
diéndoles sus razonamientos” (Roma- que hay ciertas cosas que deben ha-
nos 2:14-15). cer, como también entienden que ha-
cer lo contrario es condenable. Ellos
Estos gentiles, dice Pablo, no tie- no pueden escapar al hecho de que
nen ley, no tienen acceso a los Diez poseen una naturaleza moral que les
Mandamientos tal como fueron en- permite distinguir (aunque no infa-
tregados al pueblo de Israel en el Sinaí. liblemente) lo justo de lo injusto, lo
Y sin embargo “hacen por naturaleza bueno de lo malo. Esa es “la obra de
lo que es de la ley.” Hay ciertas cosas la ley” que, según Pablo en el versícu-
que nosotros hacemos porque hemos lo 15, opera en sus corazones.
aprendido a hacerlas. Nadie nace sa-
biendo leer y escribir o sumar y restar.
Pero hay algunas cosas que hacemos El hombre es un ser
por naturaleza. No es necesario ex-
plicarle al niño recién nacido como caído
hacer uso de sus pulmones para sacar Tal como nos muestra el libro del
aire a través de las cuerdas vocales y Génesis en el capítulo tres, el hombre
así producir ese sonido estridente que no se encuentra en el estado original
llamamos “grito”. Eso es algo que el en que fue creado. Cuando nuestros
niño hace “por naturaleza.” Y de igual primeros padres desobedecieron a
modo, cuando el niño recién nacido Dios toda su personalidad quedó pro-
es colocado en el pecho de la madre fundamente afectada. El hombre es

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 35

un ser defectuoso. Todavía refleja la imagen de


Dios, pero distorsionada. Como bien ha dicho
alguien: “Su voluntad es imperfecta. Su razona-
miento es imperfecto. [Lo mismo que] Su me-
moria… Su habilidad de discernir… de amar al
prójimo… de obedecer a Dios y a aquellos que
han sido puestos en autoridad. Cada parte de
su ser está defectuosa, pero todavía esas partes
funcionan.”14
A partir de entonces, el hombre como un Hay ciertas cosas
ser caído se encuentra en una tensión constante que nosotros
entre las demandas justas de Dios reveladas en hacemos porque
Su Palabra y el engaño seductor del mundo. Y hemos aprendido
ante esta tensión, nos dice Norman de Jong,15 a hacerlas. Nadie
cada hombre tiene tres opciones: nace sabiendo leer
y escribir o sumar
• Puede someterse tranquilamente a los pa-
y restar. Pero hay
trones del mundo. algunas cosas
• Puede hacer el intento de rebajar los están- que hacemos por
dares de Dios, ya sea reinterpretando algu- naturaleza.
nas de sus partes, o simplemente eliminán-
dolas del todo.
• Puede dejar de pelear contra Dios, some-
terse a Su voluntad y ser transformado por
medio de la renovación de su entendimien-
to (Romanos 12:1-2)
La razón por la cual la educación es una
tarea tan demandante y difícil es que en todos
nosotros, incluyendo los profesores, hay una re-
sistencia natural al cambio. Como seres caídos
tendemos a revelarnos contra todos aquellos que
intenten reformar nuestras perspectivas, nues-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


36 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

tros valores, nuestros patrones de conducta; ya


sean los padres, los profesores o los pastores en
la iglesia. Cada día, en el aula de clases nos en-
frascamos en una guerra espiritual de enormes
proporciones y consecuencias. Estamos tratan-
do de proveer al estudiante una perspectiva bí-
blica de las cosas para ayudarlo en su proceso de
transformación, mientras el pecado, el mundo
y el diablo están tratando de mantener la distor-
La razón por la sión que hay en él y hacerla aún más profunda.
cual la educación Pero no debemos olvidar que esos estudian-
es una tarea tan tes siguen siendo seres creados a la imagen de
demandante y Dios que pueden ser redimidos y transforma-
difícil es que en dos, y que nosotros contamos con instrumen-
todos nosotros, tos poderosos para realizar la labor: la verdad
incluyendo los de Dios revelada en Su Palabra y la asistencia
profesores, hay una
del Espíritu de Dios que mora en nosotros, si
resistencia natural
somos sus hijos. Ambas realidades deben mo-
al cambio.
derar nuestra perspectiva de los estudiantes con
quienes trabajamos. No son ángeles encarna-
dos, pero tampoco son demonios o animales.
Son personas caídas, pero creadas a la imagen
de Dios. Eso nos permite tener una visión rea-
lista, pero no pesimista, de nuestra labor como
educadores.
Concluyo esta sección citando una vez más
a Norman de Jong: “La educación cristiana no
es fácil. No es todo gozo y paz. Nunca lo ha
sido y nunca lo será… Reformar a una perso-
na de lo que él es a lo que debe ser, requiere
sufrimiento, paciencia y perseverancia. Pero ser
colaboradores con Dios en el gran proceso de
santificación por medio del cual, por el poder

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 37

del Espíritu Santo, somos lenta y gradualmente restaurados a ese estado de


perfección, es también experimentar algunas de las más grandes recompensas y
gozos que hayamos podido imaginar. Influenciar la vida de otros para bien es lo
que hace la enseñanza digna de todas las frustraciones que a menudo parecen
empañarla.”16

1. Lockerbie, D. Bruce; A Christian Paideia; pg. 11.


2. De Jong; op. cit.; pg. 55.
3. Copleston, Frederick; Historia de la Filosofía; Vol. 5; pg. 79.
4. Peterson, Michael; With All Your Mind (University of Notre Dame, 2001); pg. 100.
5. Murray, John; Colleted Writings; vol. 2; pg. 34.
6. Ibid.; pg. 38.
7. Nash, Ronald; The Word of God and the Mind of Man; pg. 74-75.
8. Ibid.; pg. 75.
9. Ibid.; pg. 90.
10. Hendriksen, Guillermo; Colosenses – Filemón (Grand Rapids, Michigan, Subcomisión Literatura
Cristiana de la Iglesia Cristiana Reformada 1982); pg. 91.
11. Ibid.; pg. 68
12. Lockerbie; op. cit.; pg. 7.
13. Nash; op. cit.; pg. 68-69.
14. De Jong; op. cit.; pg. 70.
15. Ibid.; pg. 60.
16. Ibid.; pg. 62

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 39

Capítulo 3

METAS Y OBJETIVOS
DE LA EDUCACION ESCOLAR CRISTIANA
Una vez hemos establecido cuál propósito; él sabe hacia donde va y
es nuestra autoridad y la naturaleza por qué, y eso lo motiva a seguir ade-
del alumno con el que vamos a tra- lante. Más aún, las metas y objetivos
bajar, ahora debemos definir los pro- le servirán de guía para la selección
pósitos y objetivos de nuestra labor. de materiales y métodos por medio
Este punto es crucial, porque si sali- de los cuales sus estudiantes serán lle-
mos hacia ningún sitio, no importa vados a alcanzarlos. Por último, son
que tan rápido nos movamos, al final éstos los que le permitirán evaluar su
llegaremos a ningún sitio. trabajo. Si él no sabe hacia donde va,
nunca sabrá si llegó o no.

La importancia de En lo que respecta a los estudian-


tes, una perspectiva clara de lo que se
establecer metas y quiere lograr incentiva el interés, la
objetivos concentración y el esfuerzo. Cuando
los estudiantes tienen una idea clara
Las metas y objetivos proveen di- de por qué hacen las cosas y hacia
rección a todo el proceso educativo, a dónde van, es más probable que co-
la vez que ejercen una influencia po- operen y que aumente la efectividad
derosa y beneficiosa en los profesores del proceso de aprendizaje.
y estudiantes.
Por otra parte, las metas y obje-
En lo que respecta a los profeso- tivos son los que proveerán los me-
res, éstos son constantemente moti- dios que harán posible la integración
vados por un sentido de destino y de e interrelación del currículo. Como

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


40 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

decíamos al principio, la escuela no En el campo opuesto tenemos el


está supuesta a transmitir un cúmulo naturalismo. Los naturalistas, como
inconexo de datos. Ésta necesita una Rousseau, nos dicen que el hombre
estructura interna que provea cohe- nace bueno e inclinado por naturale-
rencia y unidad al conocimiento que za a ciertas cosas; ya que la naturaleza
se imparte. Las metas y objetivos son no puede ser cambiada, la educación
los que establecen el resultado final debe conformarse a ella. Por eso algu-
que se quiere lograr en la vida de los nos insisten en seguir el instinto del
estudiantes. niño y así motivarlo en el proceso de
aprendizaje. Son las actividades pro-
pias del niño las que proveen la base
Algunas concepciones que les permitirá desarrollar sus po-
históricas y filosóficas deres y capacidades inherentes.

Para los griegos, como lo sería Como un engendro del naturalis-


luego para los romanos, el factor mo tenemos el pragmatismo de John
importante para determinar metas y Dewey. El pragmatismo es la doctri-
objetivos en la educación era la ciu- na que enseña que lo que está bien, a
dadanía y la lealtad al estado. Se edu- final de cuentas, es lo que funciona.
caba al individuo para que llegara a En este paradigma, el hombre viene
ser un ciudadano bueno y leal. Y la a ser el fundamento de la educación.
mejor manera para alcanzar esa meta Dewey decía que el hombre comienza
era el desarrollo personal a través de en sí mismo, se gobierna a sí mismo y
una educación liberal. Los griegos lla- se dirige a sí mismo; él es quien labra
maban “artes liberales” a aquel cono- sus propias interpretaciones, sus pro-
cimiento que era digno de un hombre pios valores y sus propias decisiones
libre: leer, escribir, calcular y pensar. basado en sus propias experiencias.
El propósito de la educación, según
Para los humanistas la educación Dewey, es producir ciudadanos de-
consiste en el dominio cabal de un mocráticos que puedan adaptarse a
cuerpo limitado de conocimiento, el su cultura siempre cambiante.
cual contiene en sí mismo el poder de
hacer salir, entrenar y desarrollar los En la década de 1930 John
más altos dones del cuerpo y la mente Dewey y Robert Hutchins, presiden-
que ennoblecen al hombre. te de la Universidad de Chicago, pro-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 41

tagonizaron un debate respecto a la John A. Hughes lo dice de esta


filosofía adecuada para la educación. manera: “La educación alcanza su
Hutchins sostenía la posición clásica, propósito e importancia en la medida
que el propósito de la educación era que sea consecuente con, y contribu-
“preparar gente para la vida.” Dewey ya hacia el logro de los altos objetivos
insistía en que el propósito de la edu- de Dios para el hombre”.
cación era “preparar gente para un
trabajo.” El impacto que esta postura Resumiendo sucintamente la en-
de Dewey ha tenido desde entonces señanza en pasajes de las Escrituras
es imposible de cuantificar. En las como el Salmo 73:24-26, Juan 17:22-
últimas décadas esta ha sido una de 24, Romanos 11:36 y 1 Corintios
las tendencias dominantes de la edu- 10:31, el Catecismo Menor de Wes-
cación. tminster dice que ‘el fin principal del
hombre es glorificar a Dios, y gozar
de Él siempre’. La más alta meta de la
La perspectiva cristiana educación debe ser entonces, ayudar
al individuo a desarrollarse en cono-
Si partimos de la premisa de que cimiento, habilidades y actitudes que
Dios es el Creador del universo y que lo capaciten para glorificar y disfrutar
Él se ha dado a conocer a través de la mejor a Dios.”2
creación y Su Palabra (escrita y En-
carnada), debemos deducir entonces Sea que estemos hablando de la
que el propósito de la educación es deidad de Cristo, de la justificación
ayudar a los estudiantes a ver la rea- por la fe o de la Trinidad de Dios, o
lidad como Dios la ve e interpretarla sea que estemos hablando de aritmé-
como Él la interpreta. Consecuente- tica, biología o música, todo conoci-
mente, “el propósito primario de la miento, si es verdadero, proviene de
educación es mostrar al Dios que se Dios y revela a Dios. Es aquí donde
ha revelado. Lo que sigue después es nuestra filosofía de educación difiere
traer a los estudiantes a conformarse a radicalmente de todas las demás. La
la voluntad revelada de Dios, capaci- escuela cristiana debe ser concebida
tándolos así para revelar la naturaleza como un lugar donde los estudian-
de Dios a través de sus personalidades tes entren en contacto con Dios en
redimidas.”1 la medida en que estudian las cosas
creadas por Él.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


42 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

Cornelius Van Til dice al respec- hecho. Sólo piensa que los ve. No es
to: “Para considerar el currículo en cierto decir que todo el mundo tiene
su bosquejo más amplio y no per- los hechos para empezar. Al contra-
dernos en los detalles, podemos de- rio, sólo un cristiano teísta tiene los
cir que trata con la naturaleza y con hechos porque no existen datos que
la historia. Trata con los ‘hechos’ del no sean teístas. En un sentido, claro
espacio, y con los ‘hechos’ del tiem- está, podríamos decir que todos los
po. No importa qué materia enseñes, hombres ‘tienen’ los datos, ya que to-
ya sea matemáticas, coser, cocinar, dos viven en el orden creado por Dios
o música, estás tratando con hechos y todos se mueven en la revelación ge-
espacio-tiempo... Todos los ‘hechos’ neral de Dios. Pero el no-teísta rehú-
están inextricablemente entrelazados sa reconocer al Creador, el único que
con espacio y con tiempo. No pode- puede ser el contexto apropiado para
mos pensar claramente en ‘hechos’ interpretar cualquier dato. De modo
sin pensar en ellos en términos de es- que los no-teístas tratan sólo con me-
pacio y tiempo.”3 ros ‘datos’, es decir con abstracciones
que no tienen sentido.”4
Ahora bien, “ya que Dios hizo los
hechos espacio–tiempo, la relación de Más adelante añade: “¿De qué vale
tales hechos con Dios es, naturalmen- gastar dinero para enseñar aritmética
te, lo más importante que se debe en una escuela Cristiana en vez de ha-
saber acerca de ellos. Pero más aún, cerlo en una escuela supuestamente
realmente no es suficiente decir que neutral a menos que estés realmente
lo más importante a conocer de un convencido que ningún dato espacio-
‘hecho’ es su relación con respecto a tiempo puede ser enseñado excepto
Dios, porque esa misma relación con cuanto se contempla en su relación
Dios comprende el significado de ese con Dios?”5
hecho. Cuando has visto los ‘hechos
de espacio–tiempo’ en su relación con Van Til reconoce luego que re-
Dios, por primera vez has visto el ‘he- sulta relativamente fácil plantear en
cho’ en contraste a meros hechos. De teoría que todo lo que se enseña en
esa misma manera, todo el que no ve la escuela debe ser enseñado para la
los hechos de espacio-tiempo frente gloria de Dios, pero que es difícil
al trasfondo o patrón de la absoluta llevarlo a la práctica, para entonces
personalidad de Dios no ve ningún añadir: “Cuando decimos que la arit-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 43

mética debe ser enseñada para la gloria de Dios


no queremos decir que el niño debe entender Lo que distingue a
inmediatamente la implicación completa de una escuela cristiana
todo lo que significa que dos más dos es igual de una que no lo es,
a cuatro, porque Dios ha hecho el mundo de es precisamente el
espacio-tiempo de acuerdo a ciertas leyes y que hecho de que en la
éstas expresan algo del mismo ser de Dios.”6 Eso escuela cristiana los
es algo que los niños irán comprendiendo poco maestros restauran
a poco a través de todo el currículo de la escue- el significado de las
la. Pero el propósito, a final de cuentas, es que cosas que enseñan.
el estudiante llegue a entender el significado de
la creación en relación con el Creador.
Por eso insistimos en que la neutralidad
en educación es imposible. “Una educación
que pretenda ser religiosamente neutral es un
fraude.”7 Cuando un maestro intenta enseñar
su materia desde un punto de vista “neutral”,
desconectado de toda creencia religiosa, en
realidad no está siendo neutral. Más bien está
diciendo en silencio que Dios no existe o que
creó un mundo sin sentido, y ninguna de estas
aseveraciones son neutrales. Esto es una cons-
piración contra Dios y un verdadero sacrilegio.
Lo que distingue a una escuela cristiana de una
que no lo es, es precisamente el hecho de que
en la escuela cristiana los maestros restauran el
significado de las cosas que enseñan.
La escuela cristiana no tiene un nuevo con-
junto de información que brindar acerca de la
realidad creada. Existe un solo mundo y Dios
ha dado al hombre, sea cristiano o no, la ca-
pacidad de descubrir algunos de sus secretos.
Por eso los cristianos no debemos despreciar

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


44 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

el quehacer científico de los no cristianos. Lo


que hace la escuela cristiana, como bien seña-
La educación la Green, es revelar “el significado de nuestro
cristiana es conocimiento de la creación, y los privilegios y
educación impartida
obligaciones que ese conocimiento conlleva.”8
por cristianos y
Pero eso no elimina, sino que más bien enfati-
bajo parámetros
za, la necesidad de que las escuelas cristianas se
cristianos, pero
embarquen real y efectivamente en la tarea de
sigue siendo
impartir conocimiento.
educación…
La escuela cristiana La educación cristiana es educación impar-
no es una iglesia tida por cristianos y bajo parámetros cristianos,
ni una escuela pero sigue siendo educación. La carga académica
dominical. de una escuela cristiana no puede ser menor que
Es una institución la de una escuela secular. No se supone que un
que existe profesor de matemática o física, o de cualquier
para entrenar otra materia, use su hora de clase para “tratar
académicamente a con el alma de sus estudiantes”, o “evangelizar-
sus estudiantes. los” o “aconsejarlos”. Él está allí para enseñar su
materia y para enseñarla bien.
Lamentablemente, como señala Lockerbie,
“algunos lectores descuidados asumen que en
Génesis capítulo tres el pecado de Adán y Eva
fue comer del fruto del árbol del conocimiento,
como si Dios hubiese preferido guardarlos en
inocencia y en ignorancia. Pero no es así. El ár-
bol del que ellos comieron su fruto era el árbol
del conocimiento del bien y del mal.”9 Y luego
añade: “Dios alienta el conocimiento humano.
De hecho, el mandato cultural bajo el cual todo
ser humano vive como guarda de la creación de
Dios... demanda que vengamos a conocer y en-
tender la creación y la naturaleza humana.”10

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 45

El mandato cultural al que Loc- hecho a la imagen de Dios. Así como


kerbie se refiere aquí es el que encon- Dios es soberano sobre el universo, y
tramos en Génesis 1:26-28 que cita- ha obrado muchas y grandes mara-
mos anteriormente: “Entonces dijo villas en su creación, así también el
Dios: Hagamos al hombre a nuestra hombre ha recibido potestad de ejer-
imagen, conforme a nuestra semejan- cer control sobre la naturaleza... En la
za; y señoree en los peces del mar, en tarea cultural el hombre ha de explo-
las aves de los cielos, en las bestias, en tar y servirse de las materias primas de
toda la tierra, y en todo animal que este universo, ha de desarrollar a un
se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios plano más noble y elevado las posibi-
al hombre a su imagen, a imagen de lidades de las mismas.”11
Dios lo creó; varón y hembra los creó.
Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructi- El maestro cristiano está llama-
ficad y multiplicaos; llenad la tierra, do a equipar a sus estudiantes con el
y sojuzgadla, y señoread en los peces conocimiento necesario para llevar a
del mar, en las aves de los cielos, y en cabo este mandamiento que Dios ha
todas las bestias que se mueven sobre dado a todo hombre. Al decir esto,
la tierra.” Como una criatura hecha no queremos desalentar a los maes-
a imagen de Dios, el hombre tiene la tros cristianos a que muestren pre-
responsabilidad de cultivar la crea- ocupación por el bienestar espiritual,
ción, extraer de ella su potencial para emocional, social y físico de sus estu-
la gloria de Dios y el beneficio pro- diantes, así como se preocupan por el
pio. Es al producto de esa actividad aspecto intelectual y mental. Pero la
que llamamos “cultura”. escuela cristiana no es una iglesia ni
una escuela dominical. Es una insti-
“Podríamos decir que la cultura es tución que existe para entrenar acadé-
la actividad de la mente humana apli- micamente a sus estudiantes.
cada a las fuerzas de la naturaleza, y la
elevación de la creación, por el uso de Richard Riesen dice al respecto:
estos poderes humanos, a una meta “Requerir a un profesor de inglés que
más alta y noble. La cultura, en una predique el evangelio en vez de en-
palabra, es el cumplimiento de aquel señar Literatura Americana, sobre la
mandato dado al hombre, el rey de la base de que es más importante que
creación, por su Hacedor en el jardín los estudiantes conozcan a Cristo a
del Edén... (Gn. 1:28). El hombre fue que conozcan literatura es… venir a

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


46 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

ser culpables de una publicidad falsa; antes de cada clase, o que impartan
pero lo que es aún más importante… clase de Biblia y tengan un tiempo de
es confundir los roles de la iglesia y capilla; y mucho menos que tomen
la escuela y, de manera implícita, es el tiempo de clase para predicar y dar
confundir los roles de la iglesia y la consejos espirituales. Lo que hace que
escuela e implícitamente, es fallar en la educación cristiana sea cristiana es
el entendimiento de la relación que que ésta reconozca el hecho de que te-
existe entre la fe y el intelecto.”12 nemos una cosmovisión que el maes-
tro debe poder articular con precisión
Cuando la educación es impartida y saber cómo esta perspectiva del
sobre la base de una cosmovisión cris- mundo y de la vida opera en las di-
tiana, los estudiantes son guiados al versas disciplinas del conocimiento.
conocimiento de Cristo, en la medida
en que estudian Su creación: “Porque Como alguien ha dicho, “la for-
en él fueron creadas todas las cosas, ma más efectiva de integrar cada ma-
las que hay en los cielos y las que hay teria de estudio con el cristianismo
en la tierra, visibles e invisibles; sean es a través de maestros con una con-
tronos, sean dominios, sean principa- cepción genuinamente cristiana del
dos, sean potestades; todo fue creado mundo.”13 El Dr. Gaebelein lo puso
por medio de él y para él. Y él es antes de esta manera: “La cosmovisión que
de todas las cosas, y toda la cosas en tiene el maestro, siempre que él sea
él subsisten” (Colosenses 1:16-17). efectivo, gradualmente condiciona
Cuando un maestro enseña a sus es- la cosmovisión del alumno. Ningún
tudiantes acerca de las leyes que rigen hombre enseña en un vacío. De una
el universo, obviando al mismo tiem- forma u otra, cada maestro expresa
po a Aquel en quien todas las cosas las convicciones por las cuales vive,
subsisten, o encuentran su cohesión, sean éstas espiritualmente positivas o
está perdiendo de vista el aspecto más negativas.”14
importante de la realidad creada.
Es por eso que contratar maestros
A riesgo de parecer reiterativo, cristianos debe ser un aspecto no ne-
vamos a repetir una vez más: Lo que gociable de toda escuela cristiana, ya
distingue una escuela cristiana de una que no puede haber educación cris-
que no lo es, no es únicamente que los tiana sin maestros cristianos. Esto,
profesores sean cristianos, o que oren como diría Frank Gaebelein, es el

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 47

sine qua non de la escolaridad cristia- punto de vista de Dios de las culturas,
na: “No hay educación cristiana sin los gobiernos y los problemas.”15
maestros cristianos.” Pero esto no es
suficiente; a esto debemos añadir que ¿No fue esto, acaso, lo que hizo
no puede haber educación cristia- Dios con Job? En los capítulos 38-41
na si los maestros cristianos no han del libro de Job, vemos cómo Dios
aprendido a pensar bíblicamente. Sus usa su creación para mostrarle a este
pensamientos deben estar teñidos de hombre turbado y confundido, su
las Escrituras, como el agua cuando gran poder y sabiduría; y todos cono-
pasa a través del polvo del café en la cemos el efecto que produjo en este
cafetera. Este hombre debe aprender santo del pasado: “De oídas te había
a filtrarlo todo a través de las doctri- oído; mas ahora mis ojos ten ven. Por
nas bíblicas de la soberanía de Dios, tanto me aborrezco, y me arrepiento
la creación, la naturaleza del hombre, en polvo y ceniza” (Job 42:5-6).
el pecado, la redención, el juicio, la En resumen, ¿cuáles son las metas
eternidad. Cuando ese maestro en- que la educación cristiana pretende
señe en el aula, sus ideas estarán in- alcanzar? Van Brummelen16 propone
formadas por las verdades cristianas y las siguientes, y con esto concluimos
habrán pasado por el escrutinio de las este capítulo:
verdades cristianas.
• “Nutrir en los estudiantes un sen-
El Dr. Roy Zuck lo explica de tido de admiración por el Crea-
esta manera: “En ciencias naturales, dor y desarrollar un sentido de
el maestro cristiano se refiere al Crea- asombro y maravilla por la crea-
dor de la creación. En literatura, los ción de Dios.
maestros cristianos evalúan los escri-
tos de los hombres por los estándares • Guiar a los estudiantes a recono-
bíblicos. En la música y el arte, los cer y entender la interdependen-
maestros cristianos mantienen una cia y la interrelación de todo lo
expresión sana que esté en armonía que Dios ha creado.
con la Escritura. En salud e higiene,
• Ayudar a los estudiantes a recono-
contemplan que el hombre es crea-
cer que el pecado ha distorsiona-
ción de Dios, ‘temerosa y maravillo-
do totalmente la realidad, nuestra
samente hecho’. En ciencias sociales,
ayudan a los estudiantes a entender el

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


48 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

experiencia en ella, y nuestro en-


tendimiento de ella.
• Guiar a los estudiantes a explorar
lo que significa ser mayordomos
de todo lo que Dios ha hecho y
así llegar a ser agentes de Cris-
to para la sanidad de un mundo
quebrantado, siendo capacitados
por el Espíritu.
• Asistir a los estudiantes en descu-
brir y desarrollar sus dones y ha-
bilidades dados por Dios.”

1. Byrne; op. cit.; pg. 65.


2. MacArthur, John (General Editor); Think Biblically! (Wheaton Illinois, Crossway Books, 2003); pg.
245.
3. Berkhof, Louis & Van Til, Cornelius; Foundations of Christian Education (Phillipsburg, New Jersey,
Presbiterian and Reformed Publishing Company); pg. 15.
4. Ibid.; pg. 16.
5. Ibid.; pg. 17.
6. Ibid.; pg. 19.
7. Nash, Ronald; The Closing of the American Heart (Probe Books, 1990); pg. 39.
8. Greene, Albert E.; Reclamando el Futuro de la Educación Cristiana (ACSI Latinoamérica, 1998);
pg. 254.
9. Lockerbie, D. Bruce; op. cit.; pg. 26.
10. Ibid.
11. Meeter, Henry H.; La Iglesia y el Estado (Grand Rapids, Michigan, 1968); pg. 77.
12. Riesen, Richard A.; Piety and Philosophy (Phoenix, Arizona; ACW Press, 2002); pg. 111.
13. Barth, K.; cit. por Gaebelein; op. cit.; pg. 41.
14. Ibid.; pg. 41-42.
15. Cit. por Schindler & Pachecho; op. cit. pg. 35-36.
16. Van Brummelen; op. cit.; pg. 143-144.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 49

Capítulo 4

EL PROCESO DE ENSEÑANZA
APRENDIZAJE
Espero que hasta aquí hayamos En su acepción más amplia abarca
captado la enorme importancia que todo el proceso educativo de la escue-
tiene la filosofía de educación si quere- la, incluyendo todas las actividades
mos hacer eficazmente nuestra labor. y experiencias usadas para alcanzar
Pero no basta con que podamos arti- las metas educativas que nos hemos
cular nuestra filosofía de educación; propuesto. En un sentido más estre-
ésta debe ser llevada a la práctica en el cho, se refiere a los diversos campos
proceso de enseñanza – aprendizaje, de materias organizadas en áreas de
en todo lo que respecta al currículo, la enseñanza. En el sentido que le esta-
metodología, el maestro, las relacio- mos dando a la palabra aquí se refiere
nes interpersonales y la disciplina en a: ¿Qué debemos enseñar, cómo de-
la escuela. bemos enseñarlo y cuándo debemos
enseñarlo?

El currículo Al trabajar con el currículo en el


marco de una filosofía cristiana de
La palabra “currículo” se deriva educación, debemos estar conscien-
del latín currículum que significa “un tes que la materia prima con la que
lugar para correr”, “la ruta de una trabajamos es la revelación de Dios:
carrera.” Durante la Edad Media el la general (la creación), la escrita (las
término comenzó a ser usado para Sagradas Escrituras) y la Encarnada
referirse a la extensión del tiempo ne- (nuestro Señor Jesucristo). Lamenta-
cesario para completar un programa blemente, esto es fácilmente pasado
de estudio. Gradualmente, la palabra por alto, aún en aquellas escuelas que
vino a señalar el contenido de lo que pretenden impartir educación cristia-
habría de ser enseñado.
Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4
50 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

na. Albert Green dice al respecto: “Al duría oculta, la cual Dios predestinó
ocuparnos del lado práctico de la esco- antes de los siglos para nuestra gloria,
laridad cristiana y comenzar a formu- la que ninguno de los príncipes de
lar preguntas acerca de su currículo, este siglo conoció; porque si la hubie-
inmediatamente somos confrontados ran conocido, nunca habrían crucifi-
por una realidad sorprendente, pero cado al Señor de gloria. Antes bien,
generalmente inadvertida: el currícu- como está escrito: Cosas que ojo no
lo escolar está compuesto en su totali- vio, ni oído oyó, ni han subido en
dad por la creación.”1 Y más adelante corazón de hombre, son las que Dios
añade: “La escolaridad cristiana se es- ha preparado para los que le aman”
fuerza en restaurar las realidades de la (1Cor. 2:6-9).
creación a su significado proyectado
por Dios y de esa forma usarla como Como vimos en el capítulo dos,
medio para poner a los estudiantes en a lo largo de los siglos los filósofos se
contacto con el Dios vivo.”2 han alineado, a grandes rasgos, a uno
de estos dos paradigmas epistemoló-
De ahí, la centralidad de la Biblia gicos: el paradigma platónico o racio-
como factor de integración en el cu- nalismo, y el paradigma aristotélico
rrículo de una escuela cristiana. Con o empirismo. Pero Pablo nos dice en
esto no queremos decir únicamente este pasaje que hay ciertas cosas que
que en una escuela cristiana la Biblia nunca han sido percibidas por nues-
debe ser enseñada. Más bien nos refe- tros sentidos (cosas que ojo no vio, ni
rimos al hecho de que ésta es “el cata- oído oyó), ni pueden ser deducidas a
lizador divino que sostiene y unifica través de un proceso de racionaliza-
la verdad y le da su significado.”3 Sin ción o introspección (ni han subido
la revelación bíblica no tendríamos en corazón de hombre); cosas tales
la información que necesitamos para como: la naturaleza y el carácter de
percibir la cohesión de las cosas crea- Dios, Su voluntad para con el hom-
das y su significado. Noten lo que Pa- bre, el propósito de Su creación, el
blo dice a los Corintios: “Sin embar- propósito y significado de nuestra
go, hablamos sabiduría entre los que existencia, lo que nos espera después
han alcanzado madurez; y sabiduría, de la muerte, etc.
no de este siglo, ni de los príncipes de
este siglo, que perecen. Mas hablamos Pero si estas cosas no pueden ser
sabiduría de Dios en misterio, la sabi- percibidas por los cinco sentidos, ni

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 51

pueden ser descubiertas a través de un sito. No obstante, como bien señala


proceso de razonamiento, meditación Robert Martin: “La Biblia… enseña
o reflexión, ¿cómo podemos cono- los principios básicos que deben ser
cerlas, entonces? Pablo responde esta abrazados para hacer ciencia, en una
pregunta en el siguiente versículo: manera acorde con la naturaleza del
“Pero Dios nos las reveló a nosotros fenómeno que realmente existe. Esto
por el Espíritu; porque el Espíritu es, sin el entendimiento de que vivi-
todo lo escudriña, aún lo profundo mos en un mundo maldito por peca-
de Dios” (1Corintios 2:10). La reve- do, no vas a ser muy buen biólogo,
lación divina es la respuesta; y en la pues habrá muchas cosas de la biolo-
Escritura del Antiguo y el Nuevo Tes- gía que no vas a ver; no vas a ser todo
tamento tenemos un registro escrito lo buen abogado que pudieras llegar a
inspirado de lo que Dios quería que ser, si no entiendes que vivimos en un
quedase disponible de esa revelación mundo donde el hombre fue hecho a
a través de los siglos (2 Timoteo 3:16; la imagen de Dios, pero que ha caído
2 Pedro 1:19-21). Sin esa revelación en pecado.”5
nos faltarían piezas clave para conocer
el significado y propósito de las cosas Y luego añade: “En cualquier
creadas y para integrar las materias campo de estudio que puedas pensar,
del currículo en un todo coherente. hay enseñanzas básicas, hay principios
“Esto significa que todos los demás básicos revelados en la Biblia, que
asuntos y verdades tienen su primer proveen el fundamento para la buena
punto de referencia en la Palabra de ciencia... Así que al decir que la Doc-
Dios, extrayendo sus materiales de la trina de la Suficiencia no significa que
Biblia siempre que sea posible, y re- la Biblia sea suficiente para enseñar-
tornando a la Biblia con su acumula- nos sobre temas como matemáticas,
ción de hechos para su interpretación biología, etc., no negamos que haya
y aplicación práctica.”4 una estructura de cosmovisión que
podemos encontrar en la Biblia, sin la
Al decir esto, no estamos abo- cual no podemos ser capaces de per-
gando porque convirtamos la Biblia seguir apropiadamente estas ciencias
en nuestro libro de texto para ense- particulares.”6
ñar Matemáticas, Biología, o cual-
quier otra materia del currículo; la Un maestro de matemáticas, por
Biblia no fue escrita con ese propó- ejemplo, no ha llenado su cometido si

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


52 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

se limita a impartir información a sus expresión de tu poder, sabiduría, in-


estudiantes sobre el aspecto cuantita- genio y amor, pero realmente nada de
tivo y espacial de la realidad creada. eso me importa.”8
El estudio de las matemáticas debe
tener la intención de producir un Si no mostramos interés en las
sentido de reverencia y asombro en el cosas que Dios ha hecho y hace, esta-
estudiante por el diseño y orden que mos menospreciando y descuidando
revela la creación de Dios, así como aquello en lo que Dios se interesa. Y
un entendimiento del uso que puede ese es precisamente el negocio de la
hacer de esa información en el desem- educación: mostrar interés y atención
peño de su vocación. en aquello que Dios ha creado para
revelarse a Sí mismo. “El asombro y
Esa es una de las razones por la la maravilla, el entusiasmo y la curio-
que los cristianos no debemos hacer sidad, que acompaña toda investiga-
una dicotomía entre la erudición y ción científica genuina son virtudes
la piedad. Los cristianos deben ser cristianas. Estas pertenecen a la ado-
amantes de la verdad; y la verdad, ración. Una de las razones por la que
revelada por Dios en Su creación y los cristianos deben ser los más apa-
en Su Palabra, es un todo coherente. sionados matemáticos y científicos
La educación cristiana es educación, es que el universo es obra de Dios y
pero una educación que parte de la nosotros debemos estar interesados
premisa de que toda verdad procede en él. Es una mala educación, por no
de Dios y revela a Dios. Por lo tanto, decir algo peor, el no estarlo.”9
no podemos dejar de prestar atención
a las cosas que Él ha hecho, ni dejar Y lo mismo podemos decir de la
de contemplarlas a la luz de Su reve- filosofía, la literatura, la música y el
lación proposicional, la Biblia. Como arte. El interés que mostramos por
bien señala Richard Riesen: “Prestar estas cosas no es más que tomar en
atención a las cosas creadas y estar in- serio los dones intelectuales y artísti-
teresado en ellas, es simplemente una cos que Dios ha dado al hombre en
forma de gratitud hacia lo que Dios Su gracia común, sean estos cristianos
es y hace. No mostrar interés es una o no. Una vez más cito a Riesen: “La
forma de sacrilegio.”7 Es como decir- filosofía… en el sentido de amor a la
le a Dios: “Entiendo que la vida y el verdad, lo cual incluye disciplina in-
universo son obras de tus manos, la telectual y académica, es una obliga-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 53

ción cristiana. Tú no puedes pretender amar la


Verdad y al mismo tiempo desentenderte de las
verdades; no puedes pretender amar al Creador
y no preocuparte por Su creación; no puedes
estar agradecido por sus benditos dones del in-
telecto y la curiosidad y no usarlos diligente y
entusiastamente.”10 El maestro cristiano debe
estar imbuido del sentimiento que el salmista
expresa en el Salmo 111: “Alabaré a Jehová con
todo el corazón en la compañía y congregación
de los rectos. Grandes son las obras de Jehová,
buscadas de todos los que las quieren. Gloria y
hermosura es su obra, Y su justicia permanece
para siempre. Ha hecho memorables sus mara-
villas.” Él debe reflejar esa admiración y entu-
siasmo por la persona de Dios en la medida en
que presenta las maravillas de Su creación a sus
estudiantes. Una de las
A menudo escuchamos decir en las iglesias razones por la
que no debemos abusar del alcohol o las drogas que los cristianos
o el cigarrillo o la glotonería, porque el cuer- deben ser los
más apasionados
po es templo del Espíritu Santo. Pues por eso
matemáticos y
mismo no debemos abusar de las capacidades
científicos es que
intelectuales y manuales que Él dio a cada uno
el universo es
de nosotros descuidando esos dones (compa-
obra de Dios y
re Éxodo 31:3-6; Proverbios 8:15-16; Isaías
nosotros debemos
28:23-29; Isaías 54:16). No todos los cristianos estar interesados
han sido llamados a ser intelectuales o genios, en él. Es una mala
así como no todos serán ricos ni tendrán una educación, por no
buena salud. Pero es deber de cada cristiano de- decir algo peor, el
sarrollar los talentos y habilidades que Dios le no estarlo.
ha dado con miras a conocerle a Él y servirle
Richard Riesen
eficazmente; y la escuela cristiana debe proveer

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


54 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

las herramientas necesarias para que proceso a través del cual vertemos en
eso sea posible. los estudiantes el conocimiento que
necesitan, mientras el segundo lo
Debemos enseñar a nuestros es- contempla como un proceso a través
tudiantes a pensar y razonar lógica, del cual extraemos del estudiante el
profunda y, sobre todo, bíblicamen- potencial que posee.
te. Debemos ayudarles a desarrollar-
se como seres creados a la imagen de El primero se puso en boga du-
Dios, física, mental y espiritualmen- rante la era de la revolución industrial.
te (compare Lucas 2:52). Debemos Los que abogaban por esta filosofía
introducirlos en lo que Robert Hut- contemplaban la educación como
chins ha llamado “La Gran Conver- una fuerza mesiánica que habría de
sación”, el diálogo acerca de las cosas tomar a los jóvenes y prepararlos para
importantes que la humanidad ha ve- el éxito en la vida (definiendo el éxito
nido llevando a cabo a través de los si- primordialmente en términos eco-
glos. El propósito no es que sean ricos nómicos). Estos reconocían que hay
y prósperos o que alcancen el éxito algo que anda mal en el ser humano,
como el mundo lo define. El propó- pero pretendían usar la educación
sito es que desarrollen al máximo de como un medio de redención. Para
sus posibilidades su humanidad crea- ellos, mientras más datos adquiriera
da a imagen de Dios y sean capaces de el estudiante, más educado y mejor
derribar “argumentos y toda altivez equipado llegaría a ser para alcanzar
que se levanta contra el conocimiento el éxito.
de Dios… llevando todo pensamien-
to cautivo a la obediencia a Cristo” (2 Muchos de los valores y patrones
Corintios 10:5). de comportamiento que estos educa-
dores se esforzaban por inculcar en
los estudiantes, emanaban de las Sa-
La metodología gradas Escrituras: honestidad, labo-
riosidad, diligencia (compare Prover-
En los últimos dos siglos, dos bios 11:1; 6:6-11; 12:27); pero muy
perspectivas han predominado en el a menudo la motivación que estaba
campo de la educación respecto a los detrás era totalmente materialista. Y
métodos de instrucción. El prime- el currículo, en esta perspectiva, era
ro contempla la educación como un básicamente un conjunto de datos

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 55

aprendidos en las diferentes áreas del so evolutivo que debe ser ayudado a
conocimiento. florecer. El currículo en esta filosofía
no enfatiza la recolección de datos ya
Al mismo tiempo se proveía al descubiertos, sino más bien la creati-
estudiante muy poca interpretación vidad y el propio descubrimiento. A
o explicación de los hechos. Este menudo se deja también al estudiante
método incluía adoctrinamiento, controlar la selección de tópicos que
memorización, cátedras, lecturas y desea estudiar.
estudios, exámenes que evalúen los
datos aprendidos y disciplina. En este Así que el énfasis de este método
proceso el maestro jugaba un papel está en el descubrimiento, las habili-
de suprema importancia como figura dades creativas, un ambiente positivo
autoritativa que controlaba la clase y en el aula, entendimiento de cada in-
el proceso de aprendizaje, y que dis- dividuo y en dejar que cada cual se
ciplinaba la mente y el espíritu de los mueva a su propio ritmo y velocidad.
estudiantes. El maestro es visto cada vez menos en
su papel de figura autoritativa como
Pero, como ocurre a menudo en guía e instructor, para convertirse
el campo de las ideas, así como esta más bien en un organizador y “facili-
filosofía creció y floreció, en un mo- tador” de proyectos y actividades di-
mento dado el péndulo se movió ha- señadas para suplir las necesidades de
cia el otro extremo. Con la doctrina los estudiantes. Este método también
de la evolución de Darwin y las en- propone una disciplina más relajada
señanzas de John Dewey, comenzó la llegando al punto en el que, en oca-
era de la educación progresiva. Mien- siones, el alumno tiene el control.
tras los primeros trataban de morali-
zar mesiánicamente a los estudiantes, Al evaluar estas dos perspectivas
los otros decían que eso no era nece- de la educación debemos tener pre-
sario porque el alumno era inherente- sente que, aunque ambas parten de
mente bueno. Solo hay que proveerle premisas que no son bíblicas, no por
un ambiente educacional estimulante eso todos los métodos que proponen
para sacar hacia fuera la bondad y ca- son incorrectos en sí mismos.
pacidad que el alumno posee.
Tanto nuestro Señor Jesucristo
El estudiante es contemplado aquí como los apóstoles, utilizaron una
como una planta tierna en el proce- variedad enorme de métodos tales
Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4
56 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

como: analogía, demostración, contraste, des-


cubrimiento, exhortaciones, cátedras, ilustra-
ciones familiares, instrucción individualizada,
adoctrinamiento, memorización, preguntas y
respuestas, actividades en grupos pequeños,
Debemos ser preguntas retóricas, repetición, pruebas, ayudas
balanceados y visuales, por sólo citar algunas.
hacer uso de la Debemos ser balanceados y hacer uso de la
metodología que metodología que nos ayude más eficazmente a
nos ayude más alcanzar la meta que nos hemos propuesto a la
eficazmente a
luz de nuestra filosofía de educación. Algunos
alcanzar la meta
maestros no saben hacer otra cosa que dictar cá-
que nos hemos
tedra, otros prefieren los juegos y las actividades
propuesto a la luz
en grupo. El buen maestro sabrá usar el méto-
de nuestra filosofía
do más apropiado y conveniente; no necesaria-
de educación.
mente el más atractivo, sino el que le permita
presentar mejor su material y el que supla mejor
a las necesidades de los estudiantes.

La vida y la persona del


maestro
Por todo lo que hemos dicho hasta ahora,
es obvio que el maestro juega un papel vital en
el proceso enseñanza – aprendizaje. Como bien
ha señalado David L. Hocking: “Desde una
perspectiva bíblica y teológica, el maestro es ‘el
corazón y el alma’ de la filosofía cristiana de la
educación.”11 Y en The Big Umbrella, Jay Adams
nos dice sin ambages, que “el colegio cristia-
no no es mejor que, y por tanto, no diferente
de, sus maestros, porque en el fondo el colegio
cristiano es sus maestros.”12 Recordemos las pa-

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 57

labras del Señor, en Lucas 6:40: “El Respecto a este último punto, me
discípulo no es superior a su maestro; voy a permitir usar esta cita de Riesen
mas todo el que fuere perfeccionado, que bien vale la pena leerla en toda su
será como su maestro”. El maestro es extensión:
el currículum viviente de la escuela,
no sólo cuando está en el aula, sino “El deseo de ayudar a los estu-
también cuando está fuera de ella; diantes, de ministrar a sus problemas
no sólo cuando enseña, sino también personales, surge de un instinto pro-
cuando disciplina o juega en el patio piamente humano y especialmente
de la escuela; no sólo cuando corrige a cristiano. Algo estaría terriblemente
otros, sino cuando él mismo se equi- mal si los profesores y administrado-
voca y se ve en la necesidad de pedir res de colegios cristianos no sintieran
perdón. En 2 Timoteo 3:14 Pablo le la obligación de ayudar a los jóvenes,
recuerda a su hijo en la fe, no sólo el o a cualquier otra persona, en tiempo
contenido de la educación que había de necesidad.
recibido, sino también el ejemplo de “Pero ayudar a los estudiantes en
los instrumentos humanos que Dios tiempo de necesidad especial es una
usó para su entrenamiento: “Pero cosa muy diferente a tener una con-
persiste tú en lo que has aprendido vicción asentada de que ayudar es
y que persuadirse, sabiendo de quién más importante que enseñar – por-
has aprendido.” que eso es, de hecho, negar la serie-
El maestro de una escuela cristia- dad del aprendizaje académico. Eso es
na: olvidar, por la urgencia del momento,
lo que son nuestras prioridades como
1. Debe ser regenerado, es decir, un escuela… Irónicamente, al dar prio-
verdadero cristiano. ridad a ‘ayudar’ a los estudiantes por
2. Debe poseer un carácter maduro encima de la enseñanza, estamos ol-
vidando que enseñar a los estudian-
3. Debe ser bíblicamente instruido tes es una de las maneras como les
y estar entrenado para pensar bí- ayudamos más. La yuxtaposición de
blicamente ayudar y enseñar es una farsa: enseñar
4. Debe conocer profundamente su es ayudar…
materia y mostrar un entusiasmo
piadoso por ella. “Me preocupo cuando algunos
profesores me dicen que enseñan por-
Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4
58 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

que ellos desean ayudar a los jóvenes, o porque


les gusta estar con jóvenes, o porque ‘los jóvenes
Me preocupo
tienen tantos problemas en estos días’ – pero
cuando algunos
no me dicen algo sobre aquello para lo que se
profesores me
les contrató, enseñar una materia. No deseo
dicen que enseñan
que los profesores estén aconsejando cuando
porque ellos
les estoy pagando para enseñar una materia.
desean ayudar a los
jóvenes, o porque Yo quiero profesores de matemática, química,
les gusta estar con y drama que piensen que su materia es la más
jóvenes, o porque importante en el currículum… ¿Por cuál otra
‘los jóvenes tienen razón enseñaría una materia si no la cree im-
tantos problemas portante, si no cree que fue llamado por Dios a
en estos días’ – enseñarla? Si su meta es ayudar a los jóvenes en
pero no me dicen una forma sicológica o espiritual, debe involu-
algo sobre aquello crarse en un trabajo juvenil o en consejería ju-
para lo que se les venil, no en la enseñanza. Y si es profesor debe
contrató, enseñar creer que entrenar las mentes de los jóvenes no
una materia. es algo menos o secundario que ayudarles, sino
Richard Riesen
que ésta es una de las maneras más importantes
de ayudarles que existe. Siempre tengo la sos-
pecha de que una de las razones por la que los
profesores prefieren ayudar a los estudiantes en
vez de enseñarles es que hablar de sus problemas
personales – discutir ‘temas de adolescencia’ –
durante las horas de clase es fácil, mientras que
la enseñanza honesta y real es difícil. Enseñar
toma preparación; ‘ayudar a los estudiantes’ no
lo requiere.”13

Las relaciones interpersonales


en la escuela
Si las materias revelan a Dios y nuestro ob-
jetivo es que se transformen en canales de co-
Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4
Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 59

munión con Dios y de servicio a Él, comunidad de su pueblo en la tierra,


entonces las relaciones en la escuela porque esta es la forma en que ellos
adquieren una importancia vital en la deberán portar la imagen de Dios y
educación cristiana, porque nuestro dar testimonio a un mundo que está
Dios es trino y entre las tres personas severamente fracturado por la ausen-
de la Trinidad “hay una entrega total cia del amor.”15 Y luego añade: “Todo
e irrestricta de cada miembro hacia esto nos dice que el desarrollo de una
los demás, un amor mutuo sin para- verdadera comunidad es una parte
lelo, sin reserva alguna.”14 extremadamente importante del pro-
grama en una escuela cristiana.”16
En la oración intercesora en Juan
17:20-23 vemos el deseo explícito Este sentido de comunidad co-
de nuestro Señor Jesucristo de que mienza en el aula, en la relación del
Sus discípulos reproduzcan aquí en maestro con lo estudiantes y la rela-
la tierra un compañerismo o comu- ción de los estudiantes entre sí. En ese
nión similar a esta unidad que existe sentido, debemos evaluar seriamente
dentro de la Trinidad: “Mas no rue- la competitividad que suele carac-
go solamente por estos, sino también terizar a muchas escuelas, así como
por lo que han de creer en mí por la también la ausencia de intercambio
Palabra de ellos, para que todos sean profesor-alumno / alumno-profesor
uno, como tú, oh Padre en mí, y yo en la enseñanza. Los estudiantes tie-
en ti, que también ellos sean uno en nen una contribución que hacer con
nosotros, para que el mundo crea que el don y la capacidad que Dios le dio
tú me enviaste. La gloria que me dis- a cada uno, y sin ella el proceso de
te, yo les he dado, para que sean uno, enseñanza estaría incompleto.
así como nosotros somos uno. Yo en
ellos, y tú en mí, para que sean per- Eso debe llevarnos a reevaluar las
fectos en unidad, para que el mundo cosas que exaltamos y apreciamos en
conozca que tú me enviaste, y que los nuestros estudiantes. Estamos muy
has amado a ellos como también a mí acostumbrados a honrar únicamente
me has amado.” a los intelectuales o a los dotados at-
léticamente. Pero hay estudiantes que
Comentando acerca de estas pa- no tienen estos talentos y aún así tie-
labras dice Green: “Jesús quiere ver nen algo que aportar.
este nivel de amorosa entrega en la

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


60 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

Por otro lado debemos enseñar a La disciplina


los estudiantes a usar sus capacidades
dadas por Dios para el bien común; La palabra “disciplina” no es sinó-
que ayuden y guíen a los demás con nimo de castigo. Se deriva más bien
lo que Dios les ha dado, en vez de de la misma raíz que la palabra “discí-
usar esos dones para engrandecerse a pulo”, la cual es a su vez un sinónimo
sí mismos: “Nada hagáis por contien- de estudiante o aprendiz. La palabra
da o por vanagloria; antes bien con latina es discipulus, que significa “uno
humildad, estimando cada uno los que recibe instrucción.” Las palabras
demás como superiores a él mismo; que se usan en la Biblia, tanto en he-
no mirando cada uno por lo suyo breo como en griego, significan “edu-
propio, sino cada cual también por cación, entrenamiento o corrección.”
nosotros” (Filipenses 2:3-4). La palabra “disciplina” está tan rela-
cionada con la enseñanza que pode-
Pero ese sentido de comunidad mos decir que la buena enseñanza es
no sólo debe darse en el aula, sino buena disciplina.
también entre los maestros, entre los
maestros y la dirección, entre los di- Como veíamos anteriormente,
rectores en su relación unos con otros, todos nos resistimos naturalmente al
entre la dirección y la junta directiva, cambio, y por eso será necesario apli-
entre el personal de la escuela y los car disciplina en el proceso de ins-
padres. trucción, aunque en un principio esta
no produzca gozo, sino tristeza (He-
“El cuerpo docente y el resto del breos 12:11). El que no desee tener
personal necesitan unidad en la vi- este tipo de confrontación, entonces
sión, comprensión y amor. Sólo en no debería ser maestro. Pero al aplicar
la comunidad, echará raíces y crecerá la disciplina en la escuela no debemos
una verdadera visión de la escolaridad echar por la borda la autoridad de la
cristiana. Y sin esa visión, sería mejor Escritura sobre la cual construimos
no desperdiciar el dinero y la energía nuestra filosofía de educación. Tam-
necesarios para establecer y sostener bién en el proceso de disciplina debe
una escuela cristiana. El amor mutuo ser evidente la integración bíblica.
es el ingrediente clave en una verda-
dera comunidad.”17 Aunque debemos reconocer que
eso es fácil de decir, pero no fácil de

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 61

aplicar. Por eso es que Gaebelein afirma que el


manejo de la disciplina es la prueba de fuego
de la integración bíblica: “Pocas cosas pueden …al aplicar la
causar más daño a los estudiantes y al cuerpo disciplina en la
escuela no debemos
docente que una brecha entre los principios
echar por la borda
profesados y las prácticas reales de aquellos que
la autoridad de la
tienen autoridad sobre ellos.”18 Y luego añade:
Escritura sobre la
“La manera en la que se trata a un estudiante
cual construimos
que yerra, habla mucho sobre la persona que
nuestra filosofía de
trata con él. Aquí, el centro de la integración educación. También
cambia a fundamentos tales como el amor, la en el proceso de
justicia y la responsabilidad – ‘pero el mayor de disciplina debe
ellos es el amor’. Queda claro, por tanto, que ser evidente la
la persona que ejerce la autoridad disciplinaria integración bíblica.
debe ella misma estar muy familiarizada con el
amor de Cristo.”19
La ley y la gracia siempre deben caminar
juntas. El estudiante debe ser guiado al arre-
pentimiento, al ser confrontado con su pecado.
Pero debe ser guiado también Aquel que encar-
na la gracia y la verdad, nuestro Señor Jesucristo
(compare Juan 1:16-17). De modo que aún en
el proceso disciplinario, Jesucristo y el evange-
lio deben ser el centro. La meta de la disciplina
en una escuela cristiana no debe ser meramente
el buen comportamiento de los estudiantes; la
meta siempre será mostrar al Rey de gloria que
“vino a buscar y a salvar lo que se había perdi-
do” (Lucas 19:10).

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


62 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

1. Green; op. cit.; pg. 139.


2. Ibid.; pg.144.
3. Byrne; op. cit.; 62.
4. Ibid.; pg. 67-68.
5. Martin, Robert; Doctrine of the Word; pg. 47-48; usado con permiso.
6. Ibid.
7. Riesen; op. cit.; pg. 160.
8. Ibid.
9. Ibid.
10. Ibid. pg. 161.
11. Hocking; op. cit; pg. 35.
12. Cit. por Schindler & Pacheco; op. cit.; pg. 36-37.
13. Riesen; op. cit.; pg. 116-117.
14. Green; op. cit.; pg. 243.
15. Ibid.; pg. 244.
16. Ibid.; pg. 245.
17. Ibid.; pg. 249.
18. Gaebelein; op. cit.; pg. 82.
19. Ibid.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 63

Conclusión

En su segunda carta a los Corintios, el apóstol Pablo nos provee una clara
perspectiva del ministerio cristiano: “Porque las armas de nuestra milicia no
son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derriban-
do argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios,
y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios
10:4-5).
Estamos inmersos en una guerra. Y nosotros los cristianos no estamos lla-
mados a ser simples espectadores, sino a derribar argumentos y toda altivez que
se levanta contra el conocimiento de Dios donde quiera que la incredulidad
haya levantado su baluarte. Esta es una guerra de ideas, una guerra por el con-
trol de la mente. El enemigo usa la mentira para destruir, ya sea distorsionando
los hechos o dándoles un nuevo significado que no es conforme a la verdad de
Dios.
¿Cuál es el papel que nos toca a los padres y a las escuelas cristianas que nos
sirven de brazo de apoyo en esta batalla de ideas? Norman de Jong responde
muy acertadamente: “Debemos recapturar las ideas y pensamientos que han
sido pirateadas por el mundo y traerlas de nuevo a la cautividad de Cristo. Esta
es la tarea de los padres cristianos, de los profesores cristianos y de los admi-
nistradores y miembros de la junta de las escuelas cristianas. Nunca debemos
conceder ni una pulgada cuadrada del mundo de Dios a las garras de Satanás,
sino que debemos derribar argumentos y toda declaración falsa que se levante
contra el conocimiento de Dios, tomar esos pensamientos cautivos, y traerlos a
la sumisión de Jesucristo, el Rey del universo.”1
Las escuelas cristianas están llamadas a hacer una enorme contribución para
el avance del reino de Dios, pero eso sólo será posible en la misma medida en
que podamos articular una filosofía de educación distintivamente cristiana que
gobierne real y efectivamente todos los aspectos del proceso de educación.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


64 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

Como nos recuerda John Piper, y con estas palabras concluyo: “El negocio
de la educación es el negocio de Dios. El nos dio mentes para pensar. Él creó
el mundo acerca del cual debemos pensar. Él escribió el libro de la naturaleza.
Él hizo las reglas de la lógica. Él es el estándar de lo verdadero y lo falso, lo
bueno y lo malo, lo hermoso y lo feo. Ignorarlo a Él es estar profundamente
sub-educados.”2

1. De Jong; op. cit.; pg. 143.


2. Piper, John; A Godward Life (Sisters, Oregon; Multnomah Publishers, 1997); pg. 150.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 65

Preguntas para Reflexionar

Introducción

1. ¿Qué aprendemos de la experiencia del Dr. Sproul relatada en la intro-


ducción sobre la educación secular?

2. ¿Cuál es el reto que los educadores tienen delante de sí?

3. ¿Por qué es importante que la escuela tenga una filosofía de educa-


ción?

4. ¿Cuál es el punto de partida de las escuelas cristianas al elaborar su filo-


sofía de educación?

5. ¿Qué necesita una escuela cristiana para que pueda denominarse una
escuela cristiana?

Capítulo 1

1. ¿Cuál es la primera pregunta que debemos formular al elaborar nuestra


filosofía de educación?

2. ¿Qué es Cosmovisión?

3. ¿Cuál es el postulado esencial del secularismo?

4. Defina “Teísmo Bíblico”.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


66 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

5. ¿Qué papel juega la Palabra de Dios en el Teísmo Bíblico?

Capítulo 2

1. ¿Cuál era la enseñanza central de Heráclito?

2. ¿Cuál era la enseñanza central de Parménides?

3. Defina el paradigma platónico sobre el conocimiento.

4. Defina el paradigma aristotélico sobre el conocimiento.

5. ¿Cuál es la enseñanza bíblica sobre la naturaleza humana y cómo afecta


nuestra perspectiva de la enseñanza?

Capítulo 3

1. ¿Por qué es importante establecer metas y objetivos en la educación?

2. ¿Qué enseña el pragmatismo?

3. Según Dewey, ¿cuál es la meta de la educación?

4. ¿Cuál es la premisa básica de la educación cristiana?

5. ¿Cuál ha de ser la meta de la educación cristiana?

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 67

Capítulo 4

1. ¿Qué manifiesta la falta de interés por las cosas creadas?

2. ¿Cuál es la metodología que debemos usar en el proceso enseñanza –


aprendizaje?

3. ¿Qué características debe tener el maestro de una escuela cristiana?

4. ¿Por qué son importantes las relaciones interpersonales en la escuela


cristiana?

5. ¿Por qué dice Gaebelein que la disciplina es la prueba de fuego de la


integración bíblica?

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


68 Hacia una Educación Auténticamente Cristiana

Bibliografía

Berkhof, Louis y Van Til, Cornelius. Foundations of Christian Education. Presb-


yterian and Reformed Publishing Company. 1990.

Byl, John; The Divine Challenge; The Banner of Truth, Carlisle, PA; 2004.

Byrne, H. W. (Ed.D). A Christian Approach to Education. Zondervan Publis-


hing House, Grand Rapids, Michigan; 1981.

De Jong, Norman. Teaching for a Change. P&G Publishing, Phillipsburg, New


Jersey; 2001.

Donner, Theo G. Fe y Posmodernidad. Editorial CLIE, Barcelona, España;


2004.

Gaebelein, Frank E. El Patrón de la verdad de Dios. ACSI Latinoamérica, Ofi-


cina Regional para América Latina; 1998.

Greene, Albert E. Reclamando el Futuro de la Educación Cristiana. ACSI La-


tinoamérica; 1998.

Hocking, David. Bases Teológicas para la Filosofía de la Educación Escolar


Cristina (Fascículo No.1). Purposeful Design Publications; 2005.

Kienel, Paul A. (Ed.D) The Philosophy of Christian School Education. Associa-


tion of Christian Schools Internacional, Whittier, California; Grace Graduate
School, Long Beach, California; Christian Heritage Collage, El Cajón, Califor-
nia; 1978.

Lockerbie, Bruce; A Christian Paideia, The Habitual Vision of Greatness; Purpo-


seful Design Publications, Colorado Springs, CO; 2005.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 69

MacArthur, John, (General Editor); Think Biblically! Wheaton Illinois, Cros-


sway Books, 2003.

Miller, Darrow L.; Discipulando Naciones: El poder de la verdad para transfor-


mar culturas. Producciones EMCOR, S. A.; 2001.

Nash, Ronald H. Life’s Ultimate Questions. Zondervan Publishing House;


1999.

The Closing of the American Heart; Probe Ministry International; USA; 1990.

The Word of God and The Mind of Man; P&R Publishing, Phillipsburg, New
Jersey, USA; 1982.

Noebel, David A. Understanding the Times. Harvest House Publishers; 1991.

Orr, James. Concepción Cristiana de Dios y el Mundo. Editorial CLIE, Barce-


lona, España; 1992.

Pearcey, Nancy; Total Truth, Crossway Books a division of Good News Publis-
hers Wheaton, Illinois, USA; 2004.

Peterson, Michael L. With All your Mind, A Christian Philosophy of Education;


University of Notre Dame, Notre Dame, Indiana, USA, 2001.

Riesen, Richard A. Piety and Philosophy: A Primer for Christian Schools. ACW
Press, Phoenix, Arizona; 2002.

Sire, James W. The Universe Next Door. InterVarsity Press, Downers Grove,
Illinois; 1997.

Van Brummelen, Harro. Steppingstones to Curriculum; Purposeful Design Pu-


blications, Colorado Springs, CO, USA; 2002.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4


Hacia una Educación Auténticamente Cristiana 71

Otros fascículos de la Serie filosofía de


la educación escolar cristiana:

Bases Teológicas para la Filosofía de la Educación


Escolar Cristiana
David L. Hocking

Las tendencias alarmantes de la educación secular moderna llegan al


desprecio hacia la única revelación concreta y personal de Dios en
la persona de Jesucristo. El modelo educativo que puede transformar
generaciones está en una educación Cristocéntrica. 40 páginas.

Integración de Fe y Aprendizaje
Principios y procesos
Keneth O. Gangel

La integración de la fe y el aprendizaje en el desarrollo curricular


sigue siendo motivo de discusión. En estas páginas encontrará las
respuestas a las interrogantes que siempre ha tenido para asegurar un
aprendizaje bajo el modelo cristocéntrico de la educación.
28 páginas.

Neutralidad Religiosa en la Educación


El mito humanista
Dr. Richard J. Edlin

¿Porqué los padres de familia cristianos no envían a sus hijos a las


escuelas cristianas? La neutralidad religiosa en la educación es un
mito humanista de grandes proporciones. Ignorado por muchos
pervive en las aulas de manera latente y sus efectos se dejan sentir
después de un tiempo en las generaciones que por descuido o
ignorancia son enviadas a ese entorno. 28 páginas.

Serie filosofía de la educación escolar cristiana • Fascículo No. 4