You are on page 1of 2

FENÓMENO NATURAL

Los fenómenos naturales son cambios producidos en la naturaleza. El clima, como proponen la
mayoría de los científicos, debería tener cierto balance, y los fenómenos naturales forman parte
de ello. Aunque, claro está, algunos afectan gravemente a los humanos, como el caso de los
terremotos, los tsunamis y los tornados.

Cabe destacar que algunos de estos fenómenos se han intensificado en los últimos años, debido
al cambio climático, que, a su vez, se ha producido por la expulsión a la atmósfera de
componentes químicos como monóxido de carbono y el desecho de sustancias tóxicas en los
mares.

Su clasificación consta de 4 categorías: fenómenos naturales hidrológicos, fenómenos naturales


meteorológicos, fenómenos naturales geofísicos, fenómenos naturales biológicos. Los
hidrológicos apuntan hacia los maremotos, tsunamis y oleajes de tempestad. Los
meteorológicos engloban a los tornados, huracanes, tifones, ciclones, entre otros. Los geofísicos
albergan a las avalanchas, los terremotos, erupción de volcanes y demás. Por último, los
biológicos, se refieren a las epidemias que, pueden provenir de los animales, y que afectan a los
humanos y su entorno.

Cuando los fenómenos naturales se vuelven desastres naturales, pueden resultar lascivos para
los humanos. El huracán Sandy, uno de los más mortíferos de la temporada del 2012, en los
Estados Unidos causó daños económicos y humanos muy serios; la población que sufrió sus
consecuencias, tardando algunos años en recuperarse.

Así como algunos fenómenos naturales causan daños, hay otros que son increíbles. Ejemplos de
ello son las burbujas inflamables de hielo en el lago Abraham en Alberta, los pilares de luz que
aparecen por el contacto de rayos de la luna o el sol con cristales presentes en la atmósfera, las
nubes estratosféricas polares que se caracterizan por sus sutiles colores pasteles fusionados, al
igual que las auroras boreales, que deben su formación a las protones y electrones que son
guiados por los campos electromagnéticos hasta la atmósfera.

Se considera que los fenómenos naturales se tornan más extremos con el paso del tiempo. Esto
supone una alerta para el futuro pues, con la agresividad intensificada de los desastres naturales,
la humanidad puede que viva una de las eras más caóticas de la historia. Pruebas de ello se ven
en la actualidad, con el cambio climático y los desastres que están dejando cicatrices en los
países afectados. Según reportes científicos, incluso podríamos estar acercándonos a una nueva
era de hielo y frío extremo.
FENÓMENOS NATURALES MAS FRECUENTES EN EL PERU

Si bien existen fenómenos naturales de todo tipo, en el Perú son cinco los que ocasionan las
emergencias y los desastres de mayor envergadura en términos territoriales, cantidad de
víctimas, daños y pérdidas materiales:

LOS TERREMOTOS: son movimientos telúricos ocasionados por fallas geológicas. Recordemos
que el Perú se encuentra sobre la placa Sudamericana y placa de Nazca, que interactúan entre
sí ocasionando la mayor parte de sismos.

LAS INUNDACIONES: se producen entre los meses de noviembre y abril de cada año debido a
las lluvias que suben el caudal de los ríos. Las inundaciones destruyen con gran facilidad
viviendas de adobe, hacen colapsar las redes de alcantarillado, pozos y captaciones de agua.

LOS HUAYCOS: son flujos de lodo y piedras con gran poder destructivo, muy comunes en el Perú.
Se forman debido a la existencia de capas de suelo débiles en la superficie que son removidos
por las lluvias.

LAS SEQUÍAS: se producen en la sierra sur con frecuencia e intensidad irregular. Éstas afectan la
actividad agropecuaria, la producción de hidroeléctricas e incluso el abastecimiento normal de
agua potable en las ciudades.

LAS HELADAS Y FRIAJES: producidas por una gran baja de temperaturas en nuestra sierra y selva.

También ocurren pero con menor frecuencia maremotos, deslizamientos y aluviones; así como
las erupciones volcánicas que no han producido daños severos en muchos años. Sin embargo,
es importante tener presente que el Perú es una zona sísmica, que cuenta además con una zona
volcánica definida. Por lo que debemos encontrarnos siempre preparados en términos de
prevención, mitigación y respuesta de emergencias y desastres.