You are on page 1of 1

LA PROACTIVIDAD EN UN MUNDO CADA VEZ MÁS COMPETITIVO

Las competencias laborales necesarias para los nuevos profesionales han ido creciendo
con el paso de los años, y es que vivimos en un mundo que cada vez es más competitivo
y que requiere además, sin lugar a hesitaciones, que el profesional tenga la capacidad
de trazarse objetivos claros y tareas que impliquen verdaderos retos e incluso es
importante que sea un estratega capaz de crear sus propias oportunidades y solucionar
rápidamente los conflictos. En otras palabras, es necesario que el profesional actual sea
proactivo.

Ahora bien, es altamente conocido que la mayoría de profesionales no son proactivos


y, consecuentemente, no usan al máximo sus capacidades ni dan todo lo que podrían
dar si es que eligieran dar un cambio que les permita dar el salto al éxito, porque la
proactividad es, pues, un factor sumamente importante para competir y permanecer
vigentes en la actualidad, cuando el entorno es tan cambiante. Normalmente las
empresas están buscando personas capaces de adaptarse a los cambios y hacerle
frente a la incertidumbre, y los profesionales no pueden esperar sentados a que alguien
venga a ofrecerle un gran trabajo con una enorme remuneración, sino que son ellos
mismos los responsables de crear sus propias características y moldear sus habilidades
que los hacen diferentes del resto, teniendo siempre frente a ellos una nueva meta por
alcanzar. Así, para que los profesionales de todas las carreras existentes logren con
eficacia alcanzar el éxito es pertinente no esperar que los cambios de provecho vayan
hacia ellos, sino que sean ellos mismos los agentes de cambio y busquen conseguir los
resultados en armonía con los objetivos trazados.

Por otra parte, es menester mencionar que los profesionales proactivos no se rinden
ante el primer fracaso cayendo en depresión, como, frecuentemente, lo hacen aquellos
que han perdido una oportunidad de empleo o han sido despedidos de sus puestos de
trabajo, los mismos que, ciertamente, se habían convertido en puestos de conformismo.
Los profesionales proactivos pueden ver en situaciones como las mencionadas una
oportunidad más para conseguir mejores resultados que los anteriores, una oportunidad
extra para dirigir sus acciones de manera más cuidadosa e inteligente y crearse nuevas
visiones a futuro. Lo perfectamente acertado es que para la persona proactiva el término
de algo o el fracaso constituyen, solamente, un nuevo y mejor punto de partida.

Huber Vilca