You are on page 1of 8

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS (UAPA)

TEMA:

Tarea X

PRESENTADO POR:

Desirée E. Franco Amaro

MATRICULA:

2018-00562

ASIGNATURA:

Sociología Jurídica

FACILITADOR:

Kilsary Hernández
Luego de investigar en la bibliografía básica de la asignatura, y las otras fuentes
complementarias, se realiza la siguiente actividad en tu cuaderno y debes
presentarla al facilitador en el aula.
1. Clasificación de los Delincuentes.
2. Los factores que inciden en la Delincuencia.

CLASIFICACIÓN DE LOS DELINCUENTES DESDE LA PERSPECTIVA


POSITIVISTA
Definición de Delincuente según la escuela Positivista:
El delincuente es un prisionero de su propia patología (determinismo biológico) o
de procesos causales ajenos al mismo (determinismo social): un ser esclavo de su
herencia, encerrado en sí, incomunicado de los demás, que mira al pasado y
sabe, fatalmente escrito, su futuro: un animal salvaje y peligroso.
Dentro de la escuela positivista se dan una serie de clasificaciones para los
delincuentes; estas clasificaciones fueron expuestas por Cesare Lombroso, Enrico
Ferri y Rafaele Garofalo principalmente.
Clasificación según Cesare Lombroso:
Fue considerado el padre de la antropología criminal. Para Lombroso, el delito no
existe como tal, lo que sí existen son delincuentes. Su principal aporte a la
criminología fue su teoría del delincuente nato; esta teoría fue formulada gracias a
los resultados de más de cuatrocientas autopsias de delincuentes y seis mil
análisis de delincuentes vivos.
A partir del método experimental inductivo que empleaba en hospitales, Lombroso
establece que Los delincuentes con delitos graves en común tienen taras
genéticas. Como ser:
• Protuberancia en la frente.
• Pómulos salientes.
• Ojos achinados.
• Protuberancias en el cráneo.
Además Lombroso Distinguía siete grupos de delincuentes:
1. El criminal Nato (Atávico):
Lombroso al examinar distintos delincuentes, llegó a una conclusión de que el
criminal no es un hombre común si no que por sus característicos rasgos
morfológicos y psíquicos, constituye a un tipo especial. Este criminal según
Lombroso presenta signos de inferioridad orgánica y psíquica como:
1. Menor capacidad craneana.
2. Mayor diámetro bizigomático.
3. Gran capacidad orbitaria.
4. Escaso desarrollo de las partes anteriores y frontales.
5. Contrastando con el gran desarrollo facial y maxilar (pragmatismo).
6. La insensibilidad moral y la falta de remordimientos.
7. La imprevisión en grado portentoso.
8. Una gran impulsividad
2. Delincuente Loco Moral:
Según Lombroso es el Estado psicopatológico que impide o perturba la normal
valoración de la conducta desde el punto de vista moral, pero dejando subsistente
la capacidad cognoscitiva y volitiva. La descripción que Lombroso da de este loco
moral son las siguientes:
 son sujetos de peso de igual o mayor a la normal
 El cráneo tiene una capacidad igual o superior a la normal, y en general no
tiene diferencia con los cráneos normales.
 La sensibilidad psíquico- moral es, por lo tanto una sublimación de la
sensibilidad general.
 Son personas antipáticas que no conviven casi con nadie, odian con o sin
motivos.
 Son hábiles en la simulación de la locura.
 Es muy vanidoso, es propia de los criminales natos como de los locos
morales, vanidad morbosa, para ser de su vida algo muy elegante.
 Son personas bastante excitables, crueles, indisciplinados, etc.
 Es excesivamente egoísta pero a pesar de eso es altruista, aunque solo
sea una forma de perversión de los afectos.
3. Delincuente Epiléptico:
Individuo que sufre de epilepsia y comete a causa de esta enfermedad un delito.
Generalmente cometen delitos violentos. Una característica de estos delincuentes
es que siempre utilizan armas blancas para cometer delitos violentos. Las
características en los criminales epilépticos son:
 Destructividad.
 Tendencia al suicidio
 Cambios de humor
 Amnesia
 Vanidad
 Doble personalidad para escribir
4. El Delincuente Loco:
El delito en éstos no es más que un episodio en su anomalía mental, es
considerado criminalmente inimputable. En esta clase de delincuentes se
considera, al alcohólico y al histérico. Además Lombroso hace una diferencia entre
los delincuentes locos y los locos delincuentes, siendo los locos delincuentes los
enfermos dementes, sin capacidad de entender o de querer, que cometen algún
crimen sin saber lo que hacen, en cambio el delincuente loco es el sujeto que ha
cometido un delito y después enloquece en prisión.
5. El Delincuente Ocasional:
A los delincuentes ocasionales Lombroso los divide en pseudo-criminales,
criminaloides.
a) DELINCUENTES PSEUDO-CRIMINALES
Están constituidos en los siguientes subgrupos:
1) Aquellos que cometen delitos involuntarios, que no son reos a los ojos de la
sociedad y de la antropología, pero no por eso son menos punibles.
2) Los autores de delitos, en los cuales no existe ninguna perversidad, y que no
causan ningún daño social, pero que son considerables ante la ley, y aunque no
parezcan para nosotros delitos lo son, algunos se cometen por necesidad o por
dura necesidad.
3) Los culpables de hurto, de incendio, heridas, duelos, en determinadas
circunstancias extraordinarias, como la defensa del honor, de la persona, de la
subsistencia de la familia etc.
4) Se encuentran también en los delitos de falsedad.
b) CRIMINALIODES
1) Son aquellos en que un incidente los lleva al delito, sujetos con cierta
predisposición, pero que no hubiera llegado al delito de no haberse presentado la
oportunidad, la ocasión hace al ladrón.
2) La imitación.
3) La cárcel como esta ahora es la ocasión para asociarse al crimen.
4) Finalmente están los que son apresados por engranajes de la ley.

6. Delincuentes Pasionales:
Para Lombroso un delincuente pasional no puede ser un delincuente loco,
tampoco tiene aspectos atávicos, ni epilepsia, ni locura moral, por lo tanto tiene
que ser un sujeto con otras características, y estas son:
1) Rareza (5 a 6 %) entre los delitos de sangre.
2) Edad entre 20 y 30 años
3) Sexo: 36 % de mujeres, el cuádruple de los demás delitos
4) Cráneo sin datos patológicos.
5) Belleza de la fisonomía, casi completa ausencia de caracteres, que se notan tan
frecuente en criminales y locos.
6) A la belleza del cuerpo responde la honestidad del alma
7) Afectividad exagerada
8) Anestesia momentánea en el momento del delito.
9) Conmoción después del delito.
10) Suicidio o tentativa de este inmediatamente después del delito.
11) Confesión: al contrario de los delincuentes comunes, no oculta el propio delito,
lo confiesan a la autoridad judicial como para calmar el dolor y el remordimiento.
7. La Delincuente Femenina:
Lombroso sospechaba que las mujeres destinadas a cometer crímenes
desarrollaban una fuerza inusual, en tanto que las prostitutas se dedicaban a este
comercio debido a su particular belleza. Tales planteamientos resultan difíciles de
reconciliar con la observación directa, y Lombroso, tras años de estudiar fotos de
delincuentes femeninas, de medir sus cráneos y cuantificar sus bíceps y tatuajes,
se encontró prácticamente donde había empezado. Los signos inequívocos de
degeneración, como deformaciones craneales o hirsutismo simiesco, se
manifestaban en muy contadas ocasiones. Con el tiempo, Lombroso cayó en la
cuenta de que las delincuentes femeninas mostraban menor cantidad de signos de
degeneración por la simple razón de que eran menos evolucionadas que los
hombres. Con lo cual, las mujeres primitivas resaltaban menos entre los restantes
miembros de su sexo. Dedujo que, puesto que las mujeres son, por naturaleza,
más sumisas ante la ley que los hombres, la infrecuente criminal femenina ha de
ser genéticamente masculina. Por ende, las mujeres condenadas sufrían un doble
ostracismo: el legal y el social. Lombroso dice: “En consecuencia, esta doble
excepción hace de la mujer criminal un verdadero monstruo”.
Clasificación según Enrico Ferri:
Ferri es conocido por su equilibrada teoría de la criminalidad, por su programa
ambicioso Político-Criminal y por su topología criminal.
Para Ferri, el delito no es producto exclusivo de ninguna patología individual, sino
que es un fenómeno social, y que además es el resultado de la acción de factores
diversos: individuales, físicos y sociales.
Factores que influyen en el delito, según Ferri:
1. Factores antropológicos o individuales:
 Constitución orgánica del individuo.
 Constitución Psíquica.
 Caracteres personales de este como: raza, edad, sexo, estado civil, etc.
2. Factores físicos o Telúricos:
 Clima.
 Estaciones.
 Temperatura.
3. Factores Sociales:

 Densidad de población.
 Opinión publica.
 Familia.
 Moral.
 Religión.
 Educación
 Alcoholismo.
Clasificación según Rafael Garofalo:
Para Garofalo el hombre delincuente responde a un modelo de deficiencia
psíquica o moral, de carácter hereditario, con una falta de sentimientos altruistas,
e incapacidad para vivir en sociedad. Además defiende el bien de la sociedad por
encima de todo, aunque para ello hubiese que eliminar a los individuos causantes
del mal común, incluso su "raza", entendiendo como raza un concepto que se
acerca más a lo que hoy conocemos como cultura, con el fin de evitar la
perpetuidad de la misma. Garofalo crea una teoría para sancionar al autor de un
delito:
Teoría de la Terribilidad:
La temibilidad es la perversidad constante y activa que hay que temer de parte del
delincuente. Esta teoría es criticada por Arturo Rocco, quien dice que la
temibilidad no es característica del autor sino más bien es repercusión social de
esa característica.
Tesis de la Peligrosidad:
Más tarde, se abandona esta teoría y se la reemplaza por la Tesis de la
Peligrosidad como base de la responsabilidad criminal. Por ejemplo si alguien da
un abortivo a una mujer no embarazada, no se debe sancionar el daño objetivo, en
realidad no lo hay, sino la peligrosidad subjetiva que emana de la personalidad del
autor.
Este autor dice que para que exista un delincuente nato establece cuatro tipos:
1. El Asesino:
Criminal nato que no tiene sentimientos de altruismo y de probidad, por lo que
puede cometer delito cuando se le presente la oportunidad.
2. El Delincuente Violento:
Le falta de sentimiento de piedad, por lo que comete delitos violentos.
3. El Ladrón:
El que atenta contra la probidad. Este sentimiento no tiene raíces profundas en
estos individuos. Le falta el sentimiento altruista y está influenciado por el medio
ambiente.
4. El delincuente Lascivo:
No encaja en las anteriores, podría ser delincuente sensual.
Además Garofalo define que La pena tiene por objeto defender a la sociedad de
los inadaptados y los socialmente peligrosos, en casos graves, a los primeros se
les deben aplicar la pena capital y a los segundos abandonarlos en una isla.
Además impone tres clases de penas:
 Pena de muerte para los asesinos.
 Cadena perpetua para los delincuentes violentos.
 Trabajo en colonias agrícolas de ultramar para los ladrones
Otras Clasificaciones del delincuente en la escuela positivista:
Clasificación según Rafael Salillas:
Representante más genuino del positivismo español, de orientación Sociológica.
Para Salillas el delincuente no es un subtipo humano, atávico y degenerado; sino
una criatura del medio en que vive, producto de éste; la raíz inmediata del delito,
afirma el autor se halla en la constitución psíquica y orgánica del delincuente; pero
su raíz mediata o causa fundamental está en el medio físico y social que
conforman la propia psiquis de aquel.
Clasificación según Grispigni:
Considera la existencia de los tres factores, enunciados por Ferri, dividiendo al
factor antropopsicológico en factores biológicos y factores físicos (interiores los
primeros y exteriores los segundos).