You are on page 1of 9

BIOTECNOLOGIA

DEL MEDIO
AMBIENTE
DOCENTE: Jesús María Zambrano
de Calle
BIOFILTRACIÓN ALUMNOS:

Y 

Aguilar Prado, Ximena
García Huillca, Claudia
 Huanca Mamani, Juan
BIOSORCIÓN  Laquise Ticona, Emil
 Vizcarra Álvarez, Evelyn
INTRODUCCIÓN

Las emisiones gaseosas constituidas por compuestos orgánicos tienen consecuencias


sobre la calidad del aire, así como sobre los diferentes niveles tróficos de la biosfera.

Gran parte de los problemas asociados a este tipo de compuestos se relacionan con la
generación de olores ofensivos y con que, en algunos casos, llegan a propiciar
enfermedades de tipo respiratorio. Adicionalmente, generan efectos económicos
negativos para actividades tales como la recreación y el turismo, incidiendo también en
el valor de los inmuebles dentro de las zonas afectadas.

Tambien ha ido creciendo la contaminación de cuerpos de agua, superficiales y


subterráneos, causando grandes problemas en las plantas de tratamiento de aguas.

Frente a estas problemáticas, se ha ido generando mecanismos de control y sanción que


llevan a las fuentes generadoras a establecer sistemas para su manejo o eliminación. Así
mismo, mecanismos adicionales como las acciones populares y de tutela implican
sanciones que suponen para las empresas la necesidad de opciones tecnológicas que les
permitan reducir o eliminar sus emisiones.

Aunque existen diversas técnicas para el tratamiento de efluentes gaseosos y de aguas


residuales, los sistemas biológicos, tales como los biofiltros y biolavadores, son los
preferidos por sus múltiples ventajas, entre ellas una menor inversión inicial, así como
menores costos de operación y la escasa generación de residuos adicionales.

La tecnología de la biofiltración se define como todo proceso biológico utilizado para el


control o tratamiento de compuestos volátiles orgánicos e inorgánicos presentes en la
fase gaseosa. En la biofiltración, los microorganismos son los responsables de la
degradación biológica de los contaminantes volátiles contenidos en corrientes de aire
residual.

Esta tecnológica de control requiere un medio poroso biológicamente activo que se


encargara desde la reducción de olores hasta la eliminación de químicos específicos.

La optimización de los bioreactores también ha sido posible mediante el estudio de


diversos materiales filtrantes que proporcionan el medio adecuado para el desarrollo de
los microorganismos y entre los que se encuentran materiales orgánicos (como
compostas, turbas y suelos contaminados) o bien materiales sintéticos (carbón activado
granular, poliestireno y cerámicas). En los últimos años, las investigaciones se han
enfocado a la creación de sistemas con mejor control de los procesos, al estudio de las
cinéticas de degradación de los compuestos recalcitrantes o bien al estudio de modelos
matemáticos que permiten optimizar y comprender mejor los sistema de biofiltración.

Existen actualmente numerosas aplicaciones a nivel industrial de la biofiltración para


una gran variedad de aplicaciones, como es el caso de los Estados Unidos de América,
Canadá, Alemania, Holanda, Italia, Nueva Zelanda, Dinamarca, Australia, Inglaterra,
Colombia y México. La tendencia actual involucra el perfeccionamiento de la
biofiltración tradicional hacia equipos de alto desempeño para el tratamiento de
emisiones con concentraciones altas de compuestos recalcitrantes utilizando
microorganismos previamente seleccionados y adaptados. Sin embargo, existen pocos
reportes acerca de la implementación de este tipo de procesos a nivel industrial y, por
consiguiente, de las técnicas de escalamiento correspondientes.

TIPOS DE BIOFILTROS

Los equipos empleados para la purificación biológica de gases pueden subdividirse en


tres tipos: biofiltro de lecho fijo (BLF), biofiltro de lecho escurrido (BLE) y biolavadores.
Esta clasificación se basa en las condiciones en las que se encuentran los
microorganismos en el sistema y del patrón de flujo de la fase líquida, tal y como se
muestra en la Imagen 1.

Imagen 1. Clasificacion de los biofiltros en función de la fase liquida y biológica

BIOFILTRO DE LECHO FIJO

Los biofiltros de lecho fijo (BLF) constan de un lecho empacado que se conoce como
material filtrante y que puede ser sintético u orgánico, que sirve como soporte para los
microorganismos y en el caso de los orgánicos como fuente de nutrientes para el
crecimiento microbiano. Ejemplos de materiales filtrantes utilizados en este tipo de
filtros son rocas porosas, tierra de diatomeas, perlita, tierra, trozos de maderas,
diferentes tipos de compostas, residuos orgánicos tales como cáscaras de cacahuate, de
arroz o de coco, fibra de caña de azúcar, entre otros. El principio de los biofiltros de
lecho fijo consiste en hacer pasar la corriente gaseosa saturada de humedad que
contiene al contaminante a través del lecho en donde los contaminantes son
degradados por los microorganismos. En la Imagen 2 se muestra un esquema de un
biofiltro de lecho fijo. Una característica importante de los BLF es la ausencia de la fase
acuosa móvil que los hace convenientes para tratar contaminantes muy poco solubles
en agua. Es importante mencionar que la huella física de los BLF es mayor con respecto
a los otros tipos de biofiltros.
Imagen 2. Esquema de un biofiltro de lecho fijo
BIOFILTRO DE LECHO ESCURRIDO

El biofiltro de lecho escurrido (BLE) consiste de una columna empacada con un soporte
inerte (usualmente de material cerámico o plástico) donde se desarrolla la biopelícula.
A través del lecho se alimenta una corriente gaseosa que contiene al sustrato por
biodegradar y una corriente líquida que es comúnmente reciclada a través del lecho y
que tiene la función de aportar nutrientes esenciales a la biopelícula, así como de
remover los productos de degradación de los microorganismos. Estos sistemas se
recomiendan para compuestos solubles en agua. El diagrama de operación de este
sistema se muestra en la Imagen 3. Los BLE tienen similares ventajas que los
biolavadores, ya que la recirculación del líquido facilita la eliminación de los productos
de reacción así como un mayor control sobre el proceso biológico a través del control
del pH y la composición del medio líquido. La operación de absorción y biodegradación
del contaminante en los BLE se lleva a cabo en un solo reactor, lo cual los pone en
ventaja sobre los biolavadores respecto a la huella física y la operación del mismo. Se ha
reportado que en ambos sistemas el principal problema de operación es la solubilización
del gas en la fase acuosa, aunque es menos crítico en los BLE.

Imagen 3. Esquema de un biofiltro de lecho escurrido


BIOLAVADOR
A diferencia de los biofiltros, en los biolavadores el compuesto a degradar primero es
absorbido en la fase líquida localizada en una torre de absorción llena de líquido. La
operación consiste en hacer fluir el gas a contracorriente a través del líquido, donde los
contaminantes y el O 2 son absorbidos. Posteriormente el líquido es alimentado a un
reactor empacado de un material inerte cubierto de la película biológica encargada de
degradar al contaminante. Los BL son los sistemas más adecuados para el tratamiento
de compuestos muy solubles en agua. Las principales ventajas de los biolavadores son:
a) la recirculación del líquido que favorece la no acumulación de productos que pudieran
tener efectos nocivos para los microorganismos.
b) la facilidad de control del proceso biológico a través de la composición del medio
líquido.
Sin embargo, el requerimiento de dos equipos, uno para la absorción y otro para la
biodegradación del contaminante, los hace poco convenientes con respecto a los
biofiltros de lecho escurrido. ( Imagen 4)

Imagen 4. Esquema de biolavadores


PARÁMETROS DE DISEÑO DE UN SISTEMA DE BIOFILTRACIÓN
Los principales parámetros de diseño de un sistema de biofiltración son los siguientes:
. Características del gas contaminante (concentración, flujo, presencia de partículas,
temperatura).
. Selección del material filtrante.
. Contenido de humedad del material filtrante.
. Microorganismos.
CARACTERÍSTICAS DEL GAS CONTAMINANTE
Las características del gas a tratar son muy importantes en la determinación de la
eficiencia de remoción de un sistema de biofiltración. Con base en la concentración del
gas contaminante se puede seleccionar el tipo de biofiltro. Generalmente para los
sistemas de biofiltración se ha considerado que el rango de concentración óptimo de 0
a 5 g/m 3 , sin embargo, en los últimos años se han reportado sistemas de biofiltración
capaces de degradar concentraciones mayores. Respecto a la temperatura del gas
contaminante, si es mayor a 40 ºC será necesario un proceso de pretratamiento para
reducirla, pues puede verse afectado el proceso metabólico de los microorganismos
responsables del proceso de descontaminación. Los sistemas humidificadores tienen en
estos casos la doble función de aumentar la humedad relativa y de reducir la
temperatura del gas a tratar. Finalmente, es necesario evaluar la presencia de partículas
con el fin de evitar el taponamiento del lecho filtrante a su paso por éste. En presencia
de la obstrucción, las partículas pueden ser removidas en un proceso previo ya sea por
sedimentación (ciclón) o por absorción en una columna empacada.
Lecho filtrante
Para los biofiltros de lecho fijo (BLF) y de lecho escurrido (BLE), el lecho filtrante es el
hábitat de la población microbiana. Considerando el volumen de estos sistemas es
recomendable considerar materiales de gran disponibilidad en el sitio de operación del
sistema así como un bajo costo.
En general, se prefiere que los materiales filtrantes contengan los nutrientes necesarios
para el metabolismo microbiano, sin embargo en ausencia o baja concentración de estos
pueden adicionarse mediante solución de nutrientes. Para los BLF esta solución se
agrega periódicamente por aspersión. Para los BLE, las soluciones minerales se agregan
al líquido en movimiento.
El tamaño de partícula, es decir su distribución y geometría del poro, debe proporcionar
una mayor área superficial para la rápida transferencia del contaminante a la fase
acuosa y una fracción considerable de espacios huecos para limitar las caídas de presión.
El material filtrante debe tener una buena capacidad de retención de agua, ya que los
microorganismos requieren de una importante cantidad de agua para crecer. El rango
óptimo de humedad del material filtrante en sistemas de biofiltración se considera entre
40 y 60%. Un bajo contenido en el lecho filtrante reduce el espesor de la biopelícula y
merma la actividad microbiológica y, por consiguiente, la actividad del biofiltro. Por otro
lado, un elevado contenido de humedad puede crear una saturación, provocando zonas
anaerobias o incrementar la caída de presión.
Finalmente, el pH de estos sistemas debe ser regulado ya que numerosos procesos de
oxidación generan productos ácidos, básicos o inhibitorios, como los compuestos
clorados, azufrados y amonio entre otros.

ASPECTOS MICROBIOLÓGICOS DE LA BIOFILTRACIÓN


La capacidad de degradación de los microorganismos involucrados en estos procesos
depende de las características de los contaminantes. Para compuestos o mezclas
biogénicas es fácil encontrar, por su ubicuidad, microorganismos que degraden los
contaminantes a partir de suelos contaminados, lodos activados y compostas. Para la
biodegradación de compuestos más recalcitrantes es necesario realizar un proceso de
selección para encontrar microorganismos eficientes para la oxidación de los
contaminantes. Para compuestos altamente recalcitrantes, como algunos aromáticos y
ciertos clorados de alto peso molecular, se requiere la presencia de otros compuestos
orgánicos para poder realizar la oxidación, proceso que se conoce como co-
metabolismo. Las fuentes más comunes para encontrar los microorganismos necesarios
para el proceso son generalmente las plantas de tratamiento de agua que reciben las
descargas de las industrias en donde se generan estos contaminantes.
En los procesos biológicos para el control de aire contaminado no es posible considerar
la esterilización del gas por motivos económicos. Por lo tanto, las poblaciones dentro de
los equipos deben ser capaces de oxidar los contaminantes en condiciones altamente
competitivas de no esterilidad.
La reacción bioquímica que describe el proceso de biofiltración se presenta a
continuación, en donde el contaminante presente en fase gas sería el sustrato.

Biomasa + sustrato = biomasa + CO 2 + H 2 O


X + S = dX + CO 2 + H 2 O
La lista de especies presentes en sistemas de biofiltración es larga y depende de diversos
aspectos, tales como el inóculo inicial, el material filtrante, los contaminantes a tratar y
el tiempo de aclimatación. En la imagen 5 se presenta una lista de microorganismos
comúnmente utilizados para el tratamiento biológico de gases.

Imagen 5. Microorganismos mas utilizados


TECNOLOGIAS EN LA ACTUALIDAD
BIOSTYR™: FILTRACIÓN BIOLÓGICA AVANZADA Y COMPACTA DE LECHO
FIJO
Biostyr™ es un proceso de biofiltración que requiere reducido espacio de implantación
y que tiene ausencia de olores y aerosoles, por lo que permite su implantación en zonas
residenciales sin perjuicio para los habitantes.
El proceso Biostyr™ es un proceso que realiza eficazmente, con un coste mínimo de
explotación, la depuración biológica de las aguas residuales mediante biofiltración de
flujo ascendente por agua y aire. Biostyr™ elimina nitrógeno, materia orgánica (DQO,
DBO) y sólidos en suspensión.
La principal característica del proceso Biostyr™ es la utilización de un medio filtrante
denominado Biostyrene™, que permite la depuración biológica y filtración del agua al
mismo tiempo, sin necesidad de un decantador secundario.
VENTAJAS Y BENEFICIOS

 Obtención de un efluente de alta calidad, ya que el proceso combina la


depuración biológica y la filtración.
 Eliminación de materia orgánica y nitrógeno de forma simultánea, en la misma
cámara.
 Velocidad de filtración: 6 - 30 m/h, en función de la aplicación.
 Permite su implantación en instalaciones ya existentes que tengan limitado el
espacio de ampliación y que requieran aumentar la capacidad y/o calidad del
efluente.
 No hay emisión de aerosoles, por lo que puede ser implantado en zonas
residenciales sin perjuicio para los habitantes.
 Facilidad de operación y mantenimiento. El contralavado se produce de forma
automática y las boquillas son de fácil accesibilidad, sin necesidad de vaciado.
 Diferentes configuraciones: eliminación de materia orgánica, nitrificación,
nitrificación/desnitrificación simultánea o para la post-desnitrificación.
CONCLUSIONES
La biofiltración es una tecnología biológica de control de la contaminación del
aire y agua que utiliza poblaciones microbianas activas unidas a un medio sólido
para degradar las sustancias químicas en fase gaseosa. El proceso se basa en los
mecanismos de difusión y degradación biológica de los productos químicos
objetivo.
Los parámetros importantes de diseño y rendimiento son: tiempo de contacto
con la cama vacía; capacidad de eliminación; carga masiva; carga de la superficie
del gas; y la eficiencia de eliminación.
Los factores que requieren consideración cuidadosa en el diseño y operación de
un biofiltro son: propiedades químicas y de medios; temperatura; pH;
disponibilidad de nutrientes; contenido de humedad; toxicidad; pasos de
preprocesamiento de gas; microorganismos; y aclimatación
Varios tipos de sistemas de biofiltros para diversas aplicaciones están
disponibles: de una sola capa, cama abierta; una sola capa, cama cerrada;
sistema modular; cama cerrada multicapa; sistema de múltiples etapas; y
sistema de paso de avance.
Se ha demostrado que la biofiltración es una tecnología efectiva para eliminar
olores y sustancias químicas volátiles tales como hidrocarburos aromáticos,
alcoholes, aldehídos, compuestos orgánicos clorados y compuestos que
contienen azufre, provenientes de una amplia gama de fuentes industriales,
comerciales y municipales, que pueden incluir: plantas de fabricación de
productos químicos, plantas de procesamiento de carne, panaderías
comerciales, operaciones de pintura y recubrimiento, instalaciones de
compostaje y sistemas de remediación de aguas subterráneas. Se han logrado
eficiencias de eliminación de void del 95-99%.
REFERENCIAS
1. Arango Ruiz, Á. (2004). La biofiltración, una alternativa para la potabilización del agua.
2. Garzón-Zúñiga, M. A., Buelna, G., & Moeller-Chávez, G. E. (2012). La biofiltración sobre
materiales orgánicos, nueva tecnología sustentable para tratar agua residual en
pequeñas comunidades e industrias. Tecnología y ciencias del agua, 3(3), 153-161.
3. Jiménez, E., & Villegas, A. M. (2005). Diseño de un sistema de biofiltración para la
remoción de estireno. Revista EIA, (3), 9-20.
4. Altamar, A. (2007). Tratamiento biológico de compuestos orgánicos volátiles:
dimensionamiento de un sistema de biofiltración de gases. AVANCES Investigación En
Ingeniería,(6), 116-123.
5. http://www.veoliawatertechnologies.es/tecnologias/biofiltracion/
6. http://revistas.ces.edu.co/index.php/mvz/article/viewFile/210/2302