You are on page 1of 3

Tipos de medios

Existen distintos tipos de medios de difusión que permiten comunicar, en


forma masiva o restringida -como el caso de medios especializados en
temáticas específicas- diversos temas.

A grandes rasgos, los medios se clasifican en:

1) Medios gráficos: diarios, revistas, periódicos y boletines.

2) Medios radiales: programas que son emitidos a través de ondas en AM y


FM.

3) Medios televisivos: TV abierta (recibida sin costo por los televidentes),


TV paga (que a su vez, se subdivide en TV por cable, TV satelital, UHF,
MMDS y otros sistemas que requieren el pago de un abono mensual para
acceder al servicio).

4) Agencias de noticias: dedicadas a abastecer de información de distinta


índole a los medios.

5) Internet: sitios y portales, además de newsletters que circulan por correo


electrónico.

El mix ideal

En general, los individuos que prosperan en esta profesión son una suerte
de mix entre:

• El periodista que investiga, que entrevista, que sabe separar lo


fundamental de lo anecdótico y que a la hora de transmitir un mensaje es
capaz de jerarquizar correctamente la información y volcarlo en un papel
con simpleza y claridad.

• El productor televisivo o radial que es generador de noticias, que sabe


encontrarle el costado periodístico hasta al tema aparentemente más
insulso.

• El relacionista público que es capaz de mantener vínculos


interpersonales óptimos a largo plazo.

Tipos de comunicación masiva

A la hora de transmitir un mensaje hay que tener en cuenta que existen tres
tipos distintos de comunicación:

• La comunicación publicitaria.
• La comunicación promocional.
• La comunicación periodística.

La comunicación publicitaria, que está a cargo de las agencias de


publicidad, consiste en generar y difundir contenidos promocionales de
servicios o productos dirigidos a un público masivo o selectivo. Usualmente,
se trata de avisos publicitarios en medios gráficos, radiales y televisivos, de
una campaña de afiches en la vía pública, Internet, o aplicada a través de
los medios con una determinada estrategia. Es decir por qué medios va a
salir el mensaje, con qué frecuencia, en qué horarios y a qué público va a ir
dirigido.

La comunicación promocional está emparentada con la publicitaria, pero se


diferencia de ésta porque apunta a una relación más directa con los
potenciales consumidores, como puede ser una promoción callejera,
marketing directo que recibe el potencial usuario en forma personalizada, o
la distribución de folletos.

La comunicación periodística, por su parte, es la herramienta de la que se


valen los agentes de prensa para llegar a los medios.

Cómo convertir algo en “prensable”

Diagnosticado ya que un caso es “prensable”, el paso siguiente consiste en


buscarle al tema o producto todos sus costados diferenciales en relación a
su competencia directa o indirecta, es decir al mismo nicho o segmento.
Esto no quiere decir que el agente debe inventar noticias.

La clave para encontrarle la vuelta a muchas cosas pasa generalmente por


seguir un proceso muy similar al que aplican las agencias de publicidad, que
es conocer profundamente el material con el que se está trabajando. Una
herramienta útil para esa tarea es el ‘brainstorming" (tormenta de ideas),
que consiste en volcar en un borrador todo lo que se nos ocurra en relación
al proyecto, para luego seleccionar lo que consideramos más apropiado.

A veces, por razones de tiempo, no es posible indagar lo suficiente, pero


siempre que esto sea factible hay que hacerlo. Sobre todo, porque muchas
veces, por cuestiones de desconocimiento, los gestores de un proyecto no
nos transmiten ciertos datos o características que pueden ser muy útiles
para instrumentar una campaña de prensa.

• A modo ilustrativo, bien vale contar un ejemplo que nos tocó


vivir en nuestros primeros años en esta profesión. La primera obra de
teatro a la que le hicimos una campaña de difusión era un espectáculo
infantil que se presentaba en una sala pequeña, cuyo autor y actores
eran prácticamente desconocidos. Esa sumatoria de cosas hizo que
nos resultara muy difícil interesar a los periodistas para generar
contenidos sobre el espectáculo. Sin embargo, todo cambió cuando
nos enteramos que tenían una carta de recomendación de importante
grupo ambientalista porque su contenido apoyaba la ecología. Un dato
absolutamente tangencial, que nadie nos había informado y que
terminó siendo el sostenimiento de esa campaña, que al final resultó
muy buena. Esto no hubiera sido posible si no hubiésemos indagado
como lo hicimos.