You are on page 1of 4

Trabajar con

Nancy Fraser
La justicia y la política en cuestión

P
reparando una intensa jor- gar, la idea de que existe una multipli-
nada de debate e intercambio cidad de actores decisionales o “estruc-
Presentación con Nancy Fraser, quien visitó turas de gobernación” que trascienden
la Universidad Nacional de San la jurisdicción del Estado-nación. Esto
del Suplemento Martín en septiembre del año pasado hace que los acuerdos que se vayan ge-
para recibir allí el título de Doctor Ho- nerando sobre el sujeto de la justicia y
Lectura Mundi noris Causa, un grupo de investigado- sus intervenciones tengan un carácter
res en teoría sociológica del programa provisorio y siempre situado. A partir
SEP-TeSA trabajó de modo sistemático de estas reflexiones, nos preguntamos
Lectura Mundi es un programa de la Universidad Nacio- durante los meses previos al encuentro acerca de dos casos en la Argentina […] El
nal de San Martín que impulsa un conjunto de acciones problemas específicos en la obra de la primero tiene que ver con lo que fue el
socióloga norteamericana: teoría crítica reclamo de los organismos de derechos
culturales, políticas y de investigación, y que desde la
y pragmatismo, teoría de la justicia e in- humanos y su internacionalización, en
comunidad universitaria ensaya las más diversas formas
terpretación de las necesidades, redis- la que advertimos un efecto no buscado
de lectura y transformación del mundo. Como insiste el tribución y reconocimiento, traducción del desenmarque: al internacionalizarse
Rector Carlos Ruta, se trata de una forma de fortalecer política de los movimientos sociales. la acción de justicia, el Estado argentino
el desarrollo de la vida universitaria a la manera de una De esta labor colectiva surgió un con- ganó protagonismo, logró un reconoci-
vita nuova, en la que el científico, el intelectual, el artista, junto de textos cuya pretensión fue la miento global, hubo un efecto de marco
el profesional y el ciudadano se abren, por interés pro- de servir de lengua común –tanto de que agregó valor a la acción del Estado.
pio, a una experiencia de implicaciones mutuas: “univer- encuentro como de desencuentro– en- El otro comentario tiene que ver con la
tre la autora y sus lectores argentinos. pelea del Estado con los fondos buitre,
sidad en la sociedad, sociedad en la universidad”. Para esta
En efecto, los documentos producidos que se plantea como meta fortalecer su
comunidad entonces “leer el mundo” es “hacer el mundo”. funcionaron como plataforma para el soberanía ante el avance de estas insti-
Con el primer número de Review. inauguramos una se- intercambio teórico e intelectual que tuciones financieras. La acción del Esta-
rie de suplementos por los que transitará esta “experien- los investigadores mantuvieron con do pone de manifiesto, entonces, la ca-
cia”, polifónica y diversa, de “incitación” a la lectura, en Fraser durante cinco horas en la jor- rencia de un marco de regulación de las
cuyo espíritu, Lectura Mundi albergó a pensadores como nada del 30 de septiembre de 2014. deudas soberanas, buscando una legiti-
Richard Sennett, Jacques Ranciere, ´ Julia Kristeva, Alain El trabajo realizado entonces se con- mación parcial y situada que se traduzca
tinúa y prolonga en la pronta edición en instituciones de ciudadanía global.
Badiou, Gayatri Spivak, a escritores como Javier Cercas,
por el sello UNSAM Edita de un libro
Paul Auster, J. M. Coetzee, Jorge Volpi, Alberto Manguel,
colectivo que, bajo el título Justicia, crí- Fraser: Bien, se trata de dos casos su-
Manuel Rivas, Paco Taibo II, celebró la palabra poética en tica y política en el siglo XXI. Trabajar mamente interesantes, y el modo en que
ciclos como VersoLibre, proyectos como la revista Anfibia, con Nancy Fraser reunirá, además de los articulan plantea cuestiones muy im-
así como distintas iniciativas de intervención en el entorno la conferencia brindada por Fraser en portantes y profundas. En primer lugar,
crítico del conurbano bonaerense. ocasión de la entrega del honoris cau- creo que es central pensar esta emer-
Desde Lectura Mundi se creó también el programa sa, los artículos mentados los días pre- gencia de los derechos humanos tanto
Sociedad, Economía y Política. Teoría social aplicada vios al encuentro y reelaborados con en el nivel discursivo como en el de las
posterioridad al diálogo mantenido con comisiones institucionalizadas [...] lo cual
(SEP-TeSA)*. Su aporte ha sido promover una visión po-
ella, del que, a continuación, reproduci- supone un aspecto positivo y tal vez al-
lítica y académica sobre la universidad pública que busca
mos algunos fragmentos: gunos aspectos negativos, porque uno
intervenir, desde el Estado y desde el saber, en la discu- podría decir que ese discurso ha despla-
sión social, cultural y política argentina. Una idea fuerza Fraser: Bien, antes que nada, me com- zado a otros lenguajes que habían sido
que distingue este proyecto es la de incorporar sistemá- place mucho estar aquí, y me honra que empleados en el pasado para reclamar
ticamente, en el conjunto de sus actividades académicas, hayan dedicado tanto tiempo y esfuer- justicia social, incluyendo los lenguajes
pedagógicas y de investigación, la noción de desarrollo zo a mi trabajo. Creo que el método de del socialismo. De manera que el len-
nacional. Esto supone un giro desde la idea de profesión trabajo es sumamente interesante, y me guaje de los derechos humanos de al-
agrada especialmente la idea de elegir gún modo moraliza lo que solía ser un
hacia la de un “saber del pueblo”. Un giro práctico –en el
fragmentos y luego intentar reconstruir discurso politizador: se vuelve legal, se
sentido clásico del término– hacia competencias de acción el sentido de un razonamiento más ex- vuelve moral y menos político. [...]
enfocadas al mundo de la vida cotidiana, competencias de tenso basándose en esos fragmentos; es Ahora vayamos al segundo caso, los
habla, escritura y experiencia práctica del mundo. La pers- un gran método de lectura. fondos buitre y el gobierno argentino.
pectiva que exige el desarrollo nacional incorpora tanto un Por un lado, en un nivel estrictamen-
saber técnico específico como un saber de la cultura de la Justicia social y desenmarque te emocional, yo y creo que muchos
nación. Así, la nación cede su parte al saber común: leerlo e otros pensadores críticos y gente de
SEP-TeSA: A partir de su teoría sobre izquierda estamos celebrando la acti-
interpretarlo será recordar, como nos enseña Nancy Fraser,
los límites del Estado-nación defini- tud de Cristina Fernández en este mo-
sus tradiciones de emancipación, justicia y soberanía.
dos westfalianamente, lo que denomina mento: plantarse y resistir el chantaje
“desenmarque” involucra una pregunta de los mercados y los bonistas. Pero,
Mario Greco por el sentido y por los sujetos de la jus- por otro, me gustaría decir que no
Director de Lectura Mundi ticia [...] a partir de allí, nos interesaron podemos depender de un mundo de
las siguientes cuestiones: en primer lu- Estados con buenos líderes con apoyo

* Integran SEP-TeSA (desde 2015 perteneciente al Instituto de Altos Estudios Sociales de la UNSAM): Eduardo Rojas, Mario Greco, Micaela Cuesta, Anaïs Roig, Gisele Bilañski, Julieta Wanda
Del Campo, Nahuel D’Angelo (miembros permanentes); Waldemar Cubilla, Mario Cruz, Alejandro González, Cinthia Cavallo, Luisina Perelmiter y Lucía Glimberg (miembros asociados). Para el
taller de trabajo con Nancy Fraser se contó, además, con la participación de María Stegmayer.

Lectura Mundi | I
popular suficiente para que esto se re-
suelva caso por caso. Necesitamos una
nueva arquitectura financiera global,
nuevos poderes públicos para superar
esta idea de que los mercados financie-
El destino de la igualdad
ros son el soberano. Creo que la idea de
Robin Blackburn de convertir las finan-
zas en un servicio público, y no en un ne-
en un mundo financiarizado
gocio con fines de lucro [...] es la estruc-
tura que se necesita para que, no sólo
Fragmentos de la conferencia ofrecida por Nancy Fraser
la Argentina, sino también países más
pequeños y más pobres sin ese poder
en ocasión de la entrega del título de Doctor Honoris Causa
no se conviertan en el blanco de estos por la Universidad Nacional de San Martín
inversionistas y especuladores rapaces.

Crítica del lenguaje “experto”


¿Qué es la igualdad? ¿Qué tipo de relacio-
SEP-TeSA: Los invito ahora a que pense- nes sociales requiere? ¿Qué tipo de relaciones
mos, de acuerdo con Fraser, la relación excluye? ¿Cómo puede institucionalizarse la
entre dos polos de poder: poder saber igualdad? ¿Qué clase de acuerdos sociales, eco-
y poder decir.  ¿Cómo se relacionan, es nómicos y políticos son ineludibles para hacer-
decir, cómo se traducen sin normalizar la realidad? ¿Y qué tipo de luchas son indispen-
la política, sin privarla, sin hacerla pri- sables para lograrla? Los filósofos y teóricos
vada? ¿Cómo se traduce en una práctica políticos han debatido estas cuestiones duran-
positiva de economía y de sociedad la te siglos. Sin embargo, hasta la fecha no han
relación, no pocas veces contradicto- llegado a ningún acuerdo. Podemos decir que
ria, entre demanda de justicia y deci-
se trata de un concepto esencialmente polémi-
sión “experta” de la institución estatal?
co y esencialmente histórico. Lejos de estar
¿Cómo se encuadra el tiempo entre la
burocracia y la política? El trabajo so-
dado de una vez y para siempre, el significa-
bre las tesis de Fraser nos invita a ha- do de la igualdad se despliega en el tiempo y
cer un vínculo con un texto como el de se produce tanto por medio de la lucha social
Nietzsche, Más allá del bien y del mal. como a través de la reflexión filosófica. De
Allí dice Nietzsche: “Es inevitable e in- hecho, prácticamente todas las grandes inno-
cluso justo, que nuestras visiones más vaciones filosóficas en la teoría de la igualdad
elevadas parezcan locuras y hasta a han surgido como reflexiones sobre las con-
veces crímenes, cuando llegan fraudu- diciones sociales y las luchas sociales de su sos económicos, a un estatus social pleno y
lentamente a oídos de quienes no es- tiempo. Esto es cierto para Platón, Rousseau a una voz política se vuelven absolutamente
tán capacitados para comprenderlas”. Y
y Marx, por supuesto, pero también para John necesarios para participar en la vida social a
defendiendo a Nietzsche acá, parecen
Stuart Mill, Simone de Beauvoir y John Rawls, la par de los demás. Dicho de otro modo, la
crímenes nuestros pensamientos cuan-
do llegan a aquellos que no tienen la
entre muchos otros. El destino de la igualdad igualdad como se entiende aquí requiere de
voluntad de interpretar, con cierta su- depende especialmente de cómo las cosas se redistribución, reconocimiento y representa-
tileza, lo que decimos. Este tipo de in- manejan en tiempos de crisis. ción política en formas que ofrezcan la opor-
terrogantes se centran entre institución En tiempos de crisis, por otra parte, nos tunidad de que todos puedan participar ple-
estatal y demanda de justicia, y orien- encontramos en una encrucijada de caminos. namente, en términos de paridad. Cualquier
tan el camino, el proceder mediante el Mientras el statu quo se nos aparece crecien- cosa por debajo de la paridad participativa
cual entendemos el trance y la transa. temente disfuncional, experimentamos la nece- constituye una violación de la igualdad. Y la
Transa es un buen concepto filosófico. sidad e incluso el deseo de trazar un nuevo negación del acceso a los prerrequisitos so-
El trance, es decir, el tránsito y la transa, rumbo. En tiempos de crisis, el destino de ciales e institucionales de la paridad consti-
es decir, la negociación. ¿Cómo fugarnos la igualdad pende de un hilo. ¿Podemos en- tuye una burla al compromiso igualitario que
de este circuito que parece vicioso en-
contrar una ruta que resuelva la crisis por esa sociedad dice profesar.
tre público y privado, entre un discurso
un camino que promueva la igualdad, am- Déjenme concluir mi argumento explican-
contestatario y un discurso normali-
zador? Y ahí la imagen del experto, de
plíe y profundice sus significados, que nos do por qué llamo paridad de participación a
su lenguaje y de su entendimiento. Un haga avanzar en su dirección? ¿O debemos una interpretación radical y democrática de la
lenguaje no ya como un código definido rendirnos a una solución empobrecedora de igualdad. Llamo a este principio “radical” por-
de interpretación sino un lenguaje que nuestro sentido igualitario que exacerbe la que retiene la visión marxiana de que la socie-
sirva como pasoducto, como puente… desigualdad? En mi opinión, hoy nos encon- dad capitalista contiene estructuras que pro-
tramos en un momento así. El desarrollo, a lo fundizan la dominación y bloquean cualquier
Fraser: Creo que lo primero que querría largo de las últimas décadas, de una nueva progreso de la igualdad; estructuras de cuya
decir es cuán interesante y, al mismo forma de capitalismo, en proceso de globali- transformación depende el logro de la igual-
tiempo, en cierta medida perturbador zación, financiarizado, neoliberal, nos ha lle- dad. Al mismo tiempo, llamo “democrático” al
me resulta escuchar estas preguntas
vado a tal extremo. principio de paridad porque también expresa
ahora, asumiendo que surgen del con-
[...] la visión posmarxiana de que la sociedad ca-
texto argentino actual, que esas pre-
guntas suponen una reflexión sobre
La paridad en la participación es una in- pitalista tiene múltiples ejes de desigualdad;
preocupaciones genuinas que ustedes terpretación específica del ideal de igualdad. la dominación de clase es un eje importante,
tienen en este momento. La razón por Como alternativa a los puntos de vista libe- pero es uno entre otros y no el exclusivo ni el
la que me resulta un poco perturbador... rales más extendidos, la paridad sostiene que lugar privilegiado de la lucha por la igualdad.
es que creo que el texto principal al que las nociones formales de igualdad no respe- [...]
probablemente se están refiriendo es tan ni la autonomía ni el igual valor moral Peleando simultáneamente en dos frentes,
“Struggle over Needs” [La lucha por las de los seres humanos. Para lograr ese fin la los igualitarismos latinoamericanos podrían
necesidades]. Se trata de un texto de sociedad debe organizarse para que todos trazar un tercer camino entre los polos del
mediados de los ochenta [...] proviene gocen de la condición de pares de pleno de- doble movimiento de Polanyi. Tratando la lu-
de un contexto tan diferente [...] este recho. De este modo, el punto de vista de la cha por la igualdad social como una tercera
texto depende de mi experiencia en la
igualdad como paridad en la participación exi- fuerza con peso propio, podrán subvertir el
Nueva Izquierda, digamos, que suponía
ge que todos tengan acceso a los prerrequi- esquema binario simple de mercantilización
una crítica de la burocracia y lo que en
la Nueva Izquierda llamábamos “con-
sitos institucionales de un miembro de pleno modernizante versus protección social reac-
trol social”, una crítica sumamente inte- derecho. Es decir que el acceso a los recur- cionaria.
resada por la democracia participativa.

II | Review MARZO-ABRIL 2015


De modo que lo que por entonces
imaginaba era una suerte de lucha en
tres direcciones, entre, digamos, fuerzas
más tradicionales y conservadoras, y en
algunos casos liberales (en nuestro sen-
Laudatio*
tido), que intentaban mantener las ne-
cesidades económicas y familiares bajo
con motivo de la entrega del honoris causa
un carácter privado […] Luego, los mo-
vimientos sociales democratizadores a Nancy Fraser (fragmento)
mismos que pujan por expandir nuestro
Estado de Bienestar, por hacer públicas Recordamos la tesis de Fraser que haría his- como en los hechos no tenía sujeto ni previsión
más y más cosas, por establecer res- toria porque deducía directamente de demandas de efectos.
ponsabilidades [...] Pero, finalmente, la de grupos de mujeres explotadas y ofendidas, Quizás, como sesenta años antes dice una vez
tercera fuerza era una suerte de lógica
económica y socialmente, que ya no habría jus- más la memoria popular, el poder de justicia,
burocrática administrada, que buena
ticia social auténtica si economía y sociedad no supuestamente limitado al norte, era inundación
parte del ensayo intenta diagnosticar:
combinaban distribución de la riqueza (igualdad) en el sur. Entonces el discurso de Fraser sobre
el modo en que las demandas de los
y reconocimiento de la identidad, la cultura y la la justicia, de nueva manera, recordaba la cul-
movimientos sociales por más derechos
experiencia (diferencia) de los siempre olvidados tura de nuestro Sur. Ahora era sobre las Escalas
son traducidas a lenguajes administra-
tivos, burocratizados, a esta suerte de
e invisibilizados. La justicia ya no sería sólo eco- de justicia. En la fase avanzada del capitalismo
discurso de experto de un modo que nomía, había que reconocer su politicidad. No era financiero global, dice ella, se registra un des-
resulta despolitizador. [...] política en sí misma, había que hacerla política. Y enmarque de la justicia social: su marco ya no
Ahora bien, lo que me resulta intere- ello significaría una lucha interminable por el po- es el Estado-nación, las escalas, jurisdicciones y
sante es cuán anticuado es este análi- der de hacerse interpretar, entender y respetar. El sujetos son ahora de límites difusos, quien go-
sis, cuánto refleja el diagnóstico de una “centro de la injusticia” no era un “fenómeno” sino bierna sobre las demandas de igualdad no es
época y sus aspiraciones de participación una acción del poder cuyos límites eran trazados una institución sino una estructura funcional de
democrática. El diagnóstico de la época desde la economía y la administración. instituciones y actores, que debe ser reconstruida
supone que aún hay un Estado de Bien- Pero treinta años antes de recordar con Fraser por la crítica teórica y la política de pueblos en
estar que puede ser expandido. Hoy creo esta idea de justicia social enfática, hacia me- cada coyuntura concreta.
que la lucha es más simple [...] una lucha diados de los sesenta, en un país cercano, una El pensamiento teórico, otra vez, no pudo sino
entre una lógica privatizadora, neolibera- pensadora cantautora, “la Violeta”, como le de- resonar en la memoria popular. Había que hacer-
lizadora, economizadora y cierta reminis- cía su pueblo, encontró que su patria, como toda se reconocer de nuevo, como en 1944, cuando
cencia de socialdemócratas y feministas, patria, tenía territorio, riquezas varias y límites por un decreto (Fraser diría un “decreto puente”
participativos o burocráticos, no importa, reconocidos, en el norte, al este, en el sur y en entre demanda e institución) el trabajador sintió
que todavía creen en los derechos socia- el oeste. Linda se ve la patria, dijo Violeta, pero el “orgullo de ser reconocido” en su dignidad, se-
les. Creo que la segunda posibilidad en la entre el trabajador o la mujer, “la miseria y el gún dijo un “comentarista” orgulloso de la época.
que supongo creía cuando escribí este dolor no tienen lindes”. La teoría de la justicia del presente hablaría,
trabajo en 1985 es que puede haber
Por eso, en la “noche estrellada” de su tiempo, entonces, desde el Sur y al pensamiento de Nan-
ciertas prácticas y formas de media-
que anunciaba revolución, como sabríamos tres o cy Fraser lo construiríamos allí. ¿Y cómo habla-
ción que podrían funcionar. Quiero de-
cuatro años después, la Violeta le dejaba a Fra- ría? “Se alumbrará con las estrellas”, contestará
cir, un ejemplo podría ser algo como
ser su voz:  “Chile limita al centro de la injusticia”. el pensador, resonando como la Violeta, y su
el presupuesto participativo en Brasil.
La injusticia se situaba en el núcleo mismo del pueblo nunca más “se verá como se viera”, irá
Se trata de un intento por hacer algo
híbrido, con una pata en la sociedad
poder: toda su razón y sinrazón era política; po- por “la calle, la casa, la vereda y el zanjón”. Sin
civil y otra pata en la administración. día tener centro pero no límites. marco ni escala, la teoría “marcha sin querella”.
Las huellas de la Violeta en la historia nos ha- A veces, en la academia, no hacemos la referen-
Las necesidades sociales y la bían sensibilizado para comprender, con Fraser, cia que debemos a quienes nos enseñan. No sa-
politización de la economía política una justicia urgente desde su raíz social. Años bemos bien por qué ese canto tango se llamó Sur,
después, ya en el presente, la experiencia popu- pero sí nos recordó hogar, respeto y voz pública,
SEP-TeSA: Un tema de carácter más lar argentina de décadas enfrentaría una omi- igualitarios. Gracias, Nancy Fraser, por la justicia de
general que hemos llamado, tratando nosa injusticia económica, de reconocimiento y doctorarte hoy con Violeta Parra, Homero Manzi,
de decir algo que moleste a los eco- política, referente a su economía y deuda como Anibal Troilo y nosotros, la UNSAM. Gracias.
nomistas, “la politización de la econo- país. Y pareció que el centro de la injusticia ya
mía política” también hoy nos moviliza. no tenía límites, la decisión tanto en el derecho * Eduardo Rojas, Director de SEP-TeSA
Porque tenemos la impresión de que
el fundamento en ambos discursos, el
de la economía política heterodoxa u
ortodoxa, heterodoxa o neoclásica, es
parecido: la economía bien calculada
–diría un heterodoxo– introduciendo
todas las variables del equilibrio gene-
El Rector Carlos Ruta Círculos de lectura
ral que permitan relevar la demanda
política y cultural, es política en sí mis-
sobre Nancy Fraser Tal como sucedió años anteriores
preparando las visitas de Spivak,
ma. El neoclásico, ya sabemos, [...] diría
Entregamos el honoris causa a Nan- belleza y la justicia. Tanto la obra ´ y Sennett y como
Badiou, Ranciere
que la determinación de la economía
cy Fraser porque nos permite hacer como la trayectoria de Nancy Fra- en el caso de Balibar, quien nos
es el equilibrio general que, porque
un gesto, un gesto que señala hacia ser nos invitan, en primer lugar, a visita este año, durante los me-
funciona de modo autorregulado, dicta
lo que son los valores esenciales, pensar de otro modo, a desafiar ses previos a la llegada de Nancy
la política. La cuestión es que a partir
definitorios para nosotros y para los cánones en que este mundo Fraser a la UNSAM, Lectura Mundi
de “La lucha por las necesidades” nos
nuestra universidad. Valores que es pensado, a construir otros con- convocó a la comunidad académica
enfrentamos a un tema específico para
tienen que ver con lo que soñamos ceptos, a repensar los marcos que a participar del círculo de lectura
la sociología: la pregunta por cómo se
ser: una comunidad comprometi- reencuadran globalmente los de- “Esperando a Fraser”. La iniciativa
politiza lo que los economistas creen
da con la justicia social. Queremos safíos de la soberanía y la justicia. contó con la presencia de desta-
que de por sí es político. [...]
que nuestros estudiantes, nuestros Por último, el pensamiento de Fra- cados investigadores (Vanesa Váz-
¿Cómo podría complejizarse esta con-
profesores e investigadores –de la ser nos invita a preguntarnos una quez Laba, Martín Aldao, Ezequiel
cepción inmediatista o inmanentista de
ingeniería a las artes, de la filoso- vez más por la articulación entre Ipar y Flavio Rapisardi), quienes
la economía política? La exigencia de una
fía a la biotecnología, de la socio- la teoría y la práctica, para ser una expusieron y brindaron un recorri-
“politización de la economía política” con-
logía a la física nuclear– vivan en universidad comprometida con una do indispensable por la obra y el
sistiría en introducir en esos supuestos
esta casa de estudios una profunda genuina transformación de la reali- pensamiento de la socióloga nor-
cálculos la dimensión de la voluntad, de
experiencia de inquietud creativa dad social en favor de un cambio teamericana.
la decisión, y de la experiencia histórica
y de compromiso con la verdad, la emancipador.
de los movimientos, de los sujetos, de
los actores. [...]

Lectura Mundi | III
Fraser x Fraser
Fraser: Es una gran, gran pregunta, y
muy difícil. Desde mi punto de vista hay
dos pensadores a los que podemos acu-
dir para que nos ayuden a responderla:
Karl Marx y Karl Polanyi, los dos Karls...
Crecí en Baltimore, Maryland, a fines de los años era posible crear un movimiento desde la sociedad
SEP-TeSA: Faltaría uno que es alemán y cuarenta y en los cincuenta, cuando todavía era una civil para la igualdad racial y comenzar a cambiar
fue nazi… ciudad marcada por la segregación, con transporte, las cosas. Segundo, que existían las clases, que exis-
vivienda y restaurantes diferenciados para negros tía el imperialismo, y luego el sexismo; cada una de
Fraser: Ah, Carl Schmitt, no, no, no... se
y blancos. De alguna manera, la experiencia más im- ellas fue un terremoto en mi cabeza. Luego vinieron
escribe diferente (es Carl con “C”).
portante de mi vida fue el movimiento de derechos la crítica del heterosexismo, el movimiento por los
Hay un modo de leer a Marx, que tal
civiles para la integración que irrumpió en la ciudad derechos de lxs GLTTB, como decimos hoy. Es una
vez sea poco ortodoxo, pero que es un
durante mi adolescencia, justo cuando comenzaba a historia que descubre cada vez más tipos de opre-
modo que nos permite entender que
pensar por mí misma. Me sumé a la lucha y si algo sión, desigualdad y subordinación.
la división entre economía y forma de
gobierno, entre, de nuevo, esta cuestión
del poder privado y el poder público, es
un elemento constitutivo del capitalis-
Mi generación tuvo que reinventar la rueda, tuvimos que
mo. Únicamente el capitalismo separa
la economía y la política de este modo:
redescubrirlo todo por nosotros mismos
el mercado está por aquí, el Estado está
por allá, y luego, en todo caso, discuti- aprendí de ella fue cómo los buenos liberales, inclu- Finalmente mis días como militante concluyeron.
mos cuál sería la relación exacta entre yendo a mis padres, podían vivir dentro de un siste- Decidí regresar a la universidad y volver a la filoso-
ambos. Este es un problema del capi- ma perverso y mirar para otro lado sin hacer nada al fía; pero esta vez emprendía mis estudios con una
talismo, no había nada parecido en las respecto, aunque supieran que estaba mal. Creo que cosmovisión política ya desarrollada. Entonces me
sociedades precapitalistas. esto me dio un fuerte sentido de la brecha existente sentí inmediatamente atraída por el estudio de la
El segundo punto sería: que lo que en entre la ideología liberal –con sus ideas de igualdad– y teoría crítica, por Foucault, por pensadores que, a mi
el capitalismo llamamos “la economía” la realidad social desigual. De modo que, cuando crecí, entender, podían arrojar luz sobre este sistema. La
en realidad depende de una multiplici- seguí el mismo camino que muchísimos jóvenes de mi idea de sistema ha sido siempre una idea importan-
dad de condiciones que constituirían su generación: de los derechos civiles a la oposición a la te para mí. Y creo que es una idea más complicada
trasfondo y que en el capitalismo pa- guerra de Vietnam, luego al movimiento estudiantil de lo que creíamos en el pasado. En otras palabras,
recen ser no económicas: el trabajo de STS, después al feminismo. El momento antibélico y me parece que no basta con intentar reformar tal o
reproducción social no pagado es obvia- antiimperialista fueron especialmente importantes cual pieza; hay conexiones, profundas conexiones en
mente una de ellas, los valores y recur-
porque me ayudaron a comprender cuán frecuente es el sistema social. Y si estas conexiones no se com-
sos naturales, la ecología. [...] Y luego
el caso de que se intenta construir una sociedad más prenden, uno termina mejorando un poco una cosa y
el tercer elemento del que hemos ha-
igualitaria en un rincón privilegiado del mundo al mis- empeorando otra.
blado aquí, esto es, el poder público
mo tiempo que se destruyen las vidas de otros en otra Así que terminé tratando de combinar elementos
en cualquiera de sus formas. No hay
parte. En la universidad me encontré por primera vez de tradiciones diversas del pensamiento crítico, jun-
economía sin cortes que hagan cumplir
contratos, sin sistemas legales que ga-
con el marxismo, y este es un punto importante en re- tándolas de manera que pudieran iluminar este sis-
ranticen los derechos de propiedad, sin lación con la historia de Estados Unidos. Crecí duran- tema: del marxismo, de la corriente alemana de la
ejércitos que sofoquen las rebeliones te el macartismo, una época de represión total de la teoría crítica de Lukács a Habermas, elementos del
anticapitalistas, sin la policía. Lo que historia de los movimientos radicales estadouniden- pragmatismo estadounidense –especialmente influ-
llamamos “la economía” depende de ses, del movimiento obrero, del Partido Comunista y yente para mí fue el pensamiento de Richard Rorty–,
estos tres elementos y no podría exis- el Partido Socialista estadounidenses. Mi generación elementos del posestructuralismo francés, especial-
tir sin ellos [...] bueno, esto ya muestra tuvo que reinventar la rueda, tuvimos que redescu- mente de Foucault, que creo es el más importante de
que la perspectiva del economista pro- brirlo todo por nosotros mismos. En la Nueva Izquier- esa tradición, pero también algo de deconstrucción,
fesional de cualquier escuela que piensa da desarrollamos un tipo de marxismo no ortodoxo. de Bourdieu y de la teoría feminista, que estábamos
que puede ser entendida como una esfe- Debimos desarrollar una concepción más amplia de en proceso de elaborar nosotros mismos. Entonces
ra autosuficiente con sus propias leyes quiénes eran las personas que podrían cambiar algo: creía, y todavía creo, que ninguna tradición de pen-
inmanentes, y sus mecanismos autorre- no podía tratarse sólo de los obreros. samiento ofrece ella sola toda la comprensión ni to-
gulados de oferta y demanda, es algo En mi vida hubo una sucesión de conmociones re- das las respuestas, y que esas tradiciones deben ser
completamente ideológico, inadecuado. veladoras, con las que de pronto aprendes algo y el de algún modo combinadas, aunque existan entre
El segundo punto es lo que acabo de des- mundo se ve completamente diferente. Primero, que ellas tensiones reales que deben ser resueltas.
cribir, es un sistema social que mantiene
una profunda tensión consigo mismo, y
que contiene lo que –de nuevo, podría-
mos derivar de Marx– podemos llamar
“tendencias de crisis”, porque a veces ne-
cesita degradar sus propias condiciones; Quién es Nancy Fraser
pero, a diferencia de Marx, las tendencias
de crisis no son las únicas dentro de una Destacada socióloga y teórica crítica, socia- Esbozo de una teoría crítica socialista-femi-
economía con contradicciones internas: lista y feminista, que se desempeña desde nista de la cultura política del capitalismo
hay también contradicciones entre eco- hace veinticinco años como investigadora y tardío”, Debates Feministas, año 2, volumen 3.
nomía y ecología, entre producción y re- profesora de ciencias políticas y sociales en 1997: Iustitia interrupta. Reflexiones críticas
producción, entre economía y forma de la New School for Social Research de Nueva desde la posición “postsocialista”, Bogotá,
gobierno, de manera que debemos tener York. Su obra ha sido traducida y difundida Siglo del Hombre ediciones y Universidad
una comprensión más compleja; esto es en una multitud de países y ha visitado la de los Andes.
en parte lo que querría decir con la “po- Argentina en más de una ocasión. 2006 [2003]: ¿Redistribución o reconocimien-
litización de la economía política”. Ahora to? Un debate político-filosófico, Madrid, Mo-
me gustaría decir algo sobre Polanyi, el Lecturas recomendadas rata Ediciones (con Axel Honneth).
otro “Karl”. [...] De Karl Polanyi tomamos 1985: “What is Critical about Critical Theory? 2008: Escalas de justicia, Madrid, Herder.
una idea que realmente sigue la misma The Case of Habermas and Gender”, New 2012: “Reflexiones en torno a Polanyi y la
vía, que es la idea de que “el mercado German Critique, No 35. actual crisis capitalista”, Papeles de Relacio-
está siempre incrustado”. [...] No hay algo 1991 [1989]: “La lucha por las necesidades. nes Ecosociales y Cambio Global, No 118.
como una economía autorregulada, diri-
gida por sus propios mecanismos inma-
nentes [...] la alternativa es qué política
económica, qué clase de regulación, re-
gulación por quién, en interés de quién, Staff: Rector: Carlos Ruta Director Lectura Mundi: Mario Greco Edición general: María
y con qué finalidad, esa es la cuestión. Stegmayer Redactores de este suplemento: Eduardo Rojas y Micaela Cuesta

IV | Review