You are on page 1of 1

Universidad Pontificia de México

Cristología 25 de octubre del 2018


Darlyn Barbosa Arévalo
JESÚS, ENTRE LA TEOLOGÍA Y LA HISTORIA 1

A continuación, expondré mi punto de vista acerca del artículo de Leonardo Boff «Intento de
reconstrucción del Jesús histórico».
De los diversos acercamientos y textos que he tenido la oportunidad de leer acerca de
la teología de la Liberación y en concreto del teólogo latinoamericano Boff, he de reconocer
que este es según mi forma de ver el más equilibrado, sin con esto decir que tenga toda la
razón o que no se le deba dar un matiz que ayude a una mejor comprensión y profundización
de un tema tan coyuntural para la fe como lo es el cristológico.
Es importante reconocer que el tema que aborda el autor es uno de los más
controvertidos y debatidos por la teología moderna, sujeto de diversas hipótesis y ante el cual
con toda seguridad se puede afirmar no hay una última palabra.
Considero que hablar de Jesús desde la perspectiva histórica es meritorio, pero puede
ser tan pretencioso como lo sería intentar dar a luz un quinto evangelio o presentar una
especie de eslabón perdido del hijo de Dios y creo que aquí los méritos se los lleva el ex-
fraile franciscano a quien describo como un incansable en la búsqueda de la verdad, no
porque sus estudios sean infalibles o algo semejante, sino porque deja inquietudes que tal vez
desde una «rígida ortodoxia» sería casi imposible considerar. En la línea descrita, percibo el
articulo estudiado como una voz que clama no solo a la reflexión académica sino también al
corazón de la Iglesia y que me ayuda en este aprendizaje constante de la ciencia de la fe.
La crítica de Boff es sensata cuando deja entrever que los datos que nos han llegado
sobre la persona de Jesús giran sobre el eje de la reflexión a la luz de la fe que los autores
sagrados, los primeros testigos hacen del paso de Cristo por el mundo y sus acciones más
relevantes, de ahí que se pueda fácilmente deducir que, aunque el nuevo testamento y de una
manera especial los evangelios tengan un carácter que los estudiosos han llamado «histórico»
carezca de datos estrictamente comprobables en los parámetros científicos de la historia. Pero
disiento en alguna medida cuando en el trabajo se trata de dar el siguiente paso o el autor
quiere hacer una segunda búsqueda de Cristo con datos veraces.
Si bien es cierto que por los textos sagrados y la tradición no sabemos todo sobre
Jesús, también es un hecho que se está ante uno de los grandes misterios de la fe como lo es
la revelación de Cristo, Dios y hombre verdadero, por eso la segunda reflexión presentada en
el artículo se debe ver con atención, ya que en ella el teólogo expone algunas posturas que
de no hacerles una correcta hermenéutica pueden incluso llevar a distorsiones en el ámbito
de la fe. Cristo fue un hombre en todo el sentido de la palabra, pero un exceso en resaltar solo
la humanidad de su persona, puede llevar a pensar que Jesús fue un enviado más de Dios, o
a caer en algunos errores de los primeros siglos de la Iglesia como el adopcionismo, sin
embargo, no descarto que una lectura de estas ideas con una fe y con un criterio teológico
maduro puede aportar a una vivencia renovada del cristianismo, donde sin menguar la
divinidad de Jesús se entiendan muchos posibles aspectos del Jesús histórico, que lleven a
encontrar en el ejemplo del maestro la gran propuesta de vida, que desde la vivencia interior
y profunda del Evangelio, se constituya en un camino de salvación para muchos.

1
BOFF, Leonardo. «Intento de reconstrucción del Jesús histórico» 1-9.