You are on page 1of 6

 CRISTIANISMO E HISTORIA:Recomendar

A. Piñeroeste blog Notificar al moderador

« Anterior | Inicio | Siguiente »

Notas
16
votos
Los inicios de la concepción del mesías en el Antiguo Testamento (I) (2-
27-10)

Hoy escribe Antonio Piñero

Es muy probable que los orígenes históricos del mesianismo, o más bien de las esperanzas “mesiánicas” en sentido amplio en
Israel, se remonten a un texto del Primer Isaías, por tanto del siglo VIII: Isaías 11,1-6:

« “Saldrá un vástago del tronco de Jesé, y un retoño de sus raíces brotará. 2 Reposará sobre él el espíritu de Yahvé: espíritu de
sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor de Yahvé. 3 Y le inspirará en el temor de Yahvé. No
juzgará por las apariencias, ni sentenciará de oídas. 4 Juzgará con justicia a los débiles, y sentenciará con rectitud a los pobres de la
tierra. Herirá al hombre cruel con la vara de su boca, con el soplo de sus labios matará al malvado. 5 Justicia será el ceñidor de su
cintura, verdad el cinturón de sus flancos. 6 Serán vecinos el lobo y el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito, el novillo y el
cachorro pacerán juntos, y un niño pequeño los conducirá.” »

Señala Paolo Sacchi:

“El profeta afirma en este pasaje que vendrá un tiempo feliz vinculado a la figura de un descendiente de David dotado de
carismas particulares. Tenemos, por tanto, los dos elementos fundamentales del mesianismo: un mundo feliz en el futuro y el
instrumento humano, en este caso un descendiente de la casa de David. Se dice por ello que este mesianismo es davídico: en sus
orígenes el mesianismo fue real y davídico.

“La función de este rey futuro será juzgar con justicia a los dallim, los “pobres o débiles” (Is 11,4), los que hoy llamaríamos
marginados. Implantará por tanto un reino donde existirá la justicia, entendida en términos humanos todavía lejanos del mundo
feliz de la apocalíptica, un reino caracterizado por la perfección y por la ausencia absoluta del mal.

“Posteriormente, hacia finales del siglo VII a.C.,encontramos afirmaciones mesiánicas en Jeremías, de un mesianismo aún
davídico. En Jr 23,5 se lee:

« He aquí que vendrán días, oráculo de Yahvé, en los que haré surgir de David un germen justo. Gobernará como rey (hebreo umalak
melek); será sabio y practicará la justicia y el derecho sobre la tierra. En sus días Judá estará a salvo e Israel vivirá seguro. »

En este pasaje encontramos también los dos elementos fundamentales de la categoría mesiánica: un futuro radiante y el personaje
que lo instaurará sobre la tierra.

“El mesías será un rey de Israel y de Judá, y su función consistirá en procurar la salvación con ayuda de Dios. Sin embargo,
la salvación que Jeremías tiene en mente, al menos en este pasaje, es poca cosa respecto a otras interpretaciones en las que el
mesías salvará en el futuro a todos los pueblos. Para otros, la salvación se ampliará desde este pequeño mundo hasta comprender
todo el reino de Dios, es decir Dios mismo, como en la famosa expresión de Pablo en Rom 8, 17: “Y si hijos, también herederos;
herederos de Dios”. El pasaje de Jeremías que hemos leído muestra una concepción mesiánica estrictamente ligada a la casa de
David, pues menciona la salvación de Judá y mantiene aún una esperanza para Israel.

“Con Ezequiel comienzan ya una serie de reinterpretaciones y de relecturas de las primeras profecías mesiánicas: el
elemento real del mesianismo permanece, pero no el davídico. Ezequiel creía, y ciertamente deseaba, que la monarquía davídica
terminara definitivamente. Él, o su escuela, pensaba para el futuro en un Israel gobernado por dos jefes, el nasi’, es decir el rey
(vasallo), y el sacerdote. De la dinastía de este rey nada dice”.

Ezequiel es reticente en defender la monarquía davídica quizá porque allá en el exilio había aprendido a pensar el concepto de
Dios único de una manera más absoluta, un monoteísmo estricto: no hay más Dios que Yahvé y éste es Dios no sólo de Israel, sino
del mundo entero. Igualmente debió de aprender que la historia de Israel debía contemplarse desde una perspectiva más
universalista: Israel insertado en el mundo, no aislado, y la religión de Yahvé como posible religión del mundo entero. Por ello,
probablemente, insistir en una monarquía con tanto sabor nacionalista judío como la davídica le debió de parecer poco
coherente con estas expectativas más universalistas.

“El David histórico se convierte así en una simple figura del rey ideal que vendrá un día a salvar a Israel: este monarca será el
verdadero David. En Ez, 34,23-24 se lee: “Haré surgir sobre ellos un pastor que los apacentará, mi siervo David, el verdadero: los
apacentará y será su pastor”. Por tanto, David, el verdadero, vendrá en el futuro y será el pastor de Israel. Antes David era el
« Anterior | Inicio | Siguiente »

Notas
16
votos
Los inicios de la concepción del mesías en el Antiguo Testamento (I) (2-
27-10)

Hoy escribe Antonio Piñero

Es muy probable que los orígenes históricos del mesianismo, o más bien de las esperanzas “mesiánicas” en sentido amplio en
Israel, se remonten a un texto del Primer Isaías, por tanto del siglo VIII: Isaías 11,1-6:

« “Saldrá un vástago del tronco de Jesé, y un retoño de sus raíces brotará. 2 Reposará sobre él el espíritu de Yahvé: espíritu de
sabiduría e inteligencia, espíritu de consejo y fortaleza, espíritu de ciencia y temor de Yahvé. 3 Y le inspirará en el temor de Yahvé. No
juzgará por las apariencias, ni sentenciará de oídas. 4 Juzgará con justicia a los débiles, y sentenciará con rectitud a los pobres de la
tierra. Herirá al hombre cruel con la vara de su boca, con el soplo de sus labios matará al malvado. 5 Justicia será el ceñidor de su
cintura, verdad el cinturón de sus flancos. 6 Serán vecinos el lobo y el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito, el novillo y el
cachorro pacerán juntos, y un niño pequeño los conducirá.” »

Señala Paolo Sacchi:

“El profeta afirma en este pasaje que vendrá un tiempo feliz vinculado a la figura de un descendiente de David dotado de
carismas particulares. Tenemos, por tanto, los dos elementos fundamentales del mesianismo: un mundo feliz en el futuro y el
instrumento humano, en este caso un descendiente de la casa de David. Se dice por ello que este mesianismo es davídico: en sus
orígenes el mesianismo fue real y davídico.

“La función de este rey futuro será juzgar con justicia a los dallim, los “pobres o débiles” (Is 11,4), los que hoy llamaríamos
marginados. Implantará por tanto un reino donde existirá la justicia, entendida en términos humanos todavía lejanos del mundo

Editado por
Antonio Piñero
Licenciado en Filosofía Pura, Filología Clásica y Filología Bíblica Trilingüe, Doctor en Filología Clásica, Catedrático de Filología
Griega, especialidad Lengua y Literatura del cristianismo primitivo, Antonio Piñero es asimismo autor de unos veinticinco libros y
ensayos, entre ellos: “Orígenes del cristianismo”, “El Nuevo Testamento. Introducción al estudio de los primeros escritos cristianos”,
“Biblia y Helenismos”, “Guía para entender el Nuevo Testamento”, “Cristianismos derrotados”, “Jesús y las mujeres”. Es también
editor de textos antiguos: Apócrifos del Antiguo Testamento, Biblioteca copto gnóstica de Nag Hammadi y Apócrifos del Nuevo
Testamento.

Secciones
Notas

Artículos

Libros

Conferencias

Across the Atlantic


Proyección en inglés de los Blogs de Antonio Piñero

Últimos apuntes
NOTA PARA LOS RESIDENTES EN MADRID
El historiador romano P. Cornelio Tácito y el Jesús histórico (10-12-2018. 1031)
Sobre uno de los evangelios apócrifos más antiguos –el Evangelio de Tomás– y la reconstrucción del Jesús
histórico (1030; 30-11-2108)
Flavio Josefo y Jesús de Nazaret, según F. Bermejo (26-11-2018, Nº 1029)
La Editorial Trotta de Madrid y You Tube (22-11-2018 = 1028)
¿Podemos fiarnos de los evangelios "canonizados"? La invención de Jesús (III) (1027 de 21-11-18)
Qué sabía Pablo de Tarso sobre Jesús de Nazaret (18-11-18) (1025)
La invención de Jesús de Nazaret. Historia, ficción, historiografía (16-11-2018) (1025)
El Evangelio de Marcos y la Odisea de Homero. “Compartir” (278) de 14 de noviembre 2018. Preguntas y
respuestas. (278)
¿Por qué los evangélicos / protestantes no admiten al Papa? (8-8-18) “Compartir (278) de 8 noviembre 2018.

Archivo
Diciembre 2018 (2)
Noviembre 2018 (11)
Octubre 2018 (10)
Septiembre 2018 (9)
Agosto 2018 (11)
Julio 2018 (11)
Junio 2018 (5)
Mayo 2018 (11)
Abril 2018 (12)
Marzo 2018 (14)
Febrero 2018 (11)
Enero 2018 (12)
Diciembre 2017 (11)
Noviembre 2017 (12)
Octubre 2017 (13)
Septiembre 2017 (15)
Agosto 2017 (15)
Julio 2017 (15)
Junio 2017 (13)
Mayo 2017 (15)
Abril 2017 (15)
Marzo 2017 (15)
Febrero 2017 (27)
Enero 2017 (30)
Diciembre 2016 (29)
Noviembre 2016 (24)
Octubre 2016 (27)
Septiembre 2016 (24)
Agosto 2016 (26)
Julio 2016 (23)
Junio 2016 (16)
Mayo 2016 (11)
Abril 2016 (27)
Marzo 2016 (24)
Febrero 2016 (23)
Enero 2016 (25)
Diciembre 2015 (18)
Noviembre 2015 (15)
Octubre 2015 (15)
Septiembre 2015 (2)
Agosto 2015 (12)
Julio 2015 (14)
Junio 2015 (16)
Mayo 2015 (30)
Abril 2015 (27)
Marzo 2015 (18)
Febrero 2015 (18)
Enero 2015 (21)
Tendencias de las Religiones
Hay indicios de espiritualidad más allá del Homo sapiens
Federico Gómez Costa.
El transhumanismo abre un futuro incierto
Javier Monserrat
La física del tiempo, ante las grandes cuestiones
Juan A. Martínez de la Fe
Las religiones, ¿ilusiones peligrosas?
Juan A. Martínez de la Fe
Asistimos a las múltiples muertes de Dios

Blog sobre la cristiandad de Tendencias21

Tendencias 21 (Madrid). ISSN 2174-6850