You are on page 1of 17

"Abstinencia.

"
Abstinencia en CCA significa abstenerse de comer compulsivamente.
Tan sencillo como eso! Pero, "tu dirás" , " Se oye tan fácil. Que tengo que
hacer? Como lo tengo que hacer?"

Según la naturaleza humana, la comida es necesaria para "sostener" la


vida. Según el comedor compulsivo, la comida es necesaria para "enfrentarse"
a la vida. Por consiguiente no podemos simplemente decir: "Bien, me voy a
abstener de comer compulsivamente" Necesitamos algo mas definido que esto.
A través de los años, nuestra experiencia en CCA nos ha enseñado que
cada uno de nosotros necesita un plan de comida específico, y que este plan
de comida es el "método" por el cual nos abstenemos. Empezaremos por
sugerirles lo siguiente:

1.- Tres comidas moderadas al día, nada entre comidas (solo líquidos, café, te
o refresco dietético)
2.- Evitar toda comida que despierte la compulsión, que desate una parranda.

Estas sugerencias son una guía general para nosotros. Sin embargo, CCA
como un todo, no apoya ni sugiere ninguna dieta en particular. Antes de hacer
cambios en la forma de comer, y especialmente si tiene algún otro problema
físico, se sugiere una visita al medico para decidir sobre un plan de comida de
acuerdo a las necesidades especificas.
Para poderse abstener de comer compulsivamente, hemos comprobado,
que necesitamos saber que alimentos comeremos diariamente. Solo teniendo
un plan de comida definido podremos saber de que comida debemos
abstenernos.
Muchos de nosotros hemos descubierto la importancia de escribir una guía
general de comida, otros prefieren un plan específico para cada día, algunos
encuentran muy práctico el leer este plan diariamente a su madrina. Para
estas personas, el escribir su plan es hacer un compromiso consigo mismos.
Es el primer peldaño a subir en el camino de la auto-disciplina. Ayuda a auto-
organizar los pensamientos; a asegurarse que la comida necesaria se
comprara y se tendrá en casa. Debemos siempre recordar que ni el mejor de
los planes de comida funcionara si no se practica diariamente los Doce Pasos
en los niveles tanto espirituales como emocionales.
Por Rozanne S.
Esta es una traducción del libreto "I put my Hand in Yours", de
Rozanne, Cofundadora de OA

"Comienza la abstinencia en CCA"

Pág.- 1 de 17
Deseosos de información sobre nuestros primeros años, muchos miembros me
preguntaban: Como llego a CCA el concepto de la Abstinencia? Fue siempre
como hoy? Como empezó?
Hoy recordando esos años pasados de 1960-1962, les diré que fueron
excitantes para nosotros. !Éramos tan impulsivos y estábamos tan deseosos
de ver nuestra pequeña confraternidad crecer y establecerse en bases firmes!
En 1962 ya nos habíamos unificado en la redacción de los Doce Pasos y
las Doce Tradiciones. Sin embargo, en otras áreas todos teníamos diferentes
ideas de como llegar a nuestra meta común.
Veamos, por ejemplo: la alimentación. Antes de 1960, la mayoría de
nosotros crecimos contando calorías. Se nos había enseñado que siempre y
cuando nos mantuviésemos contando calorías, podríamos ingerir la "comida
baja en calorías" que deseáramos comer entre comidas. Nuestro problema fue
que mientras muchos de nosotros perdíamos peso, muchos mas masticaban
su camino de regreso a la obesidad. Otros se mantenían con sus dietas, pero
picaban todo el día, alimentos bajos en calorías.
Muchos se conservaban gordos, insistiendo en que solo comían entre
comidas los alimentos permitidos. Algo realmente crucial faltaba. Que era? Los
Doce Pasos funcionaban para nuestros amigos AA. Sin ser alcohólica, mi
comprensión de los pasos y las tradiciones era muy limitada y creía que aun
podía aprender mucho si asistía a estas reuniones.
Al comienzo del año de 1962, una reunión de AA cambio mi forma de
pensar con respecto a la comida. Durante toda esta reunión los participantes
no dejaron de hacer énfasis en "la abstinencia" del alcohol. Durante los dos
años anteriores que llevaba teniendo contacto con los AA. nunca había oído
referirse a la sobriedad de esta manera. Fue una total revelación para mí.
Sentada al final del salón en esa reunión, me dije a mi misma: "Esto es
lo que esta mal con todos nosotros en CCA. No nos estamos absteniendo de la
comida a ninguna hora del día. Debemos cerrar nuestras bocas desde el final
de una comida hasta el principio de la siguiente. A alguna hora durante el día
debemos abstenernos de comer; sino es así, seguiremos alimentando nuestra
compulsión"
Muy excitada regrese a CCA con esta mi nueva apreciación. Algunos
pensaron que esto era una salvación; otros que era una burla.
En la primavera de 1962, ya éramos 19 grupos de CCA; la oficina estaba
en mi pequeño comedor y yo era secretaria que no gozaba ni de titulo oficial,
ni de un sueldo. Ya habíamos tenido nuestra primera reunión no oficial, de
todos los grupos del área de Los Ángeles, y ahora ya creíamos que era el
momento de tener una verdadera conferencia. Por lo tanto, en Mayo de 1962,
envíe un "Boletín de CCA" -el predecesor de la revista Lifeline-- a todos los
grupos de CCA. En el se daba a conocer a las secretarias y a los que iniciaron
grupos y se mencionaba el propósito de la conferencia.
Luego en la pagina tres de ese mismo boletín venia el anuncio que nos
unificaría y nos inquietaría durante décadas.
"De nuestras visitas regulares a las sesiones de AA y de nuestras
platicas con estos amigos, nosotros aquí en el área de Los Ángeles hemos

Pág.- 2 de 17
descubierto un concepto que ha revolucionado nuestra forma de pensar
referente a la comida compulsiva.
Este concepto es la "Abstinencia". Abstinencia significa simplemente tres
comidas moderadas al día y absolutamente nada entre comidas. También
significa no comer cuando estamos cocinando, o limpiando la cocina después
de las comidas. En otras palabras, total abstinencia de comer
compulsivamente.
Si por alguna razón medica, nuestro doctor nos ha ordenado más de tres
comidas diarias, entonces planearemos estas de acuerdo a sus instrucciones y
sabremos que cualquier cosa fuera de este plan seria romper nuestra
abstinencia. Por supuesto que el café negro, el te el agua, y los refrescos bajos
en calorías son la excepción de este picar entre comidas.
Así como el alcohólico se debe abstener totalmente del alcohol para
mantenerse sobrio, así nosotros debemos abstenernos de la comida
compulsiva para conservar nuestra propia clase de sobriedad. Llamaremos a
aquellos que lo han logrado "abstinentes".
No hay nada que sea obligatorio en este programa de CCA. Claro esta
que nuestro programa de Doce Pasos es solo un plan sugerido para
recuperarnos. Por lo tanto, no estamos diciendo que la abstinencia es una
necesidad. Solo les estamos diciendo lo que nosotros hemos aprendido de
nuestra propia experiencia; que con abstenernos de comer compulsivamente
hemos por fin encontrado el verdadero significado de la sobriedad del comedor
compulsivo.
En 1962 esta era una idea totalmente nueva para nosotros. Desde que
la palabra "Abstenerse" significa "mantenerse alejado de ...", esta muy claro
que el mantenerse abstinente en CCA significa mantenerse lejos de comer
compulsivamente. Y como lograrlo?
Como necesitábamos comer, la forma mas lógica seria hacerlo solo a la
hora de las tres comidas; esto significa tres comidas al día, tal vez una más si
nuestra situación física así lo requiere, y absolutamente nada entre comidas.
Desafortunadamente, a través del tiempo se le empezó a dar un nuevo
significado a la abstinencia. Algo diferente de lo dicho originalmente. En lugar
de querer decir "mantenerse alejado de..." , se comenzó a sugerir el plan de
comida en si. Cual es tu abstinencia? un compañero preguntaba a otro. Lo
que esta persona realmente quería decir era: "Cual es tu plan de comida?".
Con esta confusión, no es extraño que la palabra abstinencia haya llegado a
Significar muchas cosas diferentes para muchas personas también diferentes.
Llegara el día en que todos comprendamos que el concepto de la
abstinencia es el mismo para todos y que este es mantenerse alejados de
comer compulsivamente? Podríamos reconocer que es el plan de comida el que
puede ser diferente de una persona a la otra, tal vez hasta diferente un plan de
otro en varias épocas de la vida de un individuo?
En 1962 mi repentina e inesperada idea era difícil de entender y mas
difícil aun de poner en practica. Hoy en día no es tampoco nada fácil, pero
podemos aceptar el reto. Juntos podemos subir esos Doce Pasos hacia la
recuperación, absteniéndonos de comer compulsivamente un día a la vez.

Pág.- 3 de 17
Rozanne, Cofundadora OA

Un estado de Gracia.
Abstinencia es un estado de gracia en el cual mantengo un equilibrio en todos
los niveles, físico, emocional, y espiritual. Abstinencia es algo relacionado con
la comida, pero también significa mucho más. Es una forma de vida en la cual
se incorporan los principios de los Doce Pasos dándole sentido a mi vida.
Yo he desarrollado una rutina diaria en la cual Dios esta en el primer
lugar, y esto es lo que me ha dado buen resultado para mantener mi
abstinencia. Cuando me despierto por las mañanas lo primero que hago es
saludar a Dios y luego, mentalmente, repaso los tres primeros pasos. Admito
mi impotencia ante la comida y que por más que haga no puedo controlar sola
mi vida. Me recuerdo que Dios es el que me vuelve a la sanidad. La parte final
de mi ritual matutino comienza con la oración del Tercer Paso del Libro
Grande la cual concluyo diciendo: "Si este es tu deseo, el día de hoy cumpliré
con mi plan de comida y evitare alimentos adictivos. Haré algo bonito para
alguien y así seré feliz. Hágase tu voluntad y no la mía."
Esta sumisión a Dios, y mi compromiso diario a la abstinencia le han
dado a mi vida un balance emocional. Sin los sentimientos negativos causado
por los atracones de azucares, me siento capaz de navegar sobre aguas
tranquilas. Si viejos sentimientos de irritabilidad, descontento e incertidumbre
me acosan, o cuando pensamientos sobre comer surgen, me repito una y otra
vez los lemas del Programa:
"Hágalo con calma" ,"Solo por Hoy", Por lo general funciona. Pero si mi
distracción perdura entonces escribo lo que estoy sintiendo. Más tarde lo
comparto con mi padrino y continúo revisando cualquier paso que necesite
tomar.
La abstinencia le ha dado una nueva dimensión espiritual a mi vida. Con
afirmaciones como "Gracias Dios por el regalo de la abstinencia" , le doy
gracias a través del día entero con todo mi corazón y mi mente a Dios por el
regalo de la abstinencia. Abstinencia es un regalo de Dios. Para conservarla
viva, debo estar muy conciente de ella. Debo trabajar mi Programa
continuamente, estudiar el Libro Grande y toda la literatura y vivir en una
actitud de agradecimiento por el milagro de este Programa de Comedores
Compulsivos Anónimos.

J.S. Louisiana.

UNA FORMA DE VIDA


Que es abstinencia? Esta pregunta llamo mi atención en la edición del mes de
junio de la revista Lifeline. Cuando leí el artículo descubrí que no era un

Pág.- 4 de 17
resumen del don de la abstinencia de CCA, era una invitación para enviar mi
propia definición. Por lo tanto, les sugerí a los demás miembros de mi grupo
que nos juntásemos y compartiésemos nuestras ideas. Fue realmente una
Maravillosa experiencia para todos.
Descubrimos que la abstinencia esta relacionada con vivir, decidir,
aceptar, admitir, afirmar, estregar, y confiar que el PS se hará cargo de los
resultados.
Abstinencia es disfrutar del alimento de Dios de la manera correcta. Es
comer comidas sanas con una actitud de entrega y devoción. Nos permitimos
sentirnos satisfechos con la cantidad de comida que necesitamos en lugar de
la cantidad de comida que quisiéramos o pensáramos que necesitamos.
Vivir una vida abstinente es participar plenamente de ella, en lugar de
aislarnos. Es estar libre de vergüenza, dolor, mortificación y auto condenación.
Es remplazar pláticas negativas con uno mismo por afirmaciones positivas, a
menudo durante el día.
Es estar en paz con el yo interior, sabiendo que hicimos lo adecuado.
Descubrimos que no hay gente mala ni gente buena. No tenemos que estar de
acuerdo ni darle gusto a todos. No tenemos que enfrascarnos en discusiones
de quien tiene la razón. Podemos opinar y sentirnos bien. No tenemos que
controlar las reacciones de los demás por lo que decimos o hacemos.
Estando abstinentes aprendemos a sentirnos bien. Nos amamos y nos
aceptamos tal como somos. Nuestra libertad de la comida compulsiva esta en
las manos del Dios de cada quien. Vivimos un milagro diario. Confiamos en
que Dios nos cuidara, aun cuando estemos hambrientos.
Aprendemos que cada uno de nosotros somos miembros únicos y
especiales en el universo de Dios. Empezamos a cuidar de nosotros de forma
diferente. Renunciamos a nuestras ilusiones y vemos la realidad. Aprendemos
a sentir las emociones, a enfrentar el dolor y a manejarlo adecuadamente.
Descubrimos una fuerza interior que dice lo valiosos que somos, a pesar de lo
que otros nos han dicho en el pasado.
Comenzamos a darnos cuenta de que es una elección entre la vida y la
muerte. Abstinencia significa escoger la vida, y la comida compulsiva
sabremos que conduce a la muerte.
Honestidad se convierte en una forma de vida. Podemos decir la verdad
y confiar en nuestras percepciones. Nuestras maravillosas cualidades afloran y
nosotros las aceptamos y las apreciamos.
Ejercitamos nuestro derecho a estar aquí, nuestro derecho a ser
respetados y nuestro derecho a ser escuchados y entendidos. Ya no
permitimos ser victimas de otros.
Este milagro de la abstinencia es un mensaje de recuperación. Nos
permite tender nuestros brazos y abrir nuestros corazones a los que todavía
sufren. Cuando estamos abstinentes podemos realmente estar presentes para
otras personas que aun se encuentran en pena y dolor.

Anónimo, Ukiah, Ca.

Pág.- 5 de 17
BUSCANDO UNA SOLUCION SIMPLE.
Cuando recién llegaba a CCA, tuve mi propia definición de abstinencia:
No comer. Durante mis primeras reuniones, sin embargo, oí muy variadas y
confusas reglas de que era la abstinencia. Dijeron que era abstenerse del
azúcar, de las harinas, de las grasas, los postres, las pastas o las
combinaciones de varios de estos ingredientes. Lo único que oía era que nunca
más podría volver a comer una galleta y que no seria capaz de seguir estas
reglas y mucho menos al pie de la letra. Hoy al recordarlo, no me sorprende
ver porque aumente diez kilos de peso antes de haber podido aceptar el
programa en lugar de las reglas.
Un día leí un artículo de Rozanne, sobre la definición de lo que es la
abstinencia. En el encontré algo que podría hacer: podría dejar de comer entre
el desayuno y el almuerzo, entre el almuerzo y la cena, y entre la cena y el
desayuno. Por lo menos, me dije a mi mismo, podré hacer esto por un día a la
vez; así lo hice. Practicando este plan me mantuve abstinente por casi un año,
tiempo en el cual perdí veinte kilos.
De hecho, con excepción de un par de recaídas, he sido capaz de
mantenerme haciendo el 3-0-1. Hoy, yo se que tres comidas al día, con nada
entre comidas es un buen plan para mi. Sin el no tengo recuperación física.
Pero se también que adherirme al plan de comida no es librarse de la comida
compulsiva. Cuando confundo ambas cosas, abro la puerta a la
deshonestidad, a la racionalización y a la perdida de mi programa.
Los días que estoy abstinente son un regalo de Dios y son aquellos
cuando me doy cuenta que he comido solamente para satisfacer mis
necesidades corporales. De alguna manera no me percato de esto cuando esta
pasando, lo cual es el más grande de todos los regalos: el ser capaz de estar
por un periodo de tiempo sin pensar en comida. Rezo diariamente por obtener
esta clase de abstinencia en mi vida; verdadera liberación de la comida
compulsiva.
L.D., Fair Oaks, Ca.

CONSTRUYENDO SOBRE CIMIENTOS.


Separar los términos "abstinencia" y "plan de comida" me ha ayudado
mucho a simplificar el significado de la abstinencia. Como CCA lo define,
abstinencia es el dejar de comer compulsivamente, y mi plan de comida es lo
que me ayuda a abstenerme. Creo que todos tenemos la misma abstinencia.
Lo que nos diferencia es nuestro plan de comida
Siempre ha habido y habrá en CCA planes de comida diferentes.
Antiguamente usábamos "la hoja Gris" y la "hoja naranja". Había siete
variados planes sugeridos en el folleto "La libertad de escoger". Sin embargo en
1987 la Conferencia abolió el uso de estas hojas sosteniendo que "el ofrecerlas

Pág.- 6 de 17
en las reuniones de CCA era una violación a la Décima Tradición. Mientras
que cada individuo en la hermandad era libre para escoger su propio plan
para abstenerse, CCA como un todo no puede imprimir, endosar o distribuir
información sobre planes de comida para sus miembros". Aunque CCA elimina
sus propios planes, estos siguen siendo una parte vital en la recuperación de
cada persona en este programa. Hoy en día muchos acuden en busca de
ayuda profesional, mientras que otros experimentan por algún tiempo
cualquier otro plan. Yo me he mantenido abstinente de comer
compulsivamente durante dieciséis anos y mi abstinencia ha sido constante.
No me he emparrandado ni he manifestado los comportamientos adictivos que
solía tener cuando comía con compulsión. Lo que ha cambiado varias veces a
través de los anos ha sido mi plan de comida.
Siendo un Hipoglucemico, comencé con el plan apropiado para esta
enfermedad, pero al controlarla lo fui ajustando. Además, conforme fui mayor
y a medida que mis necesidades físicas fueron cambiando hice otras
modificaciones.
Les he oído decir a miembros del programa que el termino "abstinencia"
no es de su agrado debido a cierta connotación negativa. Cuando "perdían" o
"rompían" su abstinencia se sentían avergonzados y juzgados. Antes de que yo
diferenciara entre abstinencia y plan de comida, también sentía lo mismo.
Si tan solo me desviaba ligeramente, me sentía culpable. Mucha gente me
decía que había recaído y que necesitaba nuevamente volver a empezar.
Entonces comenzó un circulo de diez años de comenzadas, recaídas y vueltas
a comenzar. Finalmente, cuando me cambie de una ciudad a otra, descubrí
que los miembros de CCA aquí usaban el termino "recaer" para dar a entender
una desviación del plan de comida. ! Que alivio sentí! Una recaída ya no
significaba que había roto mi abstinencia. Mi actual abstinencia comenzó en
este punto, momento en el que yo decidí nunca "volver a empezar" de nuevo.
Esto no significaba que yo me permitiera emparrandarme. Significaba que no
tengo que ser perfecto con mi comida, y el renunciar a esta perfección me ha
permitido mantenerme abstinente durante los pasados 16 anos. Ahora ya se
que cometo errores. Soy humano. Soy un comedor compulsivo.
También aprendí que debía establecer mi abstinencia donde quiera que
estuviese. Mientras que algunos comedores no pueden pasar de la parranda
aun plan de comida rígido, otros deben tener esta rigidez para poder
comenzar. Para mí, un plan estricto era ir al fracaso seguro, porque sabía que
no lo podría llevar a la perfección. Me percate que debía definir que
Era un exitoso día de abstinencia para mi y construir sobre el. Así que me
pregunte:
"Que es lo mejor que puedes hacer hoy para al final del día que has estado
abstinente?" Al contestarme mi propia pregunta -todos pueden responder de
mil formas- continuaba con mi plan. Y al irme a dormir esa primera noche
sentía que había triunfado, lo cual hacia que el siguiente día fuese mas fácil. Y
así, comencé construyendo estos días exitosos, uno sobre otro.
A medida que el tiempo transcurre, el camino se va haciendo mas
angosto. Lo que funciono ayer puede no funcionar hoy, por lo tanto, hago los

Pág.- 7 de 17
ajustes necesarios en mi plan de comida. Esto no quiere decir que fracase o
que "rompí" mi abstinencia. Al contrario, significa que estoy aprendiendo a
abstenerme. Porque estoy abstinente estoy mas en contacto con Dios, y mas
consciente de los cambios necesarios. También ahora ya puedo percibir
cuando el problema no es de comida sino de algo mas que es necesario
revisar. No significa que es malo. Es solo que soy humano y me recuerda que
soy comedor compulsivo.
Abstinencia es lo más importante en mi vida. Sin ella renuncio a los
regalos que Dios y mi programa me han proporcionado: sanidad, amor,
amistad, paz, alegría y felicidad. Mi plan de comida me permite abstenerme de
una manera confortable. Si deja de funcionarme, lo cambio y continúo estando
abstinente. De la misma manera, estoy confortable con la definición de
abstinencia. Tiene grandes brazos para cobijarnos a todos. Nos unifica, lo cual
es la esencia de la Primera Tradición

Anónimo.

DISPUESTO A LLEGAR A CUALQUIER EXTREMO.


Abstinencia para mi es no solamente el acto de dejar de comer
compulsivamente. Si yo hubiese hecho eso, nunca hubiese necesitado de las
reuniones de CCA ni de las herramientas. Me di por vencido mucho antes de
haber llegado a este Programa. No fue sino hasta que tome medidas extremas
que pude vivir libre de la compulsión de comer.
En mi opinión, la definición de CCA sobre abstinencia es inadecuada;
conduce a muchas y variadas interpretaciones. Su ambigüedad lleva a la
confusión y a la discordia entre los miembros de esta hermandad.
Tristemente, he visto a muchos luchando para definir su propia abstinencia al
mismo tiempo que dañaban sus cuerpos en ese proceso. Los he oído decir
Que abstinencia es dejar de comer cuando uno conduce el carro, dejar de
comer cuando ven televisión o cuando leen, no comer ciertos alimentos, solo
comer cuando tienen hambre, o no comer después de las seis de la tarde. Esto
suena a la misma locura que a mi me trajo a CCA.
Cuando de verdad creí que la enfermedad de la comida compulsiva era
seria, inflexible y progresiva, fue cuando comprendí que medidas extremas
eran necesarias para lograr poner en marcha la recuperación. Para mí estas
medidas extremas significaban renunciar a aquellos alimentos que desatan mi
adición: azúcar, alcohol, harina, cafeína, fritangas, grasas y muchas otras que
ya no forman parte de mi vida. Medidas extremas también eran, el seguir
determinado plan de comida; por lo tanto, ahora me alimento a horas
especificas, y peso y mido todas las porciones, aun cuando estoy en un
restaurante.
Para lograr la recuperación, la abstinencia debe ser, sin excepción, lo
más importante en mi vida, Creo que necesito estar abstinente mientras
trabajo y practico los Pasos. Esto me proporciona la claridad para verme a mi
mismo y saber quien realmente soy; cuando comía en exceso, no podía ver ese
Pág.- 8 de 17
primer bocado compulsivo. La abstinencia me libera de querer hacer mi
voluntad y me lleva a hacer la voluntad de Dios. La voluntad de Dios es para
mi, el abstenerme para poder vivir mi vida con plenitud.
Consecuentemente, abstinencia no solamente es abstenerse del acto de
comer compulsivamente, sino también el comer porciones correctas, siguiendo
sugerencias nutricionales y dejando esas comidas que me ataban a la
enfermedad. Abstinencia significa cambiar comportamientos y actitudes
referentes a la forma de comer. Abstinencia significa "rendición".
Creo que esta definición de abstinencia puede funcionar para
cualquiera. Yo me he mantenido abstinente durante 16 meses, un día a la vez.
He perdido 50 Kilos, me encuentro en mi peso meta y he adquirido un nivel de
serenidad y felicidad como nunca antes tuve. Para alguien que estuvo sumido
en lo más profundo de la enfermedad, esto es verdaderamente un milagro.
Estos milagros se dan todos los días en CCA y si me sucedió a mí, le puede
suceder a cualquiera.

D.P., San Jose, Ca.

EN ACCION.
! Que esquiva es la abstinencia! Asoma y se esconde, llenándonos de
pánico. Algunas personas pueden vivir así, pero yo no pude. Hasta que hice
un plan de comida propio, diseñado para mis necesidades especificas, y hasta
que trabajando los Doce Pasos estos me enseñaron como vivir la abstinencia.
Otros cambios en mi vida han llegado al practicar estos pasos. Doy
gracias a mi madrina por ello. Nancy no comenzó siendo mi madrina. Nunca la
llame ni le pedí ayuda, (yo le tenia fobia al teléfono, ustedes comprenden,
realmente sabia como aislarme) Ella era solamente una amiga en mi programa
que practicando su paso doce me dijo . "Sabes?, tu nunca vas a llegar a
ningún lado si no haces tu Cuarto Paso"
!El Cuarto Paso!! Me he abstenido de hacerlo tanto como de la comida.
En mi Quinto Paso, ella vivió conmigo mi largo y penoso inventario de quien
me había hecho daño, a quien tenia yo que culpabilizar y toda la fealdad de mi
vida que ahora asomaba la cabeza. Defectos de carácter, creo que así los
llaman. Todavía tenía mucho que aprender al respecto.
Nancy era tan graciosa. Sus ojos brillaban de vez en cuando conforme
leía. Al terminar me abrazo y me dijo que todo iba bien. Ella comprendía
perfectamente. Ella sabia de lo que yo hablaba.
Hoy también practico otras abstinencias. Me abstengo de los celos, que
era algo grande en mi vida. Estoy aprendiendo a alejarme del orgullo para que
este se marchite y muera. Me abstengo de preocuparme y estoy aprendiendo a
confiar en que otros pueden atenderse a si mismos. Me abstengo de
sermonear y de controlar a los demás, esta era mi especialidad. Ahora solo
vivo un día a la vez, viviendo y dejando vivir. Hoy me pregunto donde aprendí
esto? Habría sido en el programa tal vez?

Pág.- 9 de 17
También me mantengo lejos de lugares y cosas peligrosas para mi, tales
como restaurantes de comida rápida, cenas y ciertos festejos familiares; sin
embargo, se que la abstinencia es mucho mas profunda que un simple
comportamiento en la cocina o en el restaurante. La abstinencia tiene que ver
con todos los aspectos de nuestra vida; requiere un plan de vida, no solamente
un plan de comida. Por eso tenemos los Doce Pasos. Por eso tenemos un
programa.
Nunca estaremos abstinentes de comer compulsivamente si
solamente hablamos de ello. Nos detendremos a la orilla del camino añorando
lo que otros tienen, sintiéndonos imperfectos e inadecuados. La abstinencia es
ACCION. Para obtener lo que otros tienen debemos desearlo vehementemente.
Debemos alcanzarlo. Debemos aceptarlo. Debemos buscarlo y hacer lo que
ellos hicieron. Y si vemos a alguien ahogándose en medio de nosotros,
demasiado acongojado para poder pedir auxilio, entonces podremos lanzarles
el salvavidas.
Lograremos la abstinencia de la noche a la mañana? Para algunos si,
pero para muchos de nosotros, lograrla es un proceso. En los últimos dos
años mi madre murió, a mi padrastro le dio cáncer, mi cuñado esta fatalmente
enfermo y yo me he cambiado de casa dos veces. En otros tiempos, esto me
hubiese hecho enloquecer y rebelarme ante cada suceso. Hoy, los acepto. Vivo
un día a la vez, un paso a la vez. Tengo la serenidad y, cosa increíble, la
habilidad para abstenerme de comer compulsivamente. Nada sucedió de la
noche a la mañana, pero sucedió. El secreto esta en seguir viniendo. El
programa funciona si se trabaja. Algunos de nosotros tendremos que
trabajarlo más que otros, entonces un día como por arte de magia, algo se
"prende" y ya la hicimos.
Podremos descubrir que no poseemos una perfecta abstinencia, pero al
reconocernos humanos, proseguimos en la lucha. Aprendemos a pensar, a
actuar en vez de reaccionar. Aceptar las cosas que no podemos cambiar y a
cambiar las que si podemos. Solo podemos cambiar nuestras emociones,
nuestros pensamientos y nuestros patrones de conducta.
La abstinencia es mi refugio. Antes volteaba a la comida, en cambio
ahora me resguardo en la seguridad de cuidarme a mi mismo, y donde confiar
a mi familia? En manos del Dios de mi comprensión. !Ese no es un mal sitio
para estar!
Comiencen este proceso amándose a si mismos. Trabajen los Pasos con
la ayuda de Dios y de un padrino. Podrán encontrar abstinencia, alegría y paz.
Este es el regalo de CCA. !Acéptenlo! Se merecen estar abstinentes.

J.D. Ocean City, Ma.]

LA ABSTINENCIA ES MAS FACIL.


Es creencia comúnmente aceptada que la mayoría de los comedores
compulsivos atraviesan por un periodo en el que tratan de encontrar "una

Pág.- 10 de 17
manera mas fácil" de hacerlo. Significa esto que la abstinencia es muy difícil?
No, para nada. Lo que quiere decir es que antes de aceptar nuestra
enfermedad tratamos de comprobar que somos comedores normales y que
podemos botanear como todo mundo, o comer cualquier cosa, o comer para
matar el tiempo. Para un comedor compulsivo esto es algo que no es fácil ni
difícil, sino simplemente imposible.
En CCA descubrimos al fin para nuestro alivio que la abstinencia es mas
fácil. Estas son las razones:
Cuando estoy abstinente solo como a la hora de las comidas alimentos
sanos y nutritivos tres veces al día un día a la vez. Cuando no estoy abstinente
como todo el día todo tipo de comida chatarra y no puedo parar.
Cuando estoy abstinente puedo sentir el hambre a la hora de comer y
disfrutar mi comida. Cuando termino de comer se que ya termine de comer.
Cuando no estoy abstinente devoro todo lo que tengo enfrente sin que haya
algo que pueda detenerme o hasta que me siento tan llena que me pongo
enferma o caigo de estupor.
Cuando estoy abstinente me siento bien independientemente de la talla
que use o el peso que tenga. Me despierto con una sensación de ligereza,
sintiéndome bien, agradecida por el nuevo día, libre de la esclavitud de la
báscula. Cuando no estoy abstinente despierto sintiéndome gorda y temerosa
del día que tengo por delante. Me castigo además subiéndome a la báscula
para que ella determine lo que voy a pensar y sentir de mi misma ese día.
Cuando estoy abstinente y llega la hora de ir a la cama a dormir me
siento agradecida por haberme abstenido "solo por hoy". Cuando no estoy
abstinente voy a dormir sintiéndome harta, odiándome y decidida a hacer algo
ese día que nunca llega: mañana.
Cuando estoy abstinente me siento viva, disfruto a mis hijos, tomo
decisiones racionales y hago lo que debo hacer. Cuando no estoy abstinente
me aíslo de mi familia, de mis amigos y de la demás gente y comienzo a girar
en círculos. Grasa, miseria, desesperación se me pegan como si fueran goma.
Cuando estoy abstinente puedo sentir emociones positivas y tener el
deseo de hacer contacto consciente con Dios. Cuando no estoy abstinente solo
tengo emociones negativas y siento que nadie, ni siquiera Dios puede
alcanzarme.
La abstinencia es mas fácil porque todo lo que tengo que hacer es
aceptar mi enfermedad y rendirme y solo por hoy no tomar el primer bocado
compulsivo. Cuando no estoy abstinente estoy encerrada en la prisión de mi
obsesión por la comida, deseando la libertad pero buscando solo mas comida.
Dios por favor permíteme aceptar la abstinencia solo por hoy y gracias
por hacerme entender que la abstinencia siempre es mas fácil.

MI ESPIRITU PRACTICAMENTE MUERTO, PERO YO


SEGUI REGRESANDO.

Pág.- 11 de 17
Hoy celebro otro día de abstinencia, esto significa para mi casi cinco
años de libertad de comer en exceso compulsivamente. Sin embargo, yo no
llegue a CCA hace cinco años, comencé hace nueve. Que estuve haciendo
durante esos primeros cuatro años?
Cuando llegue a CCA, estaba completamente derrotado por esta
enfermedad y mi espíritu estaba prácticamente muerto. Yo sentía que no
había un final a la vista y probablemente no hubiera un fin, excepto porque
continúe regresando. Mis compañeros me alentaban a trabajar con el
programa, a asistir a las juntas, a utilizar los instrumentos de nuestro
programa.
La abstinencia en CCA no fue una de las primeras experiencias que tuve
en CCA,. Lo primero que experimente fue que mi enfermedad progresiva,
inmediatamente se detuvo. Una vez que empecé a hacer las cosas que se me
alentaban a hacer, esta enfermedad no empeoro. Esto en si mismo era ya un
milagro.
Estoy agradecido a mis compañeros que siempre me alentaron a seguir
con lo que hacia. Nunca me sentí avergonzado porque no podía mantenerme
alejado de las grandes cantidades todo el tiempo. Tampoco me sentí
descalificado para trabajar los Pasos. Siempre estuve consciente de que lo que
estaba haciendo en CCA (usando los instrumentos, trabajando los Pasos) era
mejor que lo que hacia antes de llegar a CCA, cuando en realidad no hacia
nada. Si hubiera esperado a estar abstinente para trabajar los Pasos,
seguramente no estaría escribiendo este artículo.
El tiempo llego en que pude y me abstuve de comer en exceso. Esto fue
resultado de los primeros tres pasos del programa, especialmente del tercero.
No es coincidencia que yo estuviera en disposición de romper totalmente con
la comida al mismo tiempo que trabajaba con el Tercer Paso, pues pasaba mas
tiempo enfocándome en Dios y dedicaba menos a la comida. Al mismo tiempo
que aprendía cuanto necesitaba a Dios en mi vida, aprendí que el exceso de
comida ya no era necesario.
Actualmente, cuando me reúno con compañeros que se sienten
desalentados porque sienten que están cumpliendo con todo menos con la
Abstinencia, comparto mi experiencia y les recuerdo que para algunos de
nosotros, la abstinencia llega como resultado del trabajo de los tres primeros
pasos de nuestro programa.

Anónimo.

LA ABSTINENCIA COMO UN REGALO.


Cuando abro mi corazón, Dios muestra sobre que puntos débiles necesito
trabajar.

Pág.- 12 de 17
Durante mi primer ano de CCA, luche con el concepto y la práctica de la
Abstinencia. Entonces, mientras leía el Lifeline Sampler (Libro Blanco), pude
reflexionar acerca de la abstinencia, con lo que dice en la página 387:
“Casi seis anos de abstinencia se han desarrollado para mi. Hoy tengo un
sentido diferente de lo que es la abstinencia para mí. Imagino un potrillo
salvaje que corre libre, cabalgando alegremente y sintiendo la suave brisa
levantar su melena. El corre y retoza todo el día. Tiene todo lo que necesita
para sobrevivir y crecer, ternura, dulce pasto para apacentarse, fresca agua de
manantial para beber y la sombra de los árboles para cubrirse del sol. Hay
además colinas y praderas para explorar. Pero, a distancia, hay una línea
fronteriza que el potrillo no traspasa."

Esa deliciosa imagen, me ayudo a darme cuenta que la abstinencia es


simplemente poner fronteras y respetarlas. En lugar de ponerlas a prueba y
cruzarlas constantemente, puedo disfrutar todo lo que tengo dentro de esas
fronteras tan necesarias.

La primera línea fronteriza que me puse fue escoger un plan de tres


comidas al día sin nada entre comidas. Después de cuatro exitosas semanas
de llevarlo a cabo, el siguiente paso fue eliminar todo tipo de azucares.
Después de otras siete semanas de éxito, afine mi plan reduciendo las
cantidades en mis comidas y bajando la grasa. Con estas fronteras, ahora
disfruto la maravillosa libertad de escoger y tengo muchas opciones para
explorar.
También pude darme cuenta que la abstinencia es un regalo de Dios. El
paso más importante para mantener mi abstinencia, fue orar diariamente
pidiendo la disposición para aceptar el regalo. He tenido la experiencia de
halagar a alguien muy querido para mí con un regalo escogido de todo corazón
(especialmente a un niño), quien lo hace a un lado o lo maltrata. ! Que
doloroso ha sido esto para mí!
Como estoy yo tratando a Dios, quien me halaga con el regalo de la
abstinencia -un regalo por el que tanto he rogado- solamente para desecharlo
mas tarde?

Ahora oro pidiendo la disposición para aceptar ese regalo diariamente. He


encontrado que cuando abro mi corazón a esa disposición, Dios me brinda el
discernimiento para poner los límites, pero cuando me derroto ante ellos,
obtengo la abstinencia sin luchar.
La abstinencia no es algo que me gano; es un regalo que acepto
agradecido. Gracias Dios.
J.M.Wamego, Kansas.

LA ABSTINENCIA COMO UN PROCESO.

Pág.- 13 de 17
La abstinencia no puede ser solamente una meta en mi vida, tiene que ser la
formula, el proceso.....

Cual es la formula para la abstinencia? Cuanta fe? Cuantas oraciones? Debo


orar en voz alta, de rodillas, en el auto, hablándole de Tu? Debo ser formal o
casual? Debo sencillamente platicar? Tiene que rimar como un poema?
Cuanto debo dejar ir? Cuanto debo leer? Cuantas veces debo rezar la oración
del Tercer Paso? Que pagina del Libro Grande ha olvidado? Como se mide la
aceptación? A cuantas juntas debo asistir? Cuanto y que debo sentir? Cuanta
conmiseración debo padecer? Cuanta autodestrucción debo simular que no
existe? Que tan lejos debo llegar? Cuan lentamente debo ir?

Estas son las preguntas que me asaltaban. Mientras buscaba las


respuestas mas adecuadas para encontrar la clave del misterio de la
abstinencia. Sin embargo, en lo mas profundo de mi ser, se que la
abstinencias es trifásica. Llegue a este programa debido a mi aspecto físico,
pero escuche que la abstinencia era algo más que simplemente comida y peso.
Dos años y medio después, estoy agradecido de poder decir que tanto
espiritual como emocionalmente estoy mejor de lo que siempre pensé que
fuera posible. Así que, el milagro de la recuperación física, no podrá ahora ser
un hecho?
Mi padrino me decía ayer que la abstinencia es un proceso. El
diccionario define "proceso" como una serie de acciones cambio o funciones
que llevan a un resultado.
Esta definición me ha hecho empezar a desechar todos mis pensamientos de
"todo o nada" que me han mantenido buscando la Abstinencia perfecta.

Ahora entiendo que hay mucho más en la abstinencia que simplemente


comer. Es la manera de comer sanamente; es aprender a vivir sin apoyarse en
la comida para que esta se haga cargo de mí; es un estar mentalmente en paz,
la que llega cuando busco tener un contacto consciente con mi Dios. La
abstinencia no pude ser solamente una meta en mi vida. Debe ser la formula,
el proceso de mi vida. La abstinencia es un regalo, un regalo que se me da a
través de descansar bajo la mirada amorosa de Dios.

D.T. Denham Springs, Louisiana, E.U.A.

LA ABSTINENCIA COMO SOBRIEDAD.


Puedo decirle "no" a esas parrandas y alimentos que me compulsan, sin esa
sensación de perdida.

Pase los primeros nueve meses de mi militancia en CCA


tambaleándome, hasta que una noche, cuando seis miembros de CCA que
tenían cuando menos unos años de abstinencia, viajaron ciento cincuenta
Pág.- 14 de 17
millas para compartir sus experiencias en un mini maratón de fin de semana.
No había conocido a nadie que tuviera algo más de seis meses de abstinencia.
!Ahora podía ver el brillo de la serenidad en ellos!
Estos visitantes de CCA, nos orientaron acerca de que la abstinencia
debía ser lo primero y principal de nuestras vidas. Antes de irnos ese día se
nos solicito hacer una lista de todos los alimentos que nos compulsaban para
parrandear o que nos causaban culpa o vergüenza. Entonces nos preguntaron
si los momentos de placer que obteníamos comiéndolos, valían la pena el
sufrimiento que nos causaban.
Los alimentos en mi lista son aquellos que considero mi "alcohol" y si
escojo comerlos, destruyo mi abstinencia. Antes de ese fin de semana, nunca
me di cuenta de que yo tengo la última palabra respecto a lo que pongo en mi
boca. Puedo decir "no" a esos alimentos sin una sensación de resentimiento o
pérdida.
Actualmente estoy libre de la compulsión por la comida la mayor parte
de los días. Puedo descansar con serenidad haciendo esto diariamente:
1.- Comienzo mi día con la oración del Tercer Paso del Libro Grande y
agradezco a mi Dios por la Abstinencia y la ayuda que recibiré ese día, como si
ya la hubiera recibido..
2.- Agradezco a Dios por la paz y la moderación con la comida, antes y
después de comer.
3.- Asisto a dos o tres juntas por semana y cada noche hago un inventario de
Décimo Paso por escrito, el que comparto con un "compañero comprometido"
una vez por semana . Esto me mantiene despiadadamente honesto.
4.- Llamo a mi padrino, quien vive a ciento cincuenta millas de distancia, una
vez por semana.

La comida abstinente, nunca se siente como dieta. Cuando volteo hacia


mis días de hacer dieta, me doy cuenta como mi enfermedad busca regresar a
mi. Cuando esto sucede, agradezco a mi Dios de la compulsión. He bajado
veinte kilos en ocho meses sin resentimiento, ira, desaliento o hambre.
En nuestras juntas locales, donde únicamente el cinco o diez por ciento
de nuestra membresía estaba abstinente, ahora tenemos un ochenta por
ciento de los miembros con por lo menos treinta días de abstinencia. Esto es
un milagro.
Gracias Dios, por traer a esos seis miembros abstinentes con el
mensaje que estábamos listos para escuchar.

C.V.Kingston, Ontario, Canadá.

CONFLICTOS CON LA VOLUNTAD.


No parece ser importante cual plan de comida he escogido. Si mi cabeza
se encuentra en el lugar correcto (sintiéndome agradecida con Dios y deseando
Pág.- 15 de 17
servir y ayudar a otros), entonces tengo los deseos y la habilidad de
abstenerme de "un poco mas".
CCA me ha proporcionado "conciencia de la comida". Se que cuando los
signos de mi enfermedad emergen -comer rápido y de pie, no pesar ni medir
los alimentos, no leer las etiquetas nutricionales de las comidas enlatadas o ya
preparadas, comer fuera de casa demasiado seguido, usando esto como
pretexto para aumentar mis porciones- son el inequívoco aviso a mi
"conciencia" de que no estoy trabajando mi programa adecuadamente.
Yo como en exceso cuando estoy en conflicto entre mi voluntad y la
voluntad de Dios. Mi deseo es siempre tener soluciones fáciles y rápidas a mis
problemas. Quiero que la gente este de acuerdo conmigo en todo. Quiero que
siempre funcione todo bien para no tener que reparar nada. Quiero que todo
marche de maravilla. Al escribir esto me estoy riendo sola, pues veo lo
inmadura que hubiera continuado siendo si Dios no me hubiese enviado
lecciones de las cuales aprender.
Escuchaba a la gente decir; "convierte tus obstáculos en oportunidades"
y sabia que debía aprender a manejar los problemas de la vida sin necesidad
de comer compulsivamente. Era en Dios en el que buscaba apoyo en aquellos
momentos de agitación. El día de hoy escojo no convertir mi comida en algo
superior; en un dios. Ahora simple y sencillamente ACTUO diciendo una
pequeña oración, pidiéndole a Dios su dirección, y suelto las riendas y se las
entrego a El. Ya no como compulsivamente y si asisto a varias reuniones
semanalmente.
Si vivo mi vida de acuerdo a los principios de los Doce Pasos, me
convertiré en una persona sana, con nuevas formas de actuar en la vida y con
nuevos hábitos de alimentación que me proporcionan un mejor cuerpo. Yo soy
un comedor compulsivo que se recupera día a día.

C.D., Bronx, New York.

BUSCANDO RESPUESTAS.
La persona mas miserable que existe es aquella con un estomago lleno
de comida chatarra y una cabeza llena de CCA.
A pesar de pertenecer a CCA desde hace mas de 20 anos, de cuando en
cuando me siento infeliz y miserable. Porque? Yo me pregunto: Porque sigo
buscando respuestas en lo que ha comida compulsiva se refiere? Porque sigo
creyendo que las parrandas son la solución mas fácil a cualquier problema?
Cuando comienzo a hacerme estas preguntas, debo rápidamente
cuestionarme:
"Que es lo que quiero, comida y sufrimiento, o recuperación?
La mayoría de las veces la respuesta es: recuperación.

Pág.- 16 de 17
Pero algunas veces opino que la respuesta debería de ser; Comer. Soy
feliz cuando sufro? No. Soy feliz cuando por algún dolor como? No. Si lo hago,
tendré más y más sufrimiento. Comer no es la solución a mis problemas. Esto
me lo tengo que repetir una y mil veces.
Necesito mantenerme abstinente para poder "trabajar" en mis problemas
y continuar hacia adelante con mi programa y con mi vida -esa vida que Dios
me ha dado para vivirla como El lo desea, no como yo lo quiero. Dios quiere
verme feliz.
Hoy soy muy feliz al poder escoger. Puedo escoger comer
compulsivamente y sentirme miserable, o puedo escoger no comer en exceso
(aun cuando esto sea al principio doloroso) y permanecer muy cerca de Dios y
de mis hermanos de CCA. El día de hoy escojo estar abstinente.
Gracias CCA por tu ayuda, por tu amor y por tus palabras "Sigue
viniendo"

B.W.,Parma, Ohio.

=================================================================

Pág.- 17 de 17