You are on page 1of 283

“El acuerdo” de Maggie Ryan

XWP Colección y Scribd

1
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

El acuerdo
The Deal
de Maggie Ryan
Traducido por: Julieta “Meltryth” (2014)

Descargos: Esta es una historia Uber, por lo que los personajes son míos, todos míos. Sólo
tienen ciertos rasgos que pueden recordar de personajes que son propiedad de Renaissance
Pictures y MCA / Universal. Algunas canciones también han sido utilizadas, pero a diferencia de
la radio, yo no estoy haciendo ningún dinero con esto. Y a pesar de que en mi negocio, la
creatividad se define como el arte de ocultar sus fuentes, no tenía intención de pisar los pies de
nadie.

Sexo, Violencia y Bocas de letrina: Hay un poco de violencia, un poco de sangre, y algunas
explosiones. En cuanto al sexo, hay algo de eso también, aunque en realidad nada explícito.
Esta es una historia sobre dos mujeres que se aman y si eres menor de 18 años o cerrado de
mente lo suficiente para que te moleste, probablemente es tiempo para apuntar y hacer clic
fuera de esta página. ¿Todavía aquí? Una cosa más, esta historia trata de personas que
trabajan en los medios de comunicación y que son muy malhabladas.

Cosas adicionales: Un evento deportivo real tiene lugar en esta historia y ya que los
personajes están involucrados, los resultados se han cambiado un poco. Yo no pretendo
quitarle nada de logros a nadie más, pero esto es ficción y en mi universo, esto es lo que pasó.

Sobre el negocio de la televisión... El país está dividido en unos 210 mercados televisivos,
Nueva York es el número 1, Los Ángeles es el número 2, Chicago es 3, y así sucesivamente.
Esta historia tiene lugar en un mercado medio alrededor de 61. Ese mercado real es Richmond,
VA, pero simplemente inserté un lugar ficticio porque es mi universo. Cualquier similitud con el
personal de transmisión, los periodistas, o la gestión de la estaciones de televisión en cualquier
mercado es pura coincidencia.

Este es mi primer intento de escribir nada más que una presentación de ventas de 2 minutos,
por lo que los comentarios son bienvenidos.

Descargo de traducción: Acá de nuevo, con otro fanfiction y van… Cientos. Como sea, si te gusta este
tipo de historias, gratuitamente puedes suscribirte a mi cuenta de Scribd que hay al menos uno por
semana (porque es mi hobbie y amo que amen lo mismo que yo), sin pagos, pay per click, esperas o
cualquier tipo de lucro por nimio que sea. Esto es puro entretenimiento GRATUITO de una mente
corrompida. Lo de siempre: es MI traducción y la historia de la autora ¿ok? La historia original la saqué
de Ausxip. Comencemos y pónganse cómodos que ahí va otro exclusivo. Julieta “Meltryth”.

2
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Parte 1

Golpeame con tu mejor tiro


Voy a perder mi trabajo.
Probablemente no voy a trabajar en la televisión nunca más.
Y yo voy a ser demandada.

Ella se sentó en su oficina con la puerta cerrada y las luces apagadas. Cuatro monitores de
televisión estaban al otro lado de la habitación, iluminando su rostro con su parpadeo. Su
cabello largo y oscuro brillaba con los reflejos azules de las distintas redes de la tarde
mostrándose mientras miraba debidamente al espacio. Los monitores estaban siempre
encendidos; Dios no quiera que alguna otra estación al otro lado de la ciudad se cortara y
nosotros no supiéramos sobre ello, pensó.

Suspirando, golpeó su frente sobre el escritorio. Todavía podía oír alguna actividad ocurriendo
en la sala de redacción, aunque casi todo el mundo se había ido después del noticiero de las
10 horas. El equipo durante la noche realmente no conseguía el arranque hasta después de la
medianoche. Bueno, pensó, si voy a hacer una salida limpia, ahora es el momento de hacerlo.

Mierda.

Con eso, Laura Kasdan recogió su maletín y su caja de pertenencias y salió de su oficina.
Nunca lleves más a una estación de televisión de lo que puedas transportar en una sola caja,
corriendo. Alguien le había dicho eso hace unos años, y después de hoy entendía el
sentimiento.

Con una respiración profunda, abrió la puerta, sólo camina, se dijo. Laura se dirigió
resueltamente a través de la sala de redacción, se giró y miró hacia atrás, dándose cuenta de
la mancha de sangre fresca en la alfombra. La limpieza probablemente saldrá del presupuesto
de mi sucesor, pensó. Las narices sangran profusamente, ¿no es así?

Y con eso ella caminaba por el pasillo y salió del edificio.

El Gerente General de KDAL tenía dos problemas. Uno era su directora de noticias, y el otro
era su presentador de noticias, Roger MacNamara. Roger era el número uno de las
personalidades en el aire en Dallas, hablaba con autoridad y su integridad periodística era
intachable. Él era Walter Cronkite y Edward R. Murrow, todo en uno.

Al menos eso es lo que la investigación de mercado le dijo a Litigios de Corporación. El cabello


oscuro con sólo un poco de plata en las sienes, coloreado cuidadosamente cada dos semanas,
y rasgos cincelados, rezumaba sinceridad... bueno cuando se puede fingir eso, lo tienes hecho,

3
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

pensaba que el GG1. Roger fue también una prima donna que golpeó la salsa muy duramente y
tenía una demanda a punto de ocurrir.

Laura Kasdan era la mejor Directora de Noticias con la que él nunca había trabajado y que
había trabajado con algunos buenos. Ella no tomaba ninguna mierda o excusa y los había
puesto en contacto con el número uno de todos los noticieros de mayor audiencia. Ella se
pellizcó el puente de la nariz e hizo una mueca. Hace dos años, cuando Laura Kasdan fue
nombrada como Directora de Noticias, todos en el edificio se sorprendieron. Tenía el
representante, sin embargo, el GG pensó mientras tamborileaba los dedos sobre el personal
abriendo el archivo en frente de él. KDAL necesitaba un poco de sangre fresca, y vaya si lo
consiguió.

Hubo oposición en la sala de prensa, por supuesto. ¿Apenas cómo justificar ante la
Corporación la entrega de la operación de noticias de su estación principal de un mercado de
arriba de cinco a una niña de veintiocho años de edad?

Pero Kaz había hecho todo lo que habían pedido a ella. Había recortado lo gordo, racionalizó la
organización y entregó los números. Las calificaciones fueron todo lo que esperábamos y un
poco más. Los reporteros y fotógrafos, siempre un montón rebelde, incluso en las mejores
circunstancias se adaptaron. Y por fin habían conseguido los equipos adecuados de talento en
el aire juntos.

Todo iba tan bien, algo tenía que meter la pata.

Entonces Roger tuvo que ir y agarrar su culo, la GG echó humo. Según los testigos, Laura le
pidió que quitarlo...

Él no lo hizo... y todo se fue al infierno.

Laura se dio la vuelta y le dio un puñetazo en la nariz. Puñetazo es realmente una palabra
demasiado suave para lo que le hizo a su nariz, el GD reflexionó. Pegar, aporrear, salpicar,
aplanar... lo que sea, Rog va a estar fuera del aire por un tiempo. Gracias a Dios que no fue
una redada, pero sigue siendo una pesadilla de relaciones públicas.

Así que ahí está... quiero mantener las dos cosas, pero eso no va a pasar, la Gerente General,
pensó, mientras tomaba el teléfono y marcó un número de teléfono. Apuesto a que la
Corporación ya sabe, sonrió con ironía.

Ellos lo hacían.

Fueron cuarenta y cinco minutos de viaje de la estación a Grapevine donde ella vivía y aunque
era marzo, era lo suficientemente cálido para tener las ventanas abiertas mientras conducía su

1 El título de “GM” es “General Manager” equivalente a un Gerente General, por eso la abreviatura de
GG.

4
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

jeep por la I-635. Laura tenía la música arriba muy fuerte, en parte por el ruido del viento y en
parte para que no tuviera que pensar en Roger y su trabajo.

Ella había estado buscando pelea después de un día de un millón y una frustración. Las
historias se habían derrumbado y los periodistas no podían parecer conseguir un firme control
sobre las historias que estaban trabajando. Los noticieros habían parecido incompletos. No fue
un buen día de noticias, pensó pasándose la mano por el cabello mientras soplaba el viento.

Todavía había mucho tráfico en la interestatal, especialmente para un jueves por la noche.
Laura cambió de carril para prepararse para su salida. Bueno, pensó, puedes dejarlo fuera de
tu mente sólo por un tiempo. Va a ser un infierno de pagar, en muchos niveles. Sus
pensamientos divagaron... Podrías ir a trabajar para una empresa Noticias Consultora. Podrías
enseñar la parte de lo que no se debe hacer cuando se trata de talento.

El guardia de la puerta saludó al Jeep atravesando y Laura continuó por la calle arbolada hasta
que llegó a su casa, abrió la puerta del garaje con el mando a distancia y apretó el Jeep en el
interior junto a la cromo brillante moto Triumph. Tomó su maletín, lo metió en la caja y luego se
lo llevó todo en el interior, dejando caer la carga junto a la puerta. Laura echó un vistazo hacia
su contestador automático, observando que había veintiocho mensajes en espera. Ella
desabrochó el localizador de su cintura y lo arrojó sobre el mostrador al lado del teléfono,
haciendo su camino desde el salón al dormitorio principal y al cuarto de baño donde ella
empezó a abrir la ducha.

Se desnudó eficientemente, arrojó su ropa en el cesto y se metió en la ducha. Después de


mojarse el pelo, se apoyó contra la pared, luego se deslizó lentamente hacia abajo hasta que
ella estuvo sentada con la barbilla en las rodillas, con el agua golpeando la parte superior de su
cabeza. Oh Dios, ¿qué he hecho?

Se quedó así hasta que no quedaba agua caliente. Cuando se puso fría, pensó que no tenía
sentido más y ella salió de la ducha y agarró una toalla, chorreando agua por todo el suelo del
baño. Después de meterse en una remera y pantalones cortos bóxer de gran tamaño, comenzó
peinar su cabello, mirando en el espejo a los ojos azules cansados, ignorando el teléfono ya
que empezó a sonar, calculando que la máquina lo recogería.

"Laura, este es Don Farmer de Corporación... Tenemos que hablar. Eh, tú nos has puesto en
una endemoniada posición, y uh, tenemos que hablar acerca de cómo esto va a sacudirse.
Dame una llamada en la mañana... probablemente no es una buena idea que vayas a la
estación mañana..."

No jodas, Laura pensó mientras escuchaba los ecos de la máquina de manera inquietante a
través de la casa.

"De todos modos yo quería hacerte saber que todavía tienes algunas opciones... No estamos
listos para tu pérdida, así que simplemente pasamos el ajuste... llámame".

5
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura regresó a la cocina, donde estaba el contestador automático. Había veintinueve


mensajes ahora y ella los eliminó. Llamaría a Don por la mañana, pero no había a nadie más
con quién ella quisiera hablar, o explicarse.

Opciones... Laura resopló, todas sus opciones más escogidas desaparecieron cuando estrelló
su puño en el rostro de Roger. Ella se metió en la cama, apagó la luz y se puso de lado,
abrazando una almohada contra su pecho. Oh, vamos, tiene opciones... Puedes tomarte un
tiempo libre y jugar al golf. Ella bostezó, quince horas al día poniéndote al día. Piensa sobre
ello por la mañana, se dijo.

Y Laura Kasdan cerró los ojos en el peor día de sus treinta años de vida.

La alarma no sonó y por un minuto, sólo un minuto, Laura pensó que había quedado dormida.
El reloj marcaba las siete y cuarto, Laura se dio la vuelta con un esfuerzo concertado para
prolongar su sueño. Sé que Don no va a tener el culo en su oficina hasta las nueve de hora de
Atlanta, pensó, así que vuelvo a dormir.

Salvo que su mente estaba en marcha, por lo que le revolvía el estómago.

No tenía sentido, Laura suspiró después de unos minutos, por lo que se sentó y tiró las
sábanas y se encaminó a la cocina frotándose el cuello con aire ausente. Mirar fijamente a la
heladera no va a hacer aparecer la comida, se dijo a sí misma, lo que tienes que hacer es
comprar de vez en cuando. Agarró una Coca-Cola y cerró la puerta, la abrió y tomó un gran
trago sintiendo que quemaba todo el camino hacia abajo. Ah, el desayuno de los campeones,
Laura pensó cuando el teléfono sonó.

"Kaz, es Brian", el Gerente General, "Toma el teléfono, sé que estás ahí. Llamé a la tienda y me
dijeron que no habías llamado para una hora de salida todavía y sé que es demasiado pronto
para que atrapes a tu abogado".

Laura lo recogió. "Muy bien, ¿qué pasa?"

"Jesús, Kaz, dejé cerca de 20 mensajes en tu máquina de anoche, ¿podrías al menos haberme
dado una señal de que llegaste bien a casa?"

"Llegué bien a casa, ¿cómo está la nariz de Roger?"

"Roger necesita un cirujano plástico y él va a estar fuera del aire por un tiempo. Dios sabe
cómo vamos a presentar esto ante la reclamación de seguro. ¿No podrías haberlo pateado en
las bolas?"

"No estoy segura de que él tuviera alguna para patear".

6
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Muy divertido", dijo Brian, "Los dos están llenos de mierda con los problemas, llamé a Don
Farmer anoche, él ya lo sabía todo".

"Lo sé, tuve un mensaje de que lo llamara esta mañana", Laura le dijo.

"Bueno, olvidando que mi amigo, él está en su ruta aquí. Él llamó anoche cuando no estabas
contestando el teléfono o tu beeper..."

"Lo apagué".

"...Y dijo que estaría a las 10 a.m. por el Delta desde Atlanta. Así que vístete para llegar a
DFW2, recogerlo y haz lo que tengas que hacer para salvar tu carrera".

"Roger me agarró, ¿y yo tengo que salvar mi carrera?"

"Sabes que no puedes atrapar al talento, Kaz, son como caballos de carrera, cuando están
funcionando bien son dinero en el banco. Los Directores Noticias palidecen al lado de una
cuota de treinta años".

"¡Te conseguí treinta de cuota!"

"Supongo que todo se reduce a esto: Eres joven, todavía puedes llegar a la red si lo deseas,
pero si haces olas, si demandas, suicidas tu carrera. Roger gana de todos modos. Estás a tres
años de distancia de tu plan de acciones creado. ¿Puedes tragar tu orgullo y permanecer en
esta corporación por tres años por medio millón de dólares?" Brian tomó un respiro, "Si puedes
ir lejos de eso, entonces caminar. ¡Pero por lo demás, llega a DFW y recoge al líder o las
Operaciones de Noticias en el mayor conglomerado de medios, propiedad de los empleados en
el país y haz lo que tengas que hacer para salvar tu carrera! "

"Brian, tú sabes que yo estoy fuera ya... Te echaré de menos".

"Sí, yo también. Espero que termines en algún lugar agradable. Si no golpeas a nadie nunca
más, incluso podrías obtener tu propia estación". Hizo una pausa, "Lo siento... tal vez el
acuerdo no sea tan malo".

"Tienes razón, será mejor que me vaya".

"Una cosa, Kaz... cuidado con lo que aceptas. No dejes que te de vuelta en una esquina... o te
ponga a secar".

"Hasta luego, Brian". Colgó y se dirigió de nuevo a la habitación para vestirse.

2 Dallas Fort Worth Airport: es la abreviatura del aeropuerto.

7
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

No había mucho que asuste a Laura Kasdan: trabajaba en un ambiente que era hostil en el
mejor y en el peor de plano de confrontación. Pero conducir a DFW estaba a la altura de tomar
su vida en sus manos y siempre la ponía nerviosa. El tráfico alrededor del aeropuerto era
miserable en esta mañana de viernes y se resignó a un buen paseo largo por la zona de
estacionamiento de la terminal de Delta. Ella salió del Jeep y sintió la ráfaga de viento a su
alrededor, soplando sus pantalones caqui contra sus piernas. Se encogió de hombros en una
chaqueta encima de su remera de polo roja y empezó a caminar, no deseando llegar al
encuentro con Don. Al entrar en el terminal, trasladó sus lentes de sol a la parte superior de su
cabeza e inhaló, oliendo ese extraño aroma a aeropuerto que trajo consigo la promesa de fin y
comienzo del viaje.

Comprobó los monitores en el camino por la explanada y señaló que el vuelo estaba a tiempo,
se abrió paso entre la seguridad, vertiendo sus llaves en el plato que el agente mantuvo fuera
de ella y alcanzando su bíper. Entonces recordó que lo había dejado sobre el mostrador
apagado, un último contacto irrompible con la sala de redacción que había sido su vida durante
los últimos dos años.

Ella dio un paso a través del detector de metales, recogió las llaves y continuó hacia la puerta,
llegando allí justo cuando los pasajeros estaban llegando a través del largo pasillo de plástico
conectado al avión. Esperó con los brazos cruzados hasta que vio al hombre alto y rubio
fornido que llevaba un maletín de gran tamaño y luego se dirigió hacia él.

Don la vio inmediatamente y sonrió, "Laura", dijo, "Es bueno verte, me hubiera gustado que
fuera en mejores circunstancias".

"Igualmente, Don". Ella respondió. "¿Has chequeado algo?"

"No, yo sólo estoy aquí para verte y luego me habré ido. Nosotros hemos conseguido una sala
de reuniones, vamos a ver si podemos averiguar dónde está". Se acercó al mostrador de la
cabina, preguntó por el lugar, luego ambos emprendieron el regreso por la explanada.

Siguieron las señales y volvieron por un estrecho pasillo, más allá de una pequeña oficina
donde una mujer en un escritorio levantó la vista y sonrió. "Yo reservé una sala de
conferencias, William-Simon Comunicaciones", Don informó a la mujer.

"Sí, Sr. Farmer", ella respondió: "Sala de tres, al final del pasillo, el almuerzo está listo, como
usted pidió". Laura y Don se dirigieron a la sala, Don abrió la puerta, Laura entró y Don la
siguió, cerrando la puerta detrás de él.

"Bueno, Laura", Don dijo mientras sacaba una silla, "Esto es una suprema mierda. ¿Qué
diablos estabas pensando?"

8
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"No estaba pensando en nada, agarró mi trasero y lo abatí". Ella se acercó y se quitó los Ray
Bans de la parte superior de la cabeza y los arrojó sobre la mesa. "Tengo motivos para una
demanda, entonces así está él. Tú quieres que él esté de nuevo en el aire y eso es un poco
imposible si yo estoy manejando la sala de redacción. Así que a menos que te hayas convertido
en el hada de contratación y despido, sólo puedo asumir que has llegado a un acuerdo". Hizo
una pausa y se inclinó hacia delante, "Entonces, ¿cuál es el acuerdo?"

Los fríos ojos azules se estrecharon en él a través de la mesa y Don hizo un balance de la
mujer sentada allí. Bueno, no me puedo quejar del gusto de Roger, es hermosa. Ese pelo
oscuro y los ojos, un sistema que da al rostro proporciones perfectas. Ella nunca sería material
de presentación; nadie compraría las noticias con miradas como esas. Pero en un negocio
donde todos querían estar en el aire, había sido una excepción. Solo un poco como periodista,
y luego se había convertido en un infierno de productora. Ahora bien, independientemente de
su edad, ella era el mejor Directora de Noticias de la Compañía y estaría condenado si alguien
iba a arrebatarla.

"Breve y concisa como siempre, Kaz", respondió Don. "Muy bien, puedes ser Directora de
Noticias en otra estación, tu salario y beneficios permanecen iguales. Roger es reprendido y te
retiras por tres años, tú llegas de nuevo a Dallas y corres el show. ¿Cómo está eso?"

"¿Qué estación?" Laura le preguntó en voz baja peligrosa.

"WBFC en Burkett Falls", Don interiormente hizo una mueca, esperando la reacción.

"¡Burkett! Jesús qué es eso, ¿un algo de mercado número sesenta?" Se puso de pie gritando
"¡De los diez primeros a Bum Jodido Egipto, que debería haber matado a Roger, al menos me
podría haber quedado en Texas!"

"Mira son tan sólo tres años, Kaz, y cuando vuelvas correrás el show en Dallas... No sólo el
Departamento de Noticias, la estación. Tú serás la GG". Don esperó a que las consecuencias
se hundieran.

"¿Qué pasa con Brian?" le preguntó en voz baja.

"Brian va a ser un Gerente Regional en tres años, van a ser más de 15 estaciones,
probablemente incluyendo Dallas". Don esperó un momento, "Estás en la misma pista ya
sabes, si usted no golpeas a nadie más". Ella lo estaba considerando, y él sabía que estaba
cerca.

Ten cuidado, Laura, se dijo y echó la cabeza hacia atrás mientras ella sopesó sus opciones.
Era increíblemente tentador simplemente decirle a Don no, de ninguna manera, toma tu
estación de mercado de mierda media y empujala donde el sol no brilla. Pero no... Recuerda el
plan, Laura se dijo. Tres años era todo lo que necesitaba en la compañía, aunque estaría en el
exilio desde Texas.

9
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Necesitas una respuesta hoy, ¿verdad?" Don asintió. "Una cosa... tengo entradas para la
temporada de los Cowboy y no voy a renunciar a ellas... traeme a Dallas para los juegos y
tienes un trato". Laura sonrió.

"Awww, ni siquiera son un buen equipo ya", dijo Don.

Laura en realidad gruñó, "De lo contrario voy de compras. Empiezo aquí en la ciudad y voy a
hacer que mi maldita misión de vida para ver que KDAL nunca vea una participación de treinta
otra vez".

"No tienes que ser desagradable, hemos conseguido comerciar con aerolínea", Don sonrió.

"Estabas muy seguro de ti mismo allí, Don", Laura volvió con una sonrisa ladeada.

"No voy a pelear si no puedo ganar, Kaz. Aprende de eso". Sacó un fichero de su maletín, se lo
pasó a ella y miró el reloj. "¿Estacionaste a corto plazo?"

"No, a largo plazo". Ella le sonrió y levantó una ceja, "Siempre pienso en la mayoría de las
situaciones. Aprende de eso". Don dio un pequeño resoplido y arrojó dos billetes sobre la
mesa. "Nosotros tenemos boletos para el vuelo 12:15 a Burkett Falls. Art Dement, el GG nos
está esperando. Llegarás de nuevo alrededor de las ocho, a menos que simplemente no
puedas imaginar pasar por con esto, tendrás el fin de semana para comenzar a planificar tu
mudanza".

"¿Qué, no más golf?" Laura dijo medio en broma, y luego se puso seria, "¿Qué pasa si el Sr.
Dement no me quiere de Directora de Noticias?"

"No es su elección más", dijo Don, de pie. "Él necesita ayuda y yo voy a llevar un metro
ochenta de ayuda, de ojos azules a su estación y ver qué pasa". Ambos miraron hacia atrás en
el plato de bocadillos en el medio de la mesa que ninguno de los dos había tocado. Se miraron
el uno al otro, se encogieron de hombros, se sentaron de nuevo y comenzaron con los
sándwiches. Seguro que los de la aerolínea les daban maníes vencidos.

El vuelo transcurrió sin complicaciones y Laura movió su mandíbula un poco para aliviar la
presión incómoda que se había acumulado en sus oídos en la cabina presurizada. Los
espacios cerrados la ponían un poco inquieta, rodó hasta la puerta y tan pronto como la azafata
abrió la puerta, ella y Don salieron al pasillo y se adelantaron al resto de la multitud fuera del
avión.

Entrando por la puerta, Don vio que él los estaba buscando y dio un breve saludo. Laura siguió
a un hombre de mediana edad con sal y el cabello salpicado y barba. Don realizó las
presentaciones y Laura le ofreció una mano al Gerente General de WBFC.

10
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"He oído hablar mucho de usted, Sra. Kasdan", dijo él suavemente sacudiendo la mano con un
agarre firme y seco. Los ojos azules miraron a los marrones ordinarios. Por un momento se dio
cuenta de una increíble oleada de poder y carisma, luego se fue. Él parpadeó, "No pensamos
que veríamos un candidato para el puesto de nuestro Director de Noticias con tu tipo de...
calificaciones". Laura levantó una ceja. Así que eso es lo que va a ser, pensó.

"No pensé que lo estaría solicitando", respondió ella con dulzura. Él se rió un poco nervioso.

"Vamos, a la salida frontal por el coche, vamos a ir a la estación y tomar un vistazo en los
alrededores". Los tres bajaron una escalera mecánica, más allá de los contadores de alquiler
de coches y las puertas corredizas automáticas de cristal donde un dorado Lexus estaba. Cuán
de cliché, Laura pensó, me gustaría conocer a un GG que no conduzca un Lexus. Ella se echó
el cabello oscuro por encima del hombro y sonrió a Don como ella abrió la puerta del
acompañante y se deslizó en el asiento, tirando de sus Ray Ban del bolsillo de su chaqueta y
colocándoselos.

Art subió y arrancó el coche, tirándolo suavemente lejos de la vereda. Robó una mirada al perfil
de Laura. No estaba seguro de lo que esperaba, pero la mujer hermosa que se sentaba junto a
él no era. Esto podría no ser un mal negocio, después de todo. "¿Así que usted fue a la UT 3?
Genial cómo ganaron ese campeonato nacional el año pasado, ¿eh?"

"Um… Yo fui a Texas, no a Tennessee". Laura entornó los ojos, gozosa de los lentes de sol y de
escuchar la risa baja de Don viniendo desde el asiento trasero.

"Oh, está bien. Acabo de ver UT en las cosas que la empresa envió ayer por la noche y yo
asumí..."

"Está bien", dijo ella arrastrando las palabras, "un error honesto". Ella se movió en su asiento y
miró. "Hábleme de su operación de noticias".

"Correcto. Hacemos una al mediodía, a las cinco, seis y diez, de lunes a viernes y una
demostración de mañana desde las cinco treinta hasta siete durante la semana y de ocho a
nueve los fines de semana. A continuación, uno a las cinco o seis los fines de semana, en
función de red, además de un noticiero de las diez". Él sonrió hacia ella. "Hacemos más
noticias que cualquier otro en el mercado".

"¿Cuántas personas?" preguntó Laura.

"Sesenta en la sala de redacción, que no incluye part-times. Son un buen grupo, pero que no
tienen mucho sentido. El Jefe de Redacción es joven y un poco explosivo, pero que ha estado
manejando las cosas desde que nuestro Director de Noticias se fue". Tomó aliento. "No somos
el principal mercado, Sra. Kasdan, pero tenemos idea de cómo hacer noticias".

3 UT: Abreviatura de la Universidad de Texas.

11
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Llámame Kaz", dijo Laura. "¿Qué hay del vivo?"

"Tenemos dos camiones en vivo en la ciudad y uno en la oficina de Jacksonville, eso es cerca
de 80 kilómetros al norte de Burkett, y parte de nuestra DMA 4. Sin camión satélite", sus ojos se
encontraron con los de Don en el espejo retrovisor, "...Sin embargo, nuestro competidor tiene
uno con el que entraron con la mitad de su red. Dos de los camiones están programados para
ser reemplazados este año. Hay 10 vehículos noticias, ninguno tiene más de dos años, y que
acabamos de reemplazar todos los equipos de la sala de redacción con procesadores Pentium
III. Estamos usando Associated Press como nuestro servicio y suscriptos a CNN. ¿Qué más se
puede pedir?"

"¿Cuál es su situación talento en el aire?"

"Todos los chicos en el aire están bajo contrato en estos momentos. No hay nadie en
renovación hasta octubre, a excepción del presentador del medio día. Sé que hace que
noviembre sea un poco difícil si tuvieras que hacer algún cambio, pero si vas a cambiar,
querrás esperar hasta después de mayo de todos modos". Art miró a Laura por un minuto y
continuó. "Los últimos libros han sido un desastre para nosotros. Estamos perdiendo enormes
trozos de nuestra audiencia con los chicos a través de la ciudad y los ingresos del primer
trimestre la han chupado. Necesito... Necesitamos un libro muy bueno de mayo. Aquí estamos".

Entraron a un pequeño estacionamiento en frente de un edificio de ladrillo cuadrado. El paisaje


era de buen gusto, y un logotipo de cuatro colores lucía desde una cartelera en la esquina:
‘Action News 8 - Donde las noticias es lo primero’. Laura dejó escapar un corto aliento.
Realmente hay demasiados clichés en este negocio maldito, pensó.

El vestíbulo tenía el suelo de color rojo teja de barro que había sido encerado y pulido hasta
que brillaba, con el requisito de retratos de talentos del aire decorando las paredes. La
recepcionista sonrió y guió a los tres a través de un conjunto de puertas dobles que se abrieron
en una zona llena de cubículos de escritorios y oficinas con puertas reales. "Se trata de
Ventas", Art hizo un gesto, "y las oficinas de negocios. Mi oficina está en el extremo de la sala.
Noticias y Producción están arriba y pasan por arriba del estudio". Él los llevó a una escalera de
metal negra y empezó a subir como Don y Laura lo seguían de cerca. La relativa calma se
rompió tan pronto como Art abrió la puerta de cristal en la parte superior de las escaleras y el
pandemónium completo de una sala de redacción ocupada en un viernes por la tarde se
derramó.

Danny Rendally tenía el escritorio en la esquina más posterior en la sala de redacción por una
razón. Era el periodista de más alto rango y como los otros se habían ido, se hizo cargo de los
escritorios que se movían lentamente a la posición de la oficina principal. Su escritorio estaba
sentado frente a la puerta para poder observar todo en la Sala de Prensa. Todas las idas y

4 DMA: no encontré el término pero es una mezcla de marketing con noticias.

12
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

venidas, además de la protección añadida de saber que si algún chiflado entraba por la puerta
con una pistola, molesto por algo que habían informado, él no podía ser el objetivo principal. Ya
había ocurrido antes en otros mercados. La paranoia había funcionado muy bien para Danny y
no estaba a punto de cambiar.

Así que él estaba prestando atención cuando el GG entró por la puerta con un chico que
reconoció como con un traje corporativo y una mujer de cabello oscuro, alta, que no parecía
empresaria en absoluto. Estaba vestida de manera informal por un lado, su chaqueta empujada
hacia arriba, más allá de sus codos, vistiendo pantalones de color caqui y una remera de polo.
Además, ella en realidad parecía de la sala de redacción. Cuando sus ojos azules terminaron
su barrido y se fijaron en él, tragó nerviosamente cuando todo encajó en su lugar.

El Demonio Kazmanian.

Bueno, eso es lo que algunos de los periodistas de Dallas la llamaban después de que ella
había dado un seminario en RTNDA5, la convención de los Directores de Noticias del año
pasado. Laura Kasdan en Burkett Falls, pensó mientras el trío entró en la oficina del Director de
Noticias. ¿Qué diablos está pasando? Se dio la vuelta y tomó su teléfono.

Don cerró la puerta y se metió las manos en los bolsillos, buscando entre Laura y Art
sobriamente. "Entonces", dijo, "¿Es esto va a funcionar?"

Laura medio sonrió y dijo: "Las noticias son noticias, podría ser peor". Ella ladeó la cabeza
hacia Art y preguntó: "¿Qué quieres de mi parte?"

"Quiero una primera operación de noticias al ritmo que yo no tengo que estar preocupado".
Miró a Don antes de continuar, "Yo estuve siempre en ventas, nunca tuve mucho que ver con
noticias, excepto vender con los números que me daban. Si los números son buenos y que
permanecen dentro de tu presupuesto, me quedaré fuera de tu cabello. ¿Es eso lo que querías
oír?"

Laura no estaba segura de sí estaba dirigiendo a Art o a Don esa pregunta. "Está bien, puedo
empezar en una semana", dijo arrastrando las palabras, "¿El próximo lunes es lo
suficientemente bueno?"

"Claro", respondió, "Sólo una cosa, sin embargo... ¿Por qué le pegaste Roger MacNamara?"

Los ojos de Laura se convirtieron en pedacitos de hielo a medida que se estrecharon y lucieron
aburridos en los suyos. "Me agarró... y no me gusta que me toquen". Ella dijo en un ruido
sordo. Art apenas se resistió de tragar y dar un paso atrás.

5 RTNDA: Radio Television News Digital Association.

13
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Don miró a Laura y ocultó una risa. "Está bien, entonces, haz el anuncio". Esto va a ser bueno,
pensó. Y abrió la puerta.

"Hey Mitch, es Danny Rendally en WBFC en Burkett Falls, ¿Cómo están las cosas en Big D?"
Danny estaba garabateando en un cuaderno porque eso es lo que siempre hacía cuando
estaba en el teléfono. Escuchó la respuesta del otro reportero y luego llegó al grano. "Escuchar
Mitch, Don Farmer, el Jefe de Operaciones de Noticias, sólo está paseando en nuestra Sala de
Prensa con Laura Kasdan a cuestas... Dime algo, ¿has extraviado a tu Directora de Noticias?"

Escuchó una explicación detallada de los acontecimientos del día anterior con la boca
ligeramente entreabierta y él dejó de hacer garabatos. Mierda, pensó, nadie va a creer esto. No
fue difícil para sumar dos más dos. "Eso es lo que necesitaba saber. ¿Hmm? Sí, sí, yo te lo
haré saber tan pronto como sepa algo".

Rendally prácticamente saltó por encima de su escritorio para llegar a la mesa del editor
asignado donde dos periodistas estaban de pie. Él se echó a reír, "No vas a creer esto... Creo
que Laura Kasdan va a ser nuestra nueva Directora de Noticias..."

En ese momento se abrió la puerta de la Oficina de Directores de Noticias, interrumpiéndolo y


se volvió para ver el individuo corporativo, el GG y la mujer que, sin duda iba a hacer de su vida
un infierno.

El GG se aclaró la garganta y saludó a Rendally, "Ve a redondear el personal de noticias,


tendremos una pequeña reunión aquí". El reportero salió al final del pasillo. Hombre, oh
hombre, pensó mientras asomó la cabeza en las bahías de edición para llamar a todos a la
reunión.

Una vez que todo el mundo estaba, Art comenzó hablando sobre el ruido de fondo de
escáneres de la policía y los teléfonos llamando. "Tengo un anuncio que hacer, tenemos un
Director de Noticias", se volvió "Esta es Laura Kasdan, ella ha estado en KDAL en Dallas
durante los últimos dos años y..." una pequeña pausa, "Es genial tenerla aquí. ¿Laura...? ¿Algo
que quieras agregar?"

Laura dio una media sonrisa sin humor, dejando que sus ojos barrieran toda la habitación. Las
miradas especulativas y de franca curiosidad la miraron a los ojos. "Pueden llamarme Kaz", dijo
ella, dándoles la posibilidad de no utilizar su nombre de pila. "Y estoy malditamente contenta de
estar aquí". Ella dijo con los dientes ligeramente apretados.

Uno de los hombres, que parecía ser treintañero dio un paso adelante y ofreció una mano. "Soy
Keith Roberts, Jefe de Redacción. He... oído algunas cosas buenas de ti, espero que le guste
por aquí". Ah, pensó, así que este es Mister Joven y explosivo. Ella sacudió la mano que le
ofrecía y empezó a decir algo cuando fue interrumpida por la voz insistente de una mujer.

14
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Tenemos una mala noticia, una buena noticia y una noticia extraña de... um, Chris Hanson,
variedades... ¿qué quieres escuchar primero Keith?" La mujer había estado manejando los
escáneres y parecía tener un teléfono quirúrgicamente unido a la oreja, por lo que Laura
supuso que esta era la editora de asignaciones. Ella levantó una ceja, interrogante. Keith se
volvió y preguntó: "¿Qué pasó?"

Ella contestó, sus palabras vertiéndose al exterior en una loca carrera. "Un camión hizo el
efecto tijera en la I-20 y el tráfico está detenido como siempre, la buena noticia es que
enviamos a Chris para reconstruir la historia y los atascos de tráfico arriba, así que nos dieron
un poco de vídeo".

Keith puso los ojos, "¿Y la parte loca?"

"Bueno Chris conducía porque Jody estaba filmando el video del tráfico y el camión estaba
realmente en frente de ellos cuando patinó, y bueno, Jody lo consiguió en la cinta". El personal
de la sala de prensa comenzó a hablar a la vez, pero Laura aún oyó a Keith tomar una
respiración profunda y preguntar: "Entonces, ¿qué pasó?"

La sala de prensa de repente se puso muy calma, ya que los ocupantes oyeron de repente la
pregunta. Laura inclinó la cabeza, muy consciente de las corrientes en la habitación. Fue...
como si estuvieran aguantando la respiración colectiva o algo así.

"Bueno, el camión recortó la parte delantera de la unidad de noticias y Chris fue a dar un giro,
luego al medio y, uh, se estrelló en esos barriles llenos de agua que ponen en torno a los
grandes polos en la autopista para evitar que te quites la vida si fuera a... golpear a uno".

"¿Están bien?" Preguntó Keith. El editor de asignaciones asintió con la cabeza tan fuerte que el
flequillo se balanceaba arriba y abajo. “Están bien, excepto que Chris se partió el labio cuando
ella golpeó el volante. La parte realmente interesante es que lo tiene todo en la cinta, el derrape
del camión, el golpe del coche, el coche girando luego estrellándose a través de esos barriles y
todo". Terminó, sin aliento. La habitación estaba muy tranquila y luego el GG comenzó a reír,
sacudiendo la cabeza.

"Eso es un infierno de historia", dijo Don Farmer. Art se mantuvo riendo y se volvió hacia Laura
y levantó las cejas y dijo: "Bienvenida a WBFC, acabas de tener una introducción a la razón
principal por la que nuestro último Director de Noticias salió corriendo de aquí a los gritos".

"¿Así que esa es LA Chris Hanson?" preguntó Don y Art asintió. "Ella hace que la viñeta al
menos una vez a la semana", en referencia a la lista que cada departamento tenía que entregar
semanalmente a la corporación, destacando lo que estaba pasando. "Sí, esa es Chris. Bueno,
si hemos terminado aquí, ¿puede interesarles a los dos en una cena temprana antes de tener
que tomar el avión?"

15
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura estaba ocupada mirando el tablero de asignación, un organigrama de cómo las historias
del día se dirigían a sus respectivos noticieros. Ella miró su reloj y se volvió hacia el jefe de
redacción, que estaba observando de cerca. "Vas a ir en vivo con este accidente, a las cinco,
¿no es cierto?" preguntó ella.

"Sí, sí puedo conseguir el camión ahí fuera a tiempo". Miró más allá de ella y le dijo a uno de
los fotógrafos que se sentaban en un escritorio. "Bobby, consigue el Vivo 2 a la salida de la I-20
en Johnson Road para un tiro directo a las cinco y lleva a Rendally contigo en caso de que
Chris se vea demasiado mal para salir al aire".

"Buen trato", dijo Laura, "Yo también iré".

"¿Qué pasa con la cena y el vuelo?" Don preguntó.

Ella se encogió de hombros, "Voy a buscar un vuelo posterior. Gracias por el trabajo. Hasta
luego, Art". Y ella siguió al camarógrafo y el reportero a la puerta.

El Jefe de Noticias de Operaciones y el Gerente General abandonaron la sala de redacción en


silencio, abriendo la puerta de cristal y de empezar a bajar las escaleras. "¿De verdad crees
que ella va a trabajar aquí?" Art preguntó Don. "Esto no es Dallas".

Don lo pensó por un segundo y dijo: "En realidad no importa. Puede ayudarte mientras está
aquí, y sabes lo que ella perdería si sale", él sonrió, "La pelota está en su cancha ahora, debe
ser bastante interesante de todos modos. Simplemente disfruta del paseo".

Como que tengo una opción, pensó el GG.

El camión en vivo era viejo y olía mal, la mujer alta observó mientras subía al asiento del
copiloto. El reportero parpadeó al darse cuenta de que no iba a montar el tiro, luego abrió la
puerta corrediza y se metió en la parte trasera. Laura miró a su alrededor con interés. Las
unidades de cinta magnética beta en el rack parecían bastante nuevas, y el resto del camión
sólo mostraba algunos signos de abuso. Sintió un escalofrío como el motor cobró vida y
comenzó a rodar. Pasaron a través de la puerta y salieron a la calle en dirección al norte de la
autopista interestatal.

"Así que, ¿cuánto tiempo has estado aquí?" preguntó ella. Este siempre era un lugar seguro
para empezar ya que la gente de televisión le encantaba hablar de dónde habían estado y
donde querían estar. Rendally contestó primero, más o menos como Laura esperaba. Siete
años, vinieron de la afiliada ABC en Columbus, se graduó en Ole Miss y así sucesivamente.
Bobby dijo que sólo había sido un fotógrafo por alrededor de un año. Laura presentó la
información para más tarde.

16
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"He conocido a Mitch Carstairs... él era uno de los suyos en KDAL, ¿no?" Rendally comentó
mordazmente.

Lo era. Laura sonrió lentamente y miró por encima del hombro a la reportera. "No perdiste el
tiempo en hacer esa llamada telefónica Sr. Rendally". Ella se echó el pelo hacia atrás por
encima del hombro y se acomodó en su asiento. Aquí vamos, pensó.

"¿Hay algo de verdad?"

"¿Qué?"

"¿La parte de golpear al presentador?"

Una ceja arqueada, "¿Qué te parece?"

Una pausa, "Creo que probablemente estoy más seguro cambiando de tema".

"Oooh, buena elección", dijo Laura, arrastrando las palabras. Se volvió y miró a la derecha en
el reportero, dejando que sus ojos azules acentúen su punto. "Para que conste... Puedes
apostar que yo estreñí su cinturón. En cuanto al resto..." se encogió de hombros, se puso sus
lentes de sol y dijo: "Cree lo que quieras".

Rendally solo asintió y Bobby se concentró en su conducción. Al acercarse a la salida, Laura


pudo ver que el tráfico que había llegado a un punto muerto en el otro lado de la carretera
interestatal. Las dieciocho ruedas destrozadas yacían de costado. Bobby condujo el camión en
vivo a través de su hombro izquierdo, pasando los señaladores y mirando el lío. Un Ford Taurus
con el logo de Canal 8 descansaba ebriamente junto a un poste rodeado por los restos rotos de
los barriles de seguridad de plástico. Había coches de policía y camiones de bomberos por
todas partes y una pequeña multitud se reunió cerca.

"Creo que los hemos encontrado". El camarógrafo dijo mientras se ponía a mitad de la hierba.

Christine Hanson se lamió el corte en el labio con cuidado; degustando la sangre y haciendo
una pequeña mueca, ya que picó. Si yo no tengo mala suerte, no tendría ninguna suerte en
absoluto, pensó. Los agentes de policía se cernían, uno le habían dado un pañuelo para
limpiarse la sangre de la boca. Ahora él estaba intentando coquetear con ella. Ella suspiró. Ese
era el problema de estar en el aire, todo el mundo pensaba que te conocían personalmente.

Uno de los oficiales hizo un gesto, "Hey, tu gente está aquí". Chris levantó la vista para ver a
uno de los camiones que iban en vivo en la sección central de hierba de la carretera
interestatal. Ella miró hacia donde Jody, su camarógrafo, fue a colocar la cámara y el trípode.
Había visto el camión también y comenzó a caminar hacia éste.

17
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"La caballería está aquí". Él dijo corto mientras la alcanzó. "¿Quién es esa?" preguntó mientras
una mujer alta, de cabello oscuro salió del asiento delantero de la camioneta en vivo y se dirigió
hacia ellos con pasos largos comiéndose la tierra.

"No lo sé", contestó Chris mientras ella y Jody comenzaron a hacer su camino hacia el camión.
"¿Qué está haciendo Rendally aquí?"

"Hey, Chris," dijo Rendally, como se encontraron, "Te ves como el infierno".

"Un poco de maquillaje y estaré bien". Sus ojos verdes brillaban en el sol de la tarde.

"Gracias una sorpresa para ti, Chrissy", dijo, usando su apodo tan odiado. "Conoce a nuestra
Directora de Noticias, Laura Kasdan".

El primer pensamiento que cruzó la mente de Chris Hanson era que ella había visto ojos como
que sólo una vez antes, pero no podía recordar dónde. Azul y penetrantemente claros. El
segundo pensamiento fue que ella estaba mirando hacia arriba en estos. Dios ella es alta, la
mujer mucho más chica pensó. El rico cabello oscuro enmarcando esos ojos sorprendentes y
sus ropas estaban gastadas con una elegancia casual. Chris se dio cuenta de que estaba la
mirando fijamente y ella misma se dio una sacudida mental. Esta es tu nueva jefa, se dijo,
actúa como si tuvieras una idea.

"Hola, soy Christine Hanson". Ella sacó la mano y se sintió envuelta por un lado un poco más
grande en un ambiente cálido, un agarre firme y casi familiar.

Ese retrato en el vestíbulo no le hace justicia, pensó Laura. No creía que una cámara pudiera
jamás capturar la suficiente vida en esos ojos verdes. Su cabello rubio truncado en los lados y
más y más esponjoso en la parte superior... un buen look en el aire, Laura pensó
distraídamente. Y había algo más que no podía atrapar... ¿Reconfortante? ¿Dónde diablos
salió eso?

"Laura Kasdan", dijo ella, olvidando añadir el automático ‘llámame Kaz’. Ella sonrió un poco
como rompió el contacto y se giró hacia el fotógrafo. Jody se presentó y los dos camarógrafos a
la izquierda empezando a tirar de los cables y creación todo para la toma directa. Rendally,
dejado atrás, consideraba a las dos mujeres.

"¿De verdad quieres que ella haga la salida en vivo?" preguntó Laura, "Se ve un poco
conmocionada".

"No estarás haciendo mi historia", Chris le dijo enfáticamente.

"Ella estaba allí, ella lo hace... con labio roto y todo". Laura respondió, un poco satisfecha de la
competencia entre los dos. "Un poco de maquillaje, ella va a estar bien". Repitió las palabras de
la periodista, luego se volvió y comenzó a caminar hacia uno de los camiones de bomberos

18
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

estacionados cerca de las dieciocho ruedas destrozadas. Manteniéndose atrás, los periodistas
vieron que se iba.

"No vas a creer toda la mierda que he oído sobre Miz Kasdan", Rendally dijo en voz baja.

"Yo no lo entiendo, ¿de dónde ha salido?"

"Dallas... KDAL", Rendally respondió. "Fue la Directora de Noticias allí".

"Es un poco joven para ello, ¿qué diablos está haciendo aquí?", Chris preguntó.

"Ella la jodió". Él respondió simplemente. "Aquí es donde vas a terminar si alguna vez golpeas
un presentador".

"¿Ella golpeó un presentador? ¡Maldita sea!" Chris se echó a reír como Jody se acercó y
entregó su pinganillo6 y el kit de maquillaje. "Vamos a alistarnos, nos estamos acercando a la
hora de las noticias. ¿Dónde me quieres, Jody?" preguntó al camarógrafo mientras se ponía en
el auricular, abrió su maquillaje, y comenzó el trabajo de hacerse presentable para un millón de
espectadores.

Laura escuchó los susurros tan pronto como ellos pensaban que estaba fuera del alcance de
su oído. Sabía que la gente de noticias eran de lo peor cuando se trataba de chismes. Después
de todo, se ganaban la vida por sonsacar información y difundirla en torno a quien quisiera
escucharla. Y era una buena historia. Realmente. Si ella no hubiera estado tan involucrada
personalmente que estaría hablando de esto también.

Se acercó al hombre que supuso que era el encargado, se presentó como parte de Canal 8, y
pidió que él comente durante la toma en directo. Con eso hecho, ella regresó a la camioneta en
vivo donde Rendally estaba sentado con tristeza en el asiento delantero.

"Hey... El Capitán Wallace nos va a dar algo de tiempo durante la toma en directo, ¿por qué no
lo preparas?" Echó un vistazo a su reloj. "Tienes unos quince minutos antes de continuar".

La reportera de cabello color arena despegó y Laura miró a la camioneta donde Jody estaba
editando su video. Ella lo miró por un rato mientras Bobby posicionaba el mástil para la mejor
señal de retorno a la estación. Chris estaba paseando al lado del camión, repasando lo que
pensaba decir, gesticulando y hojeaba su cuaderno, deteniéndose e iniciando y organizar el
ritmo de su relato. Laura sonrió. Esto debería ser interesante.

El tiempo se evaporó y todos los jugadores se trasladaron a sus posiciones. Chris hizo un
chequeo de su micrófono, jugueteó con el auricular de su pinganillo, enderezó los hombros y

6 Pinganillo: por estos lares “cucaracha”, es el aparato que va en la oreja de los periodistas por el que los
equipos les hablan.

19
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

respiró hondo. Vende, vende, vende, se dijo, mientras miraba al lente, oyó su señal para la
diversión y las palabras comenzaron a fluir.

"El tráfico ya era lento debido a la construcción en la I-20, pero este accidente lo llevó a un
punto muerto. Vas a ver imágenes exclusivas de este giro de las dieciocho ruedas fuera de
control, esta noche en Action 8 News en Vivo a las Cinco".

"Cerca de 30 segundos y luego regresas, Chris". La voz del productor le dijo al oído.

Laura miraba el espectáculo de ruedo abierto en el monitor dentro del camión... los
presentadores aumentaron a pantalla completa... lanzando a Chris y ella estaba en marcha. La
periodista joven y rubia proyectaba mucha energía, fue precisa en su narración, y muy, muy
creíble. Como Chris contó la historia del accidente y consiguió un rápido comentario del
capitán, Laura se quedó más impresionada a cada segundo. He estado en los principales
mercados y no tenía el talento tan bueno como esta periodista media, pensó. Bueno, los
puntos brillantes están donde los encuentras. Escuchó como Chris tiró de nuevo hacia el
presentador, respondió a una pregunta y luego esperó a que se les diga que estaba despejado.
Una actuación muy profesional, con el labio partido y todo, pensó Laura.

Chris dejó escapar el aliento que había estado conteniendo y le preguntó al productor si tendría
que volver otra vez con ella durante el espectáculo. Ella consiguió un muy definido "tal vez" en
su oído, luego miró a la mujer que había estado observando cuidadosamente pararse.
"Probablemente ellos van a volver para una actualización del tráfico hacia el final", respondió
con la ceja levantada a la mujer de cabello oscuro. "¿Tenemos que quedarnos para el show
seis?"

"Sí", respondió Laura, "a menos que algo suceda y Keith necesite el Camión en Vivo. Buen
trabajo, por cierto... considerando las circunstancias".

"Oh", la periodista la miró sorprendida y se tocó los labios con cautela, "me olvidé de eso".
Había un centenar de preguntas que quería formularle a Laura Kasdan y ahora parecía un
momento tan bueno como cualquier otro, pero por primera vez en su vida, no tenía idea de
cómo empezar. Extraño, pensó.

Laura se cruzó de brazos y se apoyó contra el camión en vivo, viendo a los camarógrafos con
los cables. Se sienten incómodos, pensó, simplemente haciendo pucheros a Rendally. Chris se
había acercado a uno de los oficiales, probablemente para preguntar sobre el control del
tráfico. Laura siempre se olvidaba de lo mucho que odiaba la espera en torno a un lugar de
noticias hasta que tenía que visitar uno. La vida era más agitada en la sala de prensa donde
había que equilibrar más de una crisis a la vez.

Podría ser peor, pensó la mujer alta. Podría haber sido un mercado número 199 y en algún
lugar en el norte. Al menos Burkett Falls estaba a unos 480 kilómetros de Dallas. Ella suspiró

20
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

mientras Jody hizo un gesto a Chris de que era casi la hora de hacer la vuelta y divertirse para
el show de las 6 en punto.

Mira a la periodista llegando a la vida delante de la cámara de nuevo, pensó Laura. Sí, podría
ser mucho peor.

Era después de las siete para el momento en que llegaron a la estación. Laura esperaba que
Art Dement estuviera aguardando y ella no se decepcionó. La alfombra blanca y muebles de
cerezo oscuro adornaban la oficina del Gerente General, junto con los siempre presentes
monitores. Ah, pensó Laura sarcásticamente, otra sorpresa. ¿Sólo por una vez no podía ser el
mobiliario de roble?

"¿Cómo te fue?" Él le preguntó mientras se sentaba en una silla frente a su escritorio.

"No está mal... Chris es bastante buena, Jody dirige un camión medio vivo y Rendally está
vendiéndose para un mercado más amplio".

"Siempre están vendiéndose para un mercado más amplio". El GG respondió.

"Sí, pero yo he visto su cinta de demostración. Él me la envió a Dallas". Ella se rió en voz baja
en la expresión del rostro de Art, se echó hacia atrás y con los ojos medio cerrados, dijo:
"Recuerda que todo el mundo eventualmente satisface a todos los que trabajan en la televisión.
Sr. Rendally sólo lo recordé más temprano que tarde".

"¿Así que esto va a funcionar?" Preguntó Art.

"Claro que lo hará". Tiene que, pensó. "Vas a conseguir lo que quieres y tendré lo que quiero.
Es un buen trato en todos los sentidos".

"Yo no quiero una cabeza caliente de Director de Noticias que haga de la sala de redacción una
zona de combate. No utilices a los presentadores como sacos de boxeo".

Laura soltó una risa sin sentido del humor, "No, la sala de redacción se ejecutará como una
máquina bien engrasada. Confía en mí".

Era el turno de Art de levantar una ceja. "Eh, eh... Bueno, tienes una semana para prepararte.
Aquí". Le entregó un aglutinante, un fajo de papeles, y tres libros de ranking Nielson.
"Necesitará estos... Tu presupuesto, el papeleo, y los últimos rankings de febrero, mayo y
noviembre. Don cambió tu vuelo a 8:30... Todavía puedes llegar a casa antes de la
medianoche".

Laura abrió uno de los libros de ranking y miró hacia arriba. "¿Cuál es la historia de Christine
Hanson?"

21
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Chris?" El hombre en realidad comenzó a reírse, "Ella es... bueno... ella es una periodista
fabulosa, es sólo que... cosas suceden alrededor de Chris. Ella tiene esta enorme cantidad de
seguidores leales... ¿te dije que es presentadora de las noticias al mediodía? De todos modos,
ella arruinó media docena de coches..."

"Siete después de hoy".

"Está bien, siete... pero siempre tiene algo de una gran historia, así que... ¿qué haces?"
Extendió las manos en un gesto de impotencia, "Me gustaría poder decirte que hoy ha sido la
excepción y no la regla", se rió de nuevo, "pero no puedo".

"Si ella es presentadora, tiene un contrato, ¿no?"

"Sí, pero hasta junio". Respondió Art.

"Entonces tenemos que conseguir que firme, ya que no deberías permitir a alguien con ese tipo
de presencia en el aire y su tipo de suerte simplemente saliendo fuera de aquí", dijo Laura de
pie. "Y alguien más va a conseguirla si no lo hacemos". Podrían.

"¿Suerte?" Preguntó el GG.

"Sí, porque cuando la mierda golpea el ventilador, por lo menos sabes que vas a tener a
alguien cerca. Voy por alguien en la sala de redacción para que me deje en el aeropuerto". Ella
le dio una leve sonrisa, "Nos vemos en la semana del lunes. Yo te haré saber mi horario tan
pronto como pueda".

"Estoy... con ganas de tenerte aquí... Kaz", dijo Art de pie, "Sólo desearía que las circunstancias
fueran... mejores".

Laura se encogió de hombros. "Hay una razón para todo, supongo".

“Y por destrozar otro vehículo de noticias, nosotros, todos los poderosos productores de gran
alcance de Action 8 News, por la presente pondremos otra muesca en el escritorio de nuestra
vieja periodista, Christine Hanson... con la esperanza de que la próxima vez que va a sacar el
coche el aire acondicionado reventado". Los aplausos siguieron el anuncio del Productor de las
seis. Chris escondió el rostro entre las manos como Rendally dio otra marca en el lado de su
escritorio, en un total de siete.

"¿Podría haber elegido un peor momento para romper otro coche?" Ella dijo con una risa un
poco histérica. "Tienes el Jefe de Operaciones de Noticias en la ciudad, el nuevo jefe, todo el
paquete". Chris apagó la computadora y lanzó su cuaderno en un cajón abierto.

22
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Sí, yo diría que has hecho suficiente daño por un día, pero bueno, siempre está el lunes".
Rendally respondió como él tomó su chaqueta y se preparó para partir. "Por lo tanto, Chris
¿son reales o falsos?"

"¿Qué? ¡Eres repugnante!"

"Quiero decir sus ojos. Dios, eres fácil. ¿Es que ella llevaba lentes de contacto?"

Chris reflexionó sobre la cuestión y negó con la cabeza. "No, los lentes de contacto dan ojos
con color muerto. Definitivamente no lo eran..."

"Ah, la mujer de hielo viene", se interrumpió al ver a Laura mientras caminaba por la puerta.

"Necesito que me lleven al aeropuerto, ¿alguien se dirige por allí?" preguntó al cúmulo de
personas que aún quedan en la sala de redacción.

"Uh, seguro... Te voy a dar envión", Chris se ofreció.

"Lame botas". Rendally le susurró y ella le dio un pequeño empujón.

"¿Seguro que no te importa?" preguntó la mujer más alta.

"No, si no te importa ir en un coche conmigo... No, en serio, soy una excelente conductora".
Gemidos pasaron alrededor de la sala de redacción. "Yo lo soy... sólo cosas... que pasan.
Vamos". La periodista rubia dijo mientras la llevaba a la salida de la sala de redacción.

Una vez que llegaron al estacionamiento, Chris se dirigió hacia donde estaba estacionado un
Volvo sedán, de color rojo oscuro. Laura levantó una ceja y dijo: "Probablemente una buena
opción para ti".

"Muy divertido... eso ni siquiera es original".

Laura sonrió mientras abría la puerta y entró. Chris estaba tranquila como arrancó el coche y
salió del estacionamiento, pero ella no podía quedarse así para siempre. "Así que, ¿cuando
empiezas?" preguntó mirando a Laura.

"Voy a estar de vuelta en la oficina en una semana, desde el lunes". Ella le dio una mirada de
reojo a la periodista. "Trata de no destruir nada mientras estoy fuera".

Chris se rió. "Así que es hora de volver a Dallas para empacar y mudarte, ¿eh? ¿Sabes dónde
vas a quedarte ya?"

"Todavía no".

23
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris simplemente continuó, "Esto va a ser un gran cambio de Dallas, apuesto. ¿Cuál es el
mercado más pequeño en el que has estado?"

"Yo estuve en Austin un poco".

"Eso no cuenta, es sólo un tamaño de mercado más grande que nosotros... una verdadera
tejana, ¿eh?" ella miró y sonrió.

A Laura no le importaba la charla de la mujer más joven, lo cual era un poco extraño ya que las
cuestiones personales por lo general la volvían loca, pero Chris era tan afable que no le
molestaba, ella se limitó a escuchar, a contestar brevemente en todo caso. Era un poco
agradable.

Llegaron a la terminal y Laura se aplastó en una ligera sensación de decepción. Podía ver la
terminal Delta justo dentro de la parte delantera del cristal donde Chris estacionó el Volvo.

"Gracias por el viaje", ella dijo al salir del coche. "Te veré en una semana". Guardó el montón
bajo el brazo, se volvió y cerró la puerta.

"Que tengas un buen vuelo, Laura". Chris dijo en voz baja, mirándola ir dentro. El coche estaba
extrañamente tranquilo sin la presencia de la otra mujer. Todo lo que había oído hablar de
Laura Kasdan hoy y le había parecido mucho más grande en vivo, Chris no estaba segura de
cómo iba a encajar en su pequeño rincón del mundo. Y a pesar de la especulación en la sala
de redacción, Chris estaba segura de que Laura Kasdan sabía exactamente lo que estaba
haciendo y en lo que se estaba metiendo.

Qué interesante rompecabezas, pensó. Chris era una periodista, y no había nada que le
gustara más que los rompecabezas.

Qué día, Laura pensó cerrando el montón y recostándose en su asiento. Ella miró su reloj. Sí,
ella estaría en casa antes de la medianoche, pero apenas.

Idiota. Un minuto de ira incontrolada y toda su vida se pone patas arriba. Ella dejó escapar un
suspiro y cerró los ojos con cansancio. Dios, había un millón de cosas que hacer y no tenía ni
idea de por dónde empezar.

Detente. Vende la casa, haz la mudanza, eso es todo lo que hay que hacer. Sin piedad, aplastó
cualquier autocompasión que ella podría haber estado sintiendo. Tres años, eso es todo,
recuerda el plan. Con ese pensamiento en mente, ella se durmió durante el resto del vuelo.

Parte 2: Bienvenida a la sala de prensa

24
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura yacía de espaldas y vio la primera luz del lunes romper a través de las rendijas de las
persianas en su dormitorio. Había estado despierta durante un par de horas, sin poder dormir y
poco dispuesta a levantarse. Una semana muy ocupada de mudarse y establecerse había
cobrado su precio y sus nervios se dispararon al infierno. El domingo por la noche por fin se
alejó del caos de su nuevo departamento y se fue a un campo de prácticas para golpear
pelotas de golf hasta que el gerente apagó las luces y se vio obligada a abandonarlo.

Miró su reloj por lo que parecía ser la centésima vez. Los números digitales no habían
progresado nada desde la última vez. Vamos Laura, se dijo, deja de posponerlo... simplemente
levántate. Con un gemido se sentó y sacó las piernas por el borde de la cama, de pie y
estirándose como hizo su camino al baño.

Al menos la ducha tenía una presión decente, pensó después de subir fuera de la bañera y
tirando el cabello hacia atrás. Ella distraídamente tomó una toalla y simplemente borró parte del
agua fuera de su forma elegante, dejando una cantidad de goteo hermoso en el suelo en su
camino de regreso a la habitación.

Qué ropa ponerse, qué ponerse, Laura reflexionó, mirando en su armario y pensando que
debería haber ido a la tintorería. Ahora es demasiado tarde, pensó con un encogimiento de
hombros, decidiéndose por un par de pantalones de algodón negro, camisa de seda blanca y
chaqueta básica de lino. Toma el Jeep hoy, pensó... no hay necesidad de asustarlos por ello
momento.

No, Laura enmendó, lleva las botas y toma la moto. Deja que ellos vean lo que van a tener.
Además de que va a ser... divertido.

Se vistió rápidamente, escuchando la edición matutina en la radio, a continuación, golpeó el


suelo con los pies en las botas de vaquero negras. Después de cerrar la puerta fue por las
escaleras de concreto a nivel del suelo de su departamento, donde su moto estaba cubierta
con una lona. Tomándola, Laura guardó en el jeep, luego pasó la pierna sobre la Triumph
Thunderbird. Después de ponerse el casco y comprimirse en una chaqueta de cuero maltrecha
cerrada sobre la ropa, encendió la moto, sintiendo la oleada familiar de adrenalina.

Si hay un Dios en el cielo, pensó, él tiene una moto como esta.

Fue una buena idea la moto esta mañana, pensó. Ayuda a despojarse de todas las
distracciones y concentrarse en los aspectos mentales y físicos puros para ir de un punto a
otro. En el momento en que llegó a la playa de estacionamiento de la estación, estaba en total
control.

Estacionó cerca de la base de las escaleras que conducían a la puerta trasera de la sala de
redacción. Otra cosa buena acerca de la moto, se dijo, siempre hay un buen lugar en el
estacionamiento cerca de la puerta. Ya había un par de empleados de pie fuera de la zona de

25
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

fumadores, fumando y mirándola con interés ocioso. Se quitó el casco, sacudió su cabello libre
y empezó a subir las escaleras ajena a las miradas que estaba recibiendo.

La sala de redacción estaba empezando a moverse como Laura entró y se dirigió al despacho
del jefe de redacción "¿Tienes la llave?" Ella preguntó, señalando con el pulgar hacia su oficina.

"Sí, claro". Keith contestó, hurgando en el cajón superior, localizándolas y entregárselas. Ella
hizo un gesto para que la siguiera y abrió la puerta, preparada para la vista que la saludó.

Las cintas de vídeo y los paquetes de FedEx cubrían todas las superficies planas en la oficina,
sólo el piso se salvó. Había seis sillas y una mesa baja enfrente del escritorio y todos estaban
completamente oscurecidos por los montones y montones de paquetes. "¿Qué diablos es
esto?" La Directora de Noticias preguntó.

Keith se rascó la nuca. "Supongo que tu reputación te precede. Pusimos una pequeña reseña
acerca tuyo en el sitio web, una de las revistas especializadas la puso en su sitio y el miércoles
los paquetes empezaron a llegar... Son de periodistas, camarógrafos, presentadores, y creo
que incluso tienes algunos currículums de productores".

"Keith, parece un tipo brillante, ¿qué te parece esto a ti?" Ella se volvió a mirarlo.

Chris tenía razón, pensó, no eran lentes de contacto. "Eso parece..." Hizo una pausa y
respondió con mucho cuidado, "... Alguien piensa que vas a limpiar la casa y todo un pueblo
lucha porque quieren trabajar para ti".

"¿Estamos cortando algunos del cuerpo?"

"No", Keith respondió: "Tenemos un conteo completo en este momento a menos que… lo hayas
planeado... o tengamos un éxodo masivo... o algo así", se interrumpió.

"Luego deshazte de estos... todos estos". Laura dijo con firmeza, haciendo un gesto hacia los
montones de cintas.

"¿Seguro?"

"Sí, vamos con lo que tenemos por el momento". Ella hizo su camino detrás de la mesa y dejó
su casco. "La reunión de la mañana comienza a las nueve, ¿verdad?"

"Correcto, y tienes una reunión jefe de departamento a las diez".

"Bueno, entonces vamos a repasar los horarios ahora... tengo algunas preguntas acerca de las
cosas que me has enviado la semana pasada".

26
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris entró en la sala de prensa diez minutos antes de la reunión de la mañana. No sería
bueno para antagonizar a la nueva Directora de Noticias y a juzgar por el número de los demás
en la sala de redacción a tiempo, sabía que no era la única que pensaba así. Había sido una
buena mañana hasta el momento, un viaje a la "Y" para un entrenamiento temprano y a la
tienda de bagels para el desayuno. Ella se alisó el cuello de su chaqueta verde bosque, puso
su maletín junto a su escritorio e inició sesión en el servidor de Associated Press, comprobando
las actualizaciones.

Lo de siempre, pensó, el desplazamiento hacia abajo y haciendo notas para armarse a sí


misma para la reunión en la que los periodistas y productores asentarán sus ideas sobre la
historia. Un encuentro temprano en el gimnasio resultó en consejos... que significaba que no
quería entrar en la reunión con las manos vacías. A veces se ponía feo, ya que todos tenían
una opinión diferente sobre lo que era de interés periodístico y qué historias o características
tenían un claro beneficio con los espectadores. Los periodistas entonces serían asignados a
sus historias y los noticieros comenzarían a tomar forma.

Siempre sorprendía a Chris que alguna vez se reunían en absoluto. A veces, un noticiero
mostraba todos los indicios de ser un choque de trenes y aquellos eran los que salieron bien.
Otros iban viento en popa desde el principio, y poco a poco, se autodestruían en el aire.

Oh, las alegrías de la televisión en vivo.

Chris miró el reloj, tomó su cuaderno y entró en la oficina del Director de Noticias, donde otros
cuatro periodistas ya se habían reunido. Se sentó al lado de la puerta y empezó a hojear sus
notas, furtivamente dando una mirada a su nuevo jefe. Laura Kasdan estaba frunciendo el ceño
a su pantalla de la computadora como el personal presentaba las noticias. Keith tomó la silla
más cercana al escritorio y Rendally se dejó caer a su lado. Todo el mundo estaba en silencio
inquieto, Chris se defendió del impulso de reír.

"Está bien", Laura habló, "He conocido algunos de ustedes ya. Todavía estoy consiguiendo una
sensación de la estación y la sala de redacción, así que tengan paciencia conmigo. ¿Qué
tenemos hoy...? Vamos a empezar por aquí". Hizo un gesto hacia el lado derecho de la sala
donde uno de los productores estaba de pie.

Era como la planificación de la batalla, la mujer de cabello oscuro pensaba. Envías a tus tropas
para recopilar la información, elaborar un plan, y poner sitio a las ondas con los noticieros a las
cinco, seis y diez. A veces dominada por la competición, golpeándolos a fondo de la cobertura,
ya veces hacían lo mismo contigo. Se trataba de ganar. Si tus periodistas y productores
luchaban duro, protegías tus fuentes y cavabas lo suficiente para que nunca se vieran
sorprendidos por lo que flotaba a la superficie, y luego ganaban esa batalla, ese día.

La cadena de esas batallas juntas durante un libro de rankings daba el número al personal de
ventas para vender... Al final del pasillo a las empresas.

27
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura escuchó con atención por su paso por la habitación, haciendo preguntas y obteniendo la
mayoría de buenas respuestas. Cuando fue el turno de Chris, los ojos azules quedaron fijos en
verde. Okay, impresioname, la Directora de Noticias pensó.

"Esta noche hemos cubierto un tiroteo en Northside Mall. Uno de los guardias de seguridad
recibió un disparo en la mano... Esta mañana, um... Mark Norton, el Oficial de Información en
Burkett PD, me dijo que la herida fue causada por un arma al menos a treinta centímetros de
distancia de la mano del guardia cuando fue disparada". La periodista rubia dio una sonrisa
irónica: "Lo que significa que no sucedió de la manera que él le dijo a la policía".

"¿Acaso Mark dijo lo que pensó que pasó?" Preguntó Rendally.

"Él dijo que pensaba que el guardia estaba jugando con su pistola y se disparó a sí mismo. De
todos modos van a acusarlo de hacer una denuncia falsa a la policía, pero probablemente no
hasta esta tarde, por lo que deben ser capaces de lanzarlo al mediodía". Chris terminó.

"¿Qué pasa con el Canal 4? Ellos van a las 11:30". Laura preguntó.

"Mark no le dirá si ellos no preguntan... Ellos lo quemaron hace unos meses, él no está
dispuesto a hacerles ningún favor".

"Muy bien, podemos darle una forma pequeña para el mediodía y convertirlo en un paquete
para las cinco centrándonos en... la técnica forense que inclinó la mano del guardia... por así
decirlo". Laura dio una media sonrisa a la periodista antes de continuar por la habitación.

Después de golpear los controles y la lista de seguimiento, a los periodistas se les dieron sus
trabajos finales y la reunión había terminado. "Chris, necesito verte por un minuto". La Directora
de Noticias dijo. La periodista se volvió hacia Laura, con las cejas levantadas interrogantes.
"Continúa y cierra la puerta".

"¿Esto es por el coche? Si quieres que sea la condición de mi empleo que no pueda conducir
vehículos de la estación, lo entenderé... pero realmente..."

"No, esto no es sobre el coche, aunque tal vez sería mejor si no los conduces por un tiempo".

"...No importa que ellos lo arruinen aunque yo sólo soy una pasajera". Los ojos verdes sinceros
miraron a los azules divertidos.

Extraño, pensó Laura, la gente hacía una gran cosa por los ojos azules, pero los de Chris eran
del color más inusual. Verdes hierba con motas de oro, que daba todo lo que la mujer rubia
estaba pensando y sintiendo. En este negocio no vale la pena que se abrieran.

28
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Tu contrato termina en junio, nos gustaría conseguirte que te ocuparas de antes de entrar en
el período de calificaciones de mayo. Podemos reunirnos esta semana y repasar los cambios,
entonces puedes encontrarte con Art si tienes cualquier preocupación".

"Oh", Chris pareció sorprendida, "Entonces supongo que no me vas a despedir


inmediatamente".

"Bueno, no de inmediato. Arruina otro coche y hablaremos". Laura ocultó una sonrisa. La mujer
más joven era tan transparente como el cristal, por lo que trató de profundizar un poco sobre
otro tema. "¿Cuándo que Mark Norton te dijo esto forense del tiroteo de anoche?"

"Vamos al mismo gimnasio, así que por lo general lo veo por la mañana", Chris le dijo.

"Está bien", Laura la despidió. "Es mejor ponerse a trabajar". Ella volvió su atención a la
pantalla de su computadora, pero no pudo evitar dar un ligero vistazo a la ventana de la sala de
redacción, observando a la periodista ir a su escritorio y tomar el teléfono.

Admítelo, estabas esperando a volver a verla. Te sientes cómoda a su alrededor y eso te


sorprende. Ella suspiró y se volvió hacia la computadora, mirando a través de la programación
que Keith le había enviado cuando fue interrumpida por…

"Bueno, yo siempre supe que esa actitud de 'yo soy Dios y tú no' iba a meterte en problemas
pero nunca pensé que aterrizarías aquí".

Laura miró sorprendida.

"Si no es Laura-Kasdan-llámame-Kaz aquí en mi estación, ejecutando el departamento de


noticias en abandonado mercado por Dios en el sesenta". El intruso dio un portazo.

Una sonrisa de placer se dibujó en el rostro de las Directora de Noticias como ella se echó
hacia atrás en su silla, "Lisa Tyler, ¿qué demonios estás haciendo aquí? Pensé que estabas en
Houston".

"Lo estaba, luego me fui... Dios, es bueno verte". Lisa era mucho más baja que Laura con el
pelo castaño claro y ojos de color whisky. "Me enteré de lo que pasó en Dallas, lo siento
mucho".

"Sabes, eres la primera que me ha dicho eso en serio", Laura se iluminó: "Entonces, ¿qué
estás haciendo aquí?"

"Soy gerente de producción... no te rías, y dirijo el noticiero de las seis, así que sé agradable".

"Yo no iba a reírme, ¿pero aquí?" preguntó Laura.

29
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Sólo otra texana en el exilio... No, es mucho mejor. El dinero no es tan bueno, pero es más
barato vivir aquí". Lisa tomó una silla cerca de la mesa de Laura y se sentó. "Además, esa gran
presión del mercado tira hacia abajo... entonces un día terminas con un... ¡plaf!".

"No hice ¡plaf!, me autodestruí. Nunca me dejas hacer cualquier cosa". Laura sonrió con ironía.

Las dos mujeres habían estado en el equipo de golf juntas en la UT. Lisa era una gran
golpeadora con el tee con un juego corto errático y sin deseo de practicarlo. Después de su
graduación, ambas se pusieron a trabajar para la misma estación en Austin, Lisa se quedó en
la producción y Laura se sumergió en las noticias.

"Con tu temperamento, que tenía que suceder tarde o temprano". Lisa consideró a la Directora
de Noticias, pensativa y cruzó las piernas en los tobillos. "Podría haber sido peor... podrías
haber terminado en Yakima o algo así".

"No, tendrías que matar en realidad a un presentador para terminar en Yakima", Laura
respondió. "¿Vas a la reunión de jefe de departamento?"

"Sí, por extraño que parezca califico como jefa de departamento. ¿Freaky no es así?"

Laura conoció a los otros gerentes y avanzaba con dificultad a través de la reunión. Su
impresión general fue que se trataba de una estación de funcionamiento muy suave; muy
rentable y con algunos problemas de personal. El único problema era el departamento de
noticias. Jerry Nelson, el anterior Director de Noticias, se había marchado dejando dos meses
antes a la redacción en caos.

No es que el caos fuera inusual en una sala de redacción.

Querían que la organice, racionalice y por supuesto, la haga vendible. Lisa explicó todo esto en
su camino por el pasillo. Entonces, ¿qué más hay de nuevo?, pensó, mirando hacia abajo de la
mesa, escuchando el zumbido del gerente de ventas mientras describía cómo abril se paseaba
en comparación con el año pasado. Ella miró hacia donde Lisa estaba intentando todo lo
posible para parecer interesada y fallando miserablemente.

El gerente de ventas finalmente terminó su perorata y Art los despidió todos a excepción de
Laura, y ella se quedó dónde estaba, recostándose en su silla.

"Así que, ¿cómo te va?"

"Bueno, es un gran cambio". Ella respondió.

"Si hay algunos problemas ahí atrás... pero eso hace algunas oportunidades interesantes". El
gerente general se acarició la barba.

30
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Si te digo la verdad Art, yo realmente no creo que cuando alguien me dice que los problemas
son oportunidades... Las oportunidades son buenas, los problemas son malos... cualquier idiota
debe ser capaz de notar la diferencia". Laura no apartaba los ojos de su jefe cuando ella sonrió,
"¿Cuándo recibiré mis nuevos camiones en vivo?"

Art sacó la barbilla y dijo con firmeza: "Eso está fuera de mis manos, estamos en tiempo de las
empresas ahora". Dejó que Laura se sentase en silencio durante un minuto. "En cuanto al
departamento de noticias... Creo en dejaré a mis administradores gestionar sus departamentos.
Realmente no quiero estar involucrado en el día a día de las operaciones. Me quedaré fuera de
tu pelo mientras tu departamento se lleva a cabo de la manera que debería. No soy periodista,
pero conozco que la noticia convincente, vende. Sólo dame los números y yo los vendo".

"Está bien... Así que déjame irme a manejarlo". Se puso de pie y caminó hacia la puerta,
haciendo una pausa con la mano en el pomo. "En cuanto a noticias convincentes, ten cuidado
con lo que pides, eso tiene una tendencia a morderte en el culo".

Laura cerró la puerta detrás de ella y se fue en una misión para encontrar un poco de cafeína.
Finalmente, se encontró en la sala de descanso con las máquinas de venta necesarias. Una
puerta de cristal daba a un patio de buen tamaño de ladrillo salpicado con mesas de picnic.

Ella alimentó con centavos a una de las máquinas y marcó su selección, escuchando el sonido
de la bebida enlatada a medida que iba cayendo. Recuperando la Coca-Cola, empezó por el
pasillo y se encontró con Keith. Laura levantó las cejas en investigación.

"Un grupo de empleados de la ciudad han sido arrestados... Los están incriminando de fraude
de nómina, el Alcalde tendrá una rueda de prensa y que probablemente podemos ir en vivo al
mediodía".

"Está bien, lleva a Rendally allá para hacer la toma en directo". Y ambos volvieron al ruido y el
caos de la sala de redacción.

Chris terminó de ponerse el maquillaje y se ajustaba el pinganillo en su oído, recortando el


cable a la parte posterior de su cuello, dejando el rastro enchufe detrás de ella. Le gustaba
mucho la presentación del noticiero del mediodía, porque significaba que todavía tenía una
buena parte del día a trabajar en su historia. Tenía una buena hoy y una exclusiva para su
reparto, por lo que estaba de muy buen humor, mientras caminaba por el pasillo hacia el
estudio.

Como siempre, las luces brillantes le hicieron agua los ojos hasta que se acostumbró a estas.
Chris tomó asiento, sentada en la cola de su chaqueta para dar a sus hombros una buena
línea. Se volvió y enchufó el pinganillo, dando vida a los sonidos de la sala de control.

31
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Hey Chris, es sólo para hacerte saber que Kaz está aquí viendo". La voz del productor sonaba
metálica en su oído. "Trata de no meter la pata". Chris se limitó a sonreír mientras ella rebuscó
entre los guiones sabiendo que mientras que los comentarios del productor sólo se escuchaban
en el equipo llevaba auriculares y pinganillo, cualquier cosa que dijera podría ser escuchada
por cualquiera en la cabina.

"Bueno gente," la voz profunda del director interrumpió, "Chris, vamos a ir contigo en la cámara
uno, jugaremos en vivo, entonces el tiempo en la dos... estamos en un minuto fuera".

Chris chasqueó la pluma y miró el reloj. Date prisa y espera. Ella sonrió a la cámara y trató de
no pensar en la Directora de Noticias en la sala de control. Bueno, al menos el equipo no
estaría cortando.

"Espera, llegas en cinco... cuatro... tres... dos... uno... estás en ello".

Parecía más fácil de lo que realmente era. Leer el teleprompter y comprenderlo, conversar con
coherencia y obedecer las instrucciones que venían desde el pinganillo. Chris era buena en
eso. Ella fue la que mantenía el flujo del noticiero, su cadencia y el ritmo marcado el paso y fue
la que permitía que el director y productor coincidieran el contenido con su tiempo.

Laura se apoyó contra la pared de la sala de control. De pie junto a la placa de audio podía ver
el mundo y seguir el noticiero en los monitores. Ella deseaba tener un auricular adicional para
que pudiera oír al productor e hizo una nota mental para comprobar en la ingeniería para
obtener uno.

Laura estaba más que impresionada con la periodista rubia cada vez que la veía en cámara.
Fuera cual fuera la calidad de tus gustos y la confianza en alguien de inmediato, Chris Hanson
lo tenía en abundancia, pensó, escuchando su charla con el hombre del pronóstico del tiempo.

El contenido era bueno, el equipo estaba limpio. La Directora de Noticias esperó las promos de
las cinco y seis en punto siendo disparadas, luego salió de la sala de control, caminando de
vuelta a la sala de redacción y reuniéndose con Chris mientras bajaba por las escaleras desde
el estudio. "Buen trabajo", ella le dijo.

"Gracias", los ojos verdes sonrieron. "¿Quién está haciendo el almuerzo de hoy? Me muero de
hambre".

"Siempre se está muriendo de hambre". Esto provino de Keith mientras caminaba. "Pitt Grill 7
hoy... ¿deseas lo habitual?"

"Buen sonido, K Bob". Chris dijo, desabrochando su pinganillo y enrollándolo. "Queso al grill y
tater tots".

7 Pitt Grill: Cadena de comida al asador.

32
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"No me llames así. ¿Cualquier cosa para ti, Kaz?"

"Uh, no". Laura respondió. "¿K Bob? Oh... Keith Roberts". Keith parecía incómodo y ella sonrió
ampliamente. "Bien, no lo oíste de mí." Ella se dirigió a su oficina, entró y cerró la puerta.

Keith se sorprendió al descubrir que su boca estaba seca y lo único que había hecho era
sonreírle. Chris chasqueó los dedos debajo de la nariz y parpadeó mirando hacia abajo a la
mujer más baja.

"Tierra a Keith... detente, estás prácticamente babeando".

"Ella es... ella no es lo que yo esperaba". Él tartamudeó.

"Sí, pero todavía es demasiado pronto", ella respondió. "¿Vienes a Main Street esta noche?
Estamos teniendo el happy hour". Chris se estaba refiriendo a la barra y la parrilla en la calle.

Si alguien más que Chris se lo hubiera preguntado, él los habría rechazado de plano. Ya era
bastante difícil ser un supervisor sin socializar con el personal después de horas. Pero esta era
Chris, y le gustaba mucho hablar con ella, así que se encogió de hombros: "Tal vez, ya
veremos". Ella sonrió y se fue a solicitar su pedido del almuerzo.

Laura cerró la puerta de su oficina y se dirigió a su escritorio, sacó la libreta de teléfonos, abrió
las páginas amarillas y miró debajo por campos de golf, buscando en la lista que estaba
ojeando. Burkett Falls podía ser más pequeño de lo que ella estaba acostumbrada, pero había
un campo de golf impresionante en la ciudad. Marcó el número, exhalando un aliento mientras
esperaba.

"Northridge Country Club". Una voz respondió.

"Sí, me preguntaba si podrías decirme acerca de sus requisitos de afiliación". Ella esperó a que
fuera trasladada. "Servicios de miembros, esta es Linda".

"Hola, mi nombre es Laura Kasdan y me preguntaba acerca de sus requisitos de afiliación".

"Bueno Sra. Kasdan, este es un club muy exclusivo, querría establecer una entrevista..."

"Soy miembro de un club que está en la Asociación Sureña de Country Clubs, ¿sería posible
transferir esa pertenencia desde Northridge que es también miembro de esa organización?"

"Sí, la membresía en sí se podría transferir, pero aún tendría que ser entrevistada y todavía
tendría que pagar la cuota de iniciación".

33
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura forzó hacia abajo las ganas de gritar. "Entiendo eso, ¿qué tan pronto podría ser
entrevistada?"

"Está de suerte, Sra. Kasdan, hay una recepción esta noche para examinar algunos otros
miembros posibles... la invitamos a unirse a ellos. Los cócteles son a las siete y media". La
mujer hizo algunas preguntas más y, finalmente, la conversación telefónica había terminado.
Con eso fuera del camino, ella abrió un pequeño libro negro, encontró un número y lo marcó
con una sonrisa.

"Oak Hills, este es Charles".

"Charles, es Kaz. ¿Cómo demonios estás?" ella dijo, imaginando el gran hombre negro.

"He estado esperando saber de ti. ¿Estás lista ya?" Él hizo la pregunta casi con nostalgia.

"Casi, Charles. Voy a tratar de calificar para el Abierto de la sección en Austin el 18 de mayo.
Necesito un caddy..."

"Yo estaré ahí". Él respondió con sencillez.

"Uh, yo todavía voy a ser un amateur, Charles... Si califico, es posible que quieras estar con
alguien que tenga dinero, así que esto no significa que tienes que trabajar en el Abierto para
mí". Ella esperó.

"Si estás en el Abierto, estoy en tu bolso, por el tiempo que me quieras allí. Maldita sea, Kaz,
cuando te hagas Pro, voy a estar allí también".

"Algún día, Charles". Necesitaba eso. "Está en Austin, en el Círculo Country Club... ¿Vuelas o
conduces?"

"Conduzco". Él contestó.

"Voy a volar, no estoy más en Dallas", Laura le dijo.

"No me digas, me escuchaste. Dime cuando me ves".

"Voy a estar en contacto", le dijo y colgó. Así, se había comprometido ahora, ella miró a la carta
de confirmación de la USGA8. Hace tres años que tenía una invitación automática al Open,
luego las cosas fueron al garete. No esta vez, Laura pensó, esta mudanza a Burkett es sólo un
inconveniente. Va a hacer esto interesante, pero no va a hacer la diferencia.

Odiaba renunciar a su membresía en Dallas, pero ella no podía permitirse dos clubes. La cuota
de inscripción para Northridge iba a ser cara también. Laura odiaba la escena Country Club de

8 USGA: Asociación de Golf de los Estados Unidos.

34
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

mierda de todos modos, entendiendo que era un medio para un fin. Si querías jugar golf
competitivo, tenías que ponerte al día con ello.

Tres años, Charles. Entonces puedo mantenerme a mí misma en el Tour. Puedo decir adiós a
las noticias y la mierda que viene con eso. Miró por la ventana que cubría la mayor parte de
una pared en su oficina y salió a la sala de redacción. Nunca digas que sí cuando quieres gritar
que no, especialmente si estás haciendo una promesa. Se volvió hacia su escritorio y suspiró.
Había órdenes de compra para firmar y horarios para arreglar todo antes de la reunión de la
tarde.

Había sido un día de noticias bastante lento, Chris pensó mientras se pidió una cerveza en el
bar y se volvió para mirar a la habitación. Vio una mesa con un par de los fotógrafos y saludó
con la mano. El camarero le dio la botella de Corona y ella tomó otra rodaja de limón y la metió
en la botella. Caminando a la mesa, se dio cuenta de que Rendally se les había unido. "Eres un
hombre casado, ¿no deberías estar en casa?" preguntó ella.

"Sólo una copa y me habré ido", dijo él agitando para llamar a una camarera.

"Así que, ¿cuál es el último chisme?" Chris le preguntó, apoyando la barbilla en la mano.

"Bueno, el día uno del régimen Kasdan se desarrolló sin contratiempos... ella no golpeó a
nadie". La camarera trajo la cerveza y tomó un sorbo. "Hubo algo de altercado con Lisa Tyler
esta mañana en su oficina. No sé de qué se trataba".

"No, eso era sólo un show. Se conocen entre sí hace tiempo. Lisa me habló esta tarde.
¿Cualquier otra cosa buena?"

"No, excepto que Randy se va a ir a Cleveland". Él dijo, refiriéndose a uno de los fotógrafos.

Chris hizo una mueca. "Uf, de Cleveland".

"Vamos, es una bonita jugada por él en un mercado más grande. Tú podrías moverte también a
un sitio más grande que Cleveland si quisieras".

La periodista rubia negó con la cabeza. "No, me gusta el sur, me gusta su clima. Además,
probablemente voy a renovar mi contrato de todos modos. No te dan la oportunidad de trabajar
con alguien como Laura Kasdan en un mercado de este tamaño muy a menudo. Te lo estoy
diciendo, Rendally, esto podría ser muy bueno para nosotros".

Jason, uno de los fotógrafos, tomó la palabra: "Yo estoy contigo, Chris. Ella nos podría llevar a
cosas más grandes y mejores. Cuando se vaya, podría tomar algunos de nosotros con ella.
Quiero un trabajo en la red, hombre. Yo no trabajaré como un burro en una filial por el resto de
mi vida".

35
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Oh sí, ella es su boleto a la red con todos los derechos. ¿Sabías que su padre era David
Kasdan, el periodista que fue asesinado en Bosnia hace unos años? Probablemente ella podría
ser una productora en cualquiera de las redes así como así". Él chasqueó los dedos.
"¿Entonces por qué no?"

Chris se encogió de hombros: "¿Quién sabe? No todo el mundo quiere trabajar para una red.
Yo no". Ella lo pensó por un minuto y recordó haber visto las imágenes de la muerte de David
Kasdan reproducidas una y otra vez. Por supuesto, había una advertencia, diciendo a los
padres que no dejaran que sus hijos vean la escena horripilante y algunos fotógrafos ganaron
un premio por su sobresaliente cobertura. Sintió una oleada de simpatía por la Directora de
Noticias y negó con la cabeza. "Eso tiene que ser duro, viendo su papá morir de esa manera".

"Sí, bueno, ciertamente explica muchas cosas". Rendally terminó su cerveza. "Me voy de aquí,
hasta mañana". Lanzó un dólar en la mesa para una propina, y los dejó como Jody y Keith
entraron riendo.

"Hey, Keith", Jason saludó al hombre fornido, y cortó sus ojos ante Chris adivinando que había
invitado al supervisor. Ella sólo le hizo un guiño al fotógrafo e hizo lugar para ellos en la mesa.
Más del personal de redacción entró y no pasó mucho tiempo antes de que fueran la mesa más
grande del lugar. Keith descongeló un poco, incluso contando algunas historias de humor.

Finalmente, el grupo en la mesa comenzó a adelgazar, hasta que fueron sólo Chris y Keith.
Miró a Chris y sonrió, "Gracias por invitarme... fue muy divertido".

"Está bien, fue divertido para mí también. No tienes que ser un supervisor de todo el tiempo".

"¿Estás bien para conducir?"

"Yo sólo tomé una", ella contestó. "¿Qué hay de ti?"

"Sí, estoy bien". Hizo una pausa, "Escucha, no estoy cotilleando... realmente, pero ¿qué crees
que está pasando…? Estoy hablando de los corporativos. ¿Qué está haciendo aquí?"

Ah, así que eso es lo que es esto, Chris escuchó atentamente.

"Quiero decir, ellos le dieron el trabajo de Directora de Noticias a ella en Dallas cuando tenía
veintiocho... Tengo veintinueve... esto no es un mercado importante, somos el sesenta y uno.
Supongo que suena superficial", terminó.

"Keith, creo que es necesario mirar esto desde un punto de vista empresarial. No podían
mantenerla en Dallas, ella es probablemente accionista y los Directores de Noticias son difíciles
de conseguir. Además, ella podría haber demandado a los pantalones del presentador... chico,
eso es una pesadilla de relaciones públicas". Chris tomó aliento. "Mira, no estará aquí para

36
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

siempre y sé que es difícil ser paciente... pero vamos, Keith serás un director de noticias". Ella
se puso de pie. "Creo que hace un buen trabajo. Estábamos hablando antes de que entraras...
la mayoría de nosotros pensamos que esta es una buena oportunidad de trabajar para alguien
que puede ayudar a nuestras carreras. ¿Sabías que su padre fue David Kasdan?"

"No me digas", dijo en voz baja.

"Sí, bueno, me tengo que ir". Ella cargó su maletín, "Vas a llegar a donde quieras. Nos vemos
mañana".

Caminó el bloque de nuevo a la estación y abrió el Volvo, arrojó el maletín y subió. No era un
largo viaje en coche a su casa, una modesta casa con patio en una tranquila subdivisión. Ella
se enorgullecía del pequeño patio impecable, con sus parterres aseados y arbustos
cuidadosamente podados. Caminando tiró las llaves en una pequeña mesa cerca de la puerta y
sonrió a su gato que se extendía a modo de saludo. "Hola, Biggio", ella lo rascó debajo de la
barbilla. "¿Estuviste bien hoy?"

Tarareando, ella fue a la cocina y le sirvió comida seca para gatos en el plato en el suelo.
Abriendo la heladera sacó una botella de agua, la llevó al dormitorio y se puso pantalones
cortos de algodón suave y una camiseta. Al salir ella agarró el control remoto y encendió el
televisor y sonrió feliz... la noche del lunes de béisbol por Fox Sports... ¿Qué podría ser mejor?
Reflexionando sobre los acontecimientos del día, Chris se acurrucó en el sofá con una manta y
su agua y se preparó para la noche. La sala de prensa había estado ocupada la semana
anterior, excavando información sobre la Directora de Noticias enigmática. Ahora que la había
visto en acción, no era un misterio de por qué ella había sido un éxito tan joven.

Aun así, como los detalles filtraron el misterio más grande para la joven periodista que era por
qué estaba tan fascinada por la mujer mayor. No era sólo la competencia profesional, o la
confianza tranquila, había un tirón allí, una familiaridad que iba más allá de una breve amistad.

Chris bostezó y acarició el gato que pone en el reposabrazos. Hay cosas peores que iban en su
futuro pero no podría perder una oportunidad como Laura Kasdan.

Laura apenas pudo llegar al club antes de las ocho. Ella se detuvo a repasar algunos
problemas con el ‘equipo de las 6:00 en punto' con Kate, la productora, por lo que era tarde
cuando llegó a casa, luego se tuvo que cambiar para la recepción con cócteles de barra de la
fiesta-barra-entrevista. Ella escogió un sencillo vestido negro sin mangas y arrojó una chaqueta
de seda azul oscura sobre este, se torció el pelo en un moño en el cuello y se espolvoreó un
poco de maquillaje. Agarró unos tacones ridículamente altos, con la esperanza de que ella no
se torciera un tobillo y bajó corriendo las escaleras para llegar al Jeep.

Cuando ella entró en el camino circular, el valet abrió la puerta de su Jeep y miró cuando ella
salió por encima de él por varios centímetros. Laura tomó el ticket en su mano a cambio de sus

37
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

llaves y se dirigió a la puerta principal de la casa club. La araña en el vestíbulo mostraba una
luz dorada con reflexiones brillantes en el suelo de madera haciendo automáticamente todo
mucho más formal. Ella le dio su nombre a un asistente a la puerta y fue conducida a una
habitación mucho más íntima, donde varias personas se reunían en pequeños grupos,
sorbiendo sus bebidas.

Una pequeña morena se excusó de uno de los grupos y se dirigió hacia donde Laura estaba de
pie. "Hola, soy Linda Marsh", ella se presentó. "Usted debe ser Laura Kasdan. ¿Puedo traerle
algo de beber?"

Laura sonrió, "Vino blanco estaría bien". Ella se fue y regresó un instante después con un vaso
y se lo entregó a la mujer más alta. Laura lo probó con aprecio. "Esto es bueno". La mujer más
pequeña rió entre dientes de algo sin sentido y luego comenzó las presentaciones. Mis
habilidades sociales en exhibición... Lástima que no tengo ninguna, pensó.

Ella hizo un recorrido, mostrando un poco encanto y finalmente Linda la dejó con el último
grupo. Ella los llamó el banquero, el abogado y el chico lindo.

"Así que, Miz Kasdan, ¿qué haces para ganarte la vida?" Ese era el banquero.

"Soy directora de noticias de Canal 8", ella contestó.

El abogado levantó una ceja. "Tratamos de conseguir a Art Dement interesado en unirse hace
unos años, pero él no juega al golf o al tenis". Hizo una pausa, dejando que sus ojos se
apoderaran de ella. "¿Cuál es tu juego? ¿Y hay un señor Kasdan?"

"Oh, yo juego al golf". Laura le dio una media sonrisa, mirándolo a los ojos y estrechando la
suya.

"Yo te conozco...", dijo el niño bonito. "Laura Kasdan la Campeona del Amateur de Estados
Unidos... ‘95, ‘96, ¿no?"

Él le dio la mano con entusiasmo, "Peter Davis, Club Pro. Su madre era Campeona Amateur
también... Oh esto es genial, ¿te estás uniendo?"

"Trato". Ella le dio una sonrisa más cálida ignorando al banquero y al abogado.

"Bueno, vamos, ¿has conocido al presidente del club?" Él la apartó de los dos hombres
adustos.

"¿El gran caballero de allí? Sí, nos conocimos". Laura había tenido la impresión de que él no
estaba interesado en una mujer soltera tratando de unirse a su club exclusivo.

38
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Vamos a reintroducirte, esta vez vamos a incluir tus credenciales". Peter sonrió. "Esto va a ser
divertido".

Estaba en lo cierto, lo era. El corpulento caballero prácticamente cayó sobre sí mismo tratando
de compensar su anterior ligero revés, con Peter llenándolo de detalles. Ahora ella estaba
siendo tratada como la realeza, excepto porque no había un descuento en la cuota de
inscripción de siete mil dólares. Después de que ella se aseguró de que su membresía sería
aceptada, Laura siguió a Peter en un recorrido por las instalaciones.

Era una noche cálida y finalmente, los dos terminaron fuera, cerca del green en el hoyo nueve.
Laura se inclinó contra un muro bajo de piedra y miró hacia abajo, hacia el tee 9 y el lago que
bordeaba el lado izquierdo. Hablaron de algunos de los cursos que jugaron y encontraron un
terreno común en su amor por el juego.

"¿Quieres jugar el sábado?" Preguntó a la profesional.

"Claro", dijo Laura, "Cuanto antes, mejor... Pero yo camino, sin carros".

"Entonces tendrá que ser muy temprano. ¿Qué hay de las seis cuarenta y cinco?"

"¿Puedo entrar en calor a las seis?"

"Voy a estar aquí". Peter dijo. "¿Quieres hacer lo mismo el domingo?"

"Sí, si es que puedes hacer esas cosas regularmente". Laura sonrió, "Ha sido un placer, Peter.
Te veré el sábado".

"Igualmente, Laura". La tomó de la mano.

"Llámame Kaz", dijo ella fácilmente, desacoplando su agarre con la facilidad de una larga
práctica.

Caminando hacia la parte delantera de la casa club, dio al valet su ticket y esperó por su Jeep.
Peter abrió la puerta para ella y entró con gracia a pesar de su altura al vehículo. Mientras
conducía fuera, ella se estiró, se quitó las horquillas y sacudió su pelo libre, pasando la mano
por el largo cabello oscuro. Se acabó, pensó. Tengo un lugar para jugar y una hora de salida
para el sábado, hay una bañera de hidromasaje y una masajista dentro del personal. Es caro,
pero vale la pena.

Miró el reloj en el tablero de instrumentos de metal de la Jeep, nueve cuarenta... Ella podría
estar en la cama a las diez. No estaba mal para un primer día. Laura se rió en voz baja y subió

9 Tee: si nunca aprendieron de golf, es el pinche que se pone en la tierra para golpear las primeras
pelotas.

39
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

la radio, sintiéndose muy bien por primera vez desde que golpeara a ese idiota de Roger. Ella
bajó la ventanilla, dejando que el viento sople el cabello libre y comenzó a cantar.

"See, eso estará bien". El ingeniero entregó a Laura el auricular conectado a un enchufe en la
pared detrás de la placa de audio. Ajustó el tamaño y se lo puso. "Prueba... ¿puedes oírme?"

"Está funcionando". Lisa dijo desde su asiento en el conmutador mientras se quitaba los
auriculares. "Sus productores no van a estar encantados de esto y tampoco lo hará el resto del
equipo".

La mujer morena levantó una ceja. "Lo que sea. De esta manera, estoy en el circuito, y no
podrás tener una boca de excusado". Lisa era la única persona que sabía que podía decir la
palabra ‘mierda’ con todas las letras.

"Haría falta más que escuchar para limpiar mi vocabulario. Además, tú eres no eres la indicada
para hablar... la gente de televisión tienen una gran bocota".

Era jueves, y con excepción de algunos incidentes, la semana iba bastante bien. Laura estaba
segura de que la luna de miel estaba a punto de terminar. Iba a tener que sentarse con su
presentador principal masculino y tener una pequeña charla esta tarde y sabía que no iba a ser
agradable.

"Gracias, Richard". Ella le dijo al ingeniero que había realizado la configuración.

"Oh, esto fue fácil. Ahora tengo que averiguar lo que está mal con el Live 2. ¿Cualquier cosa
sobre cuándo podemos buscar esos nuevos camiones?"

Un suspiro de exasperación, "Como me dijeron, así te diré... Estamos en los tiempos de la


Corporación ahora".

"See, genial", dijo al salir de la cabina. Laura colgó el auricular y se acercó a donde Lisa estaba
trabajando en los gráficos para el noticiero. El director técnico pulsó los efectos en el tablero
con velocidad y precisión, oscilando desde el generador de efectos, o ADO, luego de vuelta al
generador de caracteres, para escribir la fuente.

Todos los gráficos, la fuente y las cosas sobre el hombro tenían que ser construidas antes del
noticiero. Además de tener que dirigir el talento en cuanto a qué cámara mirar, el director tenía
que hacer coincidir eso con los gráficos y la fuente de las historias, dirigir a los operadores de
cámara, escuchar lo que el productor estaba sumando y restando del noticiero, y el rollo de
cinta. Solían tener cinco máquinas de cinta para un noticiero, un miembro del equipo tenía la
responsabilidad exclusiva de la rotación de las cintas de entrada y salida de las máquinas,
manteniendo al director informado de lo que cinta estaba ahí.

40
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Cada noticiero era diferente y tenía su propio conjunto de problemas. Pero cuando se acababa,
se acababa. No había vuelta atrás para arreglar las cosas que salieron mal. Tomaba un
solucionador de problemas mentales rápido, con una breve memoria de los errores del pasado
para tener las noticias en directo y Lisa se destacaba en eso.

"Así que dejaste Houston por este tipo..." Laura pinchó, sentada en el puesto del productor.

"No, ya había decidido que no quería quedarme allí, luego conocí a Trey. Habíamos estado
saliendo unos seis meses cuando fue trasladado". Ella se volvió a escribir en su portapapeles,
"Entonces llamé a personal corporativo chequear un trabajo en este mercado... WBFC tenía
uno abierto, así que aquí estoy". Ella lo miró a los ojos azules mirándola seriamente, "Esta es
una buena opción para mí... No me arrepiento de salir de Houston en absoluto", se encogió de
hombros. "Excepto que extraño el béisbol".

"Entonces, ¿qué es lo que te gusta de Trey?"

"Ah... eso es un poco difícil. Él es... bueno, es un Aggie".

Laura aulló de risa. "Oh, eso es genial Miss Longhorn fanática-de-todos-los-Aggies-son-escoria.


¡Apuesto que Acción de Gracias es una verdadera alegría en tu casa!", dijo ella refiriéndose al
juego anual de la UT - Texas A & M.

"Es peor que eso... jugaba al fútbol para ellos. ¡Para de reírte!" Lisa le tiró una bola de papel a
la otra mujer que bateó a la basura. "Puedes conocerlo si vas a la calle principal para el happy
hour mañana por la noche".

"Oh, yo no me lo perdería". Laura miró su reloj. "Me tengo que ir... reunión con talento.
Probablemente me sentaré en el seis, oh, y trata de trabajar algunas nuevas combinaciones.
Sabes que me encanta cuando estás inventiva".

Laura estaba hablando por teléfono en su oficina cuando Chris llamó a la puerta. "No, usted
puede tener material de archivo si paga por ello... No estamos en el negocio de ayudar a las
redes rivales". La mujer morena saludó a la periodista mientras ella terminaba la conversación.
"Dudo que voy a necesitar un favor de ustedes... No, gracias". Ella colgó el teléfono. "Siento
eso. Siéntate". Laura tomó un paquete de cajón de su escritorio y se lo entregó a Chris. "Esta
es nuestra propuesta de contrato. Me gustaría que le leas, puedes hacer que tu abogado le
eche un vistazo y luego si quieres negociar cualquier cambio, Art y yo vamos a estar contigo y
el abogado. Puedes llevar a tu abogado para esa reunión si así lo deseas".

Chris abrió el paquete y empezó a leer. En su mayor parte se veía como la que ya había
firmado previamente, con algunos cambios. Sus ojos se abrieron mientras miraba. "¿Seis en
punto?"

41
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura sonrió ligeramente. Aquí es donde nos enteramos de tu ego, chica. "Sentimos que Tracy
no es tan fuerte con Tom como tú podrías serlo a las Seis. Tracy también tiene dos hijos y ha
pedido trabajar un turno antes. Ella se mudó al mediodía y se asoció con Tom. Ray y Michelle
que todavía lo hacen a las Cinco y Diez".

"Pero ¿qué pasa con los reportajes?"

"Tú vendrías en una hora más tarde, y el trabajo de tus asignaciones sería como siempre. La
única diferencia es que es probable que no podrás hacer la mayor cantidad de reportajes en
vivo, ya que va a ser duro llevarte de vuelta a tiempo para el noticiero, si dices que vas en vivo
a las Cinco". Laura estudió a Chris, esperando.

La periodista pasó a la parte posterior del contrato, donde se discutía la indemnización y se


tragó el número leyó allí.

"Eso es un aumento del treinta por ciento con una garantía de un aumento de diez por ciento
cada año, durante los dos años restantes del contacto". Laura dijo con total naturalidad.

"¿Tres años? Art no los hace de más de dos años". Ella siguió leyendo, en busca de un
elemento en particular. Al no encontrarlo, Chris hojeó el contrato nuevo. "¿No hay una salida si
me sale una oferta de un mercado top ten?"

"No, no la hay".

"¿Por qué?"

"Te queremos durante tres años", Laura eligió cuidadosamente sus palabras. "Podrías ser la
presentadora de la franquicia en este mercado, y si ese es el caso, se te compensará por ello.
Pero queremos toda tu atención durante tres años... no compras alrededor, no rumores de que
te irás, y no hay Directores de Noticias de grandes mercados en busca de llevarte lejos". Al
igual que yo lo haría si hubiese sabido que estabas aquí. Chris parecía dudosa, cosa que para
Laura, era una buena cosa. Los presentadores eran divertidos; que por lo general tenían
enormes egos envueltos en la más delgada de las conchas. Cómo algo tan enorme podía
herirla tan fácilmente era un misterio para ella. Ellos la expondrían a un millón de espectadores
y se arriesgaban a una posible humillación con cada emisión, sin embargo a veces actuaban
con las motivaciones de un niño de tres años de edad. Las cosas que los dejaban bien en el
aire eran las mismas cualidades que los hacían un infierno para trabajar con ellos.

"Muy bien, ¿y qué es esto?" Chris señaló un párrafo en el contrato. "Esto no estaba aquí en el
último firmé".

"Eso es nuevo. William-Simon incluye una cláusula de divulgación completa en todos sus
contratos de talentos a partir de ahora". Esto era algo que los abogados estaban gritando y es
probable que no se sostendría en la corte, pero no todavía tenían que probarlo. Laura continuó,

42
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Básicamente dice que si haces algo... si disfrutas de cualquier tipo de comportamiento que
pudiera dañar la credibilidad de la estación, se lo cuentes mejor a tu supervisor antes de que
sea un problema. Tenías una cláusula de moral en tu último contrato, ¿no?", Chris asintió. "Es
un poco de lo mismo".

"Esto no se puede sostener en la corte". La periodista dijo, ganándose una media sonrisa de
Laura. No es como que estamos tratando con una idiota aquí, pensó Laura; se ven temas como
este todos los días.

"Muy bien, Laura..."

"Kaz".

Chris no le hizo caso. "...Dime por qué, además de un treinta por ciento y la seis de la tarde,
debo quedarme aquí por tres años, cuando es obvio que piensas que soy lo suficientemente
buena para que me busquen de otra parte".

Ah, ahí estaba. Laura dio una media sonrisa, "Oh, eres buena Chris, pero puedo hacerte
mejor".

La sonrisa atrapó a Chris desprevenida y lo mismo hizo el comentario. Era una buena cosa que
ella no hacía muy a menudo, la mujer más joven pensó, es cegadora. Chris tragó saliva y trató
de recomponerse para voltear a la parte posterior del contrato. Miró hacia arriba una vez más y
tomó una pluma del soporte en el escritorio de Laura. Firmó su nombre rápidamente en la parte
inferior de la página, con fecha y lo deslizó sobre el escritorio de la mujer de cabello oscuro.

"¿Seguro que no quieres que un abogado vea esto?", preguntó Laura, un poco sorprendida por
la falta de precaución de la periodista.

"No, mi hermana es abogada y ella puede romper cualquier cosa en papel, así que no estoy
preocupada".

"Chris, te va a tomar una cantidad significativa de privacidad. Las Seis tiene un perfil mucho
más alto que el horario del mediodía. Serás más celebridad de lo que eres ahora y una
pequeña ciudad con una celebridad tiene todo tipo de problemas unidos", Laura dijo
seriamente, "Tal vez deberías pensar en eso".

"No". La periodista negó con la cabeza, "Este es el camino, estaré en esto, me lo quedo".

"Entonces creo que las felicitaciones son lo siguiente. Los rankings en libro se inician el 28 de
abril, podrás empezar a hacer las Seis el 26 de abril, voy a hacer el anuncio el lunes. Si puedes
mantener esto para ti mismo hasta entonces, lo apreciaría". Laura le ofreció la mano a Chris y
la mujer más joven la tomó, dejando escapar un suspiro.

43
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Habría firmado todos modos, incluso sin la promoción y el aumento de sueldo".

"Ahora me lo dices". Laura señaló a la sala de redacción, "Historia. Ve a trabajar en ello". Antes
de que Chris pudiera salir, Keith llamó una vez y abrió la puerta.

"Siento interrumpir, pero tenemos un descarrilamiento de un tren fuera de la ciudad... el camión


en vivo está en camino, pero necesitamos un reportero en la escena. Jason puede llevar a
Chris".

"No. Que Jason finalice la edición del paquete que está trabajando, voy a llevarla allí. Dame
una cámara extra y yo filmo". Ella dijo saliendo a grandes zancadas de la oficina con Chris y
Keith detrás. "Chris, obtén las direcciones de Janie... Keith, ayúdame a cargar todo".

Laura enganchó las llaves de la unidad de cuatro ruedas de noticias y ayudó a Keith a estibar la
cámara en la parte posterior, añadiendo las baterías y cintas. Cuando Chris salió y se puso en
el lado del pasajero, Laura despegó y salió de la playa de estacionamiento.

Ella siguió las indicaciones de Chris hasta que el tráfico quedó asegurado detrás de una
barricada. Adivinando que estaba cerca del accidente, Laura hizo la vuelta y condujo hasta que
llegó a los parantes y vio movimiento el movimiento del asistente del alguacil para que se
detuviera.

"Tu otro camión está aproximadamente a medio kilómetro por este camino", dijo señalando a la
vez, "El Sheriff dice que ustedes pueden entrar, pero tengan cuidado".

"¿Hay un equipo de Materiales Peligrosos en el camino?" Chris preguntó inclinándose.

"Miz10 Hanson", el diputado se tocó el sombrero, "Los tanques estaban vacíos, por lo que no
hay materiales peligrosos. Es sólo un terrible desastre".

Fueron en paralelo a la calle y después de un momento, podían ver el camión en vivo y los
vagones cisterna caídos. Yendo hacia arriba, detrás de un camión de bomberos, apagó el
motor y las dos saltaron fuera. Laura tenía la cámara y siguió a la periodista a través del
laberinto de vehículos estacionados en el camino hasta que llegaron hasta Jody, que estaba de
pie al lado del Vivo 1, a unos escasos cuarenta y cinco metros de los restos.

"¿Estás transmitiendo esto?" Laura señaló a la cámara.

"Sí, Keith dijo que estaba rodando la cinta en la estación, en caso de que queramos hacer un
corte, van a tener un pequeño rollo B".

10 Sí, dice “Miz”, no “Miss” y lo dejo así.

44
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura asintió. "Chris, quieres..." se detuvo mirando un pequeño brillo por encima de los coches
descarrilados. No está caliente. Ella se giró para mirar el camino, con la esperanza de ver el
calor que subía del asfalto. No había nada.

Chris se detuvo al ver la expresión en el rostro de Directora de Noticias. "¿Qué?"

"Humos... ¡Vamos, ahora!" Laura agarró el brazo a la periodista y tiró, "¡Jody! ¡Déjalo! ¡Vamos!"
El fotógrafo corrió para ponerse al día, llegando a agarrar la cámara que Laura todavía llevaba.
Casi habían llegado a la otra orilla de la calle cuando el mundo estalló a sus espaldas.

Laura fue arrojada hacia adelante contra Chris, envolviendo sus brazos alrededor de la
periodista ella se retorció, tomando toda la fuerza de su caída en su lado derecho. Jody fue
volado fuera de sus pies; los instintos de fotógrafo haciéndole rodar para proteger la cámara.

Chris vio el suelo corriendo a su encuentro, pero el impacto no fue tan contundente como
debería haber sido y ella vagamente registró el escudo protector proporcionado por la mujer
más alta. La periodista se quedó allí, parpadeando en estado de shock y se preguntaba por qué
no se sentía asustada.

Por un momento, ninguno de ellos se movió, con el zumbido en sus oídos por la explosión, a
continuación, el instinto de supervivencia dando patadas. Laura los consiguió a ambos arriba y
casi los tiró a la relativa seguridad de la profunda zanja fangosa en el otro lado de la calle.
"¿Están todos bien?" jadeó, cayendo junto a Chris. El dolor en la espalda era insoportable y ella
apretó la mandíbula.

"¡Hijo de puta, el camión en vivo!" Jody perjuró al mirar atrás.

Laura giró la cabeza para mirar hacia atrás. Efectivamente, el Vivo 1 era un caso perdido. Ella
soltó una risa débil. "Adivina vamos a estar recibiendo ese nuevo camión antes de lo que
Corporación pensaba".

"¡No es mi culpa!" Chris protestó, luchando para conseguir una ojeada, luego desplomándose
hacia atrás junto a Laura. "Oh, mierda, esto es malo".

"Tenemos que salir de aquí. Vamos a lo largo de la zanja, permanezcan abajo. Jody, ¿la
cámara funciona?"

"See, creo que sí".

"Sólo sigue filmando. Vamos a tratar de volver a la Blazer". Laura ayudó a Chris, y todavía en
cuclillas se dirigieron a lo largo de la zanja. Jody se puso de pie el tiempo suficiente para
obtener algunas imágenes de los restos en llamas y luego las siguió. Cuando Laura pensó que
había ido demasiado lejos, los tres salieron de la zanja en un caos total. "¡Mantente filmando!"
Ella le dijo al camarógrafo como los bomberos y policías se abalanzaron sobre la escena.

45
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris descubrió la Blazer y se dirigió hacia ella, pero antes de llegar allí, un agente del alguacil
los interceptó. "¡No pueden estar aquí!", él gritó por encima del estruendo.

"¡Ese es mi camión en vivo, sus tanques vacíos sólo volaron al diablo! Estaré aquí hasta que
sepamos lo que pasó". Laura dijo, atrapándolo con ojos furiosos. "Ustedes chicos pensaron que
era seguro". Dicho eso, ella pasó junto a él para llegar a la Blazer con Chris siguiéndola por
detrás. Al abrir la puerta ella agarró el teléfono celular y empujó la marcación automática a la
estación. Keith respondió inmediatamente.

"Dime que grabaron eso, porque conseguir la cinta de la cámara está fuera de la cuestión".
Laura no se molestó en identificarse.

"Jesucristo ¿estás bien? Sí, lo tenemos todo, ¿qué demonios ha pasado?"

Chris se quedó allí hasta la mitad escuchando la conversación unilateral. Supuso que debía
encontrar a Jody y hacer algún tipo de presentación, pero ella no pudo encontrar la voluntad.
Es sólo el shock, la parte razonable de su cerebro se dijo a sí misma, es perfectamente normal,
volvió a mirar a Laura con grandes ojos verdes.

"Me voy Keith, estoy saliendo de esta línea abierta... ¡Oh, mierda!" y Laura apenas atrapó a
Chris mientras se deslizaba en un desmayo.

"Está bien, te tengo". Ella dijo aliviando a la periodista abajo y apoyándola en el neumático. Ella
dejó a Chris para hurgar en el asiento delantero de la Blazer por el kit de primeros auxilios con
la que venía, un trapo y una botella de agua. Laura empapó rápidamente el trapo con agua, se
sentó junto a la periodista y tiró de Chris en su regazo. Suavemente puso el paño en su frente,
deseando un poco de ayuda. Oh, esto es simplemente genial... El camión en vivo se ha ido, y
la presentadora franquicia que acaba de firmar un contrato por varios años pasa fuera de
combate. ¡No lo digas! Siempre puede ser peor.

Lentamente volvió Chris, tragando y parpadeando, sintiendo el calor del pavimento contra la
parte posterior de sus piernas. El rostro preocupado de Laura cambió de enfoque y miró a su
jefa, murmurando lo primero que le vino a la mente.

"Tienes los ojos más increíbles".

Una ceja subió y Laura le dio una media sonrisa. "Me lo dicen mucho", ella dijo secamente,
luego más suavemente, "¿Qué pasó?"

Chris se frotó la toalla en la frente. "Nu sé, supongo que me fui fuera para evaluar la situación".
Miró a su alrededor a las figuras corriendo, demasiados ocupados para prestarles atención a
las dos. "¿Dónde está Jody?"

46
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Como si fuera una señal, el corto fotógrafo apareció llevando la cámara. Él tomó la vista de las
dos contra el neumático sin comentarios, y se agachó. "Está casi fuera... el fuego quiero decir.
¿Qué quieres hacer ahora?"

"Oh mierda", Laura se puso en pie y se tambaleó alrededor de la puerta abierta de la Blazer
para agarrar el teléfono celular. "Keith..."

"¡Kaz! ¿Qué demonios está pasando!"

"Lo siento, escucha, ¿está alguien más de camino aquí?"

"Sí, Bobby y Terence salieron allí justo después de que estallara. ¿Estás volviendo?"

"Tan pronto como nos sea posible... Creo que Chris y Jody están en estado de shock..." Ella
levantó la parte posterior de su chaqueta para presionar una mano a la izquierda y se detuvo
cuando sintió la sustancia pegajosa, tragando, ella miró hacia abajo para ver su mano cubierta
de sangre.

Oh, bien, pensó, limpiándose la mano en la esquina de su chaqueta oscura fuera de la vista de
Chris y Jody. Y cada vez se pone mejor, era el pensamiento añadido cuando vio al camión en
vivo de Canal 4 llegando.

"Keith, Canal 4 ya está aquí... corta dentro de la programación ahora... Chris deberá hacerlo
por este teléfono. Es lo mejor que podemos hacer".

"Está bien, te voy a transferir a la sala de control".

Laura sacó el teléfono a donde Chris y Jody estaban sentados mientras esperaba a la
conexión. "Chris, ¿estás bien para hacer una llamada sobre lo que pasó? Vamos a hacer un
corte antes de lo posible", señaló en el camión de otra estación.

"¡Esos hijos de puta! Ellos no están haciendo mi historia", Chris prácticamente gruñó.

"Buena chica", dijo Laura, entregándole el teléfono. "Jody, ¿has tomado la quema de camiones
en vivo?"

"See, me imaginé que lo íbamos a necesitar para el seguro de todos modos", se encogió de
hombros. "No queda mucho, pero estamos fuera ahora".

"¿Estás bien para filmar de pie a Chris? Porque necesitamos uno antes de que podamos salir
de aquí". Ella le dirigió una sonrisa alentadora.

"Claro, ¿qué pasa con Chris?"

47
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Voy a sostenerla si tengo que hacerlo".

"Escuché eso", dijo la periodista rubia. "Estamos casi listos para la llamada. Jody, quiero
agarres la pequeña televisión de la camioneta. Puedes mirar... se cuidadoso con el sonido".

Jody sacó la TV detrás y la dejó fuera del rango de la periodista para evitar cualquier
retroalimentación de audio. Al hacer clic, ajustó las orejas de conejo hasta que obtuvo una
imagen clara. Era una forma barata pero eficiente para realizar un seguimiento de lo que
estaba sucediendo en el aire cuando los periodistas no tenían el camión en vivo.

Laura se volvió hacia Chris, que estaba sentada sobre la rueda con las piernas estiradas, su
traje arruinado, las rodillas ensangrentadas y la calza desmenuzada. Pero ella tenía una
notebook fuera y estaba escribiendo. Laura se puso en cuclillas junto a la periodista, apretando
su mandíbula contra el dolor en la espalda. "Apenas lo tengas tan claro como puedas y decir lo
que sucedió... harás de testigo ocular y dejaremos que las imágenes lo hagan. Terence y
Bobby estarán aquí dentro de poco... ellos pueden cavar en los detalles, ¿de acuerdo?"

Chris sonrió a la mujer de cabello oscuro. "Dijiste que podías hacerme mejor".

"See, pero yo no estaba tratando de conseguir que explotes". Laura se puso de pie, orgullosa
de que ella sólo se tambaleó un poco y fue a la parte trasera del camión, así como el Informe
Especial gráfico se encendió.

"Este es Tom Olson con un Informe Especial de Action News 8... Un tren ha descarrilado en la
autopista 28, al sur de Burkett Falls. Originalmente se pensaba que los tanques petroleros
estaban vacíos y no representaban una amenaza, pero tenemos algo bastante notable en
vídeo para mostrarles".

Laura y Jody se inclinaron para mirar. A excepción de los tanques caídos, estaba tranquilo. La
imagen fue suficiente para que Laura pudiera recordar los detalles bruscamente recientes. Sin
previo aviso, se produjo una nube de humo y luego una enorme bola de fuego entró en
erupción a la derecha de la cámara, soplando la imagen a la nieve electrónica.

Ellos lo pasaron de nuevo. Laura puso las manos en sus bolsillos para que pudiera controlar su
agitación y miró a Jody. El fotógrafo estaba respirando y exhalando rápidamente, al borde de la
hiperventilación. Tom Olson estaba dando los detalles y luego Chris estaba contestando las
preguntas por teléfono.

¡Qué suerte! ¿Cómo en la tierra verde de Dios pudimos sobrevivir eso?

Sin decir una palabra Jody se volvió y se fue al otro lado de la Blazer. Laura miró a Chris para
comprobar cómo estaba, luego siguió al camarógrafo.

48
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Jody estaba de rodillas, su cuerpo se convulsionaba con arcadas. No había nada que pudiera
hacer por él, así que esperó hasta que su estómago dejase de rebelarse a lo que su mente le
decía que casi pasó.

"Lo siento", él murmuró. "Supongo que tuvimos mucha suerte".

"See", Laura respondió: "¿Cómo está tu muñeca?"

"¿Cómo lo hiciste…?", hizo una mueca mientras levantaba su brazo izquierdo extendiendo el
codo.

"Llámalo una corazonada", ella maldijo en voz baja. "Cristo, Jody, probablemente roto. ¿Cómo
filmaste con eso?"

"Sólo lo usé para enfocar". Vio que sus ojos miraban más allá de él y se dio la vuelta. Terence y
Bobby se dirigían a través del desorden hacia ellos.

"No mucho más... vamos". Ella ayudó a Jody reposar y a entrar en el asiento trasero de la
Blazer. "Te vamos a llevar a la sala de emergencia". Ella le dijo, como la nueva periodista y su
camarógrafo llegaron a su lado. "Me alegro que hayas podido hacerlo".

Laura volvió a Terence, "Toma notas de Chris, ella debe estar a punto de terminar con el
teléfono... Bobby ayudarme a guardar esto".

Terence protestó. "Pon a los chicos EMS 11 por aquí..." y se detuvo abruptamente cuando los
ojos azules de la Directora de Noticias se balanceaban a quemar en los suyos.

"Nosotros ya somos parte de esta historia... En unas horas cada organización de noticias en el
país va a tener video de nuestro camión en vivo quemando en el suelo. Yo no les daré..." ella
sacudió la cabeza en la dirección del camión de Canal 4. "... la satisfacción de la cinta a
algunos chicos de correo cuando podemos hacerlo uno de nosotros". Ella puso la cámara en el
estuche y cerró la puerta trasera. "Bobby, ponte en marcha para rodar una toma con Chris.
Terence, pretende que eres un periodista y empieza a hacer algunas preguntas".

Laura se acercó a donde Chris estaba sentada y la periodista le devolvió el teléfono celular.
"Supongo que es tiempo de tomas de pie".

"Sí, Bobby va a filmar. Déjame ayudarte".

"Oh, bien, es una de las Kathy’s". Era una broma que Canal 4 tenía no una, sino tres
periodistas llamadas Kathy. Esta era una pequeña morena con tendencias hacia la malicia, y
ella se acercó como Laura puso a Chris de pie.

11 EMS: siglas de algún correo expreso, no sé cuál, hay varios con las mismas.

49
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Bueno, Chrissy, día ocupado para ti, ¿eh?" Kathy miró a Laura, "¿Nueva fotógrafa? ¿No es
una pequeña Amazona ella?"

"No, nueva jefa". Chris respondió. "Laura Kasdan... Kathy Warner".

La periodista pequeña se volvió con 100 vatios de una sonrisa cubierta de dientes a la
Directora de Noticias, con la esperanza de cubrir su error. "Así que tú eres la gran Laura
Kasdan... Es un placer conocerte. Envié una cinta para ti a Dallas".

"No me acuerdo, tengo tantas. Vas a tener que disculparnos... tenemos una historia". Dijo la
líder a Chris, ignorando la mirada que las seguía.

Chris trató de concentrarse en lo que iba a decir, en lugar de lo genial que era conseguir un
golpe en Kathy, pero ella estaba teniendo dificultad para concentrarse en un solo pensamiento.
Riendo, dejó que su jefa la tirase hacia delante. Una cosa a la vez... podrías tratar de caminar
sin tambalearte primero, se dijo.

"Mira, apóyate en mí. Caminaré contigo por aquí así Bobby puede conseguir una toma de
nuestro difunto camión en vivo".

"Lo que tú digas". En cuanto a la Directora de Noticias, la periodista trató de controlar la


energía que se movía a través de ella. Racionalmente podía explicarlo sólo como un subidón
de adrenalina en una situación estresante, pero también estaba la carga que sentía al estar con
Laura en medio de una situación que un narrador vive.

Organízate, Chris se dijo a sí misma. Divídelo en tres pensamientos separados, luego elabora
cada uno. Tren descarrila... supuestamente vacío... Boom. Se tambaleó un poco, pero Laura
estaba allí, ayudando. Cuenta la historia, que sea sencillo. La periodista se pasó la mano libre
por el cabello y empezó a hablar en voz baja, rememorando y de ahí en adelante eligiendo,
cambiando y descartando palabras mientras trataba de hacer la última media hora en un
informe coherente.

Laura se limitó a escuchar como ella ofreció su apoyo constante, parando cuando llegaron al
lugar donde Bobby había instalado la cámara, lo suficientemente cerca para ver los restos
carbonizados de la camioneta en vivo. Cualquier otra cosa, tenían algún video que era una
patada en el culo.

"¿Puedes hacer esto?" Laura miró a los ojos verdes.

"Hasta en mis sueños", la periodista le dijo. Laura fue a pararse detrás de la cámara con una
leve sonrisa. Había sido duro con la periodista, pero ella parecía haber resistido bastante bien.
Bobby le entregó Chris el micrófono de palo, volvió a rodar la cinta y la puesta en escena
estaba en marcha.

50
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Hicieron cuatro tomas, cada una diciendo básicamente lo mismo, con sólo unas pocas
diferencias sutiles. Chris también cortó para una promo, que podrían pasar un par de veces
antes de que la noticia le diera a los espectadores la cobertura de la unidad en
descarrilamiento. Después de todo, ellos tenían una exclusiva y un camión en vivo crujiente
debía valer de algo.

Laura tomó la cinta del fotógrafo y la etiquetó. "Bobby, lleva esto a la estación, tú y Terence irán
hacia el capitán Wallace y averiguarán por qué pensaban que no había ningún peligro que los
tanques volaran. Nos vamos... Jody tiene que llegar a un hospital".

"¿Qué hay de malo con Jody?" Chris preguntó.

"Creo que su muñeca está rota. Vamos". Chris se movía un poco mejor y no necesitaba ayuda
para caminar. "Probablemente necesitarás hacer que te chequeen también".

"No, estoy bien, sólo un poco inestable". Miró su reloj, "Dios, es sólo 2:30... Parece que hemos
estado aquí durante horas".

"Bueno, todo fue bastante bang-bang... literalmente. Entra". Laura abrió la puerta de la Blazer
para Chris. "¿Cuál es el hospital más cercano?"

"Ese sería el San José... Ya sabes, los chicos que patrocinan nuestra Tower Cam".

"Correcto. Siempre es bueno darle a un cliente algunos negocios. Espera". Sentada y


sosteniendo el volante era sin duda mejor que caminar. El dolor en la espalda de Laura se
estaba volviendo insoportable. Retorciéndose para mirar antes de invertir la Blazer, ella apretó
los dientes. No hay mucho más tiempo.

"Chris, llama a Keith y dile que se reúna con nosotros en la sala de emergencias del San
José... mejor dile que deje a Phyllis saber que vamos a tener algunas reclamaciones de los
empleados". Laura dijo, refiriéndose a la gerente de negocios. "Jody, ¿estás bien ahí atrás?"

"Como una lechuga". Murmuró él.

"Keith, es Chris. Estamos en camino a la sala de emergencia del San José... sí, enviar a
alguien a recoger las cintas. Dile a Phyllis para que ella tenga lista las reclamaciones de
empleados".

"Casi estoy allí". Laura dijo mientras entraban a una parada cerca de la parte delantera. Abrió la
puerta y casi cayó gimiendo del vehículo. Era una agonía moverse ahora. Usando una mano
para apoyarse contra el camión, se enderezó.

"¿Qué es eso?" Chris preguntó, señalando el asiento del conductor, los ojos verdes muy
abiertos.

51
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Eso sería sangre". Laura dijo entre dientes apretados. "Mucha de esta. Así que sería muy bien
si pudiéramos ir al interior antes de que me desmaye".

"¡Mierda! ¿Por qué no dijiste algo? Jody, vamos dentro". Chris se dio la vuelta al lado de Laura
y se apoderó de su brazo, levantando la parte posterior de su chaqueta azul marina. Parte de la
sangre se había secado poniendo dura la tela y la mujer rubia inhaló bruscamente cuando vio
la herida abierta en la parte inferior de la espalda de su jefa. "¡Oh, por el amor de Dios!
¿Estaban tú y Jody intentando haciéndose los resistentes entre sí? Nunca he visto nada tan
estúpido..."

"Tu preocupación es conmovedora", fue la respuesta seca. "¿Podríamos entrar? Cuanto antes
me pongan algo muy fuerte para el dolor, mejor".

"Apóyate en mí, está bien... Podríamos haberlo dejado justo después de que sucedió, no nos
tenemos que quedar y filmar".

"Sí, debemos", Laura se tragó el dolor cuando las puertas automáticas se abrieron para
admitirlos. "Era nuestra historia y cuando se establece la propiedad de la historia, nunca la
soltamos".

Uno de los beneficios de ser una celebridad local de noticias era que a veces tienes un muy
buen servicio. Laura miró con cierta diversión como Chris trabajó al personal, rezumando
encanto para conseguir sus compañeros de trabajo atendidos a la brevedad posible. Antes de
darse cuenta, Laura estaba en un cubículo con cortinas, puesta boca abajo en una cama
esperando a un médico para que la examinara. Oyó la puerta abierta y Chris estaba tirando una
silla, con los ojos al nivel de Laura, mientras se sentaba a esperar con su jefa.

"Hey, el médico va a estar aquí en un minuto".

"La enfermera se acaba de ir. Le pregunté por morfina pero ella sólo se rió. ¿Cómo está Jody?"

"Le están poniendo un yeso en su muñeca, supongo que va a ser el chico de edición por un
tiempo, ya que no puede realmente filmar". La periodista se cruzó de brazos, "¿Por qué
ninguno de los dos dijo algo? Quiero decir... te lesionaste y Jody debería haber estado
gritando".

Laura dio una media sonrisa irónica y tiró de la sábana que cubría el colchón. "No tengo que
salir en historias más. Tú sí". Ella se movió un poco haciendo una mueca de dolor. "Debes
saber por ahora que eso es una increíble patada de adrenalina. Eso es todo lo que era".

"Oh, tuve mi parte de adrenalina".

"Teniendo en cuenta lo que te suele ocurrir en una historia, seguro que la tienes".

52
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Justo en ese momento la enfermera se apresuró en seguida a un médico en bata. "Así que
aquí está el resto del equipo derribado de Canal 8. Hola, soy el Dr. Reeves". Él sonrió a Chris,
"Es un placer conocerla Señorita Hanson, la veo todos los días al mediodía". Laura entornó los
ojos. El talento siempre llamaba la atención.

"Realmente estoy lastimada aquí, Doc. Usted y Chris pueden hablar más tarde".

Él se echó a reír, levantando el paño que le cubría la herida y girando a la enfermera para que
le tendiera los guantes. "Tienes un buen agujero de gran tamaño aquí, Miz Kasdan... vamos a
limpiarlo, entonces vamos a darle unas puntadas". Tomó una aguja y un vial. "Ahora bien, esto
probablemente, va a quemar un poco al pasar dentro..."

"Eres un mentiroso, quema y MUCHO". Laura silbó agarrando el borde de la cama.

"Vamos a esperar un minuto para que esa zona descanse". El médico dejó caer la aguja en el
contenedor de objetos afilados. "¿Es todo es lo que va a estar en las noticias esta noche?"

"Hombre, eso espero. De lo contrario habremos desperdiciado una perfectamente buena


tarde". Chris se sentó delante de Laura de nuevo. "Lo siento, no tengo algo para que muerdas,
pero puedes apretar mi mano si prometes no romperme ningún hueso".

El médico estaba limpiando la lesión ahora y Chris pudo ver los ojos de Laura oscurecerse con
el dolor. Sin esperar su permiso, tomó una de las manos de la mujer mayor en la suya, mirando
hacia abajo a los fuertes dedos largos. "Oye, ¿qué es esto?"

"¿Qué?"

"Tu mano derecha está bronceada y la izquierda está realmente blanca".

"Oh, el guante. Golf".

"¿Golf? Cierto, ganaste algún torneo una vez. Lo leí en tu biografía. Pensé que tal vez era
softbol o algo así".

"Solía jugar softbol, no tengo mucho tiempo". Laura murmuró apretando la mano de Chris un
poco. Fueron interrumpidas por el sonido de metal golpeando una bandeja.

"Usted atrapó un trozo de esquirla aquí y lo hizo bastante bien. Siento haber tardado tanto para
sacarlo. Esta fue la limpieza, ahora vamos a coserlo. ¿Estás bien?" El médico le preguntó.

Laura sintió que empezaba a entrar en pánico. ¿Esquirla? "¿Qué…? ¿Qué tipo de daño le hizo
a mi espalda?"

53
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Bueno, yo no creo que haya habido ningún daño serio, pero vas a estar dolorida por un
tiempo".

"¿Por cuánto tiempo?"

"Probablemente por una semana más o menos". El médico comenzó costura.

"¿Puedo jugar golf este fin de semana?"

"Eso no es una buena idea". Casi podía oír el rechinar los dientes y se detuvo por un momento.
"Hey, es sólo un juego".

Médicos, pensó con veneno. "Permítame rehacer la pregunta... Si yo juego golf este fin de
semana, ¿voy a hacerme un daño permanente?"

"Bueno, no, pero..."

"Gracias".

"Podría retrasar su recuperación".

"Sano rápido". Laura miró a Chris. "¿Estás bien?" preguntó ella, de repente muy cansada.

"Seguro".

"Bien, porque vas a tener que hacer una sesión informativa a las cinco".

Chris soltó una breve carcajada. "Nunca dejas de pensar en ello ¿verdad? Hay una vida fuera
de las noticias, ya sabes".

"Lo sé, y estaría en ello si las noticia no me mantuvieran interrumpida". Ella puso su cabeza
sobre el colchón, sintiendo la sábana rugosa en la frente y tratando de no pensar en su
espalda.

"Has hablado de softbol... ¿todavía juegas?" Chris preguntó, tratando de distraerla, "Porque
tenemos una liga de los medios de comunicación aquí, ya sabes, todos los canales de
televisión, periódicos, y los chicos de la radio se reúnen para jugar los domingos. Es co-
editores y bastante divertido... deberías salir y al menos animarnos".

"¿Juegas?"

"Sí, de segunda base". Los ojos verdes se arrugaron alegremente: "Ah, no me crees. Déjame
decirte, tengo lo mío".

54
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Déjame adivinar", dijo Laura secamente, "Te pones vistes un ojo negro".

"Claro. Ellos piensan que soy realmente linda hasta el momento en el que me dirijo a la dos".
Chris volvió la cabeza cuando la puerta se abrió y Keith entró seguido de Jody con su brazo
enyesado.

"Tengo la cinta, ¿qué sigue?" Preguntó Keith, parpadeando ante la cantidad de piel femenina
suave expuesta en la espalda de la Directora de Noticias. Laura ignoró el rubor arrastrándose
por el rostro del joven.

"Que alguien más esté en la escena... necesitamos tener esto. Lleva a Chris de nuevo a la
estación y... mejor aún, Chris ¿estás bien para volver allí?"

"Claro".

"A continuación, obtén una muda de ropa y haz la puesta en común de allí. No trates de
preservar a la estación de ningún tipo de vergüenza, asegúrate de mostrar el camión en vivo
siendo disparado al infierno". Hizo una pausa por un momento y volvió a mirar al médico.
"¿Está usted cerca de terminar?"

"Casi".

"Bueno. Keith, cuando vuelvas a la estación, dile al gerente de promoción... ¿cómo se llama?
¿Elly? Que consiga algo en el aire lo antes posible, que empuje todo a Action News... bla, bla,
bla, que haga esos tipos de descuento para hacernos lucir bien".

"Todo hecho". El doctor dijo, quitándose los guantes. "Le voy a dar una receta para un
analgésico suave... tómalo con calma, ¿de acuerdo? Vuelve dentro de una semana y
quitaremos los puntos de sutura". Él le sonrió a Chris, "Un placer conocerte, Miz Hanson".

La enfermera movió la cola de la camisa de Laura hacia abajo sobre el área vendada, y la
paciente se empujó hacia arriba y se sentó en el borde de la camilla, enderezando el resto de la
ropa. "¿Cualquier otra cosa que puedas imaginar?" Ella le preguntó Keith.

"Podríamos querer cargar algunos de los vídeos en nuestro sitio web. Sé que es un poco
sensacionalista..."

"Pero un exclusivo es un exclusivo". Ella sonrió, "Bien pensado. Voy a llevar a Chris a su casa
para un cambio de ropa. ¿Acaso Richard averiguó lo que estaba mal con Vivo 2?"

"Lo tiene, pero él no está seguro de cuánto tiempo va a durar". Keith abrió la puerta y los cuatro
fueron al final del pasillo.

55
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris escuchó mientras Laura y Keith iban sobre la estrategia para los noticieros de las Cinco y
Seis. Son un equipo perfecto, pensó. Ambos saben exactamente lo que quieren lograr, y Laura
tenía razón, ella hará que todos nosotros mejoremos. Por no mencionar el hecho de que ella es
bastante buena en caso de emergencia. "¿Cómo te sientes?" Ella le preguntó Jody.

"Supongo que estaré en la cabina de edición por un tiempo, si no puedo filmar". El fotógrafo
dijo con resignación. "Justo cuando las cosas empezaban a ponerse interesantes".

"Sí, ya sé lo que quieres decir". Ella se rió entre dientes. "Por lo menos tienes algunas cosas
buenas para tu cinta currículum".

"Shh, no quiero que sepa que estoy buscando".

"Ella no es una idiota, Jody. Ella sabe que todo el mundo está buscando... excepto yo".

"¿Firmaste? Aww Chris, se suponía que debíamos salir de aquí juntos".

Chris no pudo contener la sonrisa. Se sentía bien al decirle a alguien. La emoción de la tarde
había tomado la ventaja frente a su sentimiento de triunfo sobre el nuevo contrato y la nueva
posición. "Sí, yo firmé... es un buen trato".

"Vamos, ustedes dos". Laura estaba en la puerta. "Jody, ¿estás seguro de que estás bien?
Keith puede llevarte a casa..."

"De ninguna manera. Estoy acabando esto. Voy a editar".

Laura asintió. "Bien. Nos encontraremos de nuevo en la estación. Sigan adelante y consigan el
Live 2 por ahí y configúrenlo". Ella y Chris se metió en la Blazer y siguieron al otro vehículo de
la estación en la playa de estacionamiento.

"¿A dónde?" Laura preguntó a la periodista. Con un mínimo de charla, Chris le dio instrucciones
para ir a su casa, tratando de recordar en qué estado se encontraba. A veces ella no era la más
ordenada de las personas, pero Chris sentía un sentimiento de orgullo por la pequeña casa y
quería mostrarla aunque sea un poco. Bueno, al menos se ve bien desde el exterior, pensó
mientras Laura entró en el camino de entrada.

"Un bonito lugar", dijo Laura. "¿Alquilas?"

"No, es mía... bueno, mía y del banco". Chris abrió la puerta y salió al pasillo frío. "No me va a
llevar mucho cambiarme, ¿quieres algo de beber?"

"¿Tienes alguna Coca-Cola?"

56
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Debería haber en la heladera, sírvete por ti misma". Chris comenzó a ir a su dormitorio,


quitando su blusa mientras ella se iba. "La cocina está por ahí".

Abriendo su armario, la periodista sacó un par de azul marinos Dockers y los arrojó sobre la
cama. Va a tomar más que un buen limpiador en seco para conseguir este traje arreglado,
pensó ella, quitándose la falda. Ella rebuscó en un cajón y encontró una remera de polo con un
logo de Action News Canal 8. Eso funcionará, se dijo, quitando el resto de su atuendo en ruinas
y tratando de vestirse de nuevo lo antes posible.

Laura abrió la heladera en busca de su forma favorita de cafeína. Así que esto es lo que
parece una heladera bien surtida, pensó para sí misma, la chica come bastante bien. La mujer
alta apartó un poco de jugo de fruta para llegar a la bebida de color rojo y blanca en conserva.
Al cerrar la puerta, miró alrededor de la pequeña cocina y luego entró en la sala de estar.
Estaba sólo un poco desordenada; un afgano se extendía sobre el extremo del sofá y había
libros y piezas de correo repartidas en la mesa de café. La habitación estaba pintada en tonos
de azul y gris, con estanterías de roble que recubrían la pared.

Laura sonrió irónicamente mientras se tragó a su bebida, comparando la habitación con su


pequeño departamento que estaba amueblado con forma de dormitorio de universidad, con
estantes de bloques de cemento, un sofá maltrecho y reclinable. Incluso cuando ella era dueña
de la casa en Dallas, no se había visto tan agradable.

"Todo cambiado, ¿estás lista?" Chris dijo llegando por el pasillo.

"Sí, eso va a funcionar". Laura dijo, valorando la vestimenta de la mujer más joven.

"¿Encontraste la Coca-Cola?"

"Uh huh, gracias".

Chris cerró la puerta detrás de ellas, pensando que conseguir la mujer morena se abriera era
como hablarle a la pared. Colocándose en la Blazer, lo intentó una vez más, "No te he dado las
gracias".

"¿Por qué?" Laura encendió el motor.

"Por sostenerme... ya sabes... Me protegiste a mí y no a ti..."

"La explosión me empujó hacia ti, eso es todo". Un rubor tiñó la piel de la mujer morena.

Chris recordaba los fuertes brazos envueltos alrededor de ella y un cojín de un metro ochenta
para que no estrellara contra el suelo. Los ojos verdes miraban serios en los azules y Laura
apartó la mirada primero, incómoda.

57
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Ella es tímida, Chris pensó con asombro, al darse cuenta de que esta mujer no era la reina de
las perras que todos hablaban, ella empujaba a todos porque la empujaban. "Sí, lo que tú
digas". Chris sonrió con complicidad. "Gracias".

Laura resopló y se concentró en su conducción.

Después de que el de las seis en punto llegó al fundido, la Directora de Noticias ordenó diez
pizzas gigantes a la sala de prensa para celebrar el gran trabajo que todo el mundo tuvo al
cubrir la gran explosión del tren y camión en vivo. El camión en vivo restante regresó y hubo
choque de cinco alrededor. Posteriormente, Laura estaba en la puerta de su oficina y vio cómo
el personal colocaba otro signo en el lado de la mesa de Chris Hanson para denotar la
completa destrucción de otro vehículo de la estación, en un total de ocho. Haciendo una
mueca, fue a contestar el teléfono sonando sabiendo que esta vez era la Compañía, que ya
había lidiado con el Gerente General.

"Noticias 8, esta es Kaz".

"Bueno, bueno, a menos de una semana en la ciudad y la mierda ya golpea el ventilador".

"Hola Don, supongo que ya has hablado con Art".

"Kaz, te envié a Burkett para limpiar las cosas y mantenerte a salvo, no a soplar el lugar de
mierda para arriba".

"Lo siento Don, es sólo una de esas cosas. Así que, ¿cuándo vamos a conseguir esos nuevos
camiones en vivo?"

"Maldita sea, yo estoy tratando de desgarrar a tu culo nuevo aquí..."

Laura sostuvo el teléfono en la oreja como Don continuó su diatriba, clasificando los papeles
sobre su escritorio. ¿Qué esperabas? Alguien tiene que asumir la culpa. Cuando su tono
indicaba que llegaba a su fin, ella comenzó a escuchar de nuevo y finalmente se quedó sin
improperios.

"Mira, uno de mis fotógrafos se rompió la muñeca, tengo un agujero en mi espalda y me falta
un camión en vivo y una betacam. El maldito camión fue asegurado e iba a tener que ser
reemplazado de todos modos. Art y la gerente de negocios ya me han gritado… Les dimos un
algo de vídeo exclusivo, además de algún muestreo que normalmente no consiguen en un mes
de mayo barrido, que es lo que todos quieren. Así que a menos que estés dispuesto a cortarme
y dejarme perder, ¡bajate de mí puta espalda!"

Se hizo el silencio en el otro extremo por un momento. "¿Cómo está el chico de la cámara?"

58
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura suspiró, "Él va a estar editando durante unas semanas, igualmente está bien, pero
estamos cortos de una cámara".

"¿Que pasa contigo?"

"Estoy bien".

"Bueno, si necesitas algo, házmelo saber".

"Ahora que lo mencionas, dos camiones en vivo estarían bien".

"¿Podría despedirte por eso?" Silencio por un momento. "Dos semanas. Lo firmé esta tarde".

"¿Antes o después?" Laura se estremeció un poco cuando ella se puso una mano en su
espalda.

"Después. Me forzaste de nuevo. No siempre funciona, Kaz". El teléfono hizo clic cuando él
colgó.

"Lo sé". Ella dijo a sí misma, entendiendo que sólo se había quedado sin segundas
oportunidades.

Al menos Jody y Chris estaban bien, pensó, apagando la computadora y cerrando la puerta
detrás de ella. El día siguiente era viernes y la primera semana de su nueva vida estaba a
punto de terminar. Genial, sólo ciento cincuenta y cinco más para irme.

Chris estaba decidida a esperar a que su jefa saliera para asegurarse de que la mujer mayor
estaba bien, así que esperó en la parte inferior de las escaleras, disfrutando de la brisa de
finales de la primavera y el zumbido de los insectos. El calor del verano sería intolerable en
unos pocos meses, por lo que atesoraba los recuerdos de un clima agradable mientras podía.

La puerta se abrió en la parte superior de las escaleras y pies impacientes bajaron por las
escaleras hasta donde la periodista rubia estaba sentada. Sin levantar la vista, ella sabía quién
era, y el maletín y la chaqueta se acostaron en el paso a su lado.

Laura se sentó junto a Chris, un poco sorprendida para sí misma por querer compañía. Estoy
cansada, es todo, ella hizo la excusa fácilmente. "Un gran día para ti". Ella le dijo a la mujer
más joven, estirando sus largas piernas delante y cruzándolas en los tobillos.

"Hmm, sí. Largo día. Eso está muy bien sin embargo. ¿Cómo está tu espalda?"

"Voy a vivir. Busqué a Jody, supongo que fue a su casa".

"Su mujer lo recogió hace un rato".

59
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Que pasa contigo?"

Chris se encogió de hombros, "Sólo estoy apagándome un poco y pensando en lo afortunada


que soy".

Laura miró hacia abajo, "Lo siento, si no te hubiera pedido que guardaras silencio sobre tu
contrato por un poco, estarías celebrando".

"Probablemente. Pero entiendo por qué... va a molestar a Michelle que ella no esté haciendo
las Cinco, Seis y Diez".

Laura se rió entre dientes, "No voy a discutir el temperamento de otro talento contigo. Eso te
daría una ventaja injusta".

"Sí, pero tú sabes que tengo razón". Chris se inclinó hacia atrás, sonriendo. "Um, todos nos
solemos reunir los viernes por la noche después de la Seis en un bar en la calle, ¿por qué no te
unes a nosotros?"

"Lo siento, me voy a encontrar con Lisa Tyler y su novio por unas bebidas".

"Bueno, probablemente te veremos ahí entonces. Lisa y Trey siempre toman el viernes por la
noche con la cosa de la calle principal".

"¿Que tu jefa se presente en el agujero de riego regular no te molesta?"

"No, va a ser un gran evento para romper el hielo".

Laura estuvo en silencio por un minuto. "Escucha Chris, estoy caminando en una línea muy fina
aquí... Lisa es una vieja amiga y socializar con ella no es un problema ya que ella también se
considera de la gestión. Pero salir con el personal socavaría mi autoridad".

Chris se volvió y entrecerró los ojos hacia la mujer de cabello oscuro. "¿No te cansas de eso?"
Ella preguntó.

"¿Cansarme de qué?"

"De construir esas paredes".

"No tengo idea de lo que estás hablando”.

"No, no lo haces", Chris suspiró. "Mira, has venido aquí como una representante para el trabajo
duro y aumentar las calificaciones, y si alguien tenía alguna duda, no la tendrá después de lo
que sucedió hoy. Tener una copa con nosotros mañana por la noche no es soplar tu estilo de

60
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

gestión". La periodista pensó por un momento que había ido demasiado lejos. El temperamento
de Laura Kasdan también era legendario, por lo que se sorprendió cuando la mujer soltó una
breve carcajada. "Está bien, quizá sonó como un pequeño sermón ahí..." Chris comenzó.

"Sólo un poco", Laura respondió. "Pero tienes razón, una bebida no va a doler nada". Se
levantó y recogió su maletín y la chaqueta, sonriendo a la mujer más joven. "Tuvimos un buen
día hoy, son pocos y distantes entre sí en este negocio".

"Deberías hacerlo más a menudo".

"¿Qué?"

"Sonreír". Eso le dio a Chris una ceja levantada y otra media sonrisa.

"¿En qué se convertiría mi reputación sino?" dijo Laura arrastrando las palabras.

Los ojos verdes le devolvieron la sonrisa como Chris le tendió una mano, en silencio pidiendo
ser empujada a sus pies. Laura se obligó a remolcarla y tuvo una sensación de que había
hecho esto un millón de veces anteriormente. Era algo que ella no era capaz de quitar, incluso
después de que ella le dijo adiós a la periodista rubia y se fue a su departamento estéril.

Parte 2 A12

Gracias a Dios es viernes.

El viernes era un día de pocas noticias como solía ser el caso después de que el personal
tuviera una gran historia irregular el día anterior. Habría transcurrido totalmente sin incidentes si
el espectáculo de las Seis en punto no hubiera sido un colapso total.

La punta debería haber aparecido cuando el pinganillo de Chris no funcionaba en la toma en


directo, por lo que utilizaron la radio de dos vías para hacer contacto, que causó aún más
confusión. Entonces perdieron la señal en el medio del informe en vivo, lo que significaba que
Tracy y Tom, los dos presentadores tuvieron que cubrirlo... siempre era una apuesta
arriesgada.

"¡Estoy corta de dos minutos!" La productora se lamentó. "Rueda la VTR 2, ¡Maldita sea, ese es
la puta cinta equivocada!" Lisa troqueló el video infractor con un gruñido y se dio la vuelta hacia
el ingeniero de audio. "Tom suena como si estuviera en el baño, ¿puedes hacer algo al
respecto en el descanso, Ron? Cámara uno no se mueva hasta que diga que está despejado...
¿qué parte de eso no entiendes?"

12 Sip, 2 A. No 3. Así dice el original.

61
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura se puso de pie contra la pared del fondo con los brazos cruzados, escuchando como
todo se vino abajo y sabiendo que cualquier intervención suya sólo lo haría peor. Así que ella
se quitó los auriculares y se dirigió a su oficina, donde se encontró con el gerente general
esperándola.

"Hablé con Don Farmer esta tarde, él dice que tendremos esos camiones en vivo en unas dos
semanas", Art le dijo, tomando asiento en la silla más cercana al escritorio. "Bien, porque Vivo 2
se hizo mierda en medio de las Seis".

Art negó con la cabeza. "Me sorprende que haya durado tanto. Bueno, al menos estaremos
listos para ir a barrer mayo... No he visto tu plan todavía".

Laura abrió el planificador en su escritorio con el ceño fruncido, "Vamos a descomponer y


asignar los informes especiales el lunes, por lo que tendrás el plan el martes. El consultor está
llegando el miércoles, es Dave Wilson de Investigation Target. Entonces, a mitad de la semana
que viene deberíamos tener el mapeo y estaremos listos para ir sobre ello". Laura se pasó el
pulgar a lo largo de una ceja, pensativa. "Tenemos el mes uno fuera, así que me gustaría
seguir adelante y anunciar que Chris se está apoderando de las Seis. ¿Algún problema con
eso?"

"Lo que sea, es tu espectáculo, espero que tengas razón sobre esto". Art se puso de pie y
caminó hacia la puerta, "Ayer fue bastante... interesante. Si tuviéramos un mercado medido,
probablemente lo habríamos disparado fuera de escala".

Laura le dio una media sonrisa irónica, "Esperemos que podamos llevar algo de ese impulso en
mayo".

Vio el filtrado del equipo de las Seis en punto en la sala de redacción, y con un suspiro salió a
unirse a ellos para la reunión post mortem. Precisa, ya que cuanto antes enterraran este
noticiero, mejor.

Mainstreet Liquid Company estaba lleno de gente que disfrutaba el final de la semana laboral, y
el contingente de Canal 8 estaba haciendo todo lo posible para salir a celebrar con los otros
clientes.

La música sonaba como Laura se abrió paso entre la multitud que transportando bebidas para
Lisa y su novio, el ex apoyador de Texas A&M. Aquí tienes", ella dijo, deslizando las copas
sobre la mesa. "La próxima ronda es tuya". Sonriendo, Laura crujía el hielo de la Coca-Cola.
"Así que..." La Directora de Noticias se detuvo torpemente, preguntándose qué decir a
continuación.

62
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Jesús, Kaz. Tus habilidades sociales realmente no han mejorado". Lisa comenzó a doblar una
servilleta del bar en un pequeño cuadrado. "Se supone que debes comenzar con algo como...
Trey, ¿qué tal esos Aggies?"

"Yo no doy el culo de una rata por los Aggies y pretender lo contrario sería poco sincero".

Trey sonrió ampliamente, "Casi todo lo que cabe esperar, los graduados de UT no tienen
modales".

"Oh, puedo ser cortés... al menos por el amor de Lisa". Laura se rió entre dientes.

La conversación derivó hacia otros temas: conocidos compartidos, restaurantes, y ya que los
tres habían sido residentes de Texas, finalmente hablaron de fútbol. "Debe haber sido difícil
dejar esos tickets de temporada detrás, Kaz". Lisa todavía estaba doblando las cosas, ahora
era una montaña de papel.

"¿Quién dijo que los dejé atrás?"

"¿Todavía tienes boletos para la temporada de los Cowboy?" Esto provino de Trey, "Adivino,
volarás de vuelta para los juegos, ¿eh?"

"Probablemente para algunos de ellos... entonces voy a vender el resto". Laura negó con la
cabeza, "Simplemente no podía dejarlos ir... incluso si el entrenador sólo es adecuado".

Con una cara seria, Trey estaba inexpresivo, "Si sólo Jerry no hubiera despedido a Jimmy..."
Lisa le dio una palmada en el brazo. "Detente... él nunca va a volver". La pareja intercambió las
respuestas conocidas cariñosamente y Laura miró hacia otro lado, un poco incómoda con su
intimidad. Es una conversación sobre fútbol, por el amor de Cristo. Trey se excusó y se dirigió
hacia el baño de hombres y Lisa se volvió hacia la mujer más alta, "Así que, ¿qué te parece?"

"Creo que has encontrado un guarda. ¿Está domesticado?"

"Muy divertido", dijo Lisa inclinándose sobre sus codos y mirando detenerse al hombre bien
construido para hablar con alguien en su camino hacia la parte posterior. "Es raro lo mucho que
puedes cuidar de una persona". Ella sonrió ligeramente, "Necesitas a alguien, Kaz."

"No es necesario, no quiero". Laura respondió, tragando lo último de su Coca-Cola. Entonces


vio a una cabeza rubia brillante moviéndose entre la multitud y escuchó una risa contagiosa
sobre la música y la algarabía. "La vida es demasiado complicada de todos modos".

Lisa siguió la mirada de la Directora de Noticias y oyó la risa. Interesante. Tomó otro trago de
su cerveza y deseó que la periodista viniera a la mesa, se complació al ver la cabeza de Chris
en su dirección.

63
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Lisa T... ¿Dónde está tu hunka hunka ardiente amor?" Chris sonrió a su jefa, incluso como la
frente de Laura arrugó el ceño. "¿Es esto una cosa de jefes de departamento o cualquiera
puede participar?"

"No, vamos". Lisa movió la silla para hacer espacio para la mujer más pequeña.

"¿Qué quieres?" Ella preguntó al detectar una camarera y agitándose.

"Otra Corona, lima extra... ¿Cómo está tu espalda?" Ella dirigió la pregunta a Laura.

"Bien. Te dije que sanaba rápido".

"Genial, ahora puedo dejar de sentirme culpable". Ella se inclinó hacia delante con complicidad
"Pégate a mí y nunca te aburrirás. Hey, Trey, ¿qué pasa?" Chris saludó al hombre fácilmente
como él volvió a la mesa y se sentó, sus ojos verdes se arrugaron con su sonrisa.

"Sólo argumentando fútbol con tu jefa aquí. Las vi casi explotar ayer... ¿Cómo llegaste tan
cerca?" Miró a la camarera. "Otro par de Budd’s, por favor", le ordenó antes de volver a las tres
mujeres. "Los chicos del Sheriff deben haberla jodido realmente".

Laura escuchó a medias como Chris dio un divertido relato de la terrible experiencia de ayer,
estudiando a la mujer de cabello rubio y sus gestos, como ella hizo un gesto para hacer un
punto. Ella siempre está cómoda... sin conciencia de sí, sin incomodidad. Laura sonrió
ligeramente al sentir una punzada de envidia. Ella siempre había sido más alta que cualquiera
en sus clases, un poco rara y era más fácil de retirarse y ser distante que acercarse a
cualquiera de los otros estudiantes, no ayudaba que ella se hubiera ido a una escuela de
chicas católica. Más tarde, en la universidad había estado demasiado ocupada. Ella había
tenido un montón de conocidos, pero ningún amigo real. Lisa había sido la excepción y sólo
porque comenzó como compañera de cuarto.

Si Laura era brutalmente honesta consigo misma, podría admitir que ella nunca habría sido una
buena periodista. Tienes que querer ver por debajo de la superficie y debes estar dispuesto a
hacer palanca. La renuencia a ser una periodista la llevó a un trabajo como productora y
después a jefa de redacción. Directora de Noticias fue el siguiente paso y ella conseguía todo
sin realmente involucrarse. Acabas por presentar los hechos... le toca a otra persona juzgar.
Sólo otra forma de auto-preservación: No acercarse a nadie ni a nada. Pero por primera vez,
Laura Kasdan se encontró con ganas de conocer a alguien mejor, con ganas de llegar por
debajo de la superficie. Era más que un poco inquietante. Laura había decidido que iba a
empujar la sensación lejos por el momento, para después de examinarla un poco más de
cerca, cuando un vaso lleno de líquido dorado se colocó delante de ella.

"Lisa dijo que bebías tequila... es un dos por uno de tragos el viernes por la noche". Chris
levantó el otro vaso de chupito y elevó una ceja en desafío silencioso. "Esto es el reto", ella

64
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

brindó, "Que todos podamos conseguir lo que merecemos... si tenemos suerte, va a ser lo que
queremos".

Laura tomó su vaso y los cuatro hicieron tintinear sus copas juntas.

Con una sonrisa Chris se bebió el licor, entrecerrando los ojos como bajó, luego agarrando una
rodaja de limón, mordió el fruto amargo. Laura tomó otra rodaja de limón se corra a través de la
parte superior de su mano. El salero era el siguiente. El mineral seco se pegó a la humedad y
se quitó de encima el exceso. Levantando a la boca, ella lamió la sal, los ojos azul-blancos
sonreían a la mujer más joven. Sin apartar la mirada de Laura se tragó el tequila fácilmente de
un solo trago, sintiendo la quemadura familiar hasta el fondo.

Ajena a Lisa y Trey mirando, se inclinó hacia delante, dejó caer su voz y dijo: "Chris, puedo
beberte debajo de la mesa, así que no empieces algo que no puedes terminar".

Los ojos verdes brillaron, y Chris se enderezó en el desafío. "Eso suena sospechosamente
como un desafío".

Lisa entornó los ojos: "No, Chris..." Trey llamó a la camarera para conseguir su atención,
haciendo un gesto para dos tragos más. "¡Estás animándolas! ¡Basta!" Lisa lo regañó,
golpeando a su novio en el brazo.

Laura sintió un cosquilleo en su intestino. Tequila en el trabajo. Estás cometiendo un gran error.
Por alguna razón, no podía apartar la vista de la intensidad de la mirada de la otra mujer. Una
vez más le llamó la atención por el color de los ojos de Chris; eran casi hierba verde a la luz de
la barra. El Señor sabía que había existido antes el talento atractivo, la gente bonita era una
moneda de diez centavos en una docena en el negocio de las noticias de televisión... pero esto
era diferente, se dijo a sí misma, ya que Chris era diferente. Carisma, encanto, atractivo... lo
que sea, fluía de la pequeña mujer rubia en oleadas. Laura estaba fascinada y molesta por ello,
deseando algo que no estaba muy segura, y dispuesta a ignorar las señales de alarma que se
apagaban en el fondo de su mente. Es sólo un juego, ¿no? ¿Qué crees que estás haciendo?

Chris tenía sus propias dudas acerca de dónde iba esto. Tú tienes tolerancia cero al alcohol y
que ya has tomado dos cervezas, además, te has saltado el almuerzo. Estás jugando con
fuego aquí... nunca dejes llevarte alrededor de tu jefe, ¿recuerdas las reglas? Se muy, muy
cuidadosa.

Los vasos de chupito gemelos llegaron, pese a las protestas de Lisa, Chris y Laura repitieron el
ritual anterior. Con su lengua entumecida por el licor, Chris la pasó al otro lado de los dientes,
todavía saboreando el tequila y un poco de la sal. Sintiéndose con un poco de valor artificial,
decidió tratar de cavar un poco de información en la Directora de Noticias. "Entonces, ¿es una
gran cosa para ganar la cosita de golf Amateur de Estados Unidos?"

65
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Lisa se atragantó con la cerveza y Laura la miró por un segundo antes de responder con una
media sonrisa. "Ya me lo imaginaba para ese momento".

"¿Y la ganaste dos veces?" La periodista continuó.

"See".

"¿Por qué no, lo haces, jugar al golf para ganarte la vida?"

"See, ¿por qué no estás jugando al golf para vivir?" Lisa secundó la pregunta.

"Porque yo ya tengo un trabajo".

"Esa es una excusa a medias", Lisa interrumpió. Laura levantó una ceja esperando el siguiente
golpe. El argumento era viejo y la Directora de Noticias casi podía predecir lo que venía
después. "Tienes este fabuloso juego que sólo llega en ocasiones especiales, luego haces las
maletas y lo dejas a un lado. Todos habríamos matado por tu juego..."

"¿Quién hubiera matado por su juego?" Chris preguntó.

"Todos nosotros, en el equipo de campo de la Universidad de Texas".

"¿Por qué?" Lisa dejó escapar un suspiro. ¿Cómo le explicas a un no-golfista? Ella miró a Trey,
sabiendo que como atleta, él entendía, y luego a Laura... no había ayuda allí. "¡Porque ella es
buena, muy buena, y es un maldito desperdicio!"

Incómoda con la atención, Laura apartó el vaso hasta el centro de la mesa. "Sí, bueno, si
necesito un consejero de carrera, sé a quién acudir. Que tengan un buen fin de semana,
chicos, me tengo que ir". Fue un buen intento, pensó, torciendo la boca en una media sonrisa
triste. No siempre se vuelves a decepcionante de alguien, ¿no es así?

"¿Laura?" Los ojos azules se quebraron en el uso de su nombre y la ira que siempre parecía
burbujeando justo debajo de la superficie se levantó para afirmarse. "Es Kaz, no Laura, sólo
Kaz, ¿de acuerdo?"

"Correcto". Chris movió la cabeza una vez en comprensión y dijo con cuidado "Estoy muy
borracha ahora, y ya que es tu culpa, ¿podrías llevarme a casa?"

"Oh..." Laura entornó los ojos como Lisa y Trey se echaron a reír, la tensión perfectamente
difundida por la periodista. "¿Cómo es mi culpa? No importa, ¿puedes caminar?"

"No es el caminar, es estar de pie".

66
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Bueno, vamos". Con una sorprendente dulzura, Laura ayudó a la mujer más pequeña a
ponerse de pie, sosteniéndola para luego llegar a su maletín.

"¿Estás bien para conducir, Kaz?" Lisa le preguntó con cierta preocupación.

"Estoy bien". Dijo corto, porque ella no quería estar en desacuerdo con la otra mujer, añadió,
"voy a estar tratando de calificar para el Abierto en Austin el próximo mes... vamos a ver cómo
va".

Una sonrisa apareció en la cara de la otra mujer y ella sintió que Trey le apretaba la mano.
"Cool". Lisa dijo, su irritación anterior olvidada. "Ten cuidado al conducir a casa".

Chris estaba decepcionada de que Laura no estaba en la moto y que ella no iba a conseguir un
paseo. Refunfuñando un poco, ella aceptó la ayuda de entrar en el lado del pasajero del Jeep,
y vio como Laura subió a su lado. "¿Podemos conseguir algo de comer? Realmente tengo
ganas de comer".

"Pensé que estabas borracha".

"Sí, bueno yo no estaría borracha si hubiera tenido algo para almorzar. Tú y el tequila se
aprovecharon injustamente de mí".

"Claro que hicimos. Pasaré a través de un Sonic ¿de acuerdo?"

"Perfecto". Chris se inclinó hacia atrás en el asiento, mirando a su alrededor en el vehículo


impecable. Era un Jeep grande con un tablero de instrumentos de metal y puertas reforzadas
con tela, construido antes de que se convirtiera en utilitario deportivo de lujo. Ella decidió que
se ajustaba a la mujer morena sentada junto a ella, duro, bien parecido y siempre confiable.
"¿Alguna vez bajas la parte superior?"

"De arriba abajo y las puertas fuera... es mi forma favorita para conducirlo". Esa fue una
información más que personal de lo que por daba habitualmente tras un día entero y Laura
frunció el ceño mientras se colocaba en una de las aberturas del autoservicio.

"Estás pensando demasiado duramente otra vez... las cejas se fruncen más y más cuando
haces eso".

"¿Discúlpame?"

Chris dio un suspiro como si explicase algo a un niño. "Es como ‘Uy, dije demasiado’, ¿cómo lo
digo? Soy periodista, ¿recuerdas? Lo veo todo el tiempo. Sólo podías relajarte... no soy una
amenaza para ti". Los ojos verdes eran francos y honestos, "te prometo, que nunca tendrás una
razón para no confiar en mí".

67
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Durante un minuto, casi podía ver creer a los ojos azul claros, luego fue que Laura se volvió y
abrió la ventana de alcanzar por el altavoz.

"No hagas promesas que no puedas cumplir. ¿Qué quieres?"

Quiero saber lo que está pasando detrás de esos ojos azules, quiero que me enseñes lo que
sabes, y yo quiero saber por qué estás en un trabajo que tan evidentemente odias. Querer es
una porquería, ¿no es así? Chris negó con la cabeza un poco, no es buena idea ir allí, pensó.
"Quiero una hamburguesa con queso grande, una gran orden de tots y un batido de chocolate".

"Cuando dijiste que tenías ganas de comer, no estabas bromeando".

"Sí, es un defecto grave de carácter". Buscando en su maletín sacó algo de dinero y se lo


entregó a la otra mujer.

Laura lo tomó y contestó el altavoz graznando. "Dos hamburguesas con queso, una porción
grande de tots, un batido de chocolate y una Coca-Cola".

"¿Tener tu cafeína te corrige?"

"Ese sería mi grave defecto de carácter". Ni siquiera empieces a trabajar en defectos de


carácter, la voz interior de Laura replicó. Cambia el tema a algo seguro... No algo relacionado
con el trabajo, sin embargo. "¿Dónde juegas softball?"

Chris sonrió, viendo a través de la táctica, "Este domingo jugamos a la una y media. Utilizamos
un campo en Northridge Park, ¿sabes dónde está?" Ante el asentimiento de la Directora de
Noticias, continuó, "Realmente deberías salir, es bastante divertido... Sabes que estamos
jugando con Canal 4, sería una buena oportunidad para conocer a algunos de la competencia,
y su Director de Noticias siempre juega".

"¿Quién es el Director de Noticias de allí?"

"Lance Barker dirige el espectáculo".

"¿Lance Chico Lindo?" Laura rió desagradablemente. "¿Un consejo, Chris? Nadie en televisión
desaparece, sólo cambian de mercados".

"¿Así que lo conoces?"

"Sí, era productor conmigo en Austin... Lisa lo conoce también", añadió pensativamente.

68
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"De todos modos, debe ser un juego bastante bueno, deberías tratar de hacerlo". Su comida
llegó y Laura pasó la bolsa y las bebidas a Chris como ella pagó la orden. "¿Está bien si como
en tu coche?"

"Continúa". Una sospecha se estaba empezando a formar en la mente de Laura mientras


desenvolvía su hamburguesa con queso. "No comas tan rápido... vomitarás".

"No puedo evitarlo, me muero de hambre", Chris devoró la hamburguesa y comenzó con los
pequeñitos tater.

La mujer más joven comió con solo a media intensidad, no era lo que Laura hubiera asociado
con alguien que decía estar destruido. "No estás muy borracha, ¿verdad?" Laura casi podía ver
la risa en los ojos de la mujer rubia y Chris respondió sin disculparse.

"Yo nunca llegaría tener visión nublada delante de mi jefe... pero yo no debería estar
conduciendo. Sólo quería pasar un poco de tiempo para conocerte fuera de la oficina".

"¿Por qué?"

"Porque creo que eres lo mejor que nos pudo haber pasado. Entiende que hemos sido abatidos
por Jerry Nelson. Nada de lo que hacíamos nunca fue lo suficientemente bueno, lo
suficientemente inteligente, o lo suficientemente agresivo. Ahora aquí estás. Tienes un poco de
peso extra, seguro, pero nadie duda que puedas gestionar una sala de redacción. Sólo ha
pasado una semana pero ya hay un cambio". Laura no dijo nada, sólo hizo una bola con el
envoltorio y lo puso en la bolsa, así que Chris continuó, "¿Sabes lo que me impresionó más? Ni
una sola vez esta semana dijiste: ‘Esa es la manera en que lo hacíamos en Dallas’. Esperé
escucharlo y nunca lo hice. ¿Tienes alguna idea de lo extraordinario que es?"

Una breve carcajada amarga respondió a la periodista. "No estoy segura de que todo lo que
hice en Dallas valdría la pena repetir aquí". Laura echó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos
escuchando los sonidos de la concurrida tienda de coches fuera de los confines del Jeep, sin
saber qué más decir.

Chris terminó su comida y comenzó a rellenar la basura en la bolsa. "Creo que necesitas un
amigo, eso es todo". Ella trató de encogerse de hombros casualmente, de repente un poco
nerviosa. "Estás en un nuevo lugar y tal vez podría hacer algo... alguna vez... fuera del trabajo".

Oh, eso es simplemente genial, ella se encogió por dentro. Ella es inteligente, ella es hermosa,
por supuesto, no va a tener problemas para hacer amigos. Laura encendió el Jeep y repitió el
mantra una y otra vez: No es necesario, no quiero. Puso la basura en la bandeja exterior y
subió la ventanilla, todavía no confiando en sí misma para hablar. Pon fin a esto, ahora mismo.
"Chris, yo no... No es que yo... Mira, yo soy la Reina de las Perras del Universo, Demonio
Kazmanian, She-Ra Princess of Power, Noticias Nazi... Sí, sé todos los apodos". La mirada de
Chris de sorpresa casi la hizo reír. "Ser amiga de mí no es saludable... profesionalmente o

69
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

personalmente". Ella no miró a la periodista, por temor de lo que pudiera ver y se concentró en
maniobrar el Jeep de la playa de estacionamiento y salió a la calle.

Completaron el viaje en silencio, y por segunda vez esa semana, Laura se detuvo en el camino
de la casa de Chris. Aclarando su garganta se volvió hacia la mujer más joven, "¿Qué pasa con
el coche?"

"Está sólo a un par de kilómetros de la estación. Voy a ir mañana a recogerlo". Ella abrió la
puerta y salió. "Por lo menos deberías salir el domingo y vernos darle una patada al Canal 4 en
el culo. Trae tu guante, siempre podemos utilizar un jardinero". Con eso, ella cerró la puerta y
caminó por el sendero hasta la casa.

Laura esperó hasta que la vio pasar dentro y prender la luz del porche, luego puso reversa, fue
hacia atrás y se dirigió a casa. Chris observó las luces traseras desaparecer por la calle,
decepcionada y un poco dolida por la reacción de Laura.

¿Qué diferencia hay? Es sólo un rechazo, no es que no haya ocurrido antes, y ella está en lo
correcto, sabes, no es una buena idea. Pero no podía dejar de sentir que no era correcto. Se
suponía que iban a ser amigos, por qué iba ella haber sentido ese increíble tirón cuando miró a
través de la mitad de la interestatal para ver a la mujer alta y morena caminando hacia ella. Era
como si hubiera estado esperando algo o alguien y ahora que todos los jugadores estaban en
su lugar, el programa podría comenzar.

Bueno, Chris, ahora te has ido por las paredes. Una cosa es segura, la vida no va a ser
aburrida alrededor de Laura Kasdan.

Parte 3: Personas jugando

Peter Davis caminaba por la colina hacia el campo de prácticas, sus puntas de metal
repiqueteando sobre el hormigón del trayecto del carro. Estaba yendo un poco tarde y
esperaba que él no se hubiera perdido todo el calentamiento de Laura Kasdan. Uno de los
chicos de los carros le había dicho que ella había salido al tee de prácticas un poco antes de
las seis y que todo estaba listo para ella, al igual que lo planearon ayer. Peter esperaba que
todos los planes del día cayeran tan perfectamente en su lugar.

Todavía había un poco de niebla pero no pudo ver a la alta figura golpeando una pelota suelta y
escuchar el sonido de un contacto sólido con la pelota. Dio un paso hacia la hierba, que
amortiguaba el sonido de los palos y se acercó por detrás, maravillándose de la elegancia
limpia de su swing.

Vestida con una remera de polo sin mangas y pantalones cortos de color caqui blanco, su piel
tenía el oro rojo bronceado que hablaba de horas dedicadas al sol. Una gorra de bronceada
cubría el cabello oscuro y una cola de caballo se tiraba a través de la abertura en la parte

70
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

posterior. Intensificando la ligera subida se dio cuenta de que ella estaba descalza, los pies
blancos en contraste con el bronce de sus piernas. Fue un poco sorprendente y sintió que una
sonrisa se extendió involuntariamente en su rostro.

Con su concentración rota, Laura dio un paso atrás y miró al profesional de golf guapo.
"Buenos días". Ella se acercó a su bolso y tomó una toalla, cuidadosamente limpiando la
cabeza del palo y luego su agarre. "Parece que vamos a tener un buen día. Un poco de
práctica de putting y voy a estar lista para salir". Se sentó en una silla de plástico que uno de
los chicos de los carros le había conseguido anteriormente y comenzó a tirar de sus calcetines.

"¿Por qué practicas descalza?" Preguntó el profesional.

"Las púas te darán la tracción cuando estás jugando, pero he descubierto que si practico
algunos descalza, ayuda mi equilibrio". Ella golpeó las suelas de sus zapatos juntas un par de
veces para eliminar los restos de césped agrupados en estas, luego los deslizó sus pies,
atando en nudos dobles.

"¿No tienes púas suaves?"

"No las soporto". Ella contestó, refiriéndose a los picos de plástico que se habían desarrollado
para salvar el desgaste de los greens. "Si yo pudiera llevar dos pulgadas de tacos, podría. Si
yo, con mi swing, utilizara picos suaves probablemente me costaría unos dos o tres golpes por
ronda".

Laura izó la bolsa de golf de nylon negro sobre su hombro derecho, rebotándola un poco y
comenzó a caminar hasta el green. "Además, me gusta la forma en que suenan en el
pavimento". Dejar caer la bolsa en el lado de la zona de prácticas, Laura bajó la cremallera de
un bolsillo lateral y sacó varias pelotas, arrojándolas a la hierba todavía húmeda. "Dame unos
diez minutos... ¿Dijiste que desenterraron a algunos caddies?" Peter asintió. "¿Caddies reales
o sólo dos cuerpos de jorobas con bolsas?"

Él sonrió, "Hacemos un torneo Nike para hombres aquí y estos chicos son generalmente parte
de la piscina de caddie, para que sepan lo que están haciendo".

"Bueno, con todo el mundo va a los carros, es un arte de morir". Sacando su putter, ella golpeó
las bolas hacia el agujero más cercano, luego las colocó en una línea recta a unos dos pies de
distancia. Girando el putter flexionó su muñeca, y ella se inclinó sobre la primera de las bolas.
"Me pone nerviosa cuando la gente me mira practicar". Ella dijo secamente. "Me reuniré contigo
en la casa club".

"Claro", dijo Peter sin ofenderse. "Tenía curiosidad acerca de tu rutina".

Seis pelotas de golf encontraron su camino hacia el fondo de la taza en una sucesión rápida.
Enderezándose, Laura utiliza el corto para voltearlas hacia fuera y comenzó a organizarlas de

71
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

nuevo, esta vez a cuatro pies del hoyo. "Es un nuevo curso para mí, no tengo una rutina
todavía".

"¿Así que es diferente cada vez?"

Laura hizo una pausa para pensar en la pregunta. "Sí, supongo que sí. A veces no puedo
esperar a sólo dar un swing y golpear tan duro como pueda... sin calentamiento con los palos
más cortos... Sé que es un no-no". Ella empujó dos bolas en el agujero. "Otras veces sólo
quiero golpear en frío... tal vez sólo un poco de ponerlas en primer lugar. Depende de mi estado
de ánimo, supongo". Cuatro bolas más entraron y ella las recuperó, tirándolas fuera a unos
cuatro metros.

"Está bien, entonces. Nos vemos en un rato".

Peter tuvo un corto gruñido en respuesta, por lo que la abandonó para asegurarse de que los
caddies estuvieran listos. Al llegar a la casa club, se encontró con los dos jóvenes de pie fuera
de la casa, ambos con sombreros tirados abajo y toallas al hombro. Le sonrieron mientras se
acercaba. "¿Cómo está golpeándolas?" El más bajo de los dos preguntó.

"Realmente no vi mucho, pero lo averiguaremos pronto. ¿Ustedes están listos?" En su


movimiento de cabeza, Peter miró su reloj. "Jeremy, ¿por qué no tomas su bolso ya que tienes
más experiencia...? ¿Eso está bien contigo, Brett?"

"Bien por mí. ¿Cómo es ella de todos modos?"

El roce de las puntas de metal en el camino de carros los interrumpió y se volvió para ver el
tema de su discusión a caminar hacia ellos.

Peter ocultó una sonrisa al observar la reacción de los caddies hacia la mujer. No era lo que
esperaban, ¿eh, chicos? Dejó la bolsa en su extremo y se presentó.

"Soy Kaz, gracias por venir".

Jeremy no podía creer su suerte. Ella no se veía como cualquier señora golfista que había visto
alguna vez... un cuerpo para morirse y con los ojos que no podía conseguir suficiente. Él
tartamudeó un poco cuando le dijo a ella su nombre y sonrió ante la mirada de Brett de envidia
cuando tomó posesión de su bolso. Valía la pena levantarse temprano el sábado, y se alegró
de que Peter le hubiera hablado de ella.

Los cuatro se dirigieron al primer tee, con parada en el blues, los tees más largos que
presentaban un trayecto más desafiante. Por lo general, sólo los hombres con hándicap bajo
golpeaban a partir de ahí, y Laura esperaba que Peter comenzara.

72
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Al parecer, no se esperaba eso de ella. Le entregó un libro yardas y ella lo miró brevemente y
se lo metió en su bolsillo trasero.

"¿Qué tees?", él preguntó.

"Estos lo van a hacer".

"Hace que sea un poco largo para una mujer, ¿no?"

Ella sonrió, "Largo no es problema".

Uno de los caddies tosió para cubrir una risa, y Peter le hizo señas a la caja. "Las damas
primero". Luego dio un paso atrás, cruzando los brazos sobre el pecho, con aire de suficiencia
y el ego en su lugar.

Laura se acercó al marcador evaluar el agujero13. 510 yardas par 5, ligero doblez a la derecha,
la vuelta comienza alrededor de 225. Jeremy le entregó la conducción y ella sacó una pelota de
su bolsillo, se inclinó y la acomodó sólo alrededor de una pulgada. Dando un paso atrás
mentalmente se imaginó el vuelo de la pelota y donde ella lo deseaba en la tierra.

Tomando un swing de práctica, hizo un ajuste. Finalmente se dirigió a la pelota y en ese


momento de calma, Laura estaba en paz perfecta. Entonces el swing desenrolló en un
equilibrio perfecto entre potencia y velocidad construido por años, mantenido con horas de una
larga práctica, lo que resultó en una bola explosiva desde el tee volando por en medio de la
calle, moviéndose ligeramente de izquierda a derecha, conquistando el doblez y aterrizando
cerca de las 275 yardas de donde fue a golpear.

"Oh, Dios mío," Jeremy respiró y Laura sonrió con satisfacción.

Dándole su palo, ella soltó una risa baja. "No tomo todo".

Para no ser menos, Peter se acercó y después de varios swings de práctica envió una pelota
en la misma dirección que la de Laura, aterrizando unos diez metros detrás de ella. Ocultando
su pesar, dijo, "Eso va a funcionar".

Jeremy y Brett se pusieron al hombro las bolsas y los cuatro comenzaron a ir por la calle, la
verde de la hierba silenciada por la niebla baja que aún tenía que desaparecer. Caminaron en
silencio, ambos disfrutaban de la temprana quietud.

Llegaron a la bola de Peter primero y mientras él se preparaba para golpear, Laura se bebió de
una botella de agua que ella sacó de su bolso. Ella alzó la vista hacia el sonido de contacto,

13 Bueno, acá me perdonan si hay alguna falla porque se pone excesivamente en idioma de golf y yo no
entiendo. ¿Okay? Haré lo mejor que pueda.

73
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

que era un tiro decente, pero por debajo del verde. Él no está haciendo la suficiente extensión,
pensó.

Subiendo a su bola, ella se imaginó que estaba a unas 235 yardas fuera. Hojeando el libro de
yardas caminó hacia donde un rociador estaba marcado con 230. El ritmo de ida de la bola
felicitó por su exactitud. "Dame el 3 de madera, Jeremy". El caddie ya estaba tirando el palo,
quitándole la tapa y entregárselo a ella. Ella lo apuntó y abrió. Esta vez, ella lo tenía todo, y la
pelota rebotó en la parte frontal del green para terminar su recorrido a unos doce pies por
debajo del agujero. Complacida, le dio el palo de nuevo al caddie y sin mirar atrás hacia
cualquiera de los tres hombres, se dirigió hacia el green, quitándose el guante mientras iba y
metiéndolo en la cintura en la parte trasera de sus pantalones cortos.

Un hermoso campo, y se adapta a tu juego... es probable que puedas colocar treinta y seis
agujeros de hoy y en la misma mañana. Espera, le dijiste a Chris que era posible que fueras al
partido de softball.

Ella se detuvo, esperando que a Peter en el green. "Buen tiro," ella le dijo al aterrizar dentro de
los cuatro pies del hoyo.

¿Qué es más importante, esto o el softball? Esto es, Laura dijo a sí misma como Jeremy pasó
su putter una vez más. Con motivo de colocar de la pelota, le dio la vuelta para que el caddie lo
limpie. No, se lo prometiste. Agachándose detrás de su marcador, comprobó la línea del putt en
busca de cualquier posible ruptura. Cuidadosamente caminó alrededor para comprobar desde
el otro lado. Sería bueno comenzar con un águila si pudiera. Ahh, sabes más que contar tus
pollos... Volvió a colocar la pelota y dio unos golpes de práctica tratando de igualar el ritmo del
movimiento, finalmente alineó el putt, imaginando su paso.

Un toque suave envió la bola en su camino, pero fue demasiado a la derecha, la ruptura nunca
sucedió y se detuvo a menos de un pie más allá del agujero. Es hora de despedirte de la
cafeína. Con una sonrisa tensa, Laura le dio unos golpecitos a un birdie 4.

Peter asintió y sus ojos se estrecharon sobre su propio putt. Su familiaridad con el green
trabajaba a su favor y la pelota se sumergió en la copa después de un fuerte putt confiado. El
birdie puso a Peter en un mejor estado de ánimo y dejó los greens, los caddies corriendo detrás
de ellos.

Escribiendo en su cuadro de mando mientras caminaba, Laura se encontró teniendo en cuenta


el juego de softbol de nuevo y casi podía ver la decepción en los ojos verdes. Sí, ella va a estar
decepcionada, ¿y qué? Ella puede aprender a vivir con eso como el resto de nosotros. Pero yo
no quiero que ella esté decepcionada. Con un suspiro de impaciencia, Laura decidió un
compromiso. Si haces treinta y seis ahora, puedes salir temprano para dieciocho hoyos
mañana, hacer el juego de softball y luego caer en el campo de prácticas... ahora eso suena
como un plan. Con eso Laura sacudió los últimos pensamientos que pudieran interferir con su

74
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

juego de golf y estableció su mente para la extracción de la puntuación más baja posible del
curso y golpeando el palo profesionalmente en el proceso.

Christine Hanson amaba el béisbol en todas sus encarnaciones. Tee bola, liga pequeña, softbol
de lanzamiento lento y rápido, la liga mayor y menor. No importaba, ella los amaba a todos.

El sábado por la tarde la encontró trabajando como el árbitro de home en una puntuación de
13-15 en la pequeña liga. Los padres estaban en él tanto como los niños de doce años y Chris
alegremente dejaba los comentarios acerca de su visión, o la falta total de la misma, detrás.

Dios, ¿con qué están alimentando a estos niños? Ella pensó, como un chico se acercó a la
placa. Era tan alto como ella y probablemente la superaba por diez kilos. Ella puso su máscara
y se inclinó detrás del receptor. El muchacho se volvió a la primera bola apareciendo en sus
manos en los jardines, y con un gemido de frustración, corrió a la primera base tan fuerte como
pudo, las piernas agitándose debajo de él.

El jardinero izquierdo devolvió el balón y dejó caer el seguro fuera. En el momento en que se
había recuperado, dos corredores habían anotado y el tercero estaba en su camino al home. La
jugada en el plato no estaba ni siquiera cerca y los Medias Rojas AutoMart tenían un fabuloso
16-15 detrás de victoria. Chris se quitó la gorra y la máscara, pasándose la mano por el pelo a
la pelusa, luego tomó su lugar.

Su bolsa estaba escondida detrás de la valla y extrajo una botella de Gatorade. Después de
beber profundamente se limpió la boca con el dorso de la mano, disfrutando del calor de la
tarde de primavera. "Buen trabajo, sólo una jugada cuestionable".

Su amiga Kate, también pasó a ser la productora del noticiero de las Seis, se unió a ella en la
valla. "¿Sí?"

"Josh no estaba en home en el sexto". Se cruzó de brazos con indignación, en referencia a su


sobrino.

"Yo estaba justo encima de él y él estaba fuera."

"Bueno, ellos ganaron de todos modos. Están fuera del Queso de Chuckie... Preferiría haber
tenido astillas metidas debajo de las uñas a ir allí... ¿Puede interesarte en algo de mexicana en
Lupe?"

Chris se quitó el botón azul de camisa que la marcaba como una funcionaria del departamento
de parques y recreación, la arrojó en su bolso, dejándola vestida en una remera y pantalones
cortos azul marino blanco.

75
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Claro, sólo déjame ir al baño de chicas y limpiarme un poco". Recogiendo su bolso, las dos
mujeres comenzaron a caminar hacia los baños.

Antes de llegar a su destino, un grupo de adolescentes las detuvo. "¡Eres Christine Hanson, te
veo en la tele!" Una de las chicas chilló. Rodearon a Chris para preguntarle sobre su trabajo y
comentar sobre su aspecto. Ella entornó los ojos en algunas de las cosas que dijeron, y
después de mucho ooooh y ahhh, escapó al baño para limpiarse.

"Lo manejas tan bien, creo que yo me habría asustado", dijo Kate como Chris entró en una
cabina y cerró la puerta.

"¿Qué otra cosa se puede hacer? Ellos siempre dicen que soy más baja y más bonita en
persona que lo soy en televisión". Riendo, se quitó la remera sudada y se puso una limpia,
luego vinieron los zapatos y los calcetines para ser sustituidos por las sandalias. "De todos
modos, los niños estarán llenando diarios Nielson algún día... Un poco de Relaciones Públicas
ahora podría recorrer un largo camino". Al salir se abrochaba el cinturón y se alisó la parte
delantera de sus pantalones cortos. "Además, me hace cosquillas como el infierno. ¿Lista para
los chips y la salsa?"

"Así que dilo, Chris". Kate sonrió a la otra mujer.

Estaban en una cabina en Lupe, un popular restaurante mexicano, donde el suministro


interminable de tortillas de harina, papas fritas y helado gratis lo convirtieron en uno de los
lugares favoritos de Chris.

"¿Decir qué?"

"Oh, vamos. Apenas puedes quedarte quieta, estás tan conectada. Sabes algo, así que dilo".

Chris gimió, "Kate, prometí..."

"¡Ah! Así que hay algo. Sí supongo, ¿quieres decirme?" Kate se inclinó hacia delante, con los
ojos brillantes. El movimiento le llamó la atención y ella se echó hacia atrás. "Hombre, ella no
perdió el tiempo... Ha estado aquí, ¿que, una semana? Mira el chico que con el que está... es
un buen trozo".

"¿Quién?" Chris se volvió a mirar. ¡Maldita sea! ¿Cuáles son las posibilidades? En este punto
probablemente piensa que la estoy acechando.

Laura Kasdan y su cita estaban sentados en una mesa en el restaurante, y Chris tuvo que
admitir que él era en realidad un buen trozo. ¿Y qué? Una mujer como ella no está sola a
menos que ella quiere estarlo.

76
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Hay que ir y decirle algo?" preguntó Kate.

"No, a menos que nos vea". Chris respondió, atrincherándose en la cabina.

"Pensé que te gustaba".

Chris hizo una mueca, "Lo hace. Es sólo... Sólo parezco a balbucear cuando estoy cerca de
ella... Me llevo a casa ayer por la noche y creo que he dicho demasiado..." Ella fue a la frase de
ahorcamiento.

"Genial. Cuando metes la pata, lo haces magníficamente".

Su comida llegó, distrayéndolas. "Plato mexicano para usted, señora Hanson, y ensalada de
pollo con fajitas para usted", él dijo depositando un enorme plato delante de Kate. "¿Hay algo
más que les gustaría?"

Chris miró al banquete delante de ella, haciendo un inventario. "Esto se ve fabuloso, Mario.
¿Podría tener un lado de guacamole también?" Ella dio su más encantadora sonrisa al
camarero y él salió corriendo.

"¿Cómo puedes comer todo eso?" Kate sacudió la cabeza ante Chris mientras se clavaba en
su ensalada sensible; celosa del total desprecio de calorías que la otra mujer que estaba a
punto de consumir.

"Hago ejercicio como un perro". Chris comenzó en sus enchiladas de pollo, el queso encordado
de su tenedor al plato. Ella sonrió mientras masticaba, apreciando la mezcla de especias, pollo
y pimientos. "Además, yo no tengo ningún otro vicio... A mí me gusta comer". El guacamole
llegó, y añadió una porción a uno de los tacos en el plato.

Al otro lado de la habitación, Laura daba el menú, decidiendo fajitas y un tazón de sopa de
tortilla. Ella accedió a ir a cenar con el instructor de golf porque el pensamiento de su
departamento escaso repente no era muy atractivo. Estaba tratando durante la cena sin
embargo y ella estaba empezando a arrepentirse de aceptar su oferta.

"¿Cómo te fue en tu segunda ronda de esta tarde?" La pregunta de Peter interrumpió su tren
de pensamiento.

"Cuatro abajo... puse una en el lago. Me di cuenta de que hay un poco de hongo en un par de
los greens". Ella pasó sus pulgares sobre los callos en las palmas de la mano, pensando que
durante treinta y seis hoyos se habían mantenido bastante bien.

"Sí, el equipo de las instalaciones está realmente luchando... se supone que debe estar bajo
control". Él recubrió un chip generosamente con la salsa y lo mordió, haciéndolo crujir con

77
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

satisfacción. "Si esa es la forma en la que juegas después de dos semanas de descanso,
deberías tener una oportunidad real en el partido de clasificación en Austin".

Laura estaba satisfecha con la forma en que había jugado... aunque tenía algunos errores
mentales y un par de fallos la tenían irritada. Además, ella sabía que era hora de dejar la
cafeína. Vaya, eso va inteligente. El trabajo no era demasiado estresante; tal vez la gran rutina
mercado había llegado a ella. Laura estaba tan ocupada teniendo en cuenta el pensamiento
que ella casi no lo estaba escuchando a Peter.

"... Ir a mi casa y ver una película o algo así".

Maldita sea, maldita sea, maldita sea. "Ah, lo siento, Peter". Una sonrisa triste. "Estoy de
guardia este fin de semana y realmente necesito hacer el check in en la estación".

Peter ocultó su decepción. "Está bien, en otro momento. ¿Vas a tratar de hacer treinta y seis
mañana?" Cuidadosamente hizo la transición de regreso a la un tema que se sentía cómodo
hablando con ella. Para alguien con esas miradas, pensó, ella tenía tanto calor como una bolsa
de hielo. "Jeremy dice que es todo tuyo, cada fin de semana por el resto de su vida", dijo y
señaló que ella había prestado más atención al caddy ese día, que ella lo hacía con él.

"Podría ser caddie para ganarse la vida, preguntó algunos nombres y le dije que lo ayudaría a
hacer algunos contactos". Ella se echó hacia atrás mientras el camarero volteó un soporte
bandeja y se dispuso a servir la cena. Las fajitas le recordaron que estaba muy hambrienta y
sonrió en la anticipación, los ojos azules se iluminaron y se colocaron sobre... Su nueva
presentadora de las Seis en punto, que estaba yendo hacia ella.

"Hey, ¿no es Christine Hanson? ¿Ella es una de los tuyos, no es así?"

¿Una de los míos? El camarero terminó la distribución de los platos como Chris y Kate se
acercaron.

"Estábamos de camino cuando te vimos", Kate mintió, mirando de reojo a Chris.

Peter se puso en pie, haciendo un gesto a Laura para una introducción.

"Lo siento, Chris... Kate, Peter Davis. Peter... esta es Chris Hanson y una de mis productoras,
Kate Madison".

Peter volvió al encanto. Bueno, él no iba a ninguna parte con Kaz y la oportunidad estaba
llamando. "¿No les gustaría venir con nosotros?" Preguntó agitando su mano en la mesa. La
oportunidad de comer no con una, sino con tres mujeres atractivas, era demasiado atractiva
como para dejarla pasar.

78
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Uh, no." Chris miró a Laura esperando ver la molestia por el obvio coqueteo de Peter, lo que
consiguió fue un guiño y una entornar de ojos, que decía mucho acerca de la forma en que la
‘cita’ progresaba. "Ya estamos llenas nosotras. Encantado de conocerte, Peter". Dando a Kate
un suave empujón en la espalda, siguieron por el pasillo y salieron al vestíbulo. "Whoa", Chris
dio una suave risa. "No creo que iba muy bien." Ella mantuvo la puerta abierta para Kate y
aspiró como el aire cálido de la primavera las saludó, oliendo la hierba ligeramente recién
cortada.

Laura abrió la puerta de su departamento, arrojó las llaves sobre la mesa baja junto a la puerta
y se dejó caer en el viejo sofá, dejando que sus manos colgaran entre las rodillas.

La cena había ido cuesta abajo después de que Chris y Kate se fueron, Peter realmente
necesitaba a alguien para acariciar su ego y ella no era el tipo. Sólo así, espero que no arruine
mis horas de salida de fin de semana.

Laura dio un resoplido burlón. Eres una pieza para trabajar. Guapo chico, al que le interesas, y
lo único que puedo pensar es en cómo podría estropear mi juego de golf. ¿Cuán superficial
puedes ser?

Su sensación de alivio al ver a Chris y Kate estaba fuera de toda proporción. Eres una cobarde,
así de simple. Fregando la mano por el flequillo, consideró las actividades del día siguiente.
Golf en primer lugar, a continuación, softbol. Ahora, ¿dónde estaba su equipo?

Laura fue al pequeño armario del pasillo y comenzó a hurgar en los artículos almacenados allí.
Hieleras, cajas de libros y maletas fueron tirados al pasillo mientras buscaba la bolsa roja que
albergaba su equipo de softbol. Con un grito de triunfo, ella tiró para liberarlo de los confines
del armario. Descomprimiéndolo, comprobó el contenido... dos bates y un guante. El guante
podía funcionar, pensó, golpeando su mano en el bolsillo mientras caminaba al baño en busca
de un poco de aceite de bebé. El dulce aroma del aceite llenó el espacio cerrado como Laura
trabajó en el cuero. Satisfecha con la forma en que el guante se revistió, ella se puso una
pelota en el bolsillo y la envolvió con seguridad con una goma elástica.

Esto es agradable... puedes romper un guante de béisbol, reagrupar tus palos de golf y
manejar un camión en vivo. Pero no puedes coquetear y no puedes mantener una
conversación durante la cena.

Socialmente inepta, sí, esa soy yo.

Se lavó el aceite de sus manos y dejó caer el guante en la bolsa. Otra madrugada del sábado
noche, baño, libro y cama. Dios lo que es la vida que llevas.

79
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris abrió la puerta de la Volvo que cerró con su cadera y se colgó el petate softbol por
encima del hombro, el bate se pegaba por arriba y detrás de su cabeza. Echó a andar por el
camino que corría a lo largo de la valla de Northridge Field Park nº 2, manteniendo un ojo en el
juego en curso.

El equipo de Crónica parecía estar haciendo caso omiso a una de las estaciones de radio del
oeste, WKIX. Miró su reloj, un poco más y deberían estar algunos de los nuestros aquí. "Hey, K
Bob, ¿Cómo están tus rodillas?" Dejando caer la bolsa, trepó hasta donde estaba sentado.

Una baja sonrisa se extendió por su cara cuando vio quién estaba junto a él. Laura Kasdan
estaba inclinada hacia atrás, las piernas increíblemente largas estiradas enfrente y cruzadas en
los tobillos, las manos entrelazadas detrás de la cabeza. Una remera blanca mostraba los
bronceados brazos musculosos, pero los lentes de sol Oakley cubrían los ojos increíbles que
Chris conocía que miraban por debajo de la gorra roja de los Texas Rangers que llevaba.

"Me alegro de que hayas podido venir. ¿No hay golf hoy?"

Una sonrisa perezosa, "Ya jugué, este es mi enfriamiento". Ella se sentó, haciendo estallar las
articulaciones en los hombros.

"Au, eso suena doloroso", dijo Keith, abriendo el libro de anotaciones, "Está bien Kaz, ¿dónde
puedes jugar? Chris está en la segunda, voy a estar la tercera, iré a jugar primero y Rendally
jugará un poco. ¿Puedes manejar el jardín derecho?"

El jardín derecho, que es donde se envía a los novatos y esperan que no la cague demasiado.
"Seguro, lo que sea".

El resto del equipo llenó las gradas, con una suave conversación alegre. Laura miró con una
sonrisa mientras Chris destapó un tubo de ojo negro y se lo puso a un lado de sus mejillas.

"Look interesante para ti".

"No molestes... No puedo usar lentes de sol, porque se interponen. Además esto es de la vieja
escuela".

"¿Jugaste en la universidad?"

"Sí, con lanzamiento rápido sin embargo. Gracias a Dios por el Título IX. Yo incluso conseguí
una invitación para probar para el equipo olímpico '96... No estaba cerca de ser lo
suficientemente buena, pero fue una gran experiencia". Chris se encogió de hombros lejos del
logro como ella anudó doble sus zapatos. "¿Cómo estuvo tu cena? No parecía que las cosas
iban tan bien".

80
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"La comida era buena". Laura irónicamente comentó, "La compañía fue..." ella movió su mano
para demostrar que no había sido para tanto. Ella suspiró. En realidad, fue un desastre
absoluto.

"Él parecía agradable, ¿juegas al golf con él?" Laura asintió. "¿Lo abatiste?"

"Por supuesto".

"Bueno, si no es el Demonio Kazmanian en persona, por un poco de softbol con su variopinto


grupo. Bueno, Kaz, los comentarios de tu caída en desgracia eran muy grandes en ciertos
círculos. ¿Cómo se siente a renunciar a gran A para estar en un mercado medio con delirios de
grandeza?"

Laura habría reconocido la voz en cualquier lugar. Ella inclinó la cabeza para mirar hacia arriba,
a un poco de historia antigua englobada en la cara burlona del Director de Noticias de Canal 4.
"Lance. Me gustaría poder decir que es un placer... pero no puedo".

"No te puedes imaginar lo mucho que disfruté viendo tu excusa decrépita por un camión en vivo
que voló en pedazos... si yo fuera parte de los investigadores de seguros, buscaría la causa".

"Es bueno saber que tu cobertura es tan mala que nos estabas viendo".

Chris se pasó la lengua por los dientes, viendo el intercambio, ya que todo el mundo se quedó
en silencio a su alrededor. Esto podría ponerse interesante.

"Mira, lo que yo no entiendo es por qué no te despidieron de una patada en tu culo... Nadie se
saca esa mierda y es el editor de cintas durante la noche en Brownsville. Pero no, no, sigues
siendo una Directora de Noticias, como una especie de gato que siempre aterriza en sus pies".

Laura se echó hacia atrás sobre sus codos. "Brian no vio dos veces en tu currículum ¿eh?,
¿deportista?"

Él soltó una risa sin sentido del humor, "Voy a patearte el culo de esta tarde, entonces voy a
hacerlo de nuevo en el ranking de mayo, tal como lo hicimos en febrero. Chris está buscando
una agradable rubia hoy... ¿acabas de hacer tus raíces?"

Keith gruñó y saltó, "¡Imbécil!"

Lance saltó lejos y se dirigió a la otra trinchera, su risa resonando detrás de él. "¡Qué molestia!"

Chris escupió en su espalda en su retirada. Laura se inclinó para recoger su bolso, "Sí, bueno,
no te dejes que te afecte... él no vale la pena". Silenciosamente averiguó si ese era el peor
veneno que saldría hoy de la boca de Lance, barajó la suerte. "Vamos, tenemos un juego para
jugar".

81
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Aquí", Keith le tiró una remera blanca a Laura.

"Double Deuce". Laura sonrió al rojo y negro veintidós en la parte posterior. "Emmitt Smith,
gracias".

"No hay de qué. Supongo que tienes algo de historia con el señor Barker". Abrió la puerta para
ella.

"Sí, estábamos en Austin juntos... él pensó que debería haber sido el que consiguiera la
llamada a Dallas como un EP. Eso le molestó bastante, pero nunca fue la carrera.
Probablemente tiene algo bonito, bien distribuido sobre las 4, y va a hacer a un mercado
importante algún día, su tipo siempre lo hace".

"Él no es tan ardiente".

"No lo subestimes. Él es una pieza de trabajo desagradable". Ella le dedicó una sonrisa de cien
vatios al jefe de redacción, "Vamos a patear su culo hoy y tomaremos el resto como viene.
¿Correcto, Chris?" Sabiendo que la periodista había oído cada palabra y con la esperanza que
había oído la advertencia también.

Eran el equipo de casa, así que tomaban el campo en primer lugar, el cuadro interior de arcilla
roja se arrastró suave, el polvo soplando con los pasos de los jugadores que tomaron sus
posiciones. Laura corrió a través de la hierba verde brillante a la soledad del jardín derecho, sin
esperar ver mucha acción ya que la mayoría de los bateadores serían diestros y golpearían al
jardín izquierdo. Probablemente sea una buena opción para mí estar aquí. Tenía dudas sobre
su brazo, y el softbol intramuros parecía haber sido hace mucho tiempo.

El primero en salir fue un disparo limpio al campo de Rendally y lo envió por encima de Trip, el
primera base y uno de los presentadores deportivos del fin de semana. Lance fue el siguiente y
golpeó la pelota a pierna suelta sobre la cabeza de Keith. El jardinero izquierdo estaba listo y la
consiguió para Chris antes de que Lance hubiera comprometido la segunda. Ese fue el final del
juego de softbol amistoso. Lo que vino después sólo se podría llamar una guerra.

"Vamos a convertir dos". Keith llamó, en busca de una doble matanza. "Uno a la distancia".

El siguiente hombre hasta bateó una pelota bruscamente a Rendally corta, que lanzó la pelota
a Chris con fuerza a out en segunda. Lance aceptó que él estaba fuera, pero la perra en la
segunda no iba a convertir el juego de dobles, así que la mandó alto, apuntando con sus
zapatos a un lugar en la parte superior del pecho. Chris tomó la pelota fuera de su guante, y
casi la había lanzado hacia la primera base cuando el impacto en su clavícula le dio la vuelta,
tirándola al suelo y dejándola luchando por la pelota. "Out en segunda, a salvo en primera". El
árbitro decretó.

82
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Hijo de..." Chris siseó, agarrando su hombro.

"Parte del juego, Chrissy. Endurecete". Lance surgió de un salto y corrió hacia el Canal 4
dugout, con parte de su misión como matón e intimidador jefe, lograda.

"¿Estás bien?" Rendally preguntó, dándole una mano.

"Sí, él llegó alto", con una mueca de dolor se frotó la zona comprendida entre el cuello y el
hombro.

"Infeliz". Keith se estaba volviendo loco para ese minuto. Esto se supone que es amistoso.
"Uno más y vamos a hacer algo de daño". Un rápido vistazo a los jardines le dijo que su jefe no
estaba tomando los ataques a su personal a la ligera en absoluto. Los brazos cruzados y su
postura rezumaban hostilidad.

El último out fue de un vuelo al jardín central, el ladero se retiró con el único daño siendo tres
agujeros en la remera de la segunda base. Chris estaba echando humo como ella arrojó su
guante en el dugout.

"Podrías haber salido del camino, idiota", se reprendió a sí misma como se dejó caer en el
extremo del banco, se cruzó de brazos y miró a Laura. "No estabas bromeando cuando dijiste
que era desagradable".

Laura metió sus dedos a través de la valla de tela metálica entre el equipo y el campo. Mirando
hacia fuera, ella comenzó a hacer planes. Me has subestimado una vez anteriormente, Lance.
Apuesto a que puedo contar contigo para hacerlo de nuevo. Oh, esto es demasiado bueno...
Eres es el lanzador. Una risa malvada baja comenzó en la garganta y se abrió camino como
una sonrisa.

Rendally subió primero y simplemente, muy por debajo de la línea de tercera base. El viaje
estaba actuando como el coach de primera base y Chris se deslizaron fuera del dugout para
entrar a tercera. Kurt, el meteorólogo / lanzador bateó la próxima y bien simple también. Que
hizo subir a Keith, cuyos antebrazos parecían Popeye de mientras agarraba el bate
escarbadientes en las manos del tamaño de un jamón. Lance mostró su preocupación por
lanzar tres bolas consecutivas, pero el ego de Keith no le permitiría ser corrido en un juego de
lanzamiento lento, por lo que volvió a perder en el terreno de juego a otro. "Oh, por favor, señor
Director de Noticias", se burló, "No tienes miedo de mí, ¿verdad?"

"K Bob, eres una molestia".

El pinchazo tuvo el efecto deseado y Lance sirvió en un tono decente, aunque fue un poco
bajo. Con un gesto digno de Mark McGwire, el joven fornido entró y giró, un contacto sólido
enviando la pelota sobre la cerca del jardín izquierdo.

83
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Canal 8 estaba en la parte superior de 3-0, y el swing de impulso los había tenido celebrando
con palmadas y golpes de antebrazo. Trip fue el siguiente, entonces él también estaba de pie
en primera con algo sencillo.

Aún no había outs cuando Laura tomó el bate. Con los ojos entrecerrados, se acercó a la placa
de brazos cruzados, haciendo girar el bate para flexionar la muñeca derecha y el hombro, lista
para el duelo que estaba a punto de tener lugar. Ella cambió de manos para darle el mismo
tiempo, concentrándose en el ritmo de rotación, luego detuvo el movimiento de establecerse en
la caja de bateo y tomó cómodamente un par de swings de práctica. No es el mismo swing, se
recordó con severidad, no trates de esa manera.

Una de las Kathys estaba detrás de la placa actuando como receptora. La actuación era
correcta. Ella tenía claramente miedo a la pelota, lo que significaba que Lance tendría que
cubrir su casa si allí estaba el juego. Alejó la información y puso su mente a la tarea en
cuestión. Es hora de hacer un poco de caza de cabezas.

El primer lanzamiento se produjo bajo, sin el alto arco que es la firma de softbol de lanzamiento
lento. Laura decidió que era adecuado para sus propósitos y arremetió, lanzando la pelota a la
derecha hacia la cabeza del lanzador. Lance apenas tuvo tiempo de caer; aterrizando boca
abajo en la arcilla roja, escupiendo maldiciones como una fuente. Para el momento en que la
pelota fue recuperada, Laura había redondeado a primera, con idea de ir a segunda, y Trip se
dirigió al home. Sabiamente, no intentaron detenerlo lanzando a Kathy detrás del plato, ya que
sólo Dios sabía dónde la pelota terminaría.

Laura se situó en el primer lugar con una sonrisa burlona como Lance irrumpió de nuevo. "¡Lo
has hecho a propósito!"

"No seas tonto, si yo hubiera estado tratando de golpearte lo habría hecho. Has tenido tiempo
de caer".

"Eres una perra asexual frígida..."

"Vamos a Lance, vamos a jugar". El primera base trató de calmar al iracundo Director de
Noticias.

"Hey, azul", él le dijo al árbitro de segunda base, "¿Vas a dejar que se salga con eso?"

Él sonrió, "parte del juego... endurecete".

Chris fue la siguiente, con la esperanza de sacar provecho de la pérdida de control de Lance.
La periodista baja presentaba una pequeña zona de strike, por lo que trabajó la cuenta llena y
trabajó a Lance hasta hacerlo espuma. Finalmente llegó el terreno de juego que quería y
acarició la línea del jardín derecho, más allá de la primera base y en tierra de nadie al lado de
la valla.

84
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura nunca vaciló ni miró el coach de tercera base, ella acaba de encender los motores,
pasando segunda y tercera alrededor como disparaba hacia el home. La pelota y Laura
llegaron prácticamente al mismo tiempo. Lance estaba bloqueando el plato, pero el tiro fue alto
y Laura se zambulló bajo, lo que lo hizo rodar como ella se apresuró a tocar home. Sin toque y
ella estaba a salvo.

Oyó el árbitro dice que mientras rodaba libre de su defensor pisando fuerte. "¡Eres un jodido
idiota! ¡Yo estaba bloqueando el plato!" Lance gritó, con una vena abultada en su frente.

"Sin toque, está a salvo".

Nadie había pedido tiempo así que Chris seguía moviéndose alrededor de las bases. Lance
todavía tenía la pelota, sin hacer ningún intento de mantener a la corredora en cualquier base.
Los otros jardineros estaban ocupados viendo su autodestrucción, y para el momento en que
se les ocurrió que aún estaba viva, con un gruñido feroz, Chris fue pasando tercera y las rayas
hacia el home.

"¡Lance! ¡Ella viene a home!"

Con un rugido de Lance lanzó lejos y al otro lado de la placa como Chris ejecutaba un desliz
perfecto, o lo hubiera sido si Lance no hubiera abandonado el partido de softball para cambiar a
fútbol americano. Su mayor masa detuvo su movimiento hacia adelante abruptamente en una
nube de polvo corta del plato de home.

"¡Ella está fuera!" El veredicto del árbitro sonó claramente y Lance se levantó de un salto,
golpeando la pelota al suelo a pocos centímetros de la cabeza de Chris.

"¡La maldita perra hetero está fuera!" Gritó, con el buen espíritu deportivo en el olvido.

"¡Y tú estás fuera de este juego!" El árbitro gritó, señalando con el pulgar hacia el dugout.

"¿QUÉ?" Lance se dio la vuelta para enfrentarse al árbitro. "¡No puedes hacer eso! ¡Ella estaba
fuera!"

Chris se puso de pie y Lance la empujó en una buena medida.

“Espera un minuto..." Laura comenzó a moverse hacia adelante para conseguir a Chris fuera
de la línea de fuego, justo a tiempo para ver a Keith en un rasgón fuera del dugout y
lanzándose a la beligerancia con el Director de Noticias.

En ese momento se convirtió en un país libre para todo, con el resto de la banca de Canal 8
uniéndose a los jardineros de Canal 4 a empujones, gritos, ajustes de cuentas. La Kathy estaba
de pie a un lado con las manos sobre su boca, mirando la carnicería con horrorizada

85
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

fascinación. Chris no tenía tal inhibición en unirse y fue a golpear a Lance con toda la fuerza
que tenía, mientras él y Keith lidiaban en la tierra.

Oh, esto es simplemente genial, se supone que soy la que tiene el temperamento violento y sin
auto-control. Laura dejó escapar un suspiro y se encogió de hombros hacia los dos árbitros
antes de que ella se metiera en separar a los combatientes.

Agarrando a Chris por su cuello, Laura sostuvo a la mujer furiosa lejos de su cuerpo mientras
ella volvió su atención a Lance. Con un despliegue de fuerza sobrehumana, ella arrancó a
Lance de su lucha con Keith y lo lanzó a mitad de camino por la línea de tercera base al dugout
de su equipo y rugió lo suficientemente fuerte para competir con el Concorde SST, "¡Paren
ahora! ¡O VOY PATEARLOS A LA MIERDA A CADA UNO DE USTEDES!"

Ellos se congelaron y el silencio era ensordecedor. "¡Canal 8, vaya a su dugout! ¡Canal 4, al


suyo! ¡AHORA!" Ella estaba gruñendo y no le importaba, los ojos azules eran casi blancos con
la rabia apenas controlada, los jugadores, sintiéndolo, comenzaron a moverse a sus
respectivos bancos.

Apretando los dientes a él, Laura se volvió hacia los árbitros, "¿Terminó el juego? ¿Ambos
equipos pierden?"

"Oh sí". Llegó su respuesta al unísono.

"Bien. ¿Quieren decirles?" Ella hizo un gesto hacia el grupo quejándose del Canal 4 y luego dio
una sonrisa torcida. "Nos vemos la semana que viene".

Se dirigió a su banquillo, donde su equipo hosco sentó con variados grados de carne
moreteada. Mi equipo, para bien o para mal.

Se arrodilló delante de Keith, inclinando la cabeza para obtener una mejor visión de su ojo
morado. "Tengo que decirte, seguro que sabes cómo mostrarle a una chica un buen momento".

"Él empezó." Keith asignó la culpa desde su perspectiva.

"No, yo lo empecé y no debería haberlo hecho. Nosotros perdemos y ellos pierden. Vete a casa
y ponte un poco de hielo... sigue adelante".

"Deberías ver a los otros chicos". Rendally murmuró, echando el guante en su bolsa. De pie,
mientras los observaba recoger sus cosas y salir en fila a todos, pero Chris, estaba hundida en
la esquina con la cara entre las manos.

Laura se acercó y se sentó junto a ella, quitándose el sombrero y los Oakley, se inclinó y puso
su mano en el hombro de la mujer más joven. ¿Qué digo? "Chris, no es el fin del mundo... Por
Dios, es sólo un juego que salió mal". Los hombros comenzaron a temblar y Laura estaba en

86
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

una pérdida total, sin saber cómo consolarla, a continuación, Chris movió sus manos y Laura
pudo ver que se estaba riendo. ¡Riendo! Laura farfulló, "Tú..."

"¡Oh, vamos, tienes que admitir que no tuvo precio! ¡Keith, defendiendo nuestro honor,
Rendally acaparando a ese tipo por el pelo, la histérica Kathy...! ¡Dios, me hubiera gustado
grabarlo!" Ella fue a otra carcajada. "¡Y tú! Lanzando cuerpos alrededor como leña. ¿Qué
tomas para el desayuno, She-Ra, Princess of Power?"

"¿Yo? ¿Qué hay de aporrear a Lance? Pensé que enloqueciste". Laura se echó hacia atrás con
una mirada de disgusto, apoyando los codos en la parte posterior del banco mientras esperaba
a que la risa se calmara. El humor era contagioso sin embargo y Laura no pudo contener una
sonrisa.

"Está bien, estoy mucho mejor ahora", Chris dijo, secándose los ojos. "Partí mi labio otra vez".

"¿Qué puedo decir? Yo comando con mi cabeza".

"Eso es un poco peligroso para alguien en tu línea de trabajo". Laura se inclinó hacia delante
para tocarla ligeramente con el dedo pulgar, los ojos azules concentrados.

Chris sonrió con tristeza y miró hacia estos, tragando como su respiración se volvió superficial.
Antes de que viera sus ojos yo tenía el control de mi alma, en su conjunto. Alejándolo, Chris
fingió un dolor que no sentía. "Ouch. Supongo que un poco de hielo sería bueno para mí
también". Dime qué voy a hacer contigo. Su subconsciente completó la letra de una canción.
Incómoda con la dirección de sus pensamientos se dirigían, Chris se levantó y recogió su
equipo. Jefa, jefa, jefa. Esas son aguas muy peligrosas, rápidas, di algo ingenioso y encantador
para evitar la situación. "¿Has visto a mi otro zapato?" Guau, ahora sabes por qué consigues
tanto dinero.

Mirando a su alrededor brevemente, Laura lo sacó de debajo de la mesa y se lo entregó a ella.


"Mira, estamos a sólo un poco lejos de mi club, pasaremos, obtendremos un poco de hielo para
tu labio... Hey, incluso puedes disfrutar de la bañera de hidromasaje mientras yo golpeó
algunas bolas". Laura tomó la decisión y le ofreció la invitación antes de que tuviera tiempo de
pensar en ello. "Incluso voy a tirar una cena en el grill. ¿Qué dices?"

Chris parpadeó. Sí, ella quería ir, quería estar con ella y quería conseguir algo de comer. Ella
no lo ofrecería si ella no quisiera, ¿verdad? "Está bien, tengo un traje de baño en el coche".

"Bueno, puedes seguirme". Ambas abandonaron el campo, el tintineo de la puerta que se cerró
detrás de ellas, "¿Supongo que es demasiado esperar que esto no va a trascender?"

"¿Qué, el juego?" Ante el asentimiento de Laura, Chris echó atrás la cabeza y se rió. "Oh,
infierno, no. ¿Los árbitros? Supongo que nadie te dijo que nos turnamos así que no tenemos

87
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

que pagar a nadie. Esos tipos son de Canal 12... Todo el mundo en la liga probablemente ya lo
sabe".

"Lo que significa Art lo sabe".

"Creo que es una apuesta segura".

"Genial".

Ostentoso. Esa fue la primera palabra que Chris pensó para describir la casa club. Pisos de
roble y una araña prestaban un aire anticuado a la entrada, e incluso en un domingo había una
recepcionista.

"Buenas tardes, señorita Kasdan... ¿Una invitada hoy?"

"Sí, Marcia, esta es Chris Hanson".

"Bienvenida a Northridge, señorita Hanson, espero que disfrute su tarde. ¿Puede firmar, por
favor?"

"Gracias. ¿Ellos te permiten ver la TV en el trabajo?" Chris se inclinó para firmar el libro de
visitas y Laura se maravilló de nuevo en el modo fácil en que la joven atraía a la gente. En el
momento en que dejaron la recepción, Chris sabía telenovela favorita de Marcia, los nombres
de sus dos hijos, todo sobre el trabajo de su marido y el especial en la parrilla para la cena.

"¿Cómo haces eso?" preguntó Laura, empujando la puerta abierta para el vestuario de
señoras. "Quiero decir, todo el mundo piensa que te conoce y quieren una parte de ti. Conozco
otras bien establecidas personalidades de la televisión que no se manejan tan bien como tú lo
haces".

Chris se encogió de hombros, "Es como dijiste, ya me conocen, yo ya soy un fijo, por lo que
sólo conectó con una parte de sus vidas... un espectáculo, o una historia que he hecho por lo
general proporciona la chispa".

"Esto va a empeorar, ya sabes. Cuando te muevas a las Seis tendrás una audiencia más
grande. Te lo dije antes de que tuvieras que pagar un precio bastante empinado en el camino
de la vida privada".

"No me molesta la forma en la que te molesta a ti".

"¿Yo?"

88
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Claro, eres una persona mucho más privada que lo que yo soy. El introvertido clásico. ¡Guau,
esto es bueno!" Una barra de bar tomaba una de las paredes de la sala de estar, que conducía
a una amplia zona de vestidores alfombrada. De allí la habitación se abría hacia un recinto de
azulejos, donde una enorme bañera de hidromasaje burbujeaba alegremente. Más allá de eso,
había duchas, baños y mesas de masajes.

Mientras Chris hurgó, Laura abrió su casillero y sacó sus palos y zapatos. Poniendo la bolsa
sobre su hombro, ella se dirigió a la puerta. "Chris, hay un poco de hielo en el bar, la estadía en
el jacuzzi es por el tiempo que quieras, ve al campo de prácticas cuando estés lista para la
cena".

"¿No vas a sumergirte en la bañera?" Chris intentó mantener la decepción en su voz.

"No, necesito practicar. Nos vemos en un rato".

Chris vio que la puerta se cerró detrás de la mujer alta. Ahora entiendo lo que quieren decir
cuando dicen 'viuda del golf’.

La práctica de la tarde el domingo siempre le recordaba a Laura a su madre, y ella sonrió


mientras caminaba por la pendiente al campo de prácticas. Cariño, nunca tendrás un juego si
no te pones a practicar.

El acento texano fuerte y bajo de su madre siempre la hacía a Laura pensar en los días
calurosos de verano y golpear el balde de cubo de bolas, a veces, hasta que sus manos se
agrietaban y sangraban, siempre tratando de encontrar ese juego difícil de alcanzar del que su
madre hablaba con tanto amor. Si cerraba los ojos, casi podía ver a las dos practicando una
junto a la otra bajo la atenta mirada del profesor de su madre. Louis fue uno de los primeros
profesionales enseñando que eran negros en el sur, y el juego de su madre era casi
exclusivamente de su creación. Algo hizo clic entre los dos y por lo que Laura sabía, su madre
nunca tomó lecciones de nadie, ni siquiera de Harvey Penick a través de la ciudad en el barrio
de moda en el Austin Country Club. Louis llevó la bolsa de Sarah Kasdan en diez Torneos
Amateur estadounidenses y cinco Abiertos de Estados Unidos. Así que, cuando llegó el
momento de aprender, Laura quería a Louis enseñándole. Fue Luis quien le dijo que ella
estaba bien, cuando el Estado de Arizona no mostró ningún interés en la adolescente
desgarbada, la Universidad de Texas tenía un equipo de golf de finas mujeres, y para ella era
mejor que se quedara en Texas de todos modos; todos los grandes jugadores eran de Texas y
debían estar cerca de casa. Así que Laura fue a la UT. Su padre nunca había entendido.

En una inversión completa de lo que era su padre, era Sarah, que quería que su hija fuera
deportista y su marido David que había querido que fuera académica. Se especializó en
periodismo para complacerlo, pero no fue suficiente.

89
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

No había ninguna nobleza en el golf como una profesión y al final hizo el trato con su padre, y
amargura de ambos se resentía por hacerla elegir, siempre había sospechando que había
tomado la decisión equivocada y era demasiado terca para retirarse de un situación de no
ganar.

Nada cambia. No hace siete años y no hace dos semanas. ¿Dios, han sido sólo dos semanas?
Dejando su bolso en el suelo junto a una pirámide de bolas, Laura sacó su palo de hierro siete
y un guante. Girando el palo con aire ausente, ella se aseguró de que los marcadores de
distancia eran exactos. El giro más rápido se movía en una figura de ocho enfrente de ella,
rodando por la muñeca y flexionándola.

Todos los texanos pueden girar, aunque esto es menos batuta y más espada. Con un suspiro,
se detuvo, golpeando la cabeza del palo en el suelo, y luego comenzó a dibujar las bolas para
ella.

Cariño, nunca tendrás un juego si…

Chris descansaba en el jacuzzi, con el deseo de un vaso de té helado. Cuando la adrenalina


alta de la reyerta se disipó, ella estaba mucho más dolorida de lo que se pensaba
originalmente. Gimiendo, ella cambió de posición, segura de que algunos músculos gritarían
mañana. La reunión de prensa el lunes por la mañana iba a ser interesante. Además de las
consecuencias del juego, Laura iba a anunciar los cambios de presentadores y Chris podría
finalmente hablar de ello con alguien que no fuera su familia. Keith y Kate estarían felices...
Tom probablemente no va a estarlo, demasiado cambio toma el centro de atención fuera de él.
No había pensado en ello, pero era un gran riesgo para Laura también. Si Chris era un fracaso,
uno de sus elencos noticias más rentables iba a perder ingresos, y Art desgarraría la piel de la
persona que se le ocurrió la brillante idea...

Supongo que por eso ella es la Directora de Noticias y yo no. Bueno, ¿qué tenemos que nos
enteramos de la enigmática señorita Kasdan? Chris corrió por una lista de las cosas que había
aprendido sobre el enigma que era su jefa. No le gusta ser llamada Laura. Ella conduce un
jeep viejo pero pertenece a un fabulosamente caro Country Club, donde juega al golf muy bien.
Ella bebe tequila y tiene la fuerza de diez hombres, más una tolerancia muy alta para el dolor.
Chris se acordó de la lesión durante el episodio de camiones en vivo, y señaló que Laura nunca
dijo una palabra al respecto. Y que debe haber dolido como el infierno cuando ella comenzó a
lanzar esos cuerpos alrededor. Ella y Lance Barker tiene una historia, aparentemente fundada
en una aversión mutua, pero Peter, el profesional de golf parece estar fuera de la foto.

Con un bufido de impaciencia, Chris se dio cuenta de que ella no sabía mucho acerca de la
mujer de todos modos. Pero Lisa lo hace. Ella hizo una nota mental para interrogar sobre la
directora a su ex compañera de cuarto, y siempre estaba la cena, incluso si Laura no era muy
habladora.

90
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Resuelta, Chris salió de la bañera, se ató una toalla alrededor de sí y se acercó a las duchas
para lavar el cloro fuera de su piel, el agua más fría que contrastaba con el calor del
hidromasaje. Eres una periodista ya sabes, haz la investigación. Un viaje a la vanidad le
presentó una gran variedad de cremas hidratantes y lociones. Chris destapó una botella y tomó
un olisqueo experimental, se encogió de hombros y comenzó a frotarlo en sus piernas.

Una remera de polo limpia y pantalones cortos la hacían sentirse mejor, cuando ella miró su
reloj, se sorprendió al ver que casi había pasado una hora y ella estaba muy, muy hambrienta.
Relleno su uniforme sucio en su bolso de transporte, lo dejó al lado del armario que pensó que
había visto a Laura ir antes.

Con una última mirada a su reflejo, ella salió de los vestuarios y fuera de la zona de recepción.
Marcia estaba feliz de darle las instrucciones para el campo de prácticas, y después de
enganchar una moneda para la casa, fue a buscar a su jefa. No parecía haber demasiada
gente alrededor para un domingo por la tarde. Una televisión estaba encendida en el bar, y ella
pudo oír voces masculinas fuertes que debatían los méritos de las carreras de NASCAR como
el próximo gran deporte americano.

Al abrir la puerta al exterior, Chris salió al rellano que daba al green del hoyo 18. La madreselva
estaba en plena floración, llenando el aire de la tarde con su dulce aroma. Ella se fue
rápidamente por las escaleras, y comenzó a ir a lo largo de la ruta de acceso al campo de
prácticas, varios carros de golf zumbaban como sus ocupantes disfrutaban el último fin de
semana en el campo. El camino dobló una curva, y vio a su presa.

Al entrar en la hierba se acercó con cautela, no estando muy segura de llamar en una situación
así. Laura se centró sólo en la pelota que se balanceaba en el blanco y frente a ella, lanzando
la pelota en el marcador a 150 yardas. ¡Whootick! A medida que el palo hizo contacto y golpeó
al chocar contra el plástico, una y otra vez. Chris sabía que no podía ser tan fácil como la mujer
alta lo hacía ver y no pudo evitar sonreír ante la imagen.

"¿Estás lista para ir a comer algo?" preguntó Laura, volviéndose a mirar hacia atrás en la mujer
más pequeña, consciente de ella en el momento que dio un paso fuera del camino de carros.

"Siempre. ¿Así que esto es lo que haces en tu tiempo libre?" Chris se acercó, dándose cuenta
de la fina capa de sudor en los brazos y las piernas sin problemas y musculosas. Los Oakley se
habían ido y los ojos azules estaban relajados y amables, no el hielo blanco de su ira anterior.
Pensó Chris, ojos de camaleón interesantes.

"Casi todos los días, si puedo".

"¿Por qué?"

91
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura ponderó la pregunta que por alguna extraña razón, nunca nadie le había preguntado.
"Debido a la mecánica de mi swing tiene que ser mantenida a través de la repetición
constante".

"Uh huh". Chris dijo, como si no tuviera ni idea de lo que su jefa estaba hablando.

"Estoy seguro de que explica la razón técnica para la práctica de todos los días, pero ¿por qué
dedicas mucho tiempo a lo que es esencialmente un pasatiempo?"

No siempre va a ser un pasatiempo. Laura dio una media sonrisa mientras se deslizaba el palo
en la bolsa y se cubrió con una toalla alrededor de su cuello. "¿Por qué árbitras a pequeños en
partidos de la Liga los fines de semana si no tienes hijos?"

"Eso es diferente." ¿Cómo lo sabía? Chris se preguntó.

"¿Por qué? Yo soy buena en el golf y me encanta". Un encogimiento de hombros descuidado,


"Voy a tratar de calificar para el Abierto en unas pocas semanas más, me gustaría otra
oportunidad en el Amateur de Estados Unidos". Laura no sabía por qué, pero era importante
que Chris entendiera esa cosa sobre ella. "Por una serie de razones, WBFC es uno de ellos, no
puedo ser un golfista a tiempo completo, así que voy a competir en lo que pueda, cuando
pueda".

"Lisa Tyler cree que deberías estar jugando golf para ganarte la vida".

Laura izó la bolsa al hombro. "Lisa y yo hemos tenido esa conversación demasiadas veces
para contarlas. Es el ritual, la disciplina, la paciencia y la planificación. Me ayuda en todos los
aspectos de mi vida... incluyendo en la ejecución de una sala de redacción. ¿Por qué hacer de
árbitro en ligas pequeñas?"

Chris sonrió, los ojos verdes iluminando su rostro. "Porque me encanta el béisbol, y yo soy
buena en eso".

"Ahí lo tienes. Vamos a conseguir algo de cenar".

La parrilla no estaba demasiado llena de gente y que rápidamente las llevaron a una mesa.
Chris se sorprendió de la cantidad de personas que se detuvieron en su mesa para decirle algo
a Laura y ella sonrió a través de una multitud de presentaciones. Hombre, para alguien que
sólo ha estado en la ciudad por una semana, ella sí que conoce un montón de gente. "Eres una
especie de celebridad aquí, ¿verdad?"

Para su sorpresa la mujer morena se sonrojó. "Sí, es un poco extraño a veces. Yo creo que
están teniendo un sorteo para ver quién se empareja conmigo el próximo fin de semana cuando
juegue".

92
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Entonces, ¿cuánto juegas?"

"Bueno ayer jugué 36 hoyos, que son dos rondas. Jugué la primera con Peter, que conociste
ayer por la noche, y luego tomé a dos chicos después de la comida. Esta mañana he jugado
una ronda con Jim Thompson y Randy Mercer allá. Probablemente trataré de conseguir nueve
hoyos por lo menos dos veces esta semana".

"Y prácticas".

"Sí, voy a la práctica".

"Eso es un montón de golf".

"No es suficiente si lo hago para ganarme la vida".

La camarera las interrumpió para tomar su orden. Laura eligió pollo, mientras que Chris ordenó,
un chuletón especial marinado que Marcia recomendó y un gran vaso de té helado.

"¿Qué, no hay Coca-Cola?"

Laura hizo una mueca, "Estoy tratando de reducir la cafeína... arruina mi putting".

"Ya veo". Bebió un sorbo de té, teniendo eso en cuenta. "Él te llamó perra frígida asexual".

"¿Discúlpame?" Los ojos azules parecieron sorprendidos y un poco enojados.

"Lance te llamó así. Un insulto bastante inventivo para un tipo como él, ¿no te parece?" Chris
se deslizó en su modo de periodista curiosa.

"Nunca nos llevamos bien".

"Eso no es sólo mala sangre, Laura, es veneno".

"Es Kaz", dijo de forma automática, continuando su juego. "Y él no aceptaba un no por
respuesta".

"Entonces, ¿qué pasó?"

Una ceja delgada lo planteó, "Estoy segura que, dada mi reputación, puedes rellenar los
espacios en blanco".

Chris se echó hacia atrás y le dio a su jefa una sonrisa, "Ah... este no es momento para ser
tímida, además, tengo otras fuentes y no me obligues a cavar más profundo hasta que
descubra todos sus secretos".

93
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura regresó la sonrisa, "Cava lo que quieras. Acabarás por encontrar una Directora de
Noticias con mal carácter con un montón de enemigos". Ella tomó un sorbo de agua, haciendo
crujir el hielo picado con sus dientes delanteros. "¿Y tú? ¿Eres de Nashville, hmm?
Probablemente la chica más pequeña porque pareces acostumbrada a salirte con la tuya, sí de
una gran familia y ellos te estropearon".

Chris se rió. "Oh, tienes razón en todos los aspectos. Tengo cuatro hermanos y una hermana,
la mamá es maestra y mi papá es electricista. Soy la más joven y tienes toda la razón, yo era
consentida".

"¿Son cercanos?"

"Sí, lo hacemos todavía, y es una buena manera de crecer. ¿Tiene hermanos o hermanas?"

"Nop. No hermanos, ni hermanas y mis padres están muertos". Laura entrecerró los ojos hacia
la periodista, retándola a hacer la siguiente pregunta. Tú empezaste esto, se dijo.

Fue la apertura que Chris había estado esperando y ella se aprovechó, diciendo suavemente:
"Recuerdo a tu papá dando una conferencia, cuando estaba en la escuela... ¿Te pareces
mucho a él?"

No era en absoluto lo que Laura lo esperado. ¡Se supone que debes preguntar cómo murió, o
cómo me sentí al ver a sus cerebros salpicados por el suelo una y otra vez en cada repetición
de la red por una semana! Podía sentir su boca un poco floja y una opresión en el pecho que le
hizo casi imposible respirar. Ella tragó saliva y apretó la mandíbula contra el dolor de recordar.
"Tengo sus ojos". Fue antes de que pudiera detenerse. Mirando hacia abajo, Laura comenzó a
reorganizar el plato alrededor de su servilleta. Chris no dijo nada, sólo esperó. "Y su altura".
Ella soltó una risa amarga. "Por supuesto que no la paciencia o la persistencia".

Fueron interrumpidas por la cena y después de servirles, la camarera una rápida retirada,
sintiendo la tensión que brotaba de la mujer morena. Laura había perdido por completo el
apetito, el suculento pollo ya no tenía ningún atractivo. Ese no fue el caso de Chris, que miró
con admiración el bistec y cavó en este con fruición.

"¿Sabías qué serías tan alta?"

"No terriblemente bien". Laura tomó una decisión y empujó su silla de la mesa. "Por mucho que
he disfrutado de la imagen de tu técnica de entrevistas, y es bastante impresionante, necesito
un poco de aire. Disfruta el resto de su comida y te veré mañana en el trabajo".

"Espera, lo siento..."

94
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Ninguna disculpa es necesaria. Fue una tarde muy entretenida...". Con una reverencia
burlona, Laura se volvió y salió de la parrilla, parando el tiempo suficiente para firmar la propina
de la camarera que ofreció mientras caminaba. Ella salió por la puerta de atrás, más allá de las
filas de carros que se devolvían y se limpiaban después de un día de golf.

Al ver su bolso en la caída, Laura lo recogió y se dirigió hacia el estacionamiento y al jeep. Sólo
te tienes que ir. Era una trampa, su opinión no importa. Pero lo hacía. Maldiciéndose por todas
sus debilidades reales e imaginarias, Laura lanzó los palos en la parte trasera del jeep,
instalándose con una sacudida. Apoyada en el neumático de repuesto, agarró un puñado de
flequillo oscuro y fue hacia la conversación otra vez, tratando de averiguar donde ella perdió el
control. Acéptalo, estabas jugando un juego y perdiste... querías ver lo lejos que iría y si podría
tomarlo. No puedes. Y el apodo de Lance... Por Dios, haría reír a todos si supieran de dónde
salió eso.

Con más de una maldición se subió al jeep, el motor cobró vida con un giro de su muñeca,
corriendo tan bien como lo hizo el día en que su padre lo llevó a casa y le lanzó las llaves. Te
queda bien, él había dicho. Un regalo espontáneo en toda una vida de nunca-ahí. Enojada,
Laura tiró la marcha y se alejó.

Chris se sentó en la mesa, horrorizada por su error de cálculo. Presioné demasiado, esto no
era una historia sobre corrupción pública, esto era obviamente una herida abierta que no
estaba preparada para el sondeo serio. Ella dejó escapar un suspiro de frustración al igual que
la camarera se acercó a la mesa.

"¿Qué pasó con la Señorita Kasdan? ¿Ella no quería que la cena?"

"No, sólo tuvimos un pequeño desacuerdo. Escucha, ¿podemos poner en caja esto? Iré por su
casa y no va a desperdiciarse".

"Claro", la camarera respondió. "Espero que todo estará bien".

"Sí," dijo Chris con tristeza: "Yo también lo espero".

Laura estaba sentada en las escaleras fuera de su departamento bebiendo cerveza de raíz
cuando el Volvo rojo oscuro se detuvo. Chris salió y llegó de nuevo con la bolsa de plástico que
contenía las cajas llenas de alimentos de la cena abreviada.

Desde la base de la escalera, consideró a la mujer morena mirando hacia ella. "¿Estabas
esperando que yo apareciera?" Cuando lo único que consiguió fue un encogimiento de
hombros, a cambio, Chris empezó a subir las escaleras. "¿Pensé que ibas a despedirte de la
cafeína?"

"La cerveza de raíz no tiene".

95
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Oh. Escucha, estoy..."

"No lo hagas". Laura miró a Chris, y sin decir nada más, se corrió para hacer espacio para ella
en el paso.

"¿Cómo sabías que yo vendría?"

Un resoplido, "¿Debido a que tiene tendencias de acosadora? No, porque en un montón de


maneras eres como el que... pica, pica, recoge... hasta que consigue lo que quiere... ¿le ponen
algo en el agua de Mizzou?"

"Sólo si vas a licenciatura en Periodismo. ¿Por qué no has ido a Missouri? No, olvida que te
pregunté, estoy haciendo palanca". Chris se sentó junto a Laura, todavía con la bolsa de
plástico y cruzó las piernas en los tobillos.

"No puedes evitarlo, eres lo que eres". Ella observó como la mujer rubia se sonrojó a un rojo
apagado. "No creo que jamás te haya visto sonrojar antes... Yo me fui porque quería". Terminó
su bebida y aplastó la lata de aluminio entre manos fuertes con una crisis de satisfacción.
"¿Qué más quieres saber?"

"¿Por qué el repentino deseo de responder a mis preguntas?"

"Debido a que vas a volverme loca con tu necesidad de saber. Vamos a ver si puedo empezar...
Mi madre era una de las más ganadoras en la historia de golfistas aficionados y ella murió de
cáncer de mama hace poco más de tres años. Mi padre quedó devastado. Él... se fue a Bosnia
justo después de eso. Entonces... bueno, ya sabes". Su boca se torció con amargura. "Ellos
luchaban todo el tiempo, pero nunca imaginaría que él no podía vivir sin ella". Chris no dijo
nada durante un minuto, y Laura no podía empezar a adivinar lo que estaba pasando en la
cabeza de la periodista... todo era posible.

"¿Por qué estás tan enojada con él?" La pregunta cuando la dijo fue suave y no tenía
realmente la intención de inmiscuirse. Chris realmente quería entenderla y Laura no sabía
cómo responder.

"Un psiquiatra diría que no he superado mis sentimientos de abandono".

"Mi conjetura es que estabas bastante enojada con él antes de morir".

Laura asintió, "Yo no quería ser lo que él quería que yo fuera. Acabé por hacerlo todos
nosotros, mi madre incluida, fue bastante miserable. Entonces los dos se fueron y murieron
antes de que pudiera hacer lo correcto".

"Así que no hay culpa tampoco".

96
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Por supuesto que hay culpa... soy católica".

Chris se rió un poco en eso y alivió la tensión un poco. "Entonces, ¿dónde te deja ahora?"

"Tengo promesas que cumplir... y millas que recorrer antes de dormir". Laura sonrió mientras
ella citó el poema familiar. "Angustia suficiente por un día. Siento que corrí de ti antes, ¿me
trajiste la cena?"

Chris sabía el valor de una retirada estratégica y le permitió cambiar de tema cuando pasó la
caja de espuma de polietileno que contenía la cena de pollo. "¿Qué has hecho con las
personas en tu club? Dos de esos tipos estaban realmente locos de que yo te eché a correr...
estaban hablando de algún tipo de ejercicios que se suponía que harían juntos y Marcia apenas
me habló… dijo algo acerca de la lealtad".

"Y pensé que no tenía habilidades sociales".

"No, nunca pensé eso. Sin tacto, tal vez..."

"Uh, a ti es a quién le falta de tacto, mi amiga".

Los ojos verdes se estrecharon en el cambio ocasional de frase y Chris sonrió pensativamente.
Mi amiga, bueno, es un comienzo.

Parte 4: Divulgación completa

El mes de abril voló en un borrón de planificación y preparación para el más brutal de los
períodos de calificación de televisión, el de mayo. Los presupuestos del cuarto trimestre se
colgaban en los números obtenidos durante finales de temporada y las acrobacias salvajes, y
en el negocio de las noticias locales, los participantes rezan por cualquier cosa de interés
periodístico. Desde el mal tiempo a la guerra, nada aporta a los espectadores del tubo como la
calamidad humana.

O nuevos talentos.

Laura Kasdan se quedó con los brazos cruzados mirando el conjunto de noticias y a la atractiva
mujer rubia sentada en la silla de presentador izquierda. El conjunto había conseguido un poco
de un lavado de cara del fin de semana, con pintura nueva y asientos. Ahora era el momento
de ajustar las luces y asegurarse de que la nueva presentadora de las Seis en Punto lucía tan
bien en el nuevo conjunto de la tarde como lo había hecho en el set del mediodía. Los cambios
de fondo habían hecho sutiles diferencias en los tonos de piel y los ponía en relieve; el truco
era arreglarlo sin cambiar la luz en cualquiera de los otros presentadores.

97
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Cómo está la luz de fondo, Kaz?" Lisa llamó abajo de una escalera que la sostenía a la red
mientras que ella estrechó las vísceras en la luz en cuestión.

"Eso está mejor". Laura miró de soslayo en el monitor de estudio, "apenas golpea sus
hombros".

Lisa bajó la escalera para conseguir una mirada más de cerca. "Todavía está un poco
caliente... probablemente podemos cuidarlo con un poco de difusión". La Gerente de
Producción miró a Chris, pensativo, "Chris, ¿sigues estando bien con el teleprompter?"

"No tan mal", contestó la reportera convertido en presentadora.

"¿Estás cómoda?" Preguntó en un tono más profundo Laura, "Porque creo que ya casi estamos
por aquí".

Chris dejó escapar un suspiro de alivio. Habían estado trabajando durante aproximadamente
una hora y las luces empezaron a darle un calor insoportable. Chris era una mujer paciente,
pero esta sesión la estiraba.

Parecía que fue hace tan sólo unos días de que Laura anunció a la sala de redacción los
cambios de presentadores para las Seis, sino que todo un mes había pasado y Chris había
sido cuestionada profesionalmente como nunca antes. Ella era responsable de cuatro informes
especiales al aire durante los barridos y el tiempo para todo lo demás había sido tan escaso
como los dientes de una gallina.

Chris no sabía cómo Laura lo había hecho, pero la sala de redacción estaba funcionando como
una máquina bien engrasada, y todo el mundo desde los fotógrafos a los editores de cinta,
sabían que esta suerte de período iba a ser diferente de cualquier otro que habían
experimentado. Todo estaba trazado de antemano, todos tenían sus asignaciones y todo iba de
acuerdo al plan.

Al menos todos esperaban que así fuera. Ella estaba nerviosa consciente de que Laura Kasdan
había apostado su reputación en este libro Neilson, y para bien o para mal, el futuro de Chris
fue atado a así la enigmática Directora de Noticias.

"Muy bien", Laura asintió, "Esto es con lo que vamos a ir esta noche. ¿Estás feliz?" preguntó
Lisa, que estaba desarrollando una hoja de lo que parecía ser el material de gasa.

"¿Hmm? Sí, esto debe hacer el truco... Estamos bien para ir Kaz, Chris, espera por sólo un
segundo". La gerente de producción subió la escalera y rápidamente cortó el filtro de difusión
en la luz. "¿Cómo está eso?"

Laura no podía decir cualquier diferencia en el monitor, pero supuso que Lisa sabía lo que
estaba haciendo. "Me pareció que estaba bien antes".

98
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Lo hacía". Lisa bajó de la escalera; "Se ve mejor ahora".

"Yo no estoy en eso". Chris se cruzó de brazos y levantó una ceja. "¿Terminaste ya?"

"Te ves bien. Listo". Laura sacó un pad estrecho de un bolsillo y consultó su lista. "Eso es todo
entonces. Gracias Lisa". Caminando hacia las puertas dobles, cerró el pad y salió del estudio.

Chris se estiró mientras se levantaba, "Así que así es cómo lo hace... todas esas listas. Nunca
he conocido a nadie tan organizado".

Las luces se apagaron como Lisa sacó los difusores abajo. "Ella ha sido así siempre y desde
que la conozco... sólo una planificadora meticulosa supongo". Se volvió hacia la periodista, "Así
que... ¿estás lista?"

"Um, sí". Chris dio una media sonrisa, "Ya está aquí... el gran espectáculo".

"Bueno, yo no sé nada de eso, pero es más grande que el del mediodía".

"Lisa, ¿tienes un minuto?" Los ojos verdes estaban nublados mientras miraban al Gerente de
Producción.

"Yo siempre tengo tiempo para ti, Chris. Vamos, vayamos arriba".

La oficina de Lisa estaba en el otro lado del control de producción. No estaba exactamente
sucia, pero parecía como si se hubiera trabajado dentro. Lo más atractivo de todo era la gran
ventana, mirando hacia el frente del edificio, una rareza en un canal de televisión, donde todo
excepto en el vestíbulo, las ventanas no servían para nada.

"Me encanta esta oficina", dijo Chris, volviéndose a mirar las cintas almacenadas
cuidadosamente en los estantes, "Es la mejor en el edificio".

"Me gusta". Lisa estuvo de acuerdo con ella. "¿Qué pasa? Cierra la puerta". Ella se deslizó
detrás de su escritorio y señaló que tenía e-mail... siempre tenía e-mail.

Chris cerró la puerta, pero se mantuvo en pie. "Esto es incómodo, pero realmente no sé a quién
más le puedo hablar". Se cepilló nerviosamente a la manga de su chaqueta, tratando de decidir
por dónde empezar. "Hace unas semanas me encontré con Laura... ella estaba en una cita con
ese chico con el que juega al golf, Peter Davis".

"¿Kaz estaba fuera en una cita?" La sorpresa estaba en el tono de Lisa.

99
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Sí, de todos modos... me llamó ayer por la noche... quiere salir conmigo". Chris nunca pensó
en sí misma como una persona nerviosa, pero ella no sabía muy bien qué hacer con sus
manos. Finalmente se las metió en los bolsillos.

"Y esto te molesta... ¿cómo? ¿Querías permiso para salir con su profesional de golf?"

Chris entornó los ojos "Él no es mi tipo, pero si Laura está interesada en él, ¿no debería saber
que él me invitó a salir?"

"Qué idiota... No tú, Peter".

“See”. Chris empezó a caminar.

"Kaz no tiene citas".

"¿Qué quieres decir con que no tiene citas?"

Lisa dejó escapar un suspiro de frustración, "Ella no tiene citas. No que cualquiera pueda
recordar. No en la escuela, no en Austin... nunca. Nunca mencionó nada sobre salir, nunca ha
tenido un constante, nada de eso".

"¿Qué pasa con Lance?" Chris estaba tratando de no hacer palanca, y perdiendo la batalla.

"¡Lance! Por supuesto que no, ella no salía con Lance... Intentó agarrarla sensacionalmente en
una de las salas de edición y le dio una patada a él con tanta fuerza que pensaría que sus
gónadas fueron reubicadas en la parte posterior de su garganta". Lisa se detuvo un minuto,
"¿Por qué piensas que ella y Lance…?"

"Ah, algo que él dijo", Chris evadió. Lo que Lisa estaba diciendo ciertamente explicaba mucho,
pero también planteaba más preguntas.

"Retrocedió y Kaz fue a Dallas... ¿Kaz en una cita?"

"Suenas como si fuera la primera señal de Armagedón".

Lisa hizo una breve risa, "Podría ser".

La mente de Chris estaba corriendo, esto es raro... ¿qué hago ahora? "¿Dirías que soy
bastante discreta... en cuanto a mi vida amorosa concierne?"

Lisa vio la trampa y la dejó sola. "¿Me estás preguntando si alguien más sabe que eres gay?"

"¿Cómo lo sabes?"

100
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"No lo hacía".

Chris se sentó bruscamente, ladeó la cabeza y miró a la otra mujer. "Muy prolijo".

Una sonrisa irónica: "Ustedes los periodistas creen que saben todos los trucos. La verdad es
que lo sé desde hace un tiempo, sólo necesitaba la confirmación. Supongo que eso responde a
tu pregunta, sin embargo. Sí, eres discreta".

"¿Lo sabe Kaz?" Como si llamar a la mujer por su apodo impersonal lo haría más fácil.

Lisa se dio cuenta y frunció el ceño, "¿Me estás preguntando por interés de la preservación de
tu carrera o por razones personales?"

Chris tomó una decisión y puso sus cartas sobre la mesa. "Ambas". En este punto, era un poco
tarde para preguntarse si podía confiar en la Gerente de Producción.

"Mierda, Chris". Lisa lanzó una pluma sobre el escritorio. "No sé. Probablemente no, o no lo
hubiera firmado ese acuerdo de varios años. Estamos en el medio del cinturón de la Biblia, no
se puede simplemente salir... Sería como cometer un harakiri en tu carrera".

"Sólo lo dices para hacerme sentir mejor".

"No, lo estoy diciendo para hacerme sentir mejor... No puedo ser tu supervisora, sino como un
oficial de la compañía, estoy obligada a informar a mi jefe de cualquier cosa que pudiera
resultar perjudicial para la estación. Todo eso de contratarte sin tener en cuenta la orientación
sexual, en un sentido muy real, no se aplica al talento en el aire".

"Relájate, nada va a cambiar. Yo sólo quería saber si debo decirle a Laura sobre Peter..."

"Sí. Si es que ella está interesada, merece saberlo. Dios, Chris, ella no hace nada social. Si ella
siente algo por este tipo..."

"Se lo diré". Chris se levantó y abrió la puerta. "Grandioso". Esto estaba empezando a
parecerse a otro desastre Christine Hanson de cuatro estrellas. ¿No podrías tener
enamoramientos normales de variedad de jardín como todos los demás?

Lisa la detuvo. "Chris, Kaz es... mi amiga. Entiende eso. Ella también es fría, remota y
conducida a atormentarse a sí misma. Profesionalmente hablando, no hay nadie más que yo
prefiera que ejecute una sala de redacción, pero lastima a las personas con la misma facilidad
como las encanta. ¿Por qué en la tierra habrías de ser atraída por eso?"

¿Por qué en realidad? "Es la cosa más rara... Nunca he sido tan consciente de nadie en mi
vida". Cuando la veo, es como si todos los pedazos de mi alma cayeran en su lugar. ¿Ella

101
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

incluso me ve? Chris dio un medio encogimiento de hombros, "No te preocupes, nadie va a
salir herido".

Lisa no creyó eso ni por un minuto. Trey me debe diez dólares.

Laura tomó las escaleras de metal negro hasta la sala de redacción de dos en dos. El hecho de
que todo parecía ser atendido y todas las piezas fueran cayendo en su lugar, no era una razón
para reducir la velocidad. Los sondeos en realidad no empezaban hasta el miércoles, pero el
impulso estaba construyendo y ella quería todo para llevar el libro. Los detalles hacían la
diferencia y esperaba que aquel mensaje pegado en la cabeza de su personal, incluso si nada
más lo hiciera.

Abrió la puerta de cristal y se dirigió a través de la sala de redacción. Mi sala de redacción


ahora. En muchos sentidos esto era mejor que Dallas... Una ventaja era nunca haber sido la
número dos. Aquí, ella entraba con autoridad y nadie la cuestionaba... En Dallas, mucha gente
pensaba en ella como una niña prodigio que fue promovida más rápido de lo que debería haber
sido.

Entrando su oficina, se deslizó detrás de su escritorio y abrió las visiones de las Cinco y Seis
en punto arrojadas en el servidor de AP. Kate ya tenía las Seis rellenadas, Laura lanzó
rápidamente un mensaje expreso acerca de un cambio, bebiendo de la siempre presente lata
de bebida carbonatada que se suponía iba a destetar a su afecto por la cafeína. Hoy era 7UP y
ella hizo una mueca ante el sabor demasiado dulce.

Laura gruñó con impaciencia en el resumen de las Cinco. Todavía había agujeros y el productor
estaba teniendo problemas con el flujo. Tengo que hablar con Rob. Él todavía no lo está
atrapando. Oprah era nuestra ventaja y esta no era un show-woman muy amigable. Ella pensó
por un minuto acerca de cambiar los productores, luego desechó la idea, pensando que ella
preferiría tener su as produciendo las Seis.

Un golpe en la puerta interrumpió su tren de pensamiento, y ella miró a alguien con una gran
caja de cartón. Con un golpe, que cayó al suelo revelando rostro sonriente de Elly Michaels.

"Tienes un nuevo e-mail".

Laura todavía no tenía idea de cómo llevar a la mujer que estaba a cargo de las promociones
en el aire y la comercialización de la estación. Estaba sorprendida por algunos de los lugares
de uso tópico que esta mujer sin pretensiones producía y se preguntó por qué en el mundo
estaba haciendo en este mercado. Acéptalo, toda la estación está llena de personas que
podrían estar trabajando en mercados mucho más grandes... ¿Qué hay en este lugar? "¿Qué
hay en ella?" Ella preguntó.

102
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Son todas esas camisas que me mandaste a pedir... Hay algunos sombreros y chaquetas para
los fotógrafos también, llamalo un bono. Justo a tiempo para los sondeos".

La Directora de Noticias pescó sus llaves del bolsillo y utilizó una para cortar la caja abierta,
sacando unas chombas y examinando el logotipo bordado en estas. "Se ven bien".

Elly tendió una cinta de VHS y Laura la tomó con las cejas levantadas. "Más promos", Elly dijo:
"Echa un vistazo y me dices si algo te molesta".

"Los otros estaban muy bien. Sobre todo el nuevo material de presentadores de las Seis".

"Yo vivo para servir. Ah, casi lo olvido". Ella llegó alrededor de la puerta y tiró en una caja larga
y estrecha. "Esto estaba en la sala de correo, así que la traje".

"Gracias". Laura lo tomó, señalando la dirección de retorno Austin. Elly salió tan rápido como
ella llegó y Laura tragó mientras utilizaba de nuevo las llaves para cortar la cinta. Cuando la
caja se abrió, ella no pudo evitar sonreír. Louis.

El cuadro celebraba un nuevo palo y un manojo de apretados de palos de golf, restringidos por
una banda de goma. El siete de madera que me prometiste, pensó mientras quitaba la bolsa de
plástico que protegía la cabeza del palo. Y un recordatorio no tan sutil de que era hora de
volver a agarrarlo. Experimentalmente se movió el palo un par de veces, disfrutando del peso y
la sensación. Satisfecha, lo puso con cuidado contra el escritorio y miró a través del relleno en
el cuadro de una cierta nota del remitente. La encontró en la parte inferior y la alisó.

Kaz,

Esto debe darte una alternativa de unos 175 a 185 yardas. Házmelo saber si tengo que acortar
el eje. Debe ser un tiro alto con muy poco rollo.

Charles y yo te veremos en la 18a. En este momento en que los greens en círculo son muy
lentos y pegajosos, aunque espero que eso cambie para el calificador.

Re-agárralo ahora, para que te acostumbres a ellos.

Louis.

Laura suspiró. Ella no quería que Louis tuviera sus expectativas demasiado altas, sólo para ser
decepcionado. Lo había herido más cuando se alejó después del Amateur del '96, segura de
que ella nunca volvería a jugar al golf. Su madre había muerto y su padre había muerto, y el
golf fue la siguiente víctima.

No le dolió a su carrera sin embargo. Dieciséis horas al día acumuló una muy buena
reputación, gracias y cuando KDAL necesitaba un director de noticias, ella fue la respuesta

103
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

barata y fácil. William-Simon Comunicaciones tenía mucho por su dinero, un adicto al trabajo
sin vida o familia para hablar fuera de la estación era la situación perfecta.

Con excepción de ese pequeño torneo de golf de caridad.

Brian, el Gerente General, se había comprometido a ello, pero algo le había ocurrido y no podía
hacerlo. Así que envió a su Directora de Noticias. Laura le dijo que ella no jugaba más golf. Él
le dijo que no quería oír excusas y que llegara allí.

Y así lo hizo, y se fumó el campo. Más que eso, ella lo disfrutaba.

El plan nació en aquella tarde de primavera. Cinco años más y los poderes William-Simon,
cinco años más y ella podría escapar con medio millón de dólares en el bolsillo y probar suerte
en la gira de la LPGA. Era la solución perfecta... Ella podía mantener su palabra a su padre, de
diez años en el negocio de las noticias... y tratar de jugar al golf profesional.

Le dio un nuevo propósito. Compró la casa para estar cerca del club y laboriosamente
reconstruyó su juego, excavando las habilidades que fueron enterradas, pero no pérdidas. Era
todo el encuentro y por primera vez desde que su madre murió había un poco de luz en la vida
de Laura Kasdan.

Se sacudió de un aturdimiento de recordar. Nada ha cambiado, se dijo, sólo ahora faltan tres
años para irte... Puedes ponerte al día con casi cualquier cosa por medio millón de dólares,
¿no? Controla tu reloj, señaló que era el momento casi de las noticias. Agarrando su cuaderno,
se dirigió a la sala de control para el noticiero de las Cinco. Hora de jugar un poco de ‘Spook el
Productor’.

A los quince minutos para las seis, Chris estaba vomitando en el baño de mujeres. Después de
sólo preguntándose brevemente si fue algo que comió, ella decidió que tenían que ser los
nervios. Una vez que Chris le dio un nombre, podría acorralarlo y controlarlo. Apoyada en la fría
pared de azulejos, ella tomó una decisión de no verse afectada por la perspectiva de humillarse
delante de un millón de espectadores y milagrosamente su estómago detuvo su agitar.

Chris abrió la cabina y corrió el agua en el fregadero para enjuagar su boca. Comprobándose
en el espejo, se sintió aliviada al ver que su maquillaje se mantenía firme. Demonios, se
necesitaría un cuarto de crema fría para conseguir la mierda fuera. Sacó una toalla de papel
fuera del dispensador para secarse las manos y luego lo tiró a la basura, todavía comprobando
el espejo. Cuando oyó la puerta abierta, Chris no tuvo que volverse para ver quién era, ella
podía decirlo por la forma en que su columna vertebral se estremeció.

"¿Estás bien?" Nunca se le ocurrió a Laura que Chris podría estar nerviosa por su debut, pero
aquí estaba, escondida en el baño.

104
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Estoy bien... solo color de rosa". Vino la respuesta brillante. Chris se puso el pinganillo y
comenzó a hurgar en el clip.

"Aquí, permíteme". Laura lo arrancó de la mano de la presentadora y lo ató a su cuello,


volteando la clavija para que no se enrede.

"Gracias. Supongo que es hora". Las dos se fueron al baño, Chris tocando distraídamente los
guiones contra su pierna mientras caminaba. Ella miró a Laura y decidió que la mujer más alta
no sólo caminaba, ella merodeaba.

Cuando llegaron a la base de las escaleras, Laura se volvió a la mujer más pequeña y le dio
una sonrisa alentadora. "Tengo toda la fe del mundo en ti. Buena suerte". Se sorprendió al darle
a Chris un rápido apretón en el hombro antes de subir las escaleras de dos en dos.

"¿Laura?"

"¿Hmm?" Ella miró a los ojos verdes mirando hacia arriba.

"Va a ser un buen reparto".

"Lo sé". Los dientes blancos brillaron y la Directora de Noticias se había ido. Chris respiró
hondo y empujó las puertas dobles y en su nuevo rol en WBFC.

Fue un buen espectáculo y para celebrarlo, Laura entregó las nuevas chombas para el
personal. Fue una buena manera de hacer que todos se sintieran como parte de un esfuerzo
exitoso. Después de esconder las remeras que quedaban en el armario de almacenamiento
para el equipo de la mañana, Laura arrojó las llaves a Keith y regresó a su oficina para recoger
sus cosas. Todavía había tiempo para ir al campo de prácticas y que estaba ansiosa por probar
el siete de madera. Sin papeleo esta noche, se prometió a sí misma, sólo un cubo de bolas y
tal vez una hamburguesa más tarde.

Ella levantó la mirada hacia la puerta, no se sorprendió al ver a Chris parada allí. "Vamos,
entra". Con el cierre de la solapa en su maletín apagó el monitor de la computadora y sonrió
inquisitivamente a la presentadora rubia.

"Gracias por... ya sabes, antes del show".

"No hay problema. Te dije que estarías bien". Laura sabía que ella estaba sonriendo
estúpidamente, pero ella no podía evitarlo. Todo funcionó como había esperado, debido en
gran parte a esta joven mujer fabulosa. Durante un minuto, Laura dejó que la sensación la
atravesara directamente, incluso si ella no había sido la única en el aire, o el productor del
programa, todo había funcionado. La sonrisa se desvaneció cuando no fue devuelta. Uh oh,
problemas.

105
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris cerró la puerta lentamente no encontrándose con los ojos de Laura, se puso de pie, con
las manos metidas en los bolsillos con nerviosismo antes de hablar. "Um... recibí una llamada
la noche anterior", una parte fue a la parte de atrás de su cuello. "Ese tipo con el que estabas
en Lupe..."

"Peter".

"Sí, de todos modos me invitó a salir y yo sólo quería..." Chris levantó la vista cuando fue
interrumpida.

"Sal con él". Laura sintió de vuelta la cara de piedra y ella se encogió de hombros casualmente.
"Eres una chica grande, no necesitas mi permiso". ¿Decepcionada? Se preguntó, aprende a
vivir con ello.

"No creo que lo entiendas. Yo no soy..."

Laura puso al hombro el maletín y se trasladó desde detrás de la mesa a la puerta. "Lo que
sea, no me importa de una manera u otra".

"¡Espera! Me preocupaba que si tú y él estaban... entonces tú estarías herida... Ah, no importa".


Frustrada, se volvió a abrir la puerta, sólo para ser detenida por una mano en su brazo.
Mirando a los ojos azules cuidadosamente blindados, esperó.

Laura soltó el brazo de Chris casi tan bruscamente como lo había agarrado, lamentando la
dureza de su tono. Aclarando su garganta, ella trató de hacer las paces. "Fue una cosa de una
vez", explicó, "no me interesa... es todo tuyo".

Chris soltó una risa sin sentido del humor, "No, no es como que... yo sólo quería que... yo no..."
Ella dio un suspiro de exasperación. "Si él estaba viéndote y me invitó a salir... es un idiota".

Una leve sonrisa se dibujó en el rostro de la mujer más alta. "Gracias por la preocupación, pero
no te preocupes por mí". Era extrañamente conmovedora... nadie había pensado en sus
sentimientos en tanto tiempo que no sabía qué hacer con ello. No leyendo cualquier cosa de
ella... sólo estaba tratando de ser... ¿qué? ¿Agradable? Laura hizo un gesto para que Chris
procediera con ella a través de la puerta.

Chris se detuvo en su escritorio para recoger sus cosas y vio a la mujer más alta dejar la sala
de redacción. Por cada pregunta que era respondida por su jefa, diez más se levantaron en su
lugar. Ella estaba de pie allí, perdida en sus pensamientos cuando la productora de las Seis en
punto agitó una mano frente a su cara "Hey, ¿estás bien?" preguntó Kate.

"Sí". Ella respondió con una sacudida. "Sólo soñando despierta, supongo".

106
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Hiciste un buen trabajo, Chris. ¿Te he dicho cuánto me alegro de que estés en mi programa?"

"Como un millón de veces".

"Que sea un millón y una entonces. ¿Deseas ir por algo de comer?"

Kate era una buena amiga, pero Chris no quería compañía en este momento. "No, realmente
tengo que hacer algunas compras... ¿otra vez?"

"Claro". Vino la respuesta fácil. "Nos vemos".

Chris hizo clic en el ratón para apagar su computadora y cerró el cajón de su escritorio,
extrañamente insatisfecha en un día que debería haber sido uno de los mejores momentos de
su vida.

El olor del café se filtraba por la cortesía de Barnes and Noble en la pequeña cafetería situada
junto a la sección de best-sellers de tapa dura. Chris cedió al impulso y compró una pequeña
taza de café con suficiente material en esta para que sea dulce y cremoso. ¿Por qué siempre
huele mucho mejor que sabe? Finalizando la bebida, arrojó el vaso a la basura y se dirigió a la
sección de revista. Ella sabía que era más barato simplemente suscribirse a las revistas que
ella disfrutaba, pero ¿dónde estaba la diversión en que se las envíen?

Chris tomó la costumbre de Sports Illustrated, Time, Newsweek, y algunas otras, luego se
acercó a la sección de deportes, no estando segura de para qué ella estaba de humor.
Entrenamiento y libros de autoayuda dominaban el pasillo y ella se tomó su tiempo mirando a
través de los diversos títulos.

Uno en particular le llamó la atención y ella sonrió mientras lo quitaba de la plataforma. ‘Golf
para Dummies’. Hojeando, ella señaló que no era sólo acerca de cómo jugar al golf, pero
explicaba las reglas, las reglas de etiqueta, y algunos de los puntos más finos de los diferentes
tours.

"Eso no va a ayudar mucho si quieres aprender a jugar golf".

"¿Discúlpeme?"

Un hombre de mediana edad señaló el libro en la mano de Chris. "¿Quieres aprender a jugar?"

Chris soltó una risita: "No, yo sólo quiero saber más sobre él".

"¿Así que usted está interesada en el golf?"

Ella sacudió la cabeza, "Es más como que estoy interesado en un jugador de golf".

107
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Bueno, eso tiene que hacerlo". Le entregó otro. "Puede probar éste también".

"Gracias".

"No hay de qué... Está en la televisión, ¿no? Eres mucho más baja en persona".

Su sonrisa se amplió, "me lo dicen mucho". Miró a los dos libros en su mano y decidió tomar a
los dos. "Agradezco la ayuda".

"No hay de qué. Dígale a su hombre del tiempo que necesitamos un poco de lluvia. No es que
se pueda hacer algo al respecto. Muy buen trabajo si puede hacer un medio mal tiempo y
todavía le pagan".

Dejando el hombre a las pilas de libros, se fue a la caja y pagó por sus compras,
preguntándose qué estaría haciendo su jefa.

¡Whoootick!

Laura envió otro remate en el marcador de 175 yardas. Voló sobre una alta trayectoria,
aterrizando suavemente con casi ningún rollo. Al igual que Louis prometió. Sacó otra bola hacia
ella, apuntó y lanzó.

¡Whoootick!

Era una noche cálida y Laura podía sentir una gota de sudor corriendo por su espalda mientras
practicaba. Los insectos estaban un poco demasiado pesados, pensó, rozando un mosquito en
la cara. Ella había estado en eso por cerca de dos horas, y las luces estaban empezando a
molestarla por lo que decidió terminar la noche. Recogiendo una toalla se limpió la cara y se
quitó el sombrero, torciendo una melena de pelo oscuro y húmedo.

Casa y una ducha, pensó, recordando que ella tenía una caja de macarrones con queso que
quedaba en la despensa. Laura olfateó mientras recogía su bolso, con la esperanza de que ella
no fuera a dejar abajo algo. Las luces de la casa club estaban encendidas, pero ella no entró,
continuando hacia el estacionamiento a su jeep esperando. La parte superior estaba abajo y las
puertas estaban fuera y recordó diciéndole a Chris que era su forma favorita de conducir. Como
se estaba convirtiendo en demasiado común, sonrió al pensar en la presentadora rubia.

¿Qué estás haciendo esta noche, Chris? ¿Saliendo a tomar algo con unos amigos? Apuesto a
que no estás comiendo en casa macarrones con queso. Sal de ella Kaz, no es como tú para
revolcarse en la autocompasión.

108
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Como ella guardó sus palos, Laura escuchó pasos detrás de ella y casualmente miró por
encima del hombro. "Buenas tardes, Peter. No esperaba verte aquí esta tarde".

"Te vi caminar hasta... ¿cómo estás golpeando?"

Ella se encogió de hombros sin comprometerse, "Decentemente, supongo". Entonces se


preguntó si debía decir algo acerca de su llamada telefónica a su presentadora. Ah, qué
demonios. Tomando una respiración profunda, Laura metió el pie en lo que era esencialmente,
nada de su asunto, "Me dijo Chris que la llamaste".

Si Peter se sorprendió, no lo demostró. "No sabía que tenía que pedir tu permiso".

"Ella no es así... sólo quería asegurarse de que no estábamos... serios o algo así".

Peter parecía un poco incómodo en eso. "Kaz, me encanta jugar al golf contigo, pero no eres...
quiero decir... en realidad no funcionamos fuera del campo".

"Está bien, sé lo que quieres decir". Se puso las manos en los bolsillos y se apoyó en el jeep.
No era como si ella sentía algo por él, era sólo...

"Además, ella me dijo que no era su tipo". Se encontró con los ojos de Laura con picardía.

"Lo que sea". La discusión estaba poniendo a Laura tan incómoda como lo había estado Peter.
Brevemente se preguntó cuál era el tipo de Chris, luego se apartó del jeep. "¿Nos vemos el
sábado?"

"Sin lugar a duda". Vino la respuesta. Asintiendo con la cabeza, Laura entró y se fue.

Ella se encontró tomando el largo camino a casa, disfrutando de la noche de final de primavera
y el aullido del viento a través del vehículo. Laura ni siquiera resistió la tentación de conducir
por la calle familiar, en busca de luces en una casa de patio ordenado. El coche de Chris
estaba estacionado fuera del garaje y Laura sintió que su estómago se asentaba ante la visión
de una luz encendida en la ventana. Apenas llegando, ¿eh? Genial. Ahora que estás haciendo
vigilancia.

Impaciente consigo misma, Laura aceleró el jeep y tomó la esquina un poco más rápido de lo
que pretendía, chillando la goma en su camino a casa.

La primera semana de barridos dio paso a un fin de semana muy necesario, Laura invitó a Lisa
y Trey fuera al club para una ronda de golf. Peter redondeó su cuarteto, y mientras que él y
Laura eligieron utilizar caddies y caminar, los otros dos se decantaron por un carro.

109
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Wuss", Laura reprendió Lisa mientras se ponía su guante, "Lo siguiente que sabré de ti es que
estás golpeando a los tees delanteros".

"Podía quitarte del camino en la universidad y te quitaré del camino hoy".

"Es una pena, todavía no puedes con el putt".

"¿No podemos jugar a una hora más civilizada? ¿Por qué quieres que levantarte al extremo del
amanecer de todos modos?"

"Señoras, ¿podríamos obtener un pase?" Trey sonrió y les indicó que hasta el teebox,
"Siéntense aquí".

Lisa tuvo el honor y golpeó primero. Sin un swing de práctica y como lo anunció, ella floreció
uno por la mitad, su rebanada tallando la pata de perro y dejándola en la posición perfecta.
"Todavía lo tengo, Kaz... y yo ni siquiera práctico".

Dando un paso atrás al ver a su ex compañera de piso un tee arriba y swing. El atletismo de
sus días en la universidad todavía estaba allí, pero esta era una Kaz diferente, una más
controlada, precisa y potente jugadora, se notaba como ella rebasó a Lisa unos diez metros.

Los caddies sonrieron y los hombres ingirieron. Iba a ser una mañana interesante.

En el momento en que habían llegado al hoyo dieciocho, el cielo se había oscurecido


considerablemente y grandes gotas de lluvia empezaban a salpicar a su alrededor. El tiempo
aseguró Laura que no habría tarde redonda y con los dientes de moliéndose por la frustración,
se las arregló para meter la pata del cuatro pies del putt mientras terminaba con un par.

"Bastante buena ronda, Kaz". Lisa no estaba muy decepcionada con la forma en que jugó, ya
que ella se las arregló para vencer a Trey por cinco golpes, "Estás jugando mejor que nunca te
he visto jugar, pero es muy diferente".

Habían decidido a limpiarse y reunirse en la parrilla, por lo que las dos mujeres estaban en el
cambio de vestuario. "¿Diferente cómo?"

"No eres tan imprudente... más reflexiva. ¿Qué pasó con el agarre y matar?"

Laura se rió entre dientes, "No tengo más veinte". Se puso una chomba de color sandía y se
echó el pelo hacia fuera sobre el collar. "Además, un año de descanso ha hecho una
diferencia... Louis y yo tuvimos que hacer algunos ajustes".

"¿Un año entero y no jugaste? Jesús Kaz, ¿qué hiciste con tu tiempo?"

110
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Trabajar". Había amargura en el tono de Laura, pero no dio más detalles mientras se metía en
su remera. Lisa consideró a la otra mujer sombríamente, preguntándose...

"Entonces, ¿qué pasa contigo y Peter?"

Laura negó con la cabeza un poco, "No hay nada, ¿por qué?"

"Sólo preguntaba acerca de su vida amorosa. Ya que se ven bien juntos, él parece agradable...
no pudiste vez saltarse la parte del 'no me interesa' de tu programa e ir directamente a la
implicación emocional, ¿no pasan, no recogen los doscientos dólares?"

"Parece más interesado en Chris Hanson..."

Ahora estamos llegando a alguna parte. "Chris dijo que no era su tipo". Fue antes de que
pudiera detenerlo. Oh, mierda. Inserte el pie en la boca y mastique vigorosamente. Lisa
deseaba poder traerlo de vuelta como los ojos azules volaron hasta encontrarse con los suyos,
y ella casi podía ver las ruedas girando en la cabeza de la otra mujer.

"Chris tiene una gran boca". Laura volvió a cerrar la puerta del armario y se paseó al fregadero
para lavarse las manos, contenta de no tener que mirar a Lisa. "Es bueno saber que la sala de
redacción está al tanto de los detalles de mi vida social... o la falta de esta". Ella sintió la ira
hervir y algo más. "¿Y cuál sería exactamente el tipo de Chris Hanson?" Laura lanzó la
pregunta en un gruñido, sin esperar realmente una respuesta.

Lisa sonrió mientras tiraba de nuevo una respuesta. "Tú, en realidad".

Los ojos azules se abrieron con sorpresa y se dio la vuelta. "¿Discúlpame?"

Con un crujido ensordecedor del trueno, la tormenta que los había perseguido desde el curso
escogió ese momento para romper. Las luces parpadearon por un momento y el vestuario se
sumió en la oscuridad del silencio mientras toda la energía se perdió. Era extrañamente
tranquilo, sin el zumbido del aire acondicionado o los otros sonidos cotidianos de la casa club
ocupada.

La voz de Laura salió de la quietud tinta. "Bueno, cuando haces un punto Lisa, lo haces con
estilo".

Lisa pensó por un momento que era el Armagedón.

Laura se dirigió a la estación bajo la lluvia, los limpiaparabrisas apenas eran capaces de
mantenerse al día con el volumen de agua que se vertía en el parabrisas. El tiempo severo en
el medio barriendo no era la oportunidad para ser desperdiciada, y la Directora de Noticias no

111
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

perdió tiempo en conseguir el editor de asignación de fin de semana para comenzar a reunir a
algunos fotógrafos y reporteros interesados en ganar un poco de dinero por horas extras.

Ella se detuvo en un lugar de estacionamiento, abrió la puerta del jeep y subió corriendo las
escaleras. En el momento en que estaba en el interior, Laura estaba empapada.

La sala de redacción estaba en su modo de fin de semana, más tranquila y relajada, pero Keith
estaba en su escritorio y haciendo notas telefónicas con garabatos. Laura entró a su despacho
y encendió las luces y los tres de los monitores, señaló que Kurt, su meteorólogo, estaba en el
aire con un corte en el Canal 4 y corría un infomercial.

"Tenemos algunos problemas". Keith entró con un bloc de notas y se clavó un lápiz en la oreja.
"Sobre todo, es la inundación... el personal va a tener problemas para llegar hasta aquí".

"Lisa está en camino, va a hacerlo. ¿Quién más viene?"

"Tres fotógrafos y cuatro periodistas, Kate viene, y Janie estará aquí más dos editores, Angela
y Reggie".

Laura asintió, "Pon a Angela y Reggie en los teléfonos y que escuchen los escáneres. A ver si
puedes conseguir algunos de los pasantes aquí... vamos a utilizarlos como los corredores ya
que no podemos utilizar los camiones en vivo con este tiempo. ¿Cualquier reporte de daños?"

Keith miró su anotador, "Algunos árboles caídos, pero nada importante. Kurt dice que no hemos
visto lo peor".

Laura se acercó y subió el volumen en el monitor para transmitirse corte de Kurt, frunciendo el
ceño al oír las palabras "... Doppler indicó tornado. Los residentes de Braxton, tomen refugio de
inmediato". Ambos se volvieron a mirar el mapa en la pared. Braxton estaba al noreste de
Burkett Falls, y de acuerdo con el radar, era una masa de color rojo y amarillo, que significaba
la más severa de las tormentas.

"¿Dónde me quieres?" Chris estaba de pie en la puerta de la oficina de la directora novel,


vestida con un impermeable amarillo y botas de caucho negro que goteaban en la alfombra.
"No podía conducir, así que caminé". Ella explicó.

Laura tragó cuando su estómago dio un vuelco desconocido. No estoy preparada para esto.
Joder me estoy poniendo cómoda a su alrededor. Muchas gracias, Lisa.

Keith miró a Laura, "¿Podríamos ponerla en el aire con Kurt?"

El trabajo para el rescate, pensó Laura. "No, llama a Tom, él entrará ahí... él puede hacerlo,
tiene una Suburban. ¿Tenemos que cualquiera que pueda filmar esto aquí todavía?" Keith negó
con la cabeza. Ella tomó la decisión rápidamente, con la esperanza de que una vez que se

112
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

sentiría segura de que era la correcta. "Muy bien, eso me deja, voy a ser la camarógrafa de
Chris. Iremos a Braxton, yendo incluso hasta a los periodistas con cameramans".

"¿Puedes filmar?" La periodista le preguntó, "Quiero decir que sé que ibas a hacerlo cuando el
camión se fue directo al diablo, pero eso era sólo rollo B".

"Por supuesto que puedo, tengo muchas habilidades, además de firmar órdenes de compra".

"¿Estás segura de que quieres hacer esto?" La preocupación brilló en los ojos de color marrón
pálidos del Jefe de Redacción.

"¿Qué? ¿Perseguir una tormenta con Chris Hanson? ¿Qué podría pasar?" El humor iluminó los
rasgos de la mujer alta y ella miró a la periodista. Bájalo Kaz, estás haciendo algo en el trabajo
por razones puramente personales que no tienen nada que ver con la promoción profesional.
Si explota, recuerda donde comenzó. Laura comenzó a caminar, lanzando instrucciones
mientras se dirigía. "Usen los teléfonos celulares, los dos modos ya que se va a ser difícil
utilizarlos con este tiempo, vamos Chris... Keith, consígueme algo de ropa de lluvia. Cuanto
antes lleguemos, más pronto conseguimos algunas cosas en el aire".

La Blazer era lo suficientemente alta para que las zonas inundadas no molestaran, pero Laura
todavía tenía que conducir lentamente para mantener la estela a un mínimo. Chris estaba
escuchando el escáner portátil y tomando notas en un bloc de notas en equilibrio sobre una
rodilla.

"Sabes que esto es un poco loco. No sabemos lo que encontraremos cuando lleguemos allí".

"Sí". Laura dijo, "Podría ser nada, pero esto es a dónde se dirige". Ella se esforzó por ver a
través del parabrisas ya que los limpiaparabrisas estaban teniendo poco efecto. El cielo se
iluminó por el estallido ocasional de hojas que mostraba un rayo de lluvia horizontal.

Condujeron en silencio sólo roto por el graznido del escáner y la estática de la radio de dos
vías. De repente Laura deslizó la Blazer a una parada, Chris apenas podía ver.

"Malditohijodeputa". Laura respiró. "Tengo que conseguir esto". A través de la ventana, Chris
miró a través de un campo de arbustos forrado para ver lo que había llamado la atención de la
Directora de Noticias y sintió que la sangre de su rostro se iba cuando se dio cuenta de lo que
era.

Una nube embudo estaba bailando por el suelo, tal vez a un poco más de un kilómetro de
donde estaban estacionados. Todas las fotos fijas y videos de noticias en el mundo no habían
estado preparando a la periodista para la entidad real y los remolinos de nubes de escombros
en su base. Chris se sorprendió con estupor por el sonido de la tormenta, ya que invadió el

113
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

vehículo cuando Laura abrió la puerta, arrastrando la cámara de plástico envuelta detrás de
ella.

Chris salió a toda prisa, así, con la lluvia picando la cara y las bofetadas del viento en la
chaqueta y los pantalones que llevaba. "¿Puedo ayudarte?" Ella gritó sobre la furia de la
tormenta.

"¡Sigue adelante y obtén el trípode... voy a disparar por encima el hombro todo el tiempo que
pueda!" Chris señaló un ‘ok’ para mostrar que ella escuchó y se fue a la parte trasera de la
Blazer para conseguirlo. El viento hacía difícil conseguir un encuadre estable, pero Laura
amplió su postura y siguió filmando. El tornado se movió a través del campo, de derecha a
izquierda, yendo en la misma dirección que habían estado: Braxton.

Chris luchó a su lado con el trípode y Laura dejó de filmar y se volvió hacia el periodista, fichas
blancas de sus ojos azules a la luz de tormenta. "¡Vuelve al camión y llamar a la estación y
confirma que un tornado está en el suelo al suroeste de Braxton... permanece en el tiempo que
puedas, consigue a Keith para en el teléfono! ¡Ve ahora!" La periodista fue, con una mano
Laura abrió las patas del trípode y ajustó la cámara en él, el bloqueo de la placa en su posición.
Un poco más de material de archivo de seguro y vamos, se dijo.

Chris recibió un buen pase al centro del tiempo sin ningún problema, y esperó pacientemente
mientras se preparaba para el corte telefónico. Ella rebuscó en la parte de atrás en busca de la
potencia de la batería de TV portátil y la arrastró hasta el asiento delantero. Sintonizándolo a la
estación, le agradó que la recepción fuera bastante buena. Kurt estaba en el aire y se enchufó
el auricular para que pudiera oír lo que estaba diciendo sin tener que preocuparse acerca de la
retroalimentación de audio. El meteorólogo arrojó el teléfono y Chris comenzó a hablar,
manteniendo un ojo en la figura alta azotada por vientos fuera de la Blazer.

"Puedo ver la nube de embudo, que está en el suelo... Si estás en cualquier lugar en las
proximidades de Braxton, ponte a cubierto ahora. No puedo ver ningún daño de donde
estamos... no puedo realmente decir qué tan rápido se está moviendo, pero está en el suelo y
moviéndose hacia Braxton". Entonces el ruido de la tormenta estalló en la cabina de la Blazer
como el viento llamó cuando la puerta se abrió con Laura empujando la cámara y el trípode
frente a ella.

"Tenemos que irnos ahora. No cuelgues". Ella dijo enfáticamente como subió y arrancó el
motor, empujando la capucha de la chaqueta a la espalda. No le había ayudado mucho, el
cabello oscuro estaba pegado a su cabeza y ella lo peinó a través de su flequillo con una mano
antes de sacarlas al camino.

"Ah, vamos a seguir a seguir la tormenta y los mantendremos informados... esta es Chris
Hanson informes para Noticias 8". Esperó hasta que Keith se puso al teléfono para decirle que
estaba lista, luego le entregó el teléfono móvil a Laura.

114
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Es Kaz, ¿qué está pasando?" Escuchó como Keith la llenó con los detalles. "¿Tenemos
corredores todavía?" Ella gruñó ante la respuesta negativa. "Voy a buscar la manera de obtener
esta cinta a ti... vamos a Braxton... Sí, vamos a tener cuidado". Moviendo de un tirón el teléfono
para cerrarlo, Laura sacudió la cabeza en señal de frustración. "Dos flamantes camiones en
vivo no hacen un carajo de bueno si tienes fuertes vientos y no puede levantar los mástiles.
Vamos a ver lo que está pasando en Braxton, a continuación, nos dirigiremos de vuelta".

"¿Quién más está fuera?" Chris preguntó, colocando el equipo por lo que no cambiaría.

"María y Jeff fueron al norte de Burkett, la inundación está muy mal allí. Rendally y Jason están
etiquetando junto con uno de los equipos de emergencia, Terrance es nuestra reserva está en
camino con Bobby". Laura condujo cuidadosamente a través de la oscuridad, tratando de
sofocar una persistente sensación de ansiedad.

Chris flexionó sus manos nerviosamente. Las paredes de la chaqueta parecían estar
acercándose y ella sólo quería salir, con tormenta o sin ninguna tormenta. Ella miró a su jefa,
señalando los músculos crispados en la mandíbula y sonrió un poco. No soy la única que está
enloqueciendo aquí.

La lluvia había cesado y estaba ominosamente aun cuando llegaron a la señal de Jaycees en
los límites de la ciudad de Braxton. Doblaron en un recodo y descendieron una colina para ver
la pequeña ciudad fuera delante de ellas, o lo que quedaba de ella.

"Oh, Dios mío", susurró Chris. Los edificios en el borde de la ciudad parecían nada más que un
dentado montón de chatarra confusa de madera y ladrillos. La neblina de humo de la
destrucción no había sido levantada por la lluvia, sino que colgaba pesadamente en el aire.
Laura se detuvo a un lado de la carretera y puso la unidad estacionando en el parque.

"Vamos a cambiar. Tú conduces, yo filmo". Abrió la puerta y salió.

"Sabes lo que pasa cuando conduzco..." Chris dijo mientras cruzaban delante del vehículo.

"Sólo tienes que ir lento y debemos estar bastante seguras". Laura configuró la cámara en el
hombro y bajó la ventanilla. "Está bien, vamos a ir". Se abrieron paso por la calle principal
lentamente, inspeccionando los daños y consiguiendo eso en la cinta. Los equipos de
emergencia estaban empezando a llegar ya que hicieron una segunda pasada, Chris se detuvo
al lado de un edificio dañado.

"Voy a encontrar a alguien que va a hablar en cámara", dijo Chris agarrando el micrófono
inalámbrico, "¿Hay algo en especial que quieres?"

"A ver si tuvieron alguna advertencia... ¿estaban allí las sirenas? Ese tipo de cosas. Vamos,
estoy justo detrás de ti".

115
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris estaba en su elemento ahora, enhebrando a través de grupos de personas, haciendo un


gesto para Laura se estableciera y filmara un bocado de sonido tras otro. Sus preguntas se
referían corteses y con sondeo. Los entrevistados se abrieron con vívidas descripciones de lo
que habían experimentado en la furia de la tormenta. Incluso obtuvieron a un solo hombre en la
cinta que dijo que había oído la advertencia en el Canal 8 de ponerse a cubierto y que eso fue
lo que le salvó la vida.

"A Elly va encantarle eso", dijo Laura, refiriéndose a la Gerente de Promociones. "Ahí está tu
beneficio de espectador". Se dirigían de vuelta a la Blazer para cambiar la cinta y baterías,
además de hacer contacto con Keith cuando un hombre corpulento que llevaba una gorra de
béisbol con curtido rostro hendido en una sonrisa, las detuvo.

"¿Chris Hanson? Soy Tim Foreman, uno de sus Vigilantes de tormentas". Como él se presentó,
Laura sonrió al darse cuenta de que este hombre podría ser la respuesta a sus problemas. Los
observadores de la tormenta eran espectadores reclutados por la zona para tomar las
temperaturas y condiciones meteorológicas. Parecían ser ferozmente leales a la estación y a
menudo proporcionaban consejos de noticias también. "Kurt Denton me llamó y me dijo que
todo estaba aquí y quería saber si había algo que pudiera hacer para ayudar".

"Encantado de conocerlo, señor Foreman, esta es Laura Kasdan, mi... cameraman". Laura
levantó una ceja como Chris dio un ligero guiño. "¿Sufrió algún daño en la tormenta?"

"No, nuestra casa no fue tocada y escuchamos la advertencia, así que nos quedamos en el
sótano... sólo quería saber si podíamos ayudar a la gente".

Bien pensado, Kurt. Laura habló, "Sr. Foreman, ¿podría ir a Burkett Falls por nosotras? Vamos
a tratar de seguir la tormenta, pero tenemos que conseguir una cinta de vuelta a la estación".

"Claro, yo estaría encantado de ayudarlas. ¿Creen que podrían conseguirme una de esas
tazas de café de Canal 8?" Preguntó con cierta melancolía.

Laura le dio una gran sonrisa, "Vamos a hacer que valga la pena".

Ella puso en caja de la cinta una nota a Keith y se lo dio al Vigía de Tormentas, que fue a su
camioneta, contento de ser parte del equipo de Canal 8. Sonriendo, Laura marcó la estación en
el móvil, se apoyó en el camión y miró hacia el cielo tormentoso.

"Noticias 8... Keith".

"Tu cinta en camino... Envié a Kurt es un hombre inteligente, no importa no... Lo


suficientemente grande como tu cabeza".

"Kaz, es bueno saber de ti. Braxton es un lío por lo que he oído".

116
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Más o menos. No se informaron muertes, sin embargo. Hay un Vigía de Tormentas con el
nombre de Tim Foreman en camino con la cinta... entrevistas y esas cosas. Asegúrate de que
le das una remera, una taza... ya sabes, todo el paquete de regalo. ¿Dónde va la tormenta?"
Chris se acercó a donde ella estaba de pie y levantó las cejas en cuestionamiento.

"Está un poco estancada justo al norte de donde te encuentras. Es una banda muy estrecha,
pero muy intensa, moviéndose hacia Groveton".

Laura miró a Chris, "¿Sabes cómo llegar a Groveton?" La reportera asintió y luego se volvió
para seguir la mirada de la Directora de Noticias y vio pensamiento, simplemente tirando
dentro.

"Terrance y Bobby están aquí", dijo Keith, "Así que nos vamos. Recuerda la cobertura...
continua, más imagen, mejor, ¿de acuerdo?"

"Ya lo tienes".

Hojeando el teléfono cerrado, dejó escapar un suspiro y le dio una sonrisa cansada a Chris.
"¿Lista para ir?"

"Guíame". Chris tuvo su segundo aire y fue casi brillando con entusiasmo. Querías un narrador
que no tuviera miedo de ir fuera, Laura dijo a sí misma. Eso es lo que tienes.

"¿Dónde estamos aquí?" Terence preguntó mientras se cerró de golpe la puerta de la otra
Blazer. Él estaba un poco molesto por no ser parte de la primera ola, independientemente del
hecho de que era su propia culpa. Sus hermosos rasgos estaban retorcidos con impaciencia
mientras él tocó el cuaderno de reportero en su muslo. Laura reconoció los signos de alguien
que tiene problemas con su autoridad, por lo que se obligó en el modo de negocio frío que ella
solía mantener con brazo fuerte a su personal en línea.

"Quédate aquí, informa sobre los daños, lesiones o rescates. Tan pronto como esté claro,
podemos hacer que Keith envíe a uno de los camiones en directo. Iremos en vivo a las seis si
podemos, pero lo más probable es que será a las diez. Nosotras vamos rumbo a Groveton. Haz
que Keith envíe a alguien para filmar... ¿alguna pregunta? "

El periodista negó con la cabeza, "No".

"Bien. Te veré de nuevo en la estación". Las dos mujeres se metieron en su Blazer como el
reportero miró torvamente hacia ellas. Bobby saludó como se alejaban y Chris dejó escapar un
suspiro de alivio. A ella nunca le gustó Terence, y en el ambiente híper competitivo de la sala de
redacción, su animosidad estallaba acaloradamente y con frecuencia.

"No eres una gran fan de Terence, ¿hmm?" Laura observó.

117
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Diplomáticamente ella esquivó la pregunta: "Él es un buen periodista".

"No, él es un fontanero. Eso es lo que solíamos llamar a uno de esos chicos que trabajan de
nueve a seis, con una hora para comer. Él tiene el buen cambio, pero que todavía está enojado
porque él no es el periodista número uno y no está dispuesto a hacer el trabajo para llegar allí.
Ahora que lo pienso, es bastante insultante para los fontaneros en todas partes cómo los
llaman".

Chris no estaba acostumbrada a Laura haciendo discursos, y estaba un poco sorprendida por
la longitud de la observación. "Vienes con algunas descripciones interesantes".

Ella se encogió de hombros, "Él es lo que es... es él a cambio".

Chris no podía resistir, "¿Qué soy yo?"

Laura miró a la rubia más pequeña, sus ojos verdes oscuros a la luz de la tormenta. Ve por
delante, responder a eso, Kaz. "Lo que sea que quieras ser". Ella dijo en voz baja, tomando la
salida segura.

Chris sabía que era una evasión y se volvió para mirar por la ventana. Laura tomó el silencio
durante un minuto antes de disculparse, "Lo siento, eso no fue justo, me hiciste una pregunta
honesta". Pensó en cómo responder al notar el signo que marcaba quince millas a Groveton.
"Eres una de las personas más cálidas de aire que he visto en mi vida... Eres una buena
periodista, pero no eres tan feroz como Danny Rendally, y eres muy querida por la mayoría de
tus compañeros". Laura miró por encima para ver a la periodista mirando sus manos. "¿Qué
más quieres?"

Te sorprenderías. Chris se cerró sobre el pensamiento. "Gracias. ¿Así que no soy un plomero?"

"Por supuesto que no. No está en tu naturaleza... nunca harías nada a medias". Y Dios me
ayude, estoy un poco contando con eso. Laura dio a sí misma una sacudida mental, trabaja
despacio, Kaz... Ve dónde va.

El cielo estaba convirtiendo ominoso, batido de claro a casi negro en olas ondulantes en el
horizonte. El aire crepitaba con bastante energía, y Laura instintivamente desaceleró la Blazer
al cruzar bajo un puente de hormigón. Casi como una idea de último momento, buscó en el
paisaje en busca de refugio, por si acaso...

El cielo delante de ellas de repente se abrió enviando una nube en forma de V cayendo a tierra
como un cuchillo, el embudo delator azotando a través de carreteras y desplazando a la
derecha hacia ellas. Laura hizo girar la Blazer alrededor, acercándose peligrosamente a darle la
vuelta al vehículo y se dirigió de vuelta por donde vinieron.

118
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¡Sostente!" Ella arrancó la rueda a la dirección a una alcantarilla que había visto cerca del
puente izquierda. La grava pulverizó al salir de la superficie pavimentada de la carretera, la
Blazer se deslizó más y se detuvo cerca de la zanja de drenaje de hormigón.

"¡Fuera de la camioneta!" Laura gritó, agarrando la cámara por la única razón de no querer
perder otra. Chris ya estaba buscando a tientas su manija de la puerta y había caído cuando
Laura se agachó para agarrar su mano, tirando de la mujer más pequeña hacia arriba y
adelante mientras corrían furiosamente a la relativa seguridad de la alcantarilla. Revolviéndose
en la abertura, se instalaron en sus rodillas mirando hacia atrás al mundo detrás de ellas como
se desató el infierno. Laura apretó el gatillo de grabación en la cámara, mirando por el visor el
tiempo suficiente para asegurarse de que tenía una imagen enmarcada allá de la abertura. Sin
pararse a pensar, alargó un brazo y tiró de Chris con ella, sujetando a la otra mujer en contra
de su lado y le gritó al oído del periodista: "¡No lo dejes ir!"

Chris se estremeció contra la succión del viento y se aferró a Laura para salvar su vida. Podía
sentir el asalto de agua, arena y otros residuos sobre la piel expuesta de su cara y manos. El
viento aullaba como un avión en el despegue y era ensordecedor en su intensidad. Ella cerró
los ojos más apretados si eso era posible, justo cuando pensaba que no podía soportarlo más,
la furia se apagó, como un grifo, dejando el tranquilo antinatural atrás.

Laura se hizo consciente de su propia respiración entrecortada en el extraño silencio que


siguió, dándose cuenta de que aún sostenía a Chris con mano de hierro, ella dejó caer los
brazos. Preocupada, levantó la barbilla de la mujer más pequeña y miró a los ojos verdes por
una pista en cuanto a qué hacer a continuación. Ah, infierno. Iré directamente a la cárcel, sin
pase, no recoges los doscientos dólares.

Encontró la boca debajo de ella más suave de lo que esperaba y por primera vez en todo el
tiempo que podía recordar, Laura deseaba tener un poco más de experiencia en el área de los
besos, no estando segura que ella estaba aún haciendo las cosas bien, pero disfrutando de la
textura y el sabor. Ella se retiró, dejando de lado suavemente el labio inferior de Chris e
ingiriendo, preparándose para lo que iba a ocurrir a continuación.

Chris parpadeó, no estando segura que el beso hubiera incluso realmente sucedido y con
ganas de mucho más. Entonces las implicaciones se estrellaron y no podía empezar a
mantenerse al día con todas las preguntas disparando a través de su mente. Se aclaró la
garganta nerviosamente, "¿Fuera de la bolsa de gatos?"

"Oh sí".

"¿Quién te dijo…?"

"Lisa".

La realización apareció, "Espera un minuto, me besaste".

119
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"No hay nada malo con tu capacidad de observación". Laura se dio la vuelta, empujando la
cámara a un lado y arrastrándose a la apertura de la cueva de hormigón.

"¿Por qué?"

"¿No deberíamos estar tratando de salir de aquí?"

"¡Responde a la pregunta!" Chris agarró la parte posterior más pulida de Laura y tiró, finalmente
consiguiendo una reacción cuando Laura se dio la vuelta.

"Sabes, me parece que gasto una cantidad excesiva de tiempo arrastrándome en zanjas
contigo".

Chris echaba humo, "Eres más irritante..."

"Sí, sí, lo sé". Laura se asomó en el cielo iluminando y luego se abrió paso hacia la hierba
empapada, mirando a su alrededor por la Blazer. Oh, no, no otra. "Ven". Ella se estiró hacia
atrás por Chris, le dio la cámara y la hizo subir de la alcantarilla y a sus pies.

"Oh, mierda". Chris sólo podía mirar con resignación hacia el terraplén del puente en el
vehículo de la estación yaciendo en su lado. Entonces Laura se echó a reír. "¡Tú estabas
manejando!" Chris acusó a su jefa.

"No importa... al parecer sólo hay que estar en los alrededores". Laura respondió como ella
comenzó a caminar hacia el camión, aplastado con el barro y las malas hierbas. Cuando Chris
se encontró, tomó automáticamente la cámara de la periodista y la colgó sobre su hombro.
"¿Por casualidad has agarrado el micrófono?"

"Aquí", fue la respuesta.

"Entonces es el momento de estar pie de nuevo". Laura perdió la pelota durante un minuto con
los controles de la cámara mientras ella se aseguró de que la cinta estuviera bien, viendo el
exceso de velocidad a través de las imágenes del tornado mientras estaban en la alcantarilla,
ella perjuró en voz baja. "Chris, tienes que ver esto".

"¿Hmm?" Mirando por encima del hombro de Laura se asomó en el visor. A excepción de un
ángulo ligeramente inclinado, el video fue enmarcado bastante bien, entonces vio los árboles
en la distancia aplanarse, rompiéndose como si fueran cerillas y su Blazer rodar como una
planta rodadora. "Guau. Esos podríamos haber sido nosotras". Ella lo hizo de nuevo... Nos
podríamos haber matado.

"Vamos a hacer esto". La cámara estaba de vuelta en el hombro de Laura mientras esperaba a
que Chris se asiente y comience el ensayo rápido de lo que iba a decir.

120
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Me veo bien?"

Laura dio un paso adelante y con sólo una ligera vacilación, ella ahuecó el pelo rubio de la
periodista, sus dedos facilitando el aplanado un poco. "Estás bien... vamos a hacer un promo
también".

Chris se convirtió en la narradora de nuevo, cayendo en el papel de observadora mientras


impartía los detalles de su terrible experiencia, ni una sola vez dando alguna pista del terror que
debió de sentir... Era más como una gran aventura. El video fue breve y aunque lo hicieron tres
veces, ninguna de las tomas fueron utilizables.

"Cool". Laura puso la cámara hacia abajo, "Ahora tenemos que hacer algunas llamadas".

"¿Estás segura que es seguro?" Chris preguntó preocupada mientras miraba el camión
volcado.

"No, pero no tenemos otra opción. No he visto nada de tráfico en la calle desde que salimos y
tenemos que volver a la estación o todo esto es en vano".

Abrió la parte trasera de la Blazer y se metió adentro, dejando a un lado el equipo cuando llegó
a ella, hasta que llegó al teléfono celular. Con la esperanza de que aún funcionaba, marcó la
estación.

"Noticias 8, esto es Keith".

"¿Quieres las buenas noticias o las malas noticias?"

"Kaz, que podrías identificarte, ya sabes. La buena noticia, supongo".

"Tenemos un poco de vídeo que es una patada en el culo..."

"¡Las otras cosas que tomaste fueron geniales! Debe haber sido aterrador filmar el tornado".

"Entonces te va a encantar esto".

"Fuimos los primeros en el aire con vídeo de daño... Canal 4 está tratando de mantener el
ritmo. ¿Las malas noticias?"

"Ah, ¿recuerdas la unidad nos quedaba?" Laura escuchó el gemido.

"Estás bromeando. ¿Qué quieres que haga?"

121
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura se retorció para ponerse un poco más cómodo. "Quiero llevar este video para ti... ¿Está
el camión en vivo en Braxton?"

"En camino".

"Bien". Ella miró su reloj. ¿Tres y media? Parece que deberían ser las ocho. "Estamos en la
calle 61, al norte de Braxton... Diles que nos recojan primero. Ah, y llamar a una grúa. ¿Hubo
daños en Groveton?"

"No, la tormenta acaba de pasar sobre sí misma y murió... Tienen un poco de lluvia, pero nada
más".

"Entonces te veré cuando te vea". Laura colgó y se arrastró por la parte trasera de nuevo
mirando con aire de culpabilidad a Chris como ella salió del vehículo accidentado. "Lo siento",
ella comenzó, "Por lo general, el periodista está a cargo de una sesión de noticias... es como
que yo me hice cargo".

Eso era extraño, una Directora de Noticias pidiendo disculpas por invadir el territorio de un
reportero. "Es diferente, estás gestionando la sala de prensa también".

"El camión en vivo nos recogerá, no debería pasar demasiado tiempo". Incómoda, ella miró
hacia otro lado.

"Gracias".

"¿Por qué?" Laura levantó una ceja.

"Por preocuparte de pisarme los dedos del pie y por salvar mi vida... de nuevo".

La Directora de Noticias hizo una breve carcajada. "Sólo te tiré en una zanja... otra vez".

Chris sonrió y miró a Laura, con sus ojos serios. "¿Vamos a lidiar con esto?"

Laura sabía que no estaba hablando de la historia y suspiró. "¿Cómo quieres que tratarlo? Yo
soy tu jefa y estuve fuera de lugar". Tragó saliva, "Si deseas presentar una queja, sigue
adelante. No tengo ninguna excusa para lo que pasó... lo hice y voy a pagar por ello". Lo
mismo de siempre, ¿eh, Kaz?

"Yo no quiero presentar una queja, quiero saber por qué". Chris necesitaba entender. Era una
de las cosas que la hacían buena en su trabajo, también explicaba el calor de su personalidad.
Sabiendo que no tenía nada más fácil.

Laura expresó sus pensamientos en voz alta, sin darse cuenta de ello, "Porque quería saber
cómo era".

122
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Qué, besar a una mujer? Yo no soy un experimento". Chris estaba enojada ahora, sus ojos
verdes chasqueando.

"No, besar a alguien que quería besar". Era una explicación simple pero reveladora y Laura dio
un medio encogimiento de hombros a Chris que estaba empezando a reconocer como un signo
de daño despedido. Entonces la implicación de sus palabras se estrelló.

"Tú nunca has..."

"No, no realmente".

"¿Sexo?"

"No".

"Estás en la treintena... Por Dios Kaz, ¿cómo...?"

"Basta con decir que tengo algunos problemas de intimidad y deja las cosas así". Laura
comenzó a recoger el equipo que había arrojado fuera de la Blazer y apilarlo en una pila
ordenada, esperando la llegada de su apoyo.

Chris se quedó quieta, mirando y pensando. Perra frígida asexual... así es cómo Lance la
llamó. Luego dijo en voz baja: "Pero me besaste". Laura no dijo nada y Chris se arrodilló frente
a ella, con el crepitar de capa de plástico mientras se movía. "Mírame". Vio a la oscuridad de
los ojos azules determinados en no flaquear. "¿A dónde quieres ir desde aquí?"

"No tengo ni idea".

"Bien". Chris se frotó la barbilla, pensativa, "Podemos hacer ciertas suposiciones. Hay un poco
de atracción mutua, ¿verdad?" Laura asintió y Chris continuó. "Este es el trato, vamos a tomar
las cosas con calma, tú estás en control... dices de parar o continuar".

Oh, mierda, no otra cosa. Después de una breve vacilación, Laura volvió a asentir. "No entra en
la sala de prensa".

"Correcto. Es todo depende de ti".

"Eso no es justo para ti". Laura se estremeció un poco ante la perspectiva de otra persona
renunciando a tanto control.

La periodista rubia alimentó palabras familiares de vuelta a la fuente, "Gracias por la


preocupación, pero no te preocupes por mí. Creo que te lo mereces". Chris sonrió cálidamente
y se puso de pie manteniendo pulsada una mano en su jefa. Tiró de la mujer más alta para

123
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

arriba fácilmente, sintiendo una extraña sensación de cambio de roles. "Sabes, creo que eres
más como tu papá de lo que te das el crédito correspondiente".

"¿Por qué dices eso?"

"Cuando estábamos en busca de amparo, agarraste la cámara... Yo no lo pensé, pero yo


debería haberlo hecho. Ahora tenemos algún gran video y sobreviviste a otra historia Chris
Hanson". Vieron el camión en vivo al mismo tiempo y comenzaron a recoger los equipos.
"Puedes filmar para mí en cualquier momento".

"Gracias, creo".

Parte 5: Buitres, mentirosos y alcahuetes

Era domingo y Laura no estaba jugando al golf. Había llegado tarde a casa desde la estación
por un mensaje en su contestador automático cancelando su hora de salida debido a las
inundaciones. No hay softball hoy tampoco. Así que ella dormiría dentro y decidió aprovechar el
tiempo para hacer algo de mantenimiento en sus engranajes.

Mira el juego brusco y agudo, su madre solía decir. Laura terminó girando fuera de otro
conjunto de picos desgastados y arrojó el zapato al suelo. Mirando hacia abajo mientras
contaba los pares. Uno, dos, tres, cuatro, cinco. Esto es raro, tienes un par de zapatos de
tacón alto, un par de mocasines de todos los días, ah y un par de botas de vaquero negras.
Pero tienes cinco pares de zapatos de golf. Bueno, tienes que saber tus prioridades. Con un
suspiro, se levantó de la silla para buscar un viejo cepillo y su kit de limpieza de zapatos.

El reproductor de CD hizo clic en otra pista y Mary Chapin Carpenter estaba cantando sobre
bailar bajo, girar y gritar. Laura tarareaba distraídamente mientras ella comenzó con los
zapatos, haciendo una mueca por el dolor causado por las actividades del día anterior. Se
había agotado después de dejar a Chris en su casa, pero no había sido capaz de conciliar el
sueño hasta altas horas. Incómoda con tocar la mujer más joven, pero cómoda con su
presencia, Laura estaba tratando de hacer frente a las contradicciones envueltas en una manta
de la creciente necesidad. Esto es una mierda, pensó.

Metódicamente limpiaba, pulía y repiqueteaba los zapatos, luego se volvió hacia sus palos, por
lo que llevó a cabo en la barra de desayuno y estableciendo los diarios. Ella estaba pelando los
viejos palos cuando el sonido lleno de humo de una canción de Chris Isaak la interrumpió.

What a wicked game you play,


To make me feel this way.
What a wicked thing to do
To let me dream of you.

124
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Ella resopló con impaciencia. ¿Alguna vez has escuchado canciones antes, Kaz?

And I don’t want to fall in love


No, I don’t want to fall in love
With you.

No, siempre había sido sólo ruido de fondo, suministrado por un compañero de piso que
trabajaba en la estación de radio de la universidad. Frustrada por su incapacidad de dejar de
lado el pensamiento emocional, Laura golpeó la máquina y encendió la televisión. Excavando
en los cojines del sofá sacó el control remoto y comenzó a cambiar a través de los canales,
colocando unas noticias dominicales tipo talk-show. Un palo en un momento adquirió un nuevo
agarre marca y había algo definitivamente terapéutico sobre la tarea monótona. Todo lo que
tenía que hacer era dejar su bolsa en la tienda y que alguien se haría cargo de regripear, pero
Laura prefería hacerlo ella misma.

Laura dejó los palos en la barra de desayuno para secar y limpiar el desorden que se extendía
desde la cocina hasta la sala de estar. La pila de periódicos sobre la mesa le hizo una seña y
ella los recogió, tumbándose en el sofá a leer. Las historias sobre los daños del tornado
dominaron el periódico local, pero después de haber sido capturada en el medio de uno, los
informes eran curiosamente suaves. Sus ojos comenzaron a cerrarse y después de unos
minutos, Laura estaba profundamente dormida.

Caía la tarde cuando sus ojos se abrieron de golpe, dándose cuenta de que había dormido la
mayor parte del día. Supongo que lo necesitaba, pensó, extendiéndose lánguidamente y
escuchando sus hombros hacer un pop. La puesta de sol estaba a un par de horas de distancia
por lo que ella tomó una decisión y se fue al armario de la habitación para conseguir un casco
extra.

Chris pasó el domingo la limpieza de desechos en el jardín de la tormenta. Ayudó a su nuevo


vecino de al lado con las ramas caídas de los árboles de su techo y luego bebió té helado en el
porche con el hombre recién casado y su esposa. Fue un día fácil de actividad al aire libre que
ayudó a poner los acontecimientos del día anterior en perspectiva, pero no a aliviar la emoción
zumbante que aún persistía incluso después de una buena noche de sueño.

Dentro de la casa, Chris abrió una cerveza y comenzó a poner su ropa lista para la siguiente
semana de trabajo. Con su ascensión a la posición de presentadora de las Seis en punto llegó
un nuevo vestuario y los consultores habían trabajado hasta un cuadro de los colores que
podía y no podía usar, los tipos de collares que se veían mejor, e incluso optaron por las joyas
que lo acompañaran. La selección de ropa espontánea ya no se permitía.

Gracias a Dios está bien mi cabello o lo habrían cambiado demasiado. Ella estaba tratando de
decidir sobre el look del jueves, cuando oyó el timbre de la puerta. Llevando la cerveza con ella

125
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

por el pasillo, apenas podía distinguir una figura en el porche a través del vidrio esmerilado de
la puerta principal. Abriéndola, no podía dejar de sonreír a la mujer inquieta de pie allí.

"¿Quieres ir a dar un paseo?" Laura se balanceaba sobre sus talones, nerviosa y le tendió un
casco en invitación. Los holgados pantalones cargo caqui fueron recogidos por un ancho
cinturón de cuero negro y una remera blanca mostraba los musculosos brazos bronceados que
podrían manejar fácilmente el monstruo rojo y cromo estacionado en la calzada.

Chris decidió bromear un poco. "No lo sé, ¿es segura?"

"Claro... y es el mejor momento del día. Cuando te encuentras la oscuridad, se puede sentir el
cambio de temperatura de fresco a caliente de nuevo, a enfriarse de nuevo a medida que
avanzas a través de las colinas". La media sonrisa de Laura era tímida, pero sus ojos estaban
relajados. "Es tan bueno como el sexo... o al menos de lo que me imagino que el sexo es".

Chris casi dejó de respirar. Ella realmente no tiene ni idea. ¿Cómo puede alguien ser tan
ingenua y tan seductora al mismo tiempo? "Aahh, está bien. ¿Tengo que cambiarme?"

"Pantalones estarían bien". Laura asintió a los pantalones cortos de Chris.

"Dame un minuto. Entra. ¿Puedo traerte algo de beber?" Laura siguió Chris en la sala de estar.

"No estoy bien". Torpemente se puso de pie en medio de la sala, todavía con los cascos,
cuestionando la sabiduría de venir en el primer lugar. Ella miró por encima de un grupo de
fotografías enmarcadas, encontrando a los hermanos Chris fácilmente. Las imágenes de la
familia riendo la hicieron sonreír con cierta tristeza. Laura sabía que no había tales fotos del
clan Kasdan.

Chris se quitó sus pantalones cortos en un tiempo récord, tirando un par de Levi’s salir del
armario. "¿No has comido todavía?" Ella llamó a la otra habitación.

"No, nosotras podemos parar en alguna parte". Se volvió para ver a Chris metiendo una remera
blanca sin mangas dentro de los jeans azules desteñidos. La mujer más pequeña llevaba la
ropa casual con el mismo estilo fácil que llevaba trajes a la medida en el aire. Laura se sacudió
de su ensueño y entregó uno de los cascos. "Esto podría ser un poco grande para ti... es uno
más viejo mío".

Salieron de la casa y Chris subió a la moto detrás de Laura, colocando sus pies sobre las
clavijas de pasajeros. "¿Dónde está el mejor lugar para que me aferre?" Preguntó ella,
preguntándose por qué Laura elegiría una actividad que requiere un contacto tan estrecho,
luego se dio cuenta de que había respondido a su propia pregunta.

"Puedes agarrarte de mí cinturón o de la cintura si prefieres". Marcó la primera patada y la

126
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Triumph retumbó a la vida. Chris enganchó los pulgares en la banda de cuero ancho, ya que se
sacudieron hacia adelante a la calle y se estableció en cerca de la mujer más alta.

Laura las bajó del tráfico de la ciudad con bastante rapidez y pronto estaban volando por las
colinas en los bosques de pinos del sur de la ciudad. Las tormentas del día anterior dejaron los
cambios de temperatura y como Chris sintió el aire sobre su piel expuesta, comprendió la
atracción por lo que sus padres siempre habían considerado una peligrosa forma de transporte.

Respiró hondo y movió las manos del cinturón de Laura para rodear la cintura de la otra mujer,
apretando su agarre. La conversación era imposible así ella sólo se entregó a la sensación de
velocidad, viento y la habilidad de Laura en el manejo de la máquina de gran alcance.

Se detuvieron en una tienda que todavía estaba abierta y que servía carne y salsa en
sándwiches de pan francés crujiente asado. Sentadas en una mesa de picnic bajo un toldo,
Chris devoraba la comida desordenada, mientras que Laura miraba con ojos divertidos.

"¿Dónde aprendiste a montar?" Preguntó entre bocado y bocado.

"Tomé una clase". Un encogimiento de hombros descuidado, "¿Qué esperabas?"

"No sé, ¿algo rebelde tal vez?" Una ceja levantada dijo a Chris que la teoría era un tramo.

"Entonces, ¿cómo acabaste en Burkett Falls? Podrías haber conseguido un trabajo en


Nashville". Laura había decidido que era hora de dar vuelta a las cosas con la reportera y llenar
algunos de los espacios en blanco.

Chris se quedó pensativa por un minuto. "Nashville está en casa. Siempre estará en casa, pero
yo no quería empezar en ese mercado. Mayormente, sólo quería estar sola".

"¿No hubo presión de tus padres?"

"Creo que ellos sabían que yo quería salir, así que me dejaron ir. Me interné en la CNN y me
ofrecieron un puesto de trabajo, pero ya sabes, eso es sólo reanudar de relleno, ya que no
pagan nada que valga y trabajan como perros".

"Estuviste en WSM por un poco".

"Sí, yo todavía estaba en Atlanta después del concierto de CNN y pensaba que era una cosa
caliente. Luego me enteré de que acabaría escribiendo historias para presentadores que
estaban ganando siete cifras. No veía cualquier punto de esclavitud por diez años antes de que
me dieran la oportunidad de hacer cualquier informe real, y me puse a buscar. Me di cuenta de
que un mercado más pequeño es el mejor lugar para obtener experiencia, así que respondí a
un anuncio en los medios electrónicos de un reportero en Burkett Falls, y aquí estoy". Chris
terminó su bocadillo, secándose las manos en la generosa oferta de servilletas.

127
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Dentro de unos años, serás capaz de ir a cualquier lugar que desees". Laura entiende como
un cumplido, no estaba preparada para el ceño fruncido que cruzó el rostro de la reportera.

"Todo el mundo dice eso y se supone que debes querer ir a un mercado más grande, pero no
estoy segura que sería feliz en esa rutina". Ella sonrió con tristeza. "Adivina, sólo soy una chica
de pueblo en el corazón".

"¿Te irías a un lugar como Dallas si tuvieras la oportunidad?"

"No lo sé". Los ojos verdes la miraban con diversión, "No puedo ir a ninguna parte durante tres
años de todos modos".

Laura se rió en voz baja, "Nadie torció el brazo". Se puso de pie, recogiendo su basura. "Será
mejor que regresemos, no me gustaría conducir por la noche".

Chris se saltó el cinturón ese momento y envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Laura
desde el principio. Hacía más frío ahora y ella se estremeció ligeramente, apretando su agarre
y trayendo más de su cuerpo en contacto con el calor de la espalda de Laura. Tomaron una
ruta más larga a casa para extender el paseo, pero todavía había algo de luz en el cielo cuando
se detuvieron en la calzada de Chris. La mujer más pequeña saltó de la moto con gracia y se
quitó su casco, pasando una mano por su cabello. Laura hizo lo mismo, sintiendo que era
inapropiado despedirse con la cabeza envuelta en plástico y espuma.

"Me encantó", dijo Chris felizmente, "¿Podemos hacerlo de nuevo?"

"Claro. Mantén el casco".

"Genial. ¿Nos vemos mañana?" La mujer más alta asintió. "¿Y Laura…?"

"Es Kaz".

"Te equivocas. Es bueno, pero no es tan bueno como el sexo".

En la reunión del lunes por la mañana, Laura llevaba la mirada que Chris reconocía como su
cara de juego. Todo el calor del fin de semana aparentemente había desaparecido, dejando
tras de sí a una extraña fría, impecablemente vestida con pantalones negros, chaqueta de color
crema de doble botonadura y una camisa de seda blanca abotonada hasta el final a la parte
superior. Sus ojos eran fríos y grises como un cielo tormentoso como el que había pasado el
sábado mientras iba por el cuarto considerando ideas de historias.

"Estamos en blanco y por cada idea que traigan aquí, será mejor que hayamos pensado en lo
da al espectador. Si no puede vendérmela a mí, ¿cómo pueden vendérsela a ellos?" La única

128
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

historia que mostró calidez fue la mención de Rendally de la epidemia de hormiga de fuego y
que era bueno para un pateador, no como una ventaja. "Chris, ten tu informe especial sobre los
almuerzos escolares para las Diez. Se acabó, ¿verdad?"

"Están añadiendo los gráficos en la actualidad".

"¿Qué otra cosa ya tengo?"

Chris hojeó su cuaderno, descartando dos ideas de plano. "Um, tenemos dos grandes
hospitales aquí en la ciudad, pero compartimos un helicóptero de transporte aéreo. Muchas
ciudades lo hacen. No es un problema, pero aquí, sólo tienen un piloto... y él trabaja 24/7 14…"
Ella levantó la vista. "Él no tiene descanso y está con llamadas todo el tiempo. Dado que las
más altas incidencias de accidentes de helicópteros se producen con helicópteros médicos,
pensé que podría ser interesante ver esto. ¿Es una situación potencialmente peligrosa?"

Laura lo consideró, frotando su pulgar por su ceja pensativo. "Está bien, ¿puedes hacerlo hoy
en día?"

"Haré una llamada a Joe de San y Burkett Falls general, no creo que vaya a ser un problema".

"Muy bien, entonces. Janie, haz la lista". Bajaron la lista de controles y seguimientos, y las
tareas fueron dadas al personal restante. El último elemento de la agenda hizo Janie al reír un
poco y ella sonrió mientras lo leía. "Kaz tienes una sesión de fotos esta mañana en la orilla del
río, la revista Luces de la Ciudad la ha nombrado como una de las veinte personas más
influyentes de la ciudad. En caso de haber alguna buena publicidad".

Los periodistas abuchearon con sorna y Laura torció sus labios en una sonrisa irónica. "Mira,
Lance Barker de 4, Jack Pace de 12 y tuve el noveno lugar. Son todos los directores de noticias
de la ciudad, apenas califica como algo especial".

"Asegúrate que le dices a Lance un 'hola' por mí", dijo Keith sarcásticamente.

"Oh, yo creo que va a tener su mejor comportamiento, después de todo, habrá cámaras". Dejó
caer el planificador en su escritorio y miró hacia arriba, "¿Lo hemos hecho aquí?" En su
despido, los reporteros y productores salieron, un golpecito en la puerta le señalaron la llegada
del Director de Promoción.

"Hey, buen trabajo en la tormenta del sábado, realmente les pateamos el trasero".

"¿Recibiste las promos?"

"Sí, tengo una maldito buena prueba de rendimiento de las cosas bastante rápido el sábado por

14 24/7: Es lo mismo que decir 24 horas, los 7 días de la semana.

129
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

la noche... Ya recibí una llamada de Dave de Target Research. Dijo que lo hicimos bien,
excepto por un par de cosas, por supuesto". Elly sonrió, "Porque si fuéramos perfectos..."

"No necesitaríamos un consultor", Laura terminó.

"Ellos realmente debería llamarlos ‘Insultantes’, ya que sería más preciso. ¿Recordaste vestirte
para la sesión de esta mañana?"

"Sí", Laura se levantó y tendió los brazos, "¿Está bien?"

"Puede funcionar, pero me esperaba algo un poco más sexy".

"Las noticias no son sexy". Llegó la respuesta seca.

"No hago noticias, vendo... Y como tu mentirosa a sueldo, no tengo que lidiar con esos
problemas de credibilidad molestos".

Laura se rió a pesar de sí misma.

Hacía viento en la orilla del río y por enésima vez, Laura deseó que hubiera recogido su cabello
como la hebra oscura voló alrededor de su cara. Los tres directores de noticias miraron con un
silencio sepulcral, de pie con los brazos cruzados y las manos en los bolsillos, el fotógrafo
estaba empezando a sentirse frustrado.

"Vamos, ¿podrían aflojarse un poco? Es sólo una imagen, no tienen que ser hostiles".

Lance espetó el chicle que estaba masticando y enseñó sus dientes. Jack Pace miró con
fastidio. Tenía unos veinte años más que los otros dos directores de noticias y era sin duda de
la vieja escuela, con su pelo gris peinado cuidadosamente hacia atrás y vestido con un traje a
rayas oscuras. Su animosidad tenía más que ver con ser tercero en las votaciones que
cualquier disgusto verdadero, en oposición a Laura y Lance que apenas podían tolerar su
proximidad. El fotógrafo siguió haciéndolo desde la distancia, pensando que algo tenía que ser
utilizable esta experiencia miserable.

"Hey, escuché que destrozaste otro coche este fin de semana, Kaz". Lance sonrió, tratando de
atraparla mientras revisaba el nudo de la corbata. "Vi las imágenes en CNN. Dime, ¿quién tuvo
la suerte de filmar para Chris Hanson?"

Laura simplemente miró hacia otro lado y Jack Pace resopló, "Sólo desearías tener a alguien
tan bueno como Hanson".

Lance se burló, "Sólo se pega a tu audiencia, más de cincuenta, viejos y dejando los datos
demográficos de calidad para nosotros".

130
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Cállate Lance, ¿cuál demonios es tu problema?"

"Oh, ella habla". En cuanto a la mujer alta, continuó su asalto verbal. "¿Cómo va el mes de
mayo? Asuntos en abundancia por lo que he visto. Chris es un poco joven para llevar las Seis,
cualquiera pensaría... ¿de quién fue la idea brillante esa?"

"¿Conseguiste una cosa por la pequeña rubia, Barker?" El Director de Noticias del 12 no pudo
mantenerlo en él. "He oído que los venció como mierda a ustedes en un juego de softbol".

Laura se sonrió con fuerza y dio un paso más cerca del hombre desagradable, "Puedes decir lo
que quieras de mí, pero deja a mi gente fuera".

"¿O qué?"

Ella dio un paso aún más cerca de Lance y su voz fue peligrosamente baja, "Si tienes que
preguntar, tienes una muy corta... memoria". Laura levantó una ceja, en silencio preguntando
hasta dónde quería llevarlo y reconociendo una victoria cuando Lance se movió de nuevo.

"Creo que tengo todo lo que necesito", el fotógrafo interrumpió, "Gracias por su cooperación..."

"Fabuloso". Lance dijo con veneno, mientras caminaba hacia el estacionamiento, dejando a los
otros miraban detrás de él.

"Señorita Kasdan", Jack Pace observó, "Lance no es un fan tuyo".

"Eso, señor, sería un eufemismo".

Se rió con ironía y sacudió la cabeza. "Él no estará mucho tiempo en este mercado, ni tú
sospecho. Yo fui productor ejecutivo de KDAL por un tiempo hace varios años y lo disfruté
inmensamente". Hizo una pausa, pensativo, "¿Le gustaría unirse a mí para el almuerzo,
señorita Kasdan?"

Laura torcido una sonrisa, "Me gustaría, y me llamo Kaz".

El chisme era chisme y en el negocio de los medios de comunicación nunca se pierde nada con
tener un poco de información privilegiada. El almuerzo de Laura con Jack Pace proporcionó
información valiosa, además de algunas curiosidades sobre algunas de las personas con las
que había trabajado en Dallas. Con todo, ella estaba de buen humor, mientras caminaba hacia
la sala de redacción, feliz de que la mayoría de los escritorios de reporteros estaban vacíos ya
que eso significaba que estaban fuera en el campo.

Chris estaba en su escritorio, sin embargo, la cabeza de oro pálido inclinada sobre el teclado

131
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

de su computadora, los ojos chasqueando la pantalla y moviendo los labios en silencio


mientras intentaba sacar las palabras de su historia.

"¿Cómo va?" Laura resistió la tentación de sentarse y optó por mantener una distancia
profesional, teniendo en cuenta la adición de otro símbolo en el lado de su escritorio. ¿Estamos
en nueve ya? Tal vez deberíamos probar una docena par.

Chris siguió escribiendo y ni siquiera levantó la vista. "Bien. ¿Quieres echar un vistazo?"

"Voy a ir arriba a mi oficina". Al entrar en su santuario, se quitó la chaqueta y la colgó en el


gancho detrás de la puerta, acercándose a su mesa enrollando sus mangas mientras
avanzaba. El archivo estaba abierto, así que no podía editarlo y pulsó la barra para el modo de
lectura. La escritura de la reportera era nítida y precisa, sin ser demasiado dramática, una
buena historia informativa destacando los temas centrales: la falta en el piloto de tiempo libre y
las altas ocurrencias de accidentes relacionados con los servicios de transporte aéreo de
hospitales. Ella sacó una nota expresa con su aprobación y se volvió hacia sus informes
variados de presupuesto.

La reunión las dos y media llegó y se fue, los noticieros fueron consolidados y había un flujo
constante de fotógrafos que giraban a través de las bahías de edición. Laura terminó las
historias con los cheques y se volvió hacia la pila de citaciones y convocatorias entregadas
durante la última semana.

La mayoría tenían que ver con los accidentes e incendios que fueron cubiertas por una
cuestión, por supuesto, en cualquier día hubiera dado noticia, pero algunas eran más
complicadas, pidiendo información sobre las historias que podrían ser útiles en los juicios
civiles, así como los procesos penales. Ella estaba haciendo una lista de lo que había que
hacer y lo que la estación podría cobrar por estos cuando sonó el teléfono. "Sala de Redacción,
esta es Kaz".

"Art quiere verte y a Elly en su oficina en este momento". La voz de la asistente administrativa
sostuvo un sentido de urgencia que tuvo a Laura frunciendo el ceño mientras salía de la sala de
redacción y se dirigió hacia las escaleras hacia las oficinas de negocios. Ella se movió a la
oficina alfombrada blanca donde el Gerente de Promoción ya estaba esperando. Por la mirada
sombría en el rostro de Elly, Laura sabía que la noticia no era buena.

"¿Qué carajo es esto?" Art apuntó con un control remoto en una de las TV / VCR y una promo
comenzó a rodar. Estaba Chris delante del helicóptero de LifeAir, haciendo una toma de pie. Art
subió el volumen.

"Un helicóptero como éste puede salvar muchas vidas, tal vez incluso la suya... pero la
seguridad se está convirtiendo en un verdadero problema cuando se trata de helicópteros
médicos... averigüe por qué esta noche en Acción Noticias 8 en Vivo a las Cinco".

132
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Art miró a Elly, "¿Escribiste esto?"

"Aprobé la copia". La Gerente de Promoción respondió.

Laura se encogió de hombros, "¿Cuál es el problema?"

"El problema es que el director general del Hospital de San José me llamó al ver esto... Ya
sabes, ¿las personas que patrocinan la Torre Cam? Tienen miedo de una crítica feroz en su
servicio de helicóptero y no puedo decir que lo culpo".

"Leí el guión y no es una crítica feroz". Laura insertó.

"El daño ya está hecho, la promo fue irresponsable".

"No había nada malo con la promo". Elly fue enfática. "Fue tentadora... nada más".

Art estaba lívido. "¡Me importa un carajo volar, tire la noticia y mata la historia!"

"¿Matar la historia?" Laura estaba incrédula, "¿Por qué?"

"Porque, mi torpe directora de noticias al mando, si San José tira el patrocinio de la Torre Cam,
eso son diez mil al mes de ingresos que no puedo darme el lujo de perder".

"Art, tenemos la obligación de informar..."

"Elly, ¿podrías disculparnos?" Esperó hasta que ella se hubiera ido y cerró la puerta. "¡No me
sermonees sobre lo que nuestras obligaciones son! Tengo la obligación de hacer el
presupuesto, si pierdo estos ingresos, no veo ningún modo de recuperarlos".

"Me atengo a la historia, debería ser transmitida". Laura se empujó a sí misma en toda su
estatura y miró hacia abajo en el hombre más bajo. "¿Qué ha pasado con mantener la nariz
fuera del extremo de noticias del edificio?"

"Escucha". Art temblaba de rabia, "Cuando te den esa estación en Dallas, podrás hacer lo que
carajo quieras, pero en este momento yo digo que mates la historia". Él contuvo el aliento y
gruñó: "Ahora sal".

Laura se giró sobre sus talones y se dirigió a la puerta sólo para ser detenido por la voz del
Gerente General. "¿Y Kaz? Ni siquiera pienses en llamar a la corporación en este caso".

Ella abrió la puerta. "No me conoces en absoluto, ¿verdad?" Y cerró de golpe detrás de ella.

133
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Janie había sido Editora de Asignaciones por más de once años en el Canal 8. Había visto
cinco directores de noticias, veintidós productores y treinta periodistas impares ir y venir en ese
periodo de tiempo. Podía sentir y predecir cada contratiempo en la sala de redacción y sabía
que algo iba a suceder cuando se acercó a la mesa de Chris e impartió algo de información que
había sido transmitida por la secretaria del Gerente General.

"Tu historia está en problemas, Chris".

La reportera la miró y parpadeó. "No, está casi terminada, Jody, editándose ahora".

Keith levantó la vista del monitor, interesado. "¿Cuál es el problema?"

Janie elaboró, "Kaz está en la oficina de Art... Están discutiendo sobre la historia de Chris.
Aparentemente San José ha amenazado con retirar el patrocinio Torre Cam si se transmite".

Desconcertada, Chris miró al Jefe de Redacción, las arrugas del entrecejo arrugando su frente.
"No irá a liquidarla, ¿o sí?"

La puerta de la sala de redacción fue casi arrancada de sus bisagras como Laura la abrió y
entró. Uh oh, pensó Chris, reconociendo la furia blanca azul en los ojos de su jefa. Laura cruzó
la habitación a su oficina con pasos largos enojados y mientras pasaba el escritorio de Chris le
arrojó un comando.

"Mátala. La historia no irá al aire".

El portazo de la puerta marcó la directiva, seguida por el sonido característico de un objeto


demolido como se arrojó contra una pared interior de la oficina del Director de Noticias.

La oficina Elly Michaels era grande sólo porque incluía una sala de edición. Los grandes
monitores del sistema de post producción basados en computadoras dominaban toda una
pared y las cintas de vídeo fueron esparcidos por todas partes. No había ventanas y no había
luces, salvo por una lámpara halógena pequeña en la esquina y el parpadeo de las propias
pantallas de los monitores.

"No te quedes ahí, vamos entra". Elly dirigió a Kaz sin volverse a mirar, "Sólo estoy
terminando". Su cabello corto oscuro se erizó en su testimonio ante las frustraciones del día.

Mientras que la mayoría del personal estaba ocupado con poner al aire al elenco de las Seis de
la tarde, Laura se había ido en busca de una copia de trabajo y se había dado cuenta de que la
puerta de Elly estaba todavía abierta. "¿Cómo trabajas en la oscuridad?"

"Bueno, ciertamente estrecha tu enfoque. ¿Cómo puedes soportar el ruido?"

134
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Cierro mi puerta".

Elly soltó una breve carcajada. "Día podrido, ¿eh?"

"Tú también. Por si te sirve de algo, el anuncio estaba bien".

Elly cerró el proyecto en el que estaba trabajando y se volvió hacia Laura. "Sabes, yo solía
pensar que lo más lindo que alguien pudiera decirme era que la promoción era la mejor de la
historia... exagero, estiro la verdad y bromeo, todo para conducir a los espectadores a los
noticieros. Entonces una vez que los clavé, una promoción no se induce a un error en
absoluto".

"Este negocio es una mierda".

"Sí, lo hace. Yo soy una mentirosa, pero él es un alcahuete". Ella cerró la computadora,
apagando los monitores. "¿Está Chris enojada?"

"Aaahh, realmente no hablé con ella".

"Mejor que arregles eso, no necesitas otro presentador hostil". Elly no pudo resistir pincharla,
"Sabes mucho sobre eso, ¿eh?"

"Ni siquiera vayas allí".

"¿Puedo verte por un momento?" Chris saltó cuando oyó el ruido sordo de la voz de su jefa
detrás de ella mientras salía del estudio. La presentadora rubia había esperado que el tema de
la historia muerta fuera abordado antes de que ella fuese al aire y le molestó que no lo hubiera
sido.

"Claro". Siguió a la mujer más alta por las escaleras hasta la sala de redacción y a su oficina.
Los fragmentos de una blanca taza de café de cerámica estaban esparcidos por la alfombra y
Chris podían reconocer el logotipo rojo y negro de la estación en una de las piezas cuando se
volvió a cerrar la puerta.

Las cejas de Laura bajaron pensativamente mientras miraba a Chris, debatiéndose en la mejor
manera de comenzar. Esta no era la primera vez que tuvo que explicar la desaparición
prematura de la historia debido a los caprichos de la gestión, pero era la primera vez que
cualquier apariencia de interés personal se había inmiscuido en esa tarea en particular. "Fue
una cosa de dinero, nada más". Ella esperaba que la breve explicación satisficiera a la
reportera, pero Laura debería haberlo sabido mejor.

135
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Una cosa de dinero?" Chris estaba incrédula. "Estamos hablando de vidas en juego... y no
vamos a cambiar a menos que alguien lo saque a la luz".

"Bueno, por el momento, no vamos a ser nosotros". Laura se puso su chaqueta, deslizándosela
como Chris continuó echando humo.

"¿Eso es todo? ¿Cómo puedes ser tan fría al respecto? ¡Aprobaste la historia!"

Laura abofeteó sus manos sobre el escritorio como su temperamento quebró por tercera vez en
el día. "¿Pensaste que yo era toda poderosa y podría cambiar la mente de Art cuando lo único
que ve son los signos de dólar? Sé realista, Chris. No importa lo noble que el periodismo es, la
televisión sigue siendo un negocio y la estación no puede pagar las cuentas si los clientes
están enojados".

"Podrías haber…"

"Hice todo lo que pude. Esta es una lucha que no puedes ganar. Confía en mí en eso".

Chris se puso de pie, apretando los dientes con furia como si quisiera decir algo más. Ella negó
con la cabeza una vez para calmarse y miró a Laura, sintiendo el salir la agresión fuera de ella.
"Muy bien, ¿qué quieres que hacer?"

"Lo pondremos en la mesa... tal vez re-trabajar en ello. Va a ir al aire con el tiempo, aunque
probablemente no en su forma actual".

La reportera entornó los ojos. "No, nosotras. ¿Quieres hacer algo esta noche?"

Laura tartamudeó, "¿Qué? Lo siento". ¿Sólo la acabo de joder y ella quiere hacer algo esta
noche?

"Podríamos ir a mi casa y poner nuestros cuellos en el sofá". La mirada en los ojos de Laura no
tenía precio y Chris se rió entre dientes. "Probablemente no estás lista para eso".

"No, estoy... no..." Laura se mordió el labio e hizo una mueca, preguntándose si esto iba a
funcionar en absoluto. "¿Quieres ir a dar un paseo?"

"No estarás jugando al golf en la oscuridad". Chris se había puesto un par de pantalones cortos
de fútbol y una remera, estaba de pie junto al jeep de Laura sosteniendo un hierro ocho, una
cuña y un putter.

"No, es más como lanzar y golpear, y hay luces".

136
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Bueno, ¿yo qué voy a hacer?"

Laura terminó de atarse los zapatos y se levantó sonriendo, mostrando los dientes aún blancos.
"Vas a hacerme compañía y aplaudir cortésmente cuando haga un buen tiro. Además, te
prometí cenar más tarde".

El pequeño campo de golf ejecutivo tenía nueve cortos hoyos par 3 y estaba iluminado como
un campo de fútbol en la noche del viernes en Texas. Laura pagó el green y condujo a Chris al
primer tee. Más casualmente lo que nunca jugó en el club, Laura lanzó una pelota a la hierba y
sonrió cuando ella golpeó con facilidad a la mitad del green a 137 yardas de distancia.

"¿Debo aplaudir ahora?" Chris tomó el hierro ocho, como pasó a manos por este y las dos se
acercaron al green, el zumbido de los insectos era fuerte en el crepúsculo. "Por lo tanto, soy la
caddie, ¿verdad?"

"Hay sólo tres palos, Chris".

"Sí, pero tengo derecho a un diez por ciento de tus ganancias".

"Alguien ha estado haciendo su investigación".

Chris entregó el putter, "Oh, sobresalgo en investigación". ¡Estoy leyendo libros sobre el golf,
por el amor de Dios! Debo tener la cabeza sobre los talones.

Ellas hicieron el bucle en un poco menos de una hora. Laura con suficiencia pensó que se
trataba de uno de los pocos momentos en los que llegó a tener su pastel y comérselo también,
un poco de práctica en su juego corto y algún tiempo con alguien que era cada vez más
importante en su vida, antes desprovista de cualquier enredo emocional. Se reían, discutían y
acordaron, probando con temas tan diversos como las películas y el mercado de valores.
Cuando estaban terminando, Chris realmente aplaudió cuando el tiro el tee en nueve estuvo a
pulgadas del hoyo.

"¿Has tenido un hoyo en uno?"

"Sí, tres veces". Laura tocó la pelota y se inclinó para sacarlo de la taza. "Tuve uno la última
vez que jugué con mi mamá".

"¿Era buena?"

Los ojos de Laura sostuvieron una mirada que Chris sólo podría describir como una profunda
tristeza. "Ella era fabulosa, de verdad... En todos los años que hemos jugado, nunca le gané.
Cerca un par de veces, pero ella siempre sacó un conejo de su sombrero. Incluso con un as, la

137
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

última vez, ella me golpeó por tres golpes". Laura se aclaró la garganta. "Me vio ganar en el '95
el Amateur, pero el cáncer se había extendido muy rápidamente, así que..." Se calló, incómoda.

"Lo siento".

"Está bien, pero no he hablado de ella en un tiempo". Laura añadió su puntuación y por
costumbre, firmó y fechó la tarjeta. "Mira, terminé de cuatro bajo par. Supongo que eso significa
que tienes derecho a la cena. ¿Cuál es tu gusto?"

"¿Mexicana en Lupe?" Los ojos verdes se iluminaron ante la mención de alimentos.

"Me di cuenta de que algo que venía".

Laura saltó del jeep sin puerta y siguió a la reportera hasta el porche de su casa. Chris se había
olvidado de dejar una luz encendida, por lo que estaba oscuro excepto por la luna y el
resplandor de la farola de la esquina. "¿Es esta la parte donde te beso por las buenas noches y
te digo que te llamará más tarde?" Laura no estaba demasiado nerviosa, después de todo
estaba oscuro y la oscuridad podía ocultar una multitud de pecados. O torpeza.

"Podrías hacerlo de esa manera, o sólo me podrías besar". Chris tomó una de las manos de
Laura y entrelazó sus dedos juntos, pero no paso más cerca.

"Creo que me gustaría eso", fue la respuesta suave.

"Vas a tener que ayudarme un poco... Es un infierno ser pequeña". Chris se acercó y deslizó la
otra mano ligeramente hasta el hombro de Laura en la base de su cuello, sus nudillos tuvieron
cosquillas por sedoso cabello oscuro y se puso de puntas de pie para tocar sus labios en la
boca que sonreía ligeramente hacia ella. No estaba preparada para la explosión de anhelo que
se acurrucó en su estómago o el fuego al rojo vivo que parecía consumir el resto de su cuerpo.
Ella se deleitaba con el ablandamiento provisional de los labios de Laura y se recordó a sí
misma ir lento.

Es diferente del anterior, Laura pensó, ¿más necesitado? Ella se apartó lentamente y Chris la
miró perpleja.

"No sé qué hacer con mis manos", Laura susurró.

Chris no pudo ocultar una sonrisa. "Todo lo que quieras".

Laura desenredó los dedos de la mano de Chris y la llevó hasta frotar el pulgar a lo largo de la
mandíbula de la mujer más pequeña. Chris inclinó la cabeza en la caricia y cerró los ojos,
deseando que su hormigueante carne se quedarse así para siempre. Sus manos fueron a
descansar en las caderas de Laura, complacida por la forma de sus cuerpos encajaban entre sí

138
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

y luego sintió la boca de Laura descender a la suya de nuevo, esta vez con una mezcla de
urgencia y curiosidad, su lengua explorando los labios y la boca gentilmente, suavemente.

Rompieron ese y Chris lentamente abrió los ojos para ver otro tono de azul, a diferencia de
todos los demás que había visto antes. Mi dios me estoy ahogando...

Laura se apartó, sus manos cayendo a los costados. "Me voy ahora". Su respiración se retuvo
y ella retrocedió, casi tropezando por las escaleras, luego se contuvo. "Nos vemos mañana...
¿de acuerdo?"

Chris vio con estupor como Laura tropezó lejos para subir a su jeep y conducir fuera,
deteniendo el motor dos veces antes de llegar a la esquina. Acabo de ser besada hasta quedar
sin sentido por una novata.

Para el viernes la rutina estaba en pleno apogeo y Laura estaba usando todas las herramientas
en su arsenal para mantener al personal centrado en el trabajo a mano. Tuvieron algunas
historias buenas e informes especiales dirigidos que estaban generando mucho interés si la
cantidad de llamadas telefónicas era una indicación. Los problemas con uno de los nuevos
camiones en vivo mantuvo a Laura ocupada con los ingenieros y después del mediodía con la
realización de pruebas en el vehículo que no cooperaba, estaba con calor, sudorosa y lista para
el fin de semana. La fase de clasificación para el Abierto era la semana siguiente, y a pesar que
el fin de semana iba a ser una práctica infernal, esta noche estaba reservada exclusivamente
para un tiempo con Chris.

Se puso de pie en el estacionamiento, levantando su cabello largo de la parte posterior de su


cuello para sentir la poca brisa que había, mientras esperaba a Richard decirle que el camión
fue arreglado. Laura ya tenía que ir con Art para tomar el lunes y martes fuera, con la promesa
de que todo estuviera bajo control y todavía dándose cuenta de que no había ninguna manera
de garantizarlo. Los camiones en vivo apenas tenían un mes de vida y que todavía estaban
corrigiendo errores sueltos.

"Eso es todo... Puedes traer uno de tus filmadores para una prueba, entonces debería estar
bien para esta noche". Richard cerró el panel eléctrico de lado y tomó su caja de herramientas,
Laura asintió con gratitud.

"Genial, ¿nada especial que tengamos que hacer?"

"Sí, diles que vean el espacio libre... Estos camiones son un poco altos para ir a la ventanilla de
autos en McDonald’s". Dejó que sus ojos rodaron sobre su alta figura, pensando que era una
mujer linda, lástima que él estaba casado.

Otro día, otra mirada lasciva, Laura pensó mientras volvía en el edificio. Es curioso, eso solía
molestarla más, pero últimamente parecía importarle poco. Reflexionando sobre el cambio de

139
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

actitud, ella abrió la puerta sala de redacción y se dio cuenta de que algo andaba mal.
Terriblemente mal.

Keith y Chris estaban en medio de una discusión feroz, cuya intensidad había paralizado a casi
todo el mundo en la sala de redacción. Una vena azulada abombada en la frente del joven,
mientras que Chris se puso de pie casi cara a cara con él, con la furia evidente en cada línea
de su cuerpo. La entrada de Laura pasó desapercibida mientras continuaban gritando.

"¿Que está pasando?" Su tono autoritario cortó la lucha y los dos se detuvieron a la mitad y la
miraron, el silencio fue sorprendente en su intensidad.

Entonces Keith contestó en voz baja: "El helicóptero de AirLife se estrelló. Los tres a bordo han
muerto, más dos en el suelo. Chris quiere..."

"¡La historia original, que debería estar en escena!"

"... Envié María y a Jason que ya estaban fuera y puedo hacerlo en vivo a las Cinco y Seis...
más el directo desde Clark Trial".

"¡Tom puede solo, necesito estar allí!" Los ojos verdes estaban más allá del punto de preguntar,
era una declaración.

Laura sacó la mandíbula ligeramente y sacudió la cabeza enfáticamente: "No, Keith tiene
razón. Te quiero en el set".

"La arruinamos antes Kaz, no puedes..."

"Lo acabo de hacer. Estás demasiado cerca y si estamos haciendo dos tomas en vivo, prefiero
tenerte aquí". No lo hagas, Chris. Prometiste que no entrarías en la sala de redacción.

La conciencia de su posición y la naturaleza muy pública de la discusión se filtró a través de


Chris y se obligó a calmarse "Bien". Sus ojos seguían acusando mientras se alejaba y se
acercó a la impresora para recoger un guión.

"A mi oficina, Keith". Laura se alejó.

Él la siguió, empujando la puerta cerrada y empezó a pedir disculpas, "Lo siento..." Se detuvo y
extendió las manos para explicar su silencio.

"Si aprendes algo de mí, Keith, aprende esto: Nunca grites al talento frente al resto del
personal, nada bueno sale de eso". Ella suspiró y se cruzó de brazos, mirando por la ventana a
la sala de redacción, encontrando la cabeza inclinada rubia sobre su teclado. "Ella todavía se
está ajustando, Keith. No es sólo un periodista más, su tiempo en el campo se va a poner más

140
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

y más limitado, ella va a terminar haciendo mierda las relaciones más públicas de la estación y
que no va a ser fácil".

"Nadie la obligó".

Laura asintió, "Tienes razón. Sé paciente, ¿de acuerdo?" Tragó contra la culpa pasando.
¿Había empujado a Chris? No, dijo que era el camino en el que ella estaba en marcha. No era
mi propio interés, ¿no? "Y ella cree que es tu culpa, Keith... Que ella podría haber detenido el
accidente si hubiéramos aireado la historia antes".

"Pero no es su culpa".

"Ella no va a verlo de ese modo".

Apoyada en la pared de la sala de control, Laura observó los últimos minutos de las Seis con
un sentimiento de incertidumbre, perpleja acerca de algo que ella no podía entender. El reparto
era bueno, y porque Chris había hecho el fondo en la historia a principios de semana, la
cobertura del accidente fue excepcional. La voz de Kate sonaba como si viniera de muy lejos
mientras daba instrucciones para el cierre. "Tienes veinte segundos para volver... vamos a
cerrar en el centro de la Torre Cam".

Aquella maldita Torre en Vivo, pensó Laura. Eso es lo que nos metió en este lío en primer lugar.
Distraída, ella se sacudió violentamente el hombro y se volvió para ver el Gerente General
ondeando fuera de la cabina. En silencio, ella lo siguió por el pasillo.

Pasaron cubículos vacíos en el camino a su oficina; el personal de ventas se había ido


temprano como era su práctica los viernes. Derás el ruido de la sala de control, era muy
bienvenido.

Art le hizo una seña a Laura a una silla, una señal segura de que se trataba de una reunión
amplia y él se sentó detrás de su escritorio, sosteniendo la corbata en su pecho y luego
alisándola. Miró a Laura por un momento y resopló brevemente: "Fuimos un mamarracho.
Puedes decir 'te lo dije'".

"¿Por qué? Los dos tenemos que lidiar con las consecuencias". Laura le dio una sonrisa triste,
"¿Has oído hablar lo que dicen? Es televisión... Es sólo televisión, no es una cirugía cerebral y
nadie muere... Excepto que esta vez lo hicieron".

"¿Volver a pasar esa historia habría hecho una diferencia?"

Laura lo pensó por un minuto, "Como periodista, tengo que pensar que sí, por eso hacemos
esto después de todo. La verdad es que nunca lo sabremos". Ella tocó el brazo de su silla con

141
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

aire ausente, "Es un problema de credibilidad... Nos inclinamos bajo la presión de un


patrocinador y parece que nos compraron".

"Dices ‘nos’. Yo tomé la decisión". Art empujó su labio inferior.

Laura asintió lentamente, "Sí lo hiciste, pero yo la ejecuté y eso me hace igual de responsable".

Art dejó escapar un suspiro, "Me voy a reunir con los chicos de San José el lunes, me gustaría
que estuvieras ahí, ¿hay alguna manera que se podía posponer...?"

"No, no puedo. Toma Keith, él sabe tanto como yo".

"Muy bien, entonces, lo traeré aquí y vamos a ir sobre ello".

Eran más de las ocho en el momento que Keith y Laura salieron de la oficina del Gerente
General y la cena para el equipo nocturno que hicieron en la sala de redacción estaba casi
desierta. Después de sentarse a enviar unos cuantos mensajes más de correo electrónico,
Laura trató de llamar a Chris en casa. Su máquina la atrapó en el segundo ring, pero Laura no
dejó ningún mensaje. ¿Qué iba a decir de todos modos? Ella pensó: Lo siento, te retado en
frente de todos, ¿quiero salir ahora? Con un suspiro empezó a poner en orden su escritorio,
con la decisión de llevar a casa unos papeles para el vuelo a Austin, cuando sonó el teléfono.

"Kaz, es Lisa, gracias a Dios que te atrapé. Desciende a Mainstreet en este momento, Chris se
tomó todo y no podemos sacarla de aquí".

"Aw mierda, estoy de camino".

Lisa y Trey la encontraron en la puerta y señalaron a la esquina de la barra. La multitud era


bastante delgada para un viernes por la noche y no tenía ningún problema de encontrar la
figura encorvada y miserable separada de los otros clientes del club. Laura asintió a Lisa, lo
que indicaba que ella se haría cargo de Chris, y luego se dirigió hacia ella de nuevo. "¿Puedo
sentarme?" En un saludo ausente, ella sacó un taburete y se sentó, agitando al barman más.
"Déjame tener una 7UP". Chris golpeó su copa para indicar que quería una recarga y él miró a
Laura. Ella sacudió la cabeza y se marchó, volviendo con sólo una bebida y Chris resopló.
"Eres la jefa". Ella dijo con amargura.

"Sí, lo soy. ¿Crees que hace esto más fácil?"

Chris miró hacia otro lado, "Lo que sea".

"¿Cuánto has bebido?"

"No lo suficiente, todavía puedo pensar".

142
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura estudió la superficie de la barra, de brazos cruzados después de las espirales de la veta
de la madera. "Nos hemos vendido y la verdad es que no puedo disculparme lo suficiente por
eso. Ni siquiera puedo prometer que no volverá a suceder".

"¡Deberías haberme dejado terminar lo que empecé! Era mi historia".

"No, Chris, ahí es donde te equivocas, era nuestra historia. La sala de prensa actúa como un
equipo. Estabas en el estudio, hiciste las preguntas difíciles, hiciste el fondo y eras la
presentadora de la historia. Sólo porque no estabas en la escena, no significa que renunciaste
a su propiedad... En realidad no era tuya, para empezar".

"Lo haces sonar tan razonable... pero eso es lo que haces". Chris soltó una risa sin humor e
inclinó su vaso vacío. "Ellos no deberían haber muerto", dijo con tristeza. "Si hubiéramos
pasado al aire la historia, no lo habrían hecho".

"No sabes eso y toda la culpa en el mundo no lo va a cambiar".

"Sí, pero allí estábamos listos para tomar ventaja... Como buitres. Sentimos que no somos un
mercado medido, podríamos averiguar cómo lo hicimos muy temprano mañana por la mañana".
Chris entrelazó sus manos en el cabello, como si pudiera despojarse del sentimiento de
responsabilidad. Miró a su jefa, con sus ojos verdes ilegibles en la penumbra de la barra.
"¿Cómo lo soportas? La necesidad de producir resultados todo el tiempo, sin importar qué".

Laura sonrió con ironía, "Me pagan que lo haga, es tan simple y tan complicado como eso.
¿Ahora has tenido suficiente de este juego de compasión?"

Los ojos de Chris se fueron un poco fuera de foco, mientras trataba de seguir el punto que
Laura estaba haciendo. "Haces todo tan simple profesionalmente... ¿Cómo es que estás en tan
mal estado personalmente?"

"Años de práctica. Vamos, vamos a llevarte a casa". Laura saltó del taburete y se apoderó del
codo de Chris, estabilizando la mujer más pequeña que tropezó al levantarse. "¿Cuánto has
bebido?"

"Todo un montón de Absolut Vodka cosas. Me encantan los anuncios, pero no sabe muy bien".

"Tal vez sería mejor si las mezclaras con algo". Laura la ayudó a pasar a través de las mesas y
por la puerta. "Vas a estar enferma como un perro por la mañana".

"No, no tengo resaca. Buenos genes, supongo. ¡Diablos! El jeep. Nunca llego a subirme a la
moto cuando tengo una muy buena animación".

"Lo bueno es que también si caes de lado, serías todo un espectáculo en esa falda. Puedes

143
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

conseguir o... ah demonios..." Chris se volvió y cayó contra Laura, envolviendo sus brazos
alrededor de la mujer más alta. "Esto no es bueno".

Chris respiró el aroma de algodón y detergente de la ropa, con un cosquilleo suave de


desodorante normal. Sin perfume, simplemente Eau de Kaz. "¿No es bueno? Finalmente me
sostienes. ¿Cuánto tiempo has estado trabajando en eso?"

"¿No podríamos hacer esto en el estacionamiento?" Laura estaba mareándose y ella no había
bebido. El cuerpo contra ella prometía todo tipo de cosas para las que no estaba lista y ella
medio empujó y medio elevó a Chris en el vehículo. "En el jeep, hay que irnos". Ella se inclinó
sobre la hebilla del cinturón de seguridad, sorprendida cuando Chris detuvo su mano.

"Lo siento. Supongo que te tienes que tolerarme".

"Está bien, no eres la primera presentadora borracha que he tenido que llevar a casa".

"Oooh, ¿debo estar celosa?"

"No, a menos que sientas que ser lanzado en la cama de una camioneta para que no lances
arriba del tapizado es una señal de afecto". Laura arrancó el jeep y lo sacó del lote. "Si te
sientes mal, házmelo saber".

Chris cerró los ojos y se echó hacia atrás, de repente un poco mareada. "¿Qué presentador fue
ese?"

"Roger McNamara en Dallas".

Tomó a Chris un minuto para colocar el nombre. "¿El tipo que aporreaste?"

"Ese es".

"Hmmm". Chris no podía concentrarse en el tema lo suficiente como para perseguirlo más y
ella llegó a subir la radio. "Oh, me gusta esto". Sheryl Crow estaba cantando sobre su error
favorito y Chris se unió... mal. Gracias a Dios no es un viaje largo, pensó Laura.

Sacar a Chris del jeep fue un poco más fácil que hacerla entrar, pero ahora que las defensas
del espacio personal de Laura se habían violado, la mujer rubia no estaba dispuesta a dejar a
su jefa reconstruir las paredes, por lo que Laura abrió la puerta y entró en la casa con Chris
cubierta sobre ella.

"Cama para ti, creo". Laura retiró suavemente un brazo alrededor de su hombro.

Chris soltó una risa baja, "Puedes venir también". Se quitó la chaqueta, la arrojó al piso de la
sala. Luego vino la falda, dejándola vestida sólo en sus medias y una blusa de color beige

144
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

pálido que rozaba la parte superior de los muslos. Alcanzó a agarrar la mano de Laura y
empezó a tirar de ella hacia el dormitorio, "Vamos".

Laura puso en duda la cordura de seguir a Chris, pero no podía parar. Cayendo fácilmente en
la seducción, sus nervios se dispararon hasta el punto de resistencia. Estúpidamente, se quedó
mirando la cama enorme en el centro de la habitación, mientras que Chris saltó al cuarto de
baño. "Tengo que quitar este maquillaje o voy a tener ojos de mapache por la mañana". Laura
esperó, escuchando los sonidos de salpicaduras y debatiendo si debía o no tratar de escapar.
Entonces la luz del baño apagó y todos los pensamientos racionales huyeron.

Chris era atractiva con maquillaje, pero era hermosa sin este. La piel sana brillaba y ella sonrió,
sabiendo el efecto. Las medias se habían ido, por lo que las piernas desnudas aparecieron en
blusa de seda que estaba sobre todo desabrochada y empezó un lento paseo hacia la mujer
más alta. "Sigues estando aquí... supongo que eso significa que vas a quedarte".

"Supongo". La voz de Laura era ronca.

Chris se volvió y cayó sobre la cama, con los brazos extendidos y sus pies aún en el suelo.
"Estoy tan cansada". Ella bostezó, cerró los ojos y se quedó dormida.

Laura se quedó a la espera de un momento para parpadear ante el giro de los acontecimientos,
al darse cuenta de que había sido salvada y castigada al mismo tiempo. Por primera vez en su
vida, entendió el atractivo de una ducha fría. Con un suspiro, levantó las piernas de Chris sobre
la cama y la cubrió con una manta.

¿Ahora qué?

Masticando en el interior de su mejilla, Laura debatió su próximo curso de acción. Con una
calma que desmentía la agitación en sus entrañas, se acercó a la mesita de noche y tomó el
teléfono. Después de marcar, escuchó el timbre y luego esperó a que las instrucciones para
terminaran antes de dejar un mensaje. "Peter, soy Kaz. Estoy... voy a saltar el tee de las 6:45 e
ir a las 11:00. ¿Podrías dejar que Jeremy lo sepa? Gracias".

No hay excusas ahora. Sin molestar a Chris o acercarse demasiado, ella se tumbó en la cama,
metiendo una de las almohadas detrás de su cabeza y cruzando las piernas en los tobillos.
Brevemente se preguntó si ella podría incluso dormir con otra persona en la misma habitación,
y mucho menos la misma cama. Después de sólo un poco de tiempo, se relajó y su cuerpo
respondió a esa pregunta.

Parte 6: Escape

Como Laura se despertó en la quietud de la mañana, fue consciente de un peso en el pecho


que no se movió mientras ella se encogió de hombros para desalojarlo. Haciendo una mueca

145
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

de irritación, abrió los ojos sólo para mirar a las piscinas verdes entrecerradas con curiosidad
que no parpadeaban en su observación fría. Entonces el gato le lamió la barbilla.

Sorprendida, Laura se apresuró a sentarse y el gato saltó lejos a la ligera. Con un tirón, recordó
dónde estaba y volvió a mirar a la mujer compartiendo la cama con ella. Chris estaba despierta
y acostada de lado, con la cabeza apoyada en una mano y mirándola con lo que sólo puede ser
descrito como una sonrisa. "Roncas", Chris bromeó.

Laura se pasó la lengua por los dientes, tratando de pensar en una respuesta apropiada e
ingeniosa y quedó en blanco total, por lo que optó por esperar a salvo, "¿Cómo te sientes?"

Chris la miró un poco, haciendo un balance. "Bueno, mi boca se siente como si hubiera estado
lamiendo la alfombra, pero aparte de eso, no está mal". Se incorporó y se estiró, la parte
delantera de la blusa de seda mostró una cantidad significativa de la piel desnuda y curvas,
luego dejó caer los brazos. "Así que dormimos juntas".

"Sí". Laura sacó sus piernas para descansar su barbilla en las rodillas, apoyando la espalda
contra los husillos en la cabecera de la cama. "¿Tienes un cepillo de dientes de repuesto?"

"Probablemente". El gato volvió a aparecer para empujar su cabeza bajo la mano de Chris,
ronroneando por la atención de su dueña. "Hey, Biggio, fuiste un buen gato esta mañana... Me
dejaste dormir".

"¿Nombró a tu gato por el hombre que lidera a todos los jugadores activos en sus
lanzamientos?"

"El mejor segunda base en la liga", respondió ella con aire ausente. "¿Por qué te quedaste?"

Laura se estremeció incómoda, "Pensé que íbamos... estabas..." Se fue apagando.

"Ah... El espíritu estaba dispuesto, pero la carne era moco atrapado en la borrachera".

"¿Qué pasó con 'Yo nunca conseguiría estar noqueada frente a mi jefe’?"

"No lo hice. Viniste a buscarme, ¿recuerdas?" Los ojos de Chris se nublaron con el recuerdo,
"Lo siento, la historia llegó a mí, estaba enojada y te culpé. Entonces Lisa y Trey me delataron".

"Lisa no quería que te metieras en problemas". Laura se frotó la barbilla en las rodillas.
"¿Tienes un hábito de ese tipo de cosas cuando estás enojada?"

Chris se deslizó alrededor para sentarse al lado de Laura, con la espalda contra la cabecera.
"No estaba tan enojada como mi orgullo herido. No me apoyaste".

"No pude". La respuesta simple se interponía entre ellas como un muro. "Lo que hace las cosas

146
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

muy, muy difíciles". Laura respiró mientras trataba de ordenar a través de lo que quería decir y
luego abruptamente se dio por vencida. "Esto no va a funcionar". Lanzó sus piernas de la cama
y se puso de pie, moviéndose para salir, pero Chris anticipó su huida e interceptó Laura en la
puerta.

"No, no. Dije que mi orgullo estaba herido porque respaldaste, yo no he dicho que estabas
equivocada". Ella cerró la puerta, bloqueando efectivamente el único medio de escape. "¿De
qué tienes miedo?"

"Nada... Todo... Esto". Los ojos azules estaban a oscuras con la confusión.

"¿Qué es?"

Laura negó con la cabeza y volvió a la cama. Sentada en el borde se quebró sus nudillos,
primero de una mano y luego de la otra, el ruido duro y fuerte en la tranquilidad. "Sólo una
corazonada, pero estoy bastante segura que no has pasado la noche con muchas vírgenes de
treinta años".

Chris frunció el ceño y asintió con la cabeza, "Eso es... bastante exacto". Hizo una pausa.
"¿Cómo llegaste a los treinta y sin..."

"¿Tener relaciones sexuales?" Laura respiró entre dientes. "Te diría que la oportunidad nunca
se presentó, o que nadie preguntó, pero eso sería una mentira". Ella miró hacia otro lado.
"Simplemente no tenía tiempo, entonces yo no quería". Ella dejó escapar un suspiro de
impaciencia, "no era importante, nunca socializaba y los chicos que conocía eran unos idiotas.
Lo siguiente que supe es que tengo treinta y estoy en una zanja de drenaje, besando una de
mis presentadoras".

"Esa es una respuesta bastante simplificada".

Miró hacia arriba, un poco molesta. "¿Qué esperabas? No hubo tragedia, no una violación
próxima, ningún abuso... estaba... soy... una máquina... jugaba golf, fui a la universidad, trabajé
como el culo y estaba a gusto con eso. Ahora todo ha cambiado y no lo estoy manejando
demasiado bien".

"¿Cuál es el problema? Mantuviste la cabeza profesional de ayer. Yo no lo hice. Todavía serás


capaz de ejecutar la sala de prensa de la manera que siempre lo has hecho, porque no está en
tu naturaleza a hacer nada a medias".

Laura se rió un poco ante eso, se removió por un segundo y luego hizo una pregunta de la
nada. "¿Sabe tu familia de tu estilo de vida...?"

Chris se sentó junto a Laura en la cama, con las manos entre las rodillas desnudas. "Ah,
supongo que es tu turno de juego". Ella hizo una mueca un poco, "Mamá lo sabe... ella me dijo

147
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

que no le dijo a mi papá, pero creo que él sabe. Mi hermana lo adivinó y mis hermanos...
bueno, son mis hermanos... son un poco pesados y yo no creo que alguna vez se les ocurra".

"¿Cómo lo tomó tu madre?"

"Ella estaba decepcionada... no hay nietos". Ella levantó la barbilla, continúa y pregunta... No
importa. "Cuando hicimos el contrato, ¿habría hecho una diferencia si lo hubieras sabido?"

Laura se quedó callada por un momento. "Es un riesgo Chris, no voy a mentirte". Se frotó la
ceja de la forma en que siempre lo hacía cuando estaba pensando duro. "El meteorólogo que
tenía en Dallas era gay, pero no era de conocimiento público. Es diferente en un presentador
de noticias, especialmente en un mercado conservador como éste. Te hice firmar... hubiera
tratado de hacerte firmar independientemente... pero no puedes ser abiertamente gay".

"O me vas a sacar del aire". Era una afirmación, no una pregunta.

"Sí".

"Eso es bastante hipócrita dada la relación que revolviste".

"No estamos hablando de mí, yo no soy una figura pública. No es justo, eso es sólo la forma en
que el negocio es".

Chris asintió lentamente en comprensión, "Así que, ¿mientras yo sea una presentadora no
tengo ninguna posibilidad de una relación abierta y sobre la mesa?"

"Lo siento. Te habría dicho si hubiera sabido". Lamento tomó color en Laura. "¿Recuerdas que
la cláusula de divulgación completa en tu contrato?"

"¿Sí?"

"Considera a tu supervisora notificada".

Chris sacudió la cabeza enfáticamente. "No, nada cambia". Se dio la vuelta y apenas rozó sus
dedos contra la piel debajo de la mandíbula de Laura. "No hay manera que podría haber tenido
una relación abierta contigo de todos modos... eres mi jefa y eso presenta todo tipo de
problemas, pero estoy dispuesta a correr el riesgo. Si esto no entra en la sala de redacción y
nadie sabe de nosotras, ¿te sientes cómoda con eso?"

Laura apenas podía respirar. "Cómoda no es la palabra que me viene a la mente en este
momento".

Chris dio una risita baja. "Bueno, pero tengo que saberlo... ¿es esto lo que quieres... conmigo?"

148
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"No estaba buscando esto y es un mundo de complicaciones", Laura miró a los ojos verde mar
y estaba perdida. "Pero yo lo quiero", se las arregló para sacar en un susurro.

Una sonrisa levantó la comisura de la boca Chris, con la más ligera presión, ella sacó la cabeza
oscura cerca. "No te voy a hacer daño".

Claro que lo harás. Laura tuvo tiempo de registrar el pensamiento antes de que fuera
succionada por una tormenta de temblores y sensaciones.

Ella tuvo que apresurarse a hacer el tee de las once, y tuvo que renunciar a un calentamiento
adecuado en el proceso. Jeremy estaba esperando con la bolsa caída, apenas había aplastado
el cigarrillo cuando Laura prácticamente echó los palos de él, sus más elevadas emociones
haciéndola dar movimientos espasmódicos e inciertos. "¿Mala noche?" Preguntó.

"No, sí, no estoy segura... Sólo quedó atrapada en algunas... cosas". El músculo de su
mandíbula se contrajo y el caddie comenzó a hacer una pregunta, luego se lo pensó mejor.
Ellos hicieron su camino hacia el primer tee, como el primer tee estaba esperando
pacientemente con su portapapeles, frunciendo el ceño un poco en señal de desaprobación.
Laura se puso el guante y le dio una media sonrisa rápido al trío que ya estaba esperando con
sus carritos. "Lo siento, perdí el tiempo". El arrancador les dio el visto bueno y sus compañeros
de juego le dieron la cortesía de jugar al golf primero, pero las cosas se fueron desde allí.

Le tomó Laura diez agujeros recomponerse, pero para entonces ya era demasiado tarde.
Incluso disparando ocho bajo par en los últimos nueve no fue suficiente para ayudarla a romper
los ochenta... Un horrible augurio en los tres días antes del Abierto Calificador de los Estados
Unidos. Sacudiendo la cabeza ante la tarjeta de puntuación, la metió en su bolso y miró a
Jeremy, "No voy a casa con esa puntuación. ¿Puedes hacer otra ronda?"

"Claro. ¿Quieres el chequear la tienda? Voy a sacarnos un poco de agua".

Su guante estaba pegajoso de sudor, por lo que ella lo tiró en un cubo de basura en el camino
hasta las escaleras de la tienda de golf. Abriendo la puerta, se sorprendió al ver a Peter detrás
del mostrador y Laura se sintió un poco incómoda cuando sus ojos se encontraron. "Hey Kaz,
oí que apestaste hoy".

"Eso sería un eufemismo. ¿Tienes espacio para que me vaya de nuevo?"

"Tú y yo podríamos ir en diez minutos si eso está bien".

Laura tomó un par de guantes de un estante en la esquina y los puso sobre el mostrador,
añadiéndolos a su cuenta. "Bien por mí, ¿vas a caminar?"

149
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Estoy jugando contigo, por supuesto que voy a caminar". Él le pasó el billete para firmar,
"¿Qué pasó hoy? Mercer dijo que te hizo pedazos atrás, pero no se podía comprar un disparo
en el frente".

Se frotó la sien y murmuró, "Mi cabeza no estaba en eso, supongo".

Peter la miró de cerca, con los ojos entrecerrados especulativamente, "Tienes tres días para
conseguir tu cabeza en ello, o simplemente serás una espectadora en la multitud en el Abierto".

Chris sirvió un puñado de fichas de la repisa junto a la ranura de monedas en la caja de bateo.
Cuarenta dólares lo harían. Ella alimentó a una máquina y dio un paso atrás, tiró el billete en su
casco y esperó al primer lanzamiento. Con un golpe seco, una pelota de color naranja brillante
se puso en marcha en dirección a ella, y dio un golpe fácilmente con el bate de aluminio.

"Tus manos van a ser papilla". Kate se apoyó en la valla, mirando a su amiga golpear lejos con
una economía de movimiento que sólo podía envidiar. Ella se había encontrado con Chris en el
gimnasio y, preocupada por el ritmo frenético de su entrenamiento, decidió seguirla a las jaulas
de bateo.

"Sólo quiero golpear algo". Una y otra vez y otra vez y otra vez.

"¿Quién es ella? No te he visto así de mal desde Érica".

"Esto no es nada parecido a Érica. Yo estaba loca entonces". Thunk... ¡Tink! Chris envió a una
para el lado izquierdo de la jaula. "No la conoces". Lo que era cierto, en cierto modo.

"¿Entonces qué paso?"

"Nada". Thunk... ¡Tink!

"¿Nada?"

"Bueno, la mayoría de nada". Thunk... ¡Tink!

Después de quince bolas, la máquina pidió otra ficha y Chris se volvió a obligar, la actividad
física no hacía nada para quitar lo que pasó de su mente. Dijiste que estaba todo en ella, parar
o detenerte... le diste el control, no seas una perra al respecto ahora.

Había empujado a Laura en la cama, resuelta a permanecer distanciada lo suficiente para que
pudiera parar en cualquier momento, sabiendo que la otra mujer no estaba preparada. Pero al
igual que antes no había distancia, sin control, sólo una oleada de emoción cruda que la dejó
ningún sentido de razonamiento. Esta vez no hubo tormenta, sin porche delantero, sólo la

150
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

tranquilidad de su habitación y la presencia embriagadora de la inocencia y asfixiante


necesidad, toda envuelta en metro ochenta de músculo fibroso.

Las manos y los labios parecían estar en todas partes a la vez, la exposición de carne y el
cubrirse de nuevo. Recordó pensar que Laura era demasiado delgada: las costillas demasiado
prominentes, antes de besar su camino hacia abajo, con su dedo trazando una vena azul bajo
la piel blanca.

Y cuando Laura había dicho que pare, Chris casi muere.

Ella había tomado las muñecas de Chris y se retorció, rodando fuera de la cama y tomando la
blusa de lino en su pecho. Su respiración era entrecortada mientras se pasó las manos por el
cabello oscuro y salvaje mientras paseaba alrededor de la cama, dispuesta a no salir por la
puerta corriendo. "No puedo... Lo siento". Era una explicación sumamente inadecuada.

Chris encontró la fuerza de alguna fuente que nunca había aprovechado antes y sacó los
restos de su alma juntos antes de contestar: "Está bien, tu decisión". Y ella envió a Laura lejos
a su juego de golf o lo que fuera, entonces se derrumbó contra la puerta y lloró de frustración.

¿Vale ella la pena? Chris dejó caer la ficha en la ranura, oyó el zumbido de la máquina, como
comenzó de nuevo y se trasladó de nuevo a la caja de bateo. Sintió la respuesta a su pregunta
desde el centro de su ser, recordando un paseo en el crepúsculo y ojos azules riendo.

Dios sí, si no me mata primero.

La segunda vuelta fue mejor que la primera, pero Laura aun así se obligó a permanecer en el
campo de prácticas hasta casi las ocho, los enjambres de mosquitos finalmente la enviaron a la
sede del club. Bajo el chorro de la ducha de damas en el vestuario desierto, se permitió pensar
en lo que había sucedido en el dormitorio de Chris.

Me entró el pánico, es tan simple como eso. No soy una adolescente plagada de hormonas,
soy una adulta de pensamiento racional y entiendo que hay consecuencias. Era como una
montaña rusa, decidió. Cuando vas por esa primera gran colina, llegas al punto en el que crees
que no puedes soportarlo más, entonces sales cuando el coche se aleja hacia arriba en lugar
de seguir bajando. Excepto que cuando llegué a ese punto con Chris...

Salté, corrí, huí, me desvanecí, rajé, escapé... Disgustada consigo misma, Laura salió de la
ducha y se secó. Capturando su reflejo en el espejo, ella resopló ante su aparición. Los brazos
estaban bronceados, las piernas bronceadas, pero sólo hasta la mitad del muslo, dando
testimonio de una vida pasada en pantalones cortos y camisas de polo sin mangas. Bronceado
de golfista. Tengo que decir que parece bastante tonto. Ella terminó de vestirse, poniéndose
otro par de pantalones cortos de color caqui y una remera antes de ir a la parrilla para tomar un
bocado para comer.

151
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Eran más de las nueve cuando Laura regresó al departamento y su contestador automático
parpadeaba con urgencia mientras tiraba las llaves a un lado. Una llamada era de su agente de
bienes raíces en Dallas sobre la venta pendiente de la casa; otra era de Keith preguntando si
ella estaba jugando softball el domingo. Nada de Chris. Decepcionada, se sentó en el sofá y
encendió el televisor. Demasiado temprano para ir a la cama, se dijo.

Eso duró unos diez minutos, antes de que Laura estuviera aburrida en su mente. El problema
con la visión de una vida fuera de los confines de la caja que había estado viviendo era que la
hacía querer lo que ella no sabía que se estaba perdiendo. Podría llamarla. Tal vez no quiera
hablar. Demonios, probablemente ni siquiera está en casa. Tomó el teléfono inalámbrico y
empezó a caminar. Esto es bueno... tomar la iniciativa... actuar como una adolescente... Con la
esperanza de que atrape el ring del teléfono. Emocionalmente, eres un bebé. Laura marcó el
número, con la decisión que ella sólo podía colgar si quería... después de oír la voz de Chris
por supuesto.

Sonó cuatro veces y la máquina lo atrapó. Laura escuchó el mensaje, sonriendo a la forma en
que Chris trataba a su contestador automático como una oportunidad para hacer una voz en
off. Talento... Por Dios. El pitido la atrapó por sorpresa sin oportunidad de ensayar. "Um, soy
Kaz. Sólo me preguntaba qué estabas haciendo..." Hubo un golpe torpe como el receptor fue
recogido.

"Hey. Sólo estaba pensando en ti".

"Pensamientos infantiles como los que te dejé esta mañana espero".

Chris dio una risita baja. "Un buen entrenamiento, una ducha fría y yo estaba bien".

"Lo siento, yo…"

"No te disculpes. ¿Cómo fue tu juego?"

Laura hizo una mueca mientras apagó la lámpara, prefiriendo el anonimato de la oscuridad,
incluso por teléfono. "No hay palabras para describir lo terrible que fue mi juego".

Bueno, no soy la única que está en mal estado aquí. "¿Puedo tomar algo de crédito por eso?"

"Oh, creo que puedes". Laura se estiró en el sofá, con un brazo sobre su cabeza y las piernas
cruzadas. "¿Qué estás haciendo?"

"Estoy en la bañera". Chris sonrió con malicia. "Afeitándome las piernas. ¿Quieres venir?" Ella
tuvo el placer de escuchar una inhalación brusca.

"Aahh, trata de no electrocutarte a ti misma..."

152
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Sabes, esto fue en la película ‘La verdad sobre perros y gatos’, tenían esta escena de sexo por
teléfono..."

Laura podía sentir sus cejas llegar hasta la línea del cabello. "Vi eso, pero no estamos teniendo
sexo por teléfono, estamos teniendo una conversación de adultas..."

"Con algunos matices". Chris puso la navaja en el borde de la bañera. "Nunca hiciste esto en la
escuela secundaria, ¿verdad? Sólo llamar a tu mejor amiga y hablar durante horas sobre nada
y todo". No hubo respuesta en el otro extremo de la línea, simplemente silencio, por lo que
Chris cambió de tema. "¿Cuándo te vas?"

"Um, el lunes por la mañana. Tengo una ronda de práctica por la tarde. Se supone que debo
reunirme con mi entrenador de swing a las once, el caddy será su hijo".

"¿Tienes un entrenador de swing? ¿Igual que Tiger Woods?" Todas las investigaciones de
Chris fueron dando sus frutos. Subiendo de la bañera, se puso un albornoz. "¿Por qué
necesitas ayuda con tu swing?"

"Bueno, Louis es realmente mucho más que eso, me va a mirar y señalar las incoherencias,
cosas así. También es un clubmaker15, por lo que querrá asegurarse de que todo mi equipo
está listo para mi juego". Cambiándose para sentirse más cómoda en el sofá, Laura decidió
que le gustaba hablar con Chris en la oscuridad a través del teléfono, como si de alguna
manera de escapar de los ojos inquisitivos hiciera las cosas más fáciles.

Chris sonrió. Sin la distracción de la presencia física de Laura, ella podía escuchar sólo la voz y
reunir información que la otra mujer normalmente no compartiría. La afición por Louis se
escuchó fuerte y clara. "¿Cuánto hace que lo conoces?"

"Durante toda mi vida. Él prácticamente me enseñó a jugar".

"¿Qué pasa con su hijo?"

"¿Charles? Crecimos juntos, él es un profesional docente en un club de campo en Dallas


Siempre ha sido mi caddy, traté de corresponder y fui caddy para él una vez en un torneo de
Nike pero casi nos matamos uno al otro..."

"Hmm". Chris podía ver eso. Laura no renunciaría a la autoridad fácilmente. "¿Has...? Aahh...
¿Alguna vez has tenido un flechazo con él...? ¿O algo?"

La voz que se acercó el receptor estaba seca. "No, estaba demasiado molesta. Supongo que
era más como un hermano. ¿Sigues en la bañera?"

15 Clubmaker: repara y monta palos de golf.

153
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"No estoy en la cocina, en busca de algo para comer".

"Me imagino".

"No comes lo suficiente, Laura, has perdido peso desde que estás aquí. Esos Dockers que
siempre llevas sete hacen ver realmente holgada".

"Es Kaz, y me gustan holgados".

"Uh, huh". Chris encontró una caja de barras de chocolate en el freezer y desenvolvió una.
"¿Irás a jugar softbol mañana?"

"Realmente tengo que practicar".

"Está bien, sólo tendremos que vencer a Crónica sin el beneficio de tu presencia ceñuda". La
voz de Chris fue ligera, pero Laura podía oír un poco de decepción. "¿Por qué no te fuiste a
Austin antes?"

Laura se dio la vuelta en su lado, metiendo el teléfono entre el cuello y el hombro. "Este es un
mes de rodar cabezas, Chris. El departamento no se supone que esté fuera de la ciudad
durante las redadas. Art ya está loco que voy a estar fuera durante dos días... Tengo que
admitir que me pone nerviosa también, por favor ten cuidado mientras que me voy".

"Claro, voy a esperar hasta que vuelvas antes de entrar en algún problema".

Hablaron durante horas, Chris vagaba a través de su casa, enderezando perezosamente las
cosas y comiendo periódicamente a medida que bromeaban ida y vuelta. Obtener información
de Laura era como tirarle de los dientes, pero la Director de Noticias estaba cavando
demasiado esta vez y Chris se sonrojó más de una vez. Extraño, pensó, debe ser la voz... La
pregunta cuando llegó no la sorprendió, pero ella deseaba poder ver los ojos de Laura cuando
ella contestó.

"Era una estudiante de segundo año en la universidad... y bastante segura sobre mis
preferencias.... Era más fácil en la escuela secundaria sólo ir con la corriente y salí con un
montón de chicos, pero nada sucedió. De todos modos yo estaba empezando en el equipo de
softball... chico, ¿eso es un poco estereotipado, no? Angie habría llegado a ver los juegos. Ella
era una especie de groupie, supongo". Chris se quedó callada por un momento, recordando
que ella había presentado la experiencia a la distancia en la parte de su cerebro que reservaba
para el material para encogerse.

La voz de Laura baja retumbó en su oído, interrumpiendo. "¿Qué pasó? Quiero decir... además
de eso".

154
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Era sólo una muesca en su cinturón. Tan ingenua como para pensar que yo era diferente. Me
dolió un poco, luego lo superé".

Laura ponderó la información, la corta respuesta era un claro indicativo del malestar de Chris
con el tema. "¿Y desde entonces?"

Chris sonrió en el otro extremo, al oír una extraña nota en la voz de la otra mujer. ¿Está
celosa? Bien. "Han habido unas pocas", ella evadió, "Nadie por un tiempo sin embargo".

"Oh".

Los números digitales rojos brillaron con el tiempo y Chris finalmente se dio cuenta. "¡Son las
tres y media! Hemos estado hablando durante seis horas". Ella sostuvo el auricular lejos y
bostezó. "Si estás jugando temprano mañana, será mejor que duermas un poco".

"Supongo que sí". Laura no quería parar, pero ella no quería aferrarse tampoco.
"Probablemente no nos veremos hasta que yo vuelva".

Chris se tragó su decepción, no queriendo presionar. "Está bien, buena suerte". Reacia a
colgar, sostuvo el receptor hasta un tono insistente la obligó a dejarlo. Suspirando, se dio la
vuelta en su estómago agarrando una almohada contra su pecho, y fue a través de la
conversación para encontrar alguna señal de que estaban progresando.

Estaba caliente y húmedo el domingo, el cielo azul obstinadamente se negaba a suministrar


incluso un par de nubes para bloquear el sol. El juego de softbol fue hecho por tarde porque el
anterior se fue a entradas extras. Chris jugó como un demonio, como si agotarse a sí misma
haría una diferencia cuando no lo hizo el día anterior. En su tercer turno al bate, se dirigió a la
placa haciendo una mueca por el estado de sus manos y reprendiéndose a sí misma por pasar
dos horas en las jaulas de bateo, cuando su boca de repente se le secó. ¿Cómo hace eso en
mí?

Laura estaba tendida en las gradas, apoyándose en sus codos con una botella de agua
oscilante de una mano. Ella sonrió cuando sus ojos se encontraron y Chris casi tropieza y cae.
"Hey," ella ahogó, "Creí que estabas practicando".

"Estoy entre rondas, pensé mirar un rato".

"¡Hey, Kaz! ¿Quieres jugar?" Keith llamó desde el dugout.

"No, sólo ver". Ella contestó, luego levantó una ceja a Chris. "¿Vas a golpear?"

"Oh, sí". Ella negó con la cabeza mientras entraba en la caja de bateo y luego dio un golpe en

155
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

el primer lanzamiento en la línea del jardín derecho para un viaje doble de puntuación y a Kurt.
Chris hizo un pequeño salto y sonrió. Estás fuera, pensó.

Ganaron el juego con facilidad por nueve carreras y luego Chris, Keith y Rendally se sentaron
con Laura en las gradas para ver la primera parte del próximo juego hasta que tuvieron que
dejar su ronda por la tarde. Chris la vio alejarse, pensando que la mujer tenía un suministro
interminable de pantalones cortos de color caqui, y ella hacía que se vieran realmente bien.

"Yoh, tierra a Chris..." Keith chasqueó los dedos bajo la nariz de la reportera rubia. "¿Quieres
conseguir algo de comer?"

Ella respiró hondo y sonrió, necesito la distracción. "Muéstrame el camino".

Laura apreciaba la comodidad de volar, pero lo odiaba todos modos. No era un miedo a las
alturas o miedo a caer, sino que era la invasión del espacio personal. No iba a pagar el doble
de la tarifa por primera clase, por lo que por lo general juzgaba una fila de salida, ya que tenían
un poco más de espacio para las piernas. Decidiendo no estorbar su mente con papeleo, Laura
dejó el maletín en su casa, dejándola con sólo un reproductor de CD portátil para pasar el
tiempo. Hojeando los discos, la mayoría de los cuales habían sido liberados de la colección de
Lisa Tyler en la universidad, ella eligió uno viejo favorito. Música para ir a casa.

Tal vez vamos a hacer de Texas por la mañana... La luz del pantano con nuestras luces
traseras en la noche.

800 millas a El Paso desde la línea de estado y nunca tenemos el dinero para el vuelo.

Estoy en el asiento trasero con sueño del viaje, tocando nuestros corazones durante toda la
noche en Nueva Orleans,

Sucia de los humos diesel... bebiendo café negro, cuando el primer soplo de Texas llega limpio.

Ella tenía ganas de estar en Austin, aunque fuera sólo por dos días. Será bueno ver a Louis.
Nunca pasó juicio sobre nada excepto su juego de golf y puesto que él se lo ayudó a construir,
era su derecho, sobre todo después de que ella lo dejó en el '96. Lo hará por la calificación.
Eso haría doce Opens entre mamá y yo... que terminar en algún tipo de registro.

El vuelo aterrizó y después de lo que pareció eones, las puertas se abrieron y a los pasajeros
se les permitió escapar. Laura descubrió a Charles fácilmente, sus dos metros de cuerpo
dominando la zona de espera pequeña. Él la aplastó en un abrazo de oso y la levantó en vilo,
ajeno a la multitud de miradas a su alrededor. "Estás tan flaca, Kaz... que no necesitas bajar de
peso".

Enterró la cara en su hombro, dándose cuenta de que él y Louis eran lo más parecido a familia

156
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

que le quedaba. "No Coca". Ella se echó hacia atrás y sonrió. "La dejé... demasiada azúcar y
cafeína".

"Eso va a hacerlo. Apuesto a que estabas bebiendo un paquete de doce al día".

Laura se rió entre dientes, "Bastante cerca. ¿Cómo está tu papá?"

"Haciéndolo bien. No puede esperar a verte. Vamos a conseguir tus cosas".

Charles recuperó el bolso de viaje duro que sostenía sus palos de golf y la condujo por el
estacionamiento a una Ford Explorer. "¿Todavía tienes el Jeep?" preguntó.

"Siempre tendré el Jeep". Ella respondió. "¿Qué pasó con el coche Z?"

"Todos los hijos de Dios llegaron a crecer. Puedo transportar más cosas en esto". Laura ocultó
una sonrisa. Supongo que eso significa que te asentaste.

Fue un corto viaje de Circle C al Golf Club, y Laura se instaló dentro, escuchando a Charles
con la omnipresente música country. Era extraño escuchar al gran hombre negro cantar junto a
Alan Jackson o Reba McIntire, pero fue después de todo, era Texas. Condujeron hasta cerca
de la casa club y descargaron, después de haber aceptado reunirse en el campo de prácticas,
Laura entró a cambiarse. Con las rondas de práctica de los extraños comenzaron tras uno, y la
hora de salida era por una y diez. Eso le daría a su alrededor de dos horas con Louis.

Ella se cambió rápidamente al pantalón azul marino y a otra remera de polo sin mangas blanca.
Tirando de su cabello en una cola enhebrada a través de la abertura en la parte posterior de su
sombrero rojo, se miró en el espejo a los ojos que no deberían estar tan nerviosos por una
ronda de práctica. El sombrero era del último Amateur que ella había ganado y esperaba
fervientemente que le diera un poco de suerte.

Un viento cálido soplaba rápidamente mientras caminaba hacia el campo de prácticas. Siempre
hay mucho viento aquí. Laura podía ver a Charles en la subida, y cuando él se movió, ella
podía ver la forma un poco más pequeña de su padre.

"¡Pequeña Kaz! Charles tenía razón, has perdido peso". Louis abrazó a Laura en un fuerte
abrazo y ella que nunca lloró, ni siquiera en los funerales de sus padres, empezó a sollozar
suavemente en el hombro de su maestro. Sólo duró un instante, luego horrorizada por su falta
de control, Laura se apartó y corrió las lágrimas con el dorso de su mano. "Lo siento, Louis. Ha
sido un par de meses brutales". Ella apretó su mandíbula y tragó, preguntándose dónde estaba
la incapacidad para mantener el control.

Louis miró a Charles en la parte superior de la cabeza de Laura y levantó las cejas en
cuestionamiento, sólo para ser respondido por un encogimiento de hombros. "Me enteré de
todo, Kaz. Hiciste lo que tenías que hacer. Yo no estoy hablando golpear al chico... Él tenía que

157
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

caer. Te pegaste a la empresa y tu papá habría estado orgulloso". Hizo una pausa por un
segundo. "Tu mamá se hubiera reído. Ahora vamos, tenemos trabajo que hacer. Déjame ver tus
manos".

Él la agarró por las muñecas y volvió con las manos con la cara hacia arriba, pasando sus
dedos sobre los callos, chasqueando la lengua en el dedo medio de su mano derecha.
"¿Todavía golpeando de más? Es como dar la mano firme pero no asfixiar. No quieres darle
demasiada potencia al golpe". Laura había escuchado el discurso de su agarre más veces de
las que podía contar, e incluso después de todo su éxito era una parte de su juego, Luis todavía
lo hacía.

Como siguiente pasaron por todos los palos. Laura golpeó cerca de cinco bolas con cada uno
como Louis tomaba notas en un pequeño anotador que metió en el bolsillo de atrás, cuando
demostró lo que estaba haciendo mal o lo que él quería que ella cambie. La lección fue
agotadora y reconfortante al mismo tiempo, pero se alegró cuando finalmente llamaron a su
grupo al primer tee.

"Él tiene otros dos estudiantes que están tratando de calificar", Charles le dijo mientras
caminaban hacia comienzo. "Practicaban sábado y domingo porque ellos viven aquí en la
ciudad".

"¿Alguien más que conozcas?"

"Beth Daniels está aquí. Ella sólo jugó un torneo en Austin, casi ganado".

Laura asintió, "Bueno, Charles, ¿qué tipo de puntuación crees que necesitamos?"

"Creo que será mejor que empieces a rodar en los birdies y los cuentes más tarde. Ni siquiera
pienses en el Abierto. No estás allí todavía".

Chris estaba calentando fettuccini en el microondas cuando sonó el teléfono y ella contestó,
lamiendo la cuchara que estaba usando para agitar la pasta. "Apuesto a que estás comiendo.
Por qué no estás tan grande como una casa está más allá de mí".

"Bueno, si no es mi texana favorita. Ya sabes, Keith tenía razón, se podría decir que lo eres".

"¿Por qué? Esto hace que sea más como una llamada telefónica obscena".

El microondas sonó y Chris quitó la cena. "Te sientes más segura por teléfono... ¿Cómo te fue
hoy?"

Laura sonrió con tristeza ante la verdad y se sentó en la cama del hotel, dando inicio a sus

158
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

zapatos. "Bien. He jugado aquí antes, así que eso ayuda. Hace calor sin embargo. ¿Qué pasó
en el trabajo?"

"Oh, fue lento. Hice un paquete con la remuneración de maestros, entonces el generador de
caracteres se incendió por lo que no lo subieron a las Cinco, Seis o Diez. Lisa trató de matar a
Richard porque no quiso firmar la orden de compra para arreglarlo y Elly y Rendally se metieron
con ella sobre su promo y el uso adecuado de la gramática. En suma, fue bastante normal".

"Siento habérmelo perdido". ¿Qué le digo ahora? ¿Te echo de menos? El silencio era
incómodo y Laura no podía llenarlo, así que Chris hizo. "¿Todo bien con Louis y Charles?"

"Sí". Otra pausa. "Me gustaría poder mostrarte Austin".

"Eso sería genial", Chris fue con facilidad, "Estuvimos en el teléfono durante seis horas la otra
noche, está bien si quieres dejar de hablar".

"No quiero, yo sólo... Suena cursi, pero quería escuchar tu voz. Me gustaría haberte visto la
noche anterior y te echo de menos. No pensé que lo haría".

"¿Por qué?" Chris estaba más que un poco intrigada.

"Porque estoy en casa. Austin es tanto mi hogar como Dallas, y es extraño, porque tengo más
vida en Burkett Falls de lo que he tenido aquí".

"No hay nada malo en ello. Todo el mundo cambia, todo el mundo evoluciona".

Todos los hijos de Dios tienen que crecer... Es sólo que me lleva más tiempo. Tal vez golpeé en
la adolescencia para el momento en el que tengo treinta y cinco. Laura se rió y Chris sonrió
ante el sonido. "Voy a volar a final de mañana por la noche, así que supongo que te veré el
miércoles. ¿Tal vez podríamos hacer algo?"

"Ya lo creo". Chris sintió el vértigo a través de la línea telefónica y se preguntó lo que pasaba
por la cabeza de Laura. "Espero que juegues bien mañana... Dios sabe que has trabajado lo
suficiente".

"Nunca es suficiente". De alguna manera Chris sabía que Laura no estaba hablando de golf.
"Nos vemos el miércoles".

La grava crujía bajo los neumáticos de la gran Buick como Laura maniobró a lo largo del
camino estrecho. Louis había insistido en presarle su coche en lugar de que ella alquile uno,
protestando por que ella podía permitírselo. Laura estacionó debajo de un roble y empezó a
caminar por un sendero hacia un rincón sombreado del cementerio.

159
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Todavía era lo suficientemente católica para entender la necesidad de ser enterrado, pero lo
suficientemente práctica para considerarlo una pérdida de propiedades inmobiliarias. Estaba
tranquilo, excepto por el siempre presente viento silbante de Texas a través de las hojas de los
árboles, pero el sonido era reconfortante. En la parte inferior de la colina Laura miró a las
piedras que marcaron el último terreno que quedaba de sus padres. Podría haber traído flores.
Ella se sorprendió que la amargura a la que se había acostumbrado se fue desvaneciendo.
Tres años más, papá, y soy libre. Tenías razón, soy buena en eso, aunque Roger
probablemente esté en desacuerdo. Tengo que calificar para el Abierto de hoy, mamá, es en
Circle. Nos ataron allí una vez, ¿recuerdas?

Laura se quedó un rato más, disfrutando de la paz.

"See, está bien, gracias". Trip colgó el teléfono y se volvió hacia Keith y Chris que estaban de
pie en la misma pose exacta, los brazos cruzados y las rodillas bloqueadas con las cejas
levantadas en cuestión. "La USGA no dará a conocer los resultados de calificación hasta
mañana... que es cuando van a completar la lista final para el Abierto".

"Así que a menos que ella llame, ¿no lo sabremos hasta mañana?" Keith sacó el lápiz detrás
de la oreja. "No es novedad a menos que ella califique".

"Ella te va a matar si pones eso en un show", Chris observó.

"Sólo quiero saber, ¿tú no quieres?"

"¿Cuál es lo mejor que has hecho aquí, Kaz?" Preguntó Charles. Estaban en la mesa de salida
del tercer hoyo, en espera por el grupo en frente de ellos para ir al green. Fue un par alargado
de 3, 193 yardas con un poco de agua en el lado. Ella se ordenó a través de su lista mental de
los partidos disputados y se detuvo la respuesta. "Seis debajo, y no fue un día especialmente
bueno". Ella ya estaba uno bajo par después de dos agujeros; un birdie había recorrido un
largo camino hacia la fabricación de desvanecerse con nerviosismo.

"¿Puedes hacerlo de nuevo?"

El grupo salió del green y Charles le entregó un hierro tres. Su compañero de juego la había
jodido el último agujero así que Laura tuvo el honor. Un swing de fácil le dio un golpe a menos
de seis pies de la clavija. "Creo que será mejor". Ella le respondió.

Par fue a 36 en los primeros nueve hoyos, y Laura hizo la vuelta de las cuatro bajo, muy
complacida con 32. Con el difícil número siete detrás de ella, sometida con otro birdie y otro
sobre las nueve, se detuvo en el baño para lavarse las manos. Nueve más... no la jodas, ella le
dijo a la reflexión. Haciendo una bola la toalla de papel, la arrojó a la basura en su camino hacia

160
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

la puerta. Charles estaba esperando y que caminó por el sendero hasta el número diez.
"¿Bebiste lo suficiente?" preguntó.

"Sí, Madre". Ella lo miró, divertida. "¿Igualmente?"

"Yo sólo soy la mula de carga y que nunca utilizo esas grandes bolsas de cuero del personal,
así que estoy contento. ¿Caminabas en tu club?" Ella asintió. "¿Tienes un hombre de bolsas
allí?"

"Sí, él quiere un poco de trabajo de gira. Ha hecho algún Nike... muy buen tipo. Si escuchas
que alguien está buscando, házmelo saber".

"¿Él sabe de nosotros?" Charles dio una mueca burlona.

"Claro, él está loco de celos". Su compañera de juego, Tammy, ya estaba esperando en el tee,
bebiendo de una botella de litro de agua. Laura puso su mejor cara y Charles se la entregó al
conductor. Ella se agachó para colocar la pelota, se puso de pie, haciendo girar el palo ausente
para aflojar la muñeca, luego tomó un swing de práctica. Laura estaba confiada ahora y la
unidad lo mostró. Probablemente unas buenos 280 yardas. Ella le dio el palo de nuevo al caddy
sonriendo y retrocedió sintiendo el calor del sol, dejando que el placer de jugar bien la llevara
por el resto de la ronda.

Fue después de las seis de la tarde que el equipo y los pocos ocupantes restantes de la sala
de redacción estaban sentados alrededor de la mesa de asignaciones, teniendo una de esas
conversaciones extrañas que los grupos de personas con exceso de trabajo, aburridas a
menudo tienen. "Me afeito la cabeza por cien dólares... demonios, me afeito por veinte". La
confesión de Jody impulsó a Keith saltar y sacar su billetera.

"¿Qué tal diez? No es como una cirugía de nariz, va a crecer de nuevo".

El filmador resopló. "Tengo mi orgullo".

Chris se rió desde su escritorio, donde ella fue re-uniendo una historia de la Diez. Llamó la
atención de Kate y ella se volvió. "¿Cuánto por correr desnuda por el vestíbulo, Chris?"

"No hay suficiente dinero".

"Por mil billetes yo lo haría", Bobby bromeó.

"¿Con quién dormirías por mil billetes?" El personal ponderó la pregunta de Kate mientras ella
la elaboró. "Cualquier persona en la sala de prensa... por mil dólares". Bobby y Rendally se
miraron y sonrieron, respondiendo al unísono, "Kaz".

161
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris levantó las cejas pero por lo demás no dio señales de interés ante los aullidos de risa
generados por la respuesta. No tienes ni idea…

La mañana era mucho tiempo para esperar saber si Laura había clasificado, y la reportera
esperaba que hubiera un mensaje en su máquina cuando llegara a casa. Terminó la historia,
haciendo clic para imprimir el guión y se levantó frotándose el cuello para resolver las
torceduras. Uno de los teléfonos sonó y Keith lo recogió. "¡Hey! ¿Cómo te fue?" Cubrió la
boquilla y le dijo a Kate, "Es Kaz". De repente nerviosa, Chris se puso las manos en los
bolsillos, tratando de mantener un aire de indiferencia ocasional mientras escuchaba la
conversación unilateral.

"No, todo fue bien... Uno de los candidatos para la carrera del sheriff empujó su carrera...
Ningún jurado para el juicio de Bradley aún... Uh, huh... Todos los vehículos están presentes y
representándonos", Keith le sonrió a Chris. "No, no podemos hacer eso mañana... ¿Lo hiciste?
Cool... Bueno... adiós". El Jefe de Redacción colgó el teléfono y se dio la vuelta, sonriendo de
oreja a oreja.

"Ocho bajo par, Kaz va al Abierto".

Parte 7: ¿Cuáles son las chances?

Los pedales de la bicicleta estacionaria ya estaban girando a 70 rpm pero Chris la empujó aún
más rápido, aumentando la quemadura incómoda en sus muslos. El entrenamiento de la
mañana era un hábito tan profundamente arraigado que la reportera no más podría saltarlo
más de lo que podía olvidarse de comer. Y ya que uno era la razón para el otro, era
probablemente una buena cosa que ella se pegara a la disciplina.

También le daba tiempo para pensar. Algunas de sus mejores ideas de la historia venían de
estas sesiones de la mañana cuando su mente estaba libre para pasear, o cuando alguien se
acercaba a ella con una punta. El Oficial de Información de la policía de Burkett Falls estaba en
la "Y", como lo hacía el jefe de bomberos y su conexión con ellos había resultado valiosa en el
pasado.

El tiempo expiró en la sesión de ejercicios en bicicleta, y ella se apeó, limpiando el asiento y los
mangos con la toalla proporcionada. El miércoles era un día lento en el gimnasio como las
promesas de vivir una vida más saludable del lunes cedían a la realidad de una semana de
mucho trabajo, pero el viernes estaría lleno de nuevo. El tablero inclinado fue la última parte del
entrenamiento de Chris, las sentadillas y abdominales sus ejercicios menos favoritas y con un
suspiro se instaló en la repetición.

Ella está de vuelta en la actualidad. Chris cerró los ojos y evocó una imagen de su jefa. Había
pasado un tiempo desde que ella incluso había pensado en entrar en otra relación, e incluso

162
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

con la naturaleza de detente y ve de ésta, estaba disfrutando de la calidez y la risa, a pesar de


las frustraciones obvias.

Chris amaba a la gente. Le gustaba hablar con ellos, atrayéndolos y estando con ellos. Dicho
esto, ella podría ser feliz sola también. Había una resistencia oculta bajo la capa de
espontaneidad y encanto, que la había llevado a través de la Escuela de Periodismo de la ultra
competitiva Universidad de Missouri, y ahora iba a ayudar a conseguir hacerlo a través de
Laura Kasdan.

Esto es diferente, no es un enamoramiento más. Debería haberla hecho sentir incómoda.


Involucrarse con alguien en el trabajo, o incluso en los medios de comunicación en el mismo
mercado, estaba en su lista de lo que no se debe hacer, pero las cosas no habían sido las
mismas desde el camión explotó en vivo al infierno y tomaron sus resoluciones con éste.

No estamos hablando de la palabra "L16" aquí, ¿verdad? Bueno, hay lujuria... no he estado en
la lujuria por un tiempo. Esa hubiera sido Érica... no vayas allí. Ese fue otro archivo marcado
como 'material para encogerse'.

Terminando con los abdominales, Chris sacudió los brazos y se dirigió a los vestuarios para
recoger las llaves y el bolso. Ella fue a su casa para ducharse y cambiarse, parando por la
panadería en el camino. Una hora más tarde ella estaba en su camino a la estación, que
parecía diseñada y fresca en un conjunto de falda y chaqueta verde suave, una blusa blanca
con un collar chino completando el conjunto. Presentadora significaba que no habría más
vestidos abajo para ella. Echaba de menos llevar jeans para trabajar. Sólo llevaba maquillaje
ligero, las cosas pesadas vendría más tarde en justo antes de que tener que ir al set.

A pesar de que ya no estaba obligada a asistir a las reuniones de la mañana, Chris todavía
llegaba de todos modos, pensando que era mucho mejor tener algo que decir de la historia a la
que fue asignada, en lugar de tener una cayendo en su regazo. Al entrar en la sala de
redacción, Chris jugó un juego con ella de ver cuánto tiempo podía evitar mirar a la oficina de la
directora de noticias, Laura, y sentía como si estuviera dando pasos reales cuando se las
arregló para desbloquear su escritorio y encender el ordenador antes de echar un vistazo.

Laura estaba hablando por teléfono cuando el personal comenzó a caer en la reunión, un codo
en la mesa de apoyo y la mano que sostenía el receptor. Sus ojos se movieron hacia arriba y
se reunieron Chris, tan pronto como la periodista cerró la puerta, una leve sonrisa vino y se fue,
entonces era todo negocios y otra noticia del día estaba en marcha.

Ella se levantó detrás de su escritorio, los dedos largos apenas rozando el secante y frunció el
ceño. "Tenemos un problema. Ayer por la noche, a las Diez, se informó que una de las mujeres
heridas en el apilonamiento de tres coches de ayer en la I-20 había muerto... El problema es...
que ella no está muerta". Los ojos de Laura barrieron la habitación y su disgusto era algo
tangible. Este era el Demonio Kazmanian en control total. "Keith, ¿Cómo sucedió eso?"

16 Obviamente se refiere a “amor” (love), pero no voy a matarme buscando sinónimos para lo demás.

163
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

El Jefe de Redacción hizo todo lo posible para no retorcerse bajo el escrutinio. "La PIO, la
Oficial de la Policía de Información llamó anoche y dijo que el forense confirmó que estaba
muerta... En realidad, fue una mujer involucrada en otro accidente el sábado..."

"¿Mark Norton cometió el error?" Sus dedos estaban tamborileando ahora.

"No, Mark está de vacaciones, que era su reemplazo".

Ella asintió con la cabeza: "Bueno, esto es lo que quiero: Quiero un informe exactamente de lo
que dijo el PIO, lo que nosotros dijimos en el aire, lo que los hechos reales son, y cómo se
transmitirá la corrección, en mi escritorio para el mediodía".

"Por qué…"

"Cuando el señor Poteet, el abogado de la estación, venga a ti en dos años para que deponer
por la demanda que ha sido presentada por la familia de esta mujer, ¿vas a recordarlo?"

"Bien…"

"No, no lo harás. Pero si tengo una copia del informe notariado en mi archivador, no tendrás
que preocuparte y ni yo lo haré". Laura metió las manos en los bolsillos de sus pantalones e
inclinó la cabeza. "Vivimos en una sociedad litigiosa y cada noticiero al aire que nos hace
vulnerables. Un hombre en Jacksonville nos está demandando porque se informó de que fue
acusado de asalto". Ella se encogió de hombros, "No es gran cosa, excepto que no se informó
de que fue absuelto de los cargos. Lo que estoy tratando de decir es que tenemos que hacer
un seguimiento de todo.
Si es lo suficientemente importante para informar que fue acusado, es suficientemente
importante como para informar que fue absuelto. Es lo más ético que hacer y protege a la
estación". Entonces Laura sorprendió a todos en la sala sonriendo con ironía mientras se
sentaba detrás del escritorio. "Estoy fuera de mi caja de jabón ahora. Vamos a ir a la
habitación".

La tensión disminuyó considerablemente a medida que los reporteros y productores plantaron


sus historias, y para cuando llegó el turno de Chris tenían varias ideas y algunas discusiones
acaloradas. "Tengo un par de cosas... hay un rumor de explosiones que suceden en las
bombas de gas cuando las personas están usando teléfonos celulares mientras están
cargando, algo acerca de las chispas que se genera mientras el teléfono está en servicio. Un
chico en una gasolinera que ha visto que la chispa dice que va a hablar a las cámaras, además
podría hablar con algunos chicos de teléfonos celulares".

Laura se cruzó de brazos y se recostó en su silla, como si contemplara la idea, dijo entonces
con toda seriedad: "Creo que hablo en nombre de todos los presentes y todos en la empresa
cuando digo que no te quiero cerca de esa historia". Las risitas comenzaron antes de

164
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

convertirse en toda regla carcajadas, y la reportera rubia se sonrojó antes de unirse. Laura
saludó la tenía en uno de los otros, "María, ¿por qué no obtienes la información de Chris y
compruebas que funcione? Bien, ¿algo más?"

"Bueno, un nuevo informe del gobierno, y ¿sabías que el homicidio es la segunda causa
principal de muerte en el lugar de trabajo?" Chris impartió esta información con una mirada de
asombro, "¿No crees que eso es raro? ¿Qué pasa con los accidentes y ataques al corazón? Y
el homicidio es la primera causa de muerte entre las mujeres en el lugar de trabajo".

Keith tiró de su labio inferior pensativamente, "¿En su mayoría empleados por conveniencia y
tiendas de licores correctas?"

"En su mayoría", respondió ella, "Pero no siempre. La frase ‘Dejar una postal’ se ha convertido
en parte de nuestro vocabulario, y hasta aquí, una mujer fue asesinada en la Planta de
Neumáticos Martin cuando ella se metió en una pelea con otro empleado".

"Entonces, ¿cuál es el ángulo?" Preguntó Laura.

"Tenemos detectores de metales en las escuelas, oficinas de correos y aeropuertos, y después


de los tiroteos en Columbine, escuchamos mucho sobre cómo mantener nuestras escuelas
seguras, pero ¿qué pueden hacer las empresas asegurarse que sus empleados están a salvo
en el trabajo cuando la naturaleza misma de un negocio significa que tienes que ser
accesible?" Chris hizo una pausa, esperando el veredicto.

"Me gusta", dijo Keith, "Podríamos unirlo para las Cinco y Chris podríamos ir con su intro".

"Suena bien", Laura asintió mientras se movían. "La nueva película de Star Wars sale esta
noche en la medianoche y ya están haciendo cola en el Cinemark... Rendally, haz el deber en
el cine hoy. Tráeme algunos fanáticos en traje... un duelo con sables de luz sería agradable".
Revisó sus notas, "Eso debería hacerlo, gente".

"Oh, ¿Kaz?" Keith se aclaró la garganta y Laura levantó las cejas en cuestión. "Felicitaciones
por la clasificación para el Abierto". El resto del personal rompió en aplausos y la mujer alta se
sonrojó.

"Sí, bueno, todavía tenemos dos semanas de libro para conseguir antes que pueda empezar a
pensar en ello. No podemos darnos el lujo de aflojar. El segundo lugar es una mierda, y no
dejes que nadie te diga lo contrario". Los productores y los periodistas salieron como Laura
tomó un sobre de su escritorio y lo abrió. "Kate, Keith y Chris... ¿Podría hablar con ustedes un
segundo?" Los tres se detuvieron y regresaron a la oficina. "Tengo algunas entradas para el
estreno de Star Wars esta medianoche... pensé que les gustaría ir".

La cara de Keith se iluminó. "Oye, ¿Cómo conseguiste esas? Han estado vendidas por una
semana".

165
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura dio una media sonrisa tímida. "Yo soy una de las veinte personas más influyentes de la
ciudad. Creo que puedo manejar un par de entradas para el cine. Son asientos VIP, por lo que
ni siquiera tienen que llegar temprano".

Ella hizo entrega de los tickets y cuando Keith y Kate fueron, Chris se quedó atrás.

"¿Tú, yo, Kate y Keith? Eso es una cita de grupo".

"Lisa y Trey también. Yo tenía seis en total, no te importa, ¿verdad?" Los dedos nerviosos
voltearon la esquina del ticket restante. "Además, le va a dar a Kate la oportunidad de pasar
algún tiempo con Keith fuera de la sala de redacción, pero sin la presión de una cita oficial".

La boca del periodista cayó abierta de asombro. "Yo tenía dinero en apuesta que no sabías
sobre eso". La relación de trabajo volátil de Kate y Keith parecía estar convirtiéndose en algo
más, pero tampoco lo habían reconocido o actuado en la atracción obvia.

Laura sonrió. "Oh, yo sé un montón de cosas que pasa por ahí, sería una directora de noticias
bastante podrida si no me mantengo. Sólo crees que no lo sé". Se frotó la barbilla, nerviosa sin
saber qué decir a continuación. "Por lo tanto, espero que esto esté bien... todos nosotros
yendo".

¿Seguridad en los números? Para nosotras dos. "Claro, va a ser divertido". Chris volvió para
irse, pero se detuvo, "Me alegro por ti sobre el Open y estoy muy contenta que estés de vuelta".
Entonces ella se había ido. Laura se quedó mirando la puerta, con ganas de llamarla de vuelta
y sabiendo que no podía.

Chris hizo algunas llamadas telefónicas y estableció dos entrevistas antes de que ella
comenzara a delinear desde dónde estaba tomando la historia. Jason era su cámara y él
estaba cuidando de algunos sonidos, esperando su palabra para ir. Al levantar la vista vio a
Laura dejar su oficina con un montón de papeles, sus botas de vaquero negro golpeando en el
suelo. Así que, ¿cómo concilias a la mujer que apenas podía soportar ser tocada con la
persona que obtuvo seis entradas de cine para que pudiera jugar de casamentera? Nada
volverá a ser fácil con ella, lo sabes, ¿verdad? Tomando una respiración profunda, Chris
recogió su cuaderno y fue en busca de su camarógrafo.

"Pero tengo que tener esos trípodes, no puedo moverlos al cuarto trimestre, los necesito
ahora". Las prioridades de capital discutidas con la Gerente de Negocios era un ejercicio de
frustración que ella controlaba con los cordones de la bolsa y sus decisiones eran finales. "Esas
cámaras son bastante pesadas y dos de los trípodes que estamos usando son susceptibles de
derrumbarse en cualquier momento. No quiero que nadie salga herido". Laura esperaba que al
mencionar la posibilidad de una lesión, Phyllis vería las cosas a su manera. Ella no lo hizo.

166
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Kaz, están moviéndose al cuarto trimestre. Anímate, podrían haber sido las impresoras de
guión, sólo estoy cansada de escuchar cosas de aquellos". Phyllis cerró la carpeta con un
broche de presión. "Es una cosa corporativa, la verdad es que no tengo mucho que decir en
ello".

"Bueno, no digas que no te lo advertí". Laura pasó por una pila de órdenes de compra. "¿A
dónde encontramos la nueva cámara? Sé que nos presentamos para el seguro". Jody todavía
no estaba filmando, por lo que aún estaban cortos.

"Richard lo ordenó, yo no sé nada de la entrega". La Gerente de Negocios tomó los formularios


y los dispuso en las ordenadas pilas en su escritorio. "Verificar con él, no he visto ningún
documento todavía".

Ah, el papeleo, Laura echaba humo. Odiaba la parte de ser gerente, las interminables resmas
de faxes, facturas y mensajes urgentes, por no hablar de la batalla constante para adquirir el
equipo necesario y las reuniones interminables. Además, tratar de la sala de redacción era un
juego de niños.

Ella regresó a su oficina y arrojó el montón de archivos en su escritorio, luego abrió su cajón
superior para sacar su copia del presupuesto del Departamento de Noticias. Mirando hacia
abajo, Laura vio un sobre y maldijo en voz baja. Con todo lo que había pasado viernes y no
había depositado su cheque de pago. Con un bufido que deseaba más que William-Simon
Comunicaciones se moviera al siglo XX y fuese al depósito directo. Oh, bueno, el banco estaba
justo al cruzar la calle de la estación y que tomaría cualquier momento usar el cajero
automático.

Esta maldita máquina nunca está funcionando y luego el banco quiere cobrar por el uso de un
verdadero narrador en vivo. Chris resistió el impulso de patear el relleno el cajero automático y
se resignó a esperar en la fila para cobrar un cheque. Ella salió de la cabina de cristal y entró el
banco adecuado, gimiendo interiormente ante la multitud ya esperando.

Tomando su lugar en la fila, ella sacó su chequera de su bolso y destapó una pluma con los
dientes. Su escritura era apenas legible y frunció el ceño con impaciencia mientras terminaba
de llenar el cheque. Una espera de veinte minutos por veinte dólares. Ahora eso es alta
tecnología. Más clientes llegaron y se unieron a la cola. "¿Qué les está tomando tanto tiempo?"
Chris habló a nadie en particular, pero el hombre frente a ella se dio la vuelta. "¿No odias
cuando el cajero automático no funciona?" Él gruñó desinteresadamente pero siguió. "Ellos te
cobran dos dólares por cada transacción de cajero porque dicen que les cuesta más, pero no
van a asegurarse de que la máquina estúpida esté funcionando durante el almuerzo. Creo que
es una estafa". El hombre entornó los ojos y miró hacia adelante, metiendo las manos en los
bolsillos de su campera. Un poco caliente para chaqueta, pensó Chris.

167
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Bueno, eso es simplemente genial", Laura murmuró mientras el cajero automático escupió su
tarjeta de regreso y lanzó el mensaje de fuera de servicio. Tomando el sobre de depósito y la
tarjeta rechazada, se dio la vuelta de la esquina y fue hacia el banco, metiéndose en la fila
detrás de una mujer que reconoció como otra empleada de la estación. Laura asintió
brevemente en saludo, a continuación, se estableció para esperar, al ver una cabeza rubia
pálida cerca de la parte delantera de la línea.

Uno de los cajeros llamó al próximo cliente y el hombre delante de Chris se acercó al
mostrador, sus botas de trabajo pesadas raspando en el suelo de baldosas. Estoy al lado de la
periodista, pensó, paciencia bonachona gana a lo largo de la frustración. Su atención se dirigió
de nuevo al mostrador como las voces se suscitaron en algún tipo de desacuerdo, entonces
pandemónium se produjo.

"¡Todo el mundo al suelo y nadie será lastimado!" Tomó una bolsa de lona y el hombre de la
chaqueta hizo un gesto con la pistola en la cabeza y gritó el comando. "¡Ahora!" Gritos y
gemidos le respondieron cuando parte del público de los clientes del banco comenzó a caer al
suelo.

Laura entornó los ojos con incredulidad al escuchar las sirenas y vio los coches de policía tirar
fuera de las puertas de cristal. ¿Qué clase de idiota roba un banco en el almuerzo a tres
cuadras de una estación de policía?

Está en los escáneres. Miró hacia el frente de la línea donde vio por última vez su chica
reportera de las Seis en punto que empezó a cumplir con la solicitud del pistolero.

"¡Al suelo, ahora!"

Escuchar a los escáneres de policía requería las habilidades lingüísticas de un intérprete y la


retirada numérica de un rompe códigos militar. El graznido constante tenía el potencial para
conducir hasta el más voraz sabueso de noticias a la locura. En Canal 8 los escáneres eran el
dominio del Editor de misiones y Janie podría decir lo que estaba pasando por toda la ciudad,
mientras que comía, hablaba por teléfono y cabalgaba en la manada en los periodistas de
forma simultánea. Era todo estrés, todo el tiempo, pero prosperó en eso.

Cuando llegó la llamada pidiendo oficiales para responder a un posible robo a mano armada en
curso, Janie estaba toda lista para escribir la dirección y enviar un equipo, pero se detuvo a
mediados del garabato al reconocer la dirección del banco a través de la calle de la estación.
"¡Jason! ¡Terence!" Gritando en la parte superior de sus pulmones, se escabulló por el pasillo
hasta el camarógrafo y el reportero para enviarlos a cubrir la historia que se desarrollaba en su
puerta.

Keith con los hombros abrió la puerta de atrás mientras llevaba en una caja llena de pedidos

168
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

para el almuerzo con delicatesen. "¿Que está pasando?" Preguntó mientras Janie corrió de
regreso a su escritorio.

"Robo frente de la calle... Jason y Terence están en camino. La alarma silenciosa se disparó,
un cajero debió dispararla".

Keith deslizó la caja y su contenido hacia abajo sobre la superficie plana más cercano. "Chris
iba al banco, no pensarás... Oh, mierda".

"¡Oh, mierda! ¡Tiraste la alarma!" El pistolero agitado se giró frenéticamente tratando de


encontrar una manera de salir de la situación con su botín y su piel intacta. Instalándose en la
única solución que se le ocurrió, arraigada de años de ver la televisión predecible, él tiró de
Chris y la puso de pie con la fuerza de pánico impulsándolo. "¡Quiero un coche y quiero salir o
te mataré, que Dios me ayude!"

Chris hizo una mueca cuando él metió el cañón de la pistola contra su cabeza, justo detrás de
la oreja. Si yo no tuviera mala suerte, no tendría suerte en absoluto, ella pensó de nuevo,
preguntándose cómo iba a salir de este lío. Mirando hacia abajo en el suelo lleno de cuerpos
apiñados rezando para hacerse notar, se encontró con los ojos de color azules eléctricos de su
jefa y sintió una oleada de alivio tan intenso que pensó que sus piernas se doblarían.

Arregla esto, pensó Laura. Su mente persiguió varios escenarios posibles, finalmente aterrizar
en la que se encontraba la mejor oportunidad de éxito. Dale algo y que continúe hablando.
Nadie más parecía dispuesto a arreglarlo y ella era una de las personas en peligro. Respiró
hondo y gritó: "Espera un minuto... hey, no voy a hacerte daño. Escucha por un segundo". El
arma giró en su dirección y una de las mujeres en el suelo gimió con miedo. "¿No sabes quién
es?" Laura señaló a Chris, "Ella es famosa... Está en televisión".

"Sí, la había visto... ¿Y qué?" El pistolero gruñó.

Ella cayó a sus pies lentamente para no parecer amenazante. "Mira, transmito el show en
Canal 8, ya sabes, ‘Action News’... puedo conseguir un equipo aquí en poco tiempo... te pondré
al aire y puedes conseguir lo que quieras. Una vez que controlas los medios de comunicación,
lo lograrás". Laura deslizó una mirada de ojos verdes, tratando de transmitir un mensaje sin
decir una palabra. Ayúdame aquí Chris, véndeselo. "Tienes una tarjeta aquí para jugar, amigo,
no la arruines".

La reportera rubio tartamudeaba como ella arrojó sus dos centavos, "Sí, ella es... ella es la jefa,
podía hablar con la policía y obtener lo que quieres. Las cámaras se asegurarían de eso. De
esa manera nadie tiene que salir lastimado". Chris se sacudió cuando el arma se presionó
contra su cuello otra vez. Tomó aire superficialmente, no estando segura de lo que la Directora
de Noticias quería, pero horrorizada por la buscavidas periodística en exhibición.

169
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Vamos, vamos, hagámoslo... Necesitamos ratings. Déjame hacer la llamada", Laura instó, con
los ojos brillando como una maníaca. "Ellos no saben lo que está pasando, serán los
responsables de reventarte aquí y a todos ustedes salpicando sobre el mármol".

"¡Muy bien! ¡Pero ella lo hace!" Él apretó con más fuerza el brazo de Chris, decidiendo que la
pequeña rubia sería más fácil de manejar que la mujer alta con la boca grande. "¡Diles que será
mejor que vengan aquí o empezaré a disparar!"

Oh, diablos. El plan para poner a Chris fuera de peligro no había funcionado. Ansiosamente
buscó algún tipo de ventaja. Él no tiene suficientes manos, Laura pensó mientras lo veía
empujar a Chris al mostrador. El ladrón se aferraba al dinero con la misma mano que estaba
controlando a su rehén y agitando la pistola con la otra. "No hagas cosas divertidas o te vuelo
la cabeza".

Chris se fue imponiendo, distrayendo y confundiendo. Él no es el cuchillo más afilado en el


cajón. "¿Quieres que llame a la policía primero o a la estación de televisión?" Ella todavía
estaba temblando, pero sentía como si estuviera tomando de nuevo el control, pulgada a
pulgada.

"TV... No, los policías primero". Con las manos ligeramente temblorosas, Chris marcó el
número de la Oficina de Información de la Policía de memoria, preguntándose cuál era el
protocolo en una situación de rehenes. "Hey Jenny, es Chris Hanson, escucha, estoy dentro del
Banco Primero en la calle Kirby... Sí ese sería... Realmente apreciaría si pudieras arreglar
conmigo a través del que está a cargo de todo... Tengo al pistolero aquí. Sí, el mismo, el
mismo". Hubo una larga pausa. "¿Mike? Está bien". Le tendió el receptor, "Dile lo que quieres".

Buena chica, Chris. Él tiene que dejar algo para hablar. Laura comenzó a avanzar poco a poco
hacia adelante, dando un paso en torno a los clientes que estaban haciendo todo lo posible
para reducir su tamaño en el suelo hasta que llegó a uno de los puestos conectados a la
cuerda de terciopelo de color rojo diseñada para mantener a los clientes en una fila ordenada.

El ladrón descubierto tenía un dilema bastante rápidamente y gruñó, empujando el receptor de


vuelta a Chris con su mano la pistola. "¡Diles que los quiero fuera de la zona de
estacionamiento, ahora! No hay policías dentro de cincuenta metros de este lugar... Y quiero un
coche... dile que quiero un coche en diez minutos".

"¿Quieres decirle a Mike?" Chris escuchó un momento. "Él quiere que usted deje algunas de
estas personas fuera..."

"¡Carajo, no!" Gritó. "¡Todo el mundo se queda! ¡Diez minutos, o empiezo disparar!" Empujó a
Chris contra el mostrador mientras agarraba el teléfono con la mano de la pistola y golpeó el
auricular. El ladrón estaba al borde de la histeria, con la cabeza frenéticamente sacudida de un
lado a otro, tratando de mantener su dominio sobre todo el mundo en el banco. Chris trató de

170
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

zafarse, pero él la agarró por la muñeca y la tiró hacia atrás, volviéndose hacia la mujer morena
alta. "Ahora, ella puede llamar a sus chicos", le dijo Laura. "Diles lo que quiero. Diles que los
policías será mejor que no me jodan... ¡Continua!" Chris tomó el teléfono y marcó el número de
nuevo, sus ojos nerviosamente volviendo a Laura.

"Keith, ah, es Chris... pudiste conseguir una cámara a la Firstbank lado de la calle... No, es un
robo en progreso y el pistolero quiere hablar..."

"¡Chris, gracias a Dios! Pensamos que podrías estar en el banco".

Chris resistió el impulso de reírse. "Lo siento, me gusta ser la que te lo diga, pero mi suerte de
correr fiel a mi estilo y estamos a punto de conseguir una exclusiva, ¿podrías enviar a alguien?"

Keith sintió un tirón en el estómago, que se estaba volviendo demasiado familiar cuando se
trataba de la reportera rubia. "Oh, no... Kaz no está aquí, no puedo... ¿cómo...? Oh, Cristo".

"Kaz quiere enviar a alguien". Chris se llevó la mano a la frente, "Ella está aquí, Keith".

"Oh, mierda".

"Exactamente".

"Estoy en camino". Keith colgó el teléfono y salió corriendo hacia la puerta. "Chris y Kaz están
en el banco... Tengan el Vivo 2 en el frente tan rápido como sea posible y la leva del mástil
manipulada. ¡No están haciendo esto otra vez sin mí!" La puerta se cerró con un golpe seco y
Janie se quedó atrás, ya que los escáneres continuaron a crujiendo a su alrededor.

"Cámara está en camino". Chris dejó el teléfono con su mueca de dolor en su sitio cuando el
pistolero la empujó hacia delante, frente a él para que pudiera acercarse a las ventanas.
Utilizando a la periodista como escudo, se asomó y se relajó un poco como los coches de
policía se alejaron de la parte delantera del edificio. "Bien, ahora estamos yendo a alguna
parte". Se dio la vuelta, alejándose de las ventanas, agitando la pistola amenazadoramente.
"Todo el mundo permanezca abajo... ¡usted también!" Él apuntó a Laura con una sonrisa
burlona, "Sobre todo usted".

Bueno, esto no es bueno. Laura cayó de rodillas, con la espalda contra el mostrador. A su
alrededor los demás rehenes estaban poniéndose inquietos y el murmullo se hacía más fuerte.
"Sabes", dijo ella, corriendo el riesgo de irritar al ladrón para que le disparara. "Probablemente
no va a dejar que al camarógrafo entrar a menos que dejes que algunas de estas personas se
vayan... Algo así como un signo de buena fe".

"Hablas malditamente demasiado". El hombre acurrucado junto a Laura dijo entre dientes, "Si
deseas callarte, tal vez nos gustaría salir de aquí en una sola pieza".

171
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Hey, estoy tratando de sacarte de aquí".

"¡Sólo cállate la boca!" El pistolero temblaba de rabia, balanceando el arma de forma errática,
como si él no supiera a dónde apuntar. Cerca del punto de ruptura, jadeó en frustración por la
situación que se había disparado fuera de su control. Al final de la barra, el teléfono empezó a
sonar y él se dirigió ahí, tirando de Chris detrás de él, indispuesto a dejarla ir, como si sólo ella
le proporcionara protección, sin entender que ella era la razón de lo que sucedió después.

Es ahora o nunca. Como pies enojados pisotearon por donde ella se arrodilló, Laura deslizó un
largo brazo y le agarró un tobillo. Tirando tan duro como pudo, lo envió en expansión, el arma
deslizándose lejos de sus manos. Luchando con ella para ponerse de pie, Laura lo derribó
mientras trataba de ponerse de pie y correr tras el arma de fuego.

¿Qué demonios está haciendo? Chris tropezó tras el arma de fuego, dándole una patada a la
esquina cerca de la bóveda. Se volvió justo a tiempo para ver a Laura recoger un puesto
todavía unido a una cuerda de terciopelo rojo y balancearlo como un palo abajo en el hombre
armado que luchaba. "¡Quédate abajo y no te voy a matar!" No obedeció, por lo que abrió de
nuevo. "¡No digas que no te lo advertí!" Esta vez se quedó inmóvil. De pie sobre el hombre, con
su pecho agitado por el esfuerzo, Laura levantó la vista a través de una maraña de cabello
oscuro y sonrió torcidamente Chris. "Recuérdame que nunca te siga en un banco. ¿Estás
bien?"

Ajena a los demás a su alrededor Chris gritó: "¿Estabas tratando de que nos maten?"

Laura dejó el peso con un estrépito en el suelo. "Llama a Mike o quién está a cargo, diles que
entren aquí". Caminando con cuidado a la esquina, se agachó y recogió el arma. Accionando el
cilindro abierto dio una breve carcajada amarga. "Hijo de puta no tiene ninguna bala".

Había veintiocho personas en el banco, incluyendo a los empleados y todos ellos tuvieron que
ser entrevistados por la policía. El resumen de Chris fue detallado y preciso como ella formó el
esqueleto de su historia al responder a las preguntas. Resistiendo la tentación de decirle al
oficial, ‘Lo que ella dijo’, Laura le dijo a su lado de la historia en un tono cortante, incluso que no
se diferenciaba de la versión de la reportera.

Dijo que podían irse, Chris se quedó con Jason para conseguir algunas entrevistas y el rollo B,
su historia sobre la violencia en el lugar de trabajo, uniéndose de una manera que nadie había
anticipado en la reunión de la mañana. Laura se maravilló de la transformación, Chris era la
reportera por excelencia de nuevo, obstinadamente persiguiendo los detalles de las otras
personas involucradas. Sacudiendo la cabeza con asombro, Laura y Keith se dirigieron a la
estación.

"¿Cómo manejamos esto, Kaz?" Tras de Laura en su despacho, Keith seguía luchando su

172
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

decepción por llegar a la escena demasiado tarde para hacer algo, pero asegurándose que
todas sus bases estaban cubiertas.

"¿Cómo hace eso?"

"¿Qué?"

"Ella es como un imán para los problemas... Dan Rather desearía tener un poco de suerte de
esa". Laura se dejó caer en su silla y miró con los ojos abiertos al Editor en jefe. "Cada día es
una aventura, coches, camiones vivo, tornados, robos de bancos, lo que quieras de desastre,
ella está allí".

"No creo..."

"¡Dallas era tranquilo comparado con esto!" Ella agitó una mano enfáticamente: "Tengo que
recordarme a mí misma que yo quería... Yo quería una reportera que estuviera allí cuando la
mierda golpeara el ventilador... Sólo tenía ni idea de que iba a pasar todo el maldito tiempo". La
explicación no hizo nada para aliviar la frustración preocupada.

Keith se encogió de hombros, "Ella es lo que es". En sus palabras, Laura sintió un dolor en su
pecho, poco familiar e intenso. Ah, Chris, ¿qué has hecho conmigo? Cerró los ojos para reunir
la profesionalidad que era su fondo de comercio y apretó la mandíbula antes de mirar de
nuevo. "¿Qué es lo que tenemos y cuáles son nuestras opciones? Trae a Kate y Rob aquí,
vamos a averiguar una manera de hacer este trabajo sin que se vea como algo fuera del
National Enquirer".

Keith se quitó las gafas y se frotó los ojos. "¿Vamos a revelar tu nombre? Quiero decir ¿cómo
decimos que nuestra Director de Noticias golpeó a la mierda en una paliza en vivo al presunto
pistolero sin sonar como, bueno..."

"¿No crees que ‘paliza vivo’ es un poco fuerte?" Ella suspiró. "Lo sé. Hubiera sido una buena
historia, pero ¿por qué mierda tuve que involucrarme? Se supone que debemos observar, no
participar... Tiene que haber una manera de hacer que funcione".

Al final no la hubo. Canal 4 y 12, ambos informaron que Laura Kasdan tropezó y eso sometió al
hombre armado, aunque era sólo un lector y que no mostró el vídeo, el punto se dedujo: Canal
8 había fabricado sus propias noticias. Kate y Rob trataron de bajar el tono, pero aun así era
sensacionalista... genial para las calificaciones, pero pésimo para la credibilidad. Las otras
estaciones también informaron que varios de los clientes atrapados en el interior del banco
estaban considerando tomar acciones legales contra el banco y Canal 8. En general, fue un día
de noticias bastante desastroso.

A veces eres el parabrisas, a veces eres el bicho. Laura colgó el auricular en la sala de control
como Chris y Tom estaban terminando su charla. Tanto las Cinco y Seis habían sido dolorosas

173
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

de ver a pesar de que la historia banco sólo tomó menos de un minuto en la parte superior de
cada elenco. Bienvenida de nuevo, Kaz.

De regreso a su oficina, Laura apagó el ordenador y cargó su maletín antes de atrapar la vista
del pase de la película escondido en la esquina de su escritorio. ¿Había olvidado de eso? Ella
había planeado para una noche rara fuera de la práctica para relajarse y la película parecía una
buena idea. Ahora Laura no estaba tan segura.

"No vas a salir de eso". Chris entró, sacando su auricular y envolviendo el cable alrededor de
su mano. "Esto es una vez, una oportunidad de película de por vida, el ticket solo valdrá la
pena el dinero para coleccionistas".

Laura miró hacia arriba, con los ojos triste. "Siento lo de tu historia... Y yo no estaba tratando
que te maten".

"Sé eso". Sus ojos verdes se suavizaron. "Todo parecía bastante irreal cuando fue pasando.
Todo por culpa de un cajero automático de reventado".

"Chris, si algo te hubiera sucedido, yo..."

"Entonces, ¿cómo quieres trabajar esto?" Lisa Tyler barrió en el despacho de Laura, seguida
por Kate y Keith, "¿conseguir algo de comer o qué?" Sin darse cuenta de que había
interrumpido algo, la Gerente de Producción se dejó caer en una silla, estirando las piernas
hacia el frente. "Podríamos ir a Denny a las nueve, comer algunos Grand Slams e ir al cine a
las once".

Laura dio a sí misma una sacudida mental, reajustando su enfoque. "Suena como un plan,
¿pero podríamos matar este noticiero primero? Me gustaría enterrar éste".

Para Chris, nada en la tierra olía tan cómodo como Denny. El aroma de tocino y café la hizo
pensar en las mañanas de domingo después de misa, riendo con su familia. Recordando lo que
era de esperar mesas para grupos grandes, ella no dejaba que los demás acosaran a la
camarera, en cambio organizó que ordenar fuera lo más fácil posible, golpeando la mano de
Keith cuando trató de jugar con los condimentos y arbitrando una discusión entre Lisa, Trey y
Kate sobre qué película de Star Wars era la mejor.

"La primera no es la mejor, pero es la más importante". Lisa fue enfática. "Terminator 2,
Jurassic Park, The Abyss... francamente todos las realmente grandes superproducciones de
ciencia ficción no ocurren a menos que George Lucas haga la primera película y pase por ILM".

Laura estaba tranquila pero no retirada, prefiriendo dejar pasar el flujo y reflujo de la
conversación a su alrededor, mezclándose con el tintineo de vasos y los sonidos procedentes
de la cocina. "¿Estás bien?" La voz de Chris vino desde un punto cerca de su oído.

174
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Bien". Laura sintió una mano en su rodilla y los músculos de su muslo salto en el contacto.
Chris sonrió dulcemente y le dio un breve roce ligero. "Relájate, es sólo una película con unos
amigos. No te pongas nerviosa por eso".

"¿Cómo lo haces?" Laura murmuró, sintiendo las ondas de calma que emanaban de la mujer
más pequeña.

"Es un don". Chris dijo, lengua firmemente en la mejilla mientras sus ojos brillaban
alegremente, y ella volvió a Kate para pedirle algo. Laura estudió el perfil de la mujer rubia,
mirando a reír con abandono y el gesto de hacer un punto. La mayor parte del maquillaje
pesado en el aire se había ido, haciéndola parecer aún más joven. Su carisma informal fue
abrumador, pensó Laura, no podía dejar de ser arrastrada hacia la risa o el calor. Ella podría
tener cualquier persona que quiere. Cualquier persona en absoluto.

"Así que tengo la oportunidad de ver a la guarida del Demonio Kazmanian, ¿eh?" La película
había terminado y era cerca de las tres de la mañana. De alguna manera, Laura se encontró
invitando a Chris a su departamento. Ibas a hacerlo algún día de todos modos, y por lo menos
está bastante limpio ahora. Laura levantó una ceja irónica mientras abría la puerta, haciendo un
gesto para Chris fuera primero.

La reportera rubia no sabía qué esperar, excepto otra pieza al rompecabezas que era la
Directora de Noticias alta y oscura. Una cocina estrecha lucía una barra de desayuno que se
abría a la sala de estar, donde todo tipo de estanterías se alineaban en las paredes llenas de
periódicos, revistas, libros, CD’s y cintas de vídeo. Un gran televisor sentado junto a un estante
estéreo y una Beta al lado de eso. Un sofá un poco maltratado y reclinable dominaba el centro
de la habitación y un escritorio de roble hermoso estaba de guardia contra una pared, abierto
con un ordenador portátil en el escritorio. Era una habitación ecléctica que hablaba mucho de
su ocupante.

Laura se cruzó de brazos y observó a Chris pasear por la pequeña habitación, como a la
espera de juicio para ser aprobada. La mujer más pequeña se detuvo en el escritorio, dibujando
un dedo por el acabado satinado de la madera dorada. Los ojos verdes miraron hacia los
azules cautelosos y sonrieron. "Te queda bien".

"Es bastante minimalista".

"Oh, no sé nada de eso, parece que tienes todo lo que necesitas. ¿Puedo ver el resto?"

Laura flexionó sus manos con nerviosismo: "Sólo queda la habitación..." Se detuvo cuando
Chris arqueó las cejas. "Oh diablos, vamos".

Moviendo de un tirón la luz, Laura dio un paso atrás como Chris entró. Había más estanterías,

175
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

más libros, cintas y palos de golf de todo el mundo. Una mesita de noche asentada junto a la
cama, una pila de libros en la parte superior, con más en el suelo junto a ella. "¿No hay
televisión en esta lista?"

"Trabajo en la televisión, no quiero verla en mi tiempo libre", fue la respuesta seca, "¿Quieres
algo de beber?"

"Claro, ¿tienes un poco de té helado?" Chris siguió Laura y en la cocina.

"Solo para ti". Ella abrió la heladera y sacó dos jarras, poniéndolas en el mostrador, luego
yendo por hielo y dos vasos en el gabinete. Chris se instaló en un taburete para ver Laura
verter y sonrió ligeramente cuando sus dedos tocaron mientras tomaba el vaso de té.

"¿Qué estás bebiendo?" Chris preguntó con fingido horror como Laura puso el contenido de
color púrpura de la otra jarra en su vaso.

"Kool-Aid de uva. Lo sé, parece repugnante".

"¿Por qué?"

"Porque es frío, dulce y no tiene cafeína. Cambié una adicción por otra".

"Sí, ¿pero Kool-Aid de uva?"

Laura tomó un largo trago, drenando la mitad del vaso. "No lo critiques hasta que lo hayas
probado".

"Voy a tomar tu palabra". Chris se bajó del taburete, llevando el vaso a la sala y Laura la siguió,
apagando la luz de la cocina, dejando sólo la luz tenue de al lado del sofá. "¿Qué son todas
estas cintas? No son películas".

"Noticieros, historias, muestras que produje... Noticias, cosas de los días que en realidad hacía
periodismo".

"¿Alguna vez hiciste periodismo?" Chris sabía que era estúpido, pero se había olvidado de que
Laura no sólo empezó como directora de noticias.

"Muy brevemente, no era muy buena. Puedes detener la entrevista en cualquier momento".

Chris dejó el vaso sobre la mesa y tomó la mano de Laura. "Ven aquí. He querido hacer esto
todo el día". Hubo una ligera vacilación de la mujer más alta antes de que Chris envolviera los
brazos alrededor de ella en un abrazo suave y apoyó la cabeza sobre el corazón de Laura
"Tenía miedo hoy", confesó. "Cosas como esas me pasan todo el tiempo, pero nunca estoy
asustada. Hoy yo solo..."

176
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura se sentía la mujer más pequeña hipó un sollozo y movió sus manos sobre la espalda de
Chris. "Shh, no habría dejado que te hicieran daño, lo juro". Ella apoyó la barbilla en la cabeza
rubia, sintiendo una sensación de satisfacción que estaba muy segura que nunca había
conocido y deseando que durase por siempre. ¿Qué pasó con 'no es necesario, no quiero'?

Chris le dio un ligero apretón y se echó hacia atrás, sus ojos brillaban en la penumbra. "¿A
dónde ahora, Laura?" Ella dejó caer los brazos casi en tono de disculpa, "Lo siento, sin
presiones".

"No... Está bien. Siento lo de hoy. Ojalá que te hubiera enviado la historia en el celular maldito".

"Eso podría haber sido peor", se rió mientras se sentaba en el sofá y miró hacia arriba. "¿Qué
otra cosa te molesta?"

Laura cerró los ojos brevemente. "Cuando estuve en Austin debí haber pensado en un centenar
de cosas que quería decirte y ahora no puedo pensar en una sola cosa. Así no soy realmente
yo".

Fue toda una admisión procedente de la mujer morena y Chris ladeó la cabeza con curiosidad.
"Hay una cosa que quería preguntarte y quiero que pienses cuidadosamente antes de
contestar, ¿de acuerdo?" Laura asintió. "¿Por qué tan molesta por la idea de hacer el amor, que
la idea de ser gay? No parece muy consistente".

Las cejas oscuras se surcaron como Laura examinó la cuestión. "Siempre me haces parecer
más complicada de lo que en realidad soy. No tengo familia para aprobar o desaprobar mis
opciones y trato de no hacer suposiciones acerca de mí misma. Tú eres la primera persona en
la que he estado interesada... física, intelectualmente y todos los puntos intermedios... Para mí,
eso tiene una etiqueta parece bastante insignificante".

"Pero ¿qué pasa con el sexo?"

"Oh, eso". La sonrisa de Laura era una auto-burla. "La intimidad física sería la invasión final de
mi vida privada, ¿no te parece? Y tú misma lo dijiste, soy la persona introvertida clásica...
Añade eso a las tendencias de adicción al trabajo y una necesidad imperiosa de mantener el
control, y tienes la receta para eso... ¿cómo era que Lance me llamó? Ah, sí, una perra frígida
asexual".

Chris consideró la información con cuidado y se levantó. "No es una invasión si invitas a
alguien dentro".

La respiración de Laura era superficial como Chris se acercó. Apartando años de negación y
llegando provisionalmente a la mujer que quería más que a cualquier otra cosa en el mundo.

177
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Los ojos verdes nunca se apartaron de su mirada y preguntó en un murmullo: "¿Te vas a
quedar?"

Chris cerró los ojos con fuerza, dispuesta a llegar a alguna parte que no fuera arañando con
necesidad. "No lo haré". Laura dejó de respirar en el rechazo aparente y los ojos nublados por
la confusión. Entonces Chris continuó, con su voz baja y poco a poco seductora, "Cuando
hagamos el amor por primera vez, será cuando tengamos un montón de tiempo, no cuando las
dos tenemos que estar en el trabajo en cinco horas". Tomando la mano de Laura le besó la
palma, trazando un patrón con la lengua. "Sentirás cosas que nunca has sentido antes y te
preguntarás cómo has podido vivir sin eso". Chris se inclinó hacia delante dejando a un lado el
cuello de la blusa de Laura y le colocó una línea de besos a lo largo de la clavícula prominente
como la mujer más alta se estremeció. "Y me necesitarás de la forma en que te necesito
ahora". Una mano rozó un brazo musculoso para acariciar una mandíbula angulosa,
suavemente tocando, casi haciéndole cosquillas antes de deslizarse alrededor de la fuerte
columna elegante del cuello de Laura y tirando de su cabeza hasta casi tocar los labios. "Y me
querrás. Te va a doler quererme".

El beso fue invasivo y áspero, lleno de las promesas de sensaciones por venir y no haciendo
nada para disimular la emoción cruda que sentía la mujer más pequeña. Esto no fue una
exploración suave sino un acto de posesión, abrasador en su intensidad. Antes de que Laura
pudiera reaccionar, Chris se alejó, sustituyendo sus labios con los dedos suaves. Jadeando por
la falta de contacto como por la sobrecarga de sentimientos, Laura abrió la boca, pero no salió
nada.

"Shhh. Tenías razón sobre el Kool-Aid de uva. Te sienta un poco". Y con una sonrisa, Chris
salió del departamento, cerrando la puerta suavemente detrás de ella, dejando a Laura
balanceándose en medio de la sala de estar.

Maldita sea, ella es buena.

Chris dio el cáncamo un toque final utilizando un destornillador como palanca a través del
agujero grande. Descendiendo de la escalera miró a la mecedora del porche que estaba
instalando y trató de averiguar la mejor manera de colgarla. Era sábado, después de pasar la
mañana y parte de la tarde arbitrando pequeños juegos de béisbol de la liga, lo único que
quería hacer era sentarse en el porche y disfrutar de una cerveza. Chris vio el columpio cuando
se detuvo en Home Depot y no pudo resistirse.

"¿Te puedo ayudar con eso?" David, su vecino, se inclinó sobre la barandilla y le ofreció su
ayuda. "Tiene que estar al mismo nivel, lo sostendré mientras que conectas las cadenas".

"Te lo agradezco. Los parterres de Julie muy bien".

178
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Trabaja duro para eso". Él gruñó ligeramente mientras levantaba el columpio. "Este es uno
bueno, realmente vas a disfrutar de esto".

"Eso creo". Chris ajustó los ganchos, se bajó y retrocedió entrecerrando los ojos para ver si
estaba.

"Luce bien", dijo Dave y Chris sonrió al vecino que hablaba poco. "¿Puedo ofrecerte una
cerveza? Es lo menos que puedo hacer".

"No, tengo que hacer el fuego. Barbacoa por la noche". Ella lo vio deambular de nuevo a través
del patio, agradecida que ella se llevaba bien con la pareja de al lado y se preguntaba si habría
niños en cualquier lugar en el horizonte. Era un barrio tranquilo y Chris se sentía cómoda con
su casa y la calle que vivía. A sólo tres kilómetros de la estación, la ubicación era perfecta.

Chris oyó sonar el teléfono dentro de la casa y fue a abrir, el placer de escuchar la voz baja en
el otro extremo y sonriendo con el salto en su pecho. "¿Cómo jugaste?"

"Yo batee bien... hundí unos largos. ¿Hiciste algunos buenos juegos?"

"No, fue un poco difícil hoy. Algunos padres fueron bastante desagradables... se puso feo".

"Lo siento... Apuesto a que te sentirías mejor si te llevo algo de comer".

"Eso es un hecho, ¿qué tienes en mente?" Chris abrió la heladera y sacó una cerveza, torció la
tapa y le dio la vuelta a la basura.

"Peter me dijo acerca de este lugar de costillas que se supone que tienen verdadera barbacoa
de Texas. Tengo que ir por la estación para comprobar las escaletas, pero puedo agarrar algo y
estar en tu casa en una hora más o menos".

"Suena como un plan. Nos vemos en un rato". Chris colgó el teléfono y dejó escapar el aliento
que no se había dado cuenta de que estaba conteniendo. Será genial. Nos sentaremos en el
columpio y comeremos costillas. Voy a ponerme toda caliente y mojada, tomar una ducha
helada y quedarme despierta toda la noche. Sólo otro sábado por la noche en el show de Chris
y Kaz.

Estaba sentada en el columpio cuando el jeep se detuvo a una hora y media más tarde. Una
pierna estaba escondida debajo de ella y la otra se estaba moviendo hacia atrás y adelante. El
día cálido había dado paso a una oscuridad más fresca, y Chris inhaló el aroma a limpio de
principios de verano y del césped regado mientras observaba a la mujer alta caminar hacia ella
con varias bolsas que se añadieron al aroma que rodeaba el porche.

Mirar a Laura pasear se estaba convirtiendo en uno de los pasatiempos favoritos de la

179
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

culpabilidad de Chris. Eran pasos grandes que hablaban de una gracia animal inconsciente y
viendo las piernas largas comer la vereda, ella trataba de decidir si era el movimiento o el
paquete lo que lo hacía agradable. Ambos, todo, lo que sea. Chris sonrió mientras Laura se
acercó al porche, con los ojos verdes estrechándose especulativamente.

"¿Qué?" La Directora de Noticias preguntó con irritación de buen humor.

Chris negó con la cabeza, con la sonrisa todavía en su lugar. "Sólo miro". Los siempre
presentes pantalones cortos caqui exponían las largas y curtidas piernas, sandalias de cuero
muy gastadas, pero en lugar de un polo llevaba una camisa abotonada de vestir nítida del color
de sus ojos, con mangas largas empujadas más allá de sus codos.

"Esto es nuevo, me gusta". Laura bajó la alta figura abajo en el columpio y colocó las bolsas en
el porche cerca de sus pies. "Vestir de blanco, probablemente no es una buena idea cuando
vas a comer costillas a la parrilla".

"Siempre práctica". Chris pasó a enfrentar Laura, con el material blanco de gasa de la camisa
siguiendo el movimiento, la caída en olas a los holgados pantalones cortos de algodón blancos
y ofrecían atisbos de carne oro pálido. "¿Con qué me provocarás?"

Los burlones ojos verdes estaban fijos en Laura y la mujer oscura aspiró la incertidumbre en el
aire. ¿Seguimos hablando de alimentos? "Uh, ensalada de papa... Ensalada de col... Habas
creo". Se sentía desconectada de su cuerpo, con emociones tan poco familiares llenándola que
se preguntaba exactamente dónde estaba.

"Genial, voy a conseguir algo de beber". Chris se levantó y desapareció en la casa, dejando a
Laura en una bruma en el columpio que seguía en movimiento. Eres un desastre, Kaz. Dos
días de haber sido prácticamente ignorada por la reportera, sin conversaciones telefónicas y
sólo una invitación casual a ‘tal vez hacer algo el sábado’ le habían pasado factura. Treinta y
seis hoyos de golf habían ayudado, pero no mucho. Ella no estaba bromeando acerca de dolor.

"Tengo cerveza de raíz... Sin cafeína, ¿verdad?" Chris reapareció con una pila de servilletas y
dos botellas heladas marrones.

"Cerveza de raíz y costillas, casi podrías ser texana".

"Hey, te recuerdo los treinta de Tenesse que murieron en el Álamo... deberíamos ser texanos
honorarios de todos modos". Ella se sentó en el columpio y empezó a desenvolver en las
bolsas la barbacoa humeante. "Esto huele fabuloso". Los tenedores de plástico fueron
presentados y Chris se puso a alimentarse. El apetito de la mujer más pequeña era legendario
en la estación y Laura se sorprendía constantemente de la cantidad de comida que podía
tomar.

"No estás comiendo". Chris observó, lamiendo un poco de salsa de su pulgar.

180
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Claro que lo hago, pero mis hábitos alimenticios simplemente palidecen en comparación".
Continuaron la comida en agradable silencio, Laura tomando la suya y Chris devorando la de
ella.

"Va a tomar una semana conseguir sacar estas cosas fuera de mis manos". Ella utilizó una
servilleta para limpiar más salsa y tomó un sorbo de cerveza de raíz. "Pero lo vale".
Suspirando, arrugó lo último de basura y lo metió en una bolsa. "¿Qué vas a hacer mañana...?
Oh, déjame adivinar... Golf, golf y más golf".

"No soy nada sino predecible". El tono de Laura estaba seco. "El domingo significa softbol para
ti, supongo".

"Sep, estamos jugando con Canal 12". Ella puso un codo en la parte posterior en la media
vuelta y tomó un mechón de cabello oscuro para torcerlo alrededor de su dedo. "Puedes ir a
jugar también".

"Tal vez". Laura sintió el tirón y un hormigueo en los dedos de Chris rozando. "Yo eh, tengo que
practicar". Podía sentir ruborizar su piel como la mujer más pequeña se inclinó más cerca. Un
aroma exótico floral le hizo cosquillas en la nariz y cerró los ojos hasta la mitad.

"¿Por qué?" Chris preguntó mientras se deslizaba los dedos cuestionadores a través de una
fuerte mandíbula y luego abajo de la línea de la garganta de Laura.

"Debido a la mecánica de mi swing... tiene que ser… mantenida... Oh, demonios". Ella cedió a
la necesidad de sentir la boca de Chris debajo e inclinó la cabeza, trazando los labios con la
punta de la lengua y mendigando la entrada. El sabor y la sensación era cada vez más familiar,
la oleada de calor no lo era.

No voy a perder el control. Chris luchó y se aferró a un hilo de su salud mental como una
deliciosa dulzura corría por su cuerpo. Esto no es posible y no en un sólo un beso. Con una
brusquedad que hizo jadear, terminó y ella se quedó parpadeando ante los ojos azules.
"Nosotras... Qué... Eres peligrosa".

"Lo siento..." Laura tragó saliva.

Oh, Dios, otra vez no. Chris cerró los ojos ante el dolor.

"Esto es un poco público... ¿Podríamos entrar?" Laura estaba respirando pesadamente


mientras se ponía de pie y tiró de la mujer rubia de pie.

"¿En el interior?" Chris susurró. "¿Estás segura?"

Laura ingirió. "Oh, sí". Chris buscó detrás de su espalda y buscó con la manija de la puerta,

181
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

tropezando con el umbral como ella la abrió. Señaló a la mujer alta dentro y la envolvió en otro
beso y sus cuerpos se aplastaron juntos. Sus manos se movieron a hombros anchos y sintió
las manos moverse a través de su espalda, llegando debajo de la camisa floja, finalmente, en
contacto con la carne más íntima.

"¿Cama?" Chris dijo contra el lado de la boca de Laura.

"Ahora". Fue la respuesta como Laura se mudó a mordisquear suavemente en el cuello de la


mujer rubia. Ellas chocaron por las paredes de la sala todavía besándose, las manos
apresuradas de familiarizarse con el ambiente de una a la otra. Alejándose, Chris se quedó sin
aliento cuando finalmente cayó a través de la puerta del dormitorio.

De alguna manera llegaron a la cama y Chris empujó a Laura contra las almohadas, parando el
ritmo frenético con sus manos contra los hombros de la mujer alta. "Despacio... tenemos
tiempo".

"No sé cómo..." La vergüenza cruzó el rostro de Laura. "Todo esto es nuevo para mí". Ella dio
una media sonrisa tímida y Chris sintió que su corazón se hinchaba.

"Está bien, sólo agradable y despacio". Se inclinó para darle un beso en la palma de una
garganta curtida. "Tan lento como me sea posible". Desabrochó los dos primeros botones de la
camisa de Laura. "Durante el tiempo que pueda". Los labios siguieron el rastro de los botones
como fueron deshechos hasta el borde de los pantalones cortos de color caqui. Chris empujó la
tela a un lado, exponiendo la piel blanca cremosa que contrastaba con el bronceado de los
brazos de Laura. Chris se acomodó hasta que cubría la mayor parte del cuerpo de Laura con el
suyo y la miró a los ojos azules ardientes, sonriendo suavemente, "¿Qué quieres?"

El mundo se movió rápidamente para Chris como Laura agarró las caderas de la mujer más
pequeña y la hizo girar para que yaciera una al lado de la otra. Durante un tiempo, Laura no
respondió. Tocó la tela blanca de la blusa de la otra mujer, después de mirar a los ojos verdes
por permiso, comenzó a retirarla revelando una extensión dorada de piel suave. "Quiero que
me hagas sentir... todo".

Las manos ágiles de Chris procedieron a hacer precisamente eso. La ropa fue retirada y se
deslizaron carne contra carne, creando fricción que inflamaba los sentidos ya calentados.
Cuando Chris deslizó su rodilla entre los muslos de la mujer alta y siguió un toque insistente,
Laura se quedó sin aliento, luchando por respirar. No había suficiente aire. Un calor como nada
que jamás hubiera sentido antes comenzó a acurrucarse desde el centro de su cuerpo, ella se
arqueó hacia Chris, sus manos agarrando una espalda fuerte como una cabeza rubia se
acurrucó en su pecho.

Cuando su liberación se produjo, Laura no gritó, en su lugar luchaba por controlarse a través de
la explosión cegadora de la pasión, apretando su mandíbula como los temblores sacudían su

182
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

cuerpo estremeciéndose. Poco a poco, el mundo volvió a la normalidad y como Chris trató de
deslizarse, Laura le dio un ligero apretón. "No te vayas".

La mujer rubia la miró a los ojos azules inundados en pasión y sintió una oleada de algo tan
intenso que casi lloró. Ella me eligió a mí. Podría haber tenido a cualquiera en la tierra y ella
me eligió. "No voy a ir a ninguna parte", murmuró.

Laura miró hacia el techo y tragó. Así que es por esto todo el alboroto. Volviendo de nuevo a
Chris le dio una sonrisa torcida. "Nadie me dijo…" Susurró mientras una sonrisa complacida
extendió por el rostro de la joven. Un pensamiento se le ocurrió de repente a Laura y su frente
se arrugó en consternación. "¿Qué hay de ti? Puedo..."

"Sshhh, está bien". Besó la frente de Laura suavemente, alisando el flequillo oscuro.

"No, no lo está. Quiero que te sientas igual. Muéstrame cómo". Laura tomó la iniciativa,
dibujando con su dedo el centro del abdomen de Chris y observó el erizado de la superficie en
respuesta. Fascinada, se puso más aventurera como Chris jugó de instructora dispuesta a sus
exploraciones tentativas. La mujer rubia era todo músculo firme y gracia femenina, un
bronceado uniforme cubriendo su cuerpo y cuánto más Laura tocaba y probaba, más que
quería darle a Chris.

"Dime..." Laura entre dientes capturó lóbulo Chris entre los dientes.

"Estás… haciéndolo… bien... ¡Jesús, Kaz!" Desmesuradamente complacida, Laura sintió las
uñas bien cuidadas clavarse en su espalda mientras Chris se resistió contra ella, la respiración
sibilante con los dientes apretados. Jadeando ligeramente, sostuvo la mujer más pequeña
hasta los temblores pasaron, con la sensación de una envoltura de calma alrededor de las dos.
Reconociendo una paz desconocida, se volvió y ofreció otra parte de sí misma a Chris con una
sonrisa detrás de las palabras, "Supongo que puedes llamarme Laura".

Chris rió perezosamente. "Me gusta un poco Kaz para ocasiones especiales". Y sacó a Laura
en un profundo beso lento.

Con todos sus apetitos saciados, Chris se envolvió alrededor de la mujer más alta, los dedos
de una mano todavía ligeramente acariciando el hueco de la garganta de Laura. Se inclinó,
Laura contuvo el edredón para cubrirlas a las dos. La profunda respiración le dijo que Chris
estaba cerca a dormirse y ella apretó su agarre.

Estás en un gran problema. Una adicción por otra, ¿eh, Kaz?

Parte 8: Secuelas

183
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Para ser una mujer tan pequeña, Chris lograba ocupar una buena parte de su cama
matrimonial. Tumbada boca abajo con los brazos extendidos, ella reclamó la mayor parte del
espacio, dejando sólo una pequeña porción de espacio a un lado para que Laura durmiera, que
estuvo bien una vez que estaba dormida, la mujer alta no se movió mucho. Los sonidos
desconocidos y olores despertaron a Laura como la luz empezaba a llenar la sala y sintió los
pasos suaves de gato de Chris en el pie de la cama, que investigaba la extraña presencia en su
territorio.

Se deslizó fuera de la cama, desnuda e incómoda, encontró su camisa y se la puso antes de ir


al baño. Chris la vio salir con los ojos entornados, preguntándose qué era lo siguiente. Ir o
quedarte, te toca. Por favor, quédate. Observó el retorno Laura de pie en la puerta, sus manos
agarrando el marco y vacilantes antes rellenar de nuevo la cama, para deslizarse por debajo de
las sábanas. Chris sonrió cuando los sorprendidos ojos azules volvieron a encontrarse con los
suyos. "Te quedaste", dijo en voz baja.

Laura se lamió la incertidumbre con el labio inferior. "Yo... Buenos días".

Chris se puso de lado y tomó las manos de Laura en las suyas, entrelazando sus dedos juntos.
"¿Cómo estás?"

Haciendo una pausa un momento para hacer un balance, examinó la cuestión. "Me siento
bien".

Chris se acercó y le dio un beso en los labios carnosos, la textura áspera de la camisa de Laura
raspando sobre su piel desnuda mientras cerraba la distancia entre ellos. "Oh, estoy de
acuerdo... te sientes muy bien", murmuró.

Los nervios y la practicidad ganadas a lo largo de una sacudida repentina de excitación, Laura
dio voz a la pregunta que la había perseguido en su cerebro desde que se quedó dormido con
Chris envuelto alrededor de ella. "¿A dónde vamos desde aquí?"

"¿Tenemos que ir a alguna parte? ¿No podemos quedarnos aquí todo el día?" Chris murmuró
en un hombro cálido, sus dedos rozando el borde de las costillas de Laura debajo de la camisa
almidonada.

"Eso hace cosquillas... Tengo que practicar y tienes softball... los que estás haciendo... hace
difícil... pensar". Laura detuvo suavemente una mano viajando y se volvió, deslizando una
fuerte muslo a través de la mitad inferior del cuerpo de Chris. Poniéndose a un lado, frotó el
pulgar contra la mandíbula de la mujer más pequeña. "Tan suave, tan hermosa", susurró.
"¿Puedes sentir lo que me estás haciendo?"

"Sí". Los ojos verdes brillaban como joyas, sin esconder nada.

"Bien". Laura murmuró. "Cambiar turnos es jugar limpio". Ella inclinó la cabeza para capturar

184
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

los labios de Chris, fijándolos en plenitud, mientras sus manos comenzaron rondar sobre la piel
dorada. Tocó con reverencia desde los pechos a las costillas, a la cadera y más bajo, siguiendo
con los labios y la boca con ganas de probar todo. No es suficiente. Laura no podía controlar el
ligero temblor en sus manos mientras los movía de un punto a otro, atravesando la cintura de la
mujer rubia, sumergiendo sus pulgares en el pozo de su ombligo, y burlándose el hueco de su
cadera. Nunca será suficiente.

Jadeando por las sensaciones en descontrol, Chris llegó a Laura cuando ella se movió más
bajo y subió a la otra mujer, sus manos pidiendo misericordia en los brazos nervudos y los
hombros, como los espasmos la sacudieron de pies a cabeza.

Chris volvió a caer en la cama, respirando entrecortadamente mientras sentía las sábanas en la
transpiración de su cuerpo recalentado. "Para una primera vez, eres muy buena en esto", se
las arregló para sacar, cerrando los ojos ya que era demasiado esfuerzo mantenerlos abiertos.

"¿Pensabas que era la única que podía investigar?" Laura apoyó la mejilla en un abdomen
firme, viendo como algunas réplicas temblar por la superficie y se maravillaba que ella era la
que las había causado. "Así que... ¿no te decepcioné?"

Chris escuchó la incertidumbre en voz baja y se preguntó de nuevo sobre todas las
contradicciones. "Dios no, Laura". Ella enroscó los dedos de una mano por el cabello sedoso
oscuro que le hizo cosquillas en el vientre. "Es..." ¿Es qué? ¿Está más allá de cualquier cosa
que haya sentido antes? Dile eso y ella saldrá de aquí. "No tienes idea de lo que me has
hecho", dijo con asombro tranquilo. Y con eso, Chris se dio cuenta de que estaba enamorada y
que lo había estado durante bastante tiempo.

"No, en serio... me tengo que ir. Mi Jeep ha estado en tu entrada durante toda la noche". Laura
movió los pies en las sandalias y se levantó, metiendo su camisa en los pantalones arrugados.
No estoy escapando... sólo tengo que pensar. Si vamos a... Ah, tenemos que encontrar la
manera..." Se detuvo, frotándose las manos nerviosas por el cabello. "No me estás
escuchando".

"Sí, lo hago. ¿Qué tiene tu Jeep que ver con todo esto?" Chris se sentó contra la cabecera,
tirando de la sábana para protegerse del frío del aire acondicionado. Es entrañable, Chris
pensó, mirando la normalmente compuesta Directora de Noticias buscar a tientas alrededor de
los dormitorios en su recolección de ropa y vistiéndose con timidez torpe. Esta era la misma
mujer que podría acabar una discusión en sala de redacción con sólo una mirada, o hacer toser
a la corporación no uno, sino dos nuevos camiones en vivo de cien mil dólares.

"Maldita sea, Chris". Esta fue una mala señal, sin embargo, la mujer rubia pensó. Laura se
suele articular lo suficiente para no recurrir a maldecir, excepto cuando estaba muy perturbada.
"No pensé esto... Debería haber tenido más cuidado". Los ojos azules preocupados finalmente
miraron Chris. "No pensé en tener cuidado..."

185
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

La sensación de calor se evaporó bruscamente. "No te atrevas a decir que lo sientes". Chris
salió a toda prisa de la cama agarrando su bata y colocándosela casi enojada.

"No, no, no. No lo siento, yo solo..." Laura miró a Chris viendo su respiración en la tela de toalla
alrededor de su cintura, el daño evidente en la rigidez de los hombros. "Nunca he tenido una
vida privada antes. No sé cómo mantener una privada. Si esto sale a la estación, no podré
protegerte".

"Hemos hablado de eso".

"No, comentamos sobre eso". Laura se pasó la mano por la frente, deseando que las palabras
tuvieran sentido. ¿Cómo puedo hacer esto? ¿Cómo puedo manejar todo esto? ¿Cómo puedo
decir que tengo miedo por ella y de lo que podría pasar?

"No". Una mano pequeña tocó la muñeca de Laura, deteniendo el movimiento nervioso. "Estás
pensando de más de nuevo. Nadie está revisando mi entrada para ver quién se queda durante
la noche, por lo menos yo no lo creo. Vamos a ser discretas... el besuqueo en el porche en el
futuro está probablemente fuera". Chris tiró de la mujer alta cerca, poniendo su cabeza en el
hueco de su hombro, sintiendo aliviarse la tensión muy ligeramente mientras envolvía sus
brazos alrededor de una cintura estrecha. "Pero yo no voy a darles esto. Dime que no lo harás".

Laura cerró los ojos, frotándose la barbilla en el cabello dorado suave al sentir la preocupación
desvanecerse bajo la tranquila confianza de su amante. ¿Mi amante? Yo nunca pensé que
tendría uno de esos. "Está bien, no lo haré".

"¿Ves? Eso no fue difícil. Ahora ve jugar al golf, o lo que sea que haces cuando corres fuera de
mí".

"Yo no…"

"Si puedes". Chris la apartó con pesar. "Tengo algunas cosas para hacer antes de mi juego".
Tiempo para otro viaje a las jaulas de bateo. Colocando la mano en la parte baja de la espalda
de Laura, ella la empujó por el pasillo hasta la puerta principal. "Cualquier cosa que quieras
hacer más adelante, estoy en eso, sólo házmelo saber". Ella se puso de puntillas para
presionar un beso suave como pluma en la mandíbula de la mujer más alta, con la promesa a
sí misma para tomar un vistazo a este nuevo amor y examinarlo más adelante. En este
momento sólo podía dejarlo pasar.

De pie en la puerta de Chris, observó Laura saltar por los escalones y parar antes de girarse
alrededor y regresar. "¿Has olvidado algo?"

Una sonrisa torcida malvada se instaló en el rostro de la mujer alta y Chris levantó una ceja en
inquisición. "Voy a dejar fuera el golf si te saltas el softbol".

186
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Parece caer conmigo", dijo Chris arrastrando las palabras.

Los lunes apestan. Chris se puso de pie en medio de un campo de barro, con los pies
encerrados en botas de goma y se quedó mirando un artilugio de tubo de metal que fue objeto
de su historia, mientras que Jody intentó filmar de una manera que podría ser visualmente
atractivo. Los pozos contaminados no eran muy convincentes a menos que tuvieras que beber
de ellos, pensó Chris, entonces se reprendió a sí misma por su falta de compasión. Ella había
conseguido dos entrevistas y tenía suficiente para un paquete, pero no podía trabajar con
entusiasmo.

La lluvia llegó alrededor de la medianoche, a partir de aproximadamente el mismo momento en


el que Laura dejó los confines cálidos de la cama king size. La llovizna constante a juego con
su estado de ánimo inusualmente sombrío y felicitó a sus pensamientos problemáticos. Las
cosas son diferentes ahora. Los peligros inherentes de una relación jefa / empleada mezclados
con el despertar emocional de Laura ponían a Chris nerviosa. Muy nerviosa.

Más allá de una sombra de duda, Chris sabía lo que quería, el metro ochenta de músculos y
ojos azules para ella. Pero llegar del punto A al punto B iba a requerir más paciencia de la que
estaba segura que poseía. En la reunión de la mañana, la Directora de Noticias se había
retirado, casi gruñendo en respuesta a las preguntas de Keith y los productores, flexionando las
manos nerviosamente sin parar su movimiento y nunca mirando a los ojos de la reportera rubia.
Ella había tenido tiempo para pensar, Chris concluyó y ahora Laura estaba de vuelta tras los
muros de apuntalando sus defensas.

Chris inclinó la cabeza hacia atrás para mirar el cielo gris metálico y lamió la humedad de sus
labios mientras la lluvia seguía cayendo. Estoy poniéndome a mí misma para algún tipo de
daño. Romper mi corazón, desgarrar mi alma, no superará ese tipo de daño nunca.

"Lo tengo". Jody abrió la cámara del trípode y la sostuvo en una mano mientras que él pasó las
piernas cerradas con una sacudida. "Aquí, déjame ayudarte". Chris ofreció, sacudiendo su
melancolía y tomando la cámara. Era el primer día de Jody atrás como un filmador y la
periodista rubia se sentía un poco culpable de que él había conseguido ser pegado con un
perro a una historia. Empezaron a cruzar el campo, el grueso barro rojo chapoteando alrededor
de sus botas mientras se abrían camino de regreso a la calle de grava y a la unidad de prensa
estacionada allí. Después de retirarse lo más posible, dejaron las botas en la parte de atrás y
subieron. La radio de dos vías graznó con impaciencia y Jody tomó el auricular. "Sala de
Prensa de la unidad 2, ¿cuál es tu ETA17?"

Jody pulsó el interruptor, "Estamos pensando en unos treinta minutos".

"4.10". El camarógrafo torció la llave en el encendido, pero en lugar de que el motor arranque,

17 ETA: siglas de Estimated Time of Arrival, o tiempo estimado de arribo.

187
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

no hubo más que un lloriqueo como el coche que se negó. "Bueno, esto es una mierda", Jody
murmuró.

"Tenemos que enviar un remolque a Gilliam, la unidad 2 está muerta". Janie llamó a través de
la sala de redacción a Keith. Por un momento hubo pánico no disimulado en los ojos del jefe de
redacción. "¿Muerta o estrellada?"

Laura salió de su oficina como un tiro. "¿Alguien dijo estrellar?"

"¡Nadie dijo que se estrelló!" Janie negó con la cabeza, flequillo balanceándose de lado a lado.
"Jody no puede ponerlo en marcha... tenemos que enviar un remolque, llamé a Jimmy Watson,
que está cerca por lo que no debería tomar mucho tiempo".

Asintiendo con alivio, Laura volvió a su oficina, tragándose un remanente de miedo. Esto es
absurdo... fue una historia malditamente buena. Ella no es una niña. Los largos dedos arañaron
el cabello oscuro como se enfrentó a la ventana que daba al estudio. Tantos cambios. Ella dio
un bufido y cruzó los brazos. Se suponía que iba a ser más fácil, ¿no? Cuando se fue la noche
anterior, todo estaba bien. A continuación, la segundas preguntas comenzaron y sin poder
dormir, se paseaba el departamento obsesionándose con preguntas sin respuestas fáciles.

¿Qué diablos estoy haciendo?

¿Cómo puedo trabajar con ella?

¿Cómo tratarla en el trabajo?

¿Cómo va a tratarme?

¿Cómo podemos mantenerlo en privado?

¿Se dará cuenta de alguien?

¿Y cuándo podemos hacerlo de nuevo?

Con un suspiro Laura se volvió hacia su escritorio. Se suponía que debía almorzar con Art y los
abogados de la estación para repasar algunos casos pendientes y quería estar preparada. El
momento de esta reunión dejaba mucho que desear, ya la programación debería haber tomado
prioridad. Ah, bueno, yo podría estar en Gilliam en espera de un camión de remolque con
Chris. En ese momento, no sonaba tan mal.

La grúa llegando con retraso significaba que era casi las doce cuando Chris y Jody regresaron
a la estación. Jody corrió a cortar un VO, el vídeo en bruto para que el presentador le dé la voz

188
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

en off durante el noticiero del mediodía y Chris volvió a la sala de redacción dejando caer sus
botas llenas de barro junto a la puerta. En una especie de tregua extraña del día, Janie era el
único miembro del personal alrededor y Chris hizo un breve saludo mientras dejaba caer sus
cosas en el escritorio. Los mensajes se apilaban en su teclado y estaba hojeando cuando la
oficina del Director de Noticias se abrió y una pesadilla que Chris había esperado que nunca
sucediera comenzó a desarrollarse. Mirando hacia arriba, ella apretó los dientes, incapaz de
detener lo que venía. Sé que es gracioso.

Cuatro personas salieron de la oficina de Laura, pero la periodista tenía ojos para sólo dos de
ellos. Vieja amante, nuevo amor... ¿Cuáles son las posibilidades? Con mi suerte, bastante
buenas. La mujer sonreía a Art Dement con elegancia y sofisticación, envuelta en un traje de
seda crudo de color verde esmeralda. En tacones ella era casi tan alta como Laura, con largas
piernas bien formadas que parecían eternas y su cabello castaño rojizo barridos sin problemas
en un nudo en la base de un cuello aristocrático. Cualquier otra cosa que se hubiera quemado
entre ellas, Érica Lambert hacía sentir a Chris pequeña y torpe. Ella siempre lo había hecho.

"Steven, Érica, esta es Christine Hanson, una de nuestras presentadoras de las Seis". Art era
en un espectáculo de humor expansivo, feliz de tener al talento en aire alrededor para
impresionar a los visitantes. "Chris, este es Steven Poteet y Érica Lambert, ellos se encargan
de los asuntos legales de la estación". La reportera desenterró una sonrisa encantadora y la
encendió a pesar de que ella podía sentir cada gota de sangre drenada de su rostro. Vende
esto... No le des esa satisfacción. "Steven, es un placer... Érica, encantada de verte de nuevo".
Miró a la Directora de Noticias y explicó. "Entrevisté a la señora Lambert para una historia hace
un tiempo". La belleza de Érica era intachable, pero por primera vez, Chris pudo ver una dureza
que comenzaba a hacerse cargo de las miradas que se mantenían con tanto cuidado.

La elegante abogada se volvió una sonrisa burlona a Chris, con sus oscuros ojos
entrecerrados. "Presentar sin duda va contigo, Chrissy, te ves bien, aunque veo que todavía
vas pisando fuerte en el barro". Miró fijamente a las salpicaduras marrones secas en las
piernas de los pantalones de color azul oscuro de la reportera.

Chris dio una amplia sonrisa, cada pulgada de la presentadora tratando de cubrir un problema
técnico en el aire mientras miraba a su mundo girar fuera de control. "Parte del trabajo, ¿qué es
un poco de barro? Si me disculpan, tengo una historia para tratar. Encantada de conocerte,
Steven". Ella recogió su cuaderno y salió de la sala de redacción evitando los ojos azules que
la seguían inquisitivamente, concentrándose en llegar al pasillo sin desmoronarse.

Laura nunca había visto esos ojos verdes tan fríos antes. Si ella no hubiera visto el intercambio
por sí misma, nunca lo hubiera creído. Una realización incómoda se torció alrededor de su
intestino. Por Dios Kaz, eres pesada. Apuesto a que esto no es algo que hayas pensado. La
abogada se giró y la miró de manera uniforme por un segundo antes reír de algo que Art dijo y
Laura sabía con profunda convicción que esta mujer era una enemiga muy peligrosa. Casi
ausentemente, ella irrumpió en la conversación. "Tenemos reservas en mi club para las doce
treinta, deberíamos ir hacia allá".

189
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Sí, Steven, Kaz se ha clasificado para el Abierto de los Estado Unidos en Mississippi el
próximo mes, ha sido un gran impulso para las ventas... un beneficio inesperado". Art estaba
mostrándose de nuevo.

"Eres toda una atleta, señorita Kasdan". El tono de Érica era suave, careciendo de cualquier
calor.

"He trabajado duro para llegar a serlo. Art, ¿estaremos tomando el Lexus?" Y ella hizo un gesto
para que fuesen bajando las escaleras.

Chris usó una toalla de papel húmedo para limpiar el barro seco fuera de sus pantalones,
reconociendo la mordedura de humillación mientras cepillaba el material para limpiarlo. La
puerta se abrió y ella levantó la vista cuando Kate entró, luego se inclinó de nuevo a la tarea en
cuestión. La productora tocó el hombro de la mujer más pequeña en disculpa. "Cuando ella
entró, tú y Jody no habían vuelto todavía. Te habría advertido, pero sólo salí por un minuto...
Dios, Chris, lo siento".

"La mierda sucede". Ella tiró la toalla de papel a la basura y corrió agua para lavarse las
manos. "No tenía necesidad de verla", Chris murmuró. Ahora no.

"Sí, bueno, tienes problemas mayores si ella va a estar manejando las cosas legales de la
estación. Esta es la abogada que va asesorar sobre cuestiones de talento. Es una lata de
gusanos, Chris. Y estás muy expuesta aquí".

No tienes ni idea. Chris agarró dos puñados de cabello dorado pálido mientras consideraba la
cuestión. Érica podía hacer las cosas difíciles, pero sólo si podía conseguir algo. Porque esa es
de la forma en que funciona, ¿no? Todo el mundo utiliza todos los demás, ¿no? "No puedo
lidiar con esto ahora, Jody y yo tenemos que salir de nuevo". Ella colocó su cabello de nuevo
en orden y enderezó su blusa. "Gracias, Kate".

"¿Qué vas a hacer?"

"No hay nada que pueda hacer", Chris respondió honestamente. "Vamos a ver cómo juega".

La única ventaja que Laura tenía era que ella había hablado de Art de tener el almuerzo en
Northridge y era más que un poco reconfortante para estar en su propio terreno. Steven Poteet
era muy entretenido y era fácil ver por qué él era un abogado de éxito. Él orquestó la
conversación con facilidad, halagando al Gerente General y hablando con conocimiento de las
noticias y golf. No era tan grasa como algunos abogados que conocía, pero Laura estaba
segura que podría sostenerse en un tribunal de justicia.

190
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

En cuanto a Érica, había cierto encanto hipnótico de la mujer elegante. Ella giraba
seductoramente, preguntando, divertida, inteligente y con un sentido del humor irónico que la
Directora de Noticias pudo haber apreciado si ella no tuviera la horrible sensación que la
abogada y Chris tenían antecedentes. Los celos eran una emoción tan ajenos a ella como el
deseo físico lo había sido hace una semana y no apreciaba ampliar sus horizontes a este
nuevo estado hipersensible.

Los platos fueron quitados después de la excelente comida y Steven dispuso una carpeta,
tomando cuidadosamente a través de la media docena de casos pendientes y discutiendo
sobre dónde se encontraban. Fue increíblemente aburrido, e incluso los poderes de Laura de
concentración se extendieron hasta el punto de ruptura. Con el tiempo todo fue discutido,
disecado y cubierto. Steven empacó sus archivos de forma clara y reunió las notas que Érica
había tomado meticulosamente, colocándolas en un maletín antes de quitar varios tubos de
puros. "No hay exclusividad de damas exclusivos aquí, ¿les gustaría unirse a nosotros en el bar
de cigarros durante unos minutos?"

Laura sonrió ante la mentalidad de club de los chicos, pero antes de que pudiera responder,
Érica la interrumpió. "Si van a encender esos palos apestosos, voy a pasar. ¿Y tú Laura?"

"Llámame Kaz, y creo que me quedaré aquí también". Pensando que esto había sido el plan
desde el principio, ella vio cómo los hombres subieron las escaleras, luego se volvió hacia la
otra mujer. "¿Te apetece un café? Ellos hacen un buen cappuccino aquí".

"Voy a tomar un poco de café descafeinado". Laura hizo una seña a la camarera y la observó
mientras ella vertía desde un servicio de plata en la taza de Érica y luego cubrió la suya. La
abogada tomó un sorbo de líquido oscuro y estudió a la Directora de Noticias francamente. "No
eres para nada lo que esperaba".

"¿Y qué era eso?" Laura levantó una ceja.

"Una perra de cabeza caliente, si me perdonas. Tu reputación tuvo mucho que ver con eso, por
supuesto. Una mujer no llega a ser director de noticias en un mercado superior de diez sin
quebrar algunas cabezas, pero no esperaba que fueses una planificadora reflexiva, o alguien
tan joven".

¿A dónde está yendo? Laura sonrió firmemente "No eres tan vieja tampoco, ¿cuánto tiempo
has estado con Barnes y Poteet?"

"Ocho meses. Fue un buen paso para mí, tengo una oportunidad real para haceme socia.
¿Cuáles son tus planes? No puedo ver que tu estancia en Burkett Falls por siempre".

"Voy a servir a mis amos corporativos dondequiera que me quieran".

191
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Érica asintió, "Por lo menos durante tres años, hasta que tu nave entre. Me imagino que esta
es la mejor oferta que pudiste obtener después de Dallas".

Laura recordó en ese instante por qué no era una buena idea jugar juegos de palabras con un
abogado. "No veo por qué debería preocuparte en absoluto".

Érica cruzó las manos e inclinó la cabeza. "Me preocupa porque este es uno de mis mayores
clientes, mi éxito está ligado al éxito de la estación y por extensión al tuyo también. Es
importante que entiendas eso".

"Creo que lo has dejado claro", fue la respuesta seca.

"¿Qué tan bien conoces a Christine Hanson?"

La expresión de Laura se mantuvo neutral. "Creo que es la mejor periodista / presentadora en


el mercado. Sin duda el trabajo más difícil".

"Mmm". Érica asintió. "¿Eres consciente que lleva un poco de... equipaje?" Los ojos oscuros
brillaban con malas intenciones y Laura armó de valor su propia mirada al reconocer el tono
acusatorio que la discusión había tomado. ¿Equipaje? Sentada más derecha, la Directora de
Noticias decidió que Érica debería haber elegido una mejor palabra y un objetivo mejor.

"¿Equipaje?"

"Esto no es Dallas, Kaz, es mucho más conservador". Con su punto de hecho, Érica cruzó las
piernas y cruzó las manos.

"Ya veo". Laura se echó hacia atrás en su silla y juntó sus dedos. "Vamos al grano, ¿de
acuerdo? Eres abogada, déjame comentarte algo. Digamos que tengo una gran presentadora
cuyo perfil resulta ser gay. Como su supervisora y de acuerdo con su contrato, estoy consciente
de esto y no es un problema en la medida que a mí respecta. Pero supongamos que la sacan
fuera del aire por ninguna otra razón que mentes pequeñas y ella trae un poderoso abogado
para demandar hasta las medias de la estación por discriminación porque las calificaciones no
se veían afectadas en absoluto. Tal vez incluso fuese un caso de prueba y generaría exposición
a los medios nacionales. ¿Quieres estar al frente del equipo que intente resolver esa pesadilla
de relaciones públicas?" Los ojos de Laura se fueron de azules a blanco con furia controlada.
"Todo esto es hipotético, por supuesto. Si todos estamos atados al éxito de la estación, harías
bien en funcionar con el departamento de noticias y apegarte a mantenernos fuera de los
tribunales. ¿Cuánto de Willy-Simon sacaste de todos modos, Érica?"

"Oh, muy bien, Kaz. Corporación tenía razón acerca de ti". Otro sorbo de café y una sonrisa
alabando la percepción de la Directora de Noticias. "Sin duda eres una guardiana. ¿Es sólo el

192
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

dinero o algo más? ¿Qué ocurre en tres años, dejarás todo para ir a jugar al golf? ¿Cuál es el
problema?"

Laura sonrió con frialdad. "Mi trato, mi preocupación". Ella decidió presionar un punto más,
permitiendo que la ira burbujee, "Lo qué pasó entre tú y Chris es tu propio asunto personal".
Los ojos oscuros de Érica se estrecharon. Bingo, pensó Laura. "Si encuentro que tienes
cualquier influencia que tenga incidencia en los negocios en nombre de la estación, voy a hacer
todo lo que esté a mano para ver que WBFC termina su relación con Barnes y Poteet. ¿He sido
clara?"

La abogada levantó la barbilla. "Perfectamente. Estás caminando en una línea muy fina, señora
Kasdan, ora por no tropezar".

Laura apenas pudo llegar a la estación para el momento de estar violentamente enferma, las
arcadas continuaron incluso después no quedaba nada. Apoyando sus brazos contra las
paredes opuestas del cubículo, se colgó allí sabiendo que no era el enfrentamiento, era la idea
que ella era lo suficientemente como Érica para rechazar las similitudes. Le dijiste a Chris que
la sacarías del aire ¿recuerdas? Eso es sólo la forma en que el negocio va. ¿Por qué no le das
a Chris sus opciones? Lo único que importa es la estación, por eso. Érica quiere ser socia, ¿tú
qué quieres? ¿Vas realmente dejarlo en tres años si te hacen gerente general en Dallas, o es
el precio actual de tu alma en estos días? Tomaste el trato... tres años en el exilio en KDAL.
Ella no sabe que tienes otros planes. Eres tan retorcida como ella.

Se enderezó temblorosa y se empujó fuera de la cabina, enjuagando sus manos, cara y boca
con agua fría. La desconocida que le devolvió la mirada desde el espejo no guardaba parecido
con la mujer que recordaba el domingo. Esa Laura Kasdan había sido casi vertiginosa,
inundada de una felicidad que no había sobrevivido más allá de la puerta de la sala de
redacción. ¿Y ese es el problema real no es así? Ahora ya sabes lo que es sentir y lo que
pierdes cuando te vas. Se pasó una mano por la cara, soplando un aliento impaciente.

Chris y Érica... Ahora eso duele. Recordando a la forma en que el color desapareció del rostro
de la reportera rubio, Laura se frotó la palma de la mano a lo largo de su esternón, como si eso
pudiera aliviar el dolor en su pecho y consideró las implicaciones, dando rienda suelta a los
celos que hicieron su camino desde donde quiera que habían permanecido en estado latente
durante toda su vida. Todo lo que hicimos, Chris lo hizo con ella y probablemente algo más.
Érica sabría lo que estaba haciendo... En la misma cama... Lidia con eso. El panorama que se
presentaba era casi suficiente para que la Directora de Noticias empezara a lanzar de nuevo.

¡Suficiente! Con una fuerza de voluntad nacida de años de disciplina, sacudió la emoción
infractora. Son más de las cinco, ve a ver las noticias, que sería agradable si pudieras
contribuir con alguna parte del proceso actualmente. Al tirar de la puerta abierta, salió del baño
de chicas y se dirigió por el pasillo.

193
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Un noticiero de media hora es exactamente eso. Media hora de tiempo llenado con precisión.
Para aquellos que participan, no hay escapatoria, hasta pasados los treinta minutos. El tiempo
se medía por el relato de la historia, segmento por segmento e incluso con los cortes
comerciales que no eran más respiraciones antes de que el contenido continuara su curso.

Chris entornó los ojos y se recostó en su silla, aburrida y nerviosa. Kurt estaba haciendo su
segmento del tiempo y ella tenía tres minutos y medio de simplemente no existir hasta que lo
hiciera de nuevo, como rehén del poder del formato del elenco. Tom estaba marcando sus
guiones y practicando sus expresiones faciales, inclinando la cabeza con énfasis en silencio y
pronunciando las palabras a su paso. Durante un minuto Chris pensó que podría reírse de lo
absurdo de todo, entonces la voz en su oído tomó la palabra y tuvo que centrarse en conseguir
a través del final del espectáculo.

"Él es está envuelto, la cámara dos que está clara, consigue una toma cruzada sobre Chris,
cámara uno dame un tres golpes. Estamos en gráficos".

"Los libros escolares están muertos, control animal está muerto..." Kate leyó la lista de historias
que caía en ese momento. "Trece y catorce están muertos".

Charla, charla, girar y lee. El resto del noticiero se arrastró sin mayores problemas y con el
tiempo se fue a negro, Lisa despidió al grupo y se dirigió a la oficina de la Directora de Noticias,
liberando a los rehenes hasta que se reunieran para hacerlo todo de nuevo, a las Diez en
punto.

Laura se sentó a través del post-mortem, recostándose en su silla con las piernas largas
estiradas sobre una esquina del escritorio. Su barbilla descansaba entre el espacio de su
pulgar y el índice, apuntalada por un codo en el reposabrazos, pero la pose era engañosa ya
que no había un hueso relajado en su cuerpo. Ella guardó silencio y asintió brevemente cuando
la reunión llegó a su fin, dejándolos salir, mientras ella continuaba empollando.

"¿Vas a ir a casa, o simplemente meditarás oscuros pensamientos toda la noche?" Chris


estaba en la puerta, vacilante, con la cartera colgada del hombro. "Debe haber sido toda una
reunión". La oficina no era su primera opción como lugar para limpiar el aire, sino que tendría
que funcionar.

"Lo fue". Laura se pasó la lengua por los dientes cuidadosamente y suspiró. "¿Qué pasó esta
tarde?" Tomó una pila de hojas de color rosa de papel. "Tengo tres solicitudes de reparación
firmado por ti y un borrador reclamo de un trabajador de San José. Yo estuve fuera ¿por qué?
¿Cinco horas? Estabas ocupada".

"Ah, eso". Chris se encogió de hombros con tristeza. "Se me cayó la cámara de Jody, está bien
sin embargo, sólo un circuito. El tablero de audio en la cabina se frió mientras estaba cortando

194
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

mi paquete... Eso tomará un poco más de tiempo para arreglarlo y de verdad siendo lo del
cambión en vivo, pero que no es mi culpa".

"¿El camión en vivo?" Laura forzó hacia abajo otra oleada de ansiedad.

"Um, sí. Jason raspó parte de la antena en una saliente baja en el granero con el coche del
sheriff. Debería haber tenido suficiente espacio, pero la puerta del garaje está un poco baja.
Firmé la solicitud de reparación porque él llevó a Jody al hospital ya que no estoy autorizada a
conducir vehículos de la estación".

"¿Jody fue al hospital?" El dolor en su estómago estaba empeorando.

"Estábamos preparando una presentación y había una abeja. Quiero decir que era sólo una
pequeña abeja o algo así, de todos modos traté de espantarla, pero picó a Jody y él es
alérgico..." Se fue apagando pasándose una mano por el cabello y haciendo muecas. "No es un
día especialmente bueno".

No, no lo era. "Se te olvidó mencionar la parte de tu nueva novia almorzando con tu antigua
novia". Laura tuvo cuidado de no acusar, sólo era una declaración de hecho, pero el músculo
apretado en su mandíbula la delató.

"Bueno, eso también. A veces es una mierda ser yo". Chris podía sentir el calor de la vergüenza
en su cuello y miró hacia otro lado, pensando en el daño infligido a las dos.

Con su rostro impasible, Laura sacó sus largas piernas de la mesa y se puso de pie, apagando
el monitor de la computadora. Con la decisión en contra de llevar cualquier trabajo a su
domicilio, dejó el maletín en la esquina y salió de detrás del escritorio. "Vamos a mi casa", dijo
casi con una mano apagada. "Creo que nos haré algo de comer y hablaremos".

Chris casi podía ver un rayo de luz sobre un paisaje de otro modo sombrío. "Perdona mi
sorpresa, ¿pero cocinas?"

"He estado comiendo desde hace años, alguien tiene que hacerlo". Laura siguió a la mujer
rubia fuera de la oficina y cerró la puerta detrás de ella.

Chris se quedó en la heladera de Laura con asombro estupefacto. No había ninguna comida en
absoluto, sino que todo tipo de bebidas parecía estar representadas, a excepción de las latas
rojas y blancas amadas de su jefa de Coca. Botellas, latas y jarras de líquido ocupaban todo el
espacio disponible en los tres estantes. Desconcertada, ella robó una mirada a la mujer que
estaba salteando trozos de pollo y su boca se torció en una sonrisa. "¿Tienes un problema con
la bebida?"

Laura se rió en voz baja. "Ah, mi secreto está fuera. Tanto golf como juego, corro el riesgo de

195
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

deshidratación, así que tengo que beber mucho. Desde que estoy fuera de la Coca-Cola, estoy
tratando un montón de otras cosas".

"Pero no hay comida aquí". Chris tomó una conjetura, sacó una jarra y se felicitó a sí misma en
su selección mientras servía el té en un vaso de hielo.

"Odio decírtelo, pero vas a morir de sed antes de morir de hambre. Sólo llámame preparada".
El pollo chisporroteaba mientras agitaba y Laura bajó el fuego. Se sacudió un poco cuando
sintió la barbilla de Chris en su hombro, mirando a escondidas sobre la selección de la cocción
de alimentos en la cocina. "¿Así que, qué estamos teniendo?"

"Uh, fettuccini de pollo. Una de dos, sin hacer tres, contando el macarrón de Kraft y el queso
que puedo cocinar".

"Huele bien".

"No me he envenenado a mí misma aún". Ella batió la salsa para que espese, con cuidado de
no dejar que se pegue y luego lo quitó del quemador. Como con todo lo demás que hacía,
Laura era eficiente en la cocina. Todos los utensilios sucios se lavaron y colocaron en el
fregadero mientras metódicamente preparaba la comida y limpiaba mientras avanzaba. La
pasta se coló y distribuyó en dos platos, a continuación, el pollo, seguido por la salsa. "Ve
delante y siéntate. Tengo un poco de pan también". Dejó todo lo que necesitaban y Chris vio el
solitario silencio de nuevo, espartano, incluso en forma entretenida.

Chris se acomodó en uno de los taburetes y tomó un tenedor. "Esto es fabuloso. ¿Quién
sabía?"

"Quién en verdad". ¿Cuándo nos convertimos en formales? Su bebida preferida de esta noche
era una especie de limonada embotellada y Laura la sacudió antes de romper el sello con un
pop. Sentándose frente a Chris, ella tomó una rebanada de pan y empezó a comer, pero la
mayor parte sólo empujó la comida alrededor de su plato.

Finalmente, Chris no podría soportarlo. "¿Cómo lo supiste?" La pregunta fue hecha en voz baja
y con temor. Cuando los ojos azules se encontraron con los de ella, la expresión era irónica.

"Vamos a decir que ninguna de ustedes tiene cara de póquer y de regreso a mi oficina no me
corregiste".

"Oh", Chris respondió, pensando que al parecer no había fin a la humillación que la abogada
iba a causarle. "¿Que dijo ella?"

La sonrisa de Laura era apretada y sin sentido del humor. "Bueno, una vez que los hombres
desaparecieron en el bar de cigarros, ella sacó el tema y me amenazó... La amenacé de vuelta

196
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

y nos pusimos de acuerdo para no ser amigas. Aparte de eso fue una mujer encantadora y bien
aguda".

Miserable, Chris apartó el plato y se tapó la boca con una mano. "¿Qué sigue entonces, estoy
fuera del aire?"

"No, no voy a sacarte del aire. Triunfé sobre ella".

"¿Tú qué? ¿Triunfaste sobre ella?"

"Sí". Con una sonrisa satisfecha, Laura dio la vuelta al otro lado de la barra y empujó a Chris a
sus pies. "Me acordé que una mujer no llega a ser una directora de noticias en un mercado
superior de diez sin romper algunas cabezas, así que empecé a moverme. Presenté un posible
escenario que incluía una demanda, un montón de publicidad y otras cosas, ella retrocedió.
Creo que sólo estaba tratando de hacer las cosas difíciles para ti. No creo que Steve sepa nada
o estuviera presionando ya que no tuve una citación de Art". Hizo una pausa, teniendo en
cuenta las consecuencias de lo que iba a decir a continuación. "¿Recuerdas cuando te dije que
te sacaría fuera del aire? Si eso llega a suceder, entonces tienes opciones. Opciones legales.
En este momento nadie sabe o le importa, así que sólo mantenemos el statu quo". Laura rozó
suavemente con el pulgar para quitar la humedad de debajo de los ojos de Chris.

"¿Eso es todo?"

"Sólo esperamos el libro, Chris. Vamos, todos vivimos y morimos por esos números. Vamos a
tener el estudio de mercado realizado a finales del mes también. Si estoy en lo correcto y
hemos hecho nuestro trabajo, no habrá nada de qué preocuparse".

"¿Y si te equivocas?" Chris enredó una mano en la abertura de la camisa de Laura antes de
mirar y sentir un nudo en la garganta cuando vio la amarga sonrisa.

"Probablemente habrá un gran cambio de gestión antes de noviembre. Yo me habré ido junto
con Art, Elly y Mark el Gerente General de Ventas".

"¿Sólo así?"

"Sólo así. Nunca cargues más en una estación de televisión de lo puedes llevar en una sola
caja y corriendo". Laura sintió la carcajada en su hombro y respiró. "Entonces, ¿la amaste? No,
espera, no tienes que responder. Eso fue muy presuntuoso de mi parte".

"¿Por qué presuntuoso?"

"Porque... ¿es tu pasado no el mío? No, no debe hacer ninguna diferencia. No... ¿Porque no
importa?" Laura no era ni siquiera consciente que estaba pensando en voz alta, a continuación,

197
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

los ojos azules se rompieron enfáticamente. "¡Joder, sí que importa!" Incapaz y poco dispuesta
a explicar nada más que eso, ella dio un medio encogimiento de hombros. "¿Y a ti?"

Chris sonrió, intrigada por el laberíntico proceso de pensamiento de la Directora de Noticias, a


continuación, a regañadientes se apartó de la comodidad del cuerpo de la mujer más alta.
Tratando como ella podía, las únicas emociones que podía asociar con Érica eran humillación e
ira, palidecían en insignificancia en contra de lo que sentía por Laura. "No, yo nunca lo hice".

"Así que..." Respondió su pregunta, Laura no tenía idea de qué hacer a continuación. Se apoyó
en el mostrador, cruzando los brazos. "¿Qué pasó?"

Chris se movía lentamente hacia el sofá, con calma teniendo en cuenta lo mucho que debía
contar. Érica no había sido sólo un error personal, había sido un error profesional, así y los
paralelismos entre entonces y ahora eran desconcertantes. Al menos tú eres estable. "Era
estúpida y me quemé". Descendiendo sobre el sofá, metió las piernas debajo de ella y
consideró cómo empezar. "Tuvimos un incidente". Hizo una pausa, tirando de un lóbulo de su
oreja nerviosa. "Hace aproximadamente nueve meses, un sospechoso en custodia de la policía
de Burkett Falls fue golpeado bastante mal. El hombre dijo que fue uno de los agentes que lo
detuvo y cuando comenzaron la investigación, se encontraron con otro oficial que retrocedió a
la historia del sospechoso".

Laura se quedó en silencio, preguntándose qué hacía una con la otra.

"Jerry me hizo trabajar con el policía que golpeó entonces, por lo que estaba haciendo
verificaciones de antecedentes de los oficiales involucrados. Me enteré de algunas cosas en la
policía que se suponía iba a testificar contra el funcionario acusado de la golpiza, y yo..." Chris
negó con la cabeza ligeramente ante el amargo recuerdo. "Tiré mi boca con Érica. Ella le dio la
información al jefe del equipo de la defensa del oficial y ellos le dijeron que al testigo de
retractarse".

Chris alzó los ojos y se llenaron de disgusto. "Ya ves, el testigo tenía un chico por amante y él
era el yerno de uno de los concejales de la ciudad. Le dijeron que si él daba testimonio, todo
saldría, por lo que se acobardó y el policía corrupto salió".

"¿Qué pasa con Érica?"

Chris resopló. "Érica recibió una oferta de la empresa que manejaba la defensa del policía...
Barnes y Poteet". Sus labios temblaron al ver la expresión de sorpresa de Laura. "Ella llegó a
un acuerdo con la información que suministré y no creo que hubiera un problema con eso".

Laura no podía pensar en una sola cosa que decir.

"Verás, ella me dijo que todo el mundo usa todo el mundo y tenía que conseguir lo suyo antes
que hubiera acabado todo. Hubiera sido de mala calidad que informara sobre el asunto de ese

198
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

tipo, así no diríamos nada. Fue sólo una conversación con alguien que pensé que podía confiar
porque estábamos... bueno, ya sabes..." Chris dejó escapar un suspiro. "Así que de todos
modos, no hablo más de mis historias fuera de la sala de redacción".

"Dios, Chris, pensé que sería algo tan simple como que ella te dejó".

Eso hizo una breve carcajada. "Hey, es de mí que estamos hablando. Nada es sencillo". Laura
no se había movido de su posición contra el mostrador y la distancia entre ellas parecía estar
creciendo. Chris miró hacia abajo, estudiando un patrón en la alfombra. "¿Cómo te asusté con
eso?"

"De manera significativa".

"Bueno, lo que te molesta más, ¿es el hecho que quitaron a un policía corrupto, o que
comprometí una historia?"

Laura se estremeció, sin querer sonar ingenua, pero sabiendo que lo haría. "Ah, el hecho de
que tú y Érica eran... cercanas".

Chris levantó la cabeza con la comprensión de que Laura no era su jefa en este momento, no
se ocupaba de una historia, no era más que una amante celosa, bailando alrededor de un tema
incómodo. "¿En serio?" Era extrañamente halagador.

Laura dejó caer las manos, exasperada con ella misma. "No tengo gran experiencia para
aprovechar, sólo puedo confiar en lo que siento en este momento". La admisión fue vergonzosa
y se quebró los nudillos nerviosamente.

"¿Podrías dejar eso y sentarte?"

Gruñendo, Laura dejó caer su cuerpo en los cojines en el otro extremo del sofá y apoyando la
cabeza en un puño. "Si fuera honesta, diría que me alegro que una de nosotras sabe lo que
estamos haciendo, sobre todo porque yo cosecho los beneficios de tu experiencia... por así
decirlo. Simplemente no quería ir a eso hoy". Ella arqueó una ceja a Chris. "Y ella estaba muy
falsa también. Apuesto a que el traje ese cuesta lo que yo gano en un mes".

Chris se rió y ella acercó más a Laura, deslizándose a descansar la cabeza entre el cuello y un
hombro fuerte. "Fue un día difícil para ti".

"Sí, bueno, por lo menos no envié a un filmador al hospital". Contenida, Laura acarició la
cabeza rubia escondida junto a su barbilla.

"A riesgo de sonar como una puta total, permíteme decir que el día pasado mañana siempre es
peor".

199
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Eso sería tu experiencia hablando?" Laura sintió a Chris reír contra su pecho.

"See. ¿Quieres ir a cosechar algunos beneficios?"

Parte 9: Puentes sin interrupciones

El jueves a la medianoche el tiempo de barrido de mayo terminó con un gemido apenas audible
del público televidente. Para los mercados medidos más grandes, los resultados completos
serían conocidos el día siguiente. Los ganadores y perdedores pasarían los próximos meses
decidiendo cómo hacer que el número trabaje en su beneficio, porque siempre había una
vuelta. Para los medianos y pequeños mercados, sería una semana más o menos antes de que
tuvieran el libro en sus manos. Neilson, el dios de la televisión, vigilado su poder sobre el
sistema de calificaciones con celos y veneno, sirviendo a los medios para la destrucción de una
estación ante una cuota de suscripción considerable y en su propio horario.

Al menos eso es lo que pensaba Laura.

Nunca había tenido que esperar un libro. En Dallas se mantenían con las pernoctaciones y
podrían hacer ajustes sobre la marcha. Si algo no funcionaba una noche, podían ver los
números e ir de allí. En un mercado diario, no había segundas oportunidades, los espectadores
volvían a los diarios al final del mes y los resultados llegaban después de que se jugaba el
juego. No había vuelta atrás.

Laura abrió la puerta de la heladera con la luz iluminando la cocina a oscuras y bebió de una
botella grande de jugo de naranja. Su vigilia por pasar los barridos le dio más de una
incapacidad para dormir que una necesidad por ver el período de calificaciones hasta el final
amargo y mientras que la sensación de alivio era bienvenida, no curaría su insomnio. Empujar
tres días hasta la meta había sido duro para todos en la sala de redacción y volver a su juego
de golf descuidado había añadido esfuerzo. El Open estaba a una semana de distancia y Laura
se sentía con menos confianza.

Demasiadas distracciones... está bien, sólo una distracción. El enfocarse nunca había sido un
problema. Ahora parecía como si tuviera la capacidad de atención de un mosquito, pero la
necesidad a su máximo, le molestaba las ansias de estar cerca de la periodista rubia tanto que
le estaba dando ataques. Vamos, que debería haber esperado esto, todo es nuevo, es
fabuloso, divertido y todo eso, pero no puedes quitarla de tu vida... no puedes.

Laura cerró la puerta, extinguiendo la luz, luego sintió su camino de regreso a la habitación,
doblando sus hombros mientras fue y sintiendo el pop familiar. Exageré hoy, creo. Ella se había
levantado temprano para practicar, practicado en el almuerzo, después golpeando de nuevo
tras el trabajo. Laura sabía que había una diferencia entre conseguir en una muesca y hacer
una rutina, pero no podía evitar sentir que había algo en su swing que no estaba del todo bien.

200
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Sólo tienes que jugar. El caminar ayuda, tal vez podrías ir un poco más tarde en la mañana...
Keith puede manejar las cosas por una hora o algo así, va a ser justo lo que necesitas.
Habiéndose establecido una cura para su inquietud, Laura se metió en la cama atrapando un
ligero aroma floral que sabía no era suyo. Con un gemido que ella se dejó caer sobre su
espalda, un brazo arrojado sobre sus ojos y esperaba tener un poco de sueño, tal vez dormir
abrazada y estar en manos de alguien se estaba volviendo tan necesario como el aire.

Golf.

Chris maldijo al juego y a todos los que jugaban, sobre todo a los directores de noticias de ojos
azules con demencia que podrían parecer girar sus emociones y apagarse a voluntad. Ella
apretó los dientes con frustración mientras hacía clic en la lista de historias en el cable de AP 18,
su atención dividida entre el ordenador y la puerta de la sala de redacción. Laura había enviado
un mensaje a Keith para decirle que estaría en torno a diez y no eran las nueve todavía, así
que no tenía sentido estudiar la puerta cada treinta segundos, pero Chris lo comprobó de nuevo
de todos modos.

Chris siempre sabía con certeza clara que cuando finalmente se enamorase sería una buena
caída y por lo que las cosas iban con Laura, el impacto fue una sacudida por decir menos.

En los tres días de que lo que Chris estaba empezando a llamar ‘el lunes de Érica’, Laura no
había hecho otra cosa que liderar a la manada por la sala de prensa y practicar golf. Ella no era
fría o distante, sólo iba impulsada, como si nada era más importante que pasar a través de ésta
semana. Por primera vez, Chris vio la máquina en acción y entendía cómo a los veinte ocho
años pudo convertirse en una directora de noticias en un mercado superior. La echo de
menos... Lo entiendo, pero todavía la echo de menos. No llamadas telefónicas, ni cenas,
simplemente interés y apoyo, luego a la práctica tan pronto como termina las Seis. Los libros
ahora, ¿cambian algo? ¿O está todo en suspenso hasta que vuelva de Mississippi?

Ella estaba recogiendo sus notas para la reunión de mañana, cuando una pila de revistas
atadas juntas en un paquete aterrizó en el suelo cerca de su escritorio y levantó la vista hacia la
sonrisa pícara de Danny Rendally. "Hey, Chrissy, ¿quieres algo de diversión?"

Fue una buena ronda y Laura dejó un poco la arrogancia atrás mientras tomaba las escaleras
de dos en dos hasta la sala de redacción. Tenía el cabello todavía húmedo por la ducha
apresurada en el club y ella volteó el largo oscuro como abrió la puerta. Estaba bastante
ocupado, la mayoría de los reporteros estaban en la creación de entrevistas y sesiones de
chismes del día telefónicos. Janie estaba ocupada llenando el tablero misiones y mientras
caminaba por el escritorio, Keith le entregó el correo. "Buenas... ¿buen juego?"

18 AP: Associated Press.

201
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Bastante bien, lo necesitaba", dijo lacónicamente, hojeando los sobres y revistas mientras
continuaba a su oficina. "¿Algún problema?"

"Todo está bien hasta el momento".

"Excelente". Aún distraída por el correo, sacó las llaves de su bolsillo para abrir la puerta y se
congeló. "¿Qué demonios?" Decenas de portadas de la revista City Lights empapelaban la
puerta de la oficina y las múltiples imágenes de tres directores de noticias le devolvieron la
mirada en una perspectiva aérea rara. Una ceja levantada mientras consideraba a los posibles
sospechosos. "Señor Rendally", ella llamó dulcemente en la esquina de la sala de redacción,
"¿Cuánto tiempo te llevó eso?" Hubo un momento de silencio y luego la risa comenzó.

El reportero se asomó por detrás de su monitor de la computadora, "¿Por qué asumes de


inmediato que fui yo? Alguien más..."

"Alguien más no habría dejado a su dispensador de cinta atrás". Laura tomó el accesorio de
escritorio infractor de la estantería al lado de la puerta y lo arrojó al otro lado de la sala
sonriendo ante su malestar. "Como castigo, tomarás mi lugar en la Feria de la Escuela Harrison
en la carrera del lunes".

'Oh, vamos... no la Feria", él salió de detrás de su escritorio, "Chris ayudó..."

"Oh, una confesión y un cómplice. Pueden ir a ambos".

"Rendally, soplón", Chris acusó. Laura se rió entre dientes mientras abría la puerta. Como ella
arrojó el correo abajo en su escritorio, de repente se le ocurrió que algo como la pequeña
broma de Rendally nunca habría sucedido en Dallas, nadie se hubiera atrevido. Se sentó
detrás del escritorio y se preguntó qué había cambiado. Yo. He cambiado. En Dallas había sido
una lucha de todos los días para demostrar que ella era lo suficientemente inteligente, lo
suficientemente buena y lo suficientemente despiadada para ejecutar las operaciones de
prensa en KDAL. En Burkett Falls, nadie cuestionaba si estaba calificada, sólo querían ver si un
rayo podría golpear dos veces.

"Creo que se ve bien". Elly Michaels estaba en la puerta admirando la obra de Rendally y
sosteniendo un ejemplar de la revista. En la foto, los dos hombres que estaban mirando hacia
la lente, Laura estaba a la izquierda, mirando un poco fuera de cámara, con una mano en el
bolsillo de su chaqueta desabrochada por un lado. El cabello oscuro soplado en hebras de su
rostro, acentuando sus rasgos. Ella daba toda la apariencia de ser una exótica belleza, distante
e intocable. "A pesar que Jack se ve así, olía algo realmente desagradable y Lance tiene que
mueca encantadora, te ves muy bonita..."

Laura resopló por vergüenza. "Bueno, es casi un material de arriba y no nos hace mucho bien
al día siguiente que las redadas terminan".

202
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Sí, el momento es una mierda, pero cualquier publicidad es buena publicidad".

"¿Sabías acerca de la portada?"

"Claro, vi las pruebas". Elly sonrió, no sin amabilidad. "Te expusieron, ¿eh?" Ella asintió con la
cabeza al ver la expresión impasible en el rostro de la Directora de Noticias. "Diría que lo
siento, pero un regalo de promoción es un regalo de promoción".

"Podrías habérmelo dicho".

"Podría". Elly restregó la mano por su cabello y Laura ociosamente pensó que era un poco
demasiado temprano en el día para que estuviera erizada. "Pero no lo hice. Si no estaría en
contra de las normas de la USGA19 para aficionados, me gustaría fijarte con nuestro logotipo de
la próxima semana".

"Lo chequeaste".

"Por supuesto. El departamento de promoción es una agencia de publicidad y la estación es mi


cliente. Mi único cliente. No me hago ilusiones sobre lo que vaya a pasarme si el libro de mayo
es una mierda". Sin excusas o culpas de Elly, confirmaron lo que Laura ya sabía y ella asintió
con la cabeza en la comprensión.

"Cualquiera que sea el número que manejes, Kaz. Es como que no olvidarás eso". Elly sonrió
amargamente y pasó a Keith en la puerta al salir de la oficina.

Durante un minuto, Laura permaneció inmóvil mientras observaba cuidadosamente su


privacidad resguardada deslizarse lejos dentro del ámbito de un sistema publicitario. Su cabeza
estaba empezando a dolerle y miró a Keith. "¿Te asegurarse que todo el mundo esté aquí para
los dos y media? Tenemos que hacer una pequeña reunión del personal del barrido y bien
podríamos hacerlo ahora, ya que estoy fuera la próxima semana". Laura echó la mitad del
correo a la basura y comenzó a clasificar a través de la acumulación de papel sobre su
escritorio. "¿Alguna otra cosa?" Le preguntó Keith ya que no hizo ademán de irse.

"Sobre la próxima semana, el Abierto... ¿cómo cubrir eso?"

"Nosotros no lo haremos".

"Oh, vamos, Kaz, Tupelo está sólo tres horas y media de distancia... Estás en el Abierto, por el
amor de Dios".

Laura arrojó más papel en la lima redonda: "Está bien, solo una publicidad en deportes".

19 USGA: Asociación de Golf de Estados Unidos.

203
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Si haces un movimiento, necesitamos a alguien allí para cubrirlo". Él cambió su peso de un pie
al otro.

Laura dejó lo que estaba haciendo y suspiró. "Keith, probablemente ni siquiera haga el corte..."

Fueron interrumpidos por Chris tocando en la puerta. "¿Le preguntaste?"

Las cejas de Laura bajaron en irritación, "¿Preguntarme qué?"

Gira, gira. "Chris tenía una idea de cómo podríamos cubrirlo sin hacerte el evento principal,
básicamente, hacer del Open una historia con un seguimiento con informe especial sobre el
Título IX. Podríamos mostrar cómo estas mujeres se han beneficiado del creciente número de
becas deportivas que se ofrecen a las mujeres para igualar el número ofrecidos a sus
homólogos masculinos..."

Chris tomó el terreno de juego de esa historia: "Y ya que el Abierto tendrá jugadores
aficionados de varias universidades que están allí con becas, parece como una buena
oportunidad", el entusiasmo de Chris se embotó un poco al ver la expresión en el rostro de la
Directora de Noticias. "De esta forma estamos, si pasa algo interesante allí... o no", terminó.

Laura se echó hacia atrás en su silla, con un toque de exasperación. "¿Se le ha ocurrido a
alguien que se trata de mis vacaciones de las que estamos hablando? No es una función de la
estación y no es una oportunidad de promoción. No quiero un séquito y seguro que no quiero
ser puesta en exhibición".

"Sí, pero si estás allí lo hará nuestra historia, ¿y no estás siempre diciendo que nunca nos
damos por vencidos en la propiedad de una historia?" Chris sabía que la tenía y resistió las
ganas de sonreír. Laura consideró a la periodista rubia con los ojos entrecerrados, sus dedos
tamborileando en sus brazos y pensó que había sido cocinada en su propio jugo. Apartando la
mirada, dejó escapar un suspiro irritado. "Muy bien, Keith, ponlo para el jueves-viernes, aunque
no sé donde encontrarás una habitación de hotel para un reportero y un filmador a estas
alturas".

Keith hizo un pequeño rebote de victoria y alzó el puño antes de que él se girara para salir de la
oficina, pero la voz de Laura lo detuvo. "¿Y, Keith? No te metas en mi pelo... Son mis
vacaciones".

"Claro, Kaz". Y con una sonrisa, había ido dejando a Chris atrás.

"Cierra la puerta", Laura solicitó y la periodista cumplió, devolviendo la mirada de Laura


uniformemente, ni una sola vez rompiendo el contacto visual. "¿Por qué quieres hacer esto?"
La Directora de Noticias hizo la pregunta en voz baja.

204
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Para Chris la respuesta era fácil. "Quiero estar allí contigo y para ti. Seguramente eso no es tan
difícil de entender". Tragó en contra de la necesidad de tocar a la otra mujer, en lugar de eso se
deslizó sus manos en los bolsillos de su chaqueta. "¿Va a molestarte si estoy allí?"

La boca de Laura quedó repentinamente seca. "Yo... siento lo de los últimos días, mereces algo
mejor que ser ignorada".

"¿Es eso lo que estabas haciendo? Pensé que estabas trabajando como loca". Chris se mordió
el labio inferior y volvió a preguntar. "¿Te molesta si estoy allí?"

Laura dudó por un momento con la frente arrugada, pensativa. "Me gustaría que me veas jugar.
Supongo que suena arrogante".

"¿Tú? ¿Arrogante?" La reportera rubia podía levantar una ceja también.

"El sarcasmo no te queda".

Chris bajó la cabeza y ocultó una sonrisa. "El acuerdo era que hacemos esto a tu velocidad y lo
mantenemos fuera de la sala de redacción. Eso no ha cambiado, puedo hacer la historia y no
verte a menos de cincuenta metros... Todo lo que tienes que hacer es decirme. Piensa en ello".
Chris dio un paso atrás para dejar saber que era la única forma en que podía no decir
demasiado, pero la voz de Laura, apenas un susurro, la hizo detenerse. "Te quiero allí. Más
que nada en el mundo, yo te quiero allí". Los ojos azules no vacilaron u ocultaron una súplica
muda de un corazón cuidadosamente reguardado.

Chris tomó aliento y sus labios torcieron una sonrisa. "Genial".

La reunión de las dos y media estaba lleno de gente, pero el ambiente era ligero y reafirmante
en definitiva de los noticieros en horario estelar lo lograron rápidamente. Laura asintió a Keith
cuando terminó el resumen de las Seis y se levantó, aclarándose la garganta. "Bueno, el libro
está hecho y la censura levantada. Conozco a un montón que se van de vacaciones la próxima
semana, sólo quería tener en una última palabra sobre..." Laura se detuvo. "Oh diablos, sólo
quería decir el buen trabajo que todos hicieran. Hicimos algunas buenas historias y tratamos
algunas malas. Si no conseguimos algunos números decentes, no fue por falta de intentos".

Tendría que usar pantalones de jean más a menudo. El pensamiento revoloteó a través del
fondo de la mente de Chris mientras escuchaba a la Directora de Noticias alabar al personal,
cuando de repente se le ocurrió que se trataba de la misma mujer que había gobernado KDAL
con mano de hierro, que había aterrorizado a una sala de redacción tanto que enviaron una
tarjeta de condolencias a WBFC cuando se enteraron de que este era el nuevo dominio de la
infame Laura Kasdan. Desconcertada, miró a su alrededor en el personal. No había animosidad

205
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

evidente, de hecho, estaba segura que si presionaba, la mayoría de ellos tenían cosas buenas
que decir acerca de su jefa. ¿Quién maltrataba a quién en Dallas, Laura?

"Los informes especiales se veían bien, las series eran buenas, creo que tuvimos un gran
interés de los espectadores. Así que vamos a descansar un poco, no se preocupen por el libro
de julio porque nadie mira esos números de todos modos, y volveremos fuerte en noviembre".
Laura dio una sonrisa torcida, no estando segura de cómo cerrar. "Estoy muy orgullosa de
todos ustedes y para mostrar mi agradecimiento... La cena corre por mí. Estamos asando
hamburguesas en el patio después de las Seis". Nada excita una sala de redacción como
comida gratis y la alabanza ahogó cualquier otra cosa que Laura quería decir. El personal
comenzó a dispersarse para ensamblar las piezas y partes de las Cinco y Seis, y la Directora
de Noticias se dirigió a su oficina.

"No tan rápido, Kaz". Lisa Tyler levantó una mano para acallar la sala de redacción. "Nosotros,
todos queremos desearte lo mejor la próxima semana". Arrojó un paquete a Laura que atrapó
de forma clara y mostraba una bolsa de plástico llena de la Universidad de Texas con palos
naranjas de golf. Lisa le tendió su puño con el dedo índice y el meñique extendido y dio su a
muñeca un movimiento en el saludo de cuernos de su alma mater.

Antes que Laura pudiera abrir la boca, Rendally dio un paso adelante con una caja, "Sólo una
pequeña muestra de nuestro afecto... de verdad".

Laura entrecerró los ojos al reportero y abrió la tapa con un poco de miedo, sacando una
cabeza cubierta de palo de golf del demonio de Tasmania... excepto que en el penacho de color
marrón en la parte superior de su cabeza había sido reemplazado por un largo mechón de
cabello negro. "Bien", ella arrastrando las palabras, "Nunca nadie dijo que eras sutil, Rendally...
mi propia mascota de peluche".

El reportero se sonrojó ligeramente. "Aplástalos, Kaz".

"Bastante linda la fiesta". Lisa se deslizó un plato de plástico apilado con ensalada de papas y
una hamburguesa imponente sobre la mesa de picnic de madera y se subió sobre el banco
para sentarse al otro lado de Laura. "Nunca hemos hecho esto antes, es una buena idea".

"Sí, pensé que sería una buena manera de terminar la semana". Laura apartó el plato y en el
que la mayor parte de la comida fue comida. Estaban solas en la mesa, la mayoría del personal
estaba en grupos separados de las Cinco o Seis.

"¿Estás lista?"

Laura hizo una mueca nerviosa. "No".

"Uh, huh. Ya está lista". Lisa metió un tenedor en la comida mientras consideraba cómo

206
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

descubrir a la información que estaba buscando. "Así que... ¿Chris va a cubrir el Abierto?" Ella
levantó la vista para ver un salto muscular en la mandíbula de la mujer más alta.

"Ella está haciendo un seguimiento de su informe especial sobre el Título IX". Laura se quedó
inmóvil con las manos, esperando y medio temerosa a la siguiente pregunta, pero Lisa cambió
abruptamente de tema. "Supongo que esto es muy diferente de Dallas o Austin también".

Laura se relajó. "No tienes ni idea".

Los ojos de color whisky se estrecharon pensativamente. "Nunca permitías bromas antes,
¿sabes? Siempre te tomabas todo tan en serio".

"¿Y?"

"Entonces, ¿qué ha cambiado?"

Laura ladeó la cabeza y ponderó la pregunta. "No está Roger... no estoy peleando todos los
días para asegurarme que está bien hecho. No soy hostil porque no tengo que serlo". Y hace
toda la diferencia en el mundo, ¿no? Ella soltó una breve carcajada. "Supongo que era tan de
machacar el mercado".

"Hmmm". Lisa miró por encima del hombro de Laura a los reporteros reunidos alrededor de una
de las otras mesas y su voz se convirtió en un tono serio tranquilo. "Ella te mira, ya sabes.
Especialmente cuando piensa que nadie está mirando. Siempre sabe cuando estás en la
cabina a las Seis... y sólo se enciende en el aire, ¿sabías eso?" Laura negó con la cabeza
lentamente y Lisa continuó: "Siempre me pregunta... sobre ti, siempre cavando y es implacable.
Kaz, ¿en qué te has metido?"

Laura se estremeció, segura que no quería tener esa conversación. "¿Podrías ser más
específica?"

"Esto es tan increíblemente peligroso que ni siquiera es gracioso".

"Sé eso". Laura espetó en voz baja.

"Y es en parte culpa mía. No tenía que empujar ningún asunto... Nunca pensé que tú..." Lisa se
detuvo al ver la expresión en el rostro de Laura, de repente dándose cuenta que su amiga no
tenía ni idea de lo que estaba pasando y cómo lidiar emocionalmente para hacer frente a ello.
Con un suspiro ella cambió de argumentos, mentalmente regañándose a sí misma por no
apegarse al punto que quería hacer. "No es contra las reglas, ya sabes. El manual dice
solamente que las relaciones íntimas son desalentadas".

"Soy su supervisora y la lógica dicta que ese tipo de relación es perjudicial". Laura dio un
golpecito en la mesa de madera para dar énfasis. "Pero no es sólo eso, es la cosa en el aire y

207
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

la percepción pública. Yo podría ser la razón por la que la saquen. Con experiencia, yo
probablemente podría sobrevivir... No estoy segura que ella podría".

"Entonces, ¿qué va a pasar?"

Laura dejó caer la cabeza y habló en voz tan baja que Lisa apenas podía oírla. "Cuando estoy
sola, casi puedo decirme a mí misma de romper, diciéndole que simplemente no va a funcionar.
Casi puedo convencerme de no ser egoísta y ponerle fin antes de que ambas nos metamos en
problemas". Laura hizo una pausa y levantó los ojos azules oscuros llenos de emoción. "Pero
ella es la persona más increíble que he conocido y me gusta. Me hace reír, pienso y siento.
¿Puedes entender lo que significa para mí?"

Lisa asintió, entendiendo mucho más de lo que Laura estaba diciendo. "Por el amor de Dios,
ten cuidado, Kaz".

"Voy a protegerla siempre que pueda. Si las cosas... no funcionan, todavía la protegeré". Laura
no tuvo que ver el ligero ensanchamiento de los ojos de la otra mujer para saber que Chris se
acercaba a ella por detrás, el escalofrío que corría por su espalda fue suficiente aviso.

"¿Puedo sentarme aquí o están hablando sobre cosas de supervisores que los peones no se
supone que deban escuchar?" Chris puso su mano suavemente en el hombro de Laura para
mantener el equilibrio mientras caminaba sobre el banco y se sentó. El patio se estaba
limpiando y ellas eran las únicas que quedaban a excepción de los servicios de limpieza.

"Nop", dijo Lisa. "Terminamos hablando de cosas de gestión. Creo que me voy a casa a ver si
puedo hablar con Trey de un masaje en la espalda. Kaz, buena suerte la próxima semana, sé
que tienes el juego. Nos vemos, Chris".

La vieron salir y Chris se volvió a Laura. "¿La hice correr?"

"No, ella está sólo... preocupada".

"¿Por nosotras?" Chris preguntó.

"Sí". Laura cerró los ojos y aspiró el perfume de Chris. "¿Algún plan para esta noche?"

"Bueno, estaba pensando sentarme en mi mecedora del porche hasta que algo mejor llegue".

"Oh. Tengo que asegurarme que los de limpieza consigan limpiar todo. Probablemente será
una hora".

Chris sonrió, con sus ojos arrugándose en las esquinas. "Por qué no traes algo de beber, ya
que parece ser tu área especial en este momento. ¿Estarás jugando al golf mañana?"

208
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"No, estoy un poco frita en este momento, necesito un descanso". Laura dudó, con la
advertencia de Lisa aún fresca en su mente. "Tal vez deberíamos reconsiderar esto y..."

"Detente". Chris puso una mano para tocar el brazo de Laura. "Tengo un día antes de que
tenga que darte la espalda por los dioses del golf. No voy a perderte por un replanteamiento".
Se puso de pie y se deslizó por detrás de la banca. "Voy a esperarte", dijo ella, dejando a Laura
a solas con el personal y los restos de la fiesta para celebrar siendo barridos.

"¿Por qué no estás durmiendo?" Laura sintió el aliento inquisidor de Chris en su oído, seguida
por una mano enredándose en su cabello. La luna iluminaba la cama con un tono azulado a
través de las rendijas de las persianas, donde Laura yacía boca abajo, con la barbilla en su
antebrazo.

"No estoy cansada". Laura aún sentía los escalofríos de conciencia que la rubia parecía
provocar con sólo su presencia.

Chris se rió entre dientes. "Debes estarlo. Bautizamos cada maldita superficie plana de la casa,
horizontal y vertical. La palabra insaciable me viene a la mente". Chris se sentó al otro lado de
la espalda de Laura, apoyando la cabeza entre los omóplatos de la mujer más alta y oyó un
murmullo de vergüenza.

"Supongo que me dejé llevar... te extrañé".

"Está bien". Chris arrastró las palabras, con una mano trazando el músculo de la parte superior
del brazo de Laura mientras saboreaba la admisión. "Tengo que pensar que si juegas al golf de
la manera que haces el amor, nadie más tiene una oportunidad".

Laura miró por encima del hombro y dijo con ironía. "No era sólo yo". La necesidad había sido
enloquecedora para ambas y Laura se preguntó si alguna vez la facilidad podría con la mitad
de temor. Llenó sus pulmones, con la sensación del aumento de peso de Chris y el otoño en su
aliento, luego tembló cuando una mano ocupada encontró un punto sensible. "Ah, eso duele un
poco".

"¿Qué? Oh, tu cicatriz del camión en vivo. ¿Eso todavía duele?" Chris pasó sus dedos a lo
largo del borde áspero de piel que no podía distinguir en detalle en la oscuridad. ¿Qué te
parece eso? Usted te marcaste como mía, incluso en aquel entonces. "Tal vez deberías echar
un vistazo al médico por eso".

"No está bien, creo que sólo lo encontré cuando estábamos en algo... antes". Laura sintió una
sacudida cuando su cuerpo reaccionó a la suave caricia y se preguntó por un momento qué
estaba haciendo durante años de privación. Lentamente se levantó sobre sus codos y se giró
sobre su espalda. Chris siguió el movimiento, se movió y reajustó su forma femenina compacta,

209
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

montándose sobre el torso largo de Laura. "Tenías razón, ya sabes", dijo Laura mientras sentía
los besos suaves a lo largo de su clavícula.

"¿Acerca de?" La pregunta se murmuró contra la piel caliente.

"Cuando dijiste cómo había vivido sin eso".

Chris se rió seductoramente y Laura sintió el estruendo hasta el final a sus pies. "Estaba
tratando de bromear, era lo menos que podía hacer". Ella metió la cabeza debajo de la barbilla
de Laura, cómoda con la cercanía y cerró los ojos. "¿Qué está pasando por tu cabeza, Laura?"
Ella preguntó en un susurro, sin esperar realmente una respuesta.

"Me encanta oírte reír", fue la respuesta inesperada. "Me hace sentir... No sé... feliz es bastante
inadecuado". Chris sintió un encogimiento de hombros y luego silencio. Hace que te sientas
amada, idiota. Chris se tragó una de esas risas y se conformó con una sonrisa mientras el
cuerpo bajo el suyo se relajaba y Laura se quedó dormida.

Parte 10: Un buen paseo estropeado

Las olas de calor desde la extensión de hormigón en el aeropuerto de Tupelo brillaban por el
suelo, distorsionando el borde verde del horizonte mientras el avión aterrizó y los neumáticos
levantaban rizos gemelos de humo gris. La terminal estaba fresca, pero después de cuatro
horas de conducir, Laura ya estaba cansada, su remera blanca arrugada y floja, sólo la idea del
calor sofocante era suficiente para agotarla.

No había sido práctico para Charles de conducir, por lo que estaba volando. Laura esperó
pacientemente a que los pasajeros desembarcaran y finalmente fue recompensada por la
visión de su figura alta que entraba por la puerta. "¡Kaz! Todavía llevarás el pequeño bolso o el
calor va a matarme con el bolso de palos". Laura se estremeció contra el abrazo en las costillas
crujiendo que la levantó del suelo.

"¿Harías eso? No es un pequeño bolso, pero ligero. ¿El vuelo bien?" Ella sonrió mientras el
nerviosismo se asentaba. La familiaridad siempre ayudaba con sus nervios, así ella era igual
que su madre. Comenzaron a ir hacia el área de equipaje y reconocieron algunos de los otros
golfistas recogiendo su equipaje y palos. Algunos de ellos tenían coches de cortesía, pero la
mayoría no. Como una aficionada que tenía que calificar, Laura estaba en la parte inferior del
tótem, sin patrocinadores, sin afiliación y ningún título de golf. Pero el Open era un modelo de
democracia en el golf. Si cumplías el requisito de hándicap, un 4 para las mujeres, el jugador
podría calificar en uno de los torneos seccionales, entonces podría jugar en el Abierto
Femenino.

Había bolsas de palos por todas partes en equipajes, estuches duros y blandos dispersos y

210
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

apilados alrededor de la cinta transportadora. Charles vio sus maletas cuando llegaron y las
recogió fácilmente, siguiendo a Laura al calor. "Dios", jadeó como el aire acondicionado en la
puerta luchó contra el calor y perdió. "Tenía miedo que iba a hacer demasiado calor".

Laura se rió de su malestar, sabiendo que iban a tener un tiempo mucho más fácil que algunos
de los otros que no usaban el calor y la humedad. "Vamos, es peor en Dallas durante el mes de
agosto".

"Sí, pero está junio y julio para acostumbrarse". Cruzaron el estacionamiento y Laura abrió la
aleta trasera del Jeep, moviendo su bolso y los palos para hacer sitio a los suyos. "¿Está el aire
funcionando en esta cosa?" Le preguntó abriendo el lado del pasajero y haciendo una mueca
cuando el vinilo le quemó las piernas al sentarse.

"Como un encanto". Encendió y giró el aire por completo. Había una gran cantidad de tráfico en
el aeropuerto y les llevó unos minutos antes que estuvieran fuera y en la calle. Laura sacó un
mapa desde su lado del asiento y lo empujó a Charles, "Vamos al Marriott, está en Norte
Gloster, debe haber una salida a la derecha aquí".

"Sí, ahí está". Señaló la salida y ella siguió el trébol alrededor y sobre la calle. "El Marriott,
genial. Por lo menos no la posada Crepúsculo en la que nos alojamos en Carolina del Norte...
Sabía que estábamos en problemas cuando vi todos esos aparatos oxidados delante".

"Eso no fue una experiencia muy buena en todos los sentidos. Las cucarachas eran tan
grandes como mi puño". Laura negó con la cabeza recordando su pasado en el Abierto.
Probablemente tuvo mucho que ver con caminar lejos, ¿no? "Bueno, hago un poco más de
dinero ahora y también podría estar cómoda".

"¿Cómo está el trabajo? Sé que no es Dallas".

"Está bien". Ella vio la señal al hotel y puso el intermitente, tomando nota de los restaurantes
agrupados cerca. "Un par de meses duros, pero todo parece estar funcionando". Giró en el
estacionamiento y cuidadosamente consideró que hace dos meses parecía que su carrera
había sido tirada por el inodoro.

"Bien, porque estás mucho más relajada de lo que estabas en Austin". Nada queda oculto de
Charles por mucho tiempo, Laura pensó, y siempre es mejor ganarle de mano. Vas a tener que
decirle alguna vez... antes de que Chris llegue. Salió a la cubierta calzada y saltó.

"Voy a las habitaciones, ¿quieres esperar?"

"No, voy a entrar". Laura lo miró y sonrió. Miró cada pulgada del empleado de la tienda
profesional en Dockers color canela y una remera de polo a rayas, sintiendo una oleada de
cariño por su amigo de la infancia. Mantuvo la puerta abierta para ella y se metió en el frescor

211
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

del vestíbulo pensando brevemente los cambios bruscos de temperatura de caliente a frío
durante la próxima semana iban a enfermarla como perro.

"Tengo reservas para Kasdan". Ella se apoyó en el mostrador como el empleado fue por el
papeleo y las tarjetas de plástico.

"¿Esa es una suite y una habitación contigua? Habitaciones 534 y 35, no fumadores... firme
aquí. Disfrute su estancia". Laura tomó el recibo, las llaves y se las metió en sus pantalones
cortos. Después de agarrar un mapa de distribución del hotel, fueron a mover el Jeep. Su
habitación estaba en el extremo del edificio, por lo que Laura estacionó por la puerta lateral y
bajó los bolsos. "¿Quieres los palos arriba?", preguntó Charles.

"Sí, sólo tengo la lona, lo podemos hacer en un solo viaje". Ella alzó los palos en un hombro y
la bolsa en la otra. Afortunadamente, el ascensor estaba justo dentro de la puerta y quedaron
de pie de espera hasta que fueron entregados en la quinta planta.

"Esto definitivamente no es la posada Crepúsculo", dijo Charles como Laura abrió la puerta de
la suite.

"Ésta es mía, la tuya está al lado".

"¿Puedo limpiar el mini bar?"

"No estaré pagando cuatro dólares por una bolsa de maní".

Charles se limitó a reír como Laura dejó caer sus maletas y le dio la llave de su habitación. La
dejó sola por un momento e inspeccionó la amplia suite. Puedo ser feliz aquí por una semana...
Si hago el corte. No, cuando haga el corte. Oyó a Charles dar un golpecito en la puerta
contigua y la abrió. "Me gusta viajar con el sueldo tuyo de directora de noticias, Kaz, que
deberíamos hacer esto más a menudo". Sus dientes brillaron como él la golpeó con la
respuesta habitual. "Algún día, sí lo sé. Así que, ¿cuál es el plan?" Instaló su alta figura en el
sofá y abrió una botella de agua recién liberado de su heladera.

Laura se encogió de hombros mientras se detuvo y se sentó en la silla frente al caddie. "Nada
esta noche, tal vez algo de cenar. Voy a registrarme mañana, tener mi camiseta de doscientos
cincuenta para mi ronda de práctica".

"Va a ser miserable".

"Lo sé, pero es mejor que nos acostumbremos a ello. ¿Sabes que yo no estoy autorizada al
circuito sin un carrito?" Él asintió. "Podemos caminar mañana por la mañana, sólo para tener
una idea". Ella se miró las manos y frotó los callos en sus palmas. "Gracias por hacer esto
conmigo, siento que estés renunciando a tiempo de tus vacaciones y no hay dinero para ti".

212
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Hey, nada de eso. El acuerdo es alojamiento, comida y pasajes aéreos. Puedo pasar tarjetas y
hacer contactos. Esto es tan bueno para mí como lo es para ti".

Esa palabra otra vez. Laura tragó. Si tuviera un centavo por todas las ofertas que he hecho, no
estaría dando vueltas esperando ser investida en mi plan de acción. "Está bien, entonces.
Vamos a esperar a ver el circuito y obtener el paquete antes de hablar de cómo quiero jugar
este".

"Es un curso de la USGA, vas a jugar con mucho cuidado". Él la miró de manera uniforme. "En
serio, uno o dos bajo podría ganar esta cosa. Entras como una vaquera con ese agarre,
rómpelos y podrás pasar dos días golpeando fuera las malas hierbas que llaman ásperas y
volver a casa la noche del viernes".

"No juego de esa manera".

Él sonrió. "Sólo chequeaba. ¿Qué más ha cambiado por el camino?"

Ella se lo esperaba, pero la pregunta la tomó con la guardia baja de todos modos. "¿Por qué
todo el mundo me está preguntando eso?" Murmuró. "¿He cambiado?" Evadir no te va a
ayudar aquí.

Los suaves ojos marrones de su amigo más viejo la sondearon con suavidad pero sin
descanso. "¿Qué te ha pasado desde Austin? Apenas podías quedarte quieta hace dos
semanas, ahora no estás caminando y no estás tronándote los dedos. ¿Qué ha cambiado?"
repitió.

Ella hizo una mueca, en busca de una ruta de escape. "Es complicado". ¿Recuerdas cuando le
dijiste a Chris que no tratabas de hacer suposiciones sobre ti y no tienes ninguna familia para
decirle? Eres una maldita mentirosa. "Estoy... viendo a alguien". Las cejas de Charles subieron
hasta la frente. "Es alguien con quién trabajo, que podría ser realmente bochornoso".

"La pequeña Kaz enamorada... Nunca pensé que vería ese día".

¡Espera un minuto! Laura se quedó inmóvil. "No es así". Cruzó un brazo contra su pecho y sacó
el puño hasta la barbilla, acelerando los pensamientos. Nunca consideraste eso, ¿verdad,
Kaz?

No es una obsesión, no una distracción, simplemente amor. Oh vamos, ni siquiera sé qué es el


amor. Blindados sus ojos fueron golpeados cuando ella miró al caddie. "Es uno de mis
presentadores", murmuró. "Chris Hanson. Tendrás la oportunidad de reunirse con ella más
adelante esta semana". Ya está. Estaba fuera sin rodeos sobre la mesa y apretó su mandíbula
en espera.

213
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Charles no reaccionó de ninguna manera como Laura esperaba, él simplemente sonrió en su


forma burlona lenta. "Como he dicho, nunca pensé que vería el día".

La preocupación se levantó levemente y ella dio una media sonrisa, "¿Estás bien con esto?"

"Bueno, no le estaré diciendo a papá. Esa pelota está en tu cancha". Sus ojos se nublaron,
"Eres como una hermana y la mejor amiga que he tenido, quiero que seas feliz y sé que no lo
has sido. Podría ser la mejor cosa en el mundo que salieras de Dallas". Charles sabía que no
era así de simple, pero a juzgar por la mirada en el rostro de Laura, tenía otros asuntos que
necesitaba hacer frente, y a veces ella no podía ver más allá de su nariz. Tomó un trago de
agua y se puso de pie. "Son las tres de la tarde, ¿qué vas a hacer esta tarde?"

"Tomar una ducha creo. Tal vez una siesta".

"¿Me prestas el Jeep? Necesito un poco de protector solar y algunas otras cosas. ¿Podemos
tener la cena alrededor de las seis y media o siete…?" Tomó las llaves mientras ella se las
arrojó. "¿Cualquier otra cosa que necesite saber?"

"Creo que hemos cubierto casi todo", dijo secamente.

Charles se detuvo, con la mano en el picaporte. "No te he visto así de relajada desde que eras
una estudiante de primer año en la UT. Pase lo que pase, ha sido bueno para ti. Todavía estás
demasiado flaca, sin embargo". Cerró la puerta mientras le lanzaban una almohada y podía oír
su risa a través del divisor delgado.

Con un profundo suspiro se estiró en el sofá, retorciéndose para sentirse cómoda y se prometió
a sí misma que sólo cerraría los ojos por un minuto. Espontáneamente, los pensamientos de la
reportera rubia la inundaron, llenando cada grieta de su mente y sorprendiendo con su
intensidad. ¿Qué más puedo pedir? Salvo realmente nunca dejarla ir, esa clase de amor para
siempre... ¿Soy incluso capaz de eso? La idea era seria. ¿Podría Chris amarme? Soy un
premio tan jodido.

Dolía más que pensar en sentimientos no correspondidos que sus sentimientos propios y Laura
gruñó ante sus propias contradicciones. Se empujó del sofá con impaciencia y casi alcanzado
el teléfono. En cambio, se marchó a la mini-heladera y comenzó a hurgar en su contenido.
Resistiendo la tentación de romper su voto de no Coca, agarró una botella de jugo y sin
remordimiento por sus cinco dólares en la etiqueta de precio, tragó y se limpió la boca con el
dorso de la mano. Tan pronto como esto termine, voy a beber una botella de dos litros de
Coca-Cola de un trago y sentir todo su camino hacia abajo. Y probablemente eructar durante
una semana y media. Con un suspiro de resignación se acercó a donde dejó caer su bolso de
lona y comenzó a desempacar.

Colgó todos los pantalones cortos y remeras, con la esperanza de que no tendría que extraer

214
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

demasiado, luego expuso los zapatos de golf cuidadosamente pulidos y repicados. La rutina
era tranquilizadora, para el momento en que había terminado, una calma se había restablecido.

Pero el teléfono todavía hacía señas y maldiciendo su falta de fuerza de voluntad, tomó una
tarjeta de un bolsillo y sacó su tarjeta de visita. Números, números, números. Demasiados
números. Ella esperó impacientemente, sin querer oír la máquina, luego suspiro de alivio
cuando escuchó el receptor siendo recogido. "'la". La voz de Chris estaba cargada de sueño.

"¿Te atrape en la cama un domingo por la tarde?"

"Oh, bueno. ¿Qué hora es? Son casi las cuatro. No pudimos dormir mucho este fin de
semana... pero lo sabes. Jugué softbol, me di una ducha, me quedé dormida".

"¿Quién ganó?" Laura se sentó en el suelo junto a la cama, envolviendo un brazo alrededor de
sus rodillas. Casi podía ver el cabello rubio alborotado y los ojos verdes somnolientos.

"Nosotros. Keith hizo un golpe de dos carreras en la parte final de la séptima". Chris bostezó y
se estiró.

"Sí, pero ¿cómo lo hiciste tú?"

"Doble, sencillo, doble, y sin errores. Así que llegaste sana y salva".

"Sí. Charles me buscó y nos registramos en el hotel. Vamos a cenar esta noche y a comenzar
con las rondas de práctica de mañana".

"Mmm. Montón de gente de vacaciones la semana que viene, va a ser extraño".

Laura se apartó el flequillo de la cara. "¿Estarás aquí este jueves?" Para alguien que no quería
un séquito, seguro que no puedo esperar para verla.

"No sé, tengo que consultar con mi supervisor", Chris bromeó. "Keith encontró un hotel.
Supongo que debo decir que él está pensando en ir si todavía estás jugando en el fin de
semana".

"Ojalá que se quedase en casa, en lugar de él tendría que estar en la ciudad mientras estoy
aquí".

"Henry está de guardia", dijo Chris, refiriéndose al Productor Ejecutivo y tercero en el mando.
"Y Keith quiere verte jugar".

"No creo que esta sea una muy buena idea. Tú... yo... la mitad del equipo y las habitaciones de
hotel... ¿Ves a dónde voy aquí?"

215
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Creo que te preocupas demasiado. Voy a estar allí para hacer mi trabajo y sin duda puedo
separar mi vida privada de mis responsabilidades profesionales". Chris creía que lo que decía
era así, pero ella cruzó los dedos por si acaso.

Laura entornó los ojos, reconociendo que las cosas con la reportera rubia raramente iban
según lo previsto y se preguntó cómo iba a manejar el control de daños y todavía jugar
decentemente. Recuerda, es sólo una distracción, ¿verdad? "Esto es repetitivo, pero por favor
ten cuidado".

"¿Qué podría pasar?"

"Mi mente corre", fue la respuesta seca.

Era la parcela más exquisitamente cuidada de tierra que Chris hubiera visto nunca. La
extensión de hierba verde esmeralda estaba rota solamente por los árboles más oscuros, el
blanco de las trampas de arena y el azul plata del lago que se alejaba de la casa club con
columnas blancas. Las macetas de flores y arbustos fueron cuidadosamente mantenidas con
astillas de madera en lo que debió ser la pesadilla de un paisajista. Era más como una pintura
de la vida real, una postal de un parque infantil para los ricos y privilegiados.

Jody condujo el Taurus de la estación lentamente siguiendo las instrucciones de los guardias
de seguridad por la gran cantidad de medios y se detuvo en un espacio entre una furgoneta y
una Blazer, ambos marcados con logotipos de la red. Ambos salieron de la unidad y Jody volvió
a tomar el chaleco de camarógrafo, relleno con baterías y cintas antes de poner su
identificación de prensa alrededor de su cuello. Chris esperó en el tronco, pacientemente
mirando a través de la prensa en dirección a la tienda de campaña de medios, mientras que el
camarógrafo reunió su equipo. "No voy a llevar el trípode por el momento, voy a tomar con el
hombro", le dijo.

"Está bien, tenemos que hacer relaciones con los medios, entonces tenemos que encontrar el
camión satelital para establecer las tomas en vivo... Keith reservó tiempo". Chris miró hacia el
cielo y señaló que las nubes grises oscuras se reunían. "Se supone que debo conseguir dos
entrevistas esta tarde, entonces tal vez podremos buscar a Kaz". Había sido una decisión de
último minuto salir el miércoles en lugar del jueves, para tomar ventaja de alguna de la
disponibilidad de los jugadores y Chris estaba un poco aprensiva sobre ver a Laura. Sólo una
corazonada, pero estoy bastante segura que ahora no es el mejor momento para las sorpresas.

Jody tomó la cámara al hombro y empezó a caminar hacia un grupo de tiendas, el asfalto
irradiaba calor a través de las suelas de sus zapatos, prometiendo la miseria para los que no
estaban acostumbrados al calor y humedad de un verano de Mississippi. Las señales los
dirigían a la entrada como recogieron sus credenciales con un mínimo de esfuerzo. Chris quitó
la suya de su cinturón junto a la identificación de WBFC y pidió instrucciones hacia la

216
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

camioneta satelital. Uno de los trabajadores se ofreció a llevarlos en una utilidad de carro
eléctrico, por lo que Chris montó delante y Jody se sentó en la parte trasera con la cámara. Los
arbustos ocultaba la mayor parte de la supuesta calle, pero de vez en cuando vislumbraban un
grupo de golfistas que caminaba a través de la ronda de práctica final. "El circuito se ve
fabuloso", Chris dijo al conductor, adivinando que este era equivalente golfista de comenzar
una conversación común sobre el clima.

"Ha estado un poco seco... duro pero no tanto como debería estar". Él asintió con la cabeza al
pasar otro carro. "Probablemente tendremos un poco de lluvia de esta noche, pero es un poco
demasiado tarde".

De acuerdo, duro significa el circuito no es tan peligroso, por lo que las puntuaciones serán
inferiores. Chris almacenó la información, todo sobre el archivo de golf recién adquirido
mientras salía a un montón de grava lleno de camiones estampados con logos de redes y
operadores de satélites independientes. Encontraron su camión de red sin ningún problema y
Chris confirmó sus tiempos con el ingeniero de operación.

"¿Hacia dónde ahora?" Preguntó el conductor.

"Casa club... vamos a encontrar algunos jugadores". Chris agarró la manija al lado del asiento
mientras el carro se sacudió hacia delante y estaban zumbando de nuevo hacia el edificio estilo
de plantación que servía como pieza central del Cypress Hill Golf Club.

Una multitud se reunía alrededor de la tienda de golf donde el conductor los dejó, la mayoría de
ellos tratando de entrar donde el aire acondicionado ofrecía un alivio momentáneo a la
temperatura de treinta y cinco grados. A través de un pequeño patio de ladrillo, los golfistas
golpeaban y se cubrían debajo de una pérgola cubierta de hiedra. Como Chris y Jody cruzaron
al campo de prácticas, oyeron una explosión de risas y algunos aplausos, luego una voz de
tenor claro estalló en una canción. Me emborraché el día que mi chica salió de la cárcel. Chris
miró a Jody y se abrió paso entre la multitud para tener una mejor visión.

Y me fui a recogerla en la lluvia... De pie sobre las escaleras que conducían a la casa club
estaba un hombre alto y negro cantando con todos sus pulmones con el brazo echado sobre
los hombros de su directora de noticias. A medida que la reportera y el camarógrafo
observaban maravillados con la boca abierta, Laura añadió su rica voz a la suya. ¡Pero antes
de que pudiera llegar a la estación en mi camioneta, ella atrapó el viejo tren maldito!

"¿Estás grabando esto?" Chris preguntó a Jody incredulidad.

"Será mejor que lo creas", respondió como un número de caddies, golfistas y la multitud se unió
en el coro.

Y voy a estar alrededor tuyo mientras me lo permitas, porque no me importaba estar de pie

217
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

bajo la lluvia. ¡No tienes que llamarme cariño, cariño! Ni siquiera me llamas... Me pregunto por
qué no me llamas...

Chris sonrió ampliamente como los claros ojos azules se encontraron los de ella y sintió una
sacudida en su pecho.

¿Por qué nunca me llamas por mi nombre?

La galería aplaudió ruidosamente y Laura saltó del paso, sonrojándose furiosamente y tiró de
su pareja de canto aún inclinándose y riendo hacia donde Chris y Jody estaban de pie. "Llegan
temprano", dijo ella avergonzada por haber sido atrapada en una actividad tan fuera de su
carácter. "Esta es Chris Hanson y Jody Banks, dos de mis mejores", le dijo al hombre alto. "Y
este es mi caddie, Charles Cryer, conocido por cantar espontáneamente country por ocasión".

Charles brilló con dientes aún blancos. "Pequeña Kaz exagera... siempre cantamos... estaría
decepcionado si no lo hiciéramos". Por un instante Chris sintió una punzada de celos ante la
cercanía de Laura y su caddie, como si su amante no tuviera derecho a tener un viejo amigo
que seguramente conocía secretos que ella ni siquiera podía adivinar. Charles estrechó la
mano de Jody, luego miró a Chris con sus ojos cálidos iluminando. "Es un placer conocerte".

Celosa o no, Chris no pudo detener una sonrisa de medio lado. "Ella cantaba contigo, si no lo
hubiera visto yo misma, no lo creía".

"Sí, bueno, no se lo digas a nadie... va a volar mi imagen". Laura se quitó el sombrero y


sacudió su cabello suelto, pasando los dedos a través del sudor que humedeció su flequillo.
"Acabamos de terminar nuestra ronda, ¿han estado aquí mucho tiempo?"

"Lo suficiente para comprobar y ver el espectáculo", bromeó. "Tengo entrevistas listas para más
adelante, es por eso que vinimos temprano".

Laura asintió, "¿Estás bien, Jody?"

"Sí, voy a conseguir un poco de rollo B, Chris, nos encontraremos de nuevo aquí en media
hora. Y tengo en la cinta, Kaz". El camarógrafo le guiñó un ojo mientras se volvía a salir y fue
tragado por la multitud casi de inmediato.

"Me pregunto cuánto quiere por eso", Laura murmuró.

"Qué hay de ustedes dos, ¿qué sigue?" Chris empujó sus lentes de sol en la parte superior de
su cabeza, como las nubes oscurecieron el sol.

"¿Vas a golpear la serie?" Charles le preguntó a Laura.

"Pienso que será mejor antes que empiece a llover".

218
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Voy por la bolsa". Charles corrió fuera a recoger a los palos y Chris siguió Laura por la colina
hasta el tee de práctica, sorprendida que a excepción de la vergüenza leve, Laura estaba más
relajada y a gusto de lo que esperaba que debería haber estado en una situación de alta
presión. Tal vez es sólo otra cara del juego. Un deporte solitario... Sí le sienta.

"Entonces, ¿dónde te quedas?" Laura interrumpió sus pensamientos, como chocaron los
hombros, el toque haciendo que Chris quiera algo más que simplemente el contacto casual.

"Estamos en el Hampton Inn. Es una cosa de dos habitaciones en suite con una cama y un
sofá cama. Supongo que pelearemos por la cama".

"Bueno, podrías..."

"No, estoy aquí para hacer un trabajo y tú también". Los ojos verdes se rieron y Laura sonrió,
leyendo la mente del periodista fácilmente. "No iba a ofrecer eso, iba a sugerir que tienen una
lista de espera de cancelaciones".

"Oh".

Laura estaba riendo del disgusto de Chris cuando Charles las encontró cuando llegaron al
intervalo. Ya había un número de jugadores de golf en ejercicio, el bronce de su bronceado
poniendo en evidencia las horas pasadas al sol. "Hey, Kaz, tienen las parejas publicadas. La
tuya va a las 1:10 de mañana". Charles levantó una hoja de papel doblada.

"Déjame ver". Ella se movió a su lado para mirar por encima de la lista. "Bien. Eso significa que
estoy jugando en la mañana del viernes". Con un movimiento serio, se puso el guante,
flexionando la mano mientras sujetaba el velcro y dio un paso alrededor de las cuerdas en el
área de la práctica adecuada. Charles siguió a Laura, dejando caer la bolsa al lado de una
pirámide de bolas. Chris vio como los dos hablaban sobre algo, entonces el caddie asintió y se
acercó a donde ella estaba de pie y dio un paso sobre la cuerda. "Vamos, Chris, quiero
conseguir algo de comer".

"¿No tienes que quedarte aquí para esto?" La periodista se quedó hipnotizada como Laura
volvió el palo un par de veces, todos los miembros largos y fáciles con gracia.

"No, si necesita ayuda ella la va a pedir. Además, odia cuando la veo". Chris se apartó de mala
gana y caminaron de vuelta por la colina hasta la casa club. Charles se metió en una tienda de
campaña junto a la tienda de golf y Chris lo siguió con curiosidad y luego tomó una botella de
agua que estaba en el camino. "¿Pavo o jamón?" Charles le preguntó mientras se levantaba
sobre pilas de almuerzos en caja.

"Pavo".

219
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Pavo para Kaz también". Recogió las tres cajas y dos botellas más de agua, asintió a la
operadora y la condujo a una mesa creada por una unidad de refrigeración portátil. "Sólo los
jugadores y caddies están permitidos en el restaurante del club", le explicó mientras se
sentaba.

"Esto está muy bien, comida gratis es comida gratis". Chris abrió la caja y sacó un sándwich
espeso.

"Sí, vamos a comer bastante bien los próximos días". Él tomó un gran bocado, lo bajó con agua
y se limpió las manos en una servilleta. "Esta es la parte donde me toca ser el hermano mayor
y te pregunto acerca de tus intenciones".

Chris tragó. "¿Perdón?"

"Tú y Pequeña Kaz... Ella no me dijo mucho, así que me imaginé que iría a la siguiente fuente.
Eres la periodista y sabes acerca de esto, ¿no?"

"Lo siento, pero apenas te conozco". La inclinación natural de Chris era comenzar su propio
interrogatorio.

"Mira, yo no soy... Permíteme comenzar de nuevo". Charles respiró hondo, "Cuando Kaz vino a
Austin hace dos semanas estaba en un rollo más apretado que reloj barato y no era nada más
que piel y huesos. Ella aparece el domingo y es como otra persona en su totalidad, excepto
que todavía está demasiado delgada".

Chris levantó una ceja. "¿Ella sabe que me estás dando un sermón?"

"¿Bromeas?" Charles resopló. "Me mataría. Estoy invadiendo su privacidad y si la conoces en


absoluto, sabrías eso". Sacudió la cabeza con impaciencia, tratando de hacer un punto sin
traicionar ninguna confidencia. "Kaz no es... Oh, demonios, para alguien que ha dirigido una de
las salas de redacción de mayor actividad en el país, no es muy..."

"¿Experta? No estás diciéndome nada que yo no sepa ya", dijo Chris suavemente, tocándole
ligeramente la mano.

"¿Por qué tú? Y no estoy tratando insultarte", la boca apretada. "Es que nadie ha conseguido
estar cerca... Lloró en Austin. Nunca la había visto llorar antes, no estaba seguro de que
podría".

Chris se mordió el labio considerando lo que dijo el caddie. Él tiene las respuestas. ¿Cómo
puedo saber las preguntas correctas? "¿Qué pasó en Dallas?"

220
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Charles volvió a resoplar. "Ni siquiera empieza en Dallas, eso fue sólo la explosión. Comenzó
con ese estúpido acuerdo de mierda que hizo con su papá".

"¿Qué acuerdo?"

Charles dejó escapar un suspiro de exasperación. "Mira, Chris, esta no es mi historia que
contar. Es mejor que le preguntes a Kaz".

Preguntarle a Laura estaba fuera de la cuestión, era una mejor oportunidad el caddie. Chris
asintió para sí misma mientras tomó una decisión. "La amo, Charles, nada de lo que digas va a
cambiar eso". Miró a través de la mesa hacia él, con una sonrisa en sus labios. Decir eso en
voz alta la hizo darse cuenta que no había vuelta atrás. "Me preguntaste cuáles eran mis
intenciones. Tengo la intención de estar allí por un largo, largo tiempo. Ahora puedes ayudarme,
o salir del camino". Chris se tomó con calma un sorbo de agua mientras flexionó los músculos
de periodista. Ahora responderás las preguntas y me contarás la historia. "¿Qué acuerdo?"

Por un momento, Charles no respondió, luego asintió a regañadientes. "Diez años. Ella le
prometió a su papá diez años en el negocio de las noticias. Pensó lo haría feliz porque era la
única cosa que realmente le pidió siempre y quería su aprobación, supongo. Él no daba ni un
centavo sobre el golf, esa no era una manera de ganarse la vida".

"Pero su mamá..."

"Era una aficionada. Sarah nunca se convirtió en profesional, y ella era una snob de eso. Ella
fue una de las importantes del USGA. Quería que Pequeña Kaz jugara, pero no
necesariamente como profesional. Entonces Kaz ganó su primer Amateur nacional en el '95.
Eso lo que hizo que madre e hija siempre quisieran ganarlo. Entonces Sara se enfermó y Kaz
explotó en el Abierto... Ella sólo se vino abajo". Charles miró su rostro arrugado en un recuerdo
con el ceño fruncido. "Sarah murió justo después de eso y Kaz ganó su segundo Amateur. Me
dijo que iba a hablar con su padre sobre el acuerdo que habían hecho, pero el hijo de puta se
fue y se hizo matar, después de eso, ella no quería romper su palabra".

"Bosnia". No hagas promesas que no puedes cumplir. ¿Cuándo me dijo eso?

"Sí. Kaz dejó el golf entonces. Llegó a casa un día y ella estaba sentada en mis escalones. Me
dijo que venda sus palos". Chris podía sentir su corazón roto por la mujer que había empacado
una parte de su vida y se la había dado a un amigo para descartarla, sólo para dar vuelta a un
trabajo que poco le gustaba y apreciaba. "Ellos la hicieron su Directora de Noticias", susurró.

"Uh, huh, no la vi por más de un año. Ella sólo se enterró en el trabajo. Nos oímos cosas pero
nunca la veíamos. Entonces llegué a casa un día y estaba sentada en mis escalones, los
mismos de antes. Esta vez quería saber si podía colocarla en Oak Hills, que es el club donde

221
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

yo enseño. Quería jugar un partido". La cara de Charles se iluminó. "No podría conseguirla
dentro lo suficientemente rápido".

Chris jugó con una patata frita, pensativa. "Si ella ganó el Amateur en el ‘96, tenía una exención
de dos años para el Abierto. ¿Por qué no jugó el año pasado?"

"Mi papá no creía que ella estaba lista y los dos decidieron tomar la oportunidad en la
clasificación de este año". Charles abrió otra botella de agua. "Verás, antes, cuando ella
jugaba, su juego era todo poder y bastante salvaje. Podía golpear una tonelada, pero no
siempre sabía a dónde la pelota iba. Lo hacía por pura determinación. Ahora es diferente. Su
corto juego es fabuloso y el resto de ella está más controlado. Su swing fue siempre hermoso,
pero ahora..." Él sacudió la cabeza con asombro. "Los realmente buenos atletas siempre tienen
un conocimiento especial de sí mismos... Su mente sabe lo que cada parte de su cuerpo está
haciendo en un momento dado... Como Michael Jordan o Mark McGwire. Ellos pueden hacer
un ajuste pequeño y hace toda la diferencia. Kaz es así". Se detuvo y sus ojos pasaron
bastante en Chris. "Pero sólo sobre el golf. O las noticias. Cualquier otra cosa y estaría..."
Buscó una palabra y no encontrando una, Chris la suministró.

"Perdida".

Charles la miró y asintió. "Así que ya lo sabes". Chris empujó su comida y se echó hacia atrás
cruzando las piernas. Ella tenía sus respuestas y ahora las cosas tenían sentido. Estaba
dándole vueltas a la información cuando el caddie se levantó e interrumpió sus pensamientos.
"Así que estoy preguntándote una vez más, ¿por qué?"

Ella le dedicó una sonrisa de medio lado mientras se puso de pie. Él era incluso más alto que
Laura y ella tenía que mirar hacia arriba bastante. La respuesta ya estaba en la punta de su
lengua y agradeció todo lo que Dios cuidaba de su vida de ensueño y arrastrando las palabras,
dijo: "Sólo suerte, supongo".

Lori Kendall era una buena entrevista y Chris le dio las gracias por su tiempo como Jody retiró
el micrófono de la parte delantera de su remera. La joven golfista era de Arizona State y ella
respondió a las preguntas con mucho encanto, contando algunas anécdotas humorísticas. Iba
a ser una buena historia: dos entrevistas ya habían proporcionado el marco y Chris fue
contando con que el Abierto haría el resto. Así que ella estaba contenta y feliz, ya que
empacaban en la marcha y salieron de la sala de prensa para transportarse de vuelta al Taurus.
Pero un grupo de gruñones golfistas, caddies y los oficiales del torneo se reunieron alrededor
de la puerta que daba hacia fuera como la lluvia cayó en un aguacero constante.

"Aww, muy bien", Jody murmuró, dejando la cámara y el juego de luces en el pasillo. "Bien
podría esperar. Todavía tenemos una hora antes de que tenemos que estar en la unidad
satelital". Tomó el trípode de Chris y lo puso junto a la pared, los dos trataron de salir del
camino de la multitud agrupada.

222
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Una mujer delgada con el cabello oscuro y rizado trató de pasar y vio la identificación de Jody y
el logotipo de ambos sus remeras. "Hey, ¿son de WBFC?" En un movimiento de cabeza, estiró
la mano. "Jan Sheffield, estoy con la red, que se suponía que iba a llegar con ustedes en algún
momento de mañana".

"Chris Hanson y Jody Banks". Chris suministró. "Tenemos algo de tiempo satelital reservado
con uno de sus camiones, ¿qué más necesitas?"

"Su directora de noticias..." Comprobó un anotador con marcas como una especie de
productora. "... Laura Kasdan está jugando y queremos una entrevista".

Chris miró a Jody. "Um, tendrás que hablar con ella, estas son sus vacaciones y fue bastante
clara acerca que permanezcamos fuera de su camino".

"Sí, pero es uno de los nuestros por lo que lo hace interesante. ¿Sabes dónde se aloja?"

"No". Chris mintió. "Será mejor que sólo vayas a través de las relaciones con los medios y lo
arregles de esa manera".

En lugar parecer insultada, la morena se echó a reír. "Protegiendo a tu jefa y tu trabajo, lo


entiendo. Bien lo haré de la manera antigua. Nos vemos, Chris Hanson".

La vieron continuar por el pasillo, a continuación, abrir un paraguas y corretear en la lluvia.


"Muchacho, nunca pensó en eso", Chris reflejó. "La red persiguiéndola. Ella es un bicho raro".
Miró de reojo a Jody. "¿Hiciste algún video de su práctica?"

Jody se rascó la mandíbula. "Sí, no fue fácil". Señaló al final del pasillo, donde dos figuras
goteando en ponchos para la lluvia venían hacia ellos. Chris no pudo evitar sonreír. Por
supuesto que estaba preparada, planea todo.

El cabello de Laura estaba peinado hacia atrás y con humedad de la lluvia. Un recorrido a pie
más por el campo y ella finalmente le admitió a Charles que no había nada más que pudieran
hacer para prepararse, así que vagó de nuevo. Laura tenía la esperanza que tropezaría con la
reportera y Charles la había seguido valientemente, sin interrogarla. "Hey. ¿Tuviste todo lo que
necesitabas hoy?"

"Hasta ahora, todo bien. La gente de la red te está buscando, sin embargo". Chris tragó como
la dificultad de su distancia forzada la golpeó de lleno cuando ella lo miró a los ojos azules
claros.

"Mmm. Apuesto que te dieron la perorata de 'ella es uno de los nuestros'".

Chris se rió. "¿Cómo lo sabes?"

223
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Tengo mágicos poderes psíquicos de noticias". Ella se encogió de hombros. "Me enviaron un
correo electrónico. ¿Quieres conseguir algo de comer?" Por primera vez en semanas, Laura
estaba muriendo de hambre.

"Tenemos que hacer la conexión vía satélite. ¿Además lo que sucedió permanecerá fuera de tu
pelo?" Chris dijo que el último trozo para el beneficio de Jody, con la esperanza de ser
perdonada algún día por engañar a un amigo.

"Creo que está cansada de mí". La observación irónica de Charles era perfecta y el
camarógrafo sonrió y respondió: "Está bien, pero tú vas a comprar".

"Muy bien, entonces. Vamos y haremos el enlace ascendente de las Seis. Ah, ¿pensé que lo
sabías?" Laura chasqueó la lengua ante la expresión de sus rostros. "Mágicos poderes
psíquicos de noticias, ¿recuerdas? Dile a Keith que ningún cuerno sople. Luego nos
reuniremos alrededor de las siete en mi hotel... El Marriott, habitación 534". Las personas
estaban dejando el pasillo mientras la tormenta se alivió y Jody inclinó para recoger la cámara.
Charles tomó el juego de luces y Laura izó el trípode sobre su hombro.

Ella y Chris se quedaron atrás mientras los dos hombres se agacharon por la puerta y corrieron
hacia el estacionamiento, la lluvia desacelerando a una ligera llovizna. "Tenías razón". Chris
murmuró. "Tal vez esto no fue una buena idea".

Laura no tenía una respuesta, sólo dio un ligero apretón en el hombro de la mujer más pequeña
antes de salir. Con un suspiro, Chris la siguió, el clima exactamente a juego con su humor.

"Eres muy buena, Chris, ¿cuánto tiempo llevas en Burkett Falls?" Jan Sheffield estaba
francamente admirando como Chris consiguió el visto bueno y tomó el auricular del pinganillo
apagado y el cable envuelto alrededor de su mano. Había sido un enlace ascendente suave y
una toma en directo divertida para hacer, ahora habían terminado por el día.

"Un poco más de dos años, acabo de comenzar en como presentadora, sin embargo", Chris
respondió mientras enrollaba el cable de micrófono y se lo entregó a Jody.

"¿Tu primer trabajo?"

"No, estuve en Atlanta por un tiempo. Mercado sesenta y uno, no es de nivel de entrada, Jan".

La otra mujer sonrió. "Tampoco Atlanta, tal vez deberías haberte quedado".

"Ah, pero no quería".

"Bueno, al menos te voy a dar una vuelta en la gran cantidad de medios. Si ves a tu jefa, dile

224
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

que ya pusieron una solicitud formal para una entrevista y que realmente apreciaríamos su
tiempo". Jan los llevó a un carro eléctrico en el borde del camión y le indicó que se unieran a
ella. Chris observó como Jody saltó silenciosamente en la parte posterior. El camarógrafo
nunca decía mucho cerca de otras personas, pero Chris sabía que conseguiría sus
observaciones más tarde y ella las estaba esperando con cierta diversión. Jan los dejó justo al
lado del Taurus con una promesa a verlos más tarde. Con un poco de alivio, se metieron en el
vehículo y se dirigieron al Marriott.

"Ella te quiere". La declaración lacónica de Jody sacudió a Chris de sus pensamientos a la


deriva y causó que se enfrentase a él en estado de alarma. "¿Discúlpame?"

Él dio una ligera sonrisa. "Apuesto a que te dirá que envíes una cinta a su jefe y puntualizó si
querías dar el salto a la red".

"¿Qué te hace decir eso?" Jody estaba rara vez equivocado y Chris había aprendido a
escuchar al camarógrafo.

"El Ingeniero satelital estaba hablando. Realmente Chris, que deberías estar halagada".

Ella lo estaba. Un poco. La red, pensó, guau. Chris nunca había considerado ir mucho más allá
de la mesa de presentadores y la idea era atractiva en un modo de ego construyéndose. Dio
una media sonrisa mientras se volvía a mirar el paisaje. ¿Qué diría Laura? Luego se encogió
de hombros, no había ni siquiera una posibilidad en tres años.

Quince minutos más tarde, estaban de pie fuera de la habitación 534 y Chris no podía evitar
sonreír como Laura abrió la puerta y les hizo señas que entren. Charles estaba tirado en el sofá
pasando canales y Jody se sentó a su lado. "Dios esto es enorme, me preguntaba a dónde iba
todo tu dinero". El comentario de Chris hizo Laura levantar una ceja.

"Se va en ese extravagante country club".

"Sí, pero conduces ese viejo Jeep y vives..." Chris se detuvo en seco al darse cuenta a dónde
su comentario iba y cuán personal sonaba. Con una mirada a Jody, murmuró: "Lo siento".

"Está bien. ¿Están listos para la cena? Vamos chicos, tengo hambre".

Charles apagó el televisor y arrojó el control remoto. "Vamos a Vanelli de nuevo, es un lugar
griego e italiano", dijo a Jody. "A ella le gusta, así que será mejor que te acostumbres".

"Estoy pagando para tener la oportunidad de elegir". Laura sonrió, sorprendida que ella se
sentía feliz y relajada y estaba a la espera de la cena. Está bien, así que cualquier cosa
personal con Chris estaba estrictamente fuera de los límites, pero las cosas iban bien. Puedo
con esto. Ella miró a la reportera rubia y de ojos verdes y eso casi la dejó sin aliento. Oh, por
supuesto, puedes manejar esto. Van a ser los cuatro días más largos de tu vida.

225
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura estaba nerviosa, pero haciendo todo lo posible de no demostrarlo. Tumbada en una silla
al lado del green, se sentó como un gato en reposo, engañosamente tranquila, pero lista para
saltar. Una remera blanca sin mangas de polo estaba metido en los pantalones oliva de
algodón cortos y la gorra de béisbol verde suave sostenía su cabello recogido en una cola de
caballo con una rosca a través de la abertura en la parte posterior. Los oscuras picos de los
zapatos en verde y blanco completaban el equipo, nada inusual o memorable al respecto, salvo
en la forma en que era usado. Laura casi saltó de su piel cuando unas manos cálidas cayeron
sobre sus hombros. "¿Estás bien?" La voz de Chris era tan bienvenida que ella casi se echó a
reír.

"¿Dónde está Jody?"

"Se fue con Charles a alguna parte. Creo que tu caddie ha decidido crear interferencia para
nosotras. Tus músculos están muy apretados". Laura volvió a mirar a Chris, relajada mientras
sentía las manos de la reportera amasar suavemente la tensión de su cuello.

"El viejo Charles", murmuró. "Entrenador, confidente y dador de problemas. Te ves muy bien".

"Gracias. Tengo una remera de la estación en todos los colores imaginables, incluso mis no-no
colores". Chris se puso en cuclillas junto a Laura, juntando las manos delante de ella. Los
pantalones cortos de color verde oscuro complementaban una remera de polo verde más
pálida. Las gafas de sol cubrían los ojos que Laura sabía que estarían arrugados en una
sonrisa. "¿Así que sólo media hora para ir?"

"Sí. Entonces veré si todo el trabajo valió la pena".

"¿Conoces a las dos mujeres con las que estarás jugando?"

Laura asintió, "Bárbara Nelson es británica... gran golpeadora, pero ella tiene un caso con los
cortos".

"¿Explica?" Chris se equilibró poniendo una mano sobre el brazo de Laura.

"Ella está teniendo problemas colocarla. Susan Fisher es una madre cuarentona de dos hijos y
es realmente buena. Ella reventó a mi mamá en el Amateur en... Supongo que era el ‘82, ganó
tres veces seguidas. Susan reconstruyó su juego el año pasado y está dando sus frutos".

"¿Igual que tú hiciste?"

"Sí". Laura cerró los ojos y centró su atención en la parte de su antebrazo, donde la mano de
Chris ligeramente descansaba, centrada en una porción de piel. Podía oler el perfume de flores
y el champú que la mujer rubia utilizaba. Era más que reconfortante y ella cedió a un temblor

226
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

ligero a pesar del calor y abrió los ojos sólo para ver las gafas quitadas y una mirada de
incertidumbre en los ojos que devoraban su rostro. "¿Qué?"

"No estás en el trabajo, estás jugando al golf en uno de los mejores campos de golf del país
con los mejores golfistas del mundo. ¿Se te ha ocurrido que sólo debes disfrutar de eso?"

El aliento quedó atrapado en la garganta de Laura. "No podría ser tan fácil", murmuró.

"Kaz, es el momento". De repente Charles estaba allí, levantando la bolsa y arrojando una gran
toalla blanca por encima del hombro del chaleco amarillo caddy de USGA con su nombre en la
parte posterior. Laura apretó la mandíbula y tragó como ella se puso de pie. Sin inhibición y sin
tener en cuenta que el camarógrafo estaba de pie detrás del carrito, Chris echó los brazos
alrededor de Laura en un abrazo.

"Buena suerte". Murmuró en el hombro de la mujer más alta, luego retrocedió y sonrió
tímidamente. "Lo siento... yo siempre he sido una toqueta". Luego, para sorpresa de Laura,
Jody hizo lo mismo, golpeando en su espalda y con una sonrisa de oreja a oreja. Por segunda
vez en pocos minutos, la Directora de Noticias se quedó sin habla.

"Vamos, Kaz". Charles le dio un codazo hacia el primer tee y con una mirada más hacia atrás,
se había ido, golpeando las puntas de metal en el concreto cuando salieron a la hierba y
empezaron a subir la colina.

"Ella va a estar bien". Chris era firme en su creencia. "Vamos".

Laura registró con el introductor y se presentó al equipo que seguía a su grupo para el día: dos
marcadores y el joven que llevaba la señal con sus puntuaciones publicadas. Después de
embolsarse un libro con las yardas, ella y Charles se acercaron a la mesa de salida, donde un
par de gansos de bronce adornados servían como marcadores. Laura tocó una de las cabezas
redondeadas con aire ausente, sus manos nerviosas necesitaban actividad.

"¡Pequeña Kaz! Es bueno verte de nuevo". El saludo de Susan Fisher era sincero cuando llegó
hasta golpear a Laura en el hombro. "He oído hablar del show de ayer... Charles, ¿cómo está
tu papá? Nos preguntábamos cuando volverías y jugarías".

"Susan... es bueno verte también. Bárbara..."

"Kaz". La voz de la mujer inglesa era recortada y Laura ya podía ver los signos de su famosa
impaciencia. "Va a ser lento hoy", dijo hoscamente.

Ellas posaron para la foto obligatoria, las tres mujeres representaban cinco Amateur y dos
títulos del US Open. Poniéndose de pie con los caddies, Laura esperó su introducción. Charles
despojó el palo con la cabeza del Demonio Kazmanian y se lo entregó a ella con una sonrisa.

227
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Golpea fuera a las 1:10, la dos veces campeona del Amateur estadounidense de Dallas,
Texas, Laura Kasdan".

Chris aplaudió con el resto de la multitud como Laura se inclinó para colocar la pelota, apenas
teniendo un swing de práctica. Los alguaciles levantaron sus manos para tranquilidad y antes
que la galería incluso se hubiera asentado, Laura había pasado. Los brazos largos barrieron el
palo de nuevo y enviaron a la pelota directamente por el centro de la calle. Chris pudo ver una
sonrisa de satisfacción y luego el rostro de juego estaba de vuelta en su lugar.

Las otras dos mujeres fueron introducidas y ambas alcanzaron drives para el deleite del
público. Luego los jugadores, caddies, anotadores y parte de la multitud dejaron el escenario de
lo que fue el primer tee a la cabeza hacia bajo de la colina en el circuito de su primera ronda del
Abierto.

"Ella ni siquiera usar un driver. Ese fue un hierro 2 a doscientas cincuenta yardas". El hombre
de pie junto a Chris no podría decir lo suficiente sobre el poder exhibido por Bárbara Nelson.
Estaban en el cuarto hoyo y Laura acaba de hacer el birdie número 3. Ahora las tres mujeres
estaban esperando que el Green se limpiara.

Chris estaba absolutamente fascinada por la multitud y los golfistas. Se detuvo un agujero para
observar el grupo detrás de Laura que contenía a la ganadora del Open del año pasado, Mi Ja
Song y Stacey Kim, campeona del Amateur, que se había aplicado el lápiz labial en tres
ocasiones para el tercer agujero. Está bien, hace treinta y siete grados y está jugando en el
Abierto nacional. Tal vez lucir bien no debería ser su máxima prioridad.

Ella y Jody se rieron del absurdo y luego de su propia hipocresía cuando Chris le preguntó a
Jody si tenía su bolsa de maquillaje.

Dios hace calor. Chris miró donde Laura estaba apoyada en un palo, hablando en voz baja a
Charles y asintiendo con la cabeza. Ella se ve muy bien, no suda en absoluto. Estaba jugando
bien y manteniéndose fuera de problemas. Según Charles era el plan de juego: nada peligroso
y jugar los tiros altos porcentuales. Todo era mucho mambo para Chris. Sólo quiero pasar
algún tiempo con ella.

El green finalmente se despejó y las tres mujeres golpearon rápidamente. Jody salió para
conseguir un rollo B de los estudiantes universitarios que estaban siguiendo y Chris cayó detrás
de un grupo de mujeres que al parecer había decidido que iban a seguir a Laura para el resto
de la ronda. "Ella es simplemente preciosa", una de ellas dijo, "Y esos ojos..." Chris gimió para
sus adentros.

Otro par para Laura y estaban en su camino hacia el quinto tee cuando la alerta meteorológica
sonó como un rayo cruzó el cielo. La casa de seguridad estaba justo detrás de la mesa de

228
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

salida y los oficiales del torneo comenzaron a llevar a los golfistas en esa dirección. Chris se
preguntaba qué hacer cuando la cuerda se levantó delante de ella y Laura estaba haciendo un
gesto para que ella la siga. "Vamos. ¿Dónde está Jody?"

"Él fue a buscar un poco de vídeo". Chris pasó por debajo y se desvaneció tras de Laura hacia
donde Charles estaba esperando. "¿Sabías que tienes tu propio club de fans? Hablaban con
‘ooooh’ y ‘aahhh’ de tus ojos".

"No le digas eso, ella ya tiene una gran cabeza". Charles entregó Laura una botella de agua.
"¿Has visto buenas cosas?" Caminaron hacia la casa donde una multitud se estaba reuniendo.

"Ha sido interesante. ¿Cuánto tiempo hay que esperar aquí?"

"Depende del clima". Charles respondió. "En este momento están más preocupados por el
rayo, no creo que tengamos algo de lluvia". Él maniobró su alta figura y la bolsa a través de una
pequeña abertura a un porche cubierto rodeado de bancos de madera.

"¿Así que te vas e incursionas en la heladera?"

Laura se rió entre dientes, "Algo así". Laura siempre odiaba las demoras por lluvia,
especialmente si ella estaba en ritmo. Pero Chris estaba aquí, y eso era algo que nunca había
tenido antes. Después de cubrir los palos, Charles entró en la casa para conseguir algo de
alivio del calor, pero Laura se quedó afuera con Chris, sin querer cambiar la temperatura de su
cuerpo dramáticamente. Se aclaró la garganta nerviosamente, preguntándose cómo podía ser
tan íntima con Chris y seguir siendo tan torpe a veces. "¿Cómo fue compartir habitación con
Jody?"

"No muy divertido. Él ronca más fuerte que tú. Cerré la puerta y todavía lo podía oír".

"Yo no ronco". Laura bajó la voz como otro grupo de golfistas se quedó bajo el porche. Chris se
sentó en uno de los bancos y Laura se unió a ella, ofreciendo la botella de agua.

"Sigues diciéndote eso".

"Ahí estás, Chris. Imaginé que te encontraría aquí. Tú debes ser Laura Kasdan... Jan Sheffield,
soy una de los productores para la cobertura de la Red". Jan estaba impecablemente vestida y
parecía que el calor no le molestaba ni un poco. "¿Alguna vez compruebas los mensajes?" Le
preguntó Laura.

"No". Fue la respuesta franca.

Jan no parpadeó y Laura tuvo la idea que sería tratada de la misma manera que la productora
manejaba al talento molesto. "Queremos sentarte para hacer una entrevista esta tarde, ¿eso
será un problema?"

229
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Prefiero hacerlo mañana". Laura tomó el agua de vuelta de Chris y tomó otro sorbo. "Voy a
estar muerta cuando termine aquí".

"Aun así, sería mejor..."

"Mira, agradezco la dificultad pero mañana es mejor, estoy jugando en la mañana".

"Claro". La productora retrocedió. "Voy a conseguir a alguien para coordinar el tiempo.


Tenemos un equipo en la casa club, que es donde vamos a hacerlo". Ella le sonrió a Chris,
"Nos vemos en los camiones satelitales más tarde".

Chris la vio salir, desconcertada por la renuencia de Laura a cooperar. "Creo que deberías tener
un poco más de comprensión, ya sabes lo que se siente cuando no puedes conseguir una
entrevista".

Laura resopló: "Pero yo sólo soy la pelusa... relleno... una tiradora. No soy la historia y lo sé.
Ella sabe que yo lo sé. No hay nada único o diferente acerca de las personas que hacen la Red
de Chris, solo persiguen oportunidades. Ahora, cuando la Red hace la persecución, eso es una
historia diferente".

Chris frunció el ceño pensativamente. "¿Nunca quisiste trabajar para uno de ellos?"

"Nop. Ese fue mi papá. ¿Y tú? ¿Una aspiraciones en la Red?" Laura tenía curiosidad,
preguntándose por primera vez cómo manejaría las ambiciones de Chris cuando terminara su
contrato actual.

"No lo pensé en realidad hasta ayer". Chris honestamente admitió. "Algo que Jody dijo... Está
un poco lejos ¿no? Por lo menos tres años". Se supone que debo querer eso... En tres años
tendré veintiocho años, la misma edad que ella tenía cuando se hizo cargo en KDAL.

Laura miró la idea parpadear en el rostro de la reportera rubia. "Va a pasar antes que lo sepas".
Ella se volvió para mirar hacia fuera sobre el circuito sin ver nada de eso. Había tenido razón
desde el principio: Chris era demasiado buena para mantenerse en un mercado medio para
siempre. Tres años, eso es todo, entonces se acabó el tiempo... Para las dos. Laura pasó la
botella de agua de nuevo a Chris y se sentaron en silencio, incapaces de hacer otra cosa que
esperar a que el juego reanudara.

No había suficiente agua fría en el mundo, Laura decidió mientras se apoyaba en los codos
contra la esquina de la ducha y esperó a que su temperatura corporal descendiera. Después de
la demora climatológica de cuarenta y cinco minutos, el juego había seguido excepto que ella,
Bárbara y Susan habían tenido que esperar a prácticamente todos los tiros. Ese era el

230
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

problema con jugar con las dos mujeres más rápidas de la gira y Laura no había disminuido en
absoluto.

Pero el calor era agobiante, y a juzgar por la forma en que las venas estaban de pie fuera en
sus manos, ella no estaba bebiendo suficiente.

Giró la cabeza para respirar bajo el rociador por la boca mientras el agua corría por su espeso
cabello oscuro. Una y otra vez jugó la ronda en su cabeza, haciendo una mueca en algunas
oportunidades perdidas, pero le agradó en general. No está mal, y a pesar que las
puntuaciones fueron muy bajas, 4 abajo es genial. Susan terminó con 7 abajo y Bárbara estaba
en incluso en par. El circuito no estaba siendo jugando como un abierto típico, ya menos que un
acto de Dios hizo que los matorrales crecieron una pulgada o dos durante la noche, los
registros de puntuación iban a mostrarlo.

Después de un tiempo, Laura estaba fría y ella ajustó los grifos para calentar el agua. En el
momento en que había lavado con champú el cabello enjabonado y su cuerpo estaba
empezando a sentirse un poco anegado y mucho mejor. Sin secarse, ella salió de la ducha,
poniéndose una bata de toalla, saliendo del baño mientras arrastraba un cepillo por el cabello.
La habitación estaba fría y ajustó el termostato antes de acostarse en la cama. Sólo un poco de
siesta, estoy tan cansada. Casi de inmediato se sumió fuera, soñando con calles verdes sin fin
que se extendían hasta donde alcanzaba la vista.

Laura se despertó, parpadeando y tragando en confusión. Mirando el reloj, vio que sólo había
estado dormido durante una hora, entonces la persistencia de golpear la había despertado
reanudando su ritmo constante. Tropezó con sus pies que gimieron ante la rigidez en sus
piernas y se dirigió a la puerta. Sin molestarse en mirar por la mirilla, abrió.

"Sé que no se supone que maneje vehículos de la estación, pero estaba a sólo unas manzanas
y no había cámaras o historias involucradas, así que pensé que era bastante seguro".

Laura trató de un rápido retorno, pero quedó en blanco completo. ¿Sin habla de nuevo? Esto
está empezando a convertirse en un hábito. Ella sacudió la cabeza, desorientada antes de
volver a intentarlo. "Estás aquí", dijo con voz ronca, afirmando lo obvio.

"¿Dónde más podría estar?" Chris sonrió suavemente. "Me di cuenta de que no sentirías
muchas más ganas de salir, así que traje un poco de cena". El calor aparentemente no había
afectado a la reportera, parecía tan fresco y relajada como cuando empezó el día. La única
evidencia de un día en el sauna que era Mississippi en junio era el tono dorado de su piel sana
que contrastaba muy bien con una remera y pantalones cortos de jean blancos.

"¿Dónde está Jody?" Laura dio un paso atrás como Chris equilibraba varias bolsas y cajas de
algo que olía maravilloso.

"Dormido... Muerto para el mundo. Creo que transportar ese equipo con el calor lo mató. Hasta

231
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

que tu nombre esté en la tabla de clasificación, ya sabes, grande como la vida en un triple
empate por el cuarto". Ella cerró la puerta con la cadera y cruzó la habitación para colocar la
cena en la mesa redonda junto al sofá.

"No puedes ganar eso el jueves, Chris".

"Lo sé, pero no perdí tampoco. He traído suficiente si Charles quiere comer con nosotras".

Laura se pasó una mano por el cabello húmedo, tratando de restaurar a algún tipo de orden.
"Él iba a algún lugar, tomó las llaves del jeep".

"Entonces es sólo una cena para dos, supongo".

"Sí". Laura se quedó en silencio mientras Chris abrió las cajas y distribuyó la ensalada de pasta
y pollo marinado. "Tengo hambre", observó en un tono ligeramente sorprendido.

"Bien. He traído todo tipo de cosas para beber ya que no estaba segura que tomarías". Sacó
una silla para Laura, palmeando su espalda a la ligera. "Siéntate y come, te prometo que te
sentirás mejor". La mujer alta no hizo ademán de sentarse, Chris estaba un poco preocupada
mientras sacaba varias botellas de Gatorade y zumos de fruta fuera de la bolsa. "No es una
muy buena cosecha, pero tienes que beber".

Laura se dio a sí misma una pequeña sacudida y se acercó a la silla "Eres una buena amiga".
Chris levantó las cejas ante su elección de palabras, pero no dijo nada mientras Laura se sentó
y suspiró. "Me siento un poco nublada en este momento".

"Día duro. ¿A qué hora llegaste ahí esta mañana?"

"Un poco después de las siete. Demasiado pronto, lo sé". Ella dio un mordisco a la pasta y
tarareaba con el placer, disfrutando de las diferentes especias. "¿De Vanelli?"

"Sep".

"Es difícil de creer que tenía que venir todo el camino a Tupelo, Mississippi para encontrar mi
restaurante favorito". Laura comió todo y la mayoría del pollo antes de inclinarse hacia atrás en
su silla, rellena hasta las branquias. "¿Cómo estuvo tu día? No te vi después del 12".

Chris se limpió la boca con una servilleta y balanceaba la cabeza. "Bien. Tenemos algunas
cosas con esas dos chicas que seguimos y el enlace para las Seis fue bien". Era diferente y
divertido, ella había disfrutado trabajando con la gente de la Red. "Jan Sheffield me preguntó si
estaría interesada en hacer una pequeña multitud de piezas de entrevistas de relleno para ellos
para pasar el sábado. ¿Tienes algún problema con eso? Ni siquiera pueden utilizarlo, pero
pensé que sería bueno para Jody y para mí".

232
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura tragó. Así, comienza ahora. "No creo que eso sea un problema, y tienes razón, la
exposición sería bueno para ti". Sentía un de dolor en su intestino y apretó su mandíbula,
decidido a no mostrarlo. Levantándose de la mesa, recogió las cajas vacías. "Voy a, uh, puse
algo para dormir. Hay cerca de seis canales de películas en el televisor si quieres echar un
vistazo". Ella hizo su escapada a la zona de vestidor, tirando las cajas a la basura en el camino
y Chris dejó escapar un suspiro de exasperación, preguntándose dónde había salido mal. No
pasó mucho tiempo para que la reportera decidiera un curso de acción y después de contar
hasta cien, ella fue a la puerta del cuarto de baño y golpeó a la ligera. "Muy bien, ¿qué hice?"

La puerta se abrió y Laura se secaba la cara con una toalla como el ligero aroma de jabón y
pasta de dientes. La bata de toalla faltaba, sustituido con una remera y pantalones cortos de
lana de gran tamaño. "Nada". Ella tiró la toalla en el neceser y apagó la luz. "Estoy
desgastada".

"¿Y?"

"Y nada. El calor me tomó y estoy preocupada por eso". Con un intento de un encogimiento de
hombros informal, trató de dejar atrás Chris sin tocar la mujer rubia o mirarla a los ojos, pero
Chris se puso delante de ella, no tomando la excusa. "Lo siento Chris, pero estoy muy
cansada". Tratando de ocultar su debilidad, retorcía hasta la última fuerza de Laura.

"Entonces ven a la cama". Era una simple solicitud habla en voz baja y Chris tomó suavemente
las manos de la mujer más alta entre las suyas y las besó tiernamente. Aturdida, Laura ofreció
poca resistencia mientras era llevado por la habitación y cuando Chris sacó las mantas, se
sentó en el borde de la cama. "Entra". Otra súplica simple y Laura lo hizo, levantando sus
piernas sobre la cama y moviéndose hacia el centro. Chris se sentó contra la cabecera
colocando una almohada detrás de la espalda antes de acunar a Laura contra su hombro, su
mano enhebrar a través de la masa oscura de cabello.

"Lo siento". Chris apenas escuchó la disculpa farfullada.

"¿Por qué? ¿Agotarte?"

"Por ser una idiota". Laura pasó un brazo alrededor de la cintura de Chris. "Jody se va a dar
cuenta que te has ido".

"No por un tiempo al menos. ¿A qué hora quieres que levantarte?"

"Seis". Chris miró para asegurarse de que la alarma se programó y luego apagó la lámpara. En
la oscuridad Laura se acercó y Chris rozó sus labios en la parte superior de su cabeza. Una
pregunta murmurada la tomó por sorpresa. "¿Siempre quisiste ser periodista?"

"Sí". La respuesta fue inmediata. "Estaba interesada en el periodismo impreso desde el

233
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

principio, luego me enteré que en la televisión podía contar las historias también. Ego
supongo". Ella le dio un ligero apretón. "Todo lo que los directores de noticias maldicen sobre el
ego del talento".

"Mmmm. El tuyo es muy saludable".

"Ah, pero nosotros tomamos todo el riesgo. Si el reparto va por el inodoro, el espectador no
culpará al productor, dirán que Tom y Chris son idiotas". Chris podía sentir risa de Laura y ella
sonrió. "Ah, ¿y no es en lo más mínimo vanidosa, señorita Cuatro Abajo Par?"

"Sobre algunas cosas. Siempre decimos lo que sea que te haga ver bien en el aire, hará un
infierno para hacerle frente. Haces un buen trabajo, ¿te dije eso?" El discurso de Laura fue
arrastrando las palabras y Chris sabía que estaba casi dormida. Con un suspiro, cerró los ojos,
con la intención de quedarse por un rato.

El trueno la despertó después de las tres y ella tragó saliva, con la boca seca. Laura se había
movido y estaba acostada en su lado opuesto a Chris, con las manos dobladas debajo de la
barbilla. No hay muchas sacudidas pero ella está aprendiendo. Con cuidado, Chris se inclinó y
le besó en la sien, luego bajó de la cama y se puso sus sandalias. ¿Ella incluso me extrañará
cuando se despierte? "Te amo". Chris susurró entonces hizo su camino a la puerta, cerrándola
suavemente detrás de ella.

El despertador sonó a las seis y Laura lo golpeó, logrando detener el zumbido sin tirar el reloj
de la mesita de noche. Atontada mientras abrazaba una almohada contra su pecho, inhalando
una fragancia floral familiar. Chris. Laura se apresuró a sentarse, pero sus sentidos le dijeron
que ella estaba sola en la suite y sus hombros se hundieron con decepción. Aun así, era más
de lo que esperaba, Chris y ella no había dormido tan plácidamente en semanas.

Abierto.

Hora del tee temprano.

Prioridades. La parte de su cerebro que era disciplina y determinación la forzó a salir de la


cama y se acercó a la puerta contigua. "Charles", ella golpeó dos veces y giró el pomo, "Son
las seis, te quiero aquí a las siete". Ella se asomó por el borde de la puerta y vio la cabeza
levantarse.

"¿Es de mañana ya?"

"Sí, amigo y va a hacer calor". Ella dejó la puerta entreabierta y se fue a la mesa donde Chris
había dejado una de las botellas rojas de Gatorade. No hacía frío, pero Laura resquebrajó el
sello y se bebió la mitad de la botella de todos modos. Limpiándose la boca con el dorso de su
mano, hizo un balance de la condición de su cuerpo. No está mal, bebe más hoy o van a estar
pegando agujas IV en tu brazo. El agotamiento del día anterior fue sustituido por un optimismo

234
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

cauteloso mientras flexionaba los hombros y escuchó las articulaciones quebrar. Ella fue al
armario y comenzó a ponerse su ropa para el día, eligiendo una remera azul para ir con
pantalones cortos de color caqui. Cuatro abajo par. Uno pensaría que yo sabía lo que estaba
haciendo.

Una buena noche de sueño hizo toda la diferencia. Gracias, Chris.

"¿Estás con alguien?" Una mujer le tendió un sombrero y un bolígrafo Sharpie a Laura en un
ademán de un autógrafo si ella estaba de hecho con alguien.

"No..."

"¡Oh, mira, esa es Mi Ja Song!" La mujer se volvió a perseguir el nuevo objeto de su afecto y
Laura fue despedida inmediatamente. Sacudiendo la cabeza, continuó por el sendero hasta el
tee de práctica donde Charles ya esperaba y aceleró sus pasos cuando vio la figura delgada de
pie al lado del caddie.

"Buenos días. ¿Dormiste algo?" Laura sorprendió a sí misma por pasar su brazo alrededor de
los hombros de la reportera.

"Suficiente, creo". Chris dejó que sus ojos vagaran por el rostro de Laura y sonrió. "Cuando nos
registramos nos dejaron un carrito de golf hoy. ¿Tuviste algo que ver con eso?"

"Parece que todavía tengo algo de influencia".

"Kaz, tendrías algo de influencia si fueras una criadora de cerdos en Abilene", Charles dijo
mientras subía la cremallera de un bolsillo en el lado de la bolsa de palos. "¿Quieres golpear
algunos?"

"No, estoy lo suficientemente caliente". Ella deslizó su brazo de los hombros de Chris con una
palmadita. "¿Qué hay en la agenda de hoy?"

"Esa pieza de relleno para la Red. No olvides la entrevista después de tu ronda".

Laura hizo una mueca. "Lo sé, pero si no hago termino esto todo será discutible".

"Ni siquiera lo digas", Charles reprendió. "Un disparo a la vez, un agujero a la vez, un día a la
vez".

"¿Ves lo que tengo que aguantar? El Zen y el arte de la gestión en el juego de golf".

Chris sonrió. "Simplemente juega como lo que hiciste ayer".

235
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura desenvolvió un nuevo guante de golf y dio una palmada en el muslo antes de probar la
cintura de sus pantalones cortos. "Es más fácil decirlo que hacerlo", murmuró.

"Es sólo un carrito de golf, ¿por qué no puedo conducir?"

Jody solamente entornó los ojos y resopló con sorna mientras frenaba para permitir que
algunos peatones cruzasen frente a ellos. Habían atrapado a Lori Kendall en la 16 y la
siguieron a través de la 18a. Parecía que iba a hacer el final del día incluso en par, dejándola 2
abajo para el torneo. Su otro estudiante universitario no lo hizo justo así; Terri Stockman iba a
terminar con un triste 17 par, su primera experiencia en el Abierto fue menos que memorable.

"Debemos ser capaces de atrapar a Kaz en el cambio. ¿Cómo funciona trabajar de nuevo?"

Chris se sostenía mientras volaban alrededor de una esquina peligrosamente cerca de unos
arbustos de azalea. "En realidad, podría hacer un mejor trabajo en conducir esta cosa".
Obediente, Jody ralentizó. "Está dentro de diez golpes del líder, ties incluidos, o las sesenta
mejores puntuaciones".

El nombre de Kasdan se mantenía estable en el medio de la tabla de posiciones y se había


trasladado a 6 abajo. Laura también era líder en la categoría estadística de la mayoría de
greens golpeados con regularidad pero cuando Chris mencionó eso a Charles, el caddie movió
la cabeza. "Nosotros no hablamos de eso. Sólo significa que está pegada al plan de juego".

Se detuvieron cerca del tee en el hoyo 9 y Chris saltó. "Voy a caminar por un tiempo, ¿está
bien contigo?" Tomó una botella de agua y se abrió paso entre la multitud, estirando el cuello
para ver quién estaba en la mesa de salida. Laura y Charles eran fáciles de detectar; ambos
mucho más altas que los otros en el montículo de hierba elevado.

La rutina era familiar para Chris ahora. Observó a Laura girar el palo, dar un pum abajo y mirar
hacia la calle. La mitad fue un swing de práctica, luego de un momento de silencio antes de que
el poder gracioso explotara. La galería se convirtió más agradecida con cada unidad y Chris
reconoció algunas caras que habían seguido a este grupo de jugadores de golf en el día
anterior. Charles tomó al indicador y Bárbara primer golpe sin swing de práctica, luego todos
fueron a grandes zancadas hacia la calle como los palos vibraron en las bolsas.

"¿Tú estabas con ella ayer o no?" Una mujer alta curtida en Ray Ban se puso a caminar junto a
Chris. "Laura Kasdan quiero decir. La hemos estado siguiendo... Ella sí que es divertida de
ver".

Chris asintió. "Ella es mi jefa".

"¿En serio? Sé que es una amateur, ¿qué hace?"

236
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Es la Directora de Noticias en una estación de televisión".

"Genial, ¿por lo que estás en la televisión también?" Otras dos mujeres se unieron a ellas.

"Sí. ¿Eres de por aquí?" Chris se metió en el modo de reportera.

"No, nosotros vinimos en coche desde Pensacola... Tratamos de hacer un par de eventos de la
LPGA cada año y este estaba muy cerca, así que..." Ella se encogió de hombros. Llegaron
paralelamente a la bola de Susan Fisher y se detuvieron cuando los mariscales levantaron sus
manos por quietud. Una golpe con la madera a la calle en la pelota corta y directo al Green,
luego Bárbara Nelson ella golpeó el borde del green. Veinte yardas aún más, la bola de Laura y
la galería se adelantó. Ella estaba en el medio de la calle y Chris la vio asentir a algo que
Charles le dijo, luego tomó el palo y lo agitó como ella se estableció.

Laura no llevaba gafas de sol cuando jugaba, por lo que sus emociones estaban en exhibición
después de que ella se puso en contacto con la pelota. Preocupación en primer lugar, a
continuación, optimismo y finalmente una sonrisa complacida como la pelota rebotó en el
centro del green antes de que su cara de juego se deslizase en su lugar.

Chris se volvió a las tres mujeres que todavía estaban de pie junto a ella. "¿Te importaría hacer
una rápida entrevista de quién estás siguiendo? Sólo tomará un minuto". Ella llamó a Jody
quien había estacionado el carro en la sombra. Él agarró la cámara y se dirigió allí.

"Claro", dijo halagada al ser preguntada.

"Díganme sus nombres". Chris tenía su cuaderno y garabateaba como Jody enmarcaba el tiro.
Unos minutos más tarde, les estaba agradeciendo y saltando en el carro con la esperanza de
ver a Laura en el eagle20.

El putt no cayó, pero ella hizo el birdie y el rojo -3 para el día y subió en la clasificación. Ahora
con 7 bajo, Laura dejó el paso del green junto a Chris y Jody. Con un guiño le entregó la pelota
que termino sacando de la base a una chica de pie fuera de las cuerdas y sonrió cuando ella
gritó de alegría. Entonces los tres golfistas y sus caddies cruzaron a la casa club para usar las
instalaciones antes de tomar en los últimos nueve hoyos.

Los pares sumaban más rápido que los birdies y Laura se encontró apretando los dientes por
las oportunidades perdidas. El juego se había ralentizado considerablemente y por la
quinceava remera, estaba paseando junto a Bárbara. Después de un vistazo a Susan, los tres
decidieron pasar por debajo de las cuerdas y ponerse de pie a la sombra de algunos árboles,
mezclándose con la galería y causando que la gente de seguridad a murmurara en sus walkie
talkies.

20 Eagle: cuando se completa un hoyo con dos golpes debajo del par.

237
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Entonces, ¿cómo es la vida en el mundo real, Kaz?" Siempre amable, Susan comenzó la
conversación.

"No estoy segura que las noticias de televisión califican como mundo real", Laura respondió
secamente.

"Escuché que te encontraste con algunos problemas en Dallas". Susan hizo la pregunta, pero
Bárbara se rió entre dientes.

"¿Hay alguien que no sabe de eso?"

"Se supone que si sigues jugando como ahora, todo el mundo lo va a saber", dijo Bárbara en
su forma británica graciosa.

Laura resistió el impulso de quebrar sus nudillos y se volvió para mirar a la multitud que se
había alejado de ellas, a instancias de los mariscales. Vio a la cámara, luego a Jody y dio un
breve saludo, sonriendo mientras su cabeza apareció desde detrás del visor. Su búsqueda
continuó hasta que ella vio el cabello oro pálido de Chris. La reportera estaba charlando
animadamente con un hombre y una mujer, Laura sintió una sonrisa a dar forma en sus labios
con sólo de mirarla. Chris miró en ese momento y sus ojos se encontraron.

Calma eléctrica. Raro. Laura sintió un escalofrío y reprimió una carcajada.

"Estamos arriba". Susan empujó el hombro de Laura y caminaron de vuelta a la caja. Tengo
que encontrar algunos golpes... en alguna parte.

Encontró uno en 15. El largo del par 5, los problemas casi se deletreaban cuando su segundo
golpe aterrizó en el bunker de la izquierda del green, pero una buena salida le dejó un putt muy
calificable para birdie. Otro par en el 16 y un birdie de seis pulgadas en el 17 dejaron a Laura
respirar un poco más para la mesa de salida en la 18.

Ella bebió un poco de agua envuelta con una toalla fría alrededor de su cuello mientras
esperaban que el grupo delante se desplazarse hacia arriba. "Te ves bien, Kaz". Charles le dijo
mientras limpiaba la pelota y se la pasó por encima. "Termina y te voy a comprar una bebida".

Laura bostezó un poco nerviosa y tiró la toalla al empleado, antes de sacar su guante
empapado en sudor de nuevo. El birdie en el 17 le dio el honor y ella rodó una de las remeras
de color naranja entre sus dedos antes de juntarlas con la pelota. La multitud rodeaba por
completo el último hoyo y las gradas que rodeaban el green mientras esperaban expectantes.
Un giro del palo al imaginarse el vuelo de la pelota, entonces la dirección. Lo columpio fácil
todo el camino a través. Ella lo sintió y oyó el contacto; ya analizando el movimiento antes que
levantara la cabeza para seguir la pelota. Fue un buen largo viaje, seguro y el alivio se apoderó
de ella en oleadas.

238
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Después de que los demás golpearon, caminó hasta la calle con la cabeza baja. No era un
agujero particularmente difícil, pero sin duda podría hacer un pagar a golfista por falta de
concentración. Los golpes que se podían hacer y perdían aquí, eso es lo que lo hacía un final
perfecto.

Laura enloqueció en su libro naranja de yardas luego buscó la cabeza de rociadores en 125
yardas. Buscándolo, se paseaba frente a la distancia de su bola. Ella dio un paso fuera del
camino, esperando a que Susan golpeara primero ya que ella era la más alejada. 115 al frente
de diez yardas del green... con el pin en la espalda. No hay viento, debe ser una cuña. Se dio la
vuelta y Charles ya estaba entregando su palo.

El disparo de Susan aterrizó sin problemas en el Green, a continuación fue el turno de Laura.
Se puso un poco más en eso de lo que pretendía y se estremeció mientras rodaba unos veinte
pies más allá del agujero. Con impaciencia se quitó el guante mientras esperaba a Bárbara
para acumular sus fichas. Luego las tres fueron a grandes zancadas hacia el green con el
sonido de los aplausos de la galería.

Dos putts más tarde y la ronda fue la historia de Laura, que escapó con un par, al igual que
Susan. Bárbara hizo tres putts y cayó a 1 sobre par. Ya que Susan estaba en la sede del club a
las 10 bajo, la posibilidad de la inglesa de hacer el corte era poca.

5 abajo hoy y 9 abajo durante dos días, realmente no puedes pedir más, Kaz. Ella firmó su
tarjeta de puntuación y salió de la tienda de puntuaciones sólo para ser apretada por una
periodista del USGA y que la llevó a la sala de prensa. Y todavía tengo que tener una
entrevista. Mierda. Todo Laura quería era una ducha. Ella y Susan dieron un paso a una mesa
y alguien les dio agua embotellada, a continuación, las preguntas comenzaron. La mayoría de
esas eran para Susan, ya que ella era la más reconocible, pero algunas fueron a Laura. "¿Qué
se siente ser una amateur?"

"Nadie ha terminado todavía".

"¿El calor o la multitud te molestaba?"

"No". Como si te fuera a decir que es.

"¿Qué haces para ganarte la vida cuando no estás jugando al golf?"

Oh, chico, alguien no hizo su investigación. "Soy la Directora de Noticias en WBFC en Burkett
Falls". Hubo un momento de silencio y Laura sintió a Susan conteniendo una risita.

"¿Qué estás esperando obtener aquí, señora Kasdan?"

"Los diez primeros sería bueno. Sobre todo estoy afinando para el Amateur de Estado Unidos".

239
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Si tienes éxito aquí, ¿crees que influirá para convertirte en profesional?" La pregunta vino de la
parte posterior de la sala y Laura casi derribó su botella de agua cuando oyó la voz familiar.

Chris. ¿Qué está haciendo ella? "No, no en corto plazo". Desconcertada, miró a los ojos verdes
y ladeó la cabeza. Podrías sólo haber preguntado. ¿Por qué aquí?

El resto de las preguntas eran para Susan, Laura escapó por el pasillo sólo para funcionar en el
enero de Sheffield. "Sólo estaba buscando. No ibas a saltar sobre mí, ¿verdad?"

"El pensamiento cruzó por mi mente".

"Uh, huh. Vamos a llegar cablear. Hey Chris, ¿quieres sentarte en esto?"

Laura sonrió sin darse la vuelta. Ni siquiera tenía que mirar... sabía que estaba allí. "Me
gustaría mucho, ¿de acuerdo contigo Laura?"

"Claro", dijo con sinceridad falsa, pero Chris simplemente le palmeó la espalda y se rió entre
dientes.

El asistente de producción trató de ayudarla con el micrófono, pero ella lo quitó con un gesto y
lo hizo ella misma, rizando el alambre como expertos antes de abrocharlo a su camisa. Algún
otro asistente espolvoreó su cara para matar el brillo y ella sabía que iba a estar pegota en
cuestión de minutos. Robin Gardner, anfitrión de la Red para la cobertura de golf femenino
entró y se presentó antes de establecerse en la silla frente a ella. "Cuando hablamos por
primera vez de hacer esto, realmente no tenía idea que estarías tan alto en la clasificación...
Eras más un lateral interesante. ¿Cómo juzgas el Campeonato Abierto hasta ahora?"

Laura optó por las respuestas cliché. "El circuito está en forma hermosa y todo el mundo ha
sido simplemente genial. Ha sido una experiencia fabulosa".

"Laura..."

"Llámame Kaz".

"Correcto. Ganaste los Amateurs del '95 y '96 pero caíste fuera de la atención competitiva.
¿Qué has estado haciendo?"

¿Patear pelotas? Bueno. Laura se movió en su asiento. "Me concentré en mi carrera en


noticias televisivas. Eso tomó una gran parte de mi tiempo".

"¿Entonces por qué volver?"

"Las cosas cambian, yo quería jugar otra vez y esto parecía una buena oportunidad".

240
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Está bien, corte". Robin miró a Laura y levantó una ceja perfecta. "No me estás dando mucho
aquí".

Una tensa sonrisa cruzó el rostro de Laura. Ella sabía que estaba siendo hostil, pero no podía
dejarlo. "Robin", se inclinó hacia adelante y habló en voz baja. "No voy a decirle a veinte
millones de espectadores mis razones para dejarlo. Te diré sobre la reconstrucción de mi juego
y la cantidad de trabajo que tomó, la cantidad de tiempo que se necesita para equilibrar una
carrera con la competencia de amateurs, o te diré lo que creo que la USGA tiene que hacer
para conseguir a más personas, incluyendo mujeres y las minorías interesadas en el golf, pero
no me pidas que explicar por qué me alejé. Eso no va a suceder".

Robin asintió lentamente. "Entonces, ¿cómo fue el proceso de reconstrucción de su juego y por
qué pensaste que tenías que hacerlo?"

Laura se rió entre dientes. "Tengo un gran entrenador y finalmente me decidí a escucharlo. Su
hijo es mi caddy..."

"Aahh". Laura gimió cuando la masajista trabajó en los músculos de su espalda baja y apretó
los dientes cuando golpeó un lugar especialmente dolorido. Ella estaba en la sala de
entrenamiento, donde cuatro mesas de masaje se habían establecido y las cuatro estaban
ocupadas.

"Hey. Interesante entrevista". Chris se sentó en una silla junto a la mesa donde Laura estaba.
"Ciertamente me recordó por qué eres la directora de noticias y yo no lo soy".

"Oww, ¿cómo has entrado aquí?"

"¿Corriendo de nuevo? Esto no está fuera de los límites a la prensa y, además, Charles me dijo
dónde estabas".

"El viejo Charles, rata soplona". Laura sacudió cuando la masajista golpeó otro nudo.

Chris se inclinó. "No hables de tu caddie de esa manera, él y Jody van de bar en bar esta
noche".

"¿En serio?"

"En serio". Chris respondió con un meneo de sus cejas. "Aunque no estoy segura de cuánto de
bar en bar se puede hacer en Tupelo. En todo caso, los atará por unas horas de todos modos".
Como si fuera una luz encendida, Chris repente se dio cuenta de la vasta extensión de carne
desnuda tendida en la mesa de masaje. La sábana sólo cubría a Laura en la parte baja de la
espalda a las rodillas, y la vista de la manipulación de los músculos que Chris tenía

241
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

conocimiento íntimo por la masajista fue... inquietante, distractor y un despertar, todo al mismo
tiempo. Tragó saliva mientras sus respiraciones empezaron a llegar en jadeos superficiales. "Yo
eh, cuando hayas terminado aquí... Voy a esperar afuera. Justo afuera". Se puso de pie y
prácticamente se tambaleó hacia la puerta.

Laura se estremeció de nuevo y se preguntó lo que pasaba por la cabeza de la periodista.

Tenían una cena en un restaurante de carnes que se jactaba de la mayor barra de ensaladas
en Mississippi, Laura se manejó para mantener el anonimato a pesar que la ciudad estaba
repleta de aficionados al golf. "Tienes que preguntarte cuántas mujeres de metro ochenta y ojos
azules deambulan por aquí sobre una base regular", Chris observó cómo Laura abrió la puerta
de su habitación de hotel. "¿Nadie te pidió un autógrafo todavía?"

"Bueno, un par lo habrán pedido, pero pensé que era para otra persona". La habitación estaba
limpia de nuevo y fue a la heladera de forma automática y bajó un poco de agua. "¿Quieres un
poco?" Ella ofreció.

"No, estoy bien". Chris se acercó al sofá y tomó el control para encender el televisor. "Oye,
estás en SportsCenter".

"En serio". Laura sonrió con deleite infantil mientras veía a sí misma dar el birdie al 17 de nuevo
y Chris sonrió ante su reacción, trabaja en televisión, pero esto sigue siendo una emoción para
ella. Se sentó en el sofá y tiró de la mano de Laura en una invitación a unirse. "Estuviste genial
hoy. Todo ese trabajo duro está dando sus frutos".

"Mmm". Laura suspiró y se dejó caer con una inusual falta de gracia. "Todavía no, ya veremos".

"¿Eso es todo lo que estamos esperando, los diez primeros?" Chris preguntó, con una mano en
movimiento para jugar con el cabello oscuro.

Laura se volvió y miró a su amante como los ojos azules se oscurecieron por la emoción. "No
Chris, estoy jugando para ganar. Yo siempre juego para ganar".

"Pero sólo en el golf o las noticias, todo lo demás y ella estaría perdida..." Chris frunció el ceño
ligeramente mientras movía la mano a la parte posterior del cuello de Laura, acercándola más
hasta que ella apenas podía sentir sus labios tocándose. Lentamente trazó el contorno del labio
inferior de Laura con la punta de la lengua antes de besarla en serio. Luego sus manos estaban
empujando el cuerpo largo contra los cojines, con ganas de reencontrarse a sí misma con la
mujer que dominaba la mayor parte de sus pensamientos de vigilia.

Chris podía sentir las manos de Laura contra su abdomen soltando sus pantalones cortos para
tirar de su remera libre de la cintura y hacer contacto con la piel caliente. Se mudó a enterrar su
cara en la masa fragante de cabello oscuro antes de pellizcar en el punto de pulso en el cuello

242
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

de Laura. Con un gruñido de frustración, empujó la parte delantera de la remera manteniendo


su toque toda la carne que quería. "Remeras de polo malditas". Una breve carcajada hizo vibrar
el cuerpo debajo de ella y Laura dejó lo que estaba haciendo para dar un tirón la prenda
infractora por la cabeza. Chris reclamó los labios de Laura otra vez mientras pasaba dos dedos
alrededor del borde del sujetador de los deportes de Laura.

Rompiendo el beso que ella miró hacia abajo. "No hay ganchos... No me estás ayudando aquí".

Una ceja arqueada. "Sólo podrías parar y tirar", Laura respiró con una sonrisa.

"¿Dónde está la diversión en eso?"

Los miembros enredados y la ropa con el tiempo salieron fuera hasta que la piel se deslizó
sobre la piel y Chris podía tocar y probar el contenido de su corazón. Laura se arqueó contra
ella, y como siempre, nunca hizo un sonido como los estremecimientos de su clímax
sacudieron su cuerpo delgado.

Chris apoyó la cabeza sobre el corazón de Laura, escuchando el golpeteo lento y constante, e
incluso estabilizarse de nuevo. Ella cerró los ojos y se contuvo de decir las palabras que
amenazaban con salir. ¿Cómo puedo amar tanto a alguien y no decir nada? Chris se tragó el
miedo persistente de que incluso si lo decía, los sentimientos podían no ser devueltos. ¿Y no
es mejor ser parte de ella que nada? Era una sensación nueva, esta inseguridad y Chris la
metió de nuevo en un rincón oscuro de su mente. "¿Estás bien?" La pregunta retumbaba
debajo de su oreja y se empujó hacia arriba, con los brazos apoyando su peso.

"Bien", ella sonrió. "¿Y tú?"

"Considerablemente mejor que bien". Laura se movió rápidamente, recordando a Chris con el
poder y la gracia sobre su cuerpo mientras ella invertía sus posiciones. "Tomaste un poco de
sol ahora". Ella se inclinó para besar a un hombro y trazar una línea por el centro del cuerpo de
la mujer más pequeña.

Las manos callosas que se apoderaron de un palo de golf con tanta confianza comenzaron a
explorar el cuerpo compacto de Chris, persuadiendo escalofríos y suaves gritos de la mujer
rubia. Una y otra vez, Laura llevó a Chris cerca del borde, sólo para retroceder y empezar un
nuevo ataque. Finalmente terminó lo que empezó y se estremeció cuando Chris le clavó las
uñas en sus hombros mientras sus caderas se resistían. "Kaz", dijo ella entre dientes. "Me...
estabas... cargando".

Laura esperó a que el cuerpo más pequeño debajo de ella se calmara, luego sonrió contra la
garganta de Chris. Cuando el aire acondicionado la estremeció ligeramente. "Tengo un poco de
frío, ¿qué tal si?"

"Uh, no. Tengo una manta, tú eres la que está expuesta". Chris fue golpeado con una ráfaga de

243
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

aire fresco como Laura dejó el sofá y ella gimió por la pérdida repentina de calor. Laura estaba
de nuevo un momento después, cubriendo con la manta que robó de la cama a las dos
mientras se acomodaba en el sofá.

"¿Cuánto tiempo tenemos?" Laura murmuró mientras sacaba Chris más cerca.

"Le dije a Charles que llamara primero". Chris alisó el cabello en la frente de Laura,
"Probablemente diez u once. Esto es más difícil de lo que pensaba". Laura no contestó, así que
Chris se aclaró la garganta y continuó: "Siempre he pensado encontrar a alguien mientras
hacía las cosas que me gustan hacer. Igual que el softbol o correr o algo así. Pero ya sabes, yo
pasaba la mayor parte de mi tiempo en el trabajo y me gusta mi trabajo, así que ¿por qué es un
error tan grave involucrarme con alguien que trabajo?"

"Porque yo no sólo soy alguien con quién trabajas, soy tu jefa. Y hay otras consideraciones".

Chris suspiró. "Lo sé. Sólo sería bueno si algo en mi vida fuera simple".

"Sería bueno, pero no sería tan interesante".

El sábado después, había dos en cada grupo de juego en lugar de tres, así que las cosas se
movían un poco más rápido. Laura estaba en el penúltimo grupo y su pareja era una sueca que
era incluso más alta que ella. Carin Andersen tenía una impresionante lista de victorias en el
Tour en su haber y era un poco de un rebelde en el circuito. Con sus pantalones cortos
holgados, sus ceñidas negros sin mangas en la parte superior y los negros zapatos de golf, ella
sólo necesitaba una cadena para completar la imagen chica de moto. Carin realidad era
propietario de una Harley, ella y Laura discutían sobre los méritos de la American contra la de
Triumph Thunderbird de Laura.

Lo más sorprendente de la sueca era su habilidad para entrar y salir de los problemas. Agujero
tras agujero aterrizaba en bruto, arena, hierba alta y bosque, pero de alguna manera se las
arreglaba para salir fuera de problemas con algún tiro milagroso. Carin terminó a incluso el par,
lo que dada la medida de sus tiros errantes, era bastante impresionante. A pesar de que Laura
estaba decepcionada con su 3 debajo de puntaje, ella disfrutó de la ronda a fondo y en realidad
fue a la tienda de puntuación y a la Red, ambas con una sonrisa en su rostro.

Keith estaba allí, junto con Chris y Lisa, ya que conectando el micrófono y espolvoreando su
cara otra vez. Esta vez Robin Gardener fue un poco más amable cuando ella le preguntó sobre
la ronda y Laura se mostró entusiasmada también. Después de desearle buena suerte, Robin
desestimó Laura y ella se quitó el micrófono antes de devolverlo a la asistente de producción.
"¿Cómo se vio?"

"Mejor que ayer". Chris dijo secamente y Lisa se rió. "Seguimos trabajando en las habilidades
sociales, ¿eh, Kaz?"

244
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura entornó los ojos mientras se movían a la sala. "¿Quién más está aquí?"

"Sólo nosotros y la esposa de Jody. Trey no pudo". Keith los condujo por el pasillo hacia la sala
de medios de comunicación. "Esto va a ser un poco difícil para ti. Don Farmer llamó ayer y me
dijo que debemos dar un ‘sin comentarios’ sobre de ti en Dallas, así que mi conjetura es que ya
están haciendo preguntas".

Laura asintió, comprendiendo cómo el juego iba a ser jugado, demonios, era su juego. El
representante de los medios de comunicación la llevó a la mesa y se enfrentó a los periodistas.
Ella no era una niña, era uno de ellos, pero cualquier esperanza de cortesía profesional
desapareció con la primera pregunta. "Señorita Kasdan, ¿por qué dejó Dallas?"

"Eso es entre yo y mis empleadores". Laura cruzó las manos y esperó a la siguiente toma.

"Tenía una exención para abrir el año pasado, ¿por qué no jugó?"

Laura realmente pensó en contestar con sinceridad. Porque apestaba. "No estaba preparada
para jugar al aire libre el año pasado". No preguntes, no preguntes, no preguntes.

"¿Es cierto que golpeaste un presentador en Dallas?"

Malditos hijos de puta. Siempre regresaban a Dallas, el fracaso profesional que todos podían
apuntar. Cualquier serenidad que podría haber sentido salir con su noche con Chris y una
buena ronda de golf se desvaneció y le dejó un sabor amargo en la boca. "No puedo comentar
sobre eso. ¿Pensé que estábamos aquí para hablar de golf?" Laura esperó un segundo. "¿No?
Entonces me voy de aquí". Tenías razón Bárbara, de todo el mundo va a saberlo.

Ella salió por la puerta antes de que el representante de los medios de comunicación supiera lo
que pasó.

Laura se dirigió a los vestidores, pero la suerte quiso que se encontrara con Chris y Jan
Sheffield apiñadas en el pasillo. El campo había sido muy bueno, sólo cuando los medios se
involucran todo se va al garete. Laura captó las palabras 'cinta de currículum' y de repente
estaba de vuelta en Dallas, viendo los eventos en espiral fuera de control. La máquina oscura
se hizo cargo y ella fue impotente para detenerla.

"Disculpa Jan, ¿puedo hablar un momento contigo?" Laura torció el dedo a la productora con
una sonrisa triste. "Sólo un segundo Chris".

Laura se volvió y cruzó los brazos, con su mirada a pleno efecto en la lacaya de la Red y bajó
la voz. "Voy a ser una Directora de Noticias por un minuto... ¿Estoy equivocada o estás
solicitando contratar a uno de mis empleados?"

245
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Jan sonrió. "Laura..."

"Kaz".

"Kaz entonces. Los contratos se rompen todo el tiempo... o se compran. Cualquier estación
podría utilizar algo de dinero extra".

"Prefiero mantener mi talento. Sólo porque eres de la Ted y eres una afiliada no te exime de
una demanda por manipulación".

"Oh, yo no creo..."

Laura gruñó. "Oh, yo lo creo. Chris, ¿has acabado aquí?"

Chris se echó hacia atrás en estado de alarma. ¿Qué pasa con ella? "Claro", dijo ella con voz
perpleja.

Se encogió de hombros hacia Jan al pasar y eso no pasó desapercibida por su jefa.

Laura aún llevaba sus zapatillas de clavos y chasquearon el umbral cuando abrió la puerta y
salió. Las multitudes se redujeron y Chris siguió la mujer más alta fuera, más allá del patio
hasta el lugar donde Charles había dejado los palos. "¿Qué está mal contigo?"

Laura se dio la vuelta, con su postura rígida y enojada. "¿Quieres perseguir la oportunidad de
la Red ahora?" Por favor, di que no. Di por supuesto que no, estoy feliz donde estoy.

"Sólo estaba preguntando…"

"Vamos, Chris, una seducción de la Red es tan sutil como un martillo neumático". Sólo di que
no, que no te interesa. Di que no te irás.

"Yo sé eso".

Laura tomó la única arma que se le ocurrió y lo arrojó, sin sentido con su necesidad de hacer
daño tanto como ella siendo dañada. "Y si quieres romper ese contrato, a Érica es a quién
tendrás en contra".

Chris palideció. "Eso fue vil de decir".

"Prepara tu cinta". Laura izó la bolsa sobre su hombro y comenzó a caminar hacia el
estacionamiento.

246
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

La rabia hirvió y Chris persiguió a su jefa. "No puedes tirarme eso y huir... Oh, espera, eso es
en lo que eres realmente buena".

"Nadie te torció el brazo, Chris, tú elegiste". Laura abrió la parte trasera del jeep y arrojó los
palos. "Y te guste o no, todo el mundo paga por sus elecciones". Algunas cosas nunca dejas de
pagarlas.

Chris exhaló con enojo. "Lisa y Charles estaban en lo cierto acerca de ti. No tienes ni idea de
nada fuera de golf o de las noticias".

"Charles tenía razón... Lisa tenía razón. ¿Había alguien que no tenía razón sobre lo que soy?"
Laura tiró.

"Sí, yo". Chris disparó con amargura. "Pensé que podrías aprender a cuidar de otra cosa.
Entonces, ¿qué era? Un desvío conveniente... ¿Sólo un cuerpo para pasar el tiempo?" Podía
sentir un dolor en el pecho que amenazaba con quedarse con ella para siempre. No voy a
llorar. "¿Eso es todo?"

"Dile a Charles que tomé el Jeep". Laura entró y encendió el motor, chillando la goma en su
salida del lote. Chris se volvió y se estrelló contra una forma sólida de Keith. Oh, maldición.
"Oíste…"

"Todo". Se ajustó las gafas en lo que Chris sabía era su uso múltiple de gesto nervioso. "Sin
duda, explica... mucho". Dejó caer las manos, no estaba seguro de lo que debía hacer. "Yo
sospechaba que eras... quiero decir, no me importa".

Chris suspiró. "¿Quién más lo sabe?"

"¿Que eres gay, o que usted está durmiendo con Kaz?"

Chris se cubrió los ojos. "Ambos, supongo".

"Nadie dijo nada acerca de Kaz, pero puedo pensar en sólo unas pocas personas que han
mencionado la posibilidad que tú podrías ser gay". Se metió las manos en los bolsillos y cambió
su peso a un pie. "Vamos. Encontré tres habitaciones de hotel más. Kaz estará loca cuando
llegue la factura. Yo sólo voy a dejarte y podrás tener una para ti mismo para dormir".

Ella soltó una breve carcajada para no llorar. "Está bien, pero será mejor que encontremos a
Charles".

Mientras caminaba de regreso a la casa club, Chris negó con la cabeza. Es televisión. Todo el
mundo lo ve. La infidelidad profesional es nada en este negocio. Se detuvo como un

247
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

pensamiento de repente se le ocurrió. A menos que no pudieras decir la diferencia entre


infidelidad personal y profesional.

Oh, Dios.

En un domingo para que Laura apagara todo pensamiento que no tenía nada que ver con el
golf y llevara de conductor a Charles.

"El último grupo está en el último día del Abierto de Estados Unidos. Si puede caminar por la
18 con la oportunidad de ganar, lo habrás hecho mejor de lo que yo lo he hecho". Laura
recordó a su madre diciendo las palabras con tanta claridad como si ella las hubiera dicho ayer.
Bueno, ella estaba en el último grupo, pero si iba a tener la oportunidad de ganar quedaría por
verse.

"Sólo tú y yo Kaz". Susan Fisher sonrió a Laura y brevemente pensó que la hija de Sarah
Kasdan era más peligrosa que cualquier persona que era probable jugar en contra en la gira. "A
tu madre le habría encantado verte en una oportunidad de abatirme".

"Sí, sé que lo haría. Pero yo no soy mi mamá".

"No, no lo eres".

Susan fue introducida y juntado con te de primera desde que fue el líder en el 15 abajo. Como
una cirujana, Laura llevó su bola exactamente desde el centro de la calle y comenzó a caminar,
incluso antes de que terminara de rodar.

El circuito era pequeño en aquella tarde de domingo. Laura continuó jugando al golf
impecablemente sin pesadillas, pero ella no encuentró un golpe hasta que hizo el birdie en el
número 7, un par 3 sobre el agua en un green elevado. Susan Bogies con el número 8 cayendo
14 abajo. Por el teebox en el número 9, Laura se tomó tiempo para estudiar la tabla de líderes,
y señaló que no había nadie dentro de los cinco golpes de su puntuación. Ella apretó la
mandíbula y miró a Charles, que la miraba con preocupación. ¿A la espera de que me caiga a
pedazos? No esta vez.

El público ya estaba creciendo, reuniendo a más espectadores como el grupo final terminaba
cada hoyo y hasta en el noveno green, las gradas se desbordaban. Laura flexionó sus hombros
antes de girar a su guía, entonces vio una cabeza rubia en la galería justo arriba de la mesa de
salida. Todo el sol ha hecho su cabello aún más ligero. Sacudiendo la cabeza en el descanso
en su rutina, volvió a donde Charles estaba de pie y se limpió las manos en la toalla al hombro.

"¿Estás bien?"

"See", ella sorbió. "Sólo me perdí por un minuto". Caminando hacia atrás, volviendo al primer

248
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

golpe de la pelota se volvió, decepcionada por el gancho ligero que la puso en el rough de la
izquierda.

De nuevo purgó su mente de todo lo que no se relacionara con el circuito y su juego, logró que
la pelota fuera rudamente y a la calle de configurar para otro par. Al menos todavía puedo
golpear.

Ella y Susan se detuvieron en la vuelta, Laura se dirigió rápidamente a través de los vestuarios
para correr agua fría sobre sus manos y la cara. Corrió a través de los agujeros que quedan en
su mente en busca de oportunidades, violando una de sus reglas cardinales en el proceso.
Están ahí fuera. Sólo tengo que encontrarlas.

Volviendo al calor, Laura fue recibida por otro largo par 5. Susan hizo birdie que se movió de
nuevo a 15 bajo y Laura se conformó con otro par.

11 y 12 eran aventuras en la playa como Laura cayó en las trampas de arena en los dos
agujeros. Aun así se las arregló para hacer par. Charles estaba empezando a ponerse
nervioso, su actitud alegre habitual se evaporó junto con las oportunidades para compensar los
accidentes, el único consuelo era que Susan no podía romper la pared par tampoco. Por último
en el número 16 en el segundo tiro de Laura aterrizó a sólo dos pies del hoyo y tuvo otro birdie.
Echó el putter hacia abajo y se quitó el sombrero, pasando las manos por el cabello antes de
atarlo de nuevo y enhebrar su cola de caballo a través de la parte posterior de su sombrero
antes de dirigirse al 17.

Laura dio un golpe de vuelta con dos hoyos por jugar, pero el birdie le había dado un nuevo
optimismo y desde que había hecho el birdie en el 17 el jueves, viernes y sábado, su confianza
estaba creciendo.

183 yardas, el agua de la izquierda, la arena alrededor del green, un poco de viento desde la
derecha. Laura le preguntó Charles por el siete de madera y se lo pasó a ella. Puso la pelota en
una mata de hierba sin tee y le dio el palo. Después de una media oscilación, creó y dibujó el
palo de nuevo sin problemas, invirtiendo el movimiento y lo arrasó, golpeando ligeramente
detrás de la pelota.

Laura sabía que había problemas en cuanto salió de la cara del palo y se dirigió hacia la
izquierda para quedar al borde del green y rodando hacia abajo en la arena y cerca del agua.
¡Mierda! Ella apretó los dientes. "¿Estoy mojada?"

"No sé, podrías estar en el borde". Charles tomó la leña y se deslizó la tapa. "Miremos".

Susan aterrizó con ella en el centro de green a unos veinte pies de la clavija y todos ellos
comenzaron el paseo hasta el green. Los mariscales del curso fueron reunidos alrededor de la
zona de arena que llamaban playa, que tenía desde verde al agua. Como se acercó a Laura su
corazón se hundió porque al parecer su bola lo había hecho.

249
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Bueno, no del todo. La mitad sobresalía del agua, ella y Charles se quedaron mirando fijamente
a lo que parecía ser un obstáculo insuperable.

"¿Qué pasa ahora?" Chris se volvió hacia Lisa ojos preocupados.

"Ella puede volver al tee y golpear otro disparo, golpeando su tercer tiro. Entonces es más o
menos todo porque ella no podrá compensar los dos golpes para tie, en realidad no, y sólo si
termina con un cuatro aquí".

"Por lo tanto ha terminado". Chris sintió la decepción brotar de debajo de la herida ya estaba
segura que no podría hacerle frente.

"Ella podría jugar donde está, pero eso es un gran riesgo. Podría perder un montón de golpes
simplemente para sacarla del agua".

"¿Qué va a hacer?"

Lisa dio un resoplido. "Lo que siempre hace".

"Volver a la mesa de salida y probar el 4. Mantén tu posición". Charles se mostró inflexible.

Laura se limpió la boca. "Charles, no tengo ninguna posición. Soy una aficionada y no juego
por dinero. Esto podría ser mi última mejor oportunidad y no pienso tirarla a la basura. Si vuelvo
al tee, ya he perdido". Ella sonrió con amargura en el carrito y le apretó el hombro. "Mi elección,
¿recuerdas?"

Miró hacia abajo y luego asintió con la cabeza vuelta para llegar a la bolsa, sacando la cuña y
entregársela a ella. "No puedo tocar eso".

Laura asintió y se inclinó para desatar sus zapatos, tirando de estos y luego metiendo sus
calcetines en el interior antes de entregárselos a Charles. Ella se encogió un poco al darse
cuenta que su ridículo bronceado estaba en exhibición para todo el mundo, con los pies
blancos en contraste con el bronce de sus piernas, como si hubieran sido sumergidas en
pintura. Tomando el palo, se metió en el agua y dejó detrás de la pelota. Practicó el ángulo de
la oscilación antes y con una mirada de cálculo final en el green, Laura giró tan fuerte como
pudo.

Estaba empapada por el chapoteo y la pelota pareció casi ir directamente hacia arriba. Su
primer pensamiento fue un alivio que al menos había conseguido salir del agua, pero la pelota
cayó encima del agujero y comenzó a rodar, Laura sólo necesitaba oír el rugido de la multitud y
ver la mirada de incredulidad en el rostro de Charles para saber qué había pasado. Luchando

250
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

fuera del agua, llegando al pasto con los desnudos cubiertos con arena y tiró la balón fuera.
Torpemente reconoció a la multitud con un saludo y se dirigió de nuevo a donde Charles se
quedó con sus zapatos.

"Aw, Kaz". Él la agarró en un abrazo de oso. "Siempre es mejor ser bueno y afortunado".

Laura tomó los zapatos y la toalla, sentándose para limpiar sus pies. Ella subió y movió los
dedos de los pies desalojando alguna arena restante y se puso de pie para ver a Susan hacer
par. Por lo tanto, tienes tu oportunidad. Cualquier otra cosa que llegaste aquí. Miró a la pelota y
luego buscó en la multitud, ya que todos comenzaron a moverse al 18. Deja de buscar, que no
la encontrarás. Pero lo hizo, y sin saber por qué se acercó a las cuerdas donde Chris se
situaba, el plástico de toda la tarjeta de identificación para el acceso reflejando el sol de la tarde
como un faro. Laura tragó mientras se acercaba y deseaba que hubiera llevado lentes de sol
para que pudiera ser cerrada como la reportera estaba con ella. Ella se inclinó y apretó la
pelota en sus manos, la multitud se hizo y empujó a su alrededor. "Aquí, sostén eso". A
continuación, los mariscales se movían a lo largo de la próxima salida.

Un buen drive de 250 yardas y Laura fue a la mitad de camino a casa. Susan aterrizó cerca y
se dirigió hacia el punto central del agujero, con la multitud aplaudiendo como pasó. Susan
golpeó primero y la colocó cerca de diez pies del hoyo. La muchedumbre enloqueció,
percibiendo una oportunidad de birdie y un posible desempate si había un empate. Laura barrió
el palo un par de veces a través de la hierba antes de subir a su bola. Fácil, no des un swing de
más.

Esto hizo que el green fácil y rodó al interior de Susan. Ella dio el palo a Charles y él sonrió.
Sacando su guante mientras caminaba hasta el fairway del hoyo 18 en el último grupo, en el
último día del Abierto, para tener la oportunidad de ganar. Los aplausos y vítores eran
ensordecedores, pero Laura nunca se habían sentido tan vacía en su vida. Porque esto no es
todo lo que hay.

Ella marcó su pelota y la lanzó a Charles para limpiarla como Susan alineó su putt para el
birdie. Dando un paso atrás mientras observaba la carrera de la pelota de la mujer mayor con
un toque firme. Nunca se apartó de su camino, y de los ‘ooooooh’ de la multitud estalló en que
se sumergió en la taza.

Haz esto para un playoff mañana o pierde y pierde. Era tan simple como eso. Laura caminó
alrededor de la pelota, en busca de cualquier tipo de rotura o idea sobre la línea de la derecha.
Seis pies, he hecho un millón de esos. Se puso de pie un poco más largo de lo normal y que
podría haber sido lo que marcara la diferencia. La carrera era segura, pero la línea estaba mal
y perdió el agujero por una escasa pulgada.

Laura cerró los ojos y sacudió la cabeza con tristeza mientras caminaba palmeando. Susan
había ganado su primer Abierto y Laura fue la primera en felicitarla. Volviendo, buscó a Charles
pero vio a Chris por primera vez y Laura recordaba todo lo que había perdido.

251
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

El segundo lugar es una mierda. No dejes que nadie te diga lo contrario.

Parte 11: Viviendo y muriendo por los números

La medalla de plata fue para el segundo lugar, el broche de oro fue la amateur. Toda una vida
de dedicación se condensó en dos trozos brillantes de metal y Laura frotó un dedo a lo largo de
uno de los bordes, antes cerrar las cajas cerradas y soltarlas en su bolso de mano.

El vestuario estaba vacío salvo por el desorden dejado por los golfistas ávidos de pasar a la
siguiente parada, donde las fortunas podrían invertirse en otro circuito otro día. Laura echó la
toalla húmeda en el conducto de la lavandería y recogió el resto de sus cosas. No había
siguiente parada de su gira, sólo otro lunes en la sala de redacción y ya tendría un infierno que
pagar en muchos niveles, no había consuelo en eso.

Deseosa de evitar las multitudes en frente, salió por la salida mantenimiento de los vestuarios y
al pasillo de vuelta a la entrada de servicio de la cocina. La cena de los premiados estaba en
pleno apogeo y el personal estaba ocupado con bandejas de platos cubiertos, esperando a ser
servidos como Laura salió por atrás y al muelle de carga. No prensa, una escapada
agradablemente limpia.

"Ella se ahogó. Podría haber hecho ese putt". Dos hombres estaban parados al pie de la
escalera fumando, sus camisas los marcaba como voluntarios del torneo. La boca de Laura
tensó mientras saltó por las escaleras y se abrió paso por delante de ellos, haciendo caso
omiso de sus miradas y resistiendo la tentación de comentar. Rápidamente cruzó la vereda y
saltó por encima de un muro bajo en el estacionamiento principal. Echó una última mirada a la
casa club de estilo bellum para grabar su última impresión de Cypress Hill en su memoria,
segura de que no iba a volver en cualquier momento pronto.

No hay nada como hacer tus fracasos tan públicos como sea posible. Dallas está a la
intemperie, me ahogué en ese putt y no olvidemos que yo lancé lejos la mejor cosa en mi vida
con las dos manos... En frente de mi Jefe de Redacción.

Chris. El dolor era sofocante y la amargura de pesar ahogó cualquier excusa que podría haber
ofrecido en un esfuerzo por mitigar la culpa. Tragando de vuelta algo sospechosamente a un
sollozo, se dio la vuelta, al darse cuenta de que nunca estaría completa de nuevo y se
preguntaba cómo se podía soportar una vida a medias.

Él no lo hizo, no se rindió. En ese instante Laura entendió a su padre.

Chris se sentó en el guardabarros del Jeep y esperó. El anochecer todavía estaba a un par de
horas de distancia y el día aún tenía que renunciar a algo de su calor sofocante. El gemido de

252
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

llamada de las cigarras se levantó y cayó en la banda sonora típica de un verano en


Mississippi. Ella estaba caliente, cansada, decepcionada y herida. Pero ella tenía toda la
paciencia del mundo y tiempo para practicar. El roce de las pisadas fue su primera advertencia
que su vigilia estaba llegando a su fin y Chris levantó la vista para ver a Laura lento y con
cautela mientras se acercaba al Jeep. Esta es mi versión de esperar en las escaleras, ¿podrías
decirlo?

"¿Dónde está Charles?" No era lo que Laura quería preguntar, pero tendría que funcionar.
Cualquier otra cosa, ella se juró a sí misma, oiría a Chris. No voy a correr.

"Lisa lo llevó al aeropuerto en su camino fuera de la ciudad. Ella se ofreció". Chris mantuvo sus
lentes de sol, sabiendo que si se los quitaba estaría entregando una ventaja. Laura estaba al
borde. Sus ojos eran del color azul blancuzco de una emoción apenas contenida.

"¿Keith y Jody?"

"Ya se fueron. Esperaba que me pudieras llevar", Chris contuvo el aliento.

Laura miró hacia abajo a sus pies. "Deberías... Deberías haber vuelto con uno de ellos".

Chris se bajó del jeep y le tendió las llaves. "Quería volver contigo. Sólo tú". Cuando Laura no
las tomó, Chris cerró los dedos alrededor de las llaves y las sacudió como dados. "Te dije que
nunca tendrías una razón para no confiar en mí. Fue hace un tiempo, pero por lo general eres
bastante buena en recordar cosas".

"Te dije no hicieras promesas que no podrías cumplir", Laura murmuró.

"No lo hice". Chris se acercó. "Te di mi palabra cuando firmé el contrato. Ante nosotras, antes
de que incluso trabajara contigo durante una semana. No había salidas luego, no un top ten de
cargo y no para la Red".

Laura se quedó en silencio pero su mano se apretó en la manija de la bolsa.

"No confiaste en mí y eso es lo que más dolió". La voz de Chris estaba acusando suavemente.
"Me gusta donde estoy, pero eso no significa que no me gusta que me digan que soy del calibre
de la Red".

Laura exhaló una breve carcajada. Un enorme ego envuelto en la más delgada de las conchas.
Deberías haber recordado eso. "Eres lo que quieras ser".

"¿Entonces qué paso?" Chris preguntó.

"Yo..." Laura miró alrededor de la playa de estacionamiento. "Aquí no es donde quiero tener
esta conversación, Chris".

253
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Terca. Tengo las llaves y que realmente no quiero volver a la Casa Club". Chris selló las vías
de escape y repitió la pregunta, "¿Qué pasó?"

"¡Tenía miedo que te fuera!" Laura espetó mientras dejaba caer la bolsa y metió las manos en
los bolsillos. "Eso es todo, miedo. ¿Es eso lo que querías oír?" La frustración coloreaba su tono
como ella comenzó a caminar. "Si yo hubiera sabido que existías cuando estaba en Dallas, te
habría hecho una oferta". Laura hizo una breve carcajada sombría. "Y Dallas. Eso está fuera
ahora también... La única cosa que me salva que no haya cargos penales o civiles presentados
y si no está en papel, nunca ocurrió... La gente puede cotillear todo lo que quiera".

Las compuertas estaban abiertas ahora y Chris solo podían soportar y escuchar.

"... Corporación sabía que podían sentarse y negar todo, ya que parte del trato era que Roger y
yo no lo discutamos. El viejo Roger. Él todavía está agarrando mi culo y yo no pudo hacer
absolutamente nada al respecto. ¡Entonces, esa perra de la Red petulante me sonríe y me dice
que los contratos se compran todo el tiempo y cualquier estación podría utilizar algo de dinero
extra!" Laura se dio la vuelta y golpeó salvajemente la palma de la mano contra el Jeep. "¡Y yo
sé que en mis entrañas que si quisieras ir, Art tomaría ese acuerdo sin importar lo que le diga!"
El Jeep absorbió otro golpe. "¡Venderte como si fueras el ganado... A un buen precio!" Laura se
giró para enfrentar a Chris. "¡Todos ustedes están actuando como si fueran mis mejores amigos
y no dicen nada...! ¡No digas que no te interesa, no me digas que no te interesa!"

Como abruptamente como la cólera apareció, se había ido, dejando confusión herida detrás.
"Yo no sabía que estabas disfrutando del golpe". La voz de Laura cayó y ella redondeó el
argumento. "Tenía miedo que querrías ir y yo nunca..." Se detuvo, horrorizada por donde su
falta de control la había llevado.

Chris esperó a Laura que terminara, pero lo único que consiguió fue un medio encogimiento de
hombros, lo que Chris sabía que desestimaba cualquier emoción que la mujer alta estaba
sintiendo, pero no quería lidiar. "¿Tú nunca qué?"

Laura tragó, consciente de que ella había dado demasiado y poco dispuesta a dar marcha atrás
por temor a no acercarse de nuevo. Ella respiró hondo y empujó ambas manos para tirar
suavemente de los lentes de sol de la cara de Chris para exponer los ojos verdes salpicados
con gusto con el dorado del sol desapareciendo verano. ¿Voy a ser capaz de decirlo? ¿Voy a
ser capaz de verlo?

Chris entregó su ventaja y oyó los Ray Ban hacer clic ya que fueron doblados. El rostro que
miró a sus ojos estaba estudiando con una intensidad que hizo chapucear su corazón en el
pecho, abierto y vulnerable, azules.

"Nunca tendría la oportunidad de decirte que te amo". Se estremeció interiormente, sonaba


patética.

254
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Genial, Kaz. En una playa de estacionamiento. Tu momento es impecable y que sin duda
ganarás puntos por el estilo. Lisa estaría orgullosa.

Chris tragó saliva con asombro. "¿Me amas?" Hubo un tintineo mientras dejaba caer las llaves
y golpearon el pavimento. "Tú..." Ella parpadeó con asombro mezclado con duda. "No creí que
nunca lo vería... mucho menos dirías".

Laura no podía soportar la decepción y se retorció lejos. "Eso es bastante insultante". Se inclinó
para recoger la bolsa, deseando un entumecimiento en lugar de dolor palpitante. El toque
fresco de la mano de Chris en su brazo hizo a Laura saltar y educó su expresión en
inexpresividad.

"No quise decirlo de esa manera". Chris se quedó inmóvil, con las manos nerviosas de Laura
en las suyas y las llevó a los labios por un beso antes de descansarlas contra su corazón. La
respiración se sentía como un esfuerzo, pero ella se deleitaba con la sensación de todos
modos. "No puedo creer que te adelantaste".

La mandíbula de Laura se aflojó. Tenía esperanza, pero poca fe. "No era un concurso".

Chris no pudo detener la sonrisa que se extendió por su cara. "No, pero... Nunca dejas de
sorprenderme. Justo cuando pienso que no podría posiblemente amarte más, vas y haces algo
como esto".

"¿Cuánto tiempo?" Salió como un susurro asombrado.

"Desde el camión en vivo supongo".

"Oh". Laura deseaba de nuevo tener una cierta habilidad en el trato con cuestiones personales.
Nunca es tarde para aprender. "Sólo estoy improvisando, Chris. No tengo idea de lo que viene
después. Siento mucho lo que pasó ayer. Puedo disculparme un millón de veces, pero no sé
cómo pedirte que me perdones".

"Lo acabas de hacer". Chris se abrazó a Laura y hundió el rostro en el hueco del hombro de la
mujer más alta. "¿Sobre esa cosa de la Red?"

"¿Hmm?" Laura tragó contra el miedo repentino.

"No te estás deshaciendo de mí tan fácilmente".

La respiración de Laura volvió mientras se frotaba la mejilla contra el cabello rubio suave. El
alivio que había extrañado que parecía ser la única cosa que la sostenía en brazos. Eso y el
apoyo de alguien que sabía era mucho más fuerte de lo que ella nunca lo sería. "Quiero ir a
casa. Estoy tan cansada... por favor, vamos a casa". Chris sonrió ante la súplica infantil y se

255
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

frotó la parte posterior debajo de sus manos antes de desenredarse a sí misma del cuerpo de
Laura y agachándose para recoger las llaves.

"Casa es".

El Jeep era más fácil de manejar de lo que Chris pensó y el zumbido de los neumáticos en la
carretera interestatal era sólo ligeramente molesto. Ella miró hacia donde Laura estaba
dormitando, la cabeza contra la barra antivuelco y su mandíbula apretada aún, incluso dormida.
Había cosas que todavía necesitaban ver, pero por el momento ellas estaban bien.

Es demasiado dura. Chris giró los hombros para aliviar la rigidez, alegre de que ya casi estaban
en casa y colocando el intermitente para su salida. No había secretos, promesas y frotó una
mano por el muslo de Laura. "Hey, ya casi estamos".

"Mmm". Laura enderezó su cabeza y se frotó un ojo. "En este momento soy una pésima
compañía". Ella bostezó y parpadeó. "Puedes ir directamente a tu casa, voy a ir a partir de ahí".

"O podrías quedarte en mi casa". Chris se lamió su labio inferior con incertidumbre. A veces
terminamos volviendo al principio.

"Estoy bien con eso", Laura respondió en voz baja.

Descargaron las cosas en casa de Chris, dejando caer la mayoría de estas junto a la puerta del
dormitorio.

"Voy a tomar una ducha, me siento sucia". Chris deslizó un brazo alrededor de la cintura de
Laura y le dio un beso a un hombro bronceado. Ella dio una inclinación de cabeza cansada en
respuesta.

Cuando salió del cuarto de baño más tarde, Laura ya estaba dormida sobre su estómago, las
sabanas hasta la cintura. Chris se estiró a su lado, tirando suavemente del cabello oscuro de su
rostro y tocando la fuerte línea de la mandíbula con la punta de los dedos. Laura cambió con la
caricia y sonrió a Chris con un movimiento inconsciente. Por primera vez en su vida, sabía que
todo lo que fue y todo lo que quería estaba a punto de chocar. Quería el mercado medio, no
demasiado grande, no demasiado pequeño, el alto perfil de trabajo y a Laura.

Chris permaneció despierta y vio a la otra mujer dormir. No habían hablado de golf y de alguna
manera, Chris sabía que Laura tendría que ponerse de acuerdo con eso por su cuenta.
Compartir el dolor no era parte de la naturaleza de la Directora de Noticias, pero Chris sería
paciente. Puedo esperar, Kaz.

256
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura apenas alcanzó la puerta de la sala de redacción antes que Janie estaba allí empujando
una pila de telegramas y mensajes en sus manos. "Gracias a Dios que has vuelto. Este lugar
ha sido una casa de locos y el teléfono no ha parado de sonar. La próxima vez que decidas
tomar el mundo del golf, ¿podría darnos alguna anticipación?"

"Me alegro de verte". Laura siguió caminando a su oficina como Janie continuó entregándole
paquetes y cartas.

"Elly está recogiendo a la gente de Investigación en el aeropuerto de destino, tu presentación


comienza a las nueve... No te envidio los dos días del infierno de los consultores. El libro
debería estar aquí mañana. Corporación no pagará por los avances por lo que ni siquiera
preguntes. ¿Cualquier otra cosa que necesitas saber?"

"¿Dónde está Keith?" Laura temía reunirse con la mayor parte de todos.

"Fue a buscar algo para desayunar, ¿quieres verlo?"

"Tan pronto como llegue". Su escritorio estaba limpio cuando se fue hace una semana y ya
estaba cubierto de nuevo. Miró rápidamente a través de los mensajes, sacudiendo la cabeza
con escepticismo. Fabricantes de palos de golf, agentes y solicitudes de entrevistas dominaban
la pila, con algunas notas de felicitaciones. No tenía que suceder tan rápido. ¿Desayuno con el
alcalde? Metió la invitación en la esquina de su escritorio y el papel, se crispó un poco ante la
idea de una mayor privacidad pérdida. Bueno, si lo haces bien, ellos sólo pensaran que eres
excéntrica. ¿Cómo lo soporta Chris?

"Te he traído una Coca-Cola. Eso está bien, ¿no?"

Laura levantó la vista para ver a Keith de pie, torpemente en la puerta. Ella sonrió un poco
irónicamente. "Mejor que bien, gracias. Adelante y cierra la puerta. ¿A qué hora volviste
anoche?"

Empujó la puerta que cerró con el pie y llevó el vaso a su escritorio. "Sobre las once. Estuviste
genial, ya sabes. Siento que el putt no cayó, pero estabas fabulosa". Se quitó las gafas y
empezó a limpiarlas con la manga. "¿A dónde vas desde aquí?"

Ella lo miró sombríamente, sabiendo que no sólo se estaba refiriendo al golf. "Nada ha
cambiado, Keith, pero de todo lo que siento es que esto hará que las cosas difíciles aquí y
diferentes... Tuvimos alguna buena química en la sala de redacción y tal vez eso no va a
cambiar. Me gustaría pensar que no es asunto de nadie más que mío. No soy ingenua. En este
momento no me importa lo que digan de mí, pero no voy a tolerar chismes sobre Chris". Laura
respiró profundamente, dispuesta a recurrir a todos los favores para proteger a la reportera
rubia. "Te estoy pidiendo que mantengas eso para ti mismo. Estás muy cerca de convertirte en
un director de noticias en alguna parte, también podrías empezar a aprender a guardar
secretos ahora". Ella se sintió cómoda con la solicitud y el medio-soborno.

257
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"No puedo creer que hayas pensado que tenías que preguntar", Keith dijo suavemente. "Admito
que no soy el chico más atento en el planeta, o tal vez sólo he estado selectivamente denso,
pero sabía que algo estaba pasando". Se frotó la barbilla y arqueó su ceja a Laura. "¿Están las
dos bien? Quiero decir..." Ante el asentimiento lento de Laura, rompió en una sonrisa. "Nunca
eres otra cosa que una profesional en la sala de redacción, Kaz. No espero que vaya a
cambiar. Y Chris es... bueno, Chris".

Laura sintió una oleada de afecto por el joven fornido y se preguntó qué demonios había hecho
ella para inspirar ese tipo de lealtad. "No sé lo que va a suceder en los próximos días. La
investigación nos dirá mucho, pero tengo el libro para entrar con algunos números o todo lo que
hemos hecho durante los últimos dos meses se va a poner en tela de juicio". Si eso sucede,
voy a poner la mayor distancia entre nosotras como sea posible. No deberías tener que pagar
por mis errores. Hay mucho en juego ahora. Antes de que ella estuviera solamente preocupada
por ella misma o la estación, nunca en la fortuna ajena que estaban atadas a la de ella. Estaba
mal, todo había cambiado.

Un golpecito en la puerta los interrumpió y Elly asomó la cabeza. "Ellos están aquí. ¿Estás
lista?"

"Sí". Recogiendo un bloc de notas y su vaso se trasladó a la puerta. "Gracias, Keith".

"Va a ser una buena noticia. No tengo ninguna duda".

Eso es bueno porque tengo lo suficiente para los dos.

"Kaz, es bueno verte. Te vi jugar este fin de semana. Eso fue un disparo como el infierno en el
17". Dave Franco era un productor que se volvió un resbaladizo consultor, lo había conocido
desde que trabajó en Austin y en ocasiones su actitud zalamera era más que un poco irritante.

"Gracias, Art. Va a ser unirse a nosotros para la presentación de la investigación. Hola Martí...
¿Todavía espera de estar en la mesa de presentadores?" La pelirroja era la Investigadora de
Objetivos perfecta sobre las personalidades de aire, burbujeante y sincera, a algunos
espectadores no les importaría invitarla a su casa todas las noches a través de las noticias.
Laura no podía soportarla. "Bueno, Kaz, una semana en Mississippi no dolió a tu
comercialización en absoluto. Si lo que buscas es un agente, podría darte algunos nombres".

Con un buen pago para ti, estoy segura. "No, quiero ser una directora de noticias unos cuantos
años más". Reunió los números crujiendo, Mark Jennings, y discutieron una variedad de temas
mientras esperaban que el director se uniera a ellos. Laura no se sorprendió cuando Dallas se
acercó.

258
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Oh, vamos", dijo Dave. "Todos tenemos una lista de talentos que nos gustaría explotar... Es la
naturaleza del negocio".

"Habla por ti, Dave". Martí resopló.

"Ni siquiera puedo contarlas con ambas manos". Elly dijo con una sonrisa. La mirada de la
Consultora de Talento a la Gerente de Promoción era veneno puro.

Laura sonrió pero no dijo nada. Era más fácil pensar en ello ahora que el precio por su falta de
control no parecía tan alto. Ahora era el momento para ver si las cosas estaban realmente
funcionando. "Siento la tardanza". Cinco pares de ojos se volvieron para saludar al director
general entrando en la sala de conferencias. "Vamos a conseguir este espectáculo
encaminado".

Se aprobaron tres carpetas anilladas y comenzaron la presentación en PowerPoint. Primero


Mark los llevó a través de la metodología de la investigación, entonces a la composición del
mercado y, finalmente, a los resultados de la misma encuesta.

"Como pueden ver, las preferencias de visualización para Canal 4 han disminuido
significativamente y hemos crecido un poco". Era una buena noticia, pero la charla de Mark
estaba dándole sueño a Laura. Los ojos de Art se estrecharon y él parecía estar absorbiendo
cada detalle. Un gráfico de barras tras otro subía en la pantalla manteniendo el ritmo, pasando
las páginas sobre la marcha. Hace un año habría estado extático con resultados como estos,
ahora eran roces, con ansiedad de llegar a la sección de personalidades. Es como si yo no
puedo pensar en otra cosa. Nosotros... trabajo... falta de tiempo. Nunca nadie me dijo lo difícil
que iba a ser. Bueno, nadie me dijo nada, pero eso no es el punto. ¿Cómo voy a hacer este
trabajo cuando nada es típico?

"No tengo que decir lo importante que es que esta investigación sea confidencial,
especialmente en la siguiente sección". Los pensamientos errantes de Laura regresaron a la
sala de conferencias de un tirón y se aclaró la garganta mientras se inclinaba hacia adelante.
David comenzó repartiendo un folleto delgado, su tapa declarándolo el tan esperado estudio de
personalidades en el aire. "Si esto llegara a salir, entonces su talento tendría una ventaja
significativa cuando se trata de negociaciones salariales". Laura entornó los ojos. El negocio
muy secreto le molestaba, el talento tenía derecho a saber si se tratara de cualquier bien y por
la misma razón tenía derecho a saber si apestaba. "Martí, es todo tuyo".

"Gracias, Dave. Chicos, tenemos algunas cosas interesantes aquí". El gráfico de barras fue
arriba en la pantalla y Laura parpadeó ante la cantidad de escalada allá de la marca roja que
decía el ochenta por ciento.

"Oh, Dios mío", Elly murmuró con asombro.

259
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Eso es bastante más de lo que pensábamos. Christine Hanson tiene ochenta y cuatro por
ciento de reconocimiento de su nombre en este mercado, con sólo el dos por ciento de
reacción negativa. Sólo hemos visto eso con los meteorólogos, nunca con un presentador y no
dudamos que acaba de trasladarse desde el día al horario estelar. Parece que tenías razón
sobre ella, Kaz".

Ahí está tu seguro, Chris. Laura asintió levemente. "¿Qué pasa con los otros?"

Otro gráfico subió. "Están en los sesenta con Michelle sosteniéndose a cincuenta y nueve. Eso
es algo que puedes querer mirar más tarde. Déjame mostrarte algo más". El gráfico se
transformó en una tabla. "Hanson hace más de cuarenta por ciento en la preferencia del
espectador y top cuarenta en el ranking de calidad también. En pocas palabras, tienes una
estrella. Dale un montón de dinero y enciérrala... o ella se habrá ido".

Laura sintió el temor de nuevo por un momento. "No. Ella es nuestra por tres años". Mía,
siempre y cuando no me equivoque de nuevo.

"¿Podrá quedarse después de eso?"

"No lo sé". Laura respondió honestamente. "¿Sostendrá esos números?"

Martí frunció el ceño. "No veo por qué no. Esto es fenomenal para alguien que acaba de
mudarse a estelar. No puedo enfatizar lo suficiente que me gustaría pasar algún tiempo con ella
mañana, para conseguir una mejor idea de lo que tenemos aquí. Prueba ser mejor que Kurt, tu
meteorólogo... Eso es inaudito".

"Y tú estabas preocupada". Elly lanzó una sonrisa más a Laura. "Hace que mi trabajo más
fácil".

"Ahora bien, esto no significa necesariamente un libro de éxito en los ratings..." Laura reconoció
la porción de descargo de responsabilidad del programa. "A veces se necesita un poco de
tiempo para que aparezca". Martí siguió haciendo clic a través de una variedad de tablas y
gráficos, deteniéndose para señalar algunas tendencias.

Laura tenía la mitad de sus respuestas y ella estaba casi mareada de alivio. Tenía razón. Esta
es la recompensa. Independientemente de lo que pase, Chris puede recurrir a estos números y
Target puede conseguirle un trabajo en cualquier mercado en el país. Ella lo hizo... Chris
funciona. Ahora si podemos pasar a través del libro.

La reunión duró todo el día y luego ellos miraron las Cinco y Seis. Su suerte se sostuvo y no
hubo problemas técnicos graves para ser comunicados a las empresas como prueba positiva
de que WBFC todavía necesitaba los servicios de Investigación. No es difícil mantener un

260
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

trabajo si todo lo que tienes que hacer es decir que alguien no está haciendo las cosas bien,
pensó Laura. Entonces sólo salta de lejos después de haber destrozado un perfecto
funcionamiento de las noticias. Todos comieron la cena en un restaurante popular y para el
momento en que la noche había terminado, había tenido su ración de Dave y de Martí con sus
enfrentamientos verbales y Art incitándolos. Desgastada, ella subió al jeep, odiando el hecho de
que los consultores estarían allí por otro día.

Apuesto a que estás en el columpio. No la he visto en todo el día, a menos que cuente
observarla a las Seis. Sin vacilar, Laura conducía por la calle tranquila y se detuvo detrás del
Volvo de Chris. Por un segundo ella se debatió con el informe, luego sacudió la cabeza. No hay
secretos, ella decidió y abrió la puerta del Jeep.

"¿Qué hablaste en esas reuniones maratonianas y hay algo de comer?" La voz llegó desde el
porche a oscuras y Laura siguió irresistiblemente al sonido burlón, Chris estaba descalza
balanceándose en una remera.

"Sobre todo hablamos de nuestros planes para tomar el mundo utilizando los medios de
comunicación para manipular a las masas. Entonces tuvimos muy malos bocadillos y pastel de
zanahoria para el almuerzo".

La risa de Chris era exactamente lo que Laura necesitaba oír como ella se sentó, tocando el
folleto enrollado en su pierna. "Las Seis se vio bien hoy... ¿Alegre de estar de vuelta en la
piscina?"

"Mmm, sí". Chris se acercó y apoyó la cabeza en el hombro de Laura. "¿Estamos bien aquí o
es un poco demasiado público?"

"Bueno, ¿podrías encender la luz del porche por un minuto? Hay algo que quiero mostrarte".
Laura esperó mientras la rubia se levantó y llegó a la puerta para golpear el interruptor.

"¿Qué es eso?" Chris inclinó la cabeza para leer la portada del informe antes de bajarse a sí
misma para sentarse con las piernas cruzadas en el columpio.

"Este es un estudio de personalidades. Le pagamos a Target una buena cantidad de dinero


para hacer estos extensos proyectos de investigación de mercado. Hacen las encuestas y que
nos ayuda a ver en qué áreas estamos débiles y ellos hacen recomendaciones. Sobre todo lo
tú y el resto de la estación ve en sus pequeñas visitas trimestrales que nos ponen a todos
locos". Laura miró hacia arriba y Chris asintió comprendiendo. "Realmente no hablamos con
ustedes acerca de la investigación, solo tratamos de cambiar el enfoque de nuestras
prioridades".

"¿Quién es nosotros?" Chris preguntó.

261
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Gestión. Corporación, Art, Elly y yo. Lo que estoy tratando de decir es que ustedes no están al
tanto de esta información. Podría perder mi trabajo al mostrártelo".

"¿Sabes que tu acento de Texas se vuelve más grueso cuando está estresada? No quiero que
te metas en problemas por algún informe". El tono de Chris la estaba reprendiendo
suavemente.

La boca de Laura se apretó. "No, yo confío en ti y quiero que lo veas... profesional y


personalmente... Y necesito que lo veas para tu propia tranquilidad". Ella abrió la tapa y
comenzó a pasar las páginas hasta que llegó a la parte que quería. "Aquí".

¿Ochenta y cuatro por ciento de reconocimiento de nombre? "No lo entiendo", dijo Chris con
voz perpleja. "¿Sólo ochenta y cuatro por ciento de nuestros espectadores sabe quién soy yo?"

"No, Chris. Ochenta y cuatro por ciento de las personas en Burkett Falls y sus alrededores
saben quién eres. Tienes el mayor porcentaje que cualquier presentador local, Target lo ha
visto. Si pasamos por esto", Laura se volvió hacia otro gráfico. "Puedes ver que la parte
superior del cuarenta por ciento de la preferencia espectador. Nunca he visto eso. Roger
McNamara solamente hizo treinta y seis y él era el mejor que he tenido hasta ahora. Y sólo has
estado en este mes".

"Así que..." La realización comenzaba a amanecer sobre Chris.

"Aquí está tu protección", Laura dijo en voz baja. "No estoy diciendo que eres invencible, pero
independientemente de cómo elijas vivir tu vida, alguien tendría que pensar muy larga y
duramente antes de tirarte fuera del aire". Ella vaciló sólo un segundo antes de impartir un
último trozo de información. "Al mostrarte esto, te he dado la información si alguna vez tienes
que presentar una demanda por discriminación. Ahora, el rendimiento pasado no es garantía de
éxito en el futuro", Laura sonrió ante su propia renuncia. "Pero esto es importante, Chris, tienes
todo el poder aquí".

"Pero ¿qué pasa con el libro?" Los ojos verdes miraban seriamente a Laura y la Directora de
Noticias sonrió. "Lo sabremos mañana, pero confía en mí cuando te digo que si obtienes un
saque de números como este en un proyecto de investigación, el libro calificaciones va a ser
fabuloso. Elly se meó".

Era casi demasiado para que Chris absorba. Se sentía como si un peso había sido levantado
de sus hombros. "¿Podrías realmente tener problemas por decirme esto?"

Laura resopló. "Nos podría romper con demandas salariales solamente. Esto es lo Jan
Sheffield estaba viendo en Mississippi, Chris". Ella exhaló con impaciencia. "¿No me estás
escuchando en absoluto cuando te digo que puedes ser lo que quieras ser?"

262
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Chris miró como las manos nerviosas de Laura jugaron con la esquina del informe. La Directora
de Noticias apenas le había dado un arma poderosa que podía tomar la estación y poner en
marcha una carrera para poder llegar tan lejos como ella estaba dispuesta a hacer. Pero lo que
Laura arriesgaba su trabajo y sin pedir nada a cambio. Chris no podía decidir que la tocaba
más. "Bien".

"¿Bien qué?"

"Está bien, gracias por decirme. Me siento mucho mejor. ¿No tendré un aumento de diez por
ciento el próximo año?"

"Chris, no quieres..."

"No". Chris colocó sus dedos suavemente sobre los labios de Laura. "Esto no habrá sido fácil
para que lo hagas. En lo que a mí respecta ya está... tema caído. Estoy aquí por la duración de
mi contrato en el salario que acordamos. Ahora, tres años, tú probablemente tendrás que soltar
algo de dinero en serio. En cuanto al resto respecta, sigo sin poder tomarme de la mano
contigo en público y eso duele. Pero te tengo aquí y ahora. Eso no es tan malo".

Laura sintió el calor como se extendió desde el centro de su pecho mientras Chris se clavó en
su hombro. "Bueno, en realidad no puedo quedarme. ¡Hey!" El giro la sacudió bruscamente
cuando la mujer más pequeña se sentó. "Lo siento, pero no he estado en casa en una
semana", dijo en tono de disculpa. "No he conseguido lavar y tengo que planchar".

Chris suspiró. "Lo sé, es sólo que nunca tenemos tiempo".

"Mira, que está mañana se van. Yo te llevaré a cenar después de las Seis. Tu elección,
entonces iremos a mi casa y puedes planificar quedarte. Es decir, te estoy preguntando si
quieres quedarte, incluso si es una noche tranquila". Laura tomó una de las manos más
pequeñas de Chris en las suyas maravillada por su fuerza y elegancia en comparación con su
rugosidad bronceada.

"Bien. ¿En cualquier lugar que quiera?"

"Vamos a tener mexicana nuevo ¿no?"

Laura tarareaba alegremente mientras marcó otra línea en el libro clasificaciones de mayo
Neilson. La letra pequeña le estaba haciendo agua los ojos, pero era la única mala noticia, todo
lo demás en el libro era una reivindicación de lo que ella había puesto la sala de redacción a
través de los últimos dos meses.

"¿Podrías mirar a los hombres?"

263
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Hmm?" Laura miró a la Gerente de Promoción que se paseaba frente a su escritorio.

"Los hombres están sintonizando a las Seis en masa... 18 a 34, 25 y 54, todas las muestras
que estamos buscando. Ya teníamos a las mujeres, ¡pero maldita sea!" Elly volcó rápidamente
otra página. "¿Podrías hacer algo de magia para las Diez? No está mal, pero quiero un cambio
en el próximo libro de doce puntos allí también".

"Todo el mundo hizo un gran trabajo en mayo, tu gente también, Elly".

"Tenemos mucho más para trabajar... Hizo una gran diferencia. Ah, la mujer de la hora". Elly
miró su reloj. "Hey, Chris, ¿cómo es que no estás en el set?"

"¡Porque yo estoy pasando el día con el consultor del infierno!" Chris frunció el ceño cuando
ella tiró su maletín en una silla.

"Pasó el día con Martí, por lo que Tom va solo". Laura suministró. "¿Se han ido?"

"Sí, acaba de dejar sus pequeños culos asnos estorbadores en el aeropuerto. ¿Fuiste
encerrado con los tres durante nueve horas de ayer? ¿Por qué no hiciste una pelea?"

"Porque estoy aprendiendo a controlar mi temperamento", ella respondió suavemente.

"Esa es mi señal para salir". Elly sonrió a la panelista rubia. "Gracias por salvar mi trabajo,
ahora puedo ir de vacaciones la próxima semana. Hasta luego, Kaz".

Chris frunció el ceño, pensativa. "No estabas bromeando sobre un cambio de dirección si los
números no entraban en juego".

"No, no lo estaba".

"Entonces, ¿cómo fue todo?" Chris hizo un gesto hacia el libro en la mano de Laura.

"Lo hará". Laura no pudo evitar la sonrisa de su cara. "Art está extático, la Corporación está
encantada y Ventas piensa que podemos hacer un montón de dinero".

"¿Así que es bueno?"

"Chris, tuvimos un cambio de tendencia de cuota de doce puntos de seis. Eso vale..." Laura se
encogió de hombros mientras calculaba una cifra. "... Dos millones de dólares al año. Nos dio
una patada en el culo".

"Bien, porque estoy realmente hambrienta y me merezco una gran cena".

264
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"¿Mal día?" Laura ocultó una sonrisa.

Chris se frotó la frente. "No empezó mal... Hicimos una evaluación de maquillaje primero, que
fue bastante fácil... me veo joven y saludable... esas fueron las palabras de Martí. Yo podría
soportar ser más madura". Chris frunció los labios. "Luego fuimos a peluquería. No voy a
intentar dar una mirada más completa. Si quieres que tenga ese cabello de casco
presentadora, vas a tener que encontrar otra presentadora".

Laura no dijo nada y su rostro permaneció inexpresivo.

"Luego me preguntó por mis cejas... ¿usaba pinzas o cera? Le dije que pinza. ¡Respuesta
incorrecta! Y nos vamos a este salón de belleza para quitar mis cejas con cera. ¿Alguna vez
has quitado tus cejas con cera?"

"Uh, no".

"Ellos te pintan en cera caliente con este pequeñito cepillo, luego te pegan papel encima y
arrancan... 'matar' es la palabra. Es un poco doloroso... Podrías obtener buena información de
un prisionero de guerra usando esas cosas. Así que estoy acostada y aturdida, frotando esta
materia grasa de los ojos y pedí un espejo. Lucía como Rocky Balboa después de la pelea".

"Se ven muy bien ahora", Laura dijo en lo que esperaba fuera una manera suave.

"Claro, ahora lo hacen. Luego nos fuimos de compras. Espera a ver mi informe de gastos para
este mes. Tengo unos ocho trajes nuevos y un montón de zapatos. Nunca pensé que diría
esto... no quiero ir de compras otra vez en cualquier momento cercano. Esa mujer es
despiadada". Chris se dejó caer en una de las sillas sin gracia. "Al carajo la seducción de la
Red, Laura. No hay nada como un consultor que quiere tomar el crédito por el talento que pone
a prueba... Eso es lo que ella dijo: 'Chris, estamos satisfechos con la forma en que fuiste
recibida por el público'". Su imitación de Martí fue muerta y Laura se echó a reír.

Chris se pasó la lengua por los dientes e hizo una mueca. "Tuvimos una sesión de buscar mi
‘zona de confort’..." Chris usó sus dedos para hacer comillas. "... Y proyectarla en el aire. El
público se supone que me acompañará a mí ‘zona de confort’. No estoy segura de querer a la
audiencia uniéndose a mí no, así que si no te importa voy a seguir haciendo cosas de la forma
en las que las he estado haciendo".

Laura sonrió. "Lo que te pone cómoda".

"Mmm". Chris apretó los labios. "Ella me preguntó acerca de mi vida personal. Si tengo un
novio, estoy viviendo con alguien... le dije que no a ambas preguntas y ella preguntó: ‘¿Por
qué? Una chica tan linda como tú... ¿eres gay?’" Los ojos de Laura rápidamente se reunieron
con la presentadora. "Le dije que sí y le pregunté si le gustaría salir alguna vez. Ella se echó a

265
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

reír". Chris sacudió la cabeza suave y divertidamente. "No mentí, no es mi culpa que ella no me
creyera".

"Eres incorregible". Laura murmuró, preguntándose cómo ella lo habría hecho en lugar de Chris
para manejar la situación.

"Sí, así que por eso hago dinero en grande. Llévame a cenar Kaz, me muero de hambre".

"¿Por qué eso de Pequeña Kaz?"

"¿Hmm?" Laura retumbó mientras su mano jugaba en el cabello de Chris. Casi se había
quedado dormida con la mujer más pequeña, tendido encima de ella cuando le dio un codazo
por la pregunta.

"Ellos te llaman así en el Abierto... Charles y Susan, algunos de los otros. ¿Era tu mamá Kaz
también? Porque no eres pequeña". Chris acarició el cuello de Laura y esperó una respuesta.

"No. Kaz era mi papá". Se estremeció ligeramente al tacto. "Cuando era pequeña y andaba
alrededor del circuito con mi mamá, odiaba mi nombre así que le dije a todos que me llamen
Kaz, igual que mi papá. Así que me llamaron Pequeña Kaz". Ella abrió un ojo y miró hacia
abajo a Chris. "Me llamas Laura cuando estás hablando en serio o si estás tratando de marcar
un punto. Soy Kaz cuando estás bromeando, o cuando estás enojada y soy siempre, siempre
Kaz... antes... de... Ah, no te detengas".

Chris se rió y pasó los dedos a través del vientre de Laura a su hueso de la cadera antes de
besarla rudamente. Apartándose, se lamió el labio inferior, donde aún persistía el gusto de
Laura. "Voy a hacerte gritar esta vez... tan fuerte que te van a desalojar, entonces tendrás que
vivir conmigo y podremos hacer esto todas las noches".

Laura no podía aspirar el aire lo suficientemente rápido. "Eso siempre es una posibilidad", se
quedó sin aliento.

Ella estaba despierta antes de la alarma sonara. La sensación de Chris desnuda y envuelta
alrededor de ella era eróticamente decadente en su limitada experiencia y ella se estremeció
contra el instante excitación. Bendíceme padre porque he pecado... Han pasado trece años
desde mi última confesión y no vas a creer lo que he estado haciendo. Laura dejó la
culpabilidad lejos y miró el techo como la luz del nuevo día salía a través de las persianas
flacas.

Daba miedo la facilidad con la que Chris se coló, pensó Laura. La mujer rubia murmuró en su
sueño y se acurrucó más cerca, si eso era posible. Por lo que parecía ser la centésima vez se
preguntó por qué Chris estaría interesada en alguien como ella. Interesada, demonios, me dijo

266
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

que me amaba... ¿O es que sólo la respuesta adecuada cuando alguien dice 'Te amo' por
primera vez? Laura suspiró con frustración, seguro que ella se había perdido alguna señal.
Todavía buscando a tientas.

El teléfono sonó e interrumpió sus cavilaciones y con un gruñido de irritación, ella agarró el
receptor y se sentó, tratando suavemente de desalojar a Chris como las sábanas agruparon
alrededor de su cintura. "¿Hola?" Tragó saliva para aclararse la garganta seca.

Chris se sentó y se frotó los ojos, capturando la primera parte de la conversación unilateral.
"Oh, Dios mío, ¿cómo?" Deslizó una mano la espalda desnuda de Laura a su hombro y sintió
que se ponía rígida por la tensión.

"Está bien, ¿a qué hora? Espera un segundo". Laura hizo clic en la luz de la mesilla y tomó una
libreta y comenzó a escribir. Chris estaba más preocupada en ese segundo. "Eso es 09:10,
Delta 5927... Voy a dejar que Keith lo sepa. Claro, voy a decirle". Laura colgó el teléfono, con
su boca situada en una línea sombría.

"¿Que está mal?" Un temor persistente estaba empezando a extenderse a través del vientre de
Chris.

Laura miró sorprendida y empujó el flequillo de su cara antes de contestar. "Roger McNamara
murió ayer de un aparente ataque al corazón. Ese era Don Farmer. Ellos quieren que vaya a
Atlanta esta mañana".

"Roger es el tipo que golpeaste en Dallas".

"See". Laura se obligó a calmarse antes de que ella mirara a Chris. "Juro por Dios que no sabía
que esto iba a suceder... que iba a salir en primer lugar, pero yo necesitaba tres años".

"¿Qué quieres decir?" Chris estaba confundida.

"El acuerdo".

Parte 12: El gran sillón

"¿Qué acuerdo?" Chris no entraba en pánico a menudo, sus experiencias le habían mitigado
esa respuesta. Pero el pánico era una buena descripción de lo que brotaba y tragó de nuevo.

Laura salió de la cama, agarrando una remera y pantalones cortos, como si la ropa serviría
como protección frente a las decisiones tomadas cuando sus opciones eran muy limitadas.
Nerviosa sacó los pantalones cortos, entonces se retorció en la remera consciente de ojos
verdes quemando un agujero en su espalda. Aún de espaldas a Chris, se frotó los ojos. "Nunca

267
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

has preguntado sobre lo que pasó en Dallas. ¿Por qué no? Dios sabe que lo hicieron todos los
demás".

"Todo el mundo sabe lo que pasó en Dallas. Está en medio una docena de sitios de noticias en
Internet". Chris impartió la información con total naturalidad. "Roger te agarró y le diste un
puñetazo. ¿Sabías que nuestra compañía de seguros pagó cerca de treinta mil dólares para
que el cirujano plástico fijara su nariz?" Ella sacudió la cabeza con tristeza. "Las noticias de las
personas son los peores rumores. No podríamos guardar un secreto aun si nuestras vidas
dependieran de ello".

Laura gimió. "Lo que no augura nada bueno para nosotras".

"Pensé que decidimos que tengo un poco de protección. Ven aquí y dime lo que hiciste en
Dallas que te atado en nudos ahora". Chris esperaba que al menos sonara tranquila, porque
ella no sabía cuánto tiempo podría mantener la farsa.

Laura se volvió a mirar a su amante. "Sabes", murmuró. "La persona más peligrosa del mundo
es el no tiene nada que perder. Yo solía ser muy, muy peligrosa". Se sentó lentamente en el
borde de la cama. "Ya no más".

Chris se acercó y le puso una mano en la espalda de Laura. "Dime", instó suavemente.

Nunca iba a suceder. ¿Desde cuándo nada en mi vida ha ido según lo planeado? Laura puso
las manos juntas para quebrar sus nudillos y luego se detuvo. "Me reuní con Don Farmer, la
cabeza de operaciones de noticias justo después de que ocurriera. Ellos no querían perderme
o dejarme correr a la competencia o demandar a Roger, así que me enviaron aquí. El acuerdo
era que cuando Roger se retirara en tres años, tomaría el cargo de directora general en KDAL".
Ella miró por encima del hombro a Chris y miró en el cabello rubio alborotado y los hombros
desnudos. "Tenía un plan de acción. En tres años era investida y podía sacar provecho de
cerca de medio millón de dólares si me iba de William-Simon. Por eso me quedé en la
empresa".

"Así que... ¿vas a volver a Dallas?"

"Se ve de esa manera". Laura respondió con fuerza.

Chris sintió que cambió del miedo a la ira y en aumento hasta que se liberó. "¿Eso es de lo que
se trataba? ¿Dinero y volver a Dallas? ¿Qué demonios sucedió con hacernos mejores? ¿Era
todo la-la una mierda? Y la cosa de la Red... Eso fue muy hipócrita, ¿no?" Ella se apartó. "Qué
tonta, yo debería haber sabido que estabas destinada a cosas más grandes y mejores que un
humilde mercado sesenta y uno". Chris puso un puño contra su boca, horrorizada que no podía
detener las lágrimas. Mal de nuevo. Todo el mundo usa a todos los demás.

"¡No!" Laura enfrentó a Chris. "Esta era una cuestión de supervivencia y mantener mi palabra.

268
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Todo lo que quería eran de tres años... eso me daría diez años con Willy-Simon y diez años en
las noticias como prometí". Trató de poner una mano en el brazo de Chris, pero la reportera se
sacudió y Laura se encogió, con escozor ante el rechazo. "Pensé que podía soportar cualquier
cosa por tres años... Yo no sabía que esto iba a suceder y que nada alguna vez iba a ser lo
mismo de nuevo". Tragó saliva, sabiendo que Chris tomaría esto como una señal más de que
ella no era capaz de confiar en nadie.

"Nunca me dijiste... Esperas que me lo imaginase todo por mi cuenta". Chris dejó la sensación
de desesperación pasar sobre ella. "¿No crees que esto nos afecta?"

"No". Laura apenas lo dijo en voz alta. "Teníamos tres años. Pensé que nunca iba a volver".
Ella miró hacia abajo a sus pies, consciente de que había calculado mal una vez más.

Chris miró a la directora de noticias abatido. Me estoy perdiendo algo. "¿No te quieres ir?"

"No". Laura no levantó la vista.

"¿Por qué no? Necesita el dinero para..." De repente todas las piezas encajaron y Chris se
golpeaba en la frente casi cómicamente. "Tú ibas a dejarlo y jugar golf... Mantener tu promesa
a tu papá e irte".

"See. Eso es lo que se suponía que iba a suceder, ¿quién te ha hablado de mi papá?"

"¿Eso es?" Chris ignoró la pregunta y esperó a que Laura dijera algo, cualquier cosa que haría
parar este viaje en una montaña rusa emocional.

Los ojos azules irritados se bloquearon y sostuvieron a la periodista, brillando con lágrimas que
amenazaban con desbordarse. "¿Pensaste que diría 'Te amo Chris', entonces despegaría a
Dallas?" La voz de Laura era ronca. "Puede que tenga la madurez emocional de un niño de
cinco años, pero no soy una idiota".

"Tú..." La montaña rusa se sumergió de nuevo y Chris tragó contra el tirón de su corazón.

Laura se acercó más y tomó a Chris. Aprovechando su pérdida momentánea de palabras, ella
envolvió sus brazos alrededor de la mujer más pequeña. "Te amo. Si todavía estás llevando la
cuenta, estoy muy por delante de ti. Te amo e iré tan lejos en las noticias como yo quiera ir. No
quiero volver a Dallas, no ser una directora de noticias y no ser la directora general. Necesito el
dinero para mantenerme a mí misma de gira, pero eso está a tres años de distancia". Hundió la
cara en el cabello dorado pálido y supo que estaba llorando. "Me preguntaste en la conferencia
de prensa y no mentí. No estoy convirtiéndome en profesional en corto plazo".

"Planeaste todo". Chris murmuró mientras respiraba en el olor a limpio de la remera y el


hombro fuerte debajo de ella.

269
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Yo no tenía intención de esto". Sería más fácil si yo no lo hacía.

"Ni siquiera lo pienses".

"¿Qué?"

"Huir". Chris se retiró y tomó el rostro de Laura suavemente entre sus manos. "Como
desordenado que es, tan peligroso como piensas que es y no importa cuánto mejor piensas
que sería si estuvieras en Dallas, no te atrevas a darte por vencido con nosotras. Puedes tener
tus razones para irte, pero yo puedo pensar en al menos un centenar más razones para que te
quedes".

"No es así de fácil".

"No estoy diciendo que lo es. Estoy diciendo que si deseas quedarte, puedes resolverlo de
algún modo, de alguna manera. Es lo que haces". Los ojos azules miraban lejos con
incertidumbre como Chris dijo en voz baja. "Vuelve a mí".

Laura se centró de nuevo. El querer era tan intenso que casi se olvidó de respirar. "Volveré. Te
lo prometo".

Comprobó las salidas de forma automática, contando las filas de asientos para que ella pudiera
estar segura de encontrar una manera de salir incluso en la oscuridad. Después de ajustar el
ventilador, Laura se sujetó el cinturón de seguridad y lo ciño con fuerza, prestando atención a
todas las historias que había visto, hecho y leído acerca de las heridas de vuelo. Finalmente se
relajó, cerró los ojos y esperó al despegue. No pasó mucho tiempo antes de que comenzaran
las segundas preguntas. No, no, no. Ella dijo que me amaba, solo que no podía creer que me
adelanté. Eso es lo que me falta.

Habían estado en el aire durante unos quince minutos y finalmente había conseguido un
pequeño vaso de Coca-Cola cuando el hombre que estaba sentado junto a ella cortésmente le
preguntó si era Laura Kasdan, la golfista. Ella tragó algo de bebida e hizo una mueca ante la
quemadura. "Esa sería yo", respondió.

"Oh, esto es fabuloso. Te vi a tomar esa oportunidad en el 17 y yo sólo sabía que ibas a ganar
todo", dijo entusiasmado. "Entonces ese putt no entró". Dejó el comentario colgar y Laura se
movió incómoda mientras miraba por la ventana. Acostúmbrate. "¿Así que cuando vas a ir de
gira?"

"No por un tiempo". Ella realmente no tenía que responder, ya él sólo seguía parloteando, ajeno
a su desinterés. Nunca estuvo tan aliviado en su vida que cuando llegó el anuncio de que
estaban en la aproximación final. Después de defenderse de una invitación para cenar se

270
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

escapó de la cabina y se dirigió allá de las multitudes claustrofóbicas en la puerta y a la


explanada mirando las caras brevemente por el representante de la empresa enviado a
rescatarla.

Lo vio en el limpiabotas, de pie un poco más abajo en la explanada. Al hombro con su bolso de
mano, pasó a través del tráfico y con poco esfuerzo, se subió a su lado el establecimiento de
sus botas en los estribos de metal y gesticulando por abrillantamiento. "Estoy sorprendida. Por
lo general no envían al vicepresidente corporativo a recoger directores de noticias errantes en
el aeropuerto".

"No eres un director de noticias errante ya, Kaz". Don Farmer dobló el periódico que había
estado leyendo y miró hacia abajo a sus pies como limpiabotas-gnomo le dio un broche de oro.
"Puede obtener el mejor brillo en el mundo aquí. Apuesto a que no ve a muchas mujeres sin
embargo".

"No, señor". El hombre sonrió. "Extra para la señora en sus botas".

Laura se encogió de hombros otra vez. "Eso está bien, ellos lo necesitan". Ella observó
mientras aplicaba la pasta en los círculos eficientes y rápidos. Si comprendió el significado, ella
realmente nunca lo dijo.

"Lo hiciste bien, Kaz. Conseguiste tu número de soporte, la investigación se ve muy bien y
luego está el beneficio añadido del Abierto que genera una gran cantidad de interés, incluso
con las preguntas sobre Dallas. Desde que te has ido ni siquiera tuvimos que preocuparnos por
Roger".

Laura tragó, asqueado por la destitución del presentador. "Jesús, Don, aún no está en tierra".

"No seas hipócrita, Kaz. Lo odiabas". Se ajustó el nudo de la corbata. "Es hora de seguir
adelante ¿no crees? Te sacaremos de Bumierda Egipto".

"Es una buena estación", dijo ella con cuidado, sin dejar de mirar el movimiento hipnótico del
limpiabotas.

Dijo que volvieras a ella.

"Te reunirás con John Simon esta mañana", le dijo Don, ignorando su comentario. "Vamos a
repasar algunas cosas y luego tu paso por Burkett Falls habrá terminado oficialmente".

¿Qué pasa si no quiero que termine? Con un estallido final del trapo, el brillo estaba terminado.
"Buen trabajo". Ella torció su pie para examinar una bota y luego la otra. Con una sonrisa
torcida, saltó de la silla y sacudió su pulgar al ejecutivo. "Él va a hacerlo. Dale una buena
propina, Don". Se puso de pie y miró para asegurarse de que él lo hiciera. Esto no ha

271
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

terminado hasta que yo digo que lo está. Y con pasos largos salió por la explanada obligando a
Don darse prisa para ponerse al día.

La sala de prensa estaba inquieta. Chris podía sentirlo en la reunión de la mañana y verlo en
los rostros de sus compañeros de trabajo. Keith derramó su café dos veces y Janie le espetó a
Bobby haciendo que saliera hacia fuera dando un portazo a la bahía de edición, derribando un
estante de cintas.

Ella recogió su bloc de notas y dejó a los sonidos de los escáneres detrás de ella mientras
abría la puerta y pisoteó por las escaleras a la zona de estacionamiento a unidad de noticias.
Jody estaba cerrando el maletero del Taurus al que habían sido asignados y Chris abrió la
puerta del pasajero, deslizándose un par de lentes de sol mientras se sentaba. "Larguémonos
de aquí".

"¿Centro médico?"

"Sí. Parque por el atrio". Se abrochó el cinturón de seguridad y se removió mientras Jody
conducía. La historia era una obviedad. Hablar con el Administrador Adjunto en Jefe de cómo
los recortes presupuestarios estatales iban a afectar al hospital, el segundo empleador más
grande de Burkett Falls y empaquetarlo para las Cinco. Cada vez que hay una elección
pasamos por esto. Fervientemente deseaba una historia que tomara toda su atención ya que
ésta le daba mucho tiempo para pensar en lo que estaba pasando en Atlanta y los posibles
resultados.

Mendicidad. Era una palabra ofensiva para Chris y ella tuvo que refrenarse por la fuerza misma
de hacer precisamente eso, mendigar para que Laura se quede. Vamos, no sería el fin del
mundo. Entonces ella se burló de su propio optimismo. En su corazón tenía miedo de que la
distancia física fuera todo lo que tomaría para que Laura se retirarse detrás de las paredes
siempre presentes. Fácilmente.

Con un comienzo se dio cuenta de que habían llegado a su destino y ella salió para ayudar a
Jody con el equipo. Muchos de los periodistas no ayudaban a los camarógrafos a levantarlos y
colocarlos, pero Chris pensaba que era justo hacer su parte. Después de todo, el camarógrafo
tenía la mayoría de la responsabilidad de hacerla lucir bien en el aire y un poco de
consideración era un largo camino. Además, el trípode no era tan pesado. Un hombre sostuvo
una de las puertas de cristal abiertas para concederles la entrada y entraron en el vestíbulo
fresco. Los ascensores estaban contra una pared y Jody apretó el botón. Cuando las puertas
se abrieron, ellos entraron. "¿Octavo piso?" Jody preguntó.

"Mm, sí. La entrevista primero y luego rollo B". Chris se cruzó de brazos. Estaban solos en el
ascensor, pero se sentía como que se esforzaba como comenzó a moverse. Se miraron el uno
al otro en alarma leve, entonces pareció tomar velocidad. Instalando su espalda contra la pared

272
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

mientras esperaba y rozando una mano en la parte delantera de su chaqueta de color rojo
oscuro para enderezarla.

Una estocada discordante envió a los dos a tambalearse y el trípode doblado cayó con
estrépito. Con un tirón más, el ascensor cesó todo movimiento y luego el silencio hueco fue roto
por una alarma tañendo. Mirando a través del camarógrafo, Chris sabía con la certeza de un
clarividente que ella no iba a ser capaz de empaquetar su historia para el noticiero de las
Cinco.

Las oficinas corporativas de William-Simon Comunicaciones tomaban todo el cuadragésimo


séptimo piso del Sun Trust Plaza en el centro de la ciudad de Atlanta. La opulencia era un
testimonio del alto margen de beneficio de un negocio que vendía nada más que aire. Todo el
mármol, caoba y bronce brillaban con el poder de intimidar. Laura estaba irracionalmente
contenta de que ella había tenido sus botas pulidas.

"¿Esta tu primera vez aquí?" Don la llevó más allá de la zona de recepción a un amplio pasillo y
las oficinas de los vicepresidentes.

"Sí, estabas en el otro edificio la última vez que recibí una llamada". Laura frunció el ceño,
recordando. Brian quería que fuera directora de noticias en KDAL pero a nadie más le había
parecido bien. El viaje a Atlanta había sido una prueba, una que ella había pasado con gran
éxito, pero nunca superó la sensación de ser un espécimen en exhibición.

"Puedes dejar tu bolso en la sala de conferencias, nadie se molestará". Laura lo hizo,


apretando la mandíbula en previsión ante la confrontación con el director general. Odiaba
juegos de la energía y había elegido usar solamente una versión más formal de su chinos
habituales, blusa y chaqueta. Las botas de vaquero negro le añadían aún más altura y no
debían haber funcionado con el equipo. Pero lo hacía. Ella y Don continuaron por el pasillo,
más allá de los cubículos y estaciones de trabajo hasta que llegaron a una puerta de madera
maciza. Don la abrió para revelar un escritorio situado en una amplia extensión de la alfombra
casi blanca. "Ah, señor Farmer... Sólo será sólo un momento". La mujer que lucía eficiente y
elegante de la recepción se dio la vuelta para usar el teléfono y anunciar su presencia.
Después de un momento, la puerta se abrió y un hombre de mediana edad vestido
impecablemente estaba allí de pie, con los ojos pequeños y brillantes parpadeando sobre Laura
detrás de las gafas de montura dorada. "Así que esta es la gran Laura Kasdan... Aunque
prefieres ser llamada Kaz, ¿hmm?" Él les asintió hacia su despacho y le hizo señas a una silla
mientras se movía detrás de su escritorio. "¿Confío en que su vuelo fue bueno?"

Laura cruzó las manos. "Sí, estuvo bien".

"Bueno. Entonces al negocio entre manos. A partir de ayer por la mañana, hemos adquirido un
adicional de cuatro estaciones: Phoenix, San Diego, San Antonio - Portland y Oregón. Eso nos
da un total de treinta y ocho, ahora necesitamos otro director regional. Brian Springmeyer es

273
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

nuestro principal candidato y que nos deja un director general corto en Dallas. Con la
prematura... muerte de Roger McNamara", los ojos pequeños y brillantes sonrieron y Laura los
rechazó. "No hay nada para evitar su regreso a Dallas".

Laura respiró hondo y levantó una ceja ligeramente. "Sólo hay un pequeño problema".

"¿Y eso sería?" John Simon esperó expectante.

"No quiero volver a Dallas".

Ellos no tienen que recortar el presupuesto hasta que se aseguren que los ascensores malditos
estén funcionando. "¿Cuánto tiempo más?" Ella llamó a la puerta. No hubo respuesta por parte
de los trabajadores fuera, pero por lo menos que la alarma había dejado de sonar.

"Chris, les va a tomar el tiempo que sea necesario". Jody se deslizó por la pared opuesta a la
puerta y metió las piernas delante de él, cruzándolas en los tobillos. "No podemos hacer nada
al respecto".

"¿No hay otra manera de salir de aquí? En las películas salen por la parte superior". Chris miró
hacia el panel de reparación mientras contemplaba hacer precisamente eso.

"No, usted podrías golpearte la cabeza. Luego, Kaz y Keith me matarían por dejarte".

Tímidamente, Chris asintió aceptación y se agachó junto al camarógrafo. "Eres siempre el


razonable". Y Kaz la práctica. Keith me intimida a hacer las cosas bien y Kate pone todo junto.
¿Cómo podría hacerlo sin alguno de ellos? Ella no era claustrofóbica, pero no podía soportar la
inactividad. Ella está ahí. Me pregunto qué está pasando. ¿Podrá llamar?

"¿Le enviaste una cinta a Jan Sheffield?" La pregunta de Jody interrumpió sus pensamientos.

"No". Chris se mordió el labio. "No puedo irme, Jody, y sería injusto que se la envíe. En tres
años, quién sabe".

"Se suponía que íbamos a salir juntos", le recordó en voz baja. "Eres mi boleto de salida".

Ella soltó una breve carcajada y lo miró con cariño. "Eres tu propio boleto de salida. Podrías
trabajar en cualquier mercado que desees o incluso ir a la Red. Kaz me dijo algo", Chris hizo
una pausa en concentración. "Dijo que no hay nada especial o único acerca de las personas
que lo hacen en la Red, que sólo persiguen la oportunidad. Sólo tienes que quererlo bastante,
supongo".

"Pero te quedarás".

274
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Ella bajó la mirada y asintió.

"Durante el tiempo que ella esté aquí", dijo lentamente. Chris encontró con los ojos de Jody y
no había nada más que en ellos entendimiento.

"¿Y si no vuelve?"

La reportera rubia no tenía respuesta para él o para ella. "No lo sé", ella dijo miserablemente.

"Ya veo". La expresión del CEO era ilegible. "¿Por qué no?"

Laura mantuvo su nivel mirada. "Me gustaría quedarme en WBFC".

"Mi entendimiento era que quería regresar a Texas por encima de todo". Sus ojos se movieron
hacia donde Don Farmer se sentó y el Director de Noticias de Operaciones se encogió de
hombros sorprendido.

"Kaz..." Don comenzó pero el CEO levantó una mano para mantenerlo tranquilo.

"Eres un bien valioso, señora Kasdan. Ocultarte en un mercado medio no es el mejor uso de
nuestros recursos".

Eso fue hace dos meses. Sus ojos se estrecharon mientras consideraba qué hacer a
continuación. Él nunca ha dicho que tengo la silla del director general en Dallas, sólo que el
camino está despejado para que vuelva... como Directora de Noticias. "¿Quién me sustituyó en
Dallas?" Laura hizo la pregunta, aunque ya sabía la respuesta.

"Roger McNamara estaba manejando las funciones de director de noticias. Ya lo sabes", Don
respondió.

Con eso, Laura se dio cuenta de que el acuerdo era basura. Demándaselo. Haz que él diga
director de noticias no director general. El golpeteo de dedos era el único signo externo de su
incomodidad.

El CEO rodó una pluma con cuidado entre sus manos. "Don Farmer tiene afecto por usted y su
trabajo que yo no comparto. Por supuesto que no puedo discutir con los resultados. Tal vez
debería considerar sólo regresar a Dallas".

La paciencia de Laura se rompió. "¡Oh, por el amor de Cristo dilo! No estoy listo para ser
directora general en Dallas, no vas a dármelo y no quiero volver como Directora de Noticias.
Así que a menos que tengas algo más bajo la manga, estamos atascados".

275
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Los dos empleados miraban Laura, casi cómicamente jadeando por la brecha del protocolo.
Lanzado por sorpresa, el CEO se aclaró la garganta. "Quieres quedarte en Burkett Falls". Era
una afirmación, no una pregunta.

"Sí". Laura respondió, cansada de los dobles sentidos y los juegos. John Simon la miró
fríamente, sus ojos ni una sola vez vacilaron. "Sólo hay una manera que puede pasar".

Los labios de Laura se crisparon en una media sonrisa irónica. Ah, qué demonios. Otro día,
otro acuerdo.

Chris y Jody entraron en el ascensor a las 10:37 am. A las 17:08, exactamente cuatro minutos
después de que la historia en los recortes presupuestarios propuestos corrió sobre las Cinco,
las puertas finalmente se abrieron y Chris corrió por el pasillo hasta el baño más cercano.
Luego fue a la estación para prepararse para presentar a las Seis. Frustrada con un día de
inactividad forzada, apenas sonrió mientras abría la puerta de la sala de redacción entre
aplausos y silbidos dispersos. Ella extendió sus manos y le dio una reverencia burlona antes de
excavar su bolsa de maquillaje de su escritorio. "¿Cualquier cosa?" Preguntó mientras Keith se
acercó y le entregó los escritos.

"Nada. Nada. Zilch". Estaba nerviosa como lo demostraba su cambio de pie. "Art llamó a una
reunión de la estación para mañana a las diez. Supongo que lo averiguaremos luego, si no
escuchamos algo pronto".

"Excelente", ella dio un rodillazo al cajón del escritorio para cerrarlo.

"¿Estás bien para hacer las Seis? Tom puede hacerlo por sí mismo".

Chris estaba irritada y cansada de ser mimado. "¿Podrías dejarme hacer algo hoy?
Honestamente, estoy a punto de volverme loca y yo..." Tragando, ella apretó los labios y cerró
los ojos brevemente. "Estoy bien, sólo tengo que hacer esto".

"Claro. Es mejor que te des prisa entonces".

Veinte minutos más tarde estaba en el set. Qué gran manera de ganarse la vida. Hablar de
muerte, destrucción y tragedia humana, y yo consigo entrenamiento sobre cómo lucir bien al
hacerlo. Chris se sacudió la amargura y se centró en el teleprompter como la demostración
abierta rodaba.

Sólo se puso peor cuando Chris abrió la puerta de su casa. Al quedarse sola, sin su ama por
mucho, Biggio el gato había decidido hacer su propia versión de remodelación. Libros, papeles,
fotografías enmarcadas y otros cachivaches habían sido empujados de cualquier superficie
plana que habían estado descansando en el suelo. Chris se reprendió a sí misma por el

276
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

descuido de su mascota y pasó mucho tiempo acariciando los sentimientos felinos heridos. Su
vecina había alimentado y dado de beber al gato mientras ella estaba en Mississippi, pero el
animal normalmente tolerante estaba cansado de ser ignorado. En medio de todo el desorden,
ella nunca se dio cuenta que el teléfono había sido sacado fuera de la base, su tono de
advertencia silenciado por el paso de varias horas. Agotada por su día y el estrés de la noche
anterior, Chris se estrelló en el sofá, preguntándose por qué no llamó Laura.

No hubo respuesta, ninguna máquina. ¿Qué demonios está haciendo? Laura frunció el ceño
mientras cavó su tarjeta del bolsillo delantero de su bolso, avivando las diversas tarjetas de
crédito y de identificación en busca de su lista de localizador laminado. Con una maldición
murmurada, recordó haberlo visto en su escritorio al lado del Rolodex.

Se reunió con los demás vicepresidentes y llenó resmas de papeleo. Luego estaba la cena y
pasar el rato con los chicos. No era lo que quería y sentía que estaba entregando su alma, pero
era lo mejor que podía hacer. Ahora todo lo que tenía que hacer era volver a casa y esperar las
explicaciones. Esta es la última, lo juro.

Laura miró a su alrededor en la habitación del hotel opulento y se dio cuenta de que todo había
cambiado de nuevo. Tomando el teléfono marcó la línea directa de la sala de redacción,
imaginando que era justo antes de las nueve allí. Henry, el Productor Ejecutivo y el tercero al
mando, contestó el teléfono. Sorprendido de oír su voz, comenzó con su habitual lista de
quejas. El productor tenía un sentido noticia extraño, pero trabajar con él era difícil por decir
menos.

"Bueno, Chris Hanson consiguió ser atrapada en un ascensor hoy por unas seis horas, así que
estábamos en inferioridad numérica y el pinganillo de Vivo 2 todavía está actuando mal. Espero
que no nos estén dando dos tomas en vivo por noticiero hasta ese pequeño lío se enderece... "

"Henry", Laura interrumpió, orgullosa de sí misma por no expresar demasiada alarma. "¿Chris
está bien?"

"Por supuesto que ella está bien. Ni siquiera se quemó con el soplete".

"Henry..." La voz de Laura gruñó en advertencia.

"Hey, estaba bromeando. Art programó una reunión en la estación para diez mañana de la
mañana. ¿Sabes algo acerca de eso?"

"No", Laura mintió. Pensó en pedir número de localizador de Chris y decidió no hacerlo, aun
tratando de mantener cierta apariencia de discreción. "Apenas llegue al hotel. Dile a Keith que
llamé".

"Mm hm. Lo haré". Laura podía oír el ruido de su teclado mientras colgaba, sabiendo que había

277
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

una posibilidad de un cincuenta por ciento que el mensaje fuera entregando. La dolorosa
necesidad de hablar con Chris era casi insoportable por lo que jugó un partido con su auto-
control y se obligó a no hacerlo. Estoy presionando. Ella tiene su propia vida... Probablemente
salió con Kate o algo así. Miserable, Laura continuó. Espero que esto funcione porque no tengo
más cartas por jugar.

Oxido se suponía que era un buen color para Chris y sin duda el nuevo traje fue hecho
exquisitamente, pero los tacones en los zapatos nuevos eran un poco altos para su gusto y no
muy práctica para una periodista trabajando. Aun así, no me puedo quejar del juicio de Martí en
ropa. Debe ser agradable para lo que cuesta. Se enderezó el cuello de la blusa de seda y
comprobó el espejo por última vez. Aún sin noticias de Laura, Chris estaba empezando a
preocuparse. Hurgando en la caja de la joyería en su tocador por sus pendientes favoritos, su
ojo fue capturado por la pelota de golf que la Directora de Noticias había presionado en sus
manos después del tiro extraordinario en el 17. Recogiéndolo, ella la miró como si la viera por
la primera vez. Laura había utilizado un lápiz negro permanente para marcarlo con valentía
como propia para asegurar que no golpeaba la bola de otra persona. De las notas de oficina y
notas reconoció el garabato familiar. Sólo 'Kaz'. Eso es todo.

Por un momento ella rodó la pelota entre el pulgar y el dedo medio recordando el tiro, el dolor y
la alegría repentina cuando entró. Es lo que siempre hace... Hace posible lo imposible y nos
lleva de paseo. Si ellos no pueden apreciar eso en Dallas, no la merecen de vuelta. Sin saber
muy bien por qué, llevó la pelota con ella como un talismán y la dejó caer en su maletín. Los
aros fueron a otro y luego se fue por la puerta.

La oficina del director de noticias oscurecida echó una sombra sobre la sala de redacción y se
añadió al aire inquieto. La reunión de la mañana servía como propósito de limpiar la mesa de
las cuestiones de noticias como todo el personal esperó a la reunión en la estación. Para variar
la sala de redacción estaba tranquila, excepto por el crepitar incesante de los escáneres. Chris
colgó el teléfono, su contacto en un proyecto de construcción de la ciudad que estaba en
peligro de juicio se negó a hablar a cámara y ella estaba efectivamente de vuelta al punto de
partida. Oyó un ruido detrás de ella y levantó la vista cuando Keith rodó su silla más cerca.
"¿Has oído algo?" Le preguntó en voz baja.

"No, ella no llamó". Chris trató de fingir indiferencia, pero fracasó miserablemente.

"Henry dijo que llamó a las nueve de anoche, pero no dejó un mensaje". Sus ojos estaban
preocupados mientras miraba a la puerta del despacho de Laura. "Esta reunión..."

"No lo sé. Ellos podrían enviarla de vuelta. Es... complicado". Nerviosa, ella dio un golpecito en
la mesa. "Vamos, pusieron sillas en el estudio. Vamos a terminar con esto".

278
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Laura tomó un taxi desde el aeropuerto. Chris la había dejado el día anterior, abrazando a la
mujer más alta ferozmente antes de liberarla en el terminal llena de gente y Laura lo había
llevado en su memoria a Atlanta, pero ahora faltaba la cosa real. Yo sólo puedo enterrar mi
cara en su cuello y quedarme allí para siempre. Ah, Chris. No hay mucho más tiempo. Ella miró
su reloj, era un poco antes de las diez. En caso de estar justo a tiempo.

El taxi la dejó en el frente y ella entró en el edificio a través de la puerta de entrada por segunda
vez. Desde el día de su entrevista, había entrado en el edificio por la puerta trasera. Con
nuevos ojos miró a su alrededor el atractivo hall de entrada con sus plantas en macetas y
banco con los retratos de los talentos, colocando en la fotografía de la seis de la tarde a la
presentadora. Ni siquiera se acercan a la realidad. La recepcionista la llamó a través y ella
caminó por el pasillo vacío y el área de ventas por las puertas dobles del estudio. Sin hacer
ruido, se deslizó dentro y tomó su lugar a lo largo de la pared del fondo con el resto de los jefes
de departamento. Mark Wilson, el gerente general de ventas la miró con abierta hostilidad. Él
sabe, Laura pensó, y está enojado.

Art estaba diciendo algo sobre el libro y escuchaba a medias mientras examinaba la masa de
empleados buscando una cabeza rubia pálida. Sintió una sensación inmediata de alivio cuando
Keith se inclinó hacia delante y vio a Chris sentada al lado del Jefe de Redacción. Estamos
bien para ir ahora. Dejó escapar el aliento que había estado conteniendo y metió las manos en
los bolsillos.

"Gracias al trabajo duro de todos, vamos a tener un cuarto trimestre para recordar". Art estaba
en una buena racha ahora, entusiasmado, él un mejor orador público de lo que pensó Laura
posible. "Y este libro es justo lo que necesitamos establecernos como la estación dominante en
este mercado". En ese momento los ojos de Art se reunieron con Laura y ella dio una breve
inclinación de cabeza. "Casi desearía estar aquí para verlo". El director general sonrió con
tristeza y esperó a que su comentario fuese comprendido. "Tengo la oportunidad de ocupar el
cargo de Director General en KDAL en Dallas. Es algo que he querido durante mucho tiempo y
estoy muy emocionado por ello".

Chris y Keith se miraron con incredulidad, con sus pensamientos idénticos. Está llevando a Kaz
con él. Era verdadero pánico lo que tenía Chris ahora y era lo único que podía hacer para no
enloquecer. ¡No! ¡Ella lo prometió!

"Lo que nos deja con la cuestión de mi reemplazo. No tienen idea de lo afortunado que son".
Art miró hacia el fondo de la sala y le dio una ligera seña.

"Kaz, es todo tuyo".

Cuando las cosas suceden en la televisión, suceden muy rápido. Art no tenía mucho para salir
de su oficina, por lo que la transición fue programada para ocurrir en la tarde. En consonancia
con la filosofía de no traer más a una estación de televisión de lo que puedes en una sola caja

279
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

en marcha, sus pertenencias personales se empacaron en un poco más de dos cajas. Laura
heredó a su asistente ejecutiva, los muebles de cerezo oscuro, alfombra blanca y el gran sillón
de cuero. Laura miró a su alrededor y se preguntó cuánto tiempo tenía que esperar
amablemente antes de que pudiera cambiar la decoración. Art le entregó las llaves de la oficina
y le estrechó la mano brevemente. "Empiezo pasado mañana. ¿Todo bien ahí atrás?" Él hizo
un gesto con la cabeza en dirección a la sala de redacción.

"Va a estarlo. No es que me fui".

Art miró alrededor de su oficina por última vez y luego se volvió a la nueva directora general.
"Sé que no siempre te hemos visto con buenos ojos, Kaz, pero le deseo lo mejor".

"Igual para ti". Laura sonrió ante el director general más pequeño. "Dallas no será fácil ya
sabes. Brian tuvo que luchar todos los días".

Art asintió. "Lo sé, pero espero que voy a ser al menos tan exitoso como tú lo eras".

Una ceja arqueada. "No me gustaría ese tipo de falla en mí mismo si yo fuera tú".

"No fracasaste, Kaz. Llegaste aquí, ¿no es verdad?"

Laura ni siquiera necesitaba una caja. La mayor parte de todo lo que quería llevar estaba con
ella entró con su maletín y se cerró el colgajo de piel. Es sólo otro trabajo en un lugar familiar.
¿Cuán difícil puede ser?

"¿Estas lista para esto?" Keith estaba en la puerta viendo como ella empacó su carrera como
directora de noticias.

Lo miró deseando que ella pudiera impartir un cierto conocimiento que lo hiciera más fácil y
sacarle algo de la frustración que había sufrido. "Nadie está preparado para esto. Yo no lo
estaba". Tomó la llave a la oficina del director de noticias y se la entregó. "Era más joven que tú
cuando me hice cargo en Dallas. Ahora soy la directora general más joven del país. Va a ser
difícil para los dos... Siempre lo es cuando el número dos se hace cargo del puesto número
uno. Tú serás un buen director de Noticias. No tengo ninguna duda".

Keith miró la llave de latón reluciente debidamente en su mano. "Gracias. Yo sé que bateaste
por mí".

Laura sonrió incómoda. "Aquí es donde te digo que he sido una directora de noticias y yo... no
puedo serlo más". Tragó contra un dolor que nunca pensó que se sentiría. Debe ser un alivio.
No quiero perder. "Voy a tener suficiente para aprender todo lo que necesito para ser una
directora general como..." Él se ve tan asustado. ¿Me veo así? ¿Me veo así ahora? "Lo que
estoy tratando de decir es que voy a ayudarte, pero no es mi sala de redacción más".

280
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

Keith no dijo nada; él sólo asintió con la cabeza y no se encontró con sus ojos.

"No te puse para fallar, Keith", dijo en voz baja. "¿Está Chris alrededor?"

"Ah, no", tragó. "Está fuera en una historia. ¿Eso va a ser un problema? ¿Conmigo siendo su
jefe ahora?"

"¿Lo fue antes?" Preguntó Laura.

"No".

"Status quo entonces. Estoy tomando el resto del día. Es tu espectáculo, disfrutalo".

Chris sabía que ella estaría allí esperando en el columpio en lugar de las escaleras, pero el
significado era el mismo. Laura se había cambiado a pantalones cortos de color caqui y estaba
bebiendo Coca-Cola de una pequeña botella de vidrio como los que salían de las máquinas
expendedoras de hace mucho tiempo. "Conocí a tu vecino. Estaba preocupado por la extraña
mujer que se sentaba en tu entrada. Hablamos de golf y de su terrible gancho. ¿Está bien si él
sale a jugar a mi club alguna vez?"

Chris sintió un tirón en su respiración y se mordió el labio inferior para evitar el temblor antes de
contestar. "¿Acabas de tomar el mundo y luego apareces en mi casa preguntando si mi vecino
puede salir a jugar?"

Incierta, Laura soltó lo primero que le vino a la mente. "Llamé. Nadie respondió... La máquina
no lo atrapó, debí haber enviado un mensaje pero yo no quería parecer..." Ella sacudió la
cabeza, en busca de una sola palabra que significara que había renunciado a toda pretensión
de ser una solitaria y tuvo miedo de agarrar a alguien más. "Dependiente", terminó sin
convicción, luego retomó de nuevo. "No creo que eso es lo que quise decir".

"¿Qué querías decir?" Chris preguntó.

"Quiero decir que yo habría hecho cualquier cosa para volver porque me lo pediste. No puedo
imaginar mi vida sin ti nunca más y me da miedo porque realmente no sé... a dónde estamos.
Yo soy la directora general ahora lo que facilita las cosas... y las hace más difícil. El golf me
hace más pública también, y va a empeorar".

"¿Qué pasa con el acuerdo con tu papá?"

"Supongo que puedo agradecerle a Charles por tirarlo de su boca de nuevo". Irónicamente
Laura se encogió de hombros. "Él quería que hiciera una diferencia en las noticias de televisión

281
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

de la forma en la que él la hizo. Puedo hacer eso desde la silla grande. No estoy rompiendo mi
palabra".

"¿Y en tres años?"

"Me alejo".

Chris rebuscó en su maletín, sacó algo y luego lo dejó caer la caja de cuero antes de hundirse
en el columpio. "Aquí". Le tendió la pelota de golf. "Dejaste esto conmigo".

"Oh, eso". Laura negó con la cabeza. "Si el putt habría ido, podría haber sido digna de algo".
Ella la tomó de Chris y pasó su pulgar sobre la superficie con hoyuelos. "Fue la única vez en mi
vida que tuve que ser perfecta..." Respiró una breve carcajada. "Y lo fui".

"Perfecto fuiste durante cuatro días. Ni un solo desastre".

"No, Chris, no perfecta. Es un poco como la diferencia entre no golpear y un juego perfecto.
Fabulosa tal vez, pero no perfecta". La mujer morena miró hacia otro lado.

Chris cerró los ojos. Lo imposible, posible y todos los que vienen en el viaje.

"¿Alguna vez has conocido algo que es verdad por tanto tiempo y terminas por dar por
sentado?" Ella hizo la pregunta con una voz un poco más fuerte que un susurro.

"No creo".

"Hmm". Chris tomó la mano de Laura y entrelazó sus dedos juntos. "Esta es la mayor cantidad
de exhibición pública de afecto que podemos disfrutar de aquí, pero puedo decirte que te amo.
Puedo decirlo un millón de veces al día y ni siquiera se acercará a expresar lo mucho que
siento en la realidad... perdón por la ambigüedad". Ella fijó los ojos de Laura y sus labios se
convirtieron en una sonrisa torcida dulce. "Te amo y no tengo que llevar la cuenta".

Laura podía oler el perfume de Chris y estaba luchando con sus sentidos. "Quiero que
tengamos una vida y yo no sé cómo. Esto es una cosa que no puedo planificar".

"¿Alguna vez piensas en simplemente en improvisar?" Chris metió una pierna debajo de ella.

"Puede ser una sorpresa, pero he estado improvisando desde el primer día que te vi en esa
unidad noticias destrozada".

Chris se rió entre dientes mientras miraba por encima de su patio. "Podríamos plantar setos
grandes para privacidad aquí así que podemos besar cuellos en el columpio".

"Está obsesionada con los cuellos".

282
“El acuerdo” de Maggie Ryan
XWP Colección y Scribd

"Pero es un cuello tan bonito". Chris se puso serio y miró sus manos unidas. "Podemos hacer
este trabajo, pero no hay secretos, no re-pensar y no salir corriendo".

"¿Pero qué pasará mañana?"

"Nos ocuparemos de ello".

Laura entornó los ojos. "Sí, pero con tu suerte..."

Chris sonrió. "Cualquier cosa podría pasar".

FIN

Eso es todo. Gracias por leer. Va a haber una secuela, pero tengo que pasar a través de los
barridos de noviembre primero. Puedo decir que la transición de directora de noticias de
gerente general va a ser difícil, las oportunidades de la red no desaparecen y los introvertidos
hacen celebridades pésimas. M. Ryan.

283