You are on page 1of 25

i

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA


UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL
DE LOS LLANOS CENTRALES
“RÓMULO GALLEGOS”
ÁREA DE POSTGRADO

ESTUDIO DEL MALTRATO A LOS IMPUTADOS EN LA FASE


PREPARATORIA POR PARTE DE LOS FUNCIONARIOS POLICIALES EN
LOS CENTROS DE DETENCION.

Proyecto del Trabajo de Grado para optar al


Título de Especialista en Ciencias Penales y Criminológicas

Autor: Edelquin Hernández


Tutor: Abog. José Ramírez

Calabozo, Julio, de 2018


ii

Ciudadano (a):
Coordinador (a) y demás miembros de
la Comisión Técnica de Trabajo de Grado.
Universidad Rómulo Gallegos
Su Despacho.-

Por la presente hago constar que he leído el Proyecto del Trabajo Especial de Grado,
presentado por la ciudadana EDELQUIN HERNANDEZ, titular de la Cedula de
Identidad Nro. V.- para optar al Grado de Especialista en Ciencias Jurídicas
criminalísticas, cuyo Título tentativo es: Estudio Del Maltrato A Los Imputados
En La Fase Preparatoria Por Parte De Los Funcionarios Policiales En
Los Centros De Detención; y que acepto asesorar al estudiante, en calidad de
Tutor, durante la etapa del desarrollo del Trabajo hasta su presentación y evaluación.
En la Ciudad de Calabozo, a los dieciocho (18) días del mes de Julio de 2018.

Firma;

Abogado. José Manuel Ramírez


C.I. V.-
iii

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL


DE LOS LLANOS CENTRALES “RÓMULO GALLEGOS”
ÁREA DE POSTGRADO
ESPECIALIZACIÓN EN CIENCIAS PENALES Y CRIMINOLOGICAS

Estudio Del Maltrato A Los Imputados En La Fase Preparatoria Por


Parte De Los Funcionarios Policiales En Los Centros De Detención

Proyecto de Trabajo de Especialización en Ciencias Jurídicas y Criminológicas

Autor: Edelquin Hernández


Tutor: Abog. José Ramírez
Fecha: Julio de 2018

Resumen

Este Estudio del Maltrato A Los Imputados En La Fase Preparatoria Por Parte
De Los Funcionarios Policiales En Los Centros De Detención está dirigido al
análisis de los derechos de víctimas e imputados durante la fase preparatoria del
proceso penal venezolano. Se utiliza la investigación documental y la recolección de
los datos se realiza a través de la observación documental y las técnicas de
interpretación jurídica. Del análisis se desprende que existe una normativa que regula
los derechos de las partes en nuestro proceso penal, pero también existen violaciones
a los derechos humanos durante la fase preparatoria, siendo necesario un control
efectivo en esta etapa del proceso penal, y la implementación de mecanismos de
apoyo y protección a las víctimas

Palabras Clave: Maltrato, Imputados, fase Preparatoria, Centros de Detención.


iv

ÍNDICE GENERAL
……………………………………………………………………………...…Pp

Resumen................................................................................................. iii
INTRODUCCIÓN................................................................................ 1
CAPITULO
I El Problema……………………………………………………... 4
Planteamiento del Problema.................................................. 4
Objetivos de la Investigación................................................. 8
Justificación de la investigación............................................. 8
II: REVISIÓN BIBLIOGRAFICA Y DOCUMENTAL 10
Antecedentes......................................................................... 10
Bases Teóricas...................................................................... 11
Teorías que la sustentan......................................................... 14
Bases legales.......................................................................... 16
Referencias Bibliográficas……………………………………… 21
1

INTRODUCCIÖN

El presente trabajo titulado “Estudio Del Maltrato A Los Imputados En La Fase


Preparatoria Por Parte De Los Funcionarios Policiales En Los Centros De Detención”
El Procesal Penal venezolano constituye una profundización de los estudios obtenidos
en la especialidad en ciencias penales y criminológicas.
Luego de más de cuatro décadas bajo un sistema procesal penal inquisitivo, el
legislador venezolano optó por un cambio de vanguardia, desmantelando por
completo los cimientos del proceso penal venezolano y reubicando un sistema
adjetivo implementado en América, que ha aclarado ser completamente garantista y
de un mayor apremio procesal que beneficia no solo a las partes involucradas en el
proceso penal, sino también a la sociedad que puede tentar la eficacia del sistema
judicial penal. Pero en la ejecución de dicho Código, se crean diversos criterios y
opiniones por parte de los profesionales del derecho y de la sociedad misma, en
cuanto a las detenciones y las libertades que durante el proceso penal se decretan;
estas críticas con fines constructivos y en algunos casos destructivos, generan y
demuestran la falta de información que se debe manejar en torno a la aplicación de
dichas medidas en concordancia con los principios garantistas establecidos en el
Código Orgánico Procesal Penal.
La finalidad de dicho trabajo es estudiar los derechos de los imputados durante
la fase preparatoria del proceso penal venezolano los cuales se encuentran
establecidos en el Código Orgánico Procesal Penal venezolano, en consonancia con
los preceptos establecidos en la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela, identificar los sujetos procesales de los mismos, conceptualizarlos, referir
los principios constitucionales en relación a dichos derechos, analizar la libertad
filosóficamente para después trasladarnos al Derecho, realizar un análisis de dichos
derechos y referir sus aspectos comparativos y por último traer a colación situaciones
referidas a violaciones de los derechos humanos de imputados en la fase preparatoria
del proceso penal venezolano, durante su permanencia en los centros de detención por
parte de funcionarios policiales.
2

Ahora bien, antes que nada se debe identificar y definir plenamente a los sujetos
procesales de este estudio, que no es otro que el imputado, por ser éste sobre quienes
recaen los derechos providenciales y reconocidos por el ordenamiento jurídico
procesal penal venezolano, para congruentemente realizar un análisis jurídico acerca
de los mismos y ciertos tópicos jurídicos, sociales y morales en torno a la libertad,
que se encuentran enmarcados dentro de todo el sistema judicial legal de Venezuela,
para después que se manejen estos aspectos preliminares de suma importancia, poder
llegar a entender la real función y finalidad de los derechos que les conciernen como
sujetos del proceso penal.
De igual forma, para desarrollar la investigación en cuestión se han consultado
diversos textos de autores tanto nacionales como extranjeros, ya que el
reconocimiento de los derechos de los imputados se encuentran presentes en casi
todos los ordenamientos jurídicos internacionales, por lo cual, la opinión de autores
extranjeros enriquece más aun dicha investigación.
Por tal motivo, se espera que con el presente trabajo de investigación, se pueda
contribuir en la medida concluyente a quienes no conocen o no han padecido el
proceso penal, a que durante el trámite judicial, garantía de todo derecho, se asegure
efectivamente la libertad y el respeto de los derechos humanos de cada hombre,
independientemente de su condición de imputado, meta sustancial del derecho, y por
ende del proceso, siendo éste el único espíritu y alma de toda la legislación adjetiva y
sustantiva penal venezolana.
De allí que, por tratarse de un portento que rodea a la sociedad en el marco
jurídico, se debe acentuar como además se hace depender del flujo de intereses
políticos, e incluso de estimulaciones electorales, en sociedades donde la crispación
social ha hecho de la seguridad ciudadana el arma electoral de principal importancia,
pretendiendo lograr con sanciones cada vez más estigmatizantes la anhelada garantía,
esto es, en pocas palabras, un Estado que busca el restablecimiento de las
enfermedades sociales por intermedio de la sanción, lo que se suele denominar un
Estado Terapéutico. Por lo cual el Gobierno, con toda su amalgama creadora y
ejecutora de Derecho, tendrá una carga significativa respecto al tema.
3

Por lo tanto el presente trabajo de investigación ha sido elaborado en cuatro


capítulos, en el primero de ellos se encuentra lo inherente al problema, su
planteamiento, las interrogantes del estudio, los objetivos de la investigación y la
justificación; es decir, el alegato al que se refiere la autora para trabajar con la
problemática planteada, ulteriormente se diseña lo relativo a la Revisión
Bibliográfica, en la cual se observan los antecedentes que se consideraron para
tomarlas como ejemplo o ayuda a la realización de la misma, de igual forma se leen
las bases teóricas relacionados con el trabajo de investigación, así como las bases
legales a las que debe sujetarse la autora para la realización del prenombrado trabajo.
Seguidamente, en el capítulo III, el cual se refiere a la metodología empleada, se
puede apreciar el enfoque en el que se fundamentó la investigación, el tipo, nivel y
diseño que enmarca la investigación, así como las técnicas tanto de recolección como
de análisis de la información
4

CAPÍTULO I

EL PROBLEMA

Planteamiento del problema

El reconocimiento de los derechos de la persona o personas que son víctimas de


un hecho punible, en los marcos del proceso penal donde éste sea juzgada, constituye
uno de los avances más notorios del Código Orgánico Procesal Penal, que lo pone a
tono con las más modernas corrientes doctrinales en materia de derecho procesal
penal y de derechos humanos y en consonancia con las obligaciones internacionales
de la República Bolivariana de Venezuela.
Ahora bien, en lo que se refiere a los derechos del imputado, éstos son
tendentes a resguardar su persona y su dignidad, asegurándole su calidad de sujeto de
la investigación y no de objeto de la misma. Es importante señalar que se protege la
calidad jurídica del imputado respetando su derecho de " presunción de inocencia",
esto es mientras no se pruebe su culpabilidad, abarcando todas las etapas del
procedimiento. Es decir, Todo imputado tiene la presunción de inocencia, por ello las
garantías constitucionales deberán imperar siempre en cualquier detención.
De allí que, si a alguien se le presume que tiene participación en un delito, por
muy grave que esta sea, igual tiene una serie de derechos y garantías que estipulan las
leyes, ya que existe la "presunción de inocencia", por lo tanto, que a partir de la idea
de que toda persona es inocente hasta que no recaiga sobre ella sentencia
condenatoria firme, se le debe tratar como tal, por lo que se han de reducir al mínimo
las medidas restrictivas de sus derechos y el más importante en este caso como lo es
el de la "libertad". Tomando en cuenta que la aplicación del derecho sólo le atañe al
Estado, es este quien va a determinar si una persona sigue siendo inocente o no, ya
que, sería una aberración decir que alguien es culpable sin que un juez lo determine, y
la previa aclaración surge por la necesidad de explicar que muchas veces la sociedad
5

comete errores aberrantes y denigrantes en contra de imputados, quienes son


considerados como culpables solamente por la opinión de la conciencia popular, y
según las conclusiones que ellos sacan, las cuales no tienen obviamente ningún valor
jurídico, pero si social; en ese entendido, se deduce que el imputado estará sujeto a
una condena social sin haber sido condenado jurídicamente, por lo tanto, la persona
pese a mantener el estatus jurídico de inocente sufrirá de la condena popular.
Sin embargo, el Ministerio Público está obligado a velar por la protección de la
víctima del delito en todas las etapas del procedimiento penal. Por su parte, el
Tribunal garantizará conforme a la ley la vigencia de sus derechos durante el
procedimiento.
Por otro lado, Respecto al papel que han jugado los cuerpos policiales en el
proceso penal a través de los tiempos, es necesario señalar que dicho rol ha sido
variado, yendo desde el protagonismo extremo, a través de una figura de la
instrucción policial, hasta una posición de absoluta subordinación a la fiscalía, de
conformidad con las necesidades del órgano instructor, fiscal o judicial. En el actual
procedimiento penal hay que destacar que la situación de la víctima es absolutamente
precaria, especialmente en los sectores de menos ingresos, ya que además del daño
causado a la víctima, su situación se agrava al exponerse a intimidaciones, amenazas
o atentados, incluso a veces durante las largas esperas en los tribunales deben
soportar la presencia de su agresor o los familiares de éste, además de la falta de
información, orientación y de un trato digno. Esta situación de violación a los
derechos humanos de imputados, se sigue viendo con preocupación en Venezuela. La
agenda de los derechos humanos en el país se ha visto enfrentada a nuevos y viejos
problemas que han complicado aún más la situación de éstos en el plano interno y que
constituyen una amenaza permanente para la pervivencia del régimen democrático
venezolano. Particularmente se observa un deterioro creciente en la vigencia de los
derechos civiles y políticos y un aumento muy preocupante de la fragilidad
institucional. El déficit institucional es responsable directo de la precariedad de las
respuestas que reciben las víctimas de violaciones de los derechos humanos y del
6

clima que rodea el aumento de los crímenes que con total impunidad se cometen
contra los derechos fundamentales.
Un tema que preocupa altamente es la frecuente instrumentalización política del
Ministerio Público, instancia que en varias ocasiones ha desnaturalizado sus
atribuciones violando abiertamente el debido proceso. Esta gravísima situación es una
muestra clara del estado de indefensión e inseguridad jurídica que existe en
Venezuela.
Durante los últimos quince años la situación de los derechos humanos se ha
deteriorado notablemente; lo más preocupante es que se encuentra la impunidad
institucionalizada como una afrenta sistemática contra los derechos humanos lo cual
ha debilitado considerablemente la denuncia y la credibilidad de los ciudadanos en
sus instituciones, desmoralizando a los imputados que enfrentan esta situación aún
más obligándolos a callar por miedo a represalias ulteriores.
La falta de respuestas concretas por parte de los organismos competentes
acrecienta la incertidumbre en los imputados que a su vez pasan a ser víctimas,
profundizándose así los mecanismos de impunidad. En una parte muy importante de
los casos, los expedientes no se instruyen de manera transparente ni oportuna, la
recolección de evidencia y el resguardo del sitio del suceso se colocan en manos de
los cuerpos policiales que podrían estar involucrados en las ejecuciones cometidas
por grupos parapoliciales. Por ende, La desconfianza cubre todos los espacios de los
imputados quienes se muestran cansados y de ningún modo se atreven a denunciar el
maltrato del cual son víctimas en los centros de detención por parte de los
funcionarios policiales y en algunos casos hasta son agredidos. Esto lleva a las
personas a sentirse confusas al no entender los procedimientos de justicia y temerosas
de ser violentadas sin ninguna posibilidad de debatir o exigir.
La recopilación de información y el cotejo de ésta para la documentación de
casos ha sido una labor muy ardua y ha enfrentado innumerables obstáculos, que por
su sistematicidad constituyen un fuero consagrador de impunidad. Entre estos
mecanismos de impunidad, cabe destacar las deficiencias crónicas de las principales
instituciones nacionales de protección de los derechos humanos (Fiscalía, Defensoría
7

del Pueblo y Poder Judicial) y la ausencia de estadísticas oficiales confiables sobre


violaciones al derecho a la vida, integridad personal o debido proceso, lo cual
constituye una dificultad adicional para la efectiva protección de los derechos
humanos. La impunidad y los serios defectos del funcionamiento de la administración
de justicia hacen que la mayoría de los crímenes contra los derechos humanos
permanezcan sin castigo por años.
Se suma a ello que el sistema penal coloca el acento en el imputado y en la
pena, y posterga, casi insensiblemente, la búsqueda oficiosa de la reparación del
daño, objetivo que hay que priorizar respetando las garantías constitucionales. Esta
realidad determina que una reforma integral del sistema debe dedicarle un capitulo
muy importante a esta cuestión. Por lo cual, los organismos que tienen a su cargo la
protección y defensa de los derechos de la víctima e imputado en el proceso penal, así
como la tutela efectiva de los derechos humanos, creados por vía constitucional, tiene
la responsabilidad de ejercer las atribuciones que les han sido conferidas en el
ordenamiento jurídico para que la administración de justicia sea impartida con arreglo
a las previsiones que en esta materia se han diseñado.
En tal sentido, se considera que, tanto el Ministerio Público como la Defensoría
del Pueblo, como partes de buena fe y obligados garantes del respeto a los derechos
humanos en el proceso penal, tienen la obligación de diseñar los mecanismos de
control pertinentes a los fines de que los imputados sean protegidos en los derechos
que les asisten como personas dentro de la administración de justicia, siendo ésta la
forma más idónea de lograr una aplicación de justicia acorde y cónsona con un
Estado democrático y de justicia social
Por consiguiente, y de acuerdo a lo antes expuesto, surge la necesidad de
investigar si se les está respetando los derechos de los imputados en los centros de
detención policial. Por lo que se hace necesario plantearse las siguientes
interrogantes:
¿Cuál es el desempeño al que deben sujetarse los funcionarios policiales en el
lapso de detención? ¿Cuáles son los derechos de los imputados reconocidos y
tutelados en el Código Orgánico Procesal Penal venezolano? ¿Cómo es el maltrato al
8

que se le somete a los imputados por parte de los funcionarios policiales en la fase
Preparatoria?

Objetivos de la investigación

General:
Analizar El Maltrato De Los Imputados En La Fase Preparatoria Por Parte De
Los Funcionarios Policiales En Los Centros De Detención

Específicos:
 Describir el desempeño de los funcionarios policiales en los centros de
detención
 Determinar cuáles son los derechos de los imputados en la fase preparatoria
 Identificar los tipos de maltrato a los que son sometidos los imputados en la fase
preparatoria por parte de los funcionarios policiales en los centros de detención

Justificación de la Investigación

El Código Orgánico Procesal Penal, en desarrollo de los principios consagrados


en nuestra carta magna, determina los derechos que asisten no solo a las víctimas sino
también a los imputados en el proceso penal. De allí que el reconocimiento de los
derechos de la persona que se presume a cometido un hecho punible son de
observancia obligatoria por parte de quienes participan en el proceso penal, ya que
igualmente goza de derechos, los cuales abarcan todas las formas posibles de
manifestación del derecho a la defensa.
En efecto, los artículos 124 al 129 del Código Orgánico Procesal Penal
consagran los derechos del imputado. El problema de los derechos de los imputados
en el Ordenamiento Jurídico Venezolano tiene una serie de aristas a través de las
cuales puede integrarse su comprensión. Uno de los problemas a los cuales se
buscaría solución es al del desconocimiento de las condiciones en las cuales el
9

Ministerio Público, a través de los órganos de investigaciones penales, debe realizar


las actuaciones en la etapa preparatoria del proceso penal, apegándose a la normativa
procesal penal venezolana en aras de evitar posibles lesiones a los derechos de
imputados.
Otro de los problemas a resolver es el de la determinación del criterio objetivo
necesario para la apreciación de las acciones configurativas de lesiones a los derechos
de imputados, contenidos en la legislación procesal penal venezolana, pero teniendo
en cuenta al mismo tiempo que también es importante la interpretación
jurisprudencial de este punto.
De esta manera, el presente trabajo de investigación tiene una gran importancia
en relación con los criterios de aplicación del derecho, pues el conocimiento de los
derechos que asisten al imputado dentro del proceso penal, así como las atribuciones
que por vía constitucional y legal le han sido encomendadas al Ministerio Público y a
los cuerpos policiales, permitirán tanto al estudiante como al jurista, reconocer los
criterios de aplicación del derecho, por lo que puede resultar de gran utilidad para
todos aquellos practicantes en su ejercicio legal. Además el estudio jurisprudencial
puede aportar luces en cuanto a la aplicación de las normas en cuestión.
10

CAPITULO II

Revisión Bibliográfica Y Documental

De acuerdo a lo que expresa Vilchez (2014), sostiene que “Es una técnica de
observación complementaria, en caso de que exista registro de acciones y programas.
La revisión documental permite hacerse una idea del desarrollo y las características
de los procesos y también de disponer de información que confirme o haga dudar de
lo que el grupo entrevistado ha mencionado” (p.22)

Antecedentes

Los antecedentes reflejan los avances y el Estado actual del conocimiento en un


área determinada y sirven de modelo o ejemplo para futuras investigaciones.” Según
Fidias Arias (2004).Se refieren a todos los trabajos de investigación que anteceden al
nuestro, es decir, aquellos trabajos donde se hayan manejado las mismas variables o
se hallan propuestos objetivos similares; además sirven de guía al investigador y le
permiten hacer comparaciones y tener ideas sobre cómo se trato el problema en esa
oportunidad.
Según Figueroa (2014), en su proyecto para optar al título de especialista en
ciencias penales y criminalísticas de la Universidad de Carabobo, tuvo como objetivo
analizar los derechos de los imputados en el proceso penal venezolano. Para el
basamento teórico de la investigación se analizaron los argumentos jurídicos,
constitucionales y legales sobre la materia de estudio, cuyo propósito fue generar una
matriz de resultado. El material documental se represente por otras fuentes que
guardaban relación con la investigación. El trabajo investigativo se desarrollo dentro
de los lineamientos de un diseño documental a un nivel descriptivo. Para ello se
emplearon técnicas de recolección y análisis de información previstos para este tipo
11

de investigación. La intención del mismo, fue destacar las prerrogativas jurídicas


otorgadas por el novísimo sistema acusatorio al imputado en el proceso penal patrio.
Por su parte, Sotillo (2013), en su proyecto de grado para optar al título de
especialista en ciencias penales y criminalísticas, titulado “La Presunción de
Inocencia en el proceso penal venezolano” de la Universidad Católica “Andrés
Bello”, sostiene que la presunción de inocencia ha ido perfilándose progresivamente,
de modo que ha sido objeto de distintas definiciones doctrinarias, en las que se le ha
llamado principio, garantía, derecho, presupuesto de la investigación penal y/o estado
jurídico del imputado. Sus objetivos se centraron en analizar el derecho de la
presunción de inocencia del imputado, de igual forma se enmarco bajo la modalidad
de investigación documental usando para ello diferentes tipos de documentos, donde
se Indaga, interpreta, presenta datos e informaciones sobre el tema, utilizando para
ello, una metódica de análisis y teniendo como finalidad obtener resultados que
pudiesen ser base para el desarrollo de la investigación, con un diseño bibliográfico
con un tipo de investigación descriptiva y apoyo documental. El autor asegura, que el
debido proceso asegura la realización de la justicia.

Bases Teóricas

El Imputado
Desde el punto de vista jurídico doctrinario, "imputado" es aquel sujeto a quien
se endilga o carga, en cualquier grado legal, la participación penal en un hecho
delictuoso que se investiga en un proceso. En el ámbito de la normativa procesal, el
código procesal penal actual se refiere a la "calidad de imputado" y surge de su letra
que con ella señala a cualquier persona que sea detenida o indicada de cualquier
forma como partícipe de un delito. Lo cual de ninguna manera da lugar a interpretar
que al referirnos al "imputado" estamos ya ante el culpable o responsable del hecho
que se le atribuye. Y es así porque esa calidad puede desvanecerse o agravarse a lo
largo del proceso. Partiendo entonces de la idea de que el imputado es un sindicado o
señalado como posible participe de un hecho delictuoso, el primer paso a dar, ante el
12

hallazgo de este y el misterio que lo rodea, es el de determinar al presunto


responsable y proveer a su necesaria individualización y posterior identificación.
En la etapa de inicio de la investigación esta sindicación personal es solo una
parte de esa materialidad, por cuanto para entrar a considerar la subjetividad como tal,
previamente debemos comprobar el hecho y luego relacionar al sujeto con él. Esa
relación o nexo entre sujetos y hecho es la individualización física, entendiendo por
ella la vinculación causal entre hecho y autor en el seno mismo del proceso.
Por lo tanto imputado es la calidad genérica, considerada dentro de una
hipótesis de trabajo, que es la que funda la investigación, la que se inicia irrumpiendo
la nueva realidad actual y presente a través de un resultado, que genera un cambio de
la anterior y antigua realidad. Esta calidad genérica puede desaparecer con el
sobreseimiento, en cuanto en la instrucción no se reúnan los extremos sustanciales del
ilícito atribuido, por lo que se prevé que en tal caso el juez debe hacer la declaración
de que el proceso no afecto el buen nombre y honor de que hubiere gozado. De este
modo la "calidad de imputado" se borra y no deja nada tras de sí.
Por lo contrario a medida que se consolidan los elementos, esa calidad genérica,
va cambiando, pudiendo ser progresivamente "sospechoso", "indagado", "procesado",
"acusado" y finalmente transformarse en condenado. De lo expuesto se concluye que
toda persona declarada "culpable" es necesaria y previamente imputada, pero no todo
imputado es siempre culpable.
La palabra, empleada correctamente en su sentido amplio por el digesto,
designa a la persona sometida a la persecución penal por ser el presunto autor del
hecho criminoso investigado y juzgado. Se es imputado desde el inicio de la
investigación hasta una definición conclusiva (sobreseimiento, sentencia absolutoria o
condenatoria)
En nuestra legislación procesal penal, el imputado es la persona contra quien se
dirige la acción penal y que tiene la necesidad de defenderse. El Código Orgánico
Procesal Penal considera imputado a toda persona a quien se le señale como autor o
participe de un hecho punible, por un acto de procedimiento de las autoridades
encargadas de la persecución penal conforme lo establece este código.
13

Los actos de procedimiento que confieren la nada deseable cualidad de


imputado son básicamente cinco:
 La instructiva de cargos.
 La orden de aprehensión o detención librada por un juez de control a petición
del Ministerio Público.
 La requisitoria.
 La citación librada por el Ministerio Público para comparecer a declarar como
acusado en libertad en los delitos de acción Pública.
 La citación librada por el juez del juicio para comparecer como acusado en los
delitos de acción privada.

Fase preparatoria
En esta fase de investigación, conocida como la fase preparatoria, intervienen el
Fiscal del Ministerio Público como director del proceso, los órganos de policía de
investigaciones penales y el Juez de control. Es de hacer notar, que una vez iniciado
el proceso de investigación, las diligencias a realizar corresponden a los órganos de
policía de investigaciones penales, siempre bajo la dirección y supervisión del Fiscal
del Ministerio Público, tal como lo establecen los artículos 265, 266 y 267 del Código
Orgánico Procesal Penal, igualmente las partes en el proceso, es decir, el imputado,
su defensor o abogado de confianza, la víctima y su representante, pueden solicitar la
práctica de algunas diligencias al Fiscal del Ministerio Público, o sea, al Fiscal de la
vindicta pública que esté conociendo del caso, quien las practicará de ser necesarias y
útiles a la investigación, de lo contrario, si las considera innecesarias e
improcedentes, las negará dejando constancia en actas de tal situación.
Es de observar, que la práctica de las diligencias por parte del Fiscal del
Ministerio Público y de los órganos de policía de investigaciones penales, durante la
investigación criminal, y muy especialmente las relacionadas con el imputado, deben
de practicarse cumpliendo cabalmente con los principios que establece el Código
Orgánico Procesal Penal, no pueden obtenerse informaciones, ni pruebas o evidencias
de ningún tipo, mediante torturas, maltratos, coacción, amenaza, engaños, indebida
14

intromisión en la intimidad del domicilio, correspondencia, comunicación, o


cualquier otro medio, que menoscabe la voluntad o viole los derechos fundamentales
de las personas e irrespeten la dignidad del ser humano. Esto está fundamentado en
las disposiciones generales sobre el régimen probatorio que habla el Código
Orgánico, supracitado, específicamente en los artículos 181 y 182, Licitud de prueba
y libertad de prueba, respectivamente.
Las diligencias a practicarse en el curso de la investigación no tienen un orden
preestablecido, ya que las mismas varían de acuerdo al delito de que se trate y se esté
averiguando, entre estas diligencias podemos mencionar las que pueden ser
practicadas por los órganos de policía de investigaciones penales per se, sin la
necesidad de una autorización del Juez de Control, es decir, sin orden judicial, y las
que para ser practicadas ya sea por funcionarios policiales, expertos o peritos, tienen
como requisito sine qua non, que sean autorizadas por el Juez de control respectivo,
so pena de ser anuladas por violar el debido proceso.

Abuso de Autoridad
También conocido como abuso de poder o abuso de las funciones públicas, son
prácticas de intercambio social en las que se ejecuta una conducta basada en una
relación de poder, jerarquizada y desigual. En otras palabras, es una situación donde
la autoridad o individuo que tiene poder sobre otros, debido a su posición social,
conocimiento o riqueza utiliza ese poder para su beneficio.
El poder que se les obsequia a los políticos y funcionarios públicos de un país
es otorgado con el fin de ser utilizado para mejorar el país en todos sus aspectos. Por
lo tanto, quien tenga el poder debe identificar cual es el interés común de los
ciudadanos, trabajar por el pueblo y realizar obras que ayuden a muchos y que no
afecten a nadie. "Siempre" se busca que el poder se utilice para el beneficio total de la
sociedad. Lo que sí es cierto es que “el poder se ha ejercido desequilibradamente y a
favor de quienes ostentan otros poderes en la sociedad.” Camacho, (2008) Este
problema muchas veces es causado por la corrupción, la mayor fuente de problemas
en la política y responsable muchas veces del origen del abuso de autoridad. La
15

corrupción es una de las manifestaciones más claras del abandono por parte de
quienes ostentan poder político, de la búsqueda del bien común y su situación por la
búsqueda del beneficio propio. Casos de corrupción son buenos para demostrar
cuando el poder es utilizado para el beneficio del país o cuando es utilizado con
interés personales y fines de lucro.

Teorías que la Sustentan

Teoría del Delito

El Doctor García Jiménez describe la Teoría del Delito como “un conjunto de
conceptos que se desarrollan en torno a la naturaleza, conformación, existencia,
inexistencia o formas de aparición del delito, como realidad jurídica y social” ; en
tanto que el Doctor Jiménez Martínez afirma que “es la parte general del derecho
penal que se compone por un conjunto de estructuras que estudian el origen y la
evolución de las tendencias dogmáticas, estudia los elementos que integran o
desintegran el delito” . Por nuestra parte, sostenemos que la Teoría del Delito es la
parte de la Ciencia del Derecho Penal, que trata de identificar, delimitar y explicar la
estructura del delito y los fenómenos jurídicos relacionados con el mismo, en forma
metódica y sistemática.
La Teoría del Delito es una institución sustantiva, propia del Derecho Penal,
que tiene como finalidad determinar los elementos y naturaleza del fenómeno jurídico
denominado “Delito”. La Teoría del Delito formula y da respuesta a una serie de
preguntas, entre ellas: ¿cuándo existe una “conducta”?, ¿cómo se manifiesta la
conducta?, ¿cuándo una conducta es típica?, ¿cuándo una conducta típica es
antijurídica?, ¿cuándo una conducta, típica y antijurídica, es culpable?, ¿cuándo una
conducta, típica, antijurídica y culpable, es punible?

Teoría de la Imputación objetiva


La teoría de la imputación objetiva se ocupa de la determinación de las
propiedades objetivas y generales de un comportamiento imputable, siendo así que,
16

de los conceptos a desarrollar aquí en la parte especial, si acaso se menciona expresa


o implícitamente, la causalidad. Desde luego, no todos los conceptos de la atribución
objetiva gozan de la misma importancia en la parte especial. En concreto, los
problemas de causalidad afectan en la práctica sólo a los delitos de resultado en
sentido estricto. Especialmente en los delitos de resultado surge la necesidad de
desarrollar reglas generales de imputación objetiva, por el siguiente motivo: la ley
menciona sólo la causación de un resultado, pero esta causación sólo puede bastar si
es jurídicamente esencial. El carácter esencial falta no sólo cuando se pone de
manifiesto, en relación con el tipo subjetivo, que el resultado no era subjetivamente
evitable sino falta ya cuando el autor no es responsable de aquello a lo que da lugar

Bases Legales
 Constitución de la República Bolivariana de Venezuela
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999) es la norma
rectora de toda la legislación venezolana, se encuentra en la cúspide frente a
cualquier otra medida jurídica. La aplicación de esta regla fundamental fomentará
las bases de esta investigación, analizando cada uno de los artículos que sirvan de
protección al imputado en la fase preparatoria, que resguarden sus derechos,
esclarezcan sus deberes y así mismo les atribuya las garantías necesarias para
llevar a cabo el hecho social, sin temor a que se les vea lesionado su bienestar y su
salud como seres humanos.
Así pues, se tiene el artículo 44; el cual señala:
1. Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una
orden judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti. En este caso será
llevada ante una autoridad judicial en un tiempo no mayor de cuarenta y
ocho horas a partir del momento de la detención. Será juzgada en
libertad, excepto por las razones determinadas por la ley y apreciadas por
el juez o jueza en cada caso.
La constitución de caución exigida por la ley para conceder la libertad de
la persona detenida no causará impuesto alguno.
2. Toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con
sus familiares, abogado o abogada o persona de su confianza, y éstos o
éstas, a su vez, tienen el derecho a ser informados o informadas sobre el
lugar donde se encuentra la persona detenida, a ser notificados o
17

notificadas inmediatamente de los motivos de la detención y a que dejen


constancia escrita en el expediente sobre el estado físico y psíquico de la
persona detenida, ya sea por sí mismos o por sí mismas, o con el auxilio
de especialistas. La autoridad competente llevará un registro público de
toda detención realizada, que comprenda la identidad de la persona
detenida, lugar, hora, condiciones y funcionarios o funcionarias que la
practicaron.
Respecto a la detención de extranjeros o extranjeras se observará,
además, la notificación consular prevista en los tratados internacionales
sobre la materia.
3. La pena no puede trascender de la persona condenada. No habrá
condenas a penas perpetuas o infamantes. Las penas privativas de la
libertad no excederán de treinta años.
4. Toda autoridad que ejecute medidas privativas de la libertad estará
obligada a identificarse.
5. Ninguna persona continuará en detención después de dictada orden de
excarcelación por la autoridad competente o una vez cumplida la pena
impuesta.

De igual forma, el Artículo 46: tipifica que:


Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica
y moral, en consecuencia:
1. Ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles,
inhumanos o degradantes. Toda víctima de tortura o trato cruel,
inhumano o degradante practicado o tolerado por parte de agentes del
Estado, tiene derecho a la rehabilitación.
2. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la
dignidad inherente al ser humano.
3. Ninguna persona será sometida sin su libre consentimiento a
experimentos científicos, o a exámenes médicos o de laboratorio, excepto
cuando se encontrare en peligro su vida o por otras circunstancias que
determine la ley.
4. Todo funcionario público o funcionaria pública que, en razón de su
cargo, infiera maltratos o sufrimientos físicos o mentales a cualquier
persona, o que instigue o tolere este tipo de tratos, será sancionado o
sancionada de acuerdo con la ley

Asimismo, el Artículo 49, refiere que:


El debido proceso se aplicará a todas las actuaciones judiciales y
administrativas; en consecuencia:
1. La defensa y la asistencia jurídica son derechos inviolables en todo
estado y grado de la investigación y del proceso. Toda persona tiene
derecho a ser notificada de los cargos por los cuales se le investiga, de
18

acceder a las pruebas y de disponer del tiempo y de los medios adecuados


para ejercer su defensa. Serán nulas las pruebas obtenidas mediante
violación del debido proceso. Toda persona declarada culpable tiene
derecho a recurrir del fallo, con las excepciones establecidas en esta
Constitución y la ley.
2. Toda persona se presume inocente mientras no se pruebe lo contrario.
3. Toda persona tiene derecho a ser oída en cualquier clase de proceso,
con las debidas garantías y dentro del plazo razonable determinado
legalmente, por un tribunal competente, independiente e imparcial
establecido con anterioridad. Quien no hable castellano o no pueda
comunicarse de manera verbal, tiene derecho a un intérprete.
4. Toda persona tiene derecho a ser juzgada por sus jueces naturales en
las jurisdicciones ordinarias, o especiales, con las garantías establecidas
en esta Constitución y en la ley. Ninguna persona podrá ser sometida a
juicio sin conocer la identidad de quien la juzga, ni podrá ser procesada
por tribunales de excepción o por comisiones creadas para tal efecto.
5. Ninguna persona podrá ser obligada a confesarse culpable o declarar
contra sí misma, su cónyuge, concubino o concubina, o pariente dentro
del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad.
La confesión solamente será válida si fuere hecha sin coacción de
ninguna naturaleza.
6. Ninguna persona podrá ser sancionada por actos u omisiones que no
fueren previstos como delitos, faltas o infracciones en leyes
preexistentes.
7. Ninguna persona podrá ser sometida a juicio por los mismos hechos en
virtud de los cuales hubiese sido juzgada anteriormente.
8. Toda persona podrá solicitar del Estado el restablecimiento o
reparación de la situación jurídica lesionada por error judicial, retardo u
omisión injustificados. Queda a salvo el derecho del o de la particular de
exigir la responsabilidad personal del magistrado o de la magistrada, del
juez o de la jueza; y el derecho del Estado de actuar contra éstos o éstas.

 Código Orgánico procesal Penal (2012)


Artículo 124:
La persona ofendida directamente por el delito podrá delegar, en la
Defensoría del Pueblo el ejercicio de sus derechos cuando sea más
conveniente para la defensa de sus intereses. En este caso, no será
necesario poder especial y bastará que la delegación de derechos conste
en un escrito firmado por la víctima y el o la representante legal de la
Defensoría del Pueblo.
Artículo 125:
En los casos de acusación privada por tratarse de un delito de acción
dependiente de instancia de parte agraviada, regirán las normas de este
19

Capítulo sin perjuicio de las reglas del procedimiento especial previsto


por este Código.
Artículo 126:
Se denomina imputado o imputada a toda persona a quien se le señale
como autor o autora, o partícipe de un hecho punible, por un acto de
procedimiento de las autoridades encargadas de la persecución penal
conforme a lo establecido en este Código.
Con la admisión de la acusación, el imputado o imputada adquiere la
condición de acusado o acusada.
La denominación de imputado o imputada podrá utilizarse
indistintamente en cualquier fase del proceso.
Artículo 127:
El imputado o imputada tendrá los siguientes derechos:
1. Que se le informe de manera específica y clara acerca de los hechos
que se le imputan.
2. Comunicarse con sus familiares, abogado o abogada de su confianza,
para informar sobre su detención.
3. Ser asistido o asistida, desde los actos iniciales de la investigación, por
un defensor o defensora que designe el o ella, o sus parientes y, en su
defecto, por un defensor público o defensora pública.
4. Ser asistido o asistida gratuitamente por un traductor o traductora o
intérprete si no comprende o no habla el idioma castellano.
5. Pedir al Ministerio Público la práctica de diligencias de investigación
destinadas a desvirtuar las imputaciones que se le formulen.
6. Presentarse directamente ante el Juez o Jueza con el fin de prestar
declaración.
7. Solicitar que se active la investigación y a conocer su contenido, salvo
en los casos en que alguna parte de ella haya sido declarada reservada y
sólo por el tiempo que esa declaración se prolongue.
8. Ser impuesto o impuesta del precepto constitucional que lo o la exime
de declarar y, aun en caso de consentir a prestar declaración, a no hacerlo
bajo juramento.
9. No ser sometido o sometida a tortura u otros tratos crueles, inhumanos
o degradantes de su dignidad personal.
10. No ser objeto de técnicas o métodos que alteren su libre voluntad,
incluso con su consentimiento.
Artículo 128:
Desde el primer acto en que intervenga el imputado o imputada será
identificado por sus datos personales y señas particulares.
Se le interrogará, asimismo, sobre su lugar de trabajo y la forma más
expedita para comunicarse con él.
Si se abstiene de proporcionar esos datos o lo hace falsamente, se le
identificará por testigos o por otros medios útiles. La duda sobre los datos
obtenidos no alterará el curso del proceso y los errores sobre ellos podrán
ser corregidos en cualquier oportunidad.
20

Artículo 129:
En su primera intervención el imputado o imputada deberá indicar su
domicilio o residencia y mantendrá actualizados esos datos.
Artículo 181:
Los elementos de convicción sólo tendrán valor si han sido obtenidos por
un medio lícito e incorporados al proceso conforme a las disposiciones de
este Código.
No podrá utilizarse información obtenida mediante tortura, maltrato,
coacción, amenaza, engaño, indebida intromisión en la intimidad del
domicilio, en la correspondencia, las comunicaciones, los papeles y los
archivos privados, ni la obtenida por otro medio que menoscabe la
voluntad o viole los derechos fundamentales de las personas. Asimismo,
tampoco podrá apreciarse la información que provenga directa o
indirectamente de un medio o procedimiento ilícitos.
Artículo 182:
Salvo previsión expresa en contrario de la Ley, se podrán probar todos
los hechos y circunstancias de interés para la correcta solución del caso y
por cualquier medio de prueba, incorporado conforme a las disposiciones
de este Código y que no esté expresamente prohibido por la ley.
Regirán, en especial, las limitaciones de la ley relativas al estado civil de
las personas.
Un medio de prueba, para ser admitido, debe referirse, directa o
indirectamente, al objeto de la investigación y ser útil para el
descubrimiento de la verdad. Los tribunales podrán limitar los medios de
prueba ofrecidos para demostrar un hecho o una circunstancia, cuando
haya quedado suficientemente comprobado con las pruebas ya
practicadas.
El tribunal puede prescindir de la prueba cuando ésta sea ofrecida para
acreditar un hecho notorio.
21

Referencias Bibliográficas

Álvarez O. (2013), Metodología de la Investigación Científica. Curso general y


Aplicado. 12º- Ed. Cali: F.A.I.D.. 139 p.

Borrego, C. (1995), "Problemas de la Tipicidad en el Proceso Penal". Revista de


la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. No. 97, Universidad Central
de Venezuela, Caracas, 1995

Camacho D. (2008), uso y abuso de poder, revista de ciencias sociales. Sistema de


Información Científica Redalyc. Cr. Vol. I. Num. 119 2008 San José de
Costa Rica

Código orgánico Procesal Penal Decreto N° 9.042. 12 de junio de 2012. Hugo


Chávez Frías. Presidente de la República.

Couture, E. (1948). Introducción al Derecho Procesal. Buenos Aires: De Palma

Fidias, A. (2004) el proyecto de investigación 6ta edición Universidad Nacional


experimental Libertador editorial Episteme

Garay, J. (2009). “Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Gaceta


Oficial 5.453.” Caracas, Venezuela.

Vilchez G. (2014), “La revisión documental-bibliográfica” Bogotá: Editorial


McGraw-Hill Latinomericana, S.A.

http://calsch.blogspot.com/2014/08/comentario-al-articulo-181-del-codigo.html
19/07/2018