You are on page 1of 6

Debates en Sociologia N* 20-21 1996

r e s e ñ a s

Exclusión e inclusión social en un estudio interdisciplinario /


Jeanine Anderson
Exclusión social y desigualdad en el Perú
Adolfo Figueroa, Teófilo Altamirano y Denis Sulmont. Lima:
Oficina Regional de la OIT, 1996

La exclusión social - persisten en pensar que les e s


desde su cara ((positiva., la in- una opción en sus relaciones con
tegración- fue uno de los tres el resto.
temas centrales de la Cumbre Social
de 1995 en Copenhague. Los Como una de las activida-
tres temas de la Cumbre (el empleo des preparatorias a la Cumbre,
y la pobreza fueron las otras dos la Oficina Internacional del Trabajo
partes del tríptico) debían unir auspició un estudio comparativo
a los países industrializados y los sobre la exclusión social. Adolfo
países e n desarrollo en una Figueroa, Teófilo Altamirano y
plataforma común. Incluso las Denis Sulmont recibieron un
discusiones debían producir un importante encargo al ganar la
marco desde el cual los progra- buena pro para realizar la parte
mas de ajuste estructural podían peruana. La conformación del
mirarse en yuxtaposición con los equipo de los responsables de la
intentos de reforma social y eco- investigación (un economista, un
nómica de los países ricos, a fin antropólogo, un sociólogo) afir-
de analizar sus implicaciones de ma la importancia que se otor-
largo plazo para la viabilidad de gaba a un enfoque interdis-
las comunidades nacionales y la ciplinario. Este equipo se plan-
comunidad internacional. teó el reto no de recopilar datos,
simplemente, sobre la incidencia
Realizada la Cumbre y y la gravedad de la pobreza en
masticadas sus lecciones resulta diferentes lugares del país, ac-
fácil (como en todo post mortem) tividad que se ha vuelto una
comprender por qué estas aspi- miniindustria últimamente. S e
raciones fueron tan contunden- planteó el reto, sobre todo, de
temente frustradas. La conten- construir un nuevo marco teórico
ción de los problemas sociales que permitiría analizar la pobre-
-el encerrarlos tras muros, apar- za y la desigualdad en correcta
tando a los más afectados de las relación con otros fenómenos
partes todavía sanas de la socie- sociales (históricos, estructurales).
dad-, modo de tratamiento in- Indudablemente este marco,
ventado en los estados europeos necesario para avanzar hacia una
en el siglo XX de acuerdo con interpretación causal de la po-
Zaretsky, todavía se recomienda breza, es también un paso previo
como la respuesta más barata. hasta poder reducir sus dimen-
(La contención de los excluidos, siones.
indudablemente, suena a tauto-
logía.) Y los países ricos, como En la Introducción del libro
demostraron en Copenhague, que entrega los resultados del
estudio, Exclusión social y Pese al ideal de la inter-
desigualdad en el Perú, los autores disciplinariedad, que retó a los
explicitan el aporte del concepto autores a considerar simultánea
de exclusión social a los debates e integradamente distintos pla-
sobre la pobreza y la desigual- nos de la realidad, la exposición
dad. Los niveles extremos de de la evidencia y de los argu-
desigualdad en el Perú podrían mentos interpretativos se hace
interpretarse como una conse- separando lo económico de lo
cuencia de un particular patrón político y lo cultural. Esto es casi
de integración de los diferentes inevitable, ya que el armazón
grupos que conforman la socie- conceptual que se aplica a estos
dad peruana; integración bajo tres ámbitos es vastamente di-
condiciones de intercambios ferente y no puede reinventarse
desiguales entre diferentes sec- en el marco de una sola inves-
tores. De hecho, esta ha sido la tigación. Incluso las hipótesis
estrategia más frecuente, desde centrales (pp. 58-59)separan más
que quedó atrás la idea de la de lo que integran los tres ámbitos,
((sociedaddual)).Sin embargo, es a excepción de la que predice
igualmente posible que la pobre- una relación contradictoria entre
za y la desigualdad se deban a una lógica económica de crecien-
la sistemática exclusión de de- te desigualdad y una lógica
terminados grupos en determi- igualadora en los otros dos sis-
nados momentos o situaciones. temas. La dinámica igualadora
El concepto de exclusión social tiene origen en la permanente
que los autores manejaban para expansión de los derechos po-
su investigación se anuncia como líticos y la difusión de activos
sigue: ((Un grupo social !es] culturales vía la educación, la
"excluido" cuando no se le permite migración y la urbanización.
participar en algunas relaciones
sociales del proceso social que Desde la perspectiva de
son valiosas para el grupo)). aumentar nuestra capacidad para
comprender la pobreza, uno de
En dos capítulos iniciales (((La los avances más significativos de
exclusión como categoría de este estudio está en resaltar el
análisis)) y ((Procesode exclusión: hecho y las implicaciones para
un marco teórico))), los autores los pobres de su efectiva exclu-
acumulan una serie de conceptos sión de los mercados de seguros.
adicionales que ordenarán su aná- El mercado laboral, el mercado
lisis. Entre ellos están la hete- de crédito y el mercado de seguros
rogeneidad estructural, los merca- son los tres mercados no
dos no walrasianos, los diferentes walrasianos cuyo comportamien-
tipos de derechos que poseen los to es necesario observar con
miembros de un sistema político particular cuidado a fin de ana-
y la entrega efectiva o meramente lizar procesos de exclusión. La
formal de los mismos, y el con- exclusión de los mercados de
cepto de activos sociales. Este seguros (de salud, de los bienes,
último alude a la suma de posi- de vida, contra accidentes y ((actos
bilidades económicas, políticas y de Dios)), contra el robo, contra
culturales que tiene un individuo. los riesgos asociados a activida-
del empleo) tiene graves conse- sobre cómo piensa una madre
cuencias. Significa, como bien se pobre cuando tiene que distribuir
dice (p. 83),que los pobres deben escasos recursos entre los miem-
absorber directamente los costos bros de una familia, reconocien-
de una serie de percances y azares. do que unos tienen mayores
Para ayudarles están sus familias probabilidades de sobrevivir que
inmediatas y extendidas, los otros2. Pero en general estamos
miembros de sus redes informa- todavía muy lejos de poder analizar
les, y muchas veces los vecinos la pobreza dinámicamente, to-
cercanos en el asentamiento mando en cuenta las probabili-
popular donde viven. Las prác- dades de distintas ocurrencias y
ticas de ayuda rotatoria asocia- también el cálculo de la misma
das a las situaciones de desgracia que hacen los pobres. Entretan-
que experimentanlos pobres suelen to, es uno de los mayores es-
ser celebradas por los no-pobres cándalos de nuestros tiempos ver
como ejemplos de las nobles a los funcionarios de los orga-
cualidades morales de los prime- nismos internacionales -bene-
ros. ficiarios de excelentes paquetes
de seguros médicos (pagados por
Pero, para quien lo vive, no el empleador, por supuesto), se-
hay nada de curioso folklore en guros contra riesgos de todo tipo
verse desprovisto de seguros y generosas pensiones de ve-
cuando los riesgos son perma- jez-, predicar a los pobres del
nentes y cuando son, además, mundo acerca de lo estimulante
casi los mismos para todos, de la actividad humana que es
determinando que casi todos son el riesgo y la somnolencia dañina
casi continuamente implicados en que induce la seguridad.
las desgracias de una u otra persona
cercana (ver al respecto el im- Siendo el problema de la
portante análisis de Dréze y Senl). seguridad/inseguridad tan central
La pobreza es, en un sentido fuerte, en estos debates, es una lástima
ante todo precariedad; es ines- no sólo que los autores se
tabilidad, inseguridad, vulnerabi- abstuvieran de trabajar empíri-
lidad, impredecibilidad, falta de camente los mercados de segu-
control sobre los acontecimien- ros «por falta de evidencia)) sino
tos y sobre la posibilidad de reparar que tampoco lo toman mayor-
los daños y restablecer un equi- mente en cuenta en su tratamien-
librio cuando ocurre un impre- to de la exclusión política y cultural.
visto. Es las deseconomías de las A fin de cuentas, invertir esfuer-
temporadas de mala alimentación zos en el sistema político tam-
y la pérdida a precio de sacrificio bién es una estrategia posible para
de lo poco que se pudo acumular tratar de hacer más predecible
en la etapa anterior. el marco en el cual se actúa. Por

' 4'ublic Action for Social Security: Foundations and Strategy", en Ehtisham Ahmad, Jean Drére. John
Hills y Amartya Sen (editores), Socio1 Security in Deueloping Countries. Oxford: Clarendon Press,
1991.
Ver por ejemplo Scheper-Hughes, Nancy: Deoth Without Weeping: The Violence of Euerydoy Lile
in Brozil. Berkeley: University of California Press, 1992.
eso mismo, el rasgo que se atribuye ción interdisciplinaria de econo-
al sistema político peruano (p. mistas, politicólogos y antro-
105) de cambios frecuentes y pólogos. Que yo conozca, nadie
arbitrarios en las reglas de pro- ha intentado un cálculo de los
cedimiento representa una ma- valores económicos que transi-
nera fácil de excluir polítlcamen- tan por los circuitos de la lealtad
te. Cuando menos, aumenta interpersonal canalizados en
enormemente los costos de la relaciones de patronazgo formal
participación para quienes tie- o informal. Un vínculo que aparece
nen que hacer grandes esfuerzos en la historia de vida de muchas
por enterarse de cuál es un mujeres pobres, extrabajadoras
procedimiento viable para pre- del hogar en la gran mayoría
sentar una queja, proponer una de casos, es el que se mantiene
norma o defender un derecho. con la primera patrona o con una
patrona especialmente «buena)).
En esta conexión, entonces, Somos testigos de cómo los ricos
los autores desperdiciaron una en el Perú justifican una actitud
oportunidad para integrar los de poca responsabilidad pública
planos económico, político y frente a las desgracias de los demás
cultural a través del filtro de un apelando a la generosa ayuda que
concepto de inseguridad. Lo mismo proveen a algunos pobres indivi-
puede decirse del concepto de dualmente por medio de este tipo
red social, que recibe un trata- de vínculo. Y , por supuesto, hay
miento poco satisfactorio en el una larga tradición de análisis del
libro. Barrig3, en un estudio de sistema político peruano que trabaja
casos, demostró cómo el aisla- su otra cara: el apoyo político,
miento de las redes sociales que los servicios y fovores que el pobre
sirven de base para la organi- le debe a su patrón y protector.
zación de servicios comunales tales El mercado del patronazgo: jes
como los comedores, condena a walrasiano o no walrasiano?
las familias a una situación
especialmente aguda de privación. Volvamos al planteamiento
En tal sentido, la inclusión o inicial de Figueroa, Altamirano
exclusión de redes entre pobres y Sulmont, cuando hablan de la
tiene una importancia inmediata participación en «relaciones
en la determinación de las sociales [. . .] valiosas para el grupo))
oportunidades y el nivel de bien- (énfasis mío) como medidor de
estar antes que su acceso a redes la exclusión. Es muy difícil sos-
entendidas como una suerte de tener que el Perú constituye un
clubes exclusivos de los ricos. único sistema de valores del cual
se desprende una cuantía de
El presente estudio levanta «activos culturales» que detenta
pero no agota el problema de
cada cual. Se constituye de varios
redes e intercambios entre ricos
sistema valóricos en pugna, unos
y pobres. Este es un elemento
que tienen mayor acceso a la
que tendría que concitar la aten-

" Barrig, Maruja: Seis familias en la crisis. Lima: Adec-ATC, 1993

(282)
esfera pública que otros, eviden- greso, empleos, bienestar. Las
temente. ciencias sociales contemporáneas
nos enseñan que peleamos sobre
Desde este punto de vista, todo por el significado que se
la relación entre los ámbitos asignará a las cosas. ¿Cuál es
políticos y culturales y el ámbito el valor, en la sociedad peruana
económico es aun más compli- actual, que se asigna o se debe
cado de lo que este libro pro- asignar a la piel blanca o a la
pone. Roberts4, en un estudio de piel cobriza? ¿Cuál es el valor
los pobres de la ciudad de de ser hombre o mujer en esta
Guatemala, señala cómo una fuente sociedad? ¿Cuál es el valor relativo
de su exclusión (por cierto, su del éxito económico del migrante
libro utiliza el viejo lenguaje de andino, comerciante de Gamarra,
({marginalidad)))de circuitos como versus la exquisita competencia
los mercados de crédito es la del burgués limeño de alcurnia
imposibilidad de representarse que se conduce hábilmente entre
como personas confiables ante presentaciones personales y
los demás. La semiótica de la comentarios ilustrados en una
confiabilidad personal en las gaiería de arte? El punto es que
ciudades latinoamericanas no no hay definiciones finales de estos
admite elementos como no hablar asuntos; hay procesos inacabados
un castellano culto (salvo, tal vez, de contención y disputa.
que se tenga un dejo de algún
idioma europeo), vivir en una zona Atacar conceptualmente este
popular, preferir la chicha al tipo de problemas exige un trabajo
whisky, etc. extremadamente fino sobre la
noción de activos sociales.
Durkheim, los funcionalistas Figueroa, Altamirano y Sulmont
y muchos otros (~clásicos))de las abren un camino interesante al
ciencias sociales nos enseñaron hacer que este concepto sirva de
que los conflictos sociales son puente entre los mercados eco-
estados excepcionales, potencial- nómicos y los fenómenos polí-
mente devastadores, y que las ticos y culturales que su estudio
sociedades tienen múltiples considera. Anuncian, en efecto,
mecanismos para protegerse de una nueva agenda de investiga-
ellos. Los marxistas nos enseña- ción, que llevaría a esclarecer,
ron que los conflictos son fre- empírica y teóricamente, múlti-
cuentes, «normales»en ese sen- ples problemas de la con-
tido, no necesariamente deses- uertibilidad entre un orden de
tructuradores de las sociedades, cosas y otro. Desde la antropo-
sino, por el contrario, constitu- logía hay aportes en los estudios
tivos de las mismas. Nos ense- que se recopilan en un texto con
ñaron que peleamos por cosas el sugerente 'título Money and
como riqueza, propiedades, in- the Morality of Exchange5.

' Roberts, Bryan: Organizing Strangers: Poor Families In Guatemala City. University of Texas Press,
1973.
Parry. J. y M. Bloch. editores. Cambridge University Press. 1989.
Indudablemente habrían aportes 1 el resultado del análisis es un
en líneas similares en la biblio- esquema de la estructura social
grafía sociológica y económica en el Perú (p. 133) que repro-
reciente. duce otros que estamos acostum-
brados a ver, sea que la entrada
¿Demuestra el presente haya sido el concepto de domi-
estudio, finalmente, la superio- nación, de distribución del ingre-
ridad del concepto de exclusión so u otros.
social, que debe de aquí en adelante
preferirse a conceptos más fa- En ese sentido, Figueroa,
miliares como la pobreza? Los Altamirano y Sulmont plantean
autores plantean la idea de la un falso dilema al inicio de su
exclusión social dura)), (p. 2 l), libro: describir un patrón de
la que resulta cuando diversos exclusión implica describir simul-
factores de exclusión actúan juntos, táneamente un patrón de inclu-
reforzándose mutuamente. De ese sión. La exclusión es la ((otracara))
modo aluden a la sobredeter- de la inclusión. Esta reseña ha
minación de tales situaciones: casi querido señalar cuáles son algu-
cualquier lista de indicadores que nos de los problemas empíricos
elaboráramos para definir la y analíticos que persisten al margen
exclusión compartirá abundantes del gran concepto que utilizamos
elementos con casi cualquier lista para dar un orden final a la
de indicadores de la pobreza. La discusión. Hay lo bastante por
sobredeterminación de las situa- hacer para insistir en la produc-
ciones de desventaja ocupa un ción de información básica y de
lugar importante en la teoría teoría de mediano nivel.
feminista. En el presente caso,