You are on page 1of 26

GRECIA

- REVLTBV DECENAL-B- LÍTERATVRA»


— P I R E CTOR—
IX4ACDEL\^ND0 ^ Vi LLAR

AÑO II. NÚM. XXXll. tú da Nuvicmbrz de 19/9 20 CtíHS


FUNDICIONES
DE
HIERRO Y BRONCE
TALLERES DE CALDERERÍA
Y AJUSTE
CONSTRUCCIÓN DE
MAQUINARIA EN GENERAL

Especialidad en la fabricación
de maquinaria para molinos
aceiteros

FÁBRICAS
EN

SLVILlñ y ED SÜVCKA (Helio)


r

ALMACÉN DE |\1UEBLES

ALEJANDRO VELASCO
FERIA, NUM. 23.-SEVILLA

Compra-venta de blondas antiguas de to-


".'A
das clases, antigüedades y objetos de arte. ' , . • • • : *

Se alquilan mantones bordados y mantillas.—Se compra s


1 lana usada.—Se alquilan y vendan trajes de toreros y pi- s
cadores y todo lo perteneciente a este srte.
fundición de Metales Pedro Roldan
I DE Scstrería a meoitía
I JUAN A. RODRÍGUEZ Almacenes de
ropas confec-
cionadas
Reparaciones Uniformes pare
Militares, Casi-
i de todas clases de maquinarías nos, Cocheros,
Lacayos, etc.
Camisería y gé-
neros de punto.
¡ Construcción
a de Griferías, Pesos y Vitrinas Plaza del Pan, 3.
Sitie Revueltas,
i ADRIANO, 20 del '¿4 i-\ 28.
— Teléfono, 893 —
1 SEVILLA SEVILi A
»
a

Almacenes Algorín Hermanos


Uñeros, número 1. 1

Corbatas Cinturones
Tirantes Pañería
Camisas Perfumería de ¡as mejores Cuellos
Puños marcas del país y entrañizas Ligas
1 Impermeables ingleses
I
£1
t(
Sección especial de ropa Manca fina V.
)
• _ .. . •
• Iteutrícido Español
Medicamento insustituible, absolutamente inofensivo.
Completamente eficaz para las enfermedades del

Estómago o Ii,te tinos
y todas las derivadas de defectuosa nutrición
Artritismo, Diabetes, Anemia, etc. No vacile usted si sufre.
Tardará u^ted en curarse lo que tarde en decUirse
EN LAS PRINCIPALES FARMACIAS Y DROGUERÍAS
Frasco de 300 gramos 6 pesetas

Frasco de 500 gramos 10 pesetas
Concesionario exclusivo: José Marín Galán, Arj'ona, 4.
Sevilla.—Quien enviará gratuitamente folíelos a quienes
¡os soliciten.

0
Reparaciones de Neumáticos *
S. VIVER Q
Corresponsal para flndalucía: i- BUnch Q
Teléfono 1.052 A
San Pablo, 37. Sevilla -

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXaXXXXXXXg
2 T T T T O T~^T A 7 7 A P. de San Fernando, 5 C
§ LUIS PIAZZA SEVILLA B
Jt G^/1A^ FÁBRICA DE PIANOS Y ARMONIUMS %
JMÍ Casa fundada en 1850. Premiada en varias Exposiciones. — Pianos, Armoniums, 2*4
\f Gramófonos y Discos extranjeros W
SS AgeMe exclusivo en las provlrcits di Sevilla, Cídiz, Huelva, Córdoba, Málaga, Grana- !O
J( da y Almería, del PIANOLA PIANO AEOLIAN. Inmenso «urtido en rollos para les mis- P
%£ mos. Pídanse catálogos. Se remiten gratis. *f
SOCIEDAD ANÓNIMA
Constituida por escritura pública, otorgada ante el Notario de Sevilla dan
Félix Sánchez Blanco, e* 23 de Julio de 1919.
Primera emisión 500.000 pesetas
en acciones al portador de 250 pesetas nominales.
Resuelto el problema de comer bien y barato y de ser propie-
tario de su casa sin esfuerzo alguno
Los primeros mil socios compradores recibirán en su domicilio el aviso de
cuando podrán recoger sus ca.tilias, que les acrediten como tales, y podrán ad-
quirir géneros en nuestras expendedurías que serán abiertas inmediatamente.
Los demás que tengan firmado el boletín se quedarán esperando hasta la
apertura de nuevas expendedurías.
Grandes almacenes y expendeduría núm. 1 en San Juan de Aznalfa-
rache, calle Mateo Alemán, núms. 52, 54, 56, 58, 60 y 62.
Expendeduría núm. 2, Plaza de la Encarnación, 31.
Expendeduría núm. 5, Plaza de la Encarnación, 16.
local cedido gratuitamente por su propietario el excelentísimo señor don Eduar
do Hontoria y Fernández como grande admirador y protector de nuestro bené-
fico proyecto.
Expendeduría núm. 4, calle Peris Mencheta, 25 y 27.
Las expendedurías 5 y 6 corresponderán al
barrio de San Sebastián y Triana
las demás expendedurías se irán distribuyendo convenientemente por la po-
ta ación.
Teniendo en cuenta ías dificultades de locales y aprovisionamiento en tan
grandes cantidades, así como la anormalidad de transportes, la Sociedad no
podrá regularizar debidamente su funcionamiento antes de primeio de Enero,
sin perjuicio de funcionar para los mil primeros Socios Compradores, a la ma-
yor brevedad.
EL PAN BARATO z _~
porque se pesa mejor, como puede comprobarse comparándolo con otros simi-
lares, sin dejar de tener ea cuenta su cochura (pues sabido es, el aumento de
peso del pan medio crudo) y fabricado mecánicamente con harinas de primera
calidad,
lo vendemos ya en nuestra paniiicadora propiedad, san Luis; 45
al precio de 0'75 céntimos en hogazas completas
(sea cualquiera la forma del panecillo que se elija) y a O'IO céntimos por bo-
llos sueltos.—A domicilio se sirve al precio de Ó'8O céntimos hogaza. Para
PRIMeRO DE ENERO tendremos dos grandes hornos más que se están ter-
minando, y nuestros
SOCIOS COMPRADORES
encontrarán el pan en todas nuestras expendedurías.
Informes y proyectos con boletines para hacerse SOCIO COMPRADOR,
en el domicilio provisional
Corral del Rey, 19, Teléfono 729
Desde el 15 de Noviembre, Domicilio Social
SAN GREGORIO, 22, pral
lOOOOaOOOOQOQOOOOQOOQOOOOOao*
£% JOAQUÍN MARÍN S, » C.
CJ W JTWsL^-J X X ^ XVXJT1.Í L Ü N V-/i W. £%
O Almacenista de Drogas en general O
S Despacho: SANTILLANA, 5. | Almacenes: NAVARROS, 14. 9
Sucursal: CÓRDOBA, 20.

Casa fundada en 1852


Gran Tintorería a vapor

E. ADEMA (SUCESOR DE TASTEL)


FABRICA Y ESCRITORIO, BAZ^N, 6 Y 8
Sucursales; Pi y Margal), 3 (antes Cerrajería) y San Jorge, 28
(Triana) SEVILLA
Especialidad de limpieza en seco sobre trajes de caballeros, señoras
y niños. Blanqueos de cobertores de lana y algodón. Tintura en negro
y en colores, sobre sedas, lana y algodón; trajes yételas de muebles,
alfombras, boas de angolia, guantes, pieles, etc., limpieza de guantes
terciopelos, sedas, mantones de Manila, telas de muebles, alfombras,
cortinajes y blondas. Se tifien, lavan y rizan boas y plumas sombre-
ros de señoras.--PRECIOS MÓDICOS

//T\ I / / La mejor máquina de escribir

ixOVcll la más fuerte


J rápida y práctica

Agente exclusivo: TRUST MECANOGRAFICO


Rioja-núm. 14.—Teléfono cúm. 751
ís la njiiitli;ieX!giioraK«i-dí is psrsiiif, §IISÉÍ3S -üjifreilltag »s fregancia p e tiene te m-tt los remos
RUBÉN DARÍO

Revista Decenal de Literatura


AÑO II. REDACCIÓN: AMPARO, 20. NÚM. XXXII.
Sevilla 10 de noviembre de 1919.

A la sirena de la Alameda de Hércules


En la plaza dorada por un ocaso dad, te convierte en un horario a tí
eterno, bajo los azahares, única nieve también, oh criatura inmutable, mece
de nuestro Mediodía, estás tú siem- aún sus horas infantiles sobre íu gru-
pre, oh mi sirena amiga, mi nodriza pa generosa?¿Y el agua de ¡as riadas,
de bronce, mi quimera infantil. ¿Estás el agua lejana y fluvial, llega aún has-
tu siempre, en tu edad sin horario, ta tí, salpicándote como a una novia
en que juventud y vejez se confunden, nueva, eleva su ramaje y su limo, con
y en que ningún cáliz irreparable se intención votiva, hasta la altura de
vierte de tus senos siempre precoces? tus garras, perseverantes en su ahinco
¿Brindas aún como antes tu torso, de aprisionar la piedra y íu antigua
dulcemente excavado, a los niños aun memoria halaga con una reminiscen-
nostálgicos de las cunas tan breves y cia de océano?
tu grupa dorada y tibia a los que ya ¿Estás ahí siempre, firme sobre íu
mayores intentan un ecuestre gesto, estela, perdurable y misteriosa, sire-
presentimiento de las glorias nupcia- na de mi infancia, antigua nodriza,
les? ¿Estás tú siempre ahí, mi amiga quimera mía, pegaso? ¿Podría aún
inmemorial, en la gran plaza vesper- descansar, reclinado en tu espalda,
tina, cuya entrada conceden dos hér- amarte con un hechizo postumo, galo-
cules gemelos, sumos e indiscerni- par sobre ti en un viaje inmutable,
bles, términos ya en ¡o alio de mis viendo danzar a mis horas antiguas y
columnas temporales? ¿Traza aún el renovarse mis antiguos cielos? Olí si-
sol de la tarde sobre tu dorado cuerpo rena, de espalda más piadosa que
moreno la hora luminosa de tu eterni- los rios, sirena de alas exorables, aue
GRECIA

en tus garras retienes un poco de la do con un conato vertiginoso la dan-


tierra que siempre será mía, ave de in- za de los primeros astros y el salto
móvil vuelo, nunca cansada de mirar milagroso de mi pueril corazón. Tú
el ocaso, en la gran plaza de mi au- fuiste, sirena mía antigua, mi primera
sencia, mis piadosos recuerdos te han madona sobre los carroseles y todos
erigido un simulacro. Mas tú eres re- los círculos que giran han sido solo
cordada como una criatura viva y reiteraciones de tu hechizo. Oh nodri-
tierna, como una más piadosa nodri- za mía antigua, de dorso más piadoso
za, oh sirena de bronce que en las que los ríos, de cabellera que no cae
tardes irrevocables me acogías en tu con las rosas y de pechos que no son
espalda, al modo de las madres po- pomas madurables, capaces de sa-
bres de Oriente, cuando la otra nodri- ciar un apetito efímero; nodriza, en
za, de delantal blanco, me llevaba cuyo rostro de bronce el reflejo de un
hasta ti, pronto cansada de sostener intacto pasado persevera, como una
mi peso. Como una criatura viva fuis- aurora en un desierto; nodriza mía,
te para mi entonces, sirena de tibio que no tienes pies para correr tras
y mórbido cuerpo; hermana bella y ningún hombre y sólo tu sombra re-
quieta, accesible de las locomotoras cuperable concedes a los Faunos del
errantes, que parecías tener en tu en- mediodía; nodriza virgen como yo
traña un hogar abrasado y en tu gru- mismo, impar de garras puras y tena-
pa extendida, la votiva intención de ces en el ahinco solo de aprisionar
sostener niños expósitos. una tierra sagrada, si alguna vez vol-
En el tiempo filial, tú me meciste viera a la gran plaza antigua, mi al-
en el vértigo de tu eternidad impa- ma nostálgica de una inmemorial
sible y me mostraste los cosmoramas amistad, te buscaría a tí sola; mis
del ocaso por encima de tus orejas manos adornarían con rosas el silen-
prematuras y me hiciste sentir, a hor- cio de tus oídos y sin pedirte ese lác-
cajadas sobre tu dorso, oh accesible teo coagulo que más bien yo podría
Pegaso, la primera emoción ecuestre brindarte exprimiendo mis yemas pue-
en que un niño, de piernas desunidas, riles, una vez más, inefable reminis-
se diferencia de sus hermanas y jubi- cencia, mi cabeza nunca fatalmente
la de viril orgullo. Tú, anterior a todo decapitada en los tálamos, reclinaría
pegaso, primogénita de toda quimera, sobre tu hombro caliente con la dulce
anticipaste para mi infancia el placer actitud de un niño expósito.
de los carroseles giratorios, aceleran-
R. CANSINOS-ASSÉNS.
GRECIA

EL LIMBO
A todos los ulíraistas
de GRECIA

Entré conducido por un niño poeta


que me puso en los ojos
una venda de símbolos.
Yo os diré lo que vi en el Limbo

Una lluvia de estrellas


sobre un campo de lirios
Los niños mudos las cogían
como si fueran granizos
y del divino maná
daban de comer a los pajarólos
los pajarillos que olvidaron sus nidos

Junto a un estanque helado


jugaban a la guerra
los Reyes hechizados
montados en sus válidos y privados

Subido a un eucalipto
vi a un astrólogo loco
contemplando a la luna con su anteojo
Y asidas a su manto
Las esposas y novias burladas
consultando sus horóscopos

Abajo el alquimista
radiante de alborozo
convertía los guijarros en oro

Y en una plazoleta
dos pintores cubistas
ante un senado de matemáticos
demostraban con líneas y con cifras
la cuadratura del círculo
Los viejos profesores
se miraban unos a otros
entre gestos de asombro
GRECIA

Sorprendí sobre un puente


a un poeta clasicista
buscando entre las aguas
la fórmula tantálica
del verso de 15 sílabas

Y bajo un gran manzano


el que nunca tocó senos de mujer
sopesaba los trutos en sus manos
con los ojo3 en éxtasis

Las parejas de amantes


unidos de las manos
danzaban cotillones ceremoniosos
Y un ángel gigantesco
con una gran trompeta
volaba sobre la morada de los profetas
Etcétera

Cuando salí del Limbo


me dijo el poeta infante
Canta lo que has visto
y me arrancó la venda de los símbolos

GERARDO DIEGO

• , i : ' : 1 :•;.,'

Caricaturas rápidas de mi ULTRA


Vamos en un automóvil EMPUJANDO LAS NUBES
f—¡—»>; i—>

Hay OLAS NEGRAS que se rompen sin espuma a nuestro paso

Los árboles juegan al salto con el aire


Innumerables l i l i l í de palo
nos abofetean el rostro inofensivas
enhilando el camino...
Las eslreilas están ahora en los espejos que rompemos.
De un salto
van a mecerse en los alambres telegráficos.
J. R I V A S - P A N E D A S
GRECIA

"Los CLAVOS DE CRISTO"


MANUSCRITO: HELMO-ROXA

Quisiéramos iniciar unas páginas


erudiías. Documentos de ilumi-
de lamentar—exclama Ka-Ka-Brio—
que el lector tenga que renunciar a
nación solar. El erudito debe ponerse su divina lectura si no quiere encon-
perpendicular, como gesto obligado trarse con la ceguera.»
de galantería, con el sombrero en las En consecuencia sabemos muy
nubes. El autor de estas líneas, pide: poco de la vida, orieníalizada, de
Un ánimo atento y un criterio de equi- Helmo-Roxa. «Tenía ojos—véase Ka-
librio. Pues en caso de irreverencia Ka-Brio: Orientaciones sobre Hel-
manifiesta veríase obligado, soterran- mo-Roxa—-ú.<¿ buho neurasténico».
do una voz histórica, a no comunicar «Solitario y abstraído como un ci-
los documentos, silenciándolos heroi- prés de cementerio. El hombre hilo,
camente. En otro sentido y para li- en perpetua ascensión celeste. Para
brarnos en primera instancia de rapa- reanimar sus carnes de cordobán de
cerías—frustradas hasta hoy—unos sotabanco—indica el mencionado au-
números de la Dirección General de tor—ingería limones, apenas inicia-
Seguridad velan el preciado cofre. ban el saludo las auroras invernales».
«De austeridad única, cuando se dis-
tanciaba del área de la ciudad biblio-
* ** gráfica, vivía desnudo, simulando el
¡para los iniciados en este problema ahorcamiento, para aplacar el fuego
" erudito hay un itinerario cuya últi- sexual». «A veces, en un noble senti-
ma expresión es el: Shpfm. do de parasitismo, se alimentó del
Abreviatura precursora de el: aliento de animales carnívoros». «No
Kmoshy~-Hmf— Quimohx. se enteró de la existencia de los pája-
El adelanto es manifiesto. ros, ni menos de su canto.»
Nosotros hemos dado, libertándo- Los cuatro volúmenes de Ka-Ka-
la de equívocos tenebrosos, la traduc- Brio, presentan lamentables meatos.
ción diurna: Los clavos de Cristo. Nuestra carpeta, exteriormente her-
Podíase traducir: Los clavos del mética.es de una gran riqueza interior:
madero. poseemos unas trescientas cuartillas,
Jesús—ha dicho Renán - n o pudo sobre conjeturas bibliográficas, con
ser crucificado en una Cruz. la mirada puesta en la vida de Helmo-
Roxa.
** * * * *
Helmo - R oxa es un poeta del pa-
pel acalaverado. De su biografía sólo í a vida de Helmo-Roxa es un valor
poseemos cuatro volúmenes ilegibles. ^ decisivo como orientación de ve-
La lupa se nubla ante el gesto mudo racidad de las investigaciones.
de los garabatos del manuscrito. «Es El dinamismo de ciertos sectores
GRECIA

de los instrumentos bibliográficos es- mo copista del Gran documento. Este


tán animados para hacer luz. libro va acompañado de un dibujo,
Máximo Job, con una lupa que con un decidido propósito fotográfico,
transforma ciertos caracteres, piogeci- de las golondrinas que quitaron a Je-
llos ingratos, en árboles que semejan sús el dolor de las espinas.
árboles secos en gesto de huracán, Helmo-Roxa es el norte.
se expresa de esta manera: Helmo-
Roxa da la clave del documento más
importante de la historia del mundo. Mara no estragar la atención hare-
El misterio estará pronto a bajar el * mos punto.
velo ante los ojos anhelantes de ¡os Esta introducción se continuará.
buzos. No tenemos inconveniente en re-
«La Historia de los suspiros de cibir toda clase de comunicaciones
las momias egipcias»—edición Rose- por conducto de la capilla de GRECIA.
mark: 1012—incidentalmeníe trata de
Helmo-Roxa y de su intervención co- ANTONIO M. CUBERO.

ESFINGE
La esfinge me clava los ojos
Las olas como hojas de almanaque
van y vienen al viento
Gaviota, nadas?
Negrean las aguas todas
los celestes calamares
Parpadea el Ojo en el Triángulo
En el triángulo inverso y carnal
pestañea el Ojo labio
Las posibles vidas
nos solicitan desde los vientres nubiles
Alas, ola y vela
dan al viento las triangulares lonas
y la gaviota luna
es una coma
Pausa

JUAN LARREA.
GRECIA

E! poema de la ictericia universal


"E¡ Arte es un juguete."
M. MACHADO.

A través de sus gafas de hierro


el jardincillo ciudadano
me mira con un frío rostro ictérico.
Desde lejos los claros boulevares
—blancas cintas suspensas
sobre filas de árboles—
del mismo mal enfermos,
tiritan entre sábanas de aire.
Campo, ciudad, las tímidas caricias
de los tejados desteñidos,
todo enfermó, icíerodes
inúmeros ocupan el ambiente.
Tras el primer período,
invadirán la inmensa enfermería
tiras de piel aovadas,
que de ios surcos y hoyos
la clara escoba ahuyentará anriepidémicd.
Grises, después, anquilosados
los esqueletos en espera...
Un día bajo el cielo
—gélida cura de escayola—
se cubrirán todos los miembros,
hasta que al cabo se declare
la riente apotelesma.
Entonces médicos-pintores
de inverosímiles andamios,
descenderán dejando pinceladas verdes,
vivas en el espacio,
a presencia del sol, eterno catedrático,
y las frígidas sábanas
que ondearon en invierno
serán alzadas, y las amplias puertas
se abrirán por completo
a la inmensa palabra
que reza amable:
¡ALTA!
En tanto,
con nuestros telescopios de ecranes azules
¡veámoslo iodo verde!
J. RIVAS PANEDAS.
Hoy 1-11-1919.
GRECIA

LA NIÑA DE PLATA
—Madre, ¿porqué son ían blancas —¡Ven a jugar! ¿Adonde vas?
fus pulseras? — ¿Habéis visto a Fisa? ¡Sí, sí, a
— Porque son de plata. Fisa!
— Abuela, ¿porqué son ían blancos —¡¡La leprosa, la leprosa!!
tus cabellos y tan dorados los míos y —¿La leprosa? ¡La niña de plata
tan negros los de Fisa? sí que sí!... ¡Tonfas! ¡Tonfas! ¿La
—Porque los míos son de plata, los leprosa?... ¡La niña de plata sí que
tuyos de luz y los de Fisa de plumas sí!...
de aves... Y los chiquillos se reían de Mina
—Di, madre, ¿porqué son tan blan- * **
cas las ajorcas de tus tobillos? Mamá la engañaba. La había en-
—Porque son de plata... gañado, y los amiguitos se reían de
= ¿ Y porqué es ían blanca la luna? ella, como si estuviese tonta, como si
— Porque es de plata, hija... no supiera ella lo que era plata; blan-
—Madre, entonces todo es de pla- cas eran aquellas costras, de un blan-
ta... ¿Verdad, madre? ¿Y la nieve co igual que la luna, de un blanco
también es plata, madre? igual que los cabellos de la abuela,
—También, hija, también... de un blanco igual que las ajorcas de
—¿Y porqué, entonces, todas esas la madre; y la luna, los cabellos y las
cosas blancas que lleva por su cara ajorcas eran de feliz plata.
hinchada y sus brazos y sus piernas, * **
y por todo su cuerpo, Fisa, mi amiga
antigua, no decís que sea plata, y di- Y Mina, corriendo, llegó a la casa
gan los niños que es lepra? de los padres de Fisa.
—Porque sí, porque sí... El abuelo remendaba redes en la
—¿Lepra, lepra, sí? Plata sí que sí. puerta...
Mamá también engañaba a Mina... —¡Abuelito! ¡Abuelito! ¿Dónde es-
¡Lepra lo que tenía Fisa! Plata, plata íá Fisa?
como la de las ajorcas de mamá, co- —¿Para qué la buscas?
mo la de los cabellos de la abuela, — ¿Para qué? Para jugar, para ju-
como la de las pulseras, como la pla- gar con ella, que es más rica que to-
ta de la luna; plata, sí que sí... ¡Aque- das las niñas de la aldea, más rica y
llos lunaritos blancos que salpicaban podrá tener más juguetes; para jugar
las carnes tiernas de Fisa, lepra! Pla- con la niña de plata...
ta, plata... —¿De plata? ¡La leprosa! Fisa, mi
Mamá también engañaba a Mina. nieta, la leprosa...
—¿La leprosa?... ¿De qué son sus
* ** barbas, abueliío, de qué son?
Mina, la niña de oro, corrió por —De plata...
las calles, no deteniéndose con ningún —¡De plata! ¿Y Fisa, leprosa? De
chiquillo, escapada de casa en un des- plata sí que sí... Quede usíed bien y
cuido de mamá... apacible, abuelito...
—¿Adonde vas, Mina? ¡Ven a ju- —¿Pero adonde vas?
gar! —A buscar a Fisa. A buscar a
—No, no me detengo. Fisa...
CJRECÍÁ

- Si Fisa está en el bosque... Hasta que ya a la caida de la tarde,


—Al bosque iré... una voz le respondió desde lejos.
—Y se íe pegará la lepra; no va- y el i a gritó más fuerte:
yas, niña, no vayas. Se te pegará la —¡Fisa, Fisa!
lepra. y la voz que le respondía se trocó
—¡La lepra! ¡La lepra! Plata sí en llanto.
que sí. * **
* **
Mina llegó en los últimos momentos
Mina llegó al bosque, y, perdida de la tarde a la orilla de un lago.
entre los árboles, empezó a gritar... En ella jugaba Fisa con unos cis-
—¡Fisa!... ¡Fisa!... nes.
y nadie le respondía. y Mina la dijo:
Así, gritando y llorando, estuvo —¡Fisa, Fisa!
hasta la noche y hasta que salió la y la niña le contestó llorando:
luna. —No te acerques... yo sólo puedo
y, ya rendida, se durmió sobre las jugar con los cisnes.
hierbas. y Mina la interrumpía:
—¿Porqué no quieres que juegue
*** contigo? ¿Porque eres de plata?
y Fisa le respondió llorando:
y cuando despertó, el sol y la luna —Porque mi lepra se te pegará...
estaban juntos en el cielo, muy jun- Sólo puedo jugar con los cisnes...
tos. Tengo lepra...
La plata de la luna era menos bri- 1
y Mina volvió a caer sobre las hier-
llante ante el brillo del sol. bas, llorando:
Mina lloraba y seguía gritando, en —¿Lepra? ¡Lepra! ¡Plata sí que sí!
tanto continuaba perdida por entre los
árboles del bosque. Eugenio Blanco Sánchez.

"ULTRA"
Con este título de triunfo de juventud, en Oviedo
ha comenzado a publicarse una revista, órgano de
la moderna lírica.
Son admirables y originalísimos los trabajos que
en ella publican los nuevos hermanos ultraicos;
Augusto Guallart, Joaquín de la Escosura, Luis Zu-
billaga, Manuel María Duran y otros.
ULTRA, con CERVANTES y GRECIA, ha
venido a formar el triángulo lírico, como un iris lu-
minoso en la oscuridad del novecentismo.
¡Hermanos, Hurra por nuestro ULTRA!
GRECIA.
10 GRECIA

VELEIDADES
Collares de días
dorados como gotas de ajenjo
o grises como falsas perlas de acero,
se han roto desde entonces...
¿Quién podría recordarlos todos?
En la hoguera del estío
las estrellas quemábanse las cabelleras.
Y en sus cauces azules
los vitales ríos rojos
arrastraban la barca de oro del sol.
Entonces...
Durante la noche ÚNICA
los labios se encendieron
de bellas rosas pirotécnicas.
Pero los ojos...
Los ojos extraños,irónicos, femeniles,
sonreían siempre
con la sonrisa dorada de la luna.

Z.

Después...
No puedo recordarlo.
Los collares de los días
Se han roto sobre el azafate de plata del TIEMPO.
JULIA DE LA TORRE.
GRECIA 11

EL ESCARABAJO DE ORO
A Kcty Adams,~

Los chamarileros me habían ha- ofrenda votiva, mostrábase una ban-


blado, con cierto misterio, de un deja de plata repujada, cubierta de na-
octogenario, coleccionista de anti- ranjas, pestiños rebosados en miel,
güedades del barrio de Santa Cruz, racimos de uvas moscateles, grana-
famoso en Sevilla por sus aficiones das entreabiertas y encendidas, pana-
taurinas... les de azúcar blancos y rosados, dá-
Y un día me lo presentaron; esta- tiles ebrios del oro judaieo...
ba arrellenado en un sillón de cuero —Y dígame, amigo mío,—le dije
reluciente como un suavizador de bar- señalándole el retrato del caballero
bería; en sus manos temblonas agita- fernandino,—¿en cuanto me lo ven-
ba un moquero rojo, como en aque- deríais?
llas lejanas tardes en que, desde su —Es precisamente el único lienzo
palco presidencial, diera la señal de —me contestó—que no puede ser
FUEGO. vendido por mí; es un recuerdo fami-
Unos servidores lo incorporaron liar que heredé de los míos con un
de su asiento, haciéndole andar como censo de misterio que a nadie puedo
al pelele de un ventrílocuo, y de esta revelar...
manera conmovedora y grotesca me * **
fue mostrando, una por una, todas las A los pocos días de que el anti-
venerandas antiguallas de su pequeño cuario aquel cambiara conmigo aque-
museo de arte, aquel hombre que por llas desconcertantes palabras ante el
sí solo, en el interior de una vitrina, retrato de su antepasado, que parecía
hubiese podido ser considerado como surgir de aquella profusión meridional
un idolillo elefantino. de frutos madurados por el sol, leí en
—Esta Purísima, dónde el pintor los diarios locales su esquela mortuo-
ha dejado la huella de tantos arrepen- ria y el anuncio de que se subastarían
timientos—me decía, señalándome un en pública almoneda todos los objetos
cuadro,—pertenece a la mejor época de arte de que había sido poseedor.
de Valdés Leal. Por ese «Niño de * * •
Dios Dormido», en cierta ocasión, me Llegó el día y la hora de la subas-
estuvieron ofreciendo 5.000 pesetas; ta, que estuvo a punto de ser suspen-
es sin duda la obra escultórica más dida por falta de postores. Asistí a
acabada y perfecta de la Roldana... ella, atraído, sin duda, por la garra
Al filo de aquellas fantásticas apre- de gerifalte de aquel enigma que, co-
ciaciones, llegamos hasta el dormito- mo una araña monstruosa y tentacu-
rio, donde fui sorprendido, agrada- lar, abría sus negras patas de gero-
blemente, al contemplar colgado de la glífico en torno al retrato del caballero
pared el retrato, pintado por Goya, de de la casaca de terciopelo color verde
un caballero fernandino que vestía una mar...
casaca de terciopelo color verde mar. Mostré a los albaceas mis vehe-
Debajo de aquel retrato había una mentes deseos de volver a contemplar
consola de la época del imperio, cua- aquel lienzo que tanto me inquietara.
drada como un ara de holocaustos, Entramos en la estancia, en cuyo fren-
y sobre ella, como una abigarrada te, sobre la consola imperial, alzábase
12 GRECIA

la pira de frutos, ya casi podridos, en cascabullo de seda, que mostraba sus


los que el sol dejaba caer su chorro élitros rotos y temblorosos. Aquello
de lumbre vivificadora. fue para mí una revelación, y pensé
Y en el mismo instante de descol- en que acaso hubiese estado encanta-
gar del muro el retrato del caballero da, en aquel escarabajo de oro, el al-
fernandino, sobre aquella pirámide fru- ma del caballero de la casaca de ter-
tal de la bandeja de plata repujada, ciopelo color verde mar...
cayó un escarabajo de oro, como un ISAAC DEL VANDO-V1LLAR.

INCIDENCIAS
Á Rafael Cansinos-Asséns,,
"padre y maestro mágico"

La nube como un paño


mojado en agua, se retuerce
y deja caer sus agujas
en el génesis de los alambiques
surge el alcohol rojo
las estrellas se odian
con chasquidos que suenan como fósforos
al encenderse.
LA PLACE Hay
HA ritmos de
MUERTO Sin llantos
R. I. P. ver
te
bra
les espasmos
El temporal calienta la atmósfera
desde el cielo viene un beso
lúbrico
Los aeroplanos subterráneos
los caballos aéreos
llegan a los polos p i 3
En el mundo se percibe
los lamentos de los
CADÁVERES.
Incidencias de frío en el sol
y de calor en la luna color de zanahoria
FEDERICO DE IRIBARNE,
GRECIA 13

Novísima Lírica francesa

La edad de la Humanidad
(FRAGMENTO)

POR ANDRÉS SALMÓN

A diez pasos del Matin, boulevard rante cuatro años nos ha hecho que-
Poissoniére,=en una trastienda hú- brar nuestras mandibulas?=Yo estoy
meda y verde como un berrizal, = destrozado. No puedo hacer el amor.
tabacos, vinos y licores.= Y he perdido mi posición.=Os herirán
Tres hombres con los cansancios los perfumes del cielo!=El único
de las maniobras,=y trajes burgueses amor es el amor celeste.=Y la gracia
con negligencias de artistas o semi- viene de Diosí
sabios,=humos, embriagueces y ren- Entonces el más ebrio se levanta
cores.=E1 tedio pone en sus sienes =mientras que ríe su pequeña gracia
un beso de culebra.=A1 mismo tiempo =acariciando una moneda.==Y tien-
que una florista de diez años=obsce- de, inmensamente cómico, angélica-
na y miserable,=enfran do* lindas mente diestro=un ramo de diez cén-
jovencitas=que pretenden vender el timos=que ofrece a las vendedoras.
diario «En Avaní!».=El candido pe- = Y he aquí que, desdeñado, es un
riódico se vende a duras penas.=Se- lamentable galán que insiste en su
ñores, compren el diario «En Avant!» actitud.=EI perfume de los jardines
=Uno de los tres arroja una burla.= poblados de esbeltos abenuzes.=
Sin que su tosca alegría sea obscure- Porqué no haber aceptado=el puro
cida, = p o r la destreza de aquel que don de su corazón y de su corona?=
está sentado en la sombra. Porqué no haber tomado el bouquet?
Jugar a las cartas, tomar aperiti- ==Es cierto por lo tanto, que padecéis
vos,=creéis que eso basta pafa con- = e l hipo dorado de la embriaguez?=
tentar=a Dios que os mira atenta- Todo París vibraba en esta sombra al
mente=Dios? Hay un Dios? Ahí Vive mediodía.
Dios!=Porqué tritura sus pueblos
contra la roja muela?=Por qué du- GUILLERMO DE TORRE, trad.
14 GRECIA

LOS PUERTOS DEL SUR


IDILIO EN EL BAILE

My ¡ove..., la dijo él risueño


sentando el frágil cuerpecillo
sobre sus rodillas gigantes,
—quédate conmigo, my ¡ove,
y la convidó generoso
a cerveza y patatas fritas.
Las parejas seguían bailando
— marineros y prostitutas—
bajo la red de cadenetas
de papel amarillo y rojo,
un pasodoble rebosante
de desenfadada alegría.
Ellos eran altos y rubios;
sus ojos azules y verdes
como los luceros lejanos,
hablaban de la niebla y el mar;
ellas eran menudas, morenas
y sus negros ojos brillaban
los ardientes soles, las lunas
más apasionadas y llenas.
Viéndolos bailar tan unidos
—las cabecitas locas del Sur
sobre los pechos fríos del Norte—
¿quién no soñaba dulcemente
con la palmera y con el pino
que tanto se aman?
My /ove, la dijo él risueño
pasando su brazo potente
por la frágil cintura de junco.
—Vamo^ a bailar, mylove.
Y reclinada sobre su pecho
se dejó ella llevar, feliz.
Afuera el viento silbaba
y las luces rojas del Puerto
se prolongaban en el asfalto
que la lluvia tornó brillante
como una lámina de acero.
De cuando en cuando, por la puerta
entraba una ráfaga de aire
oliente a iodo y alquitrán,
que turbaba por un momento
GRECIA

la atmósfera envenenada
y que unía a las voces frivolas
de los nautas y las heteras,
la voz dramática del mar.
Pensó él en su tierra brumosa,
pensó en los bailes de sus puertos,
en sus noches del mar de Islanda,
en sus innúmeras amantes
de ojos azules cual la menta,
en su wisky, en su cielo, en su hogar.
En la música gentil,
el Tipperary victorioso,
que la charanga miserable
dejaba caer desde lo alto
sin brío y sin gentileza,
pero que en su pecho adquiría
maravillosa resonancia,
Era la voz jovial y alegre
de la Patria que le decía
¡All right! Bien te diviertes
oh, grandísimo bribón!
Mas por aquellos ojos negros
y aquella piel morena y tibia
pronto olvidóse de la patria...
—Quiero tus besos, my /ove;
hace ya un mes que no me besan
más que los vientos y las olas.
Le asió del talle nuevamente
con su gran brazo poderoso
y así salieron a la puerta
donde se unieron las dos bocas
lenta, infinita, largamente,
bajo el farol que así anunciaba:

.O.
LIVERPOOL HOUSE
CAFÉ
y
BAILE

Vente conmigo, my /ove


—siguió diciéndola al oído—-
en la casita junto al baile
nos amaremos esta noche...
SALVADOR VALVERDE.
16 GRECIA

¡ANTONIA!
i
La sonrisa de Málaga,
efervesce en tu lecho primero.
TUS

ojos de opio
TU

O'i mirada invernal i «c

Y
OH, LA TEA
de tus brazos incendiarios;
Oh, dulce magnetismo de PERDICIÓN.
Pobre corazón de oro.
Bello intelecto de luz y de auroras,
ARRANCADOS,
DESCUARTIZADOS,
PULVERIZADOS,
en el encanto de una noche fascinadora
y en el plenilunio
de mil deseos
sensuales.

P.S.
Al correr de muchos años, yo te
he conocido, pero tú... ya no
sabes quién soy...
Y es que para mi, el mundo
era muy pequeño, entonces, pa-
ra hacerlo relicario de tu amor.
En cambio a tí ¡qué grande
te había de parecer para la tra- ¡
jedia de amar a tantos!
PEDRO RAÍDA

li.dltorial Andaluza.—Mbaretla. 1G
• PftMPRfl V VPNTIfl Pianos, Pianolas, Máquinas de Es- •
A UU1U1 i l U 1 iLnuU cribir, de Fotografías, Fonógrafos, X
Y Cinematógrafos, Bicicletas, Escopetas, Cajas de Caudales, Saldos ?
J de Calzados y toda clase de joyas y objetos de artes antiguos. •
X Vendemos limitando e! diez por ciento de beneficio J
• O'DONNELL, 34 V OLAVIDE, 1. #

JU

A. E. G.
THOMSON HOUSTON IBÉRICA (S. A.)

Lámparas EGMflF^ y MTRA


Grandes existencias
de materiales eléctricos

- DAMAS - ¡
ITlusica. Pianos. Instrumentos. m
Discos. Ocleón. ^ Sevilla ^
: GRECIA :
REVISTA DECENAL DE LITERATURA
— DIRECTOR: —

c del lan« ir
Redacción y Administración: Amparo, 2O.--Sevil!a

PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN MENSUAL


En Sevilla. . . . . . 1'00
En provincias. . . . . 1'50
En el ext enjero. '. . . . 2'00

S NÚMERO SUELTO 20 CÉNTIMOS


:GRECIA'-
g Se vende en ttadrid en los puestos de penó.
<$ dicos y en la Libraría de Tagues

ff Tirada mínima 10.000 ejemplares


PRESTIGIOSAS COLABORACIONES
vy**.? ^^*ff^«myxs*~afftjtr*^-jqyg-up »;>;-»«# t^-f<j> ^i ^ i y a y j n ^ ^ t f v ^ < y y " m> y ^ y y y " ^ <y"<B F°^^<p"»miy^fVa"**» 1»*' y y ' g S M 1 - » ' f^Vff*"%»'3*-•:? ;---=--i

u
i
^^^ntes Sierra e Hijos 1
l(l BANQUEROS ¡
I (SUCESORES DE HUIDOBRO ) 8
5'1

LA PREVISORA HISPALENSE
EmpresadeSegurosEieeniermedadesydeiunotQnes
Propiedad de D. Juan P. Humanes
Áutorízcia'o su funcionamiento por R, O. de! Ministerio
de Fomento, con arreglo a ht dispuesto por !<¡ ley de
Seguros de 14 de Mayo de 1908
Hecho el depósito que exige ¡a citada Ley en el Banco de íispaña
Dirección y Oficinas: SIERPES, 22.-SEVILLA
"V-1-»!!

8 Q
Hotel de Inglaterra 0
El mejor bajo todos conceptos
ÚNICO. CUYA MUSA HA SIDO HONRADA POR

ñ S. M. el Rey Don Alfonso XIII

PARTA GABANES
Casa SUBIRÁ
O'DONNELL, 30 Y 32
Instalaciones eléctricas
de alumbrado, calefacción y fuerza motriz

& PEDRO RAÍDA


CAS A AUTORIZADA POR LA
Compañía Sevillana de Electricidad
DESPACHO: OFICINAS:
Mcnéndez PeJavo, número 2 Atanasio Barrón, numero 6

= SEVILLA =
Fsmero y garantía en todos los trabajos

EL JABÓN HIÉL B I W A MARCAS

UA SUAVIDADDBLTERCIOPELO Y L A § !
HAS PERFECTA BLANCURAS^ ESEb
MEJORY EL MÁS HIGIÉNICO-a^ííS
i DE VENTA EH LAS
BROGUERIAS Y

Related Interests