You are on page 1of 208

Autorregulación Académica

investigaciones sobre la perspectiva docente

Luis Fernando Hernández Jácquez


Coordinador

Autores de Capítulos
Frine Virginia Montes Ramos, Javier González García, Martín Muñoz Mancilla,
Mancilla, Patricia Robles
Estrada, Berenice Morales González,
González, Alejandro Arrington Báez,
Báez, Bertha Alicia Mendieta Jiménez,
Jiménez,
Mónica del
del Carmen Meza Mejía, Nilkell
Nilkell Esmeralda Zárate Depraect, Esmeralda Alvarado Félix,
Carlota Leticia Rodríguez,
Rodríguez, Francisco Nájera Ruiz, Roberto Murillo Pantoja,
Pantoja, Germán García
Alavez y Luis Fernando Hernández Jácquez
Primera edición: mayo 2015

Editado en: Durango, Dgo., México

ISBN: 978-607-9063-41-2

Editor: Red Durango de Investigadores Educativos (ReDIE)

Coeditor: Asociación Iberoamericana de Didáctica Universitaria (AIDU)

Diseño gráfico: Luis Fernando Hernández Jácquez

Este libro no puede ser impreso ni reproducido total o parcialmente por


ningún otro medio, sin la autorización por escrito de los editores.
A mi esposa e hijo:

Frine Virginia y Fernando Tlacaélel


Contenido

Prólogo
Prólogo …...……………………….………………………………………... vi

Autorregulación docente en procesos de discusión infantil ………………... 1


1 Javier González García

Autorregulación académica en los procesos de formación docente de las


2 escuelas normales ………………………………………………….…..…… 34
Martín Muñoz Mancilla
Patricia Robles Estrada

Evaluación formativa y autorregulación: un reto en la formación


3 docente ……………………………………………………………………… 65
Berenice Morales González
Alejandro Arrington Báez

Evaluación de la autoeficacia docente en la educación superior …………... 90


4 Luis Fernando Hernández Jácquez
Frine Virginia Montes Ramos

Autocreencias de los actores educativos del área científico-


científico-tecnológica de
5 educación superior …………………………………………………….….... 113
113
Bertha Alicia Mendieta Jiménez
Mónica del Carmen Meza Mejía

Creencia de capacidad docente y liderazgo transformacional en maestros


universitarios …………………………………………………….………..… 146 146
6 Nikell Esmeralda Zárate Depraect
Esmeralda Alvarado Félix
Carlota Leticia Rodríguez

Motivación de logro en docentes desde sus atribuciones de competitividad


y rendimiento …………………………………………………………….…. 168
7 Francisco Nájera Ruiz
Roberto Murillo Pantoja
Germán García Alavez

Sobre los autores ……………………………………………………………. 195


195

Comisión dictaminadora ………………………………………….………… 199

v
Pró
Prólogo

Desde la década de los 80 el constructo autorregulación surgió como emblema


del proceso de control que un sujeto cognoscente presenta; siendo diversos los
argumentos teóricos que le pondera.

Teóricos reconocidos como R. Gagne; A. Bandura; J. Bruner; JH


Flavell; D. Ausubel, entre otros más; se han dado a la tarea de explicar los
procesos que lleva consigo la mente del hombre, para adquirir, procesar,
evocar, pero sobre todo monitorear en constante la información que recibe.

Desde una postura en el campo de la conducta, como en el campo de la


cognición hacen referencia a la importancia que mantiene tanto en el
aprendizaje, como en la conducta de ser consciente y reconocer el trayecto que
tomamos para diferentes situaciones de nuestra vida. En este sentido, quisiera
aportar dos ideas: una de ellas abordar la riqueza del campo del conocimiento
que este tema tan interesante como es la autorregulación presenta hoy día y la
forma en que se circunscribe ante la presencia de otras variables. Por otra
parte centrar la autorregulación en el ámbito de estudio.

Inicio agradeciendo la oportunidad que el autor del presente texto tuvo a


bien brindarme para realizar el prólogo, sintiéndome orgullosa de que personas
jóvenes se conviertan en los intelectuales del siglo XXI.

Este campo en particular, ha sido de gran interés para mi persona,


considerando que nuestro cerebro, base de la inteligencia, es sin lugar a dudas
una maquina asombrosa, que nos permite desarrollar múltiples habilidades. A
lo anterior, debo hacer mención, que el campo de la cognición ha sido
altamente estudiado, considerando una riqueza multidisciplinaria que ha dado
tantas aportaciones y explicaciones teóricas.

Este libro, presenta siete estudios por demás interesantes, que sin lugar
a dudas, vienen a contribuir al estado del conocimiento, estudios realizados en
diferentes contextos como educación básica, superior, entre otros. Pero lo más
interesante, es como la autorregulación, variable central de los estudios, se

vi
implica en diversas variables como la evaluación, aprendizaje, formación; etc.
Aprovechar la incertidumbre que ha caracterizado en el sistema educativo
mexicano, ante las reformas educativas en los diferentes niveles, y la
implantación de diversos modelos educativos, ha generado una serie de
discusiones e investigaciones, tanto inductivas como deductivas, ya que dentro
de cada cambio que detona en los programas de estudio se encuentra esta
área que nos interesa. Los estilos de enseñanza, aprendizaje, las formas de
evaluación, la formación del docente, los procesos metacognitivos del
estudiante, en fin una serie de líneas que se han desencadenado para tratar de
dar respuesta, o bien buscar explicaciones de cómo partir exitosamente hacia
un cambio que exige modificaciones por parte de los actores, es lo que hace
interesante la investigación.

Esto explica, que es un tema de estudio que apenas inicia, y que por ello
teóricos contemporáneos han establecido sus laboratorios en importantes
universidades, para dedicarse a la indagación.

En otro sentido, abordar lo que refiere o conlleva la autorregulación,


hace necesario explicar desde mi humilde postura, que es un constructo que
aún requiere de mayor estudio, ya que desde la neurobiología, la
neuropsicología, la psicología cognitiva, han tratado de definir y explicar los
cómo y los por qué de la conciencia y comportamiento del hombre.

La autorregulación constituye una vía de gran interés en el acercamiento


a aquellos procesos que envuelven un grado mayor de generalidad, que se
traduce en importantes competencias para el desempeño de la persona, en
cuanto a su aprendizaje, sus emociones, comportamiento, actitudes, etc. Un
dominio de un conjunto integrado de recursos para conocer y actuar, en
concreto para aprender con calidad.

Existen perspectivas claras dentro de una tendencia que postula la


mejora de los procesos de aprendizaje y la autorregulación de los mismos a
partir de actividades implícitas en los procesos de enseñanza, a través de
diferentes dispositivos de regulación continua de dichos procesos. Por esto es

vii
que se reconoce que los procesos de regulación son entendidos cuando las
actividades de enseñanza, aprendizaje, evaluación están intrínsecamente
interrelacionadas de frente a la consecución de un aprendizaje autónomo,
constructivo, procesado, cooperativo, diversificado y finalmente generalizado.

Cabe hacer mención, y utilizando las palabras de algunos de los autores


de artículos del presente libro, la autorregulación como estrategia permite
optimizar el aprendizaje mediante la utilización de operaciones de tipo
cognitivo, que se pueden efectuar en cualquier actividad educativa; de igual
modo, existe una relación positiva y consistente de los comportamientos de
autorregulación durante el aprendizaje con el cambio de concepción sobre el
entorno del aprendizaje.

Finalmente, y concretando lo que he mencionado, hablar de este campo


de estudio hace analizar que la particularidad de los docentes como actores
relevantes de la educación, son los que de forma indiscutible lo que requieren
de hacer investigación, y como lo presenta este libro, arriesgarse a realizar
aportes sustanciales, desde los contextos cercanos y por qué no, desde
aquellos que visualizamos a lo lejos.

Creo que como cualquier Quijote, el arriesgar a enfrentarnos con los


molinos del desconocimiento, permite dar una claridad a aquella sombra que
puede entorpecer el crecimiento educativo. Por consecuencia la investigación
es y será fuente inagotable de sabiduría.

Felicito nuevamente al autor por atreverse a congregar las palabras de


muchas voces que al final del camino construyen saberes.

Dra. Dolores Gutiérrez Rico

Secretaria Académica de la Universidad Pedagógica de Durango.


Miembro del SNI. Nivel 1.
Conductora del programa “Semillero de ciencia” Televisión Educativa UJED.

viii
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Autorregulación Docente en
Procesos de Discusión Infantil
Teaching Children Self-
Self-Regulation Processes Discussion
1
Capítulo

Javier González García

Resumen Abstract

Este trabajo explora la relación entre las This research aims to understand the
prácticas de enseñanza del lenguaje del relationship between teaching practices in
profesorado y sus teorías implícitas acerca the teaching of language and their implicit
de su adquisición en Educación Básica. theories of acquisition. Building strategies
Para el estudio de las prácticas de of knowledge in a didactic conversation is
enseñanza se utiliza la metodología explored during the last year of Early
observacional, y como contraste la Childhood Education. To compare the
entrevista a las docentes, que es la parte observed data we conducted an interview
analizada en este artículo. Los resultados with each teacher at the end of each data
encontrados apuntan a que existe una collection during the three quarters that
relación entre lo que las maestras piensan, lasts the observation process. Are
hacen y dicen en el contexto del aula. Sin performed in the same classroom where
embargo, no todos los comportamientos they work. With the script of questions
tuvieron una relación estrecha con el previously given to each, establishing an
pensamiento, y no todas las creencias open conversation. We try to find the
tuvieron necesariamente una incidencia teaching style and context of prior
estrecha con la acción. Las metas departing, and the objectives that each
propuestas por las maestras se han teacher had set during the investigation.
mostrado en relación directa con las The information collected provides
estrategias desplegadas en la construcción professional aspects of their biographies
conjunta del conocimiento. Se observa una and their implicit theories about how they
coherencia comunicativa, entre las metas use and expect from reading, dialogue and
que pretenden alcanzar y el estilo docente group work. The results showed that there
que desarrollan. is a relationship between what teachers
think, what they do and what they say they
Palabras clave: Coherencia comunicativa, do in the classroom context. The targets
formación docente, Percepción de proposed by the teachers have been shown
competencia. in direct relation to the strategies used in
the construction of knowledge.

Keywords: communicative coherence,


teacher training, perception of competence.

1
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Introducción

La literatura e investigación actuales señalan que los profesores en ejercicio no


comprenden todavía qué implica llevar a la práctica una enseñanza basada en
el enfoque constructivista (Windschitl, 2002) y que, a lo más, muestran una
enseñanza “en transición” respecto al espíritu de la reforma (Cox, 2003).

Junto con esto, los análisis de los programas de formación inicial de


profesores tampoco parecen estar entregando al sistema educativo profesores
que realicen una práctica de enseñanza basada en el constructivismo (Ávalos,
2004). ¿Por qué ha sido tan difícil llevar a los profesores a una enseñanza
orientada hacia el constructivismo? La investigación señala que el núcleo duro
de la formación orientada al constructivismo se encuentra en cómo éste se
modela y se lleva a la práctica durante la formación (Korthagen et al., 2006;
Lunenberg et al., 2007), no obstante, como señala Windschitl (2002), su puesta
en marcha depende no sólo de variables conceptuales y pedagógicas, sino
también de variables culturales y políticas. Comprendiendo que el cambio hacia
un enfoque constructivista implica numerosos desafíos para los programas de
formación inicial y continua de profesores.

Pozo et al. (2006) han descrito las teorías implícitas sobre la enseñanza
y el aprendizaje de los profesores en servicio, luego de haber realizado algunos
estudios con profesores de enseñanza primaria y secundaria. Esta descripción
nos permite comprender cómo la teoría construida por el profesor a partir de su
experiencia anterior, le permite explicar e interpretar dilemas del aula, y cómo
estos enfoques se acercan en mayor o menor medida a algunas
aproximaciones teóricas formales hacia el aprendizaje como son el
conductismo, el procesamiento de la información y el propio constructivismo.
Para estos autores estas teorías espontáneas son básicamente tres: la teoría
directa, teoría interpretativa y teoría constructiva. La teoría directa, con el
supuesto epistemológico de que el conocimiento es una copia fiel de la
realidad, reduce el aprendizaje a la reproducción de estímulos o conductas sin
la mediación de procesos psicológicos superiores.

2
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Gómez y Guerra (2012) en un estudio reciente apuntan varios resultados


interesantes, uno de ellos apunta a que los docentes con menor experiencia
docente no se diferencian de los profesores en formación, es decir, presentan
enfoques teóricos similares. Este hecho podría interpretarse de formas
diferentes. Primero, se podría pensar que está disminuyendo el efecto negativo
del contexto escolar, cuya práctica habitual no suele responder a una visión
constructivista del aprendizaje. Pero también podría ser efecto de la influencia
de un pensamiento o discurso generacional compartido, sin que eso signifique
una práctica de enseñanza coherente con dicho discurso. Por esta razón, estos
resultados deben ser tomados con precaución.

Programas constructivistas de animación de la lectura

El lenguaje se produce fundamentalmente en la interacción social (Vygotsky,


1989), y por ello los maestros valoran significativamente cualquier intento por
fortalecer la competencia comunicativa (Fernández Cruz, 1994). El producto de
este ejercicio puede ser un texto que se estructura a partir del reconocimiento
de las condiciones de la situación.

Si el propósito comunicativo es contar algo, la estructura del texto, que


será narrativa, tendrá en cuenta cómo entrelazar las acciones que progresan
en medio de unos sucesos envueltos en un conflicto (León, 2003). Si el
propósito es más bien el de opinar sobre algo, su estructura, argumentativa, se
basará en razones y será bien distinta de la anterior (Díez, 2002). Y puede
haber textos con propósitos prácticos muy visibles, y los habrá también con
propósitos más complejos, llenos de sentidos, quizás incluso cargados de
ambigüedad. En éstos aparecerán mundos que no se han imaginado antes o
con los que se busque comprender o expresar realidades de maneras siempre
nuevas (Rodari, 2000). Desde esta concepción comunicativa del lenguaje, el
texto es la unidad que se debe trabajar en el aula (Sánchez, 1996).

A lo largo de la práctica cotidiana, el educador deberá tomar una serie


de decisiones de diversa índole que configurarán una forma particular de

3
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

intervención didáctica. Subyaciendo a esta toma de decisiones nos


encontramos con que cada educador parte de un concepto de niño y de su
propio papel como agente educativo. Dependiendo de cómo perciba al niño, de
las posibilidades que les estime y de los logros que en él prevea, el maestro
orientará la actividad en un sentido o en otro, intervendrá en mayor o menor
grado, concederá más o menos autonomía a los alumnos (Rodríguez, 2001).
Es por ello que la formación del maestro lejos de ser una mera capacitación en
técnicas educativas, ha de orientarse hacia la adquisición de una metodología
de trabajo científico que, estableciendo una adecuada relación entre
conocimientos teóricos y prácticos le habilite para el desempeño de su función.

El “National Oracy Projest” desarrollado en Gran Bretaña ha tratado de


movilizar al profesorado para estudiar los problemas que planteaban la
enseñanza y el aprendizaje de la lengua oral en los distintos niveles y áreas del
currículo. Para ello se contaba con una sólida organización de apoyo, con la
colaboración de universidades y autoridades educativas, y con la financiación
precisa. Es un ejemplo de investigación acción, realizada por el profesor en el
aula, en una práctica reflexiva. Surge de sus preocupaciones profesionales y
tiene como fin mejorar la práctica docente. La teoría personal del profesor se
enriquece y extiende a través de las relaciones entre observación, acción y
reflexión durante el proceso de investigación (Wells, 1992). Lo más destacable
es que es un “antecedente de estudio integral de la lengua oral en el aula”,
tomando los procesos de enseñanza y aprendizaje en su conjunto (Domínguez
& Barrio, 2001, p. 50).

Vamos a apoyarnos en el concepto de teorías implícitas, también


llamadas teorías ingenuas, teorías espontáneas, teorías causales, teorías
intuitivas, y mal llamadas representaciones sociales o categorías naturales
(Rodríguez & González, 1995; Pozo, 1996) son conexiones entre unidades de
información aprendidas implícitamente por asociación, a partir de experiencias
en el seno de grupos sociales reducidos próximos al individuo.

Las teorías implícitas se caracterizan por basarse en información de tipo


episódico o autobiográfico, ser muy flexibles frente a las demandas o

4
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

situaciones en que son utilizadas y presentar ciertas normas o


convencionalismos en sus contenidos, los cuales representarían los del grupo
social al cual pertenecería el individuo (Rodrigo et al., 1993).

Las teorías implícitas son utilizadas por los individuos para buscar
explicaciones causales a problemas (Pozo, 1997; Monereo et al., 2013),
interpretar situaciones, realizar inferencias sobre sucesos y planificar el
comportamiento. McClelland y Rumelhart (1986) exponen la Teoría de
Procesamiento distribuido en paralelo (PPD), en la que afirman que las teorías
implícitas constituirían una superposición de trazos de información episódica
que se aprenden por las mismas reglas de aprendizaje asociativo que otros
tipos de aprendizaje, y cuya diferencia radica en que son organizadas en el
momento del almacenamiento en la memoria permanente, pudiendo repetirse
los elementos en diferentes grupos; las teorías implícitas son recuperadas en
base a la clave que dio en el almacenamiento.

Como la información está presente en varias partes de la memoria, se


recuperará aquella que mejor se adapta a las características de la actividad o
demanda que las hace necesarias (Rodríguez & González, 1995). Cuando una
teoría implícita es activada constantemente puede condensarse y
automatizarse como el resto de los aprendizajes asociativos, conduciendo a la
formación de esquemas mentales explícitos en nuestra memoria permanente,
pero de naturaleza "cerrada" de o "empaquetado automático", sólo aplicable a
una tarea específica (Pozo et al., 2006).

Este trabajo explora las estrategias de construcción del conocimiento en


una conversación didáctica durante el último curso de Educación Preescolar o
Infantil. Las maestras establecen un debate con grupos de tres niños a partir de
la lectura previa de tres cuentos, uno por trimestre. Cada maestra narra a los
alumnos un cuento corto que plantea conflictos de interés cognitivo y moral a
los niños. A continuación solicita un debate o discusión sobre problemas,
situaciones y relaciones entre los personajes planteados en el relato.

5
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Metodología

El siguiente apartado presenta información respecto a la muestra que se ha


tomado y el planteamiento de partida para la investigación.

Muestra.
Muestra.

La muestra está formada por dos maestras de dos escuelas públicas en el


mismo distrito de Burgos capital (España), y en dos colonias de Tampico
(México). Todo esto está siendo replicado en Guanajuato (México).

Las semanas de observación son las mismas para todos los colegios. Se
realizan en formato audiovisual al inicio del último mes de cada trimestre. En
total han sido grabadas 72 sesiones. Las maestras establecen la misma
actividad para todos los grupos de tres niños, que consiste en la lectura del
cuento y su posterior discusión, con cada grupo por separado: 1) el
investigador propone los mismos cuentos a todos los grupos, 2) Cada maestra
divide la clase en grupos de tres niños, 3) Lee el texto elegido y acompaña y
estructura libremente todo el proceso de discusión.

La duración de la lectura previa ha sido de 3 a 4 minutos, esta fase no


ha sido recogida en el análisis. A continuación cada maestra establece una
discusión, que es la parte analizada en esta investigación. Se han eliminado los
dibujos y viñetas, reduciendo la lectura al texto escrito, para favorecer que los
niños reaccionen únicamente a las palabras, y que las maestras aumenten el
uso de distintos recursos de voz. La elección de los cuentos ha sido
conjuntamente con las maestras.

La colección elegida ha sido “Derechos del Niño”, formada por diez libros
dedicados a ilustrar cada uno de los diez principios del decálogo del mismo
nombre proclamado por la ONU en 1959. De estos se eligieron tres, uno para
cada trimestre. Los criterios de selección de los tres textos narrativos (García
Sánchez & Pacheco, 1978), han sido los explicitados por Van Dijk y Kintsch
(1983): “claridad de la superestructura, grado de redundancia, grado de

6
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

accesibilidad temática, calidad de la fuente, cualidades de estilo, novedad,


pertinencia ética, léxico, y extensión”.

Planteamiento de partida.
partida.

Para cotejar los datos observados realizamos una entrevista a cada maestra, al
finalizar cada recogida de datos, durante los tres trimestres que dura el proceso
de observación. Se realizan en la misma aula donde trabajan. Con el guion de
preguntas, dado previamente a cada una, se establece una conversación
abierta. Intentamos constatar el estilo docente y el contexto del que parten, así
como los objetivos que cada maestra se había marcado durante la
investigación.

La información recogida aporta aspectos de sus biografías profesionales


y de sus teorías implícitas sobre el uso que dan y esperan de la lectura, del
diálogo y del trabajo en grupo. Por tanto, combinamos la metodología no
estructurada, observación, con otra semiestructurada, la entrevista. El guion de
la entrevista, que es realizada a las maestras, una vez acabado el proceso de
observación se muestra en la tabla 1.

Además, se describe mediante tablas la información recogida en cada


bloque de la entrevista. En el primero se analiza los estilos docentes de las
maestras y cómo se traduce, en diferencias y semejanzas, en el uso que cada
una da a la discusión y a la narración. En el segundo se ofrece información
acerca del guion de objetivos que cada maestra se ha marcado. Y por último,
en el tercer bloque las maestras exponen sus valoraciones sobre la tarea
llevada a cabo. Antes de incluir las tablas señalamos que las maestras de la
muestra española han sido categorizadas como A y B, y las mexicanas como C
y D.

7
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 1.
Cuestionario de la entrevista propuesto a las maestras.
Bloque Guion de entrevista
Bloque biográfico: “la 1. ¿Cuántos años llevas trabajando la puesta en discusión en
transmisión de estilos” clase?
2. ¿Con qué edad?
3. ¿En este colegio?
4. ¿Utilizas el trabajo en grupo?, ¿en qué momentos?
5. ¿Qué sistema de trabajo has seguido?
6. ¿Qué uso haces de los libros de texto?
7. ¿Y de los cuentos?
8. ¿Qué es para ti el cuento?
9. ¿Para qué sirve?
10. ¿Cómo usarlo?
11. ¿Cómo lo has usado en ésta ocasión?
Bloque de contraste: 12. ¿Cuál ha sido el objetivo prioritario de la tarea?
“objetivos que se han 13. ¿Qué otros objetivos importantes percibes?
marcado” 14. ¿Qué crees haber conseguido?
Bloque de evaluación: 15. ¿Qué opinión tienes de la participación de los niños?
“valoraciones en el 16. ¿Qué cambiarías de tu actuación?
desempeño de la
actividad”

Descripción de los estilos docentes

La primera parte de la entrevista recoge aspectos de su biografía, de su forma


de establecer y organizar el trabajo en clase y, más específicamente, capta lo
relacionado con el área de actividades cercanas a la lectura y su puesta en
discusión, lo que se muestra en las tablas 2 y 3.

Tabla 2-1.
Bloque 1 de la entrevista “Los estilos docentes de las maestras”.
LOS ESTILOS DOCENTES
MAESTRA A MAESTRA B
El estilo constructivista centrado El estilo de acompañamiento abierto

1. Biografía
30 años como maestra Comienzos en Educación Compensatoria.
20 años como maestra de Educación Infantil Más tarde pasa a una escuela unitaria
9 años en el Centro A 5 años como maestra de Educación Infantil
(2 como profesora de apoyo)
3 años en el Centro B

2. Estilos docentes
10 primeros años sigue método transmisivo Comienza por un sistema transmisivo
Al integrarse en Educación Infantil, comienza Descubre la importancia del trabajo
a aplicar el trabajo cooperativo y la cooperativo en Escuela Unitaria
discusión. Al integrarse en Educación Infantil, asimila
Tras ingresar en el centro A, se va formando un método de acompañamiento.
en metodologías constructivistas

8
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 2-2.
Bloque 1 de la entrevista “Los estilos docentes de las maestras”.
LOS ESTILOS DOCENTES
MAESTRA A MAESTRA B
El estilo constructivista centrado El estilo de acompañamiento abierto
3. Trabajo en grupo
La clave está en el tipo de agrupaciones, que El trabajo en grupo sirve para potenciar
está en función del tipo de actividad valores: solidaridad, responsabilidad, etc.
Agrupamientos que utiliza: Agrupamientos que utiliza:
• Asamblea o gran grupo para rutinas y • Asamblea para la lectura de cuentos
actividades abiertas, como es la lectura de • Las tareas del aula, como las fichas, son
cuentos realizadas individualmente, distribuidos en
• Rincones o talleres para trabajar temas grupos de 6.
específicos. En grupos de tres y por parejas • Apenas trabaja por parejas o en grupos
La presencia de la maestra no es necesaria reducidos.
en algunas actividades y rutinas La presencia de la maestra es necesaria en
todas las actividades

4. Uso de los cuentos


Ideas previas
Son un material imprescindible. Es Soporte imprescindible en el aula.
fundamental para desarrollar la imaginación Son instrumentos imprescindibles para
y la fantasía. Junto al dibujo y al juego trabajar el lenguaje.
conforman el eje de convivencia con el Sus acciones esenciales son leer, escuchar,
alumno de esta etapa. observar, comentar e inventar.
Antes eran material único de lectura. Ahora
con la introducción del constructivismo,
también hay todo tipo de textos literarios.

Aplicaciones
Considera dos bloques temáticos en su uso: Aprecia tres claves de uso:
1) Los cuentos como reflejo de sus propios 1) Como primera motivación. El niño
problemas, a través de ejercicios de interioriza sus vivencias, toma partido por
proyección. alguno de sus personajes, recrea su
2) El conflicto central y la reacción que lleva fantasía.
a intentar dar solución, empujan a la 2) Búsqueda de un mensaje o enseñanza.
identificación con el protagonista. 3) Repaso de los temas dados en el aula,
Su aplicación al lenguaje como desarrollo de ayudando incluso a relacionar áreas.
expresión y comprensión ha sido el objetivo Cualquier centro de interés se puede enfocar
principal para la actividad planteada desde el cuento.
Apuesta por una lectura completa, para Hay que saber seleccionar los cuentos en
después hacer preguntas. A menos que el función de su interés, y dar opción a elegir.
nivel de comprensión de la lectura sea muy Observa que lo fantástico: brujas, monstruos,
alto. lo mágico, llama poderosamente su atención.
La voz, los gestos, las inflexiones influyen en Con los cuentos clásicos solicitan que vuelva
la manera de transmitir el mensaje del a repetirse su lectura. Cada día les cuenta
cuento. uno, aportado por cada niño.

9
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 2-3.
Bloque 1 de la entrevista “Los estilos docentes de las maestras”.
LOS ESTILOS DOCENTES
MAESTRA A MAESTRA B
El estilo constructivista centrado El estilo de acompañamiento abierto
Lectura sin dibujos
Es algo aprendido del constructivismo. No echan en falta los dibujos, porque se lo
Al inicio de etapa, con 3 y 4 años, sí les han imaginado.
costaba mucho, centrados en las En ningún momento los reclamaron, a pesar
ilustraciones. A medida que se han de que se los suele presentar con dibujos,
acostumbrado, los niños atienden, escuchan, fue más importante el contenido, y lo que
siguen con atención, van imaginándose lo ellos se imaginaban.
que va contando, es entonces, cuando pasa Contribuyó a que tiraran de ella. Si se les
a la imagen. hubiera demandado hacer un dibujo, no
El peligro está en que los textos se estén hubieran necesitado ningún modelo.
quedando pobres. “Quizás estamos dando al
niño más de lo que ya tiene, imagen tras
imagen”.

Otros materiales: Libros de texto


Los usaba en su primera etapa docente Ayudan a aplicar programas establecidos.
como una actividad más Unas veces pueden ayudar, otras limitar
Ahora los usa como libro de consulta, dentro Son una de las posibilidades que se pueden
del rincón de la biblioteca usar.

5. Uso de la discusión y de la argumentación


En este tipo de actividades de debate puede Con 5 y 6 años los niños aún no son
y debe darse la argumentación, capaces de fundamentar, aunque es positivo
especialmente si te marcas como objetivo el sentar las bases en esta etapa.
aumento y desarrollo del vocabulario. La demanda de evaluar los enunciados de
Algunos niños ejercen de portavoces, otros obtiene escasa continuidad. “¿Qué
explicando palabras y conceptos al resto de opinas de lo que ha dicho tu compañero?”,
su grupo. supone haber escuchado y tener un juicio.
De la lectura repetida y la discusión, se La confrontación de opiniones es muy difícil,
percibe un aprendizaje y unas expectativas. había que provocarlo.
Asume la posibilidad de hacer preguntas
más concretas, para facilitar intervenciones
más centradas en la lectura.

Tabla 3-1.
Bloque 1 de la entrevista “Los estilos docentes de C y D”.
MAESTRA C MAESTRA D
El estilo experiencial abierto El estilo de comprensión abierta

1. Biografía
30 años como maestra de Educación Infantil 30 años como maestra de Educación Infantil
3 años en el Centro C del que es directora 5 años en el Centro D

10
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 3-2.
Bloque 1 de la entrevista “Los estilos docentes de C y D”.
MAESTRA C MAESTRA D
El estilo experiencial abierto El estilo de comprensión abierta

1. Biografía
30 años como maestra de Educación Infantil 30 años como maestra de Educación Infantil
3 años en el Centro C del que es directora 5 años en el Centro D

2. Estilos docentes
10 primeros años sigue método transmisivo Comienza por un sistema transmisivo, en el
Más tarde descubre método de que integra actividades de aprendizaje
acompañamiento. significativo
Para terminar incorporando el concepto de Gradualmente va incorporando estrategias
“comunidades de aprendizaje”, donde integra constructivistas
a las familias dentro del funcionamiento del
centro actual.

3. Trabajo en grupo
La clave está en el tipo de agrupaciones, que El trabajo en grupo sirve para potenciar
depende del tipo de actividad valores: solidaridad, responsabilidad, etc.
Agrupamientos que utiliza: Agrupamientos que utiliza:
Grupos de cuatro niños para las rutinas Las tareas del aula son realizados
de clase individualmente, distribuidos en grupos
En asamblea para cerrar esas rutinas de 6.
Asamblea al finalizar cada tarea

4. Uso de los cuentos


Ideas previas
Son un material imprescindible, como apoyo Soporte imprescindible para el inicio de la
didáctico; y en la animación a la lectura y la lectoescritura.
creatividad A partir de los cuentos se generan todo tipos
Integra otro tipo de textos literarios: revistas, de actividades
libros sencillos. Acaba de finalizar su Sirven para trabajar los contenidos de clase
campaña de recogida de libros: “Un
kilómetro de libros”.

Aplicaciones
Considera dos bloques temáticos en su uso: Aprecia tres claves de uso:
1. Llave de acceso hacia la creatividad 1. Para aumentar el léxico, y para elaborar el
2. Función de proyección: para sacar discurso
conflictos que los niños llevan dentro 2. Todos los cuentos tienen su moraleja, hay
Apuesta por una lectura aplicando que dar con ella, y tirar de ellos con
experiencias previas. paciencia
Utiliza pausas y transiciones para aclarar 3. Para despertar el interés por la lectura
dudas y palabras. La voz, los gestos, las Detiene la lectura para aclarar palabras,
inflexiones influyen en la manera de sobre todo si el grado de comprensión es
transmitir el mensaje del cuento. alto

Lectura sin dibujos


Tras una primera aclaración, los niños no No han tenido problemas para imaginarse el
parecen echar en falta los dibujos cuento
Posiblemente aumente su imaginación. Cree Posiblemente hayan estado más atentos a
que ya tienen suficientes imágenes con la las palabras, y a su comprensión
televisión.

11
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 3-3.
Bloque 1 de la entrevista “Los estilos docentes de C y D”.
MAESTRA C MAESTRA D
El estilo experiencial abierto El estilo de comprensión abierta

Otros materiales: Libros de texto

Los usa como libro de consulta, para Son una de las posibilidades a usar.
complementar información. Tras las No sólo usa cuentos, sino todo tipo de libros
campañas de recolección de libros, usa todo de texto.
tipo de textos. Usa algunos de la SEP
(Secretaria de Educación Pública)

5. Uso de la discusión y de la argumentación

En una discusión debe darse la Esta actividad desarrolla la capacidad de


argumentación, especialmente si te marcas justificar las respuestas. Es positivo empezar
como objetivo la comprensión y la escucha. a estas edades
Es clave la variable afectiva, dar confianza y Es difícil llevarlos a que hagan
seguridad para que los niños puedan intervenciones largas, y sobre todo a que
verbalizar sus problemas. (Varios alumnos confronten lo que ha dicho otro compañero
proceden de familias desestructuradas)

Objetivos que se han marcado

El segundo bloque (tablas 4 y 5) hace referencia a los objetivos que las


maestras perciben durante el desarrollo de la actividad.

Tabla 4-1.
Bloque 2 de la entrevista “Objetivos de las maestras”.
OBJETIVOS
MAESTRA A MAESTRA B

1. Objetivo general

Observar la comprensión, y su evolución a lo Observar la evolución de la expresión oral de


largo de los tres trimestres. Desarrollo de la sus alumnos y sus niveles de comunicación.
comprensión por medio de la expresión oral

2. Objetivos específicos
Desarrollar la capacidad de escucha Promover la interacción social: el respeto de
Reparto del discurso, a través de una turnos y el desarrollo de la capacidad de
regulación social que busca la simetría de escucha
turnos de intervención. Iniciar la autonomía en la participación, para
que cada niño pueda manifestarse
libremente, sin repeticiones, al tener que
justificar sus respuestas.
La comprensión del texto es un objetivo
secundario

12
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 4-2.
Bloque 2 de la entrevista “Objetivos de las maestras”.
OBJETIVOS
MAESTRA A MAESTRA B
3. Objetivos alcanzados

Guiar una secuenciación temporal de la Lograr una mayor fluidez verbal: mejorar y
lectura previa, generando un seguimiento ampliar su vocabulario. Corrección y revisión
lógico del texto. del estado actual del habla de sus alumnos.
Partiendo de su madurez expresiva, cada Descubrir el respeto de las normas de la
niño debe ser capaz de dar con el detalle conversación de una forma lúdica y
que llama su atención, o con la secuencia diferente.
más relevante para la comprensión (trabajo Comprobar cómo los niños son capaces de
de indagación de la maestra). escuchar y respetar el turno
Usa la discusión normalmente, pero en esta Observar una interacción entre iguales
actividad no ha sabido cómo. Confirmar la posibilidad de justificar una
respuesta.

4. Observaciones claves

“Lo que hemos llevado a cabo es un “La comprensión del texto ha sido
aspecto, comprensión y expresión, pero hay secundaria, centrándonos en detalles”.
otros muchos” “Me importa, ante todo, que los niños hablen”
“Lo que hemos hecho no daba pie a otro “Puede ser que las preguntas muy abiertas
objetivo, leía el cuento ejercitando su han podido conducirles a perderse sobre
capacidad de escucha, para poder después detalles, de sus experiencias de vidas, con
expresar lo que han comprendido. Ahí se poca importancia para el desarrollo del
notaba cómo algunos niños expresaban cuento”.
detalles sobre lo ya dicho, o los que dicen lo
primero se les pasa por la cabeza”.

Tabla 5-1.
Bloque 2 de la entrevista “Objetivos de las maestras”.
OBJETIVOS
MAESTRA C MAESTRA D

1. Objetivo general

Observar un proceso de lectura en discusión, Aprender a leer conversando en grupo


permitiendo la autonomía de los alumnos. pequeño

2. Objetivos específicos
Generar autoestima y carácter personal Desarrollar la imaginación
Buscar contenidos de su interés para que Promover el trabajo en grupo
defienda su postura. Aprender a pensar
Compartir experiencias

13
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 5-2.
Bloque 2 de la entrevista “Objetivos de las maestras”.
OBJETIVOS
MAESTRA C MAESTRA D
3. Objetivos alcanzados
Crear una atmósfera de seguridad para que Mejora y ampliación del léxico Corrección y
el niño hable sobre lo que le ha despertado revisión del estado actual del habla de sus
el cuento alumnos.
Repartir la conversación a partes iguales Aplicar una actividad donde puedan justificar
entre todos sus respuestas
Desarrollar atención, escucha y comprensión Observar el nivel de comprensión de los
en una lectura en grupo mensajes del cuento

4. Observaciones claves
“En principio no sabía cómo acertar, quería “No entendía bien cómo lo debía hacer”
saber qué criterios quería el investigador” “Me importa que los niños vayan al valor
“No terminó por haber una discusión, pues central de cada cuento”
no hubo confrontación, ni diferencias de “He intentado que den con el mensaje y que
posturas” digan el porqué de sus respuestas”
“Varios niños se ven reflejados en los
personajes, algunos implicados en sus
emociones”

Valoraciones de las maestras

El último bloque de la entrevista (tablas 6 y 7) recoge aspectos más


específicos, valoraciones y puntos de vista de cada maestra sobre el desarrollo
de la actividad propuesta.

Tabla 6-1.
Bloque 3 de la entrevista: “Valoraciones de las maestras”.
VALORACIONES
MAESTRA A MAESTRA B
1. Respuesta y participación
La participación de los niños ha sido tal y La respuesta no ha variado a la habitual. La
como se produce diariamente en el aula. influencia de la cámara nunca cortó su
El cambio de agrupamiento en grupos de actuación, “sólo produjo risas”.
tres niños, normalmente en asamblea, ha No percibe grandes diferencias en la
hecho aumentar la interacción al sentirse actuación de los niños, ni momentos en los
más implicados. que ellos pudieran implicarse especialmente.
Con el paso de los trimestres se va Busca la participación de cada grupo y
interiorizando cada vez más la tarea. Aprecia alumno, “que nadie se sintiese inhibido”. En
un avance importante durante el segundo el primer cuento ha tenido que sacarles las
trimestre, momento en el que aumenta el palabras. En los siguientes han aumentado
manejo de la información. las intervenciones, y el enriquecimiento de
Observa que tiene que parar a unos para estrategias y vocabulario.
que no bloqueen la actuación de otros. Supone que sus alumnos sabían a qué
Cuantas más preguntas hace, más facilita la atenerse, porque participaban todos.
labor de los niños. Ha tratado de hacerlo sólo Admite que su grado de intervención ha
en los niños con más dificultades de podido ser excesivo.
expresión y comprensión.

14
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 6-2.
Bloque 3 de la entrevista: “Valoraciones de las maestras”.
VALORACIONES
MAESTRA A MAESTRA B
2. Actuación de las maestras
Considera la situación analizada como un Valora positivamente la distribución en un
taller realizado en horas de clase. grupo pequeño: el niño se expresa más
La novedad ha sido agrupar a los niños en libremente, y se facilita atención y escucha.
grupos de tres, normalmente en asamblea. Las estrategias estaban en función de cada
Conduce la actividad hacia los aspectos niño. Unos apenas necesitaban, otros en
claves en el desarrollo de la comprensión de todo momento.
la narración, que ha aprendido en cursos de Las demandas abiertas pueden llevar a
formación. respuestas dispersas.
Da a los alumnos claves durante la lectura Destaca la importancia de las preguntas,
previa, llamadas de atención, para que se como estrategias que guían la elaboración
fijen en los detalles importantes. de la información.
El desarrollo de la actividad hubiera sido más Su referencia comunicativa es de uno en
fácil a través de preguntas dirigidas. uno, no los tres a la vez.

3. Inconvenientes de la actividad propuesta


La lectura de un cuento requiere de un El inconveniente que percibe es la gran
ambiente especial. Es difícil mantenerlo con cantidad de niños por clase, en su caso 26.
todos los alumnos en el misma aula. Un día de huelga comprobó las ventajas de
La necesidad de un seguimiento a través de los grupos reducidos, con 8 alumnos.
la escucha con un grado de atención muy Este tipo de actividad sería mejor para un
determinada. taller: “tres niños es muy bonito pero, ¿y el
La realización de esta actividad dentro del resto?, puedes dejarles organizados solos un
aula, pudiera llevarse a cabo durante la hora ratito, no resisten mucho con la misma tarea,
compartida con la maestra de apoyo, (como deben cambiar”. Reconoce su necesidad de
en las clases de informática o inglés). tenerlos controlados a todos, “siempre me
Tal y como están planteadas las aulas, la quedo pensando en qué hará el resto”.
tutora sola, es difícil que pueda llevar este No había verdadera interacción, “todavía
tipo de actividad. siguen viviendo el egocentrismo”. En los
niños más maduros empezaba a poder
observarse, pero en la mayoría no.

4. Otras valoraciones
Cita situaciones de aislamiento de algunos Le sorprende las historias tan distintas a
niños en determinados entornos, como bares partir de las mismas demandas. “... y es que
u oficios que restringen el contacto con sus a veces los niños tienen que contarte lo que
padres, influyendo como inhibidores de la llevan dentro, cualquier anécdota lo
expresión. relacionan con algún sentimiento que han
Aún más claro es la influencia del ambiente vivido, y sienten la necesidad de hacértelo
en el niño gitano. llegar, les aflora espontáneamente.”
En cambio hay otros niños que viven Valora esta experiencia como muy positiva
entornos donde gozan de mayor atención. para el área del lenguaje. Quizá hubiera
Aquí sitúa otra posible aportación del trabajo quedado sin realizarse, de no ser propuesta
en grupos reducidos: el contacto directo con por la línea de investigación propuesta.
el nivel en que se encuentra cada alumno.

15
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 7.
Bloque 3 de la entrevista: “Valoraciones de las maestras”
VALORACIONES
MAESTRA C MAESTRA D

1. Respuesta y participación
La participación de los niños ha sido tal y La participación ha sido alta
como se produce diariamente en el aula. Busca la participación de cada grupo y
El cambio en grupos de tres niños, alumno, “que nadie se sintiese inhibido”.
normalmente de cuatro, ha hecho aumentar Sobre todo en el primer cuento ha tenido que
la participación sacarles las palabras.
Hay niños que se bloquean, y le cuesta Es un paso en el aprendizaje de la actividad
mucho tirar de ellos, para que sigan dentro de discusión.
de la actividad
Intenta ir más allá de las respuestas diarias

2. Actuación de las maestras


La novedad ha sido agruparlos en grupos de Valora positivamente la división en grupo
tres. pequeño
Da claves durante la lectura previa, siendo Hay que insistir para que cada niño justifique
necesario interrumpirlas cuando ve que no sus respuestas. Los enunciados de los niños
entienden una palabra clave en el desarrollo no deben quedarse en expresar lo primero
de la lectura les viene a la cabeza.
Su mayor esfuerzo ha sido implicar a los tres Se ha centrado de uno en uno.
niños en el proceso de discusión. Admite Se ha sentido a gusto durante la actividad.
haber necesitado que el investigador le Aunque se siente incómoda cuando no
hubiera marcado los objetivos de la puesta participan
en discusión.

3. Inconvenientes de la actividad propuesta


La lectura de un cuento requiere de un El inconveniente principal es el número de
ambiente especial. Es difícil mantenerlo con niños, que puede llegar a 40. Tal y como
todos los alumnos en el misma aula. están planteadas las aulas, es complicado
La atención y escucha de varios niños ha realizar este tipo de tarea: taller de cuentos
sido muy costosa. Es difícil mantener al resto implicados en
La realización de esta actividad dentro del otras actividades, ésta les llama mucho la
aula es complicada, ya que el resto de niños atención.
van a estar pendientes de lo que sucede.

4. Otras valoraciones
Señala la situación familiar extrema que Es importante ver su grado de atención.
tienen algunos de sus alumnos. Es difícil Cuando llegan los más madrugadores están
trabajar con ellos, sabiendo la situación esperando el desayuno. Una vez
familiar tienen. alimentados aumenta su atención, primero
Han participado gustosos. hay que resolver problemas básicos como
La maestra conoce a cada niño, y esta éste, y luego diseñar bien las actividades.
actividad le permite un seguimiento que aúna Cada vez se implican más los padres.
lo cognitivo y lo afectivo. La variable afectiva
y emocional es fundamental.

16
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Resultados
El estilo A.
A.

El estilo A puede describirse como “constructivista centrado”. Se caracteriza


por un posicionamiento centrado e inferencial, ya que la discusión está
orientada en aportar información del texto, pero dando cada vez más
importancia al subtexto, a partir de generar inferencias sobre la información que
no aparece directamente, pero que puede deducirse de la lectura. El objetivo
de la maestra se sitúa en la comprensión del texto del cuento por medio de la
expresión oral. Los resultados constatan dos de los objetivos que la maestra
percibe que ha logrado (tablas 4, 5, 6 y 7):

Guiar una secuenciación temporal a partir de la lectura previa,


generando un seguimiento lógico de las distintas secuencias que
componían cada cuento
Partiendo de su madurez expresiva, cada niño ha sido capaz de dar con
el detalle que llama su atención o con la secuencia más relevante. Este
es el trabajo de indagación de la maestra.

El aprendizaje está centrado en leer y comprender el texto como


estructura de significados, y en iniciar una lectura crítica que va más allá de la
recuperación de los enunciados explícitos. La estrategia distintiva reside en la
aportación de inferencias, que indica la labor de indagación que ha ido
introduciendo la maestra. El repaso es detallado y secuencial, se preocupa por
revisar una a una las secuencias más importantes del cuento, no pasa a la
siguiente sin recuperar la anterior. Insiste primero al grupo, después a cada
niño en particular, y si no dan con el núcleo de la secuencia, es ella quien da
respuesta.

El proceso de andamiaje es el más claro de los cuatro grupos, centrado


en guiar la interpretación del texto para ir más allá de la recuperación parcial de
la información. Une y va sumando significados fragmentados para terminar

17
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

generando sentido y significación a las distintas partes de la narración.


Encadena toda una serie de pequeños objetivos como: “recordar el nombre de
los personajes, caracterizar a cada uno, explicar su actuación, recordar qué
dicen, describir su contexto, deducir formas de vida, identificar a los niños con
los personajes, distinguir y ordenar la presentación, el nudo y el desenlace”
(Entrevista a la maestra A, González, 2011: 134).

En la toma de participación cada niño asume un rol importante,


planteando los tópicos de los turnos en sus propios términos. Integra la
información sosteniendo el hilo temporal de la historia, surgiendo una
sincronización y fluidez en los intercambios. Con todo ello la maestra va
logrando que los niños pongan sus recursos lingüísticos en la construcción
grupal de un relato coherente y cohesivo, y promoviendo estrategias de
discurso narrativo. Se ha fijado en una de las posibilidades, uno de los posibles
usos, pero señala en la entrevista que hay muchos más. Esta maestra no sólo
se ha formado en el constructivismo, sino que forma en constructivismo a otras
maestras.

“Lo que hemos llevado a cabo es un aspecto, comprensión y expresión,


pero hay otros muchos. Leía el cuento ejercitando su capacidad de
escucha, para poder después expresar lo que han comprendido. Ahí se
notaba cómo algunos niños expresaban detalles sobre lo ya dicho, y
otros que dicen lo primero que se les pasa por la cabeza, sin pararse a
pensar en el antes o después, es decir, con la incapacidad de ver la
estructura del cuento. El resto de cosas no lo hemos trabajado, ahí lo
cortábamos” (tabla 4: Bloque 2 de la entrevista a las maestras,
“Objetivos de las maestras” Maestra A).

El estilo B.
B.

Consideramos el estilo B como “magistral abierto”, porque combina metas


tradicionales como el respeto a las normas de una conversación, el
seguimiento escrupuloso de los turnos, y abierto porque está centrado en la

18
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

expresión de cada niño. La maestra B tiene en cuenta la evolución de la


expresión oral de sus alumnos y sus niveles de comunicación. La labor de
andamiaje se concentra en conectar los contenidos del cuento con la
experiencia real o imaginada de cada niño, generando respuestas en forma de
episodios personales relacionados con la lectura. Estas aportaciones de
información novedosa al cuento son vitales en la acción de proyección sobre el
texto.

La maestra ha conseguido que, mediante jugar y experimentar con


experiencias propias del grupo de clase, el niño se ponga en el lugar del
protagonista del cuento. Puede decirse que el texto del cuento es entendido
como una extensión mágica del entorno que rodea al niño. En el grupo B la
meta prioritaria es la expresión, a través de observar la evolución de la
expresión oral de sus alumnos y sus niveles de comunicación. La comprensión
del texto ha quedado como un objetivo secundario (tabla 4, apartado 2). En vez
de comprensión, opera una recuperación abierta de contenidos del cuento, en
realidad el texto es un “pretexto” para la expresión. La maestra ofrece
demandas abiertas de información, para que sus alumnos puedan relacionar
experiencias inmediatas, e imaginar otros lugares y situaciones. La imaginación
es una fuente importante en este proceso. La maestra solicita una proyección
sobre el texto, y más en concreto, sobre la situación de conflicto central que el
protagonista tiene que resolver, motivando a ser partícipes del desarrollo de la
narración. Estos van a ser los episodios de los desarrollos más autónomos en
los discursos de los niños.

La aportación al discurso viene dada por el juego de la imaginación,


intentando posicionarse ante el conflicto central, se crea una situación nueva y
paralela, un verdadero juego de simulación (Harris, 2005) en un continuo
abierto realidad-ficción. Pero, en lugar de buscar la información causal
consecuente, como la maestra A, la maestra B activa procesos de lectura
dirigidos a integrar la información de la lectura con el conocimiento previo y, por
tanto, a generar explicaciones más propias de textos expositivos que de textos
narrativos. El mayor número de explicaciones se produce a través del uso

19
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

combinado de experiencias e imaginación. La maestra B promueve el respeto


de turnos y el desarrollo de la capacidad de escucha como objetivos
prioritarios, que comparte con la enseñanza tradicional.

Estos objetivos marcan un estilo docente que combina el aprendizaje de


las estrategias formales de una conversación, reflejadas en la disciplina del
turno y el desarrollo de la capacidad de escucha, con las posibilidades que
permiten las demandas abiertas de información. La clave para que éstas
obtengan las respuestas esperadas reside en dar suficientes pautas a los
niños, para que sean capaces de encauzar esa libertad expresiva.

“La comprensión del texto ha sido secundaria, centrándonos en detalles.


Me importa, ante todo, que los niños hablen” (tabla 4: Bloque 2 de la
entrevista a las maestras “Objetivos de las maestras” Maestra B).

Tabla 8-1.
Resultados de los 4 estilos docentes analizados.
METAS OBJETIVOS RESULTADOS

GRUPO Desarrollo de Desarrollar la comprensión Recuperación de la


A comprensión por por medio de la expresión información siguiendo un
medio de la oral orden temporal y lógico
expresión
Ejercitar la capacidad de Elaboración de inferencias
escucha
Descubrir los significados
Generar una regulación centrales de la narración
social que busca la simetría
de turnos de intervención.

GRUPO Ejercicio de Promover la interacción Proyección sobre situaciones


B expresión en social, desde el respeto de imaginadas partiendo de
forma de turnos y la capacidad de experiencias previas.
discusión escucha
Aportar información nueva a la
Iniciar la autonomía en la narración
participación
Descubrir el respeto de las
La comprensión del texto normas de la conversación
es un objetivo secundario

20
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Tabla 8-2.
Resultados de los 4 estilos docentes analizados.
METAS OBJETIVOS RESULTADOS

GRUPO Práctica de Observar distintos estilos Relacionar el cuento con las


C comunidad de de comunicación en vivencias personales
experiencias distintas maestras
Repartir los turnos a partes
Desarrollar la lectura en iguales
grupo reducido
Desarrollar la atención en una
Compartir experiencias lectura en grupo

GRUPO Dinámica de Desarrollar la imaginación Seguimiento del nivel del


D comprensión habla de sus alumnos.
abierta Promover el trabajo en
grupo Aplicar una actividad donde
puedan justificar sus
Aprender a pensar respuestas

Observar el nivel de
comprensión de los mensajes
del cuento

El estilo C.
C.

El estilo C lo denominamos como “experiencial abierto”, puesto que está


centrado en las vivencias de cada niño, independientemente de la comprensión
del cuento.

La maestra es consciente de que cada niño presenta una problemática


afectiva, y renuncia a la comprensión y al repaso secuenciado del cuento, para
platicar, para hablar con sus alumnos, independientemente de si sea
interesante, o venga o no a cuento. Ha descubierto la labor terapéutica del
cuento, y se centra en ella. En ocasiones hace comentarios como si fuera una
más del grupo (es la maestra con mayor porcentaje de afirmaciones). Permite
que los niños usen el texto del cuento como un pretexto para abordar vivencias,
recuerdos, sentimientos, positivos y negativos, descubriendo una labor
terapéutica y afectiva de la conversación. A pesar de esta apertura afectiva, es
un estilo directivo, donde la maestra impone las rutinas, y en ocasiones deja
poco espacio para la continuidad de las intervenciones de sus alumnos.

21
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Las maestras B y C son las más abiertas en los contenidos, y por tanto,
las que tienen más dificultades para centrar los contenidos de los enunciados
de los niños. Su labor como guía se centra en información contenida en el
cuento, pero no en el cuento en sí como tipo discursivo, ni como estructura de
significado. El contenido de sus preguntas tiende a focalizarse en un esquema
simplificado del cuento, ya que el eje no está en la comprensión sino en la
expresión y el respeto de turnos. Manifiestan en la entrevista no esperar que a
esta edad los niños sean capaces de justificar sus respuestas (tablas 2 y 3:
“Los estilos docentes”, apartado 5), con lo que en ocasiones cierran antes de
tiempo la posibilidad de continuidad en el inicio de argumentaciones de los
niños.

Al no centrarse en la secuencia temporal ni en las relaciones causales, y


por tanto en la narración como una estructura consistente en un conjunto de
hechos interdependientes y coherentes entre sí, no promueve la integración de
la información en un todo coherente. Por ello señalamos que más que
construcción grupal, llevan a cabo una recreación didáctica basada en el
aprendizaje del diálogo. Ambas intentan que el repaso del cuento ayude a
recuperar experiencias vividas por el grupo en el aula, pero no terminan de
conseguirlo, porque los niños acuden más a anécdotas personales vividas en
sus entornos familiares. La clave está en que este torrente de expresión de los
niños debe ser bien canalizado por la maestra, para que no se vaya fuera de
los márgenes marcados en la construcción de la conversación didáctica. La
diferencia entre B y C, es que B sí parte de un guion, aunque sea abierto, y
recurre a procesos de imaginación, mientras que C deja más a la improvisación
el desarrollo de la discusión, donde en más de una ocasión se muestra muy
intervencionista.

“La comprensión de cada parte del cuento era secundaria, me importaba


más que los niños fueran al mensaje del valor de cada cuento” (Tabla 5:
Bloque 2 de la entrevista “Objetivos de las maestras”. Maestra C).

22
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

El estilo D.
D.

La maestra D se caracteriza por su “comprensión abierta”, fase intermedia


entre A y B. En el grupo D la maestra se limita a usar las inferencias y la
imaginación, pero sin centrarse en la trama y estructura del cuento, no hay un
repaso secuencial y lógico de las distintas secuencias del texto, como en el
grupo A, se conforma con hacer uso en determinados momentos de ambas,
pero sin darlas continuidad, sin terminar por apostar por ellas. La maestra no
tiene paciencia para ir desentrañando la cadena de eventos interdependientes
que conforman cada texto.

Este estilo se caracteriza por la búsqueda de la argumentación, de


establecer la causa, pero únicamente del significado central, el valor que
sintetiza la lectura del cuento. Domina el andamiaje de focalización en un tipo
de significado central: el valor o moraleja principal del cuento, generando, a
diferencia del grupo A, una revisión abierta del texto.

“He intentado que den con el mensaje y que digan el porqué de sus
respuestas” (Tabla 5: Bloque 2 de la entrevista “Objetivos de las
maestras”. Maestra D).

Discusión: La coherencia entre objetivos y estilos educativos.


educativos.

La puesta en discusión a partir de narraciones es una experiencia de


aprendizaje que va configurando un espacio común, con el aprendizaje en
interacción como proceso, y el inicio del pensamiento crítico como producto. Se
crea en cada grupo un proceso de aprendizaje en interacción. La parte
sustancial de esa interacción es el aprendizaje, y esta experiencia práctica de
taller de cuentos es una experiencia de aprendizaje en interacción.

Los alumnos se sumergen en un proceso de creación colectiva, van


aprehendiendo, haciendo suyos, algunos de los conocimientos que han ido
adquiriendo dentro y fuera de las aulas. En la medida de aprehender, vivenciar
el conocimiento, se crea algo que sabe a propio, sintiendo el alumno su

23
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

asimilación. Algo que puede hacer descubrir el placer por aprender como meta
y proceso. Creación colectiva dentro de un grupo pequeño que revierte dentro
de un contexto social de mayor tamaño. Conjuntamente creamos las bases
para un producto, y meta, que retroalimenta el proceso: el pensamiento crítico.

El proceso de alfabetización no se reduce al desarrollo del aprendizaje


lectoescritor, también se incluye el desarrollo de la lectura crítica, inicio y
posibilidad del pensamiento crítico. Aquí situamos el objetivo central de una
pedagogía con los medios de comunicación social, junto a una pedagogía de la
transmisión oral: introducción tanto en niños como en adultos en el proceso de
comprensión, elaboración y análisis crítico de los mensajes. Este tipo de
alfabetización posibilita una lectura que estudie las múltiples mediatizaciones
de significados del mensaje recibido, y que reflexione sobre la realidad que
presenta.

Detectamos, un creciente temor de los docentes entorno a la influencia


de los medios de comunicación sobre sus alumnos. “Ya me gustaría llegarles
tanto y tan rápido” se repetía una profesora. El olvido de los medios está
suponiendo una de las mayores crisis en la educación formal, demandando un
cambio de actitud. En la esencia del concepto de crisis está el de cambio, no el
de hundimiento. La Escuela debe romper con sus ideales de homogeneización,
con esa búsqueda exclusiva en la racionalidad. Esto aumenta aún más el
sentido afectivo de los medios, el ciudadano los percibe como más cercanos e
inmediatos que los contenidos formales que intenta transmitir la educación. Es
un error que una y otra permanezcan sin darse validez mutua.

Conclusiones

Planteamos un enfoque constructivo y creativo que usa los contenidos y


materiales de la cultura para crear, combinando nuevas formas de cultura,
poniendo a alumnos y profesores al mismo nivel que artistas e investigadores.

24
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Abrimos espacios y experiencias de “re-creación” y “re-construcción”


cultural que diviertan y estimulen al grupo, generando campos más amplios de
significaciones y utilidades compartidas. Los contenidos de información son,
por encima de una comprensión lógica inicial, objeto de reelaboración en cada
grupo de discusión. El problema no está en la elección de los contenidos a
abordar, sino en cómo abordarlos, cómo procesarlos, metodología y
procesamiento de la información relevante, seleccionada con unos criterios
claros de aprendizaje. Hay que conseguir la ilusión de cada niño por participar,
junto a un ejercicio constante de actividades en discusión, y un liderazgo
afectivo y eficaz por parte de cada maestro. Se necesitan horas de práctica
para empezar a ver resultados (Monereo, 2009; Badía et al, 2013).

La formación y entrenamiento metodológico en la formación inicial y


actualización del profesorado, debieran estar lideradas por los profesionales
que mejor supieron ponerla en práctica en sus aulas, formación profunda y
especializada centrada en cómo enseñar a enseñar, y a aprender constructiva
y creativamente en sus áreas de conocimiento.

Los procesos, actividades y métodos tendrán que ser programados y


ensayados en contextos de simulación por los profesores en formación con
grupos reducidos, previendo la investigación los procesos de asimilación, y
retroalimentándose con la observación de la práctica: diarios escritos, registros
de audio y video. La acción metodológica y de procesamiento de la información
es compleja y variable, quizá lo más abierto y difícil de enseñar y aprender. De
ahí probablemente su escaso estudio, a pesar de ser clave para que las
reformas educativas operen en la práctica escolar. Esto supone desarrollar un
número amplio de capacidades y destrezas, de valores y actitudes,
potenciando herramientas mentales con tonalidades afectivas. El ordenador
mental de los aprendices, está cargado de óxido dentro de la escuela pero no
en la vida. Es la escuela la que debe cambiar para adaptarse a la vida y por
ello distintos autores hablan de “aprendizajes funcionales constructivos,
significativos y por descubrimiento” (Fusca, 2004).

25
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Los estilos docentes expresan la necesidad de partir de la madurez


expresiva para poder canalizar el proceso de comprensión en su máxima
plenitud y extensión, a través de una regulación que busca la simetría en el
reparto de turnos de intervención (tablas 4 y 5 “Objetivos de las maestras”). La
labor de andamiaje de las maestras es clave. Su función de guía se muestra
más eficaz cuando las maestras parten del nivel de expresión del niño, y logran
establecer puentes entre las demandas iniciales de las maestras y las
respuestas y propuestas de los niños, generando una estrategia muy útil para
ambos estilos docentes, tanto para la comprensión de la información dada
(Grupo A), como para la aportación de nueva información (Grupo B, C y D).

Dentro del proceso de participación la pregunta o demanda de


información es la forma de participación dominante en las maestras, estrategia
fundamental para construir el andamiaje. Con ayuda de la maestra el niño va
abstrayendo unidades de significado menores, detalles y secuencias, palabras
y frases simples, para ir aprendiendo a sintetizar unidades mayores,
especialmente significados centrales. Esta progresiva apropiación de acciones
que habían partido de la maestra, ayuda a no conformarse con lo que se dice,
sino a descubrir para qué se dice. Y de forma paralela, se intuye un avance en
la selección de información, habilidad creciente para seleccionar la información
importante que subyace a las palabras manifiestas, permitiendo leer las
intenciones de los personajes, que son las causas de los hechos que la
maestra A revisa en forma de secuenciación temporal, y el sentido de la
proyección sobre el conflicto que vive cada protagonista, que demanda la
maestra B, junto con un tertulia de experiencias vividas en la maestra C, y un
repaso de momentos claves en la D.

En el desarrollo de la discusión, todas las maestras cuyas prácticas


fueron analizadas, asumen el control del intercambio formulando preguntas,
pero van liberando al niño de la rigidez del turno, produciéndose una clara
progresión de la interacción entre ellos. En principio sólo por los niños que
parten de una mayor capacidad expresiva, para al final del curso extenderse a
gran parte de los niños observados.

26
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

La estructura de la directividad de las maestras, que fomentan una


distribución de secuencias de turnos de intervención marcadas por las díadas,
a una intervención de la maestra sucede la del alumno, y cada intervención del
niño suele ir precedida y seguida por otra de la maestra, con porcentajes
similares. Las maestras consiguen en contadas ocasiones, secuencias de
intervención donde participan todos los niños del grupo de discusión sin que
intervenga la maestra. Por tanto, la regulación comunicativa se muestra
independiente de las diferencias observadas en los objetivos marcados, y en
los estilos docentes.

Los niños con bajos niveles de expresión, que coinciden con una baja
participación en los turnos de intervención, no llegaron nunca a romper con el
esquema diádico. En cambio, se consiguen aportaciones de gran valor y
riqueza en los niños de niveles más avanzados. Las maestras aprenden a
elaborar una variedad de preguntas a partir de la retroalimentación de sus
propios alumnos, asimilando su práctica docente. Son conscientes de los
niveles de expresión y comprensión que tiene cada alumno, pues son tres
cursos los que van a compartir con ellos. Intentan superar un nivel de
“comprensión literal”, por otro más “interpretativo”, hasta llegar a uno más
“aplicado”, empleando diariamente estrategias metacognitivas con sus
alumnos, elaboran un autoconcepto más amplio como docentes (Burón, 1993).

La coherencia entre objetivos y estilos educativos sugiere la presencia


de una conexión entre la producción lingüística del niño y el estilo de
interacción que promueve el docente, en tanto se oriente éste hacia la
construcción grupal del relato (Borzone y Rosemberg, 1994, y Borzone 2005), o
hacia la recuperación de información parcial; ya sea del cuento, o de
experiencias y conocimientos previos. La reconstrucción grupal de cada relato
promueve el uso de estrategias de discurso narrativo, y favorece los procesos
de comprensión (Gárate, 1994). La coherencia del relato implica
necesariamente la focalización en los componentes estructurales, y en las
relaciones temporales y causales entre los sucesos (Bruner, 1997, 2004).

27
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

En el proceso de elaboración de la información, las maestras repiten


para remarcar la importancia de lo que se dice, y como indicador de su
implicación en la actividad, sobre todo en los momentos que los niños no son
capaces de continuar el discurso. En su labor de andamiaje es clave la
estrategia de reelaboración de la información, guía que se muestra más eficaz
cuando las maestras parten del nivel de expresión del niño, y logran establecer
puentes entre sus demandas iniciales y las respuestas de los niños, generando
una estrategia muy útil, tanto para la comprensión de la información dada
(Grupo A y D), como para la aportación de nueva información (Grupo B y C).

En este trabajo se ha analizado un tipo de actividad que promueve el


diálogo inter e intrapersonal acerca de los conceptos e ideas introducidas en el
aula, enganchando a los estudiantes en la resolución de problemas complejos
y poco estructurados dentro de contextos auténticos y aplicando conceptos y
principios a situaciones nuevas y desafiantes. Esta y otras estrategias deberían
ponerse a prueba tanto en la formación inicial y continua de los profesores e
informar sobre sus resultados de investigación toda la comunidad educativa
(Hyslop-Margison y Strobel, 2008).

Schön (1998) realiza una primera aproximación global en este ámbito, al


desarrollar su concepto de “configuración del profesional reflexivo”, que incidió
en la importancia de la dimensión artística de la docencia. A partir de su
planteamiento en el que propone la necesidad de invertir la lógica, y de no
pensar cómo se debe aplicar el conocimiento científico, sino cómo las practicas
docentes son capaces de manejar las zonas indeterminadas. En las últimas
décadas se ha hecho más explícito el carácter interdisciplinario de los estudios
cualitativos. Y con ello, de una “morfogénesis didáctica” como proceso
dinámico, complejo, autoorganizativo y multireferencial donde el contenido
emerge como forma. Esta didáctica, que se ha denominado “apreciativa y/o
generativa” (Jove, 2002: 25-26), crea una serie de acciones específicas:

1. Visualiza la situación didáctica como posibilidad, el punto de partida no


es el déficit del alumnado sino la “potencia de sus posibilidades”.

28
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

2. Parte de una “mirada apreciativa”, positiva, del sujeto.

3. Trasciende un pensamiento crítico y lo convierte en “generativo”. Busca


reinventar las posibilidades para el cambio y la acción.

4. Se trata de una situación más “colaborativa” que dirigida.

5. Trabaja con distintos lenguajes: verbales, no verbales, corporales,


visuales, tecnológicos…

6. Crea con el imaginario y la visualización.

7. Es transdisciplinar y compleja.

Las conclusiones provisorias nos invitan a repensar la complejidad del


vínculo entre estrategia y resultado educativo, y no caer en la simplificación de
buscar relaciones causales del tipo innovación pedagógica igual mayor
aprendizaje, y modelo técnico tradicional igual aprendizaje mecánico y
repetitivo (Rodríguez, 2001; Rivera et al., 2009). Un recurso tradicional (como
el verbalismo y la exposición, por ejemplo) puede transformarse en un potente
instrumento de aprendizaje si logra el conflicto cognitivo y el cambio conceptual
necesario para que el alumno logre construir conocimiento nuevo y aprendizaje
significativo. Por otra parte, leer en grupo y fomentar la participación de equipos
pueden caer, en la trampa del falso activismo, al considerar la actividad como
buena en sí misma, y pueden servir, en lugar de desarrollar el aprendizaje
comprensivo, a imponer el viejo esquema de reforzamiento de la memoria
mecánica y aprendizaje individual (Pozo et al., 2006). Hoy todos somos
constructivistas (Delval, 2001), pero hasta cierto punto…

Referencias

Badia, A., Monereo, C. & Meneses, J. (2014). Academics’ feelings about their
teaching: An exploration through the semantic differential technique.

29
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Universitas Psychologica, 13(1). Recuperado de:


http://revistas.javeriana.edu.co/sitio/psychologica/sccs/num_sig.php?.

Bruner, J. (1997). La educación, puerta de la cultura. España: Aprendizaje


Visor.

Bruner, J. (2004). Realidad mental y mundos posibles. España: Gedisa.

Carmona, P. (2013). Teorías implícitas de la creatividad construidas por


docentes de didáctica de la UPEL-IPB. Educare, 17 (3), 4-26.

Cole, M. (1996). Psicología Cultural. España: Morata.

Coll, S. (2006). Lo básico de la educación básica. Revista Electrónica de


Investigación Educativa, 8 (1).

Delval, J. (2001). Hoy todos son constructivistas. Educere, 5 (15), 353-359.

Fernández, C. M. (1994). Una aproximación biográfica al desarrollo profesional


de maestros de educación infantil: Ciclo vital, identidad, conocimiento y
cultura. Tesis de Doctorado. Universidad de Granada.

Fusca, C. B. (2003). Las prácticas cotidianas de interacción lingüística en


Rutinas y rituales en la educación infantil: ¿cómo se organiza la vida
cotidiana? Colección: 0 a 5, la educación en los primeros años.
Argentina: Ediciones Novedades Educativas.

Gómez, V. & Guerra, P. (2012). Teorías implícitas respecto a la enseñanza y el


aprendizaje: ¿Existen diferencias entre profesores en ejercicio y
estudiantes de pedagogía? Estudios Pedagógicos, XXXVIII(1), 25-43.

González, J (2006). Metodología para el análisis de la construcción conjunta


del conocimiento a partir de narraciones [en línea]. Revista
Iberoamericana de Educación, 39 (3), 1-10.

30
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

González, J. (2011). El maestro que aprende: más allá de teorías implícitas. La


coherencia entre objetivos y estilos educativos. Apuntes de Psicología,
30 (1), 5-22.

Hyslop-Margison, E. & Strobel, J. (2008) Constructivism and education:


missunderstanding and pedagogical implications. The Teacher Educator,
43, 72-86.

Inostroza, C. & Quijada, J. (1998). Teorías implícitas: aprendizaje e


implicaciones. Apsique, 32, 14-28. Recuperado de:
http://www.apsique.com/wiki/ApreImpli

Jové, J. J. (2002). Arte, psicología y educación. España: Machado Libros.

Korthagen, F. & Vasalos, A. (2008). Levels in Reflection: towards tailor-made


Supervision of teaching Practice. Recuperado de:
http://www.uu.nl/uupublish/content/LevelsinreflectionDEF.doc

Lunenberg, M., Korthagen, F. & Swennen, A. (2007). The teacher educator as a


role model. Teaching and teacher education, 23, 586-601.

Liston, D., Borko, H. & Whitcomb, J. (2008) The teacher educator's role in
enhancing teacher quality. Journal of Teacher Education, 59(2), 111-116.

Marrero, J. (1993) Las teorías implícitas del profesorado: vínculo entre la


cultura y la práctica de la enseñanza. En Rodrigo M. J, Rodríguez A. &
Marrero J. (1993). Las Teorías Implícitas (243-270). España: Visor.

McClelland, J. & Rumelhart, D. (1986). Parallel Distributed Processing. EUA:


MIT Press.

Mercer, N. (1997). La construcción guiada del conocimiento. España: Paidos.

Mercer, N. (2001). Palabras y mentes. España: Paidós.

Monereo, C. & Dominguez, C. (2014). La identidad docente de los profesores


universitarios competentes. Educacion XXI, 17 (2), 83-104.

31
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Monereo, C. Badía, A., Bilbao, G. Cerrato, M. & Weise, C. (2009). Ser un


docente estratégico: cuando cambiar la estrategia no basta. Cultura y
Educación, 21(3), 237-256.

Pontecorvo, C. y Orsolini, M (1992). Analizando los discursos de las prácticas


alfabetizadoras desde la perspectiva de la actividad. Infancia y
Aprendizaje, 58, 125-141.

Pozo J.L. (1996). Aprendices y Maestros. Primera edición. España: Alianza.

Pozo, J, I., Scheuer, N., Mateos, M. & Pérez, E. M. (2006). Las concepciones
de los profesores de educación primaria sobre la enseñanza y el
aprendizaje. En Pozo, J., Scheuer, N., Pérez, E. M., Mateos, M., Martín,
E. & De la Cruz, E., Nuevas formas de pensar la enseñanza y el
aprendizaje (171-188). España: Graó.

Pozo, J. L. (1998). Las relaciones entre conocimiento implícito y conocimiento


explícito en el aprendizaje y la instrucción. Seminario sobre Perspectivas
Actuales en Psicología Cognitiva. Universidad Autónoma de Madrid.

Rivera, E., De La Torre, E., y Trigueros, C. (2009). Formar docentes, formar


personas: la formación inicial del profesorado desde una propuesta
sociocrítica. Ciclo sobre Complejidad y Modelo Pedagógico. Recuperado
de: http://www.tendencias21.net/ciclo/un-centro-para-formacion-en-la-
complejidad-de-educadores-ydocentes-dara.html

Rodríguez, E. (2001). Teorías implícitas del Profesorado y Modelos de


Formación Docente. Contexto Educativo, 28(4). Recuperado de:
http://contexto-educativo.com.ar/2003/4/nota-08.htm.

Rogoff, B. (1993). Aprendices del pensamiento. España: Paidós.

Schön, D. A. (1998). El profesional reflexivo: cómo piensan los profesionales


cuando actúan. España: Paidós.

32
Capítulo 1: Autorregulación Docente en Procesos de Discusión Infantil

Schwandt, T. (2003). Three epistemological stances for qualitative inquiry:


interpretivism, hermeneutics, and social constructionism. En K.D.
Norman, & Y. Lincoln, Collecting and Interpreting Qualitative Materials.
Inglaterra: Sage.

Vygotsky, L. S. (1989). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores.


España: Crítica.

Vygotsky, L. S. (1995). Pensamiento y lenguaje: España. Paidós.

Wertsch, J. V. (1988). Vygotsky y la formación social de la mente. España:


Paidos.

Zucchermaglio, C. & Scheuer, N. (1996). Children dictating a story: is together


better”? En C, Pontecorvo, M, Orsolini, B. Burge, & L.B. Resnick.
Children´s early text construction. Inglaterra: Mahwah, N.J, Lawrence
Erlbaum associates, publishers.

33
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Autorregulación Académica en los


Procesos de Formación Docente de las
Escuelas Normales
Academic Self-
Self-Regulation in the Process of Teacher Education in
Normal Schools
2
Capítulo

Martín Muñoz Mancilla


Patricia Robles Estrada
Resumen

El promover a valorar la importancia del Palabras clave:


clave: Aprendizaje, formación,
aprendizaje ha empezado a cobrar cada compromiso
día una mayor importancia dado que en los
últimos años en el campo laboral se Abstract
requieren personas preparadas y con
ciertos rasgos de formación como: Promoting to value the importance of
responsabilidad, autonomía, constancia, learning has begun to take every day more
perseverancia, respeto, humildad, important because in recent years in the
puntualidad, tolerancia, predisposición al workforce specialized people with certain
trabajo en equipo, etc. En el sistema features of training as required:
educativo se habla de autorregulación responsibility, autonomy, perseverance,
académica, de ahí que se pretenda que los perseverance, respect, humility punctuality,
estudiantes sean responsables de su tolerance, willingness to work in a team,
propia formación y fortalezcan por sí etc. In education speak of academic self-
mismos su aprendizaje; en ese sentido se regulation, hence it is intended that
justifica el modelo de formación por students are responsible for their own
competencias donde involucran training and strengthen their learning by
conocimientos, actitudes y valores. Con themselves so they can better compete; in
base en el desarrollo de esta investigación that sense the model of skills training which
se revisó literatura referente al tema, se involve knowledge, attitudes and values is
analizaron algunos planes y programas de warranted. Based on the development of
estudios, y se entrevistaron algunos sujetos the research literature on the subject is
participantes en su aplicación, para reviewed, some plans and curricula were
conocer de qué manera se ha venido analyzed, and some participating subjects
dando la formación de los formadores. were interviewed in their application, to
Entre los principales hallazgos se know how has been taking the training of
encontraron rasgos que promueven la trainers. Key findings traits that promote
autorregulación académica en los academic self-regulation in the various
diferentes planes y programas de estudio, plans and programs of study, some
algunos disfrazados por el cambio como disguised by change as Arnaut (1998)
diría Arnaut (1998), otros, sólo fueron moda would be found, others were just fashion
y desaparecieron; sin embargo, se and disappeared; however, traits that
encontraron rasgos que promueven la promote training and lifelong learning were
formación y el aprendizaje permanente. found.

Keywords: Learning, training, commitment

34
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Introducción

La autorregulación académica es un tema que cada día cobra una mayor


importancia en el ámbito educativo. Por lo que constantemente se destaca
tanto en las políticas educativas, como también en los diferentes ámbitos
escolares, dado que promueve el desarrollo de ciertas capacidades y
habilidades, tales como: la autonomía, la reflexión, el pensamiento, la
consciencia, el análisis, los sentimientos y la perseverancia para lograr
procesos de formación personal y social. Por tanto su importancia estriba en la
adquisición de conocimientos y competencias para la incorporación al campo
laboral y su adecuación con las condiciones y constantes cambios que
caracterizan la era de la información y del conocimiento. De ahí que sea
considerado un tema significativo y trascendente para ser analizado en las
instituciones donde se preparan los futuros docentes para la educación básica;
es decir, las escuelas normales.

En este sentido, se plantearon las siguientes interrogantes: ¿cómo se


comprende la autorregulación académica en las instituciones formadoras de
docentes? ¿De qué manera ha estado integrada dentro de los planes y
programas de estudio en la historia de las escuelas normales? o planteada con
otros términos que permitan conocer no sólo su importancia histórica, sino
también poder destacar que es un tema relevante y de actualidad. ¿Cuáles son
las razones por las que la autorregulación académica ha empezado a ocupar
un lugar central en los procesos de formación docentes para la educación
básica que se desarrollan en dichas instituciones educativas en México?

Para poder sustentar dichas interrogantes se planteó el siguiente


supuesto: “si bien, algunos rasgos que se contemplan en la autorregulación
académica como proceso de formación han estado presente en los diferentes
planes y programas de estudio que se han desarrollado en las escuelas
normales en México, se puede sustentar que ha sido en los últimos años
cuando se ha configurado un nuevo escenario con base a las recomendaciones
internacionales, dónde la autorregulación académica forma parte de las
políticas educativas y necesidades sociales que deben desarrollar las nuevas

35
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

generaciones para poderse incorporar al campo laboral de acuerdo a los


requerimientos que caracterizan la era de la información y del conocimiento.”

Una vez planteadas las interrogantes y el supuesto del trabajo se


planteó el propósito de. Analizar de qué manera la autorregulación académica
ha estado presente en los planes y programas de estudio de las escuelas
normales y conocer la manera en que se desarrolla en los procesos de
formación de docentes para poder obtener elementos que permitan
comprender y sustentar que en la actualidad forma parte de las políticas
educativas y de los requerimientos para la incorporación de los egresados al
campo laboral donde predomina la calidad y la competitividad.

La metodología utilizada para abordar este tema de estudio fue el


análisis curricular, específicamente mediante la revisión de los planes y
programas de estudio qué se han aplicado en las escuelas normales de
México, así como la investigación documental y de campo. De la primera se
destaca la revisión y análisis de textos que abordan la temática, mientras la
segunda permitió el levantamiento de información.

Entre las técnicas de investigación utilizadas se aplicó la observación


participante por ser una de las técnicas de investigación cualitativa que
permiten al investigador integrarse en la mayor medida posible en las
comunidades educativas e interactuar con los sujetos, en este caso con
maestros de las escuelas normales, alumnos y padres de familia.

De manera semejante se retomó la entrevista a profundidad, partiendo


de las características requeridas para este tipo de investigación. El desarrollo
de este tipo de entrevistas planteo la necesidad de reiterados encuentros con
los participantes principalmente con ex directivos de escuelas normales y
docentes con más de treinta años de servicio quienes por su experiencia vivida
en diversas reformas educativas compartieron diversos elementos que
permitieron comprender la manera en que ha evolucionado dicho nivel
educativo.

36
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Ambas técnicas permitieron entre los participantes adaptar un diálogo de


confianza para poder actuar y hablar libremente. A los entrevistados se les
otorgó suficiente confianza para que se expresaran tanto en el marco de su
experiencia vivencial, como el de su reflexión y opinión sobre los cambios que
se han dado en los procesos de formación de docentes, por lo que los
aportaciones y resultados recabados en la investigación de campo fueron
significativos para la construcción de este trabajo y para valorar la importancia
que tienen los sujetos de desarrollo curricular.

De acuerdo con Alicia de Alba (1991), se reconocen tres tipos de sujetos


que intervienen en la definición y desarrollo del proyecto y proceso de
formación, a saber: los sujetos de sobredeterminación, los de diseño y los de
desarrollo curricular. Los primeros engloban grupos y organismos que por el
lugar que ocupan definen la dirección y sentido del curriculum, en la actualidad
se identifican los organismos internacionales y las dependencias
gubernamentales, así como los sindicatos. De los segundos se refiere a los
especialistas y encargados de elaboración de los planes y programas de
estudio, y de los terceros a maestros y alumnos quienes desarrollan y adaptan
los planes y programas de estudio.

Para este análisis, se partió de la premisa de reconocer que la formación


del investigador y las características del objeto de estudio convergen de alguna
manera para la selección y construcción del objeto, el desarrollo metodológico,
la interpretación, la comprensión y reflexión para llegar a obtener ciertos
hallazgos y conclusiones.

De acuerdo con las características del objeto de estudio se retomaron


elementos del análisis curricular, por lo que fue necesario, primero, investigar
desde dónde, cómo, cuándo, por qué y quiénes fueron consolidando las
condiciones apropiadas para la implantación del modelo neoliberal que
promueve una lógica económica de libre mercado y de competitividad. Gracias
a estas nuevas condiciones, la política educativa modernizadora implantó el
modelo de formación por competencias, la formación para el trabajo y, en el

37
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

caso de las escuelas normales, el fortalecimiento de la formación para el


trabajo docente.

Se considerara necesario destacar que de acuerdo con la información


revisada en este tipo de trabajos, no existe una metodología única, puesto que
se han aplicado métodos sobre encuestas, clínicos, de corte etnográfico, teoría
de sistemas, análisis de discurso, entre otros.

Se parte del reconocimiento de que se ha configurado un nuevo orden


social caracterizado por la globalización, el neoliberalismo, el desarrollo
científico y tecnológico y una sobredeterminación de lo económico promovido
desde los organismos internacionales como: el Banco Mundial (BM), el Fondo
Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y
Desarrollo Económico (OCDE).

Sin embargo, en su puesta en marcha se han presentado muchas


contradicciones, problemáticas e inestabilidad en todos los aspectos, a lo que
Alicia de Alba (1991), denomina una crisis estructural generalizada, lo que
permite evidenciar que vivimos en una coyuntura de cambios, inestable y de
constante evolución.

Fue precisamente mediante el análisis histórico evolutivo una de las


estrategias de investigación que permitieron dar cuenta que si bien con la
implantación del modelo neoliberal y el modelo de formación por competencias
han promovido la autorregulación académica, algunos de los rasgos que la
integran se encuentran en los modelos de formación de docentes que se han
desarrollado en México.

Para una explicación lógica y congruente se presentan las siguientes


temáticas: Dimensiones del concepto autorregulación académica; Pertinencia
de la autorregulación académica como política; Importancia de la
autorregulación académica en la formación de docentes; Tendencia hacia un
modelo educativo nacional; Tendencia hacia la modernización del país e
influencia internacional; La formación docente en la época neoliberal, Las

38
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

tecnologías de la información y el inglés en la reforma 2012, Reflexiones finales


y Bibliografía, tal y como se exponen en los siguientes apartados.

Dimensiones del concepto de autorregulación académica

Por las características que posee dicho concepto es considerado polémico,


complejo, polisémico, y compuesto. Polémico, porque al hablar de él causa
polémica, debate e incertidumbre. Complejo porque para su explicación se
encuentran múltiples interrelaciones con otros términos. Polisémico, porque
posee una diversidad de significados por lo que en ocasiones se habla del
mismo tema desde diferentes puntos de vista. Compuesto, dado que está
integrado por otros conceptos, como lo son: auto, regulación y académica. Por
tanto, para poder comprender cada uno de ellos resultó necesario rastrear los
significados que convergen desde su raíz etimológica, así como su historia y
evolución.

El primero de ellos que se refiere al concepto de auto, el cual proviene


del latín actus, participio del agere,“obrar.” De ahí que sea considerado como
un prefijo de una infinidad de palabras, dado que alude al significado de
“propio” y “por sí mismo”, donde el sujeto da cuenta de su dedicación,
responsabilidad, perseverancia y disciplina.

El segundo de ellos que se refiere a regulación, proviene del latín


regularis, que alude a regular a una norma o regla. Por tanto, se le relaciona
con lo “ajustado conforme a la regla”, o “determinar las reglas o normas a que
deben sujetarse las personas”. Es decir, se le relaciona con “la acción de
regular” o de “regularizarse”. En palabras de Villanueva (2002), el
funcionamiento de un sistema a determinados fines, determina las reglas o
normas a que deben ajustarse las personas.

Una vez investigados etimológicamente los conceptos de auto y


regulación fue posible comprender que el término de autorregulación alude al
hecho o efecto de autorregularse, a la capacidad que se posee para regularse

39
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

a sí mismo, lo cual supone un equilibrio por lo que es considerado como un


sistema de estrategias que algunas especies establecen para cultivar su
crecimiento. En el caso de la especie humana se caracteriza por su capacidad
de lenguaje, pensamiento y de vivir en sociedad, a decir de Villanueva (2002),
como sujetos sistémicos nos autorregulamos mediante un conjunto de normas
y reglas en la relación con el Estado, la época y la sociedad, mediante el
cumplimiento de derechos y obligaciones.

Por su parte, el término Académica posee sus orígenes en la cultura


Griega, se le atribuye el nombre dado por los atenienses a un jardín donde se
cultivaban plátanos y olivos, que fue legado de la República por un
contemporáneo de Teseo, llamado Academo; a dicho lugar concurría Platón
para enseñar filosofía, y después de su muerte, en su honor, sus discípulos
siguieron asistiendo con frecuencia. De esta coincidencia procede el nombre
que en un principio se diera a la doctrina de Platón llamada Filosofía
Académica, y gracias a ella, a dichos discípulos se les llamó académicos.

Posteriormente, se otorgó el nombre de academia a la integración de


grupos de personas que se reunían con la finalidad de compartir elementos de
cultivo y adelantamiento, ya fuera de ciencias, artes, bellas artes, entre otros,
por lo que en la academia a menudo se compartían reflexiones, puntos de
vista, no sólo de lo que la naturaleza les ofrecía, sino también de lo que el
hombre creaba, transformaba y compartía, tanto de manera personal como de
grupo, lo que provocaba mayor enriquecimiento para sus argumentaciones y la
creación de nuevos conocimientos.

Es así como esta forma de trabajo llegó a las IES, asociado a una
reunión de trabajo de docentes, quienes mediante dicho espacio ponen en
práctica la teoría mediante el análisis, la exposición y el debate de las
problemáticas de sus respectivas realidades. De tal forma, el trabajo de
academia se implementó en los países de occidente y desde sus orígenes se le
empezó a relacionar con el pensar teórico, filosófico y con los procesos de
investigación; de tal manera que desde sus inicios el trabajo de academia se

40
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

empezó a caracterizar como una actividad reflexiva y sistemática, que se


fundamenta en la aplicación y sustentación de conocimientos y saberes.

En este sentido la autorregulación académica es comprendida como la


capacidad de cada sujeto para poder ajustarse y adaptarse a las normas y
reglas, derechos, deberes, obligaciones, y al cultivo de sus pensamientos,
conocimientos, saberes y valores enmarcados en el plano personal y social,
sus intereses y necesidades ocupan un lugar central para poder desarrollarse
en mundo cada vez más dinámico y cambiante.

Por tanto, la autorregulación académica es de vital importancia para la


incorporación de las nuevas generaciones a los nuevos procesos que se
enmarcan en la era de la información y del conocimiento, ya que por la
influencia de la revolución tecnológica, tal y como lo sustenta Manuel Castells
(1996), está modificando la base de la sociedad a un ritmo acelerado. De no
ser así, podríamos quedar atrapados en lo que García Canclini (2004), analiza
como: diferentes, desiguales y desconectados. De ahí la importancia de
impulsar algunos rasgos que promueven la autorregulación académica a la
política y a los sistemas educativos.

Pertinencia de la autorregulación académica como política.


política.

Desde las décadas de los ochenta y noventa se empezaron a reconocer una


serie de procesos de reforma que trajo consigo la globalización y el
neoliberalismo para muchos países, y que gradualmente empezaron a
configurar la educación en México. A decir de Noriega Chávez (1996), una
mayor participación de la sociedad en la educación, el énfasis en la gestión de
las instituciones, y la importancia de mejorar la formación de maestros para
poder mejorar la calidad de los servicios educativos, donde el aprender a
aprender empezó a integrarse y caracterizar a los sistemas educativos que se
encaminaron a la formación por competencias.

41
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Asimismo se desarrollaron una serie de eventos e indicadores que se


destacaron por promover una mayor oportunidad para la mejora de la
educación para todos, y con ello la promoción y difusión de la autorregulación
académica en los sistemas educativos. Entre estos eventos se destacan: el
bachillerato internacional, la Asociación Internacional para la Evaluación del
Rendimiento Escolar, la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos,
celebrada en Jomtien en 1990, entre otros.

Fue precisamente en ese tipo de eventos donde se propuso construir las


bases de un futuro común, destacando una gran importancia a la educación
para todos, y así poder afrontar las nuevas condiciones de una sociedad
mundial, dónde la globalización, el neoliberalismo y el avance de la ciencia y
tecnología promovían grandes transformaciones en todos los aspectos de la
vida.

La importancia de la educación estriba en que promueve el desarrollo


personal y social. De ahí que se le haya atribuido la función de que quienes
accedan a ella fructifiquen sus talentos y capacidades de creación, por lo que
cada uno de ellos se responsabiliza de sí mismo, de su desarrollo académico y
de su proyecto personal; es decir, se empezó a construir un nuevo discurso
educativo donde se destacó la importancia de la autorregulación académica
como política educativa.

Al respecto, Jacques Delors (1996), sustentó la importancia de promover


que el nuevo ciudadano posea el gusto y el placer de aprender, la capacidad
de aprender a aprender, la curiosidad del intelecto. Por tanto, se requería
implantar una educación para toda la vida, donde todos aprendamos a
aprender. Los cuatro pilares del conocimiento propuestos fueron: aprender a
conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser, tal y como
se presenta un panorama general de cada uno de ellos.

Aprender a conocer: se considera medio y finalidad de la vida, medio por


aprender a comprender el mundo que le rodea, el vivir con dignidad y el
desarrollo de capacidades profesionales y de comunicación. En cambio como

42
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

finalidad, es el placer de comprender, de conocer y de descubrir. La valoración


del incremento del saber permite comprender mejor las múltiples facetas del
entorno humano, favorece la curiosidad intelectual, estimula el sentido crítico, y
permite descifrar la realidad, adquiriendo autonomía del juicio. Por tanto, el
aprender a conocer, alude al aprender a aprender, a la ejercitación de la
atención, de la memoria y del pensamiento.

Aprender hacer: posee estrecha relación con la formación profesional, se


destaca el futuro de las economías que están supeditadas a su capacidad de
transformar el progreso de los conocimientos en innovaciones generadoras de
nuevos empleos y empresas. Se privilegia la formación de competencias
específicas de cada persona que combina la calificación de la formación
técnica y profesional, el comportamiento social, la aptitud para trabajar en
equipo, la capacidad de iniciativa y la de asumir riesgos.

Aprender a vivir juntos: se parte de reconocer que este aprendizaje


constituye una de las principales empresas de la educación contemporánea. Se
destaca la idea enseñar la no violencia en la escuela. El tema central es el
descubrimiento del otro, donde la educación tiene una doble misión que es la
de enseñar la diversidad de la especie humana y la de contribuir a una toma de
conciencia de las semejanzas y la interdependencia entre todos los seres
humanos. Por tanto, se sugiere la promoción de eventos culturales y
deportivos, programas de apoyo a los desfavorecidos, acción humanitaria,
servicios de solidaridad, etc.

Aprender a ser: se parte de la premisa que la educación debe contribuir


al desarrollo global de cada persona: cuerpo, mente, inteligencia, sensibilidad,
sentido estético, responsabilidad individual y espiritualidad. Por lo que no se
puede menospreciar la educación en ninguna de sus posibilidades de cada
individuo: memoria, razonamiento, capacidades físicas, aptitudes de
comunicación, etc.

Con base a lo expuesto anteriormente, se puede sustentar que se le


atribuye a la educación una gran importancia tanto en el desarrollo personal

43
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

como en el social. De ahí que la autorregulación académica posea íntima


relación con estos cuatro pilares, por tanto, es necesario concientizar a las
nuevas generaciones sobre la necesidad de aprender a aprender y de
aprovechar todas las posibilidades de aprender que se le presenten durante
toda la vida.

El que un sujeto posea conciencia de la importancia de la


autorregulación académica tendrá mayor oportunidad de poder adquirir una
serie de elementos teóricos, técnicos, metodológicos y prácticos que le
permitan desarrollarse de mejor manera en un mundo competitivo y cambiante
que permea el campo laboral. Tal como es el caso del trabajo docente que ante
los rápidos y profundos cambios requirió nuevos conocimientos, tales como: de
informática educativa, de inglés y de las nuevas teorías educativas, de ahí la
trascendencia de la siguiente temática.

Importancia de la autorregulación académica en


en la formación de formadores

Como se ha venido sustentando la autorregulación académica es considerada


un requerimiento que los seres humanos necesitan para poderse adaptar y
desarrollar de manera eficiente en una sociedad cada vez más dinámica,
cambiante y competitiva, ya que entre los principales elementos que la integran
se destacan: las capacidades, los intereses y la disposición para aprender a
aprender.

Desde la perspectiva socio- constructivista se considera que el sujeto es


un constructor de sus conocimientos, con base a los elementos que le ofrece
el entorno y la interacción que tiene con los objetos de conocimiento. En esta
relación dialéctica y en ese sentido, a la autorregulación académica se le
relaciona con: la motivación, la reflexión, la autonomía, las necesidades y el
libre albedrio que se tiene en los complejos procesos de formación. Por tanto,
se considera de vital trascendencia que en los procesos de formación de los
futuros formadores posean elementos, espacios, y contenidos donde se
promueva la autorregulación académica.

44
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Así pues, en las escuelas normales se desarrolla un proceso complejo


de formación de docentes, ya que en estas instituciones educativas cursan su
formación inicial la gran mayoría de los docentes que laboran en la educación
básica; por tanto, los perfiles de ingreso, la manera en que se organiza y
conduce el proceso enseñanza aprendizaje, las estrategias que se utilizan para
tal fin, así como las formas de avaluación, influyen de manera directa para el
logro de los perfiles de egreso y para promover una formación constante y
permanente en los futuros maestros.

Por lo tanto, ante los bajos resultados obtenidos en los diferentes


exámenes, tanto a nivel nacional e internacional; es decir, los resultados de las
evaluaciones que se realizaron tanto en la educación normal, como en la
educación básica. La primera la realizó el Centro Nacional de Evaluación para
la Educación Superior A.C. (CENEVAL).

En la segunda se aplicaron los exámenes, Evaluación Nacional para el


Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE), así como el Programa
Internacional para evaluación de estudiantes (PISA), con base a los resultados
obtenidos se ha evidenciado que los estudiantes de México ocupan uno de los
últimos lugares de aprovechamiento escolar entre los países miembros de la
OCDE, de ahí que se cuestione severamente a las diferentes instituciones
educativas que coadyuvan en los procesos de formación de las nuevas
generaciones, como son las escuelas de educación básica y las instituciones
formadoras de docentes.

De estás ultimas instituciones, desde décadas pasadas diversos autores


ya habían desarrollado trabajos de investigación educativa y difundido algunos
de sus resultados donde se evidenciaba ciertas problemáticas en los procesos
de formación de docentes.

Entre los más significativos se destacan: la mayor importancia que se le


otorga a lo instrumental y a la presentación personal, como: que lleven
uniforme, pelo corto, calzado limpio y lustrado, elaboración de material
didáctico en detrimento de la formación académica (Reyes Esparza, 1993); la

45
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

falta de potencialización de su infraestructura y vida endogámica que se viven


en estas instituciones encerradas en sí, y para sí (Latapí,1998, 2003); la falta
de una cultura para el desarrollo de la investigación y de la escritura, ante la
predominancia de la docencia y la cultura oral (Noriega Chávez, 1990, 1999).

Ante el reconocimientos de diversas problemáticas, de bajos resultados,


de una baja calidad y de una masiva formación de egresados, las escuelas
normales fueron severamente criticadas por los diferentes medios de
comunicación; incluso se llegó a escuchar comentarios sobre su desaparición,
y dejar la responsabilidad de la formación de docentes a otras instituciones de
educación superior, principalmente a las universidades, tal y como ha sido la
tendencia en otros países que tenían un sistema educativo similar al de nuestro
país.

Sin embargo, a decir de la SEP (1997), en el caso de México se valoró la


importancia que han tenido las escuelas normales en la historia de nuestro país
y en la formación de las nuevas generaciones, por lo que para poder mejorar la
preparación inicial de los futuros docentes se diseñó el Programa de
transformación y mejoramiento académico de las escuelas normales, donde se
dotó como en ninguna otra época en la historia de nuestro país, de recursos
financieros para poder mejorar su infraestructura, de ahí que el internet, los
sistemas de cómputo, los laboratorios de idiomas y bibliografía se hayan
convertido en medios para la mejora académica.

Después de casi dos décadas de la puesta en marcha de dicho


programa se puede sustentar que se han dado cambios significativos en los
procesos de formación de docentes ya que los alumnos de las escuelas
normales, a los que se les ha denominado docentes en formación poseen
diferentes medios para poder investigar y acceder al conocimiento, como lo son
el internet, las redes sociales, etc.

A diferencia de décadas pasadas, donde el docente era principalmente


quien poseía la bibliografía para poder acceder al conocimiento, y por lo tanto,
quien poseía la verdad. En ese contexto, el dictado, la memorización, la

46
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

elaboración de diversos materiales y la resolución de exámenes permeaban los


procesos de formación docente y con ella la dinámica de la educación básica
donde se incorporan los estudiantes al egresar, ya que persiste la premisa de
que el docente desarrolla sus procesos de enseñanza de la manera y el
ejemplo con que se fue formado y educado.

En los últimos años se pueden destacar diferentes cambios, y más que


un aprendizaje mecánico donde los alumnos se limiten a responder lo que el
maestro pide y solicite, se pugna por promover un aprendizaje dinámico, activo,
creativo, dónde el sujeto interactúa con diferentes medios para poderlo
construir y con base a sus aprendizajes previos lo hace significativo y al
ambiente sociocultural, tal y como lo propone Vygotsky (1999).

Las propuestas constructivistas y los resultados de la investigación


educativa presentaron evidencias que cuestionaron el grave problema del
tradicionalismo imperante en esa época, y que por muchos años se
transmitieron conceptos considerados estáticos, fijos, rutinarios, memorísticos,
repetitivos e inmutables, a lo que se relaciona con lo que Pablo Freire (1998),
denomina educación bancaria en el sentido de sumar y acumular.

El caso de la formación de maestros ante un mundo globalizado se


caracteriza por requerir de una educación constante y permanente, por
promover el autodidactismo, el fomentar aspiraciones para cursar posgrados,
todos ellos con la finalidad de adquirir elementos teóricos, técnicos,
metodológicos y prácticos que le permitan fortalecer su labor para desarrollarse
en un campo laboral dinámico y cambiante.

Es ampliamente compartido por los padres de familia que el maestro que


requieren para sus hijos, que no sólo que posea una amplia cultura general,
sino también que sea comprometido, responsable y ejemplo, con rasgos de
personalidad social, afectiva, cognoscitiva y humana, que coadyuve con
atención y respeto en la formación de sus alumnos, que promueva el aprender
a aprender; es decir, que promueva elementos para lograr desarrollar la
autorregulación académica en las nuevas generaciones.

47
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Si bien se reconoce que el estado históricamente ha sido el promotor


para crear las condiciones para mejorar la preparación de los docentes, son los
mismos docentes quienes son responsables para aprovechar las oportunidades
y potencializar los medios a su alcance para poderlo lograr. En palabras de
Gillés Ferry (1990), la formación alude al autocultivo, a procurar poseer los
medios para poderlo hacer, por tanto, la formación alude a lo personal, en este
sentido la formación posee múltiples relaciones con la autorregulación
académica, no sólo porque alude a lo personal y social, sino también porque se
enmarca en un proceso de transformación cultural y económica.

En la historia de México se ha dado una constante transformación en


los procesos de formación de docentes, y en algunos de sus rasgos con los
que se han caracterizado los Modelos de docentes que se han pretendido
formar, por lo que se puede sustentar que históricamente la educación y los
sistemas de formación de docentes han tratado de corresponder a los
requerimientos imperantes en cada una de las etapas históricas por las que ha
pasado nuestro país.

En sentido prospectivo se encuentra algunos rasgos de Modelos de


Maestros que han promovido elementos para promover que las nuevas
generaciones se apropien de conocimientos y poderse adecuar así, a los
requerimientos y necesidades de su época.

Para comprender los cambios de los rasgos docentes en los modelos de


formación a través de la evolución histórica, se divide de manera general en
tres temáticas, la primera de ellas, la tendencia hacia un modelo educativo
nacionalista, que comprende desde el triunfo del grupo de los liberales hasta el
cardenismo; es decir, desde la década de 1880 hasta 1940 aproximadamente.

En la segunda temática se revisa la tendencia hacia la modernización


del país y la influencia del contexto internacional, lo cual se empezó a
configurar después de la segunda guerra mundial y con la industrialización de
nuestro país, ubicándose aproximadamente desde la década de los cuarenta
hasta principios de los ochenta.

48
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

En la tercera temática se revisa la formación docente en la era


neoliberal; es decir, se revisa desde la llegada a la Presidencia de la Republica
del Lic. Carlos Salinas de Gortari hasta los últimos tiempos dónde los
organismos internaciones como; el BM, el FMI y la OCDE tienen una gran
injerencia en las políticas educativas; es decir, se abarca desde 1984 hasta
nuestros días, tal y como se desarrollan en los siguientes apartados.

Tendencia hacia un modelo educativo nacionalista.


nacionalista.

Se parte de reconocer que mediante la conquista española no solamente


fueron destruidas grandes edificaciones, sino que también murieron miles de
personas ante las injusticias imperantes. Por lo que aproximadamente
trescientos años después el pueblo mexicano se levantó en armas hasta
alcanzar su independencia; sin embargo, durante los siguientes cincuenta años
los líderes sociales seguían en pugna sobre la mejor manera de organizar y
gobernar el país.

Por un lado se encontraban los conservadores, quienes pretendían


precisamente “conservar” muchos aspectos que predominaron en la época de
la colonia, tal es el caso de la educación que era responsabilidad de la Iglesia.
Por el otro lado estaban los liberales quienes influenciados por los grandes
pensadores de la Ilustración pugnaban por la promulgación de una
constitución donde se plasmaran sus derechos, por lo que proponían que el
Estado fuera el responsable de organizar la educación.

Gracias al triunfo de estos últimos, se retomó cierta influencia Francesa


lograda gracias a su Revolución, y fue precisamente el Estado quien empezó a
organizar la educación, para esto en 1886 se creó oficialmente la primera
Escuela Normal en nuestro país, específicamente en Jalapa Veracruz, con la
finalidad de que se formaran allí quienes al egresar fueran a laborar a las
comunidades y difundieran no sólo la lectura, la escritura y las operaciones
básicas, sino también una nueva cultura y el pensamiento liberal; es decir, ante
la ignorancia, la pobreza y el fanatismo se pretendió que los docentes formados

49
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

en la escuela normal tuvieran ciertos rasgos de un modelo de docente


denominado apóstol de la educación, con una doble alegoría como apóstol y
sembrador, de ahí que se le haya relacionado al trabajo docente como: “una
labor semejante al apostolado”, “una gran dedicación”, “constante sacrificio” ,
“cierta penitencia”, “ayudar a quienes más lo necesiten”, entre otros.

Con base a la revisión de este plan de estudio se destaca que para


alcanzar dichos postulados integraban entre otras asignaturas las siguientes:
Antropología Pedagógica (mezcla de introducción general a las ciencias
pedagógicas, Nociones de Fisiología, Higiene Escolar y Doméstica y Psicología
Educativa), Pedagogía, Química, Geología y Mineralogía con aplicación a la
vida Agrícola e Industrial y Botánica, Instrucción Cívica (con nociones de
Derecho Constitucional), Moral, Nociones de Economía Política.

Con base a la situación imperante en ese tiempo, Emilio Tenti Fanfani


(1999), sustenta que ante la resistencia por parte de la Iglesia al desarrollo de
una cultura laica, a la escuela se le comprendió como la institución inculcadora
y al maestro se le encomendó educar y moralizar a las clases bajas de la
población.

Referente a los rasgos promovidos para que los sujetos desarrollaran el


aprender a aprender y poder adaptarse a una nueva forma de vida, se destaca
que este plan de estudios poseía la enseñanza del francés e inglés para que
fueran políglotas; es decir, dominaran varios idiomas, ya que la influencia de
Enrique Rébsamen ideólogo de este este plan de estudios fue significativa no
sólo en México, sino también en América Latina, incluso en la actualidad
muchos de sus textos se siguen analizando. Así pues, con el dominio de
idiomas podían leer a los autores en su idioma original, a eso le aunamos que
la tira de materias estaba integrada por la más alta cultura Europea, ya que su
diseñador se había formado en una escuela normal y era hijo de un destacado
maestro normalista.

Pocos años después de haberse establecido la Normal Veracruzana


estalló la revolución mexicana que vino a transformar la vida de miles de

50
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

personas, por tanto, una vez que se concluyó, se reestructuró la Constitución


Política de los Estados Unidos Mexicanos y con ello se dio una mayor
importancia a la educación de las nuevas generaciones.

Se encomendó al destacado político mexicano José Vasconcelos la


responsabilidad de elaborar el proyecto educativo para tal fin, quien se inspiró
en la labor de los misioneros a fin de que los nuevos maestros tuvieran la
capacidad para trasladarse a lugares marginados, apoyaran en la formación
ideológica y formara una familia espiritual. Por las características y condiciones
de la época se requirió que el nuevo docente se entregara de tiempo completo
y de cuerpo y alma a la labor educativa, por tanto, la mística de servicio ocupó
un lugar central en la formación.

Con la finalidad de que maestro misionero apoyara a las poblaciones de


diferentes comunidades se integraron al plan de estudios entre otras las
siguientes asignaturas: Ciencia de la Educación con observación y prácticas
relativas, Sociología aplicada a la educación, Psicología aplicada a la
educación, Historia de la educación, Civismo (instrucción y acción práctica),
Física experimental con aplicación en la vida diaria, Química experimental con
aplicación en la vida diaria, Geografía patria y americana, Historia Patria,
Lógica y Moral, Prácticas agrícolas, Trabajos manuales, Iniciación a las artes y
oficios, etc.

Referente a los rasgos de promover el aprender a aprender, es


importante recapitular que de acuerdo con Rosales (2008), que en los años
subsecuentes a la Revolución mexicana, se priorizó sobre todo la mística
profesional a fin de que fueran agentes de transformación social, cultural y
económica, y que su compromiso fuera con los menos favorecidos; es decir, se
fortaleció el aprender a convivir y a compartir.

En la década de los treinta se dieron cambios sin precedente en la


historia de nuestro país, para 1934 el general Lázaro cárdenas es nombrado
presidente de la República Mexicana y desde su arribo al poder empezó a
realizar reformas sin precedentes, tales como: el reparto de grandes

51
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

extensiones de tierra entre los campesinos, la adopción de un modelo


socialista y el otorgamiento a la educación una filosofía y un método socialista
retomando elementos de materialismo histórico dialéctico, cabe destacar que a
los maestros se les consideró de vital importancia en la orientación educativa y
en desarrollo del proyecto político.

De acuerdo con Meneses (1988), el maestro de la educación socialista


fue líder social, orientador, consejero, orientador, con la tarea no sólo de
enseñar, sino también de mostrar y concientizar sobre la manera de vivir y
convivir mejor y de crear una conciencia más humana y más justa.

Las asignaturas destacadas de este plan de estudios son: Teoría de la


ciencia, Ciencias de la educación, Introducción a la Psicología y Pedagogía
Anormal, Sociología aplicada a la educación, Historia de la educación, Historia
de la cultura (de la ciencia, del movimiento obrero, de las religiones), Arte y
literatura al servicio del proletariado, Legislación revolucionaria (del trabajo
agrario educativo), Agricultura, Economía doméstica, etc.

Referente a los rasgos que promovieron el aprender a aprender en las


nuevas generaciones se destaca que la educación fue una de las principales
herramientas para combatir los fanatismos religiosos y el reconocimiento que
se le otorgó al mismo hombre sobre el desarrollo histórico de las sociedades y
la lucha de clases, por lo que se postulaba la igualdad, la conciencia de clase y
la identidad con la revolución.

Una vez analizado el primer plan de estudios de la escuela normal de


Jalapa, el plan de estudios posrevolucionario y el plan de estudios de la
educación socialista, se puede destacar que por las condiciones imperantes en
aquellas épocas ante la desigualdad social, el analfabetismo, la ignorancia y el
fanatismo religioso, las escuelas normales, sus procesos de formación y el
papel de los maestros fueron significativos para coadyuvar en la formación de
las nuevas generaciones no sólo en el mejoramiento no sólo de vivienda y
reparto de tierras, sino también en la forma de ver el mundo y empezarle
otorgar a la educación cierta importancia para la emancipación social.

52
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Tendencia hacia la modernización del país e influencia del contexto


internacional
internacional.
ernacional.

Tal y como se ha venido destacando en la temática anterior la formación de


maestros y su desempeño en el campo de laboral fueron elementos clave para
el progreso y avance del pueblo mexicano en el logro de ciertos derechos y en
la preparación de las nuevas generaciones para adaptarse de mejor manera a
las características sociales; sin embargo, aún seguía persistiendo la
desigualdad, la pobreza e ignorancia, por lo que el Lic. Manuel Ávila Camacho
desde su campaña electoral manifestó la intención de modificar el proyecto
político imperante y el rumbo de la educación.

Coyunturalmente en esa década concluye la Segunda Guerra Mundial y


las políticas nacionales empezaron a ser influidas por las políticas de los países
vencedores, empezándose a poner las bases de un nuevo orden mundial. En el
caso de nuestro país llegaron varios inversionistas a explotar los recursos
nacionales ubicándose en lugares estratégicos con la finalidad de lograr una
mayor plusvalía. Este fenómeno requirió mano de obra barata, por lo que se dio
una emigración masiva de poblaciones rurales a dichos lugares, provocando la
concentración poblacional y el crecimiento de algunas ciudades.

Así pues, con la industrialización acelerada del país y las emigraciones


masivas se modificó de manera radical la dinámica poblacional, que empezó a
ser predominantemente urbana generando una mayor demanda de diferentes
servicios, entre ellos el de educación, lo que a su vez requirió de un mayor
número de instituciones y de docentes. Cabe destacar que una de las políticas
para superar a la escuela socialista fue el establecimiento de grandes centros
escolares en las principales poblaciones.

La transformación gradual de un país rural a urbano provocó cambios en


la formación docente, dado que en el discurso político se suprimió que los
docentes desarrollaran actividades sociales y se promovió que el docente se
constituyera como un profesional de la educación, qué su trabajo se centrara
en el trabajo del aula y en contenidos clásicos de la educación.

53
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Entre las asignaturas que se promovieron destacan: Paidología,


Ciencias de la educación, Iniciación a la Psicología y Pedagogía, Sociología,
Psicotécnica Pedagógica, Historia de la educación, Matemáticas, Ciencias
biológicas, Español, Geografía, Física, Civismo, Química, Literatura, Historia,
Teoría de la ciencia, Higiene escolar, Organización y estadística escolar,
Dibujo, Escritura, Música, Orientación vocacional.

Por las características de la época y después de la revisión del plan de


estudios se puede comprender que aquellas asignaturas que promovían la
emancipación, la crítica, el pensamiento filosófico fueron suprimidas y se
introdujeron otras que promovieron conocimientos y saberes académicos y
enciclopédicos, que fueran base para que se incorporaran al trabajo o para
continuar preparándose en alguna carrera.

Se promovió que los contenidos fueran graduales de tal manera que en


cada grado y en cada nivel fueran profundizando en ellos, por tanto, el
aprender a aprender empezó a cobrar importancia y los estudiantes se fueron
incorporando hacia algunas carreras técnicas y de educación superior para
incorporarse el creciente campo laboral ya no solo agrícola y artesanal, sino
tendientemente industrial.

Años después en la década de los setenta, durante el sexenio del Lic.


Luis Echeverría Álvarez cuando a nivel internacional predominaba el
conductismo y la tecnología educativa para desarrollar una nueva reforma al
sistema educativo y por ende a la educación normal se retomó sus postulados
y se propuso la formación de un nuevo maestro, el cual estuviera equipado
técnicamente para cumplir la labor que le demandaba la época y la sociedad.

Para la formación del docente técnico o tecnólogo como se le ha llegado


a denominar a este tipo de maestro se integraron las siguientes asignaturas:
Educación tecnológica, Actividades tecnológicas industriales, Actividades
tecnológicas agropecuarias, Didáctica especial y práctica docente, Ciencias de
la educación, Psicología del aprendizaje, etc.

54
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Cabe destacar que en este plan de estudios se consideraba al


aprendizaje como un cambio de conducta, gracias a la aportaciones de
Thornidike, Pavlov, Watson, Skinner y al docente como un conductor del
aprendizaje, por tanto, para aprender los alumnos tenía que ser conducidos por
un maestro quien poseía conocimientos para otorgar premios y castigos, lo cual
va a cambiar drásticamente en las siguientes décadas tal y como se analiza en
la siguiente temática.

La formación de docentes en la época neoliberal.


neoliberal.

Con el arribo al poder del Presidente Lic. Carlos Salinas de Gortari y la


integración en su gabinete de un grupo de egresados de la Universidad de
Harvard se empezaron a sentar las bases de la nueva economía liberal, lo que
implicó un cambio radical en las políticas educativas del Estado mexicano. En
relación con la formación de docentes, se propuso una reforma que tenía como
propósito el reconocimiento del maestro, semejante al de otros profesionistas;
para ello, el 22 de marzo de 1984, se firmó el acuerdo presidencial mediante el
cual se eleva la carrera de profesor a nivel licenciatura y se agregan a las
normales las funciones de investigación y difusión aunadas a la docencia y
administración.

Entre los principales rasgos deseables de egreso destacan: el


incremento de manera permanente de su acervo cultural que favorezca la
personalidad, la comprensión acerca del hombre, de la naturaleza y de la
sociedad y la contribución a logro de las finalidades expresadas en el artículo
tercero constitucional. La conciencia de preservar la salud física y mental como
condición para el desarrollo personal y profesional. Desarrollar la práctica
educativa y la tarea docente de manera sistemática, basada en la investigación
educativa y en las aportaciones de la ciencia y de la tecnología.

Se estableció el bachillerato como requisito para cursar la licenciatura,


se dividió el plan de estudio es dos áreas de formación: la común de todas las
licenciaturas y la orientada a la formación específica; de igual forma, el plan de

55
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

estudios se dividió en cuatro grandes áreas o líneas de formación: pedagógica,


social, psicológica e instrumental.

Por tanto, el perfil docente de esta reforma alude a la formación de un


docente-investigador a partir de cuestionar su realidad, la búsqueda de
soluciones a la luz de algunas teorías y la incorporación a la práctica docente
de resultados de investigación educativa.

Algunas de las asignaturas que contemplan dicho plan de estudio


fueron: Investigación Educativa, Teoría Educativa, Psicología Educativa,
Pedagogía Comparada, Laboratorio de Docencia, Problemas Económicos,
Políticos y Sociales de México, Evaluación Educativa, Contenidos de
Aprendizaje, Computación, Diseño Curricular, etc.

Se puede destacar que en este plan de estudio se propuso desarrollar


en el perfil de egreso algunos rasgos como: la crítica, el análisis, la reflexión
para la construcción de sus esquemas de pensamiento y para el desarrollo de
la capacidad de investigación y así mediante ellos, mejorar su práctica
educativa y ampliar su formación.

Trece años después; es decir, para 1997 se dio una nueva reforma a la
educación normal y donde se ponen las bases para formar docentes
competentes, que como se expuso anteriormente se implementó a la par de
Programa para la Transformación y Fortalecimiento Académico de las Escuelas
Normales, donde la formación por competencias empezó a ser parte de los
rasgos deseables del nuevo maestro, dividiéndose en cinco grandes campos:
habilidades intelectuales, dominio de contenidos de enseñanza, competencias
didácticas, identidad profesional y ética, y capacidad de percepción y respuesta
a la condiciones de los alumnos y del entorno de la escuela.

Este plan de estudios está encaminado a la formación para la docencia,


por que presenta un mayor número de asignaturas para tal fin, tales como:
Trabajo docente, Observación y práctica docente, Escuela y contexto social,
Educación física, Formación ética y cívica, Historia y su enseñanza, Geografía

56
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

y su enseñanza, Matemáticas y su enseñanza, Español y su enseñanza,


Semanario de análisis al trabajo Docente, Temas selectos de pedagogía, la
educación en el desarrollo histórico de México, etc.

Al aplicar este plan de estudios la SEP dotó de antologías de cada uno


de los cursos tanto alumnos como a maestros; asimismo, diversos materiales,
tales como programas de asignaturas, antologías, libros propuestos, entre
otros, aparecen en línea, por lo que el uso del internet vino a transformar la
divulgación de diversos materiales y con ello la formación de las nuevas
generaciones.

Las Tecnologías
Tecnologías de la información y el inglés en la reforma 2012

De acuerdo con la DGSPE (2012), la formación de docentes debe responder a


la transformación social, cultural, científica y tecnológica que se vive en nuestro
país y en el mundo. Por tanto, atiende la necesidad de incrementar los niveles
de calidad y equidad y de formar docentes capaces de responder a las
demandas y requerimientos se estableció la reforma.

Esta reforma posee una amplia aceptación social porque presenta como
novedad las TIC y el dominio de una segunda lengua como lo es inglés, por lo
que con esas herramientas los alumnos tendrán una mayor oportunidad de
incorporarse a un mundo cada día más globalizado.

La fundamentación de dicha reforma se sustenta en las tendencias


actuales de la formación docente y que contribuyen en la explicación a superar
los nuevos retos que el maestro enfrenta como resultado de múltiples cambios
del contexto, por lo que se consideran las dimensiones: social, filosófica,
psicopedagógica profesional.

Entre las principales connotaciones de cada una de las dimensiones se


encuentran que: alude al reconocimiento a diversos y complejos cambios, la
masificación de los medios de comunicación, las redes sociales y los avances
de las tecnologías, son sustento para favorecer una actitud ética ante la

57
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

diversidad del entorno social. Sustenta sus bases en el artículo tercero


constitucional, el derecho a la educación y los principios de laicidad, gratuidad y
obligatoriedad. Con la finalidad que promuevan procesos de aprendizaje en un
contexto de transformación permanente.

Para ello, la Reforma 2012 se integra de cinco los trayectos formativos,


el primero de ellos se denomina Psicopedagógico que alude actividades de
docencia de tipo teórico-práctico. El segundo, Preparación para la enseñanza y
el aprendizaje donde se articulan actividades centradas en el aprendizaje de
los conocimientos disciplinarios y su enseñanza, tales como: conocimiento
matemático, ciencias y comunicación y lenguaje.

El tercero, alude a Lengua adicional y Tecnologías de la información y


del conocimiento. El cuarto a cursos Optativos y el quinto, Práctica profesional
donde se enfatiza en el acercamiento paulatino a la actividad profesional en
contextos específicos y en su análisis.

El cuarto para la organización de cursos optativos, comprendiéndose


como aquellos que fortalecen la formación profesional con base a las
necesidades y requerimientos regionales y locales. El quinto alude a Práctica
Profesional, donde se propone un gradual acercamiento con las escuelas de
educación básica que son las instituciones donde la egresar de la carrera
tendrá oportunidades para incorporarse a laborar.

Reflexiones sobre la importancia de la autorregulación académica

Después de haber revisado información referente a la autorregulación


académica y de hacer un análisis a algunos de los planes de estudio de las
escuelas normales como lo fueron: plan 1886 de la escuela normal de Jalapa
Veracruz, así como los planes de estudio: 1925, 1935, 1945, 1972, 1984, 1997
y 2012, se pude sustentar que en el discurso político, laboral y académico se le
ha otorgado un papel importante a la autorregulación académica, por lo que de
manera constante y permanente en la historia de la formación de docentes de

58
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

las escuelas normales se encuentran perfiles de egreso, asignaturas,


contenidos y formas de enseñanza y aprendizaje para promoverlos.

Para la instauración del sistema educativo en México y el


establecimiento de la primera escuela normal a fin de que se difundieran y
consolidaran las ideas liberales de ese entonces se invitó a un prestigiado
maestro liberal con experiencia en dicho nivel educativo, fue así como trajo a
México una serie de textos e ideas para difundir la más alta cultura en México
que permitiera a los estudiantes aprender y comprender otros sucesos
mundiales, otros puntos de vista y diferentes maneras de ver la realidad social.
Se reconoce propuso el dominio de inglés y francés para el dominio de otras
lenguas tal y como se sigue priorizando en Europa.

En el plan de estudios 1925, por las condiciones imperantes en esa


época se propuso que los procesos de formación de las escuelas normales
ayudaran al país a sacar de la ignorancia, del fanatismo religioso a la población
en general, en ese sentido los docentes con rasgos de misioneros y la misiones
culturales se trasladaron a los lugares más remotos a fin de enseñar a leer, a
escribir, operaciones básicas, enseñar artes y oficios, programas culturales y lo
más significativo que fue el reparto de obras clásicas, las cuales fueron
seleccionadas para mandarse a imprimir por el destacado político mexicano
José Vasconcelos.

En el plan de estudios 1935, caracterizado por un proyecto político


socialista, los procesos de formación de docentes tuvieron cierta carga
académica para la enseñanza del materialismo histórico dialéctico, por lo que
ese tipo de filosofía permeo la época y se otorgó un papel significativo a los
maestros de líderes sociales para transformar la realidad social combatiendo
no sólo la ignorancia y los prejuicios, sino también los cacicazgos. Por tanto, se
coadyuvó en el reparto agrario y la emancipación de justicia social.

En el plan de estudios 1945 ante la transformación política del estado, la


formación docente abandonó el trabajo social y se encaminó a la
profesionalización de los docentes, por lo que se les empezó a dotar de

59
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

elementos teóricos, técnicos, metodológicos y prácticos para el trabajo en el


aula, que fue el principal espacio de trabajo. Por tanto, se empezaron a
compartir técnicas de enseñanza, dinámicas grupales, formas de organización
de la enseñanza, etc.

En el Plan de estudios 1972 se promovió un perfil de egreso


fundamentado en la Tecnología Educativa y en el conductismo, razón por lo
que se considera al maestro tecnólogo un conductista ya que concibe al
aprendizaje como un cambio de conducta y posee los conocimientos para
motivar a los alumnos, utilizar premios y también castigos.

En el Plan de estudios 1984 se pretendió formar un docente investigador


con una gran formación pedagógica, filosófica, psicológica e instrumental, por
tanto, dentro de los programas de estudio se accedió a la revisión de autores
representativos de escuelas de pensamiento con la finalidad de alcanzar los
rasgos de: críticos, analíticos y reflexivos y los desarrollaran en su campo de
trabajo con sus alumnos y en los trabajos de investigación que desarrollaran.

En el plan de estudios 1997 se empezó a formar un docente


competente, por lo que se priorizó la formación para la docencia y las
asignaturas y el tiempo de formación se encaminó para tal fin. El modelo de
formación por competencias priorizó la formación de contenidos, actitudes y
valores, por tanto, los docentes en formación no sólo va a aprenderlo en la
escuela normal, sino que lo fueron a difundir en sus escuelas de práctica y
adjuntía y posteriormente al egresar en el campo laboral al egresar.

Por su parte el plan de estudios 2012, posee una mayor organización y


sistematización de dicho modelo educativo, no sólo en su forma de
organización, sino también en sus contenidos, procesos y formas, una de las
novedades que posee este plan de estudio es el aprendizaje del inglés como
una segunda lengua y de las Tecnologías de la información y de la
comunicación para continuar su análisis y estudios. De ahí que esos dos
elementos sean considerados novedosos en este plan de estudios.

60
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Como se puede comprender en todos y cada uno de estos modelos de


docentes que se han pretendido formar o en cada plan de estudios, se han
pretendido formar rasgos de docentes que coadyuven en la formación de las
futuras generaciones de México. Por tanto, el aprendizaje, la memorización, la
experimentación, el análisis, la síntesis, la lectura, la escritura, la reflexión, la
crítica, la responsabilidad, la autoconciencia, el autocultivo, etc. han estado
presentes en la historia de la formación de docentes.

Se destaca que en los últimos años a este tipo de procesos se les ha


vinculado en lo que se ha denominado autorregulación académica, por lo que
su desarrollo ha cobrado una mayor importancia en las dimensiones e
instituciones, por lo que tanto en los sistemas educativos como en las
instituciones formadoras de docentes, en las escuelas de educación básica y
en demás instituciones educativas

Referencias

Alanís, A. (2003). El sistema de formación de maestros en México. México:


Trillas.

Arnaut, A. (1998). Historia de una profesión. Los maestros de educación


primaria en México, 1887-1994. México: SEP.

Bixio, C. (2010). Maestros del siglo XXI: el oficio de educar: homenaje a Paulo
Freire. Argentina: Homo Sapiens.

Bravo, D. M. (1987). Los grandes momentos del normalismo en México.


México: SEP.

Castells, M. (1995). La ciudad informacional. Tecnologías de la información,


reestructuración económica y el proceso urbano-regional. España:
Alianza.

Castells, M. (1996). La era de la información. México: Siglo XXI.

61
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Cordera, C. R. (1995). Políticas de financiamiento a la educación superior en


México. México: Porrúa.

Corro, O. (1964). La enseñanza normal en Veracruz. México: Gobierno de


Veracruz.

De Alba, A. (1991). Evaluación curricular. Conformación conceptual del campo.


México: Centro de Estudios sobre la Universidad.

De Alba, A. (2007). Currículum-sociedad: el peso de la incertidumbre, la fuerza


de la marginación. México: PyV.

De la Torre, G. M. (2004). Del humanismo a la competitividad. México: UNAM.

Delors, J. (1997). La educación encierra un tesoro. México: UNESCO.

Dubet, F. (2006). El declive de la institución. España: Gedisa.

Estrada, A. (1992). La formación de maestros en México. Evolución y contexto


social. México: Centro de Investigaciones Educativas de la Escuela
Normal de Querétaro.

Fell, C. (2000). José Vasconcelos, los años águila (1920-1925). México: UNAM.

Ferry, G. (1990). El trayecto de la formación. Los enseñantes entre la teoría y la


práctica. México: Paidós.

Galván, L. E. (1985). Los maestros y la educación pública en México. México:


CIESAS.

García, C. N. (1988). Que hay que ver: mapas de la oferta y prácticas


culturales, en Cultura y comunicación de la ciudad de México. México:
Grijalbo.

García, C. N. (2004). Diferentes, desiguales y desconectados mapas de la


interculturalidad. España: Gedisa.

62
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Ghilardi, F. (1993). Crisis y perspectivas de la formación docente. España:


Gedisa.

Hermida R., A. J. (1986). La fundación de la Escuela Normal Veracruzana.


México: Fundación de la Escuela Normal Veracruzana.

Larroyo, F. (1984). Historia comparada de la educación en México. México:


Porrúa.

Latapí, P. (1998). Un siglo de educación en México II. México: FCE.

Latapí, P. (2003). ¿Cómo aprenden los maestros? México: SEP.

Lerner, B. (2009). Banco Mundial: modelo de desarrollo y propuesta educativa.


México: Bonilla Artigas.

Meneses, M. E. (1998a). Tendencias educativas oficiales en México 1821-


1911. México: CEE-UAIA.

Meneses, M. E. (1998b). Tendencias educativas oficiales en México 1811-


1934. México: CEE-UIA.

Meneses, M. E. (1998c). Tendencias educativas oficiales en México 1934-


1964. México: CEE-UIA.

Meneses, M. E. (1998d). Tendencias educativas oficiales en México 1964-


1976. México: CEE-UIA.

Meneses, M. E. (1998e). Tendencias educativas oficiales en México 1976-


1988. México: CEE-UIA.

Noriega, C. M. (1990). El magisterio de educación básica en la globalización:


¿profesión en transición? México: Colección Pedagógica Universitaria.

Noriega, C. M. (1996). En los laberintos de la modernidad: globalización y


sistemas educativos. México: UPN.

63
Capítulo 2: Autorregulación Académica en los Procesos de Formación Docente de las Escuelas Normales

Noriega, C. M. (1999). La investigación y la docencia en las escuelas normales.


México: UPN.

Noriega, C. M. (2000). Las reformas educativas y su financiamiento en el


contexto de la globalización: el caso de México, 1982-1994. México:
PyV.

Noriega, C. M. (2005). Cultura política y política educativa en el sexenio de


Ernesto Zedillo. México: PyV.

Oikión, S. G. E. (2008). El proceso curricular normalista del 84: un


acercamiento desde la perspectiva de sus actores. México: UPN.

Pérez, A. D. (2002). Educación Media Superior en el Estado de México:


Análisis curricular. México. ISCEEM.

Pérez, A. D. (2007). Filosofía, teoría e investigación en las maestrías en


Educación: un campo sobredeterminado. México: PyV.

Reyes, E, R. (1972). “El maestro y la reforma educativa”. Reforma educativa y


apertura democrática. México: Nuestro Tiempo.

Reyes, E, R. (1993). Diagnóstico del subsistema de formación inicial. México:


Fundación para la Cultura del Maestro Mexicano.

SEP (1984). Plan de Estudios de la licenciatura en Educación Primaria. México:


Talleres de Litografía.

Tenti, E. (1999). El arte del buen maestro. Colombia: EPM.

Torres, J. (2006). La educación en tiempos del neoliberalismo. España: Morata.

Vigotsky, L. (1996). Pensamiento y lenguaje. México: Quinto Sol.

Villanueva, E. (2002). Autorregulación de la prensa. México: Universidad


Iberoamericana.

64
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Evaluación Formativa y
Autorregulación: un Reto en la
Formación Docente
Formative Assessment and Self-
Self-Regulation: a Challenge in Teacher
Education
3
Capítulo

Berenice Morales González


Alejandro Arrington Báez
Resumen Abstract

Este estudio indaga cómo la evaluación This study analyses formative assessment
formativa contribuye al desarrollo de la and its contribution to the development of
autorregulación del aprendizaje en alumnos self-regulatory processes on Junior
del VI semestre de la Licenciatura en students in the Intellectual categorical area
Educación Especial, Área Intelectual, en la in a Special Education Undergraduate
Benemérita Escuela Normal Veracruzana Program at Benemérita Escuela Normal
“Enrique C. Rébsamen”. Se considera una Veracruzana “Enrique C. Rébsamen”. This
Investigación Acción Participativa (IAP) is considered a Participatory Action
como forma de investigación y metodología Research (PAR) project as a method for
de intervención social (Rubio & Varas, social intervention (Rubio & Varas, 2004).
2004). Se diseñaron y aplicaron The main purpose of the study was to value
cuestionarios, entrevistas y guiones de how formative evaluation contributes to the
observación, a partir de las dimensiones, development of self-regulated learning.
variables y categorías propuestas por el Questionnaires, interviews and observation
Modelo DIDEPRO (De la Fuente & Justicia, guides were built and applied upon the
2007). Los resultados presentados dan dimensions, variables and categories
cuenta de la fase de diseño e indican una offered by the DIDEPRO Model (De la
necesidad de valorar aspectos actitudinales Fuente & Justicia, 2007). Results account
hacia el aprendizaje. Se identifica una for the Design phase and indicate a need to
visión epistemológica de los estudiantes value attitudes towards learning. Students´
hacia el aprendizaje “correcto”, lo que invita learning approaches and epistemological
a repensar la práctica y conceptualización beliefs lead them towards “correct” types of
de la evaluación de aprendizajes en la learning, which is an invitation to reflect
formación inicial docente. El análisis a practice and assessment of learning in
través del software MAXQDA permitió teacher education at the undergraduate
identificar nuevas características y level. An analysis using MAXQDA software
relaciones entre las mismas. allowed the identification of new
characteristics and their relationships.
Palabras clave: Evaluación formativa,
Autorregulación, Formación inicial docente, Keywords:
Keywords: Formative assessment, self-
Evaluación inicial. regulation, Teacher Education, Initial
Assessment

Dime qué y cómo evalúas y te diré qué y cómo enseñas


(y qué y cómo tus alumnos aprenden)
Sanmartí,2012

65
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Antecedentes

El estudio de la evaluación formativa y su contribución al desarrollo de los


procesos de autorregulación dirigido a alumnos del VI semestre de la
Licenciatura en Educación Especial, Área Intelectual, en la Benemérita Escuela
Normal Veracruzana “Enrique C. Rébsamen”; implica la búsqueda de
perspectivas más integrales sobre procesos de aprendizajes en los maestros
en formación. La investigación se centra en cómo aprenden los alumnos
normalistas, responsables en un futuro próximo de generar ambientes de
aprendizajes, gestionar respuestas que aseguren el logro de los fines
educativos de todos los alumnos de educación básica, considerando las
diferencias y necesidades lingüísticas, sociales, culturales y físicas.

Educar a la nueva generación para una sociedad del presente y del


futuro, que se desconoce, implica la formación de un docente consciente de
sus propias formas de aprender, capaz de regular sus propios procesos de
pensamiento y a su vez regular el proceso de enseñanza que responda a
diversas características del alumnado, del aula, de la escuela y la comunidad.
La integración del concepto de autorregulación en las experiencias de
aprendizaje en la formación inicial docente es primordial.

Este tema de interés se enmarca en un momento de transición de las


escuelas normales. Por un lado, las reformas curriculares emprendidas desde
2011 concretan nuevos planes de estudio para los licenciados en educación
primaria y preescolar bajo un enfoque basado en competencias, centrado en el
aprendizaje, en articulación con la Reforma Integral de la Educación Básica
2011 (Secretaría de Educación Pública, 2013). Actualmente, la Dirección de
Estudios para Profesionales de la Educación (DGESPE) se encuentra
elaborando la Reforma al Plan de Estudios de la Licenciatura en Educación
Especial. Por otro lado, la participación como Institución de Educación Superior
(IES) en políticas públicas como el ingreso a los procesos de evaluación por
parte de los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación
Superior (CIEES) supone un reto para las escuelas normales (EN) en la
sistematización de sus propios mecanismos de evaluación, administración y

66
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

gestión institucional, así como para los sistemas educativos estatales y la


instancia federal que los coordina.

Esta búsqueda académica centrada en los procesos de autorregulación


se inició en el 2010, a partir de un trabajo de investigación para la obtención de
grado de la Maestría en Educación (Morales, 2010) con énfasis en Desarrollo
cognitivo en el ITESM. Este estudio cuantitativo estuvo dirigido a los alumnos
de 1° a 4° grado de la licenciatura en Educación Especial (Área Auditiva y de
lenguaje) de la B. Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rébsamen”, a
partir de la aplicación del Cuestionario de Indagación del Perfil de Autodirección
CIPA+ (Cázares, 2010). Los porcentajes promedio obtenidos en los cinco
niveles de autodirección general, indicaron que el 60% de la población
estudiada se ubicaba en niveles inferiores al moderado (Morales, 2010),
identificando así un requerimiento de trabajo consciente en el “proceso
mediante el cual un aprendiz asume la responsabilidad primaria para planear,
implementar y evaluar su propio proceso de aprendizaje y un agente o recurso,
en este caso un profesor o tutor, facilita el proceso” (Cross, 1981, en Cázares,
2002, p.19).

Para Mauri, Colomina y Gispert (2009) la autorregulación representa un


elemento clave, "íntimamente incardinado" (p. 398) a la enseñanza y
aprendizaje de competencias, por lo que debe ser considerado en el diseño de
propuestas docentes innovadoras, sin embargo, también se le reconoce como
un proceso de innovación costoso y complejo. Los resultados apuntan que la
estructura y organización adecuada del conocimiento, no determina el uso
efectivo de estrategias de aprendizaje autorregulatorias, debido a que el
proceso de autorregulación requiere otros elementos más allá de la cognición.
Estos resultados contradicen a los encontrados por Tapscott (1998) y Papert
(1992; 1996, en Peñalosa Castro et al., 2006).

Para Valverde Alcántara (2009), el aprendizaje autorregulado se vuelve


imprescindible no sólo en el aprendizaje sino en la enseñanza y la formación de
profesores, dado que por su complejidad requiere un trabajo para su
instrumentalización que implica los ajustes sistemáticos de la enseñanza hacia

67
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

los requerimientos del estudiantado en diferentes momentos del proceso de


aprendizaje y, por otro lado, ofrece un potencial para enriquecer los ambientes
educativos en pro del desarrollo de personas autónomas en su aprendizaje.

Estos resultados enmarcados en las demandas que actualmente la


sociedad del conocimiento exige de los docentes representan un foco rojo que
lleva a cuestionar e incidir sobre los procesos implicados en la autorregulación
del aprendizaje de los alumnos, que favorezca la autonomía hacia sus propias
formas de aprender al identificar las metas de aprendizaje, estrategias
cognitivas, planificación, ejecución y monitoreo continuo de los logros y
dificultades. La autorregulación no surge de manera innata; es necesario
favorecerla de forma consciente y sistemática, a partir de la función reguladora
del docente, desde su función en la enseñanza, entendida como un sistema de
ajustes continuos a los progresos y procesos de aprendizaje observados en los
estudiantes (Díaz Barriga Arceo & Hernández Rojas, 2010; Jorba & Casellas,
1997).

En el ciclo escolar 2012-2013 una autora de este trabajo participa en la


Academia de Asignatura Planeación de la Enseñanza y Evaluación del
Aprendizaje II. El curso pretende que los “futuros docentes comprendan la
estrecha relación que existe entre la planeación y la evaluación en el marco
de la enseñanza y los procesos de aprendizaje” (SEP, 2004, p. 131). Esta
Asignatura especifica como orientación didáctica el ejercicio de una evaluación
permanente y formativa que recupere los logros y dificultades de los alumnos
en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Se propone esta investigación acción
participativa, como herramienta científica que permita valorar y mejorar los
procesos de evaluación utilizados en la formación de docentes de la
Licenciatura en Educación Especial de la BENV.

A partir de la experiencia docente en la Asignatura mencionada surgió la


pregunta central ¿cómo contribuye la evaluación formativa al desarrollo de la
autorregulación del aprendizaje en alumnos de la Licenciatura en Educación
Especial?

68
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Como objetivo general se pretende:

Valorar cómo contribuye la evaluación formativa al desarrollo de la


autorregulación del aprendizaje en alumnos de VI semestre de la
Licenciatura en Educación Especial

Como objetivos específicos se consideran:

Analizar la evaluación formativa como parte del proceso de enseñanza


del diseño del Plan de intervención de la práctica docente, desde el
punto de vista del alumnado.
Analizar el proceso de autorregulación del aprendizaje del Plan de
intervención de la práctica docente, desde el punto de vista del
alumnado.
Identificar necesidades de formación continua en el catedrático,
formador de docentes en relación a procesos de evaluación para
regulación de los aprendizajes, desde la perspectiva del alumnado.
Establecer las relaciones entre evaluación formativa y procesos de
autorregulación.

Para dar respuesta a estos objetivos ubicados en la dimensión del


aprendizaje y de la enseñanza, se elaboran los siguientes supuestos que
guiaron el análisis cualitativo de la información recopilada en la evaluación
formativa y autorregulación al momento inicial, desarrollo y cierre del proceso
de enseñanza-aprendizaje. Dada la amplitud de información recolectada, este
capítulo únicamente se circunscribe al momento inicial, quedando para un
trabajo posterior el análisis de la información recopilada en el desarrollo y al
cierre del proceso de enseñanza-aprendizaje.

69
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Supuestos.
Supuestos.

La docente de la Asignatura de Planeación y Evaluación de


Aprendizaje II aplica una evaluación formativa.
La evaluación formativa regula los aprendizajes de los alumnos.
La evaluación formativa centrada en el aprendizaje de los alumnos
favorece la concientización y planificación del aprendizaje (diseño)
La evaluación formativa centrada en el aprendizaje de los alumnos
favorece la utilización de estrategias de autorregulación (desarrollo)
La evaluación formativa centrada en el aprendizaje de los alumnos
favorece el logro del aprendizaje y la satisfacción por el mismo
(producto)
La evaluación formativa y la autorregulación son procesos
complementarios que favorecen el aprendizaje autónomo de los
alumnos.

La evaluación
evaluación formativa o reguladora

Evaluación es un término frecuentemente utilizado, hasta cierto punto


desgastado, dado que cada docente lo conceptualiza y concreta desde sus
propios criterios. En el ámbito educativo Méndez Álvarez conceptualiza a la
evaluación como “actividad crítica de aprendizaje, porque se asume que la
evaluación es aprendizaje en el sentido que por ella adquirimos conocimiento”
(Méndez Álvarez, 2005, p. 12).

Para Sanmartí (2012) la evaluación “es el motor del aprendizaje, ya que


de ella depende tanto qué y cómo se enseña, como el qué y el cómo se
aprende...es una condición necesaria para mejorar la enseñanza…debe
proporcionar información que permita juzgar la calidad del currículo aplicado,
con la finalidad de mejorar la práctica docente y la teoría que la sustenta”(p.16-
18).

El proceso de evaluación considera tres etapas (Jorba & Casellas, 1997;


Díaz Barriga & Hernández, 2010; Sanmartí, 2012):

70
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Recolección de la información.
Análisis de esa información y emisión de juicio sobre ella.
Toma de decisiones a partir del juicio emitido.

Estas decisiones tomadas se vinculan con dos funciones de la


evaluación de los aprendizajes (Jorba & Casellas, 1997; Díaz Barriga &
Hernández, 2010; Sanmartí, 2012):

Función social, relacionada con la selección, clasificación, calificación y


acreditación de determinados conocimientos al finalizar una etapa o
nivel escolar, orientada a constatar ante los padres de familia y el propio
alumno la certificación correspondiente que la sociedad demanda.
Función pedagógica, formativa (Jorba & Casellas, 1997) o reguladora
(Sanmartí, 2012). Ésta aporta información útil para la realización de
ajustes en el proceso de enseñanza – aprendizaje, según las
características de los alumnos. Puede insertarse al inicio, durante o al
finalizar el proceso, pero siempre en busca de un mejoramiento de la
calidad de los aprendizajes. “Tiene la función “de ‘regular’ tanto el
proceso de enseñanza como el de ‘aprendizaje’ y se acostumbra llamar
evaluación formativa” (Sanmartí, 2012, p. 21).

Tanto la evaluación social - calificadora como la pedagógica, tienen sentido


en la enseñanza “sólo si hay coherencia entre las dos” (Sanmartí, 2012, p. 85).
Resulta importante destacar el referente teórico-conceptual asumido en este
trabajo donde se destaca a la evaluación vista desde su función formativa y
reguladora del aprendizaje:

La evaluación formativa se refiere a todas aquellas actividades que


llevan a cabo los profesores y los alumnos cuando se evalúan ellos
mismos, y que dan información que puede ser utilizada para revisar y
modificar las actividades de enseñanza y de aprendizaje con las que
están comprometidos (Black & Williams, en Sanmartí, 2012, p.32).

71
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

En este sentido la evaluación formativa, idea formulada por Scriven en


1967 (Sanmartí, 2012) dista de la evaluación centrada en la obtención de
información para detectar errores del alumno; más allá, la evaluación formativa
como regulación busca:

Énfasis de los éxitos y la reconducción de los errores


Comprensión del funcionamiento cognitivo frente a las tareas
propuestas
Reconocimiento e incidencia en las representaciones del alumno
frente al qué y para qué aprende y qué y para qué se evalúa.
Comprensión de cómo aprende y cómo evalúa, de las estrategias
utilizadas por el estudiante para llegar a un producto determinado.
Elaboración conjunta (alumno-maestro) de propuestas de mejora.

Se hace uso de la evaluación formativa más allá de la modalidad


evaluativa designada al momento durante el proceso de enseñanza
aprendizaje, para plantearla desde una concepción cognitivista cuya finalidad
es la regulación del proceso de aprendizaje; desde esta mirada de la
evaluación formativa se identifican tres momentos – clave del proceso de
enseñanza, cada uno con características y finalidades específicas (Sanmartí,
2012):

1. Evaluación inicial.
2. Evaluación mientras se está aprendiendo.
3. Evaluación final.

Los resultados presentados en esta sección se concentran en el análisis


de los datos recopilados al inicio de un proceso de enseñanza-aprendizaje.
Según Rosales (2002) y Díaz Barriga y Hernández (2010), la evaluación inicial
o diagnóstica puede ser de dos tipos:

72
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

1. Inicial: Se realiza de manera única y exclusiva antes de cualquier


proceso o ciclo educativo amplio, para identificar si los alumnos cuentan
con los prerrequisitos cognitivos básicos para asimilar y organizar la
nueva información.
2. Puntual: Se realiza antes de iniciar alguna secuencia o segmento de
enseñanza de cualquier curso. Tiene funciones pedagógicas al
identificar y activar los conocimientos previos de los educandos, en
cualquier momento, siempre que se considere necesario para regular el
aprendizaje.

Como punto de partida de cualquier proceso de enseñanza-aprendizaje,


maestro y alumnos deben involucrarse en aspectos que hay que diagnosticar:
actitudes, conductas, representaciones, experiencias, procedimientos
espontáneos, que conforman la estructura donde se insertará y organizará la
nueva información; Halbwachs en 1975 (Sanmartí, 2012; Díaz Barriga Arceo &
Hernández Rojas, 2010) le denominó estructura de acogida.

La autorregulación del aprendizaje.

A partir de una revisión de la evolución conceptual de la autorregulación desde


la perspectiva psicológica (Zimmerman, 2005), pedagógica (Sanmartí, 2012;
Jorba & Casellas, 1997) y psicopedagógica (García Usero, 1999; De la Fuente
Arias & Justicia Justicia, 2003; De la Fuente & Justicia, 2007) se define a ésta
última como punto de análisis de esta investigación.

El fenómeno estudiado no ha sido agotado, dado que los procesos de


enseñanza y aprendizaje, cuya finalidad está centrada en la formación de
alumnos autónomos, capaces de aprender a aprender, resulta un objeto de
estudio complejo de investigar, multidimensional.

Se define a la autorregulación “como un fenómeno interdependiente e


interactivo tanto del proceso de enseñanza, como del aprendizaje” (De la

73
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Fuente & Justicia, 2007, p. 541) con ventajas tanto para el alumnado, como
para el docente.

Desde esta perspectiva psicopedagógica de la autorregulación, donde


se ubica el análisis de esta investigación, se selecciona el Modelo DIDEPRO
(De la Fuente & Justicia, 2007); representa un acrónimo de Diseño, Desarrollo
y Producto y ha sido propuesto por De la Fuente, Justicia y Berbén (como se
citó en De la Fuente & Justicia, 2007). Pretende ser un modelo de evaluación y
mejora del proceso de enseñanza- aprendizaje; asume una visión integral
donde la autorregulación del aprendizaje se presenta conectada y
condicionada (mutuamente) a la regulación de la enseñanza por parte del
docente.

El modelo DIDEPRO parte de los modelos de Biggs del 2001 y de


Zimmerman propuesto en el 2002 y 2004 (De la Fuente & Justicia, 2007). Las
variables incluídas en el modelo son Presagio, Proceso y Producto; potencia
las relaciones de interdependencia e interactividad en el desarrollo adecuado
tanto del aprendizaje como de la enseñanza en los momentos antes- durante-
después del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Para efectos de esta investigación los puntos centrales de análisis están


ubicados en el momento 2: La regulación del aprendizaje desde el proceso de
enseñanza (docentes) y el momento 3: Efectos que debe producir la regulación
en el proceso de E-A: producto del proceso.

Es decir que el objeto de estudio identifica los procesos de evaluación de


la enseñanza, como regulación de los aprendizajes por parte de los alumnos,
desde la conciencia del aprendizaje y la planificación (diseño) estrategias de
autorregulación utilizadas por parte de los alumnos (proceso) y los resultados
obtenidos de la regulación en el proceso de enseñanza aprendizaje, así como
la satisfacción de lo aprendido (producto).

La segunda categoría de este estudio es la Autoregulación del


Aprendizaje. Ésta y la categoría de Evaluación Formativa son las que guían el

74
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

método que se describe a continuación considerando la nomenclatura que


utiliza el Modelo DIDEPRO.

Método

La presente investigación se ubica en el tipo de estudios cualitativo, bajo los


principios de la filosofía constructivista; se asume a la realidad como “una
experiencia heterogénea, interactiva y socialmente compartida, interpretada por
los individuos” (McMillan & Schumacher, 2008, p. 401). Las percepciones del
alumnado hacia la evaluación formativa de la enseñanza y hacia su propio
proceso de autorregulación de estrategias para el aprendizaje, dirigen el
sentido de las acciones investigativas.

Se ha elegido la Investigación Acción Participativa (IAP) como forma de


investigación y metodología de intervención social (Rubio & Varas, 2004);
pretende que los destinatarios (alumnos del VI semestre) conozcan su realidad
sobre su propia percepción acerca de la evaluación formativa y procesos de
autorregulación como una forma de sensibilización para involucrar a todos los
participantes en estrategias y acuerdos para transformar el objeto de estudio,
en este caso el diseño de un plan de intervención para la práctica docente,
contenido sugerido por el programa de la asignatura Planeación de la
Enseñanza y Evaluación del Aprendizaje II y enriquecido colaborativamente
entre los alumnos y la profesora que impartió el curso.

Dimensiones y variables cualitativas.

A partir del Modelo DIDEPRO y de los documentos sobre las Escalas de


evaluación Interactiva del Proceso de Enseñanza Aprendizaje (EIPEA) (De la
Fuente & Martínez, 2004, en De la Fuente & Justicia, 2007), se proponen de
manera inicial las siguientes variables a investigar, de acuerdo con la pregunta
de investigación y su objetivo.

75
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Dimensión Enseñanza: Para la evaluación formativa como parte del


proceso de enseñanza se evaluó las siguientes variables, desde el punto de
vista del alumnado: planificación del proceso de evaluación inicial (diseño), uso
de estrategias evaluadoras en el proceso de enseñanza del Plan de
intervención de la práctica docente (desarrollo) y satisfacción de la enseñanza
del Plan de intervención (producto)

Dimensión Aprendizaje: Para la autorregulación del aprendizaje, desde


el punto de vista del alumnado se evaluaron las variables: la planificación del
aprendizaje (diseño), las estrategias de autorregulación (desarrollo) y los
resultados en el aprendizaje, así como la satisfacción con lo aprendido
(producto).

Población.

Los participantes, sujetos activos y destinatarios de la investigación estuvieron


constituídos por los 23 alumnos del sexto semestre de la Licenciatura en
Educación Especial Área Intelectual de la BENV durante el ciclo escolar 2012-
2013. Se involucraron también dos investigadores, uno de ellos fungió como
catedrática del grupo A, titular del CA-PPEE-2 y el otro investigador fue externo
al grupo participante y titular del CA-PPEE-2.

Elaboración de instrumentos.

Los instrumentos elaborados: entrevista a profundidad, cuestionario y guión de


observación, se construyeron a partir de las dimensiones, variables y
categorías propuestas por el Modelo DIDEPRO (De la Fuente & Justicia, 2007).
El primer instrumento se aplicó a tres participantes clave y los otros dos
instrumentos se aplicaron a todo el grupo involucrado, en los momentos de
inicio, desarrollo y cierre. Se realizó una prueba piloto del cuestionario con 20
alumnos pertenecientes a una licenciatura diferente dentro de la BENV, que
permitiera asegurar la recolección electrónica de datos. Los instrumentos se

76
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

validaron ante expertos: tres docentes titulares y un docente externo a la


BENV, que desarrollan la Línea de Generación y Aplicación del Conocimiento
Evaluación Educativa y Procesos de Autorregulación en la enseñanza y el
aprendizaje, durante un seminario convocado por la Unidad de Estudios de
Posgrado de la BENV.

Validez y consistencia.
Como estrategias para mejorar la validez del diseño cualitativo se utilizaron las
siguientes (McMillan & Schumacher, 2008):

La triangulación en la recopilación de datos obtenidos a través de


escalas, registros de la observación participante, entrevistas y el análisis
de los datos.
Lenguaje de participante; recuento de repeticiones, a través del software
MAX QDA (VERBI GmbH, 2013); se obtuvieron consideraciones literales
de los participantes y citas de los documentos utilizados durante las
sesiones observadas o entrevistas.
Investigador participante, se utilizaron las impresiones del participante
registradas en recuerdos anecdóticos durante sesiones observadas y
sesiones de toma de acuerdos para la corroboración.
Datos registrados de manera mecánica, a través de audiograbaciones
de las sesiones de acuerdos.
Comprobación de miembros del grupo A: “comprobación informal de los
participantes para precisar la recopilación de datos” (McMillan &
Schumacher, 2008, p. 415), durante las sesiones de devolución de
resultados y toma de acuerdos.

77
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Resultados

A continuación se desglosan los resultados identificados en la fase de diseño-


inicio del proceso de enseñanza-aprendizaje; permiten visualizar los alcances
relacionados con los objetivos planteados inicialmente:

Descripción y análisis de actividades de evaluación formativa en la fase inicial,


desde el punto de vista del alumnado.

Se dio inicio al diseño del plan de intervención para la práctica docente.


Primero, la docente recordó el objetivo de la investigación y la metodología
utilizada. Se clarificaron con los alumnos normalistas los días en que se llevaría
a cabo el estudio; se conminó a cumplir el número de sesiones necesarias y al
analizarse los días de asueto, el grupo después de una breve discusión decidió
asistir el 10 de mayo si era necesario aunque no hubieran labores (no
accedieron a presentarse durante la semana del estudiante). Los alumnos
firmaron una carta compromiso de participación en el proyecto.

En la segunda parte de la sesión los alumnos respondieron de manera


individual y por escrito a las preguntas: ¿qué es un plan de intervención?,
¿para qué se realiza?, ¿cuál es su importancia en su formación inicial? y ¿qué
acciones implica? Éstas tenían como finalidad la activación de sus
conocimientos. Sobre la importancia de elaborar un plan de intervención, el
grupo mencionó: “apoya el establecimiento de metas, objetivos, estrategias de
acción…para observar a los alumnos, identificar características de los alumnos,
tomar en cuenta gustos e intereses, seleccionar metodología, hacer ajustes,
determinar la evaluación.” (Diclase, 2013, p.2)

De manera grupal se construyó la definición de plan de intervención:

Conjunto de actividades sistematizadas y organizadas que un docente


plantea llevar a cabo con un propósito particular a lograr. Especifica
estrategias, metodología implicadas en situaciones de aprendizaje para
dar respuesta a las necesidades de los alumnos y tratar de minimizar las
BAP (Diclase, 2013, p.2).

78
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Posteriormente, en pareja, se socializó la información del diagnóstico


elaborado en la jornada de observación para que a partir de esa información
elaboraran el producto de la sesión denominado Base de orientación para la
autorregulación del aprendizaje (SanMartí, 2012) , cuadro de doble entrada
donde se especifica la finalidad de la tarea y los pasos que se necesita realizar
para llegar al producto esperado (plan de intervención) así como los criterios
para determinar si esos pasos están bien elaborados. En la siguiente clase,
sólo trece de veintitrés alumnos lo habían llenado.

De los 23 alumnos participantes, 12 alumnos contestaron el cuestionario


en línea. En cuanto a la dimensión enseñanza, los resultados de la variable
planificación del proceso de evaluación inicial (diseño) se muestran en la tabla
1.

Tabla 1.
Puntajes promedio obtenidos en la dimensión Enseñanza: Planificación del proceso de
evaluación inicial.
Puntaje
Características
promedio
Conciencia docente de por qué y para qué se enseña y deben aprender los 88.88%
alumnos.
Conciencia docente de la tarea y de las estrategias que requiere la tarea. 86.25%
Planificación docente del proceso E-A de los alumnos. 98.00%
Puntaje global 91.04%

Puntos de coincidencia y diferencia entre datos recolectados.

Se presentan enseguida las coincidencias y diferencias encontradas en la


dimensión de enseñanza: planificación del proceso de evaluación inicial.

79
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Conciencia docente de por qué y para qué se enseña y deben aprender los
alumnos.
Se identifica un planteamiento de la enseñanza útil para la formación docente.
En las entrevistas a profundidad las tres alumnas mencionan que la docente
elaboró un planteamiento inicial claro con el apoyo de un instrumento de
autorregulación del aprendizaje.

Conciencia docente de las tareas y estrategias que requiere la tarea.


Dentro de esta característica se encuentra que la docente planifica el tipo de
tarea propuesto para el logro de los propósitos de aprendizaje. A la par
consideraron necesario detallar la definición de metas y estrategias para
lograrlas, de la mano con el intercambio de ideas entre pares para favorecer la
comprensión del tema y la búsqueda de ayuda.

En cuanto a diferencias encontradas en la dimensión enseñanza, se


identifica que los alumnos demandan la organización de tareas por parte de la
Academia de grado, dado que algunos docentes solicitan tareas de un día para
otro e impacta en el desempeño de las demás actividades. La evaluación como
optimizador del aprendizaje implica un cambio de paradigma complejo,
profundo y a largo plazo (Padilla & Gil, 2008) por lo que resulta importante
involucrar no sólo a un docente, sino como parte de una visión institucional,
que se concrete a partir de los logros de los objetivos de cada programa.

Metodológicamente se identificó como limitante de estudio la elaboración


del guion de observación, por lo que se sugiere para investigaciones
posteriores el diseño de listas de cotejo.

80
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Descripción y análisis del


del proceso de autorregulación del aprendizaje del Plan de
intervención de la práctica docente, desde el punto de vista del alumnado, al inicio del
proceso de enseñanza-
enseñanza-aprendizaje.

Los puntajes auto-asignados por los alumnos, a través del cuestionario en


línea, respecto a la propia planificación del aprendizaje se encuentran por
debajo de los puntajes obtenidos en la dimensión de enseñanza. Se hace notar
la coincidencia de puntaje entre conciencia de sí mismo, de la tarea y de las
estrategias que requiere el aprendizaje y planificación del proceso de
aprendizaje. La tabla 2 presentada a continuación, indica los puntajes promedio
obtenidos respecto a la planificación del aprendizaje de los alumnos.

Tabla 2.
Puntajes promedio obtenidos en la dimensión Aprendizaje: Planificación del aprendizaje
(diseño).
Puntaje
Características
promedio
Conciencia del por qué y para qué debe aprenderlo. 84.00%
Conciencia de sí mismo, de la tarea y de las estrategias que requiere el 76.60%
aprendizaje.
Planificación del proceso de aprendizaje. 76.60%
Puntaje global 79.80%

Se presentaron las frecuencias obtenidas a través de los cuestionarios


en línea, con la finalidad de buscar la comprobación de los miembros del grupo.
A partir de esta presentación el grupo realiza los siguientes comentarios:

Se hace conciencia de lo que se sabe y lo que no.


Ayuda a reflexionar y corregir.
Es importante conocer los datos… el diseño del plan es muy valioso.
Se reconocen fortalezas (cosas que ya se saben).
El compromiso con las actividades se convierte en un reto. El número de
participantes que respondieron el cuestionario fue bajo (doce de
veintitrés alumnos)
Llama la atención la falta de claridad en lo que van a hacer al inicio del
proceso.

81
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

El grupo presenta características como dispersión, poco compromiso


con las actividades académicas, baja disposición para hacer tareas
individuales y en equipo.
Falta de organización del tiempo, elaboración de los trabajos apresurada
cerca de la fecha límite.
Desperdicio del tiempo útil para planeación ( en Facebook, por ejemplo)
El equipo que adelantó tareas tuvo oportunidad de recibir observaciones
y hacer mejoras en su proyecto.

Las acciones que proponen de manera grupal, son:

Buscar momentos de asesoría y retroalimentación. Pueden utilizarse


espacios virtuales o físicos (la clase de Planeación).
Llevar una agenda; modificar rutinas y horarios personales para ser más
constantes y utilizar mejor el tiempo.
Que las maestras (de grado) coordinen la entrega de tareas en
Academia.
Modular las adicciones a las redes sociales y otros distractores.

Puntos de coincidencia y diferencia entre datos obtenidos a través de


cuestionarios y comprobaciones de los alumnos.

A continuación se presentan las similitudes encontradas en la dimensión de


aprendizaje, fase diseño:

Conciencia del por qué y para qué debe aprenderlo.


Se clarifica la importancia del aprender a diseñar una planeación didáctica, sin
embargo no se asumen completamente los objetivos de enseñanza como
objetivos de aprendizaje. No se logra cumplir cabalmente con la primera
condición para el desarrollo de la evaluación orientada al aprendizaje,

82
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

mencionada por Padilla y Gil (2008) “las tareas de evaluación se consideran


tareas de aprendizaje… la claridad en el qué enseñar y cómo enseñar
representa una herramienta de aprendizaje en la medida que el alumno los
asuma como objetivos” (p. 469).

Conciencia de sí mismo, de la tarea y de las estrategias que requiere el


aprendizaje.
El reto mayor se ubica en aprender a relacionar la información nueva con los
conocimientos anteriores, así como el ajustar los contenidos de enseñanza a
los propios procesos de aprendizaje. Cuando se cuestiona la diferencia de
puntajes entre la dimensión de enseñanza y aprendizaje, una alumna comenta:

yo creo que eso puede deberse a que en ocasiones no entendemos lo


que nos está pidiendo y conforme vamos avanzando ya en las sesiones
usted nos va explicando (Diclase, 2013).

Por lo anterior se desprende que mientras no se tenga claro de manera


inicial la tarea a realizarse, resulta complicada la selección de estrategias para
aprender. Aunque en el cuestionario de la fase diseño no se mencionan las
características de dispersión e inatención, sí son señalados a través de las
entrevistas y comprobación grupal, como factores que inciden en el aprendizaje
individual y colectivo; para Escobar (2007) resulta imperioso identificar al
ciudadano a formar desde su particularidad. En las entrevistas a profundidad se
identificó como debilidad desconfianza en sí mismo y como fortaleza se
identifica el conocimiento de los alumnos de los servicios de práctica, así como
la revisión de planes y programas como elementos que intervienen en el diseño
del plan de intervención para la práctica. Si se considera a la evaluación
formativa en su función reguladora del aprendizaje (Sanmartí, 2012; Díaz
Barriga & Hernández, 2010) la capacidad de aprender está relacionada con la
capacidad de los estudiantes de autorregular su aprendizaje y lo mejoren de

83
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

manera progresiva.

Se coincide con una baja evidencia de la planificación del propio proceso


de aprendizaje. Punto relevante, dado que para Sanmartí (2012) “las personas
que mejor aprenden se caracterizan por la capacidad para planificar su
actividad en función de un objetivo de aprendizaje” (p. 55).

En cuanto a diferencias encontradas como estrategias específicas


acordes con las metas de aprendizaje, los alumnos demandan momentos de
asesoría y retroalimentación, llevar una agenda y modular las adicciones a las
redes sociales. Los comentarios emitidos por los alumnos permiten valorar la
IAP como estrategia para “reflexionar y corregir”. Estos comentarios reflejan la
necesidad de cumplir con una segunda condición para desarrollar una
evaluación orientada hacia el aprendizaje mencionada por Padilla y Gil (2008)
al privilegiar el Feedforward frente al feedback, es decir que la
retroalimentación pertinente, continua y clara favorece la participación
comprometida de los alumnos, la clarificación de los logros y dificultades a fin
de propiciar una toma de decisiones que promueva un mejor aprendizaje. Por
otro lado, se evidencia a la comunicación como proceso que facilita que todos
los estudiantes participen de su propio conocimiento (Sanmartí, 2012).

En las entrevistas a profundidad, la alumna con más alta calificación


identifica como reto al empezar la fase de diseño el “cómo aprender”. Sin
embargo, también identificó como objetivo de aprendizaje “asegurarme que sí
estaba haciendo correctamente las planeaciones”, lo que se percibe como una
“concepción prescriptiva” de la planeación didáctica. Esta concepción surge en
el presente estudio desde el planteamiento epistemológico ¿existen
aprendizajes correctos? ¿Qué representa el querer hacer una planeación
correcta?

84
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Necesidades
Necesidades de formación continua en catedrático en relación a procesos de
evaluación para regulación de los aprendizajes, desde la perspectiva del alumnado.

Aunque se evidencia la planeación de las sesiones por parte de una docente,


los instrumentos se asumen como los que “la docente quiere” y lo que el
alumno tiene que hacer, por lo que se infiere un vacío para facilitar la
construcción desde el aprendizaje, es decir desde lo que el alumno va a
aprender y cómo lo va a aprender. La evaluación orientada al aprendizaje no
sólo enfatiza el cambio en los instrumentos de evaluación. Una condición para
su desarrollo consiste en considerar a las tareas de evaluación también como
tareas de aprendizaje (Padilla & Gil, 2008).

Es importante indagar con mayor profundidad al inicio del proceso de


enseñanza-aprendizaje las actitudes y conductas que Halbwachs en 1975
(Sanmartí, 2012; Díaz Barriga Arceo & Hernández Rojas, 2010) ubica dentro de
las estructuras de acogida y realizar los ajustes pertinentes en la enseñanza.

Se hace patente la reorganización temporal del trabajo docente a fin de


cubrir la demanda de asesoría solicitada por alumnos. Para Gibbs y Simpson
(2004, en Padilla & Gil, 2008) dos de las cuatro condiciones que deben cubrir
las tareas de evaluación auténtica son “1. Deben requerir suficiente tiempo y
esfuerzo y 2. Deben además distribuir el trabajo del estudiante [y del docente] a
través de los distintos tópicos y semanas” (p.470), lo que conlleva al
replanteamiento organizacional de la clase: desde el planteamiento institucional
de carga diversificada del docente, vinculación con área de tutoría y uso de las
nuevas tecnologías de la información y comunicación que faciliten este
acompañamiento y retroalimentación pertinente.

Relaciones entre evaluación formativa y procesos de autorregulación.

El análisis cualitativo mediante el software MAXQDA, permite distinguir entre


dos tipos de asociaciones obtenidas a partir del análisis de la evaluación inicial.
Por un lado, desde la valoración del alumnado que percibe un planteamiento
confuso de la docente, se asocia a las características de inatención y

85
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

dispersión del grupo, así como a experiencias previas de planeación que se les
demandaron en los primeros semestres donde las alumnas entrevistadas
manifestaron dudas, vacíos y preguntas. La confusión en la definición de tareas
desde la enseñanza se asocia a la confusión en la selección de estrategias
tanto de enseñanza como aquellas requeridas para el aprendizaje.

Por otro lado, la percepción de planteamiento claro de la actividad a


enseñar se relaciona con la claridad que los alumnos tienen sobre el por qué y
para qué deben aprender tal aprendizaje desde la fase de diseño, así como a
la claridad en el tipo de tarea a realizarse. Se encontró asociación con
características identificadas en la fase de cierre (que, aunque no se explicita en
este trabajo si es necesario mencionar esta relación): motivación evidenciada
por la docente para enseñar y la satisfacción sobre el proceso de evaluación
del docente percibida al final del proceso de enseñanza-aprendizaje. Es decir
que fue hasta el término del proceso de enseñanza-aprendizaje que los
alumnos contaron con un panorama amplio que les permitió identificar qué se
les enseñó y qué habían aprendido.

Conclusiones y recomendaciones

La segunda etapa de análisis a través del software MAXQDA permitió


identificar nuevas características y relaciones entre las mismas.

Se puede visualizar que en la evaluación inicial es importante indagar


cómo perciben los alumnos el aprender así como aspectos actitudinales hacia
el aprendizaje, lo que representa una veta de investigación y sistematización
para el buen desarrollo de los programas.

La retroalimentación, elemento clave de la evaluación formativa exige


romper los espacios áulicos, cambios de paradigma del rol docente y alumno
para trascender a una cultura institucional de gestión del conocimiento que
multiplique de manera comprensiva el uso de las nuevas tecnologías donde se
articule las diferentes instancias (alumno, docente, academia de grado,

86
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

academia de práctica, programa de tutoría) en el seguimiento de la calidad de


los aprendizajes del alumnado.

La visión epistemológica de los estudiantes participantes hacia el


aprendizaje “correcto”, como una realidad acabada, absoluta versus una
realidad dialéctica entre sujeto y objeto de conocimiento en continua
transformación mutua obliga a repensar la práctica y conceptualización de la
evaluación de aprendizajes en la formación inicial desde el plan de estudios y
misión institucional como un proceso complejo, flexible y, sobretodo
permanente. Esta perspectiva epistemológica que involucra la construcción del
conocimiento científico es urgente de profundizar, específicamente en cuanto a
representaciones de normalistas y docentes acerca de lo que les significa la
enseñanza, el aprendizaje y la evaluación.

Referencias

Cázares, Y. (2002). Aprendizaje autodirigido en adultos. Un modelo para su


desarrollo. México: Trillas

Cázares, Y. (2010). Autodirección/Autogestión en América. Cuestionario de


Indagación del Perfil de Autodirección. Recuperado de:
http://www.autodirección.com/spanish/index.htm

De la Fuente Arias, J., & Justicia Justicia, F. y. (2003). La evaluación interactiva


como estrategia reguladora del proceso de enseñanza aprendizaje.
Revista Galego-Portuguesa de Psicología e Educación , 10 (8), 369-379.

De la Fuente, J., & Justicia, F. (2007). El Modelo DIDEPRO de la Regulación


de la Enseñanza y del Aprendizaje: avances recientes. Revista
Electrónica de Investigación Psicoeducativa , 5 (13), 535-564.

Díaz Barriga Arceo, F., & Hernández Rojas, G. (2010). Estrategias docentes
para un aprendizaje significativo. Una interpretación constructivista (3a.
ed.). México: Mc Graw Hill.

87
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Escobar, J. V. (2007). Evaluación de Aprendizajes. Un asunto vital en la


educación superior. Revista Lasallista de Investigación, 4 (2), 50-58.

García, U. M. (1999). Autorregulación del aprendizaje en el aula. España: Junta


de Andalucía/Consejería de Educación y Ciencia.

Jorba, J., & Casellas, E. (1997). La regulación y la autorregulación de los


aprendizajes (Vol. I). España: Síntesis.

McMillan, J. H., & Schumacher, S. (2008). Investigación evaluativa y análisis


político. En J. H. McMillan, & S. Schumacher, Investigación Educativa.
España: Perarson.

Mauri, T., Colomina, R., & Gispert, I. (2009). Diseño de propuestas docentes
con TIc para la enseñanza de la autorregulación en la Educación
Superior. Revista de Educación, (34B), 377-399.

Méndez Álvarez, J. (2005). Evaluar apara conocer, examinar para excluir (2a.
edición). España: Morata.

Morales, B. (2010). Estudio correlativo entre los niveles de disposición hacia el


aprendizaje autodirigido, desempeño académico y grado cursado en
alumnos de Educación Normal. Tesis maestría, BENV/ITESM, Area de
Investigación educativa, Xalapa Ver. México.

Padilla, T., & Gil, J. (2008). La evaluación orientada al aprendizaje en la


Educación Superior: condiciones y estrategias para su aplicación en la
docencia universitaria. Revista Española de Pedagogía , LXVI (241), 467-
486.

Peñalosa, C. E., Landa, D. P. & Vega, V. C. (2006). Aprendizaje Autorregulado:


Una revisión conceptual. Revista electrónica de Psicología Iztacala, 9 (2),
1-21.

88
Capítulo 3: Evaluación Formativa y Autorregulación: un Reto en la Formación Docente

Rubio, M. J., & Varas, J. (2004). La Investigación-Acción Participativa. Capítulo


8. En M. J. Rubio, & J. Varas, El análisis de la realidad en la intervención
social. Métodos y técnicas de investigación (125-144). España: CCS.

Rosales, C. (2000). Evaluar es reflexionar sobre la enseñanza. España:


Narcea.

Sanmartí, N. (2012). Evaluar para aprender (7a. ed.). España: Grao.

SEP. (2013). Subsecretaría de Educación Básica. Recuperado de:


http://www.básica.sep.gob.mx/reformaintegral/sitio/

SEP. (2004). Plan de Estudios 2004. Licenciatura en Educación Especial.


Mexico: SEP.

Valverde, A. L. (2009). Profesores autorregulados. Diseño y validación de una


interfase autorregulatoria. Revista mexicana de investigación educativa .

VERBI GmbH. (2013). MAXQDA [Software de análisis de datos cualitativos] .


Alemania.

Zimmerman, B. J. (2005). Attaining Self Regulation. A social cognitive


perspective. En M. Boekaerts, P. R. Pintrich, & M. Zeider, Handbook of
Self Regulation. EUA: Elsiever Academic Press.

89
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

Evaluación de la Autoeficacia
Docente en la Educación Superior
Teacher Self-
Self-Efficacy Assessment in Higher Education 4
Capítulo

Luis Fernando Hernández Jácquez


Frine Virginia Montes Ramos

Resumen

La presente investigación versa Abstract


alrededor de la evaluación de la
autoeficacia docente en la This research focuses around the
educación superior tecnológica (en evaluation of teaching self-efficacy
específico en la Universidad in technological higher education
Tecnológica de Rodeo) y la relación (specifically in Rodeo University of
que pueda tener con distintas Technology) and the relationship
variables socio demográficas. El you may have with other
fundamento teórico descansa en la sociodemographic variables. The
Teoría de la Autoeficacia de Albert theoretical foundation rests on the
Bandura, y para recolectar los datos theory of Albert Bandura's self-
al respecto se utilizó una adaptación efficacy, and to collect data about an
de la “Escala de Autoeficacia adaptation of the "Teacher Self-
Docente del Profesor Universitario”, Efficacy Scale University Professor",
diseñada por Prieto en el año 2007. designed by Prieto in 2007. The
Los resultados muestran que la results show that the used college
planta docente de la universidad faculty has a high level of self-
presenta un nivel alto de efficacy, and a relationship between
autoeficacia, y que no puede her and the sociodemographic
establecerse una relación entre ella variables assessed can not be
y las variables socio demográficas established. Finally, lines of
evaluadas. Finalmente, se abren research for future studies that may,
líneas de investigación para futuros in addition to teaching self-efficacy,
estudios que pueden incluir, self-efficacy include students or their
además de al autoeficacia docente, academic performance, to name a
a la autoeficacia de los estudiantes, few are open.
o su desempeño académico, por
Keywords: teacher self-efficacy, higher
citar algunas.
education.
autoeficacia docente –
Palabras clave:
educación superior.

90
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

Introducción

La necesidad de lograr y mantener una calidad educativa en las instituciones


de educación se ha conformado como una política que ha permeado en todos
los niveles educativos en México, desde hace ya varios años.

En fechas recientes, esta política de calidad se ha robustecido con una


serie de aspectos que tratan de concretar aquel concepto abstracto, y aunque
en México, el constructo de la autoeficacia se ha comenzado a abordar desde
la perspectiva de los estudiantes, es prácticamente nulo desde la postura de
los docentes.

En este sentido, la presente investigación aborda el constructo de


autoeficacia docente como una forma novedosa de evaluar la calidad de la
planta docente de una institución de educación superior, evaluación que bajo la
necesidad institucional presentada, arroja elementos para coadyuvar con la
mejora de la calidad en la universidad.

Planteamiento del problema

La Universidad Tecnológica de Rodeo (UTR) se encuentra localizada en la


cabecera del municipio del mismo nombre, a 160 kms. de la ciudad de
Durango, Dgo. Inició operaciones en el mes de Septiembre del año 2012 con
tres carreras: Tecnologías de la Información y Comunicación, Agricultura
Sustentable Protegida, y Química Tecnología Ambiental, todas administradas
de manera cuatrimestral. Actualmente la matrícula asciende a 149 estudiantes
en las tres carreras ya citadas (Departamento de Servicios escolares, 2014).

Como cualquier institución de educación superior de reciente creación,


su sostenimiento depende de varios factores pero uno de los considerados por
los administrativos de la institución como principal, lo es la tenencia de los
estudiantes que han sido inscritos a la universidad, por lo que grandes
esfuerzos deben destinarse a esta labor.

91
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

Entre estos esfuerzos se encuentra el mejoramiento de la calidad de la


planta académica, integrada por 14 docentes que se incorporan a las tres
carreras dependiendo de las necesidades de los planes de estudio. Por esta
razón es que la administración de la universidad se ha planteado iniciar una
serie de diagnósticos formales que permitan ofrecer información acerca del
desempeño de los docentes, y entre éstos se encuentra el autoconocimiento
como medida de meta aprendizaje, derivando en una serie de evaluaciones al
desempeño docente bajo enfoques alternativos, como lo es la autoeficacia.

De acuerdo con Prieto (2007), las instituciones de educación superior se


preocupan cada vez más por los factores y características que permiten que la
docencia sea una actividad capaz de influir de manera positiva en el
aprendizaje de los estudiantes, y dentro de estas características, según Wolters
y Daughetry (2007, citados en Sánchez, Salaiza & Pérez, 2013, p. 3), “los
aspectos críticos del profesor en relación con sus actividades docentes, toma
de decisiones y prácticas en el aula van a depender del sentimiento de
competencia y nivel de eficacia personal que tenga…”.

Es en este sentido es que se ha decidido evaluar el nivel de autoeficacia


de la planta docente de la UTR, e indagar si este nivel se ve influido por
algunas variables sociales y demográficas.

Justificación

El estudio de la autoeficacia docente en México es un campo de indagación


poco explorado, a pesar de la nota informativa que para este país generó el
Estudio Internacional sobre Enseñanza y Aprendizaje (TALIS) realizado por la
Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos en el año 2008,
que señala entre otros aspectos, que algunas prácticas de enseñanza están
vinculadas de manera cercana con la autoeficacia de los docentes, más que
con otros factores (OCDE, 2009).

Dentro de la notoria escasez de investigación al respecto, y a partir de


año 2010, es posible citar el estudio de Sánchez, Salaiza y Pérez, quienes en

92
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

el año 2012 analizaron la relación de la autoeficacia docente con la


transferencia de capacitación por parte de los profesores de una institución de
educación superior, identificando un nivel alto de percepción de autoeficacia
que guarda una relación positiva con la transferencia de la capacitación.

En el año 2011, Ortega, Rosales y Sánchez indagaron acerca de la


autoeficacia percibida por docentes de educación primaria en formación, en
una Escuela Normal del estado de Durango, obteniendo como resultados que
los sujetos de investigación mostraron un nivel alto de autoeficacia percibida y
que variables como el género tienen un efecto modulador en ella. En este
mismo año (2011), Soberanes, Zúñiga y Barona, incorporaron la autoeficacia
del docente como un elemento para el análisis de las políticas del Programa
Escuelas de Calidad, determinando que si se pretende lograr avances
sustantivos en la mejora de la calidad de la enseñanza y el aprendizaje en la
educación primaria en México, se debe incorporar a la autoeficacia del docente
como un factor sustancial.

La ausencia investigativa en materia de autoeficacia docente en México


es notable, siendo que este constructo (enmarcado en la auto referencia) ha
probado ser en otros países como España y Chile, en elemento fundamental en
la mejora de los procesos de enseñanza y su correspondencia con el
aprendizaje de los estudiantes.

Además de lo anterior, la utilidad de este estudio radica en la


información específica que puede arrojar para la UTR, al tratar variables
sociales y demográficas de interés para esta institución. En otro sentido, esta
investigación provee el empleo de una escala de medición que ha sido poco
utilizada en el país, pero cuyos referentes paramétricos le dotan de una solidez
de validez y confiablidad que le permiten ser utilizada en el contexto de la
educación superior.

93
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

La autoeficacia percibida

En esencia la motivación es un constructo teórico utilizado dentro de las


distintas áreas de la psicología y la educación como en el caso de la pedagogía
o la orientación vocacional y sirve para otorgar explicaciones a las conductas
de los individuos, mismas que responden a la condición de satisfacer alguna
necesidad o alcanzar algún objetivo (Chacón, 2006).

Interiorizando en el ámbito educativo, Chacón (2006, p. 1) menciona


que:

La motivación académica no es otra cosa que un tipo de motivación que


viene dada por el esfuerzo o la intensidad del compromiso en el
estudiante hacia el aprendizaje, y se evidencia a través del deseo de
querer crecer... además de que se constituye en sí en un deseo que se
refleja mediante conductas voluntarias y que eventualmente llevan a un
resultado favorable o desfavorable…

Dentro de la motivación diversas formas de auto creencias,


especialmente aquellas referidas a las ideas subjetivas sobre competencia han
recibido una importante atención en las últimas décadas de investigación sobre
el aprendizaje y la motivación humanos (Blog & Clark, 1999, citados por
Blanco, 2010). Entre ellas destaca por su amplio desarrollo teórico y empírico el
constructo “autoeficacia”, elemento central de la teoría social cognoscitiva.

La teoría sociocognitiva integra la cognición, metacognición y los


mecanismos motivadores de autorregulación. La motivación incluye factores
afectivos en términos de metas personales, juicios de autoeficacia, resultados
de expectativas y monitoreo, componentes que afectan el desempeño de los
individuos y la auto percepción que tiene de sus capacidades (Chacón, 2006).

Por lo tanto se considera que la motivación guarda una relación notable


con los procesos de auto percepción de las personas, misma que se explica de
manera amplia en la teoría de la autoeficacia que se describe en seguida.

94
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

Teoría de la Autoeficacia de Bandura.

Aunque la teorización de la autoeficacia se originó de la teoría del aprendizaje


social de Rotter, fue Albert Bandura en 1977 quien la desarrolló de manera
amplia a través de su teoría sociocognitiva o cognitiva social.

De acuerdo con Peralbo, Sánchez y Simón (1986), el concepto de


autoeficacia surge como un intento de conceptualizar la mayor parte del
comportamiento humano desde una perspectiva integradora. Esta implicaba
necesariamente (en la psicología científica contemporánea) el recurso a una
explicación de los determinantes de la conducta humana, que toma su origen
en posturas centralistas derivadas del auge de la psicología cognitiva, en clara
oposición a las posturas periferialistas que sitúan los determinantes de la
conducta en el ambiente externo.

Fue precisamente esta situación lo que dio lugar a la ruptura con


aquellas visiones unidireccionales de la génesis de la conducta, en las cuales
la respuesta del organismo aparece siempre como resultado de la acción
aislada o bidireccional de los componentes personales o situacionales, para dar
lugar a una visión más compleja del funcionamiento humano que integra a la
propia conducta como agente que participa en su propia determinación, a
través de la interacción recíproca con los factores personales y ambientales.
Esta perspectiva dio lugar al denominado “determinismo recíproco” en cuyo
marco cobraría sentido la formulación sobre el papel de las expectativas de
autoeficacia como agente motivador del comportamiento humano (Bandura,
1978, citado por Peralbo, Sánchez & Simón, 1986).

En el contexto del estudio y la medida de la personalidad, la autoeficacia


se podría inscribir en el marco de las distintas concepciones del “self”
(Palenzuela, 1983, citado por Peralbo, Sánchez & Simón, 1986) que dentro de
un enfoque interaccionista de la personalidad se llega a la consideración de las
variables de la persona no como los clásicos rasgos globales que describen la
conducta sino más bien como las cogniciones de la persona acerca de las
situaciones concretas.

95
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

Blanco (2010, p. 2) asienta que de manera general, de la Teoría


Cognitiva Social se desprenden dos preposiciones:

1. Las creencias de autoeficacia son específicas de un ámbito de


funcionamiento dado.
2. El constructo de autoeficacia puede ser distinguido de otros constructos
autorreferentes cuando se evalúa en relación con un dominio específico.

Las creencias de la autoeficacia se refieren a los juicios que cada


individuo hace acerca de sus capacidades para llevar a cabo una tarea.
Bandura (1997, citado por Chacón, 2006, p. 2) plantea que los individuos
poseen un sistema interno que les permite ejercer control sobre sus propias
acciones, conductas y pensamientos, siendo este sistema un componente
fundamental de influencia en el logro de las metas que cada quien se propone.

Bandura (1997, citado por Chacón, 2006, p. 2) señala que “las creencias
de autoeficacia constituyen un factor decisivo en el logro de metas y tareas de
un individuo. Si las personas creen que no tienen poder para producir
resultados, no harán el intento para hacer que esto suceda”.

En lo que respecta a la distinción de la autoeficacia de otros constructos


autorreferentes, el propio Bandura (1997, citado por Chacón, 2006, p. 3) señala
“que las creencias de autoeficacia se diferencian de la autoestima, el
autoconcepto y los juicios valorativos que el sujeto posee sobre su imagen
global”.

Mientras que la autoeficacia se refiere a juicios acerca de las


capacidades individuales en el desempeño de tareas determinadas, la
autoestima tiene que ver con juicios valorativos hacia sí mismo. Por otra parte
el sentido de la autoeficacia es un constructo dinámico y por tanto, la eficacia
percibida tiende a cambiar con el tiempo como resultado de nuevas
experiencias que se viven en distintas circunstancias y contextos donde se

96
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

requiere de habilidades particulares que influencian el desempeño de cada


individuo (Gist & Mitchell, 1992, citados por Chacón, 2006).

Parafraseando a Bandura (1977), la autoeficacia en sí, se define como el


conjunto de juicios de cada individuo sobre las capacidades propias para
organizar y ejecutar las acciones requeridas en el manejo de posibles
situaciones específicas. Tales juicios se entiende que tienen importantes
efectos sobre la elección de conductas o actividades, sobre el esfuerzo
empleado y la persistencia, y sobre los patrones de pensamiento y las
reacciones emocionales ante las tareas (Blanco, 2010, p. 2).

En general, el control y la competencia personal que los individuos


poseen como agentes creadores de su propio entorno no sólo les permite
responder a su ambiente, sino que los capacita para transformarlo mediante su
actuación o desempeño proporcionando a la persona un mecanismo de
referencia a partir del cual se percibe y evalúa el comportamiento humano. De
ello se desprende que si el sujeto se juzga capaz y confía en sus habilidades
de ejecución de una tarea específica, esta auto percepción contribuirá al éxito
de su desempeño, por lo tanto podría decirse que el éxito esperado en el logro
de una meta se relaciona de manera directa con las expectativas de resultado
que el sujeto anticipa.

Este sistema interno de creencias proporciona un marco referencial


determinante de la percepción, regulación y evaluación de la conducta del
individuo. De allí la importancia de considerar las creencias de autoeficacia
como el juicio personal sobre las capacidades o autoconfianza en la ejecución
de tareas propuestas en el momento de llevar a cabo lo que se intenta hacer.
Las preconcepciones o juicios que la persona establece acerca del éxito o
fracaso de su desempeño proporcionan información que a su vez, alteran las
creencias de autoeficacia percibida que se reflejarán en desempeños
posteriores.

Siguiendo a Bandura (1977, en Blanco, 2010, p. 2) la autoeficacia no es


un rasgo global sino un conjunto de auto creencias ligadas a ámbitos de

97
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

desempeño diferenciados. La teoría mantiene que los sujetos no solo emiten


juicios de autoeficacia diferenciados y diferenciables para dominios diversos,
sino que la autoeficacia puede y debe definirse con distintos niveles de
especificidad en relación con un ámbito dado, de acuerdo con la conducta y
criterio de interés.

A la luz de esta teoría, el sentido de agencia en el ser humano (human


agency) se concibe como una relación tríadica donde la conducta, los factores
personales (cognitivos, afectivos y biológicos) y el ambiente, interactúan de
manera recíproca e interdependiente conformando una estructura unificada.

Así, los individuos evalúan sus propias experiencias mediante la


autorreflexión, de manera que el juicio o creencias personales sobre las
capacidades y logros previos ejercen una fuerte influencia en las actuaciones
futuras. De esta manera, las creencias de autoeficacia pueden anticipar mejor
el comportamiento futuro del sujeto que la actuación previa, sin embargo, es
importante aclarar que en la fundamentación de esta teoría las tareas que una
persona es capaz de ejecutar no pueden ir más allá de sus capacidades, ya
que no basta sólo con creer en las capacidades que se poseen, sino que se
requiere de las propias habilidades y conocimientos necesarios para el logro de
una competencia adecuada.

Fuentes de autoeficacia.
Tanto el aumento como la disminución progresiva de las expectativas de
autoeficacia puede lograrse a través de un procedimiento que incluya a alguna
de las fuentes de información sobre eficacia o la combinación de ellas, ya que
representan la información necesaria para el desarrollo del autoconocimiento y
explican la conducta en términos de procesamiento central de fuentes de
información, ya sean directas, vicarias, o simbólicas (Bandura, 1977, citado por
Peralbo, Sánchez & Simón, 1986).

Dichas fuentes se conceptualizan como sigue:

98
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

1. Experiencias directas. Las creencias de autoeficacia se generan a


partir del éxito o fracaso en la ejecución de una tarea (Bandura, 1997, citado
por Chacón, 2006). El éxito tiende a fortalecer las creencias en la autoeficacia
personal percibida, mientras que el fracaso tiende a debilitar dichas creencias.
Sin embargo, pensar solo en obtener el éxito también hace que la gente se
desaliente cuanto el resultado previsto no ocurre. Por lo tanto cierta dificultad
es deseable en la tarea o meta que se espera lograr, ya que ello ayuda al
individuo a perseverar y a convertir los fracasos en éxitos utilizando las
capacidades individuales para ejercer el control sobre el ambiente.

Las consecuencias directas de la respuesta representan la más


influyente fuente de información (Bandura, Adams & Beyer, 1977, en Chacón,
2006).

2. Experiencias vicarias – modelling - o aprendizaje por observación. El


aprendizaje por observación permite al individuo evaluar en términos de
observación, sus habilidades para llevar a cabo la tarea prevista. Bandura
(1997, citado por Chacón, 2006) sostiene que mediante la observación de los
logros de otras personas el individuo se compara y se ve a sí mismo
desempeñándose en la misma situación. Cuando se supera el logro de colegas
o compañeros, éste éxito contribuye a incrementar las creencias de
autoeficacia, mientras que lo contrario, es decir, ser superado, tiende a
disminuirlas.

Por lo tanto, la observación de cómo los demás realizan con éxito


determinadas actividades puede producir expectativas de eficacia en
observadores que también poseen las capacidades para dominar actividades
comparables. La eficacia percibida puede ser modificada por la influencia del
modelado cuando los individuos tienen poca experiencia previa sobre la cual
basar evaluaciones de su competencia personal.

3. Persuasión verbal (simbólica). Cuando las personas reciben


apreciaciones basadas en “juicios valorativos o evaluativos” de personas
cercanas en torno a sus capacidades para alcanzar el éxito, esta persuasión

99
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

verbal parece fortalecer el sentido de autoeficacia, lo cual induce al individuo a


esforzarse para alcanzar sus metas, ya sea a través de nuevas estrategias o
poniendo mayor voluntad y esfuerzo de su parte (Bandura, 1997, citado por
Chacón, 2006).

Es por esto que las personas pueden incrementar sus expectativas de


eficacia para una tarea dada e iniciar en consecuencia un determinado curso
de acción cuando por sugestión o persuasión se establece el convencimiento
de que poseen ciertas capacidades y pueden superarse los obstáculos y
dificultades de la misma.

4. Activación fisiológica. Los estados emocionales de una persona


ejercen influencia sobre el sentido de eficacia desde la perspectiva de que la
activación fisiológica evidenciada en ansiedad, estrés, estado de ánimo, y
temores, afectan el desempeño del individuo. Así, quienes se consideran
altamente eficaces suelen beneficiarse de dicha activación fisiológica debido a
que perciben tal activación como facilitadora para la realización de la tarea.

Es por esto que las situaciones estresantes provocan reacciones


emocionales que de ser muy intensas favorecen a que las personas desarrollen
bajas expectativas de éxito, ya que una alta excitación debilita la actuación y
viceversa.

En resumen, con base en todas estas fuentes que originan las creencias
de eficacia percibida, Bandura (1999, citado por Chacón, 2006, p. 8) afirma
que:

La medida en que los logros derivados de la ejecución alteran la eficacia


percibida dependerá de las preconcepciones de la persona en relación a
sus capacidades, dificultad percibida de las tareas, cantidad de esfuerzo
destinado, su estado físico y emocional en el momento, la cantidad de
ayuda externa que reciba, y las circunstancias situacionales bajo las que
ejecute su acción.

100
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

La autorreferencia como generadora de expectativas.

Tomando como fundamento a Peralbo, Sánchez y Simón (1986), dentro de la


autorreferencia se enmarca la metacognición, que contiene a su vez al
metaconocimiento evaluativo y que es justamente el que se relaciona con el
concepto de autoeficacia.

El carácter autorreferente de la conciencia se manifiesta entre otros


fenómenos, en un conocimiento bastante preciso del funcionamiento del
sistema cognitivo. La importancia de este hecho proviene de que el
pensamiento autorreferente no es estático sino que evoluciona con la edad de
los individuos al cambiar las exigencias ambientales a las que el sujeto está
sometido, al tiempo que se modifica su sistema cognitivo, la estructura de sus
interacciones sociales y el tipo de roles que progresivamente desempeña.

Para Peralbo, Sánchez y Simón (1986, p. 2):

El metaconocimiento evaluativo se refiere a la capacidad de evaluar


nuestras habilidades en relación con la meta que se desea alcanzar. En
consecuencia, el concepto de autoeficacia hace referencia a cómo
estima o juzga un sujeto su capacidad personal para realizar con éxito
una tarea dada.

Esta capacidad permitirá el desarrollo de dos tipos fundamentales de


expectativas:

1. Expectativas de logro.
2. Expectativas de acción – resultado.

Mientras que las expectativas acerca de los resultados de las acciones


se nutren de la información provista por las propias experiencias y por el
modelado, las expectativas de logro parten de la capacidad del sujeto para

101
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

realizar la conducta necesaria para producir esos resultados. El resultado de


esta evaluación determina en última instancia si la conducta será o no iniciada.

La autoeficacia como elemento regulador de la motivación.

Chacón (2006) cita a Bandura (1997) cuando argumenta que el aprendizaje


requiere tanto de motivación como de estrategias cognitivas y metacognitivas
en un proceso de autorregulación que “lleva al individuo a comparar lo que
sabe en relación con la meta que se propone, y en consecuencia busca adquirir
el conocimiento requerido”.

De acuerdo con este planteamiento, las personas se forman creencias


acerca de lo que es capaz de hacer (cognición) y durante ese proceso anticipa
resultados positivos o negativos de sus expectativas, se fijan metas y planifican
acciones. Por lo tanto, las creencias de autoeficacia son trascendentales en la
autorregulación cognitiva de la motivación. La gente que se percibe altamente
eficaz persevera e insiste en sus esfuerzos hacia el logro de las metas
propuestas, ejerciendo el control sobre el entorno (Bandura, 1997, citado por
Chacón, 2006). Estos individuos tienden a escoger retos y persisten ante el
fracaso y ante los obstáculos, mientras aquellos que se perciben poco capaces
o desconfían de sus capacidades tienden a abandonar la meta ya que sus
esfuerzos se debilitan rápidamente.

La autorregulación se entiende como la auto capacidad de monitorear,


valorar, evaluar y corregir las estrategias utilizadas, las deficiencias, el
conocimiento, y todos los recursos empleados para la consecución de cierta
actividad. Por ello, Bandura (1997, citado por Chacón, 2006) afirma que “las
creencias de autoeficacia tienen una función fundamental en la autorregulación
de la motivación”, la cual influye en el esfuerzo emprendido hacia el logro de
metas futuras.

Para Bandura (1993, citado por Chacón, 2006), la eficacia percibida


interviene como motivador cognitivo. Los individuos de autoeficacia alta

102
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

atribuyen sus fracasos a la falta de esfuerzo, lo cual los lleva a insistir y a


comparar las metas que guían sus esfuerzos con su satisfacción personal y
autorrealización. Por otra parte, quienes se perciben con autoeficacia baja
tienden a considerar sus fracasos como carencia de habilidad o capacidad.

Así, se puede considerar que la motivación es movilizada por el


desempeño del individuo, las creencias de autoeficacia y el reajuste de las
metas personales a la luz del progreso de cada sujeto, de manera que el
sentido de autoeficacia ejerce influencia en la motivación, ya que “ésta
determina las metas planteadas, el esfuerzo dedicado y el tiempo invertido en
la perseverancia para vencer las dificultades, así como su resiliencia al fracaso”
(Bandura, 1993, citado por Chacón, 2006, p. 10).

Objetivos

Una vez planteado el problema (a nivel de necesidad), los objetivos que


pretende el presente estudio son:

1. Determinar el nivel de autoeficacia docente en la Universidad


Tecnológica de Rodeo.
2. Identificar variables sociales y demográficas que influyen de manera
significativa en la autoeficacia docente en la Universidad Tecnológica de
Rodeo.

Metodología

La presente investigación se desarrolla bajo el enfoque cuantitativo. El alcance


es correlacional, ya que “asocia variables mediante un patrón predecible para
un grupo o población” (Hernández, Fernández & Baptista, 2010, p. 81), de tipo
no experimental transeccional, ya que no existe manipulación de las variables,
y la recopilación de datos se realizó en un solo momento.

103
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

La hipótesis de investigación queda definida de la siguiente manera:


“existen variables sociales y demográficas que influyen de manera significa en
el nivel de autoeficacia docente en la Universidad Tecnológica de Rodeo”.

Sujetos o participantes de la investigación.


investigación.

Los participantes de la investigación representan el 93% de la planta docente


de la universidad durante el cuatrimestre mayo – agosto 2014. En suma
fueron13 docentes los investigados, dado que a uno de ellos no fue posible
encuestarlo.

La distribución de hombres y mujeres es de 69% y 31%,


respectivamente. El rango de edad se encuentra desde los 25 hasta los 44
años, promediando 30 años. El mayor porcentaje de estudiantes atendidos
durante el primer cuatrimestre del año se sitúa en los 70 alumnos, con el 23%.
Para finalizar, más de la mitad de los docentes (54%) afirma que tiene dos
años desarrollando esta actividad, siendo el promedio de 5.2 años.

Técnica e instrumento de recolección de datos.


datos.

La técnica para la recolección de datos es la encuesta, y el instrumento una


adaptación de la “Escala de Autoeficacia Docente del Profesor Universitario”,
diseñada por Prieto en el año 2007 (alfa de Cronbach de 0.978). Esta escala
está conformada por 44 ítems, mismos que responden a la pregunta ¿en qué
medida me siento capaz de…?, en una escala tipo Likert desde “me siento
poco capaz” hasta “me siento “muy capaz”. Los ítems de la escala están
agrupados en cuatro dimensiones que corresponden a la planificación de la
enseñanza, la implicación de los estudiantes en el aprendizaje, la interacción y
creación de un clima positivo en el aula, y la evaluación del aprendizaje y de la
función docente (Prieto, 2007).

104
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

Resultados

Los resultados están divididos en tres secciones: resultados descriptivos para


la variable “autoeficacia docente”, correlación de la variable “autoeficacia
docente” con variables sociales y demográficas, y análisis de diferencia de
grupos de la variable “autoeficacia docente” respecto a variables sociales y
demográficas.

docente”..
Resultados descriptivos para la variable “autoeficacia docente”

En cuanto a la dimensión “planificación de la enseñanza” los ítems que


resultaron con mayor promedio son “¿en qué medida me siento capaz de
diseñar y estructurar el contenido de cada clase?”, y “¿en qué medida me
siento capaz de dominar el contenido que voy a explicar en clase?”, con 5.69 y
5.62 puntos respectivamente. En ésta dimensión el único ítem que resulto
por debajo de los 5 puntos lo fue la seguridad para diseñar distintas pruebas de
evaluación acordes con los objetivos de aprendizaje previamente establecidos,
con 4.77 puntos.

El promedio general para esta dimensión es de 5.28 puntos (893 totales,


nivel alto de autoeficacia), lo que significa que los docentes de la UTR se
sienten regularmente capaces de realizar las actividades necesarias para tener
una adecuada planificación de los contenidos a enseñar.

Para la dimensión “implicación de los estudiantes en el aprendizaje”, los


ítems con el más alto promedio resultaron ser la confianza para hacer sentir a
los estudiantes que el éxito en su aprendizaje se debe a ellos mismos y a su
esfuerzo, con 5.62 puntos, y la confianza para animar a los estudiantes a
formular preguntas durante la clase, con 5.54 puntos. En contra parte, la
seguridad para conseguir que los estudiantes se preocupen por resolver las
dificultades que encuentran mientras aprenden, con 4.46 puntos, resulto ser la
característica más baja de esta dimensión.

El promedio general para esta dimensión es de 5.11 puntos (665 totales,


nivel alto de autoeficacia), lo que significa que la planta docente la UTR

105
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

regularmente sienten una alta capacidad para implicar de manera activa a los
estudiantes en las actividades desarrolladas en la clase, y en lo general en su
aprendizaje.

El análisis de la dimensión “interacción y creación de un clima positivo


en el aula” arrojó que la capacidad para potenciar en los estudiantes actitudes
positivas hacia la clase, fue la característica más baja con un promedio de 4.85
puntos, mientras que la capacidad para crear un clima de confianza en el aula
con 5.69 puntos, la capacidad para mostrar respeto a los estudiantes a través
de las conductas manifestadas en clase, y la capacidad para favorecer la
confianza de los estudiantes en sí mismos, ambas características con 5.62
puntos, resultaron ser las más altas para esta dimensión.

El promedio general para esta dimensión es de 5.41 puntos (563 totales,


nivel alto de autoeficacia), lo que quiere decir que los docentes de la
universidad se perciben como regularmente capaces de favorecer la
interacción en el aula y crear un clima de confianza en ella.

Por último, los ítems que resultaron con mayor promedio para la
dimensión “evaluación del aprendizaje y de la función docente” fueron la
capacidad para comentar a los estudiantes los resultados de su evaluación, la
capacidad para utilizar los datos que se obtienen a partir de la reflexión sobre la
docencia propia para intentar mejorar en futuras ocasiones, y la capacidad para
calificar adecuadamente los trabajos y exámenes que realizan los estudiantes,
con 5.62, 5.46, y 5.46 puntos respectivamente. En esta dimensión, el ítem que
resultó con el menor puntaje promedio (4.54 puntos), fue la capacidad para
emplear métodos sistemáticos que permitan analizar la conducta docente
propia.

El promedio general para esta dimensión es de 5.10 puntos (862 totales


nivel alto de autoeficacia), y significa que la planta docente de la universidad se
percibe como regularmente capaz de realizar adecuadamente las actividades
relacionadas tanto con la evaluación de los aprendizajes de los estudiantes,

106
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

como de la propia práctica docente, y utilizar ambas para el mejoramiento de la


misma.

El promedio general de autoeficacia docente para la UTR es de 5.21


puntos (2,983 totales), lo que significa un nivel alto de autoeficacia.

Correlación de la variable “autoeficacia docente” con variables sociales y


demográficas.
demográficas.

Como parte fundamental del estudio realizado para la universidad, se


calcularon los niveles de correlación (R de Pearson) de la autoeficacia docente
y cada una de sus dimensiones respecto a la edad de los propios docentes, la
cantidad de estudiantes atenidos durante el cuatrimestre enero – abril 2014
(anterior al cuatrimestre en que se realizó el estudio); la cantidad de carreras
que cada docente atendió en ese mismo cuatrimestre, y los años que tienen
ejerciendo ésta profesión.

El análisis de los datos (mediante SPSS) arroja ciertos niveles de


correlación entre las variables, sin embargo, para ninguna de ellas resulta ser
significativa estadísticamente (para los niveles de significancia 0.05 y 0.01), lo
que significa que no existe una relación que puede evidenciarse como
influyente entre la autoeficacia docente (y sus dimensiones) en la UTR y la
edad de los profesores, el número de estudiantes que atendieron el
cuatrimestre anterior (enero – abril 2014), la cantidad de carreras atendidas por
ellos en ese mismo cuatrimestre, y la cantidad de años en que los docentes
han ejercido esta profesión, por lo que no puede determinarse una asociación
directa entre las variables.

Análisis de diferencia de grupos de la variable “autoeficacia docente” respecto a


variables
variables sociales y demográficas.
demográficas.

Las variables “género” y “formación profesional” en relación con la autoeficacia


docente y sus dimensiones fueron analizadas dada su naturaleza, con la
prueba t de Student y Análisis de Varianza, respectivamente.

107
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

En cuanto a la variable género, la prueba t de Student arroja un nivel de


significancia de 0.754 para la dimensión planificación de la enseñanza, 0.974
para la dimensión implicación de los estudiantes en el aprendizaje; 0.678 para
la dimensión interacción y creación de un clima positivo en el aula, y 0.897 para
la dimensión evaluación del aprendizaje y de la función docente. Para el valor
total de la autoeficacia docente, el valor de significancia fue de 0.956.

Todos los resultados anteriores significan que el género no es una


variable que tenga una relación o influencia significativa (desde el punto de
vista estadístico) con la variable autoeficacia docente y cualquiera de sus
dimensiones, lo que también quiere decir que no hay una diferencia
significativa entre la autoeficacia de los docentes varones y la de las mujeres.

El análisis de varianza para la autoeficacia docente, respecto a la


formación profesional de los propios docentes arrojó niveles de significancia de
0.407, 0.421, 0.221 y 0.376, respectivamente para las dimensiones
planificación de la enseñanza, implicación de los estudiantes en el aprendizaje;
interacción y creación de un clima positivo en el aula, y evaluación del
aprendizaje y de la función docente. Para el valor total de la autoeficacia
docente, el valor de significancia fue de 0.335

Dado que el estadístico de prueba es 0.050 (al igual que para t de


Student), no es posible establecer la existencia de una relación estadística
significativa entre la formación inicial del docente y su nivel de autoeficacia, sea
de manera general o por dimensiones. Por esto mismo, no se puede afirmar
que dicha formación tenga influencia en la autoeficacia docente en la UTR.

Conclusiones

Investigar acerca de la autoeficacia de los docentes representa para la


Universidad Tecnológica de Rodeo una fuente información a partir de la cual se
pueden plantear, continuar, o mejorar acciones destinadas para mantener y
elevar la calidad académica de la planta docente.

108
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

En este estudio las preguntas de investigación indagaron alrededor del


nivel de autoeficacia docente, así como de la identificación de variables
sociales y demográficas que puedan influir de manera significativa en dicha
autoeficacia en la UTR.

El nivel de autoeficacia para cada una de las dimensiones que la


componen y de manera global resulto ser alto, lo que significa que la planta
docente de la universidad se siente regularmente capaz de realizar sus
actividades para planificar sus objetivos, estrategias y materiales para la
enseñanza, para implicar a los estudiantes en el aprendizaje, para crear una
interacción y un clima positivo en el aula, y para evaluar el aprendizaje de los
estudiantes y su propia función docente.

Al analizar los resultados de la autoeficacia, cabe destacar que solo 9


ítems de los 44 que conforman la escala de evaluación resultaron por debajo
de los 5 puntos promedio (aunque todos por encima de los 4.40 puntos), lo cual
significa un buen nivel de autoeficacia, pero mejorable. En este sentido se
recomienda que se trabaje con las actividades relacionadas con el diseño de
pruebas de evaluación acordes con los objetivos de aprendizaje, con las
estrategias para conseguir que los estudiantes se preocupen por resolver las
dificultades que encuentran mientras aprenden; con métodos para potenciar en
los estudiantes actitudes positivas hacia la clase, y con el mejoramiento de la
capacidad para emplear métodos sistemáticos que le permitan al docente
analizar su propia conducta.

En cuanto a la segunda pregunta de investigación, no fue posible


determinar la existencia de alguna asociación, relación, o diferenciación
(estadística) entre las variables sociales y demográficas seleccionadas con el
nivel de autoeficacia presente en la universidad, lo que refuta la hipótesis de
planteada de que “existen variables sociales y demográficas que influyen de
manera significa en el nivel de autoeficacia docente en la Universidad
Tecnológica de Rodeo”.

109
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

Los resultados anteriores son similares en ciertos aspectos a los


encontraos en investigaciones afines, pero disímiles en otras características.
Como fue explicado, el informe TALIS (OCDE, 2009) concluyó que algunas
prácticas de enseñanza están estrechamente relacionadas con la autoeficacia,
lo que se comprueba en este estudio al obtener niveles altos de autoeficacia
para la planificación de la enseñanza y para la implicación de los estudiantes
en el aprendizaje. El nivel alto de autoeficacia encontrado coincide con el
encontrado por Sánchez et al. (2013) y por Ortega et al. (2011), pero se
diferencia porque éstos últimos encontraron que dicho nivel está modulado por
variables como el género, no siendo así para la UTR.

En suma, con los resultados de esta investigación se pueden generar


nuevas líneas de investigación para la universidad, tales como la asociación de
la autoeficacia con el estrés docente, o la asociación de la autoeficacia docente
con la autoeficacia de los estudiantes, o con sus niveles de aprendizaje o
rendimiento académico.

Referencias

Blanco, B. A. (2010). Creencias de Autoeficacia de Estudiantes Universitarios:


un Estudio Empírico sobre la Especificidad del Constructo. Revista
Electrónica de Investigación y Evaluación Educativa (RELIEVE), 16 (1),
1-28. Recuperado de:

http://www.uv.es/RELIEVE/v16n1/RELIEVEv16n1_2.htm

Chacón, C. C. (2006). Las Creencias de Autoeficacia: un Aporte para la


Formación del Docente de Inglés. Acción Pedagógica, 15, 44–54.
Venezuela. Recuperado de:

http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/17262/2/articulo5.pdf

Hernández, S. R., Fernández, C. C. & Baptista, L. P. (2010). Metodología de la


Investigación (quinta edición). México: McGraw Hill.

110
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

OCDE (2009). Informe TALIS. La creación de entornos eficaces de enseñanza


y aprendizaje. Síntesis de los primeros resultados. Recuperado de:
http://www.oecd.org/education/school/43057468.pdf

Ortega, M. F., Rosales, M. R. & Sánchez, R. B. (2011). Autoeficacia Percibida


por Docentes de Educación Primaria en Formación: un Estudio
Exploratorio en el Contexto de la Reforma Integral de Educación Básica.
Ponencia presentada en el XI Congreso Nacional de Investigación
Educativa. México. Recuperado de:

http://www.comie.org.mx/congreso/memoriaelectronica/v11/docs/area_1
6/0532.pdf
Peralbo, M., Sánchez, J. Ma. & Simón, M. A. (1986). Motivación y Aprendizaje
Escolar: una Aproximación desde la Teoría de la Autoeficacia. Infancia y
Aprendizaje, 35(36), 37-45. Chile. Recuperado de:
dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/662383.pdf

Prieto, N. L. (2007). Autoeficacia del Profesor Universitario. Eficacia percibida y


práctica docente. España: Narcea, S. A. de ediciones.

Sánchez, P. M., Salaiza, L. F. & Pérez, G. Y. (2013). Relación de la


Autoeficacia Docente y la Transferencia de la Capacitación. Ponencia
presentada en el XVII Congreso Internacional en Ciencias
Administrativas 2013. México. Recuperado de:

http://sistemanodalsinaloa.gob.mx/archivoscomprobatorios/_15_memoria
extenso/606.pdf

Soberanes, C. Y., Zúñiga, H. C. & Barona, R. C. (2011). Análisis de la


Formación en Situación de Maestros de Escuelas Primarias: el Caso del
Programa Escuelas de Calidad (PEC) en Morelos. Ponencia presentada
en el XI Congreso Nacional de Investigación Educativa. México.
Recuperado de:

111
Capítulo 4: Evaluación de la Autoeficacia Docente en la Educación Superior

http://www.comie.org.mx/congreso/memoriaelectronica/v11/docs/area_1
5/1125.pdf

112
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Autocreencias de los Actores Educativos


del Área Científico – Tecnológica de
Educación Superior
Educational actors self-
self-beliefs in scientific and technological area of
higher education
5
Capítulo

Bertha Alicia Mendieta Jiménez


Mónica del Carmen Meza Mejía

Resumen Abstract

La situación ambiental mundial constituye The global environmental situation is a


un asunto prioritario para la educación priority for science and technology area in
superior científico-tecnológica. Ésta ha sido higher education. This has been identified
señalada como una de las dimensiones as one of key dimensions to meet the
clave para dar respuesta a las necesidades needs of the present as well as a means to
del presente, así como un medio para address the problems with responsibility
abordar los problemas con responsabilidad and move forward in building a sustainable
y avanzar en la construcción de una society. With this view, an investigation was
sociedad sustentable. Con esta visión, se conducted to ascertain what the needs are
realizó una investigación para indagar in environmental education for scientific and
cuáles son las necesidades en educación technological area of higher education, and
ambiental (EA) para el área científico- how to address those needs. For this, the
tecnológica de educación superior y cómo current state of environmental education
dar solución a esas necesidades. Para ello was diagnosed in the Faculty of
se diagnosticó el estado actual de la Engineering of the Panamericana
educación ambiental en la Facultad de University and took out a proposal for
Ingeniería de la Universidad Panamericana strategic guidelines for an enrichment of the
(FIUP) y se llevó a cabo una propuesta de curriculum involving environmental
líneas estratégicas para un plan de education in that Faculty.This paper
ambientalización curricular en esa presents the research and results regarding
Facultad. En este trabajo se presenta la the self-beliefs, attitudes, knowledge and
investigación y los resultados perceptions of Faculty educational actors
concernientes a las autocreencias, about environmental issues and
actitudes, conocimientos y percepciones de environmental education.
los actores educativos de la FIIUP sobre
los problemas ambientales y la EA. Keywords:
Keywords: Self-beliefs. Educational actors.
Scientific and technologic higher education.
Palabras clave: Autocreencias. Actores Environmental education.
educativos. Educación superior científico-
tecnológica. Educación ambiental.

113
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Introducción

Este trabajo forma parte de una investigación mayor sobre los problemas
ambientales y las necesidades educativas en el área científico-tecnológica de
educación superior. En concreto, se refiere a la sección que diagnostica las
autocreencias de los actores de la FIUP: autoridades, docentes y estudiantes.
Es un estudio de caso.

Una razón importante de esta investigación fue que a pesar de las


recomendaciones de los organismos internacionales, no se ha tomado
verdadera conciencia de la situación ambiental mundial y no se está dando una
respuesta adecuada. Con este trabajo se profundizó en esta cuestión
intentando favorecer la reflexión sobre el papel de la educación científico-
tecnológica en la formación de personas frente a la situación ambiental del
Planeta.

Problemas ambientales y educación ambiental en el área científico-


científico-tecnológica de
educación superior

La educación conlleva un aprendizaje valioso, intencionado y sistemático, y una


modificación perfectiva de conocimientos, actitudes y conductas; así la
educación, en su vertiente ambiental, proporciona las bases para una
adecuada y sistemática lucha contra la degradación del medio ambiente y, de
igual manera, y para accionar a favor del desarrollo sustentable.

En este contexto, los actores educativos del área científico-tecnológica


de educación superior tienen una serie de autocreencias, actitudes y
expectativas en torno a la temática ambiental. La autocreencia es un concepto
que incorpora muchas formas de autoconocimiento y de sentimientos
autoevaluativos, es una percepción global de uno mismo y de las reacciones de
la autoestima propia a esa autopercepción (Marsh & Shavelson, 1985).

La autocreencia está ligada al concepto de actitud, toda vez que ésta es


una predisposición a responder positiva o negativamente ante las cosas, las

114
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

personas, los lugares, los acontecimientos o las ideas (Simpson, et. al., 1994,
p. 212). Las actitudes, según Jones y Carter (2007), son un componente de un
sistema general de creencias, que también contiene en un contexto
sociocultural a la autoeficacia y a las expectativas. Según Bandura (1986) la
autoeficacia son los juicios de cada individuo sobre su capacidad, a partir de
los cuales organizará y ejecutará sus actos de modo que le permita alcanzar el
rendimiento deseado. La autoeficacia es relevante al comportamiento humano
debido a su influencia en la educación (Bandura, 1995).

De tal manera, la autocreencia, la autoeficacia, las actitudes y las


expectativas, están íntimamente relacionadas, toda vez que se refieren a las
capacidades de los estudiantes de llevar a cabo una tarea en tanto los juicios
personales de las capacidades propias para organizar y ejecutar cursos de
acción para alcanzar los objetivos establecidos, en función de la importancia,
utilidad y relevancia de la misma (Pintrich, et. al. 1993; Zimmerman, 2000;
Pintrich, 2004).

Siguiendo a la UNESCO (1977), la EA debe ser entendida como un


proceso que “consiste en reconocer valores y aclarar conceptos con el objeto
de formar las aptitudes y las actitudes necesarias para comprender las
interrelaciones entre el hombre, su cultura y su medio biofísico.” A su vez, la
UICN (1980) declara que la EA “es el proceso de reconocimiento de valores y
clarificación de conceptos en orden a desarrollar las destrezas y aptitudes
necesarias para comprender y apreciar la interrelación entre el hombre, su
cultura y el medio biofísico que le rodea. La EA supone también práctica en la
toma de decisiones y la formulación de un código propio de conducta acerca de
las cuestiones relativas a la calidad ambiental.”

De lo anterior se deriva el compromiso y la responsabilidad que las


instituciones de educación superior tienen en este ámbito. En México, en el
Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, estrategia 4.4.3., se establece
“continuar con la incorporación de criterios de sustentabilidad y educación
ambiental en el Sistema Educativo Nacional, y fortalecer la formación ambiental
en sectores estratégicos.” Para lograr una EA pertinente, las instituciones de

115
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

educación superior han de orientar sus esfuerzos, a garantizar que la


implementación del currículo genere aprendizaje ambiental significativo,
reforzando valores y actitudes de sustentabilidad ambiental y generar espacios
para el análisis crítico sobre la problemática ambiental, así como procurar un
enfoque ambiental basado en lo local.

Las exigencias de carácter científico-tecnológico implican la generación


de tecnologías inocuas ambientalmente sustentables, la transferencia del
conocimiento científico y tecnológico y el acceso a las nuevas tecnologías de
información y comunicación. Ello genera un conjunto de exigencias para la
intervención de las instituciones de educación superior en el área de EA a
través de su inclusión en proyectos de investigación en las licenciaturas, los
posgrados, la difusión de la cultura científico-tecnológica, entre otros. Por esto
requiere la investigación e innovación hacia el logro de tecnologías
favorecedoras de un desarrollo sustentable bajo el principio de prudencia
(Sapiña, 2000), al tiempo que debe estar en estrecha relación con las políticas
y medidas educativas, para lograr un cambio real en los hábitos, actitudes y
formas de vida (Vilches & Gil, 2003).

La educación no puede ser desligada del ambiente en que se produce.


El aprendizaje es un proceso de construcción del conocimiento que tiene lugar
en relación con el medio social y natural. Además, se desarrolla en doble
sentido, es decir, cada persona aprende y enseña a la vez. Dura toda la vida. Y
tiene lugar en diferentes contextos: hogar, escuela, trabajo y comunidad. Estas
características apuntan un hecho relevante: el propio medio puede ser
educativo –o todo lo contrario– en sí mismo, lo cual subraya la necesidad de
coherencia entre los mensajes educativos explícitos y los mensajes implícitos
de la realidad circundante.

La existencia de muchos tratados que se refieren a los problemas


ambientales es indicador de que algunos gobiernos y algunos organismos
internacionales están atentos a la problemática y por ello apuntan a los
siguientes problemas ambientales de manera prioritaria (Brown, Flavin y
French, 2000; George, 2001; Jáuregui, 2000; Mayor Zaragoza, 2000; ONU,

116
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

2002 y 2012; PNUMA, 2002; Ramonet, 1997): 1) Crecimiento de la población e


impacto al ambiente. 2) Globalización y degradación ambiental. 3)
Deforestación, degradación de los suelos y desertificación. 4) Lluvia ácida. 5)
Incendios forestales. 6) Agotamiento de la capa de ozono. 7) Calentamiento
mundial de la atmósfera. 8) Desechos domésticos e industriales. 9)
Contaminación ambiental. 10) Agotamiento de los recursos naturales. 11)
Degradación de la vida en el Planeta. 12) Destrucción de la diversidad cultural.
13) Hiperconsumo de las sociedades desarrolladas. 14) Superpoblación y los
desequilibrios demográficos. 15) Desequilibrios entre distintos grupos
humanos.

Como puede inferirse, la EA es un tema emergente de suma importancia


en el campo de la educación y, en concreto, de la investigación educativa.

Diseño de la investigación

Se partió del planteamiento del problema: ¿cuáles son las necesidades en


educación ambiental para el área científico-tecnológica de educación superior?
y ¿cómo dar solución a esas necesidades?

Se diagnosticó el estado actual de la EA en la FIUP para conocer cuáles


son las necesidades educativas con respecto a los problemas ambientales y
proponer las líneas prioritarias para un Plan Estratégico para el desarrollo de la
EA en el área científico-tecnológica de educación superior. Se indagaron las
percepciones (conocimientos, opiniones y creencias) de los actores educativos
en torno a la situación ambiental del mundo y la EA, y el tratamiento que los
docentes hacen sobre los problemas ambientales. Esto arrojó luz sobre la
situación actual y perfiló las necesidades educativas en esta práctica.

Aquí se expone sólo la parte relacionada con las autocreencias de los


actores educativos en torno a la EA y los problemas ambientales, sus
opiniones, creencias y actitudes. El supuesto de partida fue si la solución a las
necesidades educativas ambientales de la FIUP es incipiente debido,

117
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

principalmente, al escaso conocimiento en materia ambiental por parte de sus


actores educativos, y esto se manifiesta en la falta de implementación efectiva
de la educación ambiental.

Objetivo general.

Diagnosticar el estado actual de la educación ambiental en el ámbito científico-


tecnológico de educación superior para saber cuáles son las necesidades
educativas con respecto a los problemas ambientales en la Facultad de
Ingeniería de la Universidad Panamericana y proponer un plan estratégico de
desarrollo de la educación ambiental para darles solución.

Objetivos específicos.

1. Indagar las percepciones de los actores educativos de la FIUP sobre los


problemas ambientales prioritarios y las necesidades educativas
derivadas.
2. Valorar el efecto que tienen las percepciones, opiniones y creencias de
los actores educativos (sobre los problemas ambientales) de la FIUP en
la implementación de la EA.

Resolver el problema planteado y alcanzar los objetivos establecidos,


requirió establecer un marco metodológico y así determinar los instrumentos de
investigación, el proceso de recolección de datos y finalmente su análisis,
interpretación y discusión. Se trató de una investigación exploratoria y
descriptiva. Si bien la investigación fue predominantemente cualitativa, tuvo
también un cierto carácter cuantitativo pues se analizaron aspectos medibles y
se elaboran análisis comparativos, por lo cual se diseñaron varios instrumentos
para la recogida de datos. El desarrollo del presente trabajo tuvo lugar de los
años 2010 al 2013. La recolección de datos se llevó a cabo durante los
periodos académicos de otoño 2011 y otoño 2012.

118
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

La dimensión y factores de análisis relacionados con el presente trabajo


se presentan en la tabla 1.

Tabla 1.
Dimensión y factores de análisis.

Dimensión Factor Definición Operacional

Opiniones sobre los principales


Conocimiento,
problemas ambientales.
opiniones y
Opiniones sobre posturas de la
creencias
educación ambiental.
Percepción de los
problemas
ambientales y de la Prioridad de la problemática ambiental
educación que enfrenta la sociedad.
ambiental Relevancia / Importancia del medio ambiente.
Importancia Preocupación por el medio ambiente.
Valoración de conceptos sobre el
medio ambiente.

Fuente: elaboración propia (2014)

Los instrumentos de recogida de información con los cuales se midieron


los factores de análisis, se aplicaron a la muestra extraída de la población o
universo de esta investigación (conformada por autoridades, docentes y
estudiantes de licenciatura de la FIUP).

En primera instancia se recolectaron datos aplicando instrumentos


cuantitativos, en una única temporada con el propósito de obtener una visión
general de la problemática y describir la interrelación entre factores y
conceptos; esta fase fue de carácter exploratoria pues se conocerían las
percepciones de la comunidad de la FIUP.

En una segunda instancia se recolectaron datos con instrumentos


cualitativos. Basándose en una investigación bibliográfica, se utilizaron
instrumentos concentrándose en los individuos, aspectos asociativos,
comunidad territorializada, circunscrita en el ámbito de la FIUP. Fue una
exploración en un momento específico, teniéndose como instrumentos de
recogida de información el cuestionario y la entrevista cualitativa; se utilizó

119
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

también el diario para la recogida de notas de campo que permitió tanto


consultar información previa como contrastar datos.

La muestra se extrajo de la población objeto de estudio, y fue


representativa, para poder inferir toda una serie de conclusiones acerca de la
población y describir características observadas en la muestra, lo cual permitió
hacer inferencias con relación a la población. El tipo de muestreo fue
determinístico. Se seleccionaron submuestras aleatorias sencillas de cada
estrato. La población o universo de esta investigación consistió en los actores
educativos de la FIUP. Si bien las subpoblaciones eran pequeñas,
particularmente la de autoridades, y resultaba fácil aplicar los instrumentos a la
totalidad de esa subpoblación, se quiso asegurar la cifra y se utilizó una
fórmula para verificar que el tamaño de la muestra era correcto (Tabla II):

Tabla 2.
Cálculo del tamaño de la muestra.
Tamaño de muestra
Fórmula
para cada subpoblación

NZ2 pq
n=
2
Z 2 p q + d (N-1)
Donde: Subpoblación N n
n (muestra representativa o tamaño de la muestra)= porcentaje A. Autoridades 15 15
de la población elegida al azar.
N= Tamaño total de la población. B. Docentes
30 28
Z= Valor de la curva normal estandarizada, para un cierto nivel TC
de confianza. C. Docentes
80 67
En este caso se utilizará como NC (nivel de confianza) el asignatura
95%, puesto que el rango más aceptado para garantizar la D. Estudiantes 725 252
representatividad de la muestra, varía entre el 90% y el
99%. No es posible tener un NC del 100% ya que sería
únicamente hipotético. Por tanto, para un NC del 95%, el
valor de Z es igual a 1.96
p= probabilidad de obtener un éxito.
q= probabilidad de obtener un fracaso.
En este caso, p= 50%, al igual que q=50%, ya que no hay
estudios previos que nos indiquen alguna tendencia.
d= tolerancia o error permisible.
En este caso se utilizará un rango de error del 5%, puesto
que el rango aceptable varía entre el 4% y el 6%.
Fuente: elaboración propia (2014).

La validez de los cuestionarios consistió en calcular las correlaciones


entre las puntuaciones obtenidas por los encuestados de la muestra en cada

120
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

ítem y las conseguidas para el total de la escala. La confiabilidad se obtuvo a


través de un proceso de validación interna conforme a los sujetos de la
investigación, para ello, se recurrió al juicio de expertos. A partir de los
resultados de la valoración y el criterio de los expertos, se corrigieron y
aumentaron los instrumentos de recolección de información. La valoración se
realizó a través de la siguiente escala: 0, 0.25, 0.50, 0.75, y 1; aquellos ítems
que obtuvieron un promedio ≥ 0.75 de puntaje se consideraron para formar
parte del cuestionario.

Por otro lado se aplicó el coeficiente alpha de Cronbach, para el que se


obtuvo un valor de 0.8121. El coeficiente de alfa de Cronbach se aplicó para los
ítems tipo Likert para determinar la confiabilidad del instrumento derivado de la
correlación sobre las respuestas en una prueba piloto. Este coeficiente indicó la
consistencia interna del grupo de ítems e indicó que el instrumento construido
era confiable, y, por tanto respaldaría los resultados que se obtendrían.

En una primera etapa, un cuestionario piloto estuvo compuesto de 60


ítems de tipo escala Likert, de selección múltiple, dicotómicas y abiertas. Un
segundo cuestionario piloto, derivado del primero, estuvo compuesto por 46
ítems de tipo Likert. Ambos de predominancia cuantitativa. El primer
cuestionario extenso se aplicó a una muestra piloto de 5 profesores semejante
a la muestra definitiva, esto permitió detectar algunas inconsistencias y corregir
sesgos, ajustar el instrumento y aumentar la validez. Posteriormente se aplicó
otro cuestionario piloto, homogeneizando la medición de ítems por escala de
Likert, corregido, ajustado y recortado a un grupo de 5 profesores (semejante a
la muestra definitiva). Los cuestionarios se aplicaron a través de la herramienta
Google Forms.

Como instrumento cualitativo se empleó la entrevista en profundidad. Se


aplicaron cuestionarios de corte cualitativo y se realizó una base de datos con
la contabilización de las respuestas obtenidas. Los datos provenientes de las
entrevistas fueron asistidos por el programa SPSS. Este análisis consistió en
una segmentación de textos, codificación, categorización y síntesis de redes
conceptuales. Teniendo en cuenta los resultados obtenidos a través de los

121
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

primeros cuestionarios y las entrevistas personalizadas, se realizó una nueva


recolección de datos a través de un nuevo cuestionario aplicado con la
herramienta Google Forms. Este cuestionario se aplicó a docentes de tiempo
completo y de asignatura, por una parte, y a los estudiantes por otra. El
procesamiento de la información obtenida a partir de los instrumentos aplicados
se realizó, en primera instancia, con el programa Microsoft Excel versión 2000,
posteriormente se usó el programa SPSS. En el análisis e interpretación de los
resultados fueron empleados diversos estadígrafos, tales como, la media y la
frecuencia, así como el análisis porcentual.

Se realizaron análisis estadísticos con apoyo del programa SPSS del


tipo: análisis estadístico de un ítem-variable con respecto a los demás de su
grupo; algunas pruebas estadísticas de t-Student; cruces de ítems-variables del
mismo grupo y entre diversos grupos; análisis de regresión múltiple y análisis
estadísticos multivariados de segmentación, particularmente análisis
factoriales. Posteriormente se dedujeron propiedades de la población a partir
de la muestra. La aplicación de esta metodología permitió obtener información
valiosa para el alcance de los objetivos y poder responder a la pregunta de
investigación. El enfoque metodológico utilizado resultó apropiado para
enfrentar la problemática planteada.

Análisis y discusión de los resultados

Se presentan a continuación los resultados obtenidos a través de los


instrumentos de recogida de información, clasificados por los factores de
análisis de la dimensión Percepciones (conocimientos, opiniones y creencias).

122
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Docentes. Instrumentos cualitativos.


Tabla 3.
Medición del concepto Percepciones. Docentes.
Ítem Resultado

3. Los valores más importantes de la EA son

Complejidad, integración, incertidumbre,


3% conocimiento de la comunidad local, centralidad en
los sujetos y dialéctica local-global

10% Globalización, ética y sociedad

Sistémica, globalizada, hacia el desarrollo


13%
sustentable

5% Multidisciplinar, global, enfocada a la comunidad

Conocimiento del ambiente y sus problemática,


70%
capacitación y responsabilidad

4. ¿Qué opinión tienes sobre la problemática ambiental actual?

En realidad el problema no es tan grave, más bien


0%
se debe a manipulación de los medios masivos

Los sectores industrial y gubernamental deben


5%
preocuparse por resolverlos

Debemos implementar programas y proyectos


48% educativos para solucionar los problemas
ambientales

Debemos afrontar estos temas desarrollando


técnicas que minimicen el impacto negativo de
48%
nuestras actuaciones sobre el medio ecológico,
social y cultural

5. Los problemas ambientales se deben a

Desechos: Se utilizan muchos recursos y se generan


13%
demasiados desechos

Desconocimiento de los problemas: Falta de


73% conocimiento y concientización de los problemas
ambientales

0% Sobrepoblación en áreas urbanas

Industria: Se preocupan más por el crecimiento


15% económico, aunque eso implique dañar el medio
ambiente
Fuente: elaboración propia (2012).

123
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Aunque se detecta cierto conocimiento de los problemas ambientales a


nivel global, no hay gran referencia a los problemas de orden social y humano.
Cabe señalar que se están omitiendo problemas fundamentales como falta de
educación adecuada y cultura ambiental de la población. Con respecto a los
valores más importantes de la educación ambiental, llama la atención que sólo
un 3% de los docentes saben que son: complejidad, integración, incertidumbre,
conocimiento de la comunidad local, centralidad en los sujetos y dialéctica
local-global. Se destaca una visión tanto naturalista como fragmentaria de la
EA y se pierden de vista los valores en una visión global e integradora. En lo
referente a las causas de los problemas ambientales, la mayoría (73%)
atribuyen las causas a: desconocimiento de los problemas y falta de
conocimiento y concientización de los problemas ambientales.

Docentes. Instrumentos cuantitativos.

Figura 1
Resultados para el factor de análisis Percepciones. Docentes.
Fuente: elaboración propia (2012).

Se puede observar que hay elementos arraigados en las concepciones


con respecto al medio ambiente y los problemas ambientales, como son las
dimensiones físicas y los recursos naturales; y otras de menor arraigo como

124
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

son las dimensiones sociales, culturales y éticas. Esto resulta significativo ya


que pone de manifiesto las concepciones predominantes con respecto al
ambiente, que excluyen aspectos socioculturales, políticos y económicos, que
suelen ser causa de su proceso de deterioro. Únicamente 43 de los 95
respondientes (promedio 3.9) conceptualizan la EA desde una perspectiva
global, involucrando valores y ética. En cuanto a que si la EA es un asunto de
carácter ético se observa que únicamente 19 de 95 respondientes están
totalmente de acuerdo, los cual pone de manifiesto, no sólo un insuficiente
conocimiento de la definición de EA, sino su conceptualización fragmentaria y
reduccionista.

Estudiantes. Instrumentos cuantitativos.

Con el apoyo de la figura 2, se sabe que el 70% de los estudiantes están


totalmente de acuerdo en que el conocimiento ambiental implica valores
sociales, éticos y culturales. En general, no consideraron elementos
fundamentales como el cambio de actitud y aptitud, la adquisición de valores y
el proceso de formación ambiental intencional y permanente.

Los estudiantes, en un 20% afirman conocer los problemas ambientales


prioritarios y en 80% piensan que deben ser atendidos. El 70% está de acuerdo
en que la educación ambiental no sólo involucra cuestiones físicas, sino
también sociales y éticas.

125
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Figura 2
Resultados para el factor de análisis Percepciones. Estudiantes.
Fuente: elaboración propia (2012).

En las figuras 3 y 4 se grafican los resultados, tanto de docentes como


de estudiantes, para los ítems del factor de análisis Percepciones:

Docentes Estudiantes

Figuras 3 y 4
Evaluaciones de ítems de medición del factor de análisis Percepciones.
Fuente: elaboración propia (2012).

Llama la atención que 70% de los estudiantes consideran que la


educación ambiental involucra aspectos éticos y que un 65% coincide en que la
EA debe ser tratada en todos los niveles escolares. Todo esto lleva a pensar
que las percepciones de los actores educativos de la FIUP son insuficientes, lo

126
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

cual conduce a la necesidad de posibilitar un cambio en la forma de concebir e


interactuar con el ambiente y social como sistema complejo y de incorporar la
EA para formar hacia el ejercicio profesional, la toma de decisiones y la
adecuada utilización de los conocimientos en función de resolver los problemas
desde la perspectiva sustentable, analizando integralmente los procesos
naturales, socioeconómicos y culturales y su impacto sobre la calidad de vida
de la población.

Relevancia/ Importancia

Docentes. Instrumentos cualitativos.


Tabla 4.
Medición del concepto Relevancia/importancia. Docentes.

Ítem Resultado

6. La protección del ambiente es más importante que el crecimiento económico

25% Totalmente de acuerdo

28% De acuerdo

38% Ni en acuerdo ni en desacuerdo

10% En desacuerdo

0% Totalmente en desacuerdo

7. Mi preocupación por medio ambiente es

0% Nada

0%

15%

60%

Mucho
25%
Nada Mucho

9. ¿Cuál de las siguientes opciones dirías que desalienta a la gente a preocuparse por medio
ambiente?

127
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

El gobierno y la industria no toman medidas para


23%
ayudar al medio ambiente

20% Falta de información sobre temas ambientales

0% Los problemas del medioambiente están exagerados

48% Falta de cultura ambiental

10% Carencia y/o carestía de productos ecológicos

10. De los siguientes conceptos, ¿cuáles involucrarías en una definición de medio ambiente?

23% Ecología, biología y ambiente humano, ética

Interacción sujeto-entorno, sistema físico-


33%
sociocultural, subsistemas naturales y artificiales

Medio humano y físico, responsabilidad y


23%
solidaridad, conservación y mejora, ética

Medio natural, contexto humano y condiciones


13%
biológicas

Contaminación, Degradación del medio y pérdida


10%
de recursos naturales
Fuente: elaboración propia (2012)

Se puede observar una preocupación por el ambiente: 60% están


preocupados, y 25% muy preocupados. En cuanto a los conceptos
involucrados en la definición de medio ambiente, sólo un 23% (menos de la
cuarta parte) involucrarían conceptos como: medio humano y físico,
responsabilidad y solidaridad, conservación y mejora, ética; un porcentaje
similar involucra aspectos naturalistas. Eso hace ver la falta de cultura
ambiental por parte de los respondientes.

128
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Estudiantes. Instrumentos cualitativos.


Tabla 5.
Medición del concepto relevancia/importancia. Estudiantes.

Ítem Resultado

1. La protección del ambiente es más importante que el crecimiento económico:

23% Totalmente de acuerdo

33% De acuerdo

39% Ni en acuerdo ni en desacuerdo

4% En desacuerdo

0% Totalmente en desacuerdo

2. Me preocupo mucho por el medio ambiente

19% Totalmente de acuerdo

68% De acuerdo

9% Ni en acuerdo ni en desacuerdo

3% En desacuerdo

1% Totalmente en desacuerdo
Fuente: elaboración propia (2012)

Se puede observar que el 23% de los estudiantes están totalmente de


acuerdo en que la protección al ambiente es más importante que el crecimiento
económico, mientras que un 33% están de acuerdo con ello. Un 39% no toman
postura al respecto. Un 87% de los estudiantes se preocupan por el medio
ambiente. Ello conduce a pensar que hay preocupación por el medio ambiente,
pero la mayoría no toman postura al respecto y que hay una falta de visión y
preocupación global por la problemática tratada. Se sigue observando una
visión fragmentada del problema ambiental.

Estudiantes. Instrumentos cuantitativos.

En lo que respecta a la relevancia que los académicos dan a la


problemática ambiental y a la educación ambiental, se puede ver que los

129
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

valores son altos, por el orden de 80% promedio (figura 5). Llama la atención
que sólo un 20% está totalmente de acuerdo con que los problemas
ambientales deben atenderse prioritariamente y un 55% opina que para
solucionarlos se requiere apoyar cambios de hábito en la población (figura 5). A
la mayoría de los respondientes (85%) les preocupan los problemas
ambientales y piensan que se debe tener en cuenta la EA a nivel de educación
superior.

Figura 5
Resultados para el factor de análisis Relevancia / importancia. Docentes.
Fuente: elaboración propia (2012).

Por su parte, los estudiantes le dan importancia al medio ambiente


(80%) y en un 38% se preocupan por él. Sólo un 5% opina que la sociedad
toma acciones adecuadas para solucionar la problemática ambiental. El 58%
piensa que es importante conocer las causas y consecuencias de la situación
ambiental (figura 6). Se aprecia cierta relevancia de los problemas ambientales,
coincidiendo con las opiniones de los demás actores educativos encuestados.
Consideran importante que la FIUP incluya en su proceso formativo los
problemas ambientales prioritarios como un componente esencial.

130
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Figura 6
Resultados para el factor de análisis Relevancia / importancia. Estudiantes
Fuente: elaboración propia (2012).

La moda en este apartado, tanto para los estudiantes como para los
profesores, indica que están de acuerdo en priorizar la temática ambiental
(moda estudiantes= 4, moda profesores=4).

Docentes Estudiantes

Figuras 7 y 8
Evaluaciones de ítems del factor Relevancia / importancia.
Fuente: elaboración propia (2012).

131
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Llama la atención que los profesores y autoridades opinan que la gente


no daña el medio ambiente (moda=3), sin embargo, en los ítems de la variable
relevancia/importancia manifiestan que se requieren cambios de hábitos en la
población para proteger el medio ambiente (moda=4). Esto se puede observar
en la figura 9, en la cual se grafica la relación entre ambos factores de análisis.

Figura 9
Correlación de ítem Conocimiento – Relevancia / importancia
Fuente: elaboración propia (2012).

Esto hace suponer que los docentes reconocen la importancia de


cambiar los hábitos de la población con respecto de los problemas
ambientales, lo cual supone propuestas y acciones directas, no sólo en los
ecosistemas o áreas vulnerables, sino en la práctica docente, en la formación
integral de los individuos, en la formación de valores hacia el desarrollo
sustentable. Por otro lado, analizar el concepto actitud personal hacia el medio
ambiente se puede notar que el grupo de profesores y autoridades (moda=3)
no manifiestan una postura definida aunque presentan un gran interés en
formarse en temas ambientales así como incorporarlos en su práctica docente
(moda=4); por su parte los estudiantes (moda=4) sí muestran una actitud
favorable hacia el medio ambiente y gran interés (moda=5) en formarse en
temas ambientales (figura 10).

132
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Figura 10
Correlación actitud – visión prospectiva.
Fuente: elaboración propia (2012).

Análisis estadístico de algunos factores relevantes referentes a las percepciones.


Docentes

En los apartados siguientes se muestra información relevante en cuanto a las


percepciones de los sujetos de estudio docentes.

Análisis estadístico conjunto de las dimensiones y factores de estudio.


Percepciones.

Figura 11
Promedio para los ítems – variables de la dimensión Percepciones.
Fuente: elaboración propia (2012).

133
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

El factor de análisis, relevante para este trabajo, que está evaluado por debajo
del promedio en este grupo es:

1. La definición de medio ambiente involucra no sólo la dimensión física


sino también las dimensiones social, cultural y ética.

Relevancia - importancia.
importancia.

Figura 12
Promedio para los ítems – variables de la dimensión relevancia - importancia
Fuente: elaboración propia (2012).

Los factores que están evaluados por debajo del promedio en este grupo son:

14. Los problemas medioambientales deben atenderse prioritariamente.


17. Me preocupan profundamente los problemas del medio ambiente. 18. Me
intereso en aprender conceptos sobre el medio ambiente para participar en la
solución de la problemática ambiental.

134
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Comportamiento personal/actitud.
personal/actitud.

Figura 13
Promedio para los ítems – variables de la dimensión comportamiento personal / actitud.
Fuente: elaboración propia (2012).

Los factores que están evaluados por debajo del promedio en este grupo son:

26. Mi actividad cotidiana en la vida universitaria afecta de alguna forma


al medio ambiente (natural, social, cultural). 28. Estoy dispuesto a pagar más
por los productos de marcas cuidadosas con el ambiente. 29. Al adquirir un
producto, estoy dispuesto a sacrificar calidad si es que este es amigable con el
ambiente.

Análisis multivariado de regresión múltiple.

Se realizó un análisis de regresión múltiple, seleccionando como variable


dependiente: Entre los principales problemas ambientales están... y como
variables independientes, o variables explicadoras, a todas las demás del
mismo bloque de ítems-variables, de la dimensión Percepciones (conocimiento,
opiniones y creencias). Se introdujeron todas las variables y se observó que
hay algunas variables que sí explican a la variable dependiente. Se seleccionó
un método (dentro del análisis de regresión, mediante el programa SPSS) para
seleccionar a las mejores variables para explicar a la variable dependiente.
Este análisis indicó que la variable dependiente es explicada por las tres

135
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

variables: La industria daña el medio ambiente, La definición de EA involucra


los conceptos…, Hay que hacer políticas medioambientales. Resultó que las
dos variables que mejor explican a la variable dependiente son: La industria
daña el medio ambiente y Hay que hacer políticas medioambientales.

Coeffi ci entsa

St andardi
zed
Unstandardized Coef f icien
Coef f icients ts
Model B St d. Error Beta t Sig.
1 (Constant) .338 1.076 .314 .754
1. La def inición de medio ambiente -.126 .083 -.161 -1.518 .133
3. Los mantos acuí f eros del mundo -7.24E-02 .119 -.080 -.610 .543
4. El cambio climático está elev ando -2.32E-02 .096 -.026 -.242 .809
5. Los organismos internacionales .136 .127 .133 1.069 .288
6. Hay que hacer polít icas .126 .121 .173 1.041 .301
7. La def inición de Educación Ambiental .205 .090 .234 2.275 .026
8. La Educación Ambient al prev iene .201 .168 .140 1.198 .234
9. La Educación Ambient al es un asunto 5.914E-02 .238 .039 .249 .804
10. La gente daña el medio ambiente. -1.83E-02 .237 -.018 -.077 .938
11. El transporte daña el medio ambiente. 7.555E-02 .152 .081 .499 .619
12. La industria daña el medio ambiente. .206 .205 .191 1.009 .316
13. La agricultura y pesca dañan el medio
3.583E-02 .199 .026 .180 .858
ambiente
a. Dependent Variable: 2. Los principales problemas ambientales

Coeffici entsa

Unstandardized Standardized
Coeff icients Coeff icients
Model B Std. Error Beta t Sig.
1 (Constant) 1.983 .409 4.849 .000
12. La industria daña el medio ambiente. .420 .103 .389 4.067 .000
2 (Constant) 1.434 .452 3.170 .002
12. La industria daña el medio ambiente. .340 .105 .314 3.229 .002
7. La def inición de Educación Ambiental .218 .085 .248 2.544 .013
3 (Constant) 1.115 .466 2.393 .019
12. La industria daña el medio ambiente. .272 .108 .251 2.528 .013
7. La def inición de Educación Ambiental .205 .084 .234 2.444 .016
6. Hay que hacer polít icas .155 .070 .213 2.217 .029
a. Dependent Variable: 2. Los principales problemas ambientales

Coeffi cientsa

Unstandardized Standardized
Coeff icients Coef f icients
Model B St d. Error Beta t Sig.
1 (Constant) 1.983 .409 4.849 .000
12. La industria daña el
.420 .103 .389 4.067 .000
medio ambiente.
2 (Constant) 1.607 .431 3.727 .000
12. La industria daña el
.342 .106 .317 3.218 .002
medio ambiente.
6. Hay que hacer polí ticas .167 .072 .228 2.323 .022
a. Dependent Variable: 2. Los principales problemas ambientales

Figuras 14, 15 y 16
Regresión múltiple entre la variable “entre los principales problemas ambientales están…” y el
bloque de variables de la dimensión Percepciones.
Fuente: elaboración propia (2012).

136
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Entre los principales problemas ambientales están: degrado de la


calidad del ambiente urbano, acidificación, etc., está asociado a variables que
no indican cómo resolver los problemas ambientales, únicamente ratifican su
presencia.

Análisis factorial.

Se empleó el método de análisis estadístico multivariado llamado


Componentes Principales que determina, en un grupo de variables
determinado, los ítems-variables que están más correlacionados entre sí. Cada
uno de estos grupos de ítems-variables se denomina componentes o factores.
Para cada grupo de variables seleccionados, el programa creó uno, dos, tres o
más componentes o factores. Cada componente o factor está formado por un
subgrupo de variables que algo tienen en común. Cada uno de estos factores
es una combinación de este subgrupo de variables.Se pudo encontrar factores
o componentes que agruparon variables que están bien evaluadas, o mal
evaluadas a manera de una correlación negativa: a medida que una variable
aumenta de valor, la otra disminuye.

Tabla 6.
Componentes de la dimensión de análisis Percepciones.
Componente Media
1. La definición de medio ambiente 3.5
2. Los principales problemas ambientales 3.6
3. Los mantos acuíferos del mundo 3.0
4. El cambio climático está elevando 3.7
5. Los organismos internacionales 3.5
6. Hay que hacer políticas 4.0
7. La definición de Educación Ambiental 3.9
8. La Educación Ambiental previene 4.2
9. La Educación Ambiental es un asunto 3.9
10. La gente daña el medio ambiente. 3.5
11. El transporte daña el medio ambiente. 3.6
12. La industria daña el medio ambiente. 3.8
13. La agricultura y pesca dañan el medio ambiente 3.2

137
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Tabla 7.
Componentes de la dimensión de análisis Percepciones.
Component
Component Matrix
C1 C2 C3 C4
10. La gente daña el medio ambiente 0.86 -0.28 -0.14 0.10
12. La industria daña el medio ambiente 0.86 -0.24 -0.16 0.06
5. Los organismos internacionales como la ONU y la UNESCO han
0.64 -0.12 -0.10 -0.37
desarrollado documentos para el cuidado del medio ambiente
11. El transporte daña el medio ambiente 0.59 -0.37 -0.49 0.01
3. Los mantos acuíferos del mundo están siendo contaminados por
0.59 -0.21 0.33 -0.45
nitratos
2. Los principales problemas ambientales 0.53 0.20 -0.30 0.15
6. Hay que hacer políticas medioambientales 0.56 0.72 0.12 0.08
9. La Educación Ambiental es un asunto de carácter ético 0.52 0.63 0.20 -0.26
8. La Educación Ambiental previene 0.48 0.57 -0.12 0.16
13. La agricultura y pesca dañan el medio ambiente 0.50 -0.35 0.66 -0.02
4. El cambio climático está elevando la temperatura media del
0.41 -0.15 0.36 0.73
planeta

Se generaron cuatro componentes, a los cuales se les llamó:

1) Quienes son los que dañan el medio ambiente y las recomendaciones


de la ONUy la UNESCO. 2) Hay que hacer políticas de EA con carácter ético. 3
y 4) Como sólo explican a una sola variable, se les llamó de la misma manera
que cada variable en cuestión. Llama la atención el hecho que se percibe que
la gente y la industria dañan el medio ambiente.

Tabla 8.
Componentes de la dimensión de análisis Relevancia/importancia.

Componente Media
14. Los problemas medioambientales 3.5
15. El gobierno debe tomar medidas 4.0
16. La iniciativa privada debe tomar medidas 4.1
17. Me preocupan profundamente 3.8
18. Me intereso en aprender 3.6
19. En México se debe tener en cuenta 4.2
20. Para solucionar problemas ambientales 3.7
21. Para solucionar problemas 4.2
)

138
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Tabla 9.
Componentes de la dimensión de análisis Relevancia/importancia.
Component Matrix Componente
C1
16. La iniciativa privada debe tomar medidas suficientes para ayudar al medio
0.93
ambiente
19. En México se debe tener en cuenta la Educación Ambiental en el nivel
0.76
superior
15. El gobierno debe tomar medidas suficientes para ayudar al medio ambiente 0.72
17. Me preocupan profundamente los problemas del medio ambiente 0.70
21. Para solucionar problemas ambientales se requiere apoyar los cambios de
0.69
hábitos en la población
20. Para solucionar problemas ambientales se requiere aplicar multas a
0.68
quienes contaminen
18. Me intereso en aprender conceptos sobre el medio ambiente para
0.64
participar en la solución de la problemática ambiental
14. Los problemas medioambientales deben atenderse prioritariamente 0.57

En este caso se generó sólo un componente, al cual se le llamó: 1. La


iniciativa privada y el gobierno deben hacer algo, ya que a mí me preocupa el
medio ambiente. Incluso se deben cambiar los hábitos en la población.

Se ve una preocupación por los problemas del medio ambiente, pero


parece que otras instancias son las que deben realizar acciones.

Análisis estadísticos de algunos factores relevantes referentes a las percepciones.


Estudiantes

En los apartados siguientes se muestra información relevante en cuanto a


factores relacionados con las percepciones de los estudiantes.

Análisis estadístico conjunto de todas las dimensiones y factores de análisis.

Los grupos de variables relevantes que están evaluados por debajo del
promedio global de todos los ítems-variables no pertenecen a la dimensión de
Percepciones (figura 17).

139
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Figura 17
Promedio para los ítems-variables de todas las dimensiones de análisis.
Fuente: elaboración propia (2012).

Análisis de regresión múltiple.

Se realizó un análisis de regresión múltiple para verificar cuáles son las


variables que tienen una mayor influencia en los factores de análisis
prioritarios. Se hizo un análisis para determinar cuáles variables explican mejor
la variable: La EA debe ser tratada en todos los niveles.Se realizó la regresión
lineal múltiple, tomando como variable dependiente a: La EA debe ser tratada
en todos los niveles y como variables independientes a: Pienso que debemos
atender los problemas ambientales, Tengo actutides positivas hacia el medio
ambiente, Conozco bien los problemas ambientales prioritarios y Es importante
que en la FIUP se fomente una cultura ambientalista.

140
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Figuras 18, 19 y 20.


Regresión lineal múltiple entre los ítems – variables 4 y 2, 12, 1 y 17.
Fuente: elaboración propia (2012).

Son cuatro variables independientes que ayudan a explicar a la variable


dependiente. La variable: La educación ambiental debe ser tratada en todos los
niveles, sí es estadísticamente dependiente del conjunto de las cuatro variables
(en ese orden): Pienso que debemos atender los problemas ambientales,
Tengo actitudes positivas hacia el medio ambiente, Conozco bien los
problemas ambientales prioritarios y Pienso que es importante que en la
universidad se fomente una cultura ambientalista. La percepción de los
estudiantes de que la EA debe ser tratada en todos los niveles no es cubierta
por el desempeño docente en la FIUP.

141
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Conclusiones

En las entrevistas se declara de forma no explícita la EA, especialmente en el


apartado de los objetivos educativos enfocados a las autocreencias que
generen actitudes y comportamientos favorables.

Existe sensibilización positiva hacia el medio y sus problemáticas, pero


no se concretiza en la definición de problemas por desconocimiento de los
mismos. Las autocreencias y las actitudes ambientales son positivas en sentido
general. Hay deficiencia en los comportamientos orientados a favorecer al
medio, pues la cantidad de conductas referidas es baja, además de que las que
se mencionan no están orientadas hacia los problemas ambientales prioritarios.

Según los docentes, su formación en temáticas ambientales se reduce a


su formación universitaria y, si por un lado pueden conocer o dominar aspectos
relacionados a esta dimensión, por el otro no les resulta suficiente para abordar
la ambientalización de su asignatura y formar a sus estudiantes en actitudes y
valores.

Como conclusión de este trabajo de recolección y análisis de datos se


destacan algunos resultados sobresalientes: los actores educativos de la FIUP
opinan que los problemas ambientales deben atenderse prioritariamente y
creen que la forma de comportarse de las personas desde el punto de vista
ambiental tiene una gran influencia al introducir aspectos ambientales en la
labor docente. Los docentes consideran que la problemática ambiental es una
cuestión de gran importancia que les afecta directamente y que debería
considerarse una exigencia profesional como parte fundamental de la
profesión, por lo que se deben llevar a cabo acciones para potenciar una
cultura de la sustentabilidad y es factible introducir contenidos al respecto en el
currículum. Existe en los actores educativos de la FIUP una gran disposición
para capacitarse en materia de EA.

Los resultados obtenidos permiten definir la situación actual y el camino


de mejora para la ambientalización curricular.

142
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Referencias

Bandura, A. (1986). The explanatory and predictive scope of self-efficacy


theory. Journal of Clinical and Social Psychology, 4, 359-373.

Bandura, A. (1995), Self-efficacy in changing societies.

Brown, R., Flavin, C. & French, H. (2000). La situación del mundo 2000.
España: Icaria.

George, P. (2001). Informe Lugano. España: Icaria.

Gobierno de México (2013). Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.


Recuperado de www.pnd.gob.mx

Jáuregui, G. (2000). La democracia planetaria. España: Novell.

Jones, M. G. & Carter, G. (2007). Science teacher attitudes and beliefs. En S.K.
Abell & Ng. Lederman (Eds.), Handbook of Research on Science
Education (1067-1104). Mahwah. EUA: Lawrence Erlbaum.

Marsh, H.W. & Shavelson, R. (1985). Self-concept: Its multifaceted, hierarchical


structure. Educational Psychologist, 20, 107–123.

Mayor Zaragoza, F. (2000). Un mundo nuevo. España: Círculo de Lectores.

Meadows, D., Meadows, D. & Randers, J. (1992). Beyond on the limits:


Confronting Global Collapse, Envisioning a Sustainable Future. EUA:
Chelsea Green.

ONU (Organización de las Naciones Unidas, 2002). Segunda Cumbre de la


Tierra Johannesburgo. Recuperado de: http://daccess-
ddsny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N02/636/96/PDF/N0263696.pdf?Open
Element

ONU (2012). Rio + 20. Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo
Sostenible. Recuperado de:

143
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

http://www.un.org/es/sustainablefuture/about.html

Pintrich, P.R., Marx, R.W. & Boyle, R.A. (1993). Beyond cold conceptual
change: the role of motivational beliefs and classroom contextual
factors in the process of conceptual change. Review of Educational
Research, 63(2), 167–199.

Pintrich, P. R. (2004). A conceptual framework for assessing motivation and


self-regulated learning in college students. Educational Psychology
Review, 16(4), 385,407.

PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 2002).


Informe GEO-3. Perspectivas de Medio Ambiente Mundial 2002.
Recuperado de http://www.unep.org/geo/geo3/spanish/pdfs/prelims.pdf

Ramonet, I. (1997). Un mundo sin rumbo. España: Seix Barral.

Sapiña, L. (2000). Implementation of Local Agenda 21 in the UK. Inglaterra:


Universidad de Manchester-Mimeo.

Simpson, R. D., Koballa, T. R., Oliver, J. S. & Crawley, F. (1994). Research on


the affective domain dimensión of science learning. En D. Gabel (Ed.)
Handbook of Research in Science Teaching and Learning (211-234).
EUA: Macmillan.

UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, 1980).


Estrategia Mundial para la Conservación de la Naturaleza. Recuperado
de: http://cisdl.org/natural-resources/public/docs/wcs.pdf

UNESCO (Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y


la Cultura, 1977). Declaración de la Conferencia Intergubernamental de
Tbilisi sobre Educación Ambiental. Recuperado de
http://www.jmarcano.com/educa/docs/tbilisi.html

Vilches, A. & Gil, D. (2003). Construyamos un futuro sostenible. Diálogos de


supervivencia. España: Paidós.

144
Capítulo 5: Autocreencias de los Actores Educativos del Área Científico – Tecnológica de Educación Superior

Zimmerman, B. J. (2000). Self-Efficacy: An essential motive to learn.


Contemporary Educational Psychology, 25, 82-91.

145
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Creencia de Capacidad Docente y


Liderazgo Transformacional en
Maestros Universitarios
Teacher beliefs and leadership ability in college teachers
transformational
6
Capítulo

Nikell Esmeralda Zárate Depraect


Esmeralda Alvarado Félix
Carlota Leticia Rodríguez

Resumen Abstact

El presente escrito reporta los resultados The present document reports the results of
de una investigación, cuyo objetivo fue an investigation, whose objective was to
analizar la asociación entre la Creencia de analyze the association within the belief of
Capacidad Docente y el Liderazgo teaching capacity and the transformational
Transformacional en docentes leadership in educational university. The
universitarios. El enfoque del estudio es focus of the study is that of quantitative,
cuantitativo, con diseño descriptivo, descriptive, transversal and correlational
transversal y correlacional. Se llevó a cabo design. It was held with professors of the
con profesores de la Facultad de Faculty of Dentistry of the Autonomous
Odontología de la Universidad Autónoma University of Sinaloa. The sample was
de Sinaloa. La muestra fue aleatoria e random and included 17 teachers, who
incluyó a 17 docentes, a quienes se les were applied two instruments; Scale
aplicaron dos instrumentos; la Escala de capabilities of Arita and Herran (2003) and
Capacidades de Arita y Herrán (2003) y la the scale of transformational leadership of
Escala de Liderazgo Transformacional de Gonzales (2004). The analysis indicates
Gonzáles (2004). El análisis indica que, a that, to further belief of teaching ability in
mayor Creencia de Capacidad Docente, teaching teachers participating in the study,
mayor es la creencia de capacidad para su greater is the belief of capacity for its work.
trabajo. Se identifica una correlación A significant correlation between the two
significativa entre las dos escalas scales used, was identified in terms of:
utilizadas, en cuanto a: Salud con health with individual consideration and
Consideración individual y Tolerancia psychological tolerance; Health with
psicológica; Salud con Motivación inspiring motivation. To greater
inspiradora. A mayor tolerancia psicológica, psychological tolerance, consideration
Consideración Intelectual y Motivación intellectual and inspirational motivation
Inspiradora que demuestre el docente show the teacher to his students, greater
hacia sus estudiantes, mayor salud tendrá health will have during the development of
durante el desarrollo de su trabajo. his work, implying that he or she will be
more likely to benefit the meaningful
Palabras Clave:
Clave: Autoeficacia, práctica docente, learning of their students.
estilos de liderazgo, innovación educativa.
Keywords: Self-efficacy, teaching practice,
leadership styles. educational innovation.

146
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Introducción

La mejora de la calidad educativa constituye uno de los objetivos primordiales


en cualquier institución de educación superior, sobre todo cuando se trata de la
práctica docente, por ello se observa una preocupación constante para
identificar aquellos aspectos relacionados a las actividades que debe gestionar
el docente y definir con base en sus experiencias lo que debería saber y ser
capaz de hacer para promover el aprendizaje significativo en los estudiantes.

Un líder educativo no busca aumentar su eficiencia haciendo más de lo


mismo, sino que imagina y construye nuevas posibilidades de enseñar dentro y
fuera de la institución universitaria. Un maestro con creencia positiva de sus
capacidades docentes ejerce sus competencias para la transformación de
ideas en realidades, es aquel docente que tiene la capacidad de tomar la
iniciativa, gestionar, convocar, promover, incentivar, motivar y evaluar a un
grupo de estudiantes universitarios.

En este trabajo se analiza la asociación entre la Creencia de Capacidad


Docente y el Liderazgo Transformacional en docentes universitarios que
facilitan la actuación de cambios significativos durante la formación
universitaria. Para ello, se aplicaron dos instrumentos a 17 docentes
universitarios del área de la salud humana. Los datos arrojaron que el nivel de
Creencia de Capacidad Docente se correlaciona con la capacidad para su
trabajo, y que dicha correlación es más significativa entre el elemento Salud
respecto a la consideración individual, la tolerancia psicológica y la motivación
inspiradora.

Creencias de Capacidad Docente

La Creencia de Capacidad Docente en este estudio, es entendida como la


representación subjetiva de la propia habilidad para controlar o modificar
hechos importantes durante la actuación docente. Lo anterior basado en lo que
Bandura y Flammer (1999) hacen referencia, es decir, son las creencias que

147
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

configuran la base para el comportamiento, dado que constituyen el paso


previo para la planificación y ejecución de acciones orientadas a una meta, al
mismo tiempo que determinan las reacciones afectivas consecuentes,
causando estados emocionales de orgullo o vergüenza.

Las creencias y concepciones que tienen los docentes intervienen en la


manera en como conciben la educación y la enseñanza durante la vida
profesional; desde los procesos formativos normales (formación básica, media
superior y superior) las prácticas cotidianas en el aula, y en los procesos de
capacitación o formación continua. Rosales (2009), afirma “que los
pensamientos y las creencias docentes, ofrecen un marco de referencia para
comprender las innovaciones pedagógicas y reformas educativas” (p. 73).

En esta lógica, Mansillas y Beltrán (2013), refieren que un profesor no


sólo se dedica a dar instrucciones o es un experto en ello, sino es un
constructor que constantemente genera nuevas ideas y toma decisiones,
además de poseer creencias que influyen en su actuar como docente. Para
estos autores, “las creencias que los profesores tienen acerca de su accionar
son decisivas a la hora de organizar las actividades que se llevarán a cabo en
el aula” (p. 27).

En relación con esto último, Gimeno y Pérez (2002), refieren que la


forma de actuar del docente en los procesos educativos, desde la planeación y
su aplicación adecuada, la aceptación de las actividades por los estudiantes,
las cambios constantes, las exigencias del entorno, el modo de evaluar su
comportamiento y el modo de reflexionar sobre su práctica, estriban y están
muy ligadas a sus concepciones y sus creencias pedagógicas, sean estás
conscientes o no.

Por tanto, el conocimiento de los profesores y sus creencias en la


práctica docente, son relevantes hasta el punto de que influyen en las acciones
y actividades que se promueven durante la interacción en el aula, y de las
conductas que se manifiestan, además de las percepciones que surgen a partir

148
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

de la reflexión crítica y de la habilidad que se posee para aprender de la


experiencia.

Gimeno (2008), hace referencia que los docentes constantemente


utilizan conocimientos que están vinculados a las creencias provenientes del
contexto y de la práctica docente diaria, lo cual está relacionado con las
ideologías o representaciones sociales que se tienen en torno a ella y que lo
pueden llevar a tomar decisiones pedagógicas asertivas o no, como parte
importante de su quehacer. Por su parte, Salazar (2005) afirma que las
creencias están totalmente vinculadas con las estrategias didácticas que
promuevan los docentes y que éstas influyen en gran medida en los
aprendizajes. Sin embargo, según García; Losada y Mondelo (1993), existe
una gran cantidad de docentes que no son conscientes de que sus creencias
influyen en su quehacer diario, estando implícito con ello sus capacidades.

Por lo antes expresado, es importante que el docente al momento de


ejercer su práctica conozca las habilidades o capacidades que tiene, tanto de
manera personal como profesional en relación a la docencia, pero sobre todo,
en su actuar como docente, ya que esto podría impactar de manera general en
el proceso de enseñanza y por ende en el aprendizaje de los estudiantes.

Las creencias que el docente tenga sobre su actuar dependerán de las


expectativas o significaciones que tenga como profesional de la docencia, sin
embargo, estas dependerán en función de sus propias acciones y del contexto
en el que se desenvuelva, es decir, de los diferentes factores psico-socio-
culturales en los que se encuentra inmerso, pues esto, en gran sentido motiva
o facilita la implementación de nuevas estrategias fortaleciendo con ello su
capacidad docente.

Perafán y Adúriz-Bravo (2002), señalan que el docente es un ser


pensante, que continuamente reflexiona sobre sus acciones, opina, tiene
creencias, y toma decisiones que lo llevan a fortalecer su desarrollo personal y
profesional, además de sus competencias. Ellos hacen referencia a que no se
puede enseñar lo que no se sabe y sobre todo si no se reflexiona sobre ello.

149
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Desde su perspectiva mejorar la enseñanza es lo primordial. Así, la innovación


educativa debe partir de la reflexión del profesorado, de sus creencias y
motivaciones personales.

El desarrollo personal se relaciona con la capacidad de la persona, por


lo que considerar la evaluación de los sujetos respecto de su capacidad como
docentes se establece como aspiraciones, elecciones, intereses, convicciones
y necesidades (Arita, 2006).

El maestro entendido como un líder, debe conseguir que los alumnos


participen en su propio rol formativo; es decir, en la construcción de su propio
aprendizaje, para lo cual los docentes deben tener la capacidad de elegir las
herramientas didácticas necesarias para lograr los objetivos planteados de
cada asignatura, y proporcionar el andamiaje de conocimiento pertinente a fin
de que sus estudiantes desarrollen las competencias que les permitan
insertarse en la vida profesional.

Alegre (2010), describe diez competencias docentes estratégicas para la


intervención oportuna de las diferentes capacidades con las que cuentan los
alumnos actualmente. Estas competencias son: capacidad reflexiva, medial,
tener la habilidad para gestionar situaciones diversas de aprendizaje en el aula,
ser tutor y mentor, promover el aprendizaje cooperativo y entre iguales, la
capacidad de comunicarse e interactuar, capacidad de proporcionar un enfoque
globalizador y metacognitivo, facilidad para enriquecer actividades de
enseñanza-aprendizaje, motivar e implicar con metodologías activas al
alumnado y la de planificar.

La persona que funge como docente se convierte en el responsable de


planificar, organizar, crear un ambiente de estudio agradable, de ser empático y
brindar confianza, ser comprometido con la institución, mostrar responsabilidad,
honestidad y dedicación en su actuación docente para promover en los
estudiantes el aprendizaje significativo.

150
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Estas competencias pedagógicas que deben poseer los docentes,


incidirán significativa y directamente en los estudiantes, por tanto, deben ser
coherentes con la formación de conocimientos, actitudes y valores de los
educandos, pero sobre todo, con las estrategias de enseñanza que posee y
utiliza para lograr el aprendizaje esperado. Sin embargo, de acuerdo a De
Vicente (1990) este aprendizaje significativo radica en gran medida en la toma
de decisiones con base a las creencias que poseen los profesores en cuanto
al proceso de enseñanza.

En este sentido, es conveniente que los docentes universitarios tengan


la creencia positiva hacia su actuar docente, que le permitan manejar de
manera eficiente las situaciones de tensión provocadas en el aula, con la
aplicación de herramientas persuasivas para una buena dirección ante sus
estudiantes, promover y fortalecer la cohesión del grupo e inculcar el respeto.

Liderazgo transformacional en los docentes

Tanto la Creencia de Capacidad Docente y las características del liderazgo


transformacional, que son: consideración individual, estimulación intelectual,
motivación inspiradora, tolerancia psicológica, e Influencia idealizada mejor
conocida como carisma, ayudan a que el profesor resuelva, proponga y actúe
en su comunidad universitaria de manera natural y sea un ejemplo a seguir por
el estudiantado.

El campo constituido por el liderazgo es diverso e incluye un amplio


espectro de teorías, definiciones, evaluaciones, descripciones, prescripciones y
filosofías. Su estudio se ha llevado a cabo desde diferentes disciplinas y
perspectivas, tales como Historia, Teoría Psicodinámica, Teoría del Desarrollo
Organizacional y Sociología (Kroeck, Lowe & Brown, 2004).

Se pueden abordar distintos enfoques teóricos que describen el estudio


del liderazgo en general, en ellas, destacan: Teorías de los Rasgos,
Caracteres, Conductuales, De Contingencias, Situacionales, Transaccionales y

151
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Transformacionales. Además de Liderazgo Facilitador, Persuasivo,


Carismático, Sostenible o Visionario (Pedraja-Reja, et al., 2009).

La investigación sobre el liderazgo aplicado al mundo educativo


comienza a desarrollarse con fuerza entre las décadas de los 60 y 70 del siglo
XX. De esta forma, llegan a hacerse muy populares diversas propuestas de
estilos de liderazgo escolar. Así, por ejemplo, (Leithwood, Begley & Cousins
1990, citado en Murillo, 2006) a partir del análisis de varias investigaciones
establecen cuatro tipos de liderazgo:

El estilo A, caracterizado por un énfasis en las relaciones


interpersonales, por establecer un clima de cooperación dentro de la escuela y
por una relación eficaz y de colaboración con diversos grupos de la comunidad
y de las autoridades centrales. Los directivos que se comportan bajo este
modelo creen que estas relaciones son críticas para su éxito general y
proporcionan una base necesaria para una actividad más dirigida a tareas
determinadas en sus centros.

En el estilo B, el foco de atención está en el rendimiento de los alumnos


y en el aumento de su bienestar. Para ello utilizan diversos medios, que
incluyen comportamientos típicos de los otros estilos (interpersonal,
administrativo y directivo).

El estilo C, está centrado en los programas. Los directivos que actúan


según este modelo muestran su preocupación por la eficacia de los programas,
por mejorar las competencias del personal docente y por desarrollar
procedimientos para llevar a cabo las tareas que aseguran el éxito de los
programas.

Por último, el estilo D, está caracterizado casi exclusivamente por la


atención hacia lo administrativo; es decir, hacia las cuestiones prácticas de la
organización y mantenimiento diario del centro. Los directivos que adoptan este
estilo, de acuerdo con todos los estudios, se preocupan por los presupuestos,
los horarios, el personal administrativo y por responder a las demandas de

152
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

información de los demás. Parecen tener poco tiempo para tomar decisiones
sobre cuestiones pedagógicas y tienden a involucrarse únicamente como
respuesta a una crisis o a una demanda concreta.

Lo relevante para esta línea de trabajo sobre liderazgo educativo de


carácter netamente pedagógico, fueron las aportaciones del movimiento de
investigación sobre Eficacia Escolar. Las investigaciones que de aquí estriban
refieren, en primer término, la importancia de la dirección escolar para
conseguir escuelas de calidad (Murillo, 2005). De tal forma que es difícil
imaginarse una buena escuela que no tenga un buen director o directora que la
lidere.

Sin embargo, la aportación más importante de la línea de investigación


de eficacia escolar da un giro de 180 grados a la investigación sobre dirección
escolar: es decir, ya no se busca “reconocer” características, conductas o
actitudes que configuraban una buena dirección; ahora la investigación se
compromete con “proponer” modelos de dirección para contribuir a mejorar la
educación. De ahí surgieron los conceptos del Liderazgo Transformacional y,
más recientemente, los de liderazgo facilitador, persuasivo, sostenible y
distribuido.

Sobre la base de las consideraciones anteriores, para despertar en el


alumno universitario el interés en su proceso formativo, es necesario que tenga
una figura a seguir; y esa figura, debe ser el maestro. Por ello, requiere ser
experto en la disciplina que va a enseñar; y transmitir seguridad en su
conocimiento.

En ese mismo sentido, el docente se apoya en su capacidad creativa


haciendo que la forma en la que imparta su pedagogía modifique la conducta
del estudiante, empujándole a que forje su propio conocimiento y se mantenga
entusiasmado por aprender cada día más. En ello es primordial que el maestro
emplee la ética como herramienta elemental en el arte de enseñar, y que
exista congruencia entre el decir y hacer, ya que los alumnos aprenden
también de lo que se conoce como currículo oculto.

153
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Es importante que el profesor este consiente de los continuos cambios


en los que los seres humanos están presentes, necesidades sociales,
económicas, nuevas tecnologías, y muestre una actitud de renovación que lo
conduzca a realizar acciones preventivas mediante estrategias didácticas que
realmente orienten a los alumnos en el proceso de asumir la responsabilidad
de su propio aprendizaje y desarrollar sus potencialidades, lo que convierte al
docente en una figura de líder guía que favorece la transformación positiva.

Con referencia a lo anterior, se considera pertinente estudiar acerca del


Liderazgo Transformacional necesario en cada docente universitario. Según
Yukl y Van Fleet (1992), el principal precursor de éste tema es Bass (1985),
quien se basó en las ideas originales de House (1971) y Burns (1978) sobre el
liderazgo carismático y transformacional, respectivamente. La mayoría de las
teorías consideran tanto los rasgos y conductas del líder, como las variables
situacionales, dando lugar a una perspectiva más abarcadora que el resto de
las orientaciones descritas.

Lupano Perugini y Castro Solano (2005), expresan que Bass (1985)


describe este tipo de liderazgo a partir de los efectos que produce el líder sobre
sus seguidores. Los líderes con características transformacionales provocan
cambios en sus seguidores a partir de la concientización acerca de la
importancia y el valor que revisten los resultados obtenidos tras realizar las
tareas asignadas. Además, el líder incita a que los seguidores trasciendan sus
intereses personales en virtud de los objetivos de la organización. Esto genera
confianza y respeto por parte de los adeptos, que son motivados a lograr más
de aquello originalmente esperado. En virtud de estas propiedades se lo suele
considerar más amplio y más efectivo que el de tipo transaccional.

En cuanto a las características que presentan los líderes


transformacionales, Bass y Riggio (2006) plantean que la gama de conductas
que pueden mostrar éstos es amplia. A nivel conceptual, los autores afirman
que los líderes transformacionales se proponen como ejemplos a seguir
(carisma), proveen significado a las acciones de sus subordinados
(inspiración), alientan la búsqueda de soluciones alternativas a problemas

154
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

cotidianos (estimulación intelectual) y suelen preocuparse por las necesidades


individuales de sus subordinados (consideración individualizada).

Por otra parte, plantean que los líderes transaccionales utilizan los
intercambios y la negociación con los subordinados a cambio del logro de
objetivos y metas organizacionales (recompensa contingente) y, además,
suelen monitorear muy de cerca las actividades de sus subordinados con el
propósito de evitar posibles errores o desviaciones de los procedimientos y
normas establecidos (dirección por excepción). En caso de ocurrir un error,
suelen aplicar acciones correctivas. Esta dimensión tiene una forma activa
(prevenir para que los errores no ocurran) y una forma pasiva (actuar cuando el
error ya ocurrió).

Asimismo, Bass y Riggio (2006) afirman que el modelo de Liderazgo


Transformacional ha evolucionado hacia un modelo denominado “Liderazgo de
rango completo” (Full Range Leadership), el cual contempla, además de las
dimensiones del Liderazgo Transformacional y transaccional, una última
dimensión denominada liderazgo Laissez Faire. El liderazgo Laissez Faire es la
dimensión más negativa, dado que este tipo de líderes evitan tomar decisiones,
no realizan intercambios de ningún tipo para lograr objetivos y no hacen uso de
la autoridad que su rol les confiere.

De los anteriores planteamientos, el Liderazgo Transformacional según


González, González, Ríos y León (2013) hacen hincapié a actividades como:
Consideración individual, Estimulación intelectual, Motivación inspiradora,
Tolerancia psicológica e Influencia idealizada. Mismas que a continuación se
describen:

1. La Consideración Individual. El líder tiene en cuenta las necesidades de


cada persona para guiar a cada una según su potencial; actúa como
entrenador (coach), abriendo oportunidades de aprendizaje y creando un
clima de apoyo. Escucha, y sabe delegar, dando lugar al feedback
constructivo al subordinado. Bajo estos postulados, se puede indicar que
los docentes que ejercen su rol de liderar dentro de la educación deben

155
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

aplicar este tipo de liderazgo, en el sentido de tener en cuenta aquellas


conductas que caracterizan a cada uno de los factores.
2. La Estimación Intelectual. El líder promueve nuevos enfoques y nuevas
soluciones a los problemas que se enfrenta. A la vez provoca
intelectualmente a su gente estimulándoles a hacerse preguntas,
cuestionando los modos habituales de hacer las cosas, permitiendo que
tengan errores. Se permite cometer errores y aprender de ellos para
crecer personalmente. Demuestra racionalidad en sus decisiones y
acciones.
3. La Motivación Inspiradora. El líder crea una visión estimulante y atractiva
para sus seguidores. Además, sabe comunicar su visión de modo
convincente con palabras y también con su propio ejemplo. Para ello, ha
de demostrar su compromiso personal y entusiasmo por la vida, a fin de
conseguir entusiasmar y arrastrar a los demás.
4. La Tolerancia Psicológica. En ella el líder usa el sentido del humor para
indicar equivocaciones, para resolver conflictos, para manejar
situaciones de dificultad; toleran los errores de los demás y utilizan los
propios para mejorar, son pacientes y amables. Crea atmósferas de
trabajo adecuados para tratar los problemas presentes.
5. La Influencia Idealizada (carisma). El líder actúa de modo en que sus
seguidores le admiren y le requieran imitar. El líder se convierte en un
modelo idealizado con alto grado de poder simbólico. A la vez que se
presenta como un modelo, el líder carismático se distingue claramente
de los demás por su inusual personalidad y sus capacidades únicas.

Tras el concepto de Liderazgo Transformacional, en los últimos años,


estamos asistiendo al surgimiento de una serie de propuestas que, partiendo
de él, pretenden superarlo aportando nuevos elementos. Entre éstos destacan:
el liderazgo facilitador, el liderazgo persuasivo y el liderazgo sostenible.

En la actualidad las instituciones educativas, sobre todo a nivel


universitario, requieren de docentes líderes fortalecidos que muestren una

156
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

firme apreciación hacia la profesión, que contribuyan a la sociedad


asegurando la formación de calidad de las nuevas generaciones.

En tanto que el proceso de enseñanza-aprendizaje es complejo y se


requiere de una serie de factores engranados que trabajen en conjunto, el
docente debe saber llevar una buena gestión escolar, la cual es considerada
como el arte de organizar los talentos presentes en la escuela. Significa
entonces que el docente que lleva una buena gestión en el aula es aquel que
imagina, sueña, motiva, comparte, sostiene, implementa, evalúa, regula y
reajusta todo lo que sucede durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Así mismo, Ahumada, Montecinos y Sisto (2008), refieren que una


buena la calidad en la gestión escolar, radica en la confianza que debe existir
entre los actores claves, en este caso, equipo directivo con el distinto personal
de la comunidad educativa, de tal forma que el proceso de autoevaluación
genere un cambio en el desarrollo de la enseñanza y el aprendizaje.

El docente líder con gran Creencia de Capacidad Docente, realiza


acciones de: guía, dirección, coordinación, motivación. A los efectos de este, el
Liderazgo Transformacional permite propiciar aprendizajes significativos en sus
alumnos, incluir el cambio y la innovación en las instituciones educativas y,
sobre todo, promover grupos de trabajo donde pueda conformarse una
comunidad educativa que posibilite la consistencia, coherencia de las visiones,
motivaciones y compromisos de sus integrantes.

En consecuencia, se espera que el líder docente universitario posea el


entendimiento, conocimiento, visión de futuro, hábitos del pensamiento, la
acción, la disposición de indagar, cuestionar, problematizar, crear espacios
sanos de trabajo donde se practique la responsabilidad, el respeto, la
confianza.

Es indiscutible que en la actualidad se requiere mejorar la docencia, por


ello, se necesita contar con personas que ejerzan un liderazgo desde el interior,
que inicie, impulse, facilite, gestione y coordine el proceso de transformación.

157
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Personas con una preparación técnica adecuada pero, sobre todo, con actitud
y compromiso con la escuela, los alumnos, la educación y la sociedad,
capaces de ponerse al frente del proceso de cambio.

En este tenor, el profesor tiene que estar en constante formación


pedagógica ya que año con año recibe a diferentes alumnos con capacidades y
habilidades heterogéneas. Cabero y Castaño (2007), comentan que el docente
debe orientarse a promover las capacidades y habilidades de los alumnos,
motivarlos para que construyan sus propias ideas, aplicar estrategias in situ
donde se fomente el desarrollo de valores personales, y actividades donde se
promueva el trabajo colaborativo y las apliquen en situaciones que los lleven
hacia la resolución de problemas tanto individuales como grupales.

Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo


Liderazgo Transformacional
Transformacional en Docentes
Universitarios

Como ya se mencionó en páginas anteriores, se ha venido observando una


tendencia a promover la calidad educativa en las universidades, lo cual ha
estado asociado a empujar procesos de innovación y de rendición de cuentas
donde una parte importante son los resultados evaluados a partir de los actores
educativos, entre ellos los docentes, quienes son valorados no solo a partir de
ellos mismos, sino de lo que logran sus estudiantes.

Ahora bien, también se ha visto cotidianamente que en algunas


universidades se presentan situaciones que obstaculizan el cumplimiento de la
calidad educativa. Se destaca que las propuestas de innovación dirigidos a la
práctica docente como son las estrategias de aprendizaje y su evaluación, no
están viéndose reflejadas en el proceso de enseñanza-aprendizaje, y que las
interacciones y relaciones entre docentes y alumnos se caracterizan por
inconformidades, ausencia del diálogo reflexivo, falta de motivación de los
docentes a sus estudiantes, entre otros elementos igualmente importantes. Así,

158
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

la capacidad de los docentes para liderar el cambio educativo está siendo


cuestionada.

Como ya se ha visto en apartados anteriores, la creencia del docente


sobre su capacidad y la forma en que asumen el liderazgo educativo, son
aspectos que se relacionan con los resultados en el proceso de aprendizaje
con sus estudiantes.

Por lo anterior surgen las siguientes preguntas: ¿Cuál es la Creencia de


Capacidad Docente de los maestros universitarios?, ¿Qué relación existe entre
Creencias de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en los
Docentes Universitarios? Para responder a estos cuestionamientos, nos
planteamos llevar a cabo un pequeño estudio con el objetivo de analizar la
asociación que existe entre la Creencia de Capacidad Docente y el Liderazgo
Transformacional en Docentes Universitarios.

Material y método

El presente estudio es de enfoque cuantitativo, con diseño observacional,


descriptivo, transversal y correlacional, llevado a cabo con 17 docentes de la
Facultad de Odontología de la Universidad Autónoma de Sinaloa,
seleccionados en forma aleatoria. La muestra estuvo constituida por 9 mujeres
y 8 hombres, cuyas edades oscilan de 31 a 40, 2 personas; de 41 a 50, 3
personas; de 51 a 60, 12 personas. La antigüedad en el trabajo de los docentes
que participaron es: 10 años, 1 persona; 20 años, 4 personas, mayor de 20
años, 12 personas.

Se utilizaron los siguientes instrumentos de medición:

1. Escala de Capacidades Arita y Herrán (2003; citado en Arita, 2006). Es


una escala con 7 dominios que responde en una escala valoral del 1 al
10. Esta creencia de capacidad, da al sujeto la posibilidad de búsqueda
de nuevos retos, de generación de expectativas, de sentimientos de

159
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

seguridad personal. Los 7 dominios que maneja son: Salud, Educación,


Estatus social, Cultura, Capacidad para el trabajo, Felicidad,
Participación política.
2. Escala de Liderazgo Transformacional (González, 2004; citado en Arita
2006). Es una escala tipo likert, constituida por 85 ítems, con 5 opciones
de respuesta que van desde (1= nunca hasta 5= muy frecuentemente) e
incluye 5 dimensiones, las cuales son: Consideración individual,
Estimulación intelectual, Tolerancia psicológica, Influencia idealizada o
(carisma), Motivación inspiracional. La fiabilidad de Alfa de Cronbach de
la escala total = 0.97.

Los datos recolectados se analizaron en paquete estadístico SPSS V15


con estadística descriptiva y de correlación de Pearson.

Resultados

En la Tabla 1, se muestran los resultados del análisis de frecuencia estadística


de la Escala de Capacidades de Arita y Herrán (2003), en lo que se encontró
que existe mayor creencia de capacidad en Educación (41.2%), y elevada
creencia de capacidad para el Trabajo (41.2%), también se manifiesta alta
creencia de Felicidad (47.1%), al igual que Salud (41.2%).

Sin embargo, existe tendencia baja en cuanto a la capacidad de creencia


en Estatus social, Seguridad, Participación política, y Cultura en un 5.9%.

Tabla 1.
Variables que integran la Escala de Capacidades de Arita y Herrán (2003).

Estatus Participación
Salud Educación Social Trabajo Seguridad Política Felicidad Cultura

*41. 2 % *41.2% *47.1% *41.2% *41.2% *35.3% *47.1% *29.45%

**17.6% **23.5% **5.9% **17.6% **5.9% **5.9% **5.9% **5.9%

*Puntaje alto, **Puntaje bajo.


Fuente: Elaboración propia durante el trabajo de campo realizado en Junio de 2012.

160
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Mientras que en el análisis de correlación ínter ítem de la Escala de


Capacidades de Arita y Herrán (2003), se encontró que las variables que
correlacionan con mayor significancia son: Trabajo con Educación, Estatus
social y Cultura. Además la variable de Felicidad correlaciona
significativamente con Estatus social. Cabe agregar que, también correlacionan
las variables de Cultura y Educación con Felicidad. Trabajo y Felicidad
correlacionaron entre sí.

r=correlación. p=significancia

Figura 1
Correlación inter ítem de la Escala de Capacidades de Herrán y Arita (2003)
Fuente: Elaboración propia durante el trabajo de campo realizado en Junio de 2012

En la tabla 2 se muestra la relación al análisis de estadística descriptiva


de las dimensiones de la Escala de Liderazgo Transformacional de González
(2004), y se encuentra que la dimensión baja es la de Tolerancia psicológica,
misma que refiere que el docente universitario manifiesta poca tolerancia y
paciencia ante los errores de sus estudiantes, e incluso quizás ante sus propios
errores, esto hace que no sean lo suficientemente asertivos para indicar las
equivocaciones de los alumnos y no lo incitan a la corrección en busca de la
mejora continua. Igualmente, tal y como se observa, el resto de las
dimensiones también se encuentran bajas.

161
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Tabla 2.
Estadística descriptiva por dimensiones de la Escala de Liderazgo Transformacional de
González (2004).

Influencia Motivación Estimulación Consideración Tolerancia


idealizada inspiradora intelectual individual psicológica
4.2% 4.1% 4.1% 4.1% 3.9%
Fuente: Elaboración propia durante el trabajo de campo realizado en Junio de 2012.

Al mismo tiempo, resulta en el análisis de correlación de Pearson de


ambas escalas, que se muestra en el Esquema 2, lo siguiente. Se observa que
las variables que correlacionan significativamente son: Salud, de la Escala de
Herrán y Arita (2003) con Consideración individual y Tolerancia psicológica de
la Escala de González (2004). También, correlaciona la variable de Salud con
Motivación inspiradora respectivamente pero con menor significancia. Esto es
que, a mayor Tolerancia psicológica, Consideración individual y Motivación
inspiradora demuestre el docente hacia sus estudiantes, mayor Salud tendrá
durante el desarrollo de su trabajo, y se promoverá benéficamente el
aprendizaje significativo.

Figura 2.
Correlación de Pearson entre la Escala de Capacidades de Herrán y Arita (2003) y la Escala de
Liderazgo Transformacional de González (2004).
Fuente: Elaboración propia durante el trabajo de campo realizado en Junio de 2012.

162
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Conclusión

Puede concluirse que, a mayor Creencia de Capacidad Docente en los


maestros universitarios, mayor es la creencia de capacidad para el Trabajo y
por ende, mayor es la Felicidad manifestándose con buena Salud. Sin
embargo, un porcentaje considerable de docentes universitarios tienen baja
creencia de capacidad para el Trabajo lo que puede impactar
proporcionalmente en la Salud y en Felicidad.

En cuanto a las conclusiones de la Escala de Liderazgo


Transformacional, se recalca que, para que el líder docente genere optimismo,
fortaleza, motivación y conciencia en sus estudiantes, tiene que estimularlos
intelectualmente, enfrentarlos con nuevos retos para que generen su propio
aprendizaje y creen nuevas formas de aprender, de hacer, de ser, de convivir y
de emprender.

Para que el docente estimule intelectualmente y los rete a enfrentar


nuevas técnicas para solucionar problemas con innovación y creatividad,
necesita tolerar los errores de sus estudiantes y los propios, además de
corregirlos. Asimismo, tiene que demostrar paciencia y ser asertivo para indicar
equivocaciones, también, es fundamental que preste atención a cada
estudiante enfocándose en sus necesidades y promoviendo su desarrollo. El
líder docente debe ser flexible, paciente y tolerante con sus estudiantes.
Necesita autoevaluarse continuamente para mejorar, debe ser creativo e
innovador.

Las áreas de fortalecimiento identificadas en los docentes universitarios


son:

Generar optimismo y seguridad en sus estudiantes.

Ser motivadores, creativos y formar conciencia en sus estudiantes.

Prestar atención centrada en cada estudiante para concentrarse en el


desarrollo de sus necesidades.

163
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Sin embargo, si el carisma es el conjunto de las cualidades que debe


desarrollar un líder transformacional (docente); como pilar integral de este
fenómeno, entonces se ve manifestado en aquella persona que demuestra
prestigio y aceptación porque ha ganado respeto por su desempeño; esto le
permite transmitir confianza en los demás.

El cultivar la paciencia y el sentido del humor para indicar errores en los


demás es fundamental en la dimensión de carisma y para que se pueda aplicar
en los estudiantes el docente requiere generar optimismo, conciencia,
fortaleza, motivación en ellos. Además, debe apoyarlos y estimularlos para que
creen y apliquen nuevas técnicas para solucionar los problemas a los que se
enfrentan. Deben mostrarse atentos a las necesidades de cada uno de sus
estudiantes para promover su desarrollo. Por último, es necesario que el
docente tolere los errores de los estudiantes y compañeros de trabajo, además
de reconocer y actuar para corregir sus propios errores y mejorar en su práctica
educativa.

En función de los resultados, se considera que la reflexión sobre la


Creencia de Capacidad Docente puede coadyuvar a los profesores a
evaluarse, a tomar conciencia y enfocarse más en aquellas habilidades y
capacidades que poseen como líderes educativos, buscar formas apropiadas
de ejercer sus funciones de manera competente y promover actividades de
aprendizaje exitoso en los estudiantes. También, acciones que se reflejen en
su compromiso como docente, la confianza en sí mismo y en sus convicciones,
en particular, en la creencia de que el éxito depende del trabajo intenso, de su
compromiso intelectual, emocional, moral y social en función de su persona.

Referencias

Ahumada, L. Montecinos, C & Sisto, V. (2008). Desarrollo y validación de una


escala para evaluar el funcionamiento del equipo directivo de los centros

164
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

educativos. Revista Interamericana de Psicología, 42(2), 228-235.


Recuperado de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=28442205.

Alegre, O. M. (2010). Capacidades docentes para atender la diversidad. Una


propuesta vinculada a las competencias básicas. España: Eduforma.

Arita W. (2006). Calidad de vida en Culiacán Condiciones objetivas, capacidad


y bienestar subjetivo. México: Universidad Autónoma de Sinaloa.
Distribuciones Fontamara, S.A.

Bandura A. (1999). Auto-Eficacia: Cómo afrontamos los cambios de la sociedad


actual. España: Deslèe De Bouwer

Bass, B. M. & Riggio, R. E. (2006). Transformational Leadership. Mahwah.


EUA: Lawrence Erlbaum Associates.

Cabero, J. & Castaño, C. (2007). Bases pedagógicas del e-learning. En J.


Cabero y J. Barroso (Coords.). Posibilidades de la Teleformación en el
Espacio Europeo de Educación Superior (21-45). España: Octaedro.

De Vicente, P. (1990), Creencias de profesores en ejercicio relacionadas con el


currículum. Revista Interuniversitaria de Formación de Profesores, 47(9),
115-127. Recuperado de:

dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/117725.pdf

Flammer A. (1999). Análisis evolutivo de las creencias de control. En Albert


Bandura (Ed.): Auto-Eficacia: Cómo afrontamos los cambios de la
sociedad actual. España: Deslèe De Bouwer.

García, B. Losada, C. & Mondelo, M. (1993). Las ideas de los profesores de


ciencias sobre la formación docente. Revista Enseñanza de las Ciencias,
11(1), 26-32. Recuperado de:

http://www.researchgate.net/publication/39093522_Las_ideas_de_los_pr
ofesores_de_ciencias_sobre_la_formacin_docente.

165
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Gimeno, J., Ángel I., & Pérez, G. (2002). Comprender y transformar la


enseñanza (undécima. ed.). España: Ediciones Morata.

Gimeno, J. (2008), Diez tesis sobre la aparente utilidad de las competencias en


educación. España: Morata.

González, O., González, O., Ríos, G., & León, J. (2013) Características del
liderazgo transformacional presentes en un grupo de docentes
universitario. TELOS. Revista de Estudios Interdisciplinarios en Ciencias
Sociales, 15(3), 355-371. Universidad Rafael Belloso Chacín.
Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=99328424005.

Kroeck, K. G., Lowe, K. B., & Brown, K. W. (2004). The Assessment of


Leadership. En J. Antonakis, A.T. Cianciolo & R.J. Sternberg (Eds.), The
Nature of Leadership (71-98). EUA: Sage.

Lupano Perugini, M. L. & Castro Solano, A. (2005). Estudios sobre el liderazgo:


teoría y evaluación. Psicodebate, 6, 107-122. Recuperado de:
http://dspace.palermo.edu/dspace/bitstream/10226/415/1/6Psico%2008.
pdf.
Mansillas, J. & Beltrán, J. (2013). Coherencia entre las estrategias didácticas y
las creencias curriculares de los docentes de segundo ciclo, a partir de
las actividades didácticas. Revista Perfiles Educativos, 35 (139).
Recuperado de:

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185
26982013000100003&lng=es&tlng=es.

Murillo, F.J. (2005). La investigación sobre eficacia escolar. España: Octaedro.

Murillo, J. (2006). Una Dirección Escolar para el Cambio: del Liderazgo


Transformacional al Liderazgo Distribuido. REICE. Revista
Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 11-24.
Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=55140403

166
Capítulo 6: Creencia de Capacidad Docente y Liderazgo Transformacional en Maestros Universitarios

Pedraja-Rejas, L., Rodriguez-Ponce, E., Barreda, M., Sagredo, O. & Segovia,


C. (2009). Estilos de liderazgo y resultados del sistema de medición de
la calidad de la educación; un estudio empírico en los colegios básicos
de la ciudad de África-Chile. Ingeniare, Revista Chilena de Ingeniería,
17(1), 21-26. Recuperado de:

http://www.scielo.cl/pdf/ingeniare/v17n1/art03.pdf

Perafán, G.A. & A. Adúriz-Bravo (2002). Pensamiento y conocimiento de los


profesores. Debate y perspectivas internacionales. Colombia:
Universidad Pedagógica Nacional.

Rosales, C. E. (2009). Creencias colectivas en la escuela pública. Educación,


XVIII(35), 71-89. Recuperado de:

file:///C:/Users/FAC.%20MEDICINA/Downloads/1766-6823-1-PB.pdf

Salazar, S. (2005). El conocimiento pedagógico del contenido como categoría


de estudio de la formación docente. Actualidades Investigativas en
Educación, 5(2), 1-18. Recuperado de:

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=44750211.

Yukl, G. & Van Fleet, D. (1992). Theory and Research on Leadership in


Organizations. En M. D. Dunnette & L. M. Hough (Eds.), Handbook of
Industrial and Organizational Psychology (147- 197). EUA: Consulting
Psychologists Press.

167
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Motivación de Logro en Docentes Desde sus


Atribuciones de Competitividad y Rendimiento
Motivation for the successes of teachers from their attributes of
competitiveness and performance 7
Capítulo

Francisco Nájera Ruiz


Roberto Murillo Pantoja
Germán García Alavez

Resumen Abstract

La motivación de logro ha tenido un The motivation to succeed has had a very


proceso de análisis muy importante, pero important process of analysis, but little has
poco se ha estudiado en los docentes de been studied in the teachers at different
diferentes niveles educativos. El estudio se educational levels. The present study
enfoca al análisis de las atribuciones que focuses on the analysis of the attributes
originan la motivación de logro de los that originate the motivation to succeed,
docentes, en el ámbito profesional y expressed by the teachers, as a cause to
académico. La investigación es de corte improve their performance, knowledge
cualitativo porque es una perspectiva útil obtained, and fulfillment of their tasks,
para obtener y analizar la información. La situations, and actions of professional and
muestra se conforma de 44 docentes, academic nature. The research is
quienes laboran en distintos niveles qualitative because it gives a useful
educativos. Se utiliza la entrevista perspective to obtain and analyze the
individual semiestructurada. Existen information. 44 teachers who work in
algunos hallazgos identificados: La institutions of different educational levels.
motivación es eminentemente intrínseca To collect the data a semi-structured
porque los docentes con motivación de individual interview is used. Some findings
logro no se motivan por factores externos. are identified about the attributes of the
Un atributo importante es la capacidad, a motivation to succeed of the teachers.
través de su autonomía y competencia. El Firstly, the motivation is basically intrinsic
esfuerzo es trascendente para realizar con because the teachers who have the
éxito las tareas asignadas, a través de su motivation to succeed are not motivated by
persistencia y constancia. Está presente el external factors. One important attribute is
reto porque la dificultad de la tarea the capacity, through their autonomy and
interviene en la motivación de logro. Sus competence. The effort to transcend to
expectativas son importantes porque es la achieve the assigned tasks with success,
esperanza percibida de conseguir un cierto with their persistence and firmness to
resultado a futuro. Se motivan por las assume risks. The challenge is present
ventajas, los logros y la importancia de los because the difficulty of the task intervenes
conocimientos obtenidos y las acciones in the motivation to succeed; it is perceived
realizadas. Poseen locus de control interno as interesting and with personal
porque buscan el control de su propia implications. There exists a motivation of
conducta. interest for the benefits obtained when
doing an activity.
Palabras clave: Atribuciones de motivación,
motivación intrínseca, locus de control Keyw
Keywords: Attributes for motivation, intrinsic
interno. motivation, inner control locus.

168
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Introducción

Actualmente se aborda un tema polémico y recurrente: la situación docente que


se cuestiona, entre otros ámbitos, por la falta de motivación del docente. Se
escucha y leen desencuentros, rupturas y también algunas visiones
esperanzadoras. El factor docente es citado como uno de los más importantes
para que los cambios se concreten. Las políticas educativas y la sociedad
demandan una mayor productividad, un nuevo estilo de trabajo para todos los
docentes, una mayor aplicación de la creatividad y una mentalidad más abierta.

A los docentes, hoy se les exige hacer todo lo que la sociedad, los
estados y la familia no están haciendo. El prestigio y valoración social de la
profesión docente se debilitan en forma significativa. Los docentes aún son
pensados, únicamente, dentro de los límites que marca el aula, ocupados de
las tareas didácticas y responsables de la implementación del currículo.
Resulta fundamental, entonces, reconocer que la calidad del desempeño del
maestro depende de un conjunto de factores, por ejemplo: el grado de
compromiso con los resultados de su trabajo, su preparación, actualización, e
interés por su escuela, en lo educativo. Los procesos de permanente
aprendizaje docente adquiere sentido y realidad bajo un liderazgo renovado;
permite reconocer la experiencia y el saber de los docentes porque hay
experiencias destacadas (Robalino, 2005).

Las autoridades educativas han elaborado un sistema de evaluación y


control de calidad educativa para los docentes que determinan su salario. Los
docentes son considerados trabajadores y evaluables en sus conocimientos,
aptitudes y resultados. Se percibe que no se tiene en cuenta a la persona y
sólo interesan los números cuantificables. Pero cómo olvidar que muchos
docentes poseen motivación para ámbitos profesionales y educativos y poseen
una formación humana de actitudes personales (Uribe, 2005).

Ante los cuestionamientos sociales acerca del desempeño de los


docentes es importante analizar el lugar que ocupa el docente y develar la
motivación de logro de muchos de ellos que están desempeñando su labor

169
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

adecuadamente en los contextos educativo y profesional. Los docentes


constituyen uno de los aspectos básicos para el estudio de la calidad educativa
porque poseen motivación de logro por su crecimiento personal y su
compromiso ante la sociedad y la comunidad educativa. Es importante enfatizar
que existen docentes con una pertinente preparación y actualización ad hoc a
las exigencias de un mundo globalizado, complejo y competente. Tienen un
desempeño eficiente; poseen pensamiento de responsabilidad, expectativas al
éxito, logros y sentimientos. Tienen tendencias a esforzarse para lograr el éxito,
progresan en su empleo, poseen un plan personal de acciones y competencias
en determinadas áreas.

Muchos docentes establecen sus propias metas en diferentes áreas:


familiar, social, profesional y laboral. Su conducta es adecuada, enseñan con el
ejemplo, saben hacer correctamente su función docente y rendimiento
académico, poseen actitud hacia el cambio y hacia el estudio, dedican esfuerzo
a sus propósitos académicos y profesionales, sus formas de ejecución son
adecuadas, y poseen autorrealización. Dado que la función docente se
caracteriza por su complejidad académica, poseen una intensa dedicación y
motivación en el estudio, docencia, habilitación y actualización para un exitoso
rendimiento.

En la época actual, cuando el desempeño de los docentes se cuestiona,


una forma de reconocer la capacidad y esfuerzo es mediante el análisis de los
atributos de motivación de logro que poseen porque una de las áreas más
estudiadas de la motivación humana es la necesidad de logro. Para conseguir
lo anterior se requiere un intenso trabajo en el área de la investigación para
documentar sus atribuciones de motivación de logro. Es necesario un
conocimiento mínimo sobre la motivación de su comportamiento, estudiar sus
acciones y reacciones dentro del escenario institucional, y saber qué los motiva
porque muchos docentes tienen un intenso deseo por lograr algo. Así, es
importante analizar sus motivaciones y respectivas atribuciones porque son sus
razones por las cuales se sienten motivados para lograr diferentes retos.

170
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Derivado del análisis anterior, se plantean unas preguntas base para la


investigación: ¿Cuáles son las atribuciones que originan la motivación de logro
de los docentes en el ámbito profesional y educativo?, ¿cuáles son los factores
de éxito, según su propia percepción?, ¿cómo se enfrentan los docentes ante
sus retos profesionales y construyen una carrera exitosa? y ¿cómo evolucionan
las motivaciones para lograr sus propósitos? Los propósitos de la investigación
se enfocan a identificar las atribuciones que originan la motivación de logro,
expresadas por los docentes; analizar la elección individual de un camino a
seguir, y entender la amplitud o el rigor de las acciones.

Sustento teórico

Un elemento importante para comprender la motivación de logro, es analizar


primeramente, el concepto de motivación. Para González y González (2010), la
motivación es un constructo hipotético que explica el inicio, dirección,
intencionalidad y la perseverancia de la conducta encaminada hacia el logro de
una meta. Newstrom (2007) investiga el papel de la motivación a nivel
universitario; entre sus hallazgos identifica a la motivación, como papel central
en el aprendizaje, aún a nivel universitario. Dever y Morrison (2009) apuntan
hacia el papel fundamental de la motivación por encima de cualquier aspecto
institucional o grupal en la construcción de las carreras profesionales.

Motivación de logro.

Existen algunos conceptos base, indispensables para comprender la


motivación de logro. Es importante analizar conceptos y teorías desde la
perspectiva cognitiva porque se centra en la motivación humana y
especialmente en la motivación de logro.

El concepto es definido por Atkinson como la disposición relativamente


estable de buscar el éxito o el logro; según McClelland es la tendencia a
alcanzar el éxito en situaciones que suponen la evaluación del desempeño de

171
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

una persona, en relación con estándares de excelencia. Para Murray, la


motivación de logro es el deseo o tendencia a vencer obstáculos para superar
las tareas difíciles, lo mejor y más rápidamente posible (Mankeliunas, 2007).
Garrido (1986) menciona que, la motivación de logro se ha definido como la
tendencia a conseguir una buena ejecución en situaciones donde se
desarrollan competencias con un estándar de excelencia, donde la ejecución
se evalúa como éxito o fracaso, por el propio sujeto o para otros.

Como teorías garantes, la motivación de logro es investigada y analizada


por varios autores. McClelland (1989) la denomina como la tendencia del sujeto
a buscar el éxito en situaciones desafiantes donde esté presente un reto,
porque es importante demostrar capacidad, como elemento indispensable para
evaluar su desempeño. En su teoría denominada: expectativa-valor, considera
a la motivación como producto de las expectativas (probabilidad subjetiva de
éxito o fracaso) y del valor concebido al resultado a obtener. La conducta de
logro se distingue por la elección y persistencia (dirección), y las diferencias
individuales (ansiedad respecto al éxito, necesidad de logro, locus de control).

Investiga la motivación de poder, afiliación, evitación y de logro. Para el


autor, la motivación de logro es el realizar las actividades por el deseo de
hacerlas porque tienen deseo de la excelencia. Apuestan por el trabajo bien
realizado porque es un gusto realizarlas de la mejor manera y bien. Las
personas con motivación de logro no se motivan por factores externos, se
motivan por sí mismos por el deseo intrínseco de reconocimiento. Aceptan
responsabilidades porque poseen un impulso de sobresalir y tener éxito. Existe
perseverancia y tenacidad, a través de un gran deseo y decisión, para
comenzar y concluir las actividades. Está presente un compromiso cognitivo
por la atención, concentración y utilización de estrategias. Se imponen metas
elevadas a alcanzar. Poseen una gran necesidad de desarrollar actividades,
pero muy poco de afiliarse con otras personas.

La teoría del establecimiento de metas es importante para entender la


motivación de logro. El término lo utiliza por primera vez Locke en 1969
(Abarca, 1995). Él formula la teoría del establecimiento de metas como papel

172
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

motivador para el comportamiento del sujeto. La meta constituye cualquier


acción a realizar, con esfuerzo. Las motivaciones claras serán base para un
mejor desempeño porque orientan la conducta en un determinado sentido,
estimula la persistencia hasta lograr el objetivo. La meta le posibilita un grado
de aceptación por dos posibilidades: haber participado en su fijación o porque
percibe una credibilidad y tiene confianza por quien la asignó. Está presente la
eficacia personal, como fundamento de la percepción del individuo sobre su
propia capacidad para alcanzar la meta. Se prioriza las metas individuales,
como tipo de tarea porque no dependen de otras personas para su ejecución.

Csikszentmihalyi (2003), en su teoría del flujo, identifica una sensación


de placer cuando el individuo realiza una actividad. Su motivación es
eminentemente intrínseca, sin interesar la meta. Para el sujeto, la tarea debe
poseer una gran dosis de desafío para utilizar sus competencias y habilidades.
Su interés se acrecienta cuando el desafío es mayor.

Kenneth (2005) fundamenta su teoría de la motivación intrínseca. En


esta perspectiva, las recompensas internas poseen un alto contenido
emocional, porque las recompensas externas no son suficientes. Tienen un
interés propio por la tarea a realizar o por el trabajo a desempeñar porque les
proporcionan recompensas más profundas. Hacen lo que se debe hacer
porque les provoca sentirse bien. Su autodirección les ofrece la posibilidad de
obtener recompensas intrínsecas, donde está presente la autonomía, la libertad
de elegir las tareas y seleccionar las formas de realizarlas.

Los sujetos consideran poseer la capacidad y destreza necesarias, como


elementos de sus competencias, para realizar la tarea. Le dan gran valor y
significado a la tarea. Su convicción les provoca un estado de motivación
intrínseca. Genera un alto desempeño en sus funciones, obligaciones y
prioridades, y una elevada satisfacción, por lograr sus objetivos personales.

Maehr y Braskamp (1986) denotan el carácter de inversión personal de


la motivación de logro. Existen tres factores trascendentes: el sentido de sí
mismo, los incentivos personales y las alternativas percibidas. Respecto al

173
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

sentido de sí mismo es el conjunto de indicadores de la propia identidad donde


está presente el sentido de competencia, autonomía y determinación. En los
incentivos personales está el sentido de éxito o fracaso asignado
subjetivamente a una situación, como son las implicaciones y logros en las
metas de tarea, la competitividad y poder en las metas personales, la afiliación
e interés social, como parte de las metas de solidaridad social. También están
presentes las metas de recompensa extrínseca, como son: los reconocimientos
y los incentivos motivacionales. Las alternativas percibidas son las
posibilidades de acción ante una situación, ya sean disponibles y apropiadas,
según las normas socioculturales.

Vroom (1994) postula la teoría de las expectativas. Como seres


pensantes, los sujetos tienen creencias, esperanzas y expectativas respecto a
su futuro. Su proceder es consecuencia de la selección de varias alternativas,
las cuales se basan en creencias y actitudes. Perciben ciertas metas como
valiosas y consideran que la probabilidad de lograrlo es alta. Perciben su nivel
de rendimiento posible a alcanzar. Ellos controlan las posibilidades de su éxito
en las actividades a realizar.

Atkinson (1968) analiza varios aspectos para la motivación de logro.


Considera que, la activación de la conducta depende de tres variables. Un
aspecto importante es la fuerza del motivo porque es la disposición por la cual
el individuo se esfuerza para lograr un determinado tipo de satisfacción. Ubica
la expectativa, como las probabilidades subjetivas de las posibles
consecuencias de la acción. Es una anticipación cognitiva sobre el resultado de
una acción. Por último, el valor del incentivo viene definido por la cantidad de
atracción o repulsión de una determinada meta.

En las teorías de la motivación, la Atribucional de Weiner (1990)


reconoce la multiplicidad de significados de una recompensa. Considera que la
causalidad es un factor importante de la motivación de logro. Combina
elementos de atribución causal y emociones para explicar la conducta de logro.
Están presentes sentimientos respecto al logro, como es la probabilidad,
esperanza, confianza en el éxito, justicia, satisfacciones, ganas de estudiar.

174
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Motivación intrínseca.

La motivación de logro se une al concepto de la motivación intrínseca


principalmente. Para analizar el tema de la motivación se puede indagar su
origen. Si la motivación es interna es porque el sujeto mantiene un propio
deseo. Las acciones a realizar se verán más fortalecidas si está presente una
motivación intrínseca, y no extrínseca. Su motivación intrínseca se mantiene
por sí misma, sin necesidad de apoyos externos porque es de modo autónomo,
por el propio deseo y voluntad del sujeto. González y González (2010)
conceptúan la motivación intrínseca como aquella que incita a actuar al
individuo sin la necesidad de que existan o el individuo espere algún tipo de
recompensas externas. Es lo más difícil de conseguir puesto que proviene del
propio sujeto y a pesar de que tiene influencia de algunos factores externos.

De esta forma, un sujeto motivado intrínsecamente está más dispuesto a


aplicar un esfuerzo mental significativo durante la realización de la tarea, a
comprometerse en procedimientos más ricos y elaborados y en el empleo de
estrategias de aprendizaje más profundas y efectivas. La motivación extrínseca
se enfoca a lograr el reconocimiento por parte de los demás, evitar el fracaso,
ganar recompensas.

Metodología

La investigación es de corte cualitativo porque es una perspectiva útil para


obtener y analizar la información, como estudio de los problemas humanos que
existen al interior de las instituciones educativas; desde lo cualitativo como
cualidad humana, resultado de la interacción dinámica de lo psicológico,
afectivo y social. Es un acercamiento a las experiencias intelectuales y a la
construcción de la carrera educativa para interpretar sus vivencias y sus
motivos de logro.

La muestra de docentes se seleccionó mediante la técnica de muestreo


no probabilístico denominado muestreo por conglomerados, para respetar el
agrupamiento natural de los sujetos, puesto que se recurrió a los docentes con

175
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

los cuales se tiene una presencia directa en las escuelas donde se labora o se
posibilita la recogida de datos. La muestra se conformó por 44 docentes,
quienes laboran en instituciones de distintos niveles educativos: Educación
Preescolar, Primaria, Secundaria, Media Superior, y Superior (Universidades y
Escuelas Normales). La diversidad de niveles educativos posibilitó la
oportunidad de recabar información acerca de las atribuciones de motivación
de logro.

Para la recolección de datos se utilizó la entrevista individual


semiestructurada porque se considera una herramienta útil para profundizar en
la temática. Antes de realizar las entrevistas se les dio una introducción acerca
del propósito de la investigación y descripción sucinta del tema: motivación de
logro. Para analizar la situación de éxito se solicitó a los docentes que
mencionaran el suceso o situación donde han obtenido más logros. Fue
importante realizar un análisis de las experiencias de menor y de mayor
calidad, logros relevantes, distinguir logros y áreas de oportunidad, actividades
con más relevancia en la vida diaria; en particular, las conductas de logro
(actividades con resultado de éxito y fracaso) y la aceptación social
(actividades con objetivos de afiliación grupal), y causas singulares del logro en
el ámbito educativo y profesional percibidas por los entrevistados.

Posteriormente, ya era oportuno plantearles preguntas acerca de sus


logros significativos, autoanalizados por ellos, de acuerdo a su rendimiento en
sus experiencias personales, sociales y principalmente, en el ámbito
académico. La pregunta principal fue: ¿A qué cree que se deben esos
resultados? Otras preguntas base se enfocaron a identificar los atributos de
logro: ¿Considera que ha tenido éxitos o logros significativos e importantes en
su vida?, ¿recuerda algún aspecto de su vida profesional y laboral que haya
sido un logro importante por el esfuerzo realizado?, ¿a qué le atribuye el haber
logrado su objetivo?, ¿qué le motivó para lograr su propósito?, ¿en qué se
distingue su actuar y logro de lo planeado, con las acciones de sus otros
compañeros? Con algunos docentes ya entrevistados se organizó un grupo
focal. El propósito se enfocó a profundizar sobre el tema, pero ahora de forma

176
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

colectiva, a través de una mediación en el diálogo con los docentes. Las


preguntas fueron las mismas de la entrevista.

Análisis de resultados

Las aportaciones de los docentes proporcionan datos interesantes para


conceptuar la motivación de logro como su tendencia a buscar el éxito en
situaciones de índole educativo y profesional: la realización, el reconocimiento,
el trabajo en sí mismo, la responsabilidad, el progreso y el crecimiento
personal, con un nivel de reto suficientemente desafiante, por los cuales
demuestran capacidades, y su desempeño es evaluado por instancias
competentes, porque todo éxito representa un esfuerzo psicológico
motivacional.

Los logros mencionados por los docentes son variados. Cada uno
cuenta con sus condiciones y factores de motivación que contribuyen al éxito.
Hacen referencia a los ámbitos de la educación y su profesión, como son: su
trayecto profesional, el dominio del idioma inglés, ganar concursos en el ámbito
educativo, obtención de grado, reconocimientos nacionales y estatales,
obtención de becas, colaboración y reconocimiento del trabajo con sus pares,
producción de conocimiento, ejecución de proyectos, aceptación de ponencias
en congresos educativos, publicación de artículos y libros, ser invitado a
impartir cursos y conferencias, asensos por su desempeño, aceptación a
niveles progresivos en carrera magisterial o docente, puntaje sobresaliente de
su escalafón, ser miembro de cuerpos académicos o redes de investigación,
pertenecer como evaluadores en revistas indexadas, ser parte de un comité
editorial, impartir cátedra en posgrado, participación sobresaliente en la
formación de estudiantes, primeros lugares de conocimiento y puntajes
sobresalientes de sus alumnos en exámenes externos.

Padrón y Sánchez (2010) identifican algunos hallazgos ad hoc a lo


anterior. Analizan que los sujetos con motivación de logro exponen maestría
sobre la tarea (experiencia), rendimientos rápidos y económicos (eficiencia y

177
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

eficacia) y resultados de calidad superior (excelencia). Poseen pensamientos y


conductas orientadas al máximo desarrollo de sus potencialidades con la
finalidad de obtener resultados de nivel superior.

Se identifican varias atribuciones de motivación de logro de los docentes


a través de su compromiso cognitivo por la atención, concentración y utilización
de estrategias. Perciben su nivel de motivación a través de sus causas,
atribuciones o manifestaciones motivacionales de logro habituales y singulares.
Son los rasgos diferenciales para comprender la motivación de logro enfocados
a su mejor desempeño y realización de las tareas. Se analiza que, en la
motivación de logro está presente la capacidad, el esfuerzo, la dificultad y
expectativas para buscar el éxito en situaciones desafiantes donde está
presente un reto.

La motivación es eminentemente intrínseca porque los docentes con


motivación de logro no se motivan por factores externos. Las recompensas
extrínsecas (dinero, promoción, tiempo libre, ventajas) son importantes pero no
son suficientes porque para ellos son más trascendentes las intrínsecas, por la
satisfacción personal. Es la que les acerca a la motivación para el logro porque
se motivan e impulsan para el estudio, el trabajo y para desarrollar alguna
actividad relevante para su vida. Para Aebli (2002), cuando la motivación es
adecuada a la capacidad de los sujetos, no es preciso que detrás de ella haya
un premio o un castigo. El sujeto la experimenta como placentera y es su
mismo funcionamiento el que le proporciona placer.

En las aportaciones de Weiner (1990), el tipo de atribuciones que el


sujeto realiza es determinante para poner en juego su esfuerzo y su
compromiso con la tarea. En otras palabras, unos determinados tipos de
atribuciones repercuten más positivamente sobre el deseo de tener éxito en las
tareas escolares (motivación de logro).

La capacidad es muy importante para los docentes. La motivación de


logro se enfoca a su autonomía y competencia. Se imponen metas elevadas a
alcanzar porque están convencidos de sus diversas capacidades. En cada

178
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

acción importante consideran su facilidad o dificultad y valoran su propia


capacidad para realizarla. Su atribución se basa en su audacia porque se
atreven a emprender nuevos retos; poseen confianza de obtener buenos
resultados en el futuro. La suerte no es una alternativa para ellos. Bandura
(1997) menciona que los sujetos con una elevada creencia en sus capacidades
personales eligen tareas con altos niveles de desafío. González, Corral y
Montaño (2004) encontraron que dentro de la situación de éxito, los sujetos
atribuyen los logros a causas internas como la capacidad, interés y esfuerzo.
Para González, Sicilio y Moreno (2008), si un sujeto se siente competente
tenderá a demostrar su competencia, no a evitar su incompetencia.

Con la información recopilada se analiza que, los docentes con alta


necesidad de logro persisten en sus propios esfuerzos ante las tareas difíciles
porque poseen una estimación realista de sus habilidades. Luchan por obtener
una meta determinada en la vida. Sus fines conllevan al éxito porque se
consideran a sí mismos personas capaces. Avivan el deseo de superarse y
alcanzar las metas tratadas.

Al respecto, Durán e Ion (2014) analizan los factores que favorecen el


éxito en mujeres, en sus respectivas funciones. Utilizan diferentes estrategias
para superar los obstáculos de su carrera, entre los cuales está la dedicación al
trabajo, mucho esfuerzo e invertir mucho tiempo, una cierta continuidad diaria y
negociar las tareas domésticas. Consideran la autonomía en el trabajo como un
aspecto clave y muy importante para el éxito. Varios comentarios de las
docentes presentan estas características:

“… tengo una motivación filosófica, muy interna, la cual me ha ayudado


a avanzar con mayor intensidad en lo que me propongo” (E03 22/05/14).
“… creo que me siento capaz de enfrentarme a grandes retos en mi vida
profesional. Creo que soy bueno” (E04 23/05/14).
“… he demostrado algunas capacidades; mis logros me han permitido
ser independiente” (E21 04/06/14).
“… me atreví a concursar porque sé de mi capacidad para la redacción.
Me siento segura y confiada en mi propia capacidad.” (E35 11/06/14).

179
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

“… por mis capacidades, poco a poco he hecho una buena carrera, y si


es posible habrá más” (E40 13/06/14).

Otro elemento importante es el esfuerzo para superar las tareas difíciles.


Los docentes, en sus percepciones respeto a su rendimiento, consideran a su
esfuerzo como el detonante para conseguir una buena ejecución y realizar con
éxito las tareas asignadas porque son capaces de asumir riesgos. Colmenares
y Delgado (2008) analizan que la situación de logro se refuerza en la medida
que la persona sabe que su rendimiento llevará a una evaluación favorable o
desfavorable, lo que ocasiona una reacción emocional de orgullo. El sujeto
asume criterios de excelencia relacionados con la tarea propiamente dicha. Les
interesa el éxito en la competición, terminar el proceso, superar desafíos
anteriores, rendir mejor que los demás, lo cual tienen presentes todos los días
porque están motivados para alcanzar los objetivos.

Los docentes identifican una intensidad motivacional a través de su


elección, persistencia y tenacidad para hacer una tarea y constancia en el
trabajo ante las dificultades porque valoran la frecuencia para terminar con
éxito una tarea. Consideran inculcarse exigencias auto impuestas respecto a la
tarea a través de un grado de riesgo pertinente como parte de un desafío
óptimo. Marshall (2001), enuncia que las personas orientadas hacia el logro
muestran mayor persistencia ante el fracaso en las tareas difíciles, que las
personas con baja orientación hacia el logro.

Los entrevistados consideran ajustarse continuamente a las variaciones


que se van produciendo en el transcurso de la actividad. Identifican el esfuerzo
requerido de una tarea y los recursos para realizarlo. Tienen confianza y afán
por lograr sus metas porque confían plenamente en su esfuerzo como su mejor
aliado para conseguir el éxito. El fracaso incrementa la motivación general para
el logro de los retos establecidos. De la Torre y Sánchez (1989) identificaron
que los sujetos con éxito consideraban como causante del mismo su esfuerzo,
principalmente. Atkinson (1968) menciona que, una forma más útil de evitar el

180
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

fracaso consiste en establecer estrategias que, en cualquier caso, garanticen el


éxito.

De esta forma, se analiza que en el esfuerzo están presentes la


disciplina y la constancia en su trabajo porque prefieren tareas en las que
pueden tener un alto grado de responsabilidad y sienten deseos de lograr algo
mejor o más eficientemente. Por su eficacia persisten más ante las dificultades
porque sienten deseos de hacer mejor las cosas. El éxito suele ser fruto de su
preparación previa, realizada generalmente con gran esfuerzo personal. Es un
elemento de atribución causal y emocional de la motivación de logro. Algunos
testimonios al respecto:

“… sin pensarlo estoy asumiendo el riesgo y voy en buen camino.


Invierto energía en mi trabajo, con mucho entusiasmo e ilusión” (E03
22/05/14).
“… con un poco más de esfuerzo puedo lograr mis metas” (E05
23/05/14).
“… yo siempre he dicho, quien no se arriesga no sabe si lo puede lograr
o no” (E16 30/05/14).
“… a mí me gusta planear las cosas; es mi estrategia. Mi dedicación en
tiempo y esfuerzo están brindando buenos resultados” (E20 03/06/14).
“… claro que he tenido fracasos, pero aunque me duela, poco a poco
voy asimilando el proceso, y se convierte en un reto. Las cosas están
saliendo bien” (E34 10/06/14).
“… diario pienso en mis propósitos a corto y largo plazo” (E42 16/06/14).

Para los docentes, la dificultad de la tarea interviene en la motivación de


logro porque la ven como interesante y con implicación personal. La dificultad
se presenta cuando los docentes intentan lograr algo e inicia el deseo y
decisión para comenzar y concluir las actividades. La dificultad la perciben en
la enorme diversidad de obstáculos a superar y su complejidad. En función de
su dificultad, los docentes se imponen exigencias respecto al logro de las

181
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

metas, dedican mayor o menor esfuerzo para lograr sus metas y se enfocan a
la búsqueda de soluciones de forma activa.

Su enfoque es profundo y no superficial porque valoran su conducta


cuando resuelven un problema difícil. Buscan desafíos nuevos que les permiten
superar obstáculos, y si los encuentran, buscan una estrategia nueva o meta
sustituta. Constantemente encuentran obstáculos, inconvenientes y
contrariedades, los cuales deben superar para conseguir algo o un
determinado objetivo. La dificultad la identifican cuando han encontrado
problemas y complicaciones al momento de comprender, asimilar o llegar a la
meta establecida. También, cuando no pueden comprender, ejecutar o lograr
algo sin esfuerzo.

La tarea debe poseer una gran dosis de desafío para utilizar sus
competencias y habilidades. Buscan situaciones para asumir la responsabilidad
personal de solucionar problemas. Si son actividades muy fáciles que puedan
resolver cualquiera no aumenta su capacidad de logro porque la dificultad de la
tarea “les atrae”. De acuerdo a los planteamientos de Reeve (2003), el manejo
positivo del fracaso podría incrementar las cualidades de competencia que
involucran la necesidad del desafío óptimo. Estos fragmentos resultan
ilustrativos:

“… no era mi costumbre el reto, pero al participar, me gustó y me


entusiasmé. Este reto (lograr una beca para estudios de posgrado)
presenta un grado muy elevado de dificultad” (E02 21/05/14).
“… avanzar en la profesión es sinónimos de superar muchos retos y
dificultades. Me ha costado trabajo lograr conseguir un buen
rendimiento. Tuve muchas dificultades en mis estudios pero al final todo
salió bien” (E10 27/05/14).
“… trato de imponerme exigencias, principalmente a largo plazo para
lograrlas. Me he puesto retos de excesiva dificultad. Sé que estoy
respondiendo bien ante las situaciones que se me presentan” (E17
02/06/14).

182
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

“… siempre estoy activa. Busco retos nuevos que me impulsen a


superar las posibles dificultades. Me pongo a prueba o me ponen a
prueba constantemente” (E23 05/06/14).
“… yo el esfuerzo que hago a las cosas, no es de hoy. Trato de poner mi
mejor esfuerzo a las dificultades, desde hace como treinta años” (E28
06/06/14).
“… me he trazado metas sin importar el tamaño de ellas. Siempre
encuentro formas de evitar los obstáculos” (E30 09/06/14).
“… siempre he tratado de dar lo mejor de mí. He tenido dificultades pero
al final lo logré (obtención del grado de Doctor en Educación)” (E39
13/06/14).
“… uno cree en sus propias habilidades, pero nunca sabes si va a ser
complicado y difícil hacer lo que te propusiste” (E41 16/06/14).

También para los docentes, existe una motivación de interés e impulso


al realizar sus acciones como nivel de motivación de logro para conseguir un
determinado tipo de satisfacción por el deseo de hacerla. Se centra en la causa
porque le dan importancia a la satisfacción por lograr metas significativas,
avanzar en su habilitación, ganas de aprender y afán por sacar buenas notas
en su actualización o formación. Cuentan con el deseo de realizar las cosas de
forma pertinente como parte de la cantidad de atracción de la meta a alcanzar.
El interés por lograr sus propósitos mueve a los docentes a realizar
determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Tienen el deseo
de ser mejores en algo que realmente les importa.

Tienen un interés propio por la tarea a realizar o por el trabajo a


desempeñar porque les proporcionan recompensas más profundas. Con los
impulsos internos (ganas de lograr sus propósitos, tener éxito en lo que
emprenden) y los impulsos externos (lograr el grado académico pretendido,
ganar un concurso, obtener una beca, participar en una convocatoria y ser
aceptados), los docentes se sienten impulsados hacia la satisfacción. Las
metas constituyen cualquier acción a realizar con esfuerzo y afán de logro, sólo

183
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

porque sí. Si son actividades muy fáciles que puedan resolver cualquiera no
aumenta su capacidad de logro. Los docentes con motivación de logro
identifican o perciben en algunos de sus compañeros desgano, desidia y
aburrimiento. Los docentes plantean:

“… la motivación me activa. Me siento molesta caer en una rutina de la


cual no pueda salir. Lamento que tenga que distraer tiempo para atender
otras cosas” (E15 30/05/14).
“… deseo desarrollarme, crecer, y avanzar. Pienso que es importante
para mi profesión docente. Mi trabajo me estimula” (E21 04/06/14).
“… tengo mucho interés en mi trabajo, y en mi preparación profesional.
Siento un orgullo por estar realizando un trabajo de gran calidad y
desempeñándome hábilmente” (E25 06/06/14).
“… creo que puede ser útil (estudiar una maestría) en mi futura
profesión. Lo encuentro interesante, aprender cosas nuevas. Me impulsa
el deseo de tener el grado de maestría” (E28 06/06/14).
“… necesito o quiero ser mejor en algunos aspectos que me interesan y
me importan mucho. Necesito tener un ambiente organizado y estable.
También necesito sentirme seguro” (E33 10/06/14).
“… me molesta que la gente se enfoque a las cosas fáciles, y por eso no
avanzan en muchos aspectos de su vida; yo, al identificar la dificultad de
lo que deseo, me impulsa y me nace el interés por lograrlo” (E39
13/06/14).
“… también tengo, yo creo, una fuerza mental, interés, disciplina y
muchas cosas para poder mantenerme en mis ideales” (E44 17/06/14).

Las expectativas son trascendentes para los docentes, en la motivación


de logro, como una actitud general frente a sus funciones, recompensas y
satisfacciones personales. Sus convicciones se enfocan a la realización de las
actividades más importantes de su vida profesional y social porque hacen
elecciones sobre lo que harán o no harán. Tienen diversas expectativas y
niveles de confianza sobre lo que son capaces de hacer porque analizan los

184
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

factores que podrían contrarrestar la eficacia de su desempeño. Tienden a


elegir el grado de desempeño, como habilidad para llevar a cabo una tarea con
éxito. Es la esperanza percibida de conseguir un cierto resultado en el futuro
porque consideran sus probabilidades. Es la motivación de alcanzar diferentes
estándares de excelencia porque poseen confianza, frecuencia de éxito,
probabilidad de aprobar, altas expectativas, intuición clara de comprender, y
deseo de tener éxito en sus realizaciones.

Su esfuerzo está relacionado con la posibilidad de conseguir sus


objetivos. Su satisfacción laboral, como logro, es similar a su expectativa como
probabilidad subjetiva de éxito o fracaso porque se interesan por reconocer sus
éxitos y fracasos. Identifican una adecuada probabilidad de ser aceptados,
aprobados, elegidos. La subjetividad la valoran porque tratan de mejorar su
desempeño para alcanzarlo, y por la calidad de los evaluadores. Algunas
opiniones de los docentes:

“… a mí me pueden criticar por lo que hago, pero a mí no me interesan


premios, recompensas o reconocimientos. Tengo muy bien presente mis
convicciones y considero mis probabilidades para realizar mis proyectos”
(E18 02/06/14).
“… yo realizo mis acciones por la responsabilidad y no tanto por
requerimientos de otras personas. Mi esfuerzo lo dirijo a superarme y
conseguirlo. Considero muchas posibilidades” (E24 05/06/14).
“… actúo porque vislumbro el futuro. Hasta ahora, mi esfuerzo realizado
valió la pena porque pensé a futuro” (E27 06/06/14).
“… trato de encontrar una manera de conducir mi vida, una manera
ordenada, productiva, con expectativas, principalmente como
satisfacción laboral” (E29 09/06/14).
“… tengo varias expectativas, las cuales me ayudan a planear mi vida.
De ellas (expectativas) hago un tipo de elección sobre lo que haré o no
haré. Las tengo presentes, pero después, como que las voy
reestructurando, organizando o priorizando” (E33 10/06/14).

185
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

“… no me gusta fracasar; prefiero prepararme para los retos de mi vida.


Analizo las cosas que pudieran retrasar lo que pretendo” (E43 17/06/14).

En las opiniones de los docentes existe un interés por los beneficios que
se vislumbran con la realización de la actividad porque sus motivos para
alcanzar el propósito son mayores que el temor a no conseguirlo. Es un
crecimiento en varios ámbitos de su vida personal y los ubican como
beneficios: Aprecio por la vida, mejor calidad de vida, mejores relaciones
interpersonales, mejor autoestima, desarrollo personal, desarrollo intelectual,
disminución del estrés y la ansiedad, mayores ingresos, y autoconciencia.

El logro es un motivo, algo interior, en estado cognitivo-afectivo que


impulsa a obtener lo mejor de ellos. Se consideran con mayor autoestima
positiva que los de baja motivación porque se sienten orgullosos, poseen
sentimientos, emociones; desean evitar el enfado, miedo, desesperanza,
desilusión, apatía, resignación, la rutina y postergar sus objetivos. En sus
funciones, comisiones y retos, los docentes prefieren elegir a quien sabe más
porque consideran que tienen más posibilidades de alcanzar el éxito.

Su esfuerzo por la dificultad de la tarea lo evidencian a través de estar


satisfechos, alegres, contentos. Sus emociones son autorreflexivas. Tienen
motivación por las ventajas, los logros, y la importancia de los conocimientos
obtenidos y acciones realizadas. Lo importante es buscar la satisfacción por
hacer lo mejor en todo y cada una de las metas que los docentes se proponen.
Romero (2004) señala que para los sujetos, los resultados cognitivos y
afectivos tienen un potencial energizante; y que el éxito es motivante al
estimular la búsqueda de nuevos éxitos. Se distinguen algunos casos:

“… estoy convencida de que puedo sacar adelante mi curso. Con este


pensamiento evito estresarme” (E01 20/05/14).
“… me ayuda mucho el visualizar las posibles consecuencias o
resultados de lo que voy a hacer. Pienso que es una capacidad de

186
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

reconocer los posibles beneficios y repercusiones para mí. Me adelanto


a los hechos. Hago lo que muchos no piensan que pueda repercutir a
futuro” (E02 21/05/14).
“… por los beneficios que identifico a futuro, en ocasiones es necesario
sustituir ciertas actividades por otras que resultan más efectivas para mi
vida” (E05 23/05/14).
“… trato de aprender de los que saben (otros docentes) y han destacado
en varios aspectos. Para mí es un beneficio porque tengo mejor
desarrollo profesional” (E08 26/05/14).
“… me animo y motivo cuando observo el desempeño y logro de gente
que admiro. Eso me permite querer hacer más cosas importantes en mi
vida” (E29 09/06/14).
“… cuando el esfuerzo es grande, me siento más realizado, satisfecho y
contento. Disfruto mi superación. Así, tengo más desarrollo intelectual”
(E35 11/0614).
“… ahora estoy realizando un proyecto importante en mi vida
académica. Estoy consciente de que mejoraré mi calidad de vida y
tendré mayor aprecio por la vida, mi trabajo y mi superación” (E38
12/06/14).

Los docentes con motivación de logro poseen locus de control interno


porque buscan el control de su propia conducta, están más motivados por el
logro y está asociado a sus actitudes, satisfacciones y progreso. Valoran
positivamente sus habilidades, esfuerzo y responsabilidad personal. Dan
importancia a los buenos resultados porque los consideran justos. Si no logran
los propósitos establecidos, lo atribuyen a no dedicarle suficiente tiempo, pero
no a su falta de capacidad o la mala suerte. Poseen una necesidad intrínseca
de controlar los resultados y los esfuerzos contingentes a ese resultado.
Planean meticulosamente sus acciones para alcanzar resultados y sienten
culpa cuando no se logra lo esperado por no haber podido controlar las causas.

187
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Hay vergüenza cuando se reconoce una inadecuada intervención propia. En


palabras de algunos docentes:

“… lo que he logrado o no, depende principalmente de mi esfuerzo. Lo


que he logrado es gracias a mi preocupación personal” (E18 02/06/14).
“… lo atribuyo (mi éxito) a mi preparación” (E19 03/06/14).
“… el objetivo es ser feliz en la vida y sólo tú te la creas. Yo me enfoco y
trabajo en cinco cosas a la vez. Eso mismo les he recomendado a
algunos estudiantes. Hay que divertirse, cuidar la salud, ser ordenados,
riqueza espiritual, amor y crecimiento en tu carrera y estudios. Creo que
ya no son cinco. Lo que me preguntas estaría enfocado a mi crecimiento
como docente y persona” (E24 05/06/14).
“… no dependo de los demás; lo que haga es por mí” (E26 06/06/14).
“… el trabajo en equipo aquí no funciona. Cada quien va forjando su
camino y sus logros” (E37 12/06/14).
“… algo en mí me motiva a luchar por mis ideales”(E41 16/06/14).

Conclusiones

Los hallazgos de la investigación permiten reconocer a los docentes en su


desempeño académico y profesional e identificar sus atributos de motivación
de logro que intervienen en una buena ejecución. Las teorías, conceptos y
hallazgos permiten analizar que, en la motivación de logro existen aspectos
sociales, emocionales y cognitivos. Para alcanzar sus objetivos, metas y éxitos,
los docentes poseen motivación para lograr el éxito. En el transcurso de su
formación académica y desempeño en sus funciones en el trabajo siempre
piensan en ser buenos profesionales sin importar sus sacrificios, ni la
trayectoria personal de sus demás compañeros.

La motivación de logro es una actitud y una necesidad de auto-mejora


que les impulsa a realizar cosas importantes para un gran hecho porque
perciben, sienten y piensan de una cierta manera. Son las causas o razones
específicas de los docentes que explican el inicio, cambio o detención de una

188
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

conducta y el grado de intensidad. Es un proceso que permite adaptarse al


medio porque activa y dirige la forma de actuar hacia una meta, y se basa en la
capacidad de elegirla o no, de forma libre. Es una consideración muy
importante de tener en cuenta en el interés por aprender, la forma como lo
realiza y su rendimiento. Está presente la motivación intrínseca porque el sujeto
la experimenta como placentera y es su mismo funcionamiento el que
proporciona placer y gozo de realizar la actividad. Es el llevar a cabo las cosas
por el gusto de hacerlas lo mejor posible. Están interesados en aprender, en
conseguir y desarrollar conocimientos y habilidades por el mero placer de
entender. Cuando un motivo es realmente intrínseco su propiedad de mantener
y dirigir la conducta hacia la meta nunca se pierde.

Unos determinados tipos de atribuciones repercuten más positivamente


sobre el deseo de tener éxito (motivación de logro). El tipo de atribuciones que
los docentes realizan es determinante para poner en juego su esfuerzo y su
compromiso con la tarea porque son implicaciones motivacionales diferentes y
tienen un papel importante en la construcción de una carrera exitosa.

Los docentes atribuyen sus logros a causas internas. La capacidad es


atributo importante porque su motivación de logro se enfoca a la valoración de
su autonomía y competencia porque explotan al máximo sus competencias en
el ámbito educativo y profesional. Se imponen metas elevadas porque están
conscientes de sus diversas capacidades. Eligen tareas con altos niveles de
desafío porque poseen una elevada creencia en sus capacidades personales.
Se consideran a sí mismos docentes capaces porque utilizan diferentes
estrategias para superar los obstáculos. Su autonomía es clave en el trabajo y
muy importante para el éxito.

El esfuerzo lo consideran trascendente para superar las tareas difíciles


porque tratan de cumplir sin importar los obstáculos. El esfuerzo es el
detonante para conseguir una buena ejecución. Se enfocan a su persistencia y
tenacidad para hacer una tarea porque confían en su esfuerzo para conseguir
el éxito personal. Es el detonante para obtener una adecuada ejecución y
realizar con éxito las tareas asignadas porque son capaces de asumir riesgos.

189
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Asumen criterios de excelencia relacionados con la tarea propiamente dicha.


Identifican el esfuerzo requerido de una tarea y los recursos para realizarla. El
éxito suele ser fruto de su preparación previa, llevada a cabo generalmente con
gran esfuerzo personal.

La dificultad de la tarea es un atributo de la motivación de logro porque


buscan desafíos nuevos que les permitan superar obstáculos. La dificultad
hace referencia a los problemas que los docentes tienen o han tenido al desear
lograr o aprender algo. Poseen un interés por realizar las metas de forma
pertinente porque les proporcionan recompensas más profundas. Su interés se
dirige a las tareas asignadas, al desempeño en su trabajo o a cumplir sus
metas propuestas.

Sus expectativas son importantes porque se enfocan a conseguir un


cierto resultado en el futuro y les interesa siempre lograr sus objetivos
propuestos; les interesa saber y alcanzar logros de aprendizaje y profesionales.
Es indispensable tener un buen objetivo a realizar para contar con una
adecuada motivación y poder cumplirla. Tienen diversas expectativas y niveles
de confianza sobre lo que son capaces de hacer porque analizan los factores
que podrían contrarrestar la eficacia de su desempeño.

Los atributos de los docentes desatan su fuerza interna para su


crecimiento personal. Se sienten bien al momento de lograr sus metas porque
perciben lo que realmente se tiene que hacer, se quiere alcanzar y lograr.
Poseen motivación por los beneficios, las ventajas, por los conocimientos
logrados y por lo que se logra. En general, los premios o castigos tienen un
efecto circunstancial. Las motivaciones de logro hacen diferentes a los
docentes y abarcan muchas respuestas que los impulsan a actuar de diferente
forma. Sus actos son guiados por lo que piensan, creen y prevén porque es la
motivación hacia el éxito, la situación misma, la experiencia plena, la
autoestima y autonomía. Saben que están motivados cuando piensan, sienten
y actúan para lograr algo en el campo profesional, formación intelectual y
participación social. Les implica una gran cantidad de trabajo, esfuerzo,
persistencia, disciplina, determinación y gran responsabilidad.

190
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Después de haber identificado los atributos de motivación de logro, un


campo de estudio a futuro se puede enfocar a investigar cómo mantener e
incrementar estos estímulos de inicio. Es importante conocer con mayor
profundidad las aptitudes y deseos para valorar las posibilidades reales de los
docentes que trabajan y se desempeñan exitosamente en sus funciones. Es
necesario realizar estudios que permitan identificar cómo la motivación de logro
se relaciona con otros procesos psicológicos que impulsan la ejecución de
tareas de logro, no sólo en el ámbito académico y profesional, sino también en
otras tareas como el arte, el deporte, la investigación.

Referencias

Aebli, M. (2002). 12 Formas básicas de enseñanza. Una didáctica basada en la


filosofía. España: Narcea.

Abarca, S. (1995). Psicología de la motivación. Costa Rica: Universidad Estatal


a Distancia.

Atkinson, J. (1964). An Introduction to Motivation. EUA: Van Nostrand.

Bandura, A. (1997). Self-efficacy. The exercise of control. EUA: W. H. Freeman


and Company.

Colmenares, M. & Delgado, F. (2008). Aproximación teórica al estado de la


relación entre rendimiento académico y motivación de logro en
educación superior. Revista de Ciencias Sociales, XIV(3), 604-613.
Venezuela: Universidad del Zulia.

Csikszentmihalyi, M. (2003). Good Business: Leadership, Flow, and the Making


of Meaning. EUA: Penguin Books.

De la Torre, A. & Sánchez, J. (1989). La experiencia personal como origen de


estilos atributivos diferenciales. Revista de Psicología Social, 4(3), 261-
273. Recuperado de:

191
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Dialnet-LaExperienciaPersonalComoOrigenDeEstilosAtributivo-2904015

Dever, M. & Morrison, Z. (2009). Women, Research Performance and Work


Context Tertiary. Education and Management, 15(1), 49-62.

Durán, M. & Ion, G. (2014). Investigadoras con éxito en la universidad…


¿Cómo lo han logrado? Educación XXI, 17, 39-57. Recuperado de:
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=70629509002

González, D., Corral, V. & Montaño, E. (2004). Percepción de las causas de


logro académico en estudiantes de licenciatura. Revista Mexicana de
Psicología, 1, 51-58.

González, J. & González, M. (2010). Aspectos psicopedagógicos claves para la


instrucción del profesorado. España: Club universitario.

González, D., Sicilio, C. & Moreno, J. (2008). Modelo cognitivo-social de la


motivación de logro en educación física. Psicothema, 20, 642-
651.Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=72720421

Kenneth, T (2005). La motivación intrínseca en el trabajo. España: Editorial


Universitaria Ramón Areces.

Maehr, M. & Braskamp, L. (1986). The motivation factor: A theory of personal


investment. EUA: Lexington.

Manassero, M. & Vázquez, A. (1998). Validación de una escala de motivación


de logro. Psicothema, 10(2), 333-351. España: Universidad de Oviedo.
Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=72710209

Mankeliunas, M. (2007). Psicología de la motivación. México: Trillas.

Marshall, R. (2001). Motivación y Emoción. México: McGraw Hill.

Mayor. J. (1986). Sociología y Psicología de la Educación. España: Anaya.

McClelland, D. (1989). Estudio de la motivación humana. España: Narcea.

192
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

Newstrom, J. (2007). Comportamiento humano en el trabajo. México: McGraw


Hill.

Padrón, G. & Sánchez, M. (2010). Efecto de la motivación al logro y la


inteligencia emocional en el crecimiento psicológico. Revista Venezolana
de Gerencia. Recuperado de:

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29012358009

Reeve, J. (2003). Motivación y emoción. México: McGraw-Hill Interamericana.

Robalino, M. (2005). ¿Actor o protagonista? Dilemas y responsabilidades


sociales de la profesión docente. Revista PRELAC, proyecto regional de
educación para América Latina y el Caribe, 1, 6-23. Recuperado de:
http://www.oei.es/docentes/revistas/revista_prelac_espanol.pdf

Romero, G. (2004). Crecimiento psicológico y motivaciones sociales.


Venezuela: Rogya.

Uribe, M. (2005). El liderazgo docente en la construcción de la cultura escolar


de calidad. Revista PRELAC, proyecto regional de educación para
América Latina y el Caribe, 1, 106-115. Recuperado de:
http://www.oei.es/docentes/revistas/revista_prelac_espanol.pdf

Vroom, V. (1994). Work and motivation. EUA: Jossey Bass Classic.

Weiner, B. (1990). History of Motivational Research in Education. Journal of


Educational Psychology, 82, 616-622.

Anexo: nota

Las acotaciones utilizadas para identificar la organización de las Entrevistas se


relacionan a varios apartados importantes. La primera se refiere a la estrategia
para recolectar información (E: Entrevista). El siguiente dato es el número de la
Entrevista realizada (de la Entrevista 01 a la Entrevista 44). La última acotación

193
Capítulo 7: Motivación de Logro en Docentes Desde sus Atribuciones de Competitividad y Rendimiento

se refiere a la fecha de realización de la Entrevista (09/06/14). Los datos


obtenidos en el grupo focal fueron útiles para profundizar en el análisis del
tema, y no fue necesario registrar quién de los docentes aportaba información.

194
Sobre los Autores

Sobre los Autores

Luis Fernando Hernández Jácquez


Coordinador

Ingeniero Industrial, Maestro en Administración y Doctor en Ciencias de la


Educación. A partir de enero 2015 miembro del Sistema Nacional de
Investigadores. Miembro activo de la Red Durango de Investigadores
Educativos (ReDIE) y titular de la línea de investigación “Autorregulación” en la
Universidad Pedagógica de Durango. Evaluador Certificado por COPEEMS.
lfhj1@hotmail.com

Frine Virginia Montes Ramos

Ingeniera Industrial por el Instituto Tecnológico de Durango, Maestra en


Administración por la Universidad Juárez del Estado de Durango y estudiante
del Doctorado en Ciencias de la Educación por el Instituto Universitario Anglo
Español. A la fecha, Rectora de la Universidad Tecnológica de Rodeo.

Javier González García

Licenciado en Psicología por Deusto, Master en Comunicación y Educación por


la Autónoma de Barcelona y Ciencias de la Educación por Burgos (España). Ha
sido docente investigador en la Universidad de Burgos, UNIR (España),
Autónoma de Tamaulipas, UAD, Pedagógica Nacional, actualmente
Guanajuato (México). Miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

195
Sobre los Autores

Martín Muñoz Mancilla

Maestría en Enseñanza Superior por la Universidad La salle campus Ciudad de


México. Maestría y Doctorado en Ciencias de la Educación por el Instituto
Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México. Ha participado
como ponentes en diversos congresos tanto nacionales como internacionales.

Patricia Robles Estrada

Maestría en Administración de la Educación por la Normal Superior del Estado


de México (ENSEM). Maestría y Doctorado en Ciencias de la Educación por el
Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México. Ha
publicado en la revista Cuarto Nivel de la ENSEM.

Berenice Morales González

Profesora en la Licenciatura en Educación Especial en la Benemérita Escuela


Normal Veracruzana “Enrique C.Rébsamen”. Miembro del Cuerpo Académico
Políticas Públicas y Evaluación Educativa. Actual estudiante del Doctorado en
Sistemas y Ambientes Educativos en la Universidad Veracruzana.

Alejandro Arrington Báez

Profesor de las Licenciaturas en Educación Secundaria y Educación Física en


la Benemérita Escuela Normal Veracruzana. Recibió el grado de Maestría en
Educación por la Universidad de Georgia. Se ha involucrado en los campos de
Formación de Profesores y Adquisición de Lenguas Extranjeras.

196
Sobre los Autores

Bertha Alicia Mendieta Jiménez

Académica de tiempo completo en la Facultad de Ingeniería de la Universidad


Panamericana. Maestra en Educación Humanista por la Universidad
Iberoamericana. Doctora en Educación por el Instituto de Estudios
Universitarios. Especialista en Antropología Filosófica por la Universidad
Panamericana.

Mónica del Carmen Meza Mejía

Profesora-investigadora y miembro del grupo de investigación: Educación,


instituciones e innovación de la Escuela de Pedagogía, de la Facultad de
Filosofía y Ciencias Sociales, de la Universidad Panamericana. Doctora
en Ciencias de la Educación, por la Universidad de Navarra, España. SNI nivel
I. mmeza@up.edu.mx

Nilkell Esmeralda Zárate Depraect

Doctorado en Ciencias de la Educación. Integrante del cuerpo docente de la


Maestría en Docencia en Ciencias de la Salud de la Facultad de Medicina.

Esmeralda Alvarado Félix

Maestría en Docencia en Ciencias de la Salud. Integrante del cuerpo docente


de la Maestría en Docencia en Ciencias de la Salud de la Facultad de
Medicina.

Carlota
Carlota Leticia Rodríguez

Doctorado en Educación; campo investigación y docencia, Profesor


Investigador Tiempo Completo. Integrante del cuerpo docente de la Maestría
en Docencia en Ciencias de la Salud de la Facultad de Medicina.

197
Sobre los Autores

Francisco Ná
Nájera Ruiz

Doctor en Educación. Perfil Promep. Experiencia de 20 años en educación


superior. Especialista en temas de evaluación del aprendizaje, producción de
textos, artículos académicos. Docente y tutor de la Escuela Normal de los
Reyes. Coordinador del área de investigación e innovación educativa. Líder del
Cuerpo Académico: Competencias e innovación educativa.

Roberto Murillo Pantoja

Maestro en Educación. Especialista en el uso de las TIC en el ámbito


educativo. Experiencia de 10 años en el nivel superior. Responsable del
Departamento de Desarrollo docente. Docente y tutor de la Escuela Normal de
los Reyes. Integrante del Cuerpo Académico: Competencias e innovación
educativa.

Germán García Alavez

Egresado de la Escuela Normal de los Reyes Acaquilpan de la Licenciatura en


Educación Primaria. Coautor de ponencias para eventos nacionales, y
publicaciones. Asistente a eventos internacionales en el ámbito educativo.
Obtención de plaza por concurso nacional.

198
Comisión Dictaminadora

Comisión Dictaminadora

El proceso general de dictaminación se llevó a través de la estrategia “doble


ciego”, siendo los dictaminadores:

Delia Inés Ceniceros Cázares

Licenciada en Educación Primaria por la Benemérita y Centenaria Escuela


Normal del Estado de Durango. Maestra en Planeación de la Educación
Superior por la Universidad de Guadalajara; de 1994 a 1996 Doctora en
Ciencias de la Educación por el Instituto Universitario Anglo Español. Profesora
de tiempo completo de la Universidad Pedagógica de Durango, de 1996 a la
fecha.

Alejandra Méndez Zúñiga

Académica de tiempo completo de la universidad Pedagógica de Durango


desde 1995. Profesora invitada en el posgrado del Instituto Universitario Anglo
Español y la Universidad Autónoma de Durango. Miembro fundador de la Red
Durango de investigadores Educativos. Maestra en Educación por la
Universidad Pedagógica de Durango. Doctora en educación por el Instituto
Universitario Anglo Español. Mimbro del grupo de Investigación “Cognición y
procesos de enseñanza aprendizaje” de la Universidad Pedagógica de
Durango. Líneas de investigación: Formación Docente y Representaciones
Sociales y Cognición.

Arturo Barraza Macías

Doctor en Ciencias de la Educación. Profesor Investigador de la Universidad


Pedagógica de Durango. Docente del Doctorado en Ciencias de la Educación
del Instituto Universitario Anglo Español. Miembro del Sistema Nacional de

199
Comisión Dictaminadora

Investigadores, Nivel 1, CONACyT. Director de la revista “Praxis Investigativa


ReDIE”. Director de la revista “Visión Educativa IUNAES”. Coordinador del
Grupo de Investigación “El estrés en los agentes educativos”. Miembro de la
Red Durango de Investigadores Educativos.

200