You are on page 1of 2

ANÁLISIS DE ESTUDIO DE CASO

Precarización y marginalización laboral y el desempleo en la actualidad

Como se puede apreciar en el estudio de caso se hace relevancia a un porcentaje alto de


la población dentro del país que tienen trabajos ocupacionales, por lo que se nos permite
analizar y plantear de acuerdo a lo investigado que se puede plantear la población que
tienen un rango académico tienen trabajos en la mayoría son dueños de una micro o
pequeña empresa que esto les conlleva a que se genere los subempleos.
Cabe resaltar que en las pequeñas y micro empresas se puede observar con más
claridad lo que son los trabajos “informales” como existe un alto índice en la población que
tienen trabajos informales es porque aceptan las condiciones de trabajo dentro de estos
empleos. Lo que nos permite hacer referencia a las condiciones de empleo, subempleo y
la precarización laboral nos demuestra que en estos conceptos se puede distinguir que no
existe una seguridad laboral también analizamos que las condiciones socioeconómicas
son suficientes para una supervivencia que esto de igual forma repercute en el entorno
familiar y social del trabajador.
La discusión sobre la precarización está en relación no sólo en la relación entre
asalariados y capital, sino que en el efecto del crecimiento de grupos de empresas con
una posición ventajosa en el resto de la competencia lo que produce generalmente la
concentración del mercado. Esto tiene generalmente efectos perniciosos en los equilibrios
económicos de un país o una región; básicamente porque limita la capacidad de libertad
de consumo y por otro lado porque provoca a mediano plazo un techo para el crecimiento
de las micro y pequeñas empresas tienen mayor auge. La profundización del mercado
puede provocar el desempleo estructural. La precarización se inscribe también en la
lógica de la sociedad del riesgo; es decir, una sociedad que se mueve en incerteza
respecto a diversos temas entre los que destacan los valores sociales, el medio ambiente,
función civilizatoria e ideología, etc. La desprotección social es un proceso que se da de
distinta manera según la realidad socio económica de cada región a estudiar. Por lo tanto,
no es asociable directamente a pobreza, vulnerabilidad o riesgo,
Por tanto también se puede señalar que parte de esta precarización laboral se centra en
la marginación por que estas micro y pequeñas empresas antes de realizar un subempleo
lo primero que preguntan es la edad del trabajador, porque los mayores de 40 años ya no
son productivos?. Pues bien algunas empresas tiene como límite de edad para acceder al
empleo es que sea menor de cuarenta años e incluso de 35 años, pero acaso las
personas mayores y que tengan amplia experiencia en el manejo de determinada área
puede contribuir en la enseñanza a los más jóvenes, de cierta manera aprovechar la
experiencia de estas personas, lo anterior hace que las personas mayores se sientan
inútiles y poca oportunidad a acceder a un empleo digno y según su educación. Es una de
las razones por lo que la taza de desempleo es aun alto, el empleo juvenil continua en los
ámbitos de la informalidad, la precariedad, condiciones adversas, bajos salarios y falta de
beneficios sociales. Un porcentaje considerable de los jóvenes se encuentran en situación
de desempleo, y mas de la midad de los jóvenes tiene empleos informales y siete de
cada 10 cuentan con empleos inestables, temporales o eventuales, con ingresos que no
alcanzan ni para cubrir los alimentos básicos. La perspectiva de más y mejor trabajo para
los jóvenes no cambiará en el corto y mediano plazo, porque seguirán generándose
empleos de menor calificación, en el sector terciario y más precarios. Por lo que que
podemos ver que el gobierno ha generado diversas políticas de genracion de empleos
dignos para jóvenes personas mayores que oscilan entre la edad de 35 a 40 años. Este
panorama revela que los jóvenes bolivianos en su gran mayoría trabajan en condiciones
de informalidad, de mala calidad y escasa productividad, con salarios bajos, sin
estabilidad ni perspectivas, sin protección social ni respeto de sus derechos. Todos estos
factores alimentan los índices de pobreza y exclusión social a corto y largo plazo.
Un fenómeno que está presente a nivel internacional y se da con mayor intensidad en
Bolivia es que el desempleo juvenil es tres veces mayor que el de los adultos, donde hay
un porcentaje muy grande de jóvenes que no logran graduarse.
La creación de estos empleos dignos que son programas del gobierno permite evidenciar
que la economía del país debe crecer rápida y sostenidamente, fomentar e impulsar el
desarrollo productivo y la industrialización del país, ya que las actuales condiciones
obligan a los jóvenes a optar por los puestos menos remunerados y más precarios.
Por último y como conclusión podemos constatar que aún existe la precariedad laboral
dentro del país generando los subempleos, y con ello se va percibiendo la informalidad de
los empleos, donde los trabajadores aceptan sin reclamo alguno.