You are on page 1of 7

Por Sergio Osvaldo Valdés Arriaga

Dirigido por Olallo Rubio, ¿Y tú, cuánto cuestas?(2007) no se limita a hablar del dinero y
sus derivados como el poder y la guerra, sino que va más allá, comparando la cultura
mexicana con la estadounidense.

Rodado en las ciudades de México y Nueva York, se nos presentan diversas entrevistas a
civiles, quienes comparten sus opiniones sobre una gran variedad de temas. Se plantean
preguntas como: ¿qué es lo más caro en el mundo?, ¿cuánto cuesta el cuerpo humano?,
¿debería legalizarse la marihuana?, entre otras, que toman un papel importante dentro del
contexto del filme.

Durante los primeros minutos encontramos un prólogo muy interesante que


instantáneamente se gana la atención del espectador y define muy bien lo que será el resto
de la producción. Esta introducción nos narra la influencia de los medios a lo largo de la
vida de las personas, cómo el ser humano se convierte en un producto vacío y moldeado
por un sistema que predica en base a ideologías capitalistas.

Es muy curiosa la mención que se la da a los medios durante este mismo comienzo, ya que
muchas (más no todas) las opiniones de los entrevistados se basan en viles estereotipos.
Por otra parte, me sorprendió ver mexicanos tachar a nuestro queridísimo vecino de ser
una superpotencia maligna y egoísta y que los neoyorquinos consideraran a México como
un país tan inferior y pobre como corrupto y violento.

Olallo logra construir un discurso muy bien equipado en el que encontramos un poco de
todo: spots, sketches, animaciones y citas que ilustran mejor los mensajes que deja. Todo
esto dotado de una voz única, llena de cinismo, humor negro y sátira.

Cerca del final, llegué a una conclusión compartida con la propia de Olallo y la cual razoné
debido a las mismas temáticas de las que habla. Reflexioné el cómo, generalmente, el ser
humano aspira aquello que es material, artificial, efímero y falso; y entre más, mejor.

El ser humano se ve envuelto en una realidad entretejida y errónea a la que nos hemos ido
acostumbrando. Aceptamos en lugar de cuestionar, sin pensar, y consumimos con el fin de
alcanzar una felicidad que no nos satisface, añorando a la farándula (llegando incluso a
pelear por ella), esclavos de la rutina y el trabajo.

A final de cuentas, ¿Y tú, cuánto cuestas? se ha ganado mi aprecio, no sólo por haberme
entretenido de una manera inusual, sino también por proponerme una buena cantidad de
problemáticas en un solo conjunto y que, a pesar de que su estreno se remonte al año
2007, cuenta con temas que siguen siendo relevantes y que probablemente lo seguirán
siendo dentro de un buen tiempo.

Ampliamente recomendado.
Filmado en 2007, ¿Y tú cuánto cuestas? es un documental que hace foco en la relación
desigual entre Estados Unidos y México, con dos elementos salientes de ese vínculo: el
dinero y la influencia de los medios de comunicación. Dinámica, versátil y vasta en recursos
audiovisuales, la película indaga en esa relación entre los vecinos de América del Norte y
le pregunta a ciudadanos de ambos países su visión sobre diferentes temas, entre ellos, la
opinión que tienen sobre el país del otro lado de la frontera. Nueva Yorky Ciudad de México
son las dos ciudades elegidas para recabar los testimonios. Los entrevistados son
totalmente heterogéneos en cuanto a clases sociales, raza y demás categorías
antropológicas. Las respuestas varían: están las que son superficiales al punto que
exasperan, están las trilladas y también hay algunas muy interesantes. Entre todas las
preguntas que los realizadores formulan hay dos que definen la película: ¿qué es lo más
caro del mundo? y ¿cuánto vale un ser humano?

Lejos de dejar una sentencia definitiva sobre los temas que aborda, la película transita por
diferentes ejes que se van relacionando: la influencia de la publicidad y de los medios de
comunicación en el consumo y el gusto de los individuos hasta convertirlos en sujetos
pasivos sin conciencia ni poder de decisión; el consumo de productos totalmente
prescindibles; la importancia del dinero; la relación de EE.UU. y México y la influencia de
esa relación en la vida de los ciudadanos, y esto vinculado a la economía, las necesidades
y la cultura influenciados a través de los medios. A medida que avanza, el documental
amplia su espectro, dándole al espectador la posibilidad de activar su capacidad de análisis
y observación. Todo esto en un tránsito dinámico, con buenas dosis de humor, apelando a
diferentes formatos audiovisuales, desde representaciones hasta animaciones, con un muy
buen montaje final.

Sin un conductor visible, el documental se mueve a través del testimonio de los


entrevistados y dos voces en off, una en inglés y otra en castellano, según el momento del
relato sea en un idioma o en otro. El director del film es el mexicano Olallo Rubio, un locutor
de radio devenido en cineasta que cuando tenía dos años, sus padres se mudaron a San
Diego, California, donde creció y se impregnó de la cultura yanqui. Luego, de grande, volvió
a México donde se hizo conocido como locutor en un programa de radio en FM 98.5. Icono
de la contracultura mexicana, Rubio vuelca en este documental una visión compleja sobre
la influencia de los medios de comunicación en los seres humanos, haciendo foco en la
relación entre EE.UU. y México. Más allá de posiciones políticas o ideológicas, la película
es muy entretenida por su dinámica y también por su temática diversa. Placer y reflexión se
juntan al verla, aunque también se puede experimentar cierta angustia ante los exponentes
del género humano que se observan en la pantalla, carentes de cualquier reflexión
inteligente, lúcida, todo lo contrario de la película en si.
¿Y tú, cuánto cuestas?

El documental de ¿Y tú, cuánto cuestas?, trata de una cuestión muy importante acerca de ¿cuánto
cuesta la vida de un ser humano?.

Plantea distintos status socioeconómicos, y como la gente de altas sociedades piensa que vale más
que las personas de bajos recursos, aquellos que viven en pobreza o que viven en la calle
simplemente.

La verdad es que, todas las personas tienen el mismo valor, no importa lo material, la sociedad en
la que vivas, la colonia en la que vivas, el empleo que tengas, o el ambiente en el que te encuentres.

El documental se basa en dos lugares distintos, Nueva York, y México. Y personas de ambos lugares
son entrevistadas, dando su opinión sobre diferentes temas como migración, racismo,
discriminación, economía, entre muchos otros temas que hacen referencia a ambos países y la
posible conexión entre México y Estados Unidos.

El objetivo principal del documental, es ver la diferencia de opiniones entre las personas de un lugar
y de otro, siendo las mismas preguntas, la manera de vivir entre los dos países es muy diferente, y
es por eso que es interesante ver cómo responden las personas de Nueva York, y como lo hacen las
de México. Además de que ambos países tienen muchos problemas entre sí, esto crea una polémica,
conflicto y controversia entre las distintas poblaciones. Además, el autor, intenta remarcar una gran
diferencia entre la forma de vivir en un país y en el otro, haciendo ver a México como el país
miserable, y Estados Unidos como el modelo perfecto de una población, y nos hace ver a los
mexicanos como ilusos en ir a los Estados Unidos teniendo ese “sueño americano”, del que tanto
hablan. Lo cierto es, que en ambos países existen las distintas clases, los distintos niveles
socioeconómicos, y hay regiones en las que se vive la pobreza extrema, como en otras en dónde se
vive muy bien, hablando de los dos países por igual.
y tu cuanto cuestas??

La producción produce al hombre no sólo como mercancía, mercancía humana, hombre


determinado como mercancía; lo produce, de acuerdo con esta determinación, como un ser
deshumanizado tanto física como espiritualmente. Inmoralidad, deformación, embrutecimiento de
trabajadores y capitalistas. Su producto es la mercancía con conciencia y actividad propias..., la
mercancía humana.

K.Marx antitesis del capital y el trabajo. Propiedad privada y capital.

Y tu cuanto cuestas es una pelicula, trabajo de olallo rubio la cual cuestiona a traves de entrevistas
a gente de la ciudad de mexico y nueva york sobre su relacion con el dinero, la vecindad geografica
o la influencia cultural. Busca cuestionar (según sus propias palabras) si realmente somos
mercancias y como percibimos lo material.

Lo importante de esta película es que cualquier persona sin importar su educación politica y
economica puede despertar y abrir los ojos para ver como la raza humana a perdido valor y
conciencia de si misma y ahora es un producto mas de compra y venta en el mercado, seres
humanos manipulados y educados bajo un sistema capitalista y neoliberal que concibe al hombre
como mercancia y cuyo fin ultimo es el consumo.

La primera parte de la pelicula nos habla sobre la marcada influencia que tiene la televisión sobre
un infante en desarrollo, nos presenta a Charlie y a su homonimo Carlitos, ambos niños tienen 72
dias de nacidos y suponiendo que la televisión tendrá una marcada influencia sobre ambos ( visto
desde el punto de vista frió como un producto diseñado por un sistema manipulador y controlador
según se menciona en la película) se arma teóricamente lo que será la vida de estos niños, carlitos
se convertira en una versión tropicalizada de su vecino charlie una version de bajo presupuesto
económicamente inferior y será testigo de la creciente colonización de su vecino estados unidos,
una victima mas de la intoxicante y adictiva televisión, adoptara los patrones de conducta de sus
padres quienes a la vez los han adquirido de sus vecinos del norte y acogerá la cultura gringa como
propia tendrá una vida mas difícil pero se convertira en un excelente consumidor de productos
gringos, ya que al estar siendo colonizados por estados unidos también sus corporaciones lo han
estado haciendo un claro ejemplo de ello lo constituye la The Coca-cola company

La Coca Cola es una de las marcas comerciales más reconocidas en el mundo, con una presencia en
casi todos los 194 países que hoy existen. La capacidad del refresco de penetrar hasta las
comunidades más recónditas del planeta es asombrosa. Se estima que cada día se consumen en el
mundo más de mil millones de latas o botellas de Coca Cola, equivalentes a 12,500 por segundo.
Semejante omnipresencia y demanda se mantienen como resultado de los miles de millones de
dólares que se gastan cada año en publicidad. La publicidad ha logrado asociar la Coca Cola en la
conciencia del consumidor con la vida sana, la amistad, el placer, el deporte, los buenos recuerdos,
la superación personal y, sobre todo, la felicidad.
En Mexico se consume mas coca- cola por persona que cualquier otro pais en el mundo, es mas en
mexico se consume casi la mitad de toda la coca-cola vendida en America Latina y siete de cada diez
refrescos que se consumen en Mexico son de coca-cola.

La niñez y la juventud son objetivos predilectos de esta y otras corporaciones, porque saben que,
una vez enganchados los niños, son consumidores para toda la vida.

“Sale mas caro el pan que el perro”

“En Mexico un televisor accesible cuesta en promedio 300 dólares, un espacio comercial de 30
segundos en el canal de TV mexicana con mas rating en el horario triple aaa cuesta cientos de miles
de dolares, una cajetilla de cigarros cuesta mas de dos dólares, un tratamiento de cancer puede
costar desde cuarenta y cinco mil dólares ,ciento cincuenta mil dólares hasta un promedio de
quinientos mil dólares o incluso mucho mas…”.

Siendo que el consumo de los cigarrillos se debe en gran parte a la desmedida publicidad que se le
hace ¿esta acaso la salud de los mexicanos en venta? Es una de las preguntas que se nos plantea en
este documental ya que a través de los programas, la publicidad y en general los contenidos del TV
que diversas corporaciones sostienen con su dinero promueve conductas insanas que son
adoptadas por gran parte de la sociedad.

A esto se debe que a esta parte de mi ensayo lo halla titulado de esta forma ya que gran parte de la
sociedad no se percata de que consumiendo productos que relativamente no tienen un gran valor
nos enfrentamos a situaciones que son generadas por los mismos y que realmente tienen un gran
valor como lo es en este caso la salud.

La caja idiota comúnmente llamada televisión (cabe señalar que hablo de la TV comercial que es la
que popularmente tienen los mexicanos con contenido basura) ha tomado un papel de gran
importancia en la sociedad, Según el INEGI, 92% de los hogares mexicanos cuenta con televisión y
el promedio de la población ve cuatro horas al día.

El hecho es que los contenidos de la televisión comercial se han convertido en basura, noticiarios
poco criticos que manipulan la información estableciendo una dictadura informativa, programas de
entretenimiento que precisamente entretienen al mexicano para que no se de cuenta de lo que
sucede a su alrededor y que tienen contenidos poco educativos plagados de la influencia
norteamericana, caricaturas que embrutecen y privan al niño de la capacidad conceptual y de
abstracción (según el escritor Giovano Sartori escritor del libro homo videns) y comerciales que
fomentan el consumismo de productos innecesario y alteran la conducta del televidente.
Y tu cuanto cuestas es el cuestionamiento que prevalece en la pelicula, la pregunta es lanzada a
personas indistintas de la ciudad de Mexico y de Nueva York la respuesta es..

En Mexico dos de cada cuatro personas son mercancia, algunos decian valgo mucho, pero “valen”
o no te podria decir una cantidad exacta pero “la cantidad existe” y otros mas simplemente se
ponian precio. En Estados Unidos la respuesta fue similar dos de cada tres personas se pusieron
precio, algunos marcademente influidos por una ideologia estereotipada se desvalorizaban por
completo diciendo “ valgo mucho menos de lo que parece”, otros como en Mexico se pusieron
precio la diferencia esta en que estos mostraron muchisimo mas interes en el dinero y lo
mencionaron como el que te permite seguir o te deja atrás, como lo indispensable y le dieron el
papel de mover al mundo, de mover su mundo en mexico el ponerse precio surge de la idea de que
todo tiene algun valor y como ellos se valoraban mucho se ponian un precio alto, es decir vemos
como algunos aman por decirlo asi a su persona y otros el dinero pero casi todos tienen su precio
ya sea por una u otra razon ¿pero de donde surge la idea del hombre-mercancia?

El hombre mercancía, que deambula extasiado, sin conciencia, como un sub humano prefabricado
por el capitalismo, el hombre-mercancía, el que tiene costo, siempre ha existido desde antes que
apareciera la moneda. Paradójico pero ahora uno ve al hombre-mercancía que sería el que tiene
tiendas y el que compra en ellas, un biorritmo propio, "inocente", efecto final de un propósito inicial:
generar más compra-venta de algo. El comercio. Cadena indetenible. "Necesaria". El nudo en la
garganta en su máxima expresión.¿Por qué "paradójico"? porque el término en su manifestación,
explica qué fue "hombre-mercancía" en un pasado no muy lejano: ESCLAVITUD , hombre que tiene
costo. El dueño no en tiempos de la esclavitud normalmente entendida. Así no tuviera esclavos, el
que tenía vida de dueño, tenía tiempo para sí, tiempo "libre". El comercio no existía como tal, y por
lo general, era el esclavo el que iba y venía por los mandados. Había una separación para el amo
entre "la mercancía que tengo y que ofrezco" y mi persona, la que no tiene precio, el tiempo que
dedico a la vida que vivo. Para el esclavo, no existía eso, él es mercancía, cada paso que da es en
obediencia al amo, hasta el dormir, de todo eso es dueño el dueño.Nunca desapareció esa
esclavitud. Al hacerse masiva las fábricas de productos en serie, el siglo XIX masificó también al
nuevo esclavo ordenándole tras su cubo de cristal, lo próximo que necesitas.Desde que las
aboliciones de esclavos dieron paso a la "obrería" por estos lares, se masificó la esclavitud, vía
selectiva en leyes que favorecieran a la usura, provocación de pánicos que quebraran otros y otras
tantas fechorías, en búsqueda del control total del orbe masificado. El nuevo esclavo, es el hombre
de consumo. Tiene todos los colores de piel. Felicísimo o contrariadísimo, vive crece se reproduce y
muere en esta otra novel estructura esclavista. Nunca antes había mayor suma de esclavos,
mientras los dueños se reducen y la libertad es un resort peleado en la colmena. Hoy vivimos la era
de esclavitud más grande de la Historia. En la que el hombre mismo se concibe como mercancia.

La pregunta prevalece a lo largo de la pelicula "todos tenemos un precio en esta sociedad"... pero
tu cuanto cuestas???