You are on page 1of 10

INTRODUCCIÓN

El tratamiento de agua tiene por finalidad producir en ella los cambios físicos, químicos
y biológicos, necesarios para acondicionarla al consumo humano. Las características
de las aguas están sujetas a cambios, ya sea por condiciones naturales que producen
mayor o menor concentración (lluvias, sequias, calidad mineral de los terrenos
atravesados por las aguas, etc.) O por alteraciones producidas por el hombre (descarga
de desechos domésticos e industriales en los ríos, lagos y demás fuente de
aprovisionamiento de aguas). La proliferación de organismos puede también contribuir
a realizar grandes cambios en las características de las aguas. Estos cambios pueden
ir desde el color y olor, hasta convertir las aguas en peligrosas para la salud, debido a
la presencia de organismos patógenos. Por otro lado, la capacidad de auto purificación
de las corrientes de agua es debida a la acción de organismos vivos entre las cuales las
bacterias y algas juegan un papel importante. Las características o impurezas que
contiene el agua, no son de modo alguno estáticas, sino muy por el contrario, son
sumamente cambiantes, tanto en el tiempo como en el espacio. Las plantas de
tratamiento de aguas pueden considerarse como grandes fábricas que reciben una
materia prima siempre cambiante (agua cruda) y que tiene que entregar un producto
manufacturado (agua tratada), que este en concordancia con las normas de salud
pública. Es decir, tienen que entregar un agua cuyas características físicas, químicas y
bacteriológicas estén enmarcadas dentro de las normas aprobadas y además, entregar
agua en cantidad suficiente, en todo momento, para satisfacer las necesidades de la
población servida
AGUA POTABLE

Se denomina agua potable al agua "bebible" en el sentido que puede ser consumida por
personas y animales sin riesgo de contraer enfermedades. El término se aplica al agua
que ha sido tratada para su consumo humano según unas normas de calidad
promulgadas por las autoridades locales e internacionales.

En la Unión Europea la normativa 98/83/EU establece valores máximos y mínimos para


el contenido en minerales, diferentes iones como cloruros, nitratos, nitritos, amonio,
calcio, magnesio, fosfato, arsénico, etc., además de los gérmenes patógenos. El pH del
agua potable debe estar entre 6,5 y 8,5. Los controles sobre el agua potable suelen ser
más severos que los controles aplicados sobre las aguas minerales embotelladas. En
zonas con intensivo uso agrícola es cada vez más difícil encontrar pozos cuya agua se
ajuste a las exigencias de las normas. Especialmente los valores de nitratos y nitritos,
además de las concentraciones de los compuestos fitosanitarios, superan a menudo el
umbral de lo permitido. La razón suele ser el uso masivo de abonos minerales o la
filtración de purines. El nitrógeno aplicado de esta manera, que no es asimilado por las
plantas es transformado por los microorganismos del suelo en nitrato y luego arrastrado
por el agua de lluvia al nivel freático. También ponen en peligro el suministro de agua
potable otros contaminantes medioambientales como el derrame de derivados del
petróleo, lixiviados de minas, etc. Las causas de la no potabilidad del agua son:

Bacterias, virus;

Minerales (en formas de partículas o disueltos), productos tóxicos; Depósitos o


partículas en suspensión.

IMPUREZAS O CARACTERISTICAS DE AGUA

El Agua químicamente pura (H2O), es prácticamente imposible encontrarla en la


naturaleza y muy difícil de obtener en el laboratorio.

Podemos por tanto considerar, para fines prácticos, que la fórmula del agua, tan cual se
encuentra en ríos, lagos, manantiales, pozos, mares, etc. es la siguiente:

H2O + X En donde X representa las características o impurezas de agua, pudiendo ser

estas: físicas, químicas y biológicas Siendo el agua un solvente universal casi no existen
substancias que en mayor o menor grado no se disuelvan en ella y es pues fácil de
imaginar la enorme
cantidad y variedad de substancias que pueden encontrarse disueltas en el agua,
además de las que se puedan hallarse en suspensión o emulsionadas. La variabilidad
de la calidad del agua depende de la fuente de donde se trate

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS:

 TURBIEDAD:

Es la característica que hace aparecer el agua como sucia o barrosa. La turbiedad es


causada por partículas suspendidas y coloidales que limitan el paso de la luz a través
del agua. Los tamaños de las partículas suspendidas dependerán de la velocidad de
arrastre o turbulencia del cuerpo de agua que las conlleva. Estas partículas pueden ser
minerales u organizas. El origen de las partículas que causan turbiedad es muy variado
pueden deberse a la erosión ejercida por los ríos, a desechos a domésticos e
industriales que se descargas a las corrientes de agua, a crecimiento de
microorganismos, etc. El grado de turbiedad dependerá de la concentración de
partículas, de su tamaño, dispersión de las mismas y las propiedades se absorción de
la luz que posea la suspensión.

IMPORTANCIA SANITARIA

No existe una correlación directa entre el aspecto de un agua y su contaminación con


organismos patógenos. Es pues necesario que el agua que se distribuye para el
consumo, no solo sea segura desde el punto de vista sanitario, sino también que sea
estéticamente atractiva. Turbiedades mayores de 5 unidades ya son fácilmente
detectables La turbiedad tiene muchos aspectos importantes y por lo tanto es un factor
a considerar para determinar el método de tratamiento a seguirse en la planta

 COLOR

El color que representan las aguas pueden ser de origen mineral tal como el que
prodúcelos compuestos de hierro y manganeso, o vegetal como los producidos por
materia orgánica en suspensión, algas, semillas y protozoos. Los colores de las aguas
pueden deberse también a desechos industriales tales como substancias solubles
procedentes de minas, refinerías, explosivos, industria del papel, productos químicos,
etc.

IMPORTANCIA SANITARIA

No existe una correlación directa entre el color de un agua y su índice de

contaminación, pero deben tenerse en cuenta que un agua altamente


coloreada despertara sospechas en los consumidores con los consiguientes peligros
que estos busquen para su abastecimiento de fuente peligrosos.

MEDICIÓN DE COLOR

El color se expresa en unidades de color. Una unidad de color es la que se obtiene por
1 mg. de platino disuelta en un litro de agua.Es importante hacer notar que el color del
agua es extremadamente dependiente del valor de PH. Y que el color aumenta a medida
que se eleva el valor del PH

 OLOR Y SABOR

Los olores y sabores desagradables que se presentan las algunas aguas son debidos a
una gran variedad de sustancias, siendo las principales organismos microscópicos vivos
o vegetación en estado de vegetación, incluyendo semillas, bacterias, hongos,
actinomicetos y algas. También puede deberse a materia orgánica en estado de
descomposición, desagües domésticos y a desechos industriales.

Las aguas con sabores y olores desagradables serán particularmente inapropiadas para
fines de bebida, uso doméstico, preparación de bebidas embotelladas, en industria
lechera, fabricación de cerveza y todo aquello que sea procesamiento de alimentos.

 ACIDEZ

La acidez en las aguas naturales es generalmente debido a la presencia de CO2 el cual


tiende a combinarse con el agua dando origen al ión H+Otra fuente de acidez en el agua
constituye la presencia de ácidos minerales, especialmente por los materiales usados
en la industria metalúrgica y en la elaboración de materiales orgánicos restantes. Entre
los desechos se tienen ácido sulfúrico o sales de ácido, si se tiene presente azufre,
sulfuro o pirita de hierro. La conversión de estas materias a H2SO4 y sulfatos es
producida por las bacterias oxidantes del azufre en condición aerobia.

IMPORTANCIA SANITARIA DEL CO2 Y ACIDEZ MINERALES

La presencia de CO2 como la acidez mineral constituyen un serio problema porque le


comunican al agua un alto poder corrosivo, lo que se produce grandes pérdidas en
tuberías y accesorios metálicos. Además, el CO2 interfiere con el ablandamiento del
agua cuando se emplea el método de cal y soda. El pH generalmente debe mantenerse
entre 6 y 9.5 cuando se emplean procesos de tratamiento biológicos y por lo tanto si hay
un alto contenido de CO2 o acidez mineral, será necesario controlar el PH para colocarlo
dentro de estos límites.
 ALCALINIDAD

La alcalinidad del agua puede definirse como la presencia de OH- y su capacidad para
neutralizar la acidez. La presencia de OH- en el agua se debe generalmente a la acción
de sales provenientes de ácidos débiles y fases fuertes, siéndolos más comunes los
carbonatos y bicarbonatos.

CONTAMINACIÓN DEL AGUA

Los ríos, lagos y mares recogen, desde tiempos inmemoriales, las basuras producidas
por la actividad humana. El ciclo natural del agua tiene una gran capacidad de
purificación. Pero esta misma facilidad de regeneración del agua, y su aparente
abundancia, hace que sea el vertedero habitual en el que arrojamos los residuos
producidos por nuestras actividades. Pesticidas, desechos químicos, metales pesados,

residuos radiactivos, etc., se encuentran, en cantidades mayores o menores, al analizar


las aguas de los más remotos lugares del mundo. Muchas aguas están contaminadas
hasta el punto de hacerlas peligrosas para la salud humana, y dañinas para la vida.

Primero fueron los ríos, las zonas portuarias de las grandes ciudades y las zonas
industriales las que se convirtieron en sucias cloacas, cargadas de productos químicos,
espumas y toda clase de contaminantes. Con la industrialización y el desarrollo
económico este problema se ha ido trasladando a los países en vías de desarrollo, a la
vez que en los países desarrollados se producían importantes mejoras.

Existen dos formas a través de las cuales se puede contaminar el agua. Una de ellas es
por medio de contaminantes naturales, es decir, el ciclo natural del agua puede entrar
en contacto con ciertos constituyentes contaminantes que se vierten en las aguas,
atmósfera y corteza terrestre. Por ejemplo, sustancias minerales y orgánicas disueltas
o en suspensión, tales como arsénico, cadmio, bacterias, arcillas, materias orgánicas,
etc.

Otra forma es a través de los contaminantes generados por el hombre o de origen


humano, y son producto de los desechos líquidos y sólidos que se vierten directa o
indirectamente en el agua. Por ejemplo, las sustancias de sumideros sanitarios,
sustancias provenientes de desechos industriales y las sustancias empleadas en el
combate de plagas agrícolas y/o vectores de enfermedades.
NATURALES

Algunas fuentes de contaminación del agua son naturales. Por ejemplo, el mercurio que
se encuentra naturalmente en la corteza de la Tierra y en los océanos contamina la
biosfera mucho más que el procedente de la actividad humana. Algo similar pasa con
los hidrocarburos y con muchos otros productos.

Normalmente las fuentes de contaminación natural son muy dispersas y no provocan


concentraciones altas de polución, excepto en algunos lugares muy concretos. La
contaminación de origen humano, en cambio, se concentra en zonas concretas y, para
la mayor parte de los contaminantes, es mucho más peligrosa que la natural.

DE ORIGEN HUMANO

Hay cuatro focos principales de contaminación antropogénica.

 Industria. Según el tipo de industria se producen distintos tipos de residuos.


Normalmente en los países desarrollados muchas industrias poseen eficaces
sistemas de depuración de las aguas, sobre todo las que producen
contaminantes más peligrosos, como metales tóxicos. En algunos países en vías
de desarrollo la contaminación del agua por residuos industriales es muy
importante.
 Vertidos urbanos. La actividad doméstica produce principalmente residuos
orgánicos, pero el alcantarillado arrastra además todo tipo de sustancias:
emisiones de los automóviles (hidrocarburos, plomo, otros metales, etc.), sales,
ácidos, etc.

La Directiva 91/271/CEE de la Unión Europea sobre el Tratamiento de las Aguas


Residuales Urbanas, aprobada en mayo de 1991, urge a los estados miembros a tomar
las medidas para lograr que todas las aguas residuales sean adecuadamente recogidas
y sometidas a tratamientos secundarios o equivalentes antes de ser vertidas. También
exigía a los estados miembros la identificación de las llamadas áreas sensibles las
sujetas a eutrofización y las que se van a dedicar al consumo humano.

 Navegación. Produce diferentes tipos de contaminación, especialmente con


hidrocarburos. Los vertidos de petróleo, accidentales o no, provocan importantes
daños ecológicos. Según el estudio realizado por el Consejo Nacional de
Investigación de los EEUU, en 1985 se vertieron al mar unas 3.200.000
Toneladas de hidrocarburos.
LA POTABILIZACIÓN

La potabilización del agua se aplica a aguas no aptas para el consumo humano, las
cuales a veces sufren procesos para matar microorganismos y extraer partículas y
metales que pueden ser dañinos al organismo En la potabilización se utiliza a menudo
el cloro, presente en gran parte del agua corriente que sale de los grifos. El cloro acaba
con los microorganismos potencialmente perjudiciales para el consumo, aunque a su
vez es uno de los elementos más destructivos conocidos en biología. Su ingesta es
considerada médicamente inadecuada excepto como recurso para la potabilización y
evitar males peores. Incluso en bajas cantidades es agresivo con la flora intestinal.
Además del cloro, a menudo el agua potabilizada contiene plomo, cal, flúor y otros
metales y tóxicos que sedimentan en el organismo, haciéndolo envejecer
prematuramente.

PROCESOS DE POTABILIZACION

Cloración es el nombre que se da al procedimiento para desinfectar el agua más


comúnmente usado, utilizando el cloro o algunos de sus derivados como los hipocloritos
de sodio o de calcio. En los abastecimientos de agua potable se emplea el gas cloro
mientras que para abastecimientos medianos o pequeños se utilizan hipocloritos. El
proceso más sencillo de esterilización y barato es la cloración, la acción del cloro es de
poca profundidad y las partículas en suspensión la dificultan. Punto crítico de cloración,
si en la cloración sobrepasa el mínimo de cloro, se habla de cloración critica, dañina
para la salud y causante de enfermedades tales como cáncer. Irradiación Ultravioleta,
por medio de una lámpara de cuarzo llena de vapor de mercurio, se pueden producir
rayos ultravioletas. Estos rayos matan a las bacterias, desintegrándolas. Ozonización,
el ozono en contacto con sustancias oxidables se descompone rápidamente en oxígeno
naciente y oxígeno diatónico inactivo. El primero destruye la materia orgánica. Si el
agua no se encuentra muy cargada de materias en suspensión, puede bastar un filtrado
como única depuración. Para cantidades pequeñas se fabrican filtros portátiles que
pueden transportarse con todos sus accesorios. Los filtros de arenas y multimedios
minerales son lentos y poseen cierta acción eliminadora de bacterias, pero necesitan
mucho espacio para la purificación de aguas fluviales. Estos filtros retienen tierra, arena
y algunas impurezas, pero dejan pasar algunos microorganismos y las sustancias
químicas disueltas.
PROCESOS DE TRATAMIENTO DE AGUA

La fuente de agua determina su calidad inherente. Las sustancias no deseadas


contenidas en el agua natural se separan o se transforman en sustancias aceptables o
ambas cosas. La mayor parte de los procesos de tratamiento de aguas originan cambios
en la concentración de un compuesto específico. Debido a lo anterior es importante
realizar ensayos de jarras que permitan mediante mediciones de las características
físico, químicas del agua optimizar las variables químicas de los diferentes procesos
unitarios para asegurar la calidad final. Con este ensayo, podemos modificar: la
turbiedad, el color, el PH, bacterias,

algas y otros compuestos en estado coloidal. Esta pruebe consiste en poner varias
muestras de agua natural en jarras y agitarlas simulando los procesos de la planta.

PRETRATAMIENTOS

Antes de proceder al tratamiento de las aguas brutas, en busca de una calidad ajus-tada
a las necesidades del usuario, estas aguas se someten, en general, a un pre-tratamiento
que comprende un cierto número de operaciones físicas y mecánicas. Los
pretratamientos tienen por objeto separar del agua la mayor cantidad posible de las
materias que, por su naturaleza o tamaño, son motivo de problemas en los tratamientos
posteriores.

Las operaciones de pretratamiento pueden incluir una o varias de las operaciones

siguientes:

— Desbaste

— Tamizado

— Dilaceración

— Desarenado

— Desaceitado y desengrase.

De entre estas operaciones algunas son propias del tratamiento de aguas residuales y
raramente se emplean en el tratamiento de aguas potables. Este es el caso de la
dilaceración o del desengrasado, y por ello no serán descritas con detalle. Otras, en
cambio, aun siendo más frecuentes en aguas residuales, también se emplean con cierta
frecuencia en aguas potables, como es el caso del desarenado.

Se hace omisión expresa del tratamiento de los residuos de estas operaciones, puesto
que el problema se plantea en un orden de dimensión mucho más elevado en las plantas
de tratamiento de aguas residuales, donde se tratará este problema con la amplitud
necesaria.

Rejas manuales.

Las rejas manuales están constituidas por acero, en ocasiones verticales, pero más
frecuentemente con una inclinación sobre la vertical de 15 a 40º. La longitud de una reja
manual no debe exceder de la que pueda rastrillarse fácil-mente a mano. Los barrotes
de la reja no serán menores de 1 cm. de anchura por 5 cm. de profundidad y van
soldados a unas barras de separación situadas en la cara posterior, fuera de recorrido
de las púas del rastrillo de limpieza manual. Encima de la reja suele colocarse una placa
perforada para que los objetos rastrillados puedan almacenarse temporalmente hasta
su evacuación. En la figura se muestra una reja de limpieza manual típica.

Rejas de limpieza automática.

En las rejas mecánicas, la limpieza se realiza mediante un elemento movido pon un


motor que tras desbrozar la rejilla deposita los residuos en un lugar previsto para este
fin, tal como recipientes, vagonetas, cintas transportadoras, etc.

El mecanismo de limpieza de las rejas mecánicas puede actuar de forma continua o


intermitente. El sistema de funcionamiento intermitente puede realizarse mediante
temporizador, que ordena una limpieza cada cierto periodo de tiempo (por ejemplo, cada
15 min.) o mediante un automatismo que se ponga en marcha cuando la pérdida de
carga, a través de la reja, alcanza un valor predeterminado.