You are on page 1of 6

¿Qué es el sistema óseo?

El sistema óseo es una complicada y perfecta estructura


que está formada básicamente por 206 huesos. Junto al
sistema articular y el sistema muscular forman el aparato
locomotor.

Funciones del sistema óseo

Los huesos cumplen tres funciones fundamentales:


proporcionar sostén al organismo, constituir los segmentos
móviles del sistema de palancas configurado junto a las
articulaciones y músculos, brindar protección a los órganos
y tejidos internos:

Cráneo: el cráneo es la estructura de huesos que se encarga de


cubrir y proteger al encéfalo (conjunto de varios órganos y estructuras que incluyen el sistema
nervioso, el cerebro, cerebelo y bulbo raquídeo).

Humero: es el hueso más largo de las extremidades superiores en el ser humano.1 Forma parte del
esqueleto apendicular superior y está ubicado en la región del brazo. Se articula en su porción
superior con la escápula, por medio de la articulación del hombro (o articulación glenohumeral) y
en la inferior con el cúbito y el radio, por medio de la articulación del codo (o articulación
humeroradioulnar).

Costilla: El ser humano tiene 24 costillas rodeando el pecho, formando lo que se conoce como
«caja torácica». Las costillas también sirven para proteger algunos órganos como el corazón, los
pulmones, etc.

Cubito: El cúbito es un hueso que se encuentra en el antebrazo. Dispone de un cuerpo extenso y


de dos extremidades, articulándose con el radio y el húmero en su parte superior y con el carpo y
el radio en su parte inferior.

Radio: es un hueso largo, par y no simétrico, situado por fuera del cúbito, en la parte externa del
antebrazo. Como en todos los huesos largos, el radio consta de un cuerpo y dos extremidades,
superior e inferior.

Pelvis: La pelvis es la región anatómica inferior del tronco. Siendo una cavidad, la pelvis es un
embudo osteomuscular que se estrecha hacia abajo, limitado por el hueso sacro, el cóccix y los
coxales (que forman la cintura pélvica) y los músculos de la pared abdominal inferior y del perineo.
Limita un espacio llamado cavidad pélvica, en dónde se encuentran órganos importantes, entre
ellos, los del aparato reproductor femenino.

Fémur: El fémur es el hueso del muslo, el segundo segmento del miembro inferior. Es el hueso
más largo, fuerte y voluminoso del cuerpo humano,1 y de la mayor parte de los mamíferos. El
fémur se encuentra en la parte inferior de nuestro cuerpo; los músculos que se encuentran en el
fémur son: bíceps femoral2, las cuatro cabezas del cuádriceps (recto femoral, vasto lateral, vasto
medial y vasto intermedio o crural), semitendinoso y semimembranoso.
Tibia: La tibia es un hueso largo de forma prisma triangular, par, situado en la parte anterior e
interna de la pierna; presenta dos curvaturas de sentido contrario: la superior, cóncava hacia
fuera; otra inferior, cóncava hacia dentro (en forma de S itálica). Como todo hueso largo, presenta
dos epífisis, dos metáfisis y una diáfisis.

Peroné: El peroné, también llamado fíbula, es un hueso de la parte inferior de la pierna, largo, par,
asimétrico, formado por un cuerpo prismático circular, con tres caras (externa, interna y
posterior), tres bordes (anterior y laterales) y dos extremos: superior o cabeza, donde se destaca
la apófisis estiloides (corresponde con el número 1 de la imagen) y el maléolo lateral.

¿Qué es el sistema respiratorio?

El sistema respiratorio es el encargado de proporcionar


el oxígeno que el cuerpo necesita y eliminar el dióxido
de carbono o gas carbónico que se produce en todas
las células a través del proceso llamado respiración.

La respiración es un proceso involuntario y automático,


en que se extrae el oxígeno del aire inspirado y se
expulsan los gases de desecho con el aire espirado. Los
órganos que forman parte del sistema respiratorio
son: nariz, faringe, laringe, tráquea,
bronquios, pulmones y diafragma.

FUNCIONES DEL SISTEMA RESPIRATORIO

Cuando respiramos, lo que estamos buscando es captar oxígeno, un gas que es


esencial para que nuestras células puedan vivir y desarrollarse. El sistema respiratorio
permite que el oxígeno entre en el cuerpo y que luego elimine el dióxido de
carbono que es el gas residual que queda después que las células han usado el
oxígeno.
3.1- Nariz
Consiste en dos amplias cavidades cuya función es permitir la entrada del aire, el cual
se humedece, filtra y calienta a una determinada temperatura a través de unas
estructuras llamadas cornetes.

3.2- Faringe
Conducto muscular, membranoso que ayuda a que el aire se vierta hacia las vías
aéreas inferiores.

3.3- Epiglotis
Tapa que impide que los alimentos entren en la laringe y en la tráquea al tragar.
También marca el límite entre la orofaringe y la laringofaringe.

3.4- Laringe
Conducto cuya función principal es la filtración del aire inspirado. Además, permite el
paso de aire hacia la tráquea y los pulmones y se cierra para no permitir el paso de
comida durante la deglución si la propia no la ha deseado y tiene la función de órgano
fonador, es decir, produce el sonido.

3.5- Tráquea
Brinda una vía abierta al aire inhalado y exhalado desde los pulmones.

3.6- Bronquio
Conduce el aire que va desde la tráquea hasta los bronquiolos.

3.7- Bronquiolo
Conduce el aire que va desde los bronquios pasando por los bronquiolos y terminando
en los alvéolos.

3.8- Alvéolo
Hematosis (Permite el intercambio gaseoso, es decir, en su interior la sangre elimina
el dióxido de carbono y recoge oxígeno).

3.9- Pulmones
La función de los pulmones es realizar el intercambio gaseoso con la sangre, por ello
los alvéolos están en estrecho contacto con capilares.

3.10- Músculos intercostales


La función principal de los músculos respiratorios es la de movilizar un volumen de
aire que sirva para, tras un intercambio gaseoso apropiado, aportar oxígeno a los
diferentes tejidos.

3.11- Diafragma
Músculo estriado que separa la cavidad torácica (pulmones, mediastino, etc.) de la
cavidad abdominal (intestinos, estómago, hígado, etc.). Interviene en la respiración,
descendiendo la presión dentro de la cavidad torácica y aumentando el volumen
durante la inhalación y aumentando la presión y disminuyendo el volumen durante la
exhalación. Este proceso se lleva a cabo, principalmente, mediante la contracción y
relajación del diafragma.

Sistema muscular. En anatomía humana, el sistema muscular es el conjunto de los


más de 650 músculos del cuerpo, cuya función primordial es generar movimiento, ya
sea voluntario o involuntario -músculos esqueléticos y
viscerales, respectivamente. Algunos de
los músculos pueden enhebrarse de ambas formas, por lo
que se los suele categorizar como mixtos.

El sistema muscular permite que el esqueleto se mueva,


mantenga su estabilidad y la forma del cuerpo. En
los vertebrados se controla a través del sistema nervioso,
aunque algunos músculos (tales como el cardíaco) pueden
funcionar en forma autónoma.
Frontal: El músculo frontal es un músculo cutáneo del cráneo. Algunos autores lo consideran la
porción muscular anterior del músculo occipitofrontal. Se halla inervado por los filetes frontales de
la rama temporofacial del nervio facial.

Deltoides: El deltoides es un músculo del hombro. Tiene la forma de un semicono hueco, que
rodea la articulación del hombro y une la cintura escapular a la diáfisis humeral.

Biceps: El término bíceps refiere, en su acepción más general, a algo que tiene dos extremos o dos
cabezas. El concepto suele usarse en el terreno de la anatomía para nombrar a un músculo par
que, en su extremo superior, tiene dos inserciones o sectores.

Pectoral: El músculo pectoral mayor es un músculo superficial, plano, ubicado en la región


anterosuperior del tórax Se origina en la mitad medial del borde anterior de la clavícula, cara
anterior del esternón, 6 primeros cartílagos costales y aponeurosis del oblicuo externo, para luego
insertarse en el labio externo o lateral de la corredera bicipital hueso del humero.

Cuádriceps: El músculo cuádriceps femoral es el músculo más voluminoso de todo el cuerpo


humano. Es el que soporta nuestro peso y nos permite andar, caminar, sentarnos y correr. Se
denomina cuádriceps debido a que tiene cuatro cabezas musculares. Se encuentra en la cara
anterior del fémur.

Tibial anterior: El tibial anterior es un músculo grueso y anterior de la pierna que parte de los dos-
tercios superiores de la cara lateral o externa de la tibia y termina en el hueso cuneiforme medial y
los primeros metatarsos del pie. El músculo es el más interno de los músculos del compartimento
anterior de la pierna.

¿Qué es el aparato digestivo?


El aparato digestivo está formado por el tracto gastrointestinal, también llamado
tracto digestivo, y el hígado, el páncreas y la vesícula biliar. El tracto gastrointestinal
es una serie de órganos huecos unidos en un tubo largo y retorcido que va desde
la boca hasta el ano. Los órganos huecos que componen el tracto gastrointestinal
son la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el
ano. El hígado, el páncreas y la vesícula biliar son los órganos sólidos del aparato
digestivo.
El intestino delgado tiene tres partes. La primera parte se llama duodeno. El yeyuno
está en el medio y el íleon está al final. El intestino grueso incluye el apéndice, el
ciego, el colon y el recto. El apéndice es una bolsita con forma de dedo unida al
ciego. El ciego es la primera parte del intestino grueso. El colon es el siguiente. El
recto es el final del intestino grueso.
Boca—El proceso digestivo comienza en la boca cuando
una persona mastica. Las glándulas salivales producen
saliva, un jugo digestivo que humedece los alimentos
para transportarlos más fácilmente por el esófago hacia
el estómago. La saliva también tiene una enzima que
comienza a descomponer químicamente los almidones
en los alimentos.

Esófago—Después de tragar, la peristalsis empuja la


comida por el esófago hacia el estómago.

Estómago—Las glándulas situadas en el revestimiento


del estómago producen ácidos estomacales y enzimas
que descomponen químicamente los alimentos. Los
músculos del estómago mezclan la comida con estos
jugos digestivos.

Páncreas—El páncreas produce un jugo digestivo que


tiene enzimas que descomponen químicamente los
carbohidratos, grasas y proteínas. El páncreas
suministra el jugo digestivo al intestino delgado a través
de pequeños tubos llamados conductos.

Hígado—El hígado produce un jugo digestivo llamado


bilis que ayuda a digerir las grasas y algunas vitaminas.
Los conductos biliares transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula biliar para ser
almacenada o hasta el intestino delgado para ser usada.

Vesícula biliar—La vesícula biliar almacena la bilis entre comidas. Cuando una persona
come, la vesícula biliar exprime bilis hacia el intestino delgado a través de los conductos
biliares.

Intestino delgado—El intestino delgado produce un jugo digestivo, el cual se mezcla con la
bilis y un jugo pancreático para completar la descomposición química de proteínas,
carbohidratos y grasas. Las bacterias en el intestino delgado producen algunas de las enzimas
necesarias para digerir los carbohidratos. El intestino delgado transporta agua del torrente
sanguíneo al tracto gastrointestinal para ayudar a descomponer químicamente los alimentos.
El intestino delgado también absorbe agua con otros nutrientes.

Intestino grueso—En el intestino grueso, más agua se transporta desde el tracto


gastrointestinal hasta el torrente sanguíneo. Las bacterias en el intestino grueso ayudan a
descomponer químicamente los nutrientes restantes y producen vitamina K . Los productos de
desecho de la digestión, inclusive las partes de los alimentos que aún son demasiado grandes,
se convierten en heces.

¿Cómo funciona el aparato urinario?


Su cuerpo absorbe los nutrientes de los alimentos y los usa para el mantenimiento
de toda función corporal, incluida la energía y la autoreparación. Una vez que el
cuerpo absorbe lo que necesita del alimento, productos de desecho permanecen
en la sangre y el intestino. El aparato urinario trabaja con los pulmones, la piel y
los intestinos—los cuales también excretan desechos—para mantener en
equilibrio las sustancias químicas y el agua en el cuerpo. Los adultos eliminan
cerca de un litro y medio de orina al día. Esta cantidad depende de ciertos
factores, especialmente de la cantidad de líquido y alimento que una persona
ingiere y de la cantidad de líquido que pierde al sudar y respirar. Ciertos tipos de
medicamentos también pueden afectar la cantidad de orina que el cuerpo elimina.

Riñón. Produce la orina y desempeña otras funciones como secreción de


eritropoyetina. Los riñones son dos órganos de color rojo oscuro que están situados
a ambos lados de la columna vertebral, el derecho algo más bajo que el izquierdo.

Uréter. Son dos conductos que conducen la orina desde los riñones a la vejiga
urinaria.

Vejiga. Receptáculo donde se acumula la orina.

Uretra. Conducto que permite la salida al exterior de la orina contenida en la vejiga


urinaria.