You are on page 1of 8

CLAVES PARA LA INTERPRETACIÓN DE WISC-IV

Conductas a observar en Cubos


 Observe el estilo de ejecución del sujeto mientras mueve los cubos. Unos usan el enfoque de ensayo
y error; parecen comenzar usando el azar y no aprenden de errores anteriores. Otros intentan una
estrategia y la mantienen en el test.
 Considere el nivel de planificación implicado ¿Examina el problema sistemáticamente y parece
planearlo antes de ordenar los cubos o enfoca la tarea compulsivamente?
 Observe cómo ordena los cubos para llegar a respuestas correctas (por ejemplo ¿comienza desde el
exterior hasta el centro del dibujo o viceversa?). Estos enfoques pueden dar idea de su estilo
analítico visual.
 Atienda a la coordinación motora y la preferencia manual (pueden observarse aquí). Observe si hace
manipulación “con torpeza” de los cubos, tiemblan sus manos o los maneja con rapidez y precisión.
 Vea si el sujeto vuelve a mirar repetidamente el dibujo modelo durante la construcción. Podría
indicar una deficiencia en su memoria visual, vigilancia u otros factores.
 Compruebe si atiende obsesivamente a los detalles (por ejemplo, alineado perfectamente con los
cubos); esta conducta puede afectar negativamente a la velocidad de trabajo.
 Observe su persistencia (sobre todo cuando la tarea se hace más difícil), si tolera la frustración, si
persiste pasado el tiempo concedido o si desiste cuando todavía le queda tiempo.
 Vea si no atiende al presentación cuadricular de los dibujos (no atiende a su diseño como una
matriz), aun cuando los haya dispuesto en esa dirección; esto puede señalar problemas de figura-
fondo.
 Observe si el sujeto retuerce su cuerpo para acoplarse a la perspectiva o al dibujo o da giros al
modelo; esto puede señalar una dificultad perceptivo visual.
 Compruebe si, en algún momento, su ejecución difiere del modelo, pues se podría sugerir una
dificultad perceptivo visual.

Conductas a observar en semejanzas.


 Observe si el sujeto aprovecha la información que se le da (cuando está permitida) como ejemplo.
Quien aprende de un ejemplo tiene flexibilidad, lo contrario puede ser rígido o tener poca
abstracción.
 Atienda a la longitud de las respuestas verbales, pues ofrece pistas de conducta. Una contestación
muy elaborada puede sugerir obsesión. Naturalmente, se necesitan otras fuentes para apoyar o
rechazar esa hipótesis.
 Vea si unas respuestas rápidas o abstractas a elementos fáciles pueden señalar asociaciones muy
aprendidas en vez de un razonamiento de nivel alto.
 Compruebe si el sujeto acepta la frustración en el test (por ejemplo, si se rinde ante la frustración
con respuestas como “No sé” o indicando que los dos términos son muy distintos). Aunque dichas
respuestas pueden sugerir una categorización deficiente, también pueden señalar evitación o
defensión, sobre todo en niños mayores.

1
 Atienda a las correcciones espontáneas durante la aplicación del test y recuerde concederle los
puntos de bonificación correspondientes.

Conductas a observar en retención de dígitos.


 Observar si los niños tratan de usar una estrategia de resolución de problemas, como agrupar.
Algunos niños usan esa estrategia desde el principio; otros la aprenden a medida que avanzan en la
tarea.
 Darse cuenta si los errores se deben simplemente a que el niño transpone los números o porque los
olvida por complete.
 Tener en cuenta que la inatención, una discapacidad auditiva o la ansiedad pueden afectar el
desempeño en esta subprueba; por lo tanto, es necesario considerar estas dificultades en caso de que
se presenten. Es necesario recurrir al juicio clínico para determinar si uno o más de estos factores es
responsable de una puntuación baja falsa
 Considerar la interferencia con la calidad de las condiciones de prueba (p. ej., ruido afuera de la sala
de prueba). Dicha interferencia podría arruinar la subprueba, haciéndola no interpretable
 Observar si el niño repite los dígitos muy rápidamente o si comienza a repetirlos antes de que el
examinador haya terminado la serie. Esa conducta puede indicar impulsividad
 Prestar atención a si existe un patrón de errores en el primer intento y después responde
correctamente en el segundo intento. Dicho patrón puede indicar aprendizaje o puede ser
simplemente un efecto de práctica [warm-up]
 Notar si existen correcciones espontáneas durante la aplicación de esta subprueba y recordar
concederles crédito.

Conductas a observar en conceptos con dibujos.


 Tener en cuenta que las respuestas rápidas a los reactivos fáciles pueden indicar asociaciones
sobreaprendidas y no un mayor nivel de razonamiento abstracto
 Advertir cómo el niño maneja la frustración en esta subprueba. Por ejemplo, un niño puede
responder diciendo “Nada se parece”, lo cual puede indicar defensividad o evitación; mientras. otro,
puede darse por vencido cuando se enfrenta a la frustración y responder una y otra vez “No sé”
 Observar si el niño estudia los dibujos durante unos cuantos segundos antes de responder. Dichas
conductas podrían indicar un estilo reflexivo
 Notar si existe verbalización durante la resolución del problema
 Poner atención a cualquier conducta que indique si los errores están relacionados con una
interpretación social o cultural equivocada, y no con dificultades visoperceptuales
 Observar si existen correcciones espontáneas durante la aplicación de esta prueba y recordar
concederles crédito

2
Conductas a observar en claves.
 Advertir si los movimientos oculares de los niños que realizan la subprueba revelan algo. El uso
frecuente de la clave de esta subprueba puede indicar una memoria deficiente o inseguridad. En
cambio, un niño que casi no la utiliza puede tener buena capacidad de retención, memoria visual y/o
asociativa. Es necesario poner atención en qué parte de la clave se enfocan los ojos del niño, en
especial en el caso de los niños mayores. Cuando el niño no reconoce que la clave tiene un orden
numérico (es decir, del 1 al 9), esto no sólo sugiere una memoria visual deficiente, sino también
denota que tiene una dificultad con conceptos numéricos
 Notar si el niño escribe símbolos en todas las filas con rapidez, pero de manera descuidada. Esta
conducta podría sugerir impulsividad.
 Observar si el niño intenta escribir el símbolo de los números 1 primero y luego el símbolo de los
números 2. La conducta puede sugerir una buena habilidad de planeación
 Percibir si las manos del niño tiemblan, si aprieta el lápiz o lo presiona contra el papel al escribir.
Estas conductas podrían indicar ansiedad
 Observar si hay signos de fatiga, aburrimiento o inatención a medida que la subprueba avanza
 Notar cuántos símbolos copió el niño en intervalos de 3 seg, proporciona información conductual
útil al respecto
 Advertir si los niños pasan una cantidad considerable de tiempo tratando de perfeccionar cada uno
de los símbolos que dibujaron. Esta conducta puede sugerir obsesividad, exceso de atención a los
detalles o perfeccionismo

Conductas a observar en vocabulario.


 Notar si los niños tienen dificultades para pronunciar palabras o si parecen no estar seguros de
cómo expresar lo que piensan.
 Algunos niños sustituyen lo que dicen con gestos; otros recurren a expresiones verbales más que a
la comunicación no verbal.
 Anotar las respuestas de “No sé” o el fenómeno de “lo tengo en la punta de la lengua”, ya que estas
respuestas y conductas pueden indicar problemas de recuperación de palabras. Una falta de rapidez
y eficiencia para recuperar las palabras del léxico puede afectar el desempeño en la prueba de
manera negativa, lo cual conduce a subestimar el verdadero conocimiento léxico del niño.
 Observar que las dificultades auditivas pueden manifestarse en esta prueba. Las palabras de
Vocabulario no se presentan en un contexto significativo. Es importante poner atención a las
conductas tales como inclinarse hacia adelante durante la aplicación para oír mejor, así como a
indicaciones de problemas de discriminación auditiva (p. ej., definir confi nar en vez de confi ar)
 Advertir el exceso de palabras en las respuestas de los niños. Tal vez estén tratando de compensar
su inseguridad hacia su capacidad, o podrían ser obsesivos o ineficientes en su expresión verbal
 Observar las correcciones espontáneas durante la aplicación de esta subprueba y recordar
concederles crédito

3
Conductas a observar en sucesión de números y letras.
 Observar si los niños tratan de usar una estrategia de resolución de problemas, como agrupar.
Algunos usan esa estrategia desde el principio; otros aprenden una a medida que avanzan en la
tarea
 Darse cuenta de si los errores se deben a que el niño no puede reordenar la sucesión de números-
letras, aunque repite la secuencia literalmente (lo cual se considera correcto en ciertos reactivos) o
si ha olvidado la secuencia (lo cual se califica con 0)
 Tener en cuenta que la falta de atención, una discapacidad auditiva o la ansiedad pueden afectar el
desarrollo en esta subprueba
 Considerar la interferencia en la calidad de las condiciones de prueba (p. ej., ruido afuera de la sala
de prueba). Dicha interferencia podría arruinar la subprueba, haciéndola no interpretable
 Observar qué tanto el niño persevera y anotar su nivel de tolerancia a la frustración
 Prestar atención a si existe un patrón de errores en el primer intento y después responde
correctamente en el segundo. Esto, puede indicar aprendizaje o puede ser simplemente un efecto de
práctica [warm-up]
 Advertir si el niño trata la tarea como dígitos de orden directo o dígitos de orden inverso.
Acercarse a la actividad de esa manera, aunque no sea coherente con las instrucciones del
examinador, puede conducir a una puntuación adecuada, en especial en las edades más tempranas.
Recuérdese que cuando un niño da solamente respuestas literales (a diferencia de las respuestas
apropiadas reordenadas), usted no puede hacer inferencias válidas acerca de la memoria de trabajo
del niño.
 Notar si existen correcciones espontáneas durante la aplicación de esta subprueba y recordar
concederles crédito.

Conductas a observar en matrices.


 Observar el nivel de planeación implicado. ¿El niño examina sistemáticamente el problema y parece
planear con cuidado antes de responder, o parece ser impulsivo?
 Advertir si los movimientos oculares de los niños que realizan la subprueba revelan algo acerca de
una aproximación sistemática o aleatoria a la resolución de problemas
 Notar si el niño parece darse por vencido fácilmente en los reactivos más difíciles y dice “No sé”
antes de examinar el reactivo. Este tipo de conducta puede indicar que el niño se ha frustrado con la
tarea
 Notar si existen correcciones espontáneas durante la aplicación de esta subprueba y recordar
concederles crédito

Conductas a observar en comprensión


 Observar si las respuestas verbales inusualmente largas son un intento del niño por ocultar que en
realidad desconoce las respuestas correctas o son una indicación de su tendencia a ser obsesivo con

4
los detalles
 Tener en cuenta que Comprensión requiere una gran cantidad de expresión verbal; por lo tanto, las
difi cultades para encontrar palabras, problemas de articulación, circunstancialidad, tangencialidad
o circunlocuciones (p. ej., discurso verbal con demasiados detalles, irrelevante o complicado,
respectivamente) pueden manifestarse en esta subprueba.
 Notar que algunas de las preguntas de Comprensión tienen estímulos verbales más bien extensos.
Advertir si la inatención está infl uyendo en las respuestas del niño a dichos reactivos. Por ejemplo,
si sólo responde una parte de la pregunta.
 Prestar atención a si existe defensividad en las respuestas a algunos reactivos de Comprensión. Por
ejemplo, cuando se le pregunta al niño acerca de los cinturones de seguridad, si lo que dice no
responde realmente la pregunta y es algo como “No deberíamos de usar cinturones de seguridad”,
ésta podría ser una respuesta defensiva. A pesar de que la puntuación de dichas respuestas es 0, se
recomienda dar seguimiento si el examinador cree que el niño sabe la respuesta
 Notar si los niños necesitan motivaciones constantes cuando se pide una segunda respuesta o si
proporcionan información sufi ciente de manera espontánea en su respuesta inicial
 Observar con cuidado las respuestas de los niños para determinar si las respuestas incorrectas son
resultado de una habilidad verbal defi ciente o un juicio social pobre
 Tomar en cuenta cómo los niños responden cuando el examinador les hace preguntas o les pide
más detalles (p. ej., “Dame otra razón”). Algunos pueden sentirse amenazados o frustrados por las
interrupciones y otros pueden sentirse cómodos con la estructura agregada. Cuando se les pide otra
razón, algunos niños simplemente repiten la primera respuesta con otras palabras o no expresan
una segunda idea
 Notar si existen correcciones espontáneas durante la aplicación de esta subprueba y recordar
concederles crédito.

Conductas a observar en búsqueda de símbolos


 Notar si las manos del niño tiemblan, si aprieta el lápiz o lo presiona contra el papel al escribir.
Estas conductas podrían indicar ansiedad
 Observar la atención y concentración. ¿La atención del niño se mantiene totalmente durante toda la
tarea o disminuye a medida que la prueba avanza?
 Advertir si el niño revisa cada fila de símbolos sólo una vez o si revisan en varias ocasiones. Esto
pone de manifiesto la preocupación obsesiva por el detalle
 Notar si el niño identifica que un símbolo está presente o ausente en una fila de manera rápida, pero
descuidada. Esta conducta puede sugerir impulsividad
 Percibir si los movimientos oculares de los niños que realizan la subprueba revelan algo. Mirar
constantemente el símbolo y los grupos de búsqueda una y otra vez antes de hacer una elección
puede indicar una memoria deficiente. En cambio, un niño que casi no se refiere al símbolo objetivo
puede tener una buena capacidad de retención y/o memoria visual
 Observar si hay signos de fatiga, aburrimiento o falta de atención a medida que la subprueba

5
avanza. Notar cuántos reactivos respondió el niño durante cada uno de los cuatro intervalos de 30
seg dentro del límite de tiempo de 120 seg, proporciona información conductual útil al respecto.

Conductas a observar en figuras incompletas.


 Notar la velocidad con la que el niño responde. Un individuo reflexivo podría tardarse más en
responder (aunque es más probable que responda dentro del límite de tiempo), mientras que un
individuo impulsivo puede responder rápida pero incorrectamente
 Prestar atención a si el niño persiste diciendo que no falta nada del dibujo (en vez de responder “No
sé”), ya que esto podría reflejar oposicionismo o inflexibilidad
 Observar que las respuestas no verbales constantes (p. ej., señalar) pueden evidenciar si un niño
tiene problemas de recuperación de palabras. Aunque es aceptable dar una respuesta no verbal, es
mucho más común dar una respuesta verbal
 Prestar atención a las respuestas verbales imprecisas (“la cosa en la puerta”), o demasiado detalladas
(“la pieza pequeña de metal que forma una conexión entre la moldura alrededor del marco de la
puerta y la puerta misma, que le permite abrirse fácilmente”)
 Tener en cuenta que después de que los individuos han sido corregidos (p. ej., “Sí, pero ¿cuál es la
parte más importante que falta?”), es importante observar si continúan respondiendo con la misma
calidad de respuestas. Esta aproximación persistente puede indicar incapacidad para comprenden la
tarea o inflexibilidad de pensamiento.

Conductas a observar en registros.


 Notar si las manos del niño tiemblan, si aprieta el lápiz o lo presiona contra el papel al escribir.
Estas conductas podrían indicar ansiedad
 Observar si el niño tiene dificultades para entender que se espera que trabaje con rapidez. Esta
conducta puede estar relacionada a la inmadurez
 Observar la atención y concentración ¿La atención del niño se mantiene totalmente durante toda la
tarea o disminuye a medida que la prueba avanza?
 Notar si hay signos de fatiga, aburrimiento o falta de atención a medida que la subprueba avanza.
Considerar cuántas respuestas produjo el niño durante cada intervalo de 45 seg proporciona
información conductual útil al respecto
 Advertir si el ritmo de respuestas del niño es constante en toda la subprueba
 Prestar atención a si el niño señala las respuestas rápida pero descuidadamente. Esta conducta
puede sugerir impulsividad
 Observar qué efecto tienen los distractores en el desempeño del niño. Recuérdese que los reactivos
objetivo están colocados en el mismo lugar en las formas tanto aleatoria como estructurada.

Conductas a observar en información


 Poner atención a cualquier patrón observable en las respuestas del niño. Los patrones de respuesta

6
como fallar en los primeros reactivos, los fáciles, y acertar en los reactivos más difíciles puede
sugerir ansiedad, motivación deficiente o problemas de recuperación
 Considerar si las respuestas incorrectas se relacionan con los antecedentes culturales del niño (p.
ej., en preguntas acerca de un personaje de la historia de EUA en cierto momento o acerca de la
geografía de un lugar específico). Tales observaciones deben incorporarse a la interpretación
 Notar si las respuestas de los niños son innecesariamente largas. Las respuestas largas llenas de
detalles excesivos pueden indicar obsesividad, un deseo de impresionar al examinador o un intento
del niño por ocultar que no sabe la respuesta correcta
 Observar si el contenido de los reactivos en los que el niño falló se debe a una constante falta de
conocimiento sobre un área específica (p. ej., información numérica, historia, geografía); un análisis
de error sería útil en este caso
 Tomar en cuenta si existen correcciones espontáneas durante la aplicación de esta subprueba y
recordar concederles crédito.

Conductas a observar en aritmética


 Observar si los niños presentan signos de ansiedad. Algunos que se consideran malos en
matemáticas pueden sentirse ansiosos durante esta tarea. Se debe poner atención a afirmaciones
como “No me lo enseñaron en la escuela” o “No puedo hacer cálculos mentales”
 Notar si el niño parece concentrarse en el cronómetro. Esto puede ser un signo de ansiedad,
distractibilidad o competitividad. Se debe poner atención en afirmaciones como “¿Cuánto me
tardé?”
 Observar si el niño presenta signos de distractibilidad y concentración deficiente
 Tener en cuenta que los niños de cualquier edad podrían contar con los dedos. Esto puede indicar
inseguridad acerca de sus habilidades matemáticas o, en el caso de los niños más pequeños, puede
ser una herramienta adaptativa de resolución de problemas. Notar si el niño trata de ocultarle al
examinador que está contando con los dedos, cuenta con los dedos abiertamente o lo hace con una
actitud indiferente
 Observar cuando el niño responda repitiendo la pregunta, esto puede indicar dificultades de
atención o pobre audición
 Observar el estilo de respuestas del niño. ¿Responde rápidamente o es metódico y cuidadoso al
responder?

Conductas a observar en palabras en contexto (pistas)


 Poner atención cuando el niño pida que se le repita una pregunta, porque esto puede indicar varias
cosas, como problemas auditivos, falta de atención.
 Anotar si los niños responden rápidamente, se muestran impulsivos o metódicos y cuidadosos al
procesar la información.
 Tener en cuenta que debido a que los niños casi siempre responden incorrectamente antes de que se

7
les den las claves subsiguientes, pueden sentirse frustrados o inseguros al responder.
 Advertir las correcciones espontáneas durante la aplicación de esta subprueba y recordar
concederles crédito

Referencia
Flanagan D. P., Kaufman A. S.
Claves para la interpretación de WISC-IV.
Editorial Manual Moderno. 2da Edición. Pp. 62-83.