You are on page 1of 13

ELEGGUÁ

Características generales

Eleggúa es un Oricha mayor. Tiene las llaves del destino, abre y cierra las puertas a la
desgracia o a la felicidad. Es el azar y la muerte, es el portero del monte y la sabana.
Junto a Oggún, Ochosi y Osún forman el grupo de los cuatros guerreros. Olofi le dio la
potestad de ser saludado y comer antes que el resto de los Orichas. Tiene 21 caminos y
es el amigo y protector de Ochún. Simboliza la iniciativa en los negocios, el comercio,
el trabajo, los viajes, los hermanos, los escritos, los idiomas y la mente concreta. Sus
protegidos son personas muy inteligentes, sociables, se adaptan fácilmente a todas las
circunstancias de la vida, elocuentes, amantes de los viajes y las aventuras. También son
extrovertidos, alegres, intranquilos, muy curiosos, saben hablar y convencen a los
demás con mucha facilidad. La gentileza los caracteriza, les gusta decir mentiras,
extremadamente indiscretos, estafadores, cambiantes constantemente, nerviosos y son
muy superficiales.

Colores
Los colores de Eleggúa son el negro y el rojo, representación de la vida y la muerte, el
comienzo y el fin, la guerra y la tranquilidad.

Vestimenta
Viste una chaqueta, un pantalón ceñido en la rodilla y un gorro rojo. El ropaje es una
combinación entre el rojo y el negro. Suele estar adornada con cascabeles, cuentas y
cauris.

Protección
Protege contra los accidentes, riñas, muertes por hemorragias de difícil contención,
también las traiciones y las enfermedades de la sangre. Es protector de las penas y
miserias.

Días
Sus días son el Lunes y el Martes

Sus números
Su número son todos los que tengan el 3.

Ofrendas
Se le ofrenda aguardiente de caña, tabaco, maíz tostado, coco, pescado ahumado,
bollitos, jutía y pescado ahumado, manteca de corojo y de cacao y dulces de todos los
tipos. Una ofrenda muy especial es colocarle una cabeza de jutía o sacrificarle un ratón.
ELEGGUÁ
Abbilona – Elegguá, Oggún y Ochosi II – Pista 02

(Lalubanche)

1. (Rezo) Bara suayo omo ni ala wana mamake nia ira awo e (x2) obara suayo e
ke echu oddara omo ni ala wana mamake nia ira awo e

2. (Rezo) Ago achure o (x2) bara la yiki ago achure o

(Latokpa)

3. Ago to ioma le kawa o ole le ago to ioma le kawa fumi iye iya un soro okoto omo
lowo sireo ole le

4. Ago ago (x2) ago ile ago

5. Ago ile ago

6. Ago ile ago oya

7. Ibara ago moyuba ibara ago ago moyubara omo odde koni kosi ibarago ago
moyubara Elegguá echu lona

8. I chon chon abe

9. I chon chon abe (x2) oddara koro ni leyo baba semi i chon chon abe

10. Elegguá ago lona fu awa awa ni ile gbogbo tina echu onile ile kinbara gbogbo
onile gbogbo tina Elegguá ago lona fu awa

(Agongo Ago)

11. Oya (x3)


(Rumba Ochosi)

12. Tere mina mina tere

13. Mofibale imodele

14. Bara un yoro un were

(Chachalopkafun)

15. Oddi mole laye laye

16. Mofibale imodele

17. Bara un yoro un were


OGGÚN
Características generales

Oggún es el Oricha dueño de los metales,


machetes, palas, picos, martillos, mandarrias,
yunques, guatacas, rastrillos, barretas, hoz,
guadaña, serrucho, clavo, cuchillo, lanza Oggún
es el Oricha dueño de los metales, machetes,
palas, picos, martillos, mandarrias, yunques,
guatacas, rastrillos, barretas, hoz, guadaña,
serrucho, clavo, cuchillo, lanza pistolas,
ametralladoras, bombas, aviones artillados,
cañones, en fin, de todos los objetos que son
construidos con metal. Simboliza los
comienzos, el poder, el mando, la fuerza, la
violencia, la virilidad, las armas, los accidentes
en la cabeza y peligros por instrumentos
metálicos. Sus protegidos se caracterizan por
ser personas emprendedoras, activas, con
mucha vitalidad, con deseos siempre de
combate, muy apasionadas, independientes,
audaces, originales y aventureras. Gustan
mucho del desafío, impacientes, impulsivos,
dominantes, irritables, violentos, intolerantes,
inconstantes, irreflexivos, bruscos y
extremadamente agresivos. No conocen nunca
el miedo.

Colores
Verde y Negro

Animales
Viste de color morado, con gorro aplastado y
lleva en un hombro piel de tigre y en el cinto un
festón de fibras de palma.

Comidas
Las comidas que le pertenecen son el ñame
asado, nueces de kola y judías blancas. Su
bebida favorita es el aguardiente de caña.

Protección
Oggún protege contra la calentura, todo tipo de
operaciones y los daños producidos por metales
ferrosos y accidentes sangrientos.

OGGÚN
Abbilona – Elegguá, Oggún y Ochosi I – Pista 05
(Ñongo)

1. Banla o (x3) baba loni banla Oggún lo odde

2. Oggún wade bara ni soro Oggún wade (x2)

3. Oggún bara ala la okuo Oggún bara ala la ago leyo

4. Ago Leyo

5. Laye o Oggún arere yo sala ba ire

6. Gbogbo laye ire le le o me’ta yamando gbogbo laye

7. Laye laye ara oko so ile Oggún laye laye

8. Wara wara soke nde

9. Ode ma aro e

(Chachalopkafun)

10. Awa mi lodo

11. E afere yo

12. Amala Oggún arere amala ea

13. Wara (x4) mbio Oggún laropa wara wara

14. Bamba lo oya

15. Ata o e

16. Bembe ata o

17. Mai ile o

18. E ariwo yaya

OBATALÁ
Características generales
OBATALÁ
Características generales
pura por excelencia, dueño de todo lo blanco, de la cabeza, de los pensamientos y de los
sueños. Fue enviado a la tierra a hacer el bien y para que gobernará como rey en el
planeta. Es misericordioso y amante de la paz y la armonía. Dirige las buenas conductas
y es capaz de aplacar a los Orichas cuando están furiosos. Es respetado por todos los
Orichas. Tiene 24 caminos. Simboliza la justicia, el equilibrio, el principio, los
acuerdos, las relaciones, la belleza, la cultura artística, el refinamiento, el otoño, la
diplomacia y los contratos. Sus protegidos se caracterizan por ser hábiles en las
relaciones interpersonales, cooperativos, sociables, delicados, refinados, con gran
sensibilidad hacia el arte, preocupados por todos. La relación de pareja le resulta
extremadamente importante y siempre busca llegar a la estabilidad de la misma. Son
muy amables, mediadores, pacificadores, coquetos, perezosos, indolentes, temen
comprometerse en situaciones complicadas donde tengan que tomar partido. También
son apáticos, miedosos y siempre se encuentran ávidos de ser admirados por los demás.

Colores
El color de este Oricha es el blanco y siempre viste en este color, pero con adornos que
dependen del camino del mismo.

Animales
Los animales de Obatalá son la chiva, la paloma, la guinea y la gallina blanca.

Comidas
Las comidas que le pertenecen son arroz blanco, torre de merengue adornada de grageas
plateadas, natilla de leche, cuatro litros de leche en taza sobre platos blancos. Arroz con
leche en polvo en 8 platos blancos, arroz con leche sin sal y manteca de cacao,
calabazas blancas, champola y 16 anones. También son maíz tostado, alpiste y otros
granos. Bolas de malanga y ñame; bolas de manteca de cacao y cascarilla. Todas sus
comidas son blancas y sin sal. Flor de algodón, nañe y zapote, también son de Obatalá.

Protección
Las aflicciones que protege son la ceguera, parálisis y la demencia.

Caminos
Tiene 24 caminos.

OBATALÁ
Abbilona – Obatalá I – Pista 04

(Rezo)

1. (Rezo) Baba ala iyeo (x2) baba kue uro ocha nbio laye yeo oku nio baba

(Jekua O)

2. Je Je Jekua o

3. Aya kuna wari o aya kuna wa (x2) Letu Letu Bambi olo olo oro oke aya kuna
wari o

4. Ewawo kue ye ye
(Odu Aremu O)

5. Odu aremu o wi nbio odu aremu o be lona ara akoko emise leyo aremu kue laye

6. Baba mi chokoto aremu kue laye

7. Ile mo wire
(Ñongo)

8. Mo wire (x2) Obatalá ala wami oche iroko

9. Orere iri oba (x2) moforibo re re bawa odu aremu tani oba

10. Odu aremu tani oba

11. Obatalá kun awa Obatalá kun awo

12. Addo kere re

13. Addo kere lario

14. Le eriwo odde (x2)

(Chachalopkafun)

15. Baba ero na eriwo odde

16. Yale (x3) gbogbo yale


Changó es un Oricha mayor, es la deidad del fuego, del rayo, del trueno, de la guerra, de
los tambores batá, del baile, la música y la belleza viril. Es el patrono de los guerreros y
las tempestades. Simboliza la energía, la creatividad, los juegos, las especulaciones, el
orgullo, la vanidad, la realeza, la diversión, los deportes, los espectáculos, la
masculinidad, la elevación, la gloria, la fama y el poder. Sus protegidos se caracterizan
por ser creativos, magnánimos, generosos, alegres, divertidos, entusiastas, buenos
organizadores, abiertos, con un excelente sentido del humor, afectuosos, buenos
amantes, sociables, brillantes, optimistas, exitosos y líderes. También son orgullosos,
personas inmaduras, prepotentes, jactanciosas, egoístas, ególatras. Son envidiosos,
vanidosos, frívolos, tiranos, tienen gran necesidad de ser el centro y de brillar. Les gusta
poseer gloria y poder, dogmáticos, intolerantes y muy vagos.

Colores
Los colores de Changó son el blanco y el rojo

Animales
Los animales que le pertenecen son el caballo blanco, las ovejas y el cordero.

Vestimenta
Viste con camisa holgada, pantalón ancho rojo bermellón. En el pecho una banda
cruzada de Obba o de color rojo con listas blancas. En la cabeza tiene una corona con
forma de castillo.

Comidas
Las comidas son el plátano indio, la harina con quimbombó, el amalá que se
confecciona con harina de maíz y carnero.

Protección
Changó protege de las quemaduras y el suicidio por fuego.

Días
Su día es el Viernes

Sus números
Todos los que tengan el número 4.

CHANGÓ
Abbilona – Changó I – Pista 02
(Senise)

1. Iya mase lobi Changó (x2) gbogbo alaye oni kuele iya mase lobi Changó
gbogbo alaye oni kuele

2. E ayo

3. Ache iwowo Changó mo keke ewa wo eru fina ewa wo

4. Alado eri fina ewa wo

5. Mofori ñaña mofori sole (x2) Mofori sole akuta aro awa alado feye suo

6. Awa alado feye suo

7. Ara ole eri ole

8. Mala mala kara luo (x4) obi nisa fu Changó mala mala kara luo

(Toque Agayú, Sec. 2)

9. Amala e obi nisa mala

10. E e

(Toque Agayú, Sec. 3)

11. E lube lube yom bata

12. Ayaba onile oba oso

(Chachalopkafun)

13. Kawo e (x3) kabio sile o

14. Onile iyo (x2) onile iyo kawo onile iyo

15. A onile iyo

16. Alado lu kua mi

17. E a

18. Bawa

19. Otise

20. Eru la awa

21. Eru la awa okoto eru la awa wolenche

22. Awa reo e e

AGAYÚ
Características generales
Agayú es un Oricha mayor, padre de Changó, el gigante de la Ocha. Es la deidad de
tierra seca y del desierto, también patrono de los caminantes y porteadores. Es el
protector de los automovilistas, aviadores y estibadores. Es el patrón de la Ciudad de la
Habana. Simboliza la política, la tierra, los lugares elevados, las montañas, las cimas,
los lugares aislados e inaccesibles, las luchas los obstáculos e impedimentos. También
la mala suerte, los reveses de fortuna, las carreras brillantes, la decadencia, el tiempo, la
noche, los viejos, las deformaciones, el invierno, el frío, las minas, el deber social y las
ambiciones profesionales. Sus protegidos se caracterizan por ser ambiciosos, decididos,
cuidadosos, perseverantes, prudentes, serios, concentrados, responsables, metódicos,
tradicionales, pesimistas, fatalistas, melancólicos y reprimidos. También son
concentrados, realistas, organizados, ordenados, mentirosos, arribistas, rencorosos, de
carácter frío y faltos de detalle. Egoístas, dominantes y le confieren mucha importancia
al éxito en la sociedad.

Colores
Su color es el rojo oscuro

Animales
Lo animales son el toro, el chivo, el gallo, la paloma y la guinea.

Vestimenta
Viste con pantalones y chaqueta de color rojo oscuro; de su cintura penden pañuelos o
tiras de diferentes colores.

Comidas
Las comidas que le pertenecen son nueve galletas untadas de color rojo oscuro.

Protección
Protege contra la calentura y los desarreglos de la presión arterial.

Días
el día es el miércoles y el 16 de cada mes.

Sus números
Su número es el 9.

AGAYÚ
Abbilona – Agayú I – Pista 03
(Toque Agayú, Sec. 1)

23. Agayú chola nio (x2) baba sela iña sela iyo

(Toque Agayú, Sec. 2)

24. Oya oya odda kua oya oya

(Toque Agayú, Sec. 3)

25. Oke oke Agayú lo malo orisa

(Chachalopkafun)

26. Eleko e (x2) Agayú eleko kuela iye

27. Oya nsaka tele rema

28. Sorolo elekue mi sorolo Agayú

29. Owere labi ri labi (x4) owere awa un soro owere laba ri labi

30. Owere iya awo oba bi lo kuama

31. Telemina iyo odde

32. Sorolo ele ewe mi sorolo Agayú

33. Eniwe eniwe ero ma adde sale ewo eniwe eniwe ero

34. E adoke

35. Einse ama nama

36. Ewiso dada dada e soko iya tibo oya amaku udda Agayú so bo le ero le ero (x2)

37. E eiye (x4) awa kara towi awa kara iyenu awa kara towi na weddo ile na soko

38. Arema awa ala wemba ison ba ilele

39. (11.)

40. Mere botimbo olodde mere botimbo (x2) gevioso mere botimbo olodde mere botimbo kue lea

41. Mere botimbo kue lea

42. Ae ae ae gervioso ina fo oddue

43. (12.)

44. (13.)

Patakkí de Elegguá
Elegguá es hijo de Okuboro que era un rey. Un día, siendo un muchachón, andaba
con su séquito y vio una luz brillante con tres ojos, que estaba en el suelo. Al
acercarse vio que era un coco seco (obi). Elegguá se lo llevó al palacio, le contó a
sus padres lo que había visto y tiró el obi detrás de una puerta. Poco después todos
quedaron asombrados al ver la luz que salía del obi. Tres días más tarde, Elegguá
murió. Todo el mundo le cogió mucho respeto al obi, que seguía brillando, pero con
el tiempo, la gente se olvidó de él. Así fue que el pueblo llegó a verse en una
situación desesperada y cuando se reunieron los arubbó (viejos), llegaron a la
conclusión de que la causa estaba en el abandono del obi. Este, en efecto, se hallaba
vacío y comido por los bichos. Los viejos acordaron hacer algo sólido y perdurable
y pensaron en colocar una piedra de santo (otá) en el lugar del obi, detrás de la
puerta. Fue el origen del nacimiento de Elegguá como orisha. Por eso se dice Ikú
lobi ocha, el muerto parió al santo.

Patakkí de Oggún

Oggún, dueño del hierro, es un montuno irascible y solitario. Cuando los orishas
bajaron a la tierra fue él quien se encargó, con su machete infatigable, de cortar los
troncos y las malezas para abrirles el paso. Vivía entonces en casa de sus padres,
Obatalá y Yemú junto a sus hermanos Ochosi y Elegguá. Oggún estaba enamorado
de su madre y varias veces quiso violarla, lo que no consiguió gracias a la vigilancia
de Elegguá. Oggún se las arregló para conseguir su propósito pero, para su
desgracia, Obatalá lo sorprendió. Antes de que éste pudiera decir nada, Oggún gritó,
Yo mismo me voy a maldecir. Mientras que el mundo sea mundo lo único que voy a
hacer es trabajar la Ocha. Entonces se fue para el monte sin más compañía que sus
perros, se escondió de los hombres y ningún orisha que no fuera Ochosi, su hermano
cazador, consiguió verlo. Trabajaba sin descanso, pero estaba muy amargado.
Además de producir hierros, se dedicó a regar afoché (polvos) por todas partes y el
arayé (la tragedia) comenzó a dominar el mundo. Fue entonces cuando Ochún se
metió en el monte, lo atrajo con su canto y le hizo probar la miel de la vida. Oggún
siguió trabajando, pero perdió la amargura, no volvió a hacer ofoché y el mundo se
tranquilizó. Hay quienes dicen que cuando salió del monte, Ochún lo llevó hasta
Olorun, quien lo amarró con una cadena enorme, pero esto es un cuento. No hay
nada más fuerte que la miel de Ochún.

Patakkí de Obatalá

En el principio de las cosas, cuando Olodumare, bajó al mundo, se hizo acompañar


de su hijo Obatalá. Debajo del cielo sólo había agua. Entonces Olodumare le entregó
a Obatalá un puñado de tierra metida en el carapacho de una babosa y una gallina.
Obatalá echó la tierra formando un montículo en medio del mar. La gallina se puso a
escarbar la tierra esparciéndola y formando el mundo que conocemos. Olofi también
encargó a Obatalá para que formará el cuerpo del hombre. Así lo hizo y culminó su
faena afincándose la cabeza sobre los hombros. Es por eso que Obatalá es el dueño
de las cabezas. En cierta ocasión los hombres estaban preparando grandes fiestas en
honor de los orishas, pero por un descuido inexplicable se olvidaron de Yemayá.
Furiosa, conjuró al mar que empezó a tragarse la tierra. Daba miedo verla cabalgare,
lívida, sobre la más alta de las olas, con su abanico de plata en la mano. Los
hombres, espantados, no sabían qué hacer y le imploraron a Obatalá. Cuando la
rugiente inmensidad de Yemayá se precipitaba sobre lo que quedaba del mundo,
Obatalá se interpuso, levantó su opayé (cetro) y le ordenó a Yemayá que se
detuviera. Por respeto, la dueña del mar atajó a las aguas y prometió desistir de su
cólera.

Patakkí de Changó
Agayú, el dueño del río, tuvo amores con Yemayá y de ellos nació Changó. Pero
Yemayá no lo quiso y Obatalá lo recogió y lo crió. Al reconocerlo como hijo, le
puso un collar blanco y punzó. Dijo que sería rey del mundo y le fabricó un castillo.
Changó bajó al Congo y se hizo un muchachón tan revoltoso que Madre de Agua
Kalunga lo tuvo que expulsar de allí. Entonces tomó su tablero, su castillo y su
pilón, con los que había bajado del cielo, y emprendió el camino del desierto.
Andando y andando, se encontró con Orula, a quien le dio el tablero porque sabía
que era hombre de respeto y lo iba a cuidar. Changó se quedó adivinando con
caracoles y coco, cantando, fiesteando y buscando broncas. Se casó con Obba, pero
también vivía fijo con Oyá y Ochún. Oyá, como se sabe, era la mujer de Oggún,
pero se enamoró de Changó y se dejó robar por él. Este rapto dio ocasión a una
guerra tremenda entre Changó y Oggún. En cierta ocasión Changó tuvo que
esconderse de sus enemigos, que querían cortarle la cabeza, y se metió en casa de
Oyá. Oyá se cortó sus trenzas y se las puso, lo vistió con su ropa y lo adornó con sus
prendas. Cuando Changó salió de la casas, sus enemigos muy respetuosos creyeron
que era una santa, le abrieron el paso y lo dejaron escapar. Cuentan que como
Changó peleaba y no tenía armas. Osain, que era su padrino, le preparó el secreto
(ingredientes) del güiro. Cuando lo tocaba con el dedo y se lo llevaba a la boca,
podía echar candela por ella. Con eso vencía a sus enemigos. Cuando se oye tronar,
se dice que es porque Changó anda de rumbantela con sus mujeres o que cabalga
por el cielo.

Patakkí de Agayú

Agayú era un gigante poderoso y temido: el dueño del río que se precipitaba desde
lo alto. Acostumbraba ayudar a cruzar la corriente, pero siempre exigía que le
pagaran. En cierta ocasión le hizo el favor a Yemayá (otros informantes dicen que
Ochún), quién no tenía con qué pagarle y tuvo que acostarse con él para contentarlo.
De esta unión nació Changó, la puerta de su casa abierta de par en par, aunque la
tenía abarrotada de viandas y frutas, nadie se hubiera atrevido a entrar. Un día, sin
embargo, Changó, que es muy fresco, se metió en la casa, se lo comió todo y hasta
se acostó a dormir en su misma estera. Cuando Agayú volvió del campo y vio el
espectáculo, sin pensarlo dos veces agarró a Changó y lo tiró dentro de una hoguera
que, por supuesto, no ardió. Entonces lo cargó y lo llevó a la orilla del mar para
ahogarlo, pero Yemayá apareció y, muy solemne, le hizo saber que era su hijo. No
por eso se acabaron los problemas. En cierta ocasión Changó pasó por Orunzale y
vio que la gente del pueblo andaba como los zombies. Changó se empeño en saber
quién era el rey del pueblo y, tras muchos esfuerzos, descubrió que era Agayú y fue
a verlo. ¿Para qué tú quieres saber quién es el rey?, Agayú dijo encolerizado y
Changó le contesto: Papá, es que en este pueblo no puede tener la cabeza un rey tan
fuerte. Todos andan muy mal, no oyen, no contestan, no hablan. No quiero que
sigan sufriendo. Fue así como se pusieron de acuerdo y, desde entonces Changó va a
la cabeza y Agayú a los hombros. Es por eso que los hijos de Aggayú tienen esa
perfecta comunión con Changó y dicen: Changó con orun para Agayú.

Related Interests