You are on page 1of 2

Algunos Planeamientos del ILPES sobre planificación y proceso decisorio.

El Instituto Latinoamericano y del Caribe de Planificación Económica y Social (ILPES)


desde su creación y siguiendo el fin por el cual fue creado. Ha presentado diversos
documentos con el fin de apoyar a los gobiernos de américa latina en la planificación y el
desarrollo a largo plazo.
En plena guerra fría, alrededor de los años 70 el instituto plantea como idea estado debe
construir una planificación con la intención de intervenir deliberadamente en los proceso de
cambio social, para aceléralos, controlarlos y orientarlos. Contraviniendo el modelo
neoliberal que postula que el mejor asignado de recursos es el mercado.
Destacando que es el estado la única institución con capacidad de dirigir una política
planificación y desarrollo a largo plazo, obtendría el mayor éxito posible si tal política sugiera
como resultado de un dialogo multisectorial, dado que todo individuo no es un mero objeto
de aceptación de decisiones, sino una pieza clave que puede inducir e influir en un cabio
sustantivo en las políticas y por ende en el desarrollo.
Más o menos al mismo tiempo que Guatemala entraba en su etapa democrática, el Instituto
organiza Coloquio Internacional sobre Nuevas Orientaciones para la Planificación en
Economías de Mercado, sostiene que todos los gobiernos están obligados a buscar la
planificación, en lo teórico y en la praxis. Dando más importancia a planificación a largo
plazo y lo complejo de las estructuras.
Carlos de Mattos plantea que para que un proceso de planificación de desarrollo tenga éxito
tiene que existir tres factores claves. Primero: Que el proceso de planificación este concebido
dentro de lo posiblemente vigente para el sistema. Que el grupo en el poder tenga la capacidad
y la fuerza necesaria para poder llevar acabado dicho plan y por último que se esté
comprometido con dicho proyecto. Y que todos los sectores acepten los conceptos y acciones
básicas del mismo.
Se considera fundamental para el desarrollo en américa latina la descentralización política y
administrativa. Esto en nuestros caso específico es el punto a mejorar o mejor dicho a crear
prácticamente desde cero. Guatemala posee un gobierno centralista, presidencialista. Lo que
dejar al gobiernos municipal en un rol prácticamente de administrador de servicios básico.
Imposibilitando su participación activa en un proceso de planifican y desarrollo de su
comunidad. Únicamente siento un mero espectador de la política del gobierno de turno.
A finales de 1992 Martín Hopenhayn plante que la principal forma de resolver los conflictos
es atravesó del dialogo de los actores sociales sobre la acción homogenizaste del estado. Que
en nuestro caso específico como país es prácticamente nulo. Vivimos actualmente en un país
y una sociedad paralizada y divida. Es prácticamente imposible que los actores sociales se
sienten a dialogan y no se empiecen a descalificar uno a otros. Lo que dificulta la propuesta
de una agenda y plan de desarrollo consensuado y factible a largo plazo.
Se plantea como parte fundamental de desarrollo la gestión del gobierno por resultados lo
que sería una excelente práctica. El gobierno sería evaluado por sus acciones, dando claridad
y transparencia de lo que ha hecho y como ha ejecutado planes de desarrollo. Mientras que
la sociedad estaría siempre vigilante e informada del destino de los recursos asignados al
estado.
Estamos en unos años crucial para nuestro país. Elegiremos nuevo capitán para este barco
llamado Guatemala. Es importante que estemos atentos y nos informemos de que candidato
tiene planificado proponer como agenda de desarrollo lo que plantea el ILPES en sus
postulados. Si va involucrar en su gobierno la asesoría que presta, y que propuestas tiene para
transformar la administración pública y descentralizar la función del estado. Y convocar a un
gran dialogo nacional con el fin de proponer una agenda de desarrollo que se pueda llevar a
cabo.