You are on page 1of 4

Universidad de Pamplona

Contaduría Pública
Luis Eduardo Toledo Jiménez

¿CUAL CRISIS DE LA EDUCACIÓN EN COLOMBIA EN LA ÚLTIMA


DÉCADA?

Colombia, es un país de intelectuales y sabios, sin embargo, en los últimos años


la educación cada día va decayendo y mucha gente aún no tiene la posibilidad
de acceder debido al que estos producen y también a la baja calidad de docentes
que no tienen una adecuada preparación o simplemente, no hay una excelente
capacitación y apoyo.

Por otro lado, otra problemática que tiene la educación radica en la violencia por
la pasa nuestro país; desde hace más de 40 años sufrimos este flagelo que aún
no nos deja progresar. El problema es que, existen varios municipios de
departamentos como: Chocó, Antioquia, Valle entre otros en donde, la guerra
hace sus estragos y, por consiguiente, niños y niñas son desplazados o no
pueden estudiar debido a este problema que tanto los aqueja.

Colombia ha puesto a la educación como la principal prioridad para mejorar la


prosperidad económica y social del país y ha prometido más recursos para este
sector que para cualquier otra área de política. Ya ha dado grandes pasos para
ofrecer una educación incluyente y de calidad.

Ha logrado alargar el periodo de tiempo que los niños colombianos van a la


escuela, y ha garantizado que más niños ingresen al sistema desde edades más
tempranas y continúen hasta la educación superior, en particular, entre los más
desfavorecidos. Se han introducido mecanismos de que garanticen la calidad de
la educación y así mismo realizar programas que dignifiquen y mejoren la
profesión del docente.
Cabe señalar que la crisis que actualmente atraviesa nuestro país en relación a
los permanentes escándalos y situaciones de conflictos en las instituciones
educativas y colegios de la ciudad, entorpecen el avance y desarrollo de las
instituciones educativas y situaciones como Entornos inseguros, intimidación
escolar, libertad extrema de la sexualidad, consumo de alucinógenos, bajo
interés educativo y pérdida de autoridad de los maestros y directivos docentes
son algunas de los problemas que obstaculizan la calidad en la educación
afectando inicialmente a los niños y jóvenes y por consiguiente el futuro del país.
. La crisis radica en la permisividad de los acuerdos de convivencia y la
permanente infracción de ellos, por los miembros de la comunidad educativa.

Si bien la crisis de nuestro país por una parte radica en permisibilidad e infracción
de los acuerdos de convivencia como esta señalado anteriormente, Por otra
parte los referentes sociales de corrupción, malas prácticas ciudadanas, las
crisis éticas de las instituciones estatales y privadas, la desinformación y
“deseducación” de los medios de comunicación generan una creciente
desesperanza sembrada en el poco sentido y dimensionamiento que la mayoría
de los jóvenes dan a la escuela y al estudio, en otras palabras cada día el sistema
educativo pierde más estudiantes, poco saben de lectura, geografía, historia y
matemáticas, pero saben más de violencia, drogas, fútbol y de rumba.

Según los índices de educación a nivel mundial Colombia es considerada como


uno de los países donde el sistema de educación es más precario y de muy baja
calidad debido a las constates reformas y estudios que el sector político le da a
este, cada día la calidad va desmejorando sin hallar soluciones puntuales a este
flagelo.

Recordemos que esto no abarca solo a las instituciones de básica y media sino
también a la educación superior, que quizá es la única forma en la que muchos
puedan surgir y tener mayor oportunidad en un futuro, no solo para tener
conocimientos ni desarrollar una profesión sino también la manera de erradicar
la pobreza en Colombia, de este se puede decir la educación no está en crisis,
la verdadera crisis son las políticas públicas que se practican en el país.

Se requiere de un nuevo Gobierno nacional que la enderece mediante el


fortalecimiento de las universidades públicas, porque ellas han hecho un
esfuerzo descomunal incrementando la calidad con menos recursos. Para iniciar
una verdadera revolución educativa, Colombia debería alcanzar en el próximo
cuatrienio la meta del 2% del PIB para ACTI y reorientar la investigación hacia la
tarea de resolver la inequidad social y económica que hunde a los territorios en
la desesperanza.

Colombia atraviesa una crisis que se refleja en aspectos relevantes de la


realidad. Factores indeseables como la corrupción, la exclusión política y social,
la inseguridad, la violencia, la desigualdad, para citar solo algunos de ellos, se
convierten en obstáculos que les impide disfrutar la república “democrática,
participativa, pluralista, y fundada en el respeto a la dignidad humana” como nos
prometieron los constituyentes de 1.991 desde el mismo artículo primero nuestra
carta política.

Se requiere más aprendizaje e innovación social para elevar las condiciones


productivas con base en las capacidades territoriales y en la perspectiva de
fortalecer la universidad en las regiones, evitando el centralismo.

Aunque esta crisis es reconocida por todos los estamentos de la sociedad, a


nivel oficial solo se acepta al iniciarse cada periodo constitucional cuando en el
proceso de empalme y entrega, los gobernantes recién elegidos establecen la
situación en que se encuentra el país, para compararla con la que resulte luego
de las acciones desarrolladas para mejorarla.
Al final de cada mandato, una vez ejecutadas todas las estrategias diseñadas
para resolver los problemas del país, se presentan balances e informes que
celebran los logros alcanzados, el cumplimiento y superación de las metas
trazadas por el gobierno, dándose inicio a un nuevo ciclo, en la que el nuevo
mandatario, recién posesionado reconoce oficialmente la existencia de la crisis
y presenta nuevas promesas para vencerla.

Para Finalizar la Educación es quizá la herramienta que todo ser humano debe
poseer para el desarrollo y futuro de un país, pero no solo es la intención del
ciudadano en superarse sino el compromiso del estado a través de los diferentes
entes e instituciones que promuevan políticas de calidad y que sea de manera
inmediata pues la educación no es un asunto que se deja para mañana, por eso
los programas de incentivos, becas, subsidios , entre otros, no deben
desaparecer, pues es la oportunidad de muchos en donde un país que pregona
la igualdad en sus leyes , pero en la realidad las desigualdades son evidentes,
donde el acceder a la educación en para unos cuantos y no para todos,
destacando que en muchas ocasiones la manzana podrida de este asunto son
quienes nos gobiernan , la corrupción y desvió de recursos destinados a la
educación son una de las causa que ocasión el detrimento y la calidad del
sistema educativo.