You are on page 1of 3

Terapia Gestalt: ¿qué es y en qué principios se fundamenta?

Muchas veces asociamos la psicoterapia a una forma de intervención que sólo puede ser de
utilidad para personas con graves problemas psicológicos o de salud.

Es posible que esto sea así por la confusión que existe a la hora de diferenciar conceptos
como la psicología y la psiquiatría, o por la manera en la que los medios de comunicación y
las ficciones audiovisuales retratan a los psicoterapeutas: personas que sólo entran en
escena para ayudar a personas infelices, que no logran sus objetivos y que, en muchos
casos, se encuentran en riesgo de exclusión social.

Sin embargo, esto no es así. Entre otras cosas, porque existen enfoques psicológicos cuyo
objetivo es disponer las herramientas terapéuticas necesarias para que las personas puedan
tender a la autorrealización y a la creación de un sentido para sus propios actos. Es el caso
de la Psicología Humanista, dentro de la cual encontramos un tipo de terapia muy
conocido: la Terapia Gestalt.

¿Cómo es la Terapia Gestalt?


La Terapia Gestalt, o terapia Gestáltica, es un tipo de terapia psicológica que se enmarca
en la categoría de la Psicología Humanista en el sentido de que asume la manera en la que
el pensamiento humanista concibe al ser humano, sus metas y su abanico de necesidades y
potencialidades. Además, tal y como su nombre indica, recoge los principios teóricos de
la Psicología de la Gestalt y los utiliza para proponer una forma de psicoterapia.

Los principales responsables del desarrollo de este tipo de psicoterapia son autores como
como Paul Goodman, Isadore From y, especialmente, Fritz Perls y Laura Perls. Desde
la consolidación de la Terapia Gestalt a mediados del siglo XX se ha trabajado mucho para
extender su aplicabilidad más allá de la psicología clínica tal y como la entendemos
clásicamente, y por eso es posible encontrar formas de esta terapia en intervenciones sobre
comunidades, organizaciones o dinámicas de trabajo concretas.

En definitiva, la Terapia Gestalt ha florecido extendiéndose a una gran cantidad de


ámbitos sociales y humanos para poner en práctica los principios de la Gestalt en todo
tipo de objetivos. Es por eso que, aunque este tipo de terapia se relacione con la idea de
desarrollo personal, no se limita al ámbito de la clásica consulta psicológica, sino que puede
entenderse como una herramienta para redefinir los estilos de vida en su totalidad.

Puedes conocer más sobre Fritz Perls y su pensamiento entrando a este artículo:

 "Biografía de Fritz Perls y sus aportes a la Psicología"


Los principios de la Terapia Gestalt
La Terapia Gestalt pone énfasis en la manera en la que las cosas que se experimentan
son formuladas mentalmente, más que preocuparse por el contenido de lo que nos
ocurre. Esto significa que desde este tipo de terapia la importancia recae en la forma en la
que se experimenta algo, y no tanto en ese "algo" en sí. No se interviene a partir de
preguntas como "¿qué nos ocurre?", sino desde el "¿cómo nos ocurre y cómo lo
experimentamos?". Es un enfoque que remarca el papel de las sensaciones subjetivas, ya
que parte de los planteamientos de la Psicología Humanista.

Este énfasis en los procesos por encima de los contenidos y de lo subjetiva por encima de lo
objetivo se puede desplegar en tres principios teóricos: la experimentación del "aquí y
ahora", la toma de conciencia y la responsabilidad.

1. Aquí y ahora

Desde la Terapia Gestalt se asume que los seres humanos percibimos todo lo que nos
ocurre como una experiencia unificada. Esto significa, entre otras cosas, que nuestra idea
de lo que es en futuro y el pasado no son más que proyecciones de cómo vivimos el
presente. En definitiva, trabajando nuestra manera de pensar el presente estaremos
interviniendo sobre nuestras maneras de plantearnos el futuro por llegar y el modo en el que
echamos la vista atrás para revisar el pasado.

Esta idea, por cierto, cuenta con el respaldo de unas investigaciones que hicieron famoso al
psicólogo Gordon H. Bower.

2. Toma de conciencia

La Terapia Gestalt es imprescindible tomar nota de lo que le ocurre a uno mismo. Sólo a
partir de ese modo se podrán detectar nuevas formas de formular la experiencia del
aquí y el ahora en términos que nos acerquen más a la autorrealización.

Echar la mirada hacia las propias experiencias y pensamientos nos permite, por un lado, ser
mejores reconociendo nuestro estilo a la hora de experimentar, y por el otro, tener más
poder de decisión a la hora de cambiar nuestra manera de ver las cosas. En otras palabras,
podría decirse que ser honestos con nuestra manera de experimentar nos permite desarrollar
una mejor Inteligencia Emocional.

3. Responsabilidad

Tomar conciencia de los propios actos y estilos de experimentar las cosas implica
también asumir las consecuencias de esas opciones. A partir de la aceptación de los
errores y la hipotetización de los riesgos, se gana autonomía. Esto abre el abanico de
opciones y de concepción de sentidos en los que se puede actuar, desde una perspectiva
existencial.
La irresponsabilidad se considera fruto de una ilusión, una negación del presente y una
negativa a la hora de tomar conciencia. Es por eso que la Terapia Gestalt enfatiza la
necesidad de asumir responsabilidades, no ya para mejorar la convivencia con los demás,
sino para ser más libres y más capaces de dotar de significado a nuestras vidas.

En definitiva, los terapeutas que se adscriben a la Terapia Gestalt entienden que sus
intervenciones deben centrarse en la autonomía y las potencialidades de la persona.
Una buena manera de experimentar lo que ocurre puede servir para saber guiarse a uno
mismo a través de esa jungla de opciones posibles, de maneras de concebir la propia
existencia.

Críticas a esta práctica


La Terapia Gestalt ha sido duramente criticada, entre otras cosas, por no tener una unidad
de análisis concreta, con la que sea posible trabajar de manera experimental sin perderse en
palabras sin definiciones claras. Este hecho, que tiene que ver con el intento de acercarse a
la subjetividad de esta forma de intervención (partir de definiciones rígidas podría dejar
fuera parte de la realidad de los pacientes, según esta perspectiva) hace que tampoco se
pueda garantizar la efectividad de la terapia.

Por otro lado, el carácter marcadamente ecléctico de la Terapia Gestalt también crea
recelos, dado que no fundamenta sus propuestas en un sistema teórico unificado y
sistematizado, como sí procura hacer la perspectiva conductista, por ejemplo. Además, su
inspiración en el psicoanálisis freudiano, basado en la idea de que hay partes de la psique
que entran en conflicto, también es visto como parte de una herencia de pensamiento que
queda fuera de la ciencia.

Referencias bibliográficas:

 Brownell, P., ed.(2008) Handbook for Theory, Research, and Practice in Gestalt
Therapy, Newcastle upon Tyne, UK: Cambridge Scholars Publishing.
 Castanedo, C. (1993). Seis enfoques de psicoterapia. Manual Moderno. México.
 Ginger, S. (2005). Gestalt. El arte del contacto. Integral - RBA. Barcelona.
 Martín, A. (2007). Manual práctico de Psicoterapia Gestalt. Desclée de Brouwer.
Bilbao.