You are on page 1of 186

Topologı́a de

Espacios Métricos
Pedro José Herrero Piñeyro

Murcia 2010
Hola
Topologı́a de
Espacios Métricos
Pedro José Herrero Piñeyro

Murcia 2010
Foto de portada

“Banda de Möbius con tanques y excavadoras en la calle Narodni de Praga”.


Obtenida en
http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Praha Narodni trida Moebiova paska s tanky a buldozery.jpg

Fotos de la sección ”Algunos nombres propios de la Topologı́a“ Cap.-1

Obtenidas en
The MacTutor History of Mathematics archive.
http://www-history.mcs.st-and.ac.uk/

Foto de la sección ”El problema de los puentes de Königsberg“ Cap.-1


”Mapa de Königsberg por Merian-Erben, año 1652”

Obtenida en
http://en.wikipedia.org/wiki/File:Image-Koenigsberg, Map by Merian-Erben 1652.jpg
Índice general

-1. Un poco de historia 9

0. Conjuntos, aplicaciones y números 19


0.1. Teorı́a de conjuntos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
0.1.1. Operaciones básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
0.1.2. Otras operaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
0.1.3. Familias de conjuntos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
0.2. Aplicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
0.2.1. Tipos de aplicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
0.2.2. Composición de aplicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . 31
0.3. Conjuntos finitos y numerables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
0.3.1. Conjuntos finitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
0.3.2. Conjuntos numerables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
0.4. Los números reales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36

1. Espacios métricos 41
1.1. Distancias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
1.1.1. Subespacio métrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
1.2. Distancia a un conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico . . . . . . . . . . . . . . 56
1.3.1. Conjuntos abiertos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
1.3.2. Abiertos en subespacios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
1.3.3. Conjuntos cerrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
1.3.4. Cerrados en subespacios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

5
6 ÍNDICE GENERAL

1.4. Distancias equivalentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69


1.5. Espacios normados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71

2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 75


2.1. Entornos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
2.2. Adherencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
2.2.1. Adherencia relativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
2.3. Puntos de acumulación (o lı́mite) y puntos aislados . . . . . . . . 82
2.4. Interior de un conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
2.5. Frontera de un conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
2.6. Sucesiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
2.6.1. Subconjuntos densos y espacios separables . . . . . . . . 93

3. Funciones continuas 97
3.1. Aplicación continua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
3.1.1. Continuidad global . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
3.1.2. Continuidad y subespacios . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
3.2. Homeomorfismos y embebimientos . . . . . . . . . . . . . . . . 103
3.2.1. Aplicaciones abiertas y cerradas . . . . . . . . . . . . . . 103
3.2.2. Homeomorfismos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
3.2.3. Embebimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
3.3. Continuidad uniforme . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
3.3.1. Isometrı́as . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110

4. Espacios compactos 113


4.1. Compacidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
4.2. Subconjuntos compactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
4.3. Compacidad y funciones continuas . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
4.4. Compactos en R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120
4.5. Compacidad secuencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
4.5.1. Conjuntos totalmente acotados . . . . . . . . . . . . . . . 124
4.6. Propiedad de Bolzano-Weierstrass . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
4.7. Compactos en Rn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128
4.8. Propiedad de la intersección finita . . . . . . . . . . . . . . . . . 131

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


ÍNDICE GENERAL 7

5. Espacios métricos completos 135


5.1. Sucesiones de Cauchy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
5.2. Espacios métricos completos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
5.3. Completitud y compacidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
5.4. Algunos resultados interesantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
5.5. Completado de un espacio métrico . . . . . . . . . . . . . . . . . 145

6. Espacios conexos 151


6.1. Conjuntos separados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152
6.2. Espacios conexos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
6.2.1. Subespacios conexos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
6.2.2. Conjuntos conexos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
6.3. Conexos en R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
6.4. Conexión y continuidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
6.4.1. Espacios producto. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160
6.5. Componentes conexas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
6.6. Conexión por caminos (o arcos). . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162

A. Completar un Espacio Métrico 171

B. Construcción de los números reales. 175

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


8 ÍNDICE GENERAL

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


-1
Un poco de historia

La Topologı́a es básica en la formación de cualquier matemático actual; no en


vano, forma parte de las materias troncales (fundamentales) de los primeros cursos
de la titulación en Matemáticas en cualquier facultad. La Topologı́a se encuentra
presente en casi todas las áreas de las Matemáticas: el Álgebra, la Geometrı́a, el
Análisis, etc. (y éstas, como no, también en la Topologı́a). Sus métodos y sus
resultados facilitan el tratamiento de numerosos problemas e incluso permiten
abordar otros que no tienen un origen estrictamente topológico.
La Topologı́a ha alcanzado, digamos su madurez, recientemente. La mayorı́a de
los estudiosos de la historia de las Matemáticas sitúan su puesta de largo en las
primeras décadas del s. XX, a partir de los trabajos de F. Hausdorff (), P.
Alexandroff () y W. Sierpinski (). Cuando decimos madurez o puesta
de largo, queremos decir que es en esos años, y después de bastantes aproxima-
ciones (como más adelante veremos), cuando se fijan las definiciones fundamen-
tales, cuando el perfil de su actuación, de los problemas de los que se ocupa, etc.,
quedan dibujados de manera suficientemente clara. A partir de ese momento, la
Topologı́a inicia (o continúa) un rápido desarrollo hasta convertirse en un área
imprescindible.
Los inicios pueden situarse, sin embargo, un poco más lejos, retrocediendo al
siglo XVIII. Hasta entonces los problemas matemáticos habı́an estado vinculados,
en mayor o menor grado, a la idea de medida, magnitud o distancia, y en esa
época se empiezan a plantear problemas en los que estos aspectos dejan de tener
importancia. Son problemas que no dependen de la distancia o el tamaño, sino del
lugar, de las conexiones, etc. De hecho, los primeros matemáticos que los abordan
dan al estudio de estos problemas el nombre de Geometria situs o Analysis situs

9
10

cuya traducción viene a ser Geometrı́a o Análisis de la situación o de la posición.


Fue G. Leibniz (–) el primero que parece referirse a este tipo de prob-
lemas y con el nombre anterior Geometria situs, como atestigua L. Euler (–
) en Solutio Problematis ad Geometriam Situs Pertinentis publicado en ,
que constituye lo que podrı́amos llamar el origen de la Topologı́a y en cuyo
comienzo, Euler escribe lo siguiente.

Además de esta parte de la geometrı́a que trata de las mag-


nitudes y que desde siempre ha sido cultivada con mucho
celo, existe otra completamente desconocida hasta nues-
tros dı́as, de la que Leibniz habló por primera vez y que
llama “Geometria Situs”. Según él, esta parte de la geo-
metrı́a se ocupa de determinar solamente la posición y
buscar las propiedades que resulten de esta posición; en
este trabajo no es necesario considerar las magnitudes por
sı́ mismas, ni calcular; pero aún no está muy bien estable-
cido cuáles son los problemas de este tipo que pertenecen
a la “Geometria Situs” y cuál es el método que hay que
utilizar para resolverlos; es por lo que, cuando reciente-
mente se me presentó un problema que parecı́a ligado a
la geometrı́a ordinaria, pero cuya solución no dependı́a de
la determinación de las magnitudes ni del cálculo de las
cantidades, no he dudado en relacionarlo con la “Geome-
tria Situs”, tanto por las consideraciones de posición que
únicamente entran en la solución, como porque el cálculo
no interviene para nada. Por tanto, he creı́do útil expresar
aquı́, como un ejemplo de la “Geometria Situs”, el méto-
do que he encontrado para resolver los problemas de este
género.

El problema al que se refiere Euler es . . .

El problema de los puentes de Königsberg

El rı́o Pregel atraviesa la ciudad de Königsberg formando una isla a partir de la


cual el rı́o continua con dos brazos como se puede apreciar en el plano de la ciudad
en la época de Euler.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


-1. Un poco de historia 11

Dicha isla está unida a la ciudad por siete puentes cuyo esquema puede verse de
una manera más clara en el siguiente gráfico:

El problema consistı́a en determinar si una persona que partiera de un lugar deter-


minado de la ciudad podrı́a regresar al punto de partida tras cruzar cada puente una
sola vez. Parece claro que en este problema son intrascendentes las dimensiones;
no importa la longitud de los puentes, la anchura del rı́o o el tamaño de la isla o la
ciudad; lo que realmente caracteriza el problema es la situación de los puentes, la
ciudad y la isla. Euler demostró que el problema era equivalente (topológicamente
equivalente) a recorrer el siguiente gráfico con un lápiz sin levantarlo del papel,
de manera que se empiece en un punto y se regrese a él recorriendo cada camino
una sola vez.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


12

Podemos reflexionar sobre este problema durante unos minutos; no obstante, pues-
tos a jugar, y con el fin de comprender mejor estos problemas, pensemos que una
figura está dibujada en una superficie de goma que se puede deformar: estirar,
retorcer, encorvar, etc., es decir, modificaciones que llevan consigo cambios del
tamaño o de la forma de la figura original. No valen transformaciones como cor-
tar, hacer agujeros, pegar otro trozo, etc. Las primeras son transformaciones que
podemos llamar continuas, son transformaciones que no cambian la topologı́a de
la figura y que dan lugar a la misma figura, topológicamente hablando; las se-
gundas no son continuas, llevan consigo algún tipo de ruptura, no son topológi-
cas y, consecuentemente, no dan lugar a la misma figura desde el punto de vista
topológico. Por ejemplo, dibuje un cuadrado dividido en dos regiones A y B me-
diante un segmento como el de la figura:

A
B

Podemos estirar o retorcer la superficie de goma, pero las dos regiones estarán
separadas por una linea y las letras A y B no podrán estar nunca en la misma
región. El cuadrado anterior es topológicamente equivalente a la figura siguiente:

A
B

Sin embargo, no es topológicamente equivalente a ninguna de las situaciones que


se muestran en las tres figuras siguientes:

B C
A B A
A B

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


-1. Un poco de historia 13

En la primera, la región B está contenida totalmente en la región A; en la segunda,


las dos regiones no tienen un “lado” en común sino sólo un punto, y en la tercera
hemos hecho un agujero. (En el libro Aventuras topológicas de J.L. Carlavilla y
G. Fernández, Ed. RUBES, 1994, se pueden encontrar numerosos e interesantes
problemas “topológicos”.)
Ahora es más comprensible por qué Euler concluyó que el problema de los puentes
de Königsberg era equivalente al del gráfico que proponı́amos antes:

Para terminar de ilustrar estas ideas, digamos que en el clásico libro Topologı́a
General (Ed. EUDEBA, 1975), el autor John L. Kelley escribe en una nota a
pie de página lo siguiente: “un topólogo es un señor que no sabe la diferencia
entre una rosca (bizcocho en forma de anillo) y una taza de cafe”. Si pensamos
que el rosco está hecho de una masa elástica, por ejemplo plastilina, un hábil
modelador podrı́a efectuar una transformación topológica para, sin hacer rupturas
y respetando el agujero central de la rosca, llegar a la taza de café haciendo que
dicho agujero sea el del asa y viceversa.

Un poco más de historia


Antes de hacer un recorrido histórico más concreto, una nueva cita, esta vez
del profesor J.M. Rodrı́guez Amilibia en el prólogo del libro Introducción a la
Topologı́a (J. Margalef y E. Otourelo, Ed. Complutense, 1993):

Cuando un topólogo es invitado a dar una conferencia, o


a escribir unas lı́neas sobre el significado de la Topologı́a,
no es raro que comience hablando de toros y de tazas de
café; de superficies y de bandas de Möbius; de botellas
de Klein y planos proyectivos; y tal vez coja una cuerda y
comience a mostrarnos prácticamente la teorı́a de nudos.
Pero el mismo topólogo, una vez en clase, no dirá nada de
eso, y partiendo de un método axiomático, frı́o y duro como
un trozo de acero, nos hablará de entornos, de abiertos, de
espacios conexos, de compactificaciones, de redes, etc.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


14

Eso es, precisamente, lo que vamos a hacer aquı́. Las razones de esto vienen a
coincidir con las que el propio profesor Rodrı́guez Amilibia aduce en el citado
prólogo; hay que buscarlas en la evolución histórica de la Topologı́a y en su vin-
culación con otras áreas.
Como indicaba Euler, podrı́amos decir que la Topologı́a surge como una hermana
pequeña de la Geometrı́a, pero pronto se hace mayor y permite el estudio de
nuevos problemas e incluso de problemas antiguos con perspectivas diferentes.
Se vincula con otras ramas como el Análisis interactuando mutuamente. Una de
las consecuencias es que podemos dividir la Topologı́a en dos grandes ramas que
tienen desarrollos paralelos y cuya vinculación no es demasiada: la Topologı́a Al-
gebraica y la Topologı́a General (que estudia los conjuntos de puntos). Esta última
es el objeto del presente curso y tiene sus primeras aproximaciones en el s. XIX.

Un breve recorrido cronológico

J.B. Listing (–) fue el primero en utilizar la palabra topologı́a en un


artı́culo cuyo tı́tulo fue Vorstudien zur Topologie (Introducción al estudio de la
Topologı́a), aunque no se puede decir que éste fuera el comienzo de una rama
consolidada como tal. Listing hace un trabajo, digamos parcial, sobre la conexión
de superficies. Lo cierto es que en el s. XIX hubo una gran preocupación por la
búsqueda del rigor en las definiciones y conceptos (lı́mite, continuidad, etc.), in-
tentando abandonar las ideas más intuitivas que se habı́an ido manejando hasta
entonces; esto y, entre otras cosas, los trabajos de G. Cantor (–) so-
bre conjuntos dan pie a plantearse la necesidad de extender conceptos, basados
esencialmente en los números, a otros conjuntos cuyos elementos eran diferentes:
funciones, curvas, etc. Se hacen esfuerzos en la elaboración de una teorı́a de es-
pacios abstractos que permita sistematizar todas estas ideas que son vislumbradas
por algunos matemáticos. Hasta consolidar el tratamiento axiomático definitivo,
son numerosas las aproximaciones que se van haciendo y que resumimos a con-
tinuación.
Algún autor atribuye la paternidad de la Topologı́a a B. Riemann (–),
aduciendo que se acerca a la noción actual de espacio topológico como una teorı́a
autónoma y que incluso concibe un programa de estudios al respecto; no obstante,
sus ideas todavı́a quedaban un poco lejos de lo que serı́a la propia Topologı́a.
También H. Poincaré (–) contribuye con su obra Analysis situs ()
haciendo un estudio muy riguroso sobre conexión vinculado a lo que actualmente
se llama Topologı́a Algebraica; algún autor escribe que, de no ser por lo disperso
de su quehacer matemático (Poincaré estudió de casi todo), suya habrı́a sido la
sistematización a que nos venimos refiriendo; en todo caso, también hay que decir
que Poincaré mostró poco interés sobre la Topologı́a conjuntista, como muestra
su intervención en el Congreso Internacional de Matemáticas de , donde se

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


-1. Un poco de historia 15

refirió a la teorı́a de conjuntos de Cantor como una enfermedad de la que las


generaciones posteriores estarı́an curadas.
F. Riesz (–) y M. Fréchet (–) hacen importantes trabajos que
suponen una nueva aproximación; de hecho, Fréchet introduce los espacios métri-
cos en su tesis doctoral ().
Concluyamos diciendo que la primera definición de espacio topológico en térmi-
nos de entornos fue dada en  por F. Hausdorff (–), partiendo de
los trabajos de Riesz, añadiendo la propiedad de separación de puntos (que se
conoce como propiedad T2 o de Hausdorff), que más adelante serı́a eliminada de
la definición. Las definiciones de espacios topológicos en términos de abiertos
son obra de P. Alexandroff (–) en  y W. Sierpinski (–) en
. A partir de entonces la Topologı́a ha ido evolucionando y revelándose, como
decı́amos al comienzo, como una rama fundamental en la formación de cualquier
matemático actual.

Algunos nombres propios de la Topologı́a

G. Leibniz (–)
Aunque es una figura destacada dentro del
Cálculo, fue el primero que se refirió como
Geometria Situs (Geometrı́a de la posición)
a problemas en los que no intervenı́an las
magnitudes: estaba intentando resolver pro-
blemas combinatorios de posición. Se puede
considerar como un precursor de la teorı́a de
grafos y de la Topologı́a.

L. Euler (–)
Publicó en  el primer trabajo sobre Geo-
metrı́a de la posición, con el problema de Los
puentes de Königsberg, donde se dio cuenta
de que existı́a un nuevo tipo de Geometrı́a
donde la distancia no es relevante. En 
enunció su conocido teorema que relaciona el
número de caras C, de aristas A y de vértices
V de un poliedro: C − A + V = 2.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


16

J.B. Listing (–)


Es el primero en utilizar la palabra topologı́a
en su libro Vorstudien zur Topologie, pero
se trata de un trabajo parcial. En 
publicó Der Census raumlicher Complexe
oder Verallgemeinerung des Euler’schen
Satzes von den Polyedern en el que estudiaba
diversas generalizaciones de la fórmula de
Euler.

B. Riemann (–)

En  Riemann defendió su tesis doc-


toral, que contiene importantes ideas tanto
topológicas como analı́ticas, como por
ejemplo las superficies de Riemann y sus
propiedades. Concibió las ideas cercanas a
lo que después serı́a la Topologı́a como una
teorı́a autónoma.

G. Cantor (–)
En  publicó su primer artı́culo sobre
teorı́a de conjuntos, donde describı́a riguro-
samente la noción de infinito y probaba el
controvertido resultado de que casi todos los
números reales son trascendentes. Con sus
estudios sobre conjuntos dio pie a la for-
mulación de ideas “topológicas”; él mismo
proporcionó las primeras definiciones de
conjunto derivado y punto lı́mite.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


-1. Un poco de historia 17

F. Hausdorff (–)
Figura indiscutible de la topologı́a y la teorı́a
de conjuntos, introdujo la idea de conjunto
parcialmente ordenando en . En 
introdujo tipos especiales de ordinales en un
intento de probar la hipótesis del continuo.
En  publicó Grundzüge der Mengen-
lehre donde presentó la primera definición
axiomática de espacio topológico.

M.R. Fréchet (–)


Introdujo la idea de conjunto compacto,
aunque actualmente dicho concepto se de-
nomina compacidad por punto lı́mite o de
acumulación. También introdujo en  los
espacios métricos y probó que las ideas de
Cantor de subconjuntos abiertos y cerrados
podı́an extenderse de manera natural a los
espacios métricos.

F. Riesz (–)
Trabajó sobre las ideas de Fréchet expuestas
en su tesis doctoral, proporcionando un
vı́nculo entre los trabajos de Lebesgue (sobre
funciones reales) y Hilbert (sobre ecuaciones
integrales). Introdujo el concepto de conver-
gencia débil de una sucesión de funciones
y realizó una aproximación a la definición
axiomática de espacio topológico.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


18

W. Sierpinski (–)
Comenzó a interesarse en la teorı́a de
conjuntos en  y en 1912 publicó su
libro Outline of Set Theory. En los años 20
amplió su interés a la topologı́a general,
realizando contribuciones importantes en
el axioma de elección y la hipótesis del
continuo. Particularmente famosa es la curva
de Sierpinski, que llena todo el cuadrado
unidad.

P. Alexandroff (–)
En  introdujo, junto con Uryshon, los
espacios numerablemente compactos, local-
mente compactos y compactos, tal y como
se conocen actualmente. En , estando
en la Universidad de Princeton, decidió junto
con Hopf publicar una obra, en 3 volúmenes,
sobre Topologı́a, que no verı́a la luz hasta
. En ella, presentó la definición de
espacio topológico en términos de conjuntos
abiertos.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0
Conjuntos, aplicaciones y
números

En este capı́tulo presentamos los conceptos fundamentales sobre la teorı́a de con-


juntos que nos serán muy útiles en el desarrollo de la asignatura. En primer lu-
gar recordamos las operaciones básicas: pertenecia, unión, intersección y diferen-
cia. A continuación introducimos el producto cartesiano de 2 o más conjuntos y
el conjunto potencia. Después recordamos el concepto de aplicación y sus dife-
rentes tipos: inyectiva, sobreyectiva y biyectiva, ası́ como la composición de apli-
caciones. Dedicamos una sección a los conjuntos finitos e infinitos, numerables y
no numerables, y finalizamos con una sección dedicada a los números reales y sus
principales propiedades.

0.1. Teorı́a de conjuntos

A la hora de estudiar los conjuntos no se pretende elaborar una teorı́a demasia-


do formalista y rigurosa que se aleje, a veces demasiado, de los objetivos de la
asignatura. Por esto, nosotros adoptaremos un punto de vista, mayoritario por otra
parte, simple: supondremos que todo el mundo sabe lo que es un conjunto, al
menos una idea intuitiva bastante razonable.
Para avanzar un poco también supondremos conocidos algunos conceptos básicos
sobre los conjuntos. No obstante, recordaremos brevemente, y sin entrar en mu-
chos detalles, las ideas necesarias para abordar un curso de introducción a la
Topologı́a de Espacios Métricos.

19
20 0.1. Teorı́a de conjuntos

0.1.1. Operaciones básicas

Como siempre, fijaremos una notación básica antes de empezar. La primera opera-
ción que se define con un conjunto es la de pertenencia de sus elementos: si un
elemento a pertenece a un conjunto A escribiremos
a ∈ A,
mientras que utilizaremos el sı́mbolo 6∈ para indicar que el objeto a no es un
elemento del conjunto A.
Utilizaremos la notación A ⊂ B para indicar que todos los elementos de A son
también elementos de B. Entonces se dirá que A es un subconjunto de B. Si
existe algún elemento de B que no está en A, entonces diremos que A es un
subconjunto propio de B, y se representará como A ( B.
Cuando se trabaja en alguna de las áreas de Matemáticas, normalmente se tiene
un conjunto de referencia que se suele llamar conjunto universal o conjunto to-
tal, y que nosotros denotaremos habitualmente por X. Por ejemplo, en geometrı́a
euclı́dea plana este conjunto es el formado por todos los puntos del plano; en
otras áreas de las matemáticas, este conjunto puede ser el formado por todos los
números reales, o por todas las funciones, etc. En Topologı́a de Espacios Métricos
será un espacio métrico.
Dado un conjunto cualquiera A ⊂ X, definimos el complementario de A (en X),
y lo denotaremos por Ac o X − A, como el conjunto
Ac = X − A = {x ∈ X : x 6∈ A}.
Es necesario recordar también el concepto de conjunto vacı́o, que representare-
mos por ∅, y que es el conjunto que no tiene ningún elemento; lo consideraremos
finito y supondremos que está contenido en cualquier otro conjunto. Además,
satisface las siguientes igualdades:
X − X = Xc = ∅ y X − ∅ = ∅c = X.

Dados dos conjuntos A y B, podemos definir tres operaciones elementales entre


ellos: la unión, la intersección y la diferencia.

Unión de conjuntos

La unión de los conjuntos A y B es el conjunto formado por los elementos que


pertenecen a A, a B o a ambos, y se representa por
A ∪ B = {x : x ∈ A o x ∈ B}.
Los elementos que son comunes a ambos conjuntos no se duplican. Por ejemplo,
si A = {1, 2} y B = {2, 3}, entonces A ∪ B = {1, 2, 3}. Véase la Figura 1.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


;;;;
0. Conjuntos, aplicaciones y números
; A

A ∪B
B

A ∩B
B

Figura 1 – Unión, intersección y diferencia de conjuntos.

Intersección de conjuntos
A −B
B
21

La intersección de dos conjuntos A y B es el conjunto formado por los elementos


que pertenecen simultáneamente a los conjuntos A y B, y se representa como
A ∩ B = {x : x ∈ A y x ∈ B}.
La intersección de dos conjuntos puede ser el conjunto vacı́o. Por ejemplo, si
A = {1, 2} y B = {3, 4}, entonces A ∩ B = ∅. Véase la Figura 1.

Diferencia de conjuntos

La diferencia de los conjuntos A y B es el conjunto formado por los elementos


de A que no pertenecen a B, y se representa como
A − B = {x : x ∈ A y x 6∈ B}.
El conjunto A − B se llama a veces el complemento o el complementario de B
en A. Véase la Figura 1.

Ejemplos

Ej.0.1. Consideremos los conjuntos A y B (véase la Figura 2)definidos como:


A = {x ∈ R : (x − 1)2 < 4},
B = {x ∈ R : |x| > 2}.
Observemos que A = (−1, 3) y que B = (−∞, −2) ∪ (2, +∞). Vamos a
determinar los conjuntos A ∪ B, A ∩ B y A − B (también gráficamente). En
primer lugar, analı́ticamente, los conjuntos se pueden expresar como sigue:
A ∪ B = {x ∈ R : x < −2 o x > −1}.
A ∩ B = {x ∈ R : 2 < x < 3} = (2, 3).
A − B = {x ∈ R : (x − 1)2 < 4 y |x| ≥ 2} = (−1, 2].
Gráficamente, dichos conjuntos están representados en la Figura 2.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


22 0.1. Teorı́a de conjuntos

A∪B: ) (
-3 -2 -1 0 1 2 3 4
A: ( )
-3 -2 -1 0 1 2 3 4

A∩B: ( )
-3 -2 -1 0 1 2 3 4

B: ) (
-3 -2 -1 0 1 2 3 4 A-B: ( ]
-3 -2 -1 0 1 2 3 4

Figura 2 – Unión, intersección y diferencia de dos conjuntos.

Algunos conjuntos de uso habitual.

Recordemos la notación habitual para referirnos a los conjuntos de números:


N (números naturales o enteros positivos), Z (números enteros), Q (números
racionales), R (números reales) y C (números complejos).

Ejercicios y Problemas

P.0.1 Pruebe que A − B = A ∩ (X − B).

P.0.2 Estudie cuáles de las siguientes afirmaciones son verdaderas. En caso de


ser verdadera, demuéstrela; y si es falsa, encuentre un contraejemplo.

(a) A ⊂ B y A ⊂ C ⇒ A ⊂ B ∪ C.
(b) A ⊂ B y A ⊂ C ⇒ A ⊂ B ∩ C.
(c) A ⊂ B o A ⊂ C ⇔ A ⊂ B ∪ C.
(d) A ⊂ B y A ⊂ C ⇔ A ⊂ B ∩ C.

0.1.2. Otras operaciones

El producto cartesiano

Ya hemos visto que la unión (∪), la intersección (∩) y la diferencia son opera-
ciones que nos permiten obtener, a partir de dos conjuntos dados, un nuevo con-
junto. Pero también podemos construir el conjunto formado por todas las parejas
de elementos de ambos conjuntos.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 23

Más precisamente, dados dos conjuntos A y B, el producto cartesiano A × B es


el conjunto definido por

A × B = {(x, y) : x ∈ A e y ∈ B}.

Dado que la notación (x, y), cuando estamos trabajando en el conjunto R de los
números reales, indica también el intervalo abierto de extremos x e y, es posible
también utilizar la notación x × y para indicar el elemento del conjunto A × B.

El conjunto potencia

¿Y qué ocurre cuando los elementos de un conjunto A son, a su vez, conjuntos?


Bueno, para evitar malentendidos y no caer en contradicciones, en este caso dire-
mos que A es una colección de conjuntos o una familia de conjuntos. No obstante,
como suele ser habitual, también se utiliza el término conjunto de conjuntos. Uti-
lizaremos letras caligráficas para referirnos a las familias de conjuntos: A, B, etc.
El ejemplo más inmediato es el siguiente. Dado un conjunto A, el conjunto for-
mado por todos los subconjuntos de A se denomina conjunto potencia de A y se
denota por P(A). También se suele decir que P(A) es el conjunto de las partes
de A.

Ejemplos

Ej.0.2. Si A es el conjunto de tres elementos {a, b, c}, entonces el conjunto po-


tencia de A, P(A), es la colección de (¡todos!) los subconjuntos de A.
Ası́ pues:

P(A) = {{∅}, {a}, {b}, {c}, {a, b}, {a, c}, {b, c}, {a, b, c}}

Algunas propiedades.

Leyes distributivas: Son dos: (pruébelas como ejercicio)

A ∩ (B ∪ C) = (A ∩ B) ∪ (A ∩ C) y
A ∪ (B ∩ C) = (A ∪ B) ∩ (A ∪ C).

Leyes de De Morgan: También son dos:

A − (B ∪ C) = (A − B) ∩ (A − C) y
A − (B ∩ C) = (A − B) ∪ (A − C).

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


24 0.1. Teorı́a de conjuntos

Ejercicios y Problemas

P.0.3 Sean X e Y dos conjuntos, A, C ⊂ X y B, D ⊂ Y . Demuestre las


siguientes igualdades y contenidos:
(a) A × (B ∩ D) = (A ∩ B) × (A ∩ D).
(b) A × (B ∪ D) = (A ∪ B) × (A ∪ D).
(c) A × (Y − B) = (A × Y ) − (A × B).
(d) (A × B) ∩ (C × D) = (A ∩ C) × (B ∩ D).
(e) (A × B) ∪ (C × D) ⊂ (A ∪ C) × (B ∪ D). Encuentre un ejemplo
que muestre que la inclusión puede ser estricta.
(f) (X × Y ) − (A × B) = (X × (Y − B)) ∪ ((X − A) × Y ).

P.0.4 Demuestre las leyes de De Morgan.

P.0.5 Estudie cuáles de las siguientes afirmaciones son verdaderas. Demuéstre-


las cuando lo sean y proporcione un contraejemplo en caso contrario.
(a) A ⊂ C y B ⊂ D ⇒ (A × B) ⊂ (C × D).
(b) (A × B) ⊂ (C × D) ⇒ A ⊂ C y B ⊂ D
(c) (A × B) ⊂ (C × D) ⇒ A ⊂ C y B ⊂ D, suponiendo que A y B son
no vacı́os.
(d) (A × B) ∪ (C × D) = (A ∪ C) × (B ∪ D).

0.1.3. Familias de conjuntos

Las operaciones unión e intersección que hemos definido para dos conjuntos se
pueden extender sin ninguna dificultad a una familia arbitraria de conjuntos.
Sea A una familia de conjuntos. Entonces la unión de los elementos de A se
define como el conjunto de todos los elementos que pertenecen a alguno de los
conjuntos de A y lo representaremos por
[
A = {x : x ∈ A para algún A ∈ A}.
A∈A

De modo similar, la intersección de los elementos de A se define como el conjunto


formado por los elementos que pertenecen a todos los elementos de A, es decir,
\
A = {x : x ∈ A para todo A ∈ A}.
A∈A

Las leyes distributivas y de De Morgan que hemos visto anteriormente pueden


extenderse sin excesiva dificultad al caso de familias arbitrarias de conjuntos.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 25

Proposición 0.1.1 (Leyes distributivas). Sea A = {Ai : i ∈ I} una familia


arbitraria de conjuntos y B un conjunto. Entonces:
\ \
(1) B ∪ ( Ai ) = (B ∪ Ai ).
i∈I i∈I
[ [
(2) B ∩ ( Ai ) = (B ∩ Ai ).
i∈I i∈I

D EMOSTRACI ÓN. Sólo demostraremos la propiedad (1), pues la otra se prueba


de manera totalmente análoga.
Sea x ∈ B ∪ (∩i∈I Ai ). Si x ∈ B, entonces x ∈ (B ∪ Ai ) para todo i, por lo que
x ∈ ∩i∈I (B ∪ Ai ). En otro caso, x ∈ ∩i∈I Ai , por lo que x ∈ Ai para todo i.
Entonces x ∈ B ∪ Ai para todo i, por lo que estará en su intersección.
Recı́procamente, si x ∈ ∩i∈I (B ∪ Ai ) entonces x ∈ B ∪ Ai para todo i; si x ∈ B
entonces también x ∈ B ∪ (∩i∈I Ai ). En otro caso, x ∈ Ai para todo i, es decir,
x ∈ ∩i∈I Ai , y ası́ x ∈ B ∪ (∩i∈I Ai ).

Proposición 0.1.2 (Leyes de De Morgan). Sea A = {Ai : i ∈ I} una familia


arbitraria de subconjuntos de un conjunto dado X. Entonces:
[ \
(1) X − ( Ai ) = (X − Ai ).
i∈I i∈I
\ [
(2) X − ( Ai ) = (X − Ai ).
i∈I i∈I

D EMOSTRACI ÓN. Probaremos sólo el apartado (1), pues el (2) es totalmente


análogo.
Si x ∈ X − (∪i∈I Ai ) entonces x 6∈ Ai para todo i, de modo que x ∈ X − Ai
para todo i, luego x ∈ ∩i∈I (X − Ai ). Recı́procamente, si x ∈ ∩i∈I (X − Ai )
entonces x 6∈ Ai para todo i, por lo que x 6∈ ∪i∈I Ai ; entonces debe estar en su
complementario.

Para finalizar esta sección enunciamos el siguiente resultado acerca de la diferen-


cia de conjuntos.

Proposición 0.1.3. Sean A y B dos subconjuntos de X. Entonces se verifica lo


siguiente:

(1) A − (A − B) = A ∩ B.
(2) A − (A ∩ B) = A − B.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


26 0.2. Aplicaciones

D EMOSTRACI ÓN. La prueba es bastante sencilla y basta repetir las ideas expues-
tas en las demostraciones anteriores. Demostremos, por ejemplo, el apartado (1).
Si x ∈ A − (A − B) entonces x ∈ A y x 6∈ A − B. Esta segunda condición
implica que x ∈ B. Entonces x ∈ A ∩ B. Recı́procamente, si x ∈ A ∩ B entonces
x ∈ A y x ∈ B, que implica x ∈ A y x 6∈ A − B. Y ası́ x ∈ A − (A − B).

0.2. Aplicaciones
En esta sección nos proponemos recordar otro concepto igual de importante que
el de conjunto: el concepto de aplicación o función. Grosso modo, una aplicación
entre dos conjuntos A y B es una regla que asigna a cada elemento del conjunto
A otro elemento del conjunto B.

f
f (x) = y
x

Figura 3 – Aplicación entre dos conjuntos X e Y .

Definición 0.2.1. Sean X e Y dos conjuntos. Una aplicación (también se le lla-


ma función) f entre X e Y es una correspondencia o regla de asignación entre
ellos tal que a cada punto x de un subconjunto de X (dicho subconjunto puede
coincidir con X), se le asocia un único punto y de Y , denominado imagen de x y
denotado por f (x). La denotaremos por
f
f : X −→ Y o X −→ Y

X se llama el origen de f e Y se llama recorrido o rango de f . El subconjunto


de X en el que está definida f se denomina dominio y se denota por Dom(f ); el
subconjunto de Y formado por todas las imágenes de elementos del dominio se
denomina conjunto imagen y se denota por Im(f ).

Una función f : X −→ Y puede ser considerada como un subconjunto del pro-


ducto cartesiano X × Y con la propiedad de que cada elemento de X aparece
como la primera coordenada de, a lo sumo, un par ordenado. Podemos concebir f
como el conjunto Γ(f ) definido por

Γ(f ) = {(x, y) ∈ X × Y : x ∈ Dom(f ), y = f (x)}

y que denominaremos gráfica de f o grafo de f .

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 27

Definición 0.2.2. Sea f : X −→ Y una función y sea A ⊂ X. El conjunto


imagen de A por f , que denotaremos por f (A), es el subconjunto de Y formado
por todas las imágenes de los elementos de A, es decir:

f (A) = {y ∈ Y : y = f (x) para algún x ∈ A}.

La aplicación f restringida al subconjunto A se denomina la restricción de f a


A y se denota por f |A .

Ejemplos

Ej.0.3. Sean las aplicaciones f : R −→ R, y g : R −→ R+ , donde R+ denota


los números reales no negativos definidas como f (x) = x4 y g(x) = x4 .
Es fácil ver que dichas aplicaciones son distintas, ya que aunque están
definidas de la misma manera y tienen el mismo origen, sin embargo el
recorrido de ambas funciones es distinto.

Definición 0.2.3. Sea f : X −→ Y una función y sea B ⊂ Y . La imagen inversa


de B por f , que denotaremos por f −1 (B), es el subconjunto de X formado por
todos los elementos cuya imagen pertenece a B, es decir:

f −1 (B) = {x ∈ X : f (x) ∈ B}.

Si B es un conjunto unipuntual, por ejemplo B = {y}, usaremos la notación


f −1 (y) para referirnos a f −1 ({y}).
También es importante tener en cuenta que f −1 (B) no es más que una notación,
y el sı́mbolo f −1 no indica que exista una aplicación entre Y y X que sea inversa
de f .

Proposición 0.2.4. Sea f : X −→ Y una aplicación y consideremos los subcon-


juntos A ⊂ X y B ⊂ Y . Entonces se satisfacen:

(1) A ⊂ f −1 (f (A)).
(2) f (f −1 (B)) ⊂ B.

D EMOSTRACI ÓN. La demostración de ambas propiedades es inmediata y se le


propone como ejercicio.

Las inclusiones que aparecen en la proposición anterior no son, en general, igual-


dades. Pueden encontrarse ejemplos de funciones donde las inclusiones son propias.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


28 0.2. Aplicaciones

Ejemplos

Ej.0.4. A continuación mostramos dos ejemplos de funciones f en los que las


inclusiones de la Proposición 0.2.4 son estrictas.

(1) Consideremos f : R −→ R, f (x) = x2 , y el conjunto A = [1, 2].
Entonces f (A) = [1, 2] y por tanto
√ √
f −1 (f (A)) = [− 2, −1] ∪ [1, 2] A.

(2) Consideremos f : R −→ R, f (x) = sen x, y el conjunto B = [−2, 2].


Entonces f −1 ([−2, 2]) = R pero

f (f −1 (B)) = [−1, 1] ! B.

Veamos ahora algunas propiedades de las aplicaciones en relación con las inclu-
siones, las uniones, las intersecciones y las diferencias. Las demostraciones se le
proponen, de nuevo, como ejercicio.

Proposición 0.2.5. Sea f : X → Y y sean Bi ⊂ Y para i = 1, 2. Entonces:

(a) B1 ⊂ B2 ⇒ f −1 (B1 ) ⊂ f −1 (B2 ).


(b) f −1 (B1 ∪ B2 ) = f −1 (B1 ) ∪ f −1 (B2 ).
(c) f −1 (B1 ∩ B2 ) = f −1 (B1 ) ∩ f −1 (B2 ).
(d) f −1 (B1 − B2 ) = f −1 (B1 ) − f −1 (B2 ).

Proposición 0.2.6. Sea f : X → Y y sean Ai ⊂ X para i = 1, 2. Entonces:

(a) A1 ⊂ A2 ⇒ f (A1 ) ⊂ f (A2 ).


(b) f (A1 ∪ A2 ) = f (A1 ) ∪ f (A2 ).
(c) f (A1 ∩ A2 ) ⊂ f (A1 ) ∩ f (A2 ).
(d) f (A1 − A2 ) ⊃ f (A1 ) − f (A2 ).

La generalización de los apartados (b) y (c) de la Proposición 0.2.5 a un número


arbitrario de subconjuntos de Y se enuncia a continuación. Haga, como ejercicio
la demostración.

Proposición 0.2.7. Sea {Bi ⊂ Y : i ∈ I} una familia de subconjuntos de Y .


Entonces se verifica:
[ [
(1) f −1 ( Bi ) = f −1 (Bi ).
i∈I i∈I

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 29

\ \
(2) f −1 ( Bi ) = f −1 (Bi ).
i∈I i∈I

A continuación se generalizan los apartados (b) y (c) de la Proposición 0.2.6 a


un número arbitrario de subconjuntos de X. La demostración, como en el caso
anterior, se deja como ejercicio.

Proposición 0.2.8. Sea {Ai ⊂ X : i ∈ I} una familia de subconjuntos de X.


Entonces se verifica:
[ [
(1) f ( Ai ) = f (Ai ).
i∈I i∈I
\ \
(2) f ( Ai ) ⊂ f (Ai ).
i∈I i∈I

0.2.1. Tipos de aplicaciones

Definición 0.2.9. Una aplicación f : X → Y se dice que es inyectiva (o uno-a-


uno) si para cada par de puntos distintos de X, sus imágenes por f son distintas.
Se dice que es sobreyectiva (o que f aplica X sobre Y ) si cada elemento de Y
es la imagen por la función f de algún elemento de X. Si f es a la vez inyectiva
y sobreyectiva, se dice que es biyectiva (o se llama una correspondencia uno-a-
uno).

Cuando f es biyectiva entonces existe una aplicación de Y en X, denominada


inversa de f , que se representa por f −1 : Y −→ X, definida como f −1 (y) = x,
donde x es el único elemento de X tal que f (x) = y.

Ejercicios y Problemas

P.0.6 Conteste las siguientes preguntas, justificando las respuestas.

(a) ¿Cuál de las siguientes funciones f : R −→ R es inyectiva?

f (x) = x3 , f (x) = x2 , f (x) = tan(x).

(b) ¿Cuál de las siguientes funciones f : R −→ R es sobreyectiva?

f (x) = x3 , f (x) = x2 , f (x) = tan(x).

(c) ¿Cuál de las siguientes funciones f : R −→ R es biyectiva?

f (x) = x4 , f (x) = x7 , f (x) = cos(x).

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


30 0.2. Aplicaciones

f (x) = x2 f (x) = x3

f (x) = cos(x) f (x) = tan(x)

Figura 4 – Gráficas de algunas funciones.

Proposición 0.2.10. Sea f : X −→ Y una aplicación y consideremos los sub-


conjuntos A ⊂ X y B ⊂ Y . Entonces se satisface:

(1) Si f es inyectiva entonces A = f −1 (f (A)).


(2) Si f es sobreyectiva entonces f (f −1 (B)) = B.

D EMOSTRACI ÓN. La demostración de ambas propiedades es inmediata y se le


propone como ejercicio.

Para completar las propiedades indicadas en la Proposición 0.2.6, presentamos el


siguiente resultado.

Proposición 0.2.11. Sea f : X → Y una aplicación inyectiva y sean Ai ⊂ X


para i = 1, 2. Entonces:

(a) f (A1 ∩ A2 ) = f (A1 ) ∩ f (A2 ).


(b) f (A1 − A2 ) = f (A1 ) − f (A2 ).

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 31

0.2.2. Composición de aplicaciones

Para construir nuevas aplicaciones a partir de otras dadas, podemos restringir los
conjuntos origen o modificar los rangos de las mismas, como ya hemos visto. Otro
mecanismo para formar nuevas aplicaciones es componerlas.

f (x) = y
x
g(f (x )) = g (y) = z
g
X
Z
Y

Figura 5 – Composición entre dos aplicaciones.

Definición 0.2.12. Sean las funciones f : X −→ Y y g : Y −→ Z. Se define


la composición g ◦ f de f y g como la aplicación g ◦ f : X −→ Z dada por
(g ◦ f )(x) = g(f (x)).

Ejemplos

Ej.0.5. La composición g ◦ f de las aplicaciones siguientes

f : R −→ R, f (x) = 3x3 + 7,
g : R −→ R, g(x) = 4x2 .

es la función (g ◦ f )(x) = 4(3x3 + 7)2 .

Proposición 0.2.13. Sean f : X → Y y g : Y → Z. Se verifica lo siguiente:

(a) Si C ⊂ Z, entonces (g ◦ f )−1 (C) = f −1 (g −1 (C)).


(b) Si f y g son inyectivas, entonces g ◦ f es inyectiva.
(c) Si g ◦ f es inyectiva, entonces f es inyectiva.
(d) Si f y g son sobreyectivas, entonces g ◦ f es sobreyectiva.
(e) Si g ◦ f es sobreyectiva, entonces g es sobreyectiva.

D EMOSTRACI ÓN. La demostración se le propone como ejercicio.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


32 0.3. Conjuntos finitos y numerables

0.3. Conjuntos finitos y numerables


En esta última parte del capı́tulo vamos a introducir algunos tipos destacados de
conjuntos: finitos, infinitos, numerables y no numerables.

0.3.1. Conjuntos finitos

Dediquemos unas palabras a los conjuntos más sencillos: los finitos.


Definición 0.3.1. Un conjunto X se dice que es finito si existe un número natural
n y una aplicación biyectiva entre X y el conjunto {1, . . . , n}. El número n se
llama el cardinal de X. Si X = ∅ entonces su cardinal es 0.

Algunas propiedades relativas a los conjuntos finitos son las siguientes.


Proposición 0.3.2. (1) Si X es finito, entonces no existe una aplicación biyec-
tiva entre X y un subconjunto propio de X.
(2) El cardinal de un conjunto finito X está unı́vocamente determinado por el
conjunto X.
(3) Si A es un subconjunto de un conjunto finito X, entonces A es finito. Si A es
un subconjunto propio, entonces el cardinal de A es menor que el cardinal
de X.

D EMOSTRACI ÓN. La demostración de estas propiedades no es nada trivial, en


contra de lo que pudiera pensarse a primera vista. Las claves son las dos propieda-
des siguientes, que enunciamos sin demostración:

(a) Sea n un entero positivo. Sean X un conjunto y x0 un elemento de X.


Entonces existe una aplicación biyectiva f entre el conjunto X y el conjunto
{1, . . . , n + 1} si, y sólo si, existe una aplicación biyectiva del conjunto
X − {x0 } con {1, . . . , n}.
(b) Sea X un conjunto y supongamos que f : X → {1, . . . , n} es una apli-
cación biyectiva para algún n ∈ N. Sea A un subconjunto propio de X.
Entonces no existe biyección alguna g : A → {1, . . . n}, y si B 6= ∅
entonces existe una aplicación biyectiva h : A → {1, . . . , m} para algún
m < n.

Ejemplos

Ej.0.6. El conjunto N de los números naturales no es finito ya que la función


f : N → N − {1}, definida por f (n) = n + 1, es una biyección entre N y

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 33

un subconjunto propio de sı́ mismo, lo que contradice el apartado (1) de la


Proposición 0.3.2.

Proposición 0.3.3. Si X es un conjunto no vacı́o, son equivalentes:

(1) X es finito.
(2) Existe un número natural n y una aplicación f : {1, . . . , n} −→ X so-
breyectiva.
(3) Existe un número natural n y una aplicación f : X −→ {1, . . . , n} inyec-
tiva.

D EMOSTRACI ÓN. Se le propone como ejercicio.

Proposición 0.3.4. Las uniones finitas y los productos cartesianos finitos de con-
juntos finitos son finitos.

D EMOSTRACI ÓN. Lo veremos sólo para el caso de dos conjuntos. La demostra-


ción en el caso general es análoga y se realiza por inducción en el número de
conjuntos.
Demostraremos primero que si X e Y son conjuntos finitos, también lo es X ∪ Y .
Si X o Y es vacı́o no hay nada que probar. En caso contrario, existirán biyecciones
f : {1, . . . , m} → X y g : {1, . . . , n} → Y para determinados m y n. Definimos
entonces una función h : {1, . . . , m + n} → X ∪ Y de la forma h(i) = f (i) si
i = 1, 2, . . . , m y h(i) = g(i − m) si i = m + 1, . . . , m + n. Es fácil ver que h
es sobreyectiva, de lo que se deduce que X ∪ Y es finito.
Veamos ahora que el producto cartesiano de dos conjuntos finitos X e Y también
es finito. Dado x ∈ X, el conjunto {x} × Y es finito, pues tiene el mismo cardinal
que Y . Pero X × Y es la unión de estos conjuntos, por lo que X × Y es una unión
finita de conjuntos finitos, y por tanto finito.

0.3.2. Conjuntos numerables

Definición 0.3.5. Todo conjunto X que no sea finito se dice que es infinito. Si
X es un conjunto infinito que está en correspondencia biyectiva con N, entonces
se dice que es infinito numerable. En otro caso X se dice que es infinito no
numerable. Diremos que X es numerable si es finito o infinito numerable.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


34 0.3. Conjuntos finitos y numerables

Ejemplos

Ej.0.7. Todo subconjunto A ⊂ N de los números naturales es numerable. Supon-


gamos que A es infinito. Vamos a construir una aplicación biyectiva f entre
A y N. f (1) será el menor elemento de A y, entonces llamaremos

A1 = A − {f (1)};

f (2) será el menor elemento de A1 y ahora llamaremos

A2 = A1 − {f (2)} = A − {f (1), f (2)};

y ası́ sucesivamente. En general, sea f (m) el menor elemento de Am−1


y denotemos Am = Am−1 − {f (m)}. Como A no es finito, el proceso
anterior no acaba y para cada m ∈ N existe f (m) > f (i), para i < m.
Es fácil ver que f es una aplicación biyectiva (observemos que f (m) ≥ m
para todo m).

La siguiente propiedad es análoga a la Proposición 0.3.3, pero en términos de los


conjuntos numerables.
Proposición 0.3.6. Si X es un conjunto no vacı́o, entonces son equivalentes:

(1) X es numerable.
(2) Existe una aplicación sobreyectiva f : N → X.
(3) Existe una aplicación inyectiva g : X → N.

Hagamos un inciso aquı́ para referirnos a las aplicaciones f : N → X. Este


tipo de aplicaciones se denominan sucesiones y habitualmente se denotan como
(xn )∞ ∞
n=1 o {xn }n=1 , donde xn = f (n). No debemos confundir una sucesión con
su conjunto imagen.
Proposición 0.3.7. Si A es un subconjunto de un conjunto numerable X, entonces
A es también numerable.

D EMOSTRACI ÓN. Como X es numerable, existe una aplicación f : N −→ X


sobreyectiva. Definimos una aplicación g : X −→ A por la condición g|A = 1,
de modo que h = g ◦ f : N −→ A es una aplicación sobreyectiva, lo que implica
que A es numerable.

Lema 0.3.8. El producto finito de copias de N es un conjunto numerable.

D EMOSTRACI ÓN. Lo demostraremos para el producto N × N; el caso general se


hace por inducción en el número de copias.
Ordenemos el conjunto N × N de la siguiente forma:

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 35

(1,1)
 (1,2) (1,3) . . .
   

(2,1)
 (2,2) (2,3) ...
  

(3,1)  (3,3) . . .
 (3,2)
 

.. .. .. ..

. . . .

Es fácil ver que la aplicación f : N −→ N × N, representada por el gráfico ante-


rior, es una aplicación sobreyectiva. Explı́citamente, la función f anterior puede
definirse como sigue. Si ponemos f (k) = (m(k), n(k)), entonces
r(r − 1)
m(k) = k −
2
n(k) = r + 1 − m
donde r es el único número natural tal que

r(r − 1) (r + 1)r
<k≤ .
2 2
Los conjuntos numerables satisfacen las siguientes propiedades.
Proposición 0.3.9. (1) La unión numerable de conjuntos numerables es un
conjunto numerable.
(2) El producto finito de conjuntos numerables es un conjunto numerable.

D EMOSTRACI ÓN. (1) Sea {Xi }i∈I una familia numerable de conjuntos numera-
bles y supongamos, sin pérdida de generalidad, que cada conjunto Xi es no vacı́o.
Como cada Xi es numerable, para cada i existe una aplicación fi : N → Xi
sobreyectiva. Pero I también es numerable, por lo que es posible encontrar otra
aplicación sobreyectiva g : N → I. Ahora definimos
[
h:N×N→X = Xi
i∈I

mediante la ecuación
h(k, m) = fg(k) (m).
Es fácil ver que h es sobreyectiva. Como N × N es numerable, podemos encontrar
una aplicación sobreyectiva de N en X, lo que concluye la demostración.
(2) Supongamos X e Y dos conjuntos numerables no vacı́os. Elegimos apli-
caciones sobreyectivas f : N → X y g : N → Y . Entonces, la aplicación
h : N × N → X × Y definida mediante la ecuación h(n, m) = (f (n), g(m))
es sobreyectiva y, por tanto, X × Y es numerable.
La demostración en el caso general se realiza por inducción en el número de fac-
tores del producto.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


36 0.4. Los números reales

Ejemplos

Ej.0.8. El conjunto Q de los números racionales es numerable. Observemos que


el conjunto Z de los números enteros es numerable, ya que es la unión de
tres conjuntos numerables: Z = N∪(−N)∪{0}. Pero Q se puede considerar
incluido en Z × Z, que es numerable, y por tanto es también numerable.

Ej.0.9. El intervalo [0, 1] ⊂ R no es numerable. Por tanto, R tampoco es numer-


able. En efecto, supongamos que [0, 1] es numerable y consideremos una
enumeración del mismo: {x1 , x2 , . . . , }, es decir, supongamos que existe
una función sobreyectiva f : N −→ [0, 1], xn = f (n). Expresemos cada
número xn en notación decimal:

x1 = 00 a11 a12 · · · a1n · · ·


x2 = 00 a21 a22 · · · a2n · · ·
···

Podemos suponer que cada xn tiene infinitos decimales; en efecto, en caso


contrario podemos considerar la expresión alternativa consistente en una
sucesión infinita de 9. Por ejemplo, 1/2 = 00 5 se puede escribir como
00 499999 · · · .
Definimos el número y = 00 b1 b2 · · · bn · · · mediante bi 6= aii y bi 6= 0. Es
claro que y 6= xi para todo i, por lo que y 6∈ [0, 1], lo cual es absurdo.

Ejercicios y Problemas

P.0.7 Demuestre que el conjunto de los números irracionales no es numerable.

P.0.8 Sea X ω el conjunto formado por todas las aplicaciones de N en {0, 1}, es
decir:
X ω = {f : N −→ {0, 1} : f es una aplicación}.
Siguiendo las mismas ideas del Ejemplo Ej.0.9., demuestre que el conjunto
X ω no es numerable.

0.4. Los números reales


Para finalizar este capı́tulo, recordemos algunas de las principales propiedades de
los números reales.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 37

En el conjunto R de los números reales podemos definir dos operaciones binarias


+ y ·, llamadas suma y multiplicación, respectivamente, y una relación de orden
< sobre R, tales que se cumplen las siguientes propiedades:
Propiedades algebraicas

(1) (x + y) + z = x + (y + z),
(x · y) · z = x · (y · z) para todo x, y, z en R.

(2) x + y = y + x,
x · y = y · x para todo x, y en R.

(3) Existe un único elemento de R llamado cero, representado por 0, de forma


que x + 0 = x para todo x ∈ R.
Existe un único elemento de R llamado uno, distinto de 0 y representado
por 1, tal que x · 1 = x para todo x ∈ R.

(4) Para cada x ∈ R existe un único y ∈ R tal que x + y = 0.


Para cada x ∈ R distinto de 0 existe un único y ∈ R tal que x · y = 1.

(5) x · (y + z) = (x · y) + (x · z) para todo x, y, z ∈ R.

Una propiedad mixta algebraica y de orden

(6) Si x > y, entonces x + z > y + z.


Si x > y y z > 0, entonces x · z > y · z.

Otras propiedades

(7) La relación de orden < verifica la propiedad del supremo.

(8) Si x < y, existe un elemento z tal que x < z y z < y.

La “propiedad del supremo” se puede definir también para un conjunto orde-


nado arbitrario. En primer lugar, necesitamos algunas definiciones preliminares.
Supongamos que X es un conjunto ordenado por la relación < y sea A un sub-
conjunto de X. Decimos que un elemento b es el máximo de A si b ∈ A y si
x ≤ b para todo x ∈ A. Es fácil ver que un conjunto tiene, a lo sumo, un máximo.
El subconjunto A de X está acotado superiormente si existe un elemento b de
X tal que x ≤ b para todo x ∈ A; el elemento b se denomina una cota superior
para A. Si el conjunto de todas las cotas superiores de A tiene un mı́nimo, ese
elemento se denomina el extremo superior o supremo de A. Se representa por
sup A y puede pertenecer o no a A. Si pertenece, es el máximo de A.
Ahora ya podemos definir la propiedad del supremo.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


38 0.4. Los números reales

Definición 0.4.1. Un conjunto ordenado A se dice que tiene la propiedad del


supremo si todo subconjunto no vacı́o A de X que esté acotado superiormente
tiene supremo.

Análogamente se pueden definir los conceptos de mı́nimo, conjunto acotado infe-


riormente, extremo inferior o ı́nfimo y la propiedad del ı́nfimo.
Un número real es positivo si x > 0, y negativo si x < 0. Los reales positivos
se denotarán por R+ . Las propiedades (1)-(5) implican que R es un cuerpo; y la
propiedad (6) nos permite decir que es un cuerpo ordenado.
Por otro lado, las propiedades (7) y (8) implican sólo a la relación de orden; por
satisfacer estas propiedades, se dice que R es un continuo lineal.
Otra propiedad interesante de los números reales es la propiedad arquimediana,
de la que presentamos dos versiones.
Proposición 0.4.2 (Propiedad arquimediana, v.1). Para cualquier número real
positivo  > 0, existe un número natural n tal que n > 1.
Proposición 0.4.3 (Propiedad arquimediana, v.2). Para cualquier par de número
reales x < y, existe un número racional q tal que x < q < y.

Ejercicios y Problemas

P.0.9 Demuestre que A tiene la propiedad del supremo si, y sólo si, tiene la
propiedad del ı́nfimo.
P.0.10 Calcule los siguientes conjuntos:
(a) n∈N (− n1 , n1 )
T
S
(b) n∈Z (n − 1, n + 1)
S
(c) n∈N (−n, n)
T
(d) n∈N (−n, n)

P.0.11 Calcule la diferencia A − B en cada caso:


(a) A = [0, 1] (b) A = (−1, 1]
B = (−1, 0) B = [−1, 1].

P.0.12 Dados los conjuntos A, B y C, exprese cada uno de los siguientes con-
juntos en términos de A, B y C, utilizando los sı́mbolos ∪, ∩ y −:
D = {x : x ∈ A y (x ∈ B o x ∈ C)},
E = {x : (x ∈ A y x ∈ B) o x ∈ C},
F = {x : x ∈ A y (x ∈ B ⇒ x ∈ C)}.

P.0.13 Dos conjuntos tienen el mismo cardinal si se pueden poner en correspon-


dencia biyectiva. Pruebe lo siguiente:

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


0. Conjuntos, aplicaciones y números 39

(1) R y el intervalo (−1, 1) tienen el mismo cardinal.


(2) Dos intervalos abiertos acotados tienen el mismo cardinal.
(3) R tiene el mismo cardinal que cualquier intervalo (a, b).

P.0.14 Sea R el conjunto de los números reales. Determine si cada uno de los
siguientes subconjuntos de R × R es igual al producto cartesiano de dos
subconjuntos de R.

(a) {(x, y) : x es un entero}.


(b) {(x, y) : 0 < y ≤ 1}.
(c) {(x, y) : y > x}.
(d) {(x, y) : x no es un entero e y es un entero}.
(e) {(x, y) : x2 + y 2 < 1}.

P.0.15 Sea f : R → R la función f (x) = x3 − x. Restringiendo adecuadamente


el dominio y el rango de f , obtenga a partir de f una función biyectiva g.
Dibuje las gráficas de g y g −1 (hay diferentes elecciones posibles para g).

P.0.16 Represente gráficamente los siguientes subconjuntos de R2 :


A = {(x, y) : x ∈ [n, n + 1], y ∈ [n, n + 1] para algún n ∈ Z}
B = {(x, y) : 0 ≤ x − y ≤ 1}
C = {(x, y) : 1 < x2 + y 2 ≤ 4}
D = {(x, y) : 1 < x2 ≤ 4}
E = {(x, y) : (x + 2)2 + (y − 1)2 < 16; x ≤ y}
F = {(x, y) : |xy| > 1} ∪ {(0, 0)}

P.0.17 Considere las funciones f, g : R −→ R dadas por f (x) = 2x + 1 y


g(x) = x2 − 2. Determine explı́citamente las funciones compuestas f ◦ g y
g ◦ f.

P.0.18 Sea el intervalo A = [−1, 1] y considere las funciones f, g, h : A −→ A


definidas por f (x) = sen x, g(x) = sen(πx) y h(x) = sen(πx/2). Estudie
si estas funciones son inyectivas, sobreyectivas o biyectivas.

P.0.19 Considere la función f : R −→ R definida por f (x) = x2 . Calcule:

(a) f −1 (25)
(b) f −1 ({x : x ≥ 0})
(c) f −1 ({x : 4 ≤ x ≤ 25})

P.0.20 Calcule los siguientes conjuntos:

(a) n∈N [0, n1 ]


T

(b) n∈N (0, n1 ]


T

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


40 0.4. Los números reales

T 1
(c) n∈N [0, n )
T
(d) n∈N [n, +∞)

P.0.21 ¿Son ciertas o falsas las siguientes igualdades? Razone la respuesta.


∞   ∞  
[ 1 \ 1 1
0, 1 − = [0, 1] a − ,b + = [a, b]
n n n
n=1 n=1

P.0.22 Sea A un conjunto cualquiera y, para todo x ∈ A, sea Gx un subconjunto


de A tal que x ∈ Gx ⊂ A. Demuestre que A = ∪x∈A Gx .

P.0.23 Considere las familias de conjuntos An = {x : x es múltiplo de n},


n ∈ N, y Bm = [m, m + 1], m ∈ Z. Determine los siguientes conjuntos:

(a) A3 ∩ A5
S
(b) i∈P Ai , donde P denota el conjunto de los números primos.
(c) B3 ∩ B4
S
(d) m∈Z Bm
S
(e) A5 ∩ ( m≥7 Bm )

P.0.24 Para toda aplicación f : X −→ Y se define la aplicación asociada fˆ


entre los conjuntos potencia fˆ : P(X) −→ P(Y ) como sigue:

fˆ(A) = {y ∈ Y : y = f (x) para algún x ∈ A}.

Demuestre que si f es inyectiva entonces fˆ también lo es.

P.0.25 Sean f, g : R −→ R las funciones definidas como:



2x − 5 si x > 2
f (x) = 2 y g(x) = 3x + 1.
x − 2|x| si x ≤ 2

Encuentre: (a) (g ◦ f )(1), (b) (f ◦ g)(2), (c) (f ◦ f )(3). ¿Puede determinar


explı́citamente las funciones compuestas f ◦ g y g ◦ f ?

P.0.26 Sea g : X −→ X una función constante g(x) = x0 para todo x ∈ X.


Demuestre que para cualquier función f : X −→ X la composición g ◦ f
es constante e igual a x0 . ¿Qué puede decirse de f ◦ g?

P.0.27 Demuestre que una aplicación f : X −→ Y es biyectiva si, y sólo si,


f (Ac ) = [f (A)]c para todo A ⊂ X.

P.0.28 Demuestre que todo conjunto infinito contiene un subconjunto infinito


numerable.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1
Espacios métricos

En este primer capı́tulo, se introduce la noción de Espacio métrico y de subes-


pacio métrico, estudiando numerosos ejemplos y propiedades básicas. Se intro-
duce la noción de topologı́a asociada a un espacio métrico introduciendo las bolas
abiertas y a a partir de aquı́ se estudian los conjuntos abiertos, los cerrados y sus
propiedades. Se pretenden alcanzar las siguientes competencias especı́ficas:

Utilizar los conceptos básicos asociados a la noción de espacio métrico.

Reconocer y utilizar las propiedades sencillas de la topologı́a métrica.

Construir ejemplos de espacios métricos usando las nociones de subespacio


métrico y espacio métrico producto.

Se desarrollarán los contenidos siguientes:

Distancia. Espacio métrico. Distancias en R y Rn .

Ejemplos de espacios métricos.

Subespacio métrico.

Distancia a un conjunto y distancia entre conjuntos.

Bolas. Topologı́a asociada a una métrica.

Conjuntos abiertos y cerrados. Propiedades.

Producto de espacios métricos.

41
42 1.1. Distancias

1.1. Distancias
Definición 1.1.1. Dado un conjunto X, una distancia sobre X, es una aplicación
d : X × X −→ R que a cada par de puntos x, y ∈ X le asocia un número real
d(x, y), que cumple las siguientes condiciones:

(1) d(x, y) ≥ 0.
(2) d(x, y) = 0 si, y sólo si, x = y (separación).
(3) d(x, y) = d(y, x) para todo x, y ∈ X (simetrı́a).
(4) d(x, y) ≤ d(x, z)+d(z, y) para todo x, y, z ∈ X (desigualdad triangular).
Definición 1.1.2. Un espacio métrico es un par (X, d), donde X es un conjunto
y d es una distancia definida en X.

Ejemplos

Ej.1.1. En el conjunto de los números reales R podemos definir una distancia


tomando el valor absoluto de la diferencia, es decir, d : R×R → R definida
como d(x, y) = |x − y|. Las condiciones de distancia se deducen inmedia-
tamente de las propiedades conocidas del valor absoluto. A esta distancia le
llamaremos distancia usual de R.
Ej.1.2. El espacio métrico discreto. Sea X un conjunto no vacı́o cualquiera;
definimos una distancia dD como sigue:

0 si x = y
dD (x, y) =
1 si x 6= y
Esta distancia se llama distancia discreta y verificar las condiciones de dis-
tancia se reduce a una mera comprobación. Observemos además que cam-
biando el 1 por cualquier otro valor numérico obtenemos otra distancia,
también discreta.

Las dos siguientes desigualdades, serán útiles en el desarrollo de los dos próximos
ejemplos que juegan un importante papel.
Lema 1.1.3. Si a1 , a2 , . . . , an y b1 , b2 , . . . , bn son números reales cualesquiera,
entonces, se cumplen:

(a) (Desigualdad de Cauchy-Schwarz)


n
!2 n
! n !
X X X
ai bi ≤ a2i b2i .
i=1 i=1 i=1

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 43

(b) (Desigualdad de Minkowski)


n
!1/2 n
!1/2 n
!1/2
X X X
2
(ai + bi ) ≤ a2i + b2i .
i=1 i=1 i=1

D EMOSTRACI ÓN. Veamos en primer lugar la P desigualdad (a) de Cauchy-Schwarz.


Dado cualquier número x ∈ R se verifica que ni=1 (ai x+bi )2 ≥ 0. Si desarrolla-
mos el
Pcuadrado y agrupamos tendremos que Ax2 + 2Bx + C ≥ 0, tomando
n n n
A = i=1 a2i , B = i=1 ai bi y C = i=1 b2i .
P P

En estos términos, lo que queremos probar es que B 2 ≤ AC. Si A = 0 entonces


ai = 0 para todo i la desigualdad se verifica claramente. Si A 6= 0 podemos poner
B 2 AC − B 2
 
2
0 ≤ Ax + 2Bx + C = A x + +
A A
para todo x ∈ R. La última expresión es mı́nima si x = − B
A y si sustituimos dicha
expresión obtenemos
AC − B 2
0≤ , lo cual implica AC − B 2 ≥ 0
A
y, por tanto, B 2 ≤ AC; con lo que queda demostrada la desigualdad.
Por último, observemos que demostrar la desigualdad de Minkowski, es equiva-
lente a demostrar la desigualdad
n n n n
!1/2 n !1/2
X X X X X
2 2 2 2 2
(ai + bi ) ≤ ai + bi + 2 ai bi
i=1 i=1 i=1 i=1 i=1

Si desarrollamos el binomio de la izquierda


n
X n
X n
X n
X
(ai + bi )2 = a2i + b2i + 2 ai bi r
i=1 i=1 i=1 i=1
Con lo cual, sólo queda simplificar y aplicar la desigualdad de Cauchy-Schwarz
(1.1.3)(a) anterior.

Sigamos con más ejemplos de distancias y, por tanto de espacios métricos.

Ejemplos

Ej.1.3. Sea X = R2 . Para los puntos x = (x1 , x2 ) e y = (y1 , y2 ) se definen las


aplicaciones:
d1 (x, y) = |x1 − y1 | + |x2 − y2 |,
p
d2 (x, y) = (x1 − y1 )2 + (x2 − y2 )2 ,
d∞ (x, y) = máx(|x1 − y1 |, |x2 − y2 |).

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


44 1.1. Distancias

Las tres aplicaciones son distancias en el plano (una demostración de esto la


proporcionaremos en el siguiente ejemplo). Las funciones anteriores miden
la distancia de una forma distinta, y en la siguiente Figura 1.1 se puede ver
una representación gráfica de cada una ellas:

y y

x x

d1 (x, y) d2 (x, y)

y
y

x
x

d∞ (x, y) con |x2 − y2 | > |x1 − y1 | d∞ (x, y) con |x1 − y1 | > |x2 − y2 |

Figura 1.1 – Gráficos de d1 , d2 y d∞ .

Las tres distancias son generalizaciones de la distancia usual que hemos


definido en R y las tres tienen nombre propio: d1 se llama la distancia del
taxi, d2 se llama la distancia euclı́dea o usual y d∞ se llama la distancia
del ajedrez o del máximo.

Ej.1.4. El Ejemplo Ej.1.3. anterior se puede generalizar fácilmente a Rn como


sigue. Sean los puntos x = (x1 , . . . , xn ) e y = (y1 , . . . , yn ) de Rn . Se
definen:
n
X
d1 (x, y) = |xi − yi |,
i=1

n
!1/2
X
d2 (x, y) = (xi − yi )2 ,
i=1

d∞ (x, y) = máx{|xi − yi |; i = 1, . . . , n}.

La prueba de que d1 y d∞ son distancias es una mera comprobación. En


efecto, tal y como se han definido, las dos son no negativas; además como
|xi − yi | = 0 y (xi − yi )2 = 0 si, y sólo si, xi = yi se cumple la condición

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 45

(2) de distancia. Además |xi − yi | = |yi − xi | y (xi − yi )2 = (yi − xi )2 , con


lo que obtenemos la condición (3). Para la desigualdad triangular sólo hay
que tener en cuenta la desigualdad triangular del valor absoluto para cada i

|xi − yi | ≤ |xi − zi | + |zi − yi |,

con lo que en el caso d1 tenemos:


n
X n
X
d1 (x, y) = |xi − yi | ≤ (|xi − zi | + |zi − yi |) =
i=1 i=1

n
X n
X
|xi − zi | + |zi − yi | = d1 (x, z) + d1 (z, y);
i=1 i=1

y para d∞ :

d∞ (x, y) = máx{|xi − yi | : i = 1, . . . , n}
≤ máx{|xi − zi | + |zi − yi | : i = 1, . . . , n} ≤
≤ máx{|xi − zi | : i = 1, . . . , n} + máx{|zi − yi | : i = 1, . . . , n}
= d∞ (x, z) + d∞ (z, y).
(1.1)

Lo mismo sucede con las propiedades (1), (2) y (3) para la distancia usual
d2 ; no ası́ con la propiedad (4) en la que hay que utilizar la desigualdad de
Cauchy-Schwarz 1.1.3(a).
Sean x, y, z ∈ Rn y consideremos

n
 !1 n
! 1 2
X 2 X 2

(d2 (x, z) + d2 (z, y))2 =  (xi − zi )2 + (zi − yi )2  =


i=1 i=1

n n n n
!1
X X X X 2
2 2 2
= (xi −zi ) + (zi −yi ) +2 (xi − zi ) (zi − yi )2 = (∗)
i=1 i=1 i=1 i=1

Aplicando la desigualdad de Cauchy-Schwarz 1.1.3(a) al último sumando


de la expresión anterior:
n
X n
X n
X
2 2
(∗) ≥ (xi − zi ) + (zi − yi ) + 2 (xi − zi )(zi − yi ) =
i=1 i=1 i=1

n
X
(xi − zi )2 + (zi − yi )2 + 2(xi − zi )(zi − yi ) =
 

i=1

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


46 1.1. Distancias

n
X n
X
[(xi − zi ) + (zi − yi )]2 = (xi − yi )2 =
i=1 i=1

n
!1/2 2
X
 (xi − yi )2  = (d2 (x, y))2 ,
i=1

de donde se deduce la desigualdad triangular.


Ej.1.5. El conjunto C de los números complejos es un espacio métrico con la
distancia dada por el módulo de la diferencia:

d(z1 , z2 ) = |z1 − z2 | con z1 , z2 ∈ C.

Compruebe como ejercicio, que se verifican las condiciones de distancia.


Ej.1.6. Se pueden considerar otros conjuntos que no son numéricos, como el con-
junto de las funciones reales acotadas

X = A([a, b], R) = `∞ ([a, b]) = {f : [a, b] → R : |f (x)| ≤ M, M > 0}.

Dadas dos funciones f, g ∈ X definimos

d∞ (f, g) = sup {|f (x) − g(x)|}.


x∈[a,b]

Puede comprobar, a partir de las propiedades del valor absoluto, que d∞


es una distancia, denominada la distancia del supremo; en la Figura 1.2 se
representa la distancia del supremo entre dos funciones f y g.

Figura 1.2 – Distancia del supremo en el espacio A([a, b], R).

Ej.1.7. También podemos considerar el conjunto C([a, b], R), de las funciones
reales continuas sobre un intervalo cerrado [a, b]. La aplicación d dada por
Z b
d(f, g) = |f (x) − g(x)|dx
a

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 47

Figura 1.3 – La distancia es el área comprendida entre dos curvas.

es una distancia, que viene dada por el área comprendida entre funciones
continuas. En la Figura
R b 1.3 se representa tal distancia. Sabemos que si
f (x) ≥ 0, entonces a f (x)dx ≥ 0 para cada x ∈ [a, b] y también que
Rb
a f (x)dx = 0 si, y sólo si, f ≡ 0; por tanto se cumplen las dos primeras
condiciones de distancia.
De la simetrı́a del valor absoluto (|f (x) − g(x)| = |g(x) − f (x)|), se ob-
tiene la tercera condición; y por último, de la desigualdad triangular del
valor absoluto, de la aditividad de la integral y de que f (x) ≤ g(x) implica
Rb Rb
a f (x)dx ≤ a g(x)dx, se deduce
Z b Z b
d(f, g) = |f (x) − g(x)|dx ≤ (|f (x) − h(x)| + |h(x) − g(x)|)dx
a a

Z b Z b
= |f (x) − h(x)|dx + |h(x) − g(x)|dx = d(f, h) + d(h, g).
a a

Ej.1.8. O bien el conjunto de las sucesiones reales acotadas

`∞ ={(xn )∞
n=1 : sucesión acotada con xn ∈ R}
(1.2)
= {x : N −→ R : x está acotada}

Dadas dos sucesiones (xn )∞ ∞ ∞


n=1 , (yn )n=1 ∈ ` , definamos

d∞ ((xn )n , (yn )n ) = sup{|xn − yn |}.


n∈N

Pruebe que d∞ es una distancia en `∞ .

Ej.1.9. También se pueden construir espacios métricos a partir de otros conoci-


dos. En efecto, sean (X1 , d) y (X2 , d0 ) dos espacios métricos. Para puntos

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


48 1.1. Distancias

x = (x1 , x2 ) e y = (y1 , y2 ) de X1 × X2 se define:


d1 (x, y) = d(x1 , y1 ) + d0 (x2 , y2 ),
d2 (x, y) = (d(x1 , y1 )2 + d0 (x2 , y2 )2 )1/2 ,
d∞ (x, y) = máx{d(x1 , y1 ), d0 (x2 , y2 )}.
Entonces d1 , d2 y d∞ son distancias en el espacio producto X1 × X2 .
Verificar que d1 , d2 o d∞ son distancias es un proceso similar al del Ejem-
plo Ej.1.3. anterior y es recomendable que, como ejercicio, concrete los
detalles.
Este es un procedimiento, digamos estandar, para definir distancias en es-
pacios que son el producto cartesiano de una colección finita de espacios
métricos. Ası́, si (X1 , d1 ) . . . (Xn , dn ) son n espacios métricos, se pueden
definir en X1 × · · · × Xn las distancias:
n
X
ρ1 (x, y) = di (xi , yi ),
i=1
n
!1/2
X
ρ2 (x, y) = di (x1 , y1 )2 ,
i=1
ρ∞ (x, y) = máx{di (xi , yi ) : i = 1, . . . , n},
con x = (x1 , . . . , xn ), (y1 , . . . , yn ) ∈ X1 × · · · × Xn .

La siguiente, es una propiedad que nos será útil, junto con el resultado que aparece
en el Problema P.1.2.
Proposición 1.1.4. Sea (X, d) un espacio métrico. Para todo x, y, z ∈ X se
verifica:
|d(x, z) − d(z, y)| ≤ d(x, y).

D EMOSTRACI ÓN. Aplicando la desigualdad triangular y la simetrı́a de la distan-


cia, tenemos
d(x, z) ≤ d(x, y) + d(y, z) = d(x, y) + d(z, y),
por lo que d(x, z) − d(z, y) ≤ d(x, y).
De forma análoga podemos poner d(z, y) ≤ d(z, x) + d(x, y) = d(x, z) + d(x, y)
y tendremos que −d(x, y) ≤ d(x, z) − d(z, y).
Usando estas dos desigualdades tenemos
−d(x, y) ≤ d(x, z) − d(z, y) ≤ d(x, y)
lo que concluye la demostración.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 49

Estamos en condiciones de practicar y profundizar un poco por cuenta propia. De


modo que puede trabajar con los ejercicios y problemas siguientes.

Ejercicios y Problemas

P.1.1 Sea d : N × N −→ R definida por d(m, n) = |m2 − n2 |. ¿Es (N, d) un


espacio métrico? Justifique la respuesta. [I]

P.1.2 Sea (X, d) un espacio métrico. Demuestre que se cumple

|d(x, y) − d(z, t)| ≤ d(x, z) + d(y, t)

para todo x, y, z, t ∈ X. [I] [R]

P.1.3 Sea X un conjunto. Demuestre que una aplicación d : X × X −→ R es


una distancia si, y sólo si, para x, y, z ∈ X, se verifican

(a) d(x, y) = 0 ⇔ x = y;
(b) d(x, y) ≤ d(x, z) + d(y, z). [I]

P.1.4 Sea (X, d) un espacio métrico. Se definen δ, y ρ y η como sigue:

δ(x, y) = kd(x, y), k ∈ R+


ρ(x, y) = mı́n{1, d(x, y)}
η(x, y) = [d(x, y)]2

Demuestre que δ y ρ son distancias sobre X, pero que η no tiene por qué ser
necesariamente una distancia. [I]

P.1.5 Sea X un conjunto y f : X −→ R una aplicación inyectiva. Demuestre


que la aplicación d(x, y) = |f (x) − f (y)| es una distancia sobre X. [I]

P.1.6 Sea f : R −→ R una función estrictamente creciente. Demuestre que


d(x, y) = |f (x) − f (y)| es una distancia sobre R. [I] [R]

P.1.7 Considere el conjunto C([0, 1]) de las funciones reales continuas en el


intervalo [0, 1]. Sean f (x) = x(1 − x) y g(x) = x. Calcule d∞ (f, g) y
d(f, g) según las definiciones de los Ejemplos Ej.1.6. y Ej.1.7.. [I]

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


50 1.1. Distancias

1.1.1. Subespacio métrico

El siguiente resultado nos permite definir un subespacio métrico, simplemente


como un subconjunto A ⊂ X y la distancia d restringida a A.
Proposición 1.1.5. Sea (X, d) un espacio métrico y sea A ⊂ X un subconjunto
de X. Sea la función dA : A × A −→ R definida por dA (x, y) = d(x, y), para
cada x, y ∈ A. Entonces dA es una distancia sobre A, que se denomina distancia
inducida por d. El par (A, dA ) se dice que es un subespacio métrico de X.

La demostración se reduce a una mera comprobación que puede realizar, sin difi-
cultad, como ejercicio.
Está claro que cualquier subespacio métrico, considerado de forma aislada es un
espacio métrico y, por supuesto, todo espacio métrico es un subespacio de sı́ mis-
mo. Esta es una nueva forma de construir nuevos espacios métricos, a partir de
otros conocidos.
Señalaremos que, si A ⊂ Rn , cuando se hable de A como de un espacio métrico,
supondremos que su distancia es la distancia inducida por la distancia euclı́dea de
Rn , salvo que se diga lo contrario.
Veamos algunos ejemplos de subespacios para afianzar este concepto.

Ejemplos

Ej.1.10. [0, 1] con la distancia inducida por el valor absoluto es un subespacio


métrico de R.
Ej.1.11. El conjunto C([a, b], R) de las funciones reales continuas en [a, b], con la
distancia inducida por d∞ , es subespacio métrico del conjunto A([a, b], R)
de las funciones acotadas en dicho intervalo.
Ej.1.12. El espacio co de las sucesiones reales con lı́mite 0 es un subespacio
métrico del espacio de las sucesiones acotadas `∞ , con la distancia del
supremo.
Ej.1.13. Veamos las distancias que se inducen en algunos conjuntos. Podemos
identificar desde el punto de vista conjuntista, la recta real R y el subcon-
junto de R2 , definido como R × {0} = {(x, 0) : x ∈ R}, mediante la
aplicación x 7→ (x, 0). Es evidente que se trata de una biyección ¿verdad?.
Nos podemos plantear la cuestión siguiente. ¿Qué relación hay entre la dis-
tancia euclı́dea, d2 y la distancia del valor absoluto en R?; veámoslo.
Si calculamos la distancia entre dos puntos de (x, 0), (y, 0) ∈ R × {0},
tenemos
p
d2 ((x, 0), (y, 0)) = (x − y)2 = |x − y| = d(x, y), (1.3)

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 51

y esta última es la distancia usual de R. Esto significa que, en cierto modo


podemos considerar la recta real como un subespacio métrico del plano R2 .
Observe que ocurre lo mismo con las distancias d1 y d∞ ; compruébelo tal
y como se le sugiere en el Problema P.1.8.

Podemos practicar un poco más, de nuevo por nuestra cuenta.

Ejercicios y Problemas

P.1.8 Estudie las distancias que, sobre R, inducen d1 y d∞ consideradas sobre


R2 . ¿Y si considera las distancias d1 , d2 y d∞ sobre Rn e intenta calcular
las que inducen, respectivamente, sobre Rn−k , con 1 < k < n?

P.1.9 Sea A ⊂ R2 definido como A = {(x, y) ∈ R2 : y = x2 }. Calcule


explı́citamente las distancias inducidas sobre A por d1 , d2 y d∞ .

1.2. Distancia a un conjunto


Nos planteamos ahora la posibilidad de medir distancias entre un punto y un con-
junto, o entre dos conjuntos, a partir de la distancia definida en un espacio métrico.
Parece que de forma intuitiva podrı́amos pensar, por ejemplo, que la distancia en-
tre un punto y un conjunto, serı́a la distancia entre tal punto y el punto del conjunto
más cercano a aquel. Esto no es tan sencillo como puede parecer a primera vista.
Veamos en esta sección algunas de las cosas que podemos saber sobre estas ideas.

Definición 1.2.1. Sea (X, d) un espacio métrico, A ⊂ X un subconjunto de X y


x0 un punto de X. La distancia de x0 al subconjunto A se define como

d(x0 , A) = ı́nf{d(x0 , x) : x ∈ A}.

Recordemos que el ı́nfimo de un conjunto de números reales acotado inferior-


mente siempre existe, de modo que la definición es buena.

Definición 1.2.2. Sean A y B dos subconjuntos de X. La distancia del subcon-


junto A al subconjunto B se define como

d(A, B) = ı́nf{d(x, y) : x ∈ A, y ∈ B}.

Observemos que si a ∈ A, entonces d(a, A) = 0 o si A ∩ B 6= ∅, d(A, B) = 0,


pero sin embargo ...

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


52 1.2. Distancia a un conjunto

Ejemplos

Ej.1.14. Consideremos los conjuntos A = (0, 1) y B = (1, 2), en R con la


distancia usual, tenemos que

1. d(0, A) = 0 y, sin embargo 0 ∈


/ A; y
2. d(A, B) = 0 y A ∩ B = ∅.

En efecto, el primer caso, supongamos que d(0, A) = ε > 0, es claro que


ε < 1; entonces existe un número real entre 0 y ε, por ejemplo, ε/2, por lo
que ε no serı́a el ı́nfimo.
Respecto al segundo caso, si suponemos que d(A, B) = ε > 0 (también ha
de ser ε < 1), tenemos que 1 − ε/3 ∈ A y 1 + ε/3 ∈ B y

d(1 − ε/3, 1 + 3ε) = |1 − ε/3 − (1 + 3ε)| = 2ε/3 < ε,

en contra de que ε es el ı́nfimo.

Ej.1.15. Si d es la métrica discreta sobre X, x ∈ X y A, B ⊂ X. Entonces si


x ∈ A, d(x, A) = 0; por el contrario, si x ∈
/ A, entonces d(x, y) = 1 para
todo y ∈ A y, en consecuencia, d(x, A) = 1. En resumen:
(
1 si x ∈/A
d(x, A) =
0 si x ∈ A

Veamos qué pasa con la distancia entre dos conjuntos A, B ⊂ X. Tenemos


que d(A, B) = ı́nf{d(x, y) : x ∈ A, y ∈ B}; entonces si existe x ∈ A∩B,
d(A, B) = d(x, x) = 0; pero si A ∩ B = ∅ entonces d(x, y) = 1 para todo
x ∈ A y todo y ∈ B, con lo que d(A, B) = 1. Por tanto:
(
1 si A ∩ B = ∅
d(A, B) =
0 si A ∩ B 6= ∅

Ej.1.16. En (R2 , d2 ) consideremos los subconjuntos

A = {(x, y) ∈ R2 : x2 + y 2 ≤ 1}

B = {(x, y) ∈ R2 : x + y = 2}.
Vamos a calcular la distancia d(A, B). La Figura 1.4 siguiente ayuda a vi-
sualizar que la distancia que queremos calcular es la diferencia
√ entre la
longitud de la diagonal de un cuadrado de lado 1, que es 2, y el√radio del
cı́rculo A que es 1, por tanto, la distancia buscada es d(A, B) = 2 − 1.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 53


Figura 1.4 – La distancia d(A, B) es 2.

Proposición 1.2.3. Si (X, d) es un espacio métrico y dos subconjuntos A, B ⊂ X,


se verifican:

(a) d(x, A) ≤ d(x, y) + d(y, A), para todo x, y ∈ X

(b) |d(x, A) − d(y, A)| ≤ d(x, y), para todo x, y ∈ Xy

(c) d(A, B) ≤ d(x, A) + d(x, B), para todo x ∈ X

D EMOSTRACI ÓN. Para demostrar la desigualdad (a), tenemos que, si x ∈ X,


para todo a ∈ A, entonces d(x, A) ≤ d(x, a) ≤ d(x, y) + d(y, a); y como esto es
para todo a ∈ A, la desigualdad (a) se cumple.
Respecto a la desigualdad (b), si en la desigualdad (a) intercambiamos los papeles
de x e y, tenemos la desigualdad d(y, A) ≤ d(x, y) + d(x, A) de donde se deduce
que −d(x, y) ≤ d(x, A) − d(y, A); mientras que de la desigualdad (a) de forma
directa, se obtiene d(x, A) − d(y, A) ≤ d(x, y) y combinando estas dos últimas
desigualdades obtenemos la buscada.
Por último, para ver la desigualdad (c), si alguno de los dos conjuntos A o B es no
vacı́o, el resultado es evidente. Supongamos, entonces que A y B son no vacı́os.
Sea ahora ε > 0, y A ∈ A de manera que d(x, a) ≤ d(x, A) + ε/2 y b ∈ B tal
que d(x, b) ≤ d(x, B) + ε/2. Entonces

d(A, B) ≤ d(a, b) ≤ d(a, x) + d(x, b) ≤ d(x, A) + d(x, B) + ε,

como esto se puede hacer para todo ε > 0, deducimos la desigualdad buscada.

Un último concepto para terminar esta sección.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


54 1.2. Distancia a un conjunto

Definición 1.2.4. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto acota-


do. El diámetro de A, representado por diam(A) = δ(A), se define como

diam(A) = δ(A) = sup{d(x, y) : x, y ∈ A}.

Ejemplos

Ej.1.17. Los diámetros de los subconjuntos [1, 2], [1, 2) y {0} ∪ [1, 2) de R con
la distancia usual son, respectivamente, 1, 1 y 2.
En efecto, en el caso de [1, 2] no hay nada que probar pues 1 es precisa-
mente, la longitud del intervalo. En el caso del intervalo [1, 2), supongamos
que δ([1, 2)) = r < 1, entonces 1 + r ∈ [1, 2), y existe ε > 0 tal que
1 + r + ε ∈ [1, 2) con lo que

d(1, 1 + r + ε) = |1 + r + ε − 1| = r + ε > r,

en contra de que δ([1, 2)) = r. De forma similar se prueba el último caso.


Inténtelo como ejercicio.

Ej.1.18. Consideremos el subconjunto A = [0, 1] × [0, 1] de R2 , es decir, el


cuadrado unidad, y veamos su diámetro para cada una de las distancias d1 ,
d2 y d∞ (es conveniente que repase el Ejemplo Ej.1.3.).

Figura 1.5 – Diámetro del cuadrado unidad para d1 , d2 y d∞ .

En el caso de d1 el diámetro es

diam1 (A) = δ1 (A) = 2,

pues se trata del máximo del las sumas de los valores absolutos de las di-
ferencias entre las coordenadas, a saber, la suma de dos lados del cuadrado.
En el caso d2 es la mayor distancia entre dos puntos del cuadrado, es decir
la longitud de la diagonal

diam2 (A) = δ2 (A) = 2.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 55

Por último, en el caso d∞ , se trata del mayor valor absoluto de la diferencia


entre coordenadas, es decir la longitud de uno de los lados

diam∞ (A) = δ∞ (A) = 1.

Vea para cada caso, la Figura 1.5; y además, observe que el diámetro de un
conjunto, como era de esperar, depende de la distancia.

De nuevo podemos practicar de forma que profundicemos un poco.

Ejercicios y Problemas

P.1.10 Consideremos R con la distancia usual d(x, y) = |x − y| y el conjun-


to A = (1, 2] ⊂ R. Responda las siguientes cuestiones justificando las
respuestas:

1. ¿Cuánto vale d( 23 , A)? 0, − 21 o 12 .


2. ¿Cuánto vale d(1, A)? 12 , 0 o 1
4
1
3. ¿Cuánto vale d(0, A)? 1, 2 o0

P.1.11 Si (X, d) es un espacio métrico y A, B ⊂ X no vacı́os, demuestre que

d(A, B) = ı́nf{d(y, A) : y ∈ B} = ı́nf{d(x, B) : x ∈ A}.

P.1.12 Considere R con la distancia usual y A = {1/n + (−1)n : n ∈ N}.


Calcule d(1, A) y d(−1, A). [I]

P.1.13 Sea (X, d) un espacio métrico. En el Problema P.1.4 hemos visto que la
aplicación ρ : X × X −→ R definida por ρ(x, y) = mı́n{1, d(x, y)}, es
una distancia. Considere el espacio (R2 , ρ) con ρ(x, y) = mı́n{1, d2 (x, y)}
y el conjunto

A = {(x, y) ∈ R2 : 0 ≤ x ≤ 1, 0 ≤ y ≤ 1}.

Halle los puntos de R2 que verifican d(x, A) = 1.

P.1.14 Sea (R2 , d2 ) y A = {(x, y) ∈ R2 : x + y < 1, x > 0, y > 0}. Calcule


el diámetro de A.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


56 1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico

1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico


A continuación vamos a estudiar los subconjuntos, quizás más importantes, de un
espacio métrico: las bolas. Se trata de una generalización del concepto conocido
de intervalo abierto centrado en un punto de R.

Definición 1.3.1. Sea (X, d) un espacio métrico, a ∈ X un punto y r > 0 un


número real. La bola abierta en X con centro en a y de radio r es el conjunto

B(a, r) = {x ∈ X : d(x, a) < r}.

Al conjunto
B(a, r) = {x ∈ X : d(x, a) ≤ r},
se le llama bola cerrada. Si se necesita especificar con qué distancia se está tra-
bajando, se representará por Bd (a, r).

Las bolas juegan un papel muy importante a lo largo del desarrollo del presente
curso, de modo que vamos a detenernos en estudiar algunas de ellas.

Ejemplos

Ej.1.19. En (R, | |) la bola abierta de centro a y radio r > 0 es el intervalo abierto


de extremos a − r y a + r:

B(a, r) = {x ∈ R : |x − a| < r} = (a − r, a + r)

Ej.1.20. Este ejemplo justifica el nombre de bola. En (R2 , d2 ) tenemos que

B(a, r) = {(x, y) ∈ R2 : (x − a)2 + (y − b)2 < r2 },

que es el interior del cı́rculo (es decir sin la circunferencia) de radio r cen-
trado en el punto (a, b).

Figura 1.6 – Bola abierta para la distancia d2 .

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 57

En el espacio tridimensional (R3 , d2 ) se tiene

B(a, r) = {(x, y, z) ∈ R3 : (x − a)2 + (y − b)2 + (z − c)2 < r2 }

que es el interior de la bola sólida (sin la esfera) de radio r centrada en


a = (a, b, c).

Ej.1.21. Las bolas abiertas, sin embargo, pueden ser realmente muy diferentes
y no tener la apariencia de una esfera, como se muestra en los siguientes
casos. En (R2 , d∞ ) la bola B(0, r) es el interior del cuadrado de centro 0 y
de lados paralelos a los ejes de coordenadas y con longitud 2r. En este caso
la bola es

B((0, 0), r) = {(x, y) ∈ R2 : d∞ ((0, 0), (x, y)) < r},

es decir, los puntos del plano que verifican máx{|x|, |y|} < r. Por tanto ha
de cumplirse que |x| < r e |y| < r; en definitiva, las coordenadas x e y han
de estar en el intervalo (−r, r), de modo que la bola será

B((0, 0), r) = (−r, r) × (−r, r).

De la misma forma se obtiene que para cualquier punto (a, b) ∈ R2 (véase


la Figura 1.7),

B((a, b), r) = (a − r, a + r) × (b − r, b + r).

Figura 1.7 – Las bolas métricas en las distancias d∞ y d1 .

Ej.1.22. En (R2 , d1 ) la bola B(0, r) es el interior del cuadrado centrado en el pun-


to (0, 0) y con vértices en los puntos (0, r), (0, −r), (r, 0), (−r, 0). Ahora
tenemos

B((0, 0), r) = {(x, y) ∈ R2 : d1 ((0, 0), (x, y)) < r},

es decir, los puntos del plano que verifican |x| + |y| < r. Si suponemos
que x, y ≥ 0 se debe cumplir x + y < r, es decir, se trata de los puntos

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


58 1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico

del plano cuyas coordenadas son no negativas y verifican y < r − x; en


definitiva, los puntos del primer cuadrante que están por debajo de la recta
y = r − x. Razonando de la misma manera sobre los posibles signos de
las coordenadas se obtiene el cuadrado a que nos referı́amos antes (véase la
Figura 1.7).
Ej.1.23. Sea un espacio métrico discreto (X, dD ). La bola B(a, r) es el conjunto

{a} si r ≤ 1
B(a, r) =
X si r > 1

Ej.1.24. Sea H = [0, 1] ⊂ R con la distancia dH inducida por la distancia d de R.


Entonces en R con la distancia usual la bola Bd (1, 1) es el intervalo (0, 2)
mientras que, para la distancia inducida en H, BdH (1, 1) es el intervalo
(0, 1], que es precisamente (0, 2) ∩ [0, 1].
Ej.1.25. Sea una función f0 ∈ (C([0, 1], R), d∞ ). La bola B(f0 , r) es el conjunto

B(f0 , r) = {f ∈ (C([0, 1], R) : sup{|f0 (x) − f (x)| ≤ r : x ∈ [0, 1]}

de todas las funciones continuas f en [0, 1] cuya gráfica se encuentra entre


las gráficas de las funciones f0 − r y f0 + r (véase la Figura 1.8).

Figura 1.8 – Las bolas métricas en la distancia d∞ sobre C([0, 1], R).

Otra vez, puede ser un buen momento para pensar por su cuenta.

Ejercicios y Problemas

P.1.15 Definimos la aplicación d : R2 × R2 −→ R como sigue:



|x2 − y2 | si x1 = y1
d[(x1 , x2 ), (y1 , y2 )] =
|x2 | + |x1 − y1 | + |y2 | si x1 6= y1

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 59

Pruebe que d es una distancia sobre R2 . Determine y represente gráfica-


mente las bolas B((0, 0), 1), B((1, 0), 1), B((0, 1), 1) y B((2, 3), 1). [R]

P.1.16 Se define la parte entera de un número real x ∈ R como [x] = el mayor


número entero menor o igual que x. Sea la aplicación ρ : R × R −→ R
definida como

ρ(x, y) = |[x] − [y]| + |(x − [x]) − (y − [y])|.

(a) Pruebe que ρ es una distancia en R.


(b) Estudie cómo son las bolas Bρ (0, 1) y Bρ ( 23 , 1) ¿Cómo son las bolas
abiertas?
(c) Pruebe que ρ y la distancia d(x) = |x − y| inducen la misma distancia
en el conjunto Z de los números enteros.

P.1.17 Pruebe que la aplicación definida como

d(x, y) = máx{|x1 − x2 |, dD (y1 , y2 )}, con x = (x1 , y1 ), y = (x2 , y2 ),

es una distancia en R2 . Determine cómo son las bolas. [R]

P.1.18 Sea d : R × R −→ R definida por

2|x − y|
d(x, y) = .
1 + 3|x − y|

Compruebe que es una distancia y determine la bola Bd (0, r). [I]

P.1.19 Sea d : R × R −→ R la distancia definida por



0 si x = y
d(x, y) =
dD (x, 0) + dD (0, y) si x 6= y

siendo dD la distancia discreta. Determine analı́tica y geométricamente las


bolas Bd (x, r). [I]

P.1.20 Sea C([0, 2π]) con la distancia del supremo. Describa analı́tica y gráfica-
mente cómo son las bolas de radio 1 y centro en las funciones f (x) = sen x
y g(x) = 2 + cos x, respectivamente.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


60 1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico

1.3.1. Conjuntos abiertos

Definición 1.3.2. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X. Diremos que A es un


conjunto abierto, si para cada punto a ∈ A, existe una bola B(a, ra ) contenida
en A. Entenderemos que ∅ es abierto.
Proposición 1.3.3. En un espacio métrico, cada bola abierta es un conjunto
abierto.

D EMOSTRACI ÓN. Sea la bola abierta B(a, r) y veamos que si x ∈ B(a, r), existe
δ > 0 tal que B(x, δ) ⊂ B(a, r). En efecto, tomemos δ = r − d(x, a) > 0, y
comprobemos que si y ∈ B(x, δ), entonces y ∈ B(a, r).
Tenemos que d(x, y) < δ y según la desigualdad triangular

d(a, y) ≤ d(a, x) + d(x, y) < d(a, x) + δ = r,

lo que significa que y ∈ B(a, r) y por tanto que B(x, δ) ⊂ B(a, r) (véase la
Figura 1.9).

Figura 1.9 – Las bolas abiertas, son conjuntos abiertos.

Teorema 1.3.4 (Propiedad de Hausdorff). Sea (X, d) un espacio métrico y dos


puntos distintos x, y ∈ X. Entonces existen rx , ry > 0 tales que

B(x, rx ) ∩ B(y, ry ) = ∅.

D EMOSTRACI ÓN. Sea r = d(x, y), entonces las bolas B(x, r/2) y B(y, r/2)
abiertas, tienen intersección vacı́a. En efecto, veamos que ningún punto de la
primera puede estar en la segunda.
Si z ∈ B(x, r/2), entonces, por la desigualdad triangular

d(z, y) ≥ d(x, y) − d(z, x) = r − d(z, x) > r − r/2 = r/2,

con lo que z ∈
/ B(y, r/2). Para la otra bola se hace de la misma forma.

Lema 1.3.5. La intersección de dos bolas abiertas en un espacio métrico (X, d),
es un abierto.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 61

D EMOSTRACI ÓN. Si la intersección de ambas bolas es vacı́a, no hay nada que


probar. Supongamos entonces que x ∈ B(a, r) ∩ B(b, s) y veamos que tal inter-
sección es un entorno de x. Se cumple que d(x, a) < r y d(x, b) < s; tomemos
δ < mı́n{r−d(x, a), s−d(x, b)} y comprobemos que B(x, δ) ⊂ B(a, r)∩B(b, s)
(véase la Figura 1.10). En efecto, si y ∈ B(x, δ), entonces

d(y, a) ≤ d(y, x) + d(x, a) < δ + d(x, a) < r − d(x, a) + d(x, a) = r,

y por tanto y ∈ B(x, a). De la misma forma se prueba que B(x, δ) ⊂ B(b, s).
Con esto hemos probado que la intersección de las dos bolas contiene una bola
centrada en cada uno de sus puntos y, por lo tanto es un abierto.

Figura 1.10 – La intersección de bolas abiertas es abierto.

El siguiente resultado es de gran trascendencia.

Teorema 1.3.6. Sea (X, d) un espacio métrico. Entonces se cumplen las propiedades
siguientes:

(a) X y ∅ son abiertos.

(b) La unión de una familia cualquiera de conjuntos abiertos, es abierto.

(c) La intersección de una colección finita de conjuntos abiertos, también es


abierto.

D EMOSTRACI ÓN. -
(a) No hay nada que probar.
(b) Sea {Ai }i∈I una familia cualquiera de subconjuntos abiertos del espacio X; si
x ∈ ∪i∈I Ai , entonces x ∈ Ai0 para algún i0 ∈ I. Como Ai0 ∈I es abierto, existe
r0 > 0 tal que B(x, r0 ) ⊂ Ai0 ⊂ ∪i∈I Ai y por tanto este último conjunto es
abierto puesto que contiene una bola centrada en cada uno de sus puntos.
(c) Si la intersección es vacı́a no hay nada que probar. Supongamos entonces, que
A1 y A2 son dos conjuntos abiertos cuya intersección es no vacı́a. Si x ∈ A1 ∩A2 ,
existen r1 , r2 > 0 de modo B(x, r1 ) ⊂ A1 y B(x, r2 ) ⊂ A2 ; entonces según el

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


62 1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico

Lema 1.3.5, hay una bola centrada en x contenida en la intersección de ambas


bolas, lo que implica que dicha bola también está en A1 ∩ A2 y que este último
conjunto es abierto. Mediante un sencillo proceso de inducción se prueba que la
intersección de cualquier familia finita de abiertos es un abierto.

A la familia de todos los conjuntos abiertos de un espacio métrico (X, d) se le


llama topologı́a asociada a la distancia d y la designaremos mediante Td , o sim-
plemente T si no hay ambigüedad respecto de la distancia. Como era de esperar,
teniendo en cuenta el nombre de la asignatura, estas familias serán las protago-
nistas de nuestro estudio.
En general, si tenemos un conjunto X, a cualquier familia de subconjuntos de X
que verifica las tres condiciones del Teorema 1.3.6 se le llama topologı́a sobre X.
En este curso, nos limitaremos a estudiar topologı́as asociadas a espacios métricos
aunque hay espacios topológicos que no son métricos, como se muestra en el
Ejemplo Ej.1.26.

Ejemplos

Ej.1.26. Si X es un conjunto con más de un punto, la familia formada por el con-


junto vacı́o y el propio X es una topologı́a TI = {∅, X} sobre X, pues veri-
fica las tres condiciones del Teorema 1.3.6 fácilmente y no proviene de una
distancia pues no verifica la Propiedad de Hausdorff 1.3.4. Esta topologı́a
se llama topologı́a gruesa o indiscreta.

Ej.1.27. Cualquier intervalo abierto de la recta real, acotado o no acotado, es un


subconjunto abierto con la distancia usual. También lo son las uniones de
intervalos abiertos. Sin embargo, los intervalos [a, b], [a, b) y (a, b] no lo
son. Realice, como ejercicio, los detalles.

Ej.1.28. Un conjunto abierto no tiene por qué ser una bola abierta. Ası́, el sub-
conjunto de R2 :

A = {(x, y) ∈ R2 : |x| < 1, |y| < 2}

no es una bola abierta de R2 para la distancia euclı́dea y, sin embargo, sı́ es


un subconjunto abierto. Se ve fácilmente que el conjunto A es el rectángulo
abierto (sin “bordes”) (−1, 1) × (−2, 2) (véase la Figura 1.11 (a)). Para
ver que es abierto, comprobemos que contiene una bola, de radio adecuado,
centrada en cada uno de sus puntos. Sea (a, b) ∈ A , es decir a ∈ (−1, 1) y
b ∈ (−2, 2); si tomamos r < {1−|a|, 2−|b|} se tiene que B((a, b), r) ⊂ A.
En efecto, si (x, y) ∈ B((a, b), r) se tiene (x − a)2 + (y − b)2 < r2 , de

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 63

(a) (b)
Figura 1.11 – No todo conjunto abierto es una bola.

donde se deduce que |x − a| < r < 1 − |a| y, por tanto,

−1 + |a| + a < x < 1 − |a| + a,

de modo que si |a| = a (a ≥ 0) queda −1 + 2a < x < 1 y x ∈ (−1, 1); y


si |a| = −a (a < 0) queda −1 < x < 1 + 2a, y también es x ∈ (−1, 1).
De forma similar se comprueba que y ∈ (−2, 2).
Por el contrario, el conjunto siguiente no es abierto

B = {(x, y) ∈ R2 : |x| < 1, |y| ≤ 2}.

Ahora B es el rectángulo (−1, 1)×[−2, 2]. Para comprobar que no es abier-


to basta con encontrar un punto de B tal que cualquier bola con centro en
ese punto tenga puntos fuera de B. Tomemos el punto (0, 2); entonces para
todo r > 0 el punto (0, 2 + r/2) ∈ / B y, sin embargo, está en la bola
B((0, 2), r) (véase la Figura 1.11 (b)).

Ej.1.29. Sea (X, TD ) un espacio métrico discreto (TD es la topologı́a inducida


por la distancia discreta). Entonces cualquier subconjunto es abierto como
se deduce del Ejemplo Ej.1.23..

Ej.1.30. La intersección arbitraria de abiertos no es, en general, un abierto. Más


aún, la intersección no finita de bolas concéntricas, no es, necesariamente

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


64 1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico

una bola. Si consideramos la familia de abiertos {(− n1 , n1 ) : n ∈ N} en


(R, | |), su intersección es
∞  
\ 1 1
− , = {0},
n n
n=1

que no es abierto (por cierto ¿sabrı́a demostrar que la intersección anterior


es, precisamente {0}?).
Ej.1.31. La condición de ser abierto depende naturalmente de la distancia y del
espacio total. (a) El subconjunto {0} ⊂ R es abierto para la distancia dis-
creta, pero no lo es para la distancia euclı́dea.

Proposición 1.3.7. En un espacio métrico (X, d), un conjunto es abierto si, y sólo
si, se puede expresar como unión de bolas abiertas.

D EMOSTRACI ÓN. “⇒” Si A ⊂ X es un abierto, para cada x ∈ A, existe rx > 0


tal que B(x, rx ) ⊂ A, de modo que ∪x∈A B(x, rx ) ⊂ A, pero como cada punto
de A está en una de estas bolas, también se cumple A ⊂ ∪x∈A B(x, rx ), con lo
que A es unión de bolas abiertas. El recı́proco es evidente.

1.3.2. Abiertos en subespacios

Vamos a ver ahora cómo son los abiertos en los subespacios. Evidentemente, con-
siderados como espacios métricos en sı́ mismos, los abiertos tienen las propiedades
descritas en la sección anterior. Pero nos planteamos estudiar su relación con los
abiertos del espacio total.
Proposición 1.3.8. Sea (X, d) un espacio métrico y un subconjunto H ⊂ X.

(a) Las bolas abiertas del subespacio métrico (H, dH ) son la intersección de
bolas abiertas en el espacio total, con el subconjunto; es decir,

BdH (a, r) = Bd (a, r) ∩ H.

(b) Un subconjunto de H es abierto en (H, dH ) si, y sólo si, es intersección de


un abierto en X con H.

D EMOSTRACI ÓN. -

(a) Efectivamente, observemos


BdH (a, r) ={x ∈ H : dH (x, a) = d(x, a) < r} =
(1.4)
{x ∈ X : d(x, a) < r} ∩ H = Bd (x, r) ∩ H.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 65

(b) Veamos la condición directa. Supongamos que A ⊂ H es abierto para la


distancia inducida, entonces, según la Proposición 1.3.7 A es unión de bolas
abiertas en H, luego tenemos, aplicando el apartado (a)
!
[ [ \ [ \
A= BdH (a, ra ) = (Bd (a, ra ) H) = (Bd (a, ra ) H.
a∈A a∈A a∈A
(1.5)
y queda demostrado.
Para ver la condición inversa sólo hay que invertir correctamente el razo-
namiento anterior.

Ejemplos

Ej.1.32. Observemos que, aunque los abiertos en el subespacio, son intersec-


ción de abiertos del espacio con el subconjunto en cuestión, los abiertos
del subespacio no son necesariamente, abiertos en el espacio; en efecto, el
intervalo [0, 1) es abierto en ([0, 2], d[0,2] ), pues se puede expresar como
(−1, 1) ∩ [0, 2] (intersección del abierto (−1, 1) en R con el subespacio),
pero no lo es en R con la distancia usual.

Proposición 1.3.9. Sea (X, d) un espacio métrico y un sunconjunto H ⊂ X.


Entonces son equivalentes:

(a) Todo abierto en (H, dH ) es también abierto en (X, d).

(b) H es abierto en (X, d).

D EMOSTRACI ÓN. -
(a)⇒(b) Está claro puesto que H es abierto en (H, dH ).
(b)⇒(a) Según la Proposición 1.3.8(b), si A ⊂ H es abierto en H, entonces
A = B ∩ H para algún abierto B ⊂ X; entonces A es intersección de dos
abiertos en X y, por tanto también es abierto (véase el Teorema 1.3.6).

Hace demasiado tiempo que no pensamos en algunos problemas.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


66 1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico

Ejercicios y Problemas

P.1.21 Justifique si son abiertos los siguientes conjuntos en (R2 , d2 ):

A= {(x, y) ∈ R2 : xy = 0}
B= {(x, y) ∈ R2 : x ∈ Q}
C= {(x, y) ∈ R2 : |x| < 1}
D= {(x, y) ∈ R2 : 0 < x < 1, 0 < y < 1} {(x, y) ∈ R2 : x2 +y 2 = 0}
S
[I]

P.1.22 Demuestre que el intervalo H = [a, b] es abierto en (H, dH ), pero que


no lo es en el espacio total R con la distancia euclı́dea.

P.1.23 Sea (X, d) un espacio métrico, a ∈ X y r > 0. Demuestre que el con-


junto {x ∈ X : d(a, x) > r} es abierto. [I] [R]

1.3.3. Conjuntos cerrados

Los que llamaremos conjuntos cerrados juegan, en los espacios métricos, o si


queremos, en la topologı́a métrica, un papel tan importante como los conjuntos
abiertos y, en cierto sentido dual.

Definición 1.3.10 (Conjunto cerrado). Sea (X, d) un espacio métrico y C ⊂ X


un subconjunto; diremos que C es un conjunto (o subconjunto) cerrado si su
complementario X − C = C c es un abierto.

Esta claro, a partir de la definición anterior, que tanto X como ∅ son cerrados.
La siguiente Proposición 1.3.11 ofrece una primera caracterización de los conjun-
tos cerrados.

Proposición 1.3.11. Un subconjunto C de un espacio métrico (X, d) es cerrado


si, y sólo si, para todo x ∈
/ C existe una bola abierta, de centro x y radio r > 0
tal que B(x, r) ∩ C = ∅.

D EMOSTRACI ÓN. -
⇒ Si C ⊂ X es cerrado quiere decir que C c es abierto; por tanto, para todo
x∈/ C (x ∈ C c ) existe r > 0 tal que B(x, r) ⊂ C c y por tanto se cumple que
B(x, r) ∩ C = ∅.
⇐ Si para todo x ∈ / C (x ∈ C c ) existe r > 0 tal que B(x, r) ∩ C = ∅, entonces
B(x, r) ⊂ C c y ası́ C c es abierto, luego C es cerrado.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 67

Proposición 1.3.12. Las bolas cerradas son conjuntos cerrados.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sólo hay que ver que su complementario es abierto; y esto es, precisamente lo que
propone el Problema P.1.23.

Ejemplos

Ej.1.33. En R, con la distancia usual, los intervalos cerrados son subconjuntos


cerrados (pruébelo); también lo son las semirrectas cerradas [a, +∞) o
(−∞, b] (pruébelo también).
No son cerrados, los intervalos de la forma [a, b), (a, b], pero observe que
tampoco son abiertos (pruébelo), lo que significa que hay conjuntos que no
son ni abiertos ni cerrados.
Sin embargo, un intervalo (a, b) es abierto y no es cerrado.

Ej.1.34. En (R2 , d2 ), el conjunto A = {(x, y) ∈ R2 : |x| < 1, |y| ≤ 2} no es


cerrado, pero B = {(x, y) ∈ R2 : |x| ≤ 1, |y| ≤ 2} sı́ lo es, lo cual se
puede comprobar razonando de forma similar al Ejemplo Ej.1.28..

Ej.1.35. Cualquier recta en (R2 , d2 ) es un conjunto cerrado. Basta ver que su


complementario es abierto. Si un punto está fuera de la recta, la bola de
centro este punto y radio menor que la distancia de dicho punto a la rec-
ta está contenida en el complementario de la recta, lo que prueba que es
abierto.

Ej.1.36. Los conjuntos unipuntuales, también son cerrados en un espacio métrico,


basta aplicar la Propiedad de Hausdorff 1.3.4. ¿Y los conjuntos finitos?

Los conjuntos cerrados juegan un papel simétrico respecto de los abiertos, de


hecho, observe el siguiente resultado y compárelo con el Teorema 1.3.6.

Teorema 1.3.13. Sea (X, d) un espacio métrico. Entonces se cumplen las propie-
dades siguientes:

(a) X y ∅ son cerrados.

(b) La intersección de cualquier familia de conjuntos cerrados, es cerrado.

(c) La unión de una colección finita de conjuntos cerrados, también es cerrado.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


68 1.3. Topologı́a asociada a un espacio métrico

D EMOSTRACI ÓN. La propiedad (a) es evidente (ya lo hemos comentado antes).


Respecto a la propiedad (b), sea la familia de cerrados {Ci }i∈I , Si la intersección
es vacı́a no hay nada que probar, de modo que supongamos ∩i∈I Ci 6= ∅. Veamos
que el complementario es abierto, para esto aplicamos las leyes de De Morgan
\ [
X− Ci = (X − Ci ),
i∈I i∈I

como cada uno de los Ci es cerrado, entonces X − Ci es abierto; lo que implica


que la unión de todos ellos lo es, lo que demuestra que la intersección ∩i∈I Ci es
cerrado.
Para finalizar veamos que la unión finita de conjuntos de la familia en cuestión,
es cerrado. De nuevo veremos que su complementario es abierto. Sea ∪ni=1 Ci la
unión de una cantidad finita de conjuntos; entonces, aplicando las leyes de De
Morgan otra vez
[n n
\
X− Ci = (X − Ci )
i=1 i=1

y esta última intersección es abierto por ser intersección finita de abiertos, con lo
que concluye la prueba.

Ejemplos

Ej.1.37. La unión arbitraria de cerrados


 no es, necesariamente, un cerrado. Con-
sideremos la familia { 0, 1 − n1 : n ∈ N} de intervalos cerrados en R; su
unión es el conjunto no cerrado
[ 1

0, 1 − = [0, 1).
n
n∈N

Ej.1.38. Cualquier subconjunto en la distancia discreta es cerrado y también abier-


to. Observe entonces que puede darse el caso de conjuntos que son, a la vez,
abiertos y cerrados.

1.3.4. Cerrados en subespacios

Al igual que hacı́amos en la sección 1.3.2, nos planteamos estudiar cómo son los
cerrados en los subespacios, y su relación con el espacio total.

Proposición 1.3.14. Sea (X, d) un espacio métrico y sea H un subconjunto de


X. Entonces:

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 69

(a) Las bolas cerradas del subespacio métrico (H, dH ) son intersección de
bolas cerradas en el espacio total, con el subconjunto; es decir,

B dH (x, r) = B d (x, r) ∩ H.

(b) Un subconjunto de H es cerrado en (H, dH ) si, y sólo si, es intersección de


un cerrado en X con H.

D EMOSTRACI ÓN. -
(a). En efecto
B dH (a, r) = {x ∈ H : dH (a, x) ≤ r} =
{x ∈ X : d(a, x) ≤ r} ∩ H = B(x, r) ∩ H.
(b). Sea C ⊂ H un cerrado en (H, dH ), entonces H − C es abierto en H y según
la Proposición 1.3.8 H − C = A ∩ H con A un abierto, esta vez en X; pero como
C ⊂ H, C ⊂ X − A (si c ∈ C ∩ A, c ∈ H luego c ∈ A ∩ H, en contra de que
c ∈ H) y por tanto (X − A) ∩ H = C. El recı́proco es evidente.

Ejercicios y Problemas

P.1.24 Sea (X, d) un espacio métrico, a ∈ X y r > 0. Demuestre que el con-


junto {x ∈ X : d(a, x) ≥ r} es un conjunto cerrado.

P.1.25 Considere el espacio métrico de las sucesiones reales acotadas (`∞ , d∞ ).


Pruebe que el conjunto A = {(xn )∞ n=1 ∈ `
∞ : lı́m
n→∞ xn = 0} es
cerrado. [I] [R]

1.4. Distancias equivalentes


Nos planteamos en esta sección la posibilidad de comparar las topologı́as que
sobre un mismo conjunto, generan distancias diferentes, en el sentido de que sean,
o no, iguales, es decir, que tengan los mismos abiertos.

Definición 1.4.1. Dos distancias d y d0 sobre un mismo conjunto X son equiva-


lentes si dan lugar a la misma topologı́a métrica, es decir, si Td = Td0 , es decir,
generan los mismos conjuntos abiertos.

Proposición 1.4.2. Sean d y d0 dos distancias definidas sobre un conjunto X.


Entonces d y d0 son equivalentes si, y sólo si, para todo x ∈ X y para todo r > 0
existe δ > 0 tal que
Bd (x, δ) ⊂ Bd0 (x, r)

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


70 1.4. Distancias equivalentes

y existe δ 0 > 0 tal que


Bd0 (x, δ 0 ) ⊂ Bd (x, r).

D EMOSTRACI ÓN. -
⇒ Supongamos que d y d0 son equivalentes. Dados x ∈ X y r > 0, Bd0 (x, r)
es un abierto de Td0 y, por tanto, también está en Td ; entonces existe δ > 0 tal que
Bd (x, δ) ⊂ Bd0 (x, r). Análogamente se demuestra la segunda afirmación.

⇐ Recı́procamente, si suponemos que se cumplen las dos afirmaciones, veamos


que d y d0 son equivalentes. Sea A un abierto de Td y sea x ∈ A. Entonces existe
r > 0 tal que Bd (x, r) ⊂ A. Aplicando la segunda propiedad, existirá δ 0 > 0 tal
que Bd0 (x, δ 0 ) ⊂ Bd (x, r), y, como esto es para todo x ∈ A, tenemos que A ∈ Td0
y es, por tanto, abierto en esta topologı́a. De forma análoga se demuestra que todo
abierto de Td0 lo es también de Td .

Teorema 1.4.3. Dos distancias d y d0 sobre un conjunto X son equivalentes si


existen constantes m, M > 0 tales que para todo par de puntos x, y ∈ X se
satisface
m d(x, y) ≤ d0 (x, y) ≤ M d(x, y).

D EMOSTRACI ÓN. Sean x ∈ X y r > 0. Entonces tomando δ = r/M se tiene


que d(x, y) ≤ δ implica que

d0 (x, y) ≤ M d(x, y) ≤ M δ = r,

con lo que Bd (x, δ) ⊂ Bd0 (x, r). De forma análoga, tomando δ 0 = mr se tiene
que Bd0 (x, δ 0 ) ⊂ Bd (x, r).

Ejemplos

Ej.1.39. No todas las distancias definidas en un conjunto son equivalentes. Por


ejemplo, la distancia euclı́dea y la distancia discreta sobre R2 no son equi-
valentes, ya que los puntos no son abiertos en la topologı́a usual (generada
por la distancia euclı́dea) y sı́ lo son en la topologı́a discreta (generada por
la distancia discreta).

Ejercicios y Problemas

P.1.26 Demuestre que las tres distancias d1 , d2 y d∞ en Rn son equivalentes,


de modo que generan la misma topologı́a métrica (que coincide con la
topologı́a usual). En particular, en el caso n = 1, las tres distancias son
iguales a la distancia usual de R, que viene dada por el valor absoluto. [I]

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 71

P.1.27 En C([0, 1]) consideremos la distancia d∞ y la distancia del área:


Z 1
d(f, g) = |f (x) − g(x)|dx.
0

Sea 0 < r ≤ 2 y consideremos las funciones f y g definidas por


( 4x
− + 4 si 0 ≤ x ≤ 12 r
f (x) = 2 para todo x ∈ [0, 1] y g(x) = r
2 si 12 r ≤ x ≤ 1

Pruebe que g ∈ Bd (f, r) pero g ∈


/ B∞ (f, 1). Deduzca que d y d∞ no son
equivalentes.

1.5. Espacios normados


Vamos a ver una clase de espacios métricos interesantes e importantes en otras
ramas de las matemáticas.

Definición 1.5.1. Sea V un espacio vectorial sobre un cuerpo K (R o C). Una


aplicación k.k : V −→ R, es una norma sobre V si verifica:

(i) kxk ≥ 0.

(ii) kxk = 0 si, y solo si, x = 0.

(iii) kλxk = |λ|kxk.

(iv) kx + yk ≤ kxk + kyk.

Diremos entonces, que (V, k.k) es un espacio vectorial normado.

Proposición 1.5.2. Un espacio normado (V, k.k) es un espacio métrico, con la


distancia d : V × V −→ R definida como d(x, y) = kx − yk.

D EMOSTRACI ÓN. Es una consecuencia directa de la definición de norma.

Ejemplos

Ej.1.40. kxk = |x| es una norma sobre R (considerado R como espacio vectorial
sobre sı́ mismo).

Ej.1.41. Considerando Rn como espacio vectorial sobre R, las siguientes, son


normas sobre Rn , con x = (x1 , . . . , xn ) ∈ Rn

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


72 1.5. Espacios normados

n
X
kxk1 = |xi |.
i=1
n
!1/2
X
kxk2 = x2i .
i=1
kxk∞ = máx{|xi | : i = 1, . . . , m}.

Observe que estas tres normas dan lugar, respectivamente, a las distancias
d1 , d2 y d∞ que hemos estudiado con detalle.

Ejercicios y Problemas

P.1.28 Sea (X, d) un espacio métrico. Definimos

d(x, y)
δ(x, y) =
1 + d(x, y)
(a) Demuestre que se trata de una distancia.
(b) Una distancia d es acotada, si existe M > 0 tal que d(x, y) ≤ M para
todo x, y. Demuestre que tanto δ como ρ(x, y) = mı́n{1, d(x, y)}
(véase el Problema P.1.4), son acotadas.
(c) Demuestre que d, δ y ρ son equivalentes.
(d) Si d es la distancia usual de R, determine las bolas en (R, ρ) y en
(R, δ).

P.1.29 Si X es un conjunto e (Y, d) es un espacio métrico, sea A(X, Y ) el con-


junto de las aplicaciones acotadas de X en Y , es decir f ∈ A(X, Y ) si
f (X) ⊂ Y es un conjunto acotado. Demuestre que si definimos la apli-
cación d∞ : A(X, Y ) × A(X, Y ) −→ R, como

d∞ (f, g) = sup{d(f (x), g(x)) :∈ X},

se trata de una distancia (distancia del supremo).

P.1.30 Sea f : [0, +∞) −→ [0, +∞) una función estrictamente creciente veri-
ficando:

(a) f (0) = 0;
(b) Si x, y ≥ 0 ⇒ f (x + y) ≤ f (x) + f (y).

Si (X, d) es un espacio métrico, pruebe que la aplicación d0 = f ◦ d, es


decir, d0 (x, y) = f (d(x, y)), es también una distancia sobre X. [I] [R]

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


1. Espacios métricos 73

P.1.31 Sea (R2 , d2 ) y consideremos el subconjunto A dado por


[
A = {(x, y) ∈ R2 : (x−2)2 +y 2 ≤ 2} {(x, y) ∈ R2 : (x+2)2 +y 2 ≤ 2}.

Determine en (A, d2 |A ) la bola cerrada de centro (0, 0) y radio 1.

P.1.32 De muestre que en R con la topologı́a usual, se verifican:

(a) Un conjunto es abierto, si y sólo si, se puede expresar como unión de


intervalos abiertos.
(a) Más aún, un conjunto es abierto si, y sólo si, es unión de una colección
numerable de intervalos abiertos disjuntos.

P.1.33 Consideremos el conjunto



X
2
` = {(an )n sucesión real : a2n es convergente}.
n=1

Entonces

!
X
k(an )n k = |an |2
n=1

es una norma, y por tanto `2 es un espacio métrico.

P.1.34 Si, en la definición de distancia, la condición (2) se cambia por (2’) “si
x ∈ X, entonces d(x, x) = 0” (admitimos la posibilidad de la existencia
de x, y ∈ X distintos con d(x, y) = 0), entonces se dice que d es una
pseudométrica.
Sea, entonces d una pseudométrica sobre un conjunto X. Definimos la si-
guiente relación:

x ∼ y, si, y sólo si d(x, y) = 0

1. Demuestre que se trata de una relación de equivalencia.


2. Demuestre que la siguiente aplicación es una distancia sobre el con-
junto cociente X/ ∼= {x̂ : x ∈ X} (x̂ es la clase de equivalencia de
x); ρ(x̂, ŷ) = d(x, y). [I] [R]

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


74 1.5. Espacios normados

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2
Subconjuntos destacados en la
topologı́a métrica

En este capı́tulo, introducimos una serie de conceptos ligados a los puntos y a con-
juntos que por el importante papel que juegan en la topologı́a métrica, llamamos
destacados; como son los entornos, la adherencia de un conjunto, los puntos aisla-
dos, de acumulación, interiores, exteriores y frontera, presentando relaciones entre
ellos. Cuando entra en juego un subespacio, es necesario estudiar la adherencia, el
interior y la frontera relativos. Finalizamos con una sección dedicada a las suce-
siones, ya que juegan un importante papel en los espacios métricos. Se pretenden
alcanzar las siguientes competencias especı́ficas:

1. Utilizar los conceptos básicos asociados a la noción de espacio métrico.

2. Reconocer y utilizar las propiedades sencillas de la topologı́a métrica.

3. Saber calcular la adherencia, el interior y la frontera de subconjuntos de


algunos espacios métricos, en particular, de los espacios euclı́deos.

4. Saber caracterizar diferentes propiedades y conceptos topológicos mediante


el uso de sucesiones, particularmente la continuidad, la adherencia, los sub-
conjuntos cerrados y los subconjuntos compactos.

Los contenidos desarrollados son los siguientes:

Adherencia, interior y frontera.

75
76 2.1. Entornos

Puntos aislados y de acumulación.

Adherencia, interior y frontera relativos.

Sucesiones. Convergencia.

Caracterización mediante sucesiones de los puntos adherentes y puntos fron-


tera.

Conjuntos densos y espacios separables.

2.1. Entornos

Definición 2.1.1. Si (X, d) es un espacio métrico, diremos que un subconjunto


U ⊂ X es entorno de un punto x ∈ X si verifica que x ∈ U y existe un abierto
A ∈ T , tal que x ∈ A ⊂ U . A la familia de entornos de un punto x ∈ X la
denotaremos por Ux .

Proposición 2.1.2. Si (X, d) es un espacio métrico, son equivalentes:

(a) U ⊂ X es entorno de un punto x ∈ X.

(b) Existe r > 0, tal que B(x, r) ⊂ U .

D EMOSTRACI ÓN. -
“(a)⇒(b)” Por ser U entorno de x, existe A abierto con x ∈ A ⊂ U , luego para
algún r > 0, B(x, r) ⊂ A y por tanto B(x, r) ⊂ U .
“(b)⇒(a)” Como B(x, r) es abierto, es consecuencia de la definición.

Ejemplos

Ej.2.1. En un espacio discreto, un subconjunto U es entorno de un punto x si, y


sólo si, x ∈ U ; en particular un conjunto unipuntual es entorno del punto
en cuestión, pues según hemos visto en el Ej.1.23., todos los subconjuntos
de un espacio discreto son abiertos (y también cerrados).

Ej.2.2. En R con la distancia usual, el intervalo [0, 2] es entorno del 1 (¿por qué?).
En consecuencia un entorno no es necesariamente, un conjunto abierto.

Ej.2.3. Una bola abierta es entorno de todos sus puntos, pues según hemos vis-
to en la Proposición 1.3.3, contiene una bola centrada en cada uno de sus
puntos.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 77

Proposición 2.1.3. Sea (X, d) un espacio métrico. Son equivalentes:

(a) A ⊂ X es abierto.

(b) A es entorno de todos sus puntos.

D EMOSTRACI ÓN. -
“(a)⇒(b)” Si x ∈ A y A es abierto, entonces x ∈ A ⊆ A, es decir, A ∈ Ux .
“(a)⇒(b)“ Si A es entorno de cada uno de sus puntos, para cada uno de ellos,
existe Ax ∈ Td abierto, tal que x ∈ Ax ⊂ A, lo que significa que A = ∪x∈A Ax
que es abierto por ser unión de conjuntos abiertos.

Proposición 2.1.4. Sea (X, d) un espacio métrico y un punto x ∈ X. La familia


de entornos de x, Ux verifica las siguientes propiedades:

(1) Si U ∈ Ux , entonces x ∈ U .
(2) Si U ∈ Ux y U ⊂ V , entonces V ∈ Ux .
(3) Si U, V ∈ Ux , entonces U ∩ V ∈ Ux .
(4) Si U ∈ Ux , existe V ∈ Ux tal que x ∈ V ⊂ U y V ∈ Uy para todo y ∈ V .

D EMOSTRACI ÓN. -

(1) Por la propia definición de entorno.


(2) Como U ∈ Ux , entonces existe un abierto A de modo que x ∈ A ⊂ U , pero
entonces x ∈ A ⊂ V ; por tanto, V ∈ Ux .
(3) Si U, V ∈ Ux existen abiertos A, B, tales que x ∈ A ⊂ U y x ∈ B ⊂ V .
Esto implica que x ∈ A ∩ B ⊂ U ∩ V , y como A ∩ B es abierto por ser
intersección de dos abiertos, tendremos que U ∩ V ∈ Ux .
(4) Como U ∈ Ux , existe un abierto A ∈ T tal que x ∈ A ⊂ U ; basta tomar
A = V , ya que al ser abierto es entorno de todos sus puntos.

La familia de todos los entornos es habitualmente muy grande y, con frecuencia,


difı́cil de manipular. Incluso en el caso de R, con la topologı́a usual, los entornos
pueden no ser sencillos, lo que se resuelve trabajando con los intervalos. En el caso
general introduciremos un concepto que facilitará el trabajo de forma semejante.
Definición 2.1.5. Sea (X, d) un espacio métrico, un punto x ∈ X y una subfa-
milia Bx ⊂ Ux de la familia de entornos de x. Bx es una base de entornos de x,
o base local de x en (X, d), si se verifica que para todo entorno U ∈ Ux existe
V ∈ Bx tal que V ⊂ U .

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


78 2.1. Entornos

Ejemplos

Ej.2.4. En un espacio métrico, las bolas abiertas centradas en un punto son base
de entornos de dicho punto, como consecuencia de la Proposición 2.1.3 y
de que todo abierto es unión de bolas abiertas (Proposición 1.3.7).
En concreto, en R con la distancia usual, una base de entornos para cada
punto x ∈ R es la familia formada por los intervalos abiertos de centro x y
radio r > 0, es decir, {(x − r, x + r) : r > 0}.
Ej.2.5. Si (X, dD ) es un espacio métrico discreto, {x} es un entorno de x, para
todo x ∈ X. Entonces la familia formada sólo por este entorno Bx = {{x}}
es claramente una base de entornos de x.

Estamos en condiciones de practicar y profundizar un poco por cuenta propia. De


modo que puede trabajar con los ejercicios y problemas siguientes. Por otra parte,
la parte correspondiente al estudio de los entornos en los subespacios presenta dos
resultados básicos que se enuncian en los Problemas P.2.1 y P.2.2, a los que debe
prestar atención.

Ejercicios y Problemas

P.2.1 Sea (X, d) un espacio métrico y sea H ⊂ X. Dado x ∈ H, un subconjun-


to V ⊂ H es un entorno relativo de x, es decir, en (H, dh ) ( V ∈ UxH ) si,
y sólo si, existe U entorno de x en el espacio total ( U ∈ Ux ) de forma que
V = U ∩ H. [I] [R]
P.2.2 Sea (X, d) un espacio métrico y sea x ∈ H ⊂ X. Si Bx es una base de
entornos de x en (X, d), la familia BxH = {B ∩ H : B ∈ Bx } es una base
de entornos para la distancia relativa. [I] [R]
P.2.3 Demuestre que, en un espacio métrico, todo punto tiene una base de en-
tornos numerable. [I]
P.2.4 En R con la topologı́a (distancia) usual,
 estudie si lossiguientes intervalos
1 1 1
son entornos de 0 o no lo son: − 2 , 2 ; (−1, 0]; 0, 2 ; (0, 1].

P.2.5 Considere el espacio métrico (R2 , d2 ). Estudie cuáles de los siguientes


conjuntos son entornos del origen de coordenadas:
(− 12 , 21 ] × (− 14 , 41 ]
(− 12 , 0] × (−1, 0]
[0, 12 ) × (0, 41 ]
(0, 1] × (0, 12 ].

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 79

2.2. Adherencia

Definición 2.2.1. Sea (X, d) un espacio métrico y sea A un subconjunto de X. Se


dice que x ∈ X es un punto adherente de A si todo entorno U de x cumple que
U ∩ A 6= ∅, es decir, no hay ningún entorno de x totalmente contenido en X − A.
El conjunto de puntos adherentes de A se llama la adherencia o la clausura de
A y se representa por A.
Observación 2.2.2. Tal y como hemos definido la adherencia de un conjunto A,
es evidente que A ⊂ A.
Proposición 2.2.3. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un conjunto. En-
tonces, x ∈ X es x ∈ A si, sólo si, para todo r > 0, se cumple B(x, r) ∩ A 6= ∅.

D EMOSTRACI ÓN. Es consecuencia inmediata de las definiciones de entorno y de


punto adherente.

Teorema 2.2.4. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X. Entonces:

(a) El conjunto A es cerrado.

(b) A es el menor cerrado que contiene a A, es decir, si B es un conjunto


cerrado tal que A ⊂ B, entonces A ⊂ B.

D EMOSTRACI ÓN. -

(a) Veamos que el complementario de A es abierto. Si x ∈ X − A, de acuerdo


con la Proposición 2.2.3 existe r > 0 tal que B(x, r) ∩ A = ∅, lo que
significa que B(x, r) ⊂ X −A; veamos que, además, B(x, r) ⊂ X −A con
lo que este último conjunto será abierto. En efecto, para todo y ∈ B(x, r),
la bola B(x, r) es un entorno de y que no corta a A, luego y ∈ / A. Es decir,
B(x, r) ⊂ X − A, como deseabamos probar.

(b) Razonaremos por reducción al absurdo. Sea B un cerrado tal que A ⊂ B


y supongamos que A 6⊂ B, es decir, que existe un punto x ∈ A tal que
x∈/ B. Entonces X − B es un abierto que contiene al punto x y como que
A ⊂ B, se cumple que (X − B) ∩ A = ∅. Por tanto, x no es un punto
adherente de A, lo cual es una contradicción.

Corolario 2.2.5. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X. Se verifican:

(a) A es el conjunto intersección de todos los conjuntos cerrados en X que


contienen a A.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


80 2.2. Adherencia

(b) A es cerrado si, y sólo si, A = A.

D EMOSTRACI ÓN. Ambas son consecuencia inmediata del Teorema 2.2.4.

Proposición 2.2.6. Sea (X, d) un espacio métrico, A y B subconjuntos de X.


Entonces se cumplen las propiedades siguientes:

(a) Si A ⊂ B entonces A ⊂ B.
(b) A ∪ B = A ∪ B.

D EMOSTRACI ÓN. -

(a) Si x ∈ A, entonces para todo U ∈ Ux se cumple que U ∩ A 6= ∅. Como


U ∩ A ⊂ U ∩ B, se cumple también que U ∩ B 6= ∅. Por tanto, x ∈ B.
(b) “⊂” Tenemos que A ⊂ A ∪ B y B ⊂ A ∪ B, luego por la propiedad (a) se
cumple que A ⊂ A ∪ B y B ⊂ A ∪ B. Por tanto A ∪ B ⊂ A ∪ B.
“⊃” Para ver la inclusión contraria, sea x ∈ A ∪ B. Si x no es adherente
a A ni a B, existirán dos entornos U1 , U2 ∈ Ux tales que U1 ∩ A = ∅ y
U2 ∩ B = ∅.
Por otra parte, U1 ∩U2 es entorno de x tal que (U1 ∩U2 )∩(A∪B) = ∅; pero
esto es contradictorio con el hecho de que x ∈ A ∪ B pues todo entorno de
x deberı́a cortar a A ∪ B.

Veamos algunos ejemplos que ayuden a asimilar estos últimos resultados.

Ejemplos

Ej.2.6. Consideremos R con la distancia usual. Si A = (0, 1] entonces A = [0, 1],


ya que cada entorno del número 0 interseca a A, mientras que cada punto
fuera de [0, 1] tiene un entorno disjunto con A. En efecto, si (−r, r), con
r > 0, es un entorno de 0, está claro que (−r, r) ∩ (0, 1] 6= ∅, con lo que
0 ∈ A y, por tanto, [0, 1] ⊆ A. Para comprobar que la anterior inclusión
es una igualdad, supongamos que x ∈ A pero x ∈ / [0, 1]; si x > 1 existe
δ > 0 tal que 1 < x − δ, por lo que (x − δ, x + δ) es un entorno de x que
verifica (x − δ, x + δ) ∩ A = ∅, en contra de que x es un punto adherente.
Análogamente se comprueba que si x < 0 entonces x ∈ / A.

Ej.2.7. En un espacio discreto, un punto x es adherente a un conjunto si, y sólo


si, pertenece a dicho conjunto, ya que los conjuntos unipuntuales son bolas
abiertas.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 81

Proposición 2.2.7. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto.


Entonces un punto x ∈ A si, y sólo si, la distancia de x a A es d(x, A) = 0. En
otras palabras A = {x ∈ X : d(x, A) = 0}.

D EMOSTRACI ÓN. -
“⇒“ Supongamos que x ∈ A y que, sin embargo, d(x, A) = λ > 0; entonces
B(x, λ/2) ∩ A = ∅, ya que si y ∈ B(x, λ/2) ∩ A, entonces d(x, y) < λ/2 < λ
y λ no serı́a el ı́nfimo. Esto contradice el hecho de que x es un punto adherente de
A.
“⇐“ Recı́procamente, si 0 = d(x, A) = ı́nf{d(x, y) : y ∈ A}, entonces para
cualquier n ∈ N existe un punto y ∈ A tal que d(x, y) < 1/n, de modo que
B(x, 1/n) ∩ A 6= ∅. Por tanto, x ∈ A

Practique por su cuenta.

Ejercicios y Problemas

P.2.6 Determine la clausura de los siguientes subconjuntos de R, justificando


adecuadamente su respuesta:
(1) B = {1/n | n ∈ Z+ }.
(2) C = {0} ∪ (1, 2).
(3) Q (el conjunto de los números racionales).
(4) N (el conjunto de los números enteros).
(5) R+ (el conjunto de los números reales positivos).
P.2.7 Demuestre que si A es un cerrado en un espacio métrico y x ∈
/ A, entonces
d(x, A) > 0. [I]

P.2.8 Demuestre que una bola cerrada, en un espacio métrico, es la adherencia


de la correspondiente bola abierta.
P.2.9 Encuentre en R con la topologı́a usual (o en R2 ), ejemplos de conjuntos
A y B, de manera que los conjuntos siguientes sean distitntos
A ∩ B, A ∩ B, A∩B y A ∩ B.

P.2.10 Si A y B son dos subconjuntos de un espacio métrico, demuestre que

(A ∩ B) ⊆ A ∩ B.
El ejercicio P.2.9 anterior le habrá proporcionado un ejemplo que muestre
que la inclusión puede ser estricta.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


82 2.3. Puntos de acumulación (o lı́mite) y puntos aislados

2.2.1. Adherencia relativa

Veamos cual es el comportamiento de los subespacios con respecto a la adheren-


cia. Si tenemos un espacio métrico (X, d) y un subconjunto H ⊂ X, se puede
H
estudiar la adherencia de un subconjunto A ⊂ H, tanto en H, A , como en X,
A. ¿Cuál es la relación entre ambas? Vamos a estudiarla a continuación.
Proposición 2.2.8. Sea (X, d) un espacio métrico y H ⊂ X. Consideremos el
subespacio métrico (H, dH ) y sea A ⊂ H ⊂ X. Entonces
H
A = A ∩ H.

D EMOSTRACI ÓN. -
“⊂” Como A es cerrado en X, según la Proposición 1.3.14, el conjunto A ∩ H
es cerrado en H. Además, como A ⊂ H, tenemos que A ⊂ A ∩ H y como
la adherencia de A en H es el menor de los cerrados de H que contiene a A,
H
tendremos que A ⊂ A ∩ H.
H
“⊃” Recı́procamente, sea x ∈ A ∩ H. Para ver que x ∈ A , hay que ver que toda
bola BH (x, r) tiene intersección no vacı́a con A. En efecto, según la Proposición
1.3.8, BH (x, r) = B(x, r) ∩ H; y como x ∈ A, tenemos que B(x, r) ∩ A 6= ∅, y
H
por tanto BH (x, r)∩A = B(x, r)∩H ∩A 6= ∅, lo que significa que x ∈ A .

Ejemplos

Ej.2.8. La adherencia de (0, 1) en (0, +∞) (considerado este último como sube-
spacio topológico de R con la topologı́a usual) es (0, 1], ya que, aplicando
la Proposición 2.2.8 anterior
(0,+∞)
(0, 1) = (0, 1) ∩ (0, +∞) = [0, 1] ∩ (0, +∞) = (0, 1].

2.3. Puntos de acumulación (o lı́mite) y puntos aislados

Definición 2.3.1. Sea (X, d) un espacio topológico y A ⊂ X. Diremos que un


punto x ∈ X es un punto de acumulación (o punto lı́mite) de A si cualquier
entorno U de x contiene un punto de A distinto de x. Es decir, si

(U − {x}) ∩ A 6= ∅.

El conjunto de todos los puntos de acumulación de A se llama conjunto derivado


de A, y se representa por A0 .

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 83

Proposición 2.3.2. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto.


Entonces x ∈ X es un punto de acumulación de A si, y sólo si, para todo r > 0
se cumple que (B(x, r) − {x}) ∩ A 6= ∅

D EMOSTRACI ÓN. Se trata únicamente de aplicar la definición de abierto en un


espacio métrico.

Un concepto dual, en cierto sentido, es el de punto aislado.


Definición 2.3.3. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X. Diremos que un punto
x ∈ A ⊂ X es un punto aislado de A si existe un entorno U de x tal que
U ∩ A = {x}.
Proposición 2.3.4. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto.
Entonces x ∈ X es un punto de aislado de A si, y sólo si, existe r > 0 de modo
que que B(x, r) ∩ A = {x}

D EMOSTRACI ÓN. Se trata únicamente de aplicar la definición de abierto en un


espacio métrico.

El siguiente resultado proporciona una relación entre puntos adherentes, puntos


de acumulación y puntos aislados.
Proposición 2.3.5. Sea (X, d) un espacio topológico y A ⊂ X. Entonces:

(a) El conjunto de puntos aislados de A es A − A0 .


(b) A = A ∪ A0 .

D EMOSTRACI ÓN. -
(a) Si x ∈ A es un punto aislado, también es un punto adherente puesto que
A ⊂ A, pero, sin embargo, no puede ser punto de acumulación puesto que existe
r > 0 con B(x, r) ∩ A = {x}.
Recı́procamente, si x ∈ A − A0 , significa que toda bola centrada en x corta al
conjunto A, pero como x ∈/ A0 , existe una bola B(x, r) − {x} = ∅, es decir
B(x, r) ∩ A = {x}, luego x es un punto aislado de A.
(b) “⊃” Si x ∈ A0 , cada bola de centro x interseca a A en un punto distinto de x,
luego x ∈ A, luego A0 ⊂ A y, como A ⊂ A, se sigue que A ⊃ A ∪ A0 .
“⊂” Supongamos ahora que x es un punto de A. Si x ∈ A, es claro que x ∈ A∪A0 .
Supongamos que x ∈ / A; como x ∈ A, cada bola B(x, r) interseca a A, pero
como x ∈ / A, dicha bola tener en común con A un punto distinto de x y, por tanto
x ∈ A0 ; en definitiva, x ∈ A ∪ A0 .

Veamos algunos ejemplos.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


84 2.3. Puntos de acumulación (o lı́mite) y puntos aislados

Ejemplos

Ej.2.9. Consideremos la recta real R.


(a) El punto 0 es un punto de acumulación de A = (0, 1] , puesto que toda
bola B(0, r) = (−r, r) cumple (−r, r) ∩ (0, 1] 6= ∅. De hecho, cada punto
del intervalo [0, 1] va a ser un punto de acumulación de A, pero ningún otro
punto de R es un punto de acumulación de A. En efecto, si x < 0 entonces
existe δ > 0 tal que x + δ < 0, de modo que (x − δ, x + δ) ∩ A = ∅, por lo
que x ∈/ A0 . Análogamente se prueba que si x > 1 entonces x ∈ / A0 .
(b) El conjunto derivado de B = {1/n : n ∈ Z+ } es B 0 = {0}, pues 0
es un punto de acumulación de B y cualquier otro punto x de R tiene un
entorno que, o no llega a intersecar a B, o interseca a B sólo en el propio
punto x.
En efecto, 0 ∈ B 0 pues para todo r > 0, el intervalo (−r, r) es un entorno
de 0 y existe m ∈ N tal que 1/m < r con lo que [(−r, r) − {0}] ∩ B 6= ∅.
Para comprobar que ningún otro número real está en B 0 vamos a contem-
plar varios casos. Primero, supongamos que x = 1/m para algún m ∈ N;
entonces si tomamos r < 1/m − 1/(m + 1) está claro que el intervalo
(1/m − r, 1/m + r) corta a B en un único punto que es, precisamente,
1/m; segundo, si x ∈ / B y x > 1 basta tomar r < x − 1 para que
(x − r, x + r) ∩ B = ∅; de forma análoga se razona si x < 0. Por
último si, para algún m ∈ N es 1/(m + 1) < x < 1/m, tomamos
r < mı́n{x − 1/(m + 1), 1/m − x} y entonces (x − r, x + r) ∩ B = ∅.
Con esto queda probado que B 0 = {0}.
(c) Si C = {0} ∪ (1, 2), entonces C 0 es igual a [1, 2]. La demostración es
análoga a la del apartado anterior.

Ej.2.10. Vamos a determinar los conjuntos derivados de Q, N y R+ en (R, du ). En


primer lugar, es fácil ver que cada punto de R es un punto de acumulación
de Q, pues en cualquier intervalo abierto existen números racionales.
En cuanto a N, ningún punto de R es un punto de acumulación de N. En
efecto, si x ∈
/ N entonces existe un número natural n tal que n < x < n+1.
Sea δ < mı́n{x − n, n + 1 − x}. Entonces (x − δ, x + δ) ∩ N = ∅, por
lo que x ∈ / N (y, por tanto, x 6∈ N0 ). Pero si ahora suponemos que x ∈ N
entonces (x − 1, x + 1) ∩ N = {x}, por lo que x 6∈ N0 .
Finalmente, si R+ es el conjunto de los reales positivos, entonces cada pun-
to de {0} ∪ R+ es un punto de acumulación de R+ , y ningún otro punto de
R es un punto de acumulación. El razonamiento es análogo al Ej.2.9. (a).

Ej.2.11. En R con la topologı́a usual, todo número natural n ∈ N es un punto


adherente de N pero no es de acumulación; es decir, los naturales son puntos
aislados en (R, du ). En efecto, la bola (B(n, 1/2) − {n}) ∩ N = ∅.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 85

2.4. Interior de un conjunto

Definición 2.4.1. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto. Dire-


mos que x ∈ A es un punto interior de A, si A es un entorno de x. El conjunto

de los puntos interiores de A se denomina el interior de A y se representa por A
o Int A.
Un punto x ∈/ A se dice que es exterior a A si x ∈ Int(X − A), y el conjunto de
puntos exteriores de A se denomina exterior de A y se representa por Ext A.

Observación 2.4.2. Es obvio que para cualquier conjunto A ⊂ X se satisface



A ⊂ A ⊂ A.

Observación 2.4.3. Si A es un subconjunto de un espacio métrico, entonces A
es, obviamente, un conjunto abierto.

Ejemplos

Ej.2.12. En R con la topologı́a usual, Int[0, 1) = (0, 1). En efecto, como (0, 1)
es abierto, es entorno de todos sus puntos y, por tanto, se da la inclusión
(0, 1) ⊂ Int[0, 1). Por otra parte, 0 ∈/ Int[0, 1), pues para todo δ > 0,
se tiene claramente que (−δ, δ) ∩ [0, 1)c 6= ∅, luego la inclusión es una
igualdad.

Ej.2.13. En R con la topologı́a usual, Q = ∅ pues para todo q ∈ Q y todo
r > 0, el entorno (q −r, q +r) contiene irracionales. De la misma manera se
comprueba que el exterior de Q, es decir, el interior de R−Q (irracionales),
también es vacı́o.

Proposición 2.4.4. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X, entonces



A = X − X − A.

D EMOSTRACI ÓN. -

Tenemos que x ∈ A, si, y sólo si, existe r > 0, tal que B(x, r) ⊂ A , es decir
B(x, r) ∩ (X − A) = ∅, lo que es equivalente a que x ∈ / X − A.

Una importante caracterı́stica del interior de un conjunto es que se trata del mayor
abierto contenido en dicho conjunto.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


86 2.4. Interior de un conjunto

Proposición 2.4.5. Un subconjunto A de un espacio métrico (X, d) es abierto si,



y sólo si, A = A.

D EMOSTRACI ÓN. -

Como A ⊂ A, sólo hay que probar la inclusión en sentido contrario. Si x ∈ A,

como A es abierto, se tiene que el propio A es entorno de x, por tanto x ∈ A, de

donde se deduce que A ⊂ A.

Las propiedades que se recogen en los tres Problemas P.2.11, P.2.12 y P.2.13
siguientes son importantes y conviene que les preste atención.

Ejercicios y Problemas

P.2.11 Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X. Entonces un punto x ∈ A es


un punto interior de A si, y sólo si, d(x, X − A) > 0. [I] [R]

P.2.12 El interior posee las siguientes propiedades, que son duales de las corre-
spondientes de la adherencia, probadas en la Proposición 2.2.6.
Sea (X, d) un espacio métrico, y sean A1 y A2 subconjuntos de X. En-
tonces:
◦ ◦
(a) Si A1 ⊂ A2 , entonces A1 ⊂ A2
◦ ◦
(b) A1 ∩ A2 = (A1 ∩ A2 )◦ .
◦ ◦
(c) (A1 ∪ A2 )◦ ⊇ A1 ∪ A2 . Encuentre un ejemplo en el que se muestre
que la inclusión puede ser estricta. [I] [R]

P.2.13 Sea (X, d) un espacio métrico y H ⊂ X. Consideremos el subespacio


métrico (H, dH ) y sea A ⊂ H ⊂ X. Entonces


IntH A ⊃ A ∩ H.

[I] [R]

P.2.14 Compruebe que la inclusión anterior puede ser estricta considerando Q


como subespacio de R con la topologı́a usual; para ello compare el interior
de Q en R y el interior de Q en el subespacio Q

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 87

2.5. Frontera de un conjunto

Definición 2.5.1. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto. Dire-


mos que x ∈ X es un punto frontera de A si para todo entorno U de x se cumple
que U ∩ A 6= ∅ y U ∩ (X − A) 6= ∅. El conjunto de los puntos frontera de A se
denomina la frontera de A, y se representa por Fr(A), o también como ∂A.

Como consecuencia de la definición, el siguiente resultado es obvio.

Proposición 2.5.2. Si (X, d) es un espacio métrico y A ⊂ X, entonces x ∈ Fr(A)


si, y sólo si, para todo r > 0, B(x, r) ∩ A 6= ∅ y B(x, r) ∩ (X − A) 6= ∅.

Además se cumplen las dos propiedades recogidas en la siguiente proposición.

Proposición 2.5.3. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto.


Entonces:

(a) Fr(A) = A ∩ X − A.
(b) Fr(A) es cerrado.

D EMOSTRACI ÓN. -
El apartado (a) es una consecuencia inmediata de las definiciones de frontera y
adherencia (asegúrese de que para usted es inmediato). El apartado (b) se deduce
del (a), ya que la intersección de dos cerrados es un cerrado.

Algunos ejemplos nos ayudarán a ilustrar los últimos conceptos y resultados.Vea-


mos algunos ejemplos.

Ejemplos

Ej.2.14. La frontera de (0, 1) en (R, du ) es el conjunto de dos elementos {0, 1}.


En efecto, utilizando la Proposición 2.5.3 se tiene

Fr(0, 1) = (0, 1) ∩ R − (0, 1) = [0, 1] ∩ {(−∞, 0] ∪ [1, +∞)} = {0, 1}.

Ej.2.15. Todos los números reales son puntos frontera de Q, es decir, Fr(Q) = R,
ya que si q ∈ Q entonces el entorno (q − r, q + r), para todo r > 0, contiene
números racionales e irracionales.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


88 2.5. Frontera de un conjunto

Corolario 2.5.4. Sea (X, d) un espacio métrico y H ⊂ X. Consideremos el


subespacio métrico (H, dH ) y sea A ⊂ H ⊂ X. Entonces, si FrH (A) es la
frontera de A relativa a H,

FrH (A) ⊂ Fr(A) ∩ H.

D EMOSTRACI ÓN. -
La frontera de A en H está dada, según la Proposición 2.5.3, por
H H
FrH (A) = A ∩ H − A = (A ∩ H) ∩ (H − A ∩ H)
= A ∩ H − A ∩ H ⊂ A ∩ X − A ∩ H = Fr(A) ∩ H.

Ejemplos

Ej.2.16. En general, la inclusión del Corolario 2.5.4 es estricta ya que

FrQ Q = ∅ ⊂ Fr Q ∩ R = Q ∩ R = Q.

Para finalizar veamos una bonita relación entre los conjuntos interior, clausura y
frontera.

Proposición 2.5.5. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto.



Entonces Fr(A) = A − A.

D EMOSTRACI ÓN. -
La Proposición 2.5.3 implica que Fr(A) = A ∩ X − A. Entonces usando la
Proposición 2.4.4 tenemos
◦ ◦
A ∩ X − A = A ∩ (X − A) = A − A,

El Problema P.2.15 siguiente, corresponde, de nuevo, a una interesante propiedad


a la que debe prestar atención.

Ejercicios y Problemas

P.2.15 Sea (X, d) un espacio topológico y A ⊂ X. Entonces A es abierto si, y


sólo si, Fr(A) ∩ A = ∅. [I] [R]

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 89

P.2.16 En (R, du ) se consideran los subconjuntos

A = [0, 1), B = Q ∩ [1, 2], C = (2, 3] ∪ {4}, D = A ∪ B ∪ C.


D D D
Calcule las adherencias de A, B y C relativas a D, es decir A , B y C .

P.2.17 En (R2 , d2 ) calcule el interior, el exterior y la frontera de los conjuntos


siguientes:
A = {(x, y) ∈ R2 : x = 1/n, n ∈ N, 0 ≤ y ≤ 1},
B = {(x, y) ∈ R2 : xy > 1},
C = {(x, y) ∈ R2 : x = n, y = 1/n, n ∈ N}

P.2.18 Sea (X, d) un espacio métrico. Demuestre que si A ⊂ B, entonces todo


punto de acumulación de A es un punto de acumulación de B, es decir,
A0 ⊂ B 0 .

P.2.19 Demuestre que un conjunto A es abierto en un espacio métrico (X, d) si,


y sólo si, para todo M ⊂ X tal que A ∩ M = ∅, también se cumple que
M ∩ A = ∅. [I] [R]

2.6. Sucesiones
En esta sección vamos a estudiar el concepto de sucesión en un espacio métrico.
Estos subconjuntos juegan un papel importante en la topologı́a de los espacios
métricos.

Definición 2.6.1. Sea (X, d) un espacio métrico, una sucesión en X es un sub-


conjunto de X definido mediante una aplicación x : N −→ X, de tal modo que
x(n) = xn ∈ X; denotaremos a la sucesión mediante (xn )n∈N , o (xn )∞ n=1 o
simplemente (xn )n ; y a los elementos de la sucesión les llamaremos términos.

Observación 2.6.2. la aplicación que define la sucesión no ha de ser necesaria-


mente inyectiva, lo que significa que puede haber términos repetidos en una suce-
sión; por ejemplo ((−1)n )n es la sucesión {−1, 1, −1, 1, . . . }.

Definición 2.6.3. Sea (X, d) un espacio métrico y (xn )∞


n=1 una sucesión de pun-

tos de X. Diremos que (xn )n=1 converge a x en (X, d), y lo denotaremos por
xn → x o lı́mn xn = x, si

para todo ε > 0, existe n0 ∈ N, tal que si n ≥ n0 , entonces d(xn , x) < ε.

En otras palabras si

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


90 2.6. Sucesiones

para toda bola B(x, ε), existe n0 ∈ N, tal que si n ≥ n0 , entonces xn ∈ B(x, ε).

En este caso se dice que la sucesión es convergente hacia el punto x, o que x es


el lı́mite de la sucesión.

Ejemplos

Ej.2.17. Si (X, dD ) es un espacio discreto una sucesión (xn )∞ n=1 converge a un


punto x si, y sólo si es constante igual a x a partir de un término (a estas
sucesiones se les llama de cola constante, ya que las bolas de centro x y
radio menor que 1 coinciden con el conjunto unipuntual {x}.

Ej.2.18. El concepto de convergencia que acabamos de definir coincide con el


ya conocido de convergencia en R con el valor absoluto, es decir, en la
topologı́a usual. Recordemos que una sucesión (xn )∞ n=1 x ⊂ R converge a
x ∈ R si para todo ε > 0, existe n0 tal que si n > n0 , entonces |xn −x| < ε.
Fijémonos que si |xn − x| < ε, entonces

−ε < xn − x < ε y x − ε < xn < x + ε,

lo que significa que xn ∈ (x − ε, x + ε) y tenemos la definición en términos


de bolas.

En los espacios métricos, en caso de existir, el lı́mite de una sucesión es único.

Teorema 2.6.4. Si (xn )∞ n=1 es una sucesión convergente en un espacio métrico


(X, d), su lı́mite es único.

D EMOSTRACI ÓN. - Supongamos que (xn )∞ n=1 tiene dos lı́mites distintos x 6= y.
Según el Teorema 1.3.4, X es un espacio de Haussdorff y, por tanto existe r > 0
tal que B(x, r) ∩ B(y, r) = ∅.
Por otra parte, como (xn )∞
n=1 converge a x, tenemos que dado r > 0, existe n1
tal que si n ≥ n1 , entonces xn ∈ B(x, r); además como (xn )∞ n=1 converge a y,
dado r > 0, existe n2 tal que si n ≥ n2 , entonces xn ∈ B(y, r); si tomamos
n ≥ n1 y a la vez n ≥ n2 se verifican ambas condiciones a la vez y xn ∈ B(x, r)
y xn ∈ B(y, r), lo que contradice que la intersección de estas dos bolas es vacı́a.

Ejercicios y Problemas

P.2.20 Considere R con la distancia usual.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 91

(a) Demuestre que la sucesión de números reales (1/n)n , con la distancia


usual, converge a cero.
(b) Demuestre que si (xn )n es una sucesión de números reales no nega-
tivos tal que xn ≤ 1/n para cada n ∈ N, entonces lı́mn xn = 0.

P.2.21 Toda sucesión convergente en un espacio métrico (X, d), es un conjunto


acotado. [I]

El siguiente resultado caracteriza la convergencia de sucesiones en espacios métri-


cos, a través de la convergencia de sucesiones de números reales no negativos del
siguiente modo.

Teorema 2.6.5. Sea (X, d) un espacio métrico y (xn )∞ n=1 una sucesión en X.
Entonces (xn )n=1 converge a x si, y sólo si, la sucesión (d(xn , x))∞

n=1 de las
distancias, converge a 0 en (R, | |).

D EMOSTRACI ÓN. - Se trata de una consecuencia directa de la definición de suce-


sión convergente.

La convergencia de sucesiones, en los espacios métricos, caracteriza algunos de


los conjuntos destacados que se han estudiado en las secciones anteriores, ası́ co-
mo otros conceptos topológicos. De ahı́ su importancia.

Proposición 2.6.6. Sea (X, d) un espacio métrico y sea A ⊂ X. Entonces x ∈ A


si, y sólo si, existe una sucesión (xn )∞
n=1 ⊂ A tal que xn → x.

D EMOSTRACI ÓN. -
“⇒” Supongamos que x ∈ A. Entonces tenemos que B(x, 1/n) ∩ A 6= ∅, para
cada n ∈ N. Podemos construir entonces una sucesión de la siguiente forma:

Para n = 1 tomamos x1 ∈ B(x, 1) ∩ A.


Para n = 2 tomamos x2 ∈ B(x, 1/2) ∩ A.
Y ası́ sucesivamente: para cada n tomamos xn ∈ B(x, 1/n) ∩ A.

De esta manera obtenemos una sucesión (xn )∞ n=1 de puntos de A que converge a
x puesto que para cada n ∈ N es d(xn , x) < 1/n. Por tanto según hemos visto en
el Problema P.2.20, la sucesión (d(xn , x))n converge a cero lo que implica por el
Teorema 2.6.5 que xn −→ x.
“⇐” Si existe una sucesión (xn )∞
n=1 en A tal que lı́mn xn = x, entonces para todo
ε > 0, n0 tal que n > n0 implica que xn ∈ B(x, ε), es decir, B(x, ε) ∩ A 6= ∅.
Por tanto, x ∈ A.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


92 2.6. Sucesiones


Proposición 2.6.7. Sea (X, d) un espacio métrico, y A ⊂ X entonces x ∈ A si,
y sólo si dada una sucesión (xn )∞
n=1 en X tal que lı́mn xn = x, existe n0 ∈ N tal
que si n > n0 , entonces xn ∈ A.

D EMOSTRACI ÓN. -

“⇒” Si x ∈ A, existe r > 0 tal que B(x, r) ⊂ A; y si (xn )∞n=1 es una sucesión
que converge a x, dado r > 0, existe n0 tal que si n ≥ n0 entonces se tiene que
xn ∈ B(x, r) ⊂ A.
“⇐” Recı́procamente, si para cada sucesión (xn )∞
n=1 que converge a x todos los
términos a partir de un xn0 están en A y, razonando por reducción al absurdo,

suponemos que x ∈ / A, significa que cualquier bola de centro x contiene puntos
que no son de A. Podemos construir entonces una sucesión

Para n = 1 tomamos x1 ∈ B(x, 1), x1 ∈


/ A.

Para n = 2 tomamos x2 ∈ B(x, 1/2), x2 ∈


/ A.

Sucesivamente, para n, tomamos xn ∈ B(x, 1/n) y xn ∈


/A

La sucesión (xn )∞
n=1 ası́ construida, converge a x puesto que d(x, xn ) < 1/n para
cada n pero sin embargo no tiene ninguno de sus términos en A, lo que nos lleva
a una contradicción.

Como consecuencia inmediata de los dos últimos resultados tenemos el siguiente


corolario donde se caracterizan los abiertos y los cerrados.

Corolario 2.6.8. Sea (X, d) un espacio métrico. Se cumplen:

(a) Un subconjunto A ⊂ X es cerrado si, y sólo si (xn )∞


n=1 ⊂ A es una
sucesión convergente, entonces limn xn ∈ A.

(b) A ⊂ X es abierto si, y sólo si para cada sucesión (xn )∞n=1 en X que
converge a un punto x ∈ A, existe n0 tal que n ≥ n0 implica que xn ∈ A.

Respecto a los puntos de acumulación y los puntos frontera, los resultados corre-
spondientes están enunciados en los dos siguientes ejercicios, cuya demostración
debe hacer con detalle.

Ejercicios y Problemas

P.2.22 Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X. Un punto x ∈ X es x ∈ Fr A


si, y sólo si, existen sucesiones (xn )∞ ∞
n=1 en A e (yn )n=1 en X − A tales que
xn → x e yn → x. [I]

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 93

P.2.23 Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X. Un punto x ∈ X es x ∈ A0 si,


y sólo si, existe una sucesión (xn )∞
n=1 ⊂ A de términos distintos dos a dos
convergente a x. [I] [R]

2.6.1. Subconjuntos densos y espacios separables

Concluimos este capı́tulo con la definición de conjunto denso y el estudio de algu-


nas de sus propiedades. Este tipo de conjuntos desempeñan un papel importante
en la topologı́a de los espacios métricos y dan motivo para definir el concepto de
espacio separable.
Definición 2.6.9. Sea (X, d) un espacio métrico. Diremos que un subconjunto
A ⊂ X es denso en X si A = X.

Los subconjuntos densos pueden ser caracterizados de la siguiente forma.


Proposición 2.6.10. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X. Entonces A es
denso en (X, d) si, y sólo si, B ∩ A 6= ∅ para todo abierto B ∈ X.

D EMOSTRACI ÓN. -
“⇒” Supongamos que A ⊂ X es denso, es decir, A = X y sea B 6= ∅ un abierto.
Si x ∈ X, como x ∈ A = X y B es entorno de x se cumple, por la definición de
adherencia, que B ∩ A 6= ∅.
“⇐” Supongamos ahora que todo abierto B 6= ∅ satisface B ∩ A 6= ∅. En
particular ocurre que para cada x ∈ X, cualquier bola abierta B(x, r) verifica
B(x, r) ∩ A 6= ∅, lo que signitica que x ∈ A; es decir A = X.

Ejemplos

Ej.2.19. El conjunto de los racionales Q es denso en R con la distancia usual


según la Proposición 2.6.10, pues cualquier intervalo abierto no vacı́o (a, b)
contiene números racionales. Por tanto, R contiene un subconjunto numer-
able denso.
Por la misma razón los irracionales R − Q también son un subconjunto
denso en R.
Ej.2.20. En R con la distancia usual, podemos considerar el subespacio (0, 1); el
conjunto de los racionales contenidos en (0, 1), es decir Q ∩ (0, 1), es den-
so en (0, 1). En efecto, según la Proposición 2.2.8, se obtiene el resultado
buscado puesto
(0,1)
Q = Q ∩ (0, 1) = R ∩ (0, 1) = (0, 1).

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


94 2.6. Sucesiones

Las sucesiones nos permiten caracterizar los subconjuntos denso de la siguiente


manera.

Proposición 2.6.11. Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto.


Entonces A es denso en X si, y sólo si, para todo x ∈ X existe una sucesión
(xn )∞
n=1 en A tal que xn → x.

D EMOSTRACI ÓN. Simplemente hay que tener en cuenta la Definición 2.6.9 de


conjunto denso y la Proposición 2.6.6.

Los subconjuntos numerables densos juegan en la topologı́a un papel importante,


de hecho los espacios que poseen un conjunto de este tipo reciben un nombre
propio.

Definición 2.6.12. Un espacio métrico (X, d) es separable si contiene un sub-


conjunto numerable denso.

Ejemplos

Ej.2.21. La recta real R con la distancia usual es separable, puesto que Q es


numerable y denso, como hemos visto.

Teorema 2.6.13. Sea (X, d) un espacio métrico separable; entonces toda familia
de abiertos disjuntos entre sı́ es numerable.

D EMOSTRACI ÓN. Como el espacio es separable, existe un conjunto A ⊂ X nu-


merable y denso. Si {Bi }i∈I es una familia de abiertos en X que son disjuntos
entre sı́, se tiene que A ∩ Bi 6= ∅ según la Proposición 2.6.10; y además A ∩ Bi es
numerable. Por otra parte, para cada i, j ∈ I se tienen (A ∩ Bi ) ∩ (A ∩ Bj ) = ∅.
Entonces, como A es numerable, también lo es la familia {A ∩ Bi }i∈I y esta fa-
milia se puede poner, claramente en correspondencia biyectiva con {Bi }i∈I , lo
que significa que también esta última familia es numerable.

Ejercicios y Problemas

P.2.24 Demuestre que dos distancias d y d0 sobre un conjunto X son equiva-


lentes si, y sólo si, se verifica la propiedad siguiente:
Una sucesión (xn )∞
n=1 x ⊂ X converge a x ∈ X en (X, d) si, y sólo si
converge a x en (X, d0 ). [I] [R]

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


2. Subconjuntos destacados en la topologı́a métrica 95

P.2.25 Considere en R2 , con la distancia usual el conjunto

M = {(1/n, y) ∈ R2 : n = 1, 2, . . . ; y ∈ [0, 1]}.

Calcule el interior y la adherencia de M (con la adecuada justificación).

P.2.26 Sea C ⊂ R cerrado y acotado con la topologı́a usual. Entonces C está con-
tenido en un intervalo [a, b] de manera que a, b ∈ C. [I] [R]

P.2.27 Considere el siguiente subconjunto de la recta real

A = [0, 1) ∪ (1, 3) ∪ {5},

con la topologı́a TA inducida por la usual de R.

(a) Estudie si {5} es abierto o cerrado en A.


(b) Estudie si (1, 3) es abierto o cerrado en A.
(c) Calcule la adherencia de [0, 1) en A.
(d) Estudie si [0, 1/2] es un entorno de 0 en A.

P.2.28 Sean A y B dos subconjuntos cerrados disjuntos en un espacio métrico


(X, d). Entonces existen dos abiertos disjuntos G y H tales que A ⊂ G y
B ⊂ H. [I] [R]

P.2.29 Sean (X, d) un espacio métrico y A un subconjunto de X. Se dice que



A es fronterizo cuando A ⊂ Fr(A) y que A es raro cuando A = ∅.

(a) ¿Es cierto que A es fronterizo si, y sólo si, A = ∅?
(b) ¿Es cierto que A es fronterizo si, y sólo si, el complementario de A es
denso en X?
(c) Encuentre en (R, du ) dos ejemplos de conjuntos fronterizos.
(d) Encuentre en (R, du ) dos ejemplos de conjuntos raros.
(e) ¿Todo conjunto raro es fronterizo?
(f) ¿Todo conjunto fronterizo es raro?
(g) ¿A abierto implica que Fr(A) es raro?
(h) ¿Todo conjunto cerrado y raro es la frontera de un conjunto abierto?
[I]

P.2.30 Sea (X, d) un espacio métrico:

(1) Demuestre que D ⊂ X es denso en X si, y sólo si, X − D tiene


interior vacı́o.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


96 2.6. Sucesiones

(2) Pruebe que un subconjunto A ⊂ R con la topologı́a usual es denso en


R si, y sólo si, todo punto de R es lı́mite de una sucesión de puntos de
A.
(3) Sea la sucesión (1/n)∞ ∞
n=1 en R. Pruebe que R − {(1/n)n=1 } es denso
en R y que la sucesión no es densa en R.

P.2.31 Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos y el producto X × Y dotado


de la distancia d((x, y), (x0 , y 0 )) = máx{d(x, x0 ), d0 (y, y 0 )}. Si (xn )∞
n=1
y (yn )∞
n=1 son dos sucesiones en X e Y respectivamente, demuestre que
la condición necesaria y suficiente para que la sucesión (xn )∞ n=1 conver-
ja a x ∈ X y la sucesión (yn )∞ n=1 converja a y ∈ Y es que la sucesión
(zn )∞
n=1 = (x , y )
n n n=1
∞ en X × Y , converja a z = (x, y) ∈ X × Y .

P.2.32 Considere los siguientes subconjuntos de R y calcule su interior, exterior,


frontera y adherencia primero considerando la distancia discreta y después
la distancia usual.
(−1)n
 
(0, 1), [0, 1], :n∈N , Q
n

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


3
Funciones continuas

De entre todas las aplicaciones que pueden definirse entre dos espacios métrico,
las aplicaciones continuas ocupan un papel preponderante. Su estudio es funda-
mental no sólo en topologı́a, sino también en análisis, geometrı́a diferencial y en
general, en la mayorı́a de ramas de las matemáticas.
En este capı́tulo estudiamos la continuidad de funciones entre espacios métricos.
Caracterizamos las continuidad a través de sucesiones, de conjuntos abiertos o
de conjuntos cerrados, y presentamos las principales propiedades de las aplica-
ciones continuas. Estudiamos algunas aplicaciones especiales: abiertas, cerradas
y homeomorfismos. Finalizamos estudiando la continuidad uniforme en espacios
métricos.
Se pretenden alcanzar las siguientes competencias especı́ficas:

Utilizar los conceptos básicos asociados a la noción de espacio métrico.


Reconocer y utilizar las propiedades sencillas de la topologı́a métrica.
Determinar cuándo una función entre espacios métricos es continua y, en
particular, cuándo es un homeomorfismo.
Saber caracterizar diferentes propiedades y conceptos topológicos mediante
el uso de sucesiones, particularmente la continuidad.

Se desarrollarán los contenidos siguientes:

Continuidad de funciones entre espacios métricos. Continuidad en un pun-


to. Continuidad global.

97
98 3.1. Aplicación continua

Caracterización de la continuidad mediante sucesiones.


Principales propiedades de las aplicaciones continuas.
Aplicaciones abiertas, cerradas y homeomorfismos.
Aplicaciones continuas en subespacios.
Continuidad uniforme.
Isometrı́as.

3.1. Aplicación continua

Definición 3.1.1. Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos y f : X −→ Y una


aplicación. Diremos que f es continua en a ∈ X, si
para cada ε > 0, existe δ > 0 tal que d(x, a) < δ, implica d0 (f (x), f (a)) < ε;
en otras palabras
para cada BY (f (a), ε), existe BX (a, δ) tal que f (BX (a, δ)) ⊂ BY (f (a), ε).
Observación 3.1.2. Lógicamente, coincide con la definición, ya conocida, de fun-
ción f : R −→ R continua en un punto a ∈ R, es decir, f es continua en a si
para cada ε > 0, existe δ > 0 tal que |x − a| < δ, implica |f (x) − f (a)| < ε;
que en términos de entornos (bolas) es:
para cada ε > 0, existe (a−δ, a+δ) tal que f ((a−δ, a+δ)) ⊂ (f (a)−ε, f (a)+ε).

Ejemplos

Ej.3.1. Toda aplicación constante entre dos espacios métricos (X, d) y (Y, d0 ) es
continua. En efecto, si f (x) = y0 para todo x ∈ X, es evidente que toda
bola BY (y0 , r) contiene a f (X) = {y0 } y por tanto cumple la definición.
Ej.3.2. La aplicación identidad 1X : (X, d) −→ (X, d), de un espacio en sı́ mis-
mo, es continua en cada punto x ∈ X, pues B(1X (x), r) = B(x, r). ¿Y si
las distancias son diferentes, es decir, si ahora consideramos la aplicación
1X : (X, d) −→ (X, d0 ) con d0 6= d?
Ej.3.3. Si (X, dD ) es un espacio discreto e (Y, d) es un espacio métrico cualquiera,
entonces toda aplicación f : X −→ Y es continua en cada punto x ∈ X, ya
que si consideramos una bola Bd (f (x), r), basta con que tomemos la bola
BdD (x, 1/2) = {x} para que f (BdD (x, 1/2)) ⊂ Bd (f (x), r). ¿Ocurre lo
mismo si la aplicación es f : Y −→ X?

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


3. Funciones continuas 99

Ej.3.4. El concepto de continuidad es conocido en R, lo que nos proporciona


numerosos e interesantes ejemplos de aplicaciones f : (R, | |) −→ (R, | |)
continuas como son las funciones elementales xa , sen(x), cos(x), ex y sus
inversas en sus dominios de definición. De la misma forma sabemos que la
suma y el producto de funciones continuas da como resultado una función
continua; ası́ como la inversa de una función continua no nula.

Las sucesiones caracterizan la continuidad en los espacios métricos, convirtiéndose


ası́, en una herramienta frecuentemente útil. Lo vemos en el siguiente Teorema.
Teorema 3.1.3. Sean dos espacios métricos (X, d) e (Y, d0 ), f : X −→ Y una
aplicación entre ellos y a ∈ X. Entonces son equivalentes:

(a) f es continua en a.
(b) Si (xn )∞ ∞
n=1 es una sucesión en X con lı́mite a, entonces (f (xn ))n=1 es
convergente y su lı́mite es f (a).

D EMOSTRACI ÓN. -
“⇒” Supongamos que (f (xn ))∞ n=1 converge a f (a) y f no es continua en a. Esto
significa que existe ε > 0 tal que para cada δ > 0 hay un punto xδ ∈ X tal que
d(xδ , a) < δ y d0 (f (xδ ), f (a) ≥ ε. Entonces:

Dado δ = 1 existe x1 con d(x1 , a) < 1 tal que d0 (f (x1 ), f (a)) ≥ ε.


Dado δ = 1
2 existe x2 con d(x2 , a) < 1
2 tal que d0 (f (x2 ), f (a)) ≥ ε.
Y ası́ sucesivamente:
dado δ = 1
n existe xn con d(xn , a) < 1
n tal que d0 (f (xn ), f (a)) ≥ ε.

Hemos obtenido una sucesión (xn )∞ n=1 en X que converge hacia a, puesto que
la sucesión de términos positivos (d(xn , a))∞n=1 converge a 0; sin embargo, la
sucesión (f (xn ))∞
n=1 no converge a f (a), ya que siempre es d0 (f (xn ), f (a)) ≥ ε,
para cada n ∈ N, con lo que llegamos a una contradicción.
“⇐” Recı́procamente, supongamos que f es continua en a ∈ X y que una suce-
sión (xn )∞
n=1 es xn → a. Para demostrar que f (xn ) → f (a), tenemos que probar
que para todo ε > 0 existe n0 tal que si n > n0 entonces f (xn ) ∈ BY (f (a), ε).
Como f es continua en a, dada BY (f (a), ε), existe δ > 0 tal que
f (BX (a, δ)) ⊂ BY (f (a), ε).

Por otra parte, como (xn )∞


n=1 converge hacia a, dado BX (a, δ), existe n0 tal que
si n > n0 entonces xn ∈ BX (a, δ), con lo que
f (xn ) ∈ f (BX (a, δ)) ⊂ BY (f (a), ε),
que es lo que querı́amos probar.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


100 3.1. Aplicación continua

Ejemplos
1

x−1 si x 6= 1
Ej.3.5. La función f : R −→ R, definida por f (x) =
1 si x = 1

Figura 3.1 – Gráfica de la función f (x) del Ejemplo Ej.3.5..

considerando la distancia usual en ambos casos (véase la Figura 3.1), no es


continua en x = 1, pues la sucesión xn = 1 + n1 tiene por lı́mite 1 y, sin
embargo,
1
lı́m f (xn ) = lı́m 1 = lı́m n 6= f (1).
n +1−1
n n n

La composición de aplicaciones continuas es también una aplicación continua.


Encontramos, por tanto, un interesante método para construir numerosas aplica-
ciones de este tipo.

Proposición 3.1.4. Sean (X, d), (Y, d0 ) y (Z, d00 ) tres espacios métricos, y sean
dos aplicaciones f : X −→ Y y g : Y −→ Z tales que f es continua en a ∈ X y
g es continua en f (a) ∈ Y . Entonces g ◦ f es continua en a.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea ε > 0; como g es continua en f (a), existe δ > 0 tal que si d0 (f (a), y) < δ,
entonces d00 (g(f (a)), g(y)) < ε. Por otra parte, como f es continua en a, da-
do el δ > 0 anterior, existe η > 0 de modo que si d(x, a) < η, entonces
d0 (f (a), f (x)) < δ. Para concluir la prueba sólo hay que combinar las dos afir-
maciones anteriores.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


3. Funciones continuas 101

3.1.1. Continuidad global

Definición 3.1.5. Sean dos espacios métricos (X, d) e (Y, d0 ) y sea f : X −→ Y


una aplicación. Diremos que f es continua si lo es en todo punto de X.

La Proposición siguiente una caracterización de la continuidad global en términos


de los conjuntos abiertos y de los conjuntos cerrados. Se trata de un importante
resultado que, además será de utilidad frecuente.
Proposición 3.1.6. Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos y f : X −→ Y
una aplicación. Entonces son equivalentes:

(a) f es continua.
(b) Para todo abierto A ⊂ Y , el conjunto f −1 (A) es abierto en X.
(b) Para todo cerrado F ⊂ Y , el conjunto f −1 (F ) es cerrado en X.

D EMOSTRACI ÓN. -
“(a)⇒(b)” Supongamos que f es continua y que A ⊂ Y es un abierto. Veamos
que f −1 (A) es abierto. Sea x ∈ f −1 (A), entonces f (x) ∈ A y como A es abierto,
existe ε > 0 tal que BY (f (x), ε) ⊂ A. Por otra parte, como f es continua, para
este ε > 0 existe δ > 0, tal que f (BX (x, δ)) ⊂ BY (f (x), ε) ⊂ A, lo que
significa que BX (x, δ) ⊂ f −1 (A). Como esto es para cada x ∈ f −1 (A), tenemos
que f −1 (A) es abierto en X.
“(b)⇒(c)” Si F ⊂ Y es cerrado, entonces su complementario Y − F es abierto y
por tanto X − f −1 (F ) = f −1 (Y − F ) es abierto, de donde se deduce que f −1 (F )
es cerrado en X.
“(c)⇒(a)” Consideremos f (x) ∈ Y y una bola abierta BY (f (x), ε); entonces el
conjunto Y − BY (f (x), ε) es cerrado en Y , por tanto
X − f −1 (BY (f (x), ε)) = f −1 (Y − BY (f (x), ε))
es cerrado en X, lo que significa que f −1 (BY (f (x), ε)) es abierto en X y en-
tonces, para algún δ > 0 se tienen que BX (x, δ) ⊂ f −1 (BY (f (x), ε)); de donde
deducimos que f (BX (x, δ)) ⊂ BY (f (x), ε) y f es continua en x.

Aunque las anti-imágenes, mediante una aplicación continua, de un abierto o de


un cerrado, son a su vez, abierto o cerrado respectivamente, las imágenes de abier-
tos o de cerrados no son, en general, abiertos o cerrados. Veamos un ejemplo.

Ejemplos

Ej.3.6. La función f : R −→ R, dada por f (x) = sen x, es continua para


la topologı́a usual y, sin embargo no transforma abiertos en abiertos pues
f ((−2π, 2π)) = [−1, 1] no es un abierto en R.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


102 3.1. Aplicación continua

Ej.3.7. En el Ejemplo Ej.3.3., hemos visto que toda aplicación entre un espacio
discreto y cualquier otro espacio métrico es siempre continua. En particular,
la aplicación identidad 1X : (R, dD ) −→ (R, | |), es continua. Cualquier
subconjunto de R es cerrado para la topologı́a discreta, por ejemplo (0, 1);
y sin embargo, 1X (0, 1) = (0, 1) no es cerrado en R con la topologı́a usual,
de modo que esta aplicación no transforma cerrados en cerrados.

Ejercicios y Problemas

P.3.1 Si A es un subespacio de un espacio métrico (X, d), demuestre que la


función inclusión j : (A, dA ) −→ (X, d) (j(x) = x) es continua. [I] [R]

P.3.2 Sea f : (X, d) −→ (Y, d0 ) una aplicación.

(a) Demuestre que f es continua en un punto a ∈ X si, y sólo si, para


todo entorno U de f (a) se cumple que a ∈ [f −1 (U )]◦
(b) Demuestre que f es continua en X si, y sólo si, para todo conjunto
B ⊂ Y se cumple

f −1 (B) ⊂ [f −1 (B)]◦ .
[I] [R]

P.3.3 Sea (X, d) un espacio métrico y x0 ∈ X un punto. Demuestre que la


aplicación f : (X, d) −→ (R, | |) definida como f (x) = d(x, x0 ), es
continua. [I]

P.3.4 Sea (X, d) un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto no vacı́o determi-


nado. Demuestre que g : (X, d) −→ (R, | |) definida como g(x) = d(x, A),
es continua. [I]

P.3.5 Sea (X, d) un espacio métrico y f1 , . . . , fn : X −→ R, una colección de


n funciones continuas (considerando R con la distancia usual). Entonces la
función f : X −→ Rn (Rn también con la distancia usual) definida como
f (x) = (f1 (x), . . . , fn (x)) continua.

3.1.2. Continuidad y subespacios

Proposición 3.1.7. Si f : (X, d) −→ (Y, d0 ) es continua y A es un subespacio de


X, entonces la función restringida f |A : (A, dA ) −→ (Y, d0 ) es continua.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


3. Funciones continuas 103

D EMOSTRACI ÓN. -
Como en el ejercicio (3.1) hemos visto que la inclusión j es continua y la fun-
cion f |A se puede expresar como f |A = f ◦ j, es composición de aplicaciones
continuas y, por tanto, f |A es continua.

Definición 3.1.8. Sea f : (X, d) −→ (Y, d0 ) una aplicación y A ⊂ X un subcon-


junto. Diremos que f es continua en A si f |A : (A, dA ) −→ (Y, d0 ) es continua.

3.2. Homeomorfismos y embebimientos

3.2.1. Aplicaciones abiertas y cerradas

Hemos visto que aunque la imagen inversa de un conjunto abierto, mediante una
función continua, es un abierto (lo mismo ocurre para cerrados), las imagenes
de abiertos o de cerrados no son, necesariamente, abiertos o cerrados respectiva-
mente. Las aplicaciones que transforman abiertos en abiertos o cerrados en cerra-
dos, juegan un papel importante.

Definición 3.2.1. Sean dos espacios métricos (X, d) e (Y, d0 ) y f : X −→ Y


una aplicación. Diremos que f es abierta si para todo abierto A ⊂ X, f (A) es
abierto en Y y diremos que f es cerrada si para todo C ⊂ X cerrado, f (C) ⊂ Y
es cerrado.

Ejemplos

Ej.3.8. Consideremos R con la topologı́a usual y [0, 1] con distancia inducida por
la usual de R. Entonces la aplicación inclusión j : [0, 1] −→ R es cerrada
puesto que al ser cerrado [0, 1], todos los cerrados en este espacio también
son cerrados en R (vea la Proposición 1.3.14) y, sin embargo no es abierta
pues [0, 1/2) es abierto (¿por qué?) en [0, 1] pero no en R.

Ej.3.9. Las aplicaciones pueden ser abiertas y cerradas a la vez; en efecto la apli-
cación f : R −→ R (en ambos casos con la distancia usual), definida como
f (x) = kx con k ∈ R, no nulo, es continua, es abierta y cerrada.

Ej.3.10. Las aplicaciones abiertas y/o cerradas no son, necesariamente, conti-


nuas. Consideremos el espacio X = {a, b}, formado por dos únicos puntos
con la distancia discreta dD ; y sea la aplicación f : (R, | |) −→ X, definida
como (
a si x ≥ 0
f (x) =
b si x < 0

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


104 3.2. Homeomorfismos y embebimientos

Es fácil (¿?) ver que es abierta y cerrada. Sin embargo no es continua, pues
el conjunto {a} es abierto y cerrado en X y f −1 ({a}) = [0, ∞) no es
abierto en R, con lo que la Proposición 3.1.6 no se verifica.
Ej.3.11. La proyección π : (R2 , d2 ) −→ (R, du ) del plano sobre el eje de abcisas,

Figura 3.2 – Las proyecciones son aplicaciones abiertas pero no cerradas.

π(x, y) = x, es una aplicación abierta puesto que la proyección de cualquier


bola abierta B((a, b), r) es un intervalo abierto (a − r, a + r). Pero no es
cerrada, puesto que la proyección del conjunto cerrado

C = {(x, y) ∈ R2 | x > 0, xy ≥ 1}

es el intervalo (0, +∞), que no es cerrado (véase la Figura 3.2).

3.2.2. Homeomorfismos

Vamos a estudiar ahora unas importantes aplicaciones continuas entre espacios


métricos.
Definición 3.2.2. Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos. Un homeomorfis-
mo entre X e Y es una aplicación biyectiva f : X → Y tal que tanto f como
su inversa f −1 son continuas. Diremos que dos espacios topológicos son homeo-
morfos si existe un homeomorfismo entre ellos.
Diremos que una propiedad en un espacio topológico es una propiedad topológi-
ca si es invariante por homeomorfismos.

La siguiente proposición proporciona una caracterización de los homeomorfis-


mos.
Proposición 3.2.3. Sea f : X → Y una aplicación biyectiva entre dos espacios
métricos (X, d) e (Y, d0 ). Son equivalentes:

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


3. Funciones continuas 105

(a) f es un homeomorfismo.
(b) Un subconjunto A ⊂ X es abierto si, y sólo si, f (A) es abierto.
(c) Un subconjunto C ⊂ X es cerrado si, y sólo si, f (C) es cerrado.

D EMOSTRACI ÓN. -
Es consecuencia directa de la definición y de la Proposición 3.1.6.

Veamos ejemplos de homeomorfismos entre espacios topológicos. Algunos nos


van a resultar útiles e incluso, quizás, hasta sorprendentes.

Ejemplos

Ej.3.12. Dos espacios métricos discretos son homeomorfos si, y sólo si, existe
una biyección entre ellos.

Ej.3.13. La aplicación sen : (0, π/2) → (0, 1) es un homeomorfismo, ya que res-


tringida a estos intervalos es biyectiva, y también es continua su aplicación
inversa arcsen : (0, 1) → (0, π/2) (véase la Figura 3.3).

Figura 3.3 – El sen x es un homeomorfismo entre (0, π/2) y (0, 1).

Ej.3.14. La función f : R −→ R dada por f (x) = 3x + 1 es un homeomorfismo


(véase la Figura 3.4). Si definimos g : R → R mediante la ecuación
1
g(y) = (y − 1)
3
entonces se puede comprobar fácilmente que, para todos los números reales
x e y, f (g(y)) = y y que g(f (x)) = x. Se sigue que f es biyectiva y que
g = f −1 ; la continuidad de f y g es un resultado conocido de análisis.

Ej.3.15. La función f : (−1, 1) → R definida por


x
f (x) =
1 − x2

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


106 3.2. Homeomorfismos y embebimientos

Figura 3.4 – Homeomorfismo en la recta real.

Figura 3.5 – Ejemplo de homeomorfismo entre un intervalo abierto y R.

es un homeomorfismo (véase la Figura 3.5).


En primer lugar, observemos que f es una correspondencia biyectiva que
conserva el orden; su inversa es la función g definida por

2y
g(y) = .
1 + (1 + 4y 2 )1/2

El hecho de que f sea un homeomorfismo se puede probar usando la con-


tinuidad de las funciones algebraicas y la función raı́z cuadrada. En efecto,
tanto f como g son continuas al ser composición de funciones continuas.

Ej.3.16. El hecho de ser acotado no es una propiedad topológica. El intervalo


(−1, 1) y R son topológicamente equivalentes (como se prueba en el Ejem-
plo (3) anterior) pero el primero de ellos está acotado y el segundo no.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


3. Funciones continuas 107

Ej.3.17. Una función biyectiva puede ser continua sin ser un homeomorfismo.
Denotemos por S 1 a la circunferencia unidad

S 1 = {(x, y) : x2 + y 2 = 1}

considerado como subespacio del plano R2 , y sea

f : [0, 1) −→ S 1

la aplicación definida por f (t) = (cos 2πt, sen 2πt). Entonces f es biyecti-
va y continua (véase el Problema P.3.5), pero no es un homeomorfismo.
El hecho de que f sea biyectiva y continua se sigue de propiedades fami-
liares de las funciones trigonométricas, que ya suponemos conocidas. Pero
la función f −1 no es continua ya que, por ejemplo, la imagen mediante
f = (f −1 )−1 del conjunto abierto U = [0, 14 ) del dominio no es abierta en
S 1 , puesto que el punto p = f (0) no pertenece a ningún conjunto abierto
V de R2 tal que V ∩ S 1 ⊂ f (U ) (véase la Figura 3.6).

Figura 3.6 – Ejemplo de aplicación biyectiva que no es homeomorfismo.

Ejercicios y Problemas

P.3.6 Sea la aplicación f : (R, du ) −→ (R, du ) definida por

1
f (x) = − .
1 + x2
¿Es abierta? ¿Es cerrada? Justifı́quelo.

P.3.7 Estudie la continuidad de la función “valor absoluto” | | : R −→ R (dis-


tancia usual). ¿Es homeomorfismo?

P.3.8 Encuentre un homeomorfismo entre el intervalo (a, b) de R y el propio R,


con las topologı́as usuales. Idem para los intervalos [a, b] y [0, 1]. [I] [R]

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


108 3.2. Homeomorfismos y embebimientos

P.3.9 Sea (a, b) ∈ X × Y . Demuestre que la “rebanada horizontal” X × b es


homeomorfa a X, y que la “rebanada vertical” a × Y es homeomorfa a Y
con la topologı́a usual definida para el producto de espacios (vea el Ejemplo
Ej.1.9.).

P.3.10 Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos y f : X −→ y una apli-


cación. Demuestre:

(a) f es cerrada si, y sólo si, f (A) ⊂ f (A) para todo A ⊂ X.



(b) f es abierta si, y sólo si, f (A) ⊂ [f (A)]◦ para todo A ⊂ X. [I] [R]

P.3.11 Pruebe que las siguientes son propiedades topológicas: (i) punto de acu-
mulación; (ii) interior; (iii) frontera; (iv) desidad y (v) entorno. [I] [R]

P.3.12 Sean (X, d), (Y, d0 ) y (Z, d00 ) tres espacios métricos y dos funciones
continuas f : X −→ Y y g : Y −→ Z. Si g ◦ f : X −→ Z es un
homeomorfismo, demuestre:

(a) Si g es inyectiva, entonces f y g son homeomorfismos.


(b) Si f es sobreyectiva, entonces f y g son homeomorfismos. [I] [R]

3.2.3. Embebimientos

Ahora supongamos que f : (X, d) −→ (Y, d0 ) es una aplicación continua e in-


yectiva. La f función f¯ : X −→ f (X), donde f (X) ⊂ Y tiene la topologı́a
inducida, obtenida al restringir el rango de f , es biyectiva. Si ocurre que f¯ es un
homeomorfismo de X con f (X), decimos que la aplicación f : X → Y es un
embebimiento topológico, o simplemente un embebimiento, de X en Y .

Ejemplos

Ej.3.18. La aplicación sen : (0, π/2) −→ R es claramente un embebimiento.

Ej.3.19. La aplicación f : (0, +∞) −→ R, dada por f (x) = 1/x, es un embe-


bimiento, ya que f¯ : (0, +∞) → (0, +∞) es un homeomorfismo.

Ej.3.20. Consideremos la función g : [0, 1) −→ R2 obtenida a partir de la fun-


ción f del Ejemplo Ej.3.17. al extender el recorrido. La aplicación g es un
ejemplo de una aplicación continua e inyectiva que no es un embebimiento.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


3. Funciones continuas 109

3.3. Continuidad uniforme


En la Definición 3.1.1 de continuidad que venimos manejando, el número real δ
depende de ε y, en general, también depende del punto en el que estamos “estu-
diando” la continuidad. No obstante, hay casos en los que esto último no ocurre y
δ sólo de pende de ε. Observemos los siguientes ejemplos.

Ejemplos

Ej.3.21. Consideremos la conocida parábola. Se trata de una función f : R −→ R


(distancias usuales), definida como f (x) = x2 . Sabemos que esta apli-
cación es continua y si tomamos
√ ε = 10−2 y estudiamos la continuidad en
a = 0, basta tomar |x| < 10 = 10−1 , para que |x2 | < ε = 10−2 . Sin
−2

embargo si pensamos en a = 3 y tomamos el mismo valor ε = 10−2 , tene-


mos que si x = 3 + 10−1 /2 = 3 + 1/20, entonces |x − 3| = 1/20 < 1/10
y, sin embargo,
|x2 −33 | = |x2 −9| = |x−3||x+3| = (1/20)(6+1/20) = 121/400 > 10−2 .
Es decir el valor de δ tomado para a = 0 no es válido para el punto a = 3.
Ej.3.22. Consideremos ahora la aplicación f (x) = x+3, y sea ε > 0 observemos
que para x = a, para que
|f (x) − f (a)| = |x + 3 − a − 3| = |x − a| < ε,
basta tomar δ = ε, y esto es válido para cualquier punto x = a.

Las aplicaciones que tienen esta última, digamos, “peculiaridad” reciben un nom-
bre particular.
Definición 3.3.1. Una aplicación entre espacios métricos f : (X, d) → (Y, d0 )
es uniformemente continua si para cada ε > 0 existe δ > 0 tal que para todo
x, y ∈ X con d(x, y) < δ se verifica que d0 (f (x), f (y)) < ε.
Observación 3.3.2. Es fácil probar que toda aplicación uniformemente continua
es continua, pero el recı́proco no es cierto: basta considerar la función f (x) = x2
del ejemplo anterior. No obstante lo podemos hacer de forma más general. En
efecto, dado  > 0, para todo δ > 0 siempre podemos encontrar dos números x e
y en R tales que |x − y| < δ y, sin embargo, |x2 − y 2 | > . Observemos que
x2 − y 2 = (x − y)(x + y).
Dados  y δ, tomamos x e y tales que |x − y| = δ/2 y |x + y| > 2/δ, entonces
|x2 − y 2 | = |x − y| |x + y| > .

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


110 3.3. Continuidad uniforme

3.3.1. Isometrı́as

Definición 3.3.3. Dados dos espacios métricos (X, d) e (Y, d0 ), diremos que una
aplicación biyectiva f : X → Y es una isometrı́a si conserva la distancia, es
decir, d(x1 , x2 ) = d0 (f (x1 ), f (x2 )) para todo x1 , x2 ∈ X. En este caso decimos
que (X, d) e (Y, d0 ) son espacios isométricos.

Proposición 3.3.4. Una isometrı́a es una aplicación uniformemente continua.

D EMOSTRACI ÓN. -
Se trata de una consecuencia directa de la definición.

Proposición 3.3.5. Si dos espacios métricos son isométricos, entonces también


son homeomorfos.

D EMOSTRACI ÓN. -
De nuevo, no es más que una consecuencia de las definiciones de isometrı́a y
homeomorfismo.

Ejemplos

Ej.3.23. El recı́proco de la última proposición no es cierto, en general; es decir


no todo homeomorfismo es isometrı́a. Si consideramos R con la distancia
discreta dD y con la distancia
(
˜ y) = 2 si x 6= y
d(x,
0 si x = y

˜ es un homeomorfis-
entonces la aplicación identidad Id : (R, dD ) → (R, d)
mo que no es isometrı́a, pues si x 6= y entonces dD (x, y) = 1 mientras que
˜
d(Id(x), ˜ y) = 2.
Id(y)) = d(x,

Ej.3.24. Vimos en el Ejemplo Ej.1.5., que C es un espacio métrico con la distan-


cia d(z1 , z2 ) = |z1 − z2 |. La aplicación f : (R2 , d2 ) −→ (C, d) definida
como f (x, y) = x+iy, es una isometrı́a entre ambos espacios. Demostrarlo
se reduce a una mera comprobación.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


3. Funciones continuas 111

Ejercicios y Problemas

P.3.13 Se dice que una aplicación f : (X, d) → (Y, d0 ) es de Lipschitz si existe


un número real k > 0 tal quep, para todo x, y ∈ X,

d0 (f (x), f (y)) ≤ kd(x, y).

Demuestre que una aplicación de Lipschitz es uniformemente continua.

P.3.14 Sea f : (X, d) −→ (Y, d0 ) continua y sobreyectiva. Demuestre que si


D ⊂ X es un conjunto denso, entonces f (D) también es denso en Y .

P.3.15 Sea f : (X, d) −→ (Y, d0 ) y a ⊂ X. Demuestre que si f es continua en


A y constante en A, entonces es constante en A. [I] [R]

P.3.16 Demuestre que la aplicación f : (0, 1) −→ R, f (x) = 1/x, es continua


en (0, 1] con la distancia usual relativa, pero no es uniformemente continua.

P.3.17 Sea (X, d) un espacio métrico y (R, du ).

(a) Si a ∈ X, demuestre que la aplicación f : X −→ R, f (x) = d(a, x)


es uniformemente continua.
(b) Si A ⊂ X, demuestre que la aplicación g : X −→ R, g(x) = d(A, x)
es uniformemente continua. [I]

P.3.18 Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos y f, g : X −→ Y una apli-


cación continua. Demuestre:

(a) El conjunto {x ∈ X : f (x) = g(x)} es cerrado en X.


(b) El conjunto {x ∈ X : f (x) = a}, con a ∈ Y fijo, es cerrado en X.
(c) Si {x ∈ X : f (x) = g(x)} es denso en X, entonces f = g.

P.3.19 Sean (Y1 , ρ1 ), . . . , (Yn , ρn ) y (X, d) espacios métricos y una aplicación


f : X −→ Y1 × · · · × Yn . Demuestre que f es continua en a ∈ X si, y sólo
si, fi = πi ◦ f : X −→ Yi es continua en a ∈ X para cada i = 1, . . . , n. [I]

P.3.20 Sea f : (X, d) −→ (R, du ). Demuestre que f es continua si, y sólo si,
para cada a ∈ R, son abiertos los conjuntos

Aa = {x ∈ X : f (x) < a} y Ba = {x ∈ X : f (x) > a}.

P.3.21 Sea la función f : R −→ R definida como


(
x si x ≤ 2
f (x) =
x2 si x > 2

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


112 3.3. Continuidad uniforme

Si du es la distancia usual, dD es la distancia discreta y ρ(x, y) = 2|x − y|,


estudie la continuidad de la función en los siguientes casos

f : (R, du ) −→ (R, du ), f : (R, du ) −→ (R, dD ),

f : (R, dD ) −→ (R, ρ), f : (R, ρ) −→ (R, du ).

P.3.22 Sea (X, d) un espacio métrico y A, B ⊂ X cerrados (o abiertos) tales


que X = A ∪ B. Sean f : A −→ Y y g : B −→ Y continuas. Demuestre
que si f (x) = g(x) para cada x ∈ A∩B, entonces es continua la aplicación
h : X −→ Y definida como
(
f (x) si x ∈ A
h(x) = .
g(x) si x ∈ B

Estudie la continuidad de las siguientes funciones de R en R con la topologı́a


usual:
( (
x si x ≤ 0 x − 2 si x ≤ 0
f (x) = , g(x) = ,
x/2 si x ≥ 0 x + 2 si x ≥ 0
(
x − 2 si x < 0
h(x) = .
x + 2 si x ≥ 0

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4
Espacios compactos

En este capı́tulo introducimos los conceptos de espacio y subespacio compacto.


Se estudian propiedades de los conjuntos compactos, ası́ como relación entre la
compacidad y las funciones continuas. Analizamos cómo son los subconjuntos
compactos de la recta real y del espacio euclı́deo Rn y, en general en los espacios
métricos, la compacidad secuencial y la compacidad por punto lı́mite o propiedad
de Bolzano-Weierstrass, hasta el teorema de Heine-Borel-Lebesgue. Finalizamos
probando que la compacidad está caracterizada por la propiedad de la intersección
finita.
La estandarización del concepto de compacidad tardó muchos años en producirse.
Desde principios del siglo XX se fueron introduciendo distintas definiciones de
compacidad, que pretendı́an extender a espacios topológicos arbitrarios algunas
propiedades conocidas de los intervalos cerrados y acotados [a, b] de la recta real,
cruciales en la demostración de ciertos teoremas, tales como el teorema del valor
máximo y el teorema de la continuidad uniforme.
Surgieron ası́ los distintos “tipos” de compacidad: compacidad numerable, com-
pacidad por punto lı́mite, compacidad secuencial, etc. Posteriormente, los mate-
máticos asumieron que era posible encontrar una definición en términos más
débiles y generales; de hecho, en términos de recubrimientos del espacio por con-
juntos abiertos.
Se pretenden alcanzar las siguientes competencias especı́ficas:

Utilizar los conceptos básicos asociados a la noción de espacio métrico.

Reconocer y utilizar las propiedades sencillas de la topologı́a métrica.

113
114 4.1. Compacidad

Identificar los subconjuntos compactos de la recta real y, en general, de los


espacios euclı́deos.

Relacionar los conceptos de compacidad y continuidad en un espacio métri-


co.

Saber caracterizar diferentes propiedades y conceptos topológicos mediante


el uso de sucesiones, particularmente la continuidad, la adherencia, los sub-
conjuntos cerrados y los subconjuntos compactos.

Se desarrollarán los contenidos siguientes:

Espacio y subespacio compacto.

Relación entre la compacidad y las funciones continuas.

Subconjuntos compactos de la recta real y del espacio euclı́deo Rn .

Compacidad secuencial.

Propiedad de Bolzano-Weierstrass.

Teorema de Heine-Borel-Lebesgue.

Propiedad de la intersección finita.

4.1. Compacidad
Definición 4.1.1. Sea X un conjunto y sea A ⊂ X. Un cubrimiento o recubri-
miento de A es una familia A = {Ai }i∈I de subconjuntos de X de manera que
A ⊂ ∪i∈I Ai . Un subcubrimiento o subrecubrimiento es una subfamilia B ⊂ A
que es también un recubrimiento de A. Un recubrimiento es finito si está formado
por una cantidad finita de conjuntos. Cuando (X, d) es un espacio métrico y cada
Ai es un abierto de X, se dice que A es un recubrimiento abierto de A.

Ejemplos

Ej.4.1. Sea X = R, entonces la familia A = {[−n, n]}∞ n=1 constituye un re-


cubrimiento de R, pero no es un recubrimiento abierto para la distancia
usual. Un ejemplo de un subrecubrimiento de A es D = {[−2n, 2n]}∞ n=1 ,
pues sólo contiene los intervalos cuyos extremos son números pares.
La familia {(−n, n)}∞n=1 también es un recubrimiento, esta vez abierto, de
R, pero no es un subrecubrimiento de A, pues estos intervalos son abiertos
y aquellos son cerrados.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 115

Definición 4.1.2. Un espacio métrico (X, d) es compacto si todo recubrimiento


abierto de X admite un subrecubrimiento finito.

Ejemplos

Ej.4.2. La recta real R no es compacta, pues el recubrimiento de R por intervalos


abiertos
A = {(n, n + 2) : n ∈ Z}
no contiene ningún subrecubrimiento de R. En efecto, si suponemos que la
familia {(n, n + 2) : n ∈ H}, con H ⊂ Z finito, es un subrecubrimiento
S tomando n1 = mı́n{n : n ∈ H} y n2 = máx{n : n ∈ H}
finito, entonces
tenemos que n∈H (n, n + 2) ⊂ (n1 , n2 + 2), que no coincide con R.
Ej.4.3. Cualquier espacio X que contenga a un número finito de puntos es com-
pacto, pues de cualquier recubrimiento por abiertos de X se puede extraer
claramente un subrecubrimiento finito.
Ej.4.4. El intervalo (0, 1], con la topologı́a inducida por la usual de R, no es
compacto; el recubrimiento abierto
A = {(1/n, 1] : n ∈ N, n ≥ 2}
no contiene ningún subrecubrimiento finito. En efecto, si suponemos que
la colección {(1/n, 1] : n ∈ H, n ≥ 2}, con H ⊂ N finito, es un subre-
cubrimiento finito de (0, 1], tomamos n0 = máx{n : n ∈ H} de modo
que [
(1/n, 1] = (1/n0 , 1]
n∈H
que, evidentemente, no es (0, 1]. Aplicando un argumento análogo se de-
muestra que tampoco es compacto el intervalo (0, 1) con la topologı́a usual
inducida.
Ej.4.5. Cualquier conjunto infinito con la distancia discreta (X, dD ) no es com-
pacto, puesto que {{x} : x ∈ X} es un recubrimiento abierto de X del que
no se puede extraer ningún subrecubrimiento finito.

4.2. Subconjuntos compactos

Definición 4.2.1. Sea (X, d) un espacio métrico y K ⊂ X un subconjunto. Di-


remos que K es un conjunto compacto en (X, d) si (K, dK ), con la topologı́a
relativa, es un espacio compacto. En este caso se dice que (K, dK ) es un subes-
pacio compacto.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


116 4.2. Subconjuntos compactos

Ejemplos

Ej.4.6. El siguiente subespacio de R es compacto con la distancia usual inducida,

X = {0} ∪ {1/n : n ∈ N}.

Esta claro que se trata de la sucesión convergente {1/n}∞ n=1 junto a su


lı́mite 0. Para todo recubrimiento abierto A de X, existe un elemento A0 de
A que contiene al 0. Como A0 es abierto, contiene una bola B(0, ε); y como
1/n −→ 0, existe n0 tal que si n > n0 , entonces 1/n ∈ B(0, ε) ⊂ A0 ; es
decir, el conjunto A0 contiene a todos los puntos de la forma 1/n excepto
a un número finito de ellos; elijamos para cada uno de estos puntos que
no están en A0 un elemento de A que lo contenga. La colección de estos
elementos de A, junto con el propio A0 , constituyen un subrecubrimiento
finito de X.

Proposición 4.2.2. Sea K un subespacio de un espacio métrico (X, d). Entonces


K es compacto si, y sólo si, para toda familia {Ai }i∈I de abiertos en X tal que
K ⊂ ∪i∈I Ai , existe una subfamilia finita {Ai }ni=1 tal que K ⊂ ∪ni=1 Ai .

D EMOSTRACI ÓN. -
”⇒”Supongamos que K es compacto y sea K ⊂ ∪i∈I Ai , donde {Ai }i∈I es una
familia de abiertos de (X, d). Entonces, según la definición de topologı́a relativa,
la familia {Ai ∩ K}i∈I es un recubrimiento de K por abiertos de (K, dK ). Como
este subespacio es compacto, se puede extraer un subrecubrimiento finito de modo
que
K = (Ai1 ∩ K) ∪ · · · ∪ (Ain ∩ K).
De aquı́ se deduce que K ⊂ Ai1 ∪ · · · ∪ Ain .
”⇐”Veamos que (K, dK ) es compacto. Para ello, sea {Ai }i∈I una familia de
abiertos de (K, dK ) que recubren K. Entonces cada abierto Ai se puede escribir
de la forma Ai = Bi ∩ K, donde Bi es un abierto en (X, d) y ası́ se tiene que
K ⊂ ∪i∈I Bi . Por hipótesis, existirán Bi1 , . . . , Bin tales que K ⊂ Bi1 ∪ · · · ∪ Bin
de forma que

K = (Bi1 ∪ · · · ∪ Bin ) ∩ K = (Bi1 ∩ K) ∪ · · · ∪ (Bin ∩ K) = Ai1 ∪ · · · ∪ Ain

y, por tanto, K es compacto.

A partir de este último resultado hablaremos de subconjuntos compactos en ge-


neral, obviando que se trata de la topologı́a relativa. Veamos a continuación algu-
nas propiedades sobre subconjuntos compactos.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 117

Observación 4.2.3. Observe que si d y d0 son distancias equivalentes (vea la


Definición 1.4.1), (X, d) y (X, d0 ) tienen los mismos subconjuntos compactos, ya
que la definición de compacidad está dada en términos de los abiertos.
Teorema 4.2.4. En un espacio métrico compacto (X, d), todo subconjunto ce-
rrado C ⊂ X es compacto.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea A = {Ai }i∈I un recubrimiento abierto de C en (X, d). Entonces C c es abier-
to y A ∪ C c es un recubrimiento abierto de X, del cual se puede extraer un sub-
recubrimiento finito; si este subrecubrimiento finito no contiene a C c , estará for-
mado únicamente por una cantidad finita de conjuntos de A y como C ⊂ X ya
estarı́a probado. Si C c está en el recubrimiento finito, dicho recubrimiento será de
la forma {Ai1 , . . . , Ain , C c } y como C ⊂ X = Ai1 ∪ · · · ∪ Ain ∪ C c , tenemos
que C ⊂ Ai1 ∪ · · · ∪ Ain .

Teorema 4.2.5. Sea (X, d) un espacio métrico y K ⊂ X un subconjunto com-


pacto. Entonces se verifican:

(a) K es cerrado.
(b) K es acotado.

D EMOSTRACI ÓN. -
(a) Probaremos que si K ⊂ X es compacto, su complementario K c es abierto
demostrando que es entorno de todos sus puntos. Sea a ∈ / K; si x ∈ K, x 6= a,
la propiedad de Hausdorff, que cumplen los espacios métricos, nos asegura que
existen bolas abiertas disjuntas B(a, rx ) y B(x, rx ).
Entonces la familia {B(x, rx )}x∈K obtenidas de esta manera, son un recubrimien-
to abierto del compacto K, por tanto, se puede extraer un subrecubrimiento finito
B(x1 , rx1 ),. . . ,B(xn , rxn ), para ciertos puntos x1 , . . . , xn ∈ K (recordemos que
para cada i ∈ {1, . . . , n}, se cumple B(xi , rxi ) ∩ B(a, rxi ) = ∅). Entonces si
tomamos ra = mı́n{rxi : i = 1, . . . , n}, la bolaSB(a, ra ) está contenida en cada
B(a, rxi ) y tiene intersección vacı́a con K = ni=1 B(xi , rxi ), lo que significa
que B(a, ra ) ⊂ K c y, por tanto, que K c es entorno de a ∈ K. Como esto se
puede hacer para todo a ∈ K c , entonces K c es abierto.
(b) Si a ∈ K la colección de bolas {B(a, n)}n∈N es un recubrimiento abierto
de K que, como es compacto, admite un subrecubrimiento finito {B(a, ni )}ki=1 .
Como se trata de bolas concétricas, si m = máx{n1 , . . . , nk } se tiene
k
[
K⊂ B(a, ni ) = B(a, m),
i=1

por lo que K está acotado.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


118 4.3. Compacidad y funciones continuas

Ejercicios y Problemas

P.4.1 Sea (X, d) un espacio métrico. Demuestre:

(a) La intersección de cualquier familia de subconjuntos compactos es un


subconjunto compacto.
(b) La unión de una familia finita de subconjuntos compactos es un con-
junto compacto. ¿Y la unión de una familia arbitraria?

P.4.2 (a) Pruebe que, en (R, | |), no son compactos los intervalos (a, b), [a, b),
(a, +∞), [a, +∞).
(b) Estos conjuntos le proporcionan contraejemplos del Teorema 4.2.4 (si
el espacio no es compacto, un cerrado no es en general, compacto); del
Teorema 4.2.5(b) (un conjunto acotado, en general, no es compacto).
Identifı́quelos con las explicaciones adecuadas.

4.3. Compacidad y funciones continuas

Teorema 4.3.1. Si f : X → Y es una aplicación continua entre espacios métri-


cos y K ⊂ X es compacto, entonces f (K) es compacto en Y .

D EMOSTRACI ÓN. -
Supongamos que {Ai }i∈I es un recubrimiento abierto de f (K) en Y . Entonces

{f −1 (Ai )}i∈I

es un recubrimiento abierto de K. Por la compacidad de K, existe un subre-


cubrimiento finito:

K ⊂ f −1 (A1 ) ∪ · · · ∪ f −1 (An ) = f −1 (A1 ∪ · · · ∪ An ),

lo que implica que {A1 , . . . , An } es un subrecubrimiento finito de f (K).

Corolario 4.3.2. Sea f : (X, d) −→ (Y, d0 ) continua y X un espacio compacto.


Entonces f es una aplicación cerrada.

D EMOSTRACI ÓN. - Supongamos que C ⊂ X es cerrado, por el Teorema 4.2.4,


C es compacto, luego según el Teorema anterior 4.3.1, como f es continua, f (C)
es compacto en Y , que es cerrado según el Teorema 4.2.5.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 119

Ejemplos

Ej.4.7. La compacidad del espacio de partida en el Corolario 4.3.2 anterior es


imprescindible. En efecto, R, con la distancia usual no es compacto; la apli-
cación
1
f : R −→ R definida como f (x) = ,
1 + x2
es continua y la imagen de [0, +∞) (cerrado) es f ([0, +∞)) = (0, 1], que
no es cerrado (véase la Figura 4.1).

Figura 4.1 – La imagen de un cerrado, en general no es cerrado.

Proposición 4.3.3. Sea K ⊂ X un subconjunto compacto de un espacio métrico


(X, d). Entonces toda función continua f : (X, d) → (Y, d0 ) está acotada en K,
es decir f (K) es un conjunto acotado en Y ..

D EMOSTRACI ÓN. -
Por el Teorema 4.3.1, f (K) es compacto en Y , luego es un según el Teorema 4.2.5
f (K) conjunto acotado, lo que equivale a decir que la función f está acotada.

Corolario 4.3.4 (Teorema de Weierstrass). Sea K ⊂ X un subconjunto com-


pacto de un espacio métrico (X, d). Entonces toda función continua f : X → R
alcanza sus extremos en K.

D EMOSTRACI ÓN. -
Si K es compacto entonces f (K) es un subconjunto compacto de R y, por tanto,
es cerrado y acotado. Luego según el Problema P.2.26, f (K) está contenido en un
intervalo [a, b] ⊂ R con a, b ∈ f (K), de modo que existirán x, y ∈ K tales que
f (x) = a y f (y) = b.

Proposición 4.3.5. Toda aplicación continua f : (X, d) → (Y, d0 ) entre espacios


métricos, donde (X, dd ) es compacto, es uniformemente continua.

D EMOSTRACI ÓN. -
Como f es continua, dado x ∈ X y

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


120 4.4. Compactos en R.

dado ε > 0, existe δx > 0 tal que si d(x, y) < δx entonces d0 (f (x), f (y)) < ε/2.

Fijado ε > 0, la colección de bolas {B(x, δx /2)}x∈X constituye un recubrimiento


abierto de X que admite un subrecubrimiento finito {B(xi , δi /2)}ni=1 ya que X
es compacto. Tomemos δ = mı́n{δi /2 : i = 1, 2, . . . , n}. Tomemos x, y ∈ X
arbitrarios cumpliendo d(x, y) < δ; tendremos que x ∈ B(xk , δk /2) para algún
k ∈ {1, . . . , n}. Entonces
δk
d(y, xk ) ≤ d(y, x) + d(x, xk ) < δ + ≤ δk ,
2
lo que implica que
ε
d0 (f (y), f (xk )) < ,
2
y entonces
ε ε
d0 (f (x), f (y)) ≤ d0 (f (x), f (xk )) + d0 (f (xk ), f (y)) < + = ε.
2 2
Por tanto, f es uniformemente continua.

Corolario 4.3.6. Toda función continua f : [a, b] → R, ambos espacios con la


distancia usual, es uniformemente continua.

D EMOSTRACI ÓN. Es una aplicación inmediata de la Proposición 4.3.5.

Los Problemas P.4.3 y P.4.4 son importantes resultados y conviene que les preste
atención.

Ejercicios y Problemas

P.4.3 Sea f : (X, d) −→ (Y, d0 ) una aplicación biyectiva y continua, con (X, d)
compacto. Demuestre que f es un homeomorfismo. [I] [R]

P.4.4 Demuestre que la compacidad es una propiedad topológica. Es decir, de-


muestre que si f : (X, d) −→ (Y, d0 ) es un homeomorfismo. Entonces X
es compacto si, y sólo si, Y es compacto.

4.4. Compactos en R.
Vamos a estudiar es esta sección una clase de conjuntos compactos de R con la
topologı́a usual, que juegan un importante papel: los intervalos cerrados y acota-
dos [a, b]. Para esto veamos en primer lugar una caracterización de los intervalos
de números reales que nos será útil.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 121

Lema 4.4.1. Sea (R, du ) y un subconjunto I ⊂ R. Son equivalentes:

(a) I es un intervalo.
(b) Para cada x, y ∈ I, x ≤ y, se verifica que [x, y] ⊂ I.

D EMOSTRACI ÓN. -
“(a)⇒(b)” Se trata de una consecuencia inmediata de la definición de intervalo.
“(b)⇒(a)” Supongamos que se satisface (b). Llamemos

a = ı́nf I y b = sup I,

teniendo en cuenta que si I no está acotado inferiormente entonces a = −∞ y


si I no está acotado superiormente entonces b = +∞. Vamos a ver que ha de
ocurrir que (a, b) ⊂ I ⊂ [a, b]. En los casos a = −∞ y/o b = +∞ estaremos
cometiendo un pequeño abuso de notación.
Si z ∈ (a, b), tenemos que a < z y por la definición de ı́nfimo, existe x ∈ I tal que
x < z; de la misma manera tenemos que z < b y por la definición de supremo,
existe y ∈ I tal que z < y. Entonces, como x < y con x, y ∈ I, por la hipótesis
(b), z ∈ [x, y] ⊂ I, luego (a, b) ⊂ I. El contenido I ⊂ [a, b] es por la propia
definición de a y de b, de donde se deduce que I es un intervalo.

Teorema 4.4.2 (Heine-Borel). Todo intervalo cerrado y acotado [a, b] en R con


la topologı́a usual es compacto.

D EMOSTRACI ÓN. -
Supongamos que {Ai }i∈I es un recubrimiento abierto de [a, b]. Vamos a ver que
se puede extraer un subrecubrimiento finito. Consideremos el conjunto siguiente:

G = {x ∈ [a, b] : [a, x] se recubre con una subfamilia finita de {Ai }i∈I }.

Paso 1. G 6= ∅. Además existe δ > 0 tal que [a, a + δ) ⊂ G.


En efecto, como a ∈ [a, b] ⊂ ∪i∈I Ai , existirá un ı́ndice j ∈ I tal que a ∈ Aj .
Como Aj es abierto, existe δ > 0 tal que (a − δ, a + δ) ⊂ Aj y, por tanto,
[a, a + δ) ⊂ Aj . Esto implica que si x ∈ [a, a + δ), [a, x] ⊂ [a, a + δ) ⊂ Aj , que
es un subrecubrimiento finito. Por tanto, [a, a + δ) ⊂ G.
Paso 2. G es un intervalo.
Si x, y ∈ G, entonces [x, y] ⊂ G ya que para todo z ∈ [x, y] se satisface

[a, z] ⊂ [a, y] ⊂ G.

Aplicando el Lema 4.4.1, G debe ser un intervalo.


Paso 3. b ∈ G.
Consideremos c = sup{G}, y veamos que c = b. Como a es cota inferior de G,

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


122 4.5. Compacidad secuencial

entonces a < c. Supongamos, razonando por reducción al absurdo, que c < b.


Como [a, b] ⊂ ∪i∈I Ai , entonces c ∈ Ak para algún k ∈ I. Ak es abierto, luego
es entorno de c y, por tanto, existe ε > 0 tal que (c − ε, c + ε) ⊂ Ak . Pero como
c = sup{G} entonces c−ε ∈ G. Por tanto, [a, c−ε] ⊂ Ai1 ∪· · ·∪Ain , con lo cual
tenemos que c + ε también está en G, ya que [a, c + ε] tiene un subrecubrimiento
finito de la forma
[a, c + ε] ⊂ Ai1 ∪ · · · ∪ Ain ∪ Ak ,
y esto es una contradicción con el hecho de que c = sup{G}.
Por tanto, c = b ∈ G y [a, b] tiene un subrecubrimiento finito.

Proposición 4.4.3. En(R, | |) un conjunto K es compacto si, y sólo si, es cerrado


y acotado.

D EMOSTRACI ÓN. Realice la demostración como ejercicio.

Ejercicios y Problemas

P.4.5 Demuestre la Proposición 4.4.3. [I]

P.4.6 Sea [c, d] ⊂ R y x ∈ R. Demuestre que S = {x} × [c, d] es compacto en


R2 con la topologı́a usual (véase la Figura 4.2). [I]

Figura 4.2 – El conjunto S = {x} × [c, d] es compacto.

4.5. Compacidad secuencial


Vamos a estudiar ahora un nuevo concepto de compacidad ligado a la idea de
sucesión convergente.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 123

Definición 4.5.1. Sea (X, d) un espacio métrico y x : N −→ X, una sucesión


(xn )∞
n=1 ⊂ X y sea τ : N −→ N una aplicación monótona estrictamente cre-
ciente. La aplicación x ◦ τ : N −→ X es otra sucesión contenida en la anterior y
se dice que es una subsucesión; que se denota (xnk )k∈N = (xτ (k) )k∈N .

Ejemplos

Ej.4.8. Cualquier sucesión es subsucesión de sı́ misma.

Ej.4.9. Si (xn )∞ ∞
n=1 = (x(n))n=1 es una sucesión en un espacio métrico (X, d),
entonces si tomamos τ : N −→ N definida como τ (n) = 2n, tenemos una
aplicación estrictamente creciente y (x ◦ τ )(n) = x(2n) = x2n . De modo
que hemos obtenido una subsucesión (x2n )∞ n=1 , formada por los términos
de (xn )∞
n=1 que ocupan lugar par.

Teorema 4.5.2. Sea (X, d) un espacio métrico y (xn )∞ n=1 x ⊂ X una sucesión.
Entonces (xn )∞n=1 converge a x ∈ X si, y sólo si, cada subsucesión (xnk )k∈N de
(xn )∞
n=1 , converge a x.

D EMOSTRACI ÓN. -
“⇒” Supongamos que xn → x, entonces para cada ε > 0 existe n0 ∈ N tal
que si n > n0 se cumple d(xn , x) < ε. Esto quiere decir que xn ∈ B(x, ε) y,
por tanto, sólo hay una cantidad finita de términos de la sucesión que no están
en dicha bola. En consecuencia, ninguna subsucesión (xnk )k puede tener infinitos
términos fuera de la bola, luego debe ser convergente a x.
“⇐” Es evidente puesto que cualquier sucesión es subsucesión de sı́ misma.

Ejemplos

Ej.4.10. Si una sucesión no converge, no quiere decir que ninguna subsucesión


sea convergente. Por ejemplo, la sucesión ((−1)n )∞ n=1 no es convergente
pero tiene al menos dos subsucesiones convergentes: (1, 1, . . . ) que con-
verge a 1 y la de los términos impares (−1, −1, . . . ) que converge a −1.
En general, una subsucesión arbitraria de ((−1)n )∞ n=1 será convergente si,
y sólo si, a partir de un cierto valor n0 todos los términos son iguales, es
decir, es una sucesión de “cola constante”.

Ej.4.11. La sucesión (n)n∈N en R con la distancia usual, no posee ninguna sub-


sucesión convergente.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


124 4.5. Compacidad secuencial

Definición 4.5.3. Sea (X, d) un espacio métrico y K ⊂ X un subconjunto. Dire-


mos que K es secuencialmente compacto si cada sucesión (xn )∞ n=1 en K posee
una subsucesión (xnk )k convergente a un punto de K.

Ejemplos

Ej.4.12. En el Ejemplo Ej.4.3. hemos visto que cualquier espacio métrico finito
es compacto. Además también es secuencialmente compacto pues cualquier
sucesión sólo puede tener una cantidad finita de términos distintos, luego la
subsucesión constante, formada por los infinitos términos iguales es con-
vergente.
Ej.4.13. El intervalo abierto (0, 1), con la topologı́a inducida por la usual de R,
no es secuencialmente compacto: la sucesión (1/n)∞ n=2 ⊂ (0, 1) converge a
0 en R y, por tanto, cualquier subsucesión suya también converge a 0; pero
0∈/ (0, 1).

4.5.1. Conjuntos totalmente acotados

Definición 4.5.4. Dado un espacio métrico (X, d) y T ⊂ X un subconjunto,


diremos que T es totalmente acotado si para cada r > 0 existe un número finito
de puntos x1 , . . . , xn ∈ T tales que T ⊂ B(x1 , r) ∪ · · · ∪ B(xn , r).
Proposición 4.5.5. Sea (X, d) un espacio métrico y T ⊂ X. Se verifican:

(a) Si T es compacto, entonces T es totalmente acotado.


(b) Si T es totalmente acotado, T es acotado.

D EMOSTRACI ÓN. -
(a) Supongamos que T es compacto y sea r > 0. Entonces {B(x, r) : x ∈ T }
es un recubrimiento abierto de T del que se puede extraer un subrecubrimiento
finito T ⊂ B(x1 , r) ∪ · · · ∪ B(xn , r) con x1 , . . . , xn ∈ T , lo que significa que T
es totalmente acotado.
(b) Sea r > 0 y supongamos que T ⊂ B(x1 , r) ∪ · · · ∪ B(xn , r). Definamos

R = máx{d(x1 , xi ) : i = 2, . . . , n}

Entonces T ⊂ B(x1 , R+r), lo que significa que está acotado. En efecto, si x ∈ T ,


entonces x ∈ B(xi , r) para algún i = 1, . . . , n, de modo que

d(x, x1 ) ≤ d(x, xi ) + d(xi , x1 ) < r + R.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 125

Los recı́procos de los dos apartados de la Proposición 4.5.5 no se cumplen, como


se pone de manifiesto en el siguiente ejemplo.

Ejemplos

Ej.4.14. Ya hemos visto que el intervalo (0, 1) ⊂ R, con la distancia usual, no


es ni compacto, ni secuencialmente compacto, sin embargo, es totalmente
acotado.
En efecto, si r ≥ 1, entonces (0, 1) ⊂ (−r, r) y no hay nada que probar;
si 0 < r < 1, sea n el menor número natural tal que nr ≥ 1, entonces la
familia de bolas
r  
r  3r 3r
− r, + r , (r − r, r + r), − r, + r , . . . , (nr − r, nr + r)
2 2 2 2
contiene a (0, 1), es decir, (0, 1) es unión de una cantidad finita de bolas de
radio r.
Ej.4.15. R con la distancia discreta es acotado pues B(0, 2) = R, pero no es
totalmente acotado puesto que B(x, 1/2) = {x} y, por tanto, no se puede
expresar como unión de un número finito de bolas de radio 1/2.

Proposición 4.5.6. Si (X, d) es un espacio métrico y K ⊂ X es secuencialmente


compacto, entonces K es totalmente acotado.

D EMOSTRACI ÓN. -
Supongamos que K es secuencialmente compacto y no es totalmente acotado.
Existirá un número r > 0 de modo que K no se puede expresar como una unión
finita de bolas de radio r con centro en puntos de K. Vamos a construir una suce-
sión de la siguiente manera.
Sea x1 ∈ K un punto arbitrario. Escogemos los puntos de la siguiente forma:
x2 ∈ K tal que d(x1 , x2 ) ≥ r, que existe pues de lo contrario B(x1 , r) serı́a un
recubrimiento finito de K.
Tomamos x3 ∈ K tal que d(x1 , x3 ) ≥ r y d(x2 , x3 ) ≥ r, que existe pues en caso
contrario {B(x1 , r), B(x2 , r)} serı́a un recubrimiento finito de K. Y ası́ sucesi-
vamente.
Obtenemos una sucesión (xn )∞n=1 en K que verifica que d(xn , xm ) ≥ r si n 6= m
y que no tiene ninguna subsucesión convergente en K, pues si tuviéramos (xnk )k
con lı́mk xnk = x ∈ K, dado r > 0 existirı́a kr ∈ N tal que si nk > nkr entonces
d(xnk , x) < r/2, con lo que tendrı́amos que si nk , nm > nkr distintos,
r r
d(xnk , xnm ) ≤ d(xnk , x) + d(x, xnm ) < + = r,
2 2

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


126 4.6. Propiedad de Bolzano-Weierstrass

en contra de que d(xnk , xnm ) ≥ r. Entonces K no serı́a secuencialmente com-


pacto.

Lema 4.5.7 (de Lebesgue). Sea (X, d) un espacio métrico, K ⊂ X un sub-


conjunto secuencialmente compacto y {Ai }i∈I un recubrimiento abierto de K.
Entonces existe r > 0 tal que para cada x ∈ K existe i ∈ I de modo que
B(x, r) ⊂ Ai . Este número r > 0 se llama número de Lebesgue del recubri-
miento.

D EMOSTRACI ÓN. -
Supongamos que {Ai }i∈I es un recubrimiento abierto de K para el que no existe
ningún número de Lebesgue. Entonces para cada n ∈ N existirá xn ∈ K tal que
B(xn , 1/n) no está contenida en ningún Ai para todo i ∈ I, y de esta manera
hemos construido una sucesión (xn )∞
n=1 .
Como K es secuencialmente compacto, ha de existir una subsucesión (xnk )k con-
vergente a un punto x ∈ K. Además, como {Ai }i∈I es un recubrimiento de K,
entonces x ∈ Aj para algún j ∈ I. Pero Aj es abierto, luego existe nj ∈ N tal
que B(x, 2/nj ) ⊂ Aj .
Como la subsucesión anterior converge a x, dado nj > 0 existirá r0 ∈ N tal que
si nr ≥ nr0 entonces xnr ∈ B(x, 1/nj ).
Tomemos ahora nr ≥ nr0 tal que también sea nr ≥ nj . Entonces se verifica que
B(xnr , 1/nr ) ⊂ B(x, 2/nj ) ya que si y ∈ B(xnr , 1/nr ) tendrı́amos
1 1 2
d(x, y) ≤ d(x, xnr ) + d(xnr , y) < + ≤ .
nj nr nj

De aquı́ se deduce que B(xnr , 1/nr ) ⊂ Aj , en contradicción con la hipótesis.

4.6. Propiedad de Bolzano-Weierstrass


Existen otras formulaciones de compacidad equivalentes y que son frecuente-
mente utilizadas. En esta sección introducimos la más débil, en general, aunque
coincide cuando se trata de espacios métricos.
Definición 4.6.1. Sea (X, d) un espacio métrico; diremos que X tiene la propie-
dad de Bolzano-Weierstrass o que es compacto por punto lı́mite o por punto de
acumulación si cada subconjunto infinito de X tiene un punto de acumulación.

Veamos ahora que las tres definiciones que hemos dado de compacidad son equiva-
lentes en el caso de los espacios métricos.
Teorema 4.6.2 (de Heine-Borel-Lebesgue). Sea (X, d) un espacio métrico y un
subconjunto K ⊂ X. Las siguientes condiciones son equivalentes:

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 127

(a) K es compacto.
(b) K tiene la propiedad de Bolzano-Weierstrass.
(c) K es secuencialmente compacto.

D EMOSTRACI ÓN. -
“(a)⇒(b)” Supongamos que A ⊂ K es un subconjunto infinito que no tiene
ningún punto de acumulación. Entonces para cada x ∈ K existe una bola B(x, rx )
que no corta a A o bien sólo lo corta en el propio punto x.
La familia {B(x, rx )}x∈K es un recubrimiento abierto del conjunto compacto
K y, por tanto, admite un subrecubrimiento finito. Este subrecubrimiento finito
también recubre a A, con lo que A serı́a finito, en contra de la hipótesis.
“(b)⇒(c)” Si (xn )∞ n=1 es una sucesión en K con un número finito de términos
distintos, entonces a partir de un cierto término es constante, por lo que converge
a dicho término y no hay nada que probar. Supongamos entonces que (xn )∞ n=1 es
una sucesión en K con infinitos términos distintos. Según (b), dicha sucesión tiene
un punto de acumulación x ∈ K y por la Proposición 2.6.6 existe una subsucesión
de (xn )∞
n=1 convergente a x. Por tanto, K es secuencialmente compacto.
“(c)⇒(a)” Supongamos que K es secuencialmente compacto y que {Ai }i∈I es
un recubrimiento abierto de K. Por el Lema de Lebesgue 4.5.7 existe un número
de Lebesgue r > 0 para este recubrimiento. Por la Proposición 4.5.6, K es to-
talmente acotado, de modo que existe un recubrimiento finito de X por bolas
de radio r, {B(x1 , r), . . . , B(xn , r)}. Pero por el Lema de Lebesgue cada bola
B(xi , r) ha de estar contenida en un abierto Aj del recubrimiento {Ai }i∈I , por lo
que {A1 , . . . , An } es un subrecubrimiento finito de X.

Ejercicios y Problemas

P.4.7 Sea K un subconjunto compacto de un espacio métrico (X, d) y un punto


a ∈ X, a ∈ / K. De uestre que existen en X dos conjuntos abiertos A y B
tales que a ∈ A, K ⊂ B y A ∩ B = ∅. [I] [R]

P.4.8 Sea K un subconjunto compacto de un espacio métrico (X, d). Demuestre


que si a ∈ X−K, entonces, existe un abierto A tal que a ∈ A ⊂ K c . Utilice
este resultado para demostrar que todo compacto en un espacio métrico, es
cerrado. [I]

P.4.9 Sean K y H dos compactos disjuntos en un espacio métrico (X, d). De-
muestre que existen dos abiertos disjuntos A, B ⊂ X tales que K ⊂ A y
H ⊂ B. [I] [R]

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


128 4.7. Compactos en Rn

4.7. Compactos en Rn

Vamos a ver en esta sección que los rectángulos, o primas, generalizados

[a1 , b1 ] × [a2 , b2 ] × · · · × [an , bn ],

son compactos en Rn con la topologı́a usual (véase la Figura 4.3.

Figura 4.3 – Los prismas generalizados son compactos en Rn .

Haremos la prueba en R2 y con un procedimiento similar por inducción se prueba


en Rn . Además, como las tres distancias d1 , d2 y d∞ en Rn son equivalentes, por
comodidad en el razonamiento utilizaremos d∞ , teniendo en cuenta también que
la topologı́a inducida por estas distancias sobre R es la usual.

Lema 4.7.1. Sea un intervalo [c, d] ⊂ R, x ∈ R y {Ai }i∈I un recubrimiento


abierto del conjunto {x} × [c, d] en R2 . Entonces existe r > 0 tal que el producto
(x − r, x + r) × [c, d] está recubierto por una cantidad finita de elementos de
{Ai }i∈I .

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea {Ai }i∈I un recubrimiento abierto de {x} × [c, d]. Por el Problema P.4.6 este
conjunto es compacto, y por tanto, admite un subrecubrimiento finito {Aj }nj=1 .
Para cada y ∈ [c, d], el punto (x, y) ∈ Ak para algún k ∈ {1, 2, . . . , n}; y como
estos conjuntos son abiertos, existe ry > 0 tal que (recuerde como son las bolas
para d∞ , Ejemplo Ej.1.21.)

(x, y) ∈ B∞ ((x, y), ry ) = (x − ry , x + ry ) × (y − ry , y + ry ) ⊂ Ak .

Entonces que {(y − ry , y + ry )}y∈[c,d] es un recubrimiento abierto de [c, d], que


es compacto. Luego existe un subrecubrimiento finito {(yj − ryj , yj + ryj )}mj=1 .

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 129

Ahora tomamos r = mı́n{ryj : j = 1, . . . , m}, de modo que

m
\
(x − r, x + r) = (x − ryj , x + ryj ).
j=1

Se concluye entonces que


m
[
(x − r, x + r) × [c, d] ⊂ {(x − r, x + r) × (yj − ryj , yj + ryj )} ⊂
j=1

m
[ n
[
⊂ {(x − ryj , x + ryj ) × (y − ryj , y + ryj )} ⊂ Ak ,
j=1 k=1

obteniendo el subrecubrimiento finito buscado.

Proposición 4.7.2. Un rectángulo [a, b] × [c, d] ⊂ R2 es compacto.

D EMOSTRACI ÓN. -
Si {Ai }i∈I es un recubrimiento abierto de [a, b] × [c, d], también es un recubri-
miento de {x} × [c, d], para cada x ∈ [a, b]. Por el Lema 4.7.1, para cada x existe
rx > 0 tal que el conjunto (x − rx , x + rx ) × [c, d] admite un subrecubrimiento
finito. Pero {(x − rx , x + rx )}x∈[a,b] es un recubrimiento abierto de [a, b]. Por
la compacidad de [a, b], dicho recubrimiento admite un subrecubrimiento finito
{(xk − rxk , xk + rxk )}mk=1 . Entonces tenemos que

m
[
[a, b] × [c, d] ⊂ {(xk − rxk , xk + rxk ) × [c, d]}
k=1

y cada uno de los conjuntos (xk − rxk , xk + rxk ) × [c, d] está recubierto por
un número finito de elementos de {Ai }i∈I . Luego el rectángulo [a, b] × [c, d]
está contenido en una unión finita de elementos Ai .

Corolario 4.7.3. Los rectángulos generalizados [a1 , b1 ] × [a2 , b2 ] × · · · × [an , bn ]


son compactos en Rn .

D EMOSTRACI ÓN. -
La demostración es un proceso de inducción a partir de la Proposición 4.7.2 ante-
rior.

Teorema 4.7.4 (de Heine-Borel en Rn ). Sea K ⊂ Rn con la topologı́a usual.


Entonces K es compacto si, y sólo si, K es cerrado y acotado.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


130 4.7. Compactos en Rn

D EMOSTRACI ÓN. -
“⇒” Se trata del Teorema 4.2.5.
“⇐” Si K está acotado, hay alguna bola cerrada tal que K ⊂ B ∞ (a, r), para
algún a ∈ Rn . Esta bola es un rectángulo cerrado que, por el Corolario 4.7.3, es
compacto. Como K es cerrado y está contenido en un compacto, el Teorema 4.2.4
implica que K es compacto.

Ejemplos

Ej.4.16. La esfera unidad S n−1 = {(x1 , . . . , xn ) : x21 + · · · + x2n = 1} y la


bola cerrada unidad B n = {(x1 , . . . , xn ) : x21 + · · · + x2n ≤ 1} en Rn son
compactos, pues son cerrados y acotados.

Ej.4.17. El conjunto A = {(x, y) : 0 ≤ x, 1 ≤ y ≤ 2} es cerrado en R2 , pero no


es compacto porque no está acotado (véase la Figura 4.4(a)).

Figura 4.4 – Subconjunto de R2 no compacto: no acotado y cerrado.

Ej.4.18. El conjunto A = {(1/n, y)) : n ∈ N, 0 ≤ y ≤ 1} está acotado en R2 ,


pues A ⊂ [0, 1] × [0, 1] (véase la Figura 4.5), pero no es compacto porque
no es cerrado ya que (0, 0) ∈/ A pero (0, 0) ∈ A.

Figura 4.5 – Subconjunto de R2 no compacto: acotado pero no cerrado.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 131

Después de los resultados que hemos demostrado en los espacios métricos referi-
dos a la compacidad, podemos completar el Teorema 4.7.4 de Heine-Borel.

Teorema 4.7.5 (Teorema de Heine-Borel-Lebesgue en Rn ). Sea K ⊂ Rn con la


topologı́a usual. Las siguientes condiciones son equivalentes:

(a) K es compacto.
(b) K es cerrado y acotado.
(c) Todo subconjunto S ⊂ K infinito tiene un punto lı́mite en K.
(d) K es secuencialmente compacto.

Ejercicios y Problemas

P.4.10 ¿Cuáles de los siguientes subespacios de R y R2 son compactos? Justi-


fique la respuesta.

1. Q ∩ [0, 1]
2. D = {(x, y) ∈ R2 : x2 + y 2 = 1}
3. E = {(x, y) ∈ R2 : |x| + |y| ≤ 1}
4. F = {(x, y) ∈ R2 : x2 + y 2 < 1}
5. G = {(x, y) ∈ R2 : x ≥ 1, 0 ≤ y ≤ 1/x}

P.4.11 Sea (R, d) el espacio métrico de los números reales con la distancia

|x − y|
d(x, y) = .
1 + |x − y|

Sea A = [1, +∞). Estudie si A es cerrado, acotado o compacto en dicho


espacio.

P.4.12 Demuestre que un triángulo, incluidos sus lados, es compacto en R2 . [I]

P.4.13 Demuestre que, en un espacio métrico, el conjunto formado por una


sucesión convergente junto con su lı́mite, es compacto. [I] [R]

4.8. Propiedad de la intersección finita


Definición 4.8.1. Sea F una familia de subconjuntos de un conjunto X. Se dice
que F tiene la propiedad de la intersección finita si la intersección de cualquier
subfamilia finita de F es no vacı́a.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


132 4.8. Propiedad de la intersección finita

Ejemplos

Ej.4.19. La familia {(0, 1/n)}n∈N de subconjuntos de R tiene claramente la pro-


piedad de la intersección finita.

Ej.4.20. La familia {[n, n + 1]}n∈N de subconjuntos de R no tiene la propiedad


de la intersección finita, pues, por ejemplo, [2, 3] ∩ [4, 5] = ∅.

Proposición 4.8.2. Sea X un espacio métrico. Entonces X es compacto si, y sólo


si, toda familia {Fi }i∈I de cerrados en X que tiene la propiedad de la intersec-
ción finita tiene intersección no vacı́a.

D EMOSTRACI ÓN. -
“⇒” Supongamos que X es compacto y que {Fi }i∈I es una familia de subconjun-
tos cerrados de X con la propiedad de la intersección finita tal que ∩i∈I Fi = ∅.
Si tomamos complementarios tendremos que ∪i∈I Fic = X, luego obtenemos un
recubrimiento abierto de X que, por ser compacto, admite un subrecubrimiento
finito, F1c ∪· · ·∪Fnc = X. Tomando de nuevo complementarios F1 ∩· · ·∩Fn = ∅,
en contra de que la familia {Fi }i∈I tiene la propiedad de la intersección finta.
“⇐” Sea {Ai }i∈I un recubrimiento abierto de X; entonces (∪i∈I Ai )c = ∅. Por
tanto ∩i∈I Aci = ∅, con lo que tenemos una familia de cerrados {Aci }∈I que no
tiene la propiedad de la intersección finita; luego debe existir una subfamilia finita
cuya intersección es vacı́a: Aci1 ∩ · · · ∩ Acin = ∅. Tomando complementarios
obtenemos que Ai1 ∪ · · · ∪ Ain = X y ası́ hemos obtenido un subrecubrimiento
finito.

Ejemplos

Ej.4.21. (R, du ) no es compacto, cosa que ya sabemos porque no es acotado.


Pero esto mismo puede deducirse de otra forma. La familia de cerrados
{[m, +∞)}m∈Z tiene la propiedad de la intersección finita y, sin embargo,
la intersección de todos los elementos de esta familia es vacı́a. Ahora basta
aplicar la Proposición 4.8.2.

Ejercicios y Problemas

P.4.14 ¿Cuáles de las siguientes familias de subconjuntos de R satisfacen la


propiedad de intersección finita? Justifique la respuesta en cada caso.

1. {(n, n + 2)}n∈N

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


4. Espacios compactos 133

n−1 n+1
 
2. n , n n∈N
3. {(−n, n)}n∈N

P.4.15 Demuestre que un espacio métrico (X, d) Tes compacto si, y sólo si, para
toda familia de cerrados {Ci }i∈I tales que i∈I Ci = ∅, existe una subfa-
milia finita {Ci1 , . . . , Cik } que cumple Ci1 ∩ · · · ∩ Cik = ∅.

P.4.16 Demuestre que si (X, d) e (Y, d0 ) son dos espacios métricos e Y es com-
pacto, entonces la proyección π1 : X × Y → X es una aplicación cerrada.
P.4.17 Sea (X, d) un espacio métrico con la propiedad de Bolzano-Weierstrass.
(a) Si f : X → Y es continua, ¿Tiene f (X) la propiedad de Bolzano-
Weierstrass?
(b) Si A es un subconjunto cerrado de X, ¿es A compacto por punto
lı́mite?
P.4.18 Un espacio (X, d) es numerablemente compacto si cada recubrimiento
numerable de abiertos de X contiene una subcolección finita que recubre a
X. Demuestre que para un espacio métrico, la condición numerablemente
compacto equivale a la de compacto por punto lı́mite. [I]
P.4.19 Demuestre que X es numerablemente compacto si, y sólo si, cada suce-
sión encajada C1 ⊃ C2 ⊃ · · · de conjuntos cerrados no vacı́os de X tiene
intersección no vacı́a.
P.4.20 Dado un espacio métrico (X, d), se dice que un subconjunto M ⊂ X es
relativamente compacto si M es compacto. Pruebe:
(a) Todo conjunto compacto es relativamente compacto. Busque un ejem-
plo en R con la topologı́a usual que muestre que el recı́proco no es
cierto en general.
(b) Todo conjunto relativamente compacto y cerrado es compacto.
(c) Todo conjunto relativamente compacto es acotado.
(d) Todo conjunto relativamente compacto es totalmente acotado. ¿Es cier-
to el recı́proco?
(e) Todo subconjunto de un conjunto relativamente compacto es relativa-
mente compacto. Deduzca que todo subconjunto de un conjunto com-
pacto es relativamente compacto.
P.4.21 Sea K un conjunto compacto en un espacio métrico (X, d). Demuestre
que para todo subconjunto B ⊂ X, existe un punto x0 ∈ K tal que
d(x0 , B) = d(K, B). [I] [R]

P.4.22 Sea K un conjunto compacto en un espacio métrico (X, d) y B ⊂ X un


cerrado tal que K ∩ B = ∅. Demuestre que d(K, B) > 0. [I] [R]

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


134 4.8. Propiedad de la intersección finita

P.4.23 Sea K y H dos conjuntos compactos en un espacio métrico (X, d). De-
muestre que existen x ∈ K e y ∈ H tales que d(x, y) = d(K, H). [I]

P.4.24 Sea K un conjunto compacto en un espacio métrico (X, d). Demuestre


el conjunto derivado K 0 es compacto. [I] [R]

P.4.25 Demuestre que toda sucesión {Cn }n∈N decreciente (Cn+1 ⊂ Cn ) de ce-
rrados no vacı́os, contenidos en un subconjunto compacto K de un espacio
métrico, tiene intersección no vacı́a.

P.4.26 Demuestre el Teorema de Bolzano-Weierstrass: En R, toda sucesión aco-


tada posee una subsucesión convergente. [I]

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


5
Espacios métricos completos

Comenzamos introduciendo las sucesiones de Cauchy, que relacionamos con las


sucesiones convergentes. En el caso de que coincidan, se trata de un espacio métri-
co completo. Estudiamos los espacios euclı́deos Rn y relacionamos la completitud
y la compacidad. Se estudian algunas interesantes propiedades como el teorema
de encaje de Cantor y un teorema de Baire.
El concepto de completitud en R suele aparecer en los libros de textos de análisis
matemático: es un concepto básico para todos los aspectos del análisis. La com-
pletitud es una propiedad métrica, más que una propiedad topológica, pero mu-
chos teoremas que implican a los espacios métricos completos son de naturaleza
topológica.
El ejemplo más familiar de espacio métrico completo es el espacio euclı́deo con
cualquiera de sus distancias usuales. Con este capı́tulo sólo pretendemos intro-
ducir al lector en este tema.
Se pretenden alcanzar las siguientes competencias especı́ficas:

Utilizar los conceptos básicos asociados a la noción de espacio métrico.


Reconocer y utilizar las propiedades sencillas de la topologı́a métrica.
Conocer las propiedades más sencillas de los espacios métricos completos.
Relacionar los conceptos de completitud y compacidad en los espacios
métricos.

Se desarrollarán los contenidos siguientes:

135
136 5.1. Sucesiones de Cauchy

Sucesiones de Cauchy.

Los espacios euclı́deos (Rn ).

Relación entre la completitud y la compacidad.

Algunos resultados interesantes: teorema de encaje de Cantor, un teorema


de Baire, teorema del punto fijo.

Completado de un espacio métrico.

5.1. Sucesiones de Cauchy

Definición 5.1.1. Sea (X, d) un espacio métrico y una sucesión (xn )∞


n=1 ⊂ X.
Diremos que es una sucesión de Cauchy si

dado ε > 0 existe n0 ∈ N tal que, si n, m ≥ n0 , entonces d(xn , xm ) < ε.

Observación 5.1.2. Observe que lo que viene a decir la definición es que, a partir
de un término, todos los demás, están tan cerca uno de otro, como se desee.

Ejemplos

Ej.5.1. Las únicas sucesiones de Cauchy en un espacio métrico discreto X son


las de cola constante, es decir, aquellas sucesiones (xn )∞n=1 para las que
existe un punto a ∈ X y un número natural n0 de tal manera que xn = a
para todo n ≥ n0 . En efecto, si la sucesión es de cola constante, entonces
es claramente de Cauchy. Recı́procamente, si (xn )∞ n=1 es una sucesión de
Cauchy en un espacio discreto, tenemos que para todo ε0 existe n0 tal que
si n, m > n0 entonces dD (xn , xm ) < ε. Si tomamos ε < 1 se tiene que
xn = xm para todo n, m > n0 , lo que implica que la sucesión es de cola
constante.

Ej.5.2. La sucesión (1/n)∞n=2 es de Cauchy tanto en (R, | |) como en ((0, 1), | |).
En efecto, dado ε > 0 existe n0 tal que 1/n < ε para todo n ≥ n0 . Entonces
si n, m > n0 se verifica
   
1 1 1 1 1 1
d , = − < máx
, < ε.
n m n m n m

Ej.5.3. La sucesión (n)∞


n=1 no es de Cauchy en (R, | |). Observemos que para
todo ε > 0 y todo número natural n0 siempre existen números n, m > n0
tales que |n − m| > ε.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


5. Espacios métricos completos 137

Proposición 5.1.3. Toda sucesión de Cauchy (xn )∞


n=1 , en un espacio métrico
(X, d), está acotada.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea (xn )∞
n=1 una sucesión de Cauchy y consideremos ε = 1. Por la condición de
Cauchy existe n0 tal que si m, n > n0 se tiene que d(xn , xm ) < 1, de modo que
si n > n0 , entonces xn ∈ B(xn0 +1 , 1). Sólo quedan un número finito de términos
que pueden estar fuera de esta bola. Sea

r = máx{d(x1 , xn0 ), . . . , d(xn0 , xn0 +1 )}.

Para todo n se cumple que d(xn , xn0 +1 ) ≤ r. Ası́ deducimos

(xn )∞
n=1 ⊂ B(xn0 +1 , r + 1),

como querı́amos.

Proposición 5.1.4. Toda sucesión convergente en un espacio métrico es una suce-


sión de Cauchy.

D EMOSTRACI ÓN. -
En efecto, si (xn )∞
n=1 es una sucesión tal que xn → x, entonces para todo ε > 0
existe n0 tal que si n > n0 se cumple que d(xn , x) < ε/2. Ası́ pues, para todo
n, m > n0 se tiene
ε ε
d(xn , xm ) ≤ d(xn , x) + d(x, xm ) < + = ε,
2 2
lo que concluye la demostración.

Ejemplos

Ej.5.4. El recı́proco de la Proposición 5.1.4 no es cierto en general. La sucesión


(1/n)∞ n=2 es de Cauchy en ((0, 1), | |) y, sin embargo, no converge. Esto
justificará la introducción de los espacios métricos completos.

Proposición 5.1.5. Sea (X, d) un espacio métrico. Si (xn )∞


n=1 es una sucesión
de Cauchy que contiene una subsucesión (xnk )∞
k=1 que converge a x, entonces la
sucesión (xn )∞
n=1 converge a x.

D EMOSTRACI ÓN. -
Como (xn )∞
n=1 es una sucesión de Cauchy, dado ε > 0 existe n1 tal que para todo
n, m > n1 se cumple que
ε
d(xn , xm ) < .
2

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


138 5.2. Espacios métricos completos

Por otra parte, la subsucesión (xnk )k es convergente a x, luego existe k0 tal que si
nk > nk0 se cumple que
ε
d(xnk , x) < .
2
Consideremos n0 = máx{n1 , nk0 } y tomemos n > n0 y k tal que nk > n0 ,
entonces
ε ε
d(xn , x) ≤ d(xn , xnk ) + d(xnk , x) < + = ε,
2 2

de modo que la sucesión (xn )n=1 converge a x.

Ejercicios y Problemas

P.5.1 Demuestre que, si (xn )∞ ∞


n=1 e (yn )n=1 son dos sucesiones de Cauchy en
R (topologı́a usual), entonces las sucesiones (xn + yn )∞ ∞
n=1 y (xn yn )n=1
también son de Cauchy. [I] [R]

P.5.2 Sea (X, d) un espacio métrico y (xn )∞


n=1 ⊂ X una sucesión de Cauchy
que posee un punto de acumulación x; entonces la sucesión converge a x.
[I] [R]

P.5.3 Sean d y d0 dos distancias definidas sobre un mismo conjunto X. De-


muestre que si d y d0 son equivalentes, entonces toda sucesión de Cauchy
en (X, d) es también de Cauchy en (X, d0 ) y viceversa. [I] [R]

P.5.4 Demuestre que, en R con la distancia usual, una sucesión es de Cauchy si,
y sólo si, es convergente. [I]

5.2. Espacios métricos completos

Definición 5.2.1. Un espacio métrico (X, d) es completo si toda sucesión de


Cauchy en X es convergente.

Ejemplos

Ej.5.5. R con la distancia usual es completo después del Problema P.5.4 anterior.

Ej.5.6. Todo espacio métrico discreto es completo, como se deduce del Ejemplo
Ej.5.1..

Ej.5.7. (0, 1) no es completo con la distancia usual (véase el Ejemplo Ej.5.4.).

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


5. Espacios métricos completos 139

Ej.5.8. Si (X, d) es completo, entonces X es completo con la distancia acotada

¯ y) = mı́n{d(x, y), 1},


d(x,

y recı́procamente, dado que una sucesión (xn )∞ n=1 es de Cauchy para la


distancia d¯ si, y sólo si, es una sucesión de Cauchy para la distancia d (véase
el Problema P.5.3). Y una sucesión converge en la distancia d¯ si, y sólo si,
converge en la distancia d.

Ej.5.9. (Q, | |) no es un espacio completo. En efecto, vamos a construir una suce-


sión de Cauchy de números racionales que no es convergente en Q. Para
cada n ∈ N sea kn el mayor natural tal que kn2 ≤ 22n+1 . Definimos, para
cada n ∈ N, la sucesión
kn
xn = n ,
2
que es una sucesión de números racionales y verifica las afirmaciones si-
guientes:
(A) La sucesión (xn )∞
n=1 verifica que xm ≤ xn si m ≤ n.
En efecto, por definición de kn se tiene

(2kn )2 ≤ 22 22n+1 = 22(n+1)+1 ,


2
y como kn+1 es el mayor natural que verifica kn+1 ≤ 22(n+1)+1 , se deduce
que 2kn ≤ kn+1 . Por tanto

kn kn+1
xn = n
≤ = xn+1 ,
2 2 · 2n
y de aquı́ se obtiene de forma inmediata la afirmación (A).
(B) Para todo m ≤ n se verifican
 2
1 1
x2m ≤2< xn + n y xn ≤ xm < xn + .
2 2n

Observemos que se cumple

kn2 22n+1
x2n = ≤ = 2 para todo n ∈ N. (5.1)
22 n 2n
Por otra parte, por la definición de kn tenemos que (kn + 1)2 > 22n+1 , de
donde se obtiene que para todo m, n ∈ N se cumple

1 2 1 2 (kn + 1)2 22n+1


   
kn
xn + n = + = > = 2. (5.2)
2 2n 2n 22n 22n

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


140 5.2. Espacios métricos completos

Combinando las desigualdades (5.1) y (5.2) se deduce


 2
1
x2m ≤2< xn + n , para todo m, n ∈ N.
2

Teniendo en cuenta que (xn )∞


n=1 es una sucesión de racionales positivos, se
obtiene
1
xm < xn + n
2
y, por tanto, se cumple
1
xn ≤ xm < xn + si m ≥ n.
2n

(C) La sucesión (xn )∞


n=1 es de Cauchy en (Q, | |).
En efecto, dados n ∈ N, p ≥ n y q ≥ n, tendremos, según (B):
1 1
xn ≤ xp < xn + n
y xn ≤ xq < xn + n ,
2 2
de modo que, por un lado, tenemos
1 1 1
xp − xq < xn + n
− xq ≤ xn + n − xn = n ,
2 2 2
y, por otra parte,
1 1
xp − xq > xp − xn − = − n.
2n 2
Combinando las dos desigualdades anteriores, llegamos a
1
|xp − xq | ≤ .
2n
A partir de aquı́ es fácil deducir que la sucesión es de Cauchy, pues dado
ε > 0 racional, existe n0 tal que 2n10 < ε ya que ( 21n )∞n=1 es una sucesión
de racionales que converge claramente a 0. Por tanto, basta tomar p, q ≥ n0
para obtener
1
|xp − xq | ≤ n0 < ε.
2
(D) La sucesión (xn )∞
n=1 no es convergente en Q.
Para demostrar esta última afirmación, supongamos que lı́mn xn = x, con
x ∈ Q. Como la sucesión { 21n }∞
n=1 converge a cero tenemos

1 2
 
lı́m x2n 2
= x = lı́m xn + n ,
n n 2

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


5. Espacios métricos completos 141

pero en (B) hemos visto que

1 2
 
x2n ≤ 2 < xn + n para todo n ∈ N,
2

lo que nos lleva a que


x2 ≤ 2 ≤ x2 .

Por tanto, x2 = 2, pero esto no es posible ya que no hay ningún racional


cuyo cuadrado sea 2.

Proposición 5.2.2. Sea (X, d) un espacio métrico completo y A ⊂ X un subcon-


junto cerrado. Entonces A es completo.

D EMOSTRACI ÓN. -
Toda sucesión de Cauchy en A también es una sucesión de Cauchy en X y, por
tanto, converge en X. Como A es cerrado en X, el lı́mite de la sucesión pertenece
al conjunto A.

Como consecuencia inmediata de la Proposición 5.1.5 tenemos el siguiente Coro-


lario.

Corolario 5.2.3. Un espacio métrico X es completo si toda sucesión de Cauchy


tiene una subsucesión convergente.

Teorema 5.2.4. Rm , con la topologı́a usual, es un espacio completo .

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea (x(n))∞ ∞ m
n=1 = ((x1 (n), . . . , xm (n)))n=1 una sucesión de Cauchy en R . En-
tonces cada coordenada es una sucesión de Cauchy en R, puesto que
 1/2
m
X
du (xj (n), xj (k)) = |xj (n) − xj (k)| ≤  (xj (n) − xj (k))2  .
j=1

Lo que significa que (véase el Ejemplo Ej.5.5.) que cada sucesión (xj (n))∞ n=1 es
convergente a un xj ∈ R para cada j = 1, . . . , m. Por tanto, (x1 , . . . , xm ) ∈ Rm
es lı́mite de la sucesión (x(n))∞
n=1 .

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


142 5.3. Completitud y compacidad

Ejemplos

Ej.5.10. El intervalo abierto (−1, 1) de R con la distancia d(x, y) = |x − y| no


es completo. En este espacio, la sucesión (xn )∞
n=1 definida por

1
xn = 1 −
n
es una sucesión de Cauchy ya que en R converge a 1; y sin embargo, no
converge a ningún punto del intervalo (−1, 1).
Lo que demuestra que la completitud no es una propiedad topológica, es
decir, no se conserva por homeomorfismos, ya que el intervalo (−1, 1) es
homeomorfo a la recta real R (ambos con la distancia usual) que es com-
pleto.

Proposición 5.2.5. Todo subespacio completo de un espacio métrico es cerrado.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea (X, d) un espacio métrico y sea H ⊂ X tal que (H, dH ) es completo. Veamos
que H es cerrado comprobando que H = H. Si x ∈ H, entonces existe una
sucesión (xn )∞
n=1 en H que converge a x y, por tanto, es de Cauchy, tanto en X
como en H. Como (H, dH ) es completo la sucesión (xn )∞ n=1 converge en H a un
punto x0 . Pero (X, d) es un espacio métrico y, por tanto, de Hausdorff, de modo
que x = x0 . Es decir, x ∈ H, de donde se deduce que H = H.

5.3. Completitud y compacidad


Proposición 5.3.1. Todo espacio métrico compacto es completo.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea (X, d) un espacio métrico compacto y sea (xn )∞ n=1 una sucesión de Cauchy
en X. Como X es compacto, también es secuencialmente compacto, luego exis-
te una subsucesión (xnk )∞ ∞
k=1 de (xn )n=1 , convergente. Como consecuencia de la
Proposición 5.1.5 la sucesión inicial (xn )∞
n=1 también es convergente.

La implicación recı́proca no es cierta, en general, como muestra el hecho de que


R es completo, y sin embargo, no es compacto. No obstante, sı́ se cumple si se
considera una hipótesis adicional, la de ser totalmente acotado. El siguiente resul-
tado, que sirve de puente entre los espacios completos y los compactos, justifica
que los espacios métricos totalmente acotados reciban también el nombre de pre-
compactos.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


5. Espacios métricos completos 143

Proposición 5.3.2. Todo espacio métrico completo y totalmente acotado es se-


cuencialmente compacto.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea (X, d) un espacio métrico completo y totalmente acotado y sea (xn )∞
n=1 una
sucesión en X. Vamos a construir una subsucesión de Cauchy que, por ser X
completo, será convergente y por tanto, X será secuencialmente compacto.
En efecto, si la sucesión sólo tiene un número finito de términos distintos, no hay
nada que probar, pues a partir de un determinado n0 todos los términos serán
iguales y ya tenemos la subsucesión convergente. Supongamos entonces que la
sucesión S = (xn )∞ n=1 tiene infinitos términos distintos. Como X es totalmente
acotado y S ⊂ X, S también es totalmente acotado. Por tanto, dado 1/2 existe un
número finito de bolas con este radio que recubren S. Como S es infinito, una de
estas bolas contendrá infinitos puntos de la sucesión S; llamemos a esta bola B1 .
Consideremos ahora B1 ∩S. Este conjunto es también totalmente acotado, de mo-
do que si consideramos 1/22 , entonces B1 ∩ S estará recubierto por un número
finito de bolas de radio 1/22 . De entre todas ellas habrá al menos una, que lla-
maremos B2 , que contendrá una cantidad infinita de términos de la sucesión.
Ası́ sucesivamente vamos construyendo una sucesión de bolas Bk de radio 1/2k ,
cada una de las cuales tiene infinitos términos de la sucesión y que, según se han
construido, dos a dos tienen intersección no vacı́a.
Vamos a construir la subsucesión de la siguiente manera.
El primer término será un término arbitrario de la sucesión que esté en B1 y le lla-
mamos xn1 . Como en B2 hay infinitos términos de la sucesión, existe un término
de la sucesión xn2 6= xn1 y con n2 > n1 ; procediendo de esta manera construimos
una subsucesión (xnk )k , tal que cada xnk ∈ Bk . Veamos que esta subsucesión es
de Cauchy. Sean p, q ∈ N con p < q. Como Bp ∩ Bq 6= ∅, si y ∈ Bp ∩ Bq
tendremos que
1 1 1 1 1
d(xnp , xnq ) ≤ d(xnp , y) + d(y, xnq ) ≤ + < p + p = p−1 .
2p 2q 2 2 2
Por tanto, dado ε > 0 existe m tal que 1/2m−1 < ε, y si p, q > m (con p > q por
ejemplo), entonces
1 1
d(xnp , xnq ) < < < ε,
2p−1 2m−1
lo que prueba que la subsucesión es de Cauchy.

Teniendo en cuenta que todo espacio métrico es compacto si, y sólo si, es se-
cuencialmente compacto, podemos expresar los dos resultados anteriores en el
siguiente teorema.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


144 5.4. Algunos resultados interesantes

Teorema 5.3.3. Un espacio métrico (X, d) es compacto si, y sólo si, (X, d) es
completo y totalmente acotado.

5.4. Algunos resultados interesantes

Teorema 5.4.1 (Teorema de encaje de Cantor). Sea (X, d) un espacio métrico


completo y sea {Cn }∞ n=1 una sucesión decreciente de cerrados en X, no vacı́os y
tales que la sucesión de sus diámetros converge a 0. Entonces ∩∞
n=1 Cn es exacta-
mente un punto.

D EMOSTRACI ÓN. -
Que la sucesión de cerrados sea decreciente quiere decir que
C1 ⊃ C2 ⊃ · · · ⊃ Cn ⊃ · · · .
Sea (xn )∞
n=1 una sucesión en X de manera que xn ∈ Cn para cada n ∈ N. Veamos
que esta sucesión es de Cauchy.
Como los diámetros de {Cn }∞n=1 forman una sucesión que tiende a 0, tendremos
que dado ε > 0, existe n0 ∈ N tal que si n > n0 , entonces diam(Cn ) < ε. Por
tanto, como la sucesión de cerrados es decreciente, si n, m > n0 , con m > n,
tenemos que xn , xm ∈ Cn . Entonces d(xn , xm ) < diam(Cm ) < ε y la sucesión
es de Cauchy.
Como X es completo, la sucesión (xn )∞
n=1 es convergente a un punto x ∈ X.
Veamos que x ∈ ∩n∈N Cn .
Supongamos que no fuera ası́. Entonces existirı́a k ∈ N tal que x ∈
/ Ck ; como Ck
es cerrado, tenemos que d(x, Ck ) = r > 0, con lo que la bola B(x, r/2) y Ck no
tienen puntos comunes. Pero si n > k, entonces xn ∈ Ck (pues la sucesión de
cerrados es decreciente), lo que implica que xn ∈
/ B(x, r/2), lo cual es imposible
puesto que xn → x.
Veamos, finalmente, que este punto es el único en la intersección. Supongamos
que existe otro punto y ∈ ∩n∈N Cn , entonces d(x, y) ≤ diam(Cn ) para todo
n ∈ N y como lı́mn diam(Cn ) = 0 ha de ser d(x, y) ≤ 0. Pero d es una distancia,
luego d(x, y) = 0. Por tanto, x = y.
Teorema 5.4.2 (Teorema de Baire). Sea (X, d) un espacio métrico completo y
sea {An }∞
n=1 una sucesión de abiertos de X tales que An es denso en X para
cada n ∈ N. Entonces se cumple que ∩∞ n=1 An es denso en X.

D EMOSTRACI ÓN. -
Es suficiente probar que todo abierto no vacı́o de X corta a ∩∞
n=1 An . Sea A ⊂ X
un abierto. Como A1 es denso, A ∩ A1 es no vacı́o y, por tanto, x1 ∈ A ∩ A1 .
Como A∩A1 es abierto, existe r1 < 1 tal que la bola cerrada B(x1 , r1 ) ⊂ A∩A1 .

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


5. Espacios métricos completos 145

La bola B(x1 , r1 ) es abierta no vacı́a y A2 es denso, luego B(x1 , r1 ) ∩ A2 es no


vacı́o. Por tanto, existe x2 ∈ B(x1 , r1 ) ∩ A2 ; esta intersección es abierta, luego
existe r2 < 1/2 tal que

B(x2 , r2 ) ⊂ B(x1 , r1 ) ∩ A2 ⊂ A ∩ A1 ∩ A2 .

Ası́, por inducción, se puede construir una sucesión de bolas {B(xn , rn )}∞
n=1 tales
que rn < 1/n para cada n ∈ N y B(xn , rn ) ⊂ A ∩ A1 ∩ · · · ∩ An .
Si consideramos las bolas cerradas, la familia {B(xn , rn )}∞
n=1 cumple la hipótesis
del Teorema 5.4.1 de encaje de Cantor y, por tanto, su intersección es un único
punto:
∩∞n=1 B(xn , rn ) = {x}, x ∈ X.
En consecuencia, x ∈ A ∩ (∩∞ ∞
n=1 An ) por lo que ∩n=1 An es denso.

5.5. Completado de un espacio métrico

Definición 5.5.1. Diremos que un espacio métrico (X̂, ρ) es un completado de


un espacio métrico (X, d), si X̂ es completo y X es isométrico a un subconjunto
denso de X̂

Ejemplos

Ej.5.11. R con la distancia usual es un completado de Q, puesto R es completo y


Q es denso en R.

Teorema 5.5.2. Sea (Y, d) un espacio métrico y X un conjunto. Entonces son


equivalentes:

(a) (Y, d) es completo.

(b) El espacio de las funciones acotadas (A(X, Y ), d∞ ) es completo (véase el


Problema P.1.29) .

D EMOSTRACI ÓN. -
“(a)⇒(b)“ Sea (fn )∞ n=1 una sucesión de Cauchy en (A(X, Y ), d∞ ). Entonces
para cada x ∈ X la sucesión (fn (x))∞n=1 es una sucesión de Cauchy en (Y, d); en
efecto, dado ε > 0, como (fn )∞n=1 es una sucesión de Cauchy en A(X, Y ), existe
n0 tal que si n, m ≥ n0 , entonces d∞ (fn , fm ) < ε y por tanto, para todo x ∈ X,
tenemos d(fn (x), fm (x)) < ε .

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


146 5.5. Completado de un espacio métrico

Como (Y, d) es completo, para cada x ∈ X la sucesión (fn (x))∞n=1 converge a un


punto en Y que llamaremos f (x). A partir de estos lı́mites definimos la función
f : X → Y tal que a cada x ∈ X le hace corresponder el lı́mite de la sucesión
(fn (x))∞
n=1 .
Veamos que la sucesión (fn )∞
n=1 converge a f . Como la sucesión es de Cauchy,
para todo ε > 0, existe n0 tal que si m, n > n0 entonces d∞ (fn , fm ) < ε. En
particular, si tomamos n > n0 fijo y p ∈ N, tendremos que d∞ (fn , fn+p ) < ε.
Entonces para todo x ∈ X se cumple que

d(fn (x), fn+p (x)) < ε.

Si ahora tomamos lı́mites cuando p → ∞, para todo x ∈ X se tiene

d(fn (x), fn+p (x)) → d(fn (x), f (x)),

lo que implica que d(fn (x), f (x)) < ε. Concluimos que si n > n0 entonces
d∞ (fn , f ) < ε, lo que implica que (fn )∞
n=1 converge a f .
Lo anterior también implica que f ∈ A(X, Y ), es decir, está acotada. En efecto,
como (fn )∞ n=1 es de Cauchy también está acotada (véase la Proposición 5.1.3),
luego existe M > 0 de manera que (fn )∞ n=1 ⊂ B∞ (g, M ) para alguna función
g ∈ A(X, Y ), es decir, d∞ (g, fn ) < M para todo n ∈ N. Como (fn )∞ n=1 con-
verge a f , existe un n1 tal que si n > n1 , entonces d∞ (fn , f ) < 1. Por tanto,

d∞ (g, f ) ≤ d∞ (g, fn ) + d∞ (fn , f ) < M + 1,

si n > n1 , de modo que f ∈ A(X, Y ).


”(b)⇒(a)” Supongamos que (Y, d) no es completo. Por tanto, existe una sucesión
(yn )∞
n=1 en Y que es de Cauchy pero no converge. Consideremos la sucesión de
funciones constantes fn : X → Y definidas como fn (x) = yn para cada x ∈ X y
cada n ∈ N; claramente (fn )∞
n=1 ⊂ A(X, Y ) y, además, es de Cauchy; en efecto,
dados n, m ∈ N tenemos

d∞ (fn , fm ) = d(yn , ym ).

La sucesión (yn )∞n=1 es de Cauchy, por tanto, para todo ε > 0 existe n0 tal
que si n, m ≥ n0 entonces d(yn , ym ) < ε y ası́, también d∞ (fn , fm ) < ε.
Como A(X, Y ) es completo por hipótesis, (fn )∞ n=1 converge a cierta función
f ∈ A(X, Y ), lo que significa que la sucesión (fn (x))∞ ∞
n=1 = (yn )n=1 converge a
f (x) en Y , para cada x ∈ X, lo cual es imposible.

Corolario 5.5.3. El espacio de las funciones reales acotadas A(X, R) es com-


pleto para cualquier conjunto X.

D EMOSTRACI ÓN. Es una consecuencia inmediata del teorema anterior, ya que R


es un espacio completo.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


5. Espacios métricos completos 147

Veamos ahora un resultado clásico, el cual afirma que todo espacio métrico se
puede embeber isométricamente en un espacio métrico completo, es decir, todo
espacio métrico “se puede completar”.

Teorema 5.5.4. Sea (X, d) un espacio métrico. Existe un embebimiento isométri-


co de X en un espacio métrico completo.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea A(X, R) el conjunto de todas las funciones acotadas de X en R. Sea x0 un
punto fijo de X. Dado a ∈ X, definamos φa : X → R mediante la ecuación

φa (x) = d(x, a) − d(x, x0 ).

Aseguramos que φa está acotada. Efectivamente, de las desigualdades

d(x, a) ≤ d(x, b) + d(a, b),


d(x, b) ≤ d(x, a) + d(a, b),

se deduce que
|d(x, a) − d(x, b)| ≤ d(a, b).
Poniendo b = x0 , concluimos que |φa (x)| ≤ d(a, x0 ), para todo x.
Definamos Φ : X → A(X, R) por

Φ(a) = φa .

Vamos a probar que Φ es un embebimiento isométrico de (X, d) en el espacio


métrico completo (A(X, R), d∞ ). Es decir, vamos a probar que, para todo par de
puntos a, b ∈ X,
d∞ (φa , φb ) = d(a, b).
Por definición,

d∞ (φa , φb ) = sup{|φa (x) − φb (x)| : x ∈ X}


= sup{|d(x, a) − d(x, b)| : x ∈ X}.

Por tanto, concluimos que

d∞ (φa , φb ) ≤ d(a, b).

Por otro lado, esta desigualdad no puede ser estricta, ya que si x = a entonces

|d(x, a) − d(x, b)| = d(a, b),

y ası́ concluye la prueba.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


148 5.5. Completado de un espacio métrico

Ejercicios y Problemas

P.5.5 Demuestre que toda sucesión de Cauchy en un espacio métrico es total-


mente acotada. [R]

P.5.6 El teorema de encaje de Cantor necesita de todas las hipótesis:

(a) El espacio métrico ha de ser completo. El espacio (0, 1) con la dis-


tancia inducida por la usual de R no es un espacio completo y además
{(0, 1/n]}∞n=2 es una familia de cerrados que verifican las hipótesis
del teorema cuya intersección es vacı́a.
(b) Los conjuntos han de ser cerrados. Demuestre que {(0, n1 )}∞ n=1 es una
familia de conjuntos “no cerrados” en R (que es completo) que verifica
el resto de las hipótesis del teorema y, sin embargo, su intersección es
vacı́a.
(c) La sucesión de los diámetros ha de ser convergente a 0. {[n, ∞)}∞
n=1
es una familia decreciente de conjuntos cerrados en R cuya sucesión
de diámetros no converge a 0 y tiene intersección vacı́a.

P.5.7 (Teorema del punto fijo de Banach) Si (X, d) es un espacio métrico, una
aplicación f : X → X se dice que es una contracción si existe un número
α < 1 tal que
d(f (x), f (y)) ≤ αd(x, y),
para todos x, y ∈ X. Demuestre que si f es una contracción de un espacio
métrico completo, entonces existe un único punto x ∈ X tal que f (x) = x.
[I] [R]

P.5.8 Sea (xn )∞


n=1 una sucesión de Cauchy en un espacio métrico (X, d) y sea
(yn )∞
n=1 una sucesión tal que d(xn , yn ) < 1/n para todo n ∈ N. De-
muestre:

(a) (yn )∞
n=1 es también una sucesión de Cauchy.
(b) (yn )∞ ∞
n=1 converge a un punto y ∈ X si, y sólo si, (xn )n=1 converge al
punto y. [R]

P.5.9 Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos; considere el espacio X × Y


con cualquiera de las distancias del Ejemplo Ej.1.9. (d∞ sin ir más lejos).
Demuestre:

(a) Una sucesión (xn , yn )∞


n=1 es de Cauchy en X × Y si, y sólo si, las
sucesiones (xn )n=1 y (yn )∞

n=1 son de Cauchy en X e Y respectiva-
mente.
(b) X e Y son completos si, y sólo si, X × Y es completo.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


5. Espacios métricos completos 149

P.5.10 Sea (X, d) un espacio métrico en el que toda bola cerrada es compacta.
Demuestre que X es completo y que los subconjuntos compactos de X son
los cerrados y acotados. [R]

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


150 5.5. Completado de un espacio métrico

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6
Espacios conexos

En este capı́tulo estudiamos los espacios conexos y su relación con otras propieda-
des ya estudiadas. Después de presentar unos resultados de los espacios conexos,
estudiamos los subespacios conexos de la recta real. A continuación relacionamos
conexión y continuidad y estudiamos la conexión de los productos cartesianos.
Estudiamos las componentes conexas y finalizamos el capı́tulo con la conexión
por caminos, que implica la conexión ordinaria.
La definición de conexión para un espacio métrico es muy natural. Ası́, se dice
que un espacio puede ser “separado” (no conexo), si es posible “dividirlo” en
dos conjuntos abiertos con intersección vacı́a. En caso contrario, diremos que el
espacio es conexo.
Se pretenden alcanzar las siguientes competencias especı́ficas:

Utilizar los conceptos básicos asociados a la noción de espacio métrico.

Reconocer y utilizar las propiedades sencillas de la topologı́a métrica.

Identificar los subconjuntos conexos de la recta real y, en general, de los


espacios euclı́deos.

Relacionar los conceptos de conexión y continuidad en un espacio métrico.

Se desarrollarán los contenidos siguientes:

Espacios métricos conexos. Propiedades.

151
152 6.1. Conjuntos separados

Los subespacios conexos de la recta real.

Conexión y continuidad.

Componentes conexas.

Conexión por caminos.

6.1. Conjuntos separados

Definición 6.1.1. Dado un espacio métrico (X, d) y dos subconjuntos A, B ⊂ X,


diremos que A y B están separados si A ∩ B = A ∩ B = ∅.

Es evidente que si A y B están separados, entonces son disjuntos. Sin embargo,


el recı́proco no es cierto como queda de manifiesto en los siguientes ejemplos.

Ejemplos

Ej.6.1. En R con la topologı́a usual, los intervalos (0, 1) y (1, 2) están separados,
pero los intervalos (0, 1) y [1, 2) no lo están, a pesar de que son disjuntos,
pues (0, 1) = [0, 1] y [0, 1] ∩ [1, 2] = {1}.

Ej.6.2. En (R2 , d2 ) el exterior de la bola abierta de centro el origen de coorde-


nadas y radio 1

Ext B((0, 0), 1) = {(x, y) ∈ R2 : x2 + y 2 > 1}

y la propia bola abierta

Figura 6.1 – Ext B((0, 0), 1) y B((0, 0), 1) están separados.

B((0, 0), 1) = {(x, y) ∈ R2 : x2 + y 2 < 1}

están separados puesto que

Ext B((0, 0), 1) = {(x, y) : x2 + y 2 ≥ 1} y

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6. Espacios conexos 153

B((0, 0), 1) = {(x, y) : x2 + y 2 ≤ 1}


y es evidente que que

Ext B((0, 0), 1) ∩ B((0, 0), 1) = Ext B((0, 0), 1) ∩ B((0, 0), 1) = ∅

(véase la Figura 6.1).

Ej.6.3. En R con la topologı́a usual, los conjuntos Q y R − Q no están separados,


pues Q = R ⊃ R − Q.

Ej.6.4. Los conjuntos A = {(0, y) ∈ R2 : 0 ≤ y ≤ 1} y

B = {(1/n, y)) : n ∈ N, 0 ≤ y ≤ 1}

no están separados, pues todos los puntos de A son adherentes a B (véase


la Figura 6.2).

Figura 6.2 – Subconjuntos de R2 no separados.

6.2. Espacios conexos

Definición 6.2.1. Diremos que un espacio métrico (X, d) es conexo si X no es


unión de dos subconjuntos no vacı́os y separados. En caso contrario diremos que
X es no conexo.

Proposición 6.2.2. Sea (X, d) un espacio métrico y A, B ⊂ X dos subconjuntos


disjuntos tales que X = A ∪ B. Son equivalentes:

(a) X es no conexo (A y B están separados).


(b) A y B son cerrados.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


154 6.2. Espacios conexos

(c) A y B son abiertos.

D EMOSTRACI ÓN. -
“(a)⇒(b)“ Supongamos que los conjutos A y B están separados, es decir, que
A ∩ B = A ∩ B = ∅ y veamos que A es cerrado. Podemos poner

A = A ∩ X = A ∩ (A ∪ B) = (A ∩ A) ∪ (A ∩ B) = A ∪ ∅ = A.

Por tanto, A es cerrado. Análogamente se prueba que B también es cerrado.


”(b)⇒(c)” Suponemos ahora que A y B son cerrados. Como A ∪ B = X y
A ∩ B = ∅ entonces A = B c y B = Ac . Por tanto, A y B son abiertos (pues son
complementarios de cerrados).
“(c)⇒(a)“ Supongamos que A y B son abiertos disjuntos tales que A ∪ B = X.
Procediendo como en la implicación anterior podemos probar que A y B son
cerrados (pues son complementarios de abiertos). Entonces A ∩ B = A ∩ B = ∅
y A ∩ B = A ∩ B = ∅, luego A y B están separados.

La conexión se puede formular de otro modo, como muestra el siguiente corolario


cuya demostración es consecuencia de la Proposición 6.2.2.

Corolario 6.2.3. Un espacio métrico (X, d) es conexo si, y sólo si, los únicos
subconjuntos que son, a la vez, abiertos y cerrados son X y ∅.

D EMOSTRACI ÓN. -
Si A ⊂ X, A 6= X, abierto y cerrado, entonces Ac también es abierto y cerrado,
y X = A ∪ Ac , con lo que X serı́a no conexo.

La Proposición 6.2.2 nos permite introducir un nuevo concepto.

Definición 6.2.4. Sea X un espacio métrico. Una separación de X es un par


A, B de abiertos (o cerrados) disjuntos no triviales de X cuya unión es X.

6.2.1. Subespacios conexos.

Definición 6.2.5. Sea un espacio métrico (X, d) y un subconjunto S ⊂ X. Di-


remos que S es un subespacio conexo o un subconjunto conexo si (S, dS ) es
conexo.

Proposición 6.2.6. Un subconjunto S de un espacio métrico (X, d) es conexo si,


y sólo si, no existen dos subconjuntos A, B ⊂ X separados tales que A ∪ B = S.

D EMOSTRACI ÓN. Es una consecuencia inmediata de la definición de topologı́a


relativa y la Proposición 6.2.2.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6. Espacios conexos 155

Ejemplos

Ej.6.5. Sea Y el subespacio [−1, 0) ∪ (0, 1] de la recta real R. Los conjuntos


[−1, 0) y (0, 1] son no vacı́os y abiertos en Y (aunque no en R); de esta for-
ma, constituyen una separación de Y . Por otra parte, obsérvese que ninguno
de estos conjuntos contiene puntos de acumulación del otro.

Ej.6.6. Sea X el subespacio [−1, 1] de la recta real. Los conjuntos [−1, 0] y (0, 1]
son disjuntos y no vacı́os pero no forman una separación de X ya que el
primer conjunto no es abierto en X. Por otro lado, obsérvese que el primer
conjunto contiene un punto de acumulación, el 0, del segundo. De hecho,
probaremos enseguida que no existe una separación del espacio [−1, 1].

Ej.6.7. El conjunto de los números racionales Q no es conexo. Es más, los únicos


subespacios conexos de Q son los conjuntos unipuntuales: si Y es un sub-
espacio de Q conteniendo dos puntos p y q, es posible elegir un número
irracional a entre p y q y escribir Y como la unión de los abiertos

Y ∩ (−∞, a) e Y ∩ (a, +∞).

Ejercicios y Problemas

P.6.1 Sean A, B y C tres subconjuntos de un espacio métrico. Demuestre:

(a) Si A y B están separados y C ⊂ A, entonces C y B están separados.


(b) Si C y A están separados y C y B también están separados, entonces
C y A ∩ B están separados.
(c) Si A y B están separados, entonces A ∩ C y B ∩ C están separados.
[I] [R]

P.6.2 Demuestre que un espacio discreto con más de un punto, es no conexo.

P.6.3 Demuestre que si A y B son dos subconjuntos disjuntos de un espacio


métrico y ambos son abiertos o ambos son cerrados, entonces están separa-
dos. [I] [R]

P.6.4 Sea (X, d) un espacio métrico y A, B ⊂ X separados. Pruebe:

(a) Si A ∪ B es abierto, entonces A y B son abiertos.


(b) Si A ∪ B es cerrado, entonces A y B son cerrados. [I] [R]

P.6.5 Demuestre que si A es un subconjunto conexo de un espacio métrico,


entonces A es infinito.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


156 6.2. Espacios conexos

P.6.6 ¿Es conexa la intersección de dos subconjuntos conexos? En caso afirma-


tivo demuéstrelo y en caso negativo encuentre un contraejemplo.

6.2.2. Conjuntos conexos.

Lema 6.2.7. Sea (X, d) un espacio métrico y sea S ⊂ X un subconjunto conexo.


Si A, B ⊂ X son una separación de X, entonces bien S ⊂ A, bien S ⊂ B.

D EMOSTRACI ÓN. -
Supongamos, por reducción al absurdo, que S ∩ A 6= ∅ y S ∩ B 6= ∅; entonces,
como A ∪ B = X, tenemos

S = (S ∩ A) ∪ (S ∩ B).

Por tanto S ∩ A y S ∩ B son abiertos disjuntos en S, no vacı́os y verificando

(S ∩ A) ∩ (S ∩ B) = ∅,

con lo cual ambos conjuntos constituyen una separación de S, en contra de que S


es conexo.

Teorema 6.2.8. La unión de una colección de subespacios conexos de X que


tienen un punto en común es conexa.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea {Ai }T S de un espacio X y sea p un
i∈I una colección de subespacios conexos
punto de i∈I Ai . Probemos que el espacio Y = i∈I Ai es conexo. Supongamos
que Y = C ∪ D es una separación de Y . El punto p está, o bien en C, o bien en
D, pero no en ambos; supongamos que p ∈ C. Como S cada Ai es conexo y p ∈ C,
según el Lema 6.2.7 anterior, Ai ⊂ C. Por tanto, i∈I Ai ⊂ C, contradiciendo el
hecho de que D era no vacı́o.

Teorema 6.2.9. La unión de una colección de subespacios conexos de X tales


que no están separados dos a dos es conexa.

D EMOSTRACI ÓN. -
Supongamos que {Ai }i∈I es una familia de subconjuntos conexos de X no se-
parados dos a dos, y supongamos que su unión A = ∪i∈I Ai es no conexo; en-
tonces según el Corolario 6.2.3, existe B ( A no vacı́o que es abierto y cerrado
en (A, dA ).
Como B 6= ∅, existe x ∈ B ⊂ A y como B 6= A, existe y ∈ A, y ∈ / B.
Por tanto, para ciertos ı́ndices ix , iy ∈ I tenemos x ∈ Aix e y ∈ Aiy . Entonces

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6. Espacios conexos 157

B ∩ Aix 6= ∅ es abierto y cerrado en (Aix , dix ) que es conexo por hipótesis, luego
B ∩ Aix = Aix lo que implica que Aix ⊂ B.
De la misma forma (A − B) ∩ Aiy 6= ∅ es abierto y cerrado en (Aiy , diy ), luego
(A − B) ∩ Aiy = Aiy , lo que implica que Aiy ⊂ B − A.
Pero A y A − B están separados en (A, dA ), pues son dos abiertos y cerrados
no vacı́os cuya unión es A, lo que lleva consigo que Aix y Aiy también están
separados, en contra de la hipótesis, lo que concluye la prueba.

La demostración del siguiente corolario es consecuencia del Teorema 6.2.9 y se


le propone como ejercicio.

Corolario 6.2.10. Sea (X, d) un espacio métrico y {Ai }i∈I una familia de sub-
conjuntos conexos no vacı́os de X tales que Ai ∩ Aj 6= ∅ para cada par i, j ∈ I.
Entonces A = ∪i∈I Ai es conexo.

Teorema 6.2.11. Sea (X, d) un espacio métrico. Entonces se verifican:

(a) Si H ⊂ X es un subconjunto conexo y S ⊂ X tal que H ⊂ S ⊂ H,


entonces S es conexo.

(b) Si S es un subconjunto conexo de X, entonces S es conexo.

D EMOSTRACI ÓN. -
(a) Si x ∈ H, entonces H ∪ {x} es conexo puesto que H y {x}
S son conexos no
separados (H ∩ {x} = {x}). Entonces podemos poner S = x∈S (H ∪ {x}) y,
teniendo en cuenta que H ⊂ S ⊂ H, S es unión de conexos no disjuntos, lo que
implica que S es conexo.
(b) Es una consecuencia inmediata de (a).

Ejercicios y Problemas

P.6.7 Sea {An }n∈N una sucesión de subespacios S


conexos de X que verifican
An ∩ An+1 6= ∅ para cada n. Demuestre que n∈N An es conexo. [I] [R]

P.6.8 Sean {Aα }α∈J una colección de subespacios conexos de X y A un sub-


S conexo de X. Demuestre que si A ∩ Aα 6= ∅ para todo α, entonces
espacio
A∪ α∈J Aα es conexo.

P.6.9 Sea (X, d) un espacio métrico y A, B ⊂ X una separación de X, es decir


X = A ∪ B y A y B están separados. Demuestre que si S ⊂ X es conexo,
entonces está contenido únicamente, o bien en A, o bien en B.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


158 6.3. Conexos en R.

6.3. Conexos en R.

Teorema 6.3.1. Un subconjunto S R, con la distancia usual, es conexo si, y


sólo si, es un intervalo o un conjunto unitario.

D EMOSTRACI ÓN. -
”⇒” Supongamos que S es conexo. Si S es unitario no hay nada que probar.
Supongamos entonces que ni es unitario ni es un intervalo; entonces según el
Lema 4.4.1 existen x, y ∈ S tales que [x, y] no está contenido en S, es decir,
existe z ∈ (x, y) tal que z ∈
/ S. Consideremos los conjuntos

A = (−∞, z) ∩ S y B = (z, +∞) ∩ S.

Entonces A y B están separados y S = A ∪ B, en contra de que S es conexo.


”⇐” Si S es unitario no hay nada que probar. Supongamos entonces que S es un
intervalo y que es no conexo. Esto quiere decir que existen A, B ⊂ R no vacı́os y
separados tales que S = A ∪ B. Sean x ∈ A, y ∈ B y supongamos que x < y.
Como S es un intervalo, el Lema 4.4.1 implica [x, y] ⊂ S.
Consideremos el conjunto C = [x, y] ∩ A, que es no vacı́o (x ∈ A) y está acotado
superiormente por y; por tanto, existe α = sup C.
Tenemos entonces que x ≤ α ≤ y, es decir, α ∈ [x, y] ⊂ S. Luego, o bien
α ∈ A, o bien α ∈ B, pero no a los dos. Supongamos que α ∈ A, esto implica
que α < y. Como A es abierto en S, por definición de topologı́a relativa existirá G
abierto en R tal que A = G ∩ S. Luego α ∈ G, de modo que existe ε > 0 tal que
(α − ε, α + ε) ⊂ G. Además, α < y, de modo que podemos tomar ε > 0 tal que
α + ε < y, luego α + ε ∈ S y, por tanto, α + ε ∈ G ∩ S = A, en contra de que α
es supremo. De forma análoga se ve que α no puede estar en B.

Corolario 6.3.2. R con la topologı́a usual es un espacio conexo.

D EMOSTRACI ÓN. Es una aplicación directa del Teorema 6.3.1 anterior.

Ejemplos

Ej.6.8. Q no es conexo puesto que no es un intervalo. Ya habı́amos visto que Q


es no conexo en el Ejemplo Ej.6.7. utilizando otros argumentos.

Ej.6.9. A partir del Corolario 6.3.2, concluimos que en (R, | |), los únicos con-
juntos abiertos y cerrados a la vez son R y ∅.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6. Espacios conexos 159

6.4. Conexión y continuidad.

Teorema 6.4.1. Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos, f : X → Y una


aplicación continua y S ⊂ X un subconjunto conexo en X. Entonces f (S) es
conexo en Y .

D EMOSTRACI ÓN. -
Supongamos que f (S) es no conexo, entonces existen A, B ⊂ Y no vacı́os y
separados tales que f (S) = A ∪ B. Como f : S → f (S) es continua y A y B
son abiertos y cerrados en f (S) con la topologı́a relativa, tendremos que f −1 (A) y
f −1 (B) serán abiertos y cerrados en S con la distancia dS inducida por d. Además
son no vacı́os, disjuntos y cumplen

S = f −1 (f (S)) = f −1 (A ∪ B) = f −1 (A) ∪ f −1 (B),

con lo que S serı́a no conexo, en contra de la hipótesis.

La conexión es una propiedad topológica.

Corolario 6.4.2. Sean (X, d) y (Y, d0 ) dos espacios métricos homeomorfos. En-
tonces X es conexo si, y sólo si, Y es conexo.

D EMOSTRACI ÓN. Se trata de una aplicación directa del Teorema 6.4.1 anterior.

Los dos Problemas siguientes P.6.10 y P.6.11 corresponden a dos importantes


proposiciones a las que debe prestar especial atención y cuya sencilla demostración,
a partir del Teorema 6.4.1, se le propone como ejercicio.

Ejercicios y Problemas

P.6.10 Un espacio métrico (X, d) es conexo si, y sólo si, cualquier aplicación
continua entre X y el espacio discreto {0, 1} es constante, es decir, o bien
f (x) = 0 para todo x ∈ X, o bien f (x) = 1 para todo x ∈ X.

P.6.11 Si (X, d) es un espacio métrico no conexo, entonces existe una apli-


cación f : X → {0, 1} continua y no constante.

P.6.12 Demuestre que si (X, d) es conexo y f : (X, d) → (R, du ) es una apli-


cación continua, entonces f (X) es un intervalo.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


160 6.4. Conexión y continuidad.

Teorema 6.4.3 (del valor intermedio). Un espacio métrico (X, d) es conexo si, y
sólo si, cada aplicación continua f : X → R cumple que si x, y ∈ X y c ∈ R es
tal que f (x) ≤ c ≤ f (y), entonces existe z ∈ X tal que f (z) = c.

D EMOSTRACI ÓN. -
”⇒” Si X es conexo, entonces f (X) es conexo en R y, por tanto, es un intervalo,
de modo que contiene todos los puntos intermedios.
”⇐” Supongamos que X es no conexo, entonces X = A∪B con A y B no vacı́os
y separados. Consideramos una función g : X → {0, 1} continua tal y como la
proporciona el Problema P.6.11 y tal que g(A) = {0} y g(B) = {1}.
Sea la inclusión i : {0, 1} −→ R, que es continua (observe que la distancia
usual de R induce sobre {0, 1} la distancia discreta y revise el Problema P.3.1),
y consideremos la composición h = i ◦ g : X −→ R que, al ser composición
de funciones continuas, también es continua. Entonces h no cumple las hipótesis,
pues 0 < 1/2 < 1 y, sin embargo, no hay ningún punto de X cuya imagen por h
sea distinta de 0 o de 1, en contra de la hipótesis.

6.4.1. Espacios producto.

Teorema 6.4.4. Sean (X, d) e (Y, d0 ) dos espacios métricos conexos. Entonces el
producto X × Y es conexo. (Con cualquiera de las distancias d1 , d2 o d∞ del
Ejemplo Ej.1.9.).

D EMOSTRACI ÓN. -
Tomemos un punto (a, b) ∈ X × Y . La “rebanada horizontal” X × {b} es conexa,
ya que es homeomorfa a X, y también lo es cada “rebanada vertical” {x} × Y
para cada x ∈ X ya que éstas son homeomorfas a Y (véase el Problema P.3.9).
Por otra parte, para cada x ∈ X la intersección de los conjuntos X ×{b} y {x}×Y
es no vacı́a, en concreto es precisamente (X × {b}) ∩ ({x} × Y ) = {(x, b)}. Por
tanto, el conjunto (X × {b}) ∪ ({x} × Y ) es conexo por ser unión de conexos no
disjuntos (véase la Figura 6.3).
Entonces la unión [
{(X × {b}) ∪ ({x} × Y )}
x∈X

de todos estos conjuntos es precisamente X × Y y es conexo pues todos tienen en


común al conjunto X × {b} (véase de nuevo la Figura 6.3).

Corolario 6.4.5. El producto cartesiano de una cantidad finita de espacios métri-


cos conexos, es un espacio conexo.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6. Espacios conexos 161

Figura 6.3 – Conexión en el espacio producto.

D EMOSTRACI ÓN. La prueba para cualquier colección finita de espacios conexos


puede realizarse por inducción, utilizando el hecho (¿fácilmente demostrable?) de
que X1 × · · · × Xn es homeomorfo a (X1 × · · · × Xn−1 ) × Xn .

Ejemplos

Ej.6.10. Rn con cualquiera de las distancias d1 , d2 o d∞ es conexo.

6.5. Componentes conexas

Definición 6.5.1. Sea (X, d) un espacio métrico y C ⊂ X un subconjunto, di-


remos que C es una componente conexa de X si C es conexo y no hay ningún
subconjunto conexo y propio de X que contenga a C.
Observación 6.5.2. -

(a) Obviamente si X es conexo, tiene una única componente conexa que coin-
cide con todo el espacio.
(b) Cualquier espacio, conexo o no, tiene componentes conexas no vacı́as.

Definición 6.5.3. Sea (X, d) un espacio métrico. Se llama componente conexa


C(x) de un punto x ∈ Xa la unión de todos los subconjuntos conexos de X que
contienen al punto x.
Observación 6.5.4. Es obvio que C(x) es el mayor conjunto conexo que contiene
a x y que C(x) es la componente conexa de X que contiene a dicho punto.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


162 6.6. Conexión por caminos (o arcos).

Teorema 6.5.5. Sea (X, d) un espacio métrico. Entonces las componentes conexas
de X constituyen una partición de X, es decir son disjuntas entre sı́ y la unión de
todas ellas es X.

D EMOSTRACI ÓN. - Sean x, y ∈ X veamos que si C(x) y C(y) son sus com-
ponentes conexas respectivas, entonces o bien coinciden ,C(x) = C(y), o bien
C(x) ∩ C(y) = ∅. En efecto, supongamos que C(x) ∩ C(y) 6= ∅, entonces se
trata de dos conjuntos conexos no separados, lo que significa que C(x) ∪ C(y) es
conexo, pero la componente conexa es el mayor conexo que contiene al punto, de
modo que C(x) = C(x) ∪ C(y) = C(y). Por otra parte, es evidente que la unión
de todas las componentes conexas es todo X.

Como en ocasiones anteriores, los Problemas siguientes recogen importantes re-


sultados sobre componentes conexas, cuya demostración se le propone como ejer-
cicio. Debe prestarles la necesaria atención.

Ejercicios y Problemas

P.6.13 Sea (X, d) un espacio métrico. Demuestre que cada subconjunto conexo
de X está contenido en una única componente conexa.
P.6.14 Cada subconjunto conexo de un espacio métrico que es a la vez abierto
y cerrado, es una componente conexa.
P.6.15 Cada componente conexa de un espacio métrico es un cerrado.

P.6.16 Considere en (R, | |), el conjunto C = {0} ∪ {1/n : n ∈ N} con la dis-


tancia inducida por la usual. Pruebe que {0} es una componente conexa de
C y concluya que las componentes conexas no son, necesariamente abier-
tos.

6.6. Conexión por caminos (o arcos).


La conexión de los intervalos en R nos conduce a la condición de que cualquier
par de puntos de X pueda unirse mediante un camino o un arco en X. Y esto nos
lleva a la conexión por caminos (también llamada conexión por arcos).
Definición 6.6.1. Sea (X, d) un espacio métrico y dos puntos x, y ∈ X:

Un camino o un arco en X, que une el punto x con el punto y, es una


aplicación continua f : [a, b] −→ X, donde [a, b] ⊂ R es intervalo cerrado
con la distancia usual, tal que f (a) = x y f (b) = y.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6. Espacios conexos 163

Un espacio X se dice que es conexo por caminos o conexo por arcos si


cada par de puntos de X se pueden unir mediante un camino en X.

Observación 6.6.2. Dado que cualquier intervalo cerrado [a, b] es homeomorfo


al intervalo [0, 1] (véase el Problema P.3.8). Por composición, la definición de
camino se puede establecer diciendo que la aplicación continua está definida en
el intervalo [0, 1]; de hecho en numerosas ocasiones, y por comodidad, ası́ lo
haremos.

Ejemplos

Ej.6.11. Si f : [0, 1] −→ (X, d) es un camino que une x e y, entonces La apli-


cación fˆ : [0, 1] −→ (X, d) definida como fˆ(t) = f (1 − t), es un camino
que une y con x (digamos, que cambia el sentido del camino).

Ej.6.12. Si f : [0, 1] −→ (X, d) es un camino que va del punto x al punto y y


g : [0, 1] −→ (X, d) es un camino que une y con z, definimos la aplicación
(
f (2t) si 0 ≤ t ≤ 1/2
(f ∗ g)(t) = .
g(2t − 1) si 1/2 ≤ t ≤ 1

f ∗g es un camino (es continua) que une x con z siguiendo el camino que va


de x a y y, a continuación de forma continua, el que une y con z. El camino
f ∗ g recibe el nombre de yuxtaposición de f y g.

Ej.6.13. La bola cerrada de radio unidad, centrada en cualquier punto de Rn , es


decir
B n = B(x, 1) = {x ∈ Rn : kxk2 ≤ 1},
donde kxk2 = k(x1 , . . . , xn )k2 = (x21 + · · · + x2n )1/2 es la norma euclı́dea
(véase el Ejemplo Ej.1.41.), es conexa por caminos. En efecto, dados dos
puntos x, y ∈ B n , el segmento f : [0, 1] → Rn definido por

f (t) = (1 − t)x + ty

es continuo y está contenido en B n ya que

kf (t)k2 = k(1 − t)x + tyk2 ≤ (1 − t)kxk2 + tkyk2 ≤ 1.

Ej.6.14. Rn con la distancia usual es conexo por caminos.

Teorema 6.6.3. Todo espacio métrico conexo por caminos es también conexo.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


164 6.6. Conexión por caminos (o arcos).

D EMOSTRACI ÓN. -
Supongamos que X un espacio conexo por caminos pero no conexo. Por tanto
existen dos conjuntos no vacı́os {A, B ⊂ X} que constituyen es una separación
de X, es decir X = A∪B y A y B están separados. Sea f : [0, 1] → X un camino
en X. Como [0, 1] es conexo y f es continua, por el Teorema 6.4.1, el conjunto
f ([0, 1]) es conexo y, en consecuencia, debe estar contenido enteramente o bien
en A, o bien en B (véase el Problema P.6.9). Por tanto, no existen caminos en X
que unan puntos de A con puntos de B lo cual es contrario con el hecho de que
X sea conexo por caminos.

Teorema 6.6.4. Sea (X, d) un espacio métrico conexo por caminos, e (Y, d0 ) un
espacio métrico. Si f : X −→ Y es una aplicación continua, entonces f (X) es
conexo por caminos.

D EMOSTRACI ÓN. - Si y1 , y2 ∈ f (X), entonces f −1 (y1 ), f −1 (y2 ) ∈ X y como


X es conexo por caminos, existe g[0, 1] −→ X continua tal que g(0) = f −1 (y1 )
y g(1) = f −1 (y2 ). Entonces f ◦ g es un camino que conecta y1 con y2 .

El recı́proco del Teorema 6.6.3 anterior no es cierto en general, es decir, un espacio


conexo no es necesariamente conexo por caminos; ası́ lo muestra el siguiente
ejemplo.

Ejemplos

Ej.6.15. Sean los subconjuntos de R2 siguientes:


1
A = {(x, 0) : 0 ≤ x ≤ 1}, Bn = {( , y) : 0 ≤ y ≤ 1} para cada n ∈ N.
n
Consideremos el punto P (0, 1) y el conjunto

C = A ∪ (∪n∈N Bn ) ∪ {p}

dotado con la topologı́a inducida por la usual de R2 y cuya representación


gráfica puede ver el la Figura 6.4. Entonces X es conexo pero no es conexo
por caminos.
(1) X es conexo. En efecto, tanto A como cada uno de los Bn es conexo por
caminos puesto que se trata segmentos y, por tanto según el Teorema 6.6.3
también son conexos. Además, para cada n ∈ N, A ∩ Bn = {(1/n, 0)},
lo que implica que el conjunto A ∪ (∪n∈N Bn ) es unión de conexos no
separados, y por tanto es conexo. Por último P es un punto adherente a
A ∪ (∪n∈N Bn ) ya que para todo ε > 0 existe n ∈ N con 1/n < ε por
lo que, (1/n, 1) ∈ B(P, ε), entonces, según el Teorema 6.2.11 (a), C es
conexo.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6. Espacios conexos 165

Figura 6.4 – El Conjunto C es conexo pero no es conexo por caminos.

(2) C es no conexo por caminos. Para demostrar esto vamos a comprobar


que cualquier camino f : [a, b] → C que comience en P , cumple que
f (t) = P para todo t ∈ [a, b] y, por tanto, no existe ningún camino que
una P con otro punto de C. Esto último será consecuencia, a su vez, de que
f −1 (P ) es abierto y cerrado en [a, b] que es conexo, con lo cual tendremos
que f −1 (P ) = [a, b].
Como f es una aplicación continua y {P } es un conjunto cerrado, f −1 (P )
es cerrado. Vamos a ver que f −1 (P ) también es abierto. Consideremos una
bola abierta centrada en P en el subespacio C. Esta bola será la intersección
de una bola en R2 con C, B(P, r) ∩ C; y tomemos r < 1, de manera que no
corte al eje de abscisas. Sea un punto x0 ∈ f −1 (B(P, r) ∩ C), entonces co-
mo consecuencia de la continuidad de f , existe, en [a, b], una bola centrada
en x0 , B(x0 , δ) = (x0 − δ, x0 + δ), tal que f (B(x0 , δ)) ⊂ (B(P, r) ∩ C).
Como B(x0 , δ) es un intervalo, es conexo y, por tanto, f (B(x0 , δ)) tam-
bién lo es, por lo que no puede contener ningún punto distinto de P . De lo
contrario, si existe (1/m, s) ∈ (B(P, r) ∩ C) (0 < s ≤ 1), tomamos α ∈ R
tal que se cumpla 1/(m + 1) < α < 1/m con lo que tenemos que

(−∞, α) × R y (α, +∞) × R

son dos abiertos disjuntos en R2 , por lo que

[(−∞, α) × R] ∩ (B(P, r) ∩ C) y [(α, +∞) × R] ∩ (B(P, r) ∩ C)

constituyen una separación de (B(P, r) ∩ C. Como f (B(x0 , δ)) es conexo


y contiene a P , se tiene que

f (B(x0 , δ)) ⊂ [(−∞, α) × R] ∩ (B(P, r) ∩ C),

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


166 6.6. Conexión por caminos (o arcos).

por lo que no contiene a

1
( , s) ∈ [(α, +∞) × R] ∩ (B(P, r) ∩ C)
m

y, por tanto, f (B(x0 , δ)) = {P } lo que significa B(x0 , δ) ⊂ f −1 (P ) y


f −1 (P ) es abierto, que es lo que querı́amos demostrar.

Ej.6.16. El espacio euclı́deo agujereado es Rn − {0}, con la distancia usual in-


ducida; donde 0 es el origen en Rn . Si n > 1, este espacio es conexo por
caminos (y por tanto conexo): dados x, y ∈ Rn − {0} , podemos unir x e y
mediante el segmento que ambos determinan, si este segmento no pasa por
el origen. En caso de que ası́ ocurriera, podemos elegir otro punto z que no
esté contenido en la recta que determinan x e y y a continuación considerar
el “segmento quebrado” que determinan x, z e y y ya tenemos un camino
que une los puntos x e y.
Sin embargo, si n = 1, entonces R − {0} = (−∞, 0) ∪ (0, +∞) no es
conexo, pues esta unión es una separación de R − {0}.

Ej.6.17. A partir del Ejemplo Ej.6.16. anterior, podemos concluir que R y R2 ,


con las distancias usuales, no son homeomorfos. En efecto si existiera un
homeomorfismo f : R2 −→ R; y f (0, 0) = a; entonces la restricción de f
a R2 − {(0, 0)}, serı́a un homeomorfismo entre este conjunto y R − {a},
pero R2 − {(0, 0)} es conexo y, sin embargo R − {a} no lo es, en contra
del Corolario 6.4.2.

Ej.6.18. La esfera unidad S n−1 en Rn , o (n − 1)-esfera es la frontera de la bola


de centro el origen y radio 1

S n−1 = {x ∈ Rn : kxk = 1}.

Si n > 1, la (n − 1)-esfera S n−1 es conexa por caminos ya que la apli-


cación g : (Rn − {0}) −→ S n−1 definida por g(x) = x/kxk es continua y
sobreyectiva; y según el Teorema 6.6.4, conexo por caminos.

Ejercicios y Problemas

P.6.17 Estudie si son homeomorfos la recta real y la circunferencia, con la dis-


tancia usual. [I]

P.6.18 Sean An = {(x, y) ∈ R2 : 0 ≤ x ≤ 1, , y = x/n} para cada n ∈ N; y


B = {(x, 0) ∈ R2 : 1/2 ≤ x ≤ 1}.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


6. Espacios conexos 167

(a) Haga una representación gráfica del conjunto A = ∪n∈N An y estudie


si es conexo por caminos y/o conexo.
(b) Idem para el conjunto A ∪ B. [I]

P.6.19 Sea (X, d) un espacio métrico, M ⊂ X un subconjunto conexo y una


aplicación continua f : M → R.

(a) Pruebe que si a ∈ M y α ∈ R es tal que f (a) < α entonces existe


U ∈ Ua tal que f (x) < α para todo x ∈ M ∩ U .
(b) Supongamos que para todo entorno U ∈ Ua existen x, y ∈ U ∩M tales
que f (x) y f (y) son de signos opuestos; demuestre que f (a) = 0.
(c) Pruebe que si para a, b ∈ M , f (a) y f (b) tienen signos opuestos,
existe c ∈ M tal que f (c) = 0. [I] [R]

P.6.20 Sea X un espacio métrico y A ⊂ X un subconjunto. Demuestre que todo


subconjunto conexo P ⊂ X que corte a A y Ac , también corta a la frontera
de A. [I] [R]

P.6.21 Sea X un espacio métrico, A, B ⊂ X dos cerrados tales que A ∩ B y


A ∪ B son conexos. Pruebe que, entonces, A y B son conexos. Busque un
contraejemplo en R, con la topologı́a usual, mostrando que la exigencia de
que A y B sean cerrados es necesaria. [I] [R]

P.6.22 Sean A un subconjunto propio de X y B un subconjunto propio de Y .


Si X e Y son conexos, demuestre que el conjunto (X × Y ) − (A × B) es
conexo. [I] [R]

P.6.23 Un espacio métrico (X, d) es totalmente disconexo si para cada par de


puntos distintos x, y ∈ X existen dos subconjuntos G, H ⊂ X separados,
tales que x ∈ G e y ∈ H.

(a) Demuestre que el conjunto Q de los números racionales con la distan-


cia inducida por la usual de R, es totalmente disconexo.
(b) Demuestre que las componentes conexas de un espacio totalmente dis-
conexo son los conjuntos unipuntuales.

P.6.24 (Teorema del punto fijo). Sea f : [0, 1] −→ [0, 1] una aplicación con-
tinua. Demuestre que existe x0 ∈ [0, 1] tal que f (x0 ) = x0 . [R]

P.6.25 (Teorema de Bolzano) Sea f : [a, b] −→ R continua, de manera que


f (a) · f (b) < 0. demuestre que existe c ∈ (a, b) tal que f (c) = 0.

P.6.26 Si (X, d) es un espacio métrico, demuestre que X es conexo si, y sólo


si, para todo A X no vacı́o, se cumple que Fr(A) 6= ∅. [I]

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


168 6.6. Conexión por caminos (o arcos).

P.6.27 Sea (R2 , du ) y consideremos el conjunto

A = ((0, 1) × (0, 1)) ∪ {(0, q) : q ∈ Q, 0 ≤ q ≤ 1}.

¿Es A conexo? Justifique la respuesta.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


Apéndices

169
170 6.6. Conexión por caminos (o arcos).

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


A
Completar un Espacio Métrico

Un procedimiento, digamos estandar, permite “completar” un espacio métrico


cualquiera. En este apéndice vamos a desarrollar dicho procedimiento.
Sea (X, d) un espacio métrico. En el conjunto C de todas las sucesiones de Cauchy
en X, definimos la siguiente relación:
(xn )∞ ∞
n=1 ∼ (yn )n=1 si lı́m d(xn , yn ) = 0.
n

Lema A.0.5. La relación “∼” es una relación de equivalencia.

D EMOSTRACI ÓN. -
La relación es, claramente, reflexiva; es simétrica como consecuencia de la simetrı́a
de la distancia; y se comprueba, fácilmente, que es transitiva aplicando la de-
sigualdad triangular. En efecto, si (xn )∞ ∞ ∞ ∞
n=1 ∼ (yn )n=1 e (yn )n=1 ∼ (zn )n=1 , se
tiene lı́mn d(xn , yn ) = lı́mn d(yn , zn ) = 0; aplicando la desigualdad triangular
d(xn , zn ) ≤ d(xn , yn ) + d(yn , zn ), para todo n ∈ N.
Como los términos que forman las sucesiones de las distancias son positivos, se
tiene lı́mn d(xn , zn ) = 0, lo que implica que (xn )∞ ∞
n=1 ∼ (zn )n=1 y, en conse-
cuencia, la relación es transitiva.

Consideremos el conjunto cociente X̂ = C/∼, cuyos elementos denotaremos por


[xn ], indicando la clase de equivalencia de la sucesión (xn )∞
n=1 ; y definamos la
aplicación ρ : X̂ × X̂ −→ R mediante
ρ([xn ], [yn ]) = lı́m d(xn , yn ).
n

171
172

Lema A.0.6. La aplicación ρ está bien definida y es una distancia sobre X̂.

D EMOSTRACI ÓN. -
En primer lugar, señalemos que este lı́mite siempre existe, puesto que dado ε > 0,
como (xn )∞ ∞
n=1 e (yn )n=1 son de Cauchy, existe n0 (podemos tomar el mismo para
las dos sucesiones) tal que si m, n ≥ n0 se tiene
ε ε
d(xn , xm ) ≤ y d(yn , ym ) ≤ .
2 2
Por tanto, si tomamos n, m ≥ n0 y aplicamos una propiedad conocida de la
distancia, se tiene
ε ε
|d(xn , yn ) − d(xm , ym )| ≤ d(xn , xm ) + d(yn , ym ) < + = ε,
2 2
lo que nos permite concluir que (d(xn , yn ))∞
n=1 es una sucesión de Cauchy en R.
La completitud de R nos garantiza que dicha sucesión es convergente.
Para terminar de comprobar que la definición es consistente, queda demostrar
que no depende de los representantes elegidos. Supongamos que [xn ] = [x0n ],
[yn ] = [yn0 ] y veamos que lı́mn d(xn , yn ) = lı́mn d(x0n , yn0 ). Podemos poner

d(xn , yn ) ≤ d(xn , x0n ) + d(x0n , yn0 ) + d(yn0 , yn ),

y como lı́mn d(xn , x0n ) = lı́mn d(yn , yn0 ) = 0 tenemos que

lı́m d(xn , yn ) ≤ lı́m d(x0n , yn0 ).


n n

De la misma forma

d(x0n , yn0 ) ≤ d(x0n , xn ) + d(xn , yn ) + d(yn , yn0 ),

lo nos lleva a que


lı́m d(x0n , yn0 ) ≤ lı́m d(xn , yn ).
n n

De las dos desigualdades podemos concluir que

lı́m d(x0n , yn0 ) = lı́m d(xn , yn ).


n n

Por último, tal y como se ha definido ρ, es claro que ρ es una función no negativa
y simétrica: ρ([xn ], [yn ]) ≥ 0 y ρ([xn ], [yn ]) = ρ([yn ], [xn ]). La desigualdad
triangular es una mera comprobación a partir de la desigualdad triangular de la
distancia d.

Proposición A.0.7. (X, d) es isométrico a un subespacio Y de (X̂, ρ).

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


A. Completar un Espacio Métrico 173

D EMOSTRACI ÓN. - Tomemos Y como el subconjunto de X̂ formado por los ele-


mentos que tienen por representante una sucesión constante y definimos la apli-
cación f : X −→ Y como f (x) = [x], donde [x] denota la clase de equivalencia
que tiene por representante la sucesión constante cuyos términos son iguales a x.
f es claramente una biyección y la siguiente igualdad

ρ([x], [y]) = lı́m d(x, y) = d(x, y)


n

implica que también es una isometrı́a.

Observación A.0.8. A partir de aquı́ podemos identificar X con Y .

Proposición A.0.9. Se verifican:

(a) Toda sucesión (xn )∞


n=1 de Cauchy en X es convergente en X̂ y su lı́mite es,
precisamente, x = [xn ], es decir, la clase de equivalencia determinada por
(xn )∞
n=1 .
(b) X es denso en X̂.

D EMOSTRACI ÓN. -
(a) Podemos identificar la sucesión (xn )∞ ∞
n=1 con la sucesión (x̂n )n=1 en X̂, donde
cada x̂n es la sucesión constante cuyos términos son todos iguales a xn . Si proba-
mos que para todo ε > 0, existe n0 tal que si n > n0 entonces ρ(x̂n , x) < ε,
habremos probado que la sucesión (x̂n )∞ n=1 converge a x en X̂ y, mediante la
identificación de la Observación A.0.8 anterior, habremos probado (a).
En efecto, como (xn )∞ n=1 es de Cauchy en X, existe n0 tal que si m, n ≥ n0
entonces d(xn , xm ) < ε/2. Tengamos en cuenta que, tal y como se ha definido la
relación, la clase de equivalencia de (xn )∞ ∞
n=1 es la misma que la sucesión (xn )n=m
que resulta de suprimir los m − 1 primeros términos. Por tanto, fijado n ≥ n0 ,
tenemos
ε
ρ(x̂n , x) = lı́m d(xn , xm ) ≤ < ε, para todo n ≥ n0 ,
m 2
luego (x̂n )∞
n=1 converge a x.
(b) Según el apartado (a) anterior, para todo x = [xn ] ∈ X̂, la sucesión (xn )∞
n=1
es de Cauchy en X y converge a x. Entonces x es un punto adherente a X y, por
tanto, X es denso (X = X̂).

Teorema A.0.10. (X̂, ρ) es un espacio métrico completo.

D EMOSTRACI ÓN. -
Tenemos que demostrar que toda sucesión de Cauchy en X̂ es convergente en X̂.
Sea (x̂n )∞
n=1 una sucesión de Cauchy en X̂, de modo que para todo ε > 0 existe

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


174

n0 tal que si n, m ≥ n0 , se tiene que ρ(x̂n , x̂m ) < ε/3. Observemos que podemos
tomar n0 > 3/ε para que se cumpla
1 ε 1 ε
< y < .
n 3 m 3
Como X es denso en X̂, para cada x̂n existe un elemento xn ∈ X tal que
ρ(x̂n , xn ) < n1 (identificando xn , una vez más, con la clase de equivalencia de-
terminada por la sucesión constante cuyos términos son todos iguales a xn ). De
este modo obtenemos una sucesión (xn )∞ n=1 en X que es de Cauchy; en efecto, si
n, m ≥ n0 tenemos
1 ε 1
d(xn , xm ) = ρ(xn , xm ) ≤ ρ(xn , x̂n )+ρ(x̂n , x̂m )+ρ(x̂m , xm ) ≤ + + < ε.
n 3 m
Entonces (xn )∞
n=1 converge a un punto x ∈ X̂ que es precisamente x = [xn ].
Veamos que lı́mn x̂n = x, con lo que habrá terminado la demostración. Como
(xn )∞
n=1 converge a x, existe m0 , que podemos tomar mayor o igual que n0 , tal
que si n ≥ m0 se tiene ρ(xn , x) < ε/3. Entonces tomando n, m ≥ m0 tendremos
1 ε ε ε ε ε
ρ(x̂n , x) ≤ ρ(x̂n , xn ) + ρ(xn , xm ) + ρ(xm , x) < + + < + + = ε,
n 3 3 3 3 3
con lo que lı́mn x̂n = x, concluyendo la demostración.

Teorema A.0.11. Sea (X, d) un espacio métrico y (X̂, ρ) el completado de X.


Entonces cualquier otro espacio (Y, δ) completado de X es isométrico a X̂.

D EMOSTRACI ÓN. -
Podemos contemplar X como un subespacio de Y , X = Y , luego para todo
y ∈ Y existe una sucesión (xn )∞ n=1 ⊂ X convergente a y que es, por tanto, de
Cauchy. Definimos entonces la aplicación f : Y −→ X̂ como f (y) = [xn ],
la clase de equivalencia determinada por la sucesión (xn )∞ n=1 . La aplicación f
está bien definida pues si (zn )∞n=1 es otra sucesión en X que converge a y, se
tiene lı́mn d(xn , zn ) = 0 por lo que [xn ] = [zn ].
Por otra parte, f es sobreyectiva pues si [zn ] ∈ X̂, entonces (zn )∞
n=1 es una suce-
sión de Cauchy en X ⊂ Y que, por la completitud de Y , converge a algún punto
z ∈ Y , de modo que f (z) = [zn ]. Por último, veamos que f es una isometrı́a.
Sean y, z ∈ Y , que serán lı́mites de dos sucesiones en X, (yn )∞ ∞
n=1 y (zn )n=1
respectivamente; entonces

ρ(f (y), f (z)) = ρ([yn ], [zn ]) = lı́m d(xn , yn ) = lı́m δ(yn , zn )


n n
= δ(lı́m yn , lı́m zn ) = δ(y, z),
n n

con lo que concluye la prueba.

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


B
Construcción de los números
reales.

En el conjunto C de las sucesiones de Cauchy de números racionales definimos la


relación siguiente: si (xn )∞ ∞
n=1 e (yn )n=1 son dos sucesiones de C entonces

(xn )∞ ∞
n=1 ∼ (yn )n=1 , si lı́m(xn − yn ) = 0.
n

Esta relación es de equivalencia. En efecto, claramente es reflexiva y simétrica.


También es transitiva pues si (xn )∞ ∞ ∞ ∞
n=1 ∼ (yn )n=1 y (yn )n=1 ∼ (zn )n=1 tenemos

lı́m(xn − yn ) = lı́m(yn − zn ) = 0,
n n

y aplicando propiedades conocidas de las sucesiones:

lı́m(xn − zn ) = lı́m(xn − yn + yn − zn ) = lı́m(xn − yn ) + lı́m(yn − zn ) = 0,


n n n m

lo que implica que (xn )∞ ∞


n=1 ∼ (zn )n=1 .
El conjunto cociente C/ ∼ será denotado por R. Si x ∈ R es una clase de equiva-
lencia y (xn )∞
n=1 es un representante de dicha clase, escribiremos x = [xn ].
Vamos a ver que R es un cuerpo ordenado, arquimediano y completo. En primer
lugar establezcamos un resultado “técnico” que utilizaremos más adelante.

Lema B.0.12. Si (xn )∞ n=1 es una sucesión de Cauchy de números racionales que
no converge a 0 entonces existe un racional ε0 > 0 y n0 ∈ N tal que si n ≥ n0 se
cumple que |xn | > ε0 .

175
176

D EMOSTRACI ÓN. -
Como (xn )∞ n=1 no converge a 0, existe un número racional ε0 > 0 tal que para
todo n ∈ N se puede encontrar un número m ≥ n tal que |xm | > 2ε0 . Por otra
parte, (xn )∞
n=1 es una sucesión de Cauchy, luego para dicho ε0 existe n0 ∈ N tal
que si n, m ≥ n0 se tiene |xn − xm | < ε0 , es decir

xm − ε0 < xn < xm + ε0 .

Tomemos m ≥ n0 de tal modo que |xm | > 2ε0 , lo cual implica que o bien
xm > 2ε0 , o bien xm < −2ε0 . Si n ≥ n0 y se da la primera posibilidad, tenemos

ε0 = 2ε0 − ε0 < xm − ε0 < xn ;

por el contrario, si ocurre lo segundo, nos queda

xn < xm + ε0 < −2ε0 + ε0 = −ε0 ,

y de las dos últimas desigualdades se deduce que |xm | > ε0 .

Suma y producto

Dados dos elementos x = [xn ], y = [yn ] ∈ R, definimos las siguientes opera-


ciones:

· Suma: x + y = [xn + yn ]
· Producto: xy = [xn yn ]

Veamos que las definiciones son consistentes. En efecto, si [x0n ] e [yn0 ] son otros
representantes de x e y respectivamente, comprobemos que [x0n + yn0 ] define la
misma clase de equivalencia que [xn + yn ]. Como [xn ] = [x0n ] e [yn ] = [yn0 ] se
cumple
lı́m(xn − x0n ) = lı́m(yn − yn0 ) = 0,
n n
luego

lı́m(xn + yn − (x0n + yn0 )) = lı́m(xn − x0n ) + lı́m(yn − yn0 ) = 0,


n n n

lo que implica que x + y = [xn + yn ] = [x0n + yn0 ].


De forma similar para el producto podemos poner

xn yn − x0n yn0 = xn yn − xn yn0 + x0n yn − x0n yn0 = xn (yn − yn0 ) + x0n (yn − yn0 )

y como toda sucesión de Cauchy es acotada y el producto de una sucesión conver-


gente a 0 por otra acotada, converge a 0, tenemos que lı́mn (xn yn − x0n yn0 ) = 0,
con lo que xy = [xn yn ] = [x0n yn0 ].

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


B. Construcción de los números reales. 177

Proposición B.0.13. R con las operaciones suma y producto es un cuerpo.

D EMOSTRACI ÓN. -
Es fácil comprobar que R con la suma es un grupo abeliano aditivo cuyo elemento
neutro es 0 = [0], la clase de equivalencia de la sucesión constante con todos sus
términos iguales a 0. Tampoco ofrece dificultad probar que R con el producto
es un grupo abeliano multiplicativo cuyo elemento neutro es 1 = [1], la clase
de equivalencia de la sucesión constante cuyos términos son iguales a 1. Sólo
veremos que todo elemento x ∈ R distinto de 0, tiene un inverso que denotaremos
por x−1 . Si x = [xn ] la sucesión (xn )∞
n=1 es de Cauchy y no converge a 0; según
el Lema B.0.12 existe un número racional ε0 > 0 y un número n0 ∈ N tales que si
n ≥ n0 , entonces |xn | > ε0 , es decir, xn 6= 0, de tal modo que para todo n ≥ n0
existe x−1 ∞
n = 1/xn . Definimos entonces la sucesión (xn )n=1 y como

 0 si n < n0
yn = −1 1
 xn = si n ≥ n0
xn

Esta sucesión verifica:


(A) (yn )∞
n=1 es una sucesión de Cauchy.
En efecto, dado un número racional ε > 0, por ser (xn )∞ n=1 una sucesión de
Cauchy, existe m0 ∈ N, que podemos tomar m0 ≥ n0 , tal que |xp − xq | < ε20 ε si
p, q ≥ m0 ; por tanto, podemos escribir

ε20 ε

1 1 |xp − xq | |xp − xq |
|yp − yq | = − =
< < = ε.
xp yq |xp ||xq | ε20 ε20

(B) [yn ] es el inverso de [xn ].


Para probar que [xn yn ] = [1] vamos a demostrar que lı́mn (xn yn − 1) = 0. Si
n ≥ n0 tenemos que xn yn − 1 = xn x−1 ∞
n − 1 = 0, es decir, (xn yn )n=1 es la
sucesión constante 1 a partir del término n0 .
El resto de propiedades de cuerpo son de comprobación inmediata.

Diremos que un elemento x = [xn ] ∈ R es positivo si existe un racional ε0 > 0


y un número n0 ∈ N tales que si n ≥ n0 se verifica xn > ε0 ; en este caso
escribiremos x > 0. Esta definición no depende del representante elegido; en
efecto, si [x0n ] = x es otro representante de x y consideramos ε0 > 0, existe m0 ,
que podemos tomar m0 > n0 , tal que si n > m0 entonces |xn − x0n | < ε0 /2, de
donde se deduce que
ε0
x0n = xn − (xn − x0n ) > ε0 − = ε0 ,
2
con lo que queda clara la independencia del representante elegido.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


178

Proposición B.0.14. R es un cuerpo totalmente ordenado.

D EMOSTRACI ÓN. -
Dados x, y ∈ R, definimos la siguiente relación:

x≤y si, y sólo si, x − y ≥ 0,

entendiendo que “x − y ≥ 0” si x − y es positivo o 0.


Veamos que es una relación de orden total. En primer lugar, es claramente re-
flexiva. En cuanto a la antisimetrı́a, si x ≤ y e y ≤ x, podemos suponer que
x − y > 0, pues si x − y = 0, entonces x = y (por ser R un cuerpo) y no habrı́a
nada que probar. Entonces existe ε0 > 0 y n0 tales que si n ≥ n0 , se tiene que
xn − yn > ε0 . Análogamente, si suponemos y − x > 0, existe ε00 > 0 racional y
n00 tales que si n ≥ n00 se tiene que yn − xn > ε00 . Si tomamos ε000 = mı́n{ε0 , ε00 }
y n ≥ máx{n0 , n00 }, se verifican ambas desigualdades a la vez, es decir

xn − yn > ε000 e yn − xn > ε000 ,

y la segunda desigualdad es equivalente a xn − yn < −ε000 , lo cual es una con-


tradicción, con lo que tendremos x = y.
También satisface la propiedad transitiva; supongamos x ≤ y e y ≤ z. Si x = y
no hay nada que probar y lo mismo sucede si y = z, de modo que supongamos
que y − x > 0 y que z − y > 0. Entonces

existen ε0 > 0 racional y n0 tales que n ≥ n0 implica yn − xn > ε0 y

existen ε00 > 0 racional y n00 tales que n ≥ n00 implica zn − yn > ε00 ;
si, como en el caso anterior tomamos ε000 /2 = mı́n{ε0 , ε00 } y n ≥ máx{n0 , n00 } se
verifican ambas desigualdades a la vez y tendremos

ε000 ε00
zn − xn = zn − yn + yn − xn > + 0 = ε000 ,
2 2
con lo que z − y > 0 y por tanto x ≤ z.
Sólo nos resta demostrar que el orden es total, es decir, que si x, y ∈ R entonces
bien x ≤ y, bien y ≤ x. Si uno de ellos es 0 o son iguales, no hay nada que
probar. Supongamos entonces que x e y son distintos y ninguno de ellos es 0. Si
x = [xn ] e y = [yn ], se tiene que [yn − xn ] 6= [0] y (xn − yn )∞
n=1 es una sucesión
de Cauchy que no converge a 0. Por el Lema B.0.12 se tiene que bien x ≤ y, bien
y ≤ x. Con lo que termina la demostración de la proposición.

Proposición B.0.15. El cuerpo ordenado Q de los números racionales es isomor-


fo a un subcuerpo de R. Es decir, existe un subcuerpo R ⊂ R y una aplicación
f : Q −→ R que verifica:

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


B. Construcción de los números reales. 179

(a) f es biyectiva.
(b) f (p + q) = f (p) + f (q) para todo p, q ∈ Q.
(b) f (pq) = f (p)f (q) para todo p, q ∈ Q.
(d) Si p ≤ q, entonces f (q) ≤ f (q).

D EMOSTRACI ÓN. -
Si tomamos R el subconjunto de R formado por los elementos que tienen por
representantes a sucesiones constantes, es fácil ver que es un subcuerpo. De mo-
do que definimos f : Q −→ R como f (p) = (p) la sucesión constante p; es
inmediato probar que f es biyectiva. La demostración del resto de propiedades se
reduce a una mera comprobación. Veamos, por ejemplo, la propiedad (d). Si p ≤ q
tenemos que bien p = q, y no hay nada que probar, bien q − p es positivo; en este
caso, las sucesión constante f (q) − f (p) también es positiva, lo que implica que
f (p) ≤ f (q).

A partir de aquı́ podemos identificar Q con el subcuerpo R. También podemos


definir el valor absoluto como

x si x ≥ 0
|x| =
−x si x < 0

Se comprueban, también fácilmente, las propiedades conocidas del valor absoluto


y que (R, | |) es un espacio métrico. Antes de demostrar que se trata de un espacio
métrico completo, veamos dos resultados interesantes.

Proposición B.0.16. Sean x, y ∈ R tales que x < y. Entonces existe q ∈ Q de


manera que x < q < y.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sean x = [xn ] e y = [yn ]. Como x < y, existen un racional ε > 0 y un natural n0
tales que si n ≥ n0 se cumple que yn − xn > ε.
Por otra parte, las sucesiones (xn )∞ ∞
n=1 e (yn )n=1 son de Cauchy, por lo que existe
m0 ≥ n0 (que podemos tomar el mismo para las dos), tal que si m, n ≥ m0 , se
cumplen las desigualdades:
ε ε
|xn − xm0 | < y |yn − ym0 | < ,
4 4
que es equivalente a
ε ε ε ε
xm0 − < xn < xm0 + y ym0 − < yn < ym0 + .
4 4 4 4

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


180

Tomemos q = 12 xm0 +ym0 y veamos que este racional verifica la tesis del teorema.
Si n ≥ m0 se verifica
1 1 ε
q − xn = xm0 + ym0 − xn > xm0 + ym0 − xm0 −
2 2 4
1 ε ε ε ε
= (ym0 − xm0 ) − > − = ,
2 4 2 4 4
lo que significa que [xn ] < [q]. De forma análoga se comprueba que si n ≥ m0
entonces yn − q > ε/4, con lo que [q] < [yn ].

Proposición B.0.17. Se verifican:

(a) Toda sucesión (xn )∞


n=1 de Cauchy en Q es convergente en R y su lı́mite es
precisamente x = [xn ], es decir, la clase de equivalencia determinada por
(xn )∞
n=1 .
(b) Q es denso en R.

D EMOSTRACI ÓN. -
(a) Tenemos que demostrar que para todo número real ε > 0 existe n0 tal que si
n ≥ n0 , entonces |xn − x| < ε.
Según la Proposición B.0.16, existe un racional ε0 > 0 cumpliendo 0 < 2ε0 < ε.
Como (xn )∞ n=1 es de Cauchy en Q, existe n0 tal que si m, n ≥ n0 se cumple
|xn − xm | < ε0 , lo que es equivalente a que −ε0 < xn − xm < ε para todo
n, m ≥ n0 . Tomemos k ≥ n0 fijo. Entonces si m ≥ n0 podemos escribir

2ε0 − (xk − xm ) > 2ε0 − ε0 = ε0 ,

lo que significa que los números reales [xk − xm ] = [xk ] − [xm ] y [2ε0 ] cumplen
[xk −xm ] = [xk ]−[xm ] < [2ε0 ] (se entiende que, al haber fijado k, (xk ) representa
la sucesión constante con todos sus términos iguales a xk y [xm ] es la clase de
equivalencia de (xn )∞ ∞
n=1 , ya que (xm ) representa la sucesión (xn )n=1 a partir del
término n0 ). Por tanto, [xk − xm ] = [xk ] − [xm ] es un representante del número
real xk − x, y ası́ tenemos xk − x < 2ε0 . Teniendo en cuenta que esto se puede
hacer para todo k ≥ n0 concluimos que

xn − x < 2ε0 < ε, para todo n ≥ n0 .

De nuevo fijando k ≥ n0 y tomando m ≥ n0 obtenemos que

2ε0 − (xm − xk ) > 2ε0 − ε0 = ε0 ,

y con un razonamiento similar al anterior se concluye que

x − xn < 2ε0 < ε, para todo n ≥ n0 ,

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


B. Construcción de los números reales. 181

lo que significa que

|xn − x| < ε para todo n ≥ n0 ,

y concluye la demostración.
(b) Según el apartado (a) anterior, para todo x = [xn ] ∈ R, la sucesión (xn )∞
n=1 es
de Cauchy en Q y converge a x, con lo que tenemos que x es un punto adherente
a Q. Por tanto, Q es denso (Q = R).

Teorema B.0.18. (R, | |) es un espacio métrico completo.

D EMOSTRACI ÓN. -
Sea (xn )∞
n=1 una sucesión de Cauchy en R. Entonces para todo real ε > 0, existe
n0 tal que si n, m ≥ n0 se tiene que |xn − xm | < ε/3. Observemos que podemos
tomar n0 > 3/ε para que se cumpla 1/n < ε/3 y 1/m < ε/3.
Por otra parte, para cada n ∈ N se tiene xn < xn + 1/n de modo que, según la
Proposición B.0.16, existe un racional qn tal que xn < qn < xn + 1/n, con lo
que tenemos definida una sucesión (xn )∞n=1 q que es de Cauchy en Q. En efecto,
si n, m ≥ n0 tenemos
1 ε 1 ε ε ε
|qn − qm | ≤ |qn − xm | + |xm − xn | + |xn − qn | < + + < + + = ε.
m 3 n 3 3 3
Entonces la Proposición B.0.17 asegura que (xn )∞ n=1 q es una sucesión de Cauchy
en R que converge a x = [qn ]. Vamos a probar que la sucesión (xn )∞ n=1 también
tiene por lı́mite a x. Como lı́mn qn = x, para todo ε0 > 0 real existe m0 (de nuevo
lo podemos tomar m0 > 2/ε0 ) tal que si n > m0 se cumple que |qn − x| < ε0 /2.
Entonces tomando n > m0 podemos poner

1 ε0 ε0 ε0
|xn − x| ≤ |xn − qn | + |qn − x| < + < + = ε0 ,
n 2 2 2
y, por tanto, lı́mn xn = x.

OCW-Universidad de Murcia Pedro José Herrero Piñeyro


182

Topologı́a de Espacios Métricos Pedro José Herrero Piñeyro


Bibliografı́a

[1] D IAZ M ORENO , J. M.: Introducción a la Topologı́a de los Espacios


Métricos, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz, Cádiz,
1998. [BÁSICA]

[2] F LEITAS M ORALES , M. Y M ARGALEF ROIG , J.: Problemas de


Topologı́a General, Alhambra, Madrid, 1970.

[3] F LORY, G.: Ejercicios de Topologı́a y Análisis, Reverté, Barcelona,


1978.

[4] H ERRERO , P. J. Y L UCAS , P.: Topologı́a, Diego Marı́n. Murcia. 2002.

[5] H ERNANDO B OTO , B. I.: Problemas sobre espacios métricos, norma-


dos y de Hilbert, Publ. UNED, Madrid, 1999.

[6] L IPSCHUTZ , S.: Topologı́a General, Serie Schaum, McGraw-Hill,


México, 1970.

[7] M ACHO -S TADLER , M.: Topologı́a de Espacios Métricos,


http://www.ehu.es/˜mtwmastm/Docencia.html.
[BÁSICA]

[8] M UNKRES , J. R.: Topologı́a , Prentice-Hall, Madrid, 2002.

[9] S EARC ÓID , M. O.: Metric Spaces, Springer-Verlag, Londres 2007.

[10] S HIRALI , S. Y VASUDEVA , H.: Metric Spaces, Springer-Verlag, Lon-


dres, 2006.

[11] S UTHERLAND , W. A.: Introduction to Metric and Topological Spaces,


Oxford Sci. Publ., 1975.

183
pagina en blanco
pagina en blanco
pagina en blanco