You are on page 1of 2

El entierro prematuro es un título que nos sugiere el ser enterrado vivo, la historia

habla de una persona que tiene temor a eso, el cual es el personaje principal y a
su vez hace de narrador de tres historias sobre gente que ha sido enterrada viva y
narra también su propia historia.
Poe, en el libro, nos muestra varios ejemplos o situaciones en las que todas tienen
en común el “ser enterrado vivo”, ya que, por distintas circunstancias, los médicos
o sus familias pensaron que habían fallecido, cuando en realidad no era así.
El personaje principal de esta obra, como dije al inicio nos narra varios ejemplos
de otras personas que pasaron por tal situación, pero también narra su vivencia,
su experiencia personal; este padecida de catalepsia, la cual es un trastorno
neurótico repentino que básicamente se caracteriza por provocar un inmovilidad y
rigidez en el cuerpo, la capacidad de contraer los músculos y la perdida de la
sensibilidad, lo cual hace que tenga un aspecto pétreo, marmoleo, característico
de un cadáver. El conflicto principal de la historia es el ser enterrado vivo, lo que
causa un miedo de los personajes haciendo que el personaje principal tenga
miedo a salir de su casa o a hacer cosas que lo alejen de su casa, por temor a ser
enterrado vivo; él no podía evitar pensar en esto, ese era su mayor temor y cada
día su imaginación lo torturaba de manera macabra.
La época en la que se narra la historia es diferente para cada historia que se
cuenta, por ejemplo en una se habla de los años 1810 o 1831 los lugares de igual
manera varían como Francia o Baltimore y el más importante un ataúd, algo que
tienen en común las historias es que a todas las personas enterradas vivas venia
de familia con dinero y de una muy buena posición económica y social, los
escenarios afectan a los personajes ya que cada uno es enterrado de una forma
diferente ya que cada país y época era diferente.
En mi opinión esta obra tiene un tema muy macabro, me puso los bellos de punta
y sobretodo porque este relato está basado en hecho reales; el protagonista no es
víctima de un entierro prematuro, es más bien víctima de su imaginación, de su
mente; Lo que más nos mortifica como seres humanos es que nuestro mayor
miedo se convierta en una realidad, en eso a lo que siempre le hemos temido, que
muchas veces inimitablemente y por supuesto sin intención alguna lo atraemos,
confundimos nuestra realidad con esto, la mente nos juega un papel sucio. El
entierro prematuro es quizá uno de ellos, tan solo imaginarse la terrorífica idea que
puedes ser enterrado vivo, de alguna vez despertar y estar en un ataúd quien
sabe a cuantos metros bajo tierra aterroriza a cualquiera. Por esto es importante
tener conocimiento y estar bien informado acerca de esta enfermedad, saber que
existe y que la puede padecer la persona menos pensada; Tener siempre
presente la realización de un análisis muy exhaustivo a la hora de declarar el
definitivo deceso de una persona o paciente, para así no incurrir en uno de los
casos como los que nos presenta Poe.
Finalmente, Edgar Allan Poe tiene muy bien merecido su título de Maestro del
terror.