You are on page 1of 12

CONCEPTO DE MATRIMONIO

El matrimonio es la base fundamental de la familia, es el centro de la misma, y las


demás instituciones que integran el derecho, no son más que consecuencias o
complementos de aquél. Por esta razón, el matrimonio es un instituto juridico; pero
acaso de mayor importancia que todas las demás instituciones del derecho privado,
porque forma o constituye el fundamento de la organización civil, y representa a su vez
la completa comunidad de vida de un hombre y una mujer reconccida, amparada y
regulada poi el derecho. A diferencia de otras instituciones, que se proponen la
conservación y desenvolvimiento del individuo, ésta se encamina a la conservación y
desarrollo de la especie en él se encuentran los elementos de toda sociedad y los
particulares comprendidos en el destino humano" (VALVERDE Y VALVERDF, 1926
lomo IV: 49-50)
L a palabra matrimonio, atendiendo a su significación etimológica, significe carga o
cuidado de la madre más que del padre, porque si asi no fuera, se hubiera llamado
patrimonio; el matrimonio quiere decir tanto, en romance como officio de madre
(VALVERDE Y VALVERDE, 1926, Tomo IV: 50), asegura que "... jurídicamente, el
matrimonio es un contrato solemne con el cual los esposos declaran querer tomarse,
respectivamente, por marido y mujer, con el fin de constituir la sociedad conyugal, esta
sociedad de la cual nacen deberes recíprocos entre los cónyuges y entre éstos y la
prole, y vínculos de parentesco legítimo. (BRUGI, 1946 413)
Enneccerus, Kipp y Wolf dicen que el matrimonio es la unión de un hombre y de
una mujer, reconocida por el derecho e investida de ciertas consecuencias jurídicas"
(ENNECCERUS, KIPP, y WOLFF, 1953, Cuarto Tomo, Volumen Primero: 10). "...El
matrimonio () es la monogamia, que tanto por la idea moral que la preside como por su
regulación jurídica constituye la unión de un hombre y de una mujer dirigida al
establecimiento de un plena comunidad de vida" (ENNECCERUS; KIPP, y WOLFF.
1953, Cuarto Tomo, Volumen Primero.
A juicio de Lehmann, "el matrimonio es una unión contractual entre marido y mujer
juridicamente reconocida y reglamentada, en orden a la comunidad de vida indivisa y
duradera" (LEHMANN, 1953, Volumen IV:43)
Según Arias, el matrimonio "es la unión permanente, exclusiva y licita (lo que
implica afirmar que se han respctado las exigencias legales de forma y fondo) del
hombre y la mujer" (ARIAS, 1952: 77)
"aua Bossert y Zannoni, el matrimonio, "desde el punto de vista sociológico constituye
la institucionalización de las relaciones que tienen por base la unión intersexual"
(BOSSERT y ZANNONI, 1989:51)
Ripert y Boulanger refieren que "...el matrimonio es la unión del hombre y de la mujer
formada con miras a la creación de una familia. La ley reconocio la unión y le otorga
efectos juridicos a causa de su carácter moral y de su importancia social" (RIPERT y
BOULANGER, 1963, Tomo 1I, Volumen l 161)
Portalis estima que el matrimonio es "... la sociedad del hombre y de la mujer que se
unen para perpetuar su especie, para ayudarse por socorros mutuos o sobrellevar el
peso de la vida y compartir su destino común.... (PORTALIS; citado por PAVON, 1946,
Tomo 1. 174)
Barbero opina sobre el matrimonio lo siguiente "Se puede denominar matrimonio, o
'conyugio (de coniugum), a la relación de estado proveniente del vinculo matrimonial
entre el hombre y la mujer. Las personas unidas en matrimonio tienen, a la verdad, el
cstado civil de 'cónyuges' o 'casados', a lo cual se opone, en cuanto al hombre, la
condición de célibe, y en cuanto a la mujer, la de 'núbil Esla no es una relación de
consanguinidad ni una relación de afinidad, pero es, sin embargo, un 'estado familiar,
que en definitiva es el fundamento tanto de la consanguinidad como de la afinidad
Dicho estado es el presupuesto de las relaciones personales entre cónyuges (.).
Característica de él, es la de estar limitados a dos únicas personas: las personas de los
'cónyuges" (BARBERO, 1967, Tomo l: 211 212)
El citado tratadista italiano define al matrimonio como la "declaración voluntaria de un
hombre y una mujer de quererse tomar recíprocamente como marido y mujer
(BARBERO, 1967, Tomo II: 39)
Barbero añade que Ese contrato (de matrimonio), además de revestido de solemnes
formalidades en cuanto a su cumplimiento, es, en sí mismo, de una :'tipicidad.
Absoluta, ai p'(nto ac ๆเ"ter a 'ns partes cualquier autonomía en orden a modificar el
contenido rigurosamente e fijado o su declaración
a) Esta debe provenir, estructuralmente, de un hombre y de una
la diversidad de sexo entre las partes contratantes es un requisito
estructural típico de este contralo
b) El "contenido de la declaración", en la formalidad del rito celebrativo,
sólo puede consistir en responder afirmativamente la pregunta que
el oficial celebrante dirige a las partes, una en pos de otra, sobre si
quieren tomarse recíprocamente por marido y mujer(
alguno de los lamados elementos accidentales del negocio: l
condición" (BARBERO, 1967, Tomo I: 39)
c) Está suprimida toda posibilidad de introducir en dicha declaración
declaración de los novios ro pueden () ser sometida ni a plazo i a condición.
Albaladejo expresa por su lado que "... La palabra matrimonio se usa en dos sentidos:
aludiendo al acto creador o al ligamen o estado (matrimonial) creado.
En el primero se dice: Ay b celebrarán hoy su matrimonio, y en el segundo, A y B
están unidos en matrimonio. Matrimonio, pues, como acto como estado El matrimonio
es la unión legal de un hombre y una mujer, que se encamina al establecimiento de una
plena comunidad de vida y funda la familia. El matrimonio no es una creación del
Derecho, sino una institución natural, creada por Dios y recogida por la ley humana cn
cuanto pieza fundamental en la convivencia social, que es la que aquélla regula. Aparte
de su importancia jurídica, el matrimonio la tiene, y mayor, religiosa, social y politica"
(ALBALADEJO, 1982, Tomo IV:31)
Sánchez Román considere que el matrimonio "es la unión de dos personas de
diferente sexo, para formar una comunidad perfecta de toda la vida fisica, moral e
intelectual del hombre y de la mujer, al efecto de complementarse
integrando la especie humana y cumplir los fines asignados a la misma no sólo
mediante la ley de la reproducción que la propaga y perpetua, sino en cuanto el
matrimonio es la verdadera y única forma de integración de l sexos, recíprocamente
necesaria por su misma diferencia y variedad psico-fisica, expresión de dualidad que se
reconstituye per el matrimonio en la unidad de orden superior comprensivo, que es la
humanidad" (SANC ROMAN, citado por PAVON, 1946, Tcmo I: 172
Puig Peña dice del matrimonio lo siguiente: "...
El basamento del matrimonio está integrado por la unión: espiritual y corporal de un
hombre para alcanzar el fin supremo de la procreación de la especie. Pero esto, con
ser mucho, no lo es todo en el matrimonio, pues por ese concepto primario apenas si
se diferencia el mismo de otras uniones sexuales, en las que, con más o menos
propiedad, se verifica el mismo cometido. Es necesario, pues, agregar alguna nota más
que marque su diferencia especifica. Inmediatamente surge en tal orientación un
carácter que ha de destacar los juristas: la legalidad. El matrimonio es, de acuerdo con
el mismo, la union del hombre y la mujer, consagrada por Sin embargo, han sido los
filósofos propiamente quienes han dado el rasgo más saliente y certero de la institución
matrimonial: la plenitud
El matrimonio (.)es la unión formada entre dos personas de sexo diferente con el
propósito de crear una comunidad perfecta de toda su vida moral espiritual y física, y
de todas las relaciones que son su consecuencia
(PUIG PENA, 1947, Tome II, Volumen I: 29-30)
Belluscio refiere que La palabra matrimonio puede tener tres significados diferentes,
de los cuales sólo dos tienen interés desde el punto de vista juridico En un primer
sentido, matrimonio es el acto de celebración; en un segundo es el estado que para los
contrayentes deriva de ese acto; y en el tercero, es la pareja formada por los esposos
Las significaciones jurídicas son las dos primeras, que han recibido en la doctrina (.) las
denominaciones de matrimonio-fuente (o matrimonio- acto) y matrimonio-estado,
respectivamente. Matrimonio-fuente es pues, el acto por el cual la unión se contrae, y
matrimonio-estado es la situacion juridica que para loscónyuges deriva delacto de
celebración (BELLUSCIO, 1981, Tomo l: 141)
El matrimonio constituye, pues, el acuerdo libre de voluntades de un hombre y una
mujer, sin el cual dicho acto no se configura En razón del matrimonio los cónyuges se
obligan a constituir una comunidad doméstica, o sea, a vivir bajo un mismo techo, y se
prometen recíprocamente guardarse fidelidad y respeto. Dicha promesa forma parte de
la esencia del matrimonio y no puede omitirse bajo ningún aspecto. Cabe indicar
que es posible la hipótesis de que se llegue a contraer nupcias sin que exista
intención alguna de hacer vida en común, pero, pese a lo señalado, el derecho no
toma en consideración la referida voluntad de excluir la vida conyugal.
El matrimonio únicamente puede celebrarse (en la gran mayoría de países)
entre un hombre y una mujer, y no entre más de un hombre o más de una mujer
Sc consagra así la monogamia en la familia, que es el sistema matrimonial que
predomina en la mayor parte de la legislación familiar comparada.
El matrimonio implica la cohabitación, vale decir, la mutua satisfacción e índole
sexual de los cónyuges. De elle se deriva la procreación de lo El matrimonio está
orientado principalmente a ello, aunque no es raro que a la cohabitación no le siga la
procreación, ya sea que ello obedezca a una decisión compartida de los consortes o a
un deseo unilateral, o, incluso, a razones extrañas a la voluntad de la pareja
matrimonial
En la vida real puede transformarse el matrimonio en un acto ficticio aunque esté
legalmente constituido. Ello ocurre al deformarse el real significado del matrimonio para
dirigirlo hacia fines distintos, cuales serían por ejemplo, de orden económico, lo cual
podría darse si los cónyuges se unen en matrimonio única y exclusivamente para
asociar sus economías asociación, no obstante ser licita reputada jurídicamente como
matrimonio en si, o sea puramente, no lo es, al no existir la cohabitación de los
conyuges.
El matrimonio debe comprender un requisito esencial de orden constitutivo que, dicho
sea de paso, lo perfecciona, que es el consentimiento del varón y de la mujer que lo
integra, y, además, debe comprender su finalidad trascendental, o sea, la satisfacción
de las necesidades heterosexuales de la pareja, que van más allá del plano sexual,
pues se extienden también al ámbito espiritual y material.
De acuerdo a lo normado en el artículo 234 -primer párrafo- del Código Civil, el
matrimonio es la unión voluntariamente concertada por un varón y una mujer
legalmente aptos para ella y formalizada con sujeción a las disposiciones del Código
Civil, a fin de hacer vida común En el último párrafo del artículo 234 del Código Civil se
precisa que el marido y la mujer tienen en el hogar autoridad, consideraciones,
derechos deberes y responsabilidades iguales
NATURALEZA JURIDICA DEL MATRIMONIO
Acerca de la naturaleza jurídica del matrimonio existen varias teorías
siendo las más conocidas y reputadas aquellas que conciben
Al matrimonio como contrato
Al matrimonio como institución
El matrimonio como contrato
En opinión de Lehmann, "el matrimonio es una unión contractual entre marido y mujer
jurídicamente reconccida y reglamentada, en orden a la comunidad de vida indivisa y
duradera" (LEHMANN, 1953, Tomo IV: 3)
Para Planiol, el matrimonio "es un contrato por el cual el hombre y la mujer
establecen entre ellos una unión, que la ley sanciona y que ellos no pueden romper a
voluntad" (PLANIOL; citado por MEZA INGAR, 1990: 21)
en relación al tema examinado en este punto, Albaladejo nos ilustra de
este modo Juridicaniente el acto creador del matrimonio es un acuerdo solemne
de voluntades, las de los contrayentes, encaminadas establecer la unión matrimonial.
Por tanto, desde luego que, basándose en la voluntad de las partes, el matrimonio es
un negocio jurídico. Ahora bien, muchos lo califican de contrato. Lo que sólo es
ลadmisible tomando la palabra contrato en el sentido de acuerdo de voluntades o
negocio jurídico bilateral pero no en su acepción rigurosa, que se reduce a los
acuerdos de voluntades en materia patrimonial. De todas formas, hecha tal salvedad,
no hay inconveniente en decir que el matrimonio es un contrato os contrayentes,
prestando su consentimiento, crean por su voluntad la unión entre ellos. Pero a eso es
a lo que se reduce la autonomía de tal voluntad, a casarse ono. Mas, por lo demás, la
regulación del matrimonio la da la ley de forma imperativa, siendo así, pues, que los
contrayentes en principio, no pueden establecer ningunas reglas que rijan su
matrimonio, sino que se limitan a acatar la regulación del mismo predispuesta por la
ley" (ALBALADEJO, 1982, Tomo IV: 31-32)
Ripert y Boulanger, acerca del matrimonio como contrato, enseñan lo siguientc
"... Puesto que los autores() no quisieron ocuparse de la unión sexual el único elemento
importante que quedaba en el matrimonio era el intercambio de los consentiientos.
Ahora bien, el intercambio de los consentimientos constituye el contrato. Se llegó así a
hacer del matrimonio un contrato por el cual el hombre y la mujer establecen entre ellos
una unión que sanciona la ley. Este contrato crea obligaciones entre los cónyuges
Sin embargo, nadie soñó con asimilar el matrimonio a un contrato ordinario, ya que ello
significaria que no hay diferencia de naturaleza entre el matrimonio y el concubinato.
Este contrato es perpetuo y en principio indisoluble... (RIPERT; y BOULANGER, 1963,
Tomo II,Volumen l: 175-176)
Ripert y Boulanger critican la concepción contractual del matrimonio do este modo:
Es verdad que el matrimonio supone un acto voluntario de ambos cónyuges. El
consentimiento desempeña igual que en materia de contratos, un papel considerable.
Aunque hay reglas especiales sobre las condiciones de ese consentimiento, la
comparación con el contrato generalmente es exacta. Pero de la necesidad del
consentimiento no se debe deducir la naturaleza contractual del matrimonio e incurrir
en esto acarrea graves inconvenientes En primer término, el contrato sólo vincula a las
partes por un tiempo y siempre puede ser revocado por su consentimiento mutuo;
además puede ser rescindido si una de las partes no cumple sus obligaciones. El
matrimonio, por el contrario, es perpetuo; (..) según la ley civil, sólo puede ser disuelto
por el divorcio con intervención de la autoridad judicial y por causas determinadas
En segundo lugar, el contrato crea y modela las obligaciones de la partes. La situación
que nace del contrato depende del acto creador. En el matrimonio, por el contrario, su
celebración crea una situación conyugal cuyas reglas son obligatorias para todos. El
matrimonio constituye la familia. Esta constitución interesa a los terceros igual que a los
esposo mismos" (RIPERT, y BOULANGER, 1963, Tomo Il, Volumen I: 176-177)
A tenor del articulo 1351 del Código Civil, el contrato es el acuerdo de dos o más partes
para crear, regular, modificar o extinguir una relación jurídica patrimonial. Por ello, las
partes estarían facultadas a dejar sin efecto lo convenido por mutuo disenso o por
incumplimiento, y, aún más, establecer condiciones a los deberes recíprocos
contraídos, con la sola restricción de lo relativo al orden público y a las buenas
costumbres Puntualizamos que la concepción del contrato no resulta de aplicacióna
la del matrimonio por estas razones No obstante que el metrimonio supone un acuerdo
de voluntades ya que sin el consentimiento de los cónyuges no es posible contraerlo,
de dicho acuerdo se derivan, más que relaciones de naturaleza patrimonial, otras
relaciones pero de indole personalisimo y de naturaleza ética, moral y espiritual, que no
son susceptibles de ser valoradas monetariamente, ya sea en forma directa o indirecta
En el matrimonio no es posible que se deje sin efecto alguno, a no ser por causas
predeterminadas legalmente, en tanto que los contratos sí pueden ser dejados sin
efecto, ya sea por causas previstas en la ley o por decisión propia de los contratantes
Los contrayentes están impedidos de imponerse recíprocamente condiciones, lo que si
es viable en el área contractual Se puede apreciar, entonces, que no puede asimilarse
el acuerdo de voluntades, crucial para el acto de matrimonio, al acuerdo de voluntades
inherente a cualquier relación contractual. Es más, el matrimonio, dada su peculiaridad,
no puede siquiera ser estimada como un contrato sui generis Para denominar el
acuerdo de voluntades que es presupuesto para la celebración del acto del matrimonio
existen otros términos que pueden emplearse como, por ejemplo, el de convención, el
cual goza de una mayor amplitud conceptual que el de contrato, y representa todo
acuerdo de voluntades que vincula a todo aquel que lo celebra. Si se tiene en
consideración que todo acuerdo de voluntades supone un negocio jurídico, podría
afirmarse que el matrimonio es un negocio jurídico familiar, con el objeto de
diferenciarlo de la mayor parte de negocios jurídicos que giran alrededor de los
derechos de naturaleza patrimonial. Atendiendo a lo expuesto, el término más
conveniente para la corriente que comentamos sería el de pacto o acuerdo
matrimonial Al respecto, Bossert y Zannoni enseñan que "como acto jurídico, como
acto humano y voluntario, el matrimonio es un acto libre y personalísimo de
los contrayentes" (BOSSERT; y ZANNONI, 1989: 52)
Ensuma, al aseverarse que el matrimonio constituye un acto contractual
hace como queriendo decir que es necesario para que se perfeccione el
consentimiento de quienes lo contraen.
El matrimonio como institución
Ripert y Boulanger anotan que "... la critica del concepto contractual del
matrimonio llevó a los autores a un análisis que se presenta con demasiada
facilidad como nuevo. El matrimonio es una institución. Los esposos deciden
llevar una vida en común, constituir un hogar, crear una familia Constituyen asi
una agrupación con un cierto fin, lo que constituye el carácter propio de la
institución, de lo que resulta que las voluntades individuales deben ceder ante
el interés general de la familia que se creó" (RIPERT; y BOULANGER, 1963,
Tomo II, Volumen I: 177)
Arias anota sobre el tema lo siguiente Para nosotros, el matrimonio es una institución
social que, dentro de sui generis. Existe, sobre todo, un elemento especial que obliga a
esta conclusión: no se olvide que, además del consentimiento mutuo, hay en el
matrimonio la intervención de la autoridad divina si es religioso, y de la autoridad social
si es meramente los actos civiles, reviste un carácter laico (.. Dentro de tal concepto, la
institución sería la familia y, el matrimonio la fundación..." (ARIAS, 1952: 80-81)
se toma como punto de partida la fuente de la unión matrimonial podría afirmarse que
es un acuerdo de voluntades. Sin embargo, si examina más profundamente, desde el
punto de vista de los efectos que conlleva, se llega a la conclusión de que el
matrimonio significa mucho más Así es, los que celebran pactos o convenciones, como
se quiera, señalan común mente los efectos o resultados que se han de generar; pero,
en el acuerdo matrimonial no sucede lo mismo, pues los contrayentes no se hallan
en la posibilidad de determinar a ciencia cierta los resultados o fines que se deriven del
acuerdo matrimonial. Ello es así, en primer lugar, porque resulta muy difícil o inposible
poder anticipar todos y cada uno de ellos; en segundo lugar, porque los referidos
efectos o resultados los fija la ley y, lo que es peor, de un modo general y no concreto
(como no puede ser de otra manera); y en tercer lugar, porque los contrayentes están
impedidos de alterar los efectos o Iados del acuerdo matrimonial, pues se basan en
disposiciones de orden público. Por otro lado, los contratantes, pero el matrimonio no
sólo se extiende a la persona de los conyuges, sino que alcanza, además, a los hijos,
quienes quedan protegidos por el estado matrimonial de sus padres, aun cuando éstos
no los deseen.
Se considera en estos tiempos al matrimonio como un acuerdo de voluntades en razón
de su fuente, y se le reputa por sus efectos un estado, debido a su naturaleza
institucional. Una institución constituye algo mucho más trascendente e importante que
un mero acuerdo de voluntades, ya sea a las consecuencias que acarrea como por la
duración que tiene Consideramos, pues, que la corriente más acorde con la naturaleza
jurídica del matrimonio es la que lo considera como una institución. Así. Pues el
matrimonio representará una institución por los efectos jurídicos que genera, los
mismos que no guardan dependencia con el deseo o voluntad de los contrayentes,
quienes, por lo general, desconocen o no saben con exactitud tales consecuencias al
tiempo del acto del matrimonio. También se le considera al matrimonio como una
institución debido a su duración, pues a pesa que el matrimonio puede extinguirse por
el fallecimiento de uno o de ambos cónyuges, por el divorcio y aun por su nulidad o
anulabilidad, los efectos del referido matrimonio se perpetúan en los hijos habidos
dentro de él
CARACTERÍSTICAS DEL MATRIMONIO
Albaladejo enseña que " ..el vinculo matrimonial. (...) tenía dos caracteres básicos: la
unidad y la indisolubilidad en vida de los esposos. Lo que significaba que un solo
hombre con una sola mujer y, en principio, hasta que alguno muriera. Pero,
actualmente, () (se) conserva sólo el carácter de la unidad, pues se sigue aceptando el
matrimonio monógamo, un solo hombre con una sola mujer, pero para el Derecho civil,
ha desaparecido la indisolubilidad en vida, de forma que actualmente...) se admite que
el matrimonio se vuelva, además de por la muerte, por el divorcio" (ALBALADEjO, 1982
lomo IV:32)

Azpiri dice que el matrimonio reviste estos carácter "


a) Es la unión de un hombre y una mujer y, como tal, monogamia y heterosexual
b) Es una unión solemne, lo que significa que la forma de celebrar el matrimonio debe
ajustarse a lo que la ley establece.
c) Es una unión legal, porque el emplazamiento en el estado conyugal y los derechos y
deberes que de él derivan están impuestos por la ley y resultan inmodificables por la
voluntad de los esposos
d) Es una unión estable pero no inmutable, porque su disolución sólo puede producirse
en la forma que la ley establece, esto es, por muerte de uno de los cónyuges, por la
celebración de unas nuevas nupcias cuando medió declaración de muerte presunta de
uno de los cónyuges, o por sentencia de divorcio vincular" (AZPIRI, 2000: 67)

Segun Barros Errázuriz Es (el matrimonio) un contrato porque requiere el concurso de


dos
voluntades que concurren, a su celebración; pero es un contrato natural porque está
dirigido a un fin exigido por la naturaleza humana, fundado sobre un derecho concedido
por ella y enlazado íntimamente con la misma naturaleza Es un contrato sui generis,
que se diferencia esencialmente de los otros contratos, pues se celebra sólo entre dos
personas y de distinto sexo. ()

El matrimonio es un contrato especial, en el cual se trata de las personas mismas de


los contrayentes y que tiene todo determinado de antemano or su naturaleza propia, en
el fin, en su duración, en los medios, en las cualidades que presupone y en los
derechos y deberes que trae consigo (... En el matrimonio el consentimiento debe ser
enteramente personal aun en el caso de matrimonio por poder, se requiere que el
poder sea especial para cl acto y que se otorgue por escritura pública Es un contrato
solemne, sujeto a formalidades especiales para su celebración, a causa de la gran
importancia que tiene su validez en una situación de la sociedad, y porque de él
emanen derechos de terceras personas, como son los hijos, que no han concurrido a
su celebración Entre un hombre y una mujer- (...)
En el matrimonio se exige que sea entre personas de distinto sexo, por ser esto
absclutamente necesario para la procreación, que es el fin específico del matrimonio (.)
Es una unión actual, es decir, contrato de presente, que no es susceptible de plazo,
modo o condición..." (BARROS ERRAZURI2, 1931, Volumen
rV: 13-14)

Belluscio examina lo concerniente a las características del matrimonio


del modo que se reproduce a continuación Se señalan como caracteres del matrimonio
actual la unidad, la monogamia, la permanencia y la legalidad La "nidad está dada por
la comunidad de vida a que se hallan sometidos los esposos como consecuencia del
vínculo que los liga, pero en determinados casos debe conceder un poder
reponderante de decisión a uno de los esposos, generalmente el marido.

la doctrina canónica, y también algunos juristas, identifica unidad con monogamia, pero
resulta más claro diferenciar estos dos caracteres dando a la unidad el sentido
precedentemente indicado la monogania implica la unión de un solo hombre con una
sola mujer Excluye toda forma de poligamia, trátese de la poliginia (unión de i
hombre con varias mujeres, y de la poliandria o poliv ria (unión de una
mujer con varios hombres), o bien de matrimonio hombres y otro de mujeres. Es un
carácter generalizada en la mayor parte del mundo. pero la poliginia perdura aún en los
paises musulmanes entre un grupo dc La unión conyugal tiene carácter permanente jo
perdurable, o estable) en el sentido de que se contrae con la intención de que perdure
y de que su estabilidad está asegurada por la ley, la que sólo en circunstancias
excepcionales permite su disolución.
Pero permanencia no puede identificarse con indisolubilidad, pues es un carácter que
se da inclusive en las legislaciones que permiten la disolución del vinculo en vida de los
esposos-las de la mayor parte del mundo- ya que ella sólo puede tener lugar en los
casos que la ley prevé y según las formas que regula lin cuanto a la legalidad, cabe
considerarla desde el punto de vista de matrimonio-acto o desde el del matrimorio-
estado. Enel primer aspecto staría dada por la celebración de las nupcias según las
formas impuestas por la ley, pero sobre esto debe señalarse nuevamente la cxistencia
de legislaciones que admiten el matrimonio de hecho.
En el segundo porque los derechos y deberes que de él surgen forman un estatuto
legal forzoso, del cual los contrayentes no 1981, Tomo I: 143) se pueden apartar"
(BELLUSCIO.

En nuestra opinión, el matrimonio se caracteriza por lo siguiente


1) El matrimonio es de orden publico: La regla general es que la legislación
atinente al matrimonio (la misma que se encuentra contenida dentro del Derecho de
Familia) no puede ser alterada ni dejada sin efecto por los particulares, o sea, los
contrayentes o los cónyuges deben observar las normatividad referida al matrimorio,
las mismas que son de orden público, vale decir, son de cumplimiento obligatorio
por ser cruciales para la organización de la sociedad en su conjunto
2) El matrimonio es una unión exclusiva De esta característica derivase el deber de
fidelidad entre los cónyuges, pues cada uno de ellos debe recíprocamente respeto y
consideración a su consorte. Está prohibido que los cónyuges mantengan relaciones
afectivas de indole sexual con persona diferente a la de los inmersos en la unión
matrimonial lo contrario constituiría adulterio, que representa una causal de divorcio.

Es de destacar que este carácter de exclusividad de la matrimonial no hace posible un


matrimonio doble o simultáneo vale decir, se prohibe la bigamia. El matrimonio es,
pues, uno solo y exclusivo (al menos en los sistemas matrimoniales monogámicos
que constituyen la mayoria)
3.- El matrimonio es una unión permanente: El matrimonio tiene carácter de
permanencia, de estabilidad, lo que no ocurre con otras uniones
como las de hecho o concubinato, que son comúnmente inestables y de poca duración.
A excepción de las hipótesis de divorcio, puede afirmarse que el matrimonio es
perpetuo, hasta que uno de los conyuges fallezca
4) El matrinonio representa una comunidad de vida: Ello es así porque los
cónyuges hacen vida en común para amarse, respetarse, ayudarse procrear a sus
hijos, educarlos y formarlos. Como se observa, el matrimonio no supone el simple
hecho de la cohabitación, sino que representa mucho más para la familia y, por ende,
para la sociedad en su conjunto En sentido similar se pronuncia Arias al señalar lo
siguiente ...El matrimonio, como institución legal, reviste los siguientes caracteres:
es de orden público; es una unión exclusiva y permanente: importa comunidad de vida
1. DE ORDEN PUBLICO. Por regla general, la legislación conyugal no puede ser
dejada sin efecto por convenios particulares. Dicho en otros términos: es de orden
público
2. EXCILUSIVA. El matrimonio es una unión exclusiva, tanto que, en
determinadas circunstancias, la violación de esta exigencia importa
(..) adulterio
3. PERMANENTE. (..) El matrimonio es permanente. Perpetuo,
diríamos, si hemos de dar a la palabra un sentido relativo
4 COMUNIDAD. Importa comunidad de vida para ambos esposos De este carácter -
comunidad- asi como de la exclusividad ya anotada, surge la consecuencia: unidad del
matrimonio; unidad social, jurídica biológica" (ARIAS, 1952: 83-84)

IMPORTANCIA DEL MATRIMONIO


La secularización del matrimonio le quita a éste su valor religioso, pero deja subsistente
la idea de que la unión conyugal tiene que preservarse y por deber moral. Pero, la
concepción contractual del matrimonio (pensamiento seguido por muchos, que no
compartimos), casi no permite respetarse imponer a los casados el respeto de una
elevada regla moral que asegure el desarrollo y bienestar de la familia. Se puede exigir
el respeto de los deberes conyugales como se exige la observancia de las obligaciones
libremente contraídas, vale decir, únicamente en la medida en que el otro contratante
cumpla con sus deberes. De esto último se colige la posibilidad del divorcio siempre
que se incumpla algún deber esencial del matrimonio (aparte de la separación
convencional de los cónyuges) Además, la unión libre mantenida de manera voluntaria
y con carácter permanente se halla en una suerte de competencia con el matrimonio,
no existiendo más diferencia en estos días que la mayor seguridad y estabilidad que
proporciona el matrimonio. El legislador siempre ha reputado a la unión libre como
riesgosa justamente a causa de su inestabilidad, negándose por ello a equiparar tal
unićn al matrimonio, sobre todo en sus efectos.

Sin embargo, el derecho no condena esta forma de unión, pues los hogares
formados de manera irregular tienen en la actualidad mayor acepta pues no
representan un atentado contra la moral y las buenas costumbre como antiguamente
fueron considerado Una legislación que deja de reconocer la repercusión del aspecto
religioso en Es por eso que un cierto acuerdo acerca de las reglas de la moral lograr
preservar un valor indiscutido en la unión matrimonial.

Cualquiera que sea la concepción moral de las relaciones sexuales, el Estado tiene
interés en la regularidad de las uniones desde el punto de vista social. En razón de ello,
en la legislación se plasman normas destina das a dirigir la fase de formación del
matrimonio, para asegurar su permanencia y su perpetuidad y también para cuenta
complicada preservar la moral de las relaciones sexuales lograr que se respeten los
deberes impuestos en la legislación familiar Atendiendo a la trascendencia jurídica,
social, económica y aun política de la familia, el Estado se preccupa de establecer lo
más adecuado para ella y correlativamente, para el mismo Estado, pues la familia es,
como se sabe, la célula básica de la sociedad, y una de las formas en que el estado
asegura normal desenvolvimiento y observancia de los fines de la familia es, a no
darlo, el fomento del matrimonio, pues éste otorga fuerza y estabilidad a la
relación entre los cónyuges y entre éstos y sus hijos. Se observa, pues, que el
ma rimonio constituye una institución destinada a brindar cohesión entre los
miembros de la femil:a, y representa, sin duda alguna, la fuente de la familia
que tiene mayor acep:ación en estos días

FINES DEL MATRIMONIO

A juicio de Fernández Clérigo, el matrimonio "se dirige a tres fines sustaciales


: procreación y perfección de la especie, mutuo auxilio y mejor cumplimiento de los
fines de la vida" (FERNANDEZ CLERIGO, 1947: 24)
Albaladejo estima, "en cuanto a los fines que se aspira (son, en que p:incip:o, la
aspiración objetiva del matrimonio como figura abstracta, y normalmente la aspiración
subjetiva de los que se casan) a llenar con la plena comunidad de vida que el
innovamiento instaura entre los casados, son los de ayudarse y complementarse
espiritual y corporalmerte, y posiblemente tener hijos y educarlas" (ALBALADE O,
1982, Tomo IV:32)
Sobre el particular, Pavón expone estas consideraciones
】.os deberes comunes de los padres hacia los hijos y la ineficacia de a protección de
la medre para los mismos, no es suficiente para caracterizar el matrimonio en una
definición, porque tales deberes e ineficacia son fines y también efectos del matrimonio,
pero constituyen igualmente los mismos caracteres de la familia formada fuera de dicha
institución, en presencia de la evolución de las costumbres y de la legislación actual,
desde que la ley obliga a los padres naturales a cumplir los mismos deberes hacia los
hijos (...) Por otra parte, dichos fines no son los únicos que principalmente tiene
el matrimonio, aunque indudablemente forman parte de la finalidad perseguida por
éste, pero debe tenerse presente que en virtud del matrimonio se busca, además, una
comunidad de sentimientos morales con carácter ce permanencia, que satisface, al
mismo tiempo, los instintos que derivan de la naturaleza" (PAVON, 1946, Tomo l: 175)
Belluscio expone sobre la cuestión analizada en este punto que:
El código de derecho canónico enuncia (...) los fines objetivos del matrimonio (..),
distinguiendo un fin primario y otros secundarios subordinados a aquél. El fin primario
es la procreación y la educación de la prcle, y los secundarios, la ayuda mutua y el
remedio de la ncupiscencia (regulación y satisfacción del instinto sexual) (.. Las
legislaciones civiles no hacen referencia a los fines del matrimonio o que se explica en
razón de su irrelevancia jurídica. En cambio, no n desprovistos de consccuencias
juridicas en el derecho canónico, donde por lo menos un acto positivo de exclusión del
fin primario daría lugar a la invalidez del matrimonio. No por ello debe dejar de
considerarse que los fines del matrimonio civil estan los mismos que los del matrimonio
canónico, aunque quizás no quepa establecer el mismo orden jerárquico
entre ellos" (BELLUSCIO, 1981, Tomo I: 143-144)
Por su parte, Espín Cánovas opina de esta manera "..Desde un punto de vista
unilateral, se ha señalado el fin del matrimonio, o bien lan sólo en la procreación, o bien
solamente en el complemento de los cónyuges, censiderado en diversos aspectos de
su vida según varias teorías. Pero frente a esta consideración unilateral de los fines del
matrimonio, que contrapone individuo y especie, se ha sostenido con más acierto la
existencia de un fin pluralista del matrimonio, en que entran en juego tanto la especie
como el individuo. Esta es la p la lglesia católica, que desde antiguo considera untriple
fin, la generación y educación de la prole y el mutuo auxilic (...), si bien se establece
una jerarquía entre estos fines, al corsiderar como fines primarios, la generación
y educación de la prole, y coino sec u n danos, es decir subordinล dos a
ellos, el mutuo auxilio y el remedio contra la concupiscencia, resultando,
por tanto, para el Derecho canónico vigente, cuatro fines, dos primarios
y dos secundarios" (ESPIN CANOVAS, 1956, Volumen IV: 15) Los fines normales del
matrimonio lo constituyen, pues, la satisfacción de las necesidades espirituales que
suponen sentimientos de amor, respeto y afecto mutuos, la asistencia comúnentre la
pareja matrimon:al, y la satisfacción de las necesidades naturales, auncue de gran
contenido afectivo, cuales son la procreación de los hijos, de la que emerge la
necesidad de educar y forman adecuadamente a estos últimos. Se afirma que son fines
normales porque no necesariamente se presentan en todos los matrimonios, como
ocurre en los matrimonios de urgencia, denominado in artículo mortis, o entre personas
de anzada edad, en donde el matrimonio no tiene por finalidad, como es obvi
la procreación de los hijos
Según la doctrina canónica, la finalidad general del matrimonio se
divide en tres objetivos o fines concretos: 1) el principal es la precreacion y la
formación de los hijos, 2) un fin secundario es la ayuda mutua entre los
cónyuges; y 3) otro finsccundario es el remedio a la ccncupiscercia, teniéndose
el criterio de que es mejor el matrimonio que las pasiones insanas
lPartiendo de una visión sociológica del matrimonio, este tiene per
finalidad lograr la satisfacción del instinto sexual, lograr el bienestar de les
hijos, asi como el auxilio mutuo entre la pareja matrimonial. Estos fi
también importan desde el punto de vista juridico, sin embargo, visto desde
este úitimo ángulo la finalidad del matrimonio es la regulación de la sexualidad
entre los cónyuges y la ayuda mutua entre los nombrados a través de una