You are on page 1of 6

La Identidad del Joven cristiano

Base bíblica: Prov. 20:11, Eclesiastés 11:9-10; 1ra. Timoteo 4:12

¿Qué es la Identidad?
El diccionario define el término "identidad" como el conjunto de rasgos propios de un individuo "el carácter particular o la personalidad
de un individuo". Otra definición establece que es la "conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a los demás". En los
últimos tiempos, esta palabra "identidad" ha tomado gran relevancia debido a que el ser humano ha estado confrontando lo que los
psicólogos llaman "crisis de identidad" y por lo tanto falta de propósito.
La identidad es lo que uno piensa y cree acerca de sí mismo. Es el conjunto de cualidades que distingue a una persona de otra

Las preguntas para identicarla son:


¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Adónde voy?
Es importante que una persona tenga conciencia que quién es él/ella y de ser distinto/a a los demás. ¿Por qué es importante saber esto?
Porque debemos saber cuál fue nuestro origen para saber “de qué estamos hechos” y así saber adónde vamos. Uno va descubriendo sus
capacidades y lo que le gusta. Todo esto forma parte de su identidad. Cuando vemos alguna actitud o reacción que es típica en una
persona, decimos: “Así es él…Así es ella”. La identidad es única e intransferible.

Tipos de Identidad La identidad tiene que ver con varias áreas, que en conjunto forman un todo:
 identidad sexual (varón, mujer)
 física (aceptación del cuerpo)
 psicológica (autoconocimiento; control de emociones)
 social (grupo social de pertenencia); moral (valores)
 ideológica (filosofía de vida; creencias)
 vocacional (proyecto de vida, profesión/ocupación)
 digital (creada por nosotros y por la que somos conocidos en el Internet).

¿LA IDENTIDAD SE PIERDE? La identidad tiene incorporados los roles y cada rol que se pierde o se gana la modifica. Cada cambio en la
vida hay que incorporarlo a esa identidad para lograr la adaptación.
Por ejemplo:
 Al perder el trabajo, se pierde también la identidad de ser “trabajador”.
 Al enviudar, (estado civil) uno pasa de ser casado a soltero
Uno lo verbaliza, diciendo: “yo era/ solía ser……”.
Los cambios en la identidad modifican la conducta. Cuando el ser humano pierde su identidad, debe imitar a otros para sentirse bien y
eso sucede porque no sabe quién es. Ese no debería ser nuestro caso.
Si logramos aceptar los cambios que surgen en la vida y los aceptamos, eso nos ayudará a incorporarlos a nuestra identidad, para poder
seguir viviendo normalmente, de manera distinta.
Si bien la identidad puede perderse, el origen de nuestra identidad es invariable:
 Dios nos creó.
 Nuestros padres biológicos siempre serán nuestros padres.
 El país donde nacimos, siempre lo será. Podemos adquirir otra nacionalidad, pero eso no cambia el lugar original de nacimiento.

La clave para que el cristiano pueda ser mas que victorioso, como señala la Biblia, está en el hecho de que sepa y tenga plena conciencia
de cuál es su identidad en Cristo. ¿Quien eres? O ¿quién eres determinará lo que haces?
En relación con el cristiano se determina lo que uno hace, por quién es uno. “Creo de todo corazón que la esperanza de crecimiento,
significado y satisfacción como cristiano esta basada en comprender quién es uno, específicamente la identidad de Cristo como hijo de
Dios”.

En estos tiempos la verdadera identidad de muchos jóvenes se ha degenerado, ha decaído o declinado a causa de la maldad que a diario
se vive en el mundo, impulsados por Satanás. (Jóvenes y señoritas comportándose como inconversos, hombres comportándose como
mujeres y mujeres como hombres)
Esto tiene que ver con la autoestima. La autoestima es el valor que uno mismo se da, y pueda dividirse en tres niveles: bajo, medio, y
alto, y cada uno tiene sus manifestaciones.
Elementos que forman nuestra autoestima.
El autoconocimiento: es la capacidad de conocernos a nosotros mismos (nuestras habilidades, necesidades y limitaciones)
El auto concepto: esto es la creencia que uno tiene de si mismo, ya sean reales o infundadas, y de acuerdo a lo que uno cree, así actúa. (si
cree que es un tonto así se comporta)
L a auto aceptación: cosiste en aceptarse uno mismo tal como es. (sexo, color, origen, apariencia etc.)
El auto respeto: consiste en respetarse uno mismo.
La base de nuestra autoestima. Nuestra autoestima esta basada sobre tres principios fundamentales que nos identifican como tales:
A) Somos campeones desde que fuimos engendrados: (de todos los espermatozoides, nosotros fuimos los ganadores)
B) Somos criaturas hechas a la imagen de Dios. (Génesis 1:26-27)
C) Dios nos dio dominio sobre todas las cosas. (Génesis 1.28-30)

IGNORAMOS LO QUE SOMOS


Esto tiene varias causas...
1. Por que no leemos la palabra 2 tim 3.16 Juan 5.39-40 2 P 1.19
2. por que no hemos realmente aceptado y creído lo que Dios dice en su palabra, y la mas común
3. por que estamos mas atentos a lo que el mundo espera y dice de nosotros

ORIGEN GENESIS CRIATURAS DE DIOS Genesis 1.26 El hombre no fue creado para odiar, matar, destruir, robar, envidiar NO!
Nosotros fuimos creados con cualidades morales, con capacidad de amar, de tener misericordia, de hacer justicia, de vivir en santidad, de
decir la verdad, y hacer todas esas cosas que están relacionadas con el Espíritu.

NUEVA IDENTIDAD EN CRISTO HIJOS DE DIOS Juan 1:12 HIJOS DE DIOS TENEMOS UN PADRE QUE NOS LLAMA CON UN PROPOSITO
“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció
a él.” 1 Juan 3:1

Saber realmente quienes somos en Cristo determina nuestro comportamiento, en todas las áreas de nuestra vida.

Y que dice el mundo de nosotros ...


¿Qué nos vende el mundo moderno?
«No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al
cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena,
agradable y perfecta» – Romanos 12:2 NTV
Secuelas del modernismo: Pérdida de nuestra identidad cristiana
1. Dinero para ser feliz
2. Apariencias y belleza, estética
3. nos impone modas, tendencias
4. Nos deshumaniza
5. Todo el relativo
6. El culto al YO
7. Sincretismo, conocimiento y aprobación de todas las ideologías religiosas
8. Pesimismo
9. Emocionalismo
10. Corta la comunicación cara a cara.
¿CON QUIÉN IDENTIFICARNOS?
PABLO. Saber realmente quienes somos en Cristo determina nuestro comportamiento, en todas las áreas de nuestra vida. Pablo, que
con mucha firmeza declaró: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree (…)”
Romanos 1:16 “Más nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” Filipenses 3:20.
“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en
ellas” Efesios 2:10. Seguro de quién era en Cristo Jesús, y eso le dio grandes victorias en su peregrinaje en la tierra, y los jóvenes
cristianos necesitan conocer con precisión la identidad que tienen en Jesucristo, de esta forma serán personas sólidas y firmes y no se
dejarán mover por ningún viento.
JESUS.Muchos de nosotros tuvimos una identidad antigua que murió el día que conocimos a Jesucristo de manera personal, y lo hicimos
nuestro Señor y Salvador. Ahora podemos decir: “Cristo vive en mí” y eso nos da una identidad diferente: pasamos de ser “criaturas” de
Dios a “hijos” de Dios, lo cual cambia nuestra identidad. Como cristianos, debemos identificarnos con Jesucristo, el Hijo de Dios. Él es
nuestro ejemplo absoluto… JESÚS supo quién era, para qué había venido y cuál era el plan de Dios establecido para él. No se desvió en
ningún momento porque estaba seguro de su identidad. Juan 8:14 Respondió Jesús (a los fariseos) y les dijo: Aunque yo doy testimonio
acerca de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo,
ni a dónde voy. Nuestra meta debe ser…llegar al conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la
plenitud de Cristo (Efesios 4:13). Nuestro modelo debe ser Jesucristo = la imagen del Dios invisible (Colosenses 1:15).
¿Aspiramos a mucho? ¡Claro que sí! Él nos ha formado y nos ha pedido que busquemos eso. Tenemos un propósito y destino glorioso en
Él y si no lo descubrimos, lo perderemos.
Lo que piensas de ti mismo determina tu futuro. Ni los fracasos, ni heridas, experiencias, raza, color, sexo, definen quién eres… ¡Solo
Dios! que formó a la persona; y Él sabe lo que ha puesto adentro de cada persona. Eso lo convierte en nuestro Padre Celestial. Ahora
somos sus “hijos amados”.
¡Somos hijos del REY de reyes y SEÑOR de señores!
¡ESA ES NUESTRA IDENTIDAD! Y ¡NO CAMBIARÁ!

JOVEN, ¿SABES QUIÉN ERES EN CRISTO?


La Biblia te enseña que eres hijo de Dios, que maravillosa noticia “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos
de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.” 1 Juan 3:1
Quizá no te has detenido a pensar en amplitud del significado de esta verdad maravillosa, pero ser hijo de Dios significa nada más y nada
menos que tu padre es el Creador del Universo y dueño de todo lo creado, significa que no estás solo que eres parte de la más
extraordinaria familia. Quizá has pensado alguna vez que estás sólo y que nadie se preocupa por ti pero solo es un pensamiento negativo
que no es verdad,
“Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.” Salmo
139:16
Quiere decir que tienes un Padre maravilloso que te planeo desde la eternidad, eres parte de su plan y de sus propósitos eternos. Dios
como padre te ama incondicionalmente, y si es cierto que muchas veces fallamos con nuestra actitud y comportamiento, pero esto no
debe ser motivo para alejarnos, debemos arrepentirnos y saber que el Perdón del Padre es real por medio de Jesucristo.
“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en
propiciación por nuestros pecados.” 1Juan 4:10

ENTONCES TU IDENTIDAD NO DEPENDE DE:


• COMO LUCES: Muchas personas determinan quienes son por lo que puedan mostrar al exterior, si eres gordo, flaco, negro, alto, bonito,
feo en fin cualquier calificativo que según tus consideraciones son aceptables o no tanto para ti como para otros.
• CUANTO TIENES: Tu posición económica marca muchas veces tu identidad, eres aceptado o no según lo que tengas.
• LO QUE DICEN OTROS DE TI: Las personas que te rodean quizá influyen en el concepto que tienes de ti mismo, muchas veces lo que
otros opinan de ti te lleva a pensar y actuar de forma incorrecta.

Para Dios ninguna de las consideraciones anteriores es relevante, tú vales porque esencialmente eres importante para tu Padre celestial,
Él ha dicho de ti que eres especial tesoro, que eres luz del mundo, sal de la tierra, Real Sacerdocio, Nación Santa, eres ciudadano del cielo,
eres coheredero con Cristo, estas sentado en lugares celestiales y una gran lista que podría continuar. Joven, si entiendes que el
verdadero significado de ser hijo de Dios, te sentirás realmente feliz tu vida tomará otro sentido, nunca más te sentirás solo, te
comportarás como un hijo que quiere honrar y agradar a su padre en todo momento, tu corazón latirá cada día porque sabes que en
algún momento estarás cara a cara con tu Padre por siempre. Ser HIJO DE DIOS es lo mejor que te pudo pasar no lo menosprecies, y si en
este momento te sientes como el hijo pródigo, es hora de volver, “Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el
cielo y contra ti.” Lucas 15:18. El Padre te espera con los brazos abiertos, para colocarte en el lugar que mereces como su hijo, pero él
respeta el lugar donde tu decidas estar si en casa o fuera de casa.
Joven, te invito a practicar cada día, tu identidad en Cristo, ERES HIJO DE DIOS! complace a Dios como lo hizo su primogénito hijo Jesús
(…) Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia. Lucas 3:22

QUIÉN ERES?
La respuesta a esa pregunta determinará tu vida y tu futuro mas que cualquier otra cosa. He descubierto algo muy interesante acerca de
la forma en que las personas viven sus vidas. No tiene nada que ver con su profesión, estatus social, cultura o educación. Lo que una
persona cree sobre si misma ES lo que determina la forma en que ve la vida y la manera en que la vive. ES lo que determina sus sueños o
falta de etc..
DAVID
Nacimiento e infancia. Salmos 51:5“He aquí, en maldad he sido formado, Y en pecado me concibió mi madre.”
Su padre y hermanos Sin educación. David fue un joven que había sido marcado por varios cosas: su familia, sus experiencias, aun las
injusticias. David se había identificado con esas cosas, y como resultado, la identidad de David había sido distorsionada y su vida lo
reflejaba… “Siguiendo al rebaño…” David pensaba que era un perdedor, destinado a vivir en pequeño. Eso era su identidad y así vivía…
Nuestra Identidad es lo que uno ‘piensa’ y ‘cree’ acerca de sí mismo.
Proverbios 23:7 “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él.”(RV)
No es lo de Dios piensa o sabe de ti que determina tu futuro sino lo que tu piensas de ti mismo. Si dependiera de Dios, WOW que vida
tendríamos. Jerm 29:11
Israel
Números 13:32-33 v33“… y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.”
Mientras estuvieron en Egipto fueron marcados por sus experiencias. Ellos estaban limitados por lo que pensaban de ellos mismos.
¿Qué le pasó a David? ¿Qué fue lo que produjo el cambio en el?
David tuvo un encuentro (duradero) con Dios. Dios le habló a David acerca de quién era él.
1 Crónicas 17: 7…yo te tomé del redil, de detrás de las ovejas, para que fueses príncipe sobre mi pueblo israel. v16… ¿quién soy yo, y cual
es mi casa, para que me hayas traído hasta este lugar? v17…y me has mirado como a un hombre excelente…
David aceptó “como verdad” lo que Dios le dijo sobre él mismo.
Como resultado, la identidad de David cambió. David fue de seguir al rebaño a:
 -pelear con leones y osos por su rebaño.
 -matar a Goliat
 -ser un príncipe en Irreal
Ni los fracasos, ni las heridas, ni las experiencias, ni la raza, ni color, ni sexo tiene el derecho de decirte quien eres….¡Solo Dios tiene el
derecho de decirte quien eres puesto que El te hizo!
Dios nunca señala la condición presente del hombre. –“Tú, bueno para nada, pecador, no vales la pena…” NO! Dios habla a cada persona
basado en lo que Él sabe sobre la persona. Dios formó a la persona; Y Él sabe lo que ha puesto adentro de cada persona.

Salmos 139:13-17(RV) ? 13 Tú formaste mis entrañas; ? me hiciste en el vientre de mi madre.[a]


14 Te alabaré, porque formidables y maravillosas son tus obras; ? estoy maravillado y mi alma lo sabe muy bien. 15 No fue encubierto
de ti mi cuerpo, aunque en oculto fui formado y entretejido en lo más profundo de la tierra. [b] 16 Mi embrión vieron tus ojos, ? y en tu
libroc estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar ni una de ellas. 17 ¡Cuán preciosos, Dios, me son tus
pensamientos!¡Cuán grande es la suma de ellos!

GEDEON – Jueces 6-8 6:15 Lo que Gedeon creía v15 “Entonces le respondió: ¿No te envío yo? Ah, señor mío, ¿Con qué salvaré yo a
Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre.” 6:12-14 Lo que Dios sabía
v12 “Y el Ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.”
– Gedeon aceptó lo que Dios le dijo y se convirtió en el campeón que realmente era.
SAÚL – I Samuel 9-30
– 9:21 Lo que Saúl creía
v9:21 “¿No soy yo hijo de Benjamín, de la más pequeña de las tribus de Israel? Y mi familia ¿No es la más pequeña de todas las familias
de la tribu de Benjamín?..”
– 9:2, 10:6, 10:9 Lo que Dios sabía
Bien parecido, alto, dotado espiritualmente, y de un corazón tras Dios.
– Saúl no aceptó lo que Dios decía sobre él, aunque él se convirtió en rey, él:
Se escondió de otros.
Desobedeció a Dios, buscando la aprobación del hombre.
Intento matar a su propio hijo, sólo para tener la razón.
Desobedeció a Dios porque temía al hombre.
Buscaba la alabanza del hombre.
Nunca creyó en otros.
Vivió su vida sin cumplir su propósito, siendo un cobarde, celoso y asesino.
– Él rechazo la verdad sobre sí mismo y vivió en pequeño.
LLAMADO
Dios quiere cambiar tu nombre si fuera el caso. Hay muchas personas a quienes les gustaría empezar de nuevo en la vida. Bueno, tu
puedes hacerlo a través de descubrir tu verdadera identidad. Pero el único que puede ayudarte a descubrirlo es aquel que te hizo, DIOS.
Si tú me dijeras hoy, Juan, necesito conocerlo, conocer aquel que me hizo, aquel que puede decirme sobre mí mismo, aquel que puede
guiarme a un gran futuro. Entonces tú necesitas conocer a Jesús. O si tú dices, Juan, me doy cuenta que mi verdadera identidad está
distorsionada, he recibido a Jesús pero estoy lejos de él, he perdido mi propósito, mi enfoque… entonces tú necesitas regresar a Jesús.

VIVIENDO LA IDENTIDAD, AUTORIDAD Y PROPOSITO EN CRISTO


¿Qué implica ser cristiano(a)? ¿Qué debe hacer un ser discípulo de Jesús? ¿Qué debe saber y cómo ha de comportarme fuera de la casa y
de la iglesia un hijo(a) de Dios? Necesitamos entender por lo menos quienes somos para responder con autoridad y convicción estas
preguntas desde nuestra fe en Cristo Jesús.

La Identidad con que fuimos Creados. Los seres humanos han estado tratando de resolver su problema de "identidad psicológica", pero
no se han dado cuenta que el problema fundamental y primario es más profundo, en realidad se relaciona con su "falta de identidad
espiritual". El hombre perdió primero su identidad espiritual, y esto es lo que lo ha llevado a sufrir la decadencia en todos los otros
aspectos de su existencia. El hombre fue creado en un principio para ser un ente social, psicológico y espiritual.
Lucas 3:38 dice que nuestro padre Adán era "... hijo de Dios". La identidad de Adán provenía de Dios, por lo tanto nuestra identidad
también proviene de Él. El problema fue que al ser engañado y desobedecer a Dios, Adán perdió esta identidad, y por causa de ello, toda
la raza humana fue forzada a vivir en un estado de confusión y pérdida constante de todo bien. En el Jardín del Edén, Satanás realizó el
primer robo de identidad de la historia: robó nuestra identidad.
Cuando el hombre peca y se aparta de Dios pierde su identidad, y junto con ella pierde también su propósito y su razón de ser, tuerce su
destino. La comunión, es decir, la "común unión" que había entre Adán y Dios, se rompió. El pecado había marcado una diferencia, se
estableció una separación. Adán ya no se parecía a su Padre. Había perdido su identidad
El hombre hoy día se pregunta: ¿Quién soy? ¿Por qué soy como soy? ¿A quién me parezco? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? Y
mediante estas interrogantes, trata de encontrar su identidad perdida. Pero esto sólo podrá tener respuesta en quien nos dio Su
identidad en el principio: EL CREADOR... EL PADRE... DIOS.
La Importancia de Conocer Quiénes Somos. Conocer nuestra identidad es una de las cosas más valiosas e importantes del ser humano.
Cuando no sabemos quiénes somos, no podemos saber a dónde vamos. Como cristianos nacidos de nuevo por la fe en Jesucristo,
tenemos una nueva identidad. Conociendo ésta, sabremos cuál es el propósito para el que fuimos creados, y cuál es el destino que Dios
preparó de antemano para nosotros. Hoy, el maligno continúa engañando a la gente en esta área de su vida, porque sabe, que mientras
menos seguros estemos de nuestra identidad, más seguro será nuestro fracaso. Y nuestro fracaso sería la causa del aplazamiento de la
instauración del Reino de Dios en la Tierra. ¿Por qué? Porque Dios cuenta con nosotros para realizar una misión, nos da una identidad,
nos delega una autoridad para entonces cumplir Su propósito y esa es la razón por la cual existe y fue creada Su Iglesia.
Pérdida y restitución de la Identidad. Como hijos de Dios, queremos parecernos a Él. Pero el enemigo es astuto y vino a la Tierra
dispuesto "a robar, a matar y a destruir" (Juan 10:10). Otro de sus propósitos al robarnos la identidad es que no sepamos quienes somos,
de modo que nunca podamos vernos como reflejo de la imagen de Dios. De esta manera, no nos veremos como "hijos de Dios" porque
pensamos que somos demasiado insignificantes, pecadores y malos. Es necesario que meditemos en esto: ¿Qué concepto tenemos de
nosotros mismos?
Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, generalmente, nuestra mentalidad de nuevo creyente no ha asumido aún
todas las bendiciones que se nos han dado y seguimos sin conocer nuestra nueva identidad. Aunque antes éramos "hijos de
desobediencia, hijos de ira y hacíamos la voluntad de la carne", ahora, "nosotros que en otro tiempo estábamos lejos, hemos sido hechos
cercanos por la sangre de Cristo" (Efesios 2:13).
En Cristo hemos sido reconciliados con Dios, hemos sido perdonados, hemos sido justificados delante del Padre (2 Cor.5:18-21). Hemos
nacido de nuevo, tenemos vida eterna, estamos en el proceso de la santificación, tenemos una nueva manera de vivir, tenemos una
nueva identidad, ya estamos completos para vivir la vida en abundancia que Cristo nos da. Pero para que todo sea una realidad, tenemos
que asumir esto en nuestra mente y aceptarlo por fe, mediante la renovación de nuestro entendimiento; cambiando nuestra vieja forma
de pensar (Romanos 21:2).
¿Cómo renovamos la mente para que con la nueva Identidad en Cristo cumplamos el propósito de Dios? Juan 15:16 nos recuerda que
ha sido Él quien nos escogió y su propósito es para que llevemos fruto y fruto en abundancia y que ese fruto permanezca para que el
Padre sea Glorificado. El fruto que Dios quiere que tengamos es el fruto de Su Espíritu (Gálatas 5:22-23). Pero eso sólo es posible si le
buscamos por medio de la oración y la lectura de su Palabra, si memorizamos esa Verdad y la creemos, vamos renovando nuestra mente
y entonces nuestra vida será transformada y la manera en que me veo y trato a los demás reflejara lo que SOY en Cristo
Colosenses 3:1-17 nos da un panorama de las acciones que ahora como hijos de Dios debemos hacer. Es nuestra responsabilidad
conocerlas y obedecerlas a fin de que al ponerlas en práctica vayamos reflejando lo que ahora somos. Al mismo tiempo 2 Pedro 1:2-11 y
Gálatas 5:16-26 nos van dando pautas de cómo vivir la nueva vida en Cristo.
En Cristo no solo Dios nos da IDENTIDAD también nos delega AUTORIDAD para cumplir Su PROPOSITO
Lucas 10:19 dice “He aquí os doy potestad…y sobre toda fuerza del enemigo”. 2 Timoteo 1:7 nos recuerda “Porque no nos ha dado Dios
espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” Dios nos da una Herencia y eso implica que somos Coherederos,
Embajadores, coparticipes y colaboradores para hacer su voluntad y propósito.
¿Cuál es el PROPOSITO de Dios? Que cumplamos la obra de Cristo (Juan 14:12), que vayamos y hagamos discípulos tanto en nuestra
Jerusalén como hasta lo último de la tierra. (Mateo 28:18-20; Lucas 24:48-49). Jesucristo dijo que Él regresaría hasta que se haya
predicado el evangelio del Reino a TODO el mundo como testimonio a TODAS las naciones. Así que cada generación tiene el privilegio y
responsabilidad de ser luz y sal en su familia, comunidad y nación, así como de bendecir otras naciones con sus oraciones y ofrendas.
Debemos alzar los ojos y conocer en dónde aun el evangelio no ha llegado para unirnos a obedecer lo que Jesucristo nos manda hacer;
Jesucristo dijo que la mies es mucha y los obreros pocos, por lo tanto debemos seguir orando para que sea ÉL enviando mas obreros a Su
mies cumpliendo así Su voluntad de que nadie se pierda y lleguen al conocimiento de Dios. 1 Pedro 2:9 dice “Mas vosotros sois linaje
escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a
su luz admirable” aquí nuevamente nos recuerda nuestra identidad pero reafirma el propósito: Anunciar al mundo y compartir de Él.
Si realmente creemos lo que somos entonces empezaremos a hacer lo que Dios nos manda hacer.
No importa qué hagamos, es decir si estudiamos o trabajamos, si cuidamos a alguien o atendemos a nuestra familia, si vamos a la
escuela, oficina, taller, iglesia, si sirvo en la alabanza, en el cuidado de niños, si doy clase, si estoy en mi casa o fuera de ella. Pablo en
Gálatas 2:20 dice “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo
en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”
Cuando entiendo que soy apartado para reflejarle y hablar a otros de Él, entonces mi vida se verá transformada, la manera en que me
relaciono con mi familia, amigos, jefes, autoridades será reflejando lo que soy. Porque soy real sacerdote entonces oraré por mi familia,
padres, hermanos, esposo, esposa, amigos, por mis hermanos en Cristo para que sigan creciendo y sean edificados en Cristo y Dios
cumpla Su propósito en su vida. Oraré por gente que no conoce al Señor tanto aquí en México como por la gente de naciones extranjeras.
Entenderé que Dios me bendice para ser bendición, que Él me transforma para transformar mí alrededor y la gente en mi generación.
En Cristo tengo vida y vida en abundancia! Identidad es QUIEN SOY, Autoridad lo que El me da y Propósito lo que me toca hacer.
Cree lo que Dios dice que ahora eres y ora conforme a las oraciones en Efesios 1:17- 20, 3:14:21. Hazlas personales, pide a Dios que te de
espíritu de sabiduría y revelación en su conocimiento, que te abra los ojos del entendimiento para que sepas cual es la esperanza a que
has sido llamado y las riquezas de la gloria de su herencia y que vivas en la grandeza de Su poder, que puedas conocer la anchura, la
longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo a fin de que todo temor sea echado fuera en Su amor, y pídele conforme a
Colosenses 1:9-14 que seas lleno del conocimiento de Su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual para que andes como es
digno del Señor agradándole en todo, que lleves fruto en toda buena obra y sigas creciendo en el conocimiento de Dios, que seas
fortalecido con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y perseverancia y te llene de gozo dándole gracias a
Él porqué te hizo apto para participar de la herencia de los santos en luz y porque te libró de la potestad de las tinieblas y te trasladó al
reino de su amado Hijo en quien ahora tienes redención y perdón. Vive conforme a la Identidad que en EL tienes, bajo la autoridad que El
te da y cumpliendo con gozo Su propósito.

¿Quién soy en Cristo?


En Cristo todas las cosas son restauradas. Sólo en Él podemos recuperar nuestra identidad perdida. La Biblia establece claramente
quiénes somos, lo que tenemos y lo que podemos:
Mateo 5:13 - "Soy la sal de la tierra"
Mateo 5:14 - "Soy la luz del mundo"
Juan 15:14 - "Soy amigo de Cristo"
Juan 15:16 - "Soy elegido por Cristo para llevar su fruto"
Rom 6:18 - "Soy siervo de la justicia"
Rom 6:22 - "Soy siervo de Dios"
Rom 8:14-15 "Soy adoptado hijo de Dios"
Rom 8:17 "Soy heredero de Dios y coheredero con Cristo"
2 Corint 5:17 - "Soy una nueva creación"
2 Corinti 5:18,19 "Estoy reconciliado con Dios y soy ministro de reconciliación"
2 Corintios 6:16 - "Soy templo del Dios viviente"
Gálatas 3:26; 4:6 "Soy hijo de Dios, el es mi Padre"
Gálatas 3:27 - "Estoy bautizado en Cristo y he sido revestido de Cristo"
Gálatas 3:28 - "Soy uno con Cristo"
Efesios 5:30 - "Soy miembro del cuerpo de Cristo"
Efesios 2:6 - "Ya he sido resucitado y sentado en lugares celestiales con Cristo Jesús"
Efesios 2:10 - "Soy hechura de Dios, creado para buenas obras"
Efesios 2:19 - "Soy miembro de la familia de Dios"
Efesios 3:20 - "El poder de Dios actúa en nosotros"
Efesios 4:24 - "He sido creado en la justicia y santidad de la verdad"
Filipenses 1:1 “Soy santo
Colosenses 1:2 - "Soy santo"
Colos 3:3 - "Estoy escondido con Cristo en Dios"
Colos 3:12 - "Soy escogido de Dios, santo y amado"
1 Tesalon 1:4 - "Soy un elegido"
1 Tesalon 5:5 - "Soy un hijo de la luz y del día, no de las tinieblas"
Hebreos 3:14 - "Soy participante de Cristo, comparto su vida"
1 Pedro 2:5 - "Soy una piedra viva, sacerdocio santo"
1 Pedro 2:9,10 - "Soy linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios"
1 Pedro 2:11 - "Soy extranjero y peregrino en este mundo, en el cual vivo temporalmente"
1 Pedro 5:8 - "Soy enemigo del diablo"
1 Juan 3:1,2 - "Soy hijo de Dios y seré semejante a Cristo cuando él regrese"
1 Juan 5:18 - "Soy nacido de Dios, Cristo me guarda y el maligno no puede tocarme"