You are on page 1of 4

Volverse Palestina

Angela Said
Decidí utilizar como referencia principal el artículo escrito por Pablo Rivas, pues remarca el
tema de identidad palestina, construido desde lo más básico que es el reconocimiento de un
Estado, de un territorio, hasta la concepción de un pueblo y lo personal.

Se aborda este tópico desde la premisa de recuerdo y olvido, siendo esto otra trinchera en el
conflicto entre Israel y Palestina. Donde palestinos luchan por mantener viva su identidad,
sus costumbres, su sentimentalismo y su subjetividad. Y se evidencia la constante negación
por parte de Israel de reconocer la existencia del pueblo Palestino a través del olvido,
manifestado en la marginación, la censura, la persecución, la prohibición de sus celebraciones
e incluso renombrando las localidades.

Muestra de aquello lo encontramos cuando la autora del libro debe volver a casa luego de
realizar turismo en Hebrón, una ciudad dividida para los palestinos dada la prohibición por
parte de los colonos de transitar por algunas zonas y de la toma de los mismos de lugares
públicos.

No hay buses y cuando digo Yafo los taxistas se me alejan. Es viernes y los viernes, no llego
a descubrir por qué, no se animan a acarrear a una sola pasajera. Mejor sumar gente, pasar
de taxi a colectivo. Esperamos a otros pasajeros con el motor andando pero nadie elige ir a
Jaffa. El hombre-de-la-kipá acepta por fin llevarme aunque sea sola. De todos modos ya se
iba, dice, es viernes, quiere llegar a comer con su familia. En la luz roja me pregunta qué
hago yo en Yafo. Que si me gusta Yafo. Me gusta mucho, contesto, pero la palabra que
modulo por dentro es Jaffa. (​ Meruane, 2013, p.64)

Es en esta simple situación que se observa de forma tangible el esfuerzo israelí de borrar de la
memoria colectiva la existencia previa del pueblo palestino y todo vestigio de la subjetividad
preexistente a su llegada en 1947 luego de la repartición de las tierras de Palestina del
mandato Británico a la comunidad judía. Mientras tanto la autora se opone en su interior al
cambio de nombre del barrio, reforzando en su mente el nombre original a modo de rechazo y
confrontación entre olvido y recuerdo, y a su vez, como ejercicio de autoconvencimiento y
refuerzo de su identidad palestina.

En la negación por parte israelí de reconocer la existencia palestina, Lina Meruane (2013), la
autora del libro, señala “​cuando Palestina desaparece como palabra también desaparece
como Estado, como país, como Patria”. ​El negar la autodenominación del pueblo palestino
desencadena la negación de sus costumbres, del día a día de las personas, e incluso la
negación de la esencia de las mismas. No verbalizar nos muestra el poder que posee el
lenguaje, poder pues solo basta con omitir una denominación para comenzar a desarraigarla
de la memoria colectiva, llevándonos hoy en día a preguntarnos, ¿Qué es Palestina?

Golda Meir, quien fue electa primer ministro de Israel en 1969, el más alto cargo de
Gobierno, en una entrevista transmitida por THS en 1970, donde explica el conflicto
palestino-israelí afirma, ​‘No existía tal cosa como judíos, árabes y palestinos, había judíos y
árabes’. Resaltando su afán por menospreciar la identidad que poseía el pueblo que habitaba
en los terrenos dados aleatoriamente por el imperio británico motivado por la ONU, culposos
del horror cometido contra los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Sumado a la
inconformidad judía por el territorio repartido, han realizado numerosos ataques contra el
pueblo palestino, obligándolos a huir o simplemente matándolos, tal como habían realizado
las tropas alemanas nacionalistas contra la comunidad judía unos años antes. Situación que
hace meditar si los israelíes son conscientes de que las atrocidades que están cometiendo, son
un fiel reflejo de las que han cometido contra ellos, porque generalmente la sociedad olvida.

Estas palabras de Golda Meir expresan la constante política del Estado de Israel contra
palestina. La intransigencia, la política de censura y prohibición con los ciudadanos
palestinos son prácticas mantenidas en tiempo. Las podemos ver desde la vigilia de correos
que ingresan o provienen del país, pasando por la continua alza de precios haciendo
insostenible para el pueblo palestino adquirir bienes de primera necesidad, hasta la reciente
detención del flujo comercial a la Franja de Gaza.

Por esta razón en Israel se ha llegado a un nivel de violencia tan alto, que incluso se han
atacado ciudadanos israelíes que se manifiestan a favor de otorgarle derechos al pueblo
palestino. Situación que se evidencia de igual forma con la celebración del ‘día de la Nakba’
que conmemora el éxodo palestino de 1948 luego de la guerra árabe-israelí del mismo año.
Palestinos celebran esta fecha en modo de protesta, en cambio, el parlamento de Israel dictó
una ley que penaliza la celebración de este día, incluso a quienes financien u organicen estos
eventos.

Si bien el autor del artículo dice que la novela está narrada más desde la experiencia en
primera persona, alejándose de la visión histórica y del análisis político, considero que
durante el manuscrito se hace una continua alusión al conflicto político sin dejar atrás la
historia. Mostrando el continuo asedio que sufren los palestinos al trasladarse dentro de Israel
o la rotunda prohibición de acceder a la franja de Gaza a menos que sean situaciones de vida
o muerte. Situaciones que si bien la autora las narra desde la experiencia, son también críticas
netamente políticas. A pesar de todo, ciudadanos como Zima, esposa de Ankar quien recibió
a Lina Meruane en este viaje, continúan viviendo y resistiendo en un país ajeno con tal de
hacer frente a la eliminación de palestina del mapa.

Acá es donde cobran sentido las palabras de Pablo Rivas, mientras los palestinos resistan el
olvido, mientras los palestinos luchen por sus costumbres y su historia, mientras hagan frente
a los ataques armados que sufren día a día, su pueblo se mantendrá con vida y su futuro
seguirá siendo posible. Todo esto sin ignorar que este futuro sería más accesible si las
potencias mundiales dejaran de tener conflictos de interés con Israel al ser su aliado
comercial y los organismos internacionales dejaran de hacer vista gorda al conflicto. Tal
como lo hicieron en su momento en la reparación al pueblo judío, es menester que asuman su
responsabilidad y se busquen soluciones concretas a un conflicto que deja cada año víctimas
inocentes.
Referencias
Entrevista a Golda Meir (1970): “La diferencia es que nosotros valoramos la vida”.
(2017). Retrieved from ​https://www.youtube.com/watch?v=iy6VVLlZi38
Rodriguez, O. (2014). Israel, Palestina: Cómo empezó todo. Retrieved from
https://www.eldiario.es/zonacritica/Israel-Palestina-empezo_6_284231595.html

ONU: La prohibición de Israel sobre los bienes comerciales para Gaza podría
intensificar el conflicto | Noticias de Israel. (2018). Retrieved from
https://israelnoticias.com/onu/onu-prohibicion-israel-sobre-bienes-comerciales-para-gaza-pod
ria-intensificar-conflicto/

Pablo Rivas, Reseña bibliográfica, Estudios Avanzados, N° 24, Diciembre 2015,


ISSN 0718-5014, IDEA-USACH, Santiago de Chile, pp. 125- 126

Meruane, L. (2013). ​Volverse Palestina​.