You are on page 1of 8

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE AMBATO

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

PSICOLOGÍA CLÍNICA

REALIDAD NACIONAL

“ABUSO INFANTIL”

INTEGRANTES:

 LUIS HERRERA
 JORGE FREIRE
 JONATHAN OÑATE
 DANIEL GUAMÁN

DOCENTE: DRA. YANET DÍAZ MARTÍN

2018-2019
ABUSO SEXUAL INFANTIL
El Abuso Sexual Infantil es un problema que se ha presentado a lo largo de la historia en
diferentes culturas, clases sociales, niveles educativos, grupos religiosos y étnicos. Durante
muchos años nuestra sociedad ha estado dormida ante una problemática que de manera
perjudicial afecta a nuestra niñez y a nuestras familias en general, y sólo hasta hace poco
tiempo se ha comenzado a hablar de este tema, causando un gran impacto e incredulidad en
todas las personas.
El primer paso para detener el abuso sexual infantil es sin duda reconocer su existencia y
poder hablar de esta problemática rompiendo el secreto que siempre la ha rodeado. Es
importante para ello contar con la voluntad de todos los sectores sociales y con el
compromiso de los adultos y adultas que tiene bajo su responsabilidad la protección de los
niños y las niñas.

CAUSAS DEL ABUSO INFANTIL


FAMILIARES
Endogamia
Se puede decir que la familia es el espacio donde el ser humano crece y se desarrolla como
individuo, es el lugar donde logra la individualización.
Cuando el tabú del incesto no se cumple predomina la indiscriminación de vínculos
familiares (familia actual - familia de origen), como la indiscriminación generacional
(padres - hijos) y de tiempo (pasado - presente). Cuanto mayor sea esta indiscriminación
mayor será la patología y la posibilidad de abuso, sobre todo sexual.
Cuando el hijo significa para los padres una mera prolongación de ellos mismos, cualquier
inadecuación del pequeño respecto a las ilusorias expectativas de los padres, pueden
generar sentimientos de enorme frustración, odio y rechazo, al punto de desencadenar
conductas abusivas, tanto físicas como emocionales.
Para que el niño logre un adecuado desarrollo en la vida, los padres deben sentir que
además de ser parte de ellos, el hijo es a la vez alguien único y diferente y que se debe
respetar como ser humano y que es una persona con derechos y deberes igual que ellos en
el clan familiar.

CULTURALES
Autoritarismo Masculino
Es de orden cultural, económico y biológico y se origina en la supremacía física y cultural
del hombre sobre la mujer y los niños. En lugar de hacer respetar la ley, él se cree la Ley
(machismo).

SOCIALES
Aislamiento social
En las familias muy aisladas socialmente, las dificultades de integración pueden deberse a
que viven o provienen de lugares muy apartados o a otros motivos de índole psicológica.
También, es habitual el abuso en aquellas familias que viven hacinadas por motivos
socioeconómicos y que debido a esa cercanía se despiertan en ellos las necesidades
biológicas y afectivas.

INDIVIDUALES
Aumento de tensión o estrés
Personas que están atravesando una crisis por motivos económicos o afectivos, etc. (la
frustración puede producir aumento de la agresión, regresiones, alcoholismo) pueden ser
personas potencialmente abusadoras, siempre que haya una predisposición, sobre todo si no
cuentan -como en el caso del aislamiento social- con fuentes de apoyo externas, familiares
o comunitarias.
Historia de abuso intergeneracional
Un gran porcentaje de abusadores han sido abusados ellos mismos de niños y repiten
el modelo del padre o del familiar que tuvieron, lo que no quiere decir que todo niño
abusado se vaya a transformar en abusador. (Haciendo activo lo que sufriera pasivamente
como una forma de venganza).
Muchas veces permanece en posición pasiva siendo siempre una víctima propicia para el
abuso.
Supervisión deficiente
Niños poco atendidos, quizá debido a que ambos cónyuges trabajan, o
Los niños permanecen muy solos o poco comunicados son proclives a convertirse en
víctimas fáciles del abuso.
Personalidad perversa
Si bien es cierto que algunos abusadores son considerados sádicos, perversos, adictos
al alcohol u otras drogas, es difícil dar un perfil del abusador, porque los hay de muy
distintas personalidades.
Pueden ser individuos muy enfermos, en los cuales la personalidad está afectada en todas
sus áreas, pero también pueden ser individuos que lleven una vida aparentemente normal,
siendo el abuso el único rasgo anormal.
El abuso puede darse en cualquier estructura de personalidad: psicótica, perversa o
neurótica, siendo por lo general más grave cuando mayor sea el trastorno de personalidad.
 Personalidad psicopática o perversa: Son autoritarios, narcisistas; consideran a los
demás como objetos a los que manipulan para satisfacer sus deseos sexuales o
agresivos, de dominio y poder; no sienten culpa. Manipulan los sentimientos,
pensamientos y percepciones de los otros a los que ven como víctimas.
 Personalidad psicótica: No tiene verdadera conciencia de sus actos.
 Personalidad neurótica: Pueden actuar impulsivamente como una manera de
compensar frustraciones y luego arrepentirse.
En el abuso sexual, por lo general, se utiliza la seducción, que suele comenzar
como juegos de tocar y hacer cosquillas. Estos juegos se van sexualizando cada vez más
pero el niño no se anima a contarlos por diferentes motivos: siente culpa, siente placer,
miedo a que no le crean, miedo al reproche, se siente confundido, no sabe si está bien o
mal, etc. En la mayor parte de los casos existe en el abusador una gran dificultad para
relacionarse sexualmente con un adulto.

Factores de riesgo para el abuso de menores


Existen circunstancias que hacen más probable que se produzca un abuso sexual, a esto se
le llama factores de riesgo. Estos factores no son causas que automáticamente provoquen el
abuso sexual, son circunstancias que debemos tomar en cuenta y que hacen más probable
que ocurra un abuso. Entre estos factores están:
 Consumo de alcohol o drogas de uno o ambos padres o de otro familiar que convive
con el niño.
 Discapacidad psíquica grave de uno o ambos padres o de los familiares que
conviven con el niño.
 Historia de maltrato previa en uno o ambos padres o familiares.
 Falta o deficiencias de vínculo entre los padres y el niño.
 Falta de red de apoyo social en la familia.
 Problemas de ruptura familiar.
 Desempleo o pobreza.
 Falta de reconocimiento de los Derechos del niño como persona.
 Aceptación de prácticas como el castigo físico.
Diferentes investigaciones han encontrado que un factor que influye para que aparezca el
maltrato y abuso sexual es un modelo de creencias rígido, formal e idealizado: "Cómo debe
ser una buena familia", "Quién debe decidir en grupo", Cómo debe comportarse un buen
bebé" (por ejemplo, que sea obediente), "Cómo debe comportarse la mamá en familia" (por
ejemplo, callada y sumisa), etc. Este tipo de ideas fomenta relaciones de control, limita las
relaciones de igual a igual y frena el aprendizaje compartido dentro de la familia.
La mayoría de los abusos sexuales son cometidos por varones adultos. Diferentes estudios
a escala internacional afirman que las agresiones por varones ascienden a 86,6% en
comparación con 13,9 % de mujeres.
Entre las formas de abuso sexual se encuentran: mostrar al niño o niña material
sexualmente explícito sin fines educativos como la pornografía, besar al niño o niña como
adulto, sexo oral, anal y genital, exponer a niñas y niños a actos sexuales entre adultos,
exhibicionismo, irrumpir su intimidad, etc.
El abuso sexual genera en niños y niñas sentimientos que pueden ser: placer,
extrañamiento, culpa, desagrado, miedo, confusión, o rechazo.

CONSECUENCIAS A LARGO PLAZO DEL ABUSO INFANTIL


Los niños tienen una gran dependencia de sus cuidadores adultos, tanto desde un punto de
vista emocional como en lo que respecta a los cuidados básicos. Esto es así porque nuestra
especie tiene un proceso de desarrollo y maduración más elaborado, y a la vez más lento,
que otras muchas especies de mamíferos.
El problema yace cuando estas necesidades tanto físicas como emocionales no se cubren, se
vulneran o se emiten conductas totalmente inadecuadas y desproporcionadas. Todos los
tipos de abuso comentados anteriormente provocan consecuencias como la sensación de
desamparo, incomprensión y soledad por parte del menor.

REPERCUSIONES PSICOLÓGICAS
Tanto el abuso físico como el sexual pueden condicionar de una manera colosal la forma en
la que esa persona se relaciona con sus iguales en la edad adulta. Por un lado, el adulto que
ha sufrido maltrato físico de pequeño puede reproducir estas conductas en sus hijos o
sus familiares más allegados, pasando del rol de víctima al de verdugo.
Por otro lado se almacenan rabia, ira y frustración a causa de la incomprensión de estos
actos. Esto puede llevar al niño, y al futuro adulto, a caer en el pensamiento de que algo
hace mal y ese es su castigo, mermando así su autoestima y creando una persona
insegura, temerosa e insatisfecha con ella misma.
Además, el malestar emocional puede traducirse en conductas de riesgo por parte del
abusado. El consumo de drogas o de alcohol con el fin de olvidar o aliviar el dolor que ese
maltrato le produce o le ha producido. El abuso de sustancias tóxicas se relaciona también
con la incapacidad de relacionarse con los demás de forma normal.
El caso del abuso sexual infantil es algo más delicado. Según diversas investigaciones, tras
la primera experiencia de abuso el menor parece no mostrar consecuencias emocionales,
pero posteriormente, y en la mayoría de casos, se presentan los efectos latentes del abuso
(Kendall-Tackett et al., 1993).
Estos efectos pueden derivar en un trastorno por estrés postraumático, ansiedad
elevada, baja autoestima, depresión e incluso trastorno disociativo de la personalidad. En
algunos casos se producen autolesiones y, en casos extremos, suicidios consumados.
También son muy relevantes los problemas de relación entre el niño y su familia, así como
entre éste y sus posibles parejas sexuales en etapas posteriores de la vida.
CONSECUENCIAS FÍSICAS
La negligencia o el abandono pueden producir en el niño desnutrición y desatención
médica. La desnutrición infantil tiene graves repercusiones en el desarrollo físico del
pequeño, como retrasos en el crecimiento y en el desarrollo de las funciones psicomotoras.
Además, la falta de algunas vitaminas influye en el desarrollo de las funciones cognitivas,
lo que puede condicionar el desarrollo de las habilidades intelectuales y la comprensión del
menor, así como generar irritabilidad y bajo estado de ánimo.
La falta de cuidados básicos también afecta al sistema inmunológico, siendo comunes
las enfermedades en los pequeños que sufren negligencia. Cuando estas patologías son
desatendidas o se convierten en más graves, la desatención médica puede llevar a la muerte.
Por otro lado, el abuso físico infantil puede llevar a traumatismos craneoencefálicos
que resulten fatales para el menor, en especial cuando el maltrato se produce en bebés o
en niños de corta edad. Además, las lesiones que el abuso sexual inflige en los genitales de
los pequeños pueden tener consecuencias a largo plazo.

¿CÓMO PREVENIR EL ABUSO SEXUAL EN MENORES?


En pro de procurar impedir el abuso sexual a los niños y adolescentes es necesario colocar
cámaras en lugares, si es posible, insospechados para poder observar o vigilar cuando no se
pueda estar presente. Internet es una gran puerta de entrada para los abusadores, debemos
supervisar el uso que puedan hacer nuestros hijos de la red. Se recomienda que la
computadora que posea conexión se encuentre en un lugar público, y que se constate el
historial periódicamente.
Es vital no hacer dormir en la misma cama y peor en una habitación diferente a dos
menores, existe mayor peligro cuando son varón/mujer o varón/varón! No existe infante
preparado sicológicamente para hacerle frente al estímulo sexual repetitivo. los niños de
dos o tres años que no conocen que la actividad sexual es incorrecta desarrollarán
problemas como resultado de su inhabilidad para hacerle frente a la sobre-estimulación.
El niño de cinco años o más que conoce y le tiene afecto al que lo abusa se siente atrapado
entre el afecto y la lealtad que siente hacia esa persona y la sensación de que las actividades
sexuales son terriblemente malas. Si el niño trata de romper con las relaciones sexuales, el
que lo abusa puede amenazarlo mediante la violencia o negándole su afecto. Cuando los
abusos sexuales ocurren en la familia, el niño puede tenerle miedo a la ira, los celos o la
vergüenza de otros miembros de la familia, o incluso puede temer que la familia se
desintegre si se descubre el secreto. El niño que es atormentado por abuso sexual
extendido... desarrolla disminución de autoestima...

Siete pasos para evitar el abuso sexual infantil:


Conozca los hechos: los padres somos los responsables de nuestros hijos y somos los que
debemos estar en alerta para evitar que pueda darse una situación de abuso. Una tercera
parte de las víctimas son abusadas por miembros de su familia y esto significa que el riesgo
principal proviene de las personas más cercanas. Los abusadores suelen tratar de establecer
una relación de confianza con los padres de las víctimas y debemos tener en cuenta que
cualquiera puede serlo.
Reduzca los riesgos: el abuso infantil ocurre cuando un adulto está a solas con el niño.
Debemos tratar de conocer a la persona con quien se queda e intentar que puedan ser
observados por otras personas. Internet es una gran puerta de entrada para los abusadores,
debemos supervisar el uso que puedan hacer nuestros hijos de la red.
Hable sobre el tema: los niños suelen mantener el abuso en secreto. Los abusadores
manipulan y confunden a los niños para que crean que la culpa es de ellos o que lo que
están haciendo es algo normal o un juego, pueden amenazar al niño o incluso amenazarle
con hacer daño a otras personas de su familia. Hablar con los niños sobre el abuso,
adaptando nuestro diálogo a su edad puede hacer que se elimine la barrera del silencio.
Manténgase alerta: debemos valorar con detenimiento las señales físicas como irritación,
inflamación o sarpullido en los genitales, infecciones de vías urinarias, etc. y otros
problemas como dolor abdominal o de cabeza fruto de la ansiedad.
De manera más habitual surgen problemas emocionales o del comportamiento tales como
retraimiento o depresión, exceso de auto exigencia, rabia y rebeldía inexplicables, etc.
Un comportamiento y lenguaje abiertamente sexual y atípico para la edad pueden ser
también signos de alarma.
Infórmese, sepa reaccionar: responder ante la verdad expresando incredulidad o rabia y
enfado puede hacer que el niño intente justificar la acción, que cambie la versión o que
evite preguntas y diálogos que vuelvan sobre el tema.
Actúe cuando tenga sospechas: las sospechas dan miedo, pero pueden ser la única
oportunidad de un menor de salvarse (o de varios menores, los abusadores tienen varias
víctimas). Si no nos atrevemos a denunciar podemos contactar con los servicios sociales,
con los servicios de protección al menor, con el centro de salud, etc.
Involúcrese: podemos luchar contra el abuso, por ejemplo, apoyando leyes y
organizaciones que luchen contra el abuso sexual a los menores.

CONCLUSIONES
El abuso sexual en menores es una problemática alarmante que le atañe a todos los países
del mundo, pero es un tema amplio del que aún hace falta investigar. Todo niño puede ser
víctima de abuso sexual, independientemente de su género, físico, trasfondo
socioeconómico, familiar y demás; al igual que cualquiera puede ser el perpetrador. Si bien
en general se tienen datos acerca de la epidemiología y consecuencias de la violencia
sexual, no es válido ceñirse a ellos o a los estereotipos que la población suele tener; siempre
se deberá tener la suspicacia para no desapercibir posibles agresiones que se puedan
detectar y denunciar a lo largo de la vida laboral o social.
Lo anterior es de vital importancia, puesto que se deberá trabajar con las consecuencias
derivadas del abuso sexual en los menores; si bien la manifestación de estas es
multifactorial y su gravedad depende de diversos aspectos, es esencial brindarles a todos la
mejor atención según sus necesidades, una atención individualizada, para asegurarles un
mejor futuro. El abordaje del abuso sexual debe hacerse desde distintas perspectivas.
Finalmente, todo país debería estudiar la prevalencia de este tipo de violencia con el fin de
dirigir más efectivamente las medidas preventivas, y estudiar a fondo cuáles de estas
traerán mayores beneficios para toda su población. El abuso sexual es un problema que nos
incumbe a todos y por ende debemos estar en la capacidad de contribuir con el combate de
este tipo de maltrato infantil.

COMENTARIO:
La sociedad debe movilizarse en defensa de este grupo muy vulnerable. Deben asumir las
consecuencias, los autores, cómplices y encubridores, que por acción u omisión provocaron
o dejaron pasar estos delitos.
Los tormentos que han sufrido estos niños son lamentables y duelen. Estos casos, aparte de
que son alarmantes, pienso que apenas son la punta del iceberg. ¿Cuántos casos estarán en
el silencio? El abuso sexual a menores de edad es uno de los tipos de maltrato infantil con
las peores repercusiones traumáticas en las víctimas, quizás muchos de estos niños víctimas
de abuso sean en el futuro los abusadores. Tenemos que darles soporte emocional tanto a
las víctimas como a los padres, porque las víctimas tienen mayor tendencia a presentar
problemas de depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático, suicidio e ideación
suicida, baja autoestima, enuresis o encopresis, trastornos alimentarios, trastornos del
sueño, labilidad emocional, agresividad, déficit de atención e hiperactividad, etc.
Medidas educativas por lo general van dirigidas a escolares, ya que los niños más pequeños
son incapaces de diferenciar el contacto sexual inapropiado, de una relación de cariño; pero
también deben ir dirigidas a los padres de familia, maestros o cualquiera que trabaje con
niños o adolescentes. Las medidas consisten en enseñarles a los niños sus derechos, cómo
oponerse a esos contactos y cómo buscar ayuda en esos casos, pero en las informaciones
impartidas en los programas escolares tienen que evitar generar ansiedad entre los niños,
porque pueden eliminar toda confianza en los adultos y confundir cualquier contacto como
uno inapropiado

BIBLIOGRAFÍA:

 http://www.monografias.com/trabajos103/abuso-menores/abuso-
menores.shtml#causasdela
 https://viviendolasalud.com/psicologia/abuso-infantil-tipos-consecuencias
 https://plan.org.co/causas-del-abuso-sexual-infantil