You are on page 1of 16

francisco m.

garcía costa
universidad de murcia, murcia, ESPAÑA

Los límites de la
libertad religiosa
en el derecho español

The Limits of Religious Freedom


in Spanish Law

recibido marzo 2, Aprobado julio 10 de 2007

Díkaion, ISSN 0120-8942, Año 21 - Núm. 16 - 195-210 - Chía, Colombia - Noviembre 2007
Díkaion - ISSN 0120-8942

Resumen

El presente artículo aborda las cuestiones generales de la libertad religio-


sa en el ordenamiento jurídico español, centrándose en la problemática
de sus límites. En este sentido, analizaremos la cláusula “orden público”
contenida en el artículo 16.1, y la concurrencia de la libertad religiosa con
otros derechos fundamentales. Tras ello, nos referiremos sumariamente a
los supuestos de objeción de conciencia reconocidos por la jurisprudencia
española.

Palabras clave
Constitución española, derechos fundamentales, libertad religiosa, límites de los de-
rechos fundamentales, orden público, conflictos entre derechos fundamentales.

196
Los límites de la libertad religiosa en el derecho español

Abstract

This article approaches the general matters relating to religious freedom in


the Spanish legal order, by concentrating in the problems of its limits. In
this sense, we will analyze the “public order” clause contained in article 16.1,
and the concurrence of religious freedom with other fundamental rights.
Subsequently, we will briefly refer to the suppositions of conscience objec-
tion (“objecion de conciencia”) recognized by the Spanish jurisprudence.

Key Words
Spanish Constitution, fundamental rights, religious freedom, limits of the funda-
mental rights, public order, conflicts between and among fundamental rights.

197

Año 21 - Núm. 16 - Chía, Colombia - Noviembre 2007


Díkaion - ISSN 0120-8942

Sumario: Introducción. 1. La libertad religiosa en el derecho español. 2. Los límites


de la libertad religiosa en el derecho español. 2.1. Tipología de los lími-
tes. 2.2 El orden público. 2.3. Los derechos de los demás. 2.3.1. Libertad
religiosa y dercho a la vida. 2.3.2. libertad religiosa y libertad religiosa
del menor. 2.3.3 Libertad religiosa y derecho al honor. 2.3.4. Libertad re-
ligiosa y cumplimiento de obligaciones laborales. 3. Libertad ideológica y
cumplimiento de deberes constitucional o legalmente exigidos: los supues-
tos de objeciones de conciencia. 4. Bibliografía.

Introducción
“La libertad religiosa siempre ha constituido un problema en España”. Con esta
contundente afirmación comienza una de las primeras monografías dedicadas al
examen de la libertad religiosa en la Constitución española del 27 de diciembre
1978 (en adelante, CE), afirmación que nos sirve para trasladar la importancia de
la temática que aquí nos ocupa.

A pesar de que la actual Constitución ha superado la “vieja” cuestión de la confe-


sionalidad del Estado y, con ello, ha zanjado uno de los aspectos más problemá-
ticos de la convivencia entre los españoles durante los siglos XIX y XX, la libertad
religiosa, como tendremos ocasión de probar en este trabajo, sigue siendo objeto
de discusión en este país. Superadas las querellas “clásicas” en torno a esta li-
bertad, surgen otras nuevas que hacen referencia, como nos recuerda Barrero
Ortega, “a [su] ejercicio, … a su titularidad, a quiénes son los sujetos activos de
la misma [y] a su necesaria conciliación con otros derechos, bienes y valores de
relevancia constitucional”. Precisamente, esta necesidad de determinar clara y
meridianamente el contenido preciso de la libertad religiosa y, por extensión, de
fijar cuáles son sus límites, en especial los derivados del conflicto con otros dere-
chos fundamentales, constituye, en nuestra opinión, la dimensión problemática
más relevante e importante de esta libertad en la actualidad.

En el presente estudio reconstruiremos brevemente la historia de las libertades


ideológica, religiosa y de culto en España para, posteriormente, examinar el sig-
nificado y el alcance del artículo 16 C.E. Tras ello, analizaremos en particular
cuáles son los límites establecidos por la Constitución a las antedichas libertades
–el “orden público” (art. 16.1 CE) y “los derechos de los demás” (art. 10.1 CE)– y
su interpretación por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. Finalmente,
examinaremos brevemente los supuestos de objeción de conciencia reconocidos
en el derecho español.

198 
Abraham Barrero Ortega, “Libertad religiosa y deber de garantizar la vida del hijo (A propósito de la sentencia
154/202, de 18 de julio)”. Revista Española de Derecho Constitucional, 75, 2005, 325-356.
Los límites de la libertad religiosa en el derecho español

1. La libertad religiosa en el derecho español


Una de las cuestiones clave de la Historia constitucional española, junto con la
dicotomía Monarquía-República, la organización territorial del Estado o la posi-
ción del Ejército, ha sido la de las relaciones entre el Estado y la Iglesia Católica
y la consiguiente confesionalidad católica del Estado.

A diferencia de lo que sucede en otras tradiciones constitucionales, como por ejem-


plo la norteamericana, el principio de confesionalidad del Estado ha dominado
toda la Historia constitucional española: aparece con la Constitución gaditana de
1812; se mantiene en las constituciones de 1837 y de 1845; se atenúa con la de
1869; vuelve con la de 1976; y, por último, desaparece en las constituciones de
1931 y en la actual de 1978.

La Constitución de 1978 puso término a la cuestión religiosa en España con el


ya citado artículo 16, que constituye la clave de bóveda de la regulación consti-
tucional del hecho religioso.

En sus dos primeros párrafos se establece, de un lado, el reconocimiento y la


protección de la libertades ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las
comunidades y, de otro lado, la garantía de la privacidad de las creencias, de la
ideología y de la religión.


Así, el artículo I de la Constitución de Estados Unidos establece que “El Congreso no aprobará ley alguna por
la que adopte una religión como oficial del Estado o se prohíba practicarla libremente”.

La confesionalidad del Estado español apareció ya con la Constitución gaditana de 1812, en cuyo artículo 12
se proclamaba que “La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica y romana,
única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas y prohíbe el ejercicio de cualquier otra”. Por su
parte, los artículos 11 de las Constituciones de 1837 y 1845 establecían, respectivamente, que “La Nación se
obliga a mantener el culto y los ministros de la Religión Católica que profesan los españoles” y que “La Religión de
la Nación española es la Católica, Apostólica, Romana. El Estado se obliga a mantener el culto y sus ministros”.
La Constitución de 1869, como hemos señalado en el texto principal, introdujo una confesionalidad tolerante
en los siguientes términos: “La Nación se obliga a mantener el culto y los ministros de la Religión Católica. El
ejercicio público o privado de cualquier otro culto queda garantizado a todos los extranjeros residentes en Es-
paña, sin más limitaciones que las reglas universales de la moral y del derecho. Si algunos españoles profesaren
otra religión que la Católica, es aplicable a los mismos todo lo dispuesto en el párrafo anterior” (énfasis agregado).
Con la Constitución de 1876 volvió el principio de confesionalidad del Estado (“La Religión Católica, Apostóli-
ca, Romana es la del Estado. La Nación se obliga a mantener el culto y sus ministros. Nadie será molestado en
territorio español por sus opiniones religiosas, ni por el ejercicio de su respectivo culto, salvo el respeto debido
a la moral cristiana. No se permitirán, sin embargo, otras ceremonias ni manifestaciones públicas, que las de
la Religión del Estado”), principio que quebraría con la Constitución republicana de 1931, en la que la cuestión
religiosa se convirtió en un tema central de la vida de la república. Así, el propio Decreto de Establecimiento de
la República de 14 de abril de 1931 reconoció en su punto tercero la libertad religiosa y de culto (“El gobierno
provisional hace pública su decisión de respetar de manera plena la conciencia individual mediante la libertad
de creencias y de cultos, sin que el Estado en momento alguno pueda pedir al ciudadano revelación de sus con-
vicciones religiosas”), y los acalorados debates en torno al artículo regulador de las libertades religiosa y de culto
motivaron la dimisión del presidente del gobierno provisional de la república, D. Niceto Alcalá-Zamora. Mención
aparte merece la regulación de esta materia en el proyecto de Constitución Federal de 1873, debatido durante
la I República española, en la que se reconocía ya entonces la libertad religiosa y de culto en su artículo 34 (“El
ejercicio de todos los cultos es libre en España”), el principio de aconfesionalidad del Estado en su artículo 35
(“Queda separada la Iglesia del Estado”), y la prohibición a los distintos entes territoriales de subvencionar a la
Iglesia Católica en su artículo 36 (“Queda prohibido a la Nación o Estado Federal, a los Estados Regionales, o a
los Municipios subvencionar directa ni indirectamente ningún culto”).
 El tenor literal de este artículo es el siguiente: “1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los 199
individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el manteni-

A
Dño 21, -ISSN
íkaion Núm.0120-8942,
16 - Chía, CAño 21 -- N
olombia Núm
oviembre 2007
. 16 - 195-210 - Chía, Colombia - Noviembre 2007
Díkaion - ISSN 0120-8942

El desarrollo de estas libertades se contiene en la Ley Orgánica 7 de 1980, del 5 de


julio, de Libertad Religiosa (en adelante, LOLR), en cuyo artículo 1 se proclaman
enfáticamente las libertades religiosa y de culto, y se prohíbe cualquier discrimi-
nación fundamentada en motivos religiosos.

En su artículo 2.1 se define la libertad religiosa en su dimensión individual como


el derecho a profesar las creencias religiosas libremente elegidas, o a no practicar
ninguna; a practicar los actos de culto y recibir asistencia religiosa de su propia
confesión; a recibir e impartir enseñanza e información religiosa; y a asociarse y
reunirse o manifestarse con fines religiosos.

El artículo 3 de esta Ley determina, de un lado, cuál es al ámbito de aplicación de


la misma, excluyendo de él las actividades relacionadas tanto con los fenómenos
psíquicos o parapsicológicos, como con los valores humanísticos o espiritualistas o
con otros fines análogos a éstos y ajenos a los religiosos; de otro lado, este artículo
3 señala, como veremos, cuáles son los límites del ejercicio de estas libertades.
Por su parte, el artículo 4 establece las garantías de tales libertades.

Junto con los derechos individuales, los artículos 2.2, 5, 6 y 7 de esta ley recogen
los derechos colectivos derivados de las libertades en estudio, que se encomien-
dan a las comunidades (Iglesias, Confesiones y Comunidades) y que, en esencia,
son los de “establecer lugares de culto o de reunión con fines religiosos, designar y
formar a sus ministros, divulgar y propagar su propio credo y mantener relaciones
de cooperación con sus propias organizaciones o con otras confesiones religiosas,
sea en territorio nacional o extranjero” (art. 2.2.). Por último, la .OLR. se cierra con
su artículo 8 en el que se crea la Comisión Asesora de Libertad Religiosa, que ha
desarrollado una incesante e importante tarea en la aplicación de esta ley y en el
desarrollo de la ciencia eclesiasticista española.

El artículo 16 CE contiene, así mismo, un párrafo tercero en el que se consagra


el principio de aconfesionalidad del Estado, así como la necesidad de que éste es-
tablezca las pertinentes relaciones de cooperación con todas las confesiones reli-
giosas, en particular con la Iglesia Católica, que aparece mencionada eo nomine
en este párrafo tercero.

Estas relaciones de cooperación se plasmaron, en la aprobación a los pocos días


de la entrada en vigor de la Constitución, de los Acuerdos de Cooperación entre el
Estado español y la Iglesia Católica, los cuales entraron en vigor antes incluso de
la aprobación en 1980 de la LOLR. El desarrollo normativo de este artículo 16.3

miento del orden público protegido por la ley. 2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión
o creencias. 3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias
religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Ca-
tólica y las demás confesiones”.

Los Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede fueron firmados el 3 de enero de 1979, ratificados el 4
de diciembre de 1979 y publicados en el B.O.E del 15 de diciembre de 1979. Versan sobre asuntos jurídicos,
asuntos económicos, enseñanza y asuntos culturales, asistencia religiosa de las Fuerzas Armadas y sobre el
200 servicio militar de clérigos y religiosos. Siguiendo a Serrano Alberca, sus puntos esenciales son los siguientes:
“reconocimiento de la personalidad, autonomía y libertad de la Iglesia; nuevo sistema matrimonial; relaciones de
Los límites de la libertad religiosa en el derecho español

se cerró en 1992 con la firma de los respectivos acuerdos de cooperación entre el


Estado y las tres religiones que habían obtenido en España un “notorio arraigo”:
el islam, el judaísmo y la iglesia evangélica.

Éste es, en esencia, el marco normativo a través del cual se han desarrollado las
libertades religiosa y de culto en España.

2. Los límites de la libertad religiosa en el derecho español


2.1. Tipología de los límites

Como es notorio, el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades pú-


blicas no es absoluto ni incondicionado; antes bien, sólo cabe reputarlo como le-
gítimo siempre y cuando se realice dentro de sus límites concretos.
En esta inteligencia, las libertades ideológicas, religiosa y de culto presentan sus
propios límites, los cuales se recogen en la normativa internacional, así como en
los distintos textos constitucionales. La C.E. señala con relación a las libertades
en estudio dos límites: de un lado, el necesario “para el mantenimiento del orden
público protegido por la ley”, contemplado en el propio artículo 16 C.E. como límite
específico del ejercicio de estas libertades; de otro lado, “el respeto a los derechos
de los demás”, establecido en el artículo 10.1 como “fundamento del orden político
y de la paz social”, y límite general del ejercicio de todos los derechos fundamen-
tales y las libertades públicas.

Dado que los diversos tratados internacionales suscritos por España incorporan,
junto a los límites anteriores, otros nuevos como las “justas exigencias de la mo-
ral”, la “seguridad pública”, el “bienestar general” o la “salud pública”, la doctri-
na científica española se planteó tempranamente la cuestión de si estos últimos

cooperación; reconocimiento del derecho de los padres sobre la educación de sus hijos; ... el reconocimiento de
las Universidades de la Iglesia; ... la aplicación por el Estado a la Iglesia de un porcentaje de un impuesto perso-
nal siempre que el ciudadano haya declarado su voluntad en este sentido”. La asistencia religiosa a las Fuerzas
Armadas y Servicio Militar de los clérigos, por su parte, aparece inspirada “en el principio de aconfesionalidad
del Estado y cooperación con la Iglesia Católica”, José Manuel Serrano Alberca, Artículo 16, Comentarios a la
Constitución española, Madrid, Cívitas, 2001, p. 311.

Los acuerdos de cooperación entre el Estado español y la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de
España, la Comisión Islámica de España y la Federación de Comunidades Israelitas de España se contienen,
respectivamente, en las Leyes 24/1992, 25/1992 y 26/1992, del 10 de noviembre (BOE. del 12 de noviembre).
Sobre tales acuerdos, véase Ana Fernández-Coronado González, Estado y confesiones religiosas: un nuevo mo-
delo de relación (los pactos con las con las Confesiones: Leyes 24, 25 y 26 de 1992), Madrid, Cívitas, 1995.

Así, el artículo 29.2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece como limitación general al
ejercicio de los derechos “el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás y ... satisfacer
las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en una sociedad democrática” (énfasis
agregado). Por su parte, el artículo 9.2 del Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Li-
bertades Fundamentales del 4 de noviembre de 1950, publicado en el BOE del 10 de octubre de 1979, establece
en particular que “la libertad de manifestar su religión o sus convicciones no puede ser objeto de más restric-
ciones que las que, previstas por la ley, constituyen medidas necesarias, en una sociedad democrática, para la
seguridad pública, la protección del orden, de la salud o de la moral públicas, o la protección de los derechos o
las libertades de los demás” (énfasis agregado). Por último, el artículo 18.3 del Pacto Internacional de Derechos
Civiles y Políticos del 19 de diciembre de 1966, publicado en el BOE del 30 de abril de 1977, también se refiere 201
como límites particulares de las libertades en estudio a la “seguridad, el orden, la salud o la moral públicos”.

Año 21 - Núm. 16 - Chía, Colombia - Noviembre 2007


Díkaion - ISSN 0120-8942

límites debían, en aplicación de los artículos 10.2 y 96 CE, ser añadidos a los ya
fijados por la Constitución española.

Este debate doctrinal fue pronto resuelto con carácter general para todas las li-
bertades por uno de los primeros pronunciamientos del Tribunal Constitucional
y, con carácter particular para el caso de la libertad religiosa, por la propia Ley
de Libertad Religiosa.

Efectivamente, el Tribunal Constitucional, como Supremo Intérprete de la Cons-


titución, declaró en su sentencia 62 de 1982, del 15 de octubre, que los límites
al ejercicio de las libertades públicas, establecidos tan sólo en convenios inter-
nacionales suscritos por España, habían de ser aplicados, en virtud del artículo
10.2 CE, en el ordenamiento jurídico español, siempre y cuando tales límites no
vulneren el contenido esencial del derecho respectivo.

Por otra parte, y con relación a las libertades objeto de nuestro estudio, la LOLR
definió la noción “orden público” como una cláusula de carácter general integra-
da, a su vez, por tres elementos que se corresponden, precisamente, con aquellos
límites a la libertad religiosa que venían establecidos en los distintos tratados
Internacionales. Así, este artículo 3 afirma meridianamente que los “elementos
constitutivos del orden público protegido por la Ley en el ámbito de una sociedad
democrática son la salvaguardia de la seguridad, de la salud y de la moralidad
pública” (énfasis agregado).

Por todo ello, cabe concluir que los límites del ejercicio de los derechos dimanan-
tes de la libertad religiosa y de culto en el ordenamiento jurídico español, dentro
de los cuales tales libertades serán tuteladas “mediante amparo judicial ante los
Tribunales ordinarios y amparo constitucional ante el Tribunal Constitucional”
(art. 4 LOLR), son los siguientes:

a) el orden público, establecido en el artículo 16.1 C.E. como límite específico de


la libertad religiosa, cuyos elementos constitutivos en el ámbito de una socie-
dad democrática se concretan en el artículo 3.1 de la LOLR en las cláusulas
“seguridad pública”, “salud pública” y “moral pública”.

b) el ejercicio de los derechos de los demás, recogido en el artículo 10.1 CE como


límite general al ejercicio de todos los derechos, que se establece como límite
particular de la libertad religiosa en este artículo 3 de la LOLR.


La C.E., por avatares propios del proceso constituyente y la necesidad de desvincularse definitivamente del
anterior régimen político, incluyó en su artículo 10.2 una previsión, ciertamente sui generis desde el punto de
vista comparado, en la que se establece que las normas españolas sobre derechos fundamentales y libertades
públicas “se interpretarán de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados y
acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España”. Como refiere Juan Antonio Xiol
Rios, varios autores como los profesores De Otto y Pardo y Vives Antón sostuvieron una posición contraria a
admitir nuevas limitaciones a estas libertades, fundamentadas en el principio interpretativo pro libertate, en
virtud del cual éstas habrían de ser interpretadas de la forma más favorable para su ejercicio. Juan Antonio Xiol
Rios. La libertad ideológica o libertad de conciencia. La libertad ideológica, Madrid,Centro de Estudios Políticos
202 y Constitucionales, 2001, p. 24.

La redacción de este artículo 3 es tan defectuosa que, tras señalar que ”… la libertad religiosa y de culto tiene
Los límites de la libertad religiosa en el derecho español

2.2. El orden público

La cláusula “orden público” como límite expreso y concreto al ejercicio de las li-
bertades religiosa y de culto encuentra sus raíces, en opinión de López Castillo,
en el artículo 10 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano
de 1789.10

Dicho límite se incorpora al derecho español con el artículo 27 de la Constitu-


ción de la II República, en el que se establecía que “la libertad de conciencia y el
derecho de practicar cualquier religión quedan garantizados en todo el territorio
español, salvo el respeto a las exigencias de la moral pública”.

Durante el proceso constituyente de 1978, tal y como recuerda Ciáurriz, el término


“orden público” fue duramente criticado por el grupo parlamentario comunista,
que presentó una enmienda en la que se proponía su eliminación y su sustitu-
ción por la fórmula “el respeto a los derechos fundamentales reconocidos por la
Constitución”.11

Dicho grupo parlamentario sostenía que con su propuesta se eliminaba la posi-


bilidad de que, bajo la cláusula genérica de orden público, se introdujeran de-
terminadas discriminaciones por razones ideológicas, las cuales, en cambio, no
tendrían cabida con la expresa referencia al respeto a los derechos fundamentales
de los demás establecidos en la Norma Suprema. En cualquier caso, la Constitu-
ción terminó incluyendo como límites de la libertad religiosa tanto la noción orden
público como la cláusula “derechos de los demás”, prueba de que, también en este
aspecto, nos encontramos ante una Constitución de consenso.

Como afirma Herrera Petrus con carácter general, el orden público es un concepto
jurídico indeterminado integrado por reglas que protegen valores fundamentales
de una organización estatal en cada momento histórico.12 El examen de la signifi-
cación de esta noción referida en particular a las libertades religiosa y de culto ha
sido abordado por Calvo Álvarez, quien, tras examinar el significado concreto de
esta cláusula en el mencionado artículo 27 de la Constitución republicana y en el
artículo 6.2 del Fuero de los españoles, termina concluyendo que tal concepto

como único límite (sic) la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos
fundamentales”, se añade un segundo límite: “la salvaguardia de la seguridad, la salud, ...”. El profesor Calvo
Álvarez intenta explicar este, para él, aparente error afirmando que con esta redacción el legislador español ha
querido “resaltar el nuevo sentido que se da a la noción de orden público, al centrarse éste, no prioritariamente
en la defensa de los intereses del Estado, sino en la dignidad igual de toda persona (cfr. artículos 10.1 y 14 de
la C.E.). En realidad –prosigue este autor–, el único límite, sin dejar de ser el orden público, puede decirse tam-
bién que es el respeto a los derechos de los demás, ya que este respeto va inalterablemente unido al genuino
sentido de orden público”. Joaquín Calvo Álvarez, Orden público y factor religioso en la Constitución española,.
Barañain-Pamplona, Eunsa, 1983, p. 250.
10
Antonio López Castillo, La libertad religiosa en la jurisprudencia constitucional. Pamplona, Aranzadi Editorial,
2002, p. 68.
11
María José Ciáurriz, La libertad religiosa en el derecho español. (La Ley Orgánica de Libertad Religiosa). Madrid,
Tecnos, 1984, p. 115.
12
Christian Herrera Petrus, La obtención internacional de pruebas. Asistencia jurisdiccional en Europa. Zaragoza, 203
Publicaciones del Real Colegio de España, 2005, p. 94.

Año 21 - Núm. 16 - Chía, Colombia - Noviembre 2007


Díkaion - ISSN 0120-8942

ha de ser interpretado más como orden público de la sociedad (público como re-
ferido a la sociedad), que como orden público del Estado (público como referido al
Estado). Es la dignidad de la persona (artículo 10.1) y el recto orden social (Preám-
bulo de la Constitución) lo que debe ser garantizado por los poderes públicos: por
el Estado.13

Éste ha de ser, en consecuencia, el sentido de la interpretación de esta noción y


de sus tres elementos integradores. Examinemos, ahora, la interpretación que de
los mismos se ha realizado por el Tribunal Constitucional español.

a) La “seguridad pública”
A pesar de que ésta se encuentra próxima al concepto de “orden público” hasta
el punto de que la C.E. confunde ambas categorías en su artículo 21, el Alto
Tribunal ha considerado que las nociones de “seguridad pública” y “orden pú-
blico” son distintas: aquella presenta un alcance mucho más preciso y delimita-
do que ésta, y ha de ser considerada como incluida en la cláusula más general
“orden público”. Efectivamente, partiendo de los artículos 104.1 y 149.1.29
CE, el juez constitucional ha establecido que la noción de “seguridad pública
se centra en la actividad dirigida a la protección de personas y de bienes […] y
al mantenimiento de la tranquilidad u orden ciudadano”.14

b) La “salud pública”.
La salud pública es un clásico límite de la libertad religiosa, tal y como ha de-
clarado tempranamente el Tribunal Constitucional en su Auto 369 de 1984, en
el que afirma que esta libertad “tiene como límite la salud de las personas”.

Como la salud pública está íntimamente relacionada con el derecho a la vida,


su condición de límite de la libertad religiosa puede ser considerada desde una
doble perspectiva: bien como integrada dentro de la cláusula “orden público”,
bien como derivada del conflicto entre la libertad religiosa y el derecho a la vida.
Ambos análisis, en consecuencia, son pertinentes y, de hecho, así aparecen en
este trabajo, pues, para comprender cómo se ha producido una quiebra de la
salud pública como límite de las libertades en estudio, remitimos a las consi-
deraciones que posteriormente realizamos sobre el conflicto entre la libertad
religiosa y el derecho a la vida a propósito de la sentencia 154 de 2002, del 18
de julio.

c) La “moral pública”
La inclusión del elemento “moral pública” como integrante de la noción “or-
den público” encuentra su precedente en la Ley de Libertad Religiosa de 1967,
aprobada por las Cortes franquistas, y que hacía referencia en concreto a una
moralidad particular: la moral católica. Por ello, su mantenimiento en la ley
de 1980 fue duramente criticado por la doctrina científica.

204 Calvo Álvarez, J. ob.cit., p. 246.


13

S.T.C. 18/1981, del 8 de junio.


14
Los límites de la libertad religiosa en el derecho español

La delimitación más precisa de qué quepa entender por “moral pública”, así como
su desvinculación de una moral religiosa concreta, se contiene en uno de los pri-
meros pronunciamientos del Tribunal Constitucional, concretamente su senten-
cia 62 de 1982, del 15 de octubre, en la que, tras afirmar que “la admisión de la
moral pública como límite ha de rodearse de las garantías necesarias para evitar
que bajo un concepto ético se produzca una limitación injustificada de derechos
fundamentales” y recordar que “la moral puede ser considerada como límite siem-
pre y cuando las medidas restrictivas estén establecidas en la ley y sean necesa-
rias en una sociedad democrática”, se termina concluyendo que la moral pública
no ha de ser entendida como el concepto que de ella tenga una concreta confesión
religiosa, sino como el “mínimo ético acogido por el derecho”.

2.3 Los derechos de los demás

A continuación nos referiremos a los límites de la libertad religiosa derivados del


conflicto con otros derechos. Examinaremos cada uno de estos conflictos centrán-
donos en la solución acogida por el Tribunal Constitucional.

2.3.1 Libertad religiosa y derecho a la vida

La configuración actual del derecho a la vida como límite de la libertad religiosa


ha sido establecida por el Tribunal Constitucional en su capital sentencia 154 de
2002, del 18 de julio, que ha supuesto, como hemos señalado en otro lugar,15 una
auténtica revolución en esta materia y que, así mismo, ha recibido la casi unáni-
me crítica por la doctrina científica española.

Hasta esta sentencia, el juez Constitucional español tenía establecida una con-
solidada jurisprudencia, inaugurada con las sentencias 129 de 1990, del 27 de
junio, y 137 de 1990, del 19 de julio, y consolidada con la sentencia 166 de 1996,
del 28 de octubre, en la que se consideraba que la negativa de los recurrentes
a recibir tratamientos médicos forzosos no encontraba protección en su libertad
religiosa.

En las sentencias de 1990 se había consagrado el carácter de la vida como “valor


superior del ordenamiento jurídico constitucional y presupuesto ontológico sin
el que los restantes derechos no tendrían existencia posible”, mientras que en la
sentencia 166 de 1996 se continuaba esta jurisprudencia afirmando que “la asis-
tencia médica obligatoria perseguía ... la cumplimentación del deber de defensa
de la vida y salud de los reclusos por la Administración”.

Esta reiterada y consolidada jurisprudencia quiebra con la sentencia 154 de 2002


en la que, paradójica e inopinadamente, se establece ya no sólo que el derecho a

Francisco M. García Costa, Nuevas consideraciones en torno a la indisponibilidad de la vida: a propósito de la


15

STC 154/2002, 16º Congreso Mundial de Derecho Médico, Toulouse, Les Études Hospitalières, 2006, pp. 1351- 205
1358.

Año 21 - Núm. 16 - Chía, Colombia - Noviembre 2007


Díkaion - ISSN 0120-8942

la libertad religiosa del artículo 16.1 CE ampara la negativa de una mayor de edad
a recibir los tratamientos forzosos que le hubieran conducido a la curación de su
enfermedad, sino, incluso, la negativa por parte de quienes ejercen la patria po-
testad, tutela o guarda de menores de edad o incapacitados a que éstos últimos
reciban los tratamientos médicos forzosos que hubieran salvado su vida.

La ratio essendi del pronunciamiento del Tribunal se condensa en el Fundamento


Jurídico 11 que, por su importancia, aquí transcribimos:

En primer lugar, se les exigía [a los padres] una acción suasoria sobre el hijo a fin
de que éste consintiera en la transfusión de sangre. Ello supone la exigencia de
una concreta y específica actuación de los padres que es radicalmente contraria
a sus convicciones religiosas .... En segundo lugar, se les exigía la autorización de
la transfusión, a la que se había opuesto el menor en su momento. Ello supone, al
igual que en el caso anterior, la exigencia de una concreta y específica actuación
radicalmente contraria a sus convicciones religiosas, además de ser también con-
traria a la voluntad –claramente manifestada– del menor.

3.2.2 Libertad religiosa y libertad religiosa del menor

El conflicto entre la libertad religiosa propia y la libertad religiosa de un tercero


y, en particular, el conflicto entre la libertad religiosa de los padres y de los hijos
también ha sido planteado en el derecho español y convenientemente resuelto
por el Tribunal Constitucional, concretamente en su sentencia 141 de 2000, del
29 de mayo.

Hasta esta sentencia, el Tribunal Constitucional reconocía el incondicionado dere-


cho del padre a velar por la formación religiosa de su hijo, así como el derecho del
hijo a recibir la formación religiosa que el padre había considerado oportuna. Sin
embargo, esta sentencia del año 2000 sostiene que el derecho del padre a educar
a su hijo conforme a su orientación ideológica, amparado en su libertad religiosa,
encuentra su límite en la propia libertad religiosa del menor. Al respecto es pre-
claro el texto de la Sentencia:

Desde la perspectiva del art. 16 CE los menores de edad son titulares plenos de sus
derechos fundamentales, en este caso, de sus derechos a la libertad de creencias y
a su integridad moral, sin que el ejercicio de los mismos y la facultad de disponer
sobre ellos se abandonen por entero a lo que al respecto puedan decidir aquellos
que tengan atribuida su guarda y custodia o, como en este caso, su patria potes-
tad, cuya incidencia sobre el disfrute del menor de sus derechos fundamentales
se modulará en función de la madurez del niño y los distintos estadios en que la
legislación gradúa su capacidad de obrar.

206
Los límites de la libertad religiosa en el derecho español

2.3.3 Libertad religiosa y derecho al honor

Otro de los límites clásicos de la libertad religiosa es el derecho al honor, a la in-


timidad personal y familiar y a la propia imagen (art. 18.1 CE). El Juez Consti-
tucional español ha tenido ocasión de situar estos derechos como límites de las
libertades en estudio y así ha afirmado sin ambages en la sentencia 214 de 1991,
del 11 de noviembre,

que ni la libertad ideológica ni la libertad de expresión comprenden el derecho a


efectuar manifestaciones, expresiones o campañas de carácter racista o xenófobo,
puesto que, tal como dispone el artículo 20.4, ello es contrario no sólo al derecho al
honor de la persona o personas directamente afectadas, sino a otros bienes consti-
tucionalmente recogidos como el de la dignidad humana.

2.3.4 Libertad religiosa y cumplimiento de obligaciones laborales

El conflicto entre la libertad religiosa y el cumplimiento de obligaciones laborales


también ha sido resuelto por el Tribunal Constitucional, concretamente en su
sentencia 19 de 1985, del 13 de febrero, en la que se resolvía el recurso de ampa-
ro presentado por una persona perteneciente a la Iglesia Adventista del Séptimo
día que fue despedida por negarse a trabajar, en consonancia con sus creencias
religiosas, desde la puesta de sol del viernes a la del sábado.
En dicha sentencia se deniega el amparo a la recurrente con la siguiente argu-
mentación: “la invocación de estos derechos o libertades [la libertad ideológica] no
puede ser utilizada por una de las partes contratantes para imponer a la otra las
modificaciones de la relación contractual que considere oportunas”.

3. LIBERTAD IDEOLÓGICA Y CUMPLIMIENTO DE


DEBERES CONSTITUCIONAL O LEGALMENTE EXIGIDOS:
LOS SUPUESTOS DE OBJECIÓN DE CONCIENCIA
La Constitución española tan sólo reconoce como supuestos de objeción de con-
ciencia la cláusula de conciencia de los periodistas y la objeción de conciencia al
servicio militar (artículos 20.1 d) y 30.2 respectivamente).

Al margen de estos supuestos constitucionalmente admitidos, se ha planteado a


nivel doctrinal y jurisprudencial si el artículo 16 contempla, junto con las libertades
ideológica, religiosa y de culto, un derecho autónomo a la objeción de conciencia,
que revestiría carácter de fundamental y que justificaría con carácter general la
exclusión del cumplimiento de obligaciones legales o constitucionales.

La jurisprudencia constitucional, también en este ámbito, se ha mostrado contra-


dictoria y, así, nos encontramos, de un lado, con pronunciamientos como la sen-
tencia 15 de 1982, del 25 de abril, más próximos a reconocer la existencia de un
derecho fundamental a la objeción de conciencia; de otro lado, nos encontramos 207

Año 21 - Núm. 16 - Chía, Colombia - Noviembre 2007


Díkaion - ISSN 0120-8942

con otros fallos, como la sentencia 160 de 1987, del 27 de octubre, en los que se
afirma que la objeción de conciencia no es en modo alguno un derecho fundamen-
tal y que tan sólo se pueden admitir como supuestos de objeción de conciencia los
expresamente previstos en el texto constitucional.

En cualquier caso, los casos de objeción de conciencia en los que se modula el


cumplimiento de determinadas obligaciones constitucionales o legales han sido
reconocidos tan sólo por la jurisprudencia –incluida la constitucional–, y con un
alcance limitado. En apretada síntesis, y siguiendo al profesor Santolaya Machetti,
los rasgos de estos supuestos son los siguientes:16

- En ellos se plantea un conflicto entre imposiciones constitucionales y legales,


y las libertades ideológicas y religiosas del artículo 16 CE.

- Tal conflicto se resuelve en el sentido de reconocer y proteger la negativa de


un sujeto, sustentada en la libertad ideológica, a desarrollar una conducta ju-
rídicamente exigible.

- El fundamento de los mismos se encuentra en el pluralismo ideológico pro-


pio de las actuales sociedades democráticas que, en el ordenamiento español,
comparece uno de sus “valores superiores”.
No existe un catálogo cerrado de los supuestos de objeción de conciencia re-
conocidos en el derecho español. A través de los estudios de los profesores
Rodríguez Chacón, López Castillo y Santolaya Machetti, podemos extraer los
siguientes casos de objeción de conciencia que han tenido entrada en el dere-
cho español:17

- Objeción de conciencia al cumplimiento de deberes políticos. Dentro de este


primer grupo nos encontramos la objeción a acatar la Constitución (STC 101/83
y 119/90); a participar en un jurado (STC 216/1999); y, por último, a formar
parte de una Mesa electoral (sentencia del Tribunal Supremo del 28 de octubre
de 1998).

- Objeción fiscal (STC 15/82 y 160/87).

- Objeción al sistema escolar (STC 260/94) y objeción a determinadas materias


incardinadas en los planes de estudios, tales como la asignatura derecho ca-
nónico (ATC 359/85).

- Objeción a colaborar en la interrupción voluntaria del embarazo (STC


53/85).

- Objeción al divorcio (ATC 617/84).


16
Pablo Santolaya Machetti, y De cómo la libertad ideológica puede modular el cumplimiento de algunas obligaciones
legales (según la jurisprudencia), Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2001, pp.. 84 y ss.
208
17
Ibíd., pp. 81 y ss. Antonio López Castillo, ob. cit., pp. 137 y ss.; Rafael Rodríguez Chacón, El factor religioso ante
el Tribunal Constitucional. Madrid, Servicio Publicaciones Facultad de Derecho de la Universidad Complutense,
1992, pp. 107 y ss.
Los límites de la libertad religiosa en el derecho español

Una última consideración final en torno a los supuestos de objeción de conciencia


esgrimidos por los titulares de cargos públicos. Al respecto, el Tribunal Constitu-
cional ha declarado sin ambages en reiterada jurisprudencia que:

la libertad ideológica de los titulares de los poderes públicos ha de armonizarse en


su ejercicio con el necesario cumplimiento del deber positivo inherente al cargo pú-
blico de respetar y actuar en su ejercicio con respecto a la Constitución ... Cuando
la libertad ideológica se manifiesta en el ejercicio de un cargo público, ha de hacer-
se con observancia de deberes inherentes a tal titularidad, que atribuye una posi-
ción distinta a la correspondiente a cualquier ciudadano (S.T.C. 101/1983, de 18
de noviembre).

4. Bibliografía
Barrero Ortega, Abraham. Libertad religiosa y deber de garantizar la vida del hijo
(A propósito de la Sentencia 154/202, de 18 de julio). Revista Española de De-
recho Constitucional, 2005, 75.

Basterra Montserrat, Daniel. El Derecho a la libertad religiosa y su tutela jurídica.


Madrid, Civitas-Servicio Publicaciones Facultad de Derecho de la Universidad
Complutense, 1989.

Calvo Álvarez, Joaquín, Orden público y factor religioso en la Constitución española,


Barañain-Pamplona, EUNSA, 1983.

Ciáurriz, María José, La libertad religiosa en el derecho español. (La Ley Orgánica
de Libertad Religiosa), Madrid, Tecnos, 1984.

Fernández-Coronado González, Ana, Estado y confesiones religiosas: un nuevo


modelo de relación (los pactos con las con las Confesiones: Leyes 24, 25 y 26 de
1992), Madrid, Civitas, 1995.

García Costa, Francisco M., Nuevas consideraciones en torno a la indisponibilidad


de la vida: a propósito de la STC 154/2002, 16º Congreso Mundial de Derecho
Médico, Toulouse, Les Études Hospitalières, 2006.

Herrera Petrus, Christian, La obtención internacional de pruebas, Asistencia jurisdic-


cional en Europa, Zaragoza, Publicaciones del Real Colegio de España, 2005.

Llamazares Fernández, Dionisio, Derecho de la libertad de conciencia: libertad de


conciencia y laicidad, Madrid, Civitas, 1997.

López Castillo, Antonio, La libertad religiosa en la jurisprudencia constitucional,


Pamplona, Aranzadi Editorial, 2002.

209

Año 21 - Núm. 16 - Chía, Colombia - Noviembre 2007


Díkaion - ISSN 0120-8942

Martínez-Torrón, Javier. La libertad religiosa y de conciencia ante la justicia cons-


titucional, Madrid, Dykinson, 2003.

Ollero Tasara, Andrés, España: ¿un Estado laico? La libertad religiosa en perspec-
tiva constitucional, Madrid, Civitas, 2005.

Rodríguez Chacón, Rafael, El factor religioso ante el Tribunal Constitucional, Ma-


drid, Servicio Publicaciones Facultad de Derecho de la Universidad Complu-
tense, 1992.

Santolaya Machetti, Pablo, De cómo la libertad ideológica puede modular el cumpli-


miento de algunas obligaciones legales (según la jurisprudencia), Madrid, Centro
de Estudios Políticos y Constitucionales, 2001.

Serrano Alberca, José Manuel, Artículo 16. Comentarios a la Constitución españo-


la, Madrid, Civitas, 2001.

Xiol Rios, Juan Antonio. La libertad ideológica o libertad de conciencia. Madrid,


Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2001.

210