You are on page 1of 5

¿Qué es la autoestima?

: definición, significado y tipos de autoestima

Los problemas de autoestima están a la orden del día. Muchas veces hablamos de tener la autoestima baja,
de la necesidad de subir esa autoestima que, en realidad significa querernos un poco más a nosotras
mismas. Pero la autoestima sigue presentándose como un concepto abstracto al que no podemos definir
del todo ni mucho menos delimitar. Vamos a acercarnos a la autoestima, a lo que de verdad significa y
vamos a tratar de explicarte cómo ejercitarla para que puedas sentirte mucho mejor.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es la percepción que tenemos de nosotras mismas. Abarca todos los aspectos de la vida,
desde el físico hasta el interior, pasando por la valía o la competencia. Se trata de la valoración que hacemos
de nosotras mismas la cual no siempre se ajusta a la realidad. Esa valoración se forma a lo largo de toda la
vida y bajo la influencia de los demás.

Lo que los demás ven en nosotras o, más bien lo que nosotras pensamos que los demás ven, es crucial para
determinar nuestro grado de autoestima. Entramos en el terreno de la seguridad y la confianza en una
misma, minado por las influencias del exterior. Pero si hay algo que determina el estado de salud de nuestra
autoestima es la infancia. El refuerzo positivo o negativo con el que hayamos contado desde los primeros
pasos de nuestra vida va a ser fundamental para nuestra seguridad emocional en el futuro.

Es importante subrayar que no es lo mismo la autoestima que la autoconfianza. La autoconfianza está


vinculada con aquellos objetivos y metas concretas que nosotros mismos nos marcamos, mientras que la
autoestima hace referencia a la valoración global que hacemos de nosotros mismos. Es decir, una persona
puede pensar que es muy buena tocando el piano o jugando al baloncesto, sin embargo eso no quiere decir
que esa persona no pueda tener una autoestima baja. Se trata de alguien que confía en su habilidad en esas
áreas específicas, pero igual le gustaría ser más alto o tener mejor físico…

Bases de la autoestima

Como habrás podido comprobar, la autoestima también tiene sus bases y resulta fundamental conocerlas
en profundidad para poder mejorarlas y reforzarlas: Estas bases son las siguientes:

Definición de autoestima y tipos

Universo social y material que te rodea: el contacto con otras personas es una de las fuentes más
importantes que tenemos para poder crear nuestra propia visión del mundo. La relación que tienes con
cada una de las personas de tu entorno (amigos, familia, pareja) va a ser la responsable de desarrollar tu
idea de cómo crees que eres.

Creencias negativas: es muy complicado cambiar las creencias y pilares que hemos ido asumiendo a lo largo
de la vida, pero esto no quiere decir que sea imposible. Por lo general, las personas somos muy reacias a los
cambios, mucho menos a aquellos que afecten a creencias muy arraigadas de las que nos hemos ido
autoconvenciendo con el paso de los años. Por ejemplo, si en tu interior siempre has creído que eres una
persona fea o que no sirves para hacer cierta actividad, a día de hoy será muy difícil que cambies esos
pensamientos y comiences a valorarte como realmente mereces. Por eso, para subir y fortalecer la
autoestima, es fundamental tratar el problema de raíz, es decir, desde tus convicciones más internas.

La teoría que has elaborado sobre ti mismo: todos y cada uno de los calificativos con los que nos definimos
a nosotros mismos (independientemente de que estos sean buenos o malos) forman una teoría sobre quién
creemos que somos. Cuando estos calificativos son en su mayor parte negativos, inevitablemente y tarde o
temprano tendremos una autoestima baja. Empezar a definirnos con palabras más bonitas y reales nos
ayudará a comenzar a querernos un poquito más a nosotras mismas.

1
Tipos de autoestima y cómo mejorarla

Una vez que hemos analizado las bases de la autoestima podemos diferenciar entre tres tipos distintos que
son los que te mostramos a continuación:

Autoestima alta

También llamada autoestima positiva, es el nivel deseable para que una persona logre sentirse satisfecha en
la vida, sea consciente de su valía y de sus capacidades y pueda enfrentarse a los inconvenientes de forma
resolutiva.

Autoestima media

Esta autoestima media o relativa supone cierta inestabilidad en la percepción de una misma. Si bien en
algunos momentos la persona con autoestima media se siente capaz y valiosa, esa percepción puede
cambiar al lado opuesto, a sentirse totalmente inútil debido a factores variados, pero especialmente a la
opinión de los demás.

Autoestima baja

Ineptitud, incapacidad, inseguridad y fracaso son los términos que acompañan a una persona con
autoestima baja. Se trata de un estado de autoestima que debemos evitar en nuestro camino hacia la
felicidad.

Algunos autores hablan de cuatro tipos de autoestima en lugar de tres. La cuarta recibe la denominación de
‘autoestima inflada’ y es aquella que tienen las personas que se creen mejores que el resto, que son
incapaces de escuchar a los demás y mucho menos de aceptar o reconocer un error (no tiene capacidad de
autocrítica). Su autoestima se encuentra tan sumamente abultada y exagerada que se creen con el derecho
de menospreciar a los que están alrededor. Este tipo de autoestima genera conductas muy negativas y
hostiles.

Lo ideal es mantener la autoestima alta (sin llegar a una autoestima inflada, claro) y para ello hay que tener
muy claro que la autoestima se puede mejorar, aumentar y que no solo se puede, sino que además se debe.
Porque los problemas de autoestima no afectan solo al desarrollo personal.

Los problemas de autoestima se observan en todos los ámbitos de la vida, desde las relaciones sociales,
hasta la vida sentimental, pasando por el ámbito laboral. Una autoestima baja puede llevarnos a un menor
rendimiento en el trabajo, a una inseguridad personal que genere trastornos emocionales o a mantener
relaciones de pareja dependiente y autodestructivo. Para evitarlo, practicaremos con la autoestima hasta
que logremos llevarla a los niveles adecuados.

En el video que te dejamos a continuación, la escritora Rut Nieves nos da las claves para mejorar la
autoestima. ¡Se puede conseguir!

OMPONENTES
DE LA CONDUCTA Y ACTITUDES AUTO OBSERVADAS
AUTOESTIMA
Físico  Necesito comer para tener energía
 Necesito estudiar para tener conocimientos ilimitados
 Necesito hacer deportes para tener una vida saludable
Psíquico  La necesidad de amar y ser amado
 No me doy por vencida
 Cumplo mis metas cuando me las propongo
Social  Tengo la capacidad de sociabilizar con mis demás
compañeros
 Tengo la capacidad de escuchar a los demás
2
 Tengo la capacidad de ser empática

Componentes del yo integral de la autoestima:


AUTOCONOCIMIENTO
El autoconocimiento consiste en conocer los componentes del Yo, sus manifestaciones,
necesidades, habilidades, actitudes, aptitudes. Es decir, conocer el ser humano o lo que
es igual: conocerse a sí mismo.
Este es un conocimiento general de lo que es el ser humano, pues cuando se habla de
casos particulares, surgen elementos internos que establecen gran diferencia entre unos y
otros; esos elementos son los que hacen a cada persona un ser “único”.
El autoconocimiento es muy importante porque permite encontrar la explicación a cada
conducta; lo cual conlleva a interpretar mejor la conducta de los demás, entender las
diferencias y comprender las propias. Una persona que se conoce está consciente de sus
cambios, crea su propia escala de valores y desarrolla sus capacidades.
El autoconocimiento capacita para dirigir la propia vida, todo aquello que lleva a una plena
satisfacción. De igual manera, es el primer paso para la autoestima porque sólo podemos
estimar lo que conocemos, al conocernos llegamos a amarnos porque descubrimos lo
maravillosos que somos, la gran cantidad de razones para valorarnos.
DIMENSIONES DE LA AUTOESTIMA

1. Dimensión física:

Yo me valoro porque actuó de la siguiente manera:

- Porque me respeto a mí y a mi propio cuerpo, comiendo saludable, no consumiendo drogas ni fumando,


me siento seguro de mismo, y siempre duermo a mis horas adecuadas para mantenerme siempre activo

2. Dimensión social:

Yo me valoro porque actuó de la siguiente manera:

- Porque me siento seguro de mí mismo y de mis propias virtudes por lo que soy sin importarme las
opiniones o malos comentarios de los demás

3. Dimensión Académica:

Yo me valoro porque actuó de la siguiente manera:

- Porque confío en mis capacidades de estudio y lo que puedo rendir, y si me equivoco busco a alguien para
que me enseñe lo que no entendí, siempre dando lo mejor de mí.

4. Dimensión Ética:

Yo me valoro porque actuó de la siguiente manera:

- Porque soy responsable en mis cosas en lo que incluye en mis trabajos laborales y los estudios
académicos, respeto a las personas de mi entorno y siempre trato de ser mejor cada día

5. Dimensión Afectiva:

Yo me valoro porque actuó de la siguiente manera:

- Porque siempre que tengo problemas trato de ver la manera de solucionarlo de cualquiera forma, pero
nunca solo a veces necesito de ciertas personas a quien necesitar ya sea familiar o social. Por eso confío en
algunos consejos de lo que me puedan brindar.

3
Nathaniel Branden dice que la autoestima se sostiene sobre dos bases principales: la confianza en sí mismo
y el respeto por sí mismo.

RESPETO A SI MISMO ES LA BASE DEL AUTO ESTIMA


En este artículo aprenderás 4 puntos esenciales para que aprendas a respetarte a ti
mismo. Si te acostumbras a vivir con respeto, todo en tu vida puede cambiar; te sentirás
más valioso y empezarás a vivir con total integridad entre tus necesidades, deseos,
pensamientos y acciones. Esto te permitirá mejorar tu autoestima y alcanzar el éxito en
todo lo que te propongas.
¿Qué significa el respeto a sí mismo?
Respetarte a ti mismo significa tener una actitud positiva hacia tu derecho de vivir y ser
feliz. Es reafirmar tu valía personal, así como tus pensamientos, tus deseos y tus
necesidades. Cuando te respetas, sientes que tienes derecho innato a la alegría y la
satisfacción.
Las conductas auto-destructivas y el auto-sabotaje son los principales síntomas de la falta
de respeto. También son los causantes de las depresiones y de que tu autoestima se
mantenga baja.
Cuando te respetes a ti mismo de una manera adecuada, los demás te respetarán
también. Entonces tu autoestima comenzará a mejorar de manera inevitable, porque eso
es lo normal. A medida que nos vamos preparando para la vida, estudiando, madurando y
creciendo en todos los aspectos, lo más natural es que la autoestima también aumente.
Pero si no hay auto-respeto, puede mantenerse baja a pesar de todo.
Los siguientes 4 puntos te permitirán lograr ese respeto por ti mismo que tanto necesitas:
1. Afirma que Tienes Derecho. Tienes el derecho a satisfacer tus necesidades, a recibir
recompensas por tus aciertos, y a lograr el éxito, la felicidad y la satisfacción personal.
Mantén siempre una actitud positiva hacia ti mismo y no tengas miedo de sentirte
merecedor de todo lo bueno que tiene la vida.
2. Vuélvete Responsable. La responsabilidad es parte del respeto. Es importante que
vivas consciente de tus elecciones, y que sepas que todo tiene una consecuencia, ya sea
positiva o negativa. Vive de acuerdo a tus propios valores y convicciones. No dejes que
nadie te manipule, y esfuérzate por ser cada día mejor.
Hay personas que han alcanzado muchos logros en su vida, y sin embargo, no se sienten
orgullosos de sí mismos. Tal vez porque no fueron ellos mismos quienes eligieron sus
propias metas, o porque no han vivido de acuerdo a sus valores y principios.
3. Aprende a Valerte por Ti Mismo. Nadie más se hará cargo de tu vida. Nadie va a
mejorar tu autoestima por ti ni a pedirte que te respetes. Una buena idea es comenzar a
hacer algo que alguien más estaba haciendo por ti, así tu autoestima mejorará bastante.
Tal vez sientas un poco de miedo por enfrentarte a algo nuevo, pero la recompensa vale
la pena.
4. Afirma tu Valor Propio. Comprométete con tu propio valor y actúa de manera
congruente. No dejes que tus acciones contradigan tus compromisos, tus promesas o tus
convicciones. Recuerda que tú eres digno de vivir como un gran ser humano, porque
vales tanto como cualquier otro. Repite en voz alta por la mañana y por la noche, la
siguiente afirmación: “Yo valgo tanto como cualquier otra persona, y merezco ser feliz”.

4
No dejes que esta información se quede en tu mente como otro nuevo conocimiento inútil.
Pon en práctica estos pasos y verás que tu vida será transformada. Cuando logres
respetarte lo suficiente a ti mismo, tu autoestima estará sanada en un 60%.
“Mi valía como ser humano me da derecho a disfrutar de lo mejor que la vida pueda
ofrecerme.” - Jerry Minchinton.