You are on page 1of 2

Neurociencia:

¿Qué pasa en el cerebro de un párvulo?


.
La materia gris de un niño o niña de tres a cinco años de edad es un rápido,
dinámico, fluido, espontáneo, y asombroso “trabajo en progreso”, que es
incluso un tanto irracional. No podemos pedirle a un niño en esta etapa que
“piense” como un adulto maduro y, más aún, estaríamos atrasando el desarrollo de
su inteligencia si los estresamos con expectativas poco realistas.

El proceso neurológico en un cerebro de tres a cinco años está doblemente


más ocupado que el de un estudiante universitario y, posiblemente, tres veces
más que el cerebro de un adulto.

Activa sus mentes


. Las experiencias tempranas tienen una enorme influencia en sus cerebros,
que en esa etapa son verdaderas “esponjas”, y también afectan fuertemente
la manera en que ellos maduran. Al proporcionarles cada día actividades que
despierten su curiosidad, los estaremos ayudando a crear unos caminos neuronales
que incrementarán la eficiencia y capacidad de su aprendizaje. Exponer al párvulo
a una variedad de estímulos y permitirle interactuar en la práctica con objetos
tridimensionales es clave. Cocinar, pintar con los dedos, construir con plastilina,
instrumentos musicales e ir a festivales, zoológicos interactivos, museos, piscinas
de mar, conciertos, y salidas a zonas naturales, son todas enriquecedoras
experiencias sensoriales.

Sé gentil
Los niños necesitan sentirse seguros y confiados. el stress traumático y el miedo
pueden liberar niveles tóxicos de la hormona cortisol, la que, puede destruir
neuronas en el hipocampo, una región vinculada a la memoria de hechos y a la
memoria episódica.

Hora de charlar
Las horas en que un párvulo asiste al jardín infantil son un “horario prime”
para el desarrollo auditivo del cerebro. Apoyar la habilidad auditiva y de habla
del niño/a ayuda a construir un fuerte circuito neuronal para la absorción de más
aprendizaje del lenguaje.
Habilidades sociales
En esta etapa es importante inscribir al niño en un jardín infantil de la mayor
calidad posible o al menos agendar de manera regular instancias en donde pueda
jugar con amigos. los niños en esta etapa tienen dificultades separando la
realidad y la ficción asi que no los llames “mentirosos” si insisten en que sus
historias son reales.

La concentración y el cerebro de un párvulo


Un niño de tres a cinco años de edad puede poner atención por cinco a diez
minutos en el mejor de los casos. es posible ayudar al niño a mejorar su memoria
de corto plazo a través de juegos y actividades que demanden control de atención.
Recomendados son las damas, los puzzles apropiados a su edad.

Categoriza el mundo
Cuando el niño cumple cuatro años, muchos circuitos de la corteza de su cerebro
asociados a la matemática y a la lógica estarán formados. Para desarrollarlos, se
pueden motivar a comparar, coleccionar, etiquetar objetos y eventos en el mundo
que despierten su curiosidad. Realiza r juegos de conteo, y enséñale métodos de
clasificación, como grande/pequeño, largo/corto, formas, colores, tamaño, peso y
temperatura.

La alimentación adecuada
Para un crecimiento cerebral óptimo, la alimentaciòn debe ser balanceada, con una
variedad de nutritivos vegetales, fruta, granos enteros, lácteos, y carne.

¡Ejercicio!
Idealmente, los niños pequeños deben tener al menos 30 minutos diarios para
correr y jugar al aire libre. Balancearse, jugar en columpios o con equipos que
les permitan girar resulta muy efectivo para estimular diferentes partes de su
cerebro al mismo tiempo, para construir nuevos caminos neuronales y aumentar el
potencial de aprendizaje, conciencia espacial y ritmo.

Poca televisión
La exposición temprana a la televisión está asociada a problemas Los resultados
perjudiciales pueden ser hiperactividad y tiempos de atención acortados.