You are on page 1of 30

DEDICATORIA:

A mi familia por su
incansable apoyo,
por ser el motor que
impulsa
mi vida
y me motiva a salir
adelante.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


PRESENTACION

En la actualidad, ante el aumento dramático de la población en nuestro país y

en general en el mundo entero, los diferentes servicios y recursos de que se

dispone tienen que ser mejor administrados. La optimización de los recursos

ha alcanzado todos los niveles de la vida humana. En el caso del agua, dicha

optimización adquiere gran importancia, ya que la disponibilidad del vital

líquido disminuye cada vez más y por lo tanto su obtención se dificulta y

encarece de manera importante.

Las obras de saneamiento de agua potable son calculadas no solo para el

momento y la realidad en la que vive una población sino es realizada para

el un estudio minucioso de la supuesta población futura ya que año a año la

población va incrementándose paulatinamente.

Un uso eficiente del agua implica la utilización de mejores sistemas de

extracción, conducción y almacenamiento de agua; además del campo de la

forma de pensar de los usuarios del recurso. Dentro de los sistemas de

conducción, en el mercado existen tuberías fabricadas con gran diversidad de

materiales, que dependiendo de las condiciones de operación se comportan

de manera satisfactorias o no.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo observaremos el caso ejemplo de un diseño


de red de aducción y red de distribución, que como podemos
recordar, estas redes son las preliminares para el abastecimiento de
la población, no viendo el sistema de captación y conducción,
teniendo datos iniciales como tramos y número de habitantes, de
modo de abastecer a una población futura dispersa.

Este proyecto se basa en la red de aducción y distribución de un


pueblo llamado puente Quimiri, siendo una zona en depresión como
podemos observar por las curvas de nivel, diseñan a base de las
normas especificadas y de lo aprendido en clase

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


LAS CUENCAS

1. Definición y conceptos básicos

1.1. Definicion

Los problemas prácticos de hidrología conciernen, muy a menudo, a extensiones de terreno


limitadas a la porción del mismo que vierte a un curso de agua determinado. Las características
topográficas, geológicas y geomorfológicas de tales superficies tienen una incidencia muy
marcada en su comportamiento hidrológico, resultando de sumo interés práctico precisarlas
numéricamente tanto como sea posible.

Se define como cuenca vertiente, cuenca de aporte, cuenca de drenaje o simplemente cuenca
de un rio (permanente o temporario), considerando un punto dado de su curso, al área
limitada por el contorno en el interior del cual el agua precipitada escurre por su superficie, se
concentra y pasa por el punto determinado del cauce.

Surge de esta definición que el concepto de cuenca se halla ligado no sólo al área encerrada y
al cauce principal, sino también a un punto o sección concreta del mismo, a la que se
denomina “sección de control” o “punto de concentración”.

Si se desea referir toda la cuenca de un río, la sección de control sería la desembocadura en el


mar u océano o bien la confluencia con otro río.

Una cuenca vertiente funciona como un sistema colector encargado de recoger las aguas
precipitadas sobre aquélla y conducirlas hacia la sección de control. Este transporte va
acompañado de pérdidas de agua y retardos en el escurrimiento, que dependen
fundamentalmente de las características físicas de la cuenca.

Desde este punto de vista, la cuenca se caracteriza por:

􀀹 Su morfología (forma, relieve, red de drenaje)


􀀹 La naturaleza del suelo
􀀹 La cubierta vegetal

La dificultad radica en expresar esta influencia en parámetros válidos que sean representativos
de aquel modo de acción. El problema no está aún resuelto, en general, y es probable que tal
solución no exista, al menos de una manera matemática utilizable.

Sin embargo, se puede establecer un cierto número de índices susceptibles de servir, al menos
como punto de partida, en la clasificación de las cuencas y para facilitar, por analogía, los
estudios de la respuesta de las mismas ante la ocurrencia de precipitaciones, sobre todo las de
mayor intensidad.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


1.2. Divisorias

Trazado

Cada cuenca está separada de las otras que la rodean por una línea divisoria de las aguas,
entendiendo por tal a la línea de contorno de la cuenca, relativa a un punto del cauce principal.

La línea divisoria de las aguas se traza en un plano con curvas de nivel, según las líneas de
máximas alturas que bordean la cuenca y las características locales de las superficies
vertientes.

El concepto así definido corresponde al de una cuenca topográfica o hidrográfica, es decir,


aquella cuya divisoria está dada por los puntos de máximas alturas que dividen las aguas hacia
uno u otro lado.

Si el terreno fuera permeable, aguas ya infiltradas podrían pasar de una a otra vertiente
topográfica, dando lugar a una línea divisoria real desplazada de la anterior, a la que se
denomina divisoria hidrológica y su correspondiente cuenca hidrológica.

Por lo general, y a los efectos prácticos de la determinación de los parámetros que requieren
los proyectos hidráulicos, la eventual diferencia carece de importancia, sobre todo para
cuencas ubicadas en zonas de relieve accidentado, por lo que en la casi totalidad de tales
casos, se considera la cuenca vertiente coincidente con la hidrográfica.

Las reglas prácticas para el trazado de la divisoria topográfica son las siguientes:

a) La línea divisoria corta ortogonalmente a las curvas de nivel.

b) Cuando la divisoria va aumentando su altitud, corta a las curvas de nivel por su parte
convexa.

c) Cuando la altitud de la divisoria va disminuyendo, corta a las curvas de nivel por su


parte cóncava.

d) Si se corta el terreno con un plano vertical normal a la divisoria, el punto de


intersección con ésta ha de ser el punto de mayor altitud de la curva de intersección
del terreno con el plano.

e) Como comprobación, la línea divisoria nunca debe cortar a un río, arroyo, talweg o
vaguada, excepto en el punto de concentración relativo a la divisoria trazada.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


1.3. Tiempo de concentración

También denominado “tiempo de respuesta” o “tiempo de equilibrio”, se lo define como el


tiempo requerido para que, durante una lluvia o aguacero uniforme, se alcance el estado
estacionario; es decir, el tiempo necesario para que todo el sistema (toda la cuenca)
contribuya eficazmente a la generación de flujo en el desagüe.

Históricamente se lo ha definido como el tiempo que tarda una partícula de agua caída en el
punto de la cuenca más alejado (según el recorrido de drenaje) del desagüe, en llegar a éste.
Esto no se corresponde con el fenómeno real, pues puede haber puntos de la cuenca en los
que el agua caída tarde más en llegar a la sección de control, que el más alejado.
Su determinación puede efectuarse:

􀀹 Mediante la aplicación de los criterios de la hidráulica de ríos, estimando los caudales y la


rugosidad; y midiendo además las pendientes y secciones transversales más representativas
de los cauces.

􀀹 Por el empleo directo de “fórmulas empíricas” propuestas al efecto por diversos autores.
6

En éste caso deberá tenerse muy en cuenta si las mismas son de aplicación para la cuenca bajo
estudio, en función de las características propias de ésta frente a los términos que intervienen
en la configuración de la expresión a aplicar.

Es de práctica profesional corriente utilizar esta segunda alternativa, dado lo complejo de la


primera.

Debe tenerse claro que el tiempo de concentración de una cuenca no es constante, depende
de la intensidad de la precipitación, aunque muy ligeramente.

1.4. Característica de las cuencas

1.4.1. Generalidades

Eventos meteorológicos similares pueden traducirse en escurrimientos y crecidas de


características diferentes en cuencas distintas, aunque las mismas sean contiguas.

Por otra parte, en muchos casos se hace necesario extrapolar los registros obtenidos para
ciertas cuencas, a otras que ubican en la misma región, y de las que se carece de datos
propios. La confiabilidad de estas transposiciones dependerá fundamentalmente de los
parámetros que se utilicen, seleccionados entre todos los que caracterizan las cuencas que se
comparan.

Un adecuado conocimiento de la influencia de las características de la cuenca en el proceso de


formación de los escurrimientos y de las crecidas, constituye también la base para estimar los
efectos que tendrán las modificaciones reales, o potenciales, que pueden producirse dentro de
la misma por cambios en el uso del suelo, regulación de cauces, construcción de reservorios,
etc.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


1.4.2. Planos de las cuencas

A fin de estudiar las condiciones de escurrimiento y de definir modelos matemáticos o físicos


de una cuenca, resulta requisito imprescindible la confección de diversos planos de la misma,
conteniendo fundamentalmente los siguientes aspectos: topografía, red de drenaje, tipos de
suelos, vegetación, estructura geológica superficial, prácticas de uso del suelo y obras de
atenuación de crecidas.

La escala más adecuada para estos planos depende:

􀀹 De la extensión propia de la cuenca, o conjunto de cuencas, bajo estudio


􀀹 De la variabilidad de los elementos representados
􀀹 Del tipo de problema a estudiar

En términos generales, escalas de 1:25 000; 1:50 000 ó 1:100 000 suelen ser enteramente
aceptables, salvo el caso de cuencas relativamente pequeñas, o de estudios especiales, o por
el contrario, de cuencas muy extensas en que puede llegarse a escalas de 1:500 000.

Las fotografías aéreas resultan un complemento sumamente útil, y en muchos casos pueden
reemplazar a los planos y reducir la densidad de determinadas investigaciones de campaña.

1.4.3. Condiciones climáticas

El régimen de escurrimiento puede ser considerado como parte de las condiciones climáticas,
determinado a su vez por otros elementos de esa naturaleza (regímenes térmico y de
precipitaciones) y por las características de la cuenca.

Con respecto al tipo de información requerida para la consideración de las condiciones


climáticas en grandes cuencas de ríos de llanura, pueden distinguirse dos niveles:

a) Para cualquier tipo de estudios de escurrimiento, debe contarse con planos que
indiquen los valores promedio (de un largo período de años) de la precipitación anual
y de la acumulación de nieve, cuando corresponda.

b) En caso de estudios particulares y de detalle, se requerirán datos adicionales, tales


como: distribución de la precipitación a lo largo del año, valores de las precipitaciones
máximas absolutas registradas y su distribución temporal, promedios y extremos de la
temperatura del aire durante el período de fusión de las nieves, etc.

Para el análisis de los aspectos meteorológicos correspondientes a pequeñas cuencas de tipo


torrencial, la información fundamental deberá centrarse en las características de cada
tormenta de magnitud, individualmente considerada, definiendo su intensidad y distribución
areal, evolución en el tiempo, y velocidad y dirección de desplazamiento.

En este tipo de estudios carecen de utilidad los valores anuales de precipitación o sus
promedios.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Las escalas de los planos donde se indiquen los parámetros meteorológicos, se deberán
seleccionar de acuerdo a la variación areal del elemento considerado, pudiendo ser por lo
general, menor que las indicadas en el apartado anterior para los restantes factores. En
regiones montañosas podrán ser necesarios diagramas caracterizando la variación del
parámetro respectivo con la altura.

2. características constantes de la cuenca

2.1. Datos básicos

Con el fin de estudiar la afinidad hidrológica entre cuencas, se han introducido diversos
conceptos gráficos e índices que ponen en evidencia sus características más salientes desde
distintos puntos de vista.

Para su determinación es necesario conocer, como parámetros básicos de partida, los


siguientes datos físicos de la cuenca:

􀀹 Superficie total de la cuenca (A), en km²


􀀹 Perímetro del contorno de la cuenca (P), en km
􀀹 Longitud del cauce principal de la cuenca (LC), en km
􀀹 Cota del punto más alto del cauce principal
􀀹 Cota del punto más alto de la cuenca (H MAX), en msnm
􀀹 Cota de la sección de control o menor de la cuenca (H MIN), en msnm

Como orden de magnitud de la escala de los planos a utilizar para tales determinaciones,
puede considerarse la siguiente distribución tentativa: escala de planos según superficie de la
cuenca.

El área de la cuenca “ A ”, se obtiene directamente planimetrando el plano, una vez efectuada


la demarcación de la divisoria de las aguas que la encierra, o por integración gráfica sobre un
plano digitalizado.

En caso de cuencas muy llanas debe prestarse especial atención a la correcta identificación del
contorno de la cuenca, dado que modificaciones en el uso del suelo o en el sistema de
drenajes, pueden tener efectos apreciables sobre los límites y la parte activa de la cuenca. En
regiones de estas características, con divisorias de difícil definición, suele ser de utilidad el
efectuar reconocimientos aéreos durante la formación de las crecidas, en cuyo caso las
fotografías resultantes pueden mostrar claramente la dirección del flujo superficial.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Desde el punto de vista de la formación del escurrimiento, la divisoria superficial (topográfica)
es de significación primordial; sin embargo, para problemas de separación del flujo de base, el
conocimiento de la divisoria subsuperficial (hidrológica) puede ser eventualmente necesario.
En cuencas de montaña, la consideración de esta última (en el eventual caso de existir) es
irrelevante.

2.2. Forma

Toda cuenca tiene siempre un área y un perímetro perfectamente definidos, pero dos cuencas
de igual área, no necesariamente deben tener igual comportamiento hidrológico, dada la
diversidad de formas que pueden adoptar.

Para clarificar el concepto, basta considerar dos cuencas de áreas iguales, una muy alargada y
la otra con tendencia a una configuración circular. Resulta evidente que el tiempo de
concentración variará notoriamente de un caso a otro, dada la diferente magnitud de la
distancia a recorrer, lo que influirá sobre la escorrentía, y en especial, la configuración del
hidrograma resultante de una precipitación dada.

Se han efectuado numerosos esfuerzos para tratar de descubrir el efecto de la forma, por
medio de un solo valor numérico. La mayoría de las cuencas tienden a tener la forma de una
pera; sin embargo, los condicionantes geomorfológicos conducen a numerosas desviaciones
de esta configuración.

La forma de una cuenca puede ser caracterizada por medio de diversos índices y parámetros,
pasándose a considerar los más usuales.

2.2.1. Índice de compacidad

De las consideraciones anteriores se desprende que la relación entre el área (A) y el perímetro
(P), tiene notoria influencia en la respuesta hidrográfica de una cuenca.
El índice más usualmente admitido para representar esta característica es el

Coeficiente de Compacidad de Gravelius o simplemente Índice de Compacidad, que queda


definido por la relación entre el perímetro de la cuenca y el perímetro de un círculo de igual
área (P o):

Teniendo en cuenta que:

Y reemplazando:

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


A igualdad de área, el círculo es la figura de menor perímetro; por lo tanto, en cualquier caso
este coeficiente será mayor que la unidad y tanto más próximo al valor “1” cuanto la cuenca se
aproxime más a la forma circular, y más alejado de él cuando la cuenca tenga una forma más
irregular en relación con el círculo.

2.2.2. Alejamiento medio

Queda definido por la relación:

Para una cuenca de planta cuadrada, si el cauce principal tuviese la longitud de una arista,
resultaría A J =1; en cambio, si se desarrollase según la diagonal el coeficiente sería A J =1,41,
con lo que este índice relaciona el recorrido de los cauces colectores del drenaje en el interior
de la cuenca.

2.2.3. Factor de forma

Horton sugirió un factor adimensional de forma (R F), como Índice de la Forma de una cuenca,
determinado por la expresión:

Siendo L la longitud de la cuenca, que se define como la distancia entre la salida y el punto más
alejado, cercano a la cabecera del cauce principal, medida en línea recta.

Este índice, o su recíproco, han sido ampliamente utilizados como indicadores de la


configuración del hidrograma unitario.

Mediante este parámetro se relacionan otros parámetros morfométricos de la cuenca. Por


ejemplo, el perímetro puede estimarse mediante la expresión:

2.2.4. Otros parámetros

Aunque menos frecuentemente empleados, otros parámetros o dimensiones características de


una cuenca citados en la bibliografía especializada son:

Ancho máximo

El ancho máximo de la cuenca (E), que generalmente pasa próximo al centro de gravedad de la
misma.

Ancho medio

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


El ancho medio de la cuenca, está definido por la relación:

Longitud de la cuenca

La longitud de la cuenca (L), ya definida en 2.2.3.

Longitud al centro de gravedad

La longitud al centro de gravedad de la cuenca (L a), que corresponde a la distancia medida en


línea recta desde el punto de concentración, al baricentro de la figura geométrica que
corresponde a la cuenca, o hasta la proyección de este punto sobre el cauce principal.

2.3. Relaciones área - elevación

El relieve de una cuenca queda perfectamente representado por las curvas de nivel, pero en
ocasiones, su trazado es sumamente complejo, conteniendo demasiados datos para cuantificar
la caracterización altimétrica de la cuenca.

Por ende resulta de interés introducir diversos procedimientos que permitan poner de
manifiesto, en forma más sintetizada y adecuada a los fines que surgen de las necesidades
prácticas de cálculo, la distribución de la cuenca vertiente (en km² y en % de la superficie total)
por intervalos de altura.

Las áreas parciales entre curvas de nivel se obtienen por iguales procedimientos a los
indicados en 2.1 para la medición del área total de la cuenca. A los fines de determinar la
equidistancia a considerar entre curvas de nivel (N), para medir las áreas parciales, se
determina el siguiente valor convencional:

Si N está comprendido entre 100 y 200 se consideran las áreas parciales encerradas entre
curvas de nivel con equidistancia igual a 100 metros, si N está comprendido entre 200 y 300, se
consideran las curvas de nivel con una equidistancia de 200 metros y así sucesivamente.

2.3.1. Curva hipsométrica

Consiste en la curva que resulta de representar, en abscisas, la superficie de la cuenca que se


halla por encima de las cotas de altura indicadas en ordenadas, representando las superficies
dominadas por sobre cada cota (Fig. 1).

Se puede considerar esta curva como una especie de perfil de la cuenca, y su pendiente media,
expresada en m/km², resulta un parámetro sintético de comparación del relieve de diversas
cuencas.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


De esta curva se puede extraer una importante relación, y es la Relación Hipsométrica:

Donde:

AS área sobre la curva hipsométrica


AI área bajo la curva hipsométrica.

Fig. 1 Curva hipsométrica de una cuenca.

Según Strahler, la importancia de esta relación reside en que es un indicador del estado de
equilibrio dinámico de la cuenca. Así, cuando RH =1, se trata de una cuenca en equilibrio
morfológico.

La Figura 2 muestra tres curvas hipsométricas correspondientes a otras tantas cuencas que
tienen potenciales evolutivos distintos. La curva superior (curva A) refleja una cuenca con un
gran potencial erosivo; la curva intermedia (curva B) es característica de una cuenca en
equilibrio; y la curva inferior (curva C) es típica de una cuenca sedimentaria.

Quedarían, así, representadas distintas fases de la vida de los ríos: curva A: fase de juventud;
curva B: fase de madurez; y curva C: fase de vejez.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Fig. 2 curvas hipsométricas características del ciclo de erosión de una cuenca.

2.3.2. Diagrama de frecuencias altimétricas

Puede ser trazado para reemplazar a la curva hipsométrica, e indica, en un diagrama de forma
escalonada, las superficies (en km² y en %) comprendidas en intervalos constantes de altura.

Fig. 3 diagrama de frecuencias altimétricas de una cuenca.

2.3.3. Rectángulo equivalente

Se suele admitir que una cuenca se comporta, hidrológicamente, de modo análogo a un


rectángulo que tuviera la misma área y perímetro y, por tanto, igual Índice de
Compacidad e igual distribución de alturas (o sea igual Curva Hipsométrica).

Se trata en consecuencia de una transformación puramente geométrica de la cuenca en un


rectángulo de igual área y perímetro, con lo que las curvas de nivel se convierten en rectas
paralelas a los lados menores, siendo éstos la primera y última curva de nivel, quedando
asimismo las pendientes de la cuenca sustituidas por las pendientes del rectángulo; el desagüe

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


de la cuenca real, que es un punto, queda convertido en el lado menor que corresponde a la
cota mínima.

Fig. 4 rectángulo equivalente de una cuenca.

Para calcular el lado mayor (Lr) y el lado menor (lr) del rectángulo equivalente, se parte del
área y del perímetro de la cuenca. Dado que:

Puede despejarse y reemplazarse:

Es usual expresar los valores de Lr y lr en función del área A y del Índice de Compacidad.

Reemplazando resulta:

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Lo que indica que esta representación gráfica tiene significado sólo para valores de

IC ≥ 1.128

2.3.4. Altitudes características

La mayor parte de los factores meteorológicos e hidrológicos (precipitaciones, temperaturas,


caudales específicos, etc.), se hallan íntimamente relacionados con la altitud. Sin embargo es
necesario destacar que la altitud de una cuenca tiene mayor importancia respecto a la
escorrentía (efecto de evaporación y precipitación, efecto de nieve), incidiendo por lo tanto
más en lo atinente al tipo de crecidas, que en lo relativo a su magnitud.

Altitud media

La altitud media de la cuenca (H O) puede ser determinada mediante la expresión:

Donde:

a i son las áreas parciales comprendidas entre las curvas de nivel del plano topográfico
h i son las alturas medias entre las dos curvas de nivel consecutivas que encierran el área a i

En forma expeditiva, la altitud media de una cuenca puede determinarse en correspondencia


con la ordenada media de la curva hipsométrica.

Altitud más frecuente

Corresponde al intervalo de abscisa máxima del diagrama de frecuencias altimétricas.

Altitud de frecuencia media

Es la altura correspondiente al punto de abscisa media de la curva hipsométrica.

2.3.5. Orientación de la cuenca

En ocasiones puede resultar importante incluir entre los parámetros destinados a definir la
caracterización integral de una cuenca, los referentes a su orientación, que puede tener
incidencia en relación a:

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


􀀹 Los efectos de la dirección del movimiento de los frentes de precipitación
􀀹 La dirección de los vientos dominantes en la región
􀀹 La insolación de las laderas, importante en cuencas con fusión nival

2.3.6. Pendiente de la cuenca

El gradiente de pendiente de una cuenca tiene importancia dado que, indirectamente, a través
de la velocidad del escurrimiento, influye en el tiempo de concentración. Por ello, puede
resultar de interés, en lugar de representar todo el relieve mediante una curva o un
rectángulo, definirlo por un valor determinado o un índice que sintetice la pendiente de la
cuenca.

Pendiente media de la cuenca

Es la medía ponderada de todas las pendientes correspondientes a áreas elementales en las


que se pudiese considerar constante la máxima pendiente. Puede determinarse mediante los
siguientes procedimientos:

Criterio de ALVORD

Analiza la pendiente existente entre curvas de nivel, trabajando con la faja definida por las
líneas medias que pasan entre las curvas de nivel, Para una de ellas la pendiente es (Fig. 5):

Fig. 5 Esquema de análisis y ejemplo para el cálculo de la pendiente en una faja según Alvord.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Siendo:

Si pendiente de la faja analizada i


D desnivel entre líneas medias, aceptado como desnivel entre curvas (equidistancia)
Wi ancho de la faja analizada i
ai área de la faja analizada i
li longitud de la curva de nivel correspondiente a la faja analizada i

Así la pendiente media de la cuenca será el promedio pesado de la pendiente de cada faja en
relación con su área:

Y finalmente:

Siendo:

S pendiente media de la cuenca


L longitud total de las curvas de nivel dentro de la cuenca
A área de la cuenca

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Cómputo de longitud de curvas de nivel

Criterio de HORTON

Consiste en trazar una malla de cuadrados sobre la proyección planimétrica de la cuenca


orientándola según la dirección de la corriente principal. Si se trata de una cuenca pequeña, la
malla llevará al menos cuatro (4) cuadros por lado, pero si se trata de una superficie mayor,
deberá aumentarse el número de cuadros por lado, ya que la precisión del cálculo depende de
ello.

Una vez construida la malla, en un esquema similar al que se muestra en la Fig. 6, se miden las
longitudes de las líneas de la malla dentro de la cuenca y se cuentan las intersecciones y
tangencias de cada línea con las curvas de nivel.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Fig. 6 Grilla de análisis y ejemplo para el cálculo de la pendiente de la cuenca según Horton.

La pendiente de la cuenca en cada dirección de la malla se calcula así:

Siendo:

Sx pendiente en el sentido x
Sy pendiente en el sentido y
Nx número total de intersecciones y tangencias de líneas de la malla con curvas de nivel, en el
sentido x
Ny número total de intersecciones y tangencias de líneas de la malla con curvas de nivel, en el
sentido y
D equidistancia entre curvas de nivel
Lx longitud total de líneas de la malla en sentido x, dentro de la cuenca
Ly longitud total de líneas de la malla en sentido y, dentro de la cuenca

Horton considera que la pendiente media de la cuenca puede determinarse como:

Siendo:

S pendiente media de la cuenca


N Nx + Ny

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


L ángulo dominante entre las líneas de malla y las curvas de nivel
L Lx + Ly

Como resulta laborioso determinar la sec(L) de cada intersección, en la práctica y para


propósitos de comparación es igualmente eficaz aceptar al término sec(L) igual a 1, o bien
considerar el promedio aritmético o geométrico de las pendientes Sx y Sy como pendiente
media de la cuenca.

Promedio aritmético:

Promedio geométrico:

Cómputo de pendiente en la cuenca según Horton.

Criterio de NASH

Actuando en forma similar al criterio de Horton, se traza una cuadrícula en el sentido del cauce
principal (Fig. 7), que debe cumplir la condición de tener aproximadamente 100 intersecciones
ubicadas dentro de la cuenca. En cada una de ellas se mide la distancia mínima (d) entre curvas
de nivel, la cual se define como el segmento de recta de menor longitud posible que pasando
por el punto de intersección, corta a las curvas de nivel más cercanas en forma
aproximadamente perpendicular. La pendiente en ese punto es:

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Fig. 7 Grilla de análisis y ejemplo para el cálculo de la pendiente de la cuenca según Nash.

Siendo:

Si pendiente en un punto intersección de la malla


D equidistancia entre curvas de nivel
di distancia mínima de un punto intersección de la malla entre curvas de nivel

Siendo:

S pendiente media de la cuenca


n número total de intersecciones y tangencias detectadas

Cuando una intersección ocurre en un punto entre dos curvas de nivel del mismo valor, la
pendiente se considera nula y esos son los puntos que no se toman en cuenta para el cálculo
de la pendiente media.
Con ese procedimiento, la pendiente media de la cuenca es la media aritmética de todas las
intersecciones detectadas, descontando de dicho cómputo aquellas intersecciones con
pendiente nula. Los datos deben procesarse según la siguiente Tabla:

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Cómputo de pendiente en la cuenca según Nash

Curva hipsométrica

Aplicando a la curva hipsométrica el procedimiento indicado en el último párrafo del apartado


que explica la pendiente media del cauce principal, se obtiene un parámetro representativo de
la pendiente de la cuenca, expresado en m/km².

Diagrama de frecuencia de pendiente

El Método de las Cuadrículas, indicado anteriormente, permite, si se desea, establecer la


distribución de frecuencias de las pendientes, en lugar de representar toda la cuenca por un
valor de pendiente promedio único. Para ello se representa una curva de distribución de
frecuencias, llevando, en un eje, pendientes y en el otro, frecuencias (individuales o
acumuladas). La curva o diagrama así obtenido permite poner de manifiesto el rango de
pendientes predominantes.

Clasificación de los terrenos según su pendiente:

Las distintas denominaciones de los terrenos, según la magnitud de sus pendientes medias,
usualmente adoptadas, son las siguientes:

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Clasificación de terrenos según su pendiente media

Índice de pendiente

Otro criterio, propuesto por diversos autores, es el de calcular el índice de pendiente


(I P), que permite obtener un número característico para definir la pendiente real, sirviendo
sólo a fines comparativos con otras cuencas.

Se deduce del rectángulo equivalente, y viene dado por la expresión:

Siendo h i las cotas de las “n” curvas de nivel considerado.

2.3.7. Cauce principal

En diversos cálculos de la respuesta de la cuenca frente a la ocurrencia de precipitaciones


sobre la misma, resulta necesaria la individualización de su cauce principal, y la posterior
determinación de su longitud y su pendiente.

El primer problema que se plantea para ello, es distinguir el río o cauce principal, de sus
afluentes, lo que si bien no suele ofrecer inconvenientes en el tramo inferior, en que la
diferencia es por lo general clara por sus dimensiones y la proximidad de la sección de control;
es a veces difícil en el curso medio y sobre todo en el superior, en que las características
propias de todos los cauces (tanto principal como afluentes), tienden a asemejarse.

Desde ya, no resulta aplicable en hidrología el criterio de definir la importancia relativa de los
cursos de agua de acuerdo a su toponimia o relevancia regional, en que reciben nombre los
ríos generalmente si se hallan cerca de accidentes característicos (manantiales o vertientes,
asentamientos humanos, etc.) o en zonas de más fácil acceso, y no por su integración
ordenada y clasificada dentro de la red de drenaje de la cuenca.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


El criterio de clasificar los ríos de acuerdo a sus caudales de aporte, si bien resultaría lógico, no
es práctico por la gran cantidad de aforos individuales que deberían efectuarse en cada caso y
la variabilidad propia de los caudales, además de ser impracticable en la mayoría de los cauces
de tipo torrencial, con régimen de escurrimiento esporádico.

Resulta en consecuencia como criterio más práctico, y es el seguido en hidrología, el de


considerar como río o cauce principal al de mayor longitud, desde la sección de control hasta
su nacimiento sobre la divisoria de la cuenca.

Este criterio de consideración (además de su aplicación en fórmulas prácticas), tiene como


ventaja el hecho que al dibujar los perfiles longitudinales de los cauces, principal y sus
afluentes, ninguno de éstos sobrepasará el origen de aquél.

Pendiente del cauce principal

En la gran mayoría de los casos la pendiente de un río disminuye gradualmente desde sus
fuentes hasta su desembocadura.

Para los cálculos prácticos de la hidrología se requiere un valor único por medio del cual pueda
caracterizarse la pendiente de un cauce, ya sea considerado en toda su longitud o en un tramo
del mismo.

Por lo general, tal valor es necesario para ser utilizado como uno de los parámetros que
intervienen en los cálculos de crecidas. La pendiente influye sobre la velocidad del
escurrimiento y con ello sobre la configuración del hidrograma.

Dado que esta pendiente varía a lo largo del cauce, es necesario definir una pendiente media;
para ello existen varios métodos, de los cuales se mencionan tres:

a) La pendiente media es igual al desnivel entre los extremos de la corriente dividido


entre su longitud medida en planta.

Pendiente del cauce principal.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


b) La pendiente media es la de una línea recta que, apoyándose en el extremo de aguas
abajo de la corriente, hace que se tengan áreas iguales entre el perfil del cauce y arriba
y abajo de dicha línea.

Pendiente del cauce principal.

c) Taylor y Schwarz proponen calcular la pendiente media como la de un canal de sección


transversal uniforme que tenga la misma longitud y tiempo de recorrido que la
corriente en cuestión.

La velocidad de recorrido del agua en el tramo i puede calcularse como:

Donde k es un factor que depende de la rugosidad y la forma de la sección transversal y Si es la


pendiente del tramo i. Además, por definición:

Donde ∆x es la longitud del tramo i y ti es el tiempo de recorrido en ese tramo. De las


ecuaciones anteriores se obtiene:

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Pendiente del cauce principal.

Por otra parte, la velocidad media de recorrido en todo el cauce dividido en m tramos es:

Donde L es la longitud total del cauce, T es el tiempo total de recorrido y S es la pendiente


media buscada, El tiempo T será naturalmente:

Y la longitud L:

Finalmente, usando las ecuaciones y despejando S se obtiene:

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


Mediante un razonamiento semejante se puede obtener la siguiente fórmula para el caso en
que las longitudes de los tramos no sean iguales:

Donde l¡ es la longitud del tramo i.

2.3.8. Red de drenaje

El esqueleto hidrogeornorfológico determinante de una cuenca vertiente lo constituye la


configuración que en ella presenta el sistema de cauces, en todos sus niveles (quebradas,
arroyos, ríos), los que en su conjunto constituyen la denominada red de drenaje de la cuenca,
cuyo análisis adquiere especial relevancia cuando se plantean relaciones de semejanza entre
cuencas.

Para efectuar una descripción cuantitativa de las redes de drenaje, deben introducirse los
conceptos del orden de los cauces y los de las relaciones existentes entre los cauces de distinto
orden.

Numero de orden de los cauces

A los fines de definir su importancia práctica, en diversos países se clasifica a las vías
navegables como cauces de 1er orden, a los ríos importantes como de 2do orden y a los de menor
significación les corresponde el 3er orden.

Este concepto de clasificación no presenta ninguna utilidad en hidrología, dado que no brinda
la oportunidad de comprender las leyes de formación de los cauces, ni de establecer relaciones
entre los diversos órdenes y las demás características de la cuenca.

Para alcanzar estos objetivos, Horton (1945) introdujo el estudio cuantitativo de las redes de
drenaje. Este científico desarrolló un sistema de ordenamiento de los cauces, en función de su
ubicación relativa dentro de la cuenca y derivó algunas leyes relacionando el número y la
longitud de los cauces de distinto orden.

El criterio de ordenamiento de los cauces propuesto por Horton y levemente modificado por
Strahler (1964), es el siguiente (Figura 23):

􀀹 Los cauces reconocibles más pequeños se designan como de orden 1; normalmente los
mismos fluyen sólo en épocas de lluvias

􀀹 Cuando dos cauces de orden.1 se unen, resulta un cauce de orden 2 hacia aguas abajo; en
general, de la unión de dos cauces de orden u, resulta uno de orden u+1

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


􀀹 Cuando un cauce de orden bajo afluye a uno de orden mayor, el cauce resultante hacia
aguas abajo retiene el mayor de los dos órdenes

􀀹 El orden de la cuenca principal es el mismo del cauce principal a su salida, U, que


corresponde al mayor orden de la cuenca.

Fig 8 numero de orden de cauces de horton

De acuerdo a las investigaciones de Horton, en cuencas que no presentan acentuadas


irregularidades geomorfológicas, se pueden observar diversas relaciones características entre
los números de orden crecientes de los cauces, que se comportan según una progresión
geométrica.

Se han podido comprobar así determinadas leyes geomorfológicas para la cantidad de cauces,
para sus longitudes, para las áreas de las subcuencas que los alimentan y para las pendientes.

El significado práctico del concepto de los órdenes de los cauces se fundamenta en la hipótesis
de que, en términos generales medios, en cuencas con redes de drenaje suficientemente
desarrolladas, el número de orden es directamente proporcional:

􀀹 Al tamaño de la cuenca (A)


􀀹 A la sección del cauce
􀀹 Al caudal que por el mismo escurre

En el análisis de las redes de drenaje toma gran importancia la determinación exacta y


consistente de los cauces, en todos sus órdenes, incluidos los de las nacientes, la que debe
obtenerse a partir de mapas regionales y/o fotografías aéreas, en escala adecuada a la
representación que en ellos toman loe distintos órdenes de cauces y sus longitudes.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


CONCLUSIONES Y
RECOMENDACIONES
 Implementar una red de estaciones meteorológicas e hidrométricas en el
ámbito del sistema choclococha y cauce del rio Ica.
 Las condiciones metereologicas que se presentan en el medio ambiente, como
las condiciones hidrológicas, se encuentran relacionadas entre si; estas a su
vez s encuentran relacionadas al origen, características y comportamiento de la
cuencas.
 La delimitación de la cuenca va depender de la escala del plano en que se
trabaje.
 Es necesario conocer la zona de estudio o al menos conocer lugares con
condiciones topográficos similares a la zona de estudio, para poder hacer la
delimitación correcta.
 La pendiente de la cuenca es un parámetro muy importante porque tiene
relación con la infiltración, la humedad del suelo y por consiguiente la
concentración de la lluvia en los canales de drenaje, así como en la magnitud
de las crecidas.
 En general debemos tener en cuenta que los métodos aplicados son una
aproximación y que algunos de ellos por factores de aplicación no son
confiables.
 El estudio de las cuencas permite mejorar la evaluación de los riesgos de
inundación y la gestión de los recursos hídricos gracias a que es posible medir
la entrada, acumulación y salida de sus aguas, además de planificar y
gestionar su aprovechamiento analíticamente. Asimismo, se ha comprobado
que las investigaciones no deben realizarse a pequeña escala (muy
localizadas) debido a su ineficacia, ya que si resuelven un problema concreto
local, suelen generar otros que afectan a un sector diferente del resto del área
en el sistema hidrográfico.

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I


BIBLIOGRAFIA

VII-CICLO PROYECTO DE DISEÑO HIDRAULICA I