You are on page 1of 3

Publicidad

En México los estilos de vida no saludables se reflejan en el consumo


inmoderado de alimentos "chatarra" (ampliamente publicitados en los
medios de comunicación) que son promocionados como comida rápida,
están constituidos de un alto contenido de grasa y calorías, con escaso
valor nutritivo.

En un año, los niños pueden ver en televisión un promedio de 13 mil 56


anuncios de comida “chatarra” como frituras, refrescos, bebidas
energizantes, pasteles individuales, helados, entre otros.

En una semana los menores de edad pueden estar expuestos a 42


marcas distintas de comida chatarra, esto sin considerar los productos
que, pese a cumplir con los criterios nutrimentales siguen siendo una
fuente importante de azucares.

Las organizaciones reafirman que la Estrategia Nacional para prevenir


la obesidad y diabetes, que incluye la regulación de esta publicidad, ha
fracasado.

Diversos estudios han mostrado que una regulación débil tiene un


efecto similar a la ausencia de la regulación.

En este caso la regulación de publicidad de alimentos y bebidas permite


que los niños sigan estando expuestos a una gran cantidad de anuncios
de comida alta en azucares, grasas y sodio. Lo cual genera un aumento
en el riesgo de padecer obesidad y diabetes.
Alimenticios

Estamos ante un serio problema de salud pública en México: en los


últimos años ha incrementado el número de personas con diabetes.
Esta enfermedad está asociada con la obesidad y la dieta, por lo que
conocer el índice glucémico y la carga glucémica de los alimentos que
consumimos se convierte en una estrategia de fundamental importancia
para prevenir y atender la diabetes.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la


Alimentación y Agricultura, México tiene una de las peores dietas y
hábitos alimenticios, ya que ocupa el primer lugar en obesidad y
sobrepeso con 32% de la población.
Las harinas blancas (procesadas), grasas saturadas y conservadores,
son tres de los componentes claves de la mala alimentación y se
encuentran en muchos productos que forman parte de la dieta diaria de
los mexicanos.

¿CUÁLES SON LOS HÁBITOS MÁS RECURRENTES?


A continuación, se presentan algunos de los peores hábitos alimenticios
de los mexicanos:

Elevado consumo de calorías. En México se ingieren bebidas


azucaradas y comida “chatarra” en exceso (esto incluye principalmente
frituras, refrescos, bebidas energizantes, pasteles individuales, helados,
entre otros), además la mayoría de la población mantiene un estilo de
vida sedentario que impide la quema de calorías.
Falta de interés por una dieta correcta. Desconocer las propiedades
que aporta de cada uno de los grupos alimenticios impide una dieta
balanceada.
Bajo consumo de agua. La población mexicana acostumbra sustituir
el agua por otros líquidos con cantidades elevadas de calorías y sodio,
(principalmente bebidas con alto contenido de azúcar como el refresco).
Eliminar un tiempo de comida. “Saltarse” alguno de los horarios de
los alimentos (desayuno, comida y cena), afecta la salud por diversos
motivos. Muchas horas en ayuno puede originar una intolerancia a la
glucosa y posteriormente diabetes.