You are on page 1of 3

LOS VESTIDOS EN EL ROCOCÓ.

Autor:

El traje rococó

El rococó es un estilo artístico que surgió en Francia en el siglo XVIII. Se define como una
era caracterizada por un estilo elegante y refinado. Es representativo de la cultura francesa
y se caracteriza por la búsqueda del placer personal. El período rococó ha confirmado la
reputación del país como líder en la moda femenina en el mundo. En cuanto a la moda
femenina en Rococó, el vestido más famoso se llamaba Watteau. Nombre en honor a un
pintor que pintó mujeres con tales vestidos. El Watteau consistía en un gran abrigo que caía
detrás de los hombros y mangas "pagodas" que imitaban las casas chinas de varios techos,
hechas con tres volantes de encaje. En cuanto a bordados e impresiones, aluden a la
naturaleza, representando rosas, ramas y pastorales. La falda tenía a los lados dos especies
de jaulas que mantenían el volumen. Finalmente los zapatos llamados "babuchas" con
punta curva y tacos.

El estilo rococó busca la ligereza, la frescura, la intimidad, celebra la sensibilidad femenina,


la ternura y la franqueza. Los motivos ornamentales, grandes en el estilo barroco, se
encuentran en el pequeño e incluso pequeño Rococó. Las líneas dibujan siluetas orgánicas,
opuestas a cualquier geometría rígida, y afectan la suavidad de los objetos. La ropa interior
está descrita por (Leira Sanchez, 1990) pag 87. "Llevaban la camisa pegada a la carne,
debajo de las rodillas y con mangas". Desde la cintura hasta los tobillos, las enaguas, y
debajo, nada. Lino, más o menos fino. En el cuerpo del torso se utilizó con las ballenas, sin
mangas, encajes y terminó atado en haldetas dependiendo del tamaño. En las caderas, un
marco hecho de ballenas o de cañas que ahuecan la falda a los lados. En las piernas,
calcetines de seda, lana o algodón, menos importantes que los de los hombres, ya que casi
nunca se ven " (Leira Sanchez, 1990) pag 89. Pero muy diferente a como señaló (Redondo,
2007) en su texto para el vestido del mes, presentado en el Museo del Traje de Madrid en
junio de 2007, " en 1770 la variedad de ropa era enorme e influía en factores dispares como
la moda de Europa, derivado del uso de estilos polacos. Es posible que primero se refiriera
a los ornamentos de cuero o que treparan por un lado de la falda, una moda polaca que a su
vez provenía del traje turco. A principios de los años setenta, se adoptó para designar un
corte de cuatro partes, dos en la parte delantera y dos en la parte posterior, en las que se
juntaron las Faldas superiores formando tres paneles de drapea de largo diferente. Algunos
historiadores aluden a la teoría de que estos tres pliegues podrían simbolizar la partición de
Polonia en 1772 en tres partes: Austria, Prusia y Rusia. "

Las prendas exteriores pueden consistir en vestidos completos o una combinación de


dobletes y faldas, la segunda opción preferida en España. Ambos, que se abren en el frente
en forma de V, necesitaban una pieza triangular para ocultar y decorar el chisme,
comúnmente una tela rica u ornamentada. La pechera estaba sujeta con alfileres o hervida,
una operación que debía repetirse todas las mañanas en el guardarropa. También cosieron la
pechera y el chisme, o se fijaron con alfileres, la parte delantera de la chaqueta, el vestido o
el vestido que formaban la prenda del cofre elegida.

El vestido rococó más espectacular, característico y representado es el vestido o el vestido


francés. Consta de dos piezas: chaqueta y falda o falda. El abrigo es largo como un vestido
interior y se abre al frente para mostrar una falda de la misma tela y, en los chismes, el
plastrón. El vestido francés no es fácil de reconocer visto desde el frente porque su
elemento distintivo se encuentra en los pliegues de la espalda, que nacen en el escote y se
extienden en el suelo como un pelaje continuo.

De esta forma, podemos concluir que la ropa juega un papel muy importante en la sociedad.
Cambia y se adapta a eventos sociales y culturales. En el rococó era un espejo de lo que era
la sociedad aristocrática. Elegante, fino, delicado pero ostentoso y voluptuoso. La
aristocracia no era nada sin sus grandes vestidos, cargados de flores y lazos que la
decoraban. El mejor ejemplo es el de Madame Pompadour, que usa su gran vestido verde
con diferentes capas de tela y varios volantes con tul. Después de la Revolución Francesa,
el vestido se limpió y se hizo mucho más simple. Refleja el pensamiento libre y la igualdad
en la sociedad, se rebela contra lo que le impone la aristocracia. Como puede ver, Madame
Recamier usa un vestido blanco humilde y natural. Es lo opuesto al rococó ornamentado.
No necesitan usar ropa pesada, la sociedad se siente más cómoda, más libre y prefiere usar
más ropa holgada. Para definir de esta manera lo que la sociedad siente ante el gran cambio
de pensamiento.

BIBLIOGRAFÍA

Leira Sanchez, A. (1990). Historia técnica y moral del vestido. Madrid.

Redondo, M. (2007). El vestido del mes. Madrid.