You are on page 1of 6

MARCO TEÓRICO

ACEITES LUBRICANTES

Se denominan “aceites industriales” a los aceites lubricantes de base mineral, sintética o


asimilada de origen animal, en particular los aceites de los motores de combustión, de
los sistemas de transmisión, de las turbinas y de los sistemas hidráulicos.

Estos aceites están formados en su mayor parte por una base de hidrocarburos (llamada
aceite base) a los que se añaden aditivos en un porcentaje entre el 15% y el 20%.

Casi todas las actividades industriales requieren el empleo de estos productos: son
aceites lubricantes, aceites o fluidos hidráulicos, aceites de motor, aceites de
transmisión, y aceites de aislamiento o transmisión de calor. Tras algunos usos, parte de
los lubricantes se recuperan como residuos (el caso del aceite de motor de los
vehiculos), en otros casos el uso de estos productos se realiza a “pérdida total” como en
el caso de la lubricación de los raíles del ferrocarril, o de las regulaciones de canales,
acequias, embalses, depuradoras y potabilizadoras.

Los actuales lubricantes derivados de aceites minerales son inaceptables desde un punto
de vista medioambiental, debido a su escasa biodegradabilidad y a su capacidad para
causar daños a largo plazo por su persistencia en el ambiente. En muchos países su uso
está ya prohibido en aquellas aplicaciones en las que ocurre una pérdida total, tales
como la lubricación de los raíles de ferrocarril, los cables de grúa o las sierras de
cadena.

ACEITES USADOS

Los aceites se contaminan durante su utilización con diferentes productos y materiales.


Cuando esto ocurre, tienen que ser reemplazados por otros nuevos generando de esta
manera un residuo que denominamos aceite usado. Estos aceites usados son
considerados residuos peligrosos, así como las mezclas y emulsiones que los contengan.
CONTAMINACIÓN POR HIDROCARBUROS
AGUA SUELO AIRE

RESIDUOS PELIGROSOS

Residuo peligroso se refiere a un desecho reciclable o no, considerado peligroso por


tener propiedades intrínsecas que presentan riesgos para la salud y el medio ambiente.
Las propiedades peligrosas son toxicidad, inflamabilidad, reactividad química,
explosividad, radioactividad o de cualquier otra naturaleza que provoque daño a la salud
humana y al medio ambiente.

La decisión de si unos residuos (o una corriente de residuos determinada) son peligrosos


o no es propia de legisladores y autoridades públicas. Hay un concepto común que se
utiliza para definir las propiedades que convierten a un residuo en peligroso (como el
ser inflamable, tóxico, cancerígeno, infeccioso, eco-tóxico, etcétera.).

Sin embargo, los residuos producidos en ciertas prácticas industriales o que exhiben
determinadas propiedades pueden estar fuera del alcance de un régimen de gestión de
residuos. Algunas descargas industriales pueden también encontrarse fuera del alcance
de la gestión de residuos pero ser reguladas por otros regímenes (de aguas residuales;
mediante la legislación de aguas residuales, de emisiones de gases industriales;
mediante la legislación de control de emisiones, de residuos radiactivos; mediante la
legislación sobre radiactividad etc.).

RESIDUOS PELIGROSOS

Según Acuerdo Ministerial 142

 Desechos de pintura, barniz, solventes, líquidos de frenos, aceites minerales u


otros productos químicos peligrosos fuera de especificaciones
 Lodos que contienen pinturas, barniz, solventes u otras sustancias peligrosas
 Emulsiones aceites-agua
 Filtros usados de aceite mineral
 Envases contaminados con materiales peligrosos
 Lodos de aceite
 Solventes orgánicos gastados y mezcla de solventes gastados
 Aceites, grasas y ceras usadas o fuera de especificaciones
La eliminación del aceite usado por combustión solo o mezclado con fuel-oil, también
origina graves problemas de contaminación, a menos que se adopten severas medidas
para depurar los gases resultantes.

Los compuestos de cloro, fósforo, azufre, presentes en el aceite usado dan gases de
combustión tóxicos que deben ser depurados por vía húmeda,

Otro gran problema asociado al anterior lo crea el plomo que emitido al aire en
partículas de tamaño submicrónico perjudica la salud de los seres humanos, sobre todo
de los niños. El plomo es el más volátil de los componentes metálicos que forman las
cenizas de los aceites usados, por lo que puede afirmarse que, prácticamente, cuando se
quema aceite todo el plomo es emitido por !as chimeneas.

La cantidad de plomo presente en el aceite usado oscilo del 1 al 1,5 por 100- en, peso y
proviene de las gasolinas y de los aditivos. Estudios realizados en los Países Bajos han
estimado que si llegaran a quemarse las 70.000 toneladas año de aceite usado que
pueden recogerse, se recargaría la atmósfera con 350 toneladas adicionales de plomo, lo
que representaría una tercera parte mas de lo que actualmente emiten los escapes de los
vehículos.

Por tanto, las instalaciones donde haya de quemarse aceite usado deberán estar dotados
de un eficaz, pero muy costoso sistema depurador de gases. De lo contrario, antes de su
combustión deberá someterse al aceite usado a un tratamiento químico de refino para
eliminar previamente sus contaminantes, pero entonces el aceite que se obtiene es
preferible, desde el punto de vista económico, utilizarlo para ser regenerado.

Si optamos por quemar una lata de 5 litros de aceite usado, sola o con fuel,
emitiríamos una contaminación atmosférica a través de la combustión incontrolado de
los mismos, debido a que los componentes de metales, cloro, que contienen producen
gases tóxicos que deben ser depurados que contaminarían un volumen de aire
equivalente al que respira un adulto a lo largo de 3 años de su vida.

Por tanto, las instalaciones donde haya de quemarse aceite usado deberán estar dotados
de un eficaz, pero muy costoso sistema depurador de gases o antes de su combustión
deberá someterse al aceite usado a un tratamiento químico de refino para eliminar
previamente sus contaminantes

CONTAMINACIÓN DEL AGUA

Los aceites no se disuelven en el agua , no son biodegradables , forman películas


impermeables que impiden el paso del oxigeno y matan la vida tanto en el agua como en
tierra , esparcen productos tóxicos que pueden ser ingeridos por los seres humanos de
forma directa o indirecta .

Los hidrocarburos saturados que contienen no son biodegradables (en el mar el tiempo
de eliminación de un hidrocarburo puede ser de 10 a15 años).

EFECTOS SOBRE EL SUELO


Recubren el suelo y provocan una disminución del oxígeno. El humus vegetal se va
degradando y finalmente ocasiona una pérdida de la fertilidad. Por filtración pueden
contaminar aguas subterráneas (contaminación de acuíferos, pozos, etc).

Los aceites usados vertidos en suelos producen la destrucción del humus y


contaminación de aguas superficiales y subterráneas. En efecto, los hidrocarburos
saturados que contiene el aceite usado no son degradables biológicamente, recubren las
tierras de una película impermeable que destruye el humus vegetal y, por tanto, la
fertilidad del suelo

PELIGROS QUE ENCIERRA EL ACEITE USADO.

Para determinar la peligrosidad de un lubricante, hay que tener en cuenta varios


aspectos

biodegradabilidad

bioacumulación

toxicidad

ecotoxicidad

emisión de gases

degradación química

tiempo requerido para ser eliminado del agua


CONTAMINACIÓN DEL AGUA

La contaminación de las aguas por hidrocarburos en los sistemas de


almacenamiento, en las fuentes de abastecimiento subterráneas y superficiales, así
como en otros emplazamientos, es un hecho que ha venido en aumento como
resultado de la explotación, refinación, distribución y almacenamiento de petróleo
crudo y sus derivados.
Este tipo de contaminación produce un cambio en las características del agua,
pudiendo provocar en el ecosistema serios efectos debido al impacto negativo de
estos contaminantes sobre sus diferentes componentes.

EFECTOS SOBRE LA SALUD

Además de contener aditivos muy tóxicos, durante su uso, los aceites incorporan a su
composición gran cantidad de sustancias peligrosas para nuestra salud como son las
partículas metálicas ocasionadas por el desgaste de piezas. Por otra parte, debido a la
combustión de motores y por el calentamiento derivado de la fricción entre piezas de
maquinaria, se pueden generar una serie de humos y gases.

Así pues, entre los efectos directos que pueden tener los aceites sobre la salud se
incluyen:

- Irritaciones del tejido del aparato respiratorio por la presencia de gases que contienen
aldehídos, acetonas, compuestos aromáticos, etc.
- Afecciones en las vías respiratorias superiores y los tejidos pulmonares por la
presencia de elementos químicos como CI (Cloro), NO2 (dióxido de nitrógeno), SH2
(ácido sulfhídrico), Sb (antimonio), Cr (Cromo), Ni (Níquel), Cd (Cadmio), Cu (Cobre).

- Efectos asfixiantes, impidiendo el normal transporte de oxígeno, al contener monóxido


de carbono, disolventes halogenados, ácido sulfhídrico, etc. > Posibles efectos
cancerígenos sobre próstata, vejiga y pulmón por presencia de metales como plomo,
cadmio, manganeso, etc.